Inicio > Mis eListas > debunker > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3642 al 3656 
AsuntoAutor
Hemeroteca andoni
La gran adivinanza illumina
La gran adivinanza illumina
Mi página web BENJAMIN
Para Taradiatti. El Ciber
Re: Para Taradiatt illumina
Ciencia/No ciencia Mr.G
De ahi partio el u illu min
De ahi partio el u illu min
Dice Alan Guth illumina
SECRETOS DEL ISLAM abderrah
Ciencia y Fe LÚSAR
** Este Buey... o LÚSAR
Aurpegiko begía nº andoni
Fw: Nueva informac andoni
 << 15 ant. | 15 sig. >>
 
Debunker
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3660     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[debunker] Aurpegiko begía nº1
Fecha:Viernes, 31 de Mayo, 2002  13:14:00 (+0200)
Autor:andoni <mamiblu @.........net>

Os envío el fancine en el que he comenzado a colaborar. Se trata de la continuación de un fancine que fundamos un grupo de estudiantes a mediados de los 80. Si alguien quiere seguir recibiendo los números que se vayan a publicar en el futuro, que envíe un mail en blanco a aurpegiko_begia-alta@elistas.net

Saludos

Andoni

 

 

Aurpegiko Begia

Segunda época, nº 1

 

 

Índice

 

Editorial

Un Rey no es Rey por voluntad divina, sino porque sus antepasados se lo montaron divinamente (por el Kamarada Kropotkin)

El Juego (Por Andoni)

Entrevista con Esaú (por Ezekiel-vio-la-rueda)

Sobre el 1º de Mayo (Por el Alcázar Toledano)

Una mañana de trabajo (por Andoni)

Vacaciones en Septiembre (por Ciber-conspiracionista)

Critica cinematográfica: El hijo de la novia (por Andoni)

Kritika: Lagun izoztua (Andoni)

 

Editorial

 

 

Cuando nace una nueva revista, el director se ve obligado a escribir una editorial, explicando qué se encontrarán los lectores en ella. No es el caso de este fancine electrónico, y no lo es porque NO es una nueva revista. Es la continuación de un viejo fancine de los años 80.

Los años 80... Euskadi estaba en ebullición. Era la época del Rock Radical Vasco. Sonaban grupos como Kortatu, Ertzainak, Jotakie, Tijuana, Barricada, Irula, Zarama, Cikatriz... Los jóvenes de la época (nosotros) teníamos unas inquietudes que no eran sólo políticas; En realidad, nos creíamos invencibles y queríamos cambiar no sólo el mundo, sino incluso el más allá. Los bares eran un centro de reunión en los que cada día nacía un nuevo grupo de rock, un grupo de teatro, una radio libre... En aquellas radios (Betekada, Itsuki, Eup...) hablábamos de nuestras cosas, poníamos nuestra música, y atacábamos con la mala leche de nuestros 20 años a nuestros enemigos, fueran estos la vecina que golpeaba a la antena de la emisora con la escoba o el concejal de cultura que nos adulaba con la boca grande e intentaba cerrar la emisora con la boca pequeña (Ambos casos son reales).

Surgieron fancines, algunos de ellos auténticas maravillas: Su emaien/k, Izorratu, Globho, Napalm, Lapo, Mala conducta, Apurtu, A formar, Tmeo... En diciembre de 1987 surgió uno más, ni el mejor ni el más imaginativo: el Aurpegiko Begia. Le pusimos ese nombre porque eso, el ojo de la cara, es lo que nos costó (de nuestro bolsillo) sacar el primer número. Llegamos a sacar tres ediciones; La primera, la más imaginativa. La segunda, en julio del 88, en la que más errores cometimos, principalmente por precipitación. La tercera y última, en julio del 89, la más "profesional" y la que más nos quemó. Y eso fue todo. Quedó sin publicar mucho material, buena parte de él muy interesante: Una entrevista con Jotakie, probablemente la última que se les hizo antes de su separación; Una entrevista con los Heavies de Sangre Azul; Relatos cortos de Mailu y de Krisket Kapare, alguno de ellos realmente bueno; Un cómic de una dibujante hoy dedicada al manga y conocida como Sukiyo; Todo este material quedó lógicamente obsoleto, tras mucho tiempo esperando su publicación. Pero también entre el material que habíamos publicado había cosas curiosas y alguna que otra de gran calidad e interés: Entrevistas con grupos como Oskorri, Gwendal, Milladoiro, Pantxo ta Peio, Del-Tonos, Jarri Berton... Un relato de Edorta Jimenez, publicado en el número dos bajo seudónimo; cómics de calidad, con dibujantes como John Zameza, Jiler, F.R.Veloso, Jon Iñaki Artetxe, o Txuses, cuyo "Crónicas Marcianas", publicado en 1989, no tenía, afortunadamente, nada que ver con el programa del Sardá. Ilustraciones de dibujantes como Karu, Gaizka Seijido o Javi Iruskieta.

Pero nos quemamos. Algunos estabamos muy metidos en nuestros estudios, y eso no nos dejaba tiempo para aficiones. Otros empezamos a trabajar. Algunos incluso nos casamos. El fancine pasó a la historia.

Han pasado trece años desde el último número. Los jóvenes de entonces somos los no tan jóvenes de hoy. Muchas cosas han cambiado, algunas (afortunadamente) a mejor, otras, en cambio, no lo tengo tan claro. Antes andábamos en bici a todas partes, porque nos divertía y porque no teníamos dinero para una moto. Ahora también andamos en bici, pero para intentar (sin resultado, por cierto) reducir algo el tripón que nos salió cuando dejó de divertirnos la bici y conseguimos comprar un Opel Corsa de quinta mano. Ya no pisamos apenas los bares de antes. Alguno de aquellos bares ha cambiado mucho (sé de uno que ahora es una ETT, puaj!!!), pero la mayoría de ellos sigue casi igual. Tampoco la música ha cambiado tanto: Donde antes se oía a los Ramones, se oye ahora a Rammstein, que no es lo mismo pero tampoco es tan diferente. ¿Porqué entonces no entramos apenas en aquellos bares? Pues porque los que hemos cambiado somos nosotros. Miramos a nuestro alrededor y vemos jóvenes de 20 años, cuya única diferencia con lo que nosotros éramos es puramente estética, se ven más piercings y más pelos de colores, pero en lo fundamental son iguales. Pero les criticamos. Son ruidosos, decimos, y olvidamos que casi dejamos más sorda aún a la abuela cuando estrenamos la torre con un disco de Eskorbuto. Son gamberros, decimos, y olvidamos que uno de nosotros orinó en la barra de un bar mientras el barman le sacaba otra cerveza. Son unos borrachos, decimos, y olvidamos aquella noche en la que acabamos durmiendo la mona en un garaje con otros 20 tíos y tías a los que no conocíamos de nada, en fiestas de una de las capitales de Euskadi. Son descarados, decimos, y olvidamos que en aquel garaje hubo dos que echaban un polvo mientras un tercero tocaba "Lau teilatu" con su flauta y los otros 17 intentábamos dormir, presas de la envidia. Joder, estoy casi seguro que nosotros éramos peores. Lo que pasa es que nos hemos acomodado y aburguesado. Además, algunos nos hemos convertido en padres, y nos horroriza pensar que nuestros hijos vayan a hacer todo aquello que nosotros hicimos cuando teníamos 18 años.

