Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 150 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
Edición 2001 - Núm Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT TENEBRIS
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
EED-lista_antigua
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 128     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Edición 2001 - Número ESPECIAL 02
Fecha:Lunes, 28 de Mayo, 2001  01:01:41 (+0200)
Autor:Pedro Luis Gomez Barrondo <TXINBO @.....es>

=====================================================================

                           EL ESCÉPTICO DIGITAL

       Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la
Pseudociencia
       © 2000 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
       http://www.arp-sapc.org/

    Edición 2001 - Número ESPECIAL 02 - 28 de Mayo de 2001

Boletín de acceso gratuito a través de:
http://www.elistas.net/foro/el_esceptico/alta

=== SUMARIO =========================================================

 Estimados suscriptores.

  Este es un número especial de “EL ESCÉPTICO DIGITAL”, en el que
tenemos el placer de presentarles algunos de los contenidos que figuran
en el Nº 9 de “EL ESCÉPTICO”, la Revista editada por ARP-Sociedad para
el Avance del Pensamiento Crítico.
Los números anteriores podrán ser consultados, en su versión digital, a
través de http://www.el-esceptico.org/, dentro de la web de nuestra
asociación http://www.arp-sapc.org/

  - Cuaderno de Bitácora: juicios (y valoraciones)

  - Primer Contacto:

 - %000 científicos responden a los peligrosos disparates de los
“disidentes” sobre el origen del SIDA.

 - Dawkins critica la posición de Carlos de Inglaterra sobre la ciencia.

 - Lo paranormal en la sociedad australiana.

 - Humberto Eco apoya a los escépticos italianos.

 - La secta Moon adquiere la agencia de noticias UPI

 - Más firmantes del Manifiesto Humanista 2000

  -  Y ADEMÁS...

* El argumento del diseño y el principio entrópico
* El fracaso de la ciencia de la ufología
* La termodinámica y San Juan, caminar sobre las brasas
* Recordando peligrosamente
* Templarios con teléfono móvil
* Emulando a Weizenbaum
* ¿Es rezar un tratamiento médico eficaz?
* “Enigmas” y Jiménez del Oso condenados por plagio.

- Y las secciones habituales:

*-Editorial
Anclados en el pasado

*- El Circo Paranormal
La Iglesia sigue lavando la falsa imagen de la Sábana de Turín.
Los primitivos habitantes de Canarias y el oriente misterioso
El niño-batata y el “hombre de los caramelos”
Benítez oye “voces”

*- Guía Digital
En las antípodas de la pseudociencia.
EL ESCÉPTICO en la red.

*- Desde el sillón
El mundo más allá del arco iris.
Falsificaciones históricas.

=== NOTICIAS =========================================================

EDITORIAL

ANCLADOS EN EL PASADO

Gardel tenía razón. El tiempo pasa deprisa. Una década discurre en un
abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, durante uno de esos parpadeos,
cambian muchas cosas. Miremos a nuestro alrededor y volvamos la vista
atrás, a aquella España que hace ya más de veinte años empezaba a
saborear la libertad, a vivir en color tras los blanquinegros años de la
dictadura franquista. Por fortuna, aquel país, que trastabillaba en sus
primeros pasos democráticos después de casi cuarenta años de tiranía,
camina ahora con paso firme, aunque  haya sufrido  tropezones y hasta
caídas durante un proceso de aprendizaje que continúa. Y, con él, han
evolucionado sus habitantes. Pero no todos. Para algunos, las agujas del
reloj se detuvieron en la segunda mitad de los años 70.

Es el caso de los cultivadores de lo paranormal. Da igual que sean
jóvenes o veteranos. Periódicamente, sacan del baúl de los recuerdos
enigmas que ya hace dos décadas eran viejos, los desempolvan e intentan
seducir a la juventud del momento con las mismas mentiras con las que
sus antecesores engatusaron a sus padres. Quienes tenemos memoria
histórica sabemos que la rueda del misterio gira, gira, gira... y los
enigmas se repiten. Como apunta Julio Arrieta en su interesante
reflexión de este número de EL ESCÉPTICO, lo increíble no es que se
hable de los templarios, las caras de Bélmez, la Atlántida, los
fantasmas o el triángulo de las Bermudas, sino que se diga lo mismo que
hace veinte años, que no se aporte nada nuevo y que se ignoren las
sólidas críticas que han desmontado los presuntos misterios.

