Inicio > Mis eListas > budismotibetano > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3381 al 3400 
AsuntoAutor
RE: Distintas duda due
RE: Distintas duda margarit
Revista Tradicion Ajnata
Leedlo por favor!! Mandala9
ayuda sobre el ros javiergu
RE: ayuda sobre el GORKA VA
Nuevo aspecto de l Xavier D
Re: Nuevo aspecto Maria El
meditacion ishjv
meditacion 3 A r
Re: meditacion 2 A r
Buen Trabajo ! A r
Cumbre Mundial de Ajnata
Atención a la resp Ajnata
Re: meditacion Jose Mar
Re: meditacion Jose Mar
meditacion ishjv
Re: meditacion Xavier D
Re: meditacion Jose Mar
Re: meditacion Jose Mar
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
BudismoTibetano.net
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3430     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[budismotibetano] Atención a la respiración
Fecha:Lunes, 7 de Febrero, 2005  10:13:14 (+0100)
Autor:Ajnata <principesidarta @.......es>

Atención a la respiración

La sección sobre la Contemplación del Cuerpo comienza con la Atención a la inspiración y la espiración (anapana—sati). Se trata de un ejercicio de atención y no de un «ejercicio de respiración» como el pránayáma del Yoga hindú. En el caso de la práctica budista ho hay «retención» del aliento y ninguna intervención sobre el mismo. No hay más que una «pura observación» práctica con toda calma de su curso natural, con atención firme y constante, pero cómoda y «elástica», es decir, sin esfuerzo ni rigidez. Se observa si la respiración es larga o corta, pero no se la regula deliberadamente. Sin embargo, mediante la práctica regular, la calma, la uniformidad y la profundidad del aliento se producirán por sí mismas con toda naturalidad; y la tranquilidad y la profundidad del ritmo total de la vida. De esta manera, la Atención a la Respiración es un importante factor de salud fisica y mental, aunque esto no sea más que un resultado accesorio de la práctica.

La respiración está siempre con nosotros. Por tanto, podemos y debemos prestarle atención durante cada minuto libre o «vacío» en el curso de nuestras ocupaciones cotidianas, aun cuando no nos sea posible hacerlo con la máxima atención que exige el ejercicio propiamente dicho. Incluso una aplicación breve y fortuita de la mente al «cuerpo de la respiración» echa los cimientos de una notable sensación de bienestar, de felicidad que se basta a sí misma, de invulnerable sosiego. Tales dichosas disposiciones de la mente, así como una atención siempre más despierta y natural, se desarrollarán mediante una práctica repetida.

Efectuar algunos movimientos respiratorios conscientes, profundos y sosegados antes de comenzar cualquier trabajo prolongado será muy beneficioso tanto para uno mismo como para el trabajo. Cultivar el hábito de obrar así antes de tomar importantes decisiones, de pronunciar palabras responsables, de hablar a una persona excitada, etc., evitará muchos actos y palabras atolondrados y conservará el equilibrio y la eficacia de la mente. Simplemente observando nuestra respiración podemos fácilmente, y sin que nadie se de cuenta de ello, replegarnos en nosotros mismos cuando queramos cerrarnos a las impresiones molestas, a la conversación vacía de interés de una vasta reunión o a toda otra perturbación. No son éstos más que algunos ejemplos de la forma en que la Atención a la Respiración, aún ejercida sólo accidentalmente, como puede hacerse en la vida ordinaria, proporciona beneficiosos resultados:

Estos ejemplos muestran que la Atención a la Respiración es muy eficaz para calmar la agitación o irritación fisica y mental, tanto para fines ordinarios como también para los más elevados. Es además un medio simple para conducir a las etapas iniciales de la concentración y de la meditación y se utiliza sea como preludio a otros ejercicios, sea como ejercicio por derecho propio. Sin embargo, cuando se trata de alcanzar un grado de concentración más elevado, o incluso de obtener la completa unificación de la mente en las «Absorciones» meditativas (jhána), la Atención a la Respiración dista de ser un método simple, pero no deja por ello de ser altamente recomendable. El progreso a este elevado nivel de la práctica puede conducir a las cuatro etapas de Absorción meditativa y a realizaciones aún más elevadas. A propósito de esta etapa avanzada de la práctica, la tradición budista dice: «La Atención a la Respiración ocupa el primer lugar entre los diferentes temas de meditación (kammatthána). Ha sido para todos los Budas, Pacceka—Budas y santos discípulos la base de su obtención de la Meta y de su bienestar aquí y ahora.»

La respiración se sitúa entre las funciones corporales voluntarias y las involuntarias, ofreciendo así un buen punto de partida para incrementar el control consciente ejercido sobre el cuerpo. De esta forma, la Atención a la Respiración puede contribuir a aquella parte de la tarea del Satipatthána que se puede formular según las palabras de Novalis: «¡El hombre debe llegar a ser un perfecto instrumento de sí mismo!.»

Si bien, según la tradición, la Atención a la Respiración se considera en primer lugar como base para la Meditación de Tranquilidad (samatha—bhávaná), es decir, para inducir las Absorciones meditativas (jhána), se puede utilizar también para'el desenvolvimiento de la Visión Cabal (vipassaná—bhávaná), porque en la respiración, utilizada como objeto de Atención Pura, se puede observar bien la marejada del Océano de la Impermanencia, el continuo surgir y desvanecerse de sus olas.

La Atención a la Respiración contribuirá también a la Comprensión general de la verdadera naturaleza del cuerpo. De igual manera que en el antiguo pensamiento místico, la respiración era identificada con la misma fuerza vital, así la tradición budista considera la respiración como representante de las funciones corporales (kdya—sankhára). En la evidente evanescencia de la respiración, percibimos la impermanencia del cuerpo; en una respiración pesada, corta o penosa, o en las enfermedades de las vías respiratorias, adquirimos consciencia del sufrimiento inherente en el cuerpo; en la respiración, en tanto que manifestación del elemento vibratorio o Elemento Aire (váyo—dhi tu), se evidencia la naturaleza del cuerpo como algo activado por procesos impersonales, es decir, que se manifiesta la ausencia de toda substancia en el cuerpo; el hecho de depender la respiración del funcionamiento eficaz de ciertos órganos y, por otra parte, el que el mismo cuerpo viviente dependa de la respiración, muestran la naturaleza condicionada del cuerpo. Así la Atención a la Respiración ayuda a comprender el cuerpo de verdad y, en consecuencia, a desapegarse de él.

 







Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • Obligación HECSA (Puja a 2 EUR) 
     
  • Finca en Mendoza - Argentina ( 50000 USD) 
     
  • Anillo Art Deco de Plata de ley 0,925 con calcedonita,lapisláculi... ( 30 EUR) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !