Inicio > Mis eListas > debunker > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2761 al 2775 
AsuntoAutor
Re: RE: Gregorio n goyodiaz
Re: RE: RE: homeo goyodiaz
Re: Homeopatía José Áng
Re: RE: insultos h José Áng
Miriam, se llamaba Valga Gl
Gregorio, corazón. Edmundo
Re: RE: insultos h Edmundo
RE: Homeopatía: Ma andoni
RE: Saludo y prese andoni
RE: RE: insultos h andoni
La Medicina Altern neflenin
No ofendan al Sr. neflenin
Por que los pseudo neflenin
Re: No ofendan al José Áng
Re: No ofendan al marcg
 << 15 ant. | 15 sig. >>
 
Debunker
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2770     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[debunker] Miriam, se llamaba.
Fecha:Miercoles, 19 de Diciembre, 2001  15:45:35 (+0100)
Autor:Valga Glav <valgaglav @.......com>

... pues eso. Saludos.
 
Miriam. Se llamaba Miriam. Era una criatura estúpida, hermosa y buena. Tenía veinticinco años y cancer de pulmón (sí, sí, con veinticinco añitos). Su madre es aficionada a la santería desde hace mucho, al tarot y demás mandangas. Ella también, pero yo no pensé que de aquellas pajas fuesen a venir nunca grandes lodos. Ella abandonó el tratamiento al poco tiempo por prescripción absorvente paterna (ambos uranos estaban de acuerdo en que su hija debía seguir el único método que les ASEGURABA la curación de su hija). Todo el sector ilustrado de mi familia me ayudó intentando hacerles entrar en razón. Fue inútil. Mi amiga confiaba en ellos. También fue inútil. Era muy, muy, muy débil, y no podía llegar a imaginar que sus padres pudieran estar equivocados.
 
La maldita zorra y el cabrón que la trataron trabajan en una "Clínica de Medicina Completiva-Integral" (¿?), como ellos la llaman, sita en Murcia (escondida), y me consta que pertenecen a la raza homeópata-sinvergüenza (inteligente+inmoral), y no a la homeópata-ignorante (ignorante+bienintencionado).
 
Y mi amiga no llegó a tiempo a un tratamiento que pudiera haberle salvado la vida.
 
Ya véis. Si nadie quiere partirle la cara a Gregorio, yo encantado.