Inicio > Mis eListas > debunker > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3466 al 3480 
AsuntoAutor
Fw: ESO es la reli LÚSAR
*** Rareza del 20 LÚSAR
Re: *** Rareza del Juan Ant
Re: *** Rareza del LÚSAR
Re: *** Rareza del Juan Ant
Re: *** Rareza del goyodiaz
Re: Saludos... gabriel_
RE: *** Rareza del LÚSAR
Re: Saludos... goyodiaz
Re: Saludos... Mr. G.
DE INTERES lazaro
Re: DE INTERES LÚSAR
Re: Saludos... goyodiaz
Fw: Granda Vortaro LÚSAR
** ¡Vaya escéptico LÚSAR
 << 15 ant. | 15 sig. >>
 
Debunker
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3471     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[debunker] Fw: ESO es la religión
Fecha:Martes, 19 de Febrero, 2002  11:08:41 (-0600)
Autor:LÚSAR <lusar @.......com>


----- Original Message -----
From: "elCrucificado" <elcrucificado@...>
To: "reto a los ateos" <retoalosateos@...>
Sent: Tuesday, February 19, 2002 9:39 AM
Subject: ESO es la religión


     Nuevo mensaje en reto a los ateos



  ESO es la religión

        Respuesta
         Responder al emisor   Recomendar  Mensaje 1 en discusión

              De: elCrucificado

              Esta mañana han llamado a mi puerta. Al abrir, me he
encontrado on una
              pareja elegantemente vestida. El hombre ha sido el primero en
hablar:

              "Hola, soy Juan, y ésta es María"

              Maria: "¡Hola! Te invitamos a venir con nosotros para besarle
el trasero
              a El Padrino"

              Yo: "Perdón, pero... ¿de qué me hestán hablando?

              Juan: "Si besas el trasero a El Padrino, te dará un millon de
              dólares; si no lo haces, te hará picadillo".

              Yo: "Pero... ¿quién es ese tal Padrino?"

              Juan: El Padrino es un multimillonario filántropo. Él ha
              construido esta ciudad. Puede hacer lo que quiera, y ahora Él
quiere
              darte un millón de dólares, pero sólo si antes le besas el
trasero."

              Yo: "Pero esto no tiene ningún sentido".

              María: "¿Quién eres tu para cuestionar la generosidad de El
Padrino?
              ¿No quieres un millón de dólares? ¿No valdría la pena besarle
el
              trasero?"

              Yo: "Podría ser, pero..."

              Juan: "¡Entonces únete a nosotros!"

              Yo: "Le besais el trasero muy a menudo, a... El Padrino?"

              María: "¡Oh, sí! Todos los días."

              Yo: "¿Y os ha dado ya vuestro millón de dólares?"

              Juan: "Bueno, en realidad, no puedes tener el dinero hasta que
te vas de
              la ciudad".

              Yo: "Entonces, ¿por qué no os marchais ahora?"

              María: "No puedes irte hasta que El Padrino te lo permite. Si
te
              vas antes, pierdes el dinero y además te hace picadillo".

              Yo: "Pero, ¿conocéis a alguien que le haya besado el trasero a
              El Padrino, se haya ido de la ciudad, y haya ganado el millón
de
              dólares?"

              John: "Mi madre besó el trasero de El Padrino durante muchos
años. El
              año pasado se marchó de la ciudad, y estoy seguro que ha
obtenido su
              recompensa".

              Yo: "¿La has visto alguna vez, desde entonces?"

              Juan: "Claro que no. El Padrino no lo permitiría."

              Yo: "Entonces, ¿por qué crees que El Padrino os dará el
dinero, si nunca
              has hablado con nadie que lo haya conseguido?"

              María: "Bueno, siempre te da un poco antes de marcharte. Puede
que
              encuentres un billete de diez dólares por la calle, o que
ganes la
              lotería..."

              Yo: "¿Y eso que tiene que ver con El Padrino?"

              Juan: "Él tiene muchos contactos."

              Yo: "Lo siento, pero resulta muy extraño."

              Juan: "Pero puedes ganar un millón de dólares. ¿No quieres
arriesgarte?
              Y recuerda: si no le besas el trasero al El Padrino, Él te
hará
              picadillo."

              Yo: "Bueno, si pudiera verle y hablar con él, para que me
contara los
              detalles..."

              María: "Nadie puede ver a El Padrino, nadie puede hablar con
él."

              Yo: "Entonces, ¿cómo os las arregláis para besarle el culo?"

              Juan: "A veces, puedes enviarle un beso por el aire, mientras
piensas en
              Su trasero. Otras veces besamos el trasero de Jesulín, y él se
lo
              transmite."

              Yo: "¿Quién es Jesulín?"

              María: "Un amigo nuestro. Él nos enseñó a besarle el trasero a
              El Padrino. Lo único que tenemos que hacer es invitarlo a
cenar de vez
              en cuando. Ya sabes, un poco de pan, un poco de vino y un pavo
por
              navidad".

              Yo: "O sea, que os fiasteis de su palabra cuando os dijo que
El Padrino
              quería que le besasen el trasero y que os daría una recompensa
de un
              millón de dólares..."

              Juan: "¡Oh, no! Jesulín tiene una carta que El Padrino le
envió
              hace mucho tiempo. Aquí tienes una copia. Lo explica todo.
Léelo tú
              mismo."

