Inicio > Mis eListas > consciencia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 273 al 322 
AsuntoAutor
gracias por sus co Ehekateo
Disclosure Proyect Diego Es
Re: Unión Fueguito
Re: Amado_hermano_ Fueguito
Re: Fwd:"Diferenci Roy Guad
Calabozos y dragon Fueguito
Re: Fwd:"Diferenci Fueguito
Re: gracias por su Fueguito
Re: El precio del Fueguito
Re: Fwd:"Diferenci Roy Guad
Estad firmes, orad Carlos R
Felicidad \"Dr. Zu
Propuesta del cons Mauricio
Re: Fwd:"Diferenci Fueguito
Re: Propuesta del Fueguito
Re: Propuesta del Fueguito
Ayuda para un Espa Asturias
uno que estaba rez oriolbor
Re: Unión Dawn Col
Re: gracias por su Dawn Col
Re: uno que estaba \"Dr. Zu
Re: uno que estaba Roy Guad
Re: Bien Hallados Roy Guad
Algunas nociones d Roy Guad
RE: Bien Hallados ami
RV: Bien Hallados ami
disculpas ami
Osa desconectada ( Dawn Col
Re: Calabozos y dr Dawn Col
Re: Propuesta del Roy Guad
El progreso y Sene Roy Guad
Re: Propuesta del Roy Guad
Re: gracias por su Dawn Col
Re: Osa desconecta Ricardo
Re: Bien Hallados Dawn Col
Re: Osa desconecta Dawn Col
Parte de mi Amor p Dawn Col
gracias Roy EHEKATEO
COMUNA/Introducció Mauricio
COMUNA/Campos psic Mauricio
LA COMUNIDAD Mauricio
Re: Parte de mi Am \"Dr. Zu
Re: Osa desconecta Fueguito
Re: Calabozos y dr Fueguito
Re: Osa desconecta Fueguito
Re: Parte de mi Am Fueguito
Re: Osa desconecta Fueguito
Re: LA COMUNIDAD Fueguito
Re: Bien Hallados Fueguito
Exámenes !!! Mauricio
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
NUEVA CONSCIENCIA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 286     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[nuevaconsciencia] Estad firmes, orad
Fecha:Martes, 26 de Junio, 2001  16:22:56 (-0500)
Autor:Carlos Robles Castro <roblescc @...........mx>

Mensaje de  AGUILA BLANCA................................ESTAD FIRMES, Y ORAD
 
         Los acontecimientos que se vendrán y ocurrirán son necesarios para la purificación del planeta tierra y sus habitantes, no obstante son acontecimientos que están bajo control absoluto del Dios Creador del Universo y su hijo Jesucristo. Tienen que ver con períodos cíclicos de tiempo y en estos años se está cumpliendo otro ciclo de tiempo del planeta tierra que al darse sufre cambios físicos, de eje terrestre y han sido acelerados por la mano del hombre que ha interferido con el equilibrio del planeta con el abuso y mala explotación que ha realizado de sus recursos naturales, explosiones atómicas, contaminación, etc., lo cual está ocasionando la expulsión del magna (más de lo normal) y movimiento de las plácas tectónicas, destrucción de los glaciraes, aumento de temperatura del planeta. etc. También el sol está haciendo su parte con las últimas explosiones (llamaradas Solares) que ha efectuado y que también esto ha alterado la energía interna del planeta Tierra.
Este planeta ya entró en la nube de Orth, formada por diversas parículas de energía que están alterando la composición físicas de todo ser vivo del planeta incluídos nosotros, nuestros cuerpos están mutando (sufriendo alteraciones celulares a a nivel del ADN que de 2 hélices que tiene normamente está creciendo a 12, traduciéndose esto en mejoras en las capacidades mentales, psíquicas, de razonamiento, porque nuestro cuerpo tiene que estar preparado tanto física como espiritualmente para cuando se manifieste Jesucristo y solo con estos cambios físicos y espirituales nuestros cuerpos se adaptarán a la nueva dimensión física y espiritual que entraremos, ahora ya entramos en la cuarta dimensión y cuando se manifieste Jesucristo entraremos a la quinta dimensión donde seremos seres espirituales, pudiendo manifestarnos físicamente, a los que sobrevivan del cataclísmo que asolará la Tierra.
 
Dios promete protección a sus hijos, ayuda nos será dada por el Altísimo de muy diversas maneras, él es nuestro escudo protector, solo depositemos nuestra confianza en él que no nos dejará ser probados más allá de lo que podamos soportar.
Apocalipsis 3:10

10Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero para probar a los que habitan sobre la tierra. 11Vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. 12Al vencedor yo lo haré columna en el templo de mi Dios y nunca más saldrá de allí. Escribiré sobre él el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, con mi Dios, y mi nombre nuevo. 13El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias’ ".

