Inicio > Mis eListas > debunker > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2896 al 2910 
AsuntoAutor
Re: Osteopatía JMBello
Re: Osteopatía Henry
opio desde el pueb José Áng
Re: ¡Victoria! Valga Gl
EUGENIO GREGORIO E neflenin
RE: masones andoni
RE: Masones andoni
RE: Escrivá de Bal andoni
RE: Re: RE: insult andoni
RE: Escrivá de Bal andoni
RE: Osteopatía andoni
RE: Masones andoni
RE: Escrivá de Bal Javier R
boletín DESCLASIFI Bruno Ca
A que mi Bruno... Javier G
 << 15 ant. | 15 sig. >>
 
Debunker
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2914     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[debunker] boletín DESCLASIFICADO nú m. 2
Fecha:Martes, 25 de Diciembre, 2001  05:15:24 (+0100)
Autor:Bruno Cardeñosa <brunoc @...............com>

boletín DESCLASIFICADO núm. 2




DESCLASIFICADO

Número 2

Boletín gratuito de noticias, información, investigación y opinión sobre el mundo del misterio

(Asociado a http://www.mundomisterioso.com)


EDITORIAL

Secreto OVNI en España
En 1992 se inicio el proceso de desclasificación OVNI en España. Ese año se anunciaba que se darían a conocer todos los expedientes secretos sobre No Identificados custodiados por las Fuerzas Aéreas. Durante años, en un lento goteo, se dieron a conocer más de 100 casos OVNI investigados por las autoridades españolas. El proceso originó una polémica sin precedentes. La ya dividida ufología hispana se quebró en dos bandos enfrentados. Por un lado, aquellos que defendían a pies juntillas la honorabilidad del proceso. Por otro, los investigadores y periodistas que descubrieron tras el mismo una larga serie de irregularidades: informes que todavía se mantenían en secreto, expedientes mutilados, explicaciones falsas a los casos, informes maquillados y tergiversadosŠ El proceso originó múltiples investigaciones sobre OVNIs en España. Sirvió, entre otras cosas, para bautizar boletines informativos como éste, antaño en papel, hoy en versión digital.
Durante años, quienes sometidos a juicio lo desclasificado por las autoridades, clamamos al cielo. Algunas de nuestras investigaciones vieron la luz. Otras todavía aguardanŠ Traemos aquí, a las páginas de DESCLASIFICADO, una de esas investigaciones. Versa sobre uno de esos expedientes desclasificados, al cual, los gerentes del proceso añadieron un informe adicional explicando que las causas del suceso había que buscarlas en la equivocación que dos pilotos de combate habían tenido al interpretar Venus como un objeto de procedencia desconocida. La investigación que aquí exponemos en nuestro artículo central sirve como botón de muestra a las tergiversaciones y manipulaciones de las autoridades españolas en relación a este proceso. Además, muestra y demuestra cómo un sector de los investigadores españoles participaron activamente en la trama urdida para desprestigiar el fenómeno OVNI. Sobran las palabras. Que lea el lector el informe aquí expuesto y que luego extraiga sus conclusionesŠ
Además, y junto a una extensa lista de libros recomendados para estas fechas, en este segundo número de DESCLASIFICADO, queremos felicitarle la Navidad. Pero queremos hacerlo encediendo la duda sobre una festividad que no se sustenta en realidades. En un breve artículo titulado "Jesús no nació en Belén" le ofrecemos algunas pistas para dudarŠ ¿Acaso se ha preguntado usted por qué en los belenes representamos un río si en Belén no existe ninguno? /BRUNO CARDEÑOSA

Nota: El 5 de enero se ofrecerá la segunda edición de DESCLASIFICADO en word y con fotografías para los suscriptores que así lo han solicitado a
brunoc@mundomisterioso.com  

SUMARIO
*Editorial
*Apuntes: libros recomendados.
*Investigación: ¿Venus detectado en un radar?
*Nuevos descubrimientos: ¿La Atlántida en Cuba?
*Investigación médica: en busca del alma.
*La rosa de los vientos: éxito radiofónico.
*Los otros: ¿y si no existen?
*Informe Navidad: Jesús no nació en Belén.  

APUNTES
*Intransigencia
Casualmente, en la trama que tuvo por objeto desprestigiar el fenómeno OVNI participaron algunos individuos que han sometido al editor de este boletín a un brutal intento de desprestigio a raíz de la publicación a finales de septiembre pasado de su obra El código secreto, de editorial Grijalbo.
http://www.mundomisterioso.com/microsites/libros/cs/codsec.htm)
Curiosamente, quienes desprestigiaban el fenómeno OVNI son los mismos que trataron de impedir que el libro en cuestión, que versa sobre el origen y misterio del ser humano, se convirtiera en lo que es: un libro de éxito excelentemente acogido por la crítica y, sobre todo, por sus ya miles de lectores. Este hecho demuestra la existencia de unos individuos cuya única pretensión es mitigar su mediocridad atacando a quienes desde la investigación y reflexión proponen nuevas formas de interpretar la realidad.
Más información en:
http://www.mundomisterioso.com/article.php?sid=17

  
*En NavidadŠ ¡regalen libros!
No dude el lector: el mejor regalo, un libro. En estos tiempos, en los que los regalos se convierten en un sin sentido de intercambio de dinero, sólo los libros pueden hacer sobrevivir el espíritu de la ofrenda: ofrecer conocimiento y saberes. Por eso, desde aquí, les ofrecemos unas pequeñas pistas para elegir sus regalos (sus libros) de Reyes. Todos ellos son apuestas por la investigación y la reflexión heterodoxa de autores e investigadores que viven en el espíritu de DESCLASIFICADO.

-Expedientes secretos, de Manuel Carballal
Entrevista:
http://www.mundomisterioso.com/article.php?sid=221
Compra on-line: http://libros.elcorteingles.es/producto/libro_descripcion.asp?CODIISBN=8408037927
Más datos en:
http://www.mundomisterioso.com/modules.php?op=modload&name=Sections&file=index&req=viewarticle&artid=8&page=2


-El Código secreto, de Bruno Cardeñosa
Entrevista:
http://www.mundomisterioso.com/article.php?sid=226
Compra on-line: http://www.fnac.es/dsp/;jsessionid=aaaBwBZbKNzvvMFMJTyz?servlet=extended.HomeExtendedServlet&Code1=788779160&Code2=94&prodID=351534
Más datos:
http://www.mundomisterioso.com/article.php?sid=213

http://www.mundomisterioso.com/modules.php?op=modload&name=Sections&file=index&req=viewarticle&artid=8

-El busca de la edad de oro, de Javier Sierra
Más datos:
http://members.es.tripod.de/Larmenius/sierra.html
Compra on-line: http://www.fnac.es/dsp/;jsessionid=aaaBwBZbKNzvvMFMJTyz?servlet=extended.HomeExtendedServlet&Code1=762822939&Code2=183&prodID=321026

-El tesoro oculto de los templarios, de J. Guijarro
Más datos:
http://edenex.iespana.es/edenex/page58.html
Compra on-line: http://libros.elcorteingles.es/producto/libro_descripcion.asp?CODIISBN=8427027001

-Fronteras de lo imposible, Iker Jiménez
Más datos:
http://www.ikerjimenez.com
Compra on-line: http://libros.elcorteingles.es/producto/libro_descripcion.asp?CODIISBN=844140898X

-El guardían de las pirámides, de Nacho Ares  
Compra on-line:
http://libros.elcorteingles.es/producto/libro_descripcion.asp?CODIISBN=8466706461

-Testigos del prodigio, de Jesús Callejo
Entrevista:
www.iespana.es/adimensional2/callejo.html
Compra on-line:
http://libros.elcorteingles.es/producto/libro_descripcion.asp?CODIISBN=8466705570

-Materia Reservada, de J. J. Benítez
Más datos:
http://www.jjbenitez.com/indexesp.htm (pinchar en "creer es crear")
Compra on-line:
http://libros.elcorteingles.es/producto/libro_descripcion.asp?CODIISBN=8408018590
-La dimensión perdida, de Antonio Ribera
Compra on-line:
http://www.casadellibro.com/nivel4.asp?IdLibro=2900000815276
Más datos en:
http://www.coronaborealis.es



INVESTIGACIÓN

VENUS DETECTADO EN UN RÁDAR

Lamentable. Ese fue mi primer pensamiento al revisar a finales de 1993 aquel nuevo expediente X desclasificado  por el Ejército del Aire. Una vez más, según las autoridades militares competentes, dos pilotos de combate confundían Venus con un OVNI.
 El suceso tuvo lugar el 23 de septiembre de 1973. El informe oficial del caso había permanecido dos décadas enclaustrado en los archivos secretos de nuestro ejército. El proceso de desclasificación, que duró más de un lustro y que en realidad prosigue hoy, acabó por convertirse en el mayor escándalo de la ufología moderna en nuestro país.
 Las graves acusaciones (
1 ) formuladas contra el gobierno español a consecuencia del proceso fueron confirmándose a medida que los informes oficiales relativos a los casos investigados por los oficiales del Ejército del Aire llegaban a la Biblioteca del Cuartel General del Aire en Madrid.
 Aquel nuevo caso se convertiría para mí en el paradigma que justificaba todas y cada una de las acusaciones contra nuestras autoridades. Nos han engañado, se han burlado de nosotros, se ha atropellado a la democracia y se ha vulnerado la Ley. Los expedientes X del ejército sobre OVNIs siguen sometidos al oscurantismo. Pruebas para demostrarlo no faltanŠ

1.El informe
 Analizemos el expediente oficial del caso del 23 de noviembre de 1973. Este es el resumen de los hechos que el teniente-coronel y oficial de inteligencia del MOA (Mando Operativo Aéreo), Enrique Rocamora, efectuó el 16 de septiembre de 1993 en base al informe original.
 Así sucedieron los hechos:
 "A las 19.24 Z
( 2 ) , los pilotos de un Mirage III-D del Ala 11 que se encontraban realizando una misión TRN en doble mando observan, establecidos en el radial 127 de Valencia, a 40 NM ( 3 )  y FL 200 (4) , la presencia de una extraña y potente luz a su izquierda que aparentemente se encontraba a la misma altura y volaba hacia ellos en rumbo convergente. Deciden penetrar desde la milla 40 para aumentar la distancia vertical y observan la luz cambiando a un rumbo paralelo a ellos y apreciándose una distancia de separación de unas 4 NM. El objeto descendía igualmente. Al conectar con GCA (5 ) de Valencia le comunican que no tiene ningún eco rádar en pantalla; al llegar a 14 NM el avión comunica que el objeto no identificado se desvía hacia la izquierda dirigiéndose hacia la línea de costa; en ese momento, el operador observa en pantalla un eco parásito que se dirige a la costa desapareciendo inmediatamente".
 