Ahora, por ejemplo, se habla de psicoimágenes donde antes se hablaba de
psicofonías. Un cambio menor que no invalida las críticas hechas a la
verosimilitud de las últimas, que son, por otra parte, extensibles a las
primeras. El mito se moderniza, pero no por ello deja de ser mito.
Tomemos los ovnis. La creencia en esos objetos que surcan los cielos no
ha cambiado en esencia desde hace dos décadas, aunque ahora los ufólogos
hablen de grises, conspiraciones gubernamentales y otros cuentos
inventados para vender más revistas. Es más, la creencia no ha
evolucionado en el medio siglo de vida que tiene. Lean el artículo de
James Oberg sobre el asunto y, cuando lleguen al final, comprobarán que
veinte años no es nada. Es más, seguro que, dentro de veinte años, el
texto de Oberg sigue siendo casi totalmente válido, a no ser que a la
ufología le ocurra lo que a la creencia en las hadas, que evolucionó
para convertirse en la creencia en visitas alienígenas.

Por desgracia, no son los seguidores de lo esotérico los únicos que se
han quedado anclados en el pasado. A otro nivel, están quienes nunca han
sabido entender lo que significa vivir en democracia y castigan
violentamente desde hace décadas a la sociedad española por no rendirse
a sus designios. Son los herederos ideológicos del viejo general, que,
al igual que él, ponen a su democracia adjetivo –antes era orgánica,
ahora es vasca; pero nunca democracia– e instrumentalizan los derechos
humanos de acuerdo con sus intereses: reclaman todo tipo de derechos
para sus correligionarios en prisión y al mismo tiempo animan a
pistoleros a que sieguen las vidas de quienes no piensan como ellos.
¿Cabe mayor perversión? Seguramente, no.

Quienes asesinan, quienes les respaldan con sus votos y quienes atacan a
bienes y personas por disentir son la plasmación humana del fracaso del
sistema educativo a la hora de formar ciudadanos capaces de pensar
crítica y racionalmente. Podrá decirse que los que llevan a la práctica
esas perversas acciones son cuatro, pero los votantes de la formación
política que considera “héroes”, “compañeros” y “patriotas” a los
criminales son un sector significativo de la sociedad vasca. Y, entre
ellos, hay numerosos jóvenes que han pasado recientemente por la
escuela, el instituto y hasta la universidad, y han caído, sin embargo,
en las garras del fanatismo. ¿Qué ética se está inculcando a las nuevas
generaciones para que haya tantos jóvenes que consideren normal
responder a los argumentos del otro con el tiro en la nuca, el coche
bomba o el vandalismo?

Esta situación, que nos convierte en una triste curiosidad en el mundo
desarrollado, reclama desde hace tiempo una profunda reflexión de
aquellos con responsabilidades en un sistema educativo que debería
empezar por ahondar en lo que nos hace humanos, en los valores
universales contenidos en textos como el Manifiesto humanista 2000. Son
principios que en nuestro país a muchos les están costando la vida, a
otros –como nuestro querido compañero Raúl Guerra Garrido– ver truncados
proyectos personales o tener que vivir con el miedo pegado a los
talones, pero a los que no puede ni debe renunciar ningún hombre de
bien, ningún ser humano digno de ser considerado como tal

                           ------------------

CUADERNO DE BITÁCORA

JUICIOS (Y VALORACIONES)
Por: Javier E. Armentia

Hace unos escépticos –en el número 5 concretamente–, Eduardo Giménez
narraba el notable fenómeno acontecido en la revista Enigmas, donde Juan
Jesús Haro Vallejo publicaba un artículo denominado “Lorca, el dos veces
muerto”. Notable porque lo que en ese texto aparecía como real, y como
trabajo de investigación del autor, no era sino una fabulación, ya
publicada e incluso emitida por la televisión, de Juan Bas y Fernando
Marías. La cosa, como suele pasar cuando se vulneran de manera tan
flagrante los derechos de autor, acabó en juicio, en el Juzgado de
Primera Instancia Número 42 de Madrid, en concreto, y más en concreto
convirtiéndose en el proceso 85D-99-C.

El pasado 7 de junio, se publicó el fallo: Haro Vallejo plagió las obras
de Bas y Marías, vulnerando los derechos de propiedad intelectual de los
autores. También culpable del mismo delito se encuentra a Fernando
Jiménez del Oso, director de la revista, y a la editorial América
Ibérica, propietaria de la misma.

