Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 150 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
Edición 2001 - Núm Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT TENEBRIS
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
EED-lista_antigua
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 125     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: EL ESCÉPTICO DIGITAL - Edición 2001 - Número 28
Fecha:Jueves, 26 de Abril, 2001  02:22:37 (+0200)
Autor:Pedro Luis Gomez Barrondo <TXINBO @.....es>

=====================================================================

                           EL ESCÉPTICO DIGITAL

       Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la
Pseudociencia
       © 2000 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
       http://www.arp-sapc.org/

    Edición 2001 - Número 28 - 26 de Abril de 2001

Boletín de acceso gratuito a través de:
http://www.elistas.net/foro/el_esceptico/alta

=== SUMARIO =========================================================

  - Papel de la educación en la promoción del Pensamiento Racional.

  - Rebelión en el lago Ness.

  - Europa mira al Sol.

  - El eclipse de la Razón.

  - ¿Qué hacen los museos científicos de ahora?

  - Curiosidad activa y curiosidad pasiva.

  - Pablo Espinet rubio, Premio Iberdrola 2001: “la química es cada vez
más eficaz y limpia”.

  - Stephen Hawking seduce a Granada.

  - Los expertos creen que Internet vacía de poder a los Gobiernos.

  - Manuel Elkin Patarroyo: “Lo he perdido todo , pero no me rindo”.

  - La hierba de San Juan no resulta eficaz para tratar la depresión
grave.

  - Margarita Salas, bióloga molecular y presidenta del Instituto de
España: «La ciencia es lo más parecido al arte».

  - Revelación Polémica: Un científico en prácticas diseñó la primera
bomba de hidrógeno.

  - La danza de los átomos.

  - Descubren un planeta similar a la Tierra fuera del Sistema Solar.

  - La manipulación del código genético de una bacteria produce
proteínas artificiales.

  - Las bacterias cambian de forma barajando una fila de 15 genes.

=== NOTICIAS =========================================================

PAPEL DE LA EDUCACIÓN EN LA PROMOCIÓN DEL PENSAMIENTO RACIONAL.
Por: José Ignacio López López

Nunca olvidaré lo mucho que me impresionaron los comentarios (escritos)
de Isaac Asimov acerca de la actitud de muchos estadounidenses en
referencia a las ideas contenidas en la Biblia, consideradas casi
siempre como verdades literales, nunca susceptibles de interpretación.
Estos creyentes a la antigua usanza abominaban de las ideas
evolucionistas de Darwin, por poner un ejemplo, a las que consideraban
producto de la mente del mismísimo Satanás. Asimov se refería a personas
que habrían debido alcanzar un grado óptimo en la calidad de su
educación ya que pertenecían a la clase media económicamente más
poderosa del mundo. Sin embargo, el hecho de que esas mismas personas (y
antes que ellas sus padres), tomaran unas posturas abiertamente
agresivas y opuestas a la difusión de cualquier clase de enseñanza que
pudiera entrar en contradicción con lo que dice la Biblia, provocaba que
los programas de enseñanza dirigidos al grueso de los niños y los
jóvenes de la comunidad adolecieran de graves carencias, mientras que
simples creencias sin rigor histórico alguno o incluso abiertamente
erróneas eran incluidas como materia obligatoria de estudio debido a su
carácter "religioso" y por ello "verdades absolutas".

Personalmente comparto con muchos padres la impresión de que los niveles
de conocimiento que se exigen a los escolares y a los estudiantes de las
enseñanzas medias en nuestro país han ido bajando de manera progresiva
en los últimos 20 o quizá treinta años. Da la impresión de que parte de
esa disminución del nivel de exigencia a los alumnos es una estrategia
dirigida a disminuir el fracaso escolar por una vía fácil y rápida: "No
queremos más chicos en los billares" ha venido siendo la consigna
habitual. El resultado es que ese bien, se llame "educación",
"conocimientos" o "cultura" ha ido disminuyendo conforme se ha ido
extendiendo hasta casi abarcar a toda la población. Es como si cada niño
"tocara a menos" en el "reparto". Creo que este fenómeno es preocupante.
Siendo la enseñanza obligatoria hasta los dieciséis años deberían ser
excepcionales los muchachos que no hubieran desarrollado una mínima
capacidad crítica a la hora de juzgar cualquier tipo de información (sea
ésta veraz o no). Al fin y al cabo ese joven, en sólo dos años, tendrá
la mayoría de edad legal y será, teóricamente, un adulto plenamente
responsable y autónomo.

En diferentes ocasiones he cambiado impresiones con personas
relacionadas con la enseñanza pública y con profesores de diferentes
centros. Por lo general, todos aceptan que ese deterioro en la calidad
de la enseñanza es un hecho, algo que incluso admiten gobierno y
oposición. Pues bien, muchos creen que estamos en el camino de
"alcanzar" la "calidad" de la enseñanza que tanto preocupaba a Asimov en
sus compatriotas. Esa preocupación me parece justificada. Sin embargo,
volviendo al paralelismo entre "pobreza de contenidos" de la enseñanza y
"escasez de capacidad crítica" hay que cuestionarse si basta con
aumentar el primer factor para que el segundo ascienda espontáneamente:
la respuesta puede ser "no". Y para evitar que los alumnos carezcan de
esta capacidad parece lógico actuar en dos frentes: aumentar el nivel de
exigencia en los conocimientos de los muchachos y enseñarles, al mismo
tiempo, a ejercitar su capacidad de juicio, de ejercer el sentido común,
de hacerse preguntas y responderlas lógicamente.

Enunciadas las soluciones y una vez que parece fácil ponerlas en marcha
tropezaremos con los inconvenientes: a los alumnos les apetece poco que
les exijan más en sus centros escolares, como a los contribuyentes les
parece mal tener que pagar más impuestos. Los padres de los alumnos
tienden, por desgracia, a apoyar a sus hijos frente a cualquier queja de
los profesores, quienes han perdido autoridad y no se sienten apoyados
por la administración. En las partes más elevadas de la pirámide de la
administración de la enseñanza hay personas con cargos políticos que
suelen sentirse inclinados a solucionar los conflictos evitando todo
enfrentamiento con los padres, lo que aumenta la pérdida de autoridad de
los profesores. Este es un fenómeno de sobras conocido y que conlleva
que los alumnos menos aventajados acaben siendo un lastre para el resto
de la clase, en especial para los mejor preparados, y constituyéndose
también en un serio inconveniente para aplicar las medidas que se
propugnan.
Por otro lado, algunos padres pueden temer que en el colegio sus hijos
desarrollen personalidades críticas e independientes y que esto mine su
autoridad frente a sus hijos. Algo similar puede ocurrir en determinados
ambientes con la educación religiosa si los padres llegan a temer que su
sistema de creencias, en el que se basa su estructura social, corre
peligro. El integrismo religioso no es un fenómeno ausente de nuestro
país, aunque sí menos común que en otros. Sin embargo los cambios
migratorios que vivimos pueden cambiar esta situación.

Sin embargo es posible encontrar soluciones. Los contenidos mínimos de
la enseñanza pueden ser regulados por ley, incluso a escala estatal.
Puede exigirse a los centros una garantía mínima de contenidos así como
una garantía mínima de que se desarrollen técnicas de enseñanza que
estimulen la iniciativa, la curiosidad y el pensamiento racional, tanto
al menos como se les exige que ofrezcan una enseñanza religiosa.

                           ------------------

REBELIÓN EN EL LAGO NESS
Por: Luis Alfonso Gámez

Los seguidores del monstruo del lago Ness están en pie de guerra. Tras
el anuncio de un grupo sueco de criptozoólogos -buscadores de seres como
el Yeti o el Pies Grandes- de su intención de realizar el enésimo sondeo
del lago para intentar cazar a Nessie y extraerle una muestra de ADN,
los 'fans'
de la legendaria criatura se han sublevado. No están dispuestos a
arriesgarse a que nadie incomode al presunto inquilino del lago, que
atrae hasta la región a medio millón de turistas anuales que se dejan
más de 6.600 millones de pesetas.

Desde hace veinte años, las exploraciones del lago Ness a la búsqueda
del monstruo han concluido en estrepitosos fracasos. Pero nunca han
contado con la oposición de los 'fans' de Nessie, ya que, a diferencia
de la dirigida por Jan Sundberg, de 53 años, las anteriores cazas del
monstruo no incluían
una trampa para capturar a la criatura. Por eso, el criptozoólogo sueco
no sólo tendrá que hacer frente al elusivo ser, sino también a las iras
de sus seguidores, entre los que destaca Kevin Carlyon, sumo sacerdote
de los Brujos Blancos Británicos. Carlyon lanzó ayer un maleficio en
pleno lago.
«Frustrará cualquier intento de capturar o dañar a Nessie ahora o en el
futuro», ha dicho el brujo, cuyo anuncio de conjuro ha llenado de
entusiasmo a los partidarios del mítico animal. La rebelión no se ha
limitado, sin embargo, a los 'adoradores' de la criatura. Ha alcanzado
dimensiones políticas. La organización gubernamental para la
conservación del patrimonio natural escocés ha promulgado un código de
normas para garantizar que los criptozoólogos liberen a Nessie sano y
salvo tras hacerse con la muestra de ADN. La prensa británica no ha
podido evitar tomárselo con ironía, destacando que, por si no hubiera
suficientes leyes para regular la vida diaria, las autoridades dictan
ahora una para proteger a un ser mítico. Y es que eso es lo que es
Nessie.

A pesar de que los testimonios sobre la existencia del monstruo se
remontan al siglo VI, la verdad es que el primero debidamente
documentado data de 1871 y no fue hasta los años 30 del siglo pasado
cuando Nessie saltó al estrellato. Fue a raíz de la publicación en 'The
Daily Mail', el 21 de abril
de 1933, de una fotografía en la que se ve lo que parece el cuello de
una especie de dinosaurio recortado sobre las aguas del lago. La imagen
fue utilizada durante décadas por los criptozoólogos como prueba de la
existencia de Nessie hasta que en noviembre de 1993, en su lecho de
muerte,
Christian Spurling reveló que era un montaje realizado por un cirujano,
un agente de seguros, su hermanastro y su padrastro, un periodista que
quería así vengarse de quienes le habían puesto en ridículo. El
reportero, Marmaduke Wetherell, había intentado colar al Museo de
Historia Natural de
Londres unas huellas fabricadas con una pata disecada de hipopótamo como
de Nessie. Descubierto el engaño y ridiculizado por la prensa, recurrió
a su hijastro para vengarse. Spurling, que en aquel entonces tenía ocho
años, modeló lo que simulaba el cuello y la cabeza de una serpiente
marina, que
luego colocaron sobre una base de madera para fotografiarla y
convertirla en la 'mejor evidencia' de que el monstruo existe.

