Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 107 al 136 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
Edición 2001 - Núm Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT TENEBRIS
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
EED-lista_antigua
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 119     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: EL ESCÉPTICO DIGITAL - Edición 2001 - Número ESPECIAL 01
Fecha:Martes, 20 de Marzo, 2001  02:39:03 (+0100)
Autor:Pedro Luis Gomez Barrondo <gargantua @..........es>

=====================================================================

                           EL ESCÉPTICO DIGITAL

       Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la
Pseudociencia
       © 2000 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
       http://www.arp-sapc.org/

    Edición 2001 - Número ESPECIAL 01 - 20 de Marzo de 2001

Boletín de acceso gratuito a través de:
http://www.elistas.net/foro/el_esceptico/alta

=== SUMARIO =========================================================

  - Ciencia y Pseudociencia en el Umbral del siglo XXI

  Universidad de La Laguna, del 7 de Marzo al 8 de Junio de 2001

=== UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA =======================================

CIENCIA Y PSEUDOCIENCIA EN EL UMBRAL DEL SIGLO XXI

La Ciencia ha revolucionado todos los aspectos de la vida del hombre de
un modo tal vez impensable hace apenas unas generaciones. Junto con este
hecho incontrovertible, estamos asistiendo a un auge de irracionalidad
reflejado en la proliferación de creencias pseudocientíficas, cultos
sectarios, “terapias alternativas”, etc... De la contradicción anterior
surge la idea del Curso “Ciencia y pseudociencia en el umbral del siglo
XXI” dentro de los Cursos Universitarios Interdisciplinares de la
Universidad de La Laguna, porque, según sus organizadores, ahora más que
nunca es necesaria una labor de difusión de la Ciencia, del pensamiento
crítico y de la razón, como herramientas para la adquisición del
conocimiento.

Con intención divulgadora, el curso se dirige al público en general, no
necesariamente universitario. Se pretende dar una visión del estado
actual de la Ciencia al comenzar el siglo XXI, cuales son sus
perspectivas, sus métodos y su visión del Universo. Junto con ello, se
analizará el fenómeno de la creciente difusión de las pseudociencias en
toda su variada gama, y se hará desde el punto de vista de las ciencias
naturales, sociales y de la salud.

En todo caso habrá un hilo conductor a favor de una visión crítica y
racional de la realidad, que será el eje transversal que impregne todas
las lecciones, explicando con claridad de dónde y cómo obtiene la
Ciencia su conocimiento, y oponiéndolo a la superchería y la
irracionalidad tan extendidas hoy día.

Néstor V.  Torres Darias, Profesor Titular de Bioquímica y Biología
Molecular de la Universidad de La Laguna, es el director de este
interesante curso:

¿Cuáles son las características más destacables de “Ciencia y
pseudociencia en el umbral del siglo XXI”?

El curso surge como respuesta de un grupo de universitarios, preocupados
por el avance de la irracionalidad y las pseudociencias, a una
iniciativa del Vicerrectorado de  Extensión Universitaria. Se trata de
un curso de divulgación, dirigido al público no especializado, en el que
se pretende dar una respuesta, científica y racional, al auge de
creencias pseudocientíficas, cultos sectarios, terapias “alternativas”,
sanadores y adivinadores de toda laya.

El curso, que se celebrará entre los días 7 de Marzo y 8 de Junio, en el
Salón de Actos de la Facultad de Derecho, consta de 46 conferencias y 4
mesas redondas, organizadas en 2 módulos de 20 y 30 horas
respectivamente, reconocidos por la Universidad de La Laguna como
Créditos de Libre Elección. El tono será riguroso a la vez que
divulgativo, de manera que resulte accesible a audiencias de formación
heterogénea. Se iniciará con una revisión de los grandes hitos de la
Ciencia en el siglo XX, con mención especial a la Astrofísica, para
analizar a continuación la relación de la sociedad con la Ciencia y las
pseudociencias y las razones de la creciente difusión de estas últimas.
Luis Vega, Profesor Titular de Física Fundamental, y conferenciante en
el primer ciclo de lecciones, ha diseñado una página web
 http://webpages.ull.es/users/cieumxxi/ ) en la que se puede consultar
toda la información sobre el mismo.

José María Riol Cimas, Profesor Titular de Bioquímica y Biología
Molecular de la ULL, coordina el grupo de diez conferencias que lleva
por título “La Ciencia en el siglo XX: los grandes hitos”.

¿Por qué estas conferencias y qué temas se abordan en ellas?

Cuando nos planteamos la organización de este curso llegamos a la
conclusión de que, si lo que pretendíamos en última instancia era
contribuir modestamente al desmantelamiento, desde la racionalidad, de
las creencias pseudocientíficas, era conveniente, en primer lugar, hacer
una síntesis de la gran Ciencia del siglo que ha terminado. No se
pretende hacer un repaso exhaustivo de los acontecimientos científicos
del siglo XX, pero no cabe duda que, en este apartado del curso, son
todos los que están, aunque no estén todos los que son. Y la razón de
esta revisión es fundamentalmente cultural, más necesaria que nunca en
este período de transición entre siglos y milenios, en el que asistimos
al auge de multitud de creencias irracionales basadas en la
charlatanería pseudocientífica.

Aquí se abordarán los grandes hitos científicos del siglo XX, el de los
grandes descubrimientos. Un siglo que comenzó con la gran revolución de
la Física  (relatividad, mecánica cuántica, fisión nuclear) y terminó
con lo que se intuye como crecimiento imparable en los campos de la
Computación y la Biología Molecular, cuyo máximo exponente, hasta la
fecha, ha sido el establecimiento del mapa del genoma humano. Pero sin
olvidar otros grandes hitos, como el descubrimiento de los antibióticos
y su producción industrial, con lo que supuso para la salud humana; el
descubrimiento de las vitaminas y lo que significó para la comprensión
del funcionamiento del metabolismo; o la tectónica de placas, que
revolucionó el estudio de la Geología.

Inés Rodríguez Hidalgo, Profesora Asociada del Departamento de
Astrofísica de la ULL e investigadora del Instituto de Astrofísica de
Canarias, coordina el ciclo titulado “¿Dónde estamos? La respuesta de la
Astrofísica del siglo XX”.

¿Por qué un ciclo dedicado a la Astrofísica, y qué se encierra tras este
curioso título?

La Astrofísica no podía faltar en este curso porque entre los hitos
indiscutibles de la Ciencia del siglo XX destacan los logros de esta
joven disciplina que aspira a comprender racionalmente el Cosmos y que,
por su carácter multidisciplinar e integrador, constituye una poderosa
herramienta para desarrollar el pensamiento racional y el espíritu
crítico. Además, es muy popular entre el público no especializado,
seguramente por abordar temas cercanos a las inquietudes más
trascendentes del ser humano; y, tal vez también por eso, se la
relaciona a menudo, y erróneamente, con prácticas y creencias
pseudocientíficas como la astrología, los viajes superlumínicos o las
visitas de extraterrestres.

El título conjunto de estas diez conferencias desafía a intentar
responder la pregunta ¿dónde estamos? en un tono divulgativo y riguroso,
desde la moderna Astrofísica.  Para ello hablaremos del método
científico, las técnicas para descifrar el mensaje de la luz, la teoría
de la Relatividad que revolucionó nuestra visión del Universo, la
relación entre Astronomía y religiones a lo largo de la historia, el
binomio Astronomía-astrología, claro ejemplo de confusión entre Ciencia
y pseudociencia, la difusión de los avances astronómicos en los medios
de comunicación, los catastrofismos provocados por las “amenazas” del
cielo, la búsqueda de vida inteligente extraterrestre y la necesaria
desmitificación de la figura del astrónomo actual, para concluir con un
debate sobre mitos y realidades en Astronomía.

Teresa González de la Fe, Profesora Titular de Sociología y coordinadora
del ciclo de conferencias “La opinión pública y las instituciones
sociales ante la Ciencia y la pseudociencia”, nos dice respecto a su
contenido:

En este módulo abordamos diversas formas de relación de la sociedad con
la Ciencia y las pseudociencias. En la sociedad actual conviven formas
de pensamiento altamente racionales -la Ciencia, la Filosofía o la
Tecnología- y formas de pensamiento procedentes de épocas
anteriores –como la astrología, la magia, el animismo o la adivinación-
con predominio de lo mágico y proclives al misterio, pues los niveles de
alfabetización eran casi nulos y no existía la Ciencia y el conocimiento
disponible hoy.

Veremos de qué forma la opinión pública y los medios de comunicación
social dedican espacios y contenidos a ambos, cómo el Derecho considera
a la Ciencia y a las pseudociencias -especialmente en la protección en
los casos frecuentes de estafas y engaños procedentes de los
“profesionales” de las pseudociencias o la adivinación-, y cuáles son
las diferencias entre la Psicología popular y la Psicología científica.
Dedicaremos un amplio espacio a la Biotecnología respecto a cuestiones
muy actuales y de gran impacto social, como son los alimentos
transgénicos, la clonación y las terapias génicas. También abordaremos
el papel del Estado en la investigación científica, especialmente el
caso de España, y el papel de la divulgación científica en tres
importantes autores: Asimov, Sagan y Gardner. Al final del curso,
tendremos una mesa redonda con profesionales de los medios de
comunicación sobre el tratamiento que se da a la Ciencia y a las
diferentes pseudociencias.

Carlos J. Álvarez González es Profesor Titular de Psicología Cognitiva
de la ULL y actual Vicedecano de la Facultad de Psicología. Es el
coordinador, dentro del segundo módulo, del grupo de conferencias
titulado “Psicología, neurociencias y experiencias anómalas”.

¿Cuál es el hilo conductor de las conferencias que coordina?

El objetivo es doble: por una parte, se pretende realizar una
divulgación científica de algunos hallazgos fundamentales obtenidos por
la Ciencia Cognitiva y la Neurociencia sobre el funcionamiento de
nuestros procesos mentales básicos (percepción, memoria, razonamiento,
etc.). En segundo lugar, se pretende ilustrar cómo la explicación de lo
que podríamos denominar “experiencias anómalas” estriba precisamente en
cómo funciona nuestra mente/cerebro, y no en explicaciones paranormales
o sobrenaturales.

Los procesos mentales con que la evolución ha dotado a nuestra especie
son extremadamente efectivos en una variedad de situaciones, sobre todo
de cara a la supervivencia y a la adaptación al medio. Sin embargo, este
sistema de procesamiento de información tan eficaz, tiene su
desventajas. Nuestra mente puede llevarnos con frecuencia a conclusiones
erróneas sobre la realidad. Las ilusiones perceptivas y las
alucinaciones son más comunes de lo que solemos pensar. La eficacia de
nuestra memoria puede producir recuerdos falsos debido a su carácter
selectivo y reconstructivo. Las estrategias de razonamiento,
precisamente por su rapidez, pueden hacer que erremos en el cálculo de
las probabilidades de que algo suceda. Las creencias que sostenemos, no
obstante su valor adaptativo, están frecuentemente equivocadas. Y
nuestra naturaleza social y gregaria puede llevarnos a entrar en grupos
destructivos y peligrosos para nuestra salud física o mental. El hilo
conductor de este grupo de conferencias es, precisamente, esta relación
entre lo eficaz y lo falible de nuestra mente.

Ricardo Campo Pérez, que coordina las lecciones relativas explícitamente
a las pseudociencias y a la extensión de la irracionalidad, realiza una
tesis doctoral en la Facultad de Filosofía sobre algunos de los aspectos
de los que se ocupará en este ciclo de charlas.