1 Corintios 10:13

13No os ha sobrevenido ninguna prueba que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser probados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la prueba la salida, para que podáis soportarla.

 
Todo aquel que deposite su fe en su hijo Jesucristo, lo acepte como su Salvador arrepintíendose de sus pecados y aceptando su sacrifico en la cruz y su sangre derrama por expiación (asume la culpa Cristo) de sus pecados, y acepte sujetarse por voluntad propia de por vida a los propósitos y designios del Creador, el Todopoderoso. serán guardados protegidos de los momentos de prueba que se presentarán. Los tiempos que dure estos acontecimientos están descritos en la BiBlia en Apocalipsisis, este describe que estos momentos de angustia no durarán mucho, lo suficiente para preparar el terreno para el retorno de Cristo, Jesucristo aceptará proteger a todos aquellos que se arrepientan y lo acepten aún en los últimos momentos, va a haber gente que por su propia voluntad según la Biblia no aceptarán el llamado de Dios y sufrirán las consecuencias por ello. Dios quiere que no se pierda nadie, pero no obligará a nadie a aceptarlo.   
 
Una herramienta básica que tenemos para aligerar nuestras cargas es la oración:
 

La oración:

Muchas personas hablan de la oración como si fuera una obligación, como si fuera un trabajo que los cristianos fieles deben hacer. Algunos dicen que se debe orar siete veces al día, o tres veces al día, o toda la noche, o levantarse antes de que amanezca, o pasar por lo menos dos horas al día orando, siguiendo el ejemplo de esta o aquella persona famosa.

Yo creo que los cristianos deben orar no por obligación, sino por necesidad. Después de todo, las oraciones son pedidos. No hay un mandamiento bíblico que diga que debemos orar por cierto tiempo o de cierta forma. No se nos dice que sigamos el ejemplo de Cristo de orar toda la noche, o el ejemplo de Daniel de mirar hacia Jerusalén.

Pero en toda la Escritura se asume que el pueblo de Dios ora. No se nos dice que oremos por un tiempo específico de tiempo, sino todo el tiempo (1 Tesalonicenses 5:17; Efesios 6:18). No se nos dice que nos arrodillemos, que nos paremos o que nos acostemos en el piso cuando oramos. Al contrario, se nos dice que hagamos todo mientras oramos (Filipenses 4:6).

 

¿Por qué tanta oración?

La oración es, en términos sencillos, un pedido. Las palabras hebreas y griegas más comunes para oración significan “pedir”. Cuando le pedimos algo a Dios, estamos orando, y es correcto pedir. Pablo les dijo a los filipenses que pidieran lo que quisieran (Filipenses 4:6).

Es por eso que debemos orar. Debemos pedirle a Dios las cosas que necesitamos. Mientras mejor nos conozcamos, nos daremos cuenta de que somos personas necesitadas. No podemos hacer nada por nosotros mismos. Si queremos lograr algo que valga la pena, debemos buscar la ayuda de Dios. La oración es un pedido de ayuda. Y ya que nuestras necesidades nunca se acaban, nuestras oraciones nunca deben cesar.

Dependamos de Dios

La confianza en nosotros mismos es pecado. Es arrogante para nosotros, como pequeñas criaturas que somos, pensar que podemos hacer lo que queremos, que podemos controlar nuestro propio destino, que podemos decidir por nuestra cuenta lo que es bueno y lo que es malo. La verdad es que los humanos no tienen la sabiduría ni el poder. El universo existe solo porque Cristo lo sustenta con la palabra de su poder (Hebreos 1:3). Existimos solo porque nuestro Creador suple para nuestras necesidades (Hechos 14:17).

Al mismo tiempo (hablo por experiencia), aun los creyentes a veces olvidamos que necesitamos a Dios minuto a minuto, y quizá pasemos todo un día con quizá un pensamiento, quizá una expresión de gratitud por lo que Dios está haciendo por nosotros. Él nos sustenta aun cuando lo ignoramos.

Aun cuando enfrentamos problemas, a veces luchamos incesantemente, tratando de resolver los problemas con nuestra propia fuerza, con nuestras propias estrategias, en vez de reconocer que las necesidades y los deseos deben compartirse con Dios en oración (Filipenses 4:6). Actuamos como si todo dependiera de nosotros, cuando todo realmente depende de Dios. Él conoce nuestras necesidades, y quiere que confiemos en Él.

Agradecidamente, el Espíritu Santo intercede por nosotros, especialmente cuando ni se nos ocurre pedir a ayuda a Dios (Romanos 8:26-27). El Espíritu Santo interviene y nos ayuda en formas que no conocemos. Cuando no oramos constantemente, el Espíritu Santo interviene. Aun así, no podemos dejar toda oración al Espíritu Santo y dejar que Él se encargue de toda comunicación mientras nosotros vivimos la vida sin darnos cuenta de ello.