                           ------------------

EUROPA MIRA AL SOL
Por: Javier Armentia

El próximo viernes, 27 de abril, se cumplen cinco años del lanzamiento
del satélite SOHO (siglas de “Observatorio Solar y heliosférico”) que
las agencias espaciales europea y norteamericanas colocaron entre
nuestra estrella y la Tierra, a millón y medio de kilómetros, para
monitorizar el cambiante comportamiento del Sol.

SOHO es un observatorio especial que ha cambiado radicalmente la manera
en que conocemos el Sol. A lo largo de sus cinco años de funcionamiento
ha permitido descubrir fenómenos sorprendentes, relacionados con las
capas exteriores del Sol, denominada por los astrofísicos “atmósfera”
solar. La parte inferior de esta atmósfera es la que vemos cuando
miramos al Sol, la fotosfera, una región de gas a unos 6000 grados de
temperatura, que emite la luz que nos llega del Sol, de color
amarillento. Sobre ella, sin embargo, existen capas menos densas, la
cromosfera (visible durante los eclipses como una envoltura rosada sobre
la fotosfera) más caliente, a decenas de miles de grados, y la corona,
mucho más caliente, pasando del millón de grados, y más tenue, de manera
que el gas ionizado (principalmente protones y electrones) se mueve
siguiendo las líneas del campo magnético solar, escapando en forma de
viento solar hasta distancias de más de mil millones de kilómetros del
Sol.

El que las zonas exteriores del Sol sean las de mayor temperatura es
algo anómalo, porque la energía solar se produce en su núcleo,
reacciones termonucleares de fusión que convierten los núcleos de
Hidrógeno en Helio. El calentamiento de estas capas se debe a la
compleja interacción entre los campos magnéticos, los movimientos
convectivos del gas de la fotosfera y la rotación diferencial del Sol:
en su zona ecuatorial gira más rápidamente que en las regiones polares.
SOHO, con sus diferentes instrumentos, analiza en tiempo real tanto la
fotosfera como las capas exteriores de la atmósfera solar, y a lo largo
de sus cinco años de funcionamiento ha permitido no sólo comprender
mejor la manera en que el gas escapa de la corona, las llamadas
eyecciones coronales, causantes de las tormentas de radio en la Tierra,
sino el descubrimiento de nuevos fenómenos desconocidos, como la
existencia de corrientes de gas bajo la superficie, o enormes descargas
eléctricas que suceden en las zonas de mayor actividad magnética. En un
principio, la misión SOHO finalizaba en el 98, pero sus resultados
animaron a la ESA a mantenerla, por lo menos, hasta el 2003.

SOHO no está solo en el espacio. Unos años antes de ser lanzado, en
1990, ULISES comenzaba un largo viaje por el Sistema Solar. Una misión
conjunta también entre Estados Unidos y Europa, destinada a analizar el
espacio interplanetario. Aunque es cierto que entre los planetas casi
hay un vacío absoluto, el viento solar, el flujo de partículas que
escapa del Sol, inunda este vacío, en donde además existen partículas de
gas ionizado y campos magnéticos. La manera en que esta estructura
evoluciona es poco conocida, especialmente si nos alejamos del plano de
la eclíptica, en el que orbitan gran parte de los planetas. Por eso,
ULISES viajó primero hacia Júpiter y, empleando la gravedad de este
planeta, se impulsó hacia una órbita que le lleva a pasar por encima y
por debajo del Sol, a unos 300 millones de distancia de él, es decir,
dos veces la distancia que separa a la Tierra de nuestra estrella. Con
sus sensores analiza los campos magnéticos, la densidad del plasma, y
las características del viento solar a esas altas latitudes, que por lo
general viaja más rápido que el de la zona de la eclíptica, a casi el
doble de velocidad, conducido por los campos magnéticos que escapan de
los polos solares.

Recientemente se ha comprobado que ese flujo tiene súbitas variaciones,
como latigazos que parten de fenómenos de interacción en la corona
solar. De la misma forma que las eyecciones coronales sueltan chorros de
partículas de gran energía formando las tormentas solares, las plumas de
gas  del Sol que escapan por sus polos se enroscan y disparan fenómenos
que nunca antes se habían podido medir.

Desde el año pasado a SOHO y ULISES se han unido RUMBA, SALSA, TANGO Y
SAMBA, las cuatro naves gemelas que conforman la misión CLUSTER.
Originalmente, tenían que haber estado funcionando desde junio de 1996,
pero estallaron con el primer Ariane 5, el cohete lanzador europeo. Su
órbita en torno a nuestro planeta les lleva a atravesar continuamente la
estructura magnética de la Tierra, la magnetosfera. Las naves con
formación que las sitúa en los vértices de un tetraedro.

Esto permite medir en tiempo real variaciones en las características de
esta envoltura magnética, provocadas como respuesta a los flujos de
partículas que llegan desde el Sol. Y también comprender la estructura
tridimensional de esta especie de capas de cebolla que nos protegen de
la influencia externa. Los datos de CLUSTER están permitiendo comprender
que la situación es compleja, con movimientos y oscilaciones caóticas
que permiten comprender por qué unas veces una tormenta solar apenas
produce efectos en superficie y otras sí.

Queda aún mucho por conocer del Sol y de la influencia que tiene sobre
nuestro planeta. Los científicos intentan analizar la causa del
comportamiento solar: aunque lo vemos cada día aparentemente tranquilo,
iluminando nuestro planeta, el gas, los campos magnéticos que van
cambiando en ciclos de once años, los flujos de partículas en sus capas
exteriores producen enormes explosiones, tormentas, latigazos eléctricos
y todo un sinfín de fenómenos que no sólo se ven desde nuestro planeta,
sino que a veces tienen importantes y devastadores efectos sobre las
líneas eléctricas, los satélites o las telecomunicaciones. Con SOHO,
ULISES o las CLUSTER, Europa mira al Sol, intentando comprender y
predecir este comportamiento.

Día del Sol y de la Tierra

Como conmemoración del quinto aniversario del SOHO, la Agencia Europea
del Espacio ha organizado un día en el que contar al ciudadano europeo
la importancia de la investigación solar, especialmente en relación con
sus efectos en la Tierra. En más de cuarenta puntos distribuidos por
toda Europa, y también en Estados Unidos y en Canadá, científicos,
divulgadores y aficionados a la astronomía van a participar en esta
iniciativa divulgativa. En nuestro país, el Planetario de Madrid
organiza una conferencia del astrofísico Juan Sequeiros el día 26; el
Hemisfèric de Valencia inaugura el 27 una producción IMAX sobre el Sol,
aparte de una exposición sobre el tema; simultáneamente en el IMAX del
Port Vell de Barcelona también se presenta esta película, “Solarmax”. En
el Museo de la Ciencia y el Cosmos de La Laguna se hará una observación
pública del Sol; como en el Planetario de Pamplona, donde además de la
observación con telescopios del propio planetario y de la Agrupación
Navarra de Astronomía el representante español en la ESA, Valeriano
Claros dará una conferencia sobre las misiones europeas de observación
del Sol y la Tierra.

                           ------------------

EL ECLIPSE DE LA RAZÓN y/o LA FALSA CONFIRMACIÓN DE ALBERT EINSTEIN
Por: Jim Holt
Noticia enviada por: Luis R. González Manso
Versión en español por: Joseba Andoni Agirregoikoa

“REVOLUCIÓN EN LA CIENCIA / DERRIBADAS LAS IDEAS DE NEWTON”
Este era el anuncio de portada del London Times el 7 de Noviembre de
1919. El motivo de este titular era un informe que confirmaba la teoría
general de la relatividad de Einstein.
Las fotografías de un eclipse total tomadas por una expedición británica
al Atlántico Sur habían confirmado la predicción de Einstein de que el
campo gravitatorio del sol curvaría la luz de las estrellas. El suceso
fue considerado como un triunfo, no sólo para la relatividad sino para
la ciencia en general. Sin embargo, tras un análisis más exhaustivo,
parece más bien un caso de fraude magnánimo.

La curvatura de la luz fue el efecto más dramático pronosticado por la
relatividad y un eclipse solar era la única ocasión de observarlo.
Durante un eclipse las estrellas en torno al sol se vuelven visibles y
si la gravedad del sol desvía su haz de luz, sus posiciones aparentes se
desplazarán ligeramente (Este desplazamiento puede ser medido comparando
una fotografía de las estrellas durante el eclipse con otra tomada
cuando el sol está en otra parte del cielo.) Einstein llegó a dos cifras
diferentes en su estimación del desplazamiento. En 1911, calculó que
sería de 0.875 segundos de arco (3,600 segundos de arco = 1 grado.)
Cuatro años más tarde, utilizando una argumentación más ajustada a su
teoría, dobló la predicción a 1.75 segundo de arco.

De hecho, la curvatura de la luz por efecto de la gravedad no era
exclusiva de la teoría de Einstein. Podía ser deducida también de los
axiomas newtonianos. Más de un siglo antes, un astrónomo Bávaro llamado
Johann Georg von Soldner había hecho precisamente eso. La cifra a la que
llegó Soldner, al calcular la desviación de la luz al pasar próxima a la
superficie solar, era de 0,875 segundos de arco, exactamente la misma
cifra que Einstein estimó en 1911. Sin embargo, adjudicárselo a Newton o
a Einstein no era una cuestión de diferenciar entre cierta curvatura o
ninguna; consistía en distinguir entre una minúscula desviación de 1,75
segundos de arco frente a otra más pequeña aún de 0.875, algo difícil de
hacer incluso en óptimas condiciones de observación (La turbulencia
atmosférica se suma a la dificultad de la medida, junto con las
imperfecciones del telescopio y de las placas fotográficas. Las nubes
pueden ser fatales.)

La expedición del eclipse de 1919 fue dirigida por Sir Arthur Eddington,
a la sazón profesor Plumian de la Universidad en Cambridge. Cuáquero y
pacifista, Eddington quedó exento del servicio militar en la Primera
Guerra Mundial por su importante viaje. Consciente de cómo anteriores
esfuerzos para observar la desviación de la luz de las estrellas fueron
malogradas por el mal tiempo, dividió la expedición en dos partes: Una
fotografiaría el eclipse desde el nordeste de Brasil mientras la otra
(de la cual él formaría parte) lo haría desde una isla frente a las
cosas de África Occidental. Como Clifford M. Will explica en "¿Tenía
razón Einstein?" (1993), Eddington imaginaba tres posibles resultados:
"Ninguna desviación indicaría que la luz no se veía alterada por la
gravedad, una desviación media confirmaría a Newton y una desviación
total confirmaría a Einstein."

