Inicio > Mis eListas > debunker > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 76 al 90 
AsuntoAutor
Re: Fran Conceptu
Re: (sin asunto) Javier G
Re: (sin asunto) illu min
Re: Re: (sin asunt illu min
Historias de un gl Juan Seg
Aprender a pensar illu min
Re: Aprender a pen José Mª
Re: Historias de u José Mª
Re: Aprender a pen Juan Seg
Re: Historias de u Juan Seg
Re: Aprender a pen illu min
Re: Aprender a pen José Mª
Re: Historias de u José Mª
Re: Fran El Ciber
Mis asuntos Alejandr
 << 15 ant. | 15 sig. >>
 
Debunker
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 83     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[debunker] Historias de un globo en un Avión (Diferen tes perspectivas explicativas de un mi
Fecha:Jueves, 18 de Enero, 2001  01:18:07 (+0100)
Autor:Juan Segovia Martínez <jsegoviamartinez @.......com>



El siguiente relato que les voy a presentar es un ejemplo de cómo un 
fenómeno físico en apariencia sencillo puede ser explicado mediante dos 
paradigmas científicos distintos de forma distinta. Es un ejemplo extraído 
del capítulo primero del libro de Historia de la Psicología, de T. LEAHEY, 
Madrid: Prentice Hall Iberia, 1998. Este libro es el que usamos en la 
asignatura del mismo nombre en la UNED. Desgraciadamente esta asignatura la 
curse hace dos años y he prestado el libro por lo que el ejemplo que ustedes 
van a leer a continuación es una reconstrucción mía basada en mi recuerdo 
del capitulo por lo que no va a ser exacta y puede contener numerosos 
errores debidos al paso del tiempo y al olvido. Para una exposición más 
exacta del ejemplo que voy a poner les sugiero la lectura de dicho capitulo 
de este libro.

Supongamos que está en un avión que se encuentra preparado para despegar. 
Delante suya se encuentra sentado un niño el cual tiene en su mano un globo 
de helio. Comenzamos a hablar con el niño haciéndole preguntas sobre el 
globo, en este momento la persona que tras identificarse como físico nos 
propone el siguiente dilema: ¿En que dirección se moverá el globo cuando el 
avión despegue?  Rápidamente se inicia un debate entre el físico y varios 
pasajeros del avión y, como no podía ser menos en un ejemplo propuesto por 
un escritor de cultura angloamericana, se cruzan apuestas. De un lado el 
físico que dice que el globo se moverá hacia delante. Del otro los demás 
pasajeros que dicen que el globo se moverá hacia atrás. Despega el avión y 
una vez más (para regocijo de nuestro amigo José María) la ciencia demuestra 
tener razón y el físico se embolsa unos buenos dólares. Hasta aquí todo 
correcto. El problema surge cuando se trata de explicar las causas del 
fenómeno. Es decir porqué el globo se mueve hacia delante cuando todos los 
demás cuerpos que hay en el avión (el físico incluido) se mueven hacia 
atrás. Y es qué nuestro buen físico nos puede dar varias explicaciones 
dependiendo de varios factores:

En primer lugar dependiendo de sus creencias sobre la realidad de los 
objetos. Si el físico asume como propios los principios positivistas, es 
decir que piensa que lo único que puede conocerse es la correlación entre 
fenómenos y a partir de los ejemplos elaborar leyes generales que se pueden 
aplicar a los casos particulares nos dirá que el fenómeno se debe a que se 
cumple una determinada ley científica como podría ser en este caso el 
principio de acción y reacción por medio del cual el impulso hacia atrás del 
aire provoca un impulso hacia delante del globo. Si nuestro físico es más 
partidario de los planteamientos realistas, los cuales suponen que los 
conceptos físicos corresponden con entidades reales su explicación será que 
el globo se desplaza hacia delante porque las partículas del aire chocan con 
él empujándolo en esa dirección. Una explicación y otra son diferentes, 
aunque utilicen la misma formula para calcular en que dirección y a que 
velocidad se mueve el globo, ya que si aceptamos la primera explicación 
hemos de creer que no podemos conocer la naturaleza de las cosas, sino solo 
crear leyes generales que nos permiten predecir las regularidades observadas 
en los fenómenos. Si aceptamos la segunda hemos de tomar como reales las 
causas. Es decir hemos de admitir que existen las partículas que impulsan al 
globo o lo que es lo mismo que la realidad existe y puede ser conocida por 
la ciencia. Tanto un punto de vista como otro son puntos de vista 
metateóricos. Es decir la ciencia no puede demostrar que una u otra postura 
es cierta. En este caso concreto, estos supuestos metateóricos no tienen la 
mayor importancia pero en otras parcelas del quehacer científico tienen 
muchísima,  pues dependiendo de estos presupuestos y otros muchos que 
existen el científico puede decidir desde que fenómenos son importantes y 
cuales irrelevantes para su investigación hasta que tipos de metodologías 
puede utilizar para su investigación o cuantos presupuestos y de que tipo 
puede asumir. Como decía el Emperador Augusto “hay mas de una forma de 
desollar a un gato”.