 El expediente incluye el informe de uno de los pilotos, el testimonio de los controladores radar, mapas, gráficos y un análisis del suceso por parte del juez-informador decretado por la III Región Aérea para instruir la investigación del caso.
 Evidentemente, los pilotos del Mirage de la Base Aérea de Manises notificaron en su parte de vuelo la "incidencia". Pocas horas después, la maquinaria se puso en marcha y el Juez-Instructor inició la investigación, llegando a la conclusión de que lo observado por los dos capitanes del Ejército del Aire no se trataba de nada conocido, a pesar de haber manejado diversas hipótesis para explicar el caso.
 Cuando dos décadas después Enrique Rocamora se decidió a revisar el expediente antes de darle "luz verde" emitió un juicio que entraba en contradicción con el redactado por el responsable de la investigación. El oficial de inteligencia del MOA asegura que lo observado por los pilotos era el planeta Venus. Para justificarse presenta un mapa de la zona en donde se refleja la posición del caza y la orientación y altura de Venus en el momento del incidente.
 Y Rocamora, satisfecho, selló el expediente X. Caso cerrado.
 Pero los militares -y los ufólogos que colaboraron con el Ejército del Aire en el proceso
1 - acabaron quedando al descubierto.
 En principio, el informe original de la investigación oficial del caso contenía un escrito que dejaba en evidencia la tesis del MOA. Se trata del testimonio del controlador de servicio que aquella tarde-noche se encontraba al frente de las pantallas del radar de la base aérea de Manises, que certifica la presencia de un eco no identificado -en estricto argot aéreo, un OVNI- en los cielos levantinos al final del encuentro. Dice así la reveladora confesión:

 "Š Al llegar a 14 NM y sobre el radial, dicho avión comunica a GCA que el objeto no identificado se desvía hacia la izquierda dirigiéndose a la línea de costa; en ese momento se observaba en la pantalla un eco parásito que se dirige a la línea de costa desapareciendo inmediatamente".
 En pocas palabras: el OVNI, al final de la observación, justo cuando se aleja a gran velocidad del caza, fue detectado por el radar. La pregunta, por manida no era menos obvia: ¿desde cuándo Venus de detecta en las pantallas de un radar?
 Pero el MOA se lavó las manos arguyendo que el eco no identificado era -como dice el escrito del controlador- parásito, dando por supuesto que esa calificación equivale a falso. Y he aquí la primera "falsedad" en el expediente desclasificado. En términos aeronaúticos
 ( 6 ) se entiende por parásito lo siguiente: "Perturbaciones o ruidos, de origen industrial o atmósférico, que interfieren en comunicaciones radioeléctricas". Pero Enrique Rocamora, faltando a una fraseología especializada que conoce a buen seguro, engaña al sobreentender falso como parásito. La definición que he ofrecido es bien reveladora. Un parásito existe y está ahí si la pantalla radar lo detecta. Y tiene dos posibles orígenes: atmosférico o industrial. La primera probabilidad, debido a su repentina aparición, veloz desplazamiento y condiciones meteorológicas, queda fuera de lugar. Por lo tanto, es de suponer que en este caso el parásito era "industrial". Es decir, un objeto sólido desplazándose a una vertiginosa velocidad. El OVNI, "invisible" para el radar, en la primera parte de la observación, estaba ahí. Y punto.
 Con lo dicho hasta el momento, la explicación oficial queda fuera de lugar. Pero no he hecho más que empezar, porque las maquiavélicas maquinaciones de quienes orquestaron, dirigieron y manipularon este expediente X fueron mucho más allá. E insisto, tengo las pruebas para demostrarlo.
 Reconstruyamos mi investigaciónŠ

2.Investigación
En octubre de 1996, el físico e investigador OVNI Willy Smith, afincado en Miami (EEUU), entabló contacto con servidor al conocer mi interés por este caso. Por aquel entonces, en diversas publicaciones restringidas, ya me había encargado de poner al descubierto la manipulación de los datos astronómicos de la situación del planeta Venus aquella noche y que sirvieron para "adjudicar" la observación al lucero. Datos que más adelante ofreceré.
 Smith es un científico conocido y reconocido. Uno de los pocos hombres de ciencia que se han atrevido a confesar, después de varias décadas investigando el fenómeno OVNI, que estos misteriosos objetos existen y son reales. Las credenciales de este hombre están fuera de toda duda. Pero he de reconocer que siempre mantuve cierta reserva injustificada sobre el. Willy había colaborado estrechamente con Vicente-Juan Ballester Olmos, el ufólogo civil de la llamada corriente escéptica que a la postre fue el mejor y más sumiso de los que colaboraron en el fraude de la desclasificación. Su perversa actitud contra el fenómeno OVNI quedó manifestada y reflejada en este proceso. Este investigador, después de años de críticas, ha confesado sentirse "orgulloso de haber colaborado con los militares"
( 7 ) .
 Gracias a Smith se ha podido recomponer cómo se ha efectuado el proceso de desclasificación OVNI en nuestro país. Le debemos, en parte, haber desvelado la verdad. Pero todo a su tiempoŠ
 El investigador norteamericano me proporcionó los nombres de los dos pilotos que comandaban aquel Mirage III-D. Nombres que en el informe original aparecen injustificadamente censuradosŠ Uno de ellos, Marco Antonio García Gea, había fallecido en un desagraciado accidente aéreo en enero de 1977 mientras pilotaba un Mirage F-1 sobre los cielos de Albacete. El otro piloto, familiar del primero, se llamaba Antonio Gea Durán y era coronel en aquellas fechas; según mis pistas, estaba a punto de entrar en la reserva tras haber sido el máximo cargo militar de una base aérea.  
Mentiría si dijera que removí Roma con Santiago para localizar a Antonio Gea Durán. Los primeros e infructuosos intentos se limitaron a unas fáciles gestiones. Pero el 13 de noviembre de 1996 vino a ocurrir algo que no sé como calificar. La "culpa" fue de Internet. Esa mañana, el investigador gallego Javier García Blanco recibió un mail de Willy Smith en el cual insistía en solicitarle datos sobre Gea Durán. Mi buen amigo Javier, en un ejercicio de practicidad que no se me había ocurrido, decidió abrir la guía telefónica de la capital del Ebro.
 Y ahí estaba la respuesta. Un tal Antonio Gea Durán vivía en Zaragoza. Alterado, Javier García Blanco me telefoneó. ¿Podría aquel Gea ser él que buscaba con ahínco? La verdad es que aparecía domiciliado en una zona del centro de Zaragoza en la cual residían muchos militares.No perdí un minuto y llaméŠ La "suerte" estaba conmigo. Se trataba, efectivamente, de uno de los dos pilotos de aquel Mirage III-D.
 Y el viernes 15 de noviembre me entrevisté con él. La cita, en el centro de Zaragoza, quedó cerrada para las seis de la tarde. Le entrevisté durante varias horas. Al despedirme de él me sentí satisfecho. Fue abierto y colaborador. Honesto y sincero. Había "capturado" el testimonio de un hombre que había sido "insultado" por el proceso de "desclasificación".
 Gea Durán tenía entonces 56 años y una "hoja de servicios" fuera de duda. Estudió para piloto de combate en Salamanca. Estuvo destinado en la Base de Morón, Torrejón y Zaragoza. Había culminado su carrera militar tras haber sido coronel-jefe de la Base Aérea de Salamanca. A sus espaldas tenía la nada despreciable cifra de más de 1.000 vuelos a bordo de cazas de combate.
 Le mostré el informe oficial del caso que ya poseía. Y me dejó bien claro que "me debo a mi juramento militar, pero si este suceso ya ha sido desclasificado, yo estoy libre para hablar".
 -Entonces usted sabrá que el MOA ha llegado a la conclusión de que usted se confundió. Dicen que fue Venus lo que vioŠ
 Gea aguantó unos instantes la respuesta. Se debía a su uniforme, aunque estuviera en la reserva. Sin embargo, me despejó todas las dudas:
 -Mira, yo estudié mucho para ser piloto. Una de las asignaturas más importantes era Astronomía. Debíamos conocer a la perfección el cielo y sé perfectamente qué es una planeta o una estrella y qué no lo es.
 Y aquello que observó el 23 de septiembre de 1973 no lo era. Su memoria se mantenía fresca. ¡Cómo iba a olvidarlo!
 -Era un vuelo de instrucción -me explica el "herido" piloto- sobre el Mediterráneo. Uno másŠ A las 19.24 horas volábamos a la altura de Gandía. Marco Antonio me avisó y lo vi. Frente a nosotros, a las diez de nuestra posición
( 8 ) , vi un foco muy luminoso.
 -¿Qué hicieron entonces?
 -Solicitar información, pero no había ningún otro vuelo en nuestro entorno. Calculo que aquello estaba a unas cuatro millas del Mirage y en rumbo convergenteŠ
 En ese mismo instante me di cuenta que el informe oficial del caso, elaborado por el comandante Manuel Olmos Pérez había minimizado la gravedad de lo sucedido. Gea Durán estaba siendo explícito: el objeto volaba hacia ellos en rumbo de colisión. Y el temor ante un posible accidente les hizo reaccionar.
 -Descendimos rápidamente -prosiguió explicandome el piloto- iniciando las maniobras de aterrizaje mucho antes. Cuatro minutos después, aquella esfera luminosa inició una maniobra a una velocidad imposible hacia la costa, al tiempo que adquiría una tonalidad rojiza.
 -¿Existió un verdadero peligro?
 -Sí. Cuatro millas son muy poca distancia para dos artefactos que vuelan a esas velocidades. Y este "foco" venía hacia nosotros. Tras realizar el "picado", el peligro desapareció, pero sin duda existió.
 Gea Durán había observado un auténtico OVNI desafiando su ruta y poniendo en peligro su vida. Tuvo arrestos para efectuar un "picado" y sólo entonces el objeto dio "marcha atrás" para desaparecer hacia la costa levantina. Y el MOA asegura que ese objeto era el planeta Venus. Vergonzoso y lamentable. Un insulto a la inteligencia, profesionalidad y honestidad de dos hombres preparados como pocos para pilotar estos artefactos.

