Inicio > Mis eListas > debunker > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4660 al 4674 
AsuntoAutor
La Verdad esta all Luis I.
LA NUEVA VENIDA DE José Gar
¿Mesías? ypes
RE: ¿Mesías? jainavas
Re: LA NUEVA VENID Henry
RE: ¿Mesías? Henry
RE: ¿Mesías? Antonio
la lista anda un p Violeta
¿Mesías?...para jo Violeta
Re: la lista anda José Gar
RE: la lista anda Jordi
Re: ¿Mesías?...par José Gar
José García El Ciber
Re: José García clara co
RE: la lista anda Henry
 << 15 ant. | 15 sig. >>
 
Debunker
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4669     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Re: [debunker] LA NUEVA VENIDA DE JESÚS.
Fecha:Martes, 11 de Febrero, 2003  22:48:14 (+0100)
Autor:Henry <ecnaton @.....es>
En respuesta a:Mensaje 4666 (escrito por José García Álvarez)

Oh no, pobre loco. Si viniera con todos esos prodigios, todo el mundo creería. Lo que pasa es que:
 
- No puede venir, porque no existe
- Nadie realiza milagros porque los milagros no existen.
 
¿Me he expresado claramente?
 
___________________________
"'Mitología' es lo que llamamos a las religiones de otras personas" (Joseph Campbell)
"Si el orgasmo durara una hora, ya podría Dios meterse su gloria por el culo" (Desconocido)
-------Mensaje original-------
 
Fecha: martes, 11 de febrero de 2003 04:24:56
Asunto: [debunker] LA NUEVA VENIDA DE JESÚS.
 
Supongamos que, de pronto, Jesús el Cristo se presentara de nuevo en la Tierra. ¿Quiénes serían los nuevos acusadores? ¿El nuevo Sanedrín de los Últimos Tiempos podría ser confirmado por los psiquiatras y por los parapsicólogos? ¿Quién sería el Caifás que presidiría el Tribunal y propondría dirigir el dedo de la acusación y de la condenación contra el Hijo del Hombre, Príncipe Celeste de la Nueva Jerusalén, que descenderá del Cielo?

¡No se sabe! Pero ya, en algunos individuos, se perfilan las tendencias. Están dispuestos a establecer el diagnóstico que no sería nada diferente del que condujo a Jesús hacia la cruz.

Estoy seguro de que serían los antes citados quienes compartirían la Obra del nuevo Sanedrín y que, con los sabios y las lumbreras del nuevo poder temporal político-religioso, acusarían, otra vez, “al Elegido de Dios”.

Esto, ciertamente, sucedería así, si al volver sobre la Tierra, el Hijo del Hombre volviese a expresarse con el mismo lenguaje, tuviese los mismos comportamientos y el mismo dinamismo espiritual, moral y político que en el pasado. El diagnóstico sería, sin ninguna duda, éste: “patológicamente anormal, neurótico, mitómano, paranoico, esquizofrénico”.

Otros sabios darían como sentencia lo que sigue: “mentiroso, timador, etc.”. La acusación se volvería más grave si el Hijo del Hombre practicase el arte de curar la carne y el espíritu, haciendo prodigios y milagros. Entonces, a la acusación de los primeros se añadiría la otra, que vendría de los otros iluminados, no mejores que los primeros. Su sentencia sería: “¡Es el diablo! ¡Es Satán! ¡Está poseído por el demonio! ¡Herético!”.

De hecho, el Sanedrín de los últimos tiempos intentaría, por todos los medios, de incriminarlo, de eliminarlo de una forma diferente de la primera vez. El pueblo se limitaría solamente a aprobar la acción de los grandes del nuevo Sanedrín, al que concede, ciegamente, una confianza y adhesión ilimitadas.

Así debería repetirse, de nuevo, la historia. Es así como sucedería si el Hijo del Hombre volviese sobre la Tierra con sus vestidos y su metodología de enseñanza de antaño.

¡Pero no sucederá así! Porque Él no volverá sobre la Tierra con sus mismos vestidos, ni enseñará con la misma metodología. Tendrá un rostro diferente, unos vestidos diferentes y una metodología de enseñanza también diferente. Tendrá a su disposición una cohorte de Seres angélicos y potentes, así como la consolación de hombres y de mujeres terrestres dispuestos a recibirlo y a seguirlo. El nuevo Sanedrín se verá turbado fuertemente y no economizará nada para tentar de acusarlo y de designarlo, a los ojos de la gente, como un Ser clínicamente enfermo y obsesionado espiritualmente.

Sin embargo, esta vez no tendrá éxito. No tendrá éxito, porque el Hijo del Hombre vendrá para juzgar y no para ser juzgado. El nuevo “Caifás” no tendrá ni el tiempo de quitarse sus vestiduras, y los otros no tendrán la posibilidad de conspirar contra Él, ni contra los que le han amado, que están de nuevo vivientes para servirlo en la edificación del Reino de Dios sobre la Tierra.

Su Juicio será severo, y la condenación pesada. No utilizará látigo, porque no sería suficiente para echar a los nuevos mercaderes de Su templo, pero traerá con Él medios más convincentes, mucho más eficaces que el látigo.

No habrá un nuevo Pilatos, ni corona de espinas. No habrá la cruz del suplicio, ni fuerzas reunidas en un poder político-religioso capaz de detener Su paso triunfal en el mundo que Él vino a visitar con humildad y gran Amor, y que Él corregirá con Justicia y Verdad, para que el verdadero testimonio sea dado sobre lo que fue dicho y escrito según la Muy Santa Voluntad de Dios Muy Alto y Glorioso.

JOSÉ GARCÍA ÁLVAREZ
 

 
_________________________________________________________________
  IncrediMail - El E-mail ha evolucionado finalmente - Haga clic aquí