Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 961 al 990 
AsuntoAutor
DESHAZTE DEL PASA Armando
Una piedra y sus Armando
PENSAR EN LOS OTRO Armando
VÍA CRUCIS en pps Dra. Gla
] !!Seda y maripos Armando
transgresiones marias c
VUELVE A LA INFANC Armando
en busca de lo int marias c
SA BERNOS COMPREND Armando
En estos tiempos Armando
METODO RAPIDO Y P Armando
pasos al costado marias c
uno de estos dias marias c
PIENSA CON CALMA Armando
Lo de ustedes es Armando
JOSE LUIS COLL- En Armando
ROBA TREINTA SEGUN Armando
el silencio marias c
No es el poder Armando
NINFA DUARTE - M Armando
PON REMEDIO AL DE Armando
->O R G A N Í Néstor A
LINGUISTAS marias c
LA MESA ES PARA TO Armando
LA MUJER Armando
Las mujeres toman Armando
Y POR QUE A MI ??? marias c
TOCA O DEJATE TOC Armando
PALABRAS TIERNAS marias c
NINFA DUARTE - TR Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 993     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] No es el poder lo que nos convoca
Fecha:Miercoles, 7 de Marzo, 2007  15:29:25 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 
 
 

 

La lección de siempre: No es el poder

Mt 20,17-28):  En aquel tiempo, cuando Jesús iba subiendo a Jerusalén, tomó aparte a los Doce, y les dijo por el camino: «Mirad que subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y escribas; le condenarán a muerte y le entregarán a los gentiles, para burlarse de Él, azotarle y crucificarle, y al tercer día resucitará».Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, y se postró como para pedirle algo. Él le dijo: «¿Qué quieres?». Dícele ella: «Manda que estos dos hijos míos se sienten, uno a tu derecha y otro a tu izquierda, en tu Reino». Replicó Jesús: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que yo voy a beber?». Dícenle: «Sí, podemos». Díceles: «Mi copa, sí la beberéis; pero sentarse a mi derecha o mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado por mi Padre».Al oír esto los otros diez, se indignaron contra los dos hermanos. Mas Jesús los llamó y dijo: «Sabéis que los jefes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su poder. No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será vuestro esclavo; de la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos».

.......................

Jesús tomó aparte a los Doce. Dedica tiempo especial a sus amigos, a sus colaboradores. Les entrena y les forma. Con sus amigos confía sus secretos, les avisa y les mantiene al corriente de lo que ocurre y puede ocurrir.

 

Está tan atento a las personas que sabe lo que quieren  los suyos, antes incluso de que éstos lo manifiesten. "La madre de los hijos de Zebedeo se le acercó como para preguntarle algo y El le dijo: -qué quieres?".

 

Nosotros estamos como al acecho de buscar una estabilidad, un puesto, un reconocimiento, –"Manda que estos hijos míos se sienten a tu lado…"-. Y era normal que la madre pensara así. Era también lo que buscaban ellos cuando subían con Jesús a Jerusalén.  A pesar de que El les hablara de cruces, azotes, muerte.

 

 Pero eso es cuestión por un lado de esfuerzo y trabajo personal – "¿Pueden beber la copa que yo voy a beber?"-, y por otro de un regalo o gracia que viene de Dios –"…no es cosa mía concederla,  es para quienes esté preparado por mi Padre".

 

Y la lección de siempre, repetida machaconamente desde el Evangelio: No es el poder, la fuerza, el prestigio lo que distingue a un seguidor de Jesús, sino ser el servidor de todos, el que se pone al servicio tanto que parece un esclavo de los demás.

 

Servicio, que no servilismo. Servicio, que es dedicación, solicitud, atención. Que es disponibilidad, sin egoísmos, sin reservas; olvidándose de uno para pensar en el otro. Buscando el ser útil a cambio de nada. A cambio solo de eso: servir

 

Pero esto no solo para las personas en particular, sino también para los pueblos y quienes les dirigen. Jesús hace una crítica a la manera en que social y políticamente se rigen los pueblos: "…las dominan como señores absolutos, y las oprimen con su poder". Una manera también de orientarnos en la realidad actual a no perder de vista un análisis de lo que nos rodea social y políticamente. Ser seguidor de Jesús es una opción personal, sí, pero no es un mero asunto privado: tiene que ver con lo temporal, para irlo cambiando de acuerdo a los criterios del Evangelio

 

Y siempre, también machaconamente, como estribillo que se repite, su autoridad, la fuerza de su enseñanza viene de su ejemplo: "de la misma manera que el Hijo del Hombre no ha venido a ser servido, sino a servir".  Lo tuvo que repetir machaconamente para que lo entendieran. Y no es extraño que los hijos de Zebedeo no lo comprendieran en un principio. Lo entendieron bien más tarde porque fueron capaces de dar su vida.

 

Nosotros, con la historia ya recorrida delante de nosotros, sí que podemos entenderlo. Ya lo sabemos: No es el poder lo que nos convoca desde el Evangelio.

 

´María Consuelo y Armando Quintana

07 03 07