Inicio > Mis eListas > consciencia > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2801 al 2850 
AsuntoAutor
Los reyes Roy Guad
Against war Roy Guad
Petroleo-America L Roy Guad
Re: Saludos Roy Guad
Re: Re: Saludo Roy Guad
RE: Re: Saludo Alfredo
Fwd: VS: The Great Sonsoles
Fwd: The Headless Sonsoles
Fwd: Maneras clara Sonsoles
40.000 cibernautas Roy Guad
FW: Sonsoles
Re: Re: Bienvenido Sonsoles
RE: 40.000 ciberna Alfredo
ORA POR EL MUNDO / RedLUZ/L
FW: María Cristina Sonsoles
Mas vale tarde que Sonsoles
Re: Si, LO ADMITO. Sonsoles
FW: ARTICULO POR M Sonsoles
PAZ Sonsoles
UNIVERSO Alfredo
compartiendo- sal Alfredo
¿PERTENENCIA O FUN Alfredo
EL SANTUARIO DE LA Alfredo
La Verdad Alfredo
Re: La Verdad Mario Br
RE: La Verdad Alfredo
EL GOBIERNO SECRET Alfredo
LOS ANGELES VIOLET Alfredo
Re: La Verdad X
PRONOMBRES POSESIV Alfredo
RE: La Verdad Alfredo
CARTAS AL DIRECTOR Alfredo
TRIBUNAL PENAL INT Alfredo
FW: AYUDA CON UNA RedLUZ/L
CO. EL MUNDO VA MA Alfredo
CON. 12 HELICES Alfredo
<no subject> Sonsoles
CON. USA. ISRRAEL Alfredo
CON. AMENAZA NUCLE Alfredo
CON --MICROCHIPS.. Alfredo
Mujeres consulta
CAN. ISRRAEL MAL C Alfredo
CON- EL CORDERO E Alfredo
LA VIDA Alfredo
CON- YO SOY DIOS. Alfredo
CON- LA PAZ Alfredo
CON- NOE... Alfredo
CON- LA CRUCIFICC Alfredo
CON. LAS NACIONES Alfredo
CON. VIRGINIDAD Alfredo
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
NUEVA CONSCIENCIA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2807     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[nuevaconsciencia] Petroleo-America Latina, intervencion intereses USA (Venezuela, plan Colombia, etc)
Fecha:Martes, 14 de Enero, 2003  03:42:36 (-0800)
Autor:Roy Guadalupe <roy_gs @.....com>

La olla podrida de PDVSA y la posible intervención de Norteamérica
David Javier Medina
El Guayanes


Hace algunos meses, varios analistas petroleros como Francisco
Mieres, Víctor Poleo y Pablo Hernández, todos ellos importantes
colaboradores del Centro de Investigaciones de la OPEC, adscrito al
Ministerio de Energía y Minas, plantearon la urgencia de
reestructurar la industria petrolera venezolana PDVSA, por cuanto en
ella se estaba fraguando otro golpe como el ocurrido el 11 de abril
del 2002, con miras a satisfacer intereses privados, y buena parte de
ellos, de las empresas petroleras norteamericanas.

Una vez iniciada la huelga petrolera y el gobierno denuncia
internacionalmente el saboteo en PDVSA, los analistas mencionados
iniciaron una campaña de concientización cuyo mensaje ha sacado a la
luz pública una realidad que toca las motivaciones de guerras en el
mundo, los golpes de estado en América Latina, y planes militares
como el plan Colombia, cuya finalidad describen con la afirmación de
que se pretende convertir al vecino país en la Israel de Sudamérica.

Antecedentes históricos 

Esta información fue recogida en el foro "PDVSA por dentro" realizado
en Maracaibo a pocos días de haberse movido el buque Pilín León, en
el que Pablo Hernández fue su ponente mientras simultáneamente otros
analistas hacían lo suyo en otras regiones del país.

Valiéndose de hechos históricos que a su juicio explican la crisis
actual del país y el mundo, Hernández advierte que cuando los
patriotas liderados por Bolívar se enfrentaron al imperio español por
defender la tierra venezolana, murió uno de cada cuatro venezolanos,
es decir, 250 mil muertes durante la gesta de independencia que
permitió la liberación de cinco naciones.

Tal reflexión se hizo con el ánimo de aclarar que el proceso de
transformación del país vuelve a comenzar en diciembre del 2002,
significando la mayor responsabilidad de los venezolanos, quienes el
día de mañana deberán responder a sus ijos si se cumplió o no.

Hernández destaca que Estados Unidos no aparece en esa fecha, pero en
el año 19 su departamento de estado lanza el instructivo en el que se
afirma la necesidad de apoderarse de las áreas petroleras que cayeron
en manos británicas.

Explica entonces que Estados Unidos no participa en la primera guerra
mundial por ser en ese momento y desde 1860 el primer productor y
exportador de petróleo en el mundo, y durante la guerra abasteció de
petróleo no solamente a Francia e Inglaterra, sino también a
Alemania, así como también la abasteció durante la segunda guerra
mundial, evidenciando que USA no tiene amigos y enemigos sino
intereses.

No obstante y pese a tener el mayor yacimiento petrolero conocido en
esa época, inicia la guerra por el petróleo contra Inglaterra y
Francia. En el año 19 es cuando comienza en Venezuela la lucha entre
la Shell y la Creole por los campos petroleros del Lago de Maracaibo.

Por eso es evidente que desde hace más de 80 años, para USA el
petróleo es vital, tanto así que el año 2001, el vicepresidente de
esa nación Dick Cheney, concretamente el 30 de abril, expone las
bases del famoso plan energético de Bush, mencionando que "la
realidad es que los combustibles basados en el petróleo cubren
virtualmente el 100% de sus necesidades de transporte y una porción
abrumadora de los requerimientos de electricidad". Hernández añade
basándose en e mismo documento que tal realidad ha sido cierta
durante años y lo seguirá siendo en el futuro.

De tal manera que desmiente los argumentos dados en el pasado por
Luis Giusti, Quiros Corradi, referidos a que el petróleo no tiene
futuro y será sustituido por otra fuente de energía, lo considera un
cuento falso vendido a los venezolanos para justificar la
privatización de PDVSA.

Un enigma llamado Estados Unidos 

Estados Unidos consume la mitad de la gasolina del mundo, 50 litros
de gasolina de cada 100, y en el futuro necesitará para sus
requerimientos de electricidad, construir entre este año y el 2020,
un aproximado de 1300 a 1900 plantas de electricidad, una por semana,
todo para consumo interior, con la particularidad de que si pretende
elevar el ritmo de desarrollo necesitarán más.

También necesitarán más de 400.000 kilómetros de gasoducto secundario
y más de 90.000 kilómetros de gasoducto principales. Hernández hace
énfasis en que se está hablando de la primera economía del mundo, la
cual necesita petróleo barato, no cualquier petróleo, y son pocos los
lugares del mundo que pueden ofrecer barriles de petróleo, cuyo costo
de producción sea menor a cinco dólares el barril.

De tal manera que el 17 de mayo, Dic Cheney, quien también es
presidente de una de las primeras compañías de servicios petroleros,
expone con la anuencia del presidente Bush, que Estados Unidos se
podía ver en problemas si fallaba el abastecimiento de combustible,
cuando en realidad se trataba de una crisis falsa creada por la
empresa Enron, para cobrar lo que había aportado a la campaña del
actual presidente de Estados Unidos.

Se plantea entonces que se debe obtener petróleo, donde sea y por el
medio que sea, pues se trata de un problema de seguridad nacional.

Hernández le agrega a tales afirmaciones la necesidad de considerar
que veinte de los principales dirigentes políticos en el actual
gobierno de esa nación, son funcionarios de la industria petrolera,
mientras que otros 32 representantes principales son representantes
de las compañías de armas, incluyendo la esposa de Cheney, que es
asesora de la principal empresa armamentística norteamericana.

¿Por qué el petróleo? 

El petróleo no es solamente gases para cocinar, materia prima para
plantas de electricidad, combustible, carburantes, aceites o asfalto
para las calles, sino fundamentalmente la única fuente de energía
conocida en el mundo que permite con un tanque de gasolina de cien
litros mover una gandola de cientos de toneladas. No existe otra
fuente de energía con esa propiedad más que los combustibles del
petróleo.

Pero el petróleo también provee numerosos derivados que satisfacen un
sin fin de ramas industriales, pues hasta la amalgama y la reina de
los dientes existen gracias a derivados del petróleo, es decir,
millones de productos salen del petróleo y tal característica la
convierten en la primera materia prima del mundo actualmente y
probablemente en los próximos cien años.

¿Cómo encaja Venezuela en esa realidad? La crisis venezolana radica
sencillamente en pretender sacar la mayor cantidad del petróleo del
país, y para tal propósito pretenden realizar el golpe de estado.
Situaciones provocadas desde afuera que evidencian el enorme poder
que tienen las compañías petroleras en el mundo.

De las quinientas grandes corporaciones del mundo, se evaluaron 260
compañías que producen bienes materiales, porque las otras 240
responden a comercios, seguros, bancos, finanzas que no producen
absolutamente nada.

Las compañías ligadas al petróleo o a la producción de energía ocupan
la mitad de la economía mundial, lo que da base a la frase lapidaria
de que actualmente las compañías petroleras son las dueñas del mundo,
pues controlan la energía que mueve a la economía mundial y la
materia prima sin la cual la economía mundial no funcionaría.

Cuarenta de cada cien toneladas de comercio en el mundo son de alguna
manera petróleo y gas y ese es el peso que tiene, según Hernández, el
enemigo al cual se enfrenta Venezuela, entendiendo enemigo como las
empresas petroleras de Estados Unidos.

Transnacionales petroleras son un monstruo económico 

El poder financiero de las compañías petroleras se evidencia cuando
las empresas Exon Movil, BP y SHELL, declaran ganancias netas el año
2001 después de pagar impuestos por 34 mil millones de dólares,
mientras que todas las compañías de computación del mundo (europeas,
norteamericanas y japonesas), incluyendo la del hombre más rico del
planeta, declaran la mitad.

Dichas compañías que declararon el doble del resto de la industria
mundial controlan el gobierno británico y el norteamericano, pero
declaran solo el monto de las ganancias netas y probablemente estén
ganando el triple, gracias a los llamados costos operativos, que son
formas de ganancia.

La fragilidad del monstruo 

El famoso cuento de que el consumo petrolero decaerá en un futuro
inmediato, se contradice en los resultados del análisis de las
principales fuentes estadísticas de Estados Unidos, donde se
evidencia que del año 1985 al año 2010 el consumo de petróleo ha ido
y seguirá aumentando.

Para el año 2020 se prevé que Estados Unidos de cada cien barriles de
petróleo que consume, tiene que importar ochenta a diferencia de los
sesenta que importa actualmente.

Mientras Europa, de cada cien barriles de petróleo que consume debe
importar noventa y en un tiempo no muy lejano tendrá que importar
todo el petróleo que consuma, al igual que Japón.

De tal manera que de los 60 a 75 millones de barriles de petróleo que
necesitarán para el año 2020, van a tener que importarlo todos. Con
la consideración de que esos 75 millones de barriles significan 25
yacimientos como Venezuela, siendo el país el quinto productor
mundial.

La política exterior de USA se basa en su dependencia energética 

Estados Unidos no puede incrementar el 50% de su consumo de petróleo
sin meterse política y militarmente en los países de los cuales
depende su consumo petrolero. Donde exista el petróleo que ellos
necesitan, ellos intervendrán por las buenas o por las malas. Y esos
países no son otros que México, Venezuela, Colombia, Ecuador y
Argentina, hablando solamente de Latinoamérica. Estos países le
exportan a Estados Unios tanto petróleo como Arabia Saudita y Canadá,
traducidos a casi tres millones de barriles diarios que salen de
América Latina.

Otra consideración importante es que para estados Unidos es más
importantes el petróleo de América Latina que el de Arabia Saudita,
por hechos como que el de México está a un día de camino, el de
Venezuela a cinco días, mientras que el de los árabes está a cinco
semanas. Por eso siempre se dijo en Estados Unidos que tenían
petróleo en su patio trasero, es decir, América Latina.

Se plantea entonces que las necesidades energéticas de Estados Unidos
han creado unas compañías multinacionales sin nacionalidad, no se
trata de una compañía norteamericana, europea o japonesa, sino
multinacionales.

Cuando Estados Unidos lidera una guerra por el petróleo está
asegurándole el petróleo a sus compañías en Europa, en el sureste
Asiático y n el Japón, prueba de ellos es que una parte de la
Mitsubhizi es de la General Motors. Fusiones que están dadas en el
resto de las grandes compañías del mundo, como las acciones de la
Exon Movil en la Shell y viceversa.

¿Quiénes gobiernan el mundo? 

Existe una especie de gobierno mundial controlado por las grandes
corporaciones, de las cuales aquellas 260 corporaciones están
respaldadas por quince bancos mundiales. Es por ello que cuando
Estados Unidos inicia su operación libertadora "están con ellos o
contra ellos", simplemente están diciendo que la materia prima,
concretamente el petróleo, es para asegurar la energía barata para
Estados Unidos, Japón, Europa, países del sureste asiático, además de
México y Brasil, donde ellos tienen su factoría.

Los yacimientos petroleros importantes en el mundo 

Estados Unidos ya ha reconocido que la mayor reserva de petróleo en
Europa, específicamente en el mar del Norte, está en declinación y ya
no se realizan inversiones en el lugar, lo cual explica la presencia
de Noruegos en Venezuela, Brasil y otras partes del mundo.

Estudios científicos sugieren importantes reservas petroleras en la
frontera de Colombia y Venezuela, así como también han convertido al
Africa Occidental en una nueva frontera petrolera del mundo.

Al compararse el nuevo mapa petrolero con el escenario bélico del
mundo no es casual encontrar que donde hay guerras, golpes de estados
o sublevaciones, existen también grandes reservas de petróleo. Donde
hay petróleo hay problema y curiosamente las democracias no funcionan
y a juicio de Hernández, Estados Unidos promueve la falsa democracia.

Tres ejemplos de ello, son la guerra de Afganistán, la cual obedece a
que en ese país existe el 35% de la reserva de gas mundial, y todas
las guerras impuestas a ese pueblo tienen como trasfondo la
construcción de un gasoducto del principal campo de gas hacia
Pakistán, y aunque podría hacerse por Irán o Irak, a Estados Unidos
no le conviene pues considera a ambos países como "eje del mal".

Tampoco les conviene sacarlo por Rusia, lo cual les deja una única
opción de sacarlo por Pakistán hacia el océano y de allí despacharlo
a Europa y Japón, por las rutas convencionales de las empresas
norteamericanas.

La guerra se justifica más que por los atentados del 11 de septiembre
en Nueva York, cuyas investigaciones presenta graves denuncias entre
los cuerpos de seguridad, a que los "talibanes" apoyados en el pasado
se negaron a regalar su materia prima.

Vale mencionar que en Afganistán se produce el 75% de la heroína
mundial, que la consume Estados Unidos y Europa, y constituye un
negocio tan rentable como el petróleo, pues mueve más de mil
doscientos millones de dólares diarios en los grandes bancos del
mundo.

Otro ejemplo se presentó cuando desde Moscú hace varios meses
ordenaron asesinar a varias personas de la resistencia Chechena,
matando tanto a rehenes como rebeldes, por la simple razón de que
chechenia, ubicada en el mar Caspio, zona productora de petróleo que
es básicamente una ruta petrolera de importancia, y Rusia no puede
darse el lujo e quedar fuera del negocio petróleo, mucho menos cuando
gana no solamente quien lo produce y lo comercializa, sino también
por donde pasa el petróleo.

El último ejemplo lo constituye Yugoslavia, que también es una ruta
petrolera importante y sin ir muy lejos el eminente bombardeo a Irak.

La guerra no es solamente por la energía sino también por la materia
prima barata, contenida en los minerales básicos para construir un
motor de reacción y cualquier herramienta moderna.

Minerales que son básicos en las ramas estratégicas de la economía
mundial, en los rubros de maquinaria y herramienta, comunicaciones,
energía y química, lo que hace indispensables dichos minerales para
las principales industrias que mueven la economía mundial y han
motivado luchas carnales por el petróleo y la materia prima barata.

Un botín llamado Venezuela 

En Venezuela no solo hay petróleo sino también grandes reservas de
minerales como gas, carbón, hidro-energía, acero, aluminio, hierro,
entre otros.

Dentro de ese contexto se sitúa Venezuela como una presa apetecible
para las transnacionales petroleras, cuyos enlaces con la antigua
gerencia de PDVSA fueron descubiertos en las políticas de
internacionalización de la industria desarrolladas por Luis Giusti,
pero que tuvieron su origen en la llamada "nacionalización chucuta"
realizada en el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez.

Desde entonces se denuncia un historia de evasión fiscal, un proyecto
de privatización PDVSA y lo que califican con "mitocracia" en la que
solo ascienden quienes tienen compromisos con las transnacionales
petroleras.

Las guerras que se avecinan Cuando en futuro se vean las guerras y
las masacres africanas, éstas estarán relacionadas con petróleo, oro,
diamante, hierro, cobre, cobalto, manganecio y uranio, ¡mascare al
pueblo que no importa porque son negros!. Ello constituye la razón de
la famosa operación Libertad Duradera, y contra ese enemigo se
enfrenta Venezuela.

Lo que esconde el Plan Colombia 

En el campo de caño limón ubicado a lado de la Victoria en Apure,
cuyo petróleo sale a Barinas y luego al Palito, es una zona que
significa un solo yacimiento petrolero, con la particularidad de que
en el Casanare colombiano, se encuentra el yacimiento de Cusiana y
Cuspiagua, principal yacimiento petrolero colombiano con más de un
millón trescientos mil barriles de petróleo diarios, que salen en
gran cantidad para Estados Unidos, ese petróleo no puede salir de
Colombia sino por tres vías: por Venezuela, pero está prohibido por
la constitución venezolana, puede salir hacia el pacífico, pero
tendría que pasar dos veces la Cordillera de los Andes, a una altura
de más de cinco mil kilómetros, además que saldría al pacífico, que
no es el mercado principal norteamericano. Tendría que salir entonces
pegado a la frontera venezolana hasta el punto en el que atraviesa la
cordillera para salir a Puerto Cobeñas, un puerto turístico
transformado en puerto petrolero. En dicho lugar sale un oleoducto
que tienen 700 kilómetros y que la guerrilla colombiana paralizó
durante 270 días el año 2001, y aún así, el oleoducto ofreció
ganancias, el oleoducto es de la Occidental Petróleos en las que el
presidente Bush tiene intereses.

Ese oleoducto originó que en abril del 2002 los Estados Unidos a
través de su departamento de estado, financiarán la Brigada
Oleoducto, 2.500 hombres elites colombianos apoyados por una fuerza
de reacción rápida de helicópteros, más un avión que sobrevuela las
24 horas al día el oleoducto a fin de proteger los intereses
norteamericanos.

Añade que otro detalle referido al señor Colin Powell, cuando empezó
el movimiento golpista en Venezuela, y el funcionario americano
viajara a Colombia con la orden de que la famosa ayuda militar para
combatir el narcotráfico se invirtiera en la guerrilla, algo que se
venía haciendo hace tiempo, pero que en ese momento fue legalizado.

El problema no era el narcotráfico, sino la guerrilla ubicada en esa
zona petrolera y en la zona del Putumayo colombiano al límite con
Ecuador, en donde están las principales reservas petrolíferas de
Ecuador y la principal zona de cocaína, que también es controlada por
Estados Unidos.

El 90% de la cocaína mundial sale de Colombia, siendo un negocio tan
redondo que un kilo de cocaína cuesta en Colombia a la mafia
norteamericana en complicidad con funcionarios de la CIA, 1.500
dólares, pero en el mercado de los Angeles o Nueva York cuesta entre
120.000 y 150.000 mil dólares, y si le agregan azúcar, el precio se
triplica.

El Plan Colombia, definido por el presidente Uribe, defensor de la
libertad, a pesar de que llevan seis meses en esa nación en estado de
excepción, donde no hay derechos humanos en las zonas declaradas de
excepción, contempla transformar al ejército colombiano de 50.000 mil
hombres en la actualidad a 300.000 mil hombres financiados por
Estados Unidos y el pueblo colombiano a través de los impuestos de
guerra, además de aspirar en tener un millón de milicianos,
disfrazados de informantes, cuando en realidad se trata de fuerzas
paramilitares.

¿Para qué necesita Colombia 1.300.000 hombres armados? 

Se trataría de un ejército más grande que el de Alemania, Italia o
Francia, los cuales no están destinados a acabar con la guerrilla, a
la cual quieren neutralizar según declaraciones del presidente Uribe,
sino más bien empujarlos de los llanos colombianos hacia los Andes,
pues el verdadero objetivo se llama Venezuela, con sus 2.500
kilómetro de frontera con los llanos colombianos, y de esta manera
justificar una mayor intervención de Estados Unidos en Colombia para
que la guerrilla se traslade a Venezuela, Ecuador y Brasil,
convirtiendo a la guerra colombiana en la guerra de liberación de los
países de Sudamérica.

El plan ya es tan obvio que el jefe del Comando Sur de Estados
Unidos, el general James Hill, alertó que en toda América Latina
operan "narco-terroristas" vinculados a grupos islámicos radicales
como Hamas, Hezbolah y Al Qaida.

Un plan macabro que comienza a dibujarse en la realidad venezolana
cuando Pablo Medina, político de la oposición, declara a los medios
la necesidad de eliminar a las Fuerzas Armadas venezolanas, y los
militares de Altamira reiteran la necesidad de sacar la política e
las Fuerzas Armadas.

Podría sobrevenir otra guerra independentista 

El papel del Plan Colombia estimaba que el ejército venezolano
"contuviera" a la guerrilla en la frontera venezolana, pero en
realidad se trata de que se reprima al pueblo colombiano que emigra
por la violación de sus derechos, tan iguales como lo de los
ecuatorianos, los bolivianos, repitiendo la represión en la historia
de Latinoamérica de hace doscientos años, cuando se hizo necesario
liberar primero a Colombia y de allí los colombianos y ecuatorianos a
morir en la batalla de Carabobo.

Aunque también vale decir la salida de los negros y llaneros
venezolanos para morir en Chile, convirtiéndose en el único ejército
en la historia de la humanidad que no regresó con botines de guerra.

Además de ese problema para el Plan Colombia, los Estados Unidos
tienen el problema de que si intervienen en Venezuela, no se van a
enfrentar contra un ejército sino contra un pueblo, y esa nación
nunca ha vencido cuando se enfrentan a pueblos, prueba de ello es el
ejemplo indiscutible de Vietnam.

Estados Unidos podrá meter todas las bombas que quieran, pero no
tienen idea de cuantos hombres necesitarán para controlar nada más a
los chavistas, que según sus cuentas solo son tres millones, no
podrán controlar Caracas, cuántos hombres necesitarán, teniendo en
cuenta que Caracas no tienen ninguna importancia para ellos, más sí
el lago de Maracaibo, el campo fluvial, Guayana, y para controlar
tales planes a largo plazo tienen que resolver el problema por el
camino democrático, es decir, negociación y elecciones.

Colombia sería la Israel de Sudamérica Disfrazar una salida
"democrática" en Venezuela explica la búsqueda de otro Pedro Carmona
Estanga, o que del propio ceno del gobierno salga un traidor, un
"judas", en lo cual se encuentran aceleradamente trabajando.

Mientras ello sucede Estados Unidos pretende entonces convertir a
Colombia en la Israel de Sudamérica, porque desde Paria a Trinidad,
hasta Bolivia, existe un enorme yacimiento petrolero entre los Andes
sudamericanos, el macizo de Guayana y la selva Amazónica, pero además
de eso, las selvas aledañas a los andes sudamericanos y las
amazónicas son la última reserva de biodiversidad en el mundo, lo que
tiene extrema importancia para los países industrializados que han
destruido su biodiversidad.

Por eso el autor del Plan Colombia argumentaba que para controlar a
Venezuela era necesario intervenir militarmente a Colombia, pues el
pías sí tiene el petróleo que necesitan.

Venezuela es petróleo, gas, carbón, y además tiene un río Orinoco,
único en el mundo, por producir miles de barriles diarios, en el cual
podrían instalarse plantas de energías en el alto Caroní, para
generar la energía eléctrica de toda Sudamérica.

Por eso en el plan energético norteamericano, PDVSA es vital para
mantener al país como un exportador de energía, lo que desmiente el
famoso cuento de que no hay desarrollo en la economía, o no hay
inversiones por la falta de garantías que ofrece el gobierno. Tal
afirmación es falsa, pues simplemente al capital extranjero y parte
del nacional no le interesa el país, solo importa que produzca
petróleo, gas y electricidad, cualquier otra inversión no da
ganancia.

Venezuela es 368.000 mil millones de barriles que divididos entre
tres demuestran que hay petróleo para 120 años en reservas probadas,
las cuales pretenden sacar en los próximos 20 años.

¿Quiénes son las fuerzas sociales que están detrás del conflicto
venezolano? 

Cuando en Europa se venden 100 dólares de petróleo en forma de
combustible, aceite o cualquier otro producto, los gobiernos cobran
68 dólares por impuestos, 16 cobran las compañías petroleras y 16 es
lo que reciben los venezolanos, es decir, cuando Europa paga por el
barril 20 dólares, el mismo se convierte en 150 dólares y de allí
salen los 68 de impuestos.

Es tan grande el beneficio petrolero de los gobiernos, que países
como Alemania, Francia, Japón, Reino Unido, Italia, ninguno de ellos
tiene petróleo, a excepción de Inglaterra en el mar del norte, y sin
embargo reciben ganancias del negocio de petróleo tres veces más que
el gobierno venezolano.

Los gobiernos occidentales, el Grupo de los Siete son el primer
factor que se beneficia del negocio petrolero, prueba de ello es que
la gasolina en esos países es costosa, no por el precio del barril,
sino por los impuestos que ellos le agregan al ser consumidos en sus
mercados. No obstante, se obstinan en acusar los altos precios de la
OPEP.

Se tiene entonces la primera clase social involucrada en el conflicto
venezolano, que son los gobiernos occidentales. Y si se lleva a una
escala, el capital petrolero internacional lo conforman los gobiernos
occidentales, las compañías petroleras, que entre ambos comercializan
y obtienen beneficios por miles millones de dólares, muy por encima a
lo que reciben los países de la OPEP, lo que recibe PDVSA y
finalmente lo que reciben los venezolanos.

Quienes defienden la "meritocracia", los militares de Altamira, y
demás políticos de oposición no son valientes sino que se sienten
apoyados por capitales extranjeros.

El mito de PDVSA 

La oficina de relaciones públicas de PDVSA, según la revista que
ellos paguen, la colocan entre los cinco primeros lugares de las
industrias mundiales.

A PDVSA le ingresó durante el 2001 46.000 millones, a Exon 190.000,
Chevron 99.000, pero lo importante es que PDVSA comercializa tres y
medio millones de barriles diarios, mientras que Chevron comercializa
menos de dos millones y medio, aún así obtienen el doble de ingresos.

Pero de la ganancia de 46.000 millones de PDVSA, solo declaran en
dividendos 3.600, mientras las transnacionales triplican esas
ganancias aún comercializando menos petróleo, lo que obliga
preguntarse cuál es la eficiencia de la antigua gerencia de PDVSA. No
basta salir entre los primeros cinco en una revista pagada.

Los costos de PDVSA 

Hernández considera que se comienza a comprender el cuento de la
vieja "meritocracia" de PDVSA al evaluarse los costos, los cuales son
sacados de la propia información de la compañía.

El actual ministro de finanzas, Tobías Nóbrega, realizó un estudio al
respecto en el que muestra una estructura de costos, de donde se
deduce que los empleados de PDVSA cuestan el doble y producen la
mitad, y ello obliga revisar las cuentas de la principal industria
del país.

No se necesita ser un experto petrolero para notar que cuando la Exon
Mobil compra el petróleo en más de 50 países en el mundo, para sus
inversiones en todas partes, a diferencia de PDVSA que no compra
petróleo, y sin embargo, se refleja en los costos un 40% por concepto
de compra de crudo, la primera duda.

Pero la segunda duda se presenta cuando las compañías petroleras
mundiales pagan tres veces más impuestos que PDVSA y cuando lo
entregan al gobierno, éste ha de tomarlo sin exigir cuentas claras.

PDVSA paga un tercio de los impuestos, después de decir que el
gobierno a despilfarrado los recursos de la industria con intenciones
de ahogarla, sin detenerse a reparar en los costos de operación y
explotación. Nuevamente la Shell, por ejemplo, con inversiones y
campos petroleros en todo el mundo gasta solamente el 9%, la Exon
Mobil que es la primera compañía del mundo en más de 130 países gasta
el 23%, mientras PDVSA que solamente produce en Venezuela gasta en
operaciones un 47%, cinco veces más que las transnacionales.

¿Por qué sucede tal cosa? 

La historia política y económica de Venezuela en los últimos 26 años,
bajo el reinado de PDVSA, muestran que la producción petrolera desde
el año 1976, año de la "nacionalización" de la industria, la
industria petrolera no debe compartir las ganancias con gobierno
foráneo alguno, pero a mediados de la década del setenta la industria
petrolera nacional entregaba al fisco el 80% por cada cien dólares
facturado, declarando entre ganancias y cotos el 20%, aclarando que
no se trata del porcentaje de ganancias real, sino del monto
declarado. Las ganancias no declaradas quedaban en la industria, era
un monto mayor, cuya dimensión es tan grande que entre el año 50 y 70
la Shell y la Standar, lograron la mitad de las ganancias mundiales
para los Estados Unidos, gracias a Venezuela.

Los señores de PDVSA en 26 años cambiaron el negocio, por cuanto
ahora producir petróleo es más caro y lo que recibe el gobierno y por
ende el resto de los venezolanos, es menor. Esto obliga preguntar a
los "genios" de PDVSA porqué convirtieron a la industria en la única
del mundo que presenta como balance, costos crecientes de producción,
cuando cualquier economista o bodeguero sabe que en su negocio la
idea es disminuir los costos para aumentar la ganancia.

Cuando cualquier economía se fusiona, como hicieron con PDVSA en la
gestión de Luis Giusti, es para disminuir costos. Cuando la Exon se
fusiona a la Mobil para enfrentar la lucha por los costos
decrecientes en el mercado petrolero, se ahorran en el primer año
2.000 mil millones de dólares y cada año se ahorran a misma cifra
desde entonces. Pero la gerencia de la meritocracia de PDVSA hizo
todo lo contrario.

El inicio de la crisis venezolanas se sitúa en los años 1989 y 1990,
momento del "caracazo" que coincide con el paquete económico de
Carlos Andrés Pérez, y la caída en el mundo de la Unión Soviética,
dando origen a la lucha mundial por el reparto del planeta y la
ofensiva latinoamericana por las privatacizaciones, además de la
lucha por el despojo de todas las empresas públicas de los gobiernos
latinoamericanos y del mundo.

En consecuencia, Chávez no es más que el producto de esa crisis en la
que Venezuela recibe cada vez menos de la industria petrolera, con
otra característica más importante reflejada en el año 1996, cuando
se eleva la producción petrolera al máximo y Venezuela recibe menos.

Luis Giusti se hace presidente de PDVSA en 1996, estando en la junta
directiva con Carlos Ortega y el "experto" petrolero Toro Hardy, a
quien califican de delincuente que en el año 1976 se fue del país
cuando el gobierno de Carlos Andrés Pérez lo mandó a detener,
dictándole un auto de detención por haber recibido soborno de una
compañía del sur del lago, a la que él le dio la información para que
obtuviera contratos a cambio de 600.000 mil dólares en acciones.

Tal delito fue demostrado en el primer gobierno de CAP, pero Hardi se
fugó del país, para volver diez años después cuando el juicio
prescribe y es nombrado nuevamente miembro de la junta directiva de
PDVSA.

En el momento en que la industria produce más, el estado venezolano
recibe menos dinero, no obstante el señor Luis Giusti, hoy asesor
energético de Estados Unidos, señala que la producción petrolera
venezolana debe elevarse a seis millones de barriles en el 2006 y a
once millones en el 2010.

Elevar la producción y privatizar la industria petrolera es todo el
trasfondo de la actual pugna por el poder, mientras le meten el
cuento a la población de que si se eleva la producción, vendrán
construcciones, viviendas y trabajo, cuando detrás de todo ello habrá
reducción de personal, desempleo y cero inversión social.

Sembrar el petróleo 

La frase que inmortalizó a Uslar Pietri, cuando hacía referencia de
sembrar el petróleo en educación, salud, infraestructura, seguridad,
defensa, agricultura, industria no petrolera, nunca se cumplió, pues
durante los últimos 26 años ha ido decreciendo la inversión en dichos
sectores gracias a la meritocracia, que ha sembrado el petróleo
dentro de PDVSA.

¿Cómo ocurre la estafa? 

Al elevar los costos de producción en el año 1991 al 1996 un dólar
con sesenta centavos, Giusti se encarga de duplicar el costo en el
98, y luego Guaicaipuro Lameda lo vuelve a duplicar en su gestión,
resultando el costo de producción en este momento en quince dólares,
según información del actual presidente de PDVSA, cuando en la
realidad es que un barril no debería costar más de cuatro dólares.
Allí comienza la estafa.

Entre el año 90 y 98, la producción petrolera venezolana sube en un
50%, pero los costos suben en 175%, siendo el primer caso mundial de
una industria que aumenta la producción, se desarrollo y aumenta sus
costos.

Por vía de las contratas, mejor conocida como outsourcing, en el año
1993 PDVSA canceló nueve millones de dólares, pero en 1999 pagaba mil
setecientos setenta y cinco millones de dólares, nada más por ese
concepto el estado ha perdido más de siete mil millones de dólares.

Las contratas son compañías privadas que cobran por la inversión de
PDVSA, y todos los gerentes de la empresa tienen familiares en
contratas en las que no invierten nada y cobran por ello, bajo esa
figura hay cuarenta y cinco mil obreros mantenidos por PDVSA, el
doble de la nómina actual.

Otra forma de aumentar los costos radica en los convenios operativos
firmados por Giusti, quien le dijo al país que existían campos
marginales para los que no había dinero suficiente, ni tecnología,
por lo que era necesario firmar convenios para entregar campos
marginales a través de nuevas concesiones.

Se entregaron entonces en tres rondas miles de kilómetros cuadrados
en concesión, entregadas a 35 años, con la irregularidad de que
quienes recibieron la concesión, trabajan los campos venezolanos,
sacan petróleo y PDVSA les compra el crudo al precio que ellos
establezcan.

Cuando el convenio debería consistir en que los beneficiarios de la
concesión arriesguen capital para sacar el petróleo que el estado no
puede extraer.

Dichos convenios están firmados en Londres, Nueva York y París, por
lo que si se presenta algún problema jurídico, no son los tribunales
nacionales los que han de juzgar la continuidad o no de los convenios
firmados. Ello significa violación de la soberanía. Pero además de
ello, si en dichos campos petroleros no se haya la cantidad de
petróleo estimado, Venezuela ha de pagar la diferencia.

Otro factor irregular, se refiere a que en el año 1998 se asegura en
los convenios sacar el petróleo a nueve dólares, en el 2000 cuesta
quince dólares, pero a PDVSA le cuesta producir el barril cinco o
nueve dólares, la diferencia que oscila entre seis o incluso doce
dólares, la debe pagar el gobierno, es decir, los venezolanos. Todo
gracias a un proyecto firmado por Luis Giusti, pero también a la
política petrolera de Acción Democrática y COPEI durante los últimos
26 años, en complicidad con la antigua gerencia de PDVSA.

En esos convenios operativos hay 600.000 mil barriles de petróleo
diarios, y de esa cantidad 500.000 mil están fuera de la cuota OPEP,
lo que se traduce en que cuando Venezuela reduce la cuota de
producción la de ellos no es reducida.

El país no puede vender su cuota a 20 o 29 dólares porque primero
debe comprar esos quinientos mil barriles producto de los convenios
operativos, dándose incluso el caso de que Venezuela compra un barril
a 22 dólares para luego venderlo a 20 dólares.

El informe del comisario de PDVSA en el año 2000, Rafael Darío
Ramírez, padre del actual ministro de Energía y Minas y que ya
falleció, denuncia que las compañías filiales de PDVSA nombran sus
propios auditores para informarles lo que ellos desean, no obstante
se da el caso de la Venton Vincler en Monagas, la cual declara
producir un barril cuesta 8,77 dólares, pero PDVSA demuestra que
cuesta 3, 63 dólares, y a pesar de ello la nación tuvo que pagar 5,14
dólares de diferencia, originando que entre 1993 y 1999 la compañía
invirtiera 542 millones de dólares y PDVSA le regresara 535 millones
de dólares, es decir, produjeron en Venezuela con el dinero de los
venezolanos.

Otro caso denunciado en el informe se refiere a la Total Finel, la
cual construye un pozo de exploración alegando un costo de 26
millones de dólares, que la división de Oriente de PDVSA demuestra
tienen un valor real de 7 millones, sin embargo, la diferencia de 18
millones es pagada a Total Finel, cantidad que es tres veces lo que
necesita la industria pesquera artesanal venezolana para su
desarrollo y se le regaló en una sola operación a una compañía
petrolera foránea.

En 17 de los 31 convenios operativos, las empresas contratadas
emplean mano de obra extranjera violando la ley de trabajo en número
y monto, produciendo un costo al país de 16.500 mil millones de
bolívares.

Otro caso en el campo Colón concretamente en la zona límite entre
Colombia y el estado Zulia, se establece un incentivo de dos dólares
por barril cuando la producción llegue a 98 millones de barriles,
pero en junio de 1998 se modifica el contrato y se hace retroactivo,
comenzando a pagar los dos dólares desde el año 1999, cuando se debió
empezar a pagar desde el año 2.013 Los casos antes mencionados
corresponden únicamente al informe del año 2.000 del comisario de
PDVSA, lo que a la postre significó una pérdida para el país por unos
mil millones de dólares, pero no son el verdadero negocio.

El verdadero negocio...


A pesar de la gravedad de los casos anteriores, Hernández asegura que
el verdadero negocio de la mal llamada meritocracia, inicia en el año
1983. PDVSA durante la guerra de Irán – Irak , logra acumular un
aproximado de cinco mil millones de dólares en caja chica, pero se
presentó el problema de cómo lavar ese dinero para beneficios
personales. Encontrando la respuesta con el famoso "viernes negro",
es decir, cuando la devaluación de la moneda venezolana y la salida
al exterior de millones de dólares sacados por toda la banca
venezolana de ese entonces.