3.Trama
 Lo que el lector va a leer a continuación es algo más que una conspiración. Es un claro ejemplo de cómo se manipuló y tergiversó un expediente X tan preocupante y grave -al fin y al cabo nos enfrentamos ante la violación de espacio aéreo español por un artefacto volante desconocido y dotado de una prodigiosa tecnología- como el desclasificado en 1993.
 Smith, en un libro titulado "Pilotos y OVNIs" confiesa la gran verdad, nunca desvelada hasta ahora y que viene a confirmar las sospechas.
 Según afirma el investigador norteamericano, Ballester Olmos recibía previamente a ser desclasificados los informes oficiales de los casos que obraban en poder del MOAŠ
 Primera irregularidad: posesión de información privilegiada. Según nuestras leyes, ningún ciudadano sin autoridad o capacitación expresa, puede poseer informes secretos relativos a cualquiera de las materias reservadas de nuestro gobierno. Y Ballester Olmos, por razones poco conocidas, tuvo acceso a éste y otros informes. Pero, ¿con qué fin?
 Es aquí donde llega la segunda irregularidad. Smith confiesa qué hacía Ballester con los informes de la siguiente forma:
 "Por eso me vi envuelto en la desclasificación. Este investigador remitía confidencialmente los informes a sus asociados y colaboradores para su evaluación. Yo era uno de ellosŠ Desgraciadamente, los otros participantes eran detractores del fenómeno OVNI, destructores que a medida que pasaba el tiempo estaban más y más influenciados por este investigador".
 En pocas palabras: hubo una "trama civil" compuesta por determinados investigadores con nombres y apellidos que proporcionaban sus "explicaciones" a Ballester Olmos, quien posteriormente las suministraba al MOA, que en la mayor parte de los casos se limitaba a "repicarla".
 En este caso concreto, los investigadores que se vieron implicados en proporcionar la bastarda explicación de Venus para el caso fueron los siguientes:
 *Manuel Borraz: investigador del Centro de Estudios Interplanetarios (CEI), supuesto especialista en el análisis crítico de informes OVNI.
 *Javier Armentia: director del Planetario de Pamplona y presidente de ARP (Alternativa Racional a las Pseudociencias), organismo que, junto al CEI cuenta en sus filas con los más beligerantes críticos del fenómeno OVNI.
 *Joan Plana: el más estrecho colaborador de Ballester. Miembro del CEI, quien aseguró haber recibido el informe oficial de manos del soldado que los transcribió (sic), un presunto familiar suyo que responde a las iniciales de E.C. Teóricamente, proporcionó el informe a los investigadores en 1986, al enterarse de que su "primo" Plana tenía interés por los OVNIs. La poco creíble explicación al hecho de que poseyeran el informe oficial llegó a raíz de la primera confesión de Smith. ¿Casualidad? ¿Y por qué un pseudónimo? Asegura Plana que lo hacen "para preservar su identidad al tratarse de una información confidencial". Allá con quien se lo quiera creer, pero él mismo cae en contradicción, ya que remitieron el informe a otros investigadores antes de ser desclasificado.
 Los tres investigadores antes mencionados, junto a Ballester -que aludía a "convicciones morales" que no ha especificado- concluyeron que lo observado por los pilotos era Venus. Smith discrepó y manifestó su desagrado, más evidente cuando el informe oficial fue desclasificado. Y denunció la trama. Rectificó a tiempo, y le honra.
 Hace varios años, en un programa radiofónico en Canarias, el investigador y periodista navarro J. J. Benítez aseguró que existían una serie de individuos que formaban parte de la trama. Hubo quien aseguró, literalmente, que Benítez se había "pasado". Posteriormente, en una entrevista concedida a la revista "Enigmas", Benítez insistía en sus acusaciones, que le habían sido confirmadas por un militar del Centro Superior de Investigaciones para la Defensa (CESID). "Se me mencionaron dos señores en Barcelona, dos en Madrid, un señor en Pamplona y uno en Valencia. El tiempo dirá si tengo o no tengo razón".
 Y parte de la confirmación a las sospechas -y hay muchas más- llegaron desde EEUU. Smith, en sus acusaciones, implica a Armentia (Pamplona), Borraz (Barcelona), Plana (Barcelona) y Ballester (Valencia). Sólo resta "hilar" para descubrir quiénes son los señores de Madrid. Pero dejemos por el momento la "trama civil" anti-OVNI auspiciada por el Ejército del Aire y volvamos al caso de ValenciaŠ

4. Conlusión: ¿Fue Venus?

 A pesar de todo, ¿fue Venus lo que observaron los pilotos?
 Admitamos por un momento que los capitanes del Mirage pudieran haber cometido el despropósito de equivocarse. Si esto fuera así, el expediente oficial del caso debería justificarlo con argumentos válidos.
 El informe incluye, amén de los testimonios de los implicados, un escrito elaborado por ordenador y que no corresponde al informe original efectuado en 1973, aunque el MOA no reseñó esta "intromisión" que debería haber aclarado. Se trata de una hoja de cálculo elaborada por el programa informático "AstroCalc Premier", que permite conocer -a una hora determinada y desde un punto concreto- la posición de un astro.
 Según este escrito, a las 19.24 horas del 26 de septiembre de 1973, desde las coordenadas de posición del avión (Latitud 38.48 grados y longitud 00.37 grados), al este de Gandía, Venus se encontraba en un azimut de 245 grados
1 y una altitud de 0.8 grados. Estos datos fueron extrapolados por los responsables de la desclasificación sobre un mapa. De su análisis visual se deduce que el planeta Venus se encontraba, aquella tarde, en la dirección indicada por los pilotos para la situación del OVNI. Y aunque su altitud sobre la línea de horizonte no llegaba a un grado -es decir, que Venus se encontraba justo sobre el horizonte- sobreentienden, aunque no lo justifiquen, que el caza, al encontrarse al comienzo de la observación a unos 7 km de altura, observaban Venus como un pequeño punto sobre la línea del horizonte.
 Resumiendo: en base a esta "relevante" información astronómica proporcionada por el MOA, cabe plantearse la probabilidad del error visual de los pilotos.  
 Pero ojo, lo que el programa no justifica es el hecho de que los pilotos declararan que el objeto se situara en rumbo convergente, a su altura -y no por debajo, como debería encontrarse Venus según los datos astronómicos- y siguiendo en vuelo paralelo al Mirage. Cuatro minutos después, una vez que el avión descendió cuatro kilómetros, el objeto dio "marcha atrás" hacia Gandía, desapareciendo hacia la línea de costa.
 Si hubiera sido Venus, la impresión visual que hubieran registrado los pilotos sería un ascenso del OVNI tras el "picado" del Mirage. Algo que no reflejaron en sus testimonios oficiales, porque sencillamente no ocurrió.
 En conclusión: a pesar de las rotundidad de los datos astronómicos, la explicación de Venus tiene muchos "peros" para explicar el suceso, aunque podríamos -insisto- admitirlos. Los pilotos también son humanos, pero no tontosŠ
Y los pilotos no se equivocaron.
 En muchos de los expedientes X desclasificados por el Ejército del Aire se ofrecía la alternativa de Venus para explicar diversos sucesos OVNI. Sin embargo, algunas investigaciones demostraron -de forma abrumadora- como las autoridades militares falsificaron datos para ajustar sus ridículas tesis y explicar determinados casos.
  Decidí revisar minuciosamente los datos astronómicos proporcionados por el MOA. En un principio, todo parecía correcto hasta que el ordenador ofreció la primera pista y comenzó, por sí sólo, a desenmascarar el fraude. Fue relativamente sencillo, casi providencial. Por error, pedí al ordenador que me ofreciera las coordenadas de Valencia capital, que resultaron ser las siguientes: latitud 39.48 grados y longitud 00.37 grados.
 Y me eché las manos a la cabeza. Era indignante. ¡Las coordenadas que fueron ofrecidas al ordenador para situar a Venus respecto al caza eran las de la ciudad de Valencia y no la verdadera posición del Mirage en el momento del avistamiento! Entre ambas, la real -la del caza- y la procesada por los militares -la de Valencia- existía una distancia de 70 kilómetros.
 ¿Fue un error no intencionado? Lo dudo.
 Quedaba un último paso. ¿Cuál era entonces la posición de Venus respecto a la posición real del avión (latitud 39 grados y longitud 0.20 grados)? Procesé los datos en el ordenador y el resultado fue concluyente: Venus se encontraba a 0.1 grado sobre la línea del horizonte. Es decir, completamente invisible si consideramos que el lugar de observación era la costa, que con sus brumas anulan la visibilidad de cualquier objeto que se encuentre, como poco, a un grado sobre el horizonte. Y eso que hablamos del comienzo de la observación. Al final, diez minutos después, Venus ya se encontraba casi a un grado bajo el horizonte: total y absolutamente invisible. Ni siquiera con el aparente efecto de elevación de los astros que se produce desde un avión al encontrarse por encima del plano terrestre, Venus era visible.
 Esta y no otra es la realidad. Y por las siguientes razones, Venus no pudo ser lo que observaron los dos pilotos aquel 26 de septiembre de 1973:
 1º Venus no puede ser detectado en un radar. Bajo ninguna condición.
 2º Venus no se acerca a gran velocidad en rumbo de colisión a un avión.
 3º Venus no sigue en rumbo paralelo a un caza durante diez minutos.
 4º Venus no acelera a una "velocidad imposible" (declaración textual del testigo al autor).
 5º Venus, desde el punto real de observación, no era visible.
 YŠ 6º Reconociendo la capacitación profesional, honestidad y buen criterio de los pilotos, los capitanes Gea Durán y García Gea, no podrían -bajo ningún concepto- cometer semejante equivocación.
 Pues bien, pese al peso de las pruebas -que no son pocas- el MOA dio por hecho que Venus era capaz de "cumplir" los seis requerimientos antes referidos.
 Al "carro" del MOA se subieron los miembros de la "trama civil" anti-OVNI. Tres de ellos, Plana, Crivillent y Ballester, firmaron un informe de 20 páginas en 1996 que cayó en mis manos antes de que fuera publicado en 1998 en la revista "Cuadernos de Ufología".
 El escrito finaliza de la siguiente forma:
 "A la luz de los datos obtenidos con la reencuesta del caso, la hipótesis de Venus es razonablemente consistente para la interpretación del testimonio. Caso cerrado".
 No debo ser yo quien cuestione -y lo podría hacer- el hecho de que el caso esté cerrado. El lector, inteligente como es, sabrá a la perfección con qué dos hipótesis quedarse. La lógica y la razón está claramente de un lado. Y punto.
 Lo expuesto hasta ahora evidencia, sin lugar a dudas, cómo nuestras autoridades procuran engañar a la población, mantenerla alejada de la verdad, pactando con la mentira, la falsificación y una serie de individuos que parecen tener un oscuro interés por colaborar con las autoridades en la negación del fenómeno OVNI.
 Una lectura está bien clara: nuestro gobierno ha tratado de ocultar la auténtica realidad que trasmiten nuestros expedientes X. /BRUNO CARDEÑOSA
        