Tanto hemos cambiado que ya no podemos ni tan siquiera fumar un porro. Hace poco, para recordar viejos tiempos y olvidar tiempos nuevos, un amigo fue a comprar un par de piedras. En el primer bar, le vacilaron, en el segundo le tomaron por hertzaina y casi le inflan a hostias y en el tercero, deprimido, se limitó a pedir una cerveza, y es que ya no conoce a los que pasan hoy en día. Los que pasaban hace 15 años, o han muerto o han abierto una franquicia de ropa pija para ejecutivos tan pijos como lo son ellos mismos hoy en día. Pero aunque hubiera conseguido el hachís, probablemente se hubiera quemado la mano al intentar quemar la piedra, y no hubiera conseguido liar el canuto, después de tantos años. Así pues, hubiera tenido que fumar María en cachimba y a escondidas de su mujer. Patético.

Algunos de los que hacíamos Aurpegiko Begia hemos decidido resucitarlo. No hay ningún motivo. Lo hacemos porque nos apetece, sin más. Hay muchos cambios: Ahora no es un fancine que se venda en bares, sino que se reparte gratuitamente vía mail. Si hemos mantenido el nombre del fancine es, simplemente, porque ésa es la raíz de lo que ahora hacemos. Algunos colaboradores siguen con nosotros, pero son la minoría. Antes éramos, de forma casi exclusiva, vascos. Ahora hay honrosas excepciones como el Alcázar Toledano o el Kamarada Kropotkin. Ya no publicamos cómics, por problemas de espacio en los mails (y por falta de dibujantes). Tampoco damos a la música la importancia que le dábamos antes, aunque no descartamos publicar entrevistas en el futuro. Nos interesan más las críticas y los relatos. Otras cosas no han cambiado: seguimos buscando colaboradores, seguimos sin censurar ni admitir censura, seguimos publicando cosas con las que los que hacemos el fancine no estamos de acuerdo pero que nos parecen interesantes... También seguimos sin prohibir la reproducción de nuestro material. De hecho, animamos a ello, siempre mencionando el autor y de donde se ha sacado. Seguimos teniendo como objetivo permitir que gente con inquietudes pueda publicar y dar a conocer sus obras. Seguimos sin pagar a nuestros colaboradores y sin cobrar por nuestro trabajo.

Finalmente, dedicamos éste número a Karu y a Iñaki. Karu fue nuestro primer dibujante, él hizo las portadas y contraportadas de los dos primeros números. Iñaki fue el valiente que hizo todas las fotocopias del primer número, el que nos dejó la fotocopiadora para las fotocopias del segundo y el que nos animó para hacer el tercero en offset. Ninguno de los dos vive ya, pero allí donde estén seguro que ya han hecho amigos.

Espero que os guste lo que vais a leer. Ahora un saludo y hasta el número dos.

 

 

Un Rey no es Rey por voluntad Divina, sino porque sus antepasados se lo montaron divinamente (La Polla Récords).

Por el Camarada Kropotkin

 

 

¿Son necesarios los Reyes? ¿Porqué en España reina la familia Borbón y no la familia Pérez, de Vallecas, por poner un ejemplo? ¿Qué méritos especiales hicieron unos que no hicieron los otros? En esta sección hablaremos de las monarquías en general y de la española en particular. Desgraciadamente, no podemos hablar del actual Rey: podría ser delito. Pero nadie nos prohibe hablar de sus antepasados, de los cuales proviene su derecho a reinar. Y, viendo el nivelazo que han dado los diversos reyes que ha habido en España, es fácil llegar a una conclusión: el nivel de impresentabilidad entre los reyes españoles ha sido superior al 90%.

Es evidente que la instauración de la república no es garantía de tener unos gobernantes válidos. Hugo Cesar Chavez, Berlusconi, Hitler, Yeltsin, Putin, Abdalá Bucaram, o todos los presidentes USA al menos desde Kennedy hasta hoy son una prueba palpable de que en una república también te puede tocar un capullo. La diferencia está en que, en una república eliges a tu capullo.

Hemos afirmado que más del 90%de los monarcas españoles eran unos impresentables. Vamos a demostrarlo hablando, en orden, de todos ellos. En este número hablaremos de los Reyes Católicos, los primeros Reyes de la España unificada.

Vamos a empezar por desmontar una falsedad. Lo de "Tanto monta, monta tanto" es una malinterpretación de la divisa de Fernando el Católico, Rey de Aragón (y no de Castilla, salvo como Rey consorte). Esta divisa consistía en un Yugo en el que estaba hecho un nudo, el Gordiano, que según la leyenda, nadie conseguía desatar. Alejandro Magno lo cortó con su espada mientras decía "Tanto monta". La moraleja es que cortar o desatar es lo mismo, lo importante es el resultado. Es decir, que el fin justifica los medios. En cuanto a la divisa de la Reina Isabel de Castilla (Y no de Aragón salvo como Reina consorte) eran un haz de flechas atadas, simbolizando la unión de los reinos. En ambos casos, la inicial de la divisa de uno coincidía con la inicial del nombre de su consorte, es decir que la inicial de la divisa de Isabel, las flechas coincidía con la del nombre de su marido, Fernando, y la divisa de éste, el Yugo, coincidía con la del nombre de su esposa, Ysabel, con la ortografía de la época.

La simbología del Yugo y las flechas fue adoptada posteriormente por el franquismo y no por casualidad. Al fin y al cabo, la unidad indisoluble de España (Una, grande y libre) y la legitimación de cualquier medio con tal de conseguir según y que fin, son doctrinas más que admitidas por el fascismo hispano.

También es una falsedad afirmar que fueron los principales defensores de la fe cristiana. De hecho, se enfrentaron al Papa en varias ocasiones en lo referente a los territorios castellanos en la península de Italia. También despojaron a varias ordenes religiosas de sus bienes, que pasaron a ser propiedad de la corona. Tampoco podemos decir que la conquista de Granada fue un asunto religioso, ya que fue una simple invasión de un reino enemigo para conquistar nuevos territorios. La utilización de la inquisición como arma política, la expulsión de judíos y musulmanes, hacen parecer que les movía la defensa de la fe cristiana, cuando en realidad les movía la pura y dura codicia. Como se ve, Fernando e Isabel nunca se cortaron un pelo en utilizar medios expeditivos para conseguir sus fines.

Otro ejemplo: Isabel asaltó el trono de Castilla, ya que no era en absoluto la heredera legítima de su hermano, Enrique IV. Éste tenía una hija, Juana "la Beltraneja". Si verdaderamente era hija del Rey o, como sospechaba casi todo el mundo, de Beltrán de la Cueva (de ahí el sobrenombre de "Beltraneja"), es lo de menos a efectos de derechos al trono, ya que el Rey la reconoció. Para quedarse con el trono usurpado a su sobrina, Isabel y Fernando no dudaron en meterse en una guerra civil y contra Portugal, ya que el Rey portugués, Alfonso V, era el prometido de la Beltraneja. En esta guerra se utilizaron los "Omicianos", es decir, homicidas sacados de la cárcel y a los que se concedía el perdón real a cambio de luchar contra Portugal. Ganada la guerra por los partidarios de Isabel, quisieron casar a la Beltraneja (17 años) con el hijo de los Reyes Católicos, su primo carnal Juan (Un añito). Finalmente, la boda no se celebró y la Beltraneja acabó en un convento. Por cierto, Isabel dedicó buena parte de los años siguientes a asegurarse de que estuviera bien encerradita en su convento.

