Inicio > Mis eListas > debunker > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6205 al 6219 
AsuntoAutor
LA MEJOR INVERSION nicasio
La Humildad del Am nicasio
La Delicadeza del nicasio
El Amor Nunca Deja nicasio
En la Cruz: el Hom nicasio
BEBER PARA VIVIR nicasio
La Perfección del nicasio
Mi Descubrimiento nicasio
Mi Conversión (2) nicasio
El Extraño celesti nicasio
La Salvacion:Su se nicasio
EL INCOMPARABLE nicasio
Los que Oran nicasio
Credulidad e Incre nicasio
Lo que se Oye nicasio
 << 15 ant. | 15 sig. >>
 
Debunker
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6215     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[debunker] En la Cruz: el Hombre y Jesús
Fecha:Miercoles, 2 de Noviembre, 2011  07:33:30 (+0100)
Autor:nicasio <nicasio @...com>


Me ha cercado cuadrilla de malignos;
horadaron mis manos y mis pies.

Salmo 22:16.

Jesús decía: Padre, perdónalos,
porque no saben lo que hacen.

Lucas 23:34.








En la Cruz: el Hombre y Jesús

        Al pie de la cruz de Jesús se ve al hombre al natural jugando un papel abominable, y esto en las más variadas condiciones sociales: judío o extranjero, bárbaro o civilizado, pobre o rico, laico o religioso.

       Pilato, el magistrado romano que ocupó la sede de la autoridad civil, responsable de ejercer la justicia, había condenado a aquel a quien había reconocido como “justo”. Los juristas y el clero judío buscaron testimonios falsos contra Jesús. Pidieron que un homicida fuese soltado y Jesús condenado. La multitud, a la que solamente le había hecho bien, pidió que lo crucificasen. Los transeúntes le injuriaban. Los discípulos que habían estado tan cerca de él abandonaron cobardemente a su Maestro a la hora del peligro.

       En medio de esta indignidad humana, se oyó a Jesús orar: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. En su “amor eterno” invocó para sus enemigos la circunstancia atenuante de la ignorancia. Y sin embargo, ¿No obró cada uno con conocimiento de causa? ¡Qué nobleza y qué dignidad de parte de nuestro Salvador!

       Durante tres horas, abandonado por Dios, colgado en la cruz con indescriptibles sufrimientos, Cristo, el santo y puro, aceptó ser identificado con el pecado para salvarnos, sufriendo de parte de Dios el castigo que usted y yo merecíamos (Léase Hechos 4:26-28). “Vosotros negasteis al Santo y al Justo, y… matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos” (Hechos 3:14-15).