Tenemos que orar. Estaremos más contentos, con menos tensión y más satisfechos si mantenemos en mente que vivimos en la presencia de Dios, que en Él vivimos, nos movemos y somos (Hechos 17:28).

Mientras más tengamos a Dios presente en nuestras vidas, mejor será nuestro entendimiento de la vida, ya que Dios es el cuadro de referencia que necesitamos. Cuando vemos la vida en su contexto general, la vemos como es.

Todos sabemos que Dios no es un genio que nos concede todos nuestros deseos. Porque nosotros no siempre entendemos lo que realmente necesitamos. Quizá oremos para salir de una prueba, pero Dios está usando esa prueba para enseñarnos algo mucho más importante que la comodidad temporal.

Quizá oremos para que un vecino venga a Cristo (y debemos tener este deseo), pero Dios sabe que este quizá no es el mejor tiempo. Dios quizá quiere que seamos una parte más activa en la vida de la persona.

Francamente, hay tantas cosas que no están bien en este mundo que debemos tener muchos deseos, para nosotros, para nuestras iglesias y para este mundo. Tenemos mucho de qué orar.

La oración es un pedido de ayuda. En la oración, admitimos que no somos autosuficientes, que no podemos manejarlo todo por nuestra propia cuenta.

En la oración, reconocemos que hay una relación entre Dios y nosotros, una relación en la cual Dios ha prometido proveer para nuestras necesidades y bendecirnos en formas que Él sabe que son mejor. La oración es un acto de adoración, ya que implica que Dios tiene poder y que es fiable.

 

Gracias

Dios provee para nuestras necesidades, y es apropiado para nosotros darle gracias por hacerlo. Cada respiro es un don de Él. Toda la belleza de la naturaleza es un don de Él. La maravillosa variedad de vistas, sonidos, olores y texturas es un don de Él. Nuestras conversaciones con Dios deben incluir expresiones de gratitud al igual que pedidos.

Cuando le damos gracias a Dios, nos recordamos a nosotros mismos nuestro lugar en el universo, un lugar de gran honor como objeto del afecto de Dios, y un lugar de dependencia en su gracia. Dar gracias es una forma de conocer quiénes somos y por qué existimos. Nos recuerda que el universo solo funciona mediante su don.

Algunos preguntan: “Yo ya sé eso. ¿Por qué tengo que seguir diciéndolo?” Yo creo que solo al decirlo podemos recordarlo. Es demasiado fácil para nosotros pasar el día sin estar al tanto de que la vida funciona mejor si la consideramos un don. Esto es apoyado por mandamientos bíblicos sobre el ser agradecidos y de dar gracias a Dios continuamente en nuestras oraciones (1 Tesalonicenses 5:17-18).

De igual forma, la Biblia nos dice que oremos con persistencia, haciendo el mismo pedido una y otra vez. Sabemos por fe que Dios nos escuchó la primera vez y Él conoce nuestro ardor aun sin nuestra persistencia, así que yo concluyo que su mandamiento de que seamos persistentes es para nuestro propio beneficio. Tenemos que decirnos a nosotros mismos vez tras vez cuáles son los deseos de nuestro corazón.

Esto no significa que la oración es solo un medio de hablarnos a nosotros mismos, o de recordarnos verdades abstractas. No, la Escritura nos asegura que la oración es una conversación genuina con Dios. Nuestros pedidos realmente van al cielo, y son escuchados y contestados por Dios. Nuestro agradecimiento realmente va a Dios. Debemos verlo a Él en el cuadro general.

Tenemos gracias infinitas para lo que Dios hace por nosotros día a día, gracias por las promesas que Él ha hecho para nuestro futuro, y gracias por lo que ya ha hecho en Cristo para asegurar ese futuro.

Nuestro agradecimiento por Jesucristo naturalmente nos hace dedicarnos a la voluntad de Dios. Ávidamente deseamos responder con dedicación fiel a Aquel que nos ama tanto.

Nuestra existencia, nuestro gozo, nuestros placeres, nuestra sanidad, todos dependen del favor de Dios diario hacia nosotros mediante Jesucristo. Tenemos mucho por lo cual estar agradecidos; por supuesto, todo lo que tenemos y esperamos tener es un don por el cual debemos estar agradecidos.

Nuestro agradecimiento debe incluir aprecio por quién Dios es, y aquí nuestras oraciones combinan las gracias y la alabanza. Exaltamos su poder, su sabiduría, su misericordia, la belleza de su amor. Lo alabamos por quién Él es, no solo por lo que nos da, ya que en realidad Él se da a sí mismo.

Que la luz del Celestial Todopoderoso ilumine su rostro en ustedes................AGUILA  BLANCA