Los reyes católicos utilizaron como nadie el arte del matrimonio de conveniencia, empezando por su propio matrimonio. A Isabel le interesaba que Aragón le apoyara en sus pretensiones de quedarse con el trono castellano y Fernando quería el apoyo de Castilla en su conflicto con Francia a causa de Catalunya. Como castigo a su ambición, Fernando hubo de soportar a la desaseada Isabel, que, según dicen, prometió no lavarse hasta lograr la conquista de Granada... Las alimañas y fauna reptante diversa que poblaba el interior de los ropajes de la reina no impidieron que Fernando le hiciera un buen montón de hijos, para los que también se buscaron matrimonios convenientes: La hija mayor, Isabel, con Manuel, Rey de Portugal. El infante Juan, heredero de la corona, con la infanta Margarita de Austria. La infanta Juana, conocida como Juana "la loca", con el archiduque Felipe de Austria, "El Hermoso", hermano de Margarita de Austria y, a la postre, heredero del trono austríaco. La infanta Catalina de Aragón, matrimonió con Arturo, el heredero inglés y, al morir este, con su hermano Enrique, que acabó siendo Enrique VIII y provocando un cisma y la fundación de la iglesia anglicana al divorciarse de esta para casarse con Ana Bolena. También la hija menor de los reyes Católicos acabó casándose con el Rey portugués Manuel I "El Afortunado", cuyo sobrenombre tal vez proceda de que sobrevivió a sus dos esposas, hermanas entre sí.

El heredero, el príncipe Juan de Aragón, murió joven, con tan sólo 19 años, apenas unos meses después de casarse con Margarita de Austria, de 17 años. La dejó embarazada y viuda casi al mismo tiempo. La criatura nació antes de tiempo y muerta por lo que, a falta de heredero varón, la heredera era la hija mayor, Isabel de Aragón, pero también ella murió prematuramente, al igual que su hijo, por lo que la heredera de los tronos aragonés y castellano fue Juana "La Loca" y el rey consorte Felipe "El Hermoso".

El sobrenombre de Juana no fue "La Loca" por casualidad; de hecho le patinaba un rato el embrague. No era la única en la familia: Ya su abuela había dado muestras de desequilibrio, y también sus hermanas Isabel y Catalina. Pero lo de Juana ya era muy fuerte: Se negaba a comer y a dormir, insultaba a su madre... Tampoco ayudó mucho la actitud de su marido, Felipe de Austria "El hermoso". Mujeriego, arrogante, y muy pasota en todo lo referente a España, que jamás le interesó lo más mínimo. El trato que daba a Juana no era ni mucho ni poco humano. De hecho, raro era el día en el que no le hiciera ningún desaire ante toda la corte flamenca. Además, tampoco se cortaba a la hora de tener amantes, a una de las cuales descubrió y maltrató Juana, lo que empeoró más aún las relaciones de ésta con su marido.

Cuando murió Isabel la Católica, Juana heredó el trono castellano, pero nunca pudo gobernar. El regente fue su padre, lo cual estuvo a punto de provocar una nueva guerra civil, ya que muchos nobles querían de Rey a Felipe el Hermoso y reclamaron su presencia. Este demostró una vez más su poco interés en los asuntos peninsulares, al pactar la paz con Francia, enfrentada a Aragón por el interés de ambas potencias en anexionarse Navarra. De hecho, Fernando el Católico se volvió a casar con Germana de Foix para tener de esta forma algún derecho al trono navarro y contrarrestar así la alianza entre los franceses y Felipe el Hermoso. Por cierto, a propósito del matrimonio entre Fernando el Católico y Germana de Foix, a los que les interesa hacer ver que los reyes católicos hicieron "de todo" para mantener unida España, se les "olvida" mencionar que si el hijo que tuvo Fernando con Germana hubiera sobrevivido, hubiera sido el heredero de la corona aragonesa, con lo que nuevamente hubiera habido dos reinos cada uno con su propia casa real: La casa de Aragón en Aragón y la casa de Austria en Castilla.

Cuando murió Felipe el hermoso, en Burgos y en circunstancias cuanto menos extrañas, Juana terminó de desquiciarse del todo. Paseó el cadáver por media España, aunque tuvo que detenerse a medio camino para parir a su última hija... Finalmente hubo de ser recluida en Tordesillas. Fernando gobernó, ya en solitario y con las manos libres.

Cuando murió Fernando el católico, el nuevo regente de Castilla fue el primogénito de Juana, Rey de Austria y nuevo Rey de Aragón: Su hijo Carlos I de España y V de Alemania. Es curioso que Juana la loca, la reina que nunca reinó, tuvo 6 hijos en su matrimonio y todos ellos fueron reyes: Leonor, casada con Manuel de Portugal y tras enviudar, con Francisco I de Francia. Isabel fue reina de Dinamarca. Fernando, emperador de Alemania. María, Reina de Hungría. Catalina, esposa de Juan III de Portugal y finalmente, Carlos, Rey de España y Emperador, el hombre más poderoso de su época. Pero de él hablaremos en el próximo número.

 

 

 

El Juego

Por Andoni

 

 

Nunca hacíamos grandes apuestas; en realidad, era más importante la honra de sentirse ganador o, en su caso, la vergüenza y humillación de saberse derrotado. En eso, el póker es cruel: no hay posibilidad de empate; sólo la retirada a tiempo, que ya es en esencia una derrota atenuada, un mal menor, pero un mal, al fin y a la postre.

Nuestro maestro era el camarero irlandés de la taberna del club de oficiales. Había sido piloto, pero tras ser derribado y perder el brazo izquierdo, quedó lejos del campo de batalla, lejos del olor a grasa y humo de nuestros biplanos, del olor a cordita de las ametralladoras al disparar contra los aviones enemigos, del extraño olor que desprendían los dirigibles alemanes cuando los hacíamos estallar en el aire, del olor a sudor, humedad y combustible que nos empapaba al regresar a tierra, del olor a chamusquina y carne quemada de los aviones derribados.

El irlandés fue el primero que nos habló del aristócrata alemán, que había acabado con docenas de nuestros pilotos. Él mismo había sido una de sus víctimas, y se acariciaba el muñón cada vez que lo contaba, con una mezcla de odio y admiración. Los demás le escuchábamos silenciosos y reverentes, pese a haber oído ya cientos de veces la misma historia. Patrick se atusaba el bigote, y el joven Didier miraba al suelo, como si viera en él las nubes de las que salió el triplano rojo, los fogonazos de sus ametralladoras, el irlandés estrellándose a escasos metros de una granja del norte de Francia. Yo, por mi parte, pensaba en lo que haría si alguna vez me encontraba con aquel hombre, en el honor que sería derribarle, en lo alta que era esa apuesta y en lo que significaría perderla.

Mientras ese día llegaba, nos dedicábamos al juego. Cada noche, después de cenar, acudíamos al club de oficiales. Destapábamos cuatro cervezas y las bebíamos pausadamente, mientras el croupier de turno repartía las cartas.

Sin embargo, una noche, el irlandés sacó una botella de whisky de su tierra, y sólo tres vasos. La silla de Patrick quedó vacía, y brindamos por aquel hombre que, antes de la guerra, se dedicaba a su tienda de relojes sin saber que las balas de la ametralladora de un bombardero alemán le convertirían en comida para los peces del río en el que se hundió su avión.

Pero, incluso durante la guerra, cada mañana amanece de nuevo, los pájaros vuelan de nuevo, la lluvia cae de nuevo. Los muertos se olvidan pronto, sobre todo cuando, en un continuo goteo, su número crece sin cesar. En muy poco tiempo parecía que siempre hubiéramos sido sólo tres los jugadores de póker. Patrick pasó a ser un recuerdo, alguien de quien sólo se hablaba cuando se contaban anécdotas. Nos reíamos a carcajadas al recordarle borracho, aquel día que celebrábamos su primer avión enemigo derribado. Su melopea era tan descomunal que a la mañana siguiente ni siquiera consiguió arrancar el motor de su avión, y el capitán le obligó a volver a la cama. También lo recordábamos, cuando algún joven piloto derribaba un bombardero como el que le mató. Sin embargo, la mayor parte del tiempo, acordarse de Patrick equivalía a recordar que en cualquier momento podíamos morir.

