Inicio > Mis eListas > debunker > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2946 al 2960 
AsuntoAutor
Teorias y demas illu min
Illu y sus afamada frajalo
Re: Los Sabios de Valga Gl
Re: Illu y sus afa gabriel1
Poesia... gabriel1
El BIC Juan Ant
El BIC (2da parte) neflenin
Fw: CURSOS 2002 -Z LÚSAR
Fw: Calendario Ast LÚSAR
RE: Fw: Calendario MIKEL G
Re: MONTERREY, PRE LÚSAR
MONTERREY, RESPUES neflenin
Re: Los Sabios de Luis I.
Re: Los Sabios de Luis I.
Re: Re: Los Sabios Luis I.
 << 15 ant. | 15 sig. >>
 
Debunker
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2962     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[debunker] MONTERREY, RESPUESTA sobre profecia, prediccion y similares...
Fecha:Sabado, 5 de Enero, 2002  13:45:23 (-0500)
Autor:neflenin <neflenin @...............cu>
En respuesta a:Mensaje 2961 (escrito por LÚSAR)

Hola: Dando una respuesta breve a la pregunta de Salvador Vázquez de  
Monterrey sobre qué es una Profecía, qué es una Predicción y qué  
significan otros términos que suenan parecido. 
 
===================== 
 
La predicción de lo que va a suceder siempre resulta un tema atractivo y  
la ciencia conoce sus mecanismos. La predicción incluye la proyección al  
futuro o al pasado y contiene cinco variantes que son: la EXPECTATIVA, la  
CONJETURA, la PROFECIA, la PROGNOSIS y la PREDICCIÓN CIENTÍFICA.  
También es muy bueno saber que es la PREDICCIÓN HISTÓRICA. 
 
La EXPECTATIVA es la actitud automática de anticipación, propia de  
animales superiores, como el perro, al que si se le enseña el collar y la  
correa, se excita intensamente ante la perspectiva de paseo.   
 
La CONJETURA es el intento consciente -no racionalmente justificado- de lo  
que es, fue o será, sin fundamento de ningún tipo.   
 
La PROFECÍA es la conjetura a gran escala, basada en revelaciones,   
esoterismo,  "ciencia oculta",  "leyes" históricas nunca verificadas,   
carisma de los jefes,  etcétera. Profecías o conjeturas a gran escala como  
el libro del Apocalipsis del Nuevo Testamento de la Biblia, las Centurias  
del Almanaque de Miguel de Nostradamus y las de ciertos políticos son tan  
faltas de fundamento como las conjeturas. Estas profecías o conjeturas de  
gran escala pueden frecuentemente acertar y sólo al conocedor de ellas le  
asombrará el éxito. Para tener un éxito espectacular le basta a la   
profecía con ser obvia, vaga o ambigua, o sea, evitar a toda costa ser  
exacta y, por consiguiente, estar sometida a riesgos de fallos.  
 
Mientras más obvia, vaga y ambigua sea una profecía, más probabilidad de  
que se cumpla o encaje en un suceso. Mientras más exacta y detallada,  
tiende a fallar con más facilidad. Como vemos, los aciertos pueden  
ocurrir, pero todos caen dentro de las probabilidades matemáticas. En caso  
de acierto el crédulo dará gran propaganda del hecho con sobrevaloración.  
Sin embargo, el crédulo jamás menciona o hace connotación de las veces que  
falla o desacierta el profeta o adivino, acepta normalmente y pasa por  
alto el hecho de que no funcionó la profecía.  
 
Cada vez que en la historia ocurren catástrofes naturales, como  
terremotos,  ciclones, inundaciones, volcanes, o guerras,  grandes cambios  
políticos,  muertes de reyes o caídas de jefes de estado; los crédulos de  
las profecías hacen proselitismo del Apocalipsis o de Nostradamus,  como,  
por ejemplo, sucedió durante las guerras Medievales,  o el terror que hubo  
en Europa al llegar el año mil como fecha  del fin del mundo,  o cuando en  
el siglo XIV murieron por la epidemia de la peste 25 millones de europeos,  
o en las dos guerras mundiales del presente siglo.  
 
