Inicio > Mis eListas > debunker > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5740 al 5754 
AsuntoAutor
Bush El Ciber
RE: Bush Mart Fra
Re: Bush Ecnaton
Re: Bush César Va
Re: Bush El Ciber
Re: Bush César Va
Re: Mensaje Cósmic Esceptic
REGRESO AL PASADO. José Gar
3 Clases de Cienci paulino1
saludos desde el n Miguel A
El Dragón y la Bes José Gar
Tiempo de Navidad. José Gar
RE: Tiempo de Navi César Va
Re: Tiempo de Navi José Gar
Re: Tiempo de Navi jm
 << 15 ant. | 15 sig. >>
 
Debunker
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5756     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[debunker] El Dragón y la Bestia.
Fecha:Lunes, 13 de Diciembre, 2004  00:58:06 (+0100)
Autor:José García Álvarez <jogalvarez @..........net>

EL DRAGÓN

El Dragón del capítulo XII del Apocalipsis, es el Poder Infernal, con
influencia satánica sobre los 7 Estamentos más importantes de la Tierra: el
político, el militar, el religioso, el económico, el ideológico, el
judicial y el informativo. Siete Grupos de Presión, que son como las
"cabezas" rectoras de la Serpiente del Infierno. Con total autonomía
diabólica sobre 10 Atribuciones principales, indicadas más adelante,
capaces de ser utilizadas como "cuernos" para herir, mediatizar o atentar,
desde la Mente hasta la Vida, pudiendo transmutar hasta el mismo Espíritu y
hacerlo siervo del Mal. Todo ello, con sus principales Órganos de Poder,
que son como las "diademas" de las 7 cabezas del Dragón.

La Serpiente apocalíptica, el Dragón que ruge en estos tiempos, son los
enormes intereses económicos, en connivencia con las poderosas ansias de
Poder político, militar, religioso, y de dominio de la masa humana. Todos
ellos se apoyan y protegen, produciendo un clima altamente traumático, que
amenaza con acabar, irreversiblemente, con esta civilización. Nadie podrá
acabar con él, salvo aquellos que son incorruptibles, y ya han sido
prácticamente probados en todas las situaciones. Ellos podrán establecer la
nueva metodología que generará el auténtico sentimiento del derecho-deber,
condición indispensable para convertirse en una civilización avanzada.

En el versículo 9 del capítulo apocalíptico anteriormente citado, el
apóstol Juan hace alusión al arrojamiento en tierra del Dragón Satanás y
sus ángeles.

Esta referencia debe interpretarse como la actividad satánica incrementada
por un descenso en los últimos años de los Tiempos Finales de oleadas de
espíritus de ínfima evolución, ávidos de penetrar en ese ambiente
propiciado con el que están en absoluta sintonía, y el estado permanente de
pecado, es decir, de equivocación espiritual, y de acusación delante de la
divinidad, por la continua rebeldía contra los planes del Creador.

Esta bajada de Satanás y sus secuaces, permitida por los designios divinos
para avivar la simiente angélica de los Justos, en el contraste con los
crímenes y las abominaciones de los esbirros del Diablo, tiene su reflejo
en la corrupción y degradación generalizadas, que se extienden hoy por toda
la Tierra. Una ingente multitud de criaturas irresponsables se dejan
seducir por el placer inmoral, y en todas partes se observa, con expresión
cínica e hipócrita, la inversión de los valores tradicionales de la vida.
El mundo se ha llenado de espíritus egoístas, rebeldes, materialistas,
propensos a la relajación moral, sedientos de placeres sensuales,
adversarios furibundos de toda disciplina, enemigos de todo orden, con
verdadero apego a los dictámenes de la maldad.
 