Las partidas eran más cortas ahora, y Didier perdía con mucha facilidad. Era muy joven, se creía invencible y eso hacía que arriesgara más de la cuenta. Eso le hacía cometer errores, y eso mismo fue la causa de su muerte. El caza enemigo contra el que chocó en el aire acababa de despegar, estaba repleto de combustible y el joven Didier murió envuelto en una enorme bola de fuego, mientras su madre esperaba su regreso en París y su novia le escribía una carta que enviaría perfumada y le sería devuelta sin abrir, con olor a vertedero y acompañada de una breve y funcionarial nota de pésame. "Mort por la patrie", su novio es reemplazable por otro piloto sin experiencia. Si le echa de menos, haga como nosotros y búsquese a otro.

Una botella y dos vasos. Al día siguiente fui yo quien no consiguió poner en marcha el motor de mi avión.

Así pues, las partidas de póker tras la cena pasaron a ser un mano a mano entre mi persona y el camarero irlandés, que barajaba más rápido con una mano que yo con ambas. Sabía que él guardaba aún una botella de buen whisky, y decidí hacer todo lo posible con el fin de que la usara para celebrar por todo lo alto el fin de La Gran Guerra. Debía sobrevivir...

Pero esta mañana, mientras patrullaba la orilla del río que en estos momentos es la línea del frente, vi un Fokker. Era un triplano, era rojo su color, y en los ojos del piloto pude ver, pese a la distancia, la misma expresión ganadora del irlandés cuando en sus manos había un full.

Aposté alto, y la partida estuvo igualada, muy disputada. Casi llegué a alcanzar con mi fuego la cola del loco alemán.

Pero él sólo jugaba. Me derribó cuando le apeteció, cuando se cansó de jugar al gato y al ratón, cuando mi torpe técnica de piloto de segunda le aburrió.

 

Sentí la caricia del fuego, el humo me ahogó, y vi que la tierra se acercaba a una terrible velocidad. El suelo caía sobre mí, y apenas recuerdo nada más, sólo la sonrisa del vencedor, la sonrisa irónica que vi, desde la mortaja que formaba mi avión, en los labios del Barón Von Richtoffen.

Y aquí estoy ahora. No siento calor, pero a mi alrededor todo arde. No siento presión sobre mí, pero estoy bajo el peso del amasijo de madera, hierro y tela que alguna vez fue un avión de combate. No siento nada, supongo que estaré muerto...

Sin embargo, ahora vuelve el calor a mí. Veo al irlandés, baraja las cartas. En la mesa hay cuatro vasos llenos de buena cerveza. Patrick se atusa el bigote, y Didier ríe un chiste. Volvemos a ser tres pilotos y un maestro de póker. Vuelvo a soñar con vencer al loco alemán. Parece que el joven que me dio la vida ha decidido iniciar otra partida en el videojuego del cual soy un personaje. Tal vez, consiga que ahora alguno de sus tres pilotos derribe al Barón. Ojalá sea yo.

 

 

 

Entrevista

Esaú, víctima de la gastronomía

Por Ezequiel-vio-la-rueda

 

 

Para iniciar bien esta sección, en éste primer número entrevistamos a uno de los grandes perdedores de la Biblia: Esaú. Lo encontramos dirigiendo un restaurante judío kosher cerca de Zamora. Su especialidad: el cordero asado. Curiosamente, no hay lentejas en el menú...

Pregunta: Has pasado a la historia como el glotón que vendió su primogenitura por un plato de lentejas. ¿Cómo lo has hecho para mantenerte tan delgado?

Esaú: El seguir los programas de Eva Nasarre, hace algunos años ya, ayudó lo suyo. Por supuesto, un poco de dieta también tuve que hacer y, sobre todo, aquellas merendolas a base de bollería industrial y aquellas cenas de cuatro platos tuvieron que pasar a la historia. De todas formas, lo de las lentejas no fue exactamente como se cuenta...

Pregunta: Danos pues tu versión.

Esaú: No sé si debo, Yahvé puede cabrearse un rato...

Pregunta: No te preocupes, esta revista no la lee ni Dios. Habla libremente.

Esaú: Bien, entonces empezaremos por aclarar que Él tiene una cierta tendencia a preferir a unos hermanos antes que a otros. Prefirió a Moisés antes que a Aaron, a Abel antes que a Caín, a José antes que a cualquiera de sus hermanos, y a Jacob antes que a mí. Lo de las lentejas fue una trampa que me puso, porque yo era el primogénito y a Él le interesaba quitarme de en medio. Él sabía que me encantaban las lentejas. Me tuvo quince días en el monte, con mis ovejas, sin comer nada más que unos bocatas hechos con pan flexible y carne rancia, tan cutres que hoy los venden casi idénticos en Mc Donalds. Y ¡Hala!, cuando bajo del monte, allí está Jacob, con aquel platito de lentejas tan apetitoso, con todo lo que tienen que tener...

Pregunta: Ya, su choricito, su morcillita...

Esaú: Bueno, no exactamente porque los judíos no comemos cerdo, pero tenía su verdurita picada, trocitos de buena carne...

Pregunta: Y caíste.

Esaú: Como un pardillo. Yahvé ya le había aleccionado bien. Le predispuso contra mí de tal forma que, con buena cara, con su sonrisa de anuncio de dentífrico me engañó.

Pregunta: ¿A que crees que se debe que Yahvé prefiriera a Jacob?

Esaú: Pues a que era un pelota. Además, él era más guapito, siempre repeinado, bien limpio y aseado... Mientras, yo, con las ovejas todo el día, supongo que tendría más olor a ganado que a Chanel nº 5, y ya sabes que Yahvé tiene acciones en jaboneras.

Pregunta: ¿Cómo? ¿Acciones en fábricas de jabón?

Esaú: Sí, sí. ¿A qué crees que viene esa obsesión por la pureza? ¡Pues a que barre para casa!

Pregunta: ¡Eso si que es una sorpresa! ¡Dios tiene acciones en fábricas de jabón! ¡Noticia exclusiva de Aurpegiko Begia!

Esaú: Si, y el Vaticano tiene acciones, en fábricas de pañales de bebe y en una empresa farmacéutica que fabrica antivirales, por ello se niegan a permitir el uso del condón.

Pregunta: Bueno, eso ya me sorprende menos. Volviendo a lo nuestro: ¿Cómo reaccionaste cuando te diste cuenta de lo que habías perdido?

Esaú: Un día oí a un humorista, compatriota tuyo, hablar de la estupidofacción, es decir, de que se te queda cara de estúpido.

Pregunta: Si, creo que fue Eloy Arenas.

Esaú: Sí, exactamente. Bueno, pues esa fue mi primera reacción. Me quedé boquiabierto. Luego me enfadé y tardé mucho en volver a dirigir la palabra a Jacob. Pero ya le he perdonado.

Pregunta. ¿Mantienes el contacto con él?

Esaú: Si, nos escribimos cartas, nos mandamos mails, algún que otro virus... (Risas) No, hablando en serio, hoy en día nos llevamos bastante bien aunque a distancia, porque él vive en Galicia.

Pregunta: ¿A que se dedica?

Esaú: Tiene otro restaurante. Fraga solía comer muy a menudo allí. Mi hermano comenta que se pasaba el día preguntándole por el precio de las lentejas, las alubias, los garbanzos... Supongo que para calcular el IPC

Pregunta: Que Jacob acabe montando un restaurante parece de lo más lógico, al fin y al cabo, era él el cocinero de la historia, pero... ¿y tu? ¿Cómo acabaste dedicándote a la restauración?

Esaú: Me quedé arruinado al perder la primogenitura, y me tuve que poner a trabajar de ayudante en un restaurante. Decidí aprender y no volver a dejar que nadie cocinara para mí, no sea que ahora me arrebatasen mis riñones o algo similar. Por eso, con lo que fui ahorrando, pagué la matrícula en la escuela de hostelería de Jerusalén, y después hice un master en el Restaurante de Argiñano.

