Inicio > Mis eListas > budismotibetano > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3676 al 3695 
AsuntoAutor
recitación de mant Xavier D
POR FAVOR QUIERO D T Ashton
REspuestas zopa
Re: POR FAVOR QUIE Marcos
Re: Que responderí Gregoria
Re: Que responderí vimalaki
Re: POR FAVOR QUIE Xavier D
Permitirme un tema sahuri78
Re: Permitirme un Xavier D
KAGYU DECHEN LING Xavier D
KAGYU DECHEN LING Xavier D
Re: Que responderí juan riv
EL HOMBRE MANI Michelle
Registran una pate vimalaki
Re: Registran una Xavier D
LA REINA DE LAS OR angela_c
Registran una pat Ajnata
Re: Registran una mara dia
Re: Registran una mara dia
Fw: Registran una angela_c
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
BudismoTibetano.net
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3717     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Re: [budismotibetano] Que responderían Uds?
Fecha: 6 de Abril, 2005  17:11:22 (+0200)
Autor:vimalakirti <vimalakirti @.......es>

RENE GUENON 
SALVACION Y LIBERACION 
Capítulo VIII de Initiation et Réalisation Spirituelle  
  
Hemos constatado recientemente, no sin alguna extrañeza, que algunos de nuestros
lectores tienen todavía alguna dificultad en comprender bien la diferencia
esencial que existe entre la salvación y la Liberación; sin embargo, ya nos hemos
explicado muchas veces sobre esta cuestión, que, por lo demás, no debería
presentar en suma ninguna obscuridad para quienquiera que posee la noción de los
estados múltiples del ser y, ante todo, la noción de la distinción fundamental
del "mí mismo" y del "Sí mismo"1. Por consiguiente, es pues menester volver de
nuevo a ello para disipar definitivamente toda equivocación posible y para no
dejar lugar a ninguna objeción.

En las condiciones presentes de la humanidad terrestre, es evidente que la gran
mayoría de los hombres no son capaces de ninguna manera de rebasar los límites de
la condición individual, ya sea durante el curso de su vida, ya sea al salir de
este mundo por la muerte corporal, que en sí misma no podría cambiar nada en el
nivel espiritual en el que se encuentran en el momento en que sobreviene2. Desde
que la cosa es así, el exoterismo, entendido en su acepción más amplia, es decir,
la parte de toda tradición que se dirige indistintamente a todos, no puede
proponerles más que una finalidad de orden puramente individual, puesto que toda
otra sería enteramente inaccesible para la mayor parte de los adherentes de esa
tradición, y es precisamente esta finalidad la que constituye la salvación. No
hay que decir que hay mucho trecho desde ahí a la realización efectiva de un
estado supraindividual, aunque todavía condicionado, sin hablar siquiera de la
Liberación, que, siendo la obtención del estado supremo e incondicionado, ya no
tiene verdaderamente ninguna medida común con un estado condicionado cualquiera
que sea3. Agregaremos seguidamente que, si "el Paraíso es una prisión" para
algunos, como lo hemos dicho precedentemente, es justamente porque el ser que se
encuentra en el estado que representa, es decir, el que ha llegado a la
salvación, está todavía encerrado, e incluso por una duración indefinida, en las
limitaciones que definen la individualidad humana; esta condición no podría ser
en efecto más que un estado de "privación" para aquellos que aspiran a liberarse
de esas limitaciones y a quienes su grado de desarrollo espiritual les hace
efectivamente capaces de ello desde su vida terrestre, aunque, naturalmente, los
demás, desde que no tienen actualmente en sí mismos la posibilidad de ir más
lejos, no puedan sentir en modo alguno esta "privación".