Notas:
1-.  El 14 de abril de 1992, la Junta de Jefes del Estado Mayor (JUJEM) decidió desclasificar el archivo histórico clasificado como "materia reservada" en donde se encontraban los informes oficiales efectuados en nuestro país sobre OVNI. En septiembre de ese mismo año, los primeros informes fueron puestos a disposición pública. A finales de 1996 fue desclasificado el último informe del citado archivo, aunque el proceso continua hasta hoy, liberándose informes recientes. A comienzos de 1994, 500 expertos en OVNIs presentaron a la JUJEM un escrito manifestando el malestar de la comunidad ufológica contra el proceso. Las quejas se basaban en la existencia de una colaboración por parte del CEI (Centro de Estudios Interplanetarios) con el Ejército del Aire para minar la credibilidad pública del fenómeno OVNI.
2-. Z, horario "zulú". Se trata del horario internacional. Para averiguar la local hay que sumar una hora.
3-. Una milla, 1850 metros aproximadamente. Por lo tanto, 40 millas corresponden a unos 74 kilómetros.
4- FL 200 indica la altitud en decenas de pies. En este caso, 7 kilómetros de altura.
5-. GCA, Centro de Control de Valencia.
6-. La información procede de enciclopedias generales, como Larousse o Espasa, pero principalmente del Diccionario de Términos Aeronáuticos de Alhambra, la mayor compilación del genero jamás publicada.
7-. No quisiera anticipar datos, pero baste señalar que al frente de ellos se encuentra el director de investigaciones del CEI, Vicente Juan Ballester Olmos. Este individuo se presenta ante los medios de información como científico, pero el ufólogo valenciano Vicente Moros logró grabar unas declaraciones suyas en las que confesaba que no tenía titulación científica alguna.
8-. El campo de visibilidad de un piloto se divide en doce sectores equivalentes a un reloj imaginario, de modo que la posición correspondiente a las 12 sería justo frente al caza. En este caso, la posición de las diez corresponde a unos 66 grados a la izquierda de dicho punto, es decir, casi a la izquierda, que serían las nueve.


HECHOS FORTEANOS
Extraño cráter en Castellón

Un primer informe científico elaborado por tres expertos no aclara la naturaleza del objeto estrellado el pasado día 30 en la marjal de Castellón y que originó la aparición de un cráter de casi un metro de diámetro. El enigma despertó el interés de los científicos y vecinos de El Grao de Castellón el pasado miércoles día 5 de diciembre. Seis días antes, un vecino del lugar, Juan Alberto Arias, había observado un objeto esférico y de color oscuro caer sobre el lodo de una acequia del lugar, tal y como informó a DESCLASIFICADO personalmente. Presumiblemente, fruto del impacto, se abrió un cráter que fue examinado por un equipo organizado por los servicios de protección civil de la subdelegación del gobierno en Castellón.
El informe científico, dado a conocer el día 10 de diciembre por el astrónomo de la universidad Jaime I de Valencia, José María Trigo, descarta la hipótesis que se barajó en primer lugar: que se tratara de un meteorito. Tras la prospeccción del lugar y del lodo, no se han encontrado evidencias de que cayera allí una piedra de origen extraterrestre. Además, el informe señala que no se han encontrado más testigos que certifiquen la caída de un bólido. Además, la descripción del fenómeno, según fue descrito a DESCLASIFICADO por su principal observador, no coincide con la de un bólido meteórico, pues no se trataba de un objeto en llamas, sino, en palabras textuales, "de una bola aplomada y sin luz que en un abrir y cerrar de ojos cayó a tierra."
El informe también descarta la hipótesis que se ha barajado en los últimos días, según la cual el fenómeno habría sido provocado por un ullal, un fenómeno hidrológico. Actualmente, el equipo de expertos trabaja en la búsqueda de más datos. Eso sí, el documento abre las puertas a una nueva hipótesis: que se tratara de un aerolito de hielo, un hidrometeoro como los caídos en España en enero de 2000. A la aportación de esta opción ha contribuido sin duda la participación en la investigación de uno de los científicos más atrevidos de nuestro país, Jesús Martínez Frías. Si el fenómeno se hubiera producido como consecuencia de la caída de un meteoro de hielo se explicaría, dada su naturaleza, la ausencia de restos y la presencia del cráter. Así pues, semanas después de iniciadas las investigaciones, la naturaleza del objeto que cayó en Castellón constituye todavía un misterio. Pese a ello, el científico que encabeza las pesquisas, José María Trigo, finaliza su expediente afirmando que el asunto no suscitará más interés que el puramente anecdótico. De no ser que se tratara de uno de los famosos aerolitosŠ
Sin embargo, no debe descartarse otra opción: que el objeto sea una masa compacta de hormigón eyectada por una de las torres de la central térmica que se encuentra en las inmediaciones del lugar de los hechos. Se produjeron varias averías en las fechas del incidente, aunque es poco probable que el hecho causara una eyección tal a través de las chimeneas. El propio testigo declaraba que "de la acequia sacaron varios trozos de hormigón". En cambio, no identificaba en ellos lo que aseguraba haber visto.
 

ATLÁNTIDA

Nuevas noticias sobre la ciudad sumergida de Cuba

Es la noticia arqueológica del año 2001. La prensa norteamericana ya ha mentado la palabra mágica: Atlántida. Aunque aventurada, la antigüedad de los restos, y el hecho de que parezcan corresponder a una civilización avanzada para la época, han hecho pensar a muchos que las ruinas submarinas descubiertas cerca de las costas de Cuba pertenezcan al mítico continente mencionado por Platón. Por el momento, todo son supersticiones. En DESCLASIFICADO seguiremos todos los avances, que se producirán a partir de enero de 2002, cuando el buque oceanográfico cubano Ulises vuelva al mar para proseguir con los estudios. De momento, les ofrecemos el resumen de los hallazgos que ha colgado en su web
http://www.ibrujula.com


Una expedición integrada por científicos canadienses y cubanos que trabajan desde hace un par de años en el proyecto Exploramar, dedicado fundamentalmente a la búsqueda de restos de naufragios, quedaron sorprendidos ante lo que aparentemente parecían navíos yacentes en las profundidades de la plataforma insular cubana.
El experto Gabino La Rosa Corzo, investigador titular del Centro de Antropología cubano, dijo a la prensa que un robot submarino equipado con cámaras, luces y sonares, obtuvo imágenes a unos 800 metros de profundidad que revelan estructuras de piedra de grandes dimensiones.
"Las formaciones aparentan tener cierta organización entre sí, estar separadas por pequeños espacios y algunas de ellas se revelan singulares y curiosas", explicó el científico.