Pregunta: ¿Qué tal te llevabas con Carlos Argiñano?

Esaú: Muy mal, fatal en realidad.

Pregunta: Me sorprendes, tiene fama de ser muy campechano, simpático...

Esaú: Y lo es, lo es. Pero cada vez que él decía lo de "Rico-rico", yo recordaba cómo debía ser yo si no fuera por aquel puñetero plato de lentejas, es decir, Rico, muy rico. Y claro, me deprimía. Además. Acabé del perejil hasta las narices.

Pregunta: ¿De donde sacaste el dinero para montar el restaurante?

Esaú: De la venta de exclusivas en el "Shalom", de un montaje que hice estrellándome con el coche de un tío vestido de payaso contra una fuente de Tel-aviv, que lo dieron todos los programas de cotilleo de Israel... Hay que tener en cuenta que yo allí he sido un personaje conocido. Ahora no me recuerda nadie, pero incluso saqué un disco, con canciones como "La lentejita" o "Ardor de estómago". También aquí me ofrecieron hacer un montaje con una tribu en la que figuran un tipo con un peluquín infame que canta mientras mueve las manos como un molino de viento con los engranes partidos, otro que mientras habla saca la lengua como una vaca rumiando, una tía con pinta de travestí, su novio, que parece un matón de putiferio... Pero ya era muy cutre aquello. Demasiado patético.

Pregunta: ¿Porqué elegiste España para vivir y para montar tu restaurante?

Esaú: Hombre, no hay un único motivo, pero principalmente porque aquí hay un nivel de tolerancia hacia el extranjero que no hay en ningún otro sitio, y para un judío como yo, eso es muy importante en estos momentos en los que florece el antisemitismo.

Pregunta: ¿Cómo dices? ¿España tolerante? ¿A qué te refieres?

Esaú: Joder, es que aquí apenas hay racismo, fíjate, incluso el director de inmigración del Gobierno Vasco es un africano.

Pregunta: Ya, Omer Oke, pero no hace mucho le quisieron cobrar en la puerta de un bar por ser negro.

Esaú: Eh, oh, ya. No lo sabía. Bueno, pero el defensor del pueblo, Enrique Mújica. Es judío.

Pregunta: Si, pero tampoco es un ejemplo de tolerancia, antirracismo y progresismo, cuando hace nada se negó a presentar recurso a la ley de extranjería del PP, que por cierto restringe los derechos de los inmigrantes hasta convertirlos en simples bultos.

Esaú: Vaya. Tampoco lo sabía. Pero fíjate cómo se perdona a los que cometen errores. Un etarra reinsertado, Mikel Azurmendi, es el director del foro para la inmigración.

Pregunta: Tampoco es un buen ejemplo. No hace mucho insultó a todos los vascoparlantes diciendo que jamás volvería a hablar Euskera porque es un idioma en el que se mata, como si (desgraciadamente) no se matara en todos los idiomas del mundo. Desde entonces le llaman Miguel Montedehuesos, la traducción literal de su nombre. También sacó un libro en el que venía a decir que El Ejido no era un ejemplo de racismo, y ha dicho hace poco que el multiculturalismo es una cangrena de la sociedad democrática. Por cierto, Enrique Mújica estaba de acuerdo con él, cuando hasta Fraga lo criticó. "Cometimos el error de seguir al Azurmendi de turno y expulsamos a judíos y moriscos", dijo Fraga.

Esaú: Coño. ¡Pero se han cerrado todas las heridas de la guerra civil, y eso es un ejemplo de tolerancia!

Pregunta: Hombre, todas, todas... El estado aún no ha devuelto parte de las propiedades incautadas a los que perdieron la guerra, el partido en el gobierno se negó a condenar el intento de golpe de estado que la inició, también se negaron a pagar indemnizaciones a los represaliados por el franquismo, y aún no se ha rehabilitado a los maquis. Hace poco, el mismísimo Rey de España afirmó que el castellano nunca ha sido una lengua impuesta, cuando el Euskera, el Gallego y el Catalán fueron reprimidos durante la dictadura, así que apenas 27 años después de morir Franco ya se quiere maquillar la historia. ¿Te parece de verdad que se han cerrado las heridas de la guerra? En mi opinión, lo que están es infectadas.

Tras oír esto, el rostro de Esaú era un ejemplo claro de estupidofacción. Lo dejé en su restaurante, preparando cenas y pensando en a qué país emigrar.

 

 

 

Sobre el primero de mayo

Por El Alcázar Toledano

 

No sé qué quieren los obreros Españoles. Apenas unos días antes de escribir este artículo fue primero de mayo. Oyendo sus eslóganes y leyendo sus pancartas, no entiendo nada. Uno: "Hace falta ya, una huelga, una huelga, hace falta ya una huelga general" ¿Para qué hace falta una huelga, si se puede saber? ¡Si en ESPAÑA los obreros viven mejor que Dios!

Y si, he dicho ESPAÑA, no Estado Español, que es como los rojos, los separatistas y los pusilánimes llaman a nuestra patria, como si de física se tratara: Estado sólido, estado líquido, estado gaseoso y estado español, al que se llega tras meter suficiente materia en estado líquido en un cuerpo más o menos sólido. PUES NO. ESPAÑA es sólo ESPAÑA y nada más que ESPAÑA.

Otro eslogan: "35 horas semanales ¡Ya!" Es decir, 35 horas semanales de trabajo. Vamos a ver: Una semana tiene 168 horas. Y estos impresentables quieren dedicar tan sólo 35, es decir, apenas el 20 %, a quien les paga, incluyendo ahí, en esas 35 horas, las 20 que tardan en comerse el bocata, en prepararse el café, en ducharse y vestirse... Las 133 horas restantes, las piensan dedicar a dormir, tocarse los cojones, masturbarse como monos y preparar estrategias para hundir a su patrón. ¿Así piensan levantar ESPAÑA? Y encima piden aumentos de sueldo. ¡No, si encima pretenderán que el empresario acuda raudo a sus casas a arroparlos antes de dormir!

Otro eslogan más: "ETT, púdrete". ¿Ésa es forma de tratar a una empresa cuya única función es permitir a los jóvenes empezar a trabajar? ¿Qué tiene de malo trabajar hoy aquí y mañana allí por un sueldo de miseria cuando nunca antes se ha trabajado? ¿Cómo van a llevar adelante sus empresas nuestros pobres empresarios si solamente pueden contar con trabajadores fijos? Y menos aún si tenemos en cuenta el siguiente cartel: "Trabajemos menos para trabajar todos," Ya.

¿Dónde quedaron aquellos trabajadores abnegados que reconstruyeron nuestra Sacrosanta Patria en los años posteriores a la cruzada que iniciamos el 18 de julio de 1936, no dudando incluso en emigrar a Alemania con el único fin de devolver a ESPAÑA el esplendor que jamás debió perder? Pero claro, hemos olvidado aquellas preciosas concentraciones en la Plaza de Oriente, todos con nuestras banderitas rojas y gualdas, pero las auténticas, las del Águila sujetando con sus garras el Escudo Patrio. Las hemos sustituido por estas majaderías en las que se ven multitud de banderas rojas e incluso banderas tricolores, las banderas de los malditos judeo-masones que hicieron necesaria la cruzada.

Incluso se grita contra el gobierno, en estas perversas manifestaciones: "Esto nos pasa por un gobierno facha". ¿Facha? Pues los "fachas" son los que hoy en día defienden nuestra civilización cristiana y occidental enviando a nuestros valientes legionarios a luchar contra el infiel en los fríos páramos de Afganistán, igual que fueron anteriormente los muchachos de la División Azul a combatir contra el rojo ateo y masón en Rusia, o como nuestro Carlos V envió sus tercios a las húmedas tierras de Flandes a luchar contra los herejes calvinistas. Este gobierno "facha" es el digno heredero de los reyes católicos, de Carlos V, de Felipe II, de Felipe V y, también, de nuestro gran Francisco Franco Bahamonde, el hombre más grande que ha dado ESPAÑA desde el Cid Campeador.

¿Qué debería hacer nuestro gobierno para acabar con estos desordenes? Evidentemente, prohibir las perniciosas manifestaciones del primero de mayo es un primer paso necesario, previo a la prohibición total de dicha "Fiesta" y su sustitución por la de San José Obrero, más castiza y acorde con la esencia católica y pía de nuestra Patria. La prohibición de los sindicatos existentes y la reinstauración de los sindicatos verticales sería algo interesante y efectivo. Otras buenas ideas serían la jornada laboral de 55 horas semanales (10 de Lunes a Viernes, y 5 los sábados, dejando la tarde de dicho día libre para poder realizar ejercicios espirituales como preparación a la celebración religiosa del Domingo). Jubilación a los 70 años. Despido libre. Despido obligatorio de los huelguistas, que podrán ser condenados penalmente a un mínimo de 10 y un máximo de 30 años de cárcel por sabotaje al resurgimiento nacional. Pena de muerte para los huelguistas reincidentes. Sustitución de la hora del bocadillo por la media hora del rosario. Anulación del subsidio de desempleo, que nadie cobre por no trabajar, en lugar de esa reforma mínima que se quiere hacer y contra la que los sindicatos tanto braman. Subvenciones estatales para las ETTs.

Evidentemente, estas son sólo las reformas básicas en lo puramente laboral, que deberían completarse con reformas en el código penal, en el sistema educativo, en el ejército, en el estatus de la iglesia... Reformas necesarias Para el resurgimiento de la ESPAÑA Imperial, para que nuestra patria vuelva a ser lo que nunca debió dejar de ser, es decir, para que en ESPAÑA vuelva a amanecer.

En ésta sección iré dando ideas, desde la óptica del buen Español de la calle, de cara al renacimiento de ESPAÑA. En el próximo número, tocaremos el tema del ejército. Invito a todos los buenos patriotas a que colaboren conmigo, enviando sus propuestas a la revista. Un saludo brazo en alto e impasible el ademán.

 

 

 

 

 

 

Una mañana de trabajo

Por Andoni

 

 

El lunes empezó como cualquier otro día de la semana para Laura. El despertador la despertó a las seis, como cada jornada de trabajo y, tras la ducha, desayunó lo mismo que cada día. Hacía mucho ya que la leche no era auténtica, desde que el Virus acabó con todos los mamíferos menos el hombre, pero el sucedáneo que Laura mezcló con el café tenía el mismo color, y todos los que habían nacido ya cuando el Virus se expandió por el mundo decían que tenía un sabor y un olor casi idénticos. El Virus había acabado con muchas cosas; las prendas de lana eran ahora una de esas reliquias que las abuelas regalaban a sus nietas el día de su boda, junto con el traje de novia y el sonajero para el hijo que la mayoría de las casaderas jamás podrían tener, por las trabas legales dispuestas para ello a causa de la superpoblación. Ambos padres debían tener un coeficiente de inteligencia superior a 180, tener un empleo fijo, llevar más de cinco años casados y desearlo lo suficiente para soportar varios años envueltos en la enmarañada red de un sistema burocrático diseñado para desanimar a la pareja más persistente.

Laura era soltera, no tenía novio, su coeficiente intelectual era de 150 y además sus dos abuelas habían muerto ya. Por ello vivía sola, y por ello no había tenido nunca una prenda de lana ni la tendría jamás. Bajó al garaje, y entró en su coche. Lo puso en marcha, sintiendo el rugir de sus 250 caballos bajo el capó. Ya no había restricciones de potencia ni de consumo; acabaron cuando se descubrió cómo sintetizar hidrógeno de forma barata y se inició la fabricación en serie de motores a hidrógeno. Tampoco había ya límites de velocidad. De esta manera también se luchaba contra la superpoblación, aumentando la mortandad en las carreteras. Para ello se había instaurado la velocidad mínima de 120 km./h en las autopistas y de 80 en el resto de las carreteras de la red vial. Tampoco había centros públicos de salud, el tabaco y las bebidas de alta graduación eran subvencionados por el estado y se había acabado con los centros de desintoxicación. Todo por el bien de la sociedad y el bienestar de la población.

Salió del garaje, a una velocidad muy por debajo de la legal. Miró hacia los dos lados de la carretera, vigilando que no hubiera ningún policía de tráfico, y se metió a la vía acelerando lentamente hasta llegar a la velocidad de crucero de su coche. Una patrulla de la policía de tránsito pasó en dirección contraria. No la habían visto ir tan lento al salir del garaje. Se libró de una buena multa.

Adelantó a un coche de funeraria, que iba hacia la cárcel que había a pocos metros de su casa. Laura no había oído nada de ninguna ejecución en los próximos días, aunque tampoco había ojeado con mucha atención la programación de televisión. Supuso que alguno de los presos habría muerto en alguna pelea, o algo por el estilo. La muerte natural no era rentable para el estado, ya que no podía ser televisada. Por ello se habían colocado cámaras por toda la cárcel y se había despenalizado el asesinato en el interior de sus muros. Así pues, no era muy común que los presos murieran de enfermedades, salvo de las causadas por la falta de atención sanitaria y que fueran lo suficientemente espectaculares para poder ser retransmitidas en directo. Uno de los programas más vistos de los últimos años había sido una muerte a causa de la sífilis en la cárcel de la Ciudad. Los espasmos que sufrió el preso horas antes de morir hicieron subir las audiencias en un 250 %.

Laura entró en la Ciudad, tenía que cruzarla de lado a lado para llegar a su puesto de trabajo en la central de seguridad. Nunca había llegado a acostumbrarse a pasar por aquella zona tan peligrosa. Cuando se paraba en los semáforos, solía rezar pidiendo a su Dios que nadie le atacase, que aquella vez pudiera llegar a su trabajo sin ningún percance, que ese tipo de la melena no se acercase a su coche.

Se tranquilizó un tanto cuando vio que estaba cerca ya del edificio gubernamental. La presencia de la policía política y del ejercito en los alrededores disuadía a los delincuentes que asolaban esta ciudad de 25 millones de habitantes. Entró en la autopista y aceleró, tanto por alejarse del lugar de sus peores pesadillas como para cumplir la ley. Cada vez que entraba en la vía rápida, fantaseaba con que su coche era una nave espacial, y ella un piloto militar, de los que veía en aquellas películas de la época de la guerra. Los libros de historia contaban que, poco después de la llegada del Virus, la tierra fue atacada por los habitantes de un planeta muy lejano. Creyeron que el Virus habría acabado con toda la vida inteligente, pero no contaron con los progresos de la medicina ni con la capacidad de supervivencia del ser humano. La guerra fue una autentica masacre, ya que ellos no tenían una gran capacidad militar. Hay quien afirmaba que jamás atacaron la tierra, y que el gobierno mundial inició aquella guerra para unir a todos los terráqueos bajo el estandarte de la lucha, olvidando así la responsabilidad de nuestros dirigentes en el nacimiento y propagación del Virus, pero Laura no lo creía, y el hecho de que el ser humano hubiera exterminado por completo aquella extraña raza de seres de aspecto similar a una rata mojada no le parecía ninguna catástrofe.

Tan embebida estaba pensando en la guerra, que no vio al coche que frenaba ante el suyo. Chocó con él, y a la velocidad que iba, fue imposible evitar el vuelco. Dio seis vueltas de campana antes de detenerse contra la valla que limitaba la autopista. Estaba atrapada, no podía salir de allí. Sus piernas no le valían de nada, aprisionadas por los hierros de aquello que alguna vez había sido un coche. Tampoco podía mover los brazos, estaba paralizada de cuello para abajo. Sentía dolor, pero era algo difuso, como el dolor causado por la fiebre. Podía, eso sí, mover su cabeza, y gritar pidiendo auxilio, pidiendo esa ayuda que sabía que no iba a llegar. Cuando desde su encierro vio llegar a la ambulancia, y al enfermero sacar el arma, añoró aquellos tiempos en los que la superpoblación no era un problema tan grave, y el trabajo de los de las ambulancias consistía en salvar vidas.

 

 

 

Vacaciones en septiembre

Por Ciber-conspiracionista

 

Durante el último año se ha escrito y hablado mucho sobre las causas y consecuencias de los atentados del 11 de septiembre del 2001, pero apenas se ha mencionado un pequeño detalle: es esa fecha había muchísima gente de vacaciones. Demasiada para ser casualidad.

Estaba de vacaciones Steven Segal. Si no hubiera sido así, hubiera estado en uno de aquellos aviones y, tras varias peripecias entre las que se incluirían, sin duda alguna, un par de peleas a cuchillo, algunos árabes desnucados y un concierto de guitarra (como en "En tierra peligrosa"), se hubiera hecho con el control del avión y hubiera logrado realizar un aterrizaje perfecto a pesar de faltar medio tren de aterrizaje.

También estaba de vacaciones Jean Claude Van Damme, que hubiera hecho lo mismo que Steven Segal pero sin concierto de guitarra, que hubiera sido sustituido por un par de aperturas totales de piernas, como una gimnasta, y con la camisa quitada para que todo el pasaje pudiera admirar su musculatura. Tal vez también se le hubiera visto el culo, ya que tiene hasta club de fans. Además, se hubiera ligado a una azafata y hubiera echado por la puerta del avión a alguno de los terroristas de una patada voladora

De vacaciones estaba también Arnold chuacheneger. Éste hubiera tiroteado a todos los terroristas antes de llegar al avión. Sólo se le hubieran escapado dos, que hubieran huido en un helicóptero robado a punta de pistola. Pero Arnold hubiera logrado colgarse del patín del helicóptero, hubiera conseguido entrar en la cabina bajando en marcha al más ceporro de los dos terroristas y, una vez dentro, hubiera logrado hacer aterrizar al helicóptero con una mano mientras peleaba a hostias con el jefe de los terroristas con la otra. Hubieran seguido dándose estopa en tierra, pero las aspas del helicóptero hubieran hecho pedazos al barbudo después de que Arnold le diera una paliza. Eso sí, todo ello sin perder la sonrisa y soltando paridas humillantes.

Silvester Stallone estaba en el caribe, tomando cócteles de los de sombrillita. De otra forma, los de Al-quaeda no hubieran llegado a salir de Afganistán. Allí se los hubiera cargado, de uno en uno, utilizando como arma un bolígrafo, a pesar de tener dos balazos en cada brazo y una cuchillada en una pierna. El mismo Silvester se hubiera cosido sus heridas utilizando la mina del bolígrafo como aguja y un pelo de la barba de uno de los terroristas como hilo. Eso sí, es altamente improbable que se le viera utilizar el bolígrafo para escribir.

Chuck Norris los hubiera descubierto en el aeropuerto, y los hubiera detenido sin utilizar armas, tan solo una escoba y sus manos. La escoba se la hubiera partido en la cabeza al primero de los moritos que se acercase, y hubiera utilizado las dos mitades, una en cada mano, para "dar pal pelo" a todos los demás. Ahora que lo pienso, puede que Van Damme también hubiera utilizado dos medias escobas... Pero Chuck lo hubiera hecho con sombrero tejano, que mola más. No pudo ser porque estaba de Safari en Kenia. Si, el sombrero tejano también estaba en Kenia.

Charles Bronson estaba en Benidorm, en un viaje del Inserso. De otra forma, hubiera exterminado a todos los terroristas sin siquiera cambiar de expresión. (Yo siempre le he visto con la misma cara, da igual que estuviera matando a un violador o que estuviera cenando unas chuletillas de cordero. Siempre la misma expresión. ¿Será que no tiene otra?) Eso sí, lo hubiera hecho con un revolver de gran calibre, para que los balazos fuesen más espectaculares, y es que él es la ley.

Wesley Snipes estaba visitando el Gugenjeim Bilbao. De otra forma, lo hubiera tenido fácil: Simplemente hubiera hecho lo mismo que hizo en "Pasajero 57", y es que él ya estaba entrenado para estas cosas.

El único que no estaba de vacaciones era Dolph Lundgren, pero tampoco pudo actuar. Dolph tenía cita con el psiquiatra que lleva ya 10 años tratándole, intentando conseguir que sonría sin parecer una amenaza. Hasta el momento, sin resultados apreciables, por cierto. Dolph, primeramente hubiera perdido a alguien querido, algún familiar o algo similar, asesinado de forma horrible por uno de los jefes de los terroristas, tal vez el propio Osama en persona. Luego Dolph se hubiera vengado acabando con toda la organización, de uno en uno y utilizando armas sofisticadísimas como misiles, rayos láser, bombas silenciosas... A alguno lo hubiera quemado vivo con un cóctel molotov y hubiera dejado para el final al que mató a su familiar. A éste lo hubiera matado de la misma forma en que murió aquel.

Parece demasiada coincidencia, tanto G.I. Joe de vacaciones. Nosotros nos limitamos a resaltar estos hechos, y a ponerlos en conocimiento del FBI, de la CIA y de los municipales de Majadahonda. De todas formas, les recomendamos que no encarguen la investigación a Denzel Washington, Harrison Ford ni Morgan Freeman, entre otros. También ellos estaban ausentes, así que también forman parte del ejercito de los sospechosos.

Sin embargo, podemos aventurar una hipótesis. ¿Quién es el gran beneficiado de los ataques del 11 de septiembre? Bueno, para empezar, la industria armamentística. No hay que olvidar que alguien cobrará (si no lo ha hecho ya) todas esas armas, munición y demás utilizadas en Afganistán. Otra gran beneficiada será la industria petrolera, ya que Afganistán está en medio de la ruta prevista para el paso de varios oleoductos que transportarían el crudo de las antiguas repúblicas soviéticas a occidente, y es evidente que con los talibanes de por medio era difícil construirlo. Pero otro gran beneficiado sería Hollywood. Si con la guerra de Vietnam, que la perdieron, hicieron tantas películas... ¿Cuántas harán con lo de Afganistán? Si con el ridículo de Pearl Harbour han hecho ya varias superproducciones... ¿Qué harán con lo de las torres? ¿Cuánto dinero ganará Hollywood gracias a Bin Laden? Y, además, no creo que a él le den comisión. Y si no ha sido nadie de Hollywood, seguro que ha sido Bill Gates el que saboteó la defensa USA forma tan sutil como eficaz.

Bueno, me tengo que despedir. Mi nuevo vecino del 2º ha vuelto a encender la tele y a poner el volumen mucho más alto de lo estrictamente necesario. Tiene barba larga y tez algo más morena que la media. Tengo que vigilarle. Me temo que es un espía árabe y que, si pone la tele tan alto es para que nadie de la vecindad oiga cómo informa a sus superiores.

 

 

 

 

Crítica cinematográfica

 

El hijo de la novia

 

Por Andoni

 

Antes de hablar de la película, creo que la sala de cine en que la vi merece unas palabras. Hay que admitir que el ayuntamiento de Bermeo ha realizado un gran esfuerzo para dar al pueblo una sala de cine. Parece mentira, que después de haber tenido tres salas diferentes en el pueblo, después de haber tenido la oportunidad de elegir cada fin de semana entre 4 películas diferentes (contando la sesión infantil que solía haber en el "Ercilla"), el pueblo quedara sin ninguna. Y en ese sentido, hay que agradecer al ayuntamiento que haya habilitado el "Nestor Basterretxea Aretoa". Sin embargo, también hay que destacar los errores, y hay dos, principalmente.

El primero de ellos, la distribución de los asientos. Hoy en día, es casi imposible encontrar una sala de cine en la que los asientos estén dispuestos de forma que al mirar directamente al frente te encuentres con el cabezón del individuo que tienes ante ti. Para evitarlo, o se hace que los asientos estén en cuesta, los de atrás más alto que los de adelante, o se intercalan, de forma que cada uno mira por entre dos espectadores de la fila inmediatamente anterior a la suya. En la mayoría de los cines, se utiliza una combinación de ambos sistemas. Además, las primeras 6 filas están demasiado cerca de la pantalla, que te queda casi encima de la cabeza.

El segundo fallo que le veo a esta sala es la falta de comodidad de los asientos. Si te sitúas junto a la puerta cuando todo el mundo sale, notas un detalle: al levantarse, todos los espectadores hacen el mismo gesto: Poner las manos en la parte baja de la espalda, e inclinarse hacia atrás. ¿Tendrán los fabricantes de esos asientos comisión con algún traumatólogo? ¿O tal vez con algún masajista? Misterios sin resolver...

Hablando ya de la película, hay que destacar el trabajo de Norma Aleandro, en el papel de la madre del protagonista. Lo cierto es que apenas conocía nada de esta mujer. La había visto actuar en "La historia oficial" (Oscar a la mejor película de habla no inglesa en 1986), pero hace tanto de ello... En "El hijo de la novia", es ella quien da color a toda la historia. Su sonrisa ida de enferma de Alzheimer, su utilización de la manera de hablar argentina, sus cambios de expresión... impresionante. Una actuación de garantía para un papel muy agradecido.

Tampoco el resto de las actuaciones están nada mal; El protagonista, Ricardo Darín, cumple a la perfección en su papel de cuarentón estresado por su trabajo y que se siente incapaz de hacer que su madre enferma se sienta orgullosa de él. A pesar de conseguir llevar adelante el negocio familiar en una época de crisis, se siente un perdedor. En cuanto al gran Hector Alterio, muy en su línea, borda el papel de anciano que ve que todo aquello por lo que ha luchado va desapareciendo y que, sin embargo desea por todos los medios dar una última muestra de amor a su mujer, incluso si ésta no se entera de nada debido a su enfermedad.

Pero el gran acierto de "El hijo de la novia" es su mezcla de comedia y romanticismo que, sin embargo no resulta pastelóna en ningún momento. La utilización del dialecto porteño, esos diálogos tan espontáneos... y los secundarios. Ésa novia (Natalia Verbeke), despechada de su hombre, ése amigo viudo (Un impagable Eduardo Blanco) que trabaja de extra en culebrones, ésa ex-esposa, ese novio de la ex-esposa tan miedoso, y hasta el portero de la novia del protagonista, con tan sólo dos frases pero del que queda un recuerdo imborrable.

En resumen, una buena película que te hace salir del cine con una sonrisa.

Por cierto... No sé si sólo sucedió en la sesión a la que fui yo, pero el público era muy mayoritariamente femenino. De hecho, tan sólo conté 10 varones en la sala... y sólo dos de ellos vinieron solos. En fin, vosotros os lo perdéis, tíos.

 

Kritika

Lagun Izoztua

Andoni

 

Argi utzi behar dut nik ez nuela espero beste munduko ezer. Hala eta guztiz ere, esan behar dut "Lagun izoztua" oso ondo idatzitako istorioa dela. Zergatik ez nuen espero beste munduko ezer? Ba, nire ustez, Joseba Sarrionaindia ez delako nobelagile bat, ipuin laburrak askoz ere hobeto egiten ditu, nobelak baino. "Narrazioak" irakurri ondoren, gaur aztertzen ari garen liburu honek ezin ditu itxaropen guztiak bete. Ezinezkoa da harekin lehiatzea, eta "Lagun izoztua" ez da, literarioki, haren erdia ere. Baina, hala eta guztiz ere, "Lagun izoztua" oso ondo idatzitako istorioa dela aitortu behar dut.

Egia esan, hiru istorio dira. Alde batetik Andonik lehenaldian kontaturikoa, Goio gaztearen istorioa, bere andereñoarekin maiteminduta eta Euskal Herriko arazo politikoa ulertzen hazten den adoleszentearen istorioa. Beste alde batetik, Maribel errefuxiatuen postariak orainaldian kontaturiko istorioa dugu, Goioren gaixotasuna eta Ekuadorrera Maribelek eta Goiok eginiko bidaia, Andoni aurkitu nahian. Askenik, narratzaile batek geroaldian kontaturiko istorioa dugu, Goio sendatu ondoren, Antartikara egingo duen bidaia kontatuz. Laugarren istorio bat dago, Durangoko Azokan liburua erosi genuenoi oparitutako eskutitzean dagoena, Andoniren istorioa Andonik berak kontaturik. Laugarrena, indioen aurka egiten den genozidioa salatzen duen ipuin labur bat da, baikortasunari izpi bat utziz.

Pertsonai denen izaera oso ondo ikusten da, eta baita ere zergatik egiten duten egiten dutena ere. Pertsonai atipikoak dira, gehien bat Maribel eta Goio, benetako bi protagonistak. Baita Josu idazlea ere, amaiezina den nobela bat idazten eta bere emaztea den Maribeleri adarrak jartzen ari den errefuxiatua. Edo Urioste neba arrebak, gerrate zibileko errefuxiatu baten seme alabak. Semea, Imanol, samindurik eta erdi alkoholizaturik dagoen psikiatra bat, bere aitarekin inoiz bat egin ez zuena eta bere burua barkatu ezinik dabilena. Bere arreba den Arantxa, aldiz, Euskal Herria inoiz ez zuen ezagutu baina ala ere Euskal Herritarra dena, nahiz da paramilitar batekin elkarturik egon.

Beste alde atetik, Latinoamerikan oso ondo girotuta dago historiaren zati handi bat, nahiz eta latinoamerikar jendea gutxi agertu, euskaldunak bai dira protagonista denak. Euskal Herriko itsas ertzeko herrien bizia ederto irudikatzen du, ume baten ikuspuntutik. Herri arrantzale baten hasi garenok ezaugarri asko ikusten dugu, batez ere harriandin eta ontzian giroturiko pasarteetan.

Asko izango dira esango dutenak argiegi ikusten dela Sarrionaindiaren ideologia. Ados nago, oso argi nabarmentzen da idazlearen joera. Baina ez daukat bat ere argi hori txarra denik. Sarrionaindiaren ideologiarekin ados egon gaitezke edo ez baina ezin dezakegu eskatu idazle bateri, idazteko orduan, bere ideologia ahazteko, ezinezkoa bai da. Egia ezan, askoz argiago ikusten da Fernando Vizcaino Casas-en ideologia, bere liburuen artean edozein irakurriz. Hobea al da hori?

 

Para recibir los siguientes números de este fancine, se hagan cuando se hagan, envia un mail en blanco a la siguiente dirección:

aurpegiko_begia-alta@elistas.net

Las opiniones, colaboraciones, cartas al director y demás pueden ser enviados al administrador de  aurpegiko_begia@elistas.net

Animamos a todos a reenviar este fancine a todos aquellos amigos a los que creais que esto pueda interesar, siempre mencionando el origen.