¿Por qué estas cuestiones se acercan a la Universidad?

Lo irracional es una parte consustancial del ser humano y en ningún caso
se pretende su eliminación. En un curso que pretende diferenciar entre
Ciencia y pseudociencia no podían faltar los más importantes
representantes de ésta. Nuestra intención es hacer llegar al público
interesado una visión escéptica de algunas manifestaciones
contemporáneas de lo irracional, de la sed de maravillas que nuestra
sociedad manifiesta, como contrapeso a una visión crédula y
mercantilista de las mismas.

La creencia en los ovnis cuenta con dos conferencias en las que se
ofrecerá una interpretación alejada de los tópicos sensacionalistas que
estamos acostumbrados a escuchar. Los fenómenos paranormales también
estarán presentes, así como esas medicinas denominadas alternativas,
manifestaciones ambas de las que se ha asumido acríticamente su realidad
en el primer caso y la efectividad en el segundo. Bueno será que lo
pongamos en duda. También las sectas destructivas y la Nueva Era, a
menudo asociadas, contarán con dos charlas en las que se ofrecerán
algunas de sus claves delictivas e ideológicas. La astrología, las
mancias y las leyendas urbanas serán asimismo objeto de análisis, para
mostrar los indicios psicológicos de que hacen uso sus profesionales en
sus triviales predicciones y consejos, y la facilidad de algunos
extendidos rumores para tomar cuerpo más allá de la realidad de los
hechos que estos cuentan.

[Nota] * La presente entrevista apareció publicada en el Suplemento de
Ciencia y Cultura del Diario La Opinión el pasado Jueves 1 de Marzo de
2001. En la misma los organizadores del Curso “Ciencia y Pseudociencia
en el umbral del siglo XXI”, que se desarrollará en la Universidad de La
Laguna del 7 de Marzo hasta el 8 de Junio, realizan una interesante
presentación del mismo, haciendo especial hincapié en que el interés
básico del Curso es el de aportar a los asistentes una visión escéptica
de algunas manifestaciones contemporáneas de lo irracional.
“Ciencia y Pseudociencia en el umbral del siglo XXI” es un curso
dirigido al público en general, para cuya asistencia no es requisito
necesario el que los asistentes al mismo pertenezcan al ámbito
universitario.
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico se complace en
presentarles a continuación la información que sobre el presente curso
han tenido a bien hacernos llegar sus organizadores. Esperamos
sinceramente que la información que tenemos el gusto de transmitirles
sea del interés de todos ustedes.

                           ------------------

ORGANIZACIÓN DEL CURSO
El curso, dirigido por el Dr. Néstor Torres, se organiza en dos módulos,
de veinte horas el primero (dos ciclos de conferencias) y treinta el
segundo (con tres ciclos) según la siguiente estructura:

Módulo 1.
La Ciencia en el siglo XX: Los grandes hitos y la Astrofísica moderna.

* Grandes hitos de la Ciencia en el Siglo XX / Coordinador José Maria
Riol Cimas

* ¿Dónde estamos? La respuesta de la Astrofísica del Siglo XX /
Coordinadora Inés Rodríguez Hidalgo

Módulo 2.
Sociedad, Ciencia y Pseudociencia

* La opinión pública y las instituciones sociales ante la ciencia y las
pseudociencias / Coordinadora Teresa González de la Fe

* Psicología, neurociencias y experiencias anómalas / Coordinador Carlos
Álvarez González

* El auge de la pseudociencias y la irracionalidad / Coordinador Ricardo
Campo Pérez

                           ------------------

1er MÓDULO: LA CIENCIA EN EL SIGLO XX: LOS GRANDES HITOS Y LA
ASTROFÍSICA MODERNA.
Coordinadores de módulo: José Mª Riol Cimas e Inés Rodríguez Hidalgo

Ciclo 1.

La Ciencia en el Siglo XX: los grandes hitos:
Por: José María Riol Cimas

Hablar de la Ciencia del siglo XX es hablar de una parte sustancial, si
no la más importante, de la Cultura del siglo que ha terminado. Porque
la Ciencia es Cultura. Por eso a muchos nos sorprende ver la separación
que habitualmente se hace en los medios de comunicación, como si Ciencia
y Cultura fueran dos conceptos excluyentes. Y es que la Cultura no
consiste sólo en "conocer" de Arte y humanidades, siendo ambos
fundamentales.

Vivimos en un país lamentablemente anclado en el Siglo de Oro. Un país
en el que sigue vivo el penoso "que inventen ellos". Un país en el que,
la mayor parte de la población, desconoce que España ocupa el undécimo
lugar del mundo en Investigación y Desarrollo y que, en algunas áreas,
como la Bioquímica y la Biología Molecular, esa posición es la nada
desdeñable octava del mundo.
Y estos son datos contrastables de acuerdo a los indicadores
internacionales de I+D, como publicaciones, patentes, etc. Al contrario
de lo que ocurre con otras áreas de la Cultura, donde la "posición" que
ocupamos es la que nos vende el crítico de turno, con escaso valor
objetivo, pero que, sin embargo, incomprensiblemente, se suele tener por
buena a pies juntillas. Vivimos en un país en el que está incluso bien
visto entre la gente "culta" no saber quienes fueron y que hicieron, por
ejemplo, Vesalio, Hooke, Van Helmont, Laplace, Wallace, Florey, Von
Neumann, Schrödinger, Pauling, Watson o, incluso, Ramón y Cajal, que,
como casi todos sabemos, no eran dos, sino uno muy grande. Ni siquiera
poniéndolo bastante más fácil: a la inmensa mayoría de la población que
se tiene por culta (de acuerdo, naturalmente, al concepto de cultura
imperante) le costaría ubicar a Copérnico, Kepler, Galileo, Newton,
Darwin, Pasteur, Bernard o Einstein.

Ante esta situación se impone la necesidad de hacer llegar al público en
general cuales han sido los grandes hitos de la Ciencia en el pasado
siglo, el que ha sido el siglo de los grandes descubrimientos
científicos. Un siglo que comenzó con la revolución de la Física y
terminó con lo que se intuye como crecimiento imparable en los campos de
la Computación y la Biología Molecular. Y es que, si bien el siglo
recién concluido ha sido impresionante en cuanto a avances científicos y
aplicaciones tecnológicas, sin duda el próximo lo será todavía más.

No se trata de hacer un repaso exhaustivo de los grandes hitos, pero no
cabe duda que, en este módulo del curso, son todos los que están, aunque
no están todos los que son. Y la razón de este módulo, como se apuntaba
antes, es fundamentalmente cultural, sobre todo en este período de
transición entre siglos y milenios, en el que asistimos al auge de
multitud de creencias irracionales basadas en la charlatanería
pseudocientífica, de la que son un exponente "ejemplar" los adivinos
(echadores de cartas, astrólogos y demás ralea) que, objetivamente, no
pueden ser más que farsantes, perturbados o gentes profundamente
analfabetas. Todos estos individuos han hecho un gran daño a la Ciencia
por la confusión que generan en el público menos preparado y sin un
mínimo blindaje cultural, debido a la aureola de "ciencia alternativa"
(?) que pretenden dar a sus cómicos logros, los cuales,
inexplicablemente, encuentran un gran eco en los medios de comunicación
social, incluidos -y esto es lo más grave- los de titularidad pública. Y
de esto no son responsables los científicos, sino quienes, desde los
medios de comunicación, consienten su difusión en defensa de una nueva y
finisecular Teoría de la Relatividad, la que viene a decir que vale
tanto la Ley de la Gravitación Universal como el último "contacto con
extraterrestres" al que supuestamente haya tenido acceso cualquier grupo
de indocumentados.

* 07/03/2001 Miércoles / 18:00 / Introducción: la revolución científica
y el nacimiento de la ciencia moderna / José Mª Riol Cimas

Frecuentemente se asocia el comienzo del proceso conocido como
Revolución Científica a la publicación por Nicolás Copérnico, en 1543,
de un libro fundamental: Sobre las Revoluciones de las Esferas Celestes.
Con esta obra se liquidaba la visión geocéntrica del universo,
arbitrariamente mantenida desde los tiempos de Tolomeo con la
aquiescencia de la jerarquía cristiana. Asimismo la mayoría de los
autores dan por concluida la Revolución Científica en 1687, cuando Isaac
Newton publica el que, para muchos, sigue siendo el mayor trabajo
científico de la historia: Principios Matemáticos de la Filosofía
Natural, una obra integradora, unificadora de los grandes
descubrimientos de las décadas anteriores, en la que se exponen las tres
leyes del movimiento y la ley de la gravitación universal.

La Revolución Científica resultaría ser un proceso fundamental para el
posterior desarrollo de la humanidad, puesto que significó el nacimiento
de la Ciencia moderna y suministró, por primera vez, las herramientas
necesarias para una comprensión racional del mundo. Desde su aparición
la Ciencia moderna quedaba enfrentada, por definición, a la supuesta
comprensión del mundo a través de la verdad revelada, asumida por
algunos mediante la fe.

Es importante destacar que, mientras tenía lugar la consolidación de la
Astronomía, como arquetipo de la Ciencia del período revolucionario,
también se desarrollaban muchas otras ciencias en esos años, explosivos
en el campo de las ideas, en que tuvo lugar la Revolución Científica. No
sólo fueron éstos los años de Copérnico, Kepler, Galileo, Newton, Halley
o Huygens; también lo fueron de Vesalio, Gilbert, Belon, Gesner,
Rondelet, Harvey, van Leeuwenhoek, Boyle, Hooke, Malpighi, van
Helmont, … Y así una larga sucesión de científicos que forman el
ejército más pacífico de la historia, aunque también el que más guerras
ha ganado a la irracionalidad, la ignorancia, el miedo, el hambre, la
enfermedad …

Pero, al tiempo que se iba llenando de contenido ésta Revolución,
también se construía el continente (las instituciones científicas), el
lugar de encuentro de los profesionales de la Ciencia. Sería asimismo un
largo proceso, evidentemente sin el calado histórico del primero, pero
fundamental para entender el posterior desarrollo de la Ciencia.

* 07/03/2001 Miércoles / 19:00 / Deriva continental / Francisco Hernán
Reguera

Cuando en 1912 Wegener dio a conocer su hipótesis movilista de Deriva
Continental causó una revolución en el pensamiento científico de la
época, sin embargo no llegó nunca a representar, realmente, una
revolución científica debido a dos razones fundamentales: por un lado la
fuerte oposición ejercida por el pensamiento fijista dominante y por
otro, algunos de los supuestos de la teoría (el origen de las
cordilleras y la causa del movimiento) que resultaron claramente
erróneos y muy difíciles de aceptar desde el terreno de la física. El
hipotético movimiento o deriva, experimentado por los continentes
estaba, en cambio, excelentemente sustentado por medio de argumentos
geológicos, biológicos-paleontológicos y paleoclimáticos Unos cincuenta
años más tarde, avanzados ya los sesenta, cuando, la mayoría consideraba
la movilidad continental como una vieja idea imaginativa pero imposible,
tiene lugar una verdadera revolución científica al comenzar a
desarrollarse la teoría de Tectónica de Placas, de la que la hipótesis
de Deriva Continental es digna precursora.