En el versículo 11, el profeta de Patmos expresa claramente cómo podrán
vencerse los efectos de esta influencia negativa permitida a la
"Serpiente": con la "sangre del Cordero". Y ésta es el Amor, la entrega, la
bondad, la práctica en la obra del testimonio evangélico de Cristo,
llevados a cabo, otra vez, por aquellos que, para reivindicar el Reino de
su Dios, "despreciarán su vida hasta la muerte". Una vez más, el odio será
vencido por el amor, la maldad por la bondad, la ofensa por el perdón, y el
abuso por la justicia. De esta manera, el Poder Infernal del Dragón será
derrotado y él arrojado al "estanque de fuego y azufre".


LA BESTIA

Mientras que el "Dragón" es el Poder Infernal, la "Bestia" es la
predisposición del conjunto humano, más o menos colectivo, que él utiliza a
su antojo. Aunque la "Bestia" se manifiesta en los mismos 7 Estamentos que
el Poder Infernal (una es instrumento del otro), y posee sus mismas 10
Atribuciones, sobresalen tres "cabezas", las mismas que, según decía el
Papa Juan XXIII en sus profecías, "tenía el Mal". Estas son, sin duda, el
Poder político, el Poder militar y el Poder religioso. No tiene, pues, nada
de particular, que el profeta Juan, en el capítulo XIII de su Apocalipsis,
haga referencia a varias "Bestias", refiriéndose a distintos dirigentes de
diferentes Estamentos manejando Grupos de Presión sobre la masa. Mientras
el Presidente de EE.UU., por ejemplo, encabeza la "Bestia" del Poder
político, el Antipapa lo hace con la "Bestia" del Poder religioso. Pero,
sólo, como pioneros del Mal.

Generalizando, la "Bestia" es el "Anticristo", el instinto insano,
prepotente, feroz, sensual y disoluto, en contra de la fuerza modélica,
diáfana y sublime del espíritu crístico. El influjo bestial sobre los
hombres llega a ser tan fascinante y absorbente que, los actos más
aberrantes, las injusticias más horrendas y las actitudes más crueles, son
considerados por la masa como acciones válidas, justas y sensatas. Esto ya
es operante hoy, y el ser humano ha llegado a esa situación, motivado de
forma astuta y gradual por las fuerzas malignas e inferiores que,
moldeándolo poco a poco con una casi imperceptible, pero, progresiva moral
cambiada, le han hecho creer ser sensato, honesto e incorruptible, siendo
en realidad todo lo contrario.

Poco a poco, se ha ido materializando el pronóstico tenebroso con relación
a la "Bestia" apocalíptica. Guerras de crueldad paroxística, crímenes
espeluznantes, aberraciones demoníacas, egoísmos desorbitados, impiedades
diabólicas, adoración fanática de las formas y el olvido generalizado de
Dios, han conformado, entre otras cosas abominables, el cuerpo y el alma
del arquetipo bestial. Las pasiones inferiores descontroladas de la mayoría
de los individuos de la Tierra, han saturado de tal modo el aura del
planeta, de un magnetismo viscoso y sensual, que ya lleva tiempo emanando
una influencia en extremo perniciosa para las restantes macrocélulas del
contorno solar. Y es sin duda ostensible la gran dificultad que encuentra
la luz sublime de Cristo, generada para el mundo en el Gólgota, para llegar
a multitud de Almas, envueltas en las impermeables fundas de la
negatividad. Así es, pues, urgente y necesario, limpiar y purificar. Y la
"Bestia" debe volver a su cubil.