Reto para científicos y especialistas
La Rosa, asesor arqueológico del proyecto cubano-canadiense Exploramar, dijo que es "un gran reto" para los científicos y especialistas cubanos el hallazgo de estas grandes estructuras líticas localizadas durante la realización de un perfil de fondo marino con la tecnología SONAR, un sistema de detección basado en la reflexión de las ondas submarinas de sonido.
Pero consideró que aún no hay pruebas convincentes para asegurar que pueda tratarse de una ciudad sumergida.
En su opinión "se requiere continuar investigando, volver de nuevo a explorar el sitio submarino con la precisión que pueden proporcionar algunas mejoras técnicas realizadas en los equipos con los que se trabaja, como la incorporación de cámaras con un campo visual más amplio". Porque según comentó, en el campo de la arqueología "hay que avanzar a pasos firmes, probando y comprobando cada una de las hipótesis que nos planteamos".

Otras ciudades sumergidas
No obstante, manifestó que la contemplación de esas estructuras hace recordar hallazgos relativamente recientes de ciudades sumergidas como Herakleion y Menutis, además del Faro de Alejandría y el mausoleo de Cleopatra VII junto a la costa mediterránea de Egipto.
También explicó que en las estructuras descubiertas no se ha podido determinar si tienen un carácter natural o si son creadas por el hombre, y se manifestó seguro de que en próximas expediciones obtendrán información novedosa.
"Podremos", apuntó, "hacer tomas de mayores dimensiones y a más distancia, capaces de brindar imágenes más integradoras, más completas y que relacionen más unas estructuras con otras".
Sin embargo, Paulina Zelitsky, ingeniera oceanográfica de la empresa canadiense Advanced Digital Comunication (ADC), también participante en las investigaciones, dijo que en las imágenes obtenidas durante la realización de un perfil de fondo marino, pueden apreciarse sobre los bloques marcas que parecen dibujos.

Cámaras de vídeo y un robot submarino
La científica dijo que emplearon cámaras de vídeo, un manipulador y un robot submarino que descendieron a 600 metros y tomaron imágenes que confirman la presencia de bloques grandes de granito (megalitos) en formaciones circulares y perpendiculares (de entre 2 y 5 metros de longitud), la mayoría de los cuales se encontraban descubiertos.
Según Zelitsky "las estructuras hundidas, posiblemente, se deban a una falla geológica ocurrida debido al derrumbe de una meseta que cayó 600 metros bajo el nivel del mar hace unos seis mil años".
Otra hipótesis, como la del especialista cubano José A. Díaz Duque, cree que esta ciudad sumergida supuestamente hallada en un lugar próximo al occidental Cabo de San Antonio "no es probable", aunque no niega que pudiera existir.
Para Duque se habla de unos seis mil años de civilización, de ciudad hundida, de ciudad perdida; sin embargo, opina que "hay que recordar que la península de Guanahacabibes (en el área del hallazgo) tiene la misma forma desde hace un millón de años como mínimo, y Cuba está en similar posición desde hace 10 millones de años, tal y como está comprobado geológicamente".


Más información (entrevista a Zelitsky): http://www.earthfiles.com/earth303.htm

COMUNICACIÓN
Éxito radiofónico de La rosa de los vientos

La última oleada del EGM (Estudio General de Medios) ha consagrado al programa La rosa de los vientos, de Onda Cero radio. El espacio, dirigido por Juan Antonio Cebrián, es seguido por una media de 174.000 oyentes, alcanzando, en sus momentos de máxima audiencia 256.000 oyentes, siendo el único programa de la radio española que cuestiona el liderato de la cadena Ser.
Una de las principales características de La rosa de los vientos es el amplio tratamiento que reciben los temas de misterio en la sección La zona cero. Es más, la tertulia del misterio, que se emite la noche de los domingos al lunes a partir de las dos de la madrugada -y en la que participan los investigadores Carlos Canales, Jesús Callejo y Bruno Cardeñosa, editor de DESCLASIFICADO- logra, en el global de las dos horas, el liderato absoluto en su franja horaria en la radio española, superando a la cadena Ser. Liderato que se prolonga la noche del lunes al martes. De hecho, La rosa de los vientos es el único programa que supera en algunas franjas de su emisión a la cadena Ser, que domina prácticamente toda la audiencia de lunes a domingo a excepción de en los momentos reseñados.
La rosa de los vientos se emite los domingos (madrugada de lunes) a partir de las dos de la madrugada, y de lunes a jueves a partir de las 1.30. Su sección La zona cero consta de la tertulia del misterio (domingos noche), los enigmas del mundo (lunes, martes y jueves) y más ampliamente, los monográficos zona cero e informativo insólito (ambos el miércoles), que alcanzan los 186.000 oyentes los miércoles. Sin duda, un enorme éxito de La rosa de los vientos de Juan Antonio Cebrián.

Más información en:
http://www.ondacero.es (pinchas en programas y allí "la rosa de los vientos").  
   


INVESTIGACIÓN MÉDICA
¿Existe el alma?

Un nuevo estudio científico incide en la probabilidad de que mente y cerebro no sean lo mismo. El estudio ha sido publicado esta semana por la revista médica The Lancet, de carácter científico. Lo ha efectuado un equipo de expertos daneses, que estudiaron las experiencias vividas por 334 personas que sufrieron un ataque al corazón y que durante un determinado tiempo estuvieron clínicamente muertas. 40 de ellos dijeron haber tenido las clásicas visiones del túnel y encuentro con seres cercanos fallecidos mientras vivieron esta situación. A este tipo de vivencia se las conoce como ECM (Experiencia Cercanas con la Muerte). Los científicos, que han elaborado su estudio en 10 hospitales  de Dinamarca, concluyen que la mente actúa aun cuando el cerebro haya dejado de funcionar. A este respecto, Peter Fenwick, neuropsiquiatra de la Universidad de Londres, asegura: "Si la mente y cerebro pueden ser independientes, podría suponerse que existe conciencia tras la muerte."
Se trata del segundo estudio efectuado en pocas semanas que llega a la misma conclusión. El primero fue efectuado por el nerofisiólogo británico San Parmia, que detectó la existencia de estas experiencia en el 10 % de los pacientes coronarios en el Reino Unido.  

DEBATE-PARAPSICOLOGÍA

El siguiente artículo, publicado por el diario La Vanguardia (
http://www.lavanguardia.es ), queremos que se convierta en motivo de debate. Cualquier lector puede mostrarnos su opinión al respecto enviando un mensaje a la dirección brunoc@mundomisterioso.com
El contenido de todas las opiniones serán mostradas en la próxima edición del boletín DESCLASIFICADO, anticipando las mismas en la edición del próximo día 5 de enero. El tema lo podríamos definir del siguiente modo: ¿existe una base científica de los fenómenos parapsicológicos y de aquellos que nacen del espiritismo? Esperamos vuestra participación.

¿Y si los otros no existen?

El cine siempre ha estado poblado de fantasmas y, últimamente, los ha vuelto a poner de moda con películas como Los otros o El sexto sentido. Pero, al margen de modas, los científicos insisten en que no han encontrado la más mínima prueba de su existencia.
Una de las últimas apariciones de un fantasma recogida por la prensa española se produjo el pasado mes de agosto en el museo de la catedral de Mondoñedo (Lugo). Una turista peruana sufrió un sofoco en la sala dedicada a fray Antonio Guevara al ver a dos monjes espectrales cruzando por el despacho del obispo. Tras recuperarse, Julián López, el joven guía de 17 años, le explicó a la visionaria que hacía más de 40 años que en el lugar no habitaban monjes, tras lo cual, "la señora rompió a llorar y salió a toda prisa del museo".
Un niño que formaba parte de la visita aseguró que también los había visto. Y una vecina del pueblo, Leonor Justo, no dudó en atribuir las fantasmagóricas apariciones: "Corresponden a Pardo de Cela y su hijo, porque dicen que les cortaron la cabeza y que nunca aparecieron los cadáveres". Leonor Justo no duda de que allí, entre los muros medievales, "hay algo". No todos piensan igual, el librero Manuel Alvite niega tal posibilidad: "Para creer tengo que tocar".
¿Qué piensa usted?, ¿cree que realmente existen los fantasmas? Cualquiera que haga una rápida encuesta en su entorno topará fácilmente con escalofriantes historias de presencias o señales del más allá, pues los fantasmas se encuentran confortablemente instalados en nuestras creencias. No resulta extraño que en su tesis Investigación sobre personalidad y creencia en fenómenos paranormales, la psicóloga Lilian Velasco mostrase que en una población universitaria, el 34% de los hombres y el 35% de las mujeres han tenido la sensación de que alguna persona o fuerza está a su alrededor aunque no vean a nadie.
Ya desde sus inicios, el cine ha convertido este filón en todo un género. Y durante los últimos tiempos, asistimos a un aluvión de filmes que se hacen eco de este fenómeno. Películas como El sexto sentido o Los otros llenan las salas con protagonistas venidos del más allá, mientras Internet ofrece incontables páginas dedicadas al tema, desde aquellas que aconsejan cómo fotografiarlos ("no beber alcohol durante la investigación", recomiendan) hasta las webcam cazafantasmas conectadas las 24 horas del día en lugares propicios, a la espera de que aparezca alguno.
Frente a esta exuberancia de fantasmas (término de origen griego que significa espectro, visión quimérica), resulta paradójica la escasez de voces escépticas respecto a su existencia. Quizás se deba a lo que ya apuntó Isaac Asimov en La mente errabunda: "Muchos científicos vacilan en atacar los diversos géneros de insensateces que circulan por la sociedad actual por temor a hacer mal papel y parecer dogmáticos y de mente cerrada. Por ello, tienden a mantenerse callados frente a las fantasías astrológicas, los cuentos de hadas de las pirámides, los mitos como el triángulo de las Bermudas, la manía de los ovnis, las fábulas de Velikovski, el disparate creacionista y todo lo demás".
Sin embargo, existe una corriente de pensamiento escéptico en el mundo científico que arranca con Pirrón de Elis, en la Grecia clásica, pero que se constituye en movimiento cuando, hace tres décadas, el filósofo Paul Kurtz creó el Comité para la Investigación Científica de lo Paranormal, del que forman parte el mismo Asimov y Carl Sagan. En España surgen colectivos similares como Alternativa Racional a las Pseudociencias (ARP) que, según sus estatutos "impulsan el desarrollo del pensamiento crítico, la educación científica y el uso de la razón". Esta asociación promueve la investigación crítica de las afirmaciones paranormales y pseudocientíficas desde un punto de vista científico y racional, divulgando la información sobre los resultados de estas investigaciones entre la comunidad científica y el público en general.
Carlos J. Álvarez, profesor de Psicología Cognitiva de la Universidad de La Laguna se muestra así de contundente: "No existe la más mínima evidencia científica de la existencia de poderes, fuerzas o fenómenos paranormales o sobrenaturales como los fantasmas o espíritus. La explicación a este tipo de experiencias anómalas se encuentra más dentro de nosotros que en el mundo externo".
Para el doctor Álvarez éste sería una de los inconvenientes de tener un cerebro rápido, eficaz y muy adaptativo. Pues el pensamiento mágico ha estado presente en toda la historia del ser humano. La creencia en dioses, demonios, fantasmas y fuerzas del más allá probablemente tenga su origen en múltiples factores, apunta el psicólogo, tales como la falta de control sobre las fuerzas de la naturaleza y su dificultad de predecirlas, la conciencia de la propia muerte, el deseo de comunicarnos con los desaparecidos y la necesidad de conocer y entender el universo.
"Muchas experiencias paranormales tienen su fundamento en la forma de funcionar de nuestra percepción, nuestra memoria y nuestros procesos cognitivos en general, además de en ciertas características de personalidad. Las ilusiones perceptivas y las alucinaciones son más comunes de lo que solemos pensar. Nuestra memoria es reconstructiva, con lo cual una experiencia recordada, con el paso del tiempo, puede ser muy diferente a como realmente sucedió. Por otro lado, la influencia de nuestras creencias y expectativas en cómo percibimos el mundo es innegable, a parte de ser un fenómeno investigado y bien establecido por la psicología. Si creemos en fantasmas, las posibilidades de æver' uno son infinitamente mayores que si no creemos en ellos, sobre todo ante estímulos ambiguos."

