Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 905 al 934 
AsuntoAutor
DE LOS DÍAS ESPEC Armando
Fw: Tres consejos Armando
UNA INICIATIVA SOL Armando
NO NACEMOS, NOS Armando
MUNDO MEJOR Armando
Desintoxicate Armando
] ***LA HUMILDAD** Armando
MEJOR GUARDA SILEN Armando
APRENDIENDO A SER Armando
Envejecer y Crecer Gladys E
- Comunidad de am Armando
QUISIERA SER POETA Armando
***CONTIGO*** Armando
DEL APRENDER Armando
jaime tercera edad prosalud
EL CORAJE Armando
Fw: FW: siempre ac irmahurt
NOS DEBEMOS LOS U Armando
hace tres cosas marias c
HISTORIA DEL CIEGO Armando
UN POCO DE SILENC Armando
la diosa fortuna marias c
PIERDE UN POCO EL Armando
40 ORACIONES PARA Armando
KRISHNAMURTI EL marias c
TODO IRÁ BIEN CONT Dra. Gla
CONCENTRATE EN LA Armando
EL MEJOR REGALO Armando
LOS TADORES marias c
la soledad marias c
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 938     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] HISTORIA DEL CIEGO Y EL RENGO
Fecha:Viernes, 23 de Febrero, 2007  19:28:24 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 

Historia del Ciego y el Rengo

 

En un bosque cerca de la ciudad vivían dos vagabundos. Uno era ciego y otro rengo; durante el día entero en la ciudad competían el uno contra el otro.  Pero una noche sus chozas se incendiaron porque todo el bosque ardió.

El ciego no podía escapar, porque no podía ver hacia dónde correr, no podía ver hacia dónde todavía no se había extendido el fuego.  El rengo, podía ver que aún existía la posibilidad de escapar, pero no podía salir corriendo -el fuego era demasiado rápido, salvaje- , así pues, lo único que podía sentir con seguridad era que se acercaba el momento de la muerte.

Los dos se dieron cuenta que se necesitaban el uno al otro.

El rengo tuvo una repentina claridad: "el otro hombre, el ciego, podía correr, y él podia ver". Olvidaron toda su competitividad.

En estos momentos críticos en los cuales ambos se enfrentan a la muerte, necesariamente uno se olvida de toda estúpida enemistad, crearon una gran síntesis; se pusieron de acuerdo en que el hombre ciego cargaría en brazos al rengo  y así funcionarían como un sólo hombre, el rengo puede ver, y el ciego puede correr. Así salvaron sus vidas.

Y por salvarse naturalmente la vida, se hicieron amigos; dejaron su antagonismo.

... El mundo está en llamas.

La unión de todos  puede salvar a toda la humanidad. La unión es la única esperanza.

Osho