Inicio > Mis eListas > debunker > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4726 al 4740 
AsuntoAutor
Re: Reiki, TT (Toq Antonio
Re: Pregunta esoté Victor
hola clara....:) Violeta
Re: que es un esce José Gar
Reclama 'Eva' su l Violeta
Reclama 'Eva' su l Violeta
Veréis y tocaréis. José Gar
Re: Re: Re: Para c goyodiaz
RE: Veréis y tocar Jose Fer
Pregunta esotéric Jose Fer
Re: Veréis y tocar Antonio
para Goyo.....de C clara co
Re: para Henry de clara co
Re: Veréis y tocar clara co
Re: Veréis y tocar Henry
 << 15 ant. | 15 sig. >>
 
Debunker
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4735     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[debunker] Reclama 'Eva' su lugar en la Iglesia .......texto
Fecha:Domingo, 16 de Febrero, 2003  21:20:19 (-0600)
Autor:Violeta Valadez <arriba_15 @.....com>
En respuesta a:Mensaje 4732 (escrito por Victor)

Reclama 'Eva' su lugar en la Iglesia
Para algunos católicos, la participación de la mujer en las decisiones de la Iglesia es una asignatura pendiente. Para otros, el sacerdocio es un asunto exclusivo para los hombres y así debe permanecer
Eva

   información relacionada
- La hija desobediente
Por Esteban Israel/El Norte
Cd. del Vaticano, Vaticano.-  Dos mil años después de su fundación, la Iglesia católica es hoy uno de los últimos clubes para hombres.

La reciente ola de escándalos sexuales en las iglesias de Estados Unidos hizo que muchos creyentes se preguntaran por qué.

Incluso, un grupo creciente de católicos dicen que la participación de la mujer en las decisiones de la Iglesia es una asignatura pendiente.

"Somos, lamentablemente, herederos de una historia de enormes condicionamientos que en todas las épocas y latitudes han hecho difícil el camino de la mujer, ignorada en su dignidad, alterada en sus prerrogativas y no pocas veces marginada, e incluso reducida a la servidumbre", dijo Juan Pablo II en su Carta a las Mujeres de 1995.

El derecho canónico -la ley de los católicos- prohíbe la ordenación de mujeres, excluyéndolas en la práctica de las grandes decisiones.

La máxima autoridad eclesiástica son los Cardenales, un centenar y medio de hombres que eligen al Papa y administran la curia.

Fe unisex

Basta dar una ojeada al calendario para ver que el número de santos es tres veces superior al de santas.

"El reconocimiento efectivo de los derechos de la mujer es un proceso histórico lento que lleva ya más de tres siglos y todavía no ha terminado porque existe el riesgo de volver atrás", declaró a EL NORTE Sor Marcella Farina, consejera de la Pontificia Academia de Teología en Roma.

Según ella, la participación no se limita sólo a espacios reconocidos, es decir, creer en Dios es también una forma de participar.

Verónica Dunne, coordinadora de la Red Católica para la Igualdad de las Mujeres (CNWE, por sus siglas en inglés), ve las cosas diferentes.

"En la Iglesia institucional, las mujeres están hoy relegadas a papeles subordinados a los hombres", dijo a REFORMA Dunne.

"Mientras los evangelios proclaman un mundo de igualdad de géneros, nuestra Iglesia no. La jerarquía eclesiástica aún define 'roles' masculinos y femeninos y perpetúa un sistema que limita el don y la vocación según el sexo".

Para la CNWE, los abusos sexuales subrayan, por ejemplo, la necesidad de revisar el papel de la mujer en la toma de decisiones.

"La pregunta es: ¿hubieran permitido las mujeres que hombres abusivos fueran transferidos de una parroquia a otra?", preguntó.

Mujeres de antes

Algunos historiadores aseguran que no siempre fue así. En el comienzo, cuando el cristianismo era una secta clandestina y la fe se pagaba con la vida, las mujeres desempeñaban un papel crucial.

Según el teólogo suizo Hans Küng, Pablo menciona incluso mujeres apóstoles como Junia, un nombre que en ediciones sucesivas de la Biblia fue cambiado por el masculino Junias.

Los problemas comenzaron con la jerarquización de la Iglesia en el siglo 2 después de Cristo, y la transformación del cristianismo en una religión patriarcal más contemplativa.

"No hay duda de que las mujeres estaban más intensamente involucradas en la primera diseminación del cristianismo de lo que las fuentes, centradas en el hombre, sugieren", escribió Küng, uno de los arquitectos del Concilio Vaticano Segundo, en su libro "La Iglesia Católica".

A inicio de la Edad Media las cosas empeoraron, y en el Siglo 7 fue prohibida la ordenación de mujeres diácono, el rango inmediatamente inferior al sacerdocio, una práctica hasta entonces tan común como el matrimonio de los curas.

Santo Tomás de Aquino, el famoso teólogo napolitano del siglo 13, decía sin pestañear que en la procreación la mujer es apenas un receptor pasivo.

Eso fue 600 años antes de que se demostrara la existencia del óvulo.

"La mujer es por naturaleza menos fuerte y digna que el hombre (...), la mujer está por naturaleza sometida al hombre, porque en él predomina la razón y la discreción", escribió el santo patrono de la educación en su "Summa Theologica", una de las primeras enciclopedias del saber cristiano.

Pero en la Europa de fines de la Edad Media la institucionalización de la Iglesia tuvo también efectos positivos: por primera vez la mujer debía dar su consentimiento antes de casarse.

Fue también el tiempo de las monjas, un ideal de mujer consagrada a Dios que encontró en los monasterios la educación y autoestima.

Según el Anuario Estadístico de la Iglesia católica, actualmente hay 800 mil monjas. Los curas no llegan a 400 mil.

Ley divina

El derecho canónico lo dice bien claro: "Sólo el varón bautizado recibe válidamente la sagrada ordenación"(Canon 1024).

Christine Mayr-Lumetzberger lo sabía, por eso no se sorprendió cuando a mediados del año pasado leyó su nombre en un decreto de excomunión firmado por el Cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

"Sin embargo, no consigo entender el pensamiento del Vaticano: es obvio que tienen problemas con las mujeres y es una lástima porque 500 millones de católicos son mujeres", dijo la ex monja austriaca, una de las seis mujeres ordenadas por un cura disidente.

Con el tiempo el derecho canónico ha ido cambiando su interpretación de la mujer.

La edición de 1983 ya no justifica la inferioridad del sexo femenino, como ocurría en la de 1917.

Sor Marcella Farina, la consejera de la Pontificia Academia de Teología, sostiene que las cosas comenzaron a cambiar a mediados de los años 60.

"No quisiera que nosotras mismas distorsionáramos las oportunidades que nos han ofrecido cediendo a estériles reivindicaciones de espacios sin tener la profesionalidad requerida".

 

Fuente "EL NORTE"



Do You Yahoo!?
Todo lo que quieres saber de Estados Unidos, América Latina y el resto del Mundo.
Visíta Yahoo! Noticias.