No hay pruebas
Pero a medida que ha ido avanzando la comprensión racional y científica del cosmos, de la naturaleza y de nosotros mismos, muchas de las explicaciones sobrenaturales han ido retrocediendo y desapareciendo. Investigadores de todas las ramas de la ciencia han estudiado y estudian las afirmaciones del ocultismo desde una perspectiva neutral y escéptica y sus conclusión es que, en el caso concreto de los fantasmas, no existe ninguna prueba contundente de que existan. Y respecto a los supuestos médiums y a la práctica del espiritismo, son muchos los casos de fraudes y simples trucos de ilusionismo estudiados y documentados desde hace más de 150 años.
El ingeniero nuclear Ferran Tarrasa, profesor asociado de la UPC, sintió curiosidad por el estudio de estos fenómenos: "Me llamaba la atención la escasa base científica sobre la que se sustentaban, pero también su popularidad. Y las últimas películas no hacen más que abundar en los típicos lugares comunes del espiritismo que comenzó a mediados del siglo XIX con las hermanas Fox".
Desde los tiempos más remotos han existido personas que han afirmado poderse comunicar con los muertos; sin embargo -explica este erudito ingeniero- el espiritismo moderno se remonta a mediados del siglo pasado, cuando una serie de ruidos extraños empezaron a manifestarse en una casa de Hydesville, Nueva York. Corría el año 1848, cuando en el hogar de las hermanas Fox, de 6 y 8 años, empezaron a escucharse una serie de ruidos en respuesta a preguntas formuladas en voz alta. Entre estas preguntas se contaban algunas como: ¿Eres acaso un espíritu? Si es así da tres golpes. Y se oían tres golpes. Sólo muchos años después las hermanas Fox confesaron que aquello no era más que un juego infantil y que el ruido lo producía una de ellas chasqueando los dedos de los pies.
"Durante esta primera época del espiritismo -explica Tarrasa- las demostraciones de los médiums, las personas que afirmaban comunicarse con los difuntos, fueron evolucionando y haciéndose cada vez más complejas, a medida que un cierto sector de la sociedad se sentía cada vez más atraído hacia estos fenómenos." El repertorio de efectos se amplió con materializaciones de ectoplasma y de pequeños objetos, movimiento y levitación de objetos, generación de música procedente del más allá, aparición de rostros o de manos luminosas que flotaban (se supone que de los mismísimos difuntos), e incluso, en ocasiones, la levitación del propio médium. "Bajo estas condiciones tan laxas y permisivas, ¿quién no podría producir fenómenos maravillosos?", se pregunta el ingeniero, antes de recordar que el mismísimo Harry Houdinni dedicó gran parte de sus energías a desenmascarar a un sinnúmero de médiums, que abusando de la confianza y credulidad de sus clientes falsificaban todas las supuestas manifestaciones espiritistas. Su experiencia la resumió en una frase: "Cualquiera puede hablar con los muertos, lo que pasa es que los muertos no contestan".
Miguel Ángel Sabadell se define cono una fan de las películas de terror, pero está convencido de que el actual auge de este género se debe a una moda, como pudo ser la de las catástrofes. Doctor en Física, Sabadell ha publicado Hablando con fantasmas (Temas de Hoy). En esta obra repasa todo el devenir reciente del espiritismo, desde el inocente juego de las niñas Fox hasta las ansias de unos por confirmar que existe vida tras la muerte y de otros por hacer dinero con todo ello. "La investigación psíquica adolece hoy, como en sus primeras épocas, de problemas importantes de difícil solución: escasa metodología, nula base teórica, contradicción con los principios sólidamente asentados en física, química o biología, ausencia de fenómenos netamente parapsicológicos en otras ciencias". Males que este físico que había dado clase en la universidad de Zaragoza antes de dedicarse al asesoramiento científico achaca no sólo al espiritismo, sino a toda la gama de pseudociencias imaginables. "No nos interesa la respuesta correcta sino la que nos reconforta", es su conclusión.
Un científico de reconocido prestigio, Josep Comas Solà (1868-1937), que fue fundador y director del Observatori Fabra, realizó numerosas experiencias con la médium Carmen Domínguez a petición de un círculo espiritista barcelonés, que pretendía de esta forma autorefrendarse, dado su prestigio. Sus investigaciones las reflejó en la obra El espiritismo ante la ciencia, subtitulado Estudio crítico de la mediumnidad. Comas Solà no considera que el origen de estos fenómenos sean los espíritus descarnados, como pretende la doctrina espiritista, sino algunos fenómenos físicos poco conocidos. "El espiritismo -escribió- tal como se concibe por sus adeptos, y considerado en conjunto, no puede de ninguna manera ser hoy aceptado por la ciencia. En otros términos; está por demostrar que los difuntos, hayan tenido jamás participación alguna en los hechos bien observados."
Alejandro Amenábar, el conocido director de cine, ha huido de hacer una interpretación moral de su película, pero nos aproxima a su visión al relatar la experiencia personal que lo llevó a filmar Los otros: "La primera vez que recuerdo haber sentido un escalofrío con el cine fue realmente en un sueño, que no deja de ser una experiencia cinematográfica. En él, una presencia de la que sólo oía aullidos avanzaba por el pasillo de mi casa en dirección al salón, donde yo la esperaba, acurrucado en el sofá. Yo no tendría más de cinco años y cuando pienso en ello pienso en el hecho de que mi niñez siempre estuvo asociada al miedo, miedo a la oscuridad, a las puertas entreabiertas, a los armarios, y en general, a todo lo que pudiera ocultar a alguien o algo".
Mientras, en las tascas de Mondoñedo, continúa el debate sobre qué eran en realidad aquellos dos monjes espectrales, aunque parece que gana adeptos la creencia popular que verbaliza el agricultor Manolo Feijó: "Yo no creo en esas cosas, pero estoy seguro de que existen".


INFORME ESPECIAL DE NAVIDAD

HISTORIA IGNORADA

Jesús no nació en Belén

Frente a los cuatro evangelios canónicos, una legión de textos apócrifos contemporáneos de aquéllos narran con todo lujo de detalles el nacimiento de Jesús. De ellos, y no de los textos oficiales, se ha extraído la iconografía popular que adorna los belenes navideños. Gracias a los evangelios no aceptados por la Iglesia sabemos, por ejemplo, que Jesús no nació en Belén y que los tres Reyes Magos se llamaban Melchor, Gaspar y Baltasar e iban a bordo de camellos. Pero hay más... Si quiere saberlo, adéntrese en las heterodoxas líneas que siguenŠ (también disponible en
http://www.mundomisterioso.com )
 

Un pesebre, un pequeño y austero establo, un buey y un asno custodiando la escena y un recién nacido protegido por su madre María y su padre José. Y, sobre todo, una estrella seguida de una larga cabellera luminosa presidiendo el nacimiento. A cierta distancia, algunos pastores y tres reyes orientales a lomos de camellos con sus respectivas ofrendas de oro, incienso y mirra. A grandes rasgos, así es el belén que a buen seguro usted ha rescatado del baúl, como cada año por estas fechas, para decorar su casa.
Pero, ¿se ha preguntado alguna vez el por qué de cada uno de esos elementos? Alguno, quizá, se haya visto en la tesitura de responder a las incómodas preguntas de sus pequeños: "¿Por qué hay un buey y un asno? ¿Y por qué eran de Oriente los Reyes Magos? ¿Por qué se llamaban Melchor, Gaspar y Baltasar? ¿Qué era la estrella de Belén?" En la mayor parte de los casos, usted habrá mentido a sus hijos al utilizar la recurrida coletilla: "Lo dice la Biblia..." Pues no, amigo lector: el Nuevo Testamento apenas ofrece elementos para haber "armado" el belén que año tras año se convierte en una tradición familiar inexcusable.