La ciencia afirma y demuestra que la actividad geológica volcánica y los  
terremotos fueron más frecuentes e intensos a medida que nos remontamos al  
pasado de nuestro planeta. Igualmente la antropología médica nos señala  
que las epidemias eran más frecuentes en el pasado que en la actualidad,   
lo que contribuía a que el promedio de vida del ser humano fuera más bajo.  
También la guerra ha sido un fenómeno frecuente en la historia de la  
humanidad; en la antigüedad fue a nivel de tribus, hoy es a nivel de  
países.  
 
Las profecías del horóscopo astrológico en relación con los rasgos  
personales sirven para cualquier persona de cualquier signo del  zodíaco,   
si le cambiamos la predicción de un signo por la de otro signo  -por  
ejemplo la de Géminis por Sagitario- el resultado es el mismo, todos  
tenemos un poco de cada afirmación dada a cada signo y, además, el crédulo  
llega a creerse que él es tal como lo plantea el horóscopo y trata de  
conducirse en la vida real como lo expresa y pide su signo. Algunas  
predicciones astrológicas sobre sucesos, problemas, amor, dinero, salud,  
etcétera, parecen cumplirse, pues encajan en algún acontecimiento, pase lo  
que pase. Afirmaciones que pueden interpretarse de modo que dan siempre  
satisfacción al crédulo ocurra lo que ocurra. Además, cuando la predicción  
astrológica se hace exacta al resaltar alguna característica determinada,  
detallar minuciosamente un hecho o señalar el día, el mes  o número de  
suerte para jugarlo, se arriesga tanto que es muy probable que falle. Los  
astrólogos no examinan nunca sus anteriores profecías para calcular el  
porcentaje de aciertos.  
 
El I Ching o Libro de los cambios, oráculo de los chinos, tiene 64  
hexagramas llenos de profecías que se seleccionan al azar lanzando tres  
monedas o usando varillas de madera, funciona como todo conjunto de  
profecías de cualquier oráculo o mancia.  
 
Los espiritistas o médiums, las gitanas y otros adivinos o mánticos son  
especialistas en profecías obvias como:  "Hará un buen viaje"; "Recibirá  
una carta"; "Va a haber un enfermo en la familia", y vagas como: "Un día  
le ocurrirá una cosa maravillosa"; "Le espera una buena noticia"; "Le  
esperan grandes preocupaciones o problemas"; "Alguien le quiere hacer  
daño"; "Alguien le tiene envidia".  
 
La ambigüedad era el éxito de los oráculos:  cuando el rey Creso, de Lidia  
(565-547 ac), preguntó al oráculo de Delfos qué ocurriría si atacaba a los  
persas, la respuesta fue:  "Un gran reino será destruido". Creso no se dio  
cuenta de la ambigüedad de la sentencia y atacó, y un reino -el suyo- fue  
destruido, como estaba profetizado.  
 
La PROGNOSIS o PREVISIÓN DE SENTIDO COMÚN se basa en  
generalizaciones y tendencias,  como la previsión del estado del tiempo  
hecha por el campesino experimentado, la opinión del experto en carreras  
de caballos, la opinión del experto analista deportivo para decir cuáles  
deportistas ganarán.    
 
A veces la literatura de anticipación puede ser una profecía o una  
prognosis, tal es el caso de las previsiones de la ciencia ficción hechas  
por escritores bien informados en cultura científica como Julio Verne,  en  
el que predomina la prognosis con especulación científica (20 mil leguas  
de viaje submarino, De la Tierra a la Luna).  En el caso de Cyrano de  
Bergerac,  su obra Historia cómica de los estados e imperios de la Luna y  
del Sol, carece de prognosis y, sin ser ciencia ficción, acertó algunas  
cosas del futuro. La literatura de anticipación se basa fundamentalmente  
en prognosis, con fuerte especulación científica, más que en obras  
proféticas.  
 
La PREDICCIÓN CIENTÍFICA se basa en teorías y datos científicos o  
tecnológicos; es el tercer pilar del método científico. Contiene  
generalizaciones explícitas,  son leyes y teorías;  los datos obtenidos  
pueden comprobarse y mejorarse, si hace falta, por medio de técnicas  
científicas;  estos datos tienen que ser comprobados.  El sello de la  
predicción científica es la mejorabilidad de su exactitud.  
 