La noche del eclipse, 29 de mayo, se tomaron tres conjuntos de
fotografías, dos desde Brasil (utilizando diferentes telescopios) y otro
desde África. El mejor grupo de fotos de los dos tomados en Brasil,
mostraba un desplazamiento de 1,98 segundos de arco, bastante por encima
de la estimación de Einstein; de hecho, sólo había una probabilidad
entre diez de que un error aleatorio produjera una medida tan grande si
la teoría de Einstein fuera cierta. El otro grupo de fotos de Brasil
arrojaba una desviación de 0.86 segundos de arco, casi exactamente la
estimación newtoniana. El peor de los grupos de fotos del eclipse fue el
tomado por el equipo de Eddington en África, donde las condiciones
atmosféricas sólo permitieron obtener dos placas fotográficas útiles con
la borrosa imagen de cinco estrellas en cada una. La desviación
calculada a través de estas muestras era de 1,61 segundos, algo por
debajo de la predicción de Einstein.

Por tanto, habiendo obtenido este conjunto equívoco de datos del
eclipse, ¿qué fue lo que Eddington comunicó a la Royal Society cinco
meses después? En primer lugar, descartó el conjunto de datos intermedio
que favorecía a Newton. Después, ponderó los datos del conjunto de mayor
precisión - que por sí mismos harían dudar de la teoría de Einstein -
con las del grupo de datos de menor precisión. Y, mirabile dictu, el
resultado era casi exactamente lo estimado por la relatividad general.
"Es un regalo del destino el que yo haya podido vivir esto" escribió un
agradecido Einstein.
Eddington, quien había sido durante mucho tiempo defensor de Einstein en
Inglaterra, era consciente de su parcialidad. Más tarde confesó a un
colega que de haber sido por él "no habría realizado las expediciones ya
que estaba convencido de que la teoría general de la relatividad estaba
en lo cierto". Pero tenia un buen motivo extra-científico para maquillar
los datos obtenidos del eclipse. Tal y como los filósofos científicos
John Earman y Clark Glymour han apuntado, Eddington - como Einstein- era
apasionadamente contrario a los prejuicios nacionalistas. Él esperaba
que una confirmación por parte británica de la teoría de Einstein
ayudaría a dispersar el patriotismo de la Primera Guerra Mundial y
promovería un acercamiento entre científicos alemanes y británicos.

Aunque Eddington convenció al mundo de que la relatividad general estaba
en lo cierto, no fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial cuando
los astrónomos obtendrían una sólida evidencia de ello. Mientras, el
mito de la expedición de 1919 permanece. Por ejemplo, en "Einstein: A
Life in Science" (1996) de Michael White y John Gribbin se puede leer
que "las desviaciones medidas por el equipo británico se ajustaban
exactamente a las predicciones realizadas por la teoría de Einstein". En
la ciencia, como en la guerra, la historia la escriben los vencedores.

                           ------------------

¿QUÉ HACEN LOS MUSEOS CIENTÍFICOS DE AHORA?
Por: Ramón Núñez Centella

Hace unas semanas, los talibán nos hicieron recordar el dolor que se
siente en una pérdida cultural. En su origen, los museos eran las
instituciones que trataban de evitarnos posibles sufrimientos por esa
causa, de manera que sus funciones tradicionales se enuncian pensando en
los objetos: recolectar, conservar, catalogar, restaurar y exhibir,
investigar. Pero hoy nos encontramos con que existe un nuevo tipo de
museos -así se les continúa llamando genéricamente, aunque la mayoría de
ellos quieran escapar de esa denominación- que no poseen colecciones. ¿A
qué se dedican estas instituciones de hoy que no tienen funciones
relacionadas con la conservación?

Desde los inicios del pasado siglo, cuando se concibió el Deutsches
Museum en Múnich, los museos comenzaron a realizar un esfuerzo didáctico
que se manifestaba en la incorporación de otros elementos al lado de las
piezas de colección. El museo alemán no se conformaba con presentar las
máquinas, testimonio del progreso industrial y técnico, para que fueran
veneradas por el gran público, sino que incluía piezas seccionadas,
modelos y maquetas en movimiento para ayudar a conocer mecanismos
internos y explicar su funcionamiento.

Un salto cualitativo importante tuvo lugar en 1937 con la creación en
París del Palais de la Découverte. Aquí ya no había piezas históricas
para elaborar un discurso expositivo. Se presentaban módulos que,
accionados por el visitante, servían para enseñar determinados fenómenos
científicos. Por primera vez en un museo se partía de una base
conceptual, seleccionando o creando luego los objetos que permitirían
comunicar aquellas ideas. Era una exposición didáctica, pero también
interactiva y conceptual.

En los últimos treinta años han proliferado en muchos países los Science
Centres, o Centros de Ciencia, uno de cuyos pioneros y ejemplo
paradigmático es el Exploratorium de San Francisco, abierto en 1969. Es
otro museo sin piezas de colección, donde las exposiciones se diseñan
para expresar la diversidad y riqueza de los fenómenos naturales,
poniendo muchas veces a prueba nuestras capacidades de percepción. Busca
con ello sorprender y deleitar, dos antiguos objetivos de los museos,
pero adopta un enfoque abierto y educativo, que quizás no pueda llamarse
didáctico, pues no es completamente convergente. Es decir, que, ante un
mismo estímulo, distintas personas pueden realizar planteamientos
diversos y aprender cosas diferentes.

Muchos de esos centros de ciencia se integran en la ASTC (Association of
Science-Technology Centers), que cuenta hoy con más de 550 miembros en
43 países. Estos centros afirman tener en común el objetivo de 'mejorar
la comprensión de la ciencia por parte del público y hacer que todos
puedan disfrutar de la ciencia'. Pero si vemos una a una la declaración
de funciones de esos nuevos museos, nos encontramos con que, además de
enseñar o educar, términos que por tradición asociamos a los públicos
infantiles y juveniles, afirman querer hacer con la ciencia cosas
dirigidas a la gente de todas las edades: 'comunicar' (hacer a otros
partícipes de los conocimientos científicos que unos tienen), 'divulgar'
(hacer que lleguen a conocimiento de un gran número de personas),
'popularizar' (dar carácter popular a algo), 'difundir', 'propagar' y
otras.

Todas esas funciones se realizan, evidentemente, no sólo mediante las
exposiciones diseñadas al efecto, sino también a través de todo tipo de
actividades. El estilo de estos centros, caracterizados por su ambiente
lúdico y popular, por su planteamiento asequible y muchas veces
interdisciplinar, los hace atractivos al público, y como resultado de
ello se están convirtiendo en los museos más visitados. A su vez, este
hecho genera un sentimiento de pertenencia que sirve para garantizar el
éxito de muchas convocatorias e iniciativas.

Nos encontramos así, por ejemplo, con que el Parque de las Ciencias de
Granada gestiona el ambicioso Programa de Divulgación Científica que
pone en marcha la Junta de Andalucía; por su parte, en Galicia los
Museos Científicos Coruñeses realizan una campaña de información sobre
el mal de las vacas locas, con la distribución de 200.000 folletos
divulgativos y la organización de un curso para universitarios y
profesionales; al mismo tiempo, en Valencia, el flamante Museo Príncipe
Felipe convoca el II Congreso de Comunicación Social de la Ciencia, bajo
el lema La ciencia como cultura. Los museos, evidentemente, se mueven.
De ellos depende hoy, en gran parte, la cultura científica de los
ciudadanos.

[Nota] *Ramón Núñez Centella es director de los Museos Científicos
Coruñeses (mc2)

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

CURIOSIDAD ACTIVA Y CURIOSIDAD PASIVA
Por: José María Romera

Algunas personas siempre están dispuestas a plantearse preguntas sobre
las cosas que les incumben; otras, en cambio, se limitan a observar lo
que ya les viene dado de fuera

Si nos fiásemos de las apariencias, habría que pensar que la curiosidad
es uno de los signos definitorios de nuestro tiempo. La sociedad de la
comunicación se nos presenta como una monumental factoría de novedades,
datos y hechos que desfilan ante nuestra mirada ávida de recibir
información, y que para saciar esa exigencia ha creado medios
sofisticados que nos los suministran sin reposo. Los seres humanos
portamos el gen de la curiosidad, y la época que nos ha tocado vivir
parece llevar a la apoteosis esta inclinación natural de la especie.

Pero al mismo tiempo la sobreabundancia de información produce cierto
hartazgo que apaga las zonas más nobles de nuestra curiosidad. Nos
interesa conocer el futuro, pero en cambio desatendemos un presente que
nos plantea incógnitas más atractivas y respuestas más accesibles.
Queremos saber lo que les ocurre a los participantes en un concurso de
televisión, y sin embargo nos resultan indiferentes los problemas de la
gente más próxima.

Y es que hay dos formas de curiosidad: la activa, siempre presta a
plantearse preguntas acerca de las cosas que verdaderamente nos
incumben, y la pasiva, abúlica y domesticada, atenta sólo a lo que nos
viene ya dado desde fuera. El predominio de la segunda sobre la primera
representa la victoria de la estupidez sobre la inteligencia. Cuando,
por el contrario, conservamos el impulso crítico de indagación más allá
de lo superficial y consabido, desarrollamos una de las facultades más
dignas de la persona.

La elección entre una u otra forma de curiosidad es un hecho cultural.
No hay diferencia de fondo entre el atento seguidor de las competiciones
futbolísticas que devora diariamente las noticias sobre resultados,
clasificaciones, fichajes y lesiones de los jugadores y el científico
absorto en los misterios de la célula. Ambos son ‘curiosos’ y tal vez lo
sean con la misma intensidad. Sólo ocurre que la educación, el ambiente
o la costumbre han focalizado su interés en diferentes objetos: el uno,
insignificante, encanijado, sin relieve; el otro, exigente, hondo,
enriquecedor. Aparte del talento individual o del nivel de autoexigencia
de cada uno, la elección habrá sido seguramente el fruto de una
formación previa recibida de la familia, la escuela, el ambiente o los
estímulos vocacionales.

A nadie se le oculta que abundan más los alicientes para la curiosidad
pasiva que para la activa e inteligente. La primera tiene en la pereza
mental su principal cómplice; la segunda exige esfuerzo y capacitación.
La primera es una curiosidad sin riesgos; la segunda, una aventura que
exige sacrificios y a menudo comporta fracasos o frustraciones. Y el
medio social recompensa a la curiosidad pasiva con el premio de los
dóciles: la integración en la masa, la credencial de medianía no
sospechosa.

En teoría, los sistemas educativos persiguen la formación del espíritu
crítico como requisito primero del desarrollo personal, no sólo en el
plano intelectual sino también en el moral y el afectivo. En la
práctica, sin embargo, esa curiosidad imprescindible va poco a poco
cercenándose. Las primeras etapas de la formación del niño tienden a
estimular la espontaneidad, las preguntas y las inquietudes mediante el
fomento de hábitos de observación y de actividades creativas.

Afán de indagar

Conforme avanzan los ciclos y las edades, paradójicamente crecen las
exigencias de aprendizajes mecánicos, aparecen las prohibiciones («eso
no se dice», «no hagas preguntas impertinentes») y, frente al modelo
anterior de criatura observadora e inquieta, queda establecido el patrón
del joven amaestrado. De algún modo es el correlato del episodio bíblico
donde el paraíso queda abolido cuando el hombre comete la osadía de
tocar el árbol de la ciencia.

Merece la pena alimentar el impulso de la exploración, el afán de
indagar, el preguntarse el porqué de las cosas. Averiguar la razón de
algo, por insignificante que sea, es el primer paso para forjar una
mente ecuánime y abierta. Somos más comprensivos en la medida que
saltamos los límites de nuestra percepción epidérmica de la realidad y
descubrimos aspectos inesperados de ella. Una actitud receptiva y
observadora permite además apreciar matices que de otro modo nos
pasarían inadvertidos, dejándonos la impresión de vivir en una opacidad
rutinaria.

Pero, además, curiosear es sumamente placentero. Bien lo saben quienes
practican su modalidad más pedestre, la del chismorreo; si el cotilla
disfruta con sus pesquisas de patio de vecindad, ¿cuánto más no gozará
quien alza un poco la vista y escudriña en la naturaleza, en los libros,
en los saberes, en sí mismo? No hay que ser científico. La curiosidad
puede cultivarse tanto experimentando en la cocina con nuevas formas de
condimentar un plato como vagabundeando con los ojos bien abiertos por
las calles de una ciudad, como los antiguos viajeros capaces de
maravillarse de todo y todavía no cegados por el síndrome del turista.

Ciertamente, muchas veces la curiosidad entraña riesgos. Los dos más
dolorosos son, en primer lugar, el descubrimiento de lo desagradable que
a veces late debajo de apariencias inofensivas («preferiría no saberlo»,
«mejor ciego que atormentado»), y, por otra parte, la creciente
conciencia de nuestra ignorancia y del infinito número de cosas que
nunca llegaremos a conocer. Esa «pesadumbre de la vida consciente» que
cantó amargamente Rubén Darío es la cara pesimista del afán de saber.

La capacidad de sorprenderse, el hábito de indagar, la costumbre de no
dar nada por cierto sin escarbar en su verdad son los fundamentos de una
vida inteligente. Representan el primer paso para la conquista de la
libertad. Para algunos es un veneno peligroso; para otros, una
satisfacción incomparable. Sea como fuere, lo cierto es que no
estaríamos donde estamos si la humanidad no hubiera engendrado a lo
largo de la historia multitud de curiosos que nos han legado sus
descubrimientos científicos, sus creaciones artísticas o sus soluciones
prácticas para los retos de cada día.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

PABLO ESPINET RUBIO, PREMIO IBERDROLA 2001: “LA QUÍMICA ES CADA VEZ MÁS
EFICAZ Y LIMPIA”
Por: Francisco Forjas

Pablo Espinet Rubio se considera rico en curiosidad e ignorancia, pero
sus investigaciones le han llevado a ganar este año el Premio Iberdrola
de Investigación, dotado con 12 millones de pesetas. Catedrático de
Química Inorgánica en la Universidad de Valladolid desde 1986, este
aragonés nacido en la ciudad de Borja en 1949 vive para la investigación
y fueron sus compañeros de departamento los que presentaron su
candidatura a este importante galardón.

Pregunta.- ¿Qué significado da a que el premio que le han concedido haya
merecido la unanimidad de cuatro premios Nobel y los editores de dos
importantes revistas científicas?
Respuesta.- La constitución del jurado del Premio Iberdrola es de tal
categoría que no cabe mayor garantía de competencia e independencia.
Este reconocimiento nos compensa, y hablo en plural, porque el éxito de
un químico experimental es el éxito de un equipo de trabajo y de años de
soledad. En comparación con otros países, la sociedad española es
injustamente cicatera a la hora de reconocer méritos científicos en
campos poco propicios a la divulgación o poco espectaculares.
P.- ¿En qué se centra la investigación que lleva a cabo su departamento
universitario?
R.- Desarrollamos dos líneas diferentes. Una de ellas es nuestro trabajo
en cristales líquidos que explorará la relación entre las
características de las moléculas individuales y las propiedades que
presenta el material resultante de la agregación de estas moléculas. Lo
inusual es que nuestras moléculas contienen iones metálicos que
permiten, en principio, incorporar propiedades inusuales en los clásicos
cristales líquidos orgánicos. En el horizonte está la posibilidad de
incorporar propiedades ópticas, eléctricas y magnéticas, propias de los
materiales sólidos inorgánicos, a un material fluido, ordenado y
fácilmente manipulable que posibilite nuevas aplicaciones.
P.- Imagino que esto requerirá el trabajo de otros científicos.
R.- Por supuesto. El estudio de esas propiedades es imposible sin la
colaboración con especialistas físicos. La física y la química son dos
caras de la misma moneda, y crecen por el borde en el que contactan.
P.- ¿Y en cuanto a su otra línea de investigación?
R.- En el estudio de mecanismos de reacción de procesos catalizados por
metales, intentamos entender mejor algunas etapas fundamentales de
algunos procesos de síntesis, y, en consecuencia, ayudar a los químicos
sintéticos a controlar con más precisión sus reacciones. Para el no
iniciado, esto que digo es, claro, críptico, pero puede entender que
fabricar nuevas moléculas -a veces muy delicadas, como los fármacos-, y
hacerlo con eficacia, economía energética y con poca producción de
residuos indeseados, exige que seamos capaces de operar eficazmente
sobre nuestros materiales de partida. Igual que el bisturí láser permite
ahora operaciones quirúrgicas impensables con los instrumentos de
principios del siglo XX, la investigación en química ha desarrollado
métodos de operación más precisos y controlables que la hacen por ende
más limpia y eficaz.
P.- ¿Tiene la sociedad actual una imagen adecuada de la química?
R.- El ciudadano común no es consciente de que la química es una de las
ciencias que más contribuyen a su bienestar. La única imagen que se
puede tener de la química a través de las noticias es, probablemente, un
escape de gas tóxico o un vertido incontrolado de residuos. Es como si
la imagen de la física fuera una persona electrocutándose al encender el
aspirador; o la de la medicina un niño muriendo en una operación de
amígdalas.
P.- Esas cosas ocurren.
R.- Pero en ninguno de los casos el accidente, la incompetencia o la
actividad delictiva representan lo que estas ciencias nos proporcionan.
La química es la que permite al cirujano operarnos con anestesia y con
un instrumental que ya no es un cuchillo de sílex, o al médico de
cabecera prescribirnos un medicamento, casi siempre un producto químico
de síntesis, en vez de aplicarnos una sangría con lanceta o
sanguijuelas. Nuestro huevo frito raramente revienta al sacarlo de la
sartén gracias al teflón antiadherente. Puedo beber un vaso de agua del
grifo con la razonable seguridad de que la cloración habrá eliminado la
legionella y otras bacterias patógenas. Sin la química más simple
seguiríamos asolados por las plagas medievales, y sin sus materiales no
existirían el ordenador o el teléfono móvil, pero tampoco la loza
sanitaria, la pintura de nuestro automóvil o el empaste de nuestra
muela. La financiación de la investigación en química es una excelente
inversión.
P.- Parece usted muy convencido.
R.- Si no lo estuviera, me dedicaría a tener más ratos de ocio. Los
latinos ya nos legaron el primus vivere, deinde filosofare, que para mí
significa una cosa muy clara: no podemos descuidar las ciencias de la
vida para volcar la inversión social en favorecer el uso desenfrenado de
tecnologías muy valiosas en aspectos lúdicos o de consumo. En términos
más concretos, pregunto: al priorizar la inversión en generalizar el uso
ocioso del teléfono móvil, Internet o la televisión por cable, que yo
considero en la categoría del filosofare, ¿no hemos descuidado la
financiación de aspectos fundamentales, posibilitado la aparición del
mal de las vacas locas o la epidemia de fiebre aftosa ¡en el siglo XXI!?
Las tecnologías de la vida como la química, la física o la biología
tienen que seguir siendo la prioridad.
P.- A propósito, ¿qué opinión le merece la inversión del Estado en
investigación?
R.- No quiero opinar sobre su cuantía, ya que los datos estadísticos son
siempre interpretables con distintas intenciones. Sí puedo afirmar que
la gestión es deficiente, y en algunos aspectos humillante para los
científicos. La actual relación entre el ministerio y el investigador es
inadecuada y desalentadora, y propicia que los defectos de gestión en
niveles intermedios queden enterrados en origen.

                           ------------------

El Ideal www.ideal.es

HAWKING PREVÉ LA CREACIÓN DE BEBÉS FUERA DEL CUERPO HUMANO

El científico levanta expectación en Granada y reúne a 1.500 personas

Hawking sostuvo que la actividad de la ingeniería genética será
imparable «salvo que haya un orden mundial totalitario». A su juicio, ya
se puede prever que «alguien en algún lugar diseñará seres humanos
mejorados, nos guste o no. No digo que esté a favor o en contra, sino
que creo que el futuro será de este modo», matizó.
Así, el producto serán personas mucho más complejas. Esa labor de la
ingeniería genética, apuntó, permitirá superar los niveles actuales de
inteligencia humana. Pero para ir más allá de los límites del cerebro
será necesario, dijo, crear bebés fuera del útero materno.

La carrera por la inteligencia será ardua, según el panorama dibujado
por el profesor de Cambridge. Según su visión, llegará un momento en que
habrá ordenadores completamente inteligentes que a su vez podrán crear
otros ordenadores más inteligentes todavía. «¿Habrá un límite?», se
preguntó.

Asistencia masiva

Hawking hizo estos pronósticos ayer en Granada, donde pronunció la
conferencia La ciencia en el futuro ante casi 500 personas, a las que se
sumaron otras 500 que presenciaron la intervención por una pantalla
gigante desde la calle y todavía otras 500 más que la siguieron desde el
Parque de las Ciencias, que la retransmitió en directo.

El científico opinó que no será fácil establecer contacto con vida
extraterrestre a lo largo de los próximos cien años, y aseguró que no se
imagina a corto plazo una base espacial instalada en la luna. «Los
pronósticos de la película '2001. Odisea' en el espacio han sido
erróneos», bromeó.

Y lanzó una previsión interesante. Tras aseverar que todavía no se ha
establecido una teoría de las leyes básicas del universo, opinó que tal
teoría definitiva vendrá de la mano de la fusión de la teoría general de
la relatividad de Einstein y de la teoría cuántica. Esto vendrá a ser,
ejemplificó, como el Santo Grial. «Apuesto a que ello será posible en un
plazo de unos veinte años», sentenció el profesor.

Stephen Hawking seduce a Granada

El investigador británico Stephen Hawking completó ayer en Granada una
jornada de marcado carácter popular. Por la mañana tuvo un encuentro con
los medios informativos, en el que exhibió un humor muy inglés. «Me
encantaría que hubiese tantos millonarios como fuese posible en el
espacio, y si alguno de ellos no regresa, no sería una gran pérdida»,
ironizó en alusión al 'turista' Dennis Tito. Por la tarde, en una
conferencia espectacular ante cientos de personas, emitió su pronóstico
sobre el futuro de la ciencia: vaticinó un papel cada vez más
preponderante de la ingeniería genética, hasta el punto de facilitar la
creación de bebés fuera del cuerpo humano.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

LOS EXPERTOS CREEN QUE INTERNET VACÍA DE PODER A LOS GOBIERNOS
Por: Cristina Angulo - Bilbao

Un congreso aborda el nuevo modelo social que impone la era de la
información

Ni los Gobiernos ni el tradicional reparto de poderes en ejecutivo,
legislativo y judicial tienen peso en la era de las tecnologías de la
información. Así lo pusieron de manifiesto ayer varios expertos en el
congreso Por una sociedad de la información al alcance de todos, que se
celebra hasta el viernes en Bilbao.

Abordar los retos que plantea la llamada era de la información es el
objetivo de estas jornadas, organizadas por el Club de Roma, la
Fundación Novia Salcedo, el Gobierno vasco y Telefónica. La incidencia
de las nuevas tecnologías en las empresas, la banca y la educación son
algunas de las ponencias marco del congreso que, sobre todo, servirá
para examinar el nuevo modelo social que se avecina, del que hablaron
ayer, entre otros, el sociólogo Manuel Castells y el filósofo y
matemático Javier Echeverría.

'No hay poder político en la Red; ni ejecutivo, ni legislativo ni
judicial', aseguró Echeverría, cuya obra Los señores del aire le valió
el año pasado el Premio Nacional de Ensayo. En su opinión, las nuevas
tecnologías han creado un nuevo poder feudal, el de las grandes
multinacionales que controlan las tecnologías de la información y cuyos
presupuestos superan a los de muchos Gobiernos. 'Somos telesúbditos de
estos infofeudos', subrayó el filósofo.

Desde California y a través de videoconferencia, Manuel Castells aportó
la visión más economicista en el primer día del congreso. El autor de la
trilogía La era de la información coincidió con Echeverría en alertar de
la pérdida de peso de la política en el nuevo milenio. 'Se ha producido
una transformación total de la política que, en lo esencial, ha perdido
credibilidad', aseguró Castells, quien se refirió a un informe de la ONU
que refleja que dos tercios de la humanidad no se siente representada
por su Gobierno.

                           ------------------

“LO HE PERDIDO TODO, PERO NO ME RINDO”
Por: Malén Ruiz De Elvira
Noticia enviada por: Jorge Javier Frías Perles

Tras sufrir en los últimos meses un serio revés que le ha llevado a
perder gran parte de los frutos del trabajo de muchos años, el
científico colombiano Manuel Elkin Patarroyo (1946) se declara dispuesto
a empezar de nuevo y a permanecer en su país, 'porque creemos en lo que
hacemos'. Descubridor de una vacuna candidata contra la malaria que en
ensayos clínicos arrojó una eficacia baja o moderada y que fue donada a
la Organización Mundial de la Salud pero que no se fabrica, Patarroyo
atraviesa también una crisis de credibilidad en la comunidad científica
internacional, que no confía en sus intentos de conseguir una segunda
vacuna perfeccionada contra la malaria, tantas veces anunciada por él
mismo en los últimos años. Él reconoce que está siendo más difícil de lo
que pensaba conseguir resultados con esta segunda vacuna, pero se
muestra optimista sobre sus avances para llevar a la práctica un método
universal para hacer vacunas sintéticas.

Pregunta.- Parece que está en crisis.
Respuesta.- ¿Cómo que si estoy en crisis? He perdido todo.
Completamente. Totalmente. El problema comenzó el 9 de enero con un
embargo que hizo el BBVA a los equipos nuestros [en el Instituto de
Inmunología en Bogotá] de resonancia magnética, supercomputadores,
secuenciadores de ADN... por una deuda que no es nuestra. Nosotros
estábamos dentro de la Fundación San Juan de Dios porque nacimos allí
hace 27 años y, aunque teníamos independencia económica y
administrativa, no la teníamos jurídica. Debido a los problemas de la
fundación, que tenía deudas con muy distintas instituciones por un total
cercano a los 200 millones de dólares [38.000 millones de pesetas], y
aunque hasta entonces éramos intocables y nunca hemos debido nada a
nadie, se nos embargó por dos millones de dólares. Hubo 19 embargos
consecutivos en un solo mes, muchos de empresas farmacéuticas.
P.- ¿Y qué ha pasado con el hospital junto al que estaba el instituto y
que hacía una importante labor asistencial?
R.- Cerró mucho antes, por estos mismos problemas de la fundación, y no
se pudo salvar. Nosotros terminamos pagando los platos rotos del
hospital.
P.- Es la fundación de los Hermanos de San Juan de Dios. ¿Cuál fue la
reacción de la Iglesia católica?
R.- La Iglesia dijo que ella no tenía responsabilidad administrativa
desde que se creó la fundación, que es un ente privado, hace 27 años.
P.- ¿Qué ha pasado luego?
R.- El BBVA decidió devolvernos los equipos, los instrumentos, lo que yo
agradezco mucho, pero el sindicato de obreros inmediatamente los embargó
para asegurar el pago de sus salarios atrasados. Hemos perdido todo.
Teníamos tres edificios muy bien dotados, alrededor de 25 millones de
dólares. Nuestro presupuesto anual es de dos millones y medio a tres
millones de dólares. Del grupo humano, que éramos 140 personas, 25 se
han ido en los últimos meses al extranjero.
P.- ¿Ha recibido ayuda del Gobierno de su país?
R.- El presidente Pastrana quiso colaborar, pero yo le pedí que no lo
hiciera, por una razón muy simple: no vi ni lógico ni justo que Colombia
volviera a comprar lo que ya nos había dado para trabajar. El 3 de
febrero decidí irme del instituto, con todo el material biológico y
algunos equipos que nos había donado Alemania. Le hemos pedido al
Gobierno un laboratorio oficial en desuso, pero hasta ahora no se nos ha
entregado. Estamos en el aire. Nos hemos desperdigado por varias
instituciones y yo no tengo ni oficina.
P.- ¿Va a tirar la toalla?
R.- ¡No! ¡Nunca! Estoy muy convencido de lo que estamos haciendo, y
además hay una moral muy alta entre la gente, con lo adelantada que está
la vacuna de la malaria en su segunda versión, y mal puedo yo ahorita
abandonar esto. El país esta también muy convencido de que debemos
seguir adelante y de que nos deben ayudar.
P.- ¿Qué va a pasar ahora?
R.- No está claro, lo único claro es que tenemos unos resultados muy
buenos. El año pasado mandamos a publicación al menos 25 artículos
científicos, de los cuales 12 ya han sido aceptados para su difusión. Y
hemos venido liberando en Internet la información de las secuencias de
unión de los péptidos.
P.- Desde fuera puede parecer que esta crisis es una consecuencia más de
la situación política de Colombia.
R.- Es una consecuencia, sí. Desafortunadamente, ha venido empeorando la
situación del país, de forma que es que como si estuviera
desmoronándose. Se siente desde dentro y se ve desde fuera.
P.- ¿Ha pensado en irse a otro país?
R.- He tenido ofertas de los encargados de ciencia y tecnología del País
Vasco y de la Universidad pública de Navarra. Fuera de España es que ni
siquiera he salido ni he escuchado nada. Mis profesores de Rockefeller
University me dijeron que allí tenía sitio, pero yo no puedo irme sin el
equipo. Es un compromiso moral que tengo; así que pienso quedarme,
seguir luchando. Unas cuantas personas, entre ellas el ex presidente
Belisario Betancur y el premio Nobel Bruce Merrifield, decidimos
organizar la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia. Aun cuando
los fondos [del Gobierno] existen para nuestro funcionamiento, tenemos
que volver a adquirir un edificio, los equipos y todo lo demás. No tiene
sentido esperar varios años a que se cumpla el proceso jurídico o
readquirir los instrumentos, sino salir a comprar los nuevos, quizá no
en la misma cantidad, pero sí de la misma calidad, para volver a
reorganizar el instituto.
P.- ¿Cuál es el motivo de su visita a España?
R.- Ha sido principalmente para dictar una conferencia en la Casa de
América sobre el método universal para hacer vacunas, pero también vine
para mostrar a su majestad [la reina doña Sofía] lo que estamos haciendo
y para hablar con algunos colegas para ver si alguna de mi gente puede
venir aquí a hacer trabajos concretos para no quedar paralizados.
P.- La reacción de la comunidad científica internacional ante su crisis
ha sido tibia.
R.- Hemos tenido apoyo internacional bastante bueno. Nos hemos sentido
apoyados por los colegas. Muchos se han manifestado cuando el embargo,
entre ellos Rodolfo Llinás y la premio Nobel Christiane
Nüsslein-Volhard, pero se dirigieron al banco, y en Colombia.
P.- Sin embargo, parece haber poca fe en su trabajo respecto a
resultados concretos.
R.- En resultados concretos he sido yo quien se ha retirado. No ha sido
la comunidad científica la que nos ha excluido. La Spf66 [la primera
vacuna] cumplió un ciclo, dio hasta un 31% de eficacia protectora en
personas mayores de un año y nosotros estamos en mejorarla. Eso es algo
que ha llevado un tiempo. Se han ensayado muchas vacunas con resultados
totalmente negativos, sobre todo en malaria, de forma que el problema es
mucho más complejo de lo que todos pensábamos. Lo que hemos venido
elaborando en los últimos años es la metodología para hacer vacunas, una
manera lógica y racional de hacerlas, y ya estamos empezando a aplicarla
en monos.
P.- ¿Cómo ve el futuro político de Colombia?
R.- Es preocupante. Es preocupante la situación política del país,
debido a que ha habido una apertura muy generosa de parte del presidente
Pastrana que los grupos subversivos, tanto de derecha como de izquierda,
no han entendido. Ese mensaje no lo han entendido, y esto se complica
enormemente debido a los intereses creados, sobre todo de dos partes: el
narcotráfico y los vendedores de armas, que les interesa mantener el
conflicto vivo. De manera que hay una apertura extremadamente positiva
por parte del Gobierno, pero hay unos intereses creados muy grandes que
no permiten que esto vaya fácilmente para adelante.
P.- Hace pocos años le ofrecieron ser vicepresidente de Colombia. ¿Sigue
pensando que la política no es lo suyo?
R.- Yo jamás intervendré en política. Tengo muy claro que
definitivamente lo mío es la ciencia, independientemente de los
altibajos que haya podido tener la primera vacuna. Ése es mi campo, y
voy a seguir dentro de él. No voy a cambiar lo más mínimo.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

LA HIERBA DE SAN JUAN NO RESULTA EFICAZ PARA TRATAR LA DEPRESIÓN GRAVE

La hierba de San Juan, un popular remedio natural conocido también como
corazoncillo o hipérico, no resulta eficaz para el tratamiento de la
depresión grave. Tras diversos trabajos contradictorios, el primer
estudio riguroso a gran escala realizado en Estados Unidos ha puesto de
manifiesto que los pacientes con depresión grave no deberían ser
tratados con esta hierba.

La hierba de San Juan (Hypericum perforatum) es una pequeña planta
silvestre con flores que se utiliza desde hace más de 2.000 años para
diversas 'afecciones nerviosas'. Aunque se han realizado más de dos
docenas de ensayos clínicos con esta hierba, la mayoría tienen
importantes limitaciones.

El que ahora publica el Journal of American Madical Association (JAMA)
es un estudio clínico aleatorio doblemente ciego (aquel en que ni
médicos ni pacientes saben si se administra el principio activo o un
placebo), y ha sido realizado por el equipo de Richard C. Shelton, de la
Universidad Vanderbilt, en Nashville (EE UU), para comparar la eficacia
y la seguridad de un extracto de hierba de San Juan con un placebo.

Los resultados de este estudio 'no apoyan la creencia de que la hierba
de San Juan tenga significativas propiedades antidepresivas o antiestrés
cuando se comparan con el placebo en una muestra clínica de pacientes
deprimidos', escriben los autores. El estudio se llevó a cabo entre
noviembre de 1998 y enero de 2000 en 11 centros médicos de Estados
Unidos sobre un total de 200 pacientes adultos a los que se les había
diagnosticado depresión grave.

Los autores reconocen que los pacientes con un grado más leve o menos
crónico de la enfermedad quizá obtengan algún beneficio. Pero 'los
resultados de este estudio indican que las personas con una depresión
grave no deberían ser tratadas con hierba de San Juan, dados los riesgos
de morbilidad y mortalidad de la depresión grave no tratada o tratada
inadecuadamente'.

                           ------------------

La Voz de Galicia: http://www.lavozdegalicia.com/

MARGARITA SALAS, BIÓLOGA MOLECULAR Y PRESIDENTA DEL INSTITUTO DE ESPAÑA:
«LA CIENCIA ES LO MÁS PARECIDO AL ARTE»
Por: FRANCISCO DOMENECH  A CORUÑA
Noticia enviada por: Vicente Prieto

El Ronaldo de la ciencia española es una mujer. El currículum de
Margarita Salas impresiona, pero nadie le pide autógrafos. Desde 1995
preside el Instituto de España, que agrupa a todas las reales academias,
empeñada en convencer a la sociedad de que la ciencia es cultura y que
se debe doblar la inversión en investigación. Lo intenta con pasión, la
misma que pone en el laboratorio. «Un científico debe emocionarse. Es lo
más parecido que hay a ser artista, pero sin llegar a ello», afirma esta
discípula de Severo Ochoa a la que sólo le falta un premio en su
brillante carrera: el Príncipe de Asturias, que la haría profeta en su
tierra.

«El genoma es el final del principio», aclara Margarita Salas, que ayer
explicó en la Domus de A Coruña el próximo reto de la biología
molecular: «Comprender por qué los pocos genes que nos diferencian de un
orangután hacen que podamos hablar, sentir y emocionarnos».

Pregunta.- ¿Vivimos una revolución científica comparable a la de hace
cien años?
Respuesta.- La verdadera explosión se produjo en los años 70 y 80, con
descubrimientos básicos que han hecho posible que hoy se conozca más del
90% de la secuencia del genoma humano.
P.- ¿Y dónde nos sitúa esto?
R.- Todavía falta por saber cuántos genes tenemos, cómo está escrita en
ellos la fabricación de las proteínas y, lo más importante, cuál es la
función de cada una. Esto es lo que se conoce como proteómica.
P.- ¿Qué aplicaciones tendrá el proteoma?
R.- Se podrá saber si una persona tiene una mutación que la hace
propensa al cáncer, y en esta enfermedad lo esencial es la prevención.
Esto llegará en treinta o cuarenta años. Claro que la secuencia del
genoma no se esperaba hasta el 2005 y ya está casi completa.
P.- ¿Puede España quedarse atrás en esta carrera?
R.- La ministra de Ciencia y Tecnología reconoció que España perdió, en
parte, el tren del genoma humano (sí se participó en la secuencia del
genoma de otros organismos). Pero Birulés ha prometido que no pasará lo
mismo con el proteoma, y yo confío en que se financien los grupos de
investigación en esa materia.
P.- Los científicos han pedido recientemente auxilio económico.
R.- Con el manifiesto de Madrid pedimos que se doble la inversión en
ciencia para alcanzar el 2% del PIB de los países europeos. Si no, es
difícil evitar la fuga de cerebros. La ministra ha hecho suya la
reivindicación y me consta que está peleando por ella.
P.- La ministra parece haber captado el mensaje, ¿y el resto de la
sociedad?
R.- Creo que la gente se da cuenta que no nos encerramos en un
laboratorio para pasar el rato con nuestras cosas, sino que trabajamos
para avanzar en el conocimiento. Aunque no estamos al nivel de los
futbolistas y los artistas.
P.- ¿Tiene algo de artista un científico?
R.- El padre de la biología molecular, Max de Bruck, dijo que «si uno no
consigue ser un artista, ¿qué otra cosa puede hacer que ser
científico?». La ciencia es lo que más se parece al arte, sin llegar a
ello. Para investigar no hacen falta cualidades tan especiales como para
ser artista.
P.- ¿Qué hace falta para ser un buen científico?
R.- Hay que ser persistente, tenaz y paciente. Algo al alcance de
cualquier persona. No hace falta ser un superhombre. Sólo se necesita un
contraste de rigor e imaginación.
P.- Esto último no se enseña en la universidad.
R.- En la universidad las cosas se dan de manera demasiado dogmática. Se
enseñan saberes, pero no se enseña a pensar.

                           ------------------

El Mundo http://www.el-mundo.es/

REVELACION POLEMICA: UN CIENTÍFICO EN PRÁCTICAS DISEÑÓ LA PRIMERA BOMBA
DE HIDRÓGENO
EFE - Nueva York

Uno de los padres del artefacto lo revela en un vídeo que grabó en
privado a modo de testamento póstumo

Un joven científico que hacía prácticas en los laboratorios de Los
Alamos, Dick Garwin, es el autor del primer diseño de la bomba de
hidrógeno a principios de los años 50, según Edward Teller, uno de los
padres del artefacto.


La revelación la realizó Teller, ahora con 93 años, en un vídeo que
grabó en privado a modo de testamento póstumo con la ayuda de un amigo
en 1979 después de sufrir un ataque cardiaco y pensar que podía fallecer
en cualquier momento.

El vídeo, hasta ahora mantenido en secreto, y su transcripción de 20
páginas fueron entregadas recientemente por George Keyworth, amigo del
científico y autor de la grabación, al diario ‘The New York Times’ que
publicó un amplio reportaje al respecto.

La declaración grabada de Teller, que él confirmó personalmente al
diario, rebaja la importancia que tuvo en el diseño de la bomba de
hidrógeno —el arma destructiva más potente nunca confeccionada por el
hombre— del científico Stanislaw Ulam, ahora muerto.

Resalta, sin embargo, la participación de Garwin, entonces un joven y
talentoso estudiante universitario que, según este testimonio, se
convierte de forma sorpresiva en uno de los principales creadores de la
primera bomba de hidrógeno (Bomba-H).

Ray Kidder, pionero del desarrollo del programa estadounidense de la
Bomba-H en el laboratorio nacional de Lawrence Livermore en California,
consideró que la revelación es «fascinante».

«Siempre ha habido una gran polémica sobre de quién fue la idea de la
Bomba-H y quién la diseño —ha explicado Kidder—. Esto lo aclara y la
versión es extremadamente creíble. Diría que es exacta».

Cuestiones de moralidad

Una de las figuras científicas más polémicas de la era contemporánea,
Teller jugó un papel predominante en el desarrollo de las bombas
atómicas y de hidrógeno y, a la vez, en destruir la reputación de Robert
Oppenheimer, quien durante la Segunda Guerra Mundial dirigió el programa
Manhattan de la bomba atómica.

Después de ayudar a su creación, Teller cuestionó la moralidad por su
capacidad destructivas e incluso fue denunciado durante la etapa
anticomunista de McCarthy, lo que culminó con la retirada de sus pases
de seguridad por no confiar en su lealtad a EEUU.

A sus 73 años de edad, Garwin, un experto en física que durante muchas
décadas trabajó en IBM y ahora en el Consejo de Relaciones
Internacionales de Nueva York, confirmó la versión de Teller sobre su
participación en el diseño inicial de la Bomba-H.

«Es el tipo de cosas que hacía bien, pero todavía hoy en día puedo
contar muy poco al respecto», subrayó Garwin al diario, aunque agregó
que si estuviera en su mano haría desaparecer ahora todas las bombas
atómicas y de hidrógeno por la capacidad que tienen de destruir la vida
humana y la cultura.

Teller y Ulam

Hasta ahora el crédito del diseño de la primera Bomba-H se adjudicaba a
Teller y Ulam, un matemático que trabajaba en Los Alamos a principios de
1950. Posteriormente, ambos científicos rompieron relaciones y se
criticaron duramente en público.

Según la grabación de vídeo, Teller solicitó a Garwin, entonces con 23
años, que realiza un diseño experimental para probar sus teorías sobre
la reacción en cadena que terminó siendo la primera Bomba-H, que se
detonó en la isla del Pacífico de Elugelab en noviembre de 1952 con una
potencia 700 veces mayor que la bomba atómica que se dejó caer sobre la
ciudad japonesa de Hiroshima.

Garwin llegó a Los Alamos en mayo de 1951 para hacer prácticas
procedente de la Universidad de Chicago, donde ya era una de las
estrellas en ascenso del laboratorio de Enrico Fermni, Premio Nobel de
Física y uno de los talentos más grandes de EEUU.

«El primer diseño fue de Garwin y fue criticado de arriba a bajo pero,
al final, superó todas las críticas», explicó al diario Teller quien
reconoció que, posteriormente, los detalles fueron concluidos por los
doctores Marshall Rosenbluth y Conrad Longmire.

«Por tanto, en lo que a mí respecta, la preparación de la bomba de
hidrógeno fue completada bajo los diseños de Dick Garwin», concluyó
Teller, quien con estas declaraciones parece resolver uno de los
misterios más significativos del pasado siglo XX.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

LA DANZA DE LOS ÁTOMOS
George Johnson -  Nueva York

Un experimento demuestra la posibilidad de corregir errores en
ordenadores cuánticos

Un equipo del Laboratorio Nacional de Los Álamos (Nuevo México, EE UU)
ha conseguido llevar a cabo un experimento de computación cuántica
utilizando un espectrómetro de resonancia magnética nuclear. Empleando
ondas de radio para manipular los átomos, los científicos utilizan una
molécula denominada ácido crotónico para que ejecute un programa
informático que permitirá detectar y corregir los errores que se generan
durante los delicadísimos cálculos cuánticos. Juntando varias docenas de
átomos, se puede ejecutar un ingente número de cálculos de forma
simultánea.

La única pista de que algo extraordinario está ocurriendo en el interior
del edificio de estuco marrón del Laboratorio Nacional de Los Álamos
(Nuevo México, EE UU) es el cartelito de metal que cuelga en su parte
delantera: '¡Peligro! Campo magnético en uso. Manténgase en la acera'.
Al menor acercamiento, se corre el riesgo de que se le borren las bandas
magnéticas de las tarjetas de crédito. El potente campo emana de los
imanes superconductores y superenfriados del interior de una máquina con
aspecto de tanque, que se llama espectrómetro de resonancia magnética
nuclear (RMN).

El aparato en sí no tiene nada de especial. Las máquinas de resonancia
magnética nuclear se utilizan en los laboratorios químicos de todo el
mundo para representar la arquitectura de las moléculas mediante la
percepción de la forma en que bailan los átomos al ritmo de las ondas
electromagnéticas. Clínicas y hospitales utilizan la misma tecnología
para escanear los tejidos del cuerpo humano.

La máquina de Los Álamos ha sido reclutada para otro fin: llevar a cabo
un experimento de informática cuántica. Empleando ondas de radio para
manipular los átomos como si fueran cuentas del ábaco cuántico, los
científicos de Los Álamos engatusarán a una molécula denominada ácido
crotónico para que ejecute un sencillo programa informático.

El año pasado establecieron un récord al llevar a cabo un cálculo con
siete átomos. Este año apuntan a 10, aunque la cifra no suene a gran
cosa.

Cada uno de los átomos se puede entender como un pequeño interruptor,
como un registro que contiene un '1' o un '0', y el más reciente
microprocesador Pentium contiene 42 millones de estos dispositivos. Pero
las paradójicas leyes de la mecánica cuántica tienen una poderosa
ventaja: un único átomo puede hacer dos cálculos a la vez. Dos átomos
pueden hacer cuatro (2 elevado a 2), y tres pueden hacer ocho (2 elevado
a 3) cálculos, como se explica más adelante. Al llegar a 10,
multiplicando por dos una y otra vez por el camino, se tiene un
minúsculo ordenador que puede ejecutar 1.024 (210) cálculos a la vez.

Si los científicos son capaces de encontrar la forma de aprovechar este
logro y abarcar 20 átomos, podrán ejecutar un millón de cálculos
simultáneos, que con 40 átomos se convertirían en 10 billones.

El objetivo final, que todavía no es más que una esperanza lejana,
consiste en aprovechar miles de átomos para que la máquina sea tan
potente que pueda descifrar fácilmente códigos que ahora se consideran
irresolubles, y además solucionar otros problemas que son imposibles
incluso para el superordenador más rápido.

Algunos teóricos observan con interés el programa que Raymon Laflamme,
uno de los directores del proyecto, y su colega Emmanuel Knill están
ejecutando, que en realidad es un procedimiento para detectar y corregir
los errores que inevitablemente se generan durante los delicadísimos
cálculos cuánticos, un paso crucial para las tecnologías cuánticas del
futuro.

Recientemente, los investigadores han utilizado la tecnología RMN para
hacer que las moléculas ejecuten programas rudimentarios, como una
búsqueda en una base de datos utilizando menos pasos de los que un
ordenador corriente necesita. (Como muestra de lo primitiva que sigue
siendo la tecnología, la base de datos no era más que una lista de ocho
números). El algoritmo de corrección de errores de Knill y Laflamme aún
es bastante simple, pero es uno de los ejemplos más complejos de
programa informático cuántico que se haya ejecutado hasta la fecha.

En principio, el cálculo no es más que una cuestión de entremezclar
bits, los unos y los ceros de la aritmética binaria. Así, supongamos que
un átomo que apunte hacia arriba significa 1, y que un átomo que apunte
hacia abajo significa 0. Si se da la vuelta a estos bits cambiando los
átomos con rayos láser u ondas de radio, el resultado es un ordenador
minúsculo.

Pero eso no sería más que el comienzo. La mecánica cuántica, las normas
que gobiernan las partículas subatómicas, dicta que estos bits
cuánticos, denominados qubits, también pueden estar en superposición,
indicando a la vez 1 y 0. Dos átomos pueden estar simultáneamente en
cuatro estados: 00, 01, 10 y 11. Tres átomos pueden decir ocho cosas a
la vez: 000, 001, 010, 011, 100, 101, 110 y 111. Por cada átomo que se
añada a la cadena, el número de posibilidades se incrementa
exponencialmente por dos.

Todo esto sólo interesaba a los eruditos hasta 1994, cuando Peter Shor,
un investigador de los Laboratorios AT&T en Nueva Jersey, demostró que
un ordenador cuántico es capaz de encontrar los factores de números
largos, que es un problema que desconcierta a los cerebros humanos y a
los superordenadores. Como los códigos que se utilizan para proteger los
secretos militares y financieros dependen de que esta tarea sea
prácticamente imposible, empezó a llover dinero gubernamental en lugares
como Los Álamos, con lo que teóricos como Laflamme y Knill pudieron
empezar a convertir en realidad los experimentos pensados.

Los laboratorios han estado utilizando tecnologías exóticas en los
últimos años para aislar pequeños números de átomos y empujarles a que
ejecuten cálculos sencillos. El grupo de Laflamme y Knill es uno de los
que han estado probando un método diferente: utilizar la resonancia
magnética ya disponible, en la que las moléculas -cadenas de átomos-
quedan aprisionadas en intensos campos magnéticos y se manipulan con
ondas de radio.

Este planteamiento es posible porque los núcleos de algunos átomos están
dotados de una cualidad denominada spin. Actúan como pequeñas peonzas
que rotan en presencia de un campo magnético. Si el núcleo gira en el
sentido contrario al de las agujas del reloj, el eje de su spin apunta
hacia arriba. Si se da la vuelta, rota en el sentido de las agujas del
reloj, y es el spin hacia abajo. Al sacudir estos núcleos con impulsos
de ondas de radio de alta frecuencia cambian entre las dos posiciones,
arriba y abajo. Y como las moléculas emiten débiles señales
electromagnéticas, se puede controlar el progreso del experimento en una
pantalla de ordenador.

Esta técnica es una herramienta demostrada para los químicos, que la
utilizan para generar gráficos, denominados espectros, que aportan
información sobre la estructura de los compuestos químicos. Hace varios
años, algunos científicos se dieron cuenta de que podía utilizarse para
un fin muy distinto. Llamemos a arriba '1' y a abajo '0', y tendremos un
minúsculo interruptor molecular. En palabras de Laflamme, 'la gente
lleva mucho tiempo haciendo informática cuántica, pero no lo sabía'.

Durante el reciente experimento, tanto Laflamme como Knill se sentaron
frente a una estación de trabajo que había sido modificada y programada
para controlar la máquina de resonancia magnética. Su objetivo era
conseguir que una cadena de cinco núcleos ejecutara el algoritmo de
corrección de errores.

Donde dijo '1', dice '0'...

Los errores se producen cuando un bit se da la vuelta accidentalmente y
dice '1' cuando en realidad quiere decir '0', o viceversa. Los
ordenadores corrientes pueden protegerse de este error utilizando la
redundancia. En un programa, los datos se envían por triplicado, de
forma que 101 se convierte en 111000111. Programas pequeños y sencillos
están alerta en busca de los tríos corruptos como 010 o 110, y restauran
los bits equivocados para que se ajusten a los otros dos. Para la
informática cuántica, la corrección de errores es más complicada. Se
protege un qubit mediante el uso de un complejo programa que despliega
su valor por un grupo de cinco qubits que están enmarañados (entangled)
cuánticamente. Eso significa que si uno de los qubits se corrompe, su
valor original puede recuperarse analizando los otros cuatro.

En el experimento, los cinco qubits estarán representados por los
núcleos de cinco átomos en una molécula de ácido crotónico. De forma
esquemática se puede imaginar como una cadena de cinco cuentas, aunque
la disposición es algo más complicada. Cuatro de las cuentas son núcleos
de carbono 13 y la otra es un grupo de tres núcleos de hidrógeno, parte
de una estructura denominada grupo metilo, que se trata como un único
elemento.

A medida que transcurre el cálculo, el ordenador controlará y mostrará
las minúsculas señales emitidas por las moléculas como una línea en
zigzag horizontal, en la que los picos indican los qubits. La
introducción de un error permite comprobar que el sistema funciona.

                           ------------------

El Mundo http://www.el-mundo.es/

DESCUBREN UN PLANETA SIMILAR A LA TIERRA FUERA DEL SISTEMA SOLAR
EFE – Santiago de Chile

Astrónomos de observatorios situados en Chile y EEUU han descubierto un
nuevo planeta más allá del Sistema Solar, gaseoso y gigante, que gira
alrededor de una estrella a una distancia similar a la existente entre
la Tierra y el Sol, según fuentes científicas.

