Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 901 al 930 
AsuntoAutor
RUTAS DEL AMOR Armando
Uno crece... Gladys E
Hoy es el día- Ho Gladys E
Tu Sonrisa Gladys E
DE LOS DÍAS ESPEC Armando
Fw: Tres consejos Armando
UNA INICIATIVA SOL Armando
NO NACEMOS, NOS Armando
MUNDO MEJOR Armando
Desintoxicate Armando
] ***LA HUMILDAD** Armando
MEJOR GUARDA SILEN Armando
APRENDIENDO A SER Armando
Envejecer y Crecer Gladys E
- Comunidad de am Armando
QUISIERA SER POETA Armando
***CONTIGO*** Armando
DEL APRENDER Armando
jaime tercera edad prosalud
EL CORAJE Armando
Fw: FW: siempre ac irmahurt
NOS DEBEMOS LOS U Armando
hace tres cosas marias c
HISTORIA DEL CIEGO Armando
UN POCO DE SILENC Armando
la diosa fortuna marias c
PIERDE UN POCO EL Armando
40 ORACIONES PARA Armando
KRISHNAMURTI EL marias c
TODO IRÁ BIEN CONT Dra. Gla
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 950     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] KRISHNAMURTI EL DESEO
Fecha:Lunes, 26 de Febrero, 2007  11:02:57 (-0300)
Autor:marias carla sobral <mariascarlas @.........ar>

EL DESEO
 
Para la mayoría de nosotros el deseo es todo un problema: el deseo de propiedad, de posición, de poder, de comodidad, de inmortalidad, de continuidad, el deseo de ser amado, de poseer algo permanentemente, satisfactorio, duradero, algo que esté más allá del tiempo. Ahora bien, ¿qué es el deseo? ¿Qué es eso que nos impulsa, que nos apremia? .... ¿No es el símbolo y su sensación? El deseo es la sensación con el propósito de su logro. ¿Existe el deseo sin un símbolo y su sensación? Evidentemente no. El símbolo podrá ser un cuadro, una persona, una palabra, un nombre, una imagen, una idea que me brinda una sensación que me hace sentir lo que me gusta o me disgusta; si la sensación es agradable, yo deseo lograrlo, poseerlo, aferrarme a su símbolo y continuar con ese placer, De vez en cuando, según mis inclinaciones y fuerzas, cambio el cuadro, la imagen, el objeto. Ya estoy harto, cansado y aburrido de una única forma de placer; busco, pues, una nueva sensación, una nueva idea, un nuevo símbolo. Rechazo la vieja sensación y me abro a una nueva, con nuevas palabras, nuevos significados, nuevas experiencias. Resisto a lo viejo y me rindo a lo nuevo, que considero superior, más noble, más satisfactorio.
...
 
Cuando me doy cuenta de toda esta estructura del deseo, veo cómo mi mente se ha convertido en un centro muerto, en un proceso mecánico de la memoria. Al cansarme de un deseo, automáticamente quiero encontrar satisfacción en otro. Mi mente experimenta siempre en términos de sensación, es el instrumento de la sensación. Al aburrirme con una determinada sensación, busco una sensación nueva que podría ser lo que llamo “realización de Dios”; pero esto sigue siendo una sensación. Estoy harto de este mundo y sus afanes, y deseo la paz, una paz que sea eterna; así es que medito, domino mi mente y la disciplino a fin de experimentar esta paz. La experiencia de esa paz sigue siendo una sensación. Mi mente, pues, es el instrumento mecánico de la sensación, de la memoria, un centro muerto desde el cual yo actúo y pienso. Los objetos que persigo son las proyecciones de la mente en forma de símbolos, de lo cual obtengo sensaciones. La palabra “Dios”, la palabra “amor”, la palabra “comunismo”, la palabra “democracia”, la palabra “nacionalismo”, todas ellas son símbolos que despiertan sensaciones en la mente, y por lo tanto la mente se aferra a ellas. Como vosotros y yo sabemos, toda sensación termina, y así pasamos de una sensación a otra; y cada sensación fortalece el hábito de buscar más sensaciones. Así la mente se convierte en un mero instrumento de sensación, de memoria y estamos atrapados en este proceso. Mientras la mente esté buscando más experiencias, sólo podrá pensar en función de la sensación, y a toda vivencia que sea espontánea, creativa, vital o sorprendentemente nueva, la reducirá en seguida a una sensación, y perseguirá esta sensación que entonces se volverá un recuerdo. La experiencia, por lo tanto, es algo muerto, y la mente pasa a ser sólo el agua estancada del pasado.


Preguntá. Respondé. Descubrí.
Todo lo que querías saber, y lo que ni imaginabas,
está en Yahoo! Respuestas (Beta).
Probalo ya!