Las predicciones pueden ser tan precisas como ocurre en la astronomía o  
pueden ser groseras estimaciones aproximativas como es frecuente en la  
ciencia del comportamiento,  la psicología.  Lo importante no es que la  
predicción científica sea precisa en sentido absoluto,  sino el hecho de  
que tiene fundamento y por eso mismo puede perfeccionarse.  
 
La predicción precisa es posible en la fisiología y la genética;  otras  
predicciones menos exactas son posibles en ecología,  y aún mucho más  
imprecisa es en la teoría del aprendizaje;  el mínimo de precisión se  
encuentra en la psicología social. Mientras más madura es una ciencia, más  
ricas y mejor confirmadas son las teorías que contiene;  mucho más  
precisas son las predicciones y más puede aprender de sus fracasos y  
éxitos.           
 
No hay motivos para ser pesimistas con relación al futuro de la proyección  
científica de las ramas de las ciencias actualmente subdesarrolladas. 
 
LA PREVISION HISTORICA  
 
El hombre desea reconstruir el pasado igual que desea averiguar si está  
atado a él, no sólo por curiosidad intelectual sino también para entender  
el presente, tenemos que entender cómo se originó,  porque para prever  
necesitamos información,  y toda información propiamente dicha se refiere  
a hechos ya pasados.  
  
La proyección al pasado es tarea de la historia,  aunque ella no es la  
única.  La cosmología intenta reconstruir la historia del universo y  
contiene la teoría de la evolución de los astros.  La geología busca el  
pasado de la Tierra;  la química, la historia de los compuestos.  La  
paleontología, el origen y la evolución de los seres vivos.  
 
Se nombra proyección científica estricta a la que se hace con teorías y  
datos científicos;  es típica de las ciencias físicas. Se nombra  
proyección científica blanda o débil a aquella hecha con teorías y datos,  
supuestos a líneas de tendencias,  estructuras o esquemas que no son leyes  
científicas propiamente dichas;  es típica de las ciencias del hombre,   
llamadas ciencias espirituales o humanidades,  en su estado actual.  
 
El prestigio de la ciencia logró su clímax en la segunda mitad del siglo  
XIX.  En esta época el alemán Wilhelm Dilthey (1833-1911) clasificó la  
sabiduría o conocimiento en ciencias naturales y ciencias del espíritu.   
Pero ya antes era conocido que las llamadas ciencias naturales (física,   
química,  biología, psicología individual) para existir tienen que aplicar  
el método científico rigurosamente.  
 
En dicho siglo el hombre se encontró en medio de contradicciones,  por un  
lado el impetuoso avance tecnológico y científico, y por el otro el  
retraso moral y espiritual -como ejemplo simple tenemos el origen  
darwiniano del hombre y el bíblico de Adán- esto hizo que algunos  
dedicados a las llamadas ciencias del espíritu o humanidades,  con  
intención de modernizar y darle aire de prestigio,  comenzaron a llamar a  
muchas cosas ciencia. 
  
La historia tiene actualmente condición protocientífica y no científica,   
pues en ella se han descubierto pocas leyes del orden fenomenológico,   
como la ley de conjunción y la de sucesión. La historia no tiene leyes  
estrictas,  por lo cual son susceptibles de cambio, es decir,  no son  
inexorables,  por lo que el tercer pilar del método científico,  la  
predicción,  no es firme.  
 
Por esto en historia no se puede tener experiencia de lo que habría  
ocurrido si no se hubiera formado la predicción.  Así, tanto en las  
llamadas ciencias políticas y la sociología la predicción no es firme y la  
experimentación es incontrolable.  
 
El historiador trabaja de un modo ciego y,  además de los datos, utiliza  
el conocimiento del sentido común -a menudo erróneo- acerca de la  
"naturaleza humana",  el conocimiento,  ya afinado que le dan la biología,  
 economía,  sociología,  psicología; generalizaciones empíricas,  líneas  
de tendencia y otras estructuras de acontecimientos y procesos históricos.  
 
Los historiadores hacen proyecciones débiles al pasado y en la mayor parte  
de los casos, interpolaciones.  De vez en vez,  sin duda,  se permiten  
proyecciones hacia adelante -como la del conde de Aranda, que en el siglo  
XVIII predijo que las colonias españolas de América acabarían absorbidas  
por los EE. UU-. No es ésta una profecía infundada, pues Aranda utilizó la  
generalización, según la cual los aumentos de la población empujan a la  
expansión territorial, y la correcta información de que las jóvenes  
repúblicas de Norteamérica estaban teniendo un crecimiento demográfico más  
rápido que las atrasadas colonias españolas.  
 
Otro ejemplo es A. de Tocqueville, que en l835  pronosticó  que EE. UU. y  
Rusia terminarían por tomar en sus manos el destino de una cuarta parte de  
la humanidad cada una, y tampoco fue una injustificada profecía.   
Tocqueville extrapolaba una línea tendencial,  la constante expansión  
territorial y el rápido progreso de ambos países.  En ambos casos,  en el  
de Aranda y en el de Tocqueville se utilizó la premisa de una tendencia  
general y el mecanismo subyacente de la misma.  
 
Hace más o menos un siglo, bastantes rasgos de la actual civilización  
fueron predichos por análogas razones o fundamentos.  Como resultado de la  
industrialización se predijo el aumento de la división del trabajo,  el  
reforzamiento del Estado,  la mayor importancia del sindicalismo y del  
radicalismo político.  En cambio,  muchas otras previsiones históricas y  
acaso la mayoría  no han resultado satisfechas, aparte de que muchos  
hechos no han sido previstos por nadie,  como, por ejemplo, la creciente  
prosperidad de la clase obrera en los ahora países desarrollados, la  
Primera Guerra Mundial,  las alianzas concertadas en la Segunda  y el  
reforzamiento post bélico del catolicismo y el militarismo  en   EE. UU.,  
y el rápido colapso del colonialismo.  Las conclusiones de esto son  
obvias: hasta el momento la previsión histórica ha solido  fracasar. 
 
Los filósofos marxistas han fracasado porque tomaron la historia con una  
ideología determinista y justificativa. La historiografía no es una  
ciencia como tal. Según ellos la historia les respalda y justifica todo.  
Sus lemas eran: "el Partido es inmortal", "el futuro pertenece por entero  
al Socialismo", "el socialismo y el comunismo es un proceso histórico  
irreversible", "el imperialismo yanqui esta decadente, hay que terminar de  
hundirlo"... pero el final ya lo sabemos. Como dijo Mario Bunge, los ismos  
estan condenados al fracaso por su dogmatismo interno y ausencia de base. 
Triunfan entre las masas por los mismos mecanismos que cualquier religión  
o credo (en definitiva es lo mismo). 
 
Saludos a todos de N. 
 
========================================= 
----- Original Message ----- 
From: "SAlvador Vazquez" <vazquezsalvador@...> 
To: <lusar@...> 
Sent: Saturday, January 05, 2002 8:29 AM 
Subject: MONTERREY, PREGUNTA? 
 
> NO SE QUIEN SEAS: 
> PERO ESTOY DE ACUERDO CONTIGO, CON RESPECTO A DARLE  
>LAOPRTUNIDAD A LA GENTE DE CREER O NO EN LO QUE SEA ...... 
>TODAS LAS CIENCIAS O PSEUDO-CIENCIAS SON PRESISAMENTE  
>LAS QUE HAN ENRIQUECIDO, A LA HUMANIDAD EN BUSCA DE  
>LA VERDAD,YO TE PEDIRIA DE LA MANERA MAS ATENTA QUE  
>INVESTIGUES Y CON HECHOS IRREFUTABLES TUMBES TODAS  
>LAS PSEUDO-CIENCIAS TE PIDO QUE INVESTIGUES QUE ES  
>UNA PROFECIA Y QUE ES UNA PREDICCION.... 
> ATENTAMENTE: SALVATORE DE LA PATRIA MONTERREY 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
Visita nuestro patrocinador: 
¿Aprender Inglés?! ¡¡ AHÓRRATE EL ESFUERZO !! Con el Método NaturalNet de 
HOME ENGLISH. English Language e-learning para aprender en menos tiempo y de 
forma más amena. Cuando y donde quieras. Con tu profesor particular y un 
Campus Online de alumnos. ¡Y ahora gratis con tu diploma, la preparación 
para el titulo oficial de la Universidad de Cambridge!. Compruébalo ahora 
mismo. Haz clic aquí: http://www.elistas.net/arforce/35/