Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 978 al 1007 
AsuntoAutor
el silencio marias c
No es el poder Armando
NINFA DUARTE - M Armando
PON REMEDIO AL DE Armando
->O R G A N Í Néstor A
LINGUISTAS marias c
LA MESA ES PARA TO Armando
LA MUJER Armando
Las mujeres toman Armando
Y POR QUE A MI ??? marias c
TOCA O DEJATE TOC Armando
PALABRAS TIERNAS marias c
NINFA DUARTE - TR Armando
MODESTIA APARTE Armando
DISTINTAS ACTITUD Armando
PINTALO TODO DE Armando
Abiendo las puert Armando
BUSCA EL PLACER D Armando
DIOS NO CASTIGA 1 Armando
categorias marias c
ESCUCHA EL SILEN Armando
Los amigos que en Armando
->LA REVELACIÓN Néstor A
FUNCIONANDO PLENAM Gladys E
Amémonos Gladys E
Fw: no te quiero m Gladys E
EL CLAVE BIEN TEMP marias c
Las mujeres... Gladys E
VALORANDO LO CERCA Armando
RELAJA LOS DEDOS Armando
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1030     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] ->CASI LA MITAD DE LOS CHICOS ARGENTINOS SON POBRES
Fecha:Miercoles, 14 de Marzo, 2007  11:48:23 (-0300)
Autor:Néstor Almagro <nalmagro @.......ar>

A pesar de que el gobierno tiene fama de buen pagador al Fondo Monetario Internacional (FMI), no puede ocultar la realidad social que vive el país con discursos electoralistas. A veces nos cambiamos de ropa y creemos que somos otra persona..., pero la hipocresía sigue suelta en todas partes, riendo a carcajadas. Sin el prójimo no hay libertad y menos Amor.


->CASI LA MITAD DE LOS CHICOS ARGENTINOS SON POBRES<-

Los datos son de fines del año pasado, pero lógicamente, a sólo tres meses de su difusión siguen vigentes. En la Argentina, 4,7millones de chicos menores de 14 años son pobres, y de ese total, 1,9 millón son integrandes de familias indigentes porque no tienen ingresos suficientes para comprar los alimentos básicos.
En nuestro país hay 10,2 millones de niños menores de 14 años, y los datos antes consignados determinan que en un 46,3% vive en hogares necesitados.
 
El mapa nacional muestra una fuerte disparidad entre las distintas regiones, haciendo tope en Resistencia (Chaco) donde la pobreza infantil trepa al 70%, seguida por su vecina Corrientes con el 66,2%, y cae considerablemente en la otra punta: Tierra del Fuego con 7,6% y Río Gallegos (Santa Cruz) con el 12%.
 
Como referencia importante por ser los distritos más poblados (1,3 millón de estos chicos viven en ellos), en la Capital Federal el porcentaje de pobreza infantil alcanza el 24% pero sube al 48,3% en el Gran Buenos Aires, con lo que se coloca por encima de la media nacional.
 
La pobreza que golpea a casi 3 de cada 10 argentinos, es mayor entre los niños donde casi 5 de cada 10 menores, son pobres. Esta mayor carencia infantil con relación a la de los padres se debe a que en los hogares pobres, las familias son más numerosas y el escaso ingreso debe alimentar a más gente.
 
Además de las negativas consecuencias que para cada uno de ellos representa  -en cuanto a su desarrollo y salud-, este alto número de chicos pobres es un factor de reproducción de la pobreza por el impacto cultural, educativo y laboral que implica criarse en un ambiente de privaciones esenciales.
 
Aún cuando los índices marcan un crecimiento económico y una reducción del desempleo en nuestra Argentina, el drama social que representa la miseria y su nefasta repercusión respecto de la niñez, sigue mostrando datos que alarman y que demuestran la gravedad de la crisis que nos afectó hace algunos años, la cual ha caído más fuertemente sobre los sectores más desprotegidos y con menos posibilidades. Hecho que hace más difícil su recuperación.
(ôjô), la poesía existe aunque su autor se muera.
HAY UN NIÑO EN LA CALLE
 
A esta hora, exactamente,
hay un niño en la calle.  
 