Uno podría plantearse entonces esta pregunta: si esta imperfección no existe
menos en realidad, incluso si los seres que están en este estado no son
conscientes de lo que tiene de imperfecto en relación a los estados superiores,
¿qué ventaja hay pues en mantenerles en él así indefinidamente, puesto que ese es
el resultado en el que deben desembocar normalmente las observancias
tradicionales del orden exotérico? La verdad es que hay una ventaja muy grande,
ya que, permaneciendo fijados así en los prolongamientos del estado humano
mientras este estado mismo subsista en la manifestación, lo que equivale a la
perpetuidad o a la indefinidad temporal, estos seres no podrán pasar a ningún
otro estado individual, lo que sin eso sería necesariamente la única posibilidad
abierta ante ellos; pero, ¿por qué esta continuación del estado humano es, en
este caso, una condición más favorable de lo que sería el paso a otro estado?
Aquí es menester hacer intervenir la consideración de la posición central ocupada
por el hombre en el grado de existencia al que pertenece, mientras que todos los
demás seres no se encuentran en él más que en una situación más o menos
periférica, donde su superioridad o su inferioridad específica, de los unos en
relación a los otros, resulta directamente de su mayor o menor alejamiento del
centro, en razón del cual participan en una medida diferente, pero siempre de una
manera solo parcial, en las posibilidades que no pueden expresarse completamente
mas que en el hombre y por el hombre. Ahora bien, cuando un ser debe pasar a otro
estado individual, nada garantiza que tendrá en él una posición central,
relativamente a las posibilidades de ese estado, como la que ocupaba en éste en
tanto que hombre, e, incluso, hay al contrario una probabilidad incomparablemente
mayor para que encuentre allí alguna de las innumerables condiciones periféricas
comparables a lo que son en nuestro mundo las de los animales o incluso las de
los vegetales; se puede comprender inmediatamente cuan gravemente desaventajado
estaría, sobre todo bajo el punto de vista de las posibilidades de desarrollo
espiritual, y eso incluso si ese nuevo estado, considerado en su conjunto,
constituyera, como es normal suponerlo, un grado de existencia superior al
nuestro. Por ello es por lo que algunos textos orientales dicen que "el
nacimiento humano es difícil de obtener", lo que, bien entendido, se aplica
igualmente a lo que se corresponde con él en todo otro estado individual; y esa
es también la verdadera razón por la que las doctrinas exotéricas presentan como
una eventualidad temible e incluso siniestra la "segunda muerte", es decir, la
disolución de los elementos psíquicos por la cual el ser, dejando de pertenecer
al estado humano, debe tomar nacimiento, necesaria e inmediatamente, en otro
estado. La cosa sería muy diferente, y sería incluso en realidad todo lo
contrario, si esta "segunda muerte" diera acceso a un estado supraindividual;
pero esto no es ya de la jurisdicción del exoterismo, que no puede y no debe
ocuparse más que de lo que se refiere al caso más general, mientras que los casos
de excepción son precisamente lo que constituye la razón de ser del esoterismo.
El hombre ordinario, que no puede alcanzar actualmente un estado supraindividual,
podrá al menos, si obtiene la salvación, llegar a él al final del ciclo humano;
escapará pues al peligro de que acabamos de hablar, y así no perderá el beneficio
de su nacimiento humano, sino que le guardará al contrario a título definitivo,
pues quien dice salvación dice por eso mismo conservación, y eso es lo que
importa esencialmente en parecido caso, ya que es en eso, pero en eso solamente,
en lo que la salvación puede ser considerada como acercando al ser a su destino
último, o como constituyendo en un cierto sentido, y por impropia que sea una tal
manera de hablar, un encaminamiento hacia la Liberación.

