Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 961 al 990 
AsuntoAutor
DESHAZTE DEL PASA Armando
Una piedra y sus Armando
PENSAR EN LOS OTRO Armando
VÍA CRUCIS en pps Dra. Gla
] !!Seda y maripos Armando
transgresiones marias c
VUELVE A LA INFANC Armando
en busca de lo int marias c
SA BERNOS COMPREND Armando
En estos tiempos Armando
METODO RAPIDO Y P Armando
pasos al costado marias c
uno de estos dias marias c
PIENSA CON CALMA Armando
Lo de ustedes es Armando
JOSE LUIS COLL- En Armando
ROBA TREINTA SEGUN Armando
el silencio marias c
No es el poder Armando
NINFA DUARTE - M Armando
PON REMEDIO AL DE Armando
->O R G A N Í Néstor A
LINGUISTAS marias c
LA MESA ES PARA TO Armando
LA MUJER Armando
Las mujeres toman Armando
Y POR QUE A MI ??? marias c
TOCA O DEJATE TOC Armando
PALABRAS TIERNAS marias c
NINFA DUARTE - TR Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 998     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] LA MESA ES PARA TODOS
Fecha:Jueves, 8 de Marzo, 2007  15:56:16 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 

 

La mesa es para todos

 

Lucas 16,19-31.

Había un hombre rico que se vestía de púrpura y lino finísimo y cada día hacía espléndidos banquetes.
A su puerta, cubierto de llagas, yacía un pobre llamado Lázaro,
que ansiaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico; y hasta los perros iban a lamer sus llagas.
El pobre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El rico también murió y fue sepultado.
En la morada de los muertos, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro junto a él.
Entonces exclamó: 'Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en el agua y refresque mi lengua, porque estas llamas me atormentan'.
'Hijo mío, respondió Abraham, recuerda que has recibido tus bienes en vida y Lázaro, en cambio, recibió males; ahora él encuentra aquí su consuelo, y tú, el tormento.
Además, entre ustedes y nosotros se abre un gran abismo. De manera que los que quieren pasar de aquí hasta allí no pueden hacerlo, y tampoco se puede pasar de allí hasta aquí'.
El rico contestó: 'Te ruego entonces, padre, que envíes a Lázaro a la casa de mi padre,
porque tengo cinco hermanos: que él los prevenga, no sea que ellos también caigan en este lugar de tormento'.
Abraham respondió: 'Tienen a Moisés y a los Profetas; que los escuchen'.
'No, padre Abraham, insistió el rico. Pero si alguno de los muertos va a verlos, se arrepentirán'.
Pero Abraham respondió: 'Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, aunque resucite alguno de entre los muertos, tampoco se convencerán'".

 

 Era pobre, con llagas, hambriento, estaba en la calle, sin techo… Así vivía en este mundo terrenal.

 

Parece que como contrapartida en el cielo recibirá bienes y consuelo.

 

Si lo tomamos al pie de la letra, la conclusión es que solamente los miserables, los que no tienen trabajo, los que viven de la limosna en la realidad de cada día, serán los que encuentren el consuelo en el Paraíso

 

Sin embargo, a nuestro entender, ahí no está el secreto de la historia que cuenta Jesús.

 

La clave está en una frase que detalla la actitud del hombre que todo lo tenía: "A su puerta, cubierto de llagas, yacía un pobre llamado Lázaro que ansiaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico".

 

Y al parecer de la mesa del rico no caía nada. Todo se quedaba allí, para él y los suyos. Se olvidó que los suyos no eran solamente los que se sentaban alrededor de aquella mesa de madera. Se olvidó que los suyos también eran los que merodeaban por los alrededores. Es por eso que recibiendo bienes en esta vida, se encuentra con tormentos en la otra.

 

Faltaba una actitud de compartir, de servir… Al final resulta que demuestra tiene buenos sentimientos y , reconociendo a Dios como Padre, pide por su shermanos. Y ya no va a venir nadie en especial a recordarnoslo. Si no hacemos caso a los que en vida nos lo han advertido, ni volviendo un muerto con nosotros nos bajaremos de la mesa. Hemos de descubrir que existen Lázaros. Y que están cerca de nuestra puerta…

 

Pensemos, por ejemplo, en los inmigrantes. Los tenemos muy cerca. Pero hemos levantado como un muro de separación, para no verles; y vivimos sin percibir sus necesidades, sus soledades, el desgarro de estar lejos de sus familias, de su país, de  cultura. Vivimos sin querer saber de su hambre.

 

Y, sin embargo, rezamos el “Padre Nuestro”. Y si es nuestro Padre, los demás, también los inmigrantes, son nuestros hermanos.Porque la mesa es para todos.

 

 Igual las migas que nos piden de nuestro banquete no son solamente el pan que alimenta el cuerpo, sino la acogida, la amistad, la sonrisa, la caricia a sus hijos. Igual lo que necesitan en este caso es que nos atrevamos a romper el muro que nos distancia.

 

Por otra parte este mensaje vale no solo para nosotros que lo leemos o para quienes lo hacemos. No solo vale para las personas. Sino que también es una descripción de los pueblos y de las realidades sociales que vivimos en nuestro planeta. Hay pueblos Epulones -dicen que no llegan al 20% de la población mundial-, y hay pueblos Lázaros - parece que estadísticamente sus gentes superan el 80% de la población mundial-.

 

María Consuelo Mas y Armando Quintana

 

08 03 07