Sin embargo, todavía quedaba dinero en el país, y como PDVSA era
industria nacional consolidada, el experto petrolero Calderon Berti,
que hoy día es asesor de la Coordinadora Democrática y en aquel
entonces se disfrazaba de jeque encendiendo cigarrillos con billetes
de quinientos bolívares, propone asegurar el petróleo venezolano
internacionalizando a PDVSA, lo que significó la compra de
refinerías, estaciones de servicio y puntos de embarques o terminales
en el exterior.

Por la primera refinería comprada se paga un adelanto del 50% en
1983, traducidos en 250 millones de dólares entregados por Berti en
efectivo. Ese mismo año deja Luis Herrera el gobierno y lo sucede
Jaime Lusinchi, cuyas primeras acciones como gobernante fueon
orientadas a investigar el contrato con la refinería, descubriendo
que ese 50% no costaba 250 millones de dólares sino 28 millones de
dólares.

Hernández asegura con cierta ironía que los "patriotas" de Acción
Democrática se indignaron e inmediatamente compran el 29% de esa
compañía en 320 millones de dólares, para mejorar el negocio. Los
mismos adecos que hoy día siguen en la oposición.

Desde entonces se compran 19 refinerías en el exterior, 13.000 a
15.000 estaciones de servicios en el exterior, además de puertos o
terminales también en el exterior. Todas esas refinerías las estaban
vendiendo porque no servían, según los informes financieros del
socio.

Eran refinerías con más de cincuenta años, las cuales servían solo
para procesar petróleo liviano y mediano, no para procesar petróleo
pesado como lo es el venezolano. Se deduce entonces que en dichas
refinerías jamás se ha procesado crudo venezolano, obligando a la
pregunta de a ¿quién le compra petróleo Venezuela?, siendo la
respuesta en México y el Mar del Norte, donde se compra petróleo a 20
dólares.

El negocio consiste en sacar el petróleo de Venezuela, venderlo en el
exterior y con ese dinero comprar el crudo liviano que necesitan esas
refinerías, violando todas las leyes del país, como por ejemplo el
convenio cambiario con el Banco Central, en el que se establece por
ley, que PDVSA no puede cobrar y todo lo que venda debe ser
depositado en la cuenta número uno del Shase Manhattan Bank a nombre
de la República de Venezuela.

La traición a Carlos Andrés Pérez 

PDVSA no cumplió el convenio bancario con el Banco Central y
significó entre otras cosas el derrocamiento jurídico de Carlos
Andrés Pérez, en su segundo mandato, cuando intentó imponer el
cambiario del convenio número uno y vender las refinerías en el
exterior, ya que en ese momento el fisco nacional comenzó a sentir la
disminución de los ingresos por parte de la industria petrolera.

Esto evidencia el poder de la antigua gerencia de PDVSA, que ajuicio
de Hernández, aún con sus lacayos si no sirven los sacan.

Se compran más refinerías en el exterior, no para asegurar mercado o
procesar crudo venezolano, sino para sacar el dinero fuera del fisco
y lavarlo en el exterior. Y el lavado es tanto, que se vende crudo a
los socios con descuento a través de refinerías. Se llegaron incluso
a vender hasta con dos dólares y en el período de Giusti, el
descuento llegó a ser de cuatro dólares, prueba de ello es el
petróleo vendido en 1998 y 1999 a SITGO en tes dólares, cuando su
precio estaba en siete dólares, por debajo de los costos de
producción en lo que Giusti considera: "recuperar mercado
aprovechando precios competitivos". Por lo que Hernández asegura que
no hace falta ser experto petrolero para saber que son las palabra de
un ladrón. Una auto estafa cuya ganancia es declarada y dejada en el
exterior, porque la reciclan y lavan en compañías ubicadas en Panamá,
Islas Caimán, las Bahamas y demás paraísos fiscales contenidos en 189
compañías que no presentan cuentas a nadie. Se prestan el dinero y as
ganancias entre sí al 0%, mientras PDVSA está endeudada en el
exterior con diez mil millones de dólares. Los socios norteamericanos
y europeos piden crédito a la banca con los activos venezolanos,
siendo la fianza los mismos activos. Ni siquiera regalando los
activos Venezuela puede salir del negocio, pues se encuentra atada a
contratos de 20 y 30 años, que aún regalando activos se les debe
seguir suministrando petróleo con descuento, porque según los
tribunales en Londres, Nueva York o París, evadir tal contrato sería
una causal de intervención. Y esa es la carta que tienen debajo de la
manga en la oposición, denunciar a Venezuela como violador de los
convenios internacionales, después que vendieron el país a espaldas
de los venezolanos.

La evasión fiscal 

El otro cuento de PDVSA se refiere a los ingresos totales de la
industria y lo que realmente reciben los venezolanos a través del
fisco nacional, cuyo monto pocas veces pasa de diez mil millones.
Todo gracias a que la producción asciende, pero los costos ascienden
mucho más, lo que a su vez desmiente la afirmación de que el actual
gobierno ha recibido cien mil millones de dólares en los últimos tres
años, porque en realidad solo ha recibido 25 mil millones de dólares
en dos años. Venezuela prácticamente no recibe dinero del exterior,
lo cual quiere decir que si el país es sometido aun cerco y no vende
más petróleo no se vería afectada si recibiera realmente el dinero de
quien compra crudo en el país, concretamente en las Salinas,
Paraguaná y el Palito, pero los países foráneos si necesitan ese
crudo, por cuanto su consumo energético es enorme. 



__________________________________________________
Do you Yahoo!?
Yahoo! Mail Plus - Powerful. Affordable. Sign up now.
http://mailplus.yahoo.com



_______________________________________________________________________
Visita nuestro patrocinador:
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~
    !!Elige un Pack a tu medida en Lycos y busca tu dominio gratuito!! 
Haz clic aquí -> http://elistas.net/ml/101/
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~