              Juan me da una fotocopia de una nota escrita a mano, con el
membrete de
              Jesulín. La lista contiene once puntos:

              1. Besa el trasero de El Padrino y te dará un millón de
              dólares cuando dejes la ciudad.
              2. Usa el alcohol con moderación.
              3. Envía a la mierda a los que no crean como tu.
              4. Come correctamente.
              5. El Padrino ha dictado esto personalmente.
              6. La luna está hecha de queso roquefort.
              7. Todo lo que dice El Padrino es cierto.
              8. Lávate las manos al salir del baño.
              9. No bebas.
              10. Come las salchichas siempre con pan y sin ningún
              condimento.
              11. Besa el trasero de El Padrino o te hará picadillo.

              Yo: "Esto lleva el membrete de Jesulín."

              María: "El Padrino no tenía papel."

              Yo: "La letra no parece la de un millonario. ¿Seguro que esto
no lo ha
              escrito vuestro amigo Jesulín?"

              John: "Claro que sí. El Padrino se lo dictó."

              Yo: "Pero, ¿no decíais que nadie ha podido ver a El Padrino?"

              María: "Ahora ya no, pero hace algunos años habló con varias
personas."

              Yo: "Creía que era un filántropo. ¿Qué clase de filántropo
hace picadilo
              a la gente sólo porque piensan de forma distinta?"

              María: "Los primeros que llegaron a la ciudad, una pareja, le
              robaron algo a El Padrino. Creo que fue una manzana que
pensaba comerse
              de postre. Desde entonces, todos los que viven en la ciudad
tienen que
              besarle el trasero, o si no... Es lo que El Padrino quiere. Él
siempre
              tiene razón".

              Yo: "¿Y tú cómo lo sabes?"

              María: "Es lo que dice el punto 7. Para mi ya es suficiente."

              Yo: "Puede que vuestro amigo Jesulín se lo inventara todo."

              Juan: "¡Que va! El punto 5 dice que El Padrino lo dictó Él
mismo.
              Además, el punto 2 dice que uses el alcohol con moderación, el
punto 4
              dice que comas con moderación, el punto 8 dice que te laves
las manos al
              salir del baño... Todo el mundo sabe que estas cosas son
correctas, por
              lo tanto el resto también tiene que ser cierto."

              Yo: "Pero el punto 9 dice 'No bebas', lo que no concuerda con
el punto
              2. Y el punto 6 dice que la luna está hecha de queso verde, lo
que
              sin duda es falso".

              Juan: "No hay ninguna contradicción entre los puntos 2 y 9.
Sólo que el
              9 clarifica lo que dice el punto 2. Además, como tú no has
estado nunca
              en la luna, no puedes decir que el punto 6 sea falso."

              Yo: "Los científicos han dejado claro que la luna está hecha
de rocas."

              María: "Pero no saben si las rocas proceden de la Tierra o del
espacio
              exterior, de forma que también podrían ser de queso verde."

              Yo: "En realidad no soy un experto, pero creo que la teoría
que la luna
              procede de la Tierra es falsa. Además, aunque no sepamos de
dónde viene
              la roca, esto no demuestra que la luna esté hecha de queso."

              Juan: "Ah, entonces admites que los científicos a veces tienen
teorías
              falsas. En cambio, sabemos que El Padrino siempre dice la
verdad."

              Yo: "¿Si?"

              María: "Claro, lo dice el punto 5."

              Yo: "A ver: decís que El Padrino siempre dice la verdad porque
lo
              asegura la lista, la lista es cierta porque El Padrino la
dictó, y
              sabemos que fue él quien la dictó porque la lista lo dice.
Esto es un
              argumento circular, es como asegurar que lo que dice El
Padrino es
              cierto porque lo dice El Padrino."

              Juan: "¡Ah, ya lo has pillado! Estoy contento de ver como te
adhieres a
              la forma de pensar de El Padrino."

              Yo: "Pero yo... Es igual. ¿Qué pasa con las salchichas?"

              Juan: "Tienes que comerlas con panecillos, y sin ketchup ni
mostaza. Es
              como
              lo quiere El Padrino. Lo demás es incorrecto."

              Yo: "¿Y si no tengo panecillos?"

              Juan: "Si no hay panecillos, no hay salchichas. Una salchicha
sin
              panecillo no
              puede comerse."

              Yo: "¿Sin ketchup? ¿Sin mostaza?"

              María (escandalizada): "No hay ninguna necesidad de usar este
lenguaje.
              No está permitido usar ninguna clase de salsas, y basta."

              Yo: "Veamos: un pavo relleno con piñones, ciruelas y
salchichas, podría
              llevar otros condimentos o no?"

              María (tapándose los oídos): "¡No estoy escuchando, no estoy
              escuchando! ¡La-ra-la-ra-la-ra-la!"

              Juan: "Es abominable. ¿Qué especie de monstruo podría pensar
en comer
              algo así?"

              Yo: "Pues está muy rico. Yo lo como siempre que puedo."

              María se desmaya, Juan la recoge al vuelo. "Si hubiera sabido
que eras
              uno de esos, no habíamos desperdiciado nuestro tiempo. Cuando
El Padrino
              te haga picadillo, yo estaré ahí, contando mi dinero y
riéndome. Voy a
              besarle el culo a El Padrino por ti, quizá aún puedas
salvarte."

              Desconcertado, observo como María y Juan se montan en su coche
y
              desaparecen de mi vista...


              For more humor, visit the Funny Bone Website
              http://www.funnybone.com



_______________________________________________________________________
                 ~ Visita nuestro patrocinador ~
       ¡¡¡¿QUIERES DOS MOVILES DE ULTIMA GENERACION...GRATIS?!!!
           Así es, sin trucos, ni sorteos... ¿A qué esperas?
          Haz clic aqui -> http://www.elistas.net/arforce/49/