El nuevo astro además forma parte de un grupo de 11 planetas situados en
las proximidades de nuestro Sistema Solar, según ha precisado el
European Southern Observatory (ESO), que opera en el norte de Chile los
observatorios de Paranal y La Silla.

El cuerpo celeste está situado en una «zona habitable» del espacio, con
temperaturas similares a las de la Tierra, según las observaciones
preliminares de los científicos.

De acuerdo a la información de ESO por medio de su página web, cuatro de
los 11 nuevos planetas fueron descubiertos desde La Silla, situado a 600
kilómetros al norte de Santiago, por el equipo que encabeza el astrónomo
suizo Michel Mayor. Los restantes fueron detectados desde un
observatorio situado en Hawai (EEUU).

Estos planetas, llamados por los científicos «exoplanetas», son
detectados por sus efectos gravitatorios y no pueden ser observados con
telescopios terrestres porque están muy lejos y no emiten luz propia.

Según los científicos, en el último de los planetas descubiertos, que es
1.000 veces más grande que la Tierra, se han detectado temperaturas y
elementos químicos similares a los existente en el globo terráqueo.

Este cuerpo celeste gira alrededor de una estrella similar al Sol,
identificada como HD28185, tiene una órbita circular de 385 días, y está
a una distancia de 150,6 millones de kilómetros, casi la misma que
existe entre nuestro planeta y el Sol, que es de 149,6 millones de
kilómetros.
La información de ESO precisa que hasta ahora se han encontrado 67
planetas similares, desde que en 1995 fue hallado el primero alrededor
de la estrella 51 Pegasi.

                           ------------------

LA MANIPULACIÓN DEL CÓDIGO GENÉTICO DE UNA BACTERIA PRODUCE PROTEÍNAS
ARTIFICIALES
Por: Xavier Pujol Gebellí - Barcelona

La naturaleza se basta con tan sólo 20 aminoácidos para construir la
trama de la vida. A partir de esta pequeña colección de compuestos
químicos, codificados cada uno de ellos por secuencias de tres letras
(bases) del ADN de cualquier organismo, se forman todas las proteínas de
un ser vivo. Dos grupos de investigadores de varios países, cada uno con
un método distinto, han logrado alterar el orden de las cosas. Gracias
al uso de técnicas biológicas han conseguido formar proteínas que
incorporan aminoácidos no naturales. Las nuevas proteínas abren la
puerta a un sinfín de aplicaciones.

La combinación de los 20 aminoácidos esenciales es suficiente, por
ejemplo, para generar las cerca de 100.000 proteínas distintas que se
calcula que existen en el ser humano. Y también lo es para determinar
las muchísimas menos que se expresan en una simple bacteria, por más
primitiva que sea o por más adaptada que esté a las condiciones
extremas.

Aunque las proteínas finales de unos y otros, de los seres más
evolucionados y los más primitivos, sean dispares y con funciones
distintas, la mecánica se repite con precisión matemática. Sólo estos
aminoácidos y ninguno más, combinados de mil y una formas distintas,
traducirán las instrucciones del código genético en elementos
funcionales que marcarán el desarrollo de un organismo y todas sus
funciones vitales. Cualquier otro aminoácido que pudiera formarse es
automáticamente eliminado y no llega a formar jamás una proteína.

¿Jamás? Durante 20 largos años se ha especulado con esa posibilidad y se
ha intentado, aunque sin éxito, forzar el estado de las cosas. Lei Wang,
del Instituto de Química Biológica de La Jolla (California), y Volker
Doring, investigador vinculado al Genoscope francés y que ha contado con
la colaboración de científicos de la Universidad Philipps de Marburgo y
del Instituto Scripps de La Jolla, parecen haber dado con la clave para
forzar la evolución.

En expansión

En sendos trabajos publicados en Science (20 de abril) ambos equipos
afirman haber expandido el código genético de una bacteria, Escherichia
coli, para que codifique aminoácidos no naturales. El primero lo ha
logrado gracias a una modificación química que interfiere el proceso de
síntesis de proteínas. En concreto, añadiendo un supresor del ARN de
transferencia que permite introducir una mutación en apariencia carente
de sentido. Gracias a ello consigue que esa mutación, que determina un
aminoácido no natural, acabe transformándose en una proteína igualmente
extraña para el organismo.

En el caso de Doring, no se trata de un reemplazo en un punto específico
de la cadena que lleva a la expresión de proteínas, sino de una
redefinición general de este mismo mecanismo que permite desactivar
parte del sistema corrector con el que las células evitan la entrada de
aminoácidos extraños, en este caso el aminobutirato, similar en su forma
a la cisteína.

Aunque la eficiencia de ambas metodologías es considerada todavía baja
por los propios autores de los trabajos, y a pesar de que las
investigaciones se circunscriben a unos pocos casos de aminoácidos no
naturales en organismos tan primitivos como las bacterias, los
resultados dejan la puerta abierta a la especulación. August Böck,
investigador del Instituto de Genética y Microbiología de Munich,
comenta en la misma edición de Science las enormes posibilidades de
aplicación de ambas metodologías, en especial para el estudio de la
formación de proteínas o para incorporar productos útiles en proteínas
de nueva generación de interés en salud humana. De la misma opinión es
Manuel Palacín, investigador en bioquímica y biología molecular de la
Universidad de Barcelona. A su juicio, la posibilidad de sintetizar, de
momento a través de bacterias, proteínas prácticamente de diseño, 'abre
una nueva avenida' para la biotecnología.

La nueva avenida a la que se refiere Palacín, y en la que coincide con
Böck, tiene mucho que ver con la ingeniería y la biotecnología. Aunque
queda por saber qué aminoácidos no convencionales podrán producirse con
estas manipulaciones genéticas y en qué puntos para que den lugar a
proteínas viables y no perjudiciales para los organismos, parece claro
que facilitarán la entrada de grupos químicos que, de una u otra forma,
ayuden a compensar errores de traducción del código genético como los
que dan lugar a ciertas enfermedades o, incluso, a incorporar elementos
que puedan interferir en procesos patológicos.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

LAS BACTERIAS CAMBIAN DE FORMA BARAJANDO UNA FILA DE 15 GENES
Por: Javier Sanpedro - Madrid

Cada tipo de bacteria tiene una forma típica. Las hay cilíndricas como
los bacilos, esféricas como los cocos, levemente onduladas,
descaradamente sinuosas. Un equipo de Madrid ha demostrado ahora que la
forma cilíndrica de los bacilos requiere que una fila de 15 genes
relacionados con la división celular esté ordenada de una forma precisa
en el cromosoma. En las bacterias con otras formas, los 15 genes son más
o menos los mismos, pero aparecen barajados.

Hay pocas indicaciones de que el orden de los genes en el ADN sea
crucial. Cada gen es una entidad bastante autónoma, que contiene
elementos capaces de activarlo o reprimirlo en respuesta a las
variaciones del entorno. Lo que la célula espera de un gen es que
fabrique una proteína cuando sea necesario. Que el gen haga esto desde
una posición u otra en el genoma es irrelevante. Para el caso, como si
quiere hacerlo desde un trozo suelto de ADN que ande flotando por la
célula, como ocurre muy a menudo con los genes que confieren resistencia
a los antibióticos.

Sin embargo, los equipos de Miguel Vicente y Alfonso Valencia, del
Centro Nacional de Biotecnología, en Madrid, han demostrado de un modo
bastante ingenioso que una fila de 15 genes, llamada grupo dcw, debe
estar en un orden concreto para que la bacteria tenga una forma
determinada. El trabajo, cuyo principal autor es Javier Tamames, del
Centro de Astrobiología (Madrid), aparece en el número de marzo de la
revista Trends in genetics.

El trabajo es un buen ejemplo de lo mucho que pueden ayudar las
comparaciones genómicas -entre bacterias con distintas formas, en este
caso- al esclarecimiento de los procesos biológicos y de su evolución,
sobre todo en casos como éste, en que ni el mecanismo de la división
celular, ni la función de cada uno de los genes del grupo dcw, ni su
relación con la forma bacteriana, se conocen en detalle.

La original estrategia de los científicos ha consistido en ordenar un
par de docenas de bacterias muy distintas en una especie de falso árbol
genealógico, basado exclusivamente en el orden relativo de los genes en
el grupo dcw. Es decir, que no han ordenado las bacterias como es
habitual, de acuerdo con sus relaciones de parentesco reales, sino que
han clasificado como parientes más cercanas a las bacterias que, aunque
no tengan mucho que ver en todo lo demás, tienen el grupo dcw en un
orden muy similar.

Símil humano

¿Para qué vale esto? Imaginemos un símil humano. Supongamos que tenemos
indicios de que el orden de cierta fila de genes provoca que su portador
tenga un oído musical superdotado. Y para probarlo hacemos lo siguiente:
tomamos muestras genéticas de personas de 20 o 30 regiones del mundo y
los colocamos en una falso árbol genealógico, basándonos sólo en el
orden de los genes en la fila. En ese árbol, las personas que aparezcan
en la misma rama no tienen por qué ser parientes cercanos. Pero si
nuestra teoría es cierta, sí que deben tener aptitudes musicales
similares. Arnold Schönberg y Duke Ellington deben compartir rama como
si fueran primos.

Bien, pues la teoría de los científicos del CSIC ha resultado ser
cierta: en el falso árbol genealógico basado en el orden del grupo dcw,
las bacterias con formas similares tienden a aparecer en ramas próximas
(véase gráfico), aun cuando los criterios habituales de clasificación
las suelan situar en grupos muy alejados.

¿Cómo puede el orden de los genes alterar la forma de una bacteria? Lo
más probable, apunta Miguel Vicente, es que tener la forma alargada
típica de un bacilo requiera una activación temporal muy ordenada de los
genes responsables de ejecutar la división celular y de fabricar los
componentes de la pared que envuelve a la bacteria, muchos de los cuales
están en el grupo dcw.

Las bacterias utilizan a menudo la contigüidad entre dos o tres genes
para activarlos al mismo tiempo. El truco es, simplemente, empezar a
leer por un extremo del grupo y no parar hasta dos o tres genes más
allá. Si los genes que deben activarse al mismo tiempo no están
físicamente juntos, el truco no funciona.





_______________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
Si consideras eListas de utilidad y te gustaría apoyar nuestra labor,
vota por eListas en el iBest TOP3 -> http://elistas.net/iBest3.html