No lo dice la Biblia
Sólo Mateo y Lucas ofrecen algunos -y parcos son- datos sobre el nacimiento de Jesús. Mientras el segundo indica que José y María salieron de Nazaret en Galilea para empadronarse en Belén y que allí nació Jesús, el primero de los evangelistas abunda en lo mismo, pero añade al relato dos datos más: la presencia de unos magos guiados por una estrella que se detiene sobre el pesebre y la matanza de los niños por parte de Herodes El grande. Nada más dice la Biblia.
"La mayor parte de la iconografía que existe respecto al nacimiento de Jesús parte de las obras pictóricas efectuadas por autores que bebieron, especialmente, en fuentes de los evangelios apócrifos", explicó a MUNDO MISTERIOSO el antropólogo italiano Attilio Locatelli, que acaba de publicar Testamentos Apócrifos (Martínez Roca, 1999). Este estudioso se está refieriendo a una larga serie de escritos, más de un centenar según algunas fuentes, que narran la vida de Jesús de Nazaret pero que la Iglesia, por razones bien interesadas, no considera "revelados". Sin embargo, un buen puñado de ellos son más completos y descriptivos que los cuatro "oficiales".
A ellos, y a otras fuentes históricas, hemos acudido para responder a las preguntas que nadie se hace sobre el nacimiento de Jesús. Y las sorpresas, comprobará el lector, ponen en jaque a quiesnen ven en los evangelistas oficiales una suerte de hombres inspirados por Dios... En primer lugar porque... ¡Jesús no nació en Belén!

No diga Belén, diga cueva
Sita a nueve kilómetros al sur de Jerusalén, el origen de la aldea de Belén se remonta a la época de los Patriarcas. Casi todos los escritos insisten en que un edicto del emperador Augusto obligó a los judíos a empadronarse en su ciudad natal. José, de noble estirpe davídica (eso significa Belén, "ciudad de David"), ejercía en tierras de Galilea su profesión, la carpintería, entonces un oficio considerado económica y socialmente, más si tenemos en cuenta que el término que la Biblia utiliza para referirse a la actividad de José es tetkon, que significa carpintero, constructor y herrero. En eso se produjo -y no vamos a entrar en matizaciones que nos llevarían lejos- el "milagroso" embarazo de María. Y presta, la pareja abandonó Nazaret hacia Belén de Judea siguiendo, probablemente, la ruta del río Jordán en un trayecto de aproximadamente 130 kilómetros.
Según los evangelistas oficiales, Jesús nació en un apretado rincón, quizá un establo, de mesón o casa de Belén. Dicha afirmación merece ser puesta en tela de juicio. La profesión, condición social y linaje (Belén debía estar plagada de familiares del carpitenro y edificaciones construidas por el padre de Jesús) de José hacen impensable que él y María hubieran tenido que buscar refugio en un establo para propiciar el nacimiento del niño. Sin embargo, los canónicos no nos ofrecen una respuesta a tal incongruencia.
Pero los apócrifos, sí: José y María no llegaron a tiempo a Belén. Según relata el Libro sobre la infancia del Salvador, poco antes de alcanzar la ciudad de David, José tuvo que adelantarse para buscar una comadrona que ayudara a María en el parto, que tendría lugar en una cueva. "Y llegados a mitad de camino, María dijo a José: 'bájame de la burra, porque lo que llevo dentro me abruma' (...) Y encontró allí mismo una gruta e hizo entrar en ella a María", dice el Protoevangelio de Santiago, que señala como José acudió a Belén (luego la ciudad de David no estaba muy lejos) en busca de una partera, dejando a la madre de Jesús con quienes serían los hermanastros de éste.
Y es que José podría haber sido un hombre de avanzada edad, más de 20 o 25 años lo era para la época, que se unió a María en segundas nupcias. El apócrifo Historia copta de José el carpintero asegura que en su primer matrimonio José tuvo cuatro varones (Judá, Josetos, Jacobo y Simeón) y dos mujeres (Lisia y Lidia); además, este escrito señala que el parto tuvo lugar en una cripta que el Evangelio árabe de la infancia no duda en situar cerca de Belén. Este último escrito indica como los dolores del parto, "a la caída del Sol", se adelantaron y José buscó refugio para María en una gruta que protegieron algunos pastores que se encontraban en la zona y que hicieron fuego en sus cercanías para proteger a la mujer.
Detengámonos aquí. Lucas, en su canónico, advierte de la presencia de pastores en las cercanías del lugar del nacimiento. Este hecho nos puede ofrecer algunas pistas de interés. La primera, para sustentar la versión apócrifa que sitúa en una cueva el suceso: el nacimiento, de haber acontecido en Belén, lo habría hecho con todos los honores y jamás hubiera contado con la presencia de pastores, a quienes textos rabínicos de la época califican "ladrones" y "malvados". En segundo lugar, si los pastores estaban desarrollando su labor, hemos de suponer que el suceso debió acontecer en primavera o verano y en las proximidades de un río, quizá el Jordán o uno de sus afluentes, lo que situaría el nacimiento -arriesgando en nuestra hipótesis- entre Jericó y Betania, a unas dos jornadas de camino de Belén.
¿Y por qué demonios alguien armó el Belén el 25 de diciembre? Una vez más -la historia está llena- por razones políticas derivadas del Concilio de Nicea, celebrado en el año 325. Los nada menos que 318 obispos congregados decidieron la fecha del nacimiento adoptando la festividad pagana del sol invictus, que conmemoraba el nacimiento del dios solar Mitra, cuyo culto los doctores romanos querían sustituir por el de Cristo. Mitra había nacido el día en que el Sol comenzaba a ganar terreno a la noche, en el solsticio de invierno. Querían anular el culto mitráico y eligieron esa fecha para el alumbramiento de Jesús, así como el horario, la medianoche. Pero este punto también tiene que ver con dicha "sustitución": "La fijación de la medianoche no deja de ser una leyenda solar basada en una interpretación alegórica de ciertos textos y de las leyendas de Mitra", asegura la estudiosa Almeida Pavía.
Pero el nazareno había nacido en verano y en una cueva que podría estar situada entre Jericó y Betania, aunque otra fuentes la sitúan entre Jerusalén y Belén. Poco importa, lo cierto es que Jesús no nació en la ciudad de David... ¡y lo hizo mucho antes del año 1!

Nacido antes que sí mismo
Cuentan los textos que el nacimiento de nuestro protagonista tuvo lugar en tiempos de Herodes El grande. El monarca, que acabó por la fuerza con el reinado legítimo de Antígono, gobernó Judea desde el año 37 a. C. hasta el 4 a. C. Este hecho ya nos indica que los padres del calendario occidental erraron de raíz y el nacimiento del influyente rabí palestino tuvo que ocurrir antes del final del reinado de aquel megalómano y pérfido gobernante. Según me afirmaba recientemente Antonio Piñero, catedrático de filología griega y neotestamentaria de la Universidad Complutense de Madrid, "tal era su obcecación que se creía el auténtico Mesías esperado por el pueblo judío". Y lógicamente, cuando tuvo noticias del nacimiento de un nuevo Enviado (Jesús no fue el único ni el primero) se sintió herido en su ambición. ¿Fue esa la causa del infanticio?
Sin entrar a responder todavía esta cuestión, los datos arriba facilitados nos servirán para ajustar más aún la fecha del nacimiento -ya sabemos que fue en primavera y, más probablemente en verano- de Jesús. Si Herodes murió en el año 4 a. C. y ordenó que fueran asesinados todos los niños menores de dos años, resulta bastante probable que Jesús hubiera nacido en el 6 a. C. o, con más seguridad todavía, en el 7 a. C.
Llegados a este punto, sirvamos las objecciones. Ningún documento histórico -y eso que muchos estudiosos califican a los evangelios como tales- avala la existencia de matanza alguna. "Fue un invento posterior de los cristianos", indica Piñero, que señala que el reino de Herodes era independiente de Roma y que por ello Augusto jamás se hubiera saltado esa normal exigiendo un censo imperial. Sin embargo, ésto no altera nada la posible fecha de nacimiento de Jesús de Nazaret... He aquí una nueva objección. Señala el citado catedrático en su obra La puerta de Damasco (Bell Book, 1999) que era moneda de uso corriente en la Palestina de hace 2.000 años denominar a determinados personajes con su nombre seguido del lugar de nacimiento.
Lo señala también el historiador José María Kaideda: "Jesús era un galileo de Nazaret que vivió allí 30 años". Y es que tal afirmación entra en consonancia con la ya vieja sospecha que señala a los autores de los evangelios, canónicos y apócrifos, como escribas que reprodujeron una tradición oral que pretendía ajustar los hechos relacionados con Jesús de acuerdo a las profecías del Antiguo Testamento, que auguraban el nacimiento del Mesías en la ciudad de David, es decir, Belén. Sin embargo, los textos a los que hemos recurrido, cuyo valor ensalzamos aquí al mismo nivel que otros religiosos y paganos de la época, señalan que el nacimiento no ocurrió en la localidad profetizada.