Por otro lado la explicación de nuestro físico también va ha estar 
condicionada por a quién se lo explique. Desde luego la explicación variará 
dependiendo de si se lo cuenta al niño del globo a mí o a un químico que hay 
en el avión (por cierto ya son muchas eminencias para un solo avión no os 
parece). Esto que parece irrelevante no lo es, porque cada una de estas 
explicaciones puede ser más o menos valida en función de las expectativas 
del sujeto al que se la brinda. Por ejemplo en mi caso la explicación que le 
dé al niño puede parecerme insuficiente pero la que le dé al químico puede 
parecerme incomprensible. Pero esto que así dicho es muy razonable nos puede 
plantear también otro pequeño problema si somos un poco suspicaces. Tenemos 
tres explicaciones del fenómeno. Podemos concluir dos cosas o bien solo la 
explicación más compleja es cierta (En cuyo caso el físico se está quedando 
conmigo y con el niño). O bien las tres explicaciones son adecuadas 
atendiendo al nivel de cada uno de los sujetos, en cuyo caso un mismo 
fenómeno nuevamente puede ser explicado de diferentes formas ya que ahora 
tenemos tres explicaciones validas del mismo. Si aceptamos lo primero  de 
nuevo aceptamos que existe una realidad tras los fenómenos observados por la 
ciencia que puede ser conocida pero ahora le añadimos a esa realidad una 
nueva característica: solo los iniciados pueden conocer esa realidad de 
forma perfecta. Si aceptamos lo segundo, es decir que las tres explicaciones 
son validas según el nivel, nuestra realidad pierde fuerza. Ya no es una 
realidad absoluta, si no un fenómeno que puede ser explicado de muchas 
formas distintas todas ellas validas dependiendo de la persona que demande 
esa explicación. Es decir el conocimiento deja de ser objetivo (igual para 
todos aunque todos no lo puedan alcanzar) a ser subjetivo es decir que 
depende de la persona que desea conocer, de sus capacidades y de sus 
preferencias. Ninguna de estas dos posturas a las que me he referido puede 
ser demostrada como valida por la ciencia ni son las únicas posibles, sino 
que puede haber muchas más, incluso criterios personales. Lo importante de 
esto es saber que estos supuestos metateóricos sobre la existencia de la 
realidad, la naturaleza de los fenómenos observados y como estos se pueden 
explicar son admitidos por los científicos, cada uno con su postura personal 
e intransferible, y que son, al menos en parte, estos principios subjetivos 
los que guían al científico cuando construye teorías, plantea experimentos 
para probarlas o expone sus teorías al mundo. Por lo tanto la ciencia como 
todo en esta vida y como dijo Quevedo “... no es verdad ni mentira 
sino que depende del cristal con que se mira”.

Juan

Nota: Como dije al principio al principio el ejemplo del globo esta sacado 
de LEAHEY (1998). No recuerdo completas las dos explicaciones del fenómeno 
del globo y no soy físico como nuestro pasajero, así que no he podido 
reconstruirlas exactamente y pueden ser erróneas lo cual no es importante 
para el desarrollo del discurso. Lo importante es que para explicar un mismo 
fenómeno un científico puede usar explicaciones diferentes dependiendo del 
tipo de supuestos metateóricos que asuma. Para encontrar una descripción 
precisa de estas descripciones os remito a dicho libro. Si queréis también 
podéis hacer la prueba y preguntarle a 100 físicos por que el globo se mueve 
hacia delante y comprobar sus respuestas. Así podríamos calcular la media y 
la varianza de las respuestas y formular una teoría científica sobre como 
los científicos explican los fenómenos, por supuesto basada en las 
suposiciones metateóricas que acabo de exponer.



_________________________________________________________________________
Get Your Private, Free E-mail from MSN Hotmail at http://www.hotmail.com.




_______________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.