La teoría de Tectónica de Placas, se construyó poco a poco, a partir de
aportaciones sucesivas, hechas desde campos diversos de la geofísica y
de la geología, por lo que no es posible asignarle un "padre" o creador
único. Además de en los mismos argumentos utilizados por Wegener, la
nueva teoría se basaba en numerosos datos paleomagnéticos, sísmicos,
térmicos, sedimentológicos, volcanológicos, geoquímicos y
geocronológicos que han suministrado un marco global sin precedentes a
la geología. De acuerdo con ella, la capa más externa de la Tierra, la
litosfera, se encuentra fragmentada en placas y se comporta como un
gigantesco puzzle en el que las piezas se mueven, crecen, se destruyen e
incluso cambian de número a lo largo del tiempo geológico. El motor de
esta dinámica litosférica reside en las perturbaciones térmicas del
manto que está sometido a convección, sin embargo el cómo, el dónde y el
por qué de la convección, constituyen, aún, el aspecto más discutible y
oscuro de la teoría.

* 08/03/2001 Jueves / 18:00 /  Mecánica cuántica: Nacimiento e
implicaciones / Luis Vega Martín

En 1900 Max Planck introdujo el concepto de cuanto de acción en Física.
A lo largo de los 25 años siguientes se elaboró la teoría que da cuenta
del funcionamiento de la naturaleza a escala microscópica basándose en
este concepto. Esta teoría es la Mecánica Cuántica, presentada de modo
independiente en los años 1925-1926 por Heisemberg y Schrödinger. Las
consecuencias de ella han transformado la ciencia moderna, y cuestionado
no sólo el mundo de las Ciencias experimentales sino nuestra propia
capacidad de conocer y principios aparentemente tan indiscutibles como
el de la causalidad o el determinismo. Tal vez por esto, la Mecánica
Cuántica suele ser usada por algunos para intentar explicar ciertos
fenómenos de los denominados paranormales.

El objetivo de esta conferencia es dar una visión de en qué consiste la
Mecánica Cuántica, su historia, su ámbito de aplicación y cual es la
visión científica que proporciona de la naturaleza.

* 08/03/2001 Jueves / 19:00 /  Relatividad / Luis Vega Martín

Si hay una teoría en Física de la que tienen noticia los no
especialistas es la Teoría de la Relatividad. Muy pocos, sin embargo,
conocen siquiera sea someramente los hechos básicos de esta teoría que
es al tiempo elegante y misteriosa. Para la Física esta teoría define un
marco y unos conceptos esenciales en nuestra comprensión de la
naturaleza. Para el resto de los mortales, parece que significa algo
próximo a la futilidad de toda certeza, o la posibilidad de crear
artefactos que realicen lo imposible.

Intentaremos dar una visión simple pero rigurosa del contenido y las
implicaciones de la Teoría de la Relatividad. En otra conferencia del
siguiente módulo se abordarán muchas de las paradojas que la Teoría
implica.

* 09/03/2001 Viernes / 18:00 /  Fisión nuclear: la bomba atómica / Luis
Vega Martín

El seis de Agosto de 1945 un bombardero B-29 norteamericano llamado
Enola Gay dejó caer un artefacto apodado "little boy" sobre la ciudad
japonesa de Hiroshima. El resplandor de varios soles y los diferentes
efectos posteriores de la explosión dejaron más de 200.000 muertos. Los
trabajos de la ciencia en la comprensión del núcleo atómico habían
proporcionado la posibilidad de contar con bombas de un poder
destructivo inimaginable hasta entonces. La humanidad intuyó a partir de
aquel día el significado de la palabra apocalipsis.

A lo largo de esta conferencia explicaremos los fundamentos de la fisión
nuclear, la historia de la fabricación de las bombas atómicas y sus
consecuencias, que alcanzan sobradamente nuestros días. Plantearemos
también algunas inquietantes cuestiones éticas sobre el papel de la
ciencia y su responsabilidad en el uso del conocimiento que genera.

* 09/03/2001 Viernes / 19:00 /  Vitaminas y metabolismo / José Mª Riol
Cimas

Uno de los intereses comunes de toda la humanidad, sin duda, es el de la
conservación de la salud. Las vitaminas tienen mucho que ver con ella y,
por esta razón, hoy casi todo el mundo conoce algo acerca de estos
compuestos orgánicos nutritivos, cuya popularidad ha rebasado, con
mucho, los límites de la Bioquímica. Las vitaminas, que forman parte del
grupo de los micronutrientes, son necesarias al organismo en cantidades
muy reducidas, ya que su función es catalítica, es decir, su papel
consiste en colaborar en las transformaciones químicas de los llamados
macronutrientes (proteínas, grasas e hidratos de carbono). Este conjunto
de transformaciones químicas recibe el nombre de metabolismo.

La diferencia de las vitaminas con otros compuestos, también necesarios
para hacer posibles tales transformaciones, estriba en el hecho de que
las primeras no pueden ser sintetizadas por el organismo y los segundos
sí. Así pues, las vitaminas, por fuerza, deben ser adquiridas del
exterior o, lo que es lo mismo, deben formar parte de la alimentación (y
además en las cantidades adecuadas), debido a la incapacidad del
organismo para producirlas.

Pero las vitaminas no son una panacea universal, común a todos los
animales. Cada especie tiene sus requerimientos vitamínicos específicos.
Así, la vitamina C, que es necesaria en la dieta del hombre y de algunos
de sus parientes más próximos (los monos), es innecesaria en la inmensa
mayoría del resto de los animales. El hecho de que casi todos los
animales dispongan de los mecanismos metabólicos necesarios para
producirla, hace que, para ellos, esta vitamina sea, sencillamente,
ácido ascórbico: uno más de los miles de compuestos químicos de su
organismo.

En la actualidad se conocen 13 vitaminas diferentes necesarias en la
dieta humana para su crecimiento y su funcionamiento normal. También
existen suficientes indicios para pensar que se han identificado todas
las que se necesitan en la nutrición humana. No obstante, la función
bioquímica específica de algunas de ellas sigue siendo poco conocida: no
hay abundancia de datos fidedignos acerca de la actuación de las
vitaminas C, A, D, E y K.

* 15/03/2001 Jueves / 18:00 /  La revolución de los antibióticos / Luis
F. Rodríguez Domínguez

* 15/03/2001 Jueves / 19:00 /  Los ordenadores y la inteligencia
artificial / Casiano Rodríguez León

El ambicioso título de ésta conferencia sugiere una avalancha de
preguntas: ¿Qué es un ordenador? ¿Deben forzosamente estar construidos
con componentes electrónicos? ¿Que es la inteligencia? ¿Puede razonar
una máquina? ¿Puede pensar una máquina? ¿Cuáles son los límites de la
computación? ¿Pueden llegar a comprender los lenguajes que utilizan los
humanos? ¿Son los humanos una implantación de la idea de ordenador? ¿Qué
cambios sociales implica la aparición de Internet?

Algunas respuestas vienen de la rama conocida como "computability",
otras del campo de la "Inteligencia Artificial". La primera rama aporta
los Fundamentos Matemáticos de la Computación. Probablemente sea Alan
Mathison Turing la figura mas conocida en este campo.

El mundo de la informática actual es un mundo de "capas". Cada capa es
una combinación de hardware/software, experimento/teoría, que se apoya
en otra más interior.
Por encima de la tecnología, y basándose en ella, se sitúa la disciplina
que estudia su construcción: la arquitectura de ordenadores. Precursores
ilustres de ésta área fueron Leibnitz, Pascal, Babbage, Zuse y Von
Neumann. La aparición de los microprocesadores (St. Clair, Kilby) y la
comercialización de las microcomputadores (la familia Intel, los IBM PC)
han hecho posible la espectacular difusión a la que hemos asistido en el
último cuarto de siglo.

Los sistemas operativos constituyen la siguiente capa. Unix y Windows
son los mas conocidos. Los nombres vinculados a ésta área incluyen entre
otros a Dennis M. Ritchie, Kenneth Thompson, B. Hansen, Tanembaum, B.
Gates y Linus Benedict Torvalds.

Los lenguajes de programación y las herramientas software permiten la
construcción de las aplicaciones que todos conocemos. La teoría y la
práctica en este campo deben mucho a K. Zuse, John Backus, Grace Hopper,
D. Ritchie, B. Kernighan, N. Wirth, John McCarthy, Alain Colmerauer,
Phillip Roussel y Bjarne Stroustrup.

Los ordenadores se comunican entre sí a través de redes. Estas pueden
ser de área local o de área extensa. La aparición de Internet como red
universal, global, ha incrementado la capacidad de servicio y de
relación de las instituciones y los individuos. Esta aparición también
afecta de forma esencial al concepto mismo de ordenador y a la aparición
de un nuevo concepto: la "grid".

* 16/03/2001 Viernes / 18:00 /  Biología Molecular: de la nucleína al
laboratorio Cavendish / José Mª Riol Cimas

Desde el aislamiento de la nucleína por Miescher, en 1869, al
establecimiento del modelo de la molécula de ácido desoxirribonucleico
(ADN), por Watson y Crick, en 1953, transcurrieron ochenta y cuatro años
marcados por la polémica acerca de la naturaleza del material genético
de la célula: ¿proteínas ó ácidos nucleicos? Durante éste dilatado
período de tiempo cabe citar varios hitos en el largo camino de la
investigación proclive a los ácidos nucleicos. El primero viene de la
mano de Frederick Griffith y sus experimentos con neumococos, que
determinaron la existencia de un factor capaz de transformar las formas
inocuas de los neumococos en formas virulentas. Este factor fue
finalmente identificado por Avery, Macleod y McCarty en 1944: se trataba
del ADN. Este descubrimiento, de extraordinaria relevancia científica,
daría lugar a que diversos grupos de investigación, entre los que
destacó el denominado "grupo del fago", retomaran con fuerza el proceso
que concluiría con el establecimiento de la estructura de la molécula
del ADN.
José María Riol Cimas

* 16/03/2001 Viernes / 19:00 /  Biología Molecular: el descubrimiento de
la estructura del ADN / José Mª Riol Cimas

El gran salto adelante, que sirve para dar un impulso irreversible a la
larga marcha de la Biología Molecular, tiene lugar con el descubrimiento
de la estructura del ácido desoxirribonucleico (ADN), la molécula de la
vida mediante la que todos los seres vivos transmiten a su descendencia
su información genética, gracias a la capacidad de autorreproducción del
ADN. Este acontecimiento clave, y no solo para la historia de la
ciencia, ocurre en la primavera de 1953, en la Unidad del Consejo de
Investigaciones Médicas para el Estudio de la Estructura Molecular de
los Sistemas Biológicos, del laboratorio Cavendish de Cambridge,
precisamente en un centro que, desde su fundación en 1874, había estado
dedicado a la investigación en Física, y dirigido, entre otros, por
Ernest Rutherford. Los principales protagonistas del descubrimiento son
dos personajes peculiares desde cualquier punto de vista: el biólogo
estadounidense de 25 años James Dewey Watson y el físico británico de 36
Francis Harry Compton Crick, que publican su trabajo en la revista
Nature el 25 de Abril de 1953.

La coincidencia de ambos personajes en el laboratorio Cavendish de
Cambridge, un auténtico vivero de premios Nobel, daría lugar a casi dos
años muy intensos desde muchos puntos de vista, que desembocarían en el
acontecimiento científico más importante del siglo XX.
José María Riol Cimas

Ciclo 2.