Un parto luminoso
Si pantanosos son los terrenos que hemos pisado hasta ahora, los que llegan lo son más. Lucas, en su sipnótico, menciona que el nacimiento estuvo rodeado de eventos milagrosos y apariciones de ángeles presenciados por los "infames" pastores, pero ni él ni Mateo entran en detalles sobre como fue el parto. Y es que los detalles escabrosos e inexplicables quedaron para los apócrifos. Citan como José, al acudir en busca de una partera que ayudara a María en el trance, se quedó enigmáticamente paralizado: "Y es que aquí que yo, José, dejaba de avanzar. Y lanzaba mis miradas (...) al cielo y lo veía inmóvil y los pájaros detenidos (...) y el pastor levantaba la vara con la mano y la mano quedaba suspensa en el vacío", describe el Protoevangelio de Santiago narrando lo que sólo podemos comparar a una escena de vídeo que hemos detenido. ¿Qué provocó aquella paralización de personas y objetos en la zona? Avancemos.
Cuentan los cronistas no oficiales como la cueva que José y María eligieron como refugio para las duras jornadas del parto -quizá dos o tres, lo común en la época- estaba permanentemente iluminada, pero ¿por qué o por quién? "La gran luz allí resplandecía" (Libro sobre la infancia del Salvador); "Y llegaron al lugar en que se encontraba la gruta y he aquí que una nube la encubría, se retiró y apareció en el interior de ella una luz tan grande..." (Protoevangelio de Santiago); "la caverna estaba iluminada por luces más intensas que el Sol" (Evangelio árabe de la infancia); "la gruta se iluminó y resplandeció como si el Sol la hubieran invadido y permaneció así día y noche" (Evangelio de pseudo-Mateo).
Podríamos reproducir muchos más ejemplos, pero la citada paralización fue simultánea a la aparición de una nube que cubrió la gruta al tiempo que ésta permaneció iluminada por fuerzas ignotas durante el parto. Algunos autores, como es el caso de J. J. Benítez en su obra Los astronautas de Yavé (Planeta, 1980), plantean una lectura en clave ufológica de estos hechos. Dicha perspectiva, en vista de los relatos antes reproducidos, no parece desafortunada si valoramos las coincidencias entre los relatos de los apócrifos y los que nos ofrecen miles de testigos rurales de OVNIs en la actualidad.
El addagio ufológico moderno -"los ángeles de ayer son los extraterrestres de hoy"- viene aquí más al caso que nunca, porque los apócrifos, complementando el relato de Lucas, advierten que durante todos estos hechos los ángeles estuvieron presentes en todo momento. ¿Relato metafórico? Bien podría serlo, bien no. Lo cierto es que todo lo relatado se ha reducido en nuestros belenes navideños a una infantil figura angélica coronando el establo que alberga el pesebre. Aquí nadie ha "inventado" nada; al contrario, la tradición ha omitido aquella parte del nacimiento que parecía escaparse a la comprensión de los fabricantes de la iconografía navideña.
Ricemos aún más el rizo. Relata el Libro sobre la infancia del Salvador que Jesús nació cuando "el resplandor de la cueva tomó forma de niño", lo que entraría en consonancia con los relatos apócrifos que citan como el niño nació limpio de sangre. A partir de aquí, cualquier suposición es válida...

El remate: la estrella de Belén
Es el elemento preferido de todo belén que se precie: una potente estrella plateada de mil puntas seguida de una larga estela luminosa. A todas luces, oportuna expresión, parece que nos enfrentamos a un cometa, si acudimos al argot astronómico. Pero el mismo evangelio de Mateo nos ofrece la primera pista a seguir: la estrella condujo a los Magos hasta Jerusalén; allí se reunieron con Herodes para hacerle partícipe de que este descubrimiento podría señalar el lugar del anunciado nacimiento del Mesías y, mientras el iracundo monarca preparaba su infanticidio, los Reyes Magos se acercaron hasta donde la estrella les guió. Ésta se detuvo sobre el pesebre y los orientales le ofrecieron sus dones: oro, incienso y mirra.
Aquí arrancan los problemas de interpretación: ¿cómo una estrella es capaz de desplazarse por el cielo y detenerse sobre un lugar concreto? Sólo un repaso al resto de fuentes -Mateo es el único evangelista canónico que cita el hecho- puede ofrecernos una perspectiva más global.
Partamos en esta nueva etapa del nacimiento en Anderlecht. Allí, en la iglesia Santos Pietro y Guidone se encuentra un tríptico al óleo de El Bosco titulado Adoración de los magos. El genial artista, simbólico y buen conocedor de los textos, dibuja un extraño sol oscuro sobre el nacimiento. Algo similar precede a los magos en un mosaico de Ravena (Italia)... Son algunas representaciones, inspiradas en los apócrifos, de la estrella de Belén y en ellas, el fenómeno no presenta características de cometa. Entonces, ¿por qué nos empeñamos, año tras año, en hacerla parecer eso? El error parte de la interpretación que en su momento hizo Orígenes en el s.III, al asegurar que lo que guió a los magos de Oriente fue un cometa que Giotto replicó en el año 1305 en su obra La adoración de los Reyes Magos, en donde el Halley, que se dejó ver de forma impresionante tres años antes sobre la bóveda celeste, preside la escena. Estudios posteriores demostraron que su paso por Oriente Medio ocurrió en el año 12 a. C., bastante antes del nacimiento.
Otros cálculos astronómicos señalan que entre mayo y diciembre del año 7 a. C. se produjo un acercamiento visual -llámese conjunción- de Júpiter y Saturno que pudo haber provocado que los Magos de oriente, quizá unos astrónomos, interpretaran el hecho en clave astral como la señal de la esperada llegada del Mesías. Recientemente, Mark Kidger, jefe de proyectos del Instituto de Astrofísica de Canarias, aseguró, partiendo de los conocimientos astrológicos de los Magos, que la explosión de la estrella nova DO Aquilae pudo haber sido el detonante de la adoración de los Magos, ya prevenidos por la conjunción ocurrida tres años antes. Sin embargo, el segundo evento acaeció en abril del año 4 a. C., casi paralelamente a la muerte de Herodes...
Ahora bien, los famosos Reyes Magos no entregaron sus ofrendas al Mesías dos semanas después del nacimiento, como el monje Dionisio Exiguo hizo pretender en el siglo VI para la posteridad. La verdad es que los relatos de los apócrifos sitúan la escena, al menos, dos años después del nacimiento. Pese a todo, el Libro de la infancia del Salvador nos señala que "la estrella no gira como todas, no la oscurece la luz del Sol, es errante...". Tal descripción no nos recuerda, en absoluto, a una nova, más teniendo en cuenta el apócrifo Evangelio armenio de la infancia, que nos remite a un comportamiento inteligente de la estrella. Y es que la estrella de Belén apareció en el cielo, precedió la marcha de los magos (quizá llegados desde Persia y seguidores de Zoroastro) deteniéndose y... ¡se detuvo sobre el lugar del nacimiento! Juzguen ustedes.
Y finalizaré con una última cuestión. ¿Por qué esos tres Magos que colocamos bien ordenados en todos los belenes navideños responden a los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar y nadie, en el seno de la Iglesia, osa en contradecir la versión popular? Busquen en la Biblia, pero ya les advierto: no encontrarán la respuesta. Lo mismo ocurre con sus camellos, con los espíricos buey y asno y con tantos otros detalles que ilustran los belenes. Todos estos detalles sólo aparecen en los apócrifos. Por algo será.

Anexo
La cuarta ofrenda de los Reyes Magos
El Evangelio armenio de la infancia asegura que los Reyes Magos, además de portar oro, incienso y mirra, llevaban consigo una cuarta ofrenda: un extraño documento que respondía al nombre de Libro de Seth.
Señalemos aquí que si Mateo es el único de los evangelistas oficiales que cita a los Reyes Magos no es casualidad, ya que era un judío ortodoxo que escribía para los suyos, sabedores de los augurios de Zoroastro (fundador de la religión que hizo nacer las profecías sobre el nacimiento de un Mesías del vientre de una virgen anunciado por una estrella), como señala el Evangelio árabe de la infancia.
La aparición en 1945 de los manuscritos del Mar Muerto reveló la existencia real del citado libro-ofrenda que, según el investigador Andrew Welburn, hace alusión a las 14 encarnaciones de Zoroastro, la penúltima coincidente con la de Jesús de Nazaret. Así las cosas, las pistas ofrecidas por los apócrifos nos indican que los magos eran eso, y no reyes necesariamente, seguidores de la doctrina de Zoroastro pertenecientes a una orden secreta sobre cuyo origen pocos sabemos.
Las primeras plasmaciones iconográficas nos los muestran como nobles persas que posteriores representaciones convirtieron en reyes. Sin embargo, los dones que portaban eran propios de Arabia... El investigador Adrian Gilbert, coautor de El misterio de Orión, considera que el zoroastrismo, en el siglo I, había quedado relegado a la mínima expresión y que dicha tradición estaba imbuida en aquella época en la Hernandad Sarmung, que se encontraba en Afgasnistán. ¿Procedían de allí los magos?
Los escépticos prefieren pensar que esta historia es un mito más, pero los documentos históricos nos demuestran que un rey llamado Gaspar reinaba entonces en el Irán sudoriental y el Bajo Indo. ¿Fue uno de los tres, algunas fuentes hablan de más magos, que fueron guiados por la estrella hasta el lugar del nacimiento? Es muy probable, como lo es la hipótesis presentada por algunos estudiosos que apuntan a la citada hermandad como la instruidora de los pasos del Mesías. Si fue así, aquel encuentro en Belén sólo fue el primera de una serie continua de ellos... Pero esta parte de la historia habría sido ocultada deliberadamente.


******

Desclasificado es un boletín de noticias, información e investigación independiente cuyo número 1 será distribuido a 2000 personas. Cualquier comentario puede dirigirse a su editor: brunoc@mundomisterioso.com

© Todos los derechos reservados
© Bruno Cardeñosa, 2001.