El ambiente bestializado ha desarrollado un intenso hábitat de influencias
magnéticas, de tipo agresivo y sensual. Se ha instalado una atmósfera de
permanente invitación voluptuosa, que impulsa constantemente a los seres
humanos hacia los placeres animalescos y las sensaciones brutales y
licenciosas. Se ha establecido un clima ideal para el influjo destructivo y
perverso de las fuerzas de la oscuridad, un campo de acción idóneo para que
los agentes de las tinieblas hayan podido materializar sus diabólicos
objetivos. A lo largo de este siglo, y siempre con signo creciente, se han
acelerado los conflictos humanos, que desembocarán, a su final, en
acontecimientos horrorosos, crímenes indescriptibles, brutales genocidios y
pavorosas guerras. 
En este campo de cultivo deletéreo se habrán podido encontrar, hasta el
fin, en una titánica pugna armagedónica, dos tendencias ocultas y
contrarias, luchando en las Almas de los hombres. Una sensual, apremiante,
material y morbosa, a nivel de los sentidos: La voz de la "Bestia" llamando
a la iniquidad. Otra dulce, suave, tierna y amorosa, pidiendo entregas,
sacrificios y renuncias, con permanente invitación hacia lo Alto y recibida
a nivel del corazón: La voz del Cristo interno animando a seguir sin
desmayo el mensaje evangélico. ¿Qué voz habrá escuchado cada cuál?
Llegado el tiempo ya de hacer balance, el resultado no puede ofrecer la
menor duda: perderá la "Bestia" que vino a pervertir y vencerá el Cristo,
que vino a renovar. El Hijo del Hombre, Jesús, al frente de sus "caballos
blancos", se encargará de hacer Justicia, poniendo cada cosa en su lugar.

Se ha intentado encontrar al Anticristo entre personajes concretos de la
historia de esta Humanidad, pero, es mucho más que eso. El Anticristo es
una ideología generalizada, un concepto aberrante e invertido de los
valores, un planteamiento involutivo de la masa humana respecto de las
leyes universales que rigen el Cosmos, con el consiguiente deterioro,
desequilibrio y desarmonía en parcelas eternas y divinas como la vida, la
naturaleza, el amor a todos, la justicia... Es, pues, inútil tratar de
buscarle un nombre y unos apellidos, aunque es cierto, admito, que siempre
hay alguno que puede considerarse pionero en el Mal.

Se dice en el Apocalipsis, en su capítulo XIII, versículo 18: "Aquí está la
sabiduría. El que tenga inteligencia calcule el número de la bestia, porque
es número de hombre. Su número es seiscientos sesenta y seis".

Efectivamente, el número de la "Bestia" son los hombres. Si recurrimos a la
Numerología se verá que pueden sustituirse las letras sucesivas del
abecedario por sus números correspondientes. Mediante operaciones de suma o
resta se llega a ciertos resultados, que aplicados a los nombres de Estados
Unidos, Rusia e Inglaterra, dan el número 666, el de la Bestia
Apocalíptica. Veamos: Estados Unidos, el país de la prepotencia
imperialista, el policía que coacciona al mundo, capaz de arrojar sin
misericordia la bomba atómica, la terrible "bestia de la cabeza roja",
exportador de las costumbres más degeneradas, degradantes e involutivas.
Inglaterra, sede de la perfidia diplomática. Las leyes perversas salen de
ese Estado: que permiten la unión de los hombres con los hombres y de las
mujeres con las mujeres. Rusia, país del que brota la prepotencia militar,
la presunción atea, el odio hacia Dios.

El número 666 señala a ese trinomio de naciones-tipo, que aportan por
separado un modelo particular de indisciplina nefasta y que aúnan un
conjunto completo de inmoralidad colectiva general. No existe ninguna
aberración, abominación o desviación fuera de esos tres países, que no las
detenten ellos en su grado máximo. Incluso, algunas, en exclusivo
monopolio. Son el arquetipo global de esta Humanidad sedienta de violencia,
de odio y de iniquidad.

El desorden actual, a comienzos ya del siglo XXI, es la eclosión general de
los desvíos que constituyeron los precedentes locales en Sodoma, Gomorra,
Babilonia y Pompeya. Si éstas fueron destruidas por el fuego, volcán o
terremoto purificadores, una vez más los elementos naturales buscarán el
rehacer el equilibrio, ésta vez para toda la Tierra, acabando con la
"Bestia" y lo que ella representa.





            José García Álvarez <JOGALVAREZ@telefonica.net>

http://www.telefonica.net/web/ovnirama/

Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • alquilo casa para vacaciones navidad ( 35 EUR) 
     
  • chalet con parcela ( 91000 EUR) 
     
  • CPU SEMPRON 2200, 128 DDR 333, HD 40 OFERTA!!! ( 275 USD) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !