Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 948 al 977 
AsuntoAutor
ADMITE QUE ESTÁS Armando
LOS INMIGRANTES, Armando
hacer el amor marias c
ser tiernos marias c
El Purificador de Armando
BUSCA EL LADO BU Armando
elogio de la indec marias c
Fw: NINFA DUARTE - Armando
La guerra en Irak Armando
Ayer preguntabas Armando
ADELANTA LAS NAVI Armando
Luther King Armando
caracteristicas de marias c
DESHAZTE DEL PASA Armando
Una piedra y sus Armando
PENSAR EN LOS OTRO Armando
VÍA CRUCIS en pps Dra. Gla
] !!Seda y maripos Armando
transgresiones marias c
VUELVE A LA INFANC Armando
en busca de lo int marias c
SA BERNOS COMPREND Armando
En estos tiempos Armando
METODO RAPIDO Y P Armando
pasos al costado marias c
uno de estos dias marias c
PIENSA CON CALMA Armando
Lo de ustedes es Armando
JOSE LUIS COLL- En Armando
ROBA TREINTA SEGUN Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 989     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] Lo de ustedes es servir, calladamente
Fecha:Martes, 6 de Marzo, 2007  14:52:23 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 

 
 

Lo de ustedes es servir, calladamente.

 (Mt 23,1-12):   Haced, pues, y observad todo lo que os digan; pero no imitéis su conducta, porque dicen y no hacen. Atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente, pero ellos ni con el dedo quieren moverlas. Todas sus obras las hacen para ser vistos por los hombres; se hacen bien anchas las filacterias y bien largas las orlas del manto; quieren el primer puesto en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas, que se les salude en las plazas y que la gente les llame "Rabbí".

Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar "Rabbí", porque uno solo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos hermanos. Ni llaméis a nadie "Padre" vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo. Ni tampoco os dejéis llamar "Doctores", porque uno solo es vuestro Doctor: Cristo. El mayor entre vosotros será vuestro servidor. Pues el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado».

 

Jesús sigue enseñando y hablando abiertamente a la gente. No tiene pelos en la lengua. Abiertamente critica aquello que está mal. Aunque las críticas vayan a los ambientes o grupos más poderosos, en su caso escribas y fariseos. Es capaz de denunciar la realidad y los comportamientos inexactos que se dan en ella.

 

A Jesús no le importa ir contracorriente. Contrapone el estilo y el sentir de muchos y la práctica habitual que conllevan, con su mensaje: "No se dejen llamar maestro, ni padre, ni doctor; no se regocijen en ser los primeros y buscar alabanzas". Y contrapone lo que hay que hacer: Den importancia al servicio a los demás, un valor en desuso.

 

Su crítica no es desaforada, sin sentido y fuera de la realidad. Junto a lo negativo, sabe valorar lo positivo que hay a su alrededor: "Hagan lo que dicen, pero no lo que hacen". Enjuicia positivamente las enseñanzas de los otros, aunque llamándoles a que la testimonien.

 

Y no deja de insistir: lo nuestro es servir, el servicio a los demás. "No se esfuerzen en ser vistos, en ocupar los primeros puestos, en que les otorguen títulos honoríficos". Se trata, mas bien, de pasar desapercibidos.

 

Es una forma también de testimonio: los últimos para los honores y parabienes, pero los primeros en servir, es decir en ser testigos suyos. Porque una forma también de compromiso es el testimonio callado, pero visible. Servimos estando, para que nos encuentren cuando nos necesiten. Servimos acompañando, sin que se note. Y lo hacemos ayudando de forma callada, alegrando a los otros con naturalidad, saliendo al paso de cualquier acción que tengamos que hacer sin que nos tengan que llamar.

 

Por último algo que  llama la atención. No le gusta echar cargas pesadas sobre los hombros de los demás. Es como si nos dijera que lo que se nos pide que hagamos es para que seamos felices y estemos en paz. Porque ser testigos es amar, y no se puede amar sintiendose uno con peso y obligado.

 

María Consuelo y Armando Quintana

06 02 08