Por lo demás, es menester tener buen cuidado de no dejarse inducir a error por
algunas similitudes de expresión aparentes, ya que los mismos términos pueden
recibir varias acepciones y ser aplicados a niveles muy diferentes, según se
trate del dominio exotérico o del dominio esotérico. Es así como, cuando los
místicos hablan de "unión con Dios", lo que entienden con eso no es ciertamente
asimilable de ninguna manera al Yoga; y esta precisión es particularmente
importante, porque algunos estarían quizás tentados de decir: ¿cómo podría haber
para un ser una finalidad más alta que la unión a Dios? Todo depende del sentido
en el que se tome la palabra "unión"; en realidad, los místicos, como todos los
demás exoteristas, jamás se han preocupado de nada que no sea la salvación,
aunque lo que los mismos tienen en vista sea, si se quiere, una modalidad
superior de la salvación, ya que sería inconcebible que no hubiera también una
jerarquía entre los seres "salvados". En todo caso, puesto que la unión mística
deja subsistir la individualidad como tal, no puede ser más que una unión
completamente exterior y relativa, y es bien evidente que los místicos jamás han
concebido ni siquiera la posibilidad de la Identidad Suprema; los místicos se
detienen en la "visión", y toda la extensión de los mundos angélicos les separa
todavía de la Liberación. 
Traducción: Pedro Rodea 
 

  NOTAS 
1 Otra constatación que, a decir verdad, es mucho menos sorprendente para nós,
es la incomprensión obstinada de los orientalistas a este respecto como a tantos
otros; hemos visto en estos últimos tiempos un ejemplo de ello bastante curioso:
en una reseña de El Hombre y su devenir según el Vêdânta, uno de ellos, señalando
con un mal humor no disimulado las críticas que hemos formulado a la atención de
sus cofrades, menciona como una cosa particularmente chocante lo que hemos dicho
de la "confusión que se comete constantemente entre la salvación y la
Liberación", y parece indignado de que hayamos reprochado a tal indianista haber
"traducido Moksha por salvación de un cabo al otro de sus obras, sin parecer
sospechar siquiera la simple posibilidad de una inexactitud en esta asimilación";
¡Evidentemente, es completamente inconcebible para él que Moksha pueda ser otra
cosa que la salvación! Aparte de eso, lo que es verdaderamente cómico, es que el
autor de esta reseña "deplora" que no hayamos adoptado la transcripción
orientalista, cuando es que hemos indicado allí expresamente las razones de ello,
y también que no hayamos dado una bibliografía de obras orientalistas, como si
éstos debieran ser "autoridades" para nós, y como si, bajo el punto de vista en
el cual nos colocamos, no tuviéramos el derecho de ignorarlos pura y simplemente;
tales precisiones dan la justa medida de la comprensión de algunas gentes. 
2 Muchas gentes parecen imaginarse que el solo hecho de la muerte puede bastar
para dar a un hombre cualidades intelectuales o espirituales que en modo alguno
poseía en vida; eso es una extraña ilusión, y ni siquiera vemos qué razones
podrían invocarse para darle la menor apariencia de justificación. 
3 Precisaremos incidentemente que, si hemos tomado el hábito de escribir
"salvación" con minúscula y "Liberación" con mayúscula, es, del mismo modo
que cuando escribimos "mí mismo" y "Sí mismo", para marcar claramente que uno es
de orden individual y el otro de orden transcendente; esta precisión tiene por
cometido evitar que nadie nos quiera atribuir intenciones que en modo alguno son
las nuestras, como la de depreciar de alguna manera la salvación, mientras que se
trata únicamente de situarla tan exactamente como es posible en el lugar que le
pertenece de hecho en la realidad total. 


 
René Guénon 
Home Page 

  
  


Gregoria Castañeda <irelupar@...> dijo:
> 
> Querido Dorye!
> 
> En verdad, el desconocimiento de otras religiones es
> muy grande, a mi tambien me han pasado cualquier
> cantidades de cosas de este estilo, de hecho una vez
> me preguntaron, budista, es decir, judia no? en fin
> que te lo comento porque yo en estos casos soy muy
> reactiva, y la verdad, lo que yo le hubiera dicho a la
> señora, con mucha compasion pero mucha firmeza es :
> Caramba mi estimada señora, se hace evidente que Usted
> no tiene ni  remota idea de lo que es el budismo!
> 
> en fin que siempre nos encontraremos con gente que no
> ha salido de su pequeña parroquia mental y no conoce
> sobre otros temas y ademas de todo opina. 
> 
> En cuanto a la salvacion, me preguento, yo ¿salvacion
> de que? :-D
> 
> saludos con metta,
> Maria Elena


 



-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net