Inicio > Mis eListas > casaargentinaenbarcelona > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 111 al 113 
AsuntoAutor
nota112 marcelo
112 marcelo
nota113 marcelo
 << 10 ant. | -- ---- >>
 
casa argentina en barcelona
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 111     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[casaargentinaenbarcelona] nota108
Fecha: 6 de Septiembre, 2002  12:35:40 (+0200)
Autor:marcelo <dimitri1 @........ar>

enviado por alberto:                                                            

Un árabe andaba en el desierto bajo el ardiente sol, cuando vió una cucaracha
que intentaba llegar a la sombra de una piedra. 
Su primera intención fue pisarla pero un pensamiento divino cruzó su mente:  
"Si Alá quiso que yo advirtiera en este inmensidad a este insignificante ser,
será una señal que hoy no puedo entender".  
Entonces, la colocó a la sombra, subió a su camello y se marchó.  
La cucaracha permaneció escondida varias horas.  
Cuando el sol estaba cerca del horizonte, comenzó a salir de abajo de la piedra.

Miraba a su alrededor, buscando a esa figura enorme que la había asustado. 
Tan atenta estaba, que no se dio cuenta cuando la iguana se abalanzó sobre ella.

La iguana se sintió contenta de haber comido algo aunque fuera pequeño ese día. 
En el desierto escaseaba el alimento, y lo que se encontraba era bienvenido. 
Se recostó para hacer la digestión. 
Cerró sus ojos y entró en un letargo placentero. 
Así estaba cuando las garras de un halcón se clavaron en su cuerpo, y mientras
trataba de escapar de su captor, veía como el suelo se alejaba. 
Fue perdiendo la conciencia. 
El halcón completo su carnívoro ritual, y levantó vuelo en busca de otra
víctima. 
Recostado en una palmera, Abdul pensó que había sido muy afortunado en hallar el
oasis, pero si no encontraba algo para comer, no tendría fuerzas para cruzar el
ultimo tramo del desierto que lo separaba de su pueblo. 
Le pidió a Alá que lo ayudara a llegar, donde su prometida lo esperaba para
formar un hogar. 
Estaba en medio de su ruego cuando un ave pasó volando en círculos. 
Tomó su arma,apuntó y disparó. 
El halcón no llegó a entender qué era ese lacerante dolor en su pecho. 
Sólo que algo había pasado luego del estruendo y que caia irremediablemente. 
Abdul recogió su presa, hizo un fuego y la cocinó. 
Comió y, al anochecer, emprendió viaje. 
Luego de dos días interminables llegó. 
Se abrazo a sus padres y salió al encuentro de su amada. 
Desde ese día nunca mas se separaron. 
Tuvieron cinco hijos que alegraron su vejez con nietos. 
La descendencia de Abdul fue muy prolífica y exitosa. 
Tanto, que un tataranieto suyo, llamado Carlos Saul, llegó a ser presidente por
muchos años de un lejano país al sur del continente americano. 
MORALEJA: 
Si ven una cucaracha... ¡¡¡ PÍSENLA, por favor !!!




_______________________________________________________________________
Visite nuestro patrocinador:
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~
Suscríbase GRATUITAMENTE a los mejores boletines electrónicos de NEGOCIOS
del Internet Hispano y recibirá en su e-mail un REGALO SORPRESA
Haga clic aquí -> http://elistas.net/ml/70/
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~