La lectura de la sentencia permite descubrir –cuando uno logra superar
el escollo que supone la jerga en que está escrita, ese castellano tan
particular que usa la maquinaria judicial y que tan ajeno es al idioma
que creemos conocer– que la estrategia de la defensa de los
acusados –Haro Vallejo, Jiménez del Oso y la editorial– se basaba en
varias vías cuando menos curiosas. Por un lado, que las obras de Bas y
Marías eran una mezcla de historia y ficción, lo que parece indicar que
ni el autor ni el director ni nadie fueron capaces de darse cuenta de
qué era cierto o qué era falso. Interesante reconocimiento por parte de
quien, como Jiménez del Oso, ha sido presentado a menudo como alguien
con mucha información y mucho discernimiento. Más cuando en la serie de
televisión Páginas ocultas de la historia, en la que aparecía la ficción
de Bas y Marías, al final del capítulo dedicado a Lorca se explicitaba
en los créditos: “Este capítulo es una ficción basada en una hipótesis
histórica, a partir de la novela La Luz prodigiosa, de Fernando Marías
(Ediciones Destino)”. Suele decirse que no hay peor ciego que el que no
quiere ver... o leer –en el libro de igual título que la serie también
se hacía mención del carácter de ficción de la obra–.

Pero, además, la editorial y el director de Enigmas declaran que no
pueden controlar todas las fuentes y documentación empleadas por sus
articulistas. Lo que nos permite conocer así que poco más o menos uno
puede colar en esa revista lo que le dé la gana. Uno se imagina que los
compradores de Enigmas no están al tanto de esto, que creerán que les
venden investigaciones reales... Digo, claro está, los compradores que
se suelen creer ese producto editorial pseudocientífico.

Uno podría pensar en que, en aquel número de Enigmas, el articulista
Haro se la coló a Jiménez del Oso, que este caso que fue a juicio, y que
resultó en plagio, fue un fenómeno inusual. Me permitirán dudarlo, que
es mi derecho. Me explico: sin duda, el articulista les coló un plagio.
Pero, vista la completa carencia de control, esto podría haber sucedido
muchas otras veces.

¿De qué fuentes beben –o copian– los articulistas de lo paranormal? Una
pregunta un tanto retórica, que se puede hacer ante lo que se ve escrito
no solamente en el Enigmas de Jiménez del Oso, sino en cualquiera de las
otras publicaciones del ramo. No es la primera vez que descubrimos que
textos presentados como exclusiva mundial –nota perversa: ¿qué
publicación se puede permitir el lujo de sacar en cada número al menos
una exclusiva mundial? Ni siquiera Interviú lo consigue...– son
realmente refritos, reescrituras o copias de artículos ya publicados
aquí o allá. Que incluso libros de más o menos exitosos autores de la
pseudociencia son copias casi literales de otros libros anteriores,
incluso de otros autores –hay quien ha llegado a copiar hasta libros
revelados, lo que no deja de tener su mérito–. A nadie se le escapa que
una revista de quiosco, y menos a las que me refiero, no es una
publicación académica, con sistema de arbitraje ni nada parecido. Sucede
que quienes están continuamente vendiendo fenómenos sorprendentes, cuyas
implicaciones supondrían muchas veces un cambio de paradigma que ríete
del copernicano, hacen además muy mal su tarea. Se quejan del escaso
respaldo, cuando no del desdén, que la que ellos llaman la ciencia
oficial o las autoridades correspondientes muestran ante los temas que
manejan. Pero, visto lo visto, lo juzgado, no es de extrañar que uno sea
escéptico de tanto trabajo de campo, de investigación, de
incontrovertibles evidencias y demás zarandajas que dicen hacer.

Antes de ponerse a vender expedientes insólitos, misterios
sorprendentes, maravillas de nuestro mundo y de los otros, antes de
acusar a quienes dudamos de sus fuegos de artificio, deberían aprender
la lección antigua: antes se pilla al mentiroso que al cojo

                           ------------------

PRIMER CONTACTO

5.000 CIENTÍFICOS RESPONDEN A LOS PELIGROSOS DISPARATES DE LOS
‘DISIDENTES’ SOBRE EL ORIGEN DEL SIDA
Por: Borja Marcos

“El VIH es la causa del SIDA, y puede ser prevenido. Trabajando juntos,
tenemos la capacidad de invertir la tendencia”. Ésta es la conclusión
del manifiesto firmado por cinco mil médicos y científicos de todo el
mundo, publicado por la revista Nature días antes del comienzo de la
conferencia mundial sobre el SIDA celebrada en Durban a finales de
junio. Los autores del texto presentan la alarmante situación actual,
con unos 34 millones de enfermos en todo el mundo –24 millones sólo en
el África subsahariana– y 2,6 millones de muertos el año pasado, hasta
el momento la mayor cantidad de víctimas. Si la tendencia se mantiene,
advierten, África, el sur y el sudeste asiáticos, Sudamérica y algunas
regiones de la antigua Unión Soviética estarán en una grave situación en
los próximos diez años.