Le digo amor, me digo, recuerdo que yo andaba
con las primeras luces de mi sangre, vendiendo
una  oscura vergüenza, la historia, el tiempo,
diarios,
porque es cuando recuerdo también las presidencias,
urgentes abogados, conservadores, asco,
cuando subo a la vida juntando la inocencia,
mi niñez triturada por escasos centavos,
por la cantidad mínima de pagar la estadía
como un vagón de carga
y saber que a esta hora mi madre está esperando,
quiero decir, la madre del niño innumerable
que sale y nos pregunta con su rostro de madre:
¿qué han hecho de la vida?
¿dónde pondré la sangre,?
¿qué haré‚ con mi semilla si hay un niño en la calle?
 
Es honra de los hombres proteger lo que crece,
cuidar que no haya infancia dispersa por las calles,
evitar que naufrague su corazón de barco,
su increíble aventura de pan y chocolate,
transitar sus países de bandidos y tesoros
poniéndole una estrella en el sitio del hambre,
de otro modo es inútil ensayar en la tierra
la alegría y el canto,
de otro modo es absurdo
porque de nada vale si hay un niño en la calle.  
 
Dónde andarán los niños que venían conmigo
ganándose la vida por los cuatro costados,
porque en este camino de lo hostil ferozmente
cayó el Toto de frente con su poquita sangre,
con sus ropas de fe, su dolor a pedazos
y ahora necesito saber cuáles sonríen
mi canción necesita saber si se han salvado,
porque sino es inútil mi juventud de música
y ha de dolerme mucho la primavera este año.  
Importan dos maneras de concebir el mundo,
Una, salvarse solo,
arrojar ciegamente los demás de la balsa
y la otra,
un destino de salvarse con todos,
comprometer la vida hasta el último naufrago,
no dormir esta noche si hay un niño en la calle.
 
Exactamente ahora, si llueve en las ciudades,
si desciende la niebla como un sapo del aire
y el viento no es ninguna canción en las ventanas,
no debe andar el mundo con el amor descalzo
enarbolando un diario como un ala en la mano,
trepándose a los trenes, canjeándonos la risa,
golpeándonos el pecho con un ala cansada,
no debe andar la vida, recién nacida, a precio,
la niñez, arriesgada a una estrecha ganancia,
porque entonces las manos son dos fardos inútiles
y el corazón, apenas una mala palabra.  
 
Cuando uno anda en los pueblos del país
o va en trenes por su geografía de silencio,
la patria
sale a mirar al hombre con los niños desnudos
y a preguntar qué fecha corresponde a su hambre
que historia les concierne,
qué lugar en el mapa,
porque uno Norte adentro y Sur adentro encuentre
la espalda escandalosa de las grandes ciudades
nutriéndose de trigo, vides, cañaverales
donde el azúcar sube como un junco en el aire,
uno encuentra la gente, los jornales escasos,
una sorda tarea de madres con horarios
y padres silenciosos molidos en la fábricas,
hay días que uno andando de madrugada encuentra
la intemperie dormida con un niño en los brazos.  
 
Y uno recuerda nombres, anécdotas, señores
que en París han bebido
por la antigua belleza de Dios, sobre la balsa
en donde han sorprendido la soledad de frente
y la índole triste del hombre solitario,
en llanto, sus señoras, tienen angustia y cambian
de amantes esta noche, de médico esta tarde,
porque el tedio que llevan ya no cabe en el mundo
y ellos son los accionistas de los niños descalzos.
 
Ellos han olvidado
que hay un niño en la calle,
que hay millones de niños
que viven en la calle
y multitud de niños
que crecen en la calle.  
 
A esta hora, exactamente,
hay un niño creciendo.  
 
Yo lo veo apretando su corazón pequeño,
mirándonos a todos con sus ojos de fábula,
viene, sube hacia el hombre acumulando cosas,
un relámpago trunco le cruza la mirada,
porque nadie protege esa vida que crece
y el amor se ha perdido
como un niño en la calle...
 
                                                                                    Armando Tejada Gómez