Inicio > Mis eListas > brisasrenovadoras > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 991 al 1020 
AsuntoAutor
MODESTIA APARTE Armando
DISTINTAS ACTITUD Armando
PINTALO TODO DE Armando
Abiendo las puert Armando
BUSCA EL PLACER D Armando
DIOS NO CASTIGA 1 Armando
categorias marias c
ESCUCHA EL SILEN Armando
Los amigos que en Armando
->LA REVELACIÓN Néstor A
FUNCIONANDO PLENAM Gladys E
Amémonos Gladys E
Fw: no te quiero m Gladys E
EL CLAVE BIEN TEMP marias c
Las mujeres... Gladys E
VALORANDO LO CERCA Armando
RELAJA LOS DEDOS Armando
ser amargado no es marias c
carta de FRIDA marias c
LAS DOS COSAS JUN Armando
DECLARA EL DIA F Armando
ELOGIO AL DESORDEN marias c
AMOR SE ESCRIBE SI marias c
Dar cumplimiento Armando
PENSANDO COMO ANI Armando
->CASI LA MITAD DE Néstor A
MEDITA SOBRE LA B Armando
Y EL MUDO ROMPIO Armando
HOJA EN ARRULLO marias c
MUJER DE PALABRA marias c
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Brisas Renovadoras para Tu Alma
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1006     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[brisasrenovadoras] DISTINTAS ACTITUDES, NADA PARECIDAS
Fecha:Sabado, 10 de Marzo, 2007  14:52:09 (+0100)
Autor:Armando Quintana <AROSQUI @..........net>

 

 

 

DISTINTAS ACTITUDES, NADA PARECIDAS



 

 (Lc 15,1-3.11-32):  En aquel tiempo, viendo que todos los publicanos y los pecadores se acercaban a Jesús para oírle, los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Este acoge a los pecadores y come con ellos». Entonces les dijo esta parábola. «Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo al padre: 'Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde'. Y él les repartió la hacienda. Pocos días después el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó su hacienda viviendo como un libertino. Cuando hubo gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a pasar necesidad. Entonces, fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos. Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba. Y entrando en sí mismo, dijo: '¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre! Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros'. Y, levantándose, partió hacia su padre.

…..»Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas; y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. El le dijo: 'Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano'. Él se irritó y no quería entrar. Salió su padre, y le suplicaba. Pero él replicó a su padre: 'Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos; y ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!' Pero él le dijo: 'Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado'».

 

 

Desplante del hijo, mal uso de los bienes que le dio el padre, despilfarro total. Espera paciente del padre, nada de echar en cara absolutamente nada, alegría total por el reencuentro, olvido de los malos comportamientos del hijo. Lo importante es que estaba perdido y ha sido encontrado de nuevo. Siempre dando oportunidades para comenzar de nuevo.

 

Por parte del hijo ambiciones, libertinajes, vivir sin pensar, no tener perspectivas, estar al garete mentalmente, no administrador, … y a pesar de todo, confianza en que su padre seguiría siendo padre, con las mismas actitudes de siempre. Se trata solo de reconocer mis fallos, e intentar comenzar de cero. Casi siempre nos vemos reflejados en este hijo.

 

El hijo mayor no ve paralelismo entre su conducta y la de su hermano. Había sido buena persona, se había comportado correctamente, había hecho lo que el padre le había encomendado. Solo que igual no lo había disfrutado, no estaba siendo feliz con lo que era, no era consciente de la grandeza que ya poseía. Pocas veces pensamos que nosotros podemos ser este hijo.

 

 Igual también puede ser bueno que nos veamos en la foto del padre, y que en el hijo pródigo veamos a los amigos, a esas personas que queremos o hemos querido y de las que esperábamos una correspondencia a nuestro modo. ¿Nos parecemos al padre? ¿Nos encuentran siempre los demás cuando vuelven a nosotros? ¿Salimos a su encuentro con el abrazo acogedor, como si no hubiera pasado nada, sin hacer pregunta alguna, demostrando nuestra alegría por verle de nuevo, sin dar a entender para nada que nos ha dolido su ausencia, sin reproches externos ni interiores?

 

 Hoy, Señor, te pedimos que hagas que nuestro corazón sea para los demás, como el tuyo ha sido y sigue siendo para nosotros

 

Maria Consuelo Mas y Armando Quintana

10 03 07