Frente a las voces alternativas que niegan la vinculación del VIH en sus
dos variantes –VIH-1 y VIH-2– con el sida o incluso su existencia, el
llamado Manifiesto de Durban recuerda que no sólo está demostrada
científicamente la existencia del virus, sino también su vinculación con
el sida, al menos con el mismo nivel de certeza que en el caso de otras
enfermedades provocadas por virus, como la poliomielitis, las paperas o
la viruela. Los autores critican duramente a “personajes públicos que
continúan negando la evidencia, lo que costará numerosas vidas”, y
recuerdan que la investigación, y no los mitos, permitirán el desarrollo
de nuevos tratamientos más eficaces.

Mientras tanto, es necesario que el sida sea considerado el mayor
problema de salud pública a escala mundial y que se potencie la
comunicación con el fin de atajar la principal vía de contagio: la
sexual. Los autores advierten que todo el mundo debe tener claro que el
enemigo a batir es el sida y que una misma estrategia de comunicación no
tiene por qué ser eficaz en todos los países. Por otra parte, señalan
que el alto coste de algunos medicamentos los sitúa fuera del alcance de
la mayoría de los enfermos de los países pobres, lo que supone un serio
problema para el control de la pandemia. Es necesario, dicen,
desarrollar fármacos más fáciles de administrar, con menos efectos
secundarios y sobre todo más económicos, de manera que puedan
beneficiarse de ellos prácticamente todos los afectados.

El manifiesto concluye con un llamamiento al sentido común, a la
solidaridad y a la esperanza: “No se vislumbra un final para la
pandemia. Solamente trabajando juntos tenemos la capacidad de invertir
la marea de esta epidemia. La ciencia triunfará un día sobre el sida, de
la misma manera que lo hizo sobre la viruela. Controlar la propagación
del virus será el primer paso. Hasta entonces, la razón, la solidaridad,
la voluntad política y el coraje deben ser nuestros aliados”.

                           ------------------

DAWKINS CRITICA LA POSICIÓN DE CARLOS DE INGLATERRA SOBRE LA CIENCIA
Por: Luis Javier Capote Pérez

“No dé usted la espalda a la ciencia”. Éste es el título, conciso y
demoledor, de la carta que Richard Dawkins dirigió al heredero de la
Corona británica el 21 de mayo, cuando respondió en el periódico
británico The Observer a las opiniones vertidas por Carlos de Inglaterra
sobre el papel que la ciencia desempeña en el actual modo de vida. El
príncipe había mostrado sin ambages, durante una conferencia, su
preferencia por ciertas filosofías alternativas que priman la
intuición –entendida ésta como la instintiva sabiduría del corazón sobre
los sistemas científicos–, al tiempo que había criticado la manipulación
genética de los alimentos como un ejemplo más de los perniciosos efectos
de la mano del hombre al intentar cambiar su entorno, manifestando su
deseo de un retorno a la agricultura tradicional y a la primacía de los
sistemas naturales de evolución.

El biólogo de la Universidad de Oxford expresaba en la misiva su respeto
y simpatía por la sinceridad y las preocupaciones del príncipe, pero
indicaba también que sus opiniones dejan entrever ciertos errores de
concepto sobre la labor de la ciencia. Dawkins cuestionaba profundamente
esa preferencia de Carlos de Inglaterra por la intuición, haciendo
referencia a los ejemplos de Sadam Hussein y Adolf Hitler, cuyos
instintos les llevaron a desencadenar sangrientos conflictos que
acabaron perdiendo. Pero, además, planteaba la falsedad de la dicotomía
entre agricultura tradicional –más cercana a la naturaleza– y
agricultura moderna –la propia de la manipulación genética–, en tanto
que esta actividad, como creación del hombre, es ajena por completo a la
naturaleza.

El biólogo señalaba al príncipe que, desde su aparición hace ya 10.000
años, la agricultura ha sido una forma de modificar el entorno, de
cambiar las características de las especies existentes para acomodarlas
a las necesidades de los seres humanos. La manipulación genética,
recordaba el científico, siempre ha existido y el deseo real de
acercarse más al modelo evolutivo de la naturaleza es un planteamiento
darvinista a favor de una alternativa que no resulta tan perfecta como
pudiera creerse.

Dawkins concluía su carta abierta expresando su tristeza por el hecho de
que Carlos de Inglaterra haya dado efectivamente la espalda al
pensamiento científico y recordándole, citando al llorado Carl Sagan –la
lectura de cuyo libro El mundo y sus demonios recomendaba al príncipe–,
que la ciencia es una llama en la oscuridad.

                           ------------------

LO PARANORMAL, EN LA SOCIEDAD AUSTRALIANA
Por: Carlos J. Álvarez

“Mal de muchos, consuelo de tontos”, reza el siempre sabio refranero
español. Y aunque sepamos que esta frase es una verdad como un templo, a
veces nos es útil para sobrevivir. Eso es precisamente lo que me ha
ocurrido recientemente al otro lado del mundo, mientras disfrutaba de
una estancia de