¿Dónde estamos? La respuesta de la Astrofísica del siglo XX:
Por: Inés Rodríguez Hidalgo

La Astrofísica destaca con luz propia entre las disciplinas cuyos
avances han supuesto indiscutibles hitos de la ciencia del siglo XX. El
desarrollo tecnológico en áreas como la Óptica, la Electrónica, la
Informática o la Astronáutica nos ha posibilitado asomarnos a los
confines del Universo, sondear su origen, presumir su destino, tratar de
conocer en profundidad sus leyes y comportamiento, asumir nuestro lugar
en el Cosmos y hasta albergar esperanzas de encontrar alguna forma de
vida fuera de nuestro planeta.

Esta joven ciencia es, sin duda, una de las preferidas por el público no
especializado sobre el que ejerce un gran atractivo. Probablemente el
motivo de esta popularidad es que algunos de los temas que aborda se
encuentran en la frontera con las cuestiones filosóficas más
trascendentes que han preocupado siempre al ser humano. Esto puede
explicar también que la Astrofísica sea, a menudo, relacionada
erróneamente con diversas prácticas y creencias pseudocientíficas,
algunas de larga tradición, como la Astrología, otras de factura más
reciente, como las visitas de extraterrestres y los viajes
superlumínicos o en el tiempo.

El propósito de estas 10 sesiones es ofrecer la respuesta de la moderna
Astrofísica a la pregunta genérica ¿dónde estamos? en un tono
divulgativo y accesible, pero siempre riguroso. Porque se pretende
contestarla desde la ciencia, cuyo procedimiento de trabajo y sistemas
de auto-corrección la diferencian claramente de disciplinas
habitualmente calificadas de pseudocientíficas (aunque podría decirse
abiertamente acientíficas). La Astrofísica, multidisciplinar e
integradora por su propia naturaleza, constituye una poderosa
herramienta para desarrollar el pensamiento racional y el espíritu
crítico que nos son propios como seres inteligentes y curiosos.

Para ello se plantea un recorrido a través del método científico, que ha
tenido y tiene en la Astrofísica aplicaciones paradigmáticas; las
técnicas que nos permiten descifrar el mensaje de la luz que nos habla
del Cosmos; la teoría de la Relatividad que ha revolucionado nuestra
visión del Universo; la inevitable relación entre la Astronomía y las
religiones a lo largo de la historia o el binomio Astronomía-Astrología,
uno de los más claros ejemplos de confusión generalizada entre ciencia y
pseudociencia. En el programa no se olvida la difusión de los avances
astronómicos a través de los medios de comunicación; los catastrofismos
provocados por las diversas “amenazas” del cielo que, de forma
recurrente, invaden la prensa y el cine; la búsqueda de vida, en
particular de vida inteligente extraterrestre (sin duda uno de los temas
estrella), o la necesaria desmitificación de la figura del astrónomo
que, con el cucurucho en el cajón, trabaja hoy día principalmente ante
una pantalla de ordenador. El ciclo concluye con una mesa redonda en que
se debatirá sobre mitos y realidades en Astronomía.

* 22/03/2001 Jueves / 18:00 /  Método científico: hacia una comprensión
racional del Cosmos / Inés Rodríguez Hidalgo

Parafraseando el título del libro de A. F. Chalmers nos preguntamos en
esta conferencia "¿Qué es esa cosa llamada Ciencia?". Una percepción muy
común acerca de la Ciencia es que ésta define la verdad cuando lo que
define es, esencialmente, una forma de pensamiento. Se trata de una
cuidadosa, disciplinada y lógica búsqueda del conocimiento de todos los
aspectos del Universo, que se obtiene tras examinar la mejor evidencia
disponible y que está siempre sujeta a refutaciones, correcciones y
mejoras si se encuentran pruebas más concluyentes. Se identifica, pues,
mucho más que por su contenido, por su método. En una breve introducción
al mismo han de aparecer, inevitablemente, figuras como Ockham, Bacon,
Galileo o Descartes y, más recientemente, Popper, Kuhn o Feyerabend. Y
si bien no puede afirmarse que exista un método científico universal,
válido para todas las disciplinas, en cualquier tiempo, lugar y contexto
histórico, sí parece haber un cierto consenso acerca de las etapas
esenciales que lo conforman. Hay en Astronomía ejemplos emblemáticos de
aplicación del método científico, como la explicación de la estructura y
evolución de las estrellas o del origen y destino del Universo, mediante
complejos modelos físico-matemáticos. Sin embargo, para ajustar el
contenido, nivel y duración de la conferencia, será la historia de la
determinación de las posiciones y movimientos relativos de la Tierra, la
Luna, el Sol y los planetas la que servirá para revisar los pasos del
método y sus peculiaridades en el marco de la Astrofísica.

* 22/03/2001 Jueves / 19:00 /  ¿Cómo desciframos hoy el Universo? /
Basilio Ruiz Cobo

* 23/03/2001 Viernes / 18:00 /  ¡Que no le engañen: Einstein tenía razón
después de todo! / Pedro J. Hernández

La revista Time eligió a Albert Einstein como la personalidad más
importante del siglo XX, un merecido homenaje póstumo al primer
intelectual que pasó a formar parte del star-system de occidente. El
mito de Einstein se fue forjando como la suma de un personaje
librepensador, absentista escolar en la adolescencia y autodidacta que
revolucionó la física esencialmente desde fuera de las instituciones
académicas. Pacifista pero consciente del peligro de la expansión del
nazismo, su nueva física y su prestigio intelectual y humano fueron
factores decisivos en la fabricación del primer arma nuclear de la
historia, lo que también le convirtió en un héroe de guerra para unos y
en un esquirol del pacifismo radical para otros. El atractivo indudable
de un personaje como Einstein unido a una teoría como la Relatividad,
que parece malograr todas nuestras nociones intuitivas de distancias y
tiempos, constituyen una mezcla explosiva que no deja a nadie
indiferente. La prueba de ello es la cantidad de artículos, libros y
páginas web que claman el sinsentido de la teoría. Eso nos lleva a la
primera parte de la exposición que tratará de contestar las siguientes
cuestiones: ¿Tiene sentido la Teoría de la Relatividad?; ¿Son
compatibles ciencia y el sentido común?; ¿Qué hay de las famosas
paradojas relativistas?. La segunda parte estará dedicada exclusivamente
a una cuestión que ha creado una gran controversia en los últimos meses,
después de una serie de experimentos que han atraído la atención de los
medio de comunicación: ¿es posible superar la velocidad de la luz?.
Relacionado con esto último nos adentraremos en lo que tiene que decir
la Teoría General de la Relatividad sobre las posibilidades de viajes
interestelares rápidos y viajes en el tiempo, que tanta cancha han
proporcionado a los defensores de las visitas extraterrestres frecuentes
y otras especulaciones aún más extravagantes. En la tercera parte
repasaremos algunas evidencias de la validez de la teoría de la
relatividad y de sus posibles limitaciones. Analizaremos brevemente la
corriente "underground" anti-relativista, de gran actividad en Internet.
Como conclusiones finales reflexionaremos sobre las dificultades de
comunicación ciencia-sociedad a partir de las ideas erróneas y los
discursos vacíos en torno a la Relatividad.

* 23/03/2001 Viernes / 19:00 /  Arqueoastronomía: templos, dioses y
astros / César Esteban López

El interés del hombre por los astros y la bóveda celeste se ha plasmado
en la actividad religiosa y en el mundo de las creencias de multitud de
culturas. La arqueoastronomía aparece como un nuevo campo de
investigación multidisciplinar que pretende desentrañar el contenido
astronómico de los restos materiales que nos legaron los habitantes del
pasado. Al tratarse de una disciplina joven, los métodos de
investigación todavía se encuentran en proceso de definición, lo que ha
llevado a que algunos investigadores poco rigurosos realicen trabajos
que rayen lo pseudocientífico. Por otra parte, en los medios esotéricos,
la arqueoastronomía ha sido utilizada y mal interpretada en infinidad de
ocasiones, lo que ha llevado a su injusto desprecio por ciertos sectores
científicos.

* 29/03/2001 Jueves / 18:00 /  Astronomía versus Astrología / Verónica
Motta Cifuentes

Resumiremos el desarrollo histórico de la astrología occidental y,
mediante resultados estadísticos, responderemos a las preguntas más
habituales:
- Astronomía y Astrología ¿son la misma cosa?
- ¿Es la astrología una ciencia?
- ¿En qué se basa la Astrología para predecir el futuro?
- ¿Qué clase de fuerzas de la naturaleza son las influencias
astrológicas?
- Los signos astrológicos ¿determinan la personalidad?

* 29/03/2001 Jueves / 19:00 /  Astronomía en titulares / Carmen del
Puerto Varela

La Astronomía es una disciplina clásica y en auge, con gran repercusión
social y lo suficientemente representativa como materia científica de
interés periodístico: así lo demuestra su presencia creciente en los
medios de comunicación, con un claro reflejo en los titulares de prensa.
La teoría del Big Bang, el modelo cosmológico más aceptado en la
actualidad por la comunidad científica, ilustra esta tendencia
mediática. Desde su formulación, a finales de los años cuarenta, hasta
hoy, este modelo se ha ido manteniendo en la primera posición
científica, por delante de cualquier otra opción cosmológica, a falta de
un descubrimiento que lo respaldara definitivamente. Ahora, después del
satélite COBE, del Experimento de Tenerife o, más recientemente, del
Proyecto Boomerang, entre otras investigaciones, ya casi nadie parece
dudar de esta teoría, también conocida como de la Gran Explosión. Aunque
podríamos estar equivocados: toda la historia de la ciencia nos
demuestra que las teorías se reemplazan por otras, más completas o
radicalmente distintas. Los medios de comunicación han sido, durante
todo este tiempo, fieles notarios de los vaivenes de esta teoría,
reflejando las incertidumbres cosmológicas en titulares, que se
convertían así en pruebas a favor o en contra del Big Bang. Su presencia
habitual en prensa y en otros medios informativos se debe a que la
sociedad está sedienta de ciencia y de mitología, y en esta teoría ambas
se dan en perfecta simbiosis. Por su parte, la historia del término Big
Bang prueba que su éxito depende en gran medida de su poder de
comunicación, y no tanto de su adecuación científica. Con esta mágica
expresión anglosajona, que incluso se ha impuesto sobre su versión
española en las preferencias de los medios -así resulta de una encuesta
entre periodistas científicos españoles-, no sólo nos remontamos a un
momento definido a partir del cual el Universo comenzó a existir.
También reforzamos el mito contemporáneo de la Ciencia.

* 30/03/2001 Viernes / 18:00 /  Amenazas del cielo / Luis R. Bellot
Rubio

* 30/03/2001 Viernes / 19:00 /  ¿Existe vida inteligente fuera de la
Tierra? / Manolo Vázquez Abeledo

La pregunta sobre la posible existencia de vida extraterrestre se ha
planteado por el Ser Humano desde sus inicios. Durante siglos la
cuestión sólo se pudo tratar desde un punto de vista filosófico y
religioso.

El desarrollo del método científico y de las ciencias experimentales ha
permitido, si no detectar su presencia, al menos plantearse las
probabilidades de sus existencia. A la altura del siglo XIX el
convencimiento de una vida inteligente generalizada era claramente
mayoritario en la clase científica y en la opinión pública.

En ese ambiente se desarrolla la historia de los canales de Marte como
evidencia de una civilización avanzada en el planeta rojo. Historia de
gran interés en el debate actual sobre ciencia y pseudociencia.

Después de décadas de búsqueda no se ha detectado al presencia de seres
inteligentes de origen extraterrestre. En la parte final de la charla se
ofrecerá una explicación tentativa a este hecho, basada en
consideraciones sobre la peculiaridad de la Tierra como mundo habitable
por organismos complejos.

* 05/04/2001 Jueves / 18:00 /  El cucurucho dentro del cajón: un día en
la vida del astrónomo / Ramón García López

En nuestra cultura popular, existe una visión arraigada que relaciona a
los astrónomos de la antigüedad con señores tocados con un cucurucho que
se afanaban en mirar, usando un solo ojo, a través de un telescopio para
escudriñar los secretos del Universo. Con el paso del tiempo, el enorme
desarrollo de los medios de observación disponibles, tanto desde la
Tierra como desde el espacio, así como el avance continuo y espectacular
de la física y las matemáticas, han propiciado el nacimiento de la
astrofísica moderna, en la que tanto la indumentaria como los usos de
sus actores (los astrónomos) han cambiado sustancialmente. De los usos
(que no de la indumentaria) versará esta conferencia, en la que se
pretende dar una visión realista del trabajo que llevan a cabo los
astrónomos en nuestros días.

* 05/04/2001 Jueves / 19:00 /  Mesa redonda: Mitos y realidades en
Astronomía / Coordinadora: Inés Rodríguez Hidalgo /
Participantes:Basilio Ruíz Cobo; Pedro J. Hernández; César EstebanLópez;
Verónica Motta Cifuentes; Carmen del Puerto Varela; Luis Bellot Rubio;
Manuel Vázquez Abeledo.

                           ------------------

2º MÓDULO: SOCIEDAD, CIENCIA Y PSEUDOCIENCIAS.
Coordinadores de módulo: Teresa González de la Fe; Carlos J. Álvarez Gon
zález y Ricardo Campo Pérez

Ciclo 1.

La opinión pública y las instituciones sociales ante la ciencia y las
pseudociencias
Por: Teresa González de la Fe

Los avances científico-tecnológicos en diferentes campos y ramas ofrecen
casi todos los días noticias a los medios de comunicación y se
convierten en temas de conversación y de discusión en distintos ámbitos
sociales, suscitando reacciones diversas por parte de sectores
diferentes de la población y la ciudadanía. Además, la intervención de
científicos y técnicos en cada vez más asuntos que afectan a la sociedad
en su conjunto –y, en muchos casos, al conjunto de la humanidad- ha
puesto bajo la mirada de la opinión pública, bajo su escrutinio y
evaluación, a los conocimientos científicos, a las tecnologías y a las
instituciones científicas. La sociedad necesita -y la opinión pública
exige a los científicos y técnicos- conocimientos y soluciones a los
distintos y graves problemas derivados de nuestra compleja civilización
desarrollada y tecnológica.
Sin embargo, esta dependencia cada vez mayor de la ciencia y la
tecnología para la supervivencia de los modos de vida de las sociedades
del bienestar occidentales no lleva consigo el apoyo incondicional a la
ciencia y a la investigación científico-tecnológica por todos los
sectores y ámbitos sociales. Las ciencias y las tecnologías son
actividades que se llevan a cabo con los recursos públicos y privados
disponibles en la sociedad y, por ello, sus desarrollos y sus logros
están condicionados por el volumen y la orientación de dichos recursos,
tanto los económicos como los humanos. Si el avance y desarrollo de la
ciencia y la tecnología depende de la sociedad, tanto de los agentes
económicos como de los responsables políticos, es deseable que sea la
sociedad, especialmente la sociedad civil, la encargada de tomar las
decisiones que afectan tanto a la orientación de la investigación cuanto
a los recursos económicos y humanos necesarios para llevarla a cabo.

Difícilmente podrá la sociedad tomar decisiones acerca de la
investigación científica y los desarrollos tecnológicos si no dispone de
información suficiente acerca de la ciencia. Por una parte, ello supone
la necesidad de que las instituciones encargadas de hacer ciencia y
tecnología se preocupen por establecer canales de comunicación con la
sociedad, especial pero no exclusivamente a través de los medios de
comunicación social. Por otra parte, supone hacer frente, desde diversos
ámbitos sociales y también desde los medios de comunicación social, al
auge del irracionalismo y de las pseudociencias y paraciencias que en
los últimos años se han extendido de modo espectacular, no sólo entre la
población con niveles de estudios bajos sino también entre los
estudiantes y titulados universitarios.

En este ciclo de conferencias se va a abordar las diversas formas en que
se relaciona la sociedad con la ciencia y las pseudociencias. Los
procesos de construcción y distribución social de la ciencia y las
pseudociencias, el estudio de cómo el Derecho y las leyes consideran a
la ciencia y las pseudociencias, especialmente cómo protegen a la
ciudadanía en los casos tan frecuentes de estafas y engaños procedentes
de los diversos “profesionales” de las pseudomedicinas o la adivinación,
y las diferencias entre la psicología popular, entendida como la forma
en que desde el sentido común explicamos nuestros comportamientos y los
ajenos, y la psicología científica son temas que se abordan
explícitamente en diferentes charlas. Se dedicará un espacio especial a
los desarrollos de la biología y la biotecnología respecto a dos
cuestiones que ocupan un amplio espacio en los debates actuales y las
preocupaciones sociales sobre la investigación científica: los alimentos
transgénicos y la clonación. Además, se abordará el papel del Estado en
la investigación científica, especialmente el caso de España. Dado el
importante papel que la divulgación científica tiene en la formación de
la población, se expondrá la obra de tres importantes divulgadores de la
ciencia de relevancia mundial. Por último, se debatirá, con
profesionales de los medios de comunicación, el tratamiento que éstos
dan tanto a la ciencia como a las diferentes pseudociencias.

* 19/04/2001 Jueves / 18:00 /  La construcción social de la ciencia y la
pseudociencia / Teresa González de la Fe

* 19/04/2001 Jueves / 19:00 /  Ciencia y pseudociencia: una perspectiva
jurídica / Luis Javier Capote

* 20/04/2001 Viernes / 18:00 /  Tres grandes divulgadores de la ciencia:
I. Asimov, C. Sagan y M. Gardner / Mario Marotti

* 20/04/2001 Viernes / 19:00 /  Yo me explico, tú me explicas, la
ciencia nos explica. Psicología popular y psicología científica /
Rosario Hernández Borges

Cotidianamente, explicamos la conducta propia y ajena recurriendo a
nuestro conocimiento ordinario. Estas explicaciones constituyen lo que
se ha llamado psicología popular o de sentido común y en los últimos
años han surgido debates sobre si ese conocimiento de sentido común es o
no una teoría empírica, sobre su validez y sobre sus posibilidades de
cambio o eliminación a favor de las explicaciones de la psicología
científica. Si algo caracteriza a la psicología popular es su peculiar
metodología, la introspección, que tiene consecuencias importantes en la
visión metafísica que nos da de los individuos y que la opone a la
psicología científica. A través de la introspección sólo accedemos a una
parte de nuestra vida mental, la conciencia. Pero los estados
conscientes son el resultado de los procesos mentales, no los procesos
mismos, y a estos no podemos acceder con el método introspectivo. Como
resultado de esta limitación, tenemos la idea errónea de que nuestros
estados mentales y nuestras conductas son controlados por nosotros
mismos a través de la voluntad libre, y por ello no explicamos la acción
como resultado de una cadena de causas, sino que la justificamos
atendiendo a las razones que hemos tenido para actuar de esa manera.
Frente a estas explicaciones intuitivas, cualquier conocimiento que
pretenda ser conocimiento psicológico aplicará el método científico para
explicar la cadena de causas que determina nuestras acciones, nuestro
conocimiento sobre los estados mentales propios y ajenos serían
funciones cognitivas que han de explicarse, y la idea de voluntad libre
se entenderá como el resultado de nuestra ignorancia de las causas.

* 26/04/2001 Jueves / 18:00 /  DNA, RNA y genoma: vocabulario básico /
Aaron Cabrera Asensio

A lo largo de la historia, la ciencia ha contribuido no sólo a cambiar
la vida de la sociedad, sino a sorprenderla y muchas veces a aterrarla.
Este temor a la ciencia es debido sobre todo, a la falta de información
que una persona corriente posee sobre los adelantos científicos; siendo
esta desinformación consecuencia a su vez, de la escasa divulgación
científica y la especialización que cada vez más sufre la ciencia,
alejándose en apariencia de lo cotidiano y haciendo ésta aún menos
compresible. En nuestros días, los adelantos en informática y en
biología son el estandarte del avance científico; siendo de gran
importancia para el ciudadano de a pie conocer su utilidad, aplicación y
peligros potenciales, evitando así caer en engaños o malos usos por
parte de la sociedad. En esta conferencia se explicaran las bases de lo
que comúnmente se denomina Ingeniería Genética, dando a conocer los
principales conceptos (DNA, RNA, Genoma...) y las técnicas básicas que
son usadas en esta disciplina (Enzimas, PCR, Vectores...).

* 26/04/2001 Jueves / 19:00 /  Transgénicos, ciencia y opinión pública I
/ Ángel Gutiérrez Navarro

* 27/04/2001 Viernes / 18:00 /  Transgénicos, ciencia y opinión pública
II / Ángel Gutiérrez Navarro

* 27/04/2001 Viernes / 19:00 /  Clonación y Terapias génicas:
posibilidades y retos (I) / Néstor V. Torres Darias

* 03/05/2001 Jueves / 18:00 /  Clonación y Terapias génicas:
posibilidades y retos (II) / Néstor V. Torres Darias

El avance espectacular que las ciencias de la vida han experimentando a
lo largo de la segunda mitad del siglo XX y del que somos testigos
forzosos a través de los medios de comunicación un día sí y otro
también, obliga al ciudadano consciente a un doble ejercicio de
formación y de reflexión. Ejercicio de formación en primer lugar, porque
sin ideas claras de los conceptos que subyacen a términos como terapias
génicas, ingeniería genética o biotecnología nunca se estará en
condiciones de entender el significado y la trascendencia de sus
aplicaciones y por ende del mundo y la sociedad del siglo XXI. Formación
que es necesaria también para informar la urgente reflexión sobre las
implicaciones sociales, económicas y éticas de estos desarrollos. Por
primera vez en su historia la Humanidad está en condiciones de manipular
su propio material genético. Junto a este inmenso poder surgen preguntas
inquietantes: ¿es admisible que se patente la vida?; ¿estamos
autorizados a modificar la vida en algún sentido?; ¿podemos aspirar a
tener clones de nosotros mismos?; ¿podemos alterar de algún modo nuestra
descendencia? A lo largo de estas dos lecciones se introducirán, de
manera inteligible para el no iniciado, los conceptos que permiten
entender los fundamentos que esta nueva revolución tecnológica y se
presentarán algunas de las líneas de reflexión ética abiertas por la
biotecnología y sus aplicaciones.

* 03/05/2001 Jueves / 19:00 /  El Estado y la investigación científica /
Jesús Villar

Resulta paradójico que viviendo en una sociedad absolutamente
dependiente de la ciencia y de la tecnología, estamos organizados de tal
manera que casi nadie entiende de ciencia. Carl Sagan decía que sin
progreso científico no hay esperanza para crear riqueza para los
ciudadanos, para mejorar nuestras vidas, ni para mantener nuestras
libertades contra la tiranía. Los líderes de los países más avanzados
reconocen que la economía depende de la inversión en la educación y en
la investigación científica basada en la curiosidad. Los gobiernos
democráticos protegen tal curiosidad creativa defendiendo la libertad
para investigar, para hablar, para votar, para publicar, para viajar. Y
es que la curiosidad es el motor de la ciencia, la savia de la
civilización actual.

En España no tenemos masa crítica en casi ninguna de las ramas de la
ciencia por lo que no es extraño que seamos uno de los países que menos
ciencia crea de la OCDE. En el caso de Canarias, somos una de las
regiones europeas de la cola en cuanto a la producción científica de
calidad. Muy pocos investigadores y científicos de Canarias tienen una
proyección internacional de reconocido prestigio. Tanto en las
universidades como en los hospitales, los folios de papel escrito se
amontonan en los archivos, que según Milan Kundera, "son más tristes que
un cementerio, porque en ellos no entra nadie ni siquiera el Día de los
Difuntos". Si la experiencia demuestra que para hacer buena ciencia se
necesita una planificación seria, suficiente dinero e instalaciones
adecuadas y dotadas con los necesarios recursos humanos y materiales, es
lamentable que el gobierno de nuestra Comunidad haya dedicado menos del
0.2% de su presupuesto para financiar la investigación científica,
técnica y aplicada en todos los campos de la ciencia, una cantidad
equivalente a lo que costaría hacer 2 Km. de carretera.

El intelectual y el científico son figuras ridiculizadas en nuestra
tierra. Muchos investigadores en nuestro país han denunciado en varias
ocasiones que los responsables de la ciencia en España no sean
científicos. Nuestro futuro a largo plazo depende del entendimiento y
apreciación que de la ciencia tengan nuestros ciudadanos. En la próxima
generación necesitaremos investigadores no sólo expertos en sus
respectivas áreas sino expertos también en el papel que la ciencia tiene
en la economía, asuntos internacionales y en la política de nuestro
país. Nuestra mayor amenaza no será entonces el analfabetismo científico
de la comunidad sino el analfabetismo político de nuestros
investigadores.

* 03/05/2001 Jueves / 19:00 /  Mesa Redonda: Los medios de comunicación
social ante la ciencia y las pseudociencias / Coordinador: Jesús Burgos
/ Participantes: Teresa González de la Fe; Candelaria González Afonso;
Carlos Elías ; José Gregorio González Gutiérrez; Jesús Villar Hernández;
Daniel Duque

Ciclo 2.

Psicología, neurociencias y experiencias anómalas
Por: Carlos Álvarez González

La evolución ha dotado a nuestra especie de una maquinaria mental muy
adaptativa. Nuestros procesos mentales son extremadamente efectivos en
una variedad de situaciones, sobre todo de cara a la supervivencia y a
la adaptación al medio.

El mundo que percibimos a través de los sentidos y que nuestro cerebro
interpreta, suele dar como resultado una representación adecuada de cara
a la acción y a la conducta. Nuestra memoria tiene una capacidad de
almacenamiento y una velocidad de recuperación que difícilmente puede
superar el mejor ordenador. Las estrategias de pensamiento y
razonamiento nos permiten tomar decisiones o emitir juicios de forma
rápida y generalmente adecuada, sin tener que detenernos en una compleja
evaluación de estadísticos y probabilidades. Los sistemas de creencias
del ser humano también tienen una función adaptativa, por ejemplo como
detectores de peligro, extendiendo la misión fundamental de los
mecanismos sensoriales y perceptivos. Nos permiten no tener que
experimentar directamente toda la información potencialmente peligrosa y
aprovecharnos de lo que otras personas saben sobre el mundo. Nuestra
naturaleza social es también fundamental para la supervivencia.
Sin embargo, este sistema de procesamiento de información tan eficaz,
rápido y económico tiene su desventajas. Nuestra mente puede llevarnos
con frecuencia a conclusiones erróneas sobre la realidad. Y esto es
especialmente cierto cuando hablamos de lo que podríamos denominar
“experiencias anómalas”, es decir, vivencias que escapan a lo normal, a
lo cotidiano. Entre estas “experiencias” habría que destacar la
fenomenología asociada a lo llamado paranormal, esotérico o religioso.
La psicología científica y las neurociencias nos han enseñado que la
explicación a la mayoría de estos supuestos está precisamente en cómo
funciona nuestra mente.

Así, por ejemplo, las ilusiones perceptivas y las alucinaciones son más
comunes de lo que solemos pensar. Nuestra percepción no es una copia del
mundo real sino que es interpretativa. La eficacia de nuestra memoria
nos puede jugar malas pasadas, precisamente por su carácter selectivo y
reconstructivo: los recuerdos falsos no son raros. Los heurísticos o
estrategias de toma de decisiones, precisamente por su rapidez, pueden
hacer que erremos en la estimación de probabilidades reales sobre
eventos. De hecho, la mente humana es bastante “torpe” calculando o
estimando probabilidades. Las creencias que sostenemos, no obstante su
valor adaptativo, están frecuentemente equivocadas. Y nuestra naturaleza
social y gregaria puede llevarnos a entrar en grupos destructivos y
peligrosos para nuestra salud física o mental.

Parece que lo más cercano a nosotros mismos, es decir, nuestro cerebro y
nuestra mente, nos resulta lo más difícil de entender. Para poder
entendernos, y aunque parezca una contradicción, debemos distanciarnos
de nosotros mismos. Y precisamente por ello nuestro córtex también ha
diseñado una estrategia adecuada: el método científico. La psicología y
las neurociencias son las encargadas de hacernos comprender mejor
nuestra maquinaria mental, así como de desvelar los mitos sobre esa
complicada pero maravillosa máquina que es nuestro cerebro.

* 10/05/2001 Jueves / 18:00 /  Percepción visual, ilusiones y
alucinaciones / Carlos J. Álvarez González

La percepción es un proceso psicofisiológico que puede definirse como la
actividad cognitiva del organismo provocada por la presencia física del
objeto y que se efectúa a través de los sentidos. Desde este punto de
vista, podríamos decir que es el punto de encuentro entre lo físico,
entre el mundo externo, y lo mental. Además, son varias las ciencias que
contribuyen a desentrañar este proceso tan cotidiano y a la vez tan
complejo, tales como la física, la psicología y las neurociencias. En
esta charla se pretende hacer un repaso por algunos de los
descubrimientos más importantes en la investigación sobre la percepción
visual humana para llegar posteriormente a un efecto colateral que
deriva de la eficiencia y rapidez con las que funciona nuestro sistema
perceptivo: las ilusiones ópticas. Veremos también cómo las
alucinaciones son mucho más comunes de lo que solemos pensar y son la
explicación a muchas experiencias que podríamos calificar como anómalas.
Algunas de estas vivencias, las personas tienden a clasificarlas como
"experiencias paranormales".

* 10/05/2001 Jueves / 19:00 /  Memoria y falsos recuerdos / M. Ángeles
Alonso

El estudio de la memoria humana o capacidad del organismo para
codificar, retener y recuperar información, es tan sugerente como
complejo. Las investigaciones empíricas sobre la memoria han aportado
datos que permiten atribuirle los calificativos de poderosa y flexible.
Poderosa al permitir un almacenamiento "ilimitado" de información y
flexible al ser capaz de utilizar múltiples estrategias que ayudan o
posibilitan la adquisición y posterior recuperación de la información.

Pero al mismo tiempo, existen también datos empíricos sobre la
fragilidad de la memoria. Esta fragilidad está presente en
circunstancias relacionadas con las demencias (ej.: enfermedad de
Alzheimer), en lesiones del sistema nervioso central (amnesias), así
como en personas sanas o sin patología. Habitualmente esta fragilidad de
la memoria en personas sanas se relaciona con el fenómeno del olvido, de
tal manera que se asume que la memoria falla en una determinada
situación cuando existen dificultades para recuperar, total o
parcialmente, información que ha sido procesada con anterioridad. En
ocasiones el olvido se produce de forma rápida, en otras de forma más
gradual. A veces, eventos que creíamos olvidados surgen causando
intrusiones con el recuerdo de otros eventos.

Pero no sólo eso, la fragilidad de la memoria humana se refleja también
en el recuerdo distorsionado experiencias previas, así como en aquellas
situaciones en las que se "recuerda" información que no ha sido en
absoluto procesada con anterioridad. Este tipo de errores de memoria,
que en la literatura científica suele denominarse "Fenómeno del Falso
Recuerdo", será el tema de la presente conferencia. Se aportarán datos
sobre su obtención en estudios controlados de laboratorio y se hablará
de los procesos básicos de memoria implicados en el fenómeno.

* 11/05/2001 Viernes / 18:00 / Sectas y procesos grupales / Rosaura
González Méndez

¿Cuáles son nuestros anhelos? Muchas sectas están dispuestas a adaptar
su mensaje a nuestras necesidades. Una de las principales bazas con las
que cuentan estos grupos es la desinformación. Cuando se acercan a una
víctima potencial no muestran nunca sus verdaderas intenciones. Indagan
cuáles son sus intereses y debilidades para intentar ofrecerle algo
tentador. Su ideario no es necesariamente religioso. Podemos
encontrarnos ante ofertas de trabajo, dietas milagrosas, formación, o
cualquier otra cosa a un precio razonable. ¿Qué personas son
susceptibles de entrar en una secta? Por lo general, buscan personas
idealistas, capaces de entusiasmarse en algún tipo de tarea colectiva,
pero también a aquellos que están pasando por un mal momento en sus
vidas (depresión, separación, fracaso profesional o académico, ...).
Aunque al principio no parecen exigir nada, van urdiendo una red
alrededor de sus víctimas, van rompiendo sus lazos con familiares y
amigos, hasta que se encuentran totalmente atrapadas. Sus técnicas de
manipulación y control son conocidas desde hace tiempo por la
Psicología. Sin embargo, eso no impide que sean terriblemente eficaces
en sus objetivos. ¿Cuál es la principal estrategia con la que contamos
frente a las sectas? Sin duda, la información.

* 11/05/2001 Viernes / 19:00 / ¿Usamos sólo el 10 por ciento de nuestro
cerebro? / Horacio Barber Friend

Numerosas creencias, mitos y leyendas se propagan y mantienen en el
tiempo a pesar de ser falsas y aún siendo poco verosímiles. Ese es el
caso del llamado mito del 10%. Este mito afirma que sólo una pequeña
parte de nuestro cerebro realiza todas las funciones mentales y de
regulación de las que este órgano es responsable, mientras que el resto
permanecería inactivo. De esta manera se deduce que nuestro cerebro
posee un potencial mucho mayor que el que habitualmente aprovechamos,
por lo que estaría infrautilizado en la mayor parte de los casos. Esta
creencia es especialmente interesante por dos razones:

A) Porque normalmente se plantea como un hecho científicamente
contrastado, por lo que posiblemente tenga su origen en una mala
interpretación de algunos datos o debates científicos. En esta charla se
señalarán algunos descubrimientos acontecidos en el campo de las
neurociencias que pueden haber contribuido al mantenimiento de esta
idea.

B) Porque suele ser utilizada por los aficionados a lo paranormal para
justificar la supuesta existencia de algunas facultades mentales
extraordinarias. En este caso se analizarán algunas de las
contradicciones en las que caen este tipo de propuestas. La mejor arma
para combatir este tipo de falsas creencias tan extendidas es la
divulgación científica. Esta divulgación debe ser seria y rigurosa al
tiempo que resulte entretenida y, en la medida de lo posible, tenga
significado para el lector. Para esto, tendremos que dotar con tiempo y
recursos suficientes a las personas adecuadas para que puedan llevar a
cabo esta importante labor social.

* 17/05/2001 Jueves / 18:00 / Por qué creemos lo que creemos: un enfoque
psicosocial / Luis Díaz Vilela

En una reciente encuesta al alumnado de diferentes facultades de esta
Universidad, hemos encontrado un nivel de aceptación de creencias en
fenómenos paranormales, que, aunque no es excesivamente alto, si
hablamos de los estudiantes como grupo, sí es, ciertamente, preocupante.
Sin embargo, los estudiantes de diferentes facultades presentan niveles
significativamente diferentes de adhesión a estas creencias. Cuanto más
“duras” son las ciencias, menos aceptación de las creencias. Por otro
lado, encontramos mayor consenso en las creencias menos aceptadas, y
menor en las más aceptadas.

Este trabajo nos servirá de coartada para discutir la génesis de las
creencias, su función en la vida cotidiana, su ubicación (cultura versus
Individuo), y la necesidad de su existencia.

En este tema se intentará dar respuestas a preguntas tales como ¿es
necesario creer lo que creemos?¿por qué nos creemos cosas imposibles? Y,
en definitiva, ¿por qué creemos lo que creemos?

* 17/05/2001 Jueves / 19:00 / Sesgos en el razonamiento cotidiano y
estimación de probabilidades / Carlos Santamaría Moreno

El comportamiento humano está sujeto a innumerables decisiones, muchas
de las cuales dependen de un estimación intuitiva de la probabilidad de
los acontecimientos futuros. Si creemos que la probabilidad de que
llueva es alta tal vez saldremos de casa con el paraguas, y si estimamos
que la probabilidad de que un perro nos muerda es baja, nos acercaremos
a él sin miedo. Nuestra especie ha aprendido en el curso de su historia
evolutiva a predecir la probabilidad de los acontecimientos futuros a
partir de su ocurrencia en el pasado. Sin embargo no lo ha hecho
desarrollando un módulo matemático de cálculo probabilístico en el
cerebro, sino usando herramientas generales como las que sirven para
calcular la similitud entre los objetos o para evaluar la calidad de los
recuerdos. Estos procedimientos son útiles porque generalmente las cosas
parecidas se comportan de forma similar, y recordamos mejor lo que
sucede más frecuentemente, pero hay casos en que esta habilidad se
vuelve contra nosotros y nos lleva a dar por ciertas posibilidades
disparatadas, temer lo imposible y desestimar la probabilidad de
peligros reales. Estos sesgos se agudizan en una sociedad como la actual
en que la mayor parte de la información nos llega filtrada por
instancias externas, no siempre desinteresadas.

* 18/05/2001 Jueves / 18:00 / Bases neuronales de la sugestión y del
lavado de cerebro / Elena Salillas Pérez

* 18/05/2001 Jueves / 19:00 / Racionalidad y emociones: un matrimonio de
conveniencia / José Miguel Díaz Gómez

La tradición cultural europea ha trazado una clara línea de separación
entre las respuestas emocionales, de un lado, y la actividad intelectual
del otro. Se trata de una visión de la naturaleza humana que ha
trascendido el ámbito filosófico para pasar a formar parte de lo que
llamamos sentido común. Sin embargo, también se pueden encontrar
posturas teóricas que defienden un vínculo más armónico entre lo
racional y lo emocional. Un buen representante de las mismas es el
filósofo Ronald de Sousa, que subraya el papel de las respuestas
afectivas en el mantenimiento de las creencias racionales y en el
proceso de toma de decisiones. Desde una disciplina distinta, la
neurociencia, conocidos investigadores como Joseph LeDoux y Antonio
Damasio, abundando en esta idea, han demostrado que en el sistema
nervioso central existen dispositivos funcionales específicos para las
respuestas emocionales, y que de su correcta actuación dependen
conductas y procesos cognitivos tradicionalmente considerados como fríos
o racionales. La imagen que se desprende del conjunto de estos
planteamientos es la de una pareja en la que las actuaciones de lo
racional y lo emocional sólo se explican cabalmente en términos de
reciprocidad.

* 24/05/2001 Jueves / 18:00 / Mesa redonda: ¿Nos podemos fiar de
nosotros mismos? / Coordinador: Carlos J. Álvarez González /
Participantes: M. Ángeles Alonso; Rosaura González Méndez; Horacio
Barber Friend; Luis Díaz Vilela; Carlos Santamaría Moreno; Elena
Salillas Pérez; José Miguel Díaz Gómez

Ciclo 3.

El auge de las pseudociencias y la irracionalidad
Por: Ricardo Campo Pérez.

En un curso que trata de profundizar en el campo de las diferencias
entre la ciencia y la pseudociencia no podían faltar aquellas
actividades encuadrables en la segunda categoría. Se trata de ese
abigarrado conjunto de creencias y técnicas que tienen la pretensión de
proporcionar conocimiento por métodos heterodoxos no reconocidos por la
ciencia racionalista. La abrumadora presencia de tarotistas, astrólogos,
parapsicólogos, ufólogos, medicinas alternativas y movimientos sectarios
en nuestras sociedades hace necesario que las instituciones académicas
muestren preocupación por su proliferación indiscriminada.

De una forma u otra todas estas disciplinas hacen referencia indirecta
al hombre aunque aparentemente nos transporten a desconocidos mundos y
sus habitantes, o nos den cuenta de la influencia en nuestras vidas de
lejanos planetas y constelaciones. En otros casos la relación con el ser
humano es más evidente, como en el caso de las supuestas técnicas que
vuelven operativas sorprendentes capacidades ocultas del cerebro humano,
tanto para realizar aparentes hechos imposibles como el movimiento de
objetos a distancia o la adivinación -a semejanza , y no se trata de una
simple coincidencia, con la magia y la prestidigitación-, o la sanación
de diversas enfermedades humanas según principios ajenos a la medicina
alopática contemporánea. Una parte importante de estos hechos sociales
tiene como origen el rumor y el deseo de creer de sus transmisores y
oyentes; entre los ejemplos típicos de esta dinámica tenemos la
mitología de los platillos volantes y ese particular folclore de las
conocidas leyendas urbanas, todo ello asimilado por ese gran movimiento
sincrético que es la nueva era.

Estas temáticas no son nuevas, como lo prueba el histórico interés del
ser humano por la posibilidad de existencia de razas cósmicas y el deseo
de hallar indicios de nuestro futuro en los astros. El pensamiento
mágico es, probablemente, consustancial al hombre; sin embargo, es en
nuestro siglo cuando estas creencias latentes en las sociedades
post-industriales en las que vivimos son asimiladas por la industria
cultural, que las devuelve a la sociedad mejoradas, engrandecidas y
actualizadas: el espiritismo decimonónico es ahora channelling y
transcomunicación instrumental, y los seres maravillosos del trasmundo
se han convertido en mesiánicos extraterrestres que viajan a bordo de
platillos volantes. Incluso lo maravilloso se tecnifica de acuerdo con
el espíritu del tiempo.

En "El auge de las pseudociencias y la irracionalidad" se tratará de
ofrecer una visión crítica de todos estos productos culturales. Dando un
paso atrás tomaremos distancia e intentaremos penetrar en la esencia de
estos fenómenos sociales, tratando de desentrañar su origen,
motivaciones y consecuencias; deseamos arrojar luz en la tupida red
mediática de unos hechos que son previos, en su significación cultural,
a su aprovechamiento mercantilista y que, si bien no nos dicen nada de
otros mundos y realidades, sí nos dicen mucho acerca del ser humano.

Tales objetivos no pueden ser obtenidos si no es mediante el escrutinio
crítico de las afirmaciones referidas a lo paranormal y a los
movimientos colectivos neo-religiosos. Este acercamiento a estos
problemas es sistemáticamente vetado en los medios sensacionalistas, lo
cual nos ofrece una pista indirecta del valor de nuestra aproximación
escéptica al gran campo de las pseudociencias.

* 29/05/2001 Martes / 18:00 / Ovnis, historia y casuística de una
creencia social contemporánea / Ricardo Campo Pérez

Desde que a finales de los años 40 del pasado siglo XX surgiera el rumor
de que en nuestros cielos estaban observándose misterioso objetos
voladores de origen desconocido, es enorme el número de motivos y
aspectos que ha ido adquiriendo este destacado fenómeno social de las
supuestas visitas extraterrestres a la Tierra. Porque esa fue la rápida
asociación que se estableció entre unas extravagantes visiones de
supuestas naves aéreas y la vieja creencia en la existencia de seres
alienígenas. De alguna forma la pluralidad de mundos habitados encontró
un excelente nicho en los deseos colectivos y en la conciencia
tecnomorfa de muchos occidentales. Así, esos seres maravillosos de otras
épocas se acercaban ahora a nuestro mundo a bordo de super-tecnificadas
aeronaves con posibilidades inimaginables para nosotros, cuando no en
flagrante contradicción con las leyes del movimiento vigentes. El paso
de los años no apagó lo que en principio no fue más que un rumor; al
contrario, creció exponencialmente tanto en cantidad (número de
observaciones) como en variedad (agregación de motivos). De las lejanas
observaciones de los años 50 se pasó al encuentro cercano con naves u
objetos enigmáticos, y de los sorprendidos pero en principio neutrales
testigos se desembocó en los 'contactados', personajes que dicen estar
en contacto con seres extraterrestres que les piden que sirvan de
transmisores de un mensaje admonitorio o mesiánico. La dualidad bien/mal
también está presente: si los contactados podrían en general catalogarse
como "el lado del bien", las abducciones nos cuentan amargos traumas de
secuestro humanos por parte de alienígenas amorales, experimentadores
que desconocen nuestra angustia y nos someten a sesiones médicas a bordo
de la nave cósmica. Ovnis, luces en la noche, marcas en el terreno,
testimonios, episodios convertidos en clásicos, encubrimientos
gubernamentales... Todo un rico y variado material con una historia
propia que debe ser examinada a la búsqueda de lo que nos pueda decir de
nosotros mismos.

* 29/05/2001 Martes / 19:00 / Una interpretación de la mitología de los
ovnis / Ignacio Cabria García

Los ovnis son un símbolo paradigmático de la ideología del progreso y
del dominio de la naturaleza. En 1947, en un momento en que nuestra
civilización tecnológica estaba en plena ruptura de las fronteras de la
velocidad y del espacio, surge el fenómenos de los "platillos volantes"
como una proyección de nuestros ideales de conquista del universo y de
temor a una ciencia sin moral.

La creencia en los extraterrestres se constituye así en un mito que
consiste en la transposición al exterior de nuestra propia tecnología
llevada al futuro. Al mismo tiempo, la atribución a los visitantes del
espacio de propiedades cuasi-divinas, como la omnisciencia o la
omnipresencia, les convierte en focos de esperanza en una salvación de
tipo mesiánico, a veces rodeada de elementos milenaristas.

En todas las épocas se han dado interpretaciones de los misterios de la
naturaleza en términos de lo maravilloso o de lo milagroso, que se han
reflejado en los mitos. De la misma forma, los ovnis son hoy un sistema
de significación por el que se interpreta lo desconocido de acuerdo con
los patrones de la ciencia-ficción y de la cultura de masas. De lo que
este fenómeno socio-cultural nos está hablando es de una forma de
racionalidad adaptada a la moderna cultura occidental.

* 31/05/2001 Martes / 18:00 / Leyendas urbanas / Horacio Barber Friend

* 31/05/2001 Martes / 19:00 / Astrología: la génesis y escasa evolución
de un mito / César Esteban López

Indudablemente la bóveda celeste ha ejercido una gran atracción al ser
humano desde la más remota antigüedad. Para muchas culturas los astros
fueron dioses o interpretados como agentes del poder divino y por lo
tanto respetados y temidos. Hasta hace escasos siglos no hubo una
distinción clara entre el ámbito astronómico y meteorológico, por lo que
se suponía que los astros gobernaban o eran emisarios de las catástrofes
naturales. Astronomía y astrología caminaron unidas en aquellos tiempos
oscuros. Con la revolución científica del Renacimiento algunos
astrónomos siguieron practicando la astrología como medio de
subsistencia en una sociedad todavía embebida en creencias irracionales
y supersticiosas, aunque las bases de la distinción entre ambas fueron
definitivamente establecidas. Resulta paradójico que en los albores del
siglo XXI, mientras la astronomía se ha convertido en una ciencia madura
y en continuo avance, la astrología, con sus rancios principios y
contradicciones irracionales e inamovibles, siga siendo un tema de
interés popular y un gran negocio.

* 04/06/2001 Lunes / 18:00 / Artes adivinatorias y lectura en frío /
Carlos Álvarez González

Desde tiempos remotos, el ser humano ha intentado predecir el futuro.
También a lo largo de la historia, determinados personajes han dicho
tener la capacidad de adivinar el futuro o de leer en las estrellas qué
es lo que va a pasar. A pesar de que con todos los indicios racionales y
científicos de los que disponemos en la actualidad, no podemos más que
rendirnos ante la evidencia de que no es posible adivinar el futuro,
cabe preguntarse por qué los adivinos y astrólogos hacen creer a mucha
gente que tienen tales poderes. La respuesta a estas supuestas
habilidades la ha aportado la Psicología. Existe toda una serie de
técnicas que, utilizadas por personas entrenadas, permiten obtener
información del cliente, como por ejemplo ciertas dotes para la
observación atenta, basar los discursos en afirmaciones muy generales
susceptibles de diversas interpretaciones, etc. Dichas técnicas, sumadas
a la predisposición de quien solicita los servicios de un tarotista o
astrólogo, pueden hacer pensar a cualquiera que existe una capacidad de
videncia. Por último, las derivaciones filosóficas y éticas de las
técnicas adivinatorias, si realmente éstas existieran, también nos
llevan a la rotunda afirmación de inexistencia de tales poderes.

* 04/06/2001 Lunes / 19:00 / Medicinas alternativas, ciencia y
sociología / Emilio Sánz

En los últimos años del Siglo XX se ha producido un auge importante de
las llamadas "Medicinas Alternativas" como contrapuestas a la "Medicina
Tradicional". Se trata de una curiosa inversión del término. En toda la
tradición de la antropología médica, “Medicina Tradicional” se ha
referido a los sistemas de cuidado y curación de la cultura -más o menos
exótica- estudiada, utilizados tradicionalmente, (“medicina tradicional
China” o “folk medicine”) y enfrentados a la denominada Medicina
Occidental, científica o bio-médica. Sin embargo en la actualidad
algunos autores (especialmente homeopáticos) refieren “Medicina
Tradicional” a la medicina científica y técnica, “ortodoxa”, frente a la
“otra” medicina homeopática, que por contraposición pasa a ser
“alternativa”, “heterodoxa”, “actual”, “nueva”, “natural”. El campo de
significado semántico de estos términos tiene unas connotaciones
culturales en la sociedad occidental americano-europea que no pueden
soslayarse, y que colocan a estas técnicas en un contexto de preferencia
cultural.

Cuando se analizan las razones se comprueba que la distinción es muy
diferente en el plano científico y en el plano social. Desde el punto de
vista científico prácticamente todas las técnicas denominadas
"alternativas" no han conseguido demostrar ninguna eficacia mayor que el
placebo o el azar. En este sentido las medicinas alternativas, para los
médicos con una única visión biologicista, son pura charlatanería.

Sin embargo, desde el punto de vista social, los ciudadanos no son
capaces de utilizar los razonamientos científicos propios de la
bio-medicina y sin embargo consideran a "todo" como medicina. La
explicación de la utilidad y la eficacia de cualquier sustancia sanante
se basa en la "magia" (esto va a algún sitio y hace algo para curarme),
la "experiencia" (esto me ha ido bien a mí o a mis conocidos) y la
"creencia" o confianza en quien se lo recomienda (si me lo dice
fulanito/a tiene que ser bueno). Es de notar que estos planteamientos
son los mismos en el caso de las técnicas más sofisticadas como en el de
las aproximaciones más "naturalistas".

Por eso la discusión entre la preponderancia entre ambos modelos de
sanación se establece habitualmente en dos niveles incomunicados, aunque
se utilicen términos similares. Este es un reto para la terapéutica del
siglo XXI. Discriminar claramente qué es mejor que el placebo, pero...
¿y si basta con el placebo para curarse?

* 06/06/2001 Miércoles / 18:00 / Sectas destructivas y peligrosidad
social / Eloy Rodríguez-Valdés

El peligro social que representan las sectas destructivas es un hecho
real que gradualmente va en aumento, no solamente en España sino en todo
el mundo, especialmente en América Latina. Esta peligrosidad social
consistiría en dos aspectos fundamentales. El primero de ellos sería la
penetración de las Sectas Destructivas en todo el tejido social,
mientras que el segundo abarcaría a las Sectas Destructivas como un
auténtico problema social y de salud. Respecto al primer caso, las
Sectas Destructivas van penetrando cada vez más en todo el tejido
social, destacando por su importancia el de la abogacía, el judicial, el
político, el educativo, el sanitario y, sobre todo uno de los más
importantes y peligrosos, el económico, industrial y empresarial. No hay
que olvidar, que cada vez va siendo mayor el número de Sectas
Destructivas que poseen auténticos entramados económicos y financieros,
con la peligrosidad que ello significa de ir controlando la economía de
un país. América Latina es un triste ejemplo de ello. En cuanto al
segundo aspecto, las Sectas Destructivas constituyen un auténtico
problema social y de salud. Y ello lo es, entre otros aspectos, por los
siguientes: a. Por el deterioro y destrucción de la personalidad que
gradualmente van haciendo a las personas que captan. b. Por la ruptura y
desintegración del núcleo familiar. c. Por la comisión de actos
delictivos (tráfico de armas, espionaje, venta de bebés, evasión de
divisas, asesinatos y homicidios, narcotráfico, envenenamiento, estafa,
agresiones, contrabando, robos, secuestros, etc.). d. Por representar un
delito para la salud pública. e. Por representar un factor de
peligrosidad social (delitos, aculturamiento y marginación social de los
adeptos, deterioro medioambiental, genocidio cultural, destrucción de
tradiciones, historia y modos de vida. f. Por la desestabilización
económica que representan para cualquier país. g. Etc.

* 06/06/2001 Miércoles / 19:00 / ¿Qué hay de cierto en los fenómenos
paranormales? / Javier Armentia

* 08/06/2001 Viernes / 18:00 / La Nueva Era: viejas ideas e
individualismo / Ricardo Campo Pérez

Bien sea por ignorancia, bien por insatisfacción sincera, bien por las
dos cosas al mismo tiempo, lo cierto es que desde los años 60 del siglo
XX se escucha hablar de un movimiento silencioso, de un cambio desde el
interior de las estructuras de poder, decisión y actuación del mundo
actual: es la Nueva Era. Se trata de una hipotética "nueva conciencia",
más integrada en el entorno, de carácter exclusivamente individualista
(aunque a menudo, sobre todo en los últimos años, asimile la
preocupación ecológica), que ve en el "cambio interior" el motor del
cambio social, como una nueva "mano invisible" del liberalismo
mercantilista. En la Nueva Era se pretende hacer confluir la ciencia de
vanguardia con las milenarias tradiciones místicas, dar salida a un
nuevo paradigma holístico que contemple al ser humano como una entidad
autónoma y conectada con los diferentes niveles de la existencia.
Prácticas y creencias propias de la Nueva Era son la astrología, la
meditación, la medicina holística y la alternativa, los poderes ocultos
de la mente, la creencia en que otras culturas han poseído estas
facultades, y, en general, todo aquello que, en apariencia, liberará a
los seres humanos de una época violenta e injusta mediante una toma de
conciencia sin referentes nítidos, sincretismo creador hecho con migajas
de todas las heterodoxias actuales, ocultistas y mistéricas. A pesar de
que se pretenda presentar como 'nueva', lo cierto es que esta especie de
suave conspiración tiene antecedentes muy antiguos, en particular en los
círculos esotéricos y ocultistas de los siglos XIX y XX, así como en la
"parte oscura" del movimiento ilustrado. La sociedad de la segunda
religiosidad es producto de la secularización de la vida de los seres
humanos, una visión ingrávida de la relación de éstos con el mundo,
hecha a la medida de cada uno.

* 08/06/2001 Lunes / 19:00 / Mesa redonda: Medios de comunicación y
pseudociencias / Coordinador: Ricardo Campo Pérez / Participantes:
Ignacio Cabria García; Javier Armentia; César Esteban López; Carlos
Álvarez; Eloy Rodríguez-Valdés; Horacio Barber Friend; Emilio Sánz.

                           ------------------

ORGANIZACIÓN Y MATRICULACIÓN

Organización
El curso, dirigido por el Dr. Néstor Torres Darias se organiza en dos
módulos de 20 (módulo 1) y 30 horas (módulo 2), correspondiendo 2 y  3
créditos dentro de la oferta de C.L.E.  respectivamente.

Matrícula:
Fecha:  Hasta el día anterior del comienzo de cada módulo.
Lugar:  Vicerrectorado de Extensión Universitaria
Dirección: Calle Viana 50. 38201 La Laguna. Tenerife
Teléfono: 922 319 616
Horario: de 09.30 a 14.00 horas (laborables)
E-mail: viana50@...
Fax: 922 319 624

Precios:

Módulo 1:
Alumnos y personal de la ULL   4.200 Pts.
Externos                                    6.000 Pts.

Módulo 2:
Alumnos y personal de la ULL   6.300 Pts.
Externos                                    9.000 Pts.

Módulos 1 y 2:
Alumnos y personal de la ULL           8.400 Pts.
Externos                                            12.000 Pts.

Lugar de celebración
Todas las sesiones del curso se realizarán en el Salón de Actos de la
Facultad de Derecho (Aula Tomás y Valiente) de la ULL, ubicado en el
Campus de Guajara.

Asistencia
Se expedirá un certificado de Asistencia a aquellos que hayan asistido
como mínimo al 85% de las sesiones. Este certificado es requisito previo
a la consideración como CLE para los alumnos de la ULL.

Evaluación
La normativa de los Créditos de Libre Elección exige la realización de
las correspondientes evaluaciones. La realización de las mismas está
contemplada en la organización del curso. Se avisará oportunamente del
procedimiento que se seguirá para su realización. Esta normativa está
publicada en la web del Vicerrectorado de Extensión Universitaria:
http://webpages.ull.es/users/cieumxxi/indice.html

Y para cualquier duda..
Si se refiere a aspectos administrativos del curso (matrícula,
inscripción, certificaciones etc..) pueden dirigirse vía mail al
Vicerrectorado viana50@..., o ens teléfléfonos del mismo (ver página
de entrada). Para los demás aspectos pueden contactar con los
organizadores del curso por mail en cieumxxi@...





_______________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
Si consideras eListas de utilidad y te gustaría apoyar nuestra labor,
vota por eListas en el iBest TOP10 -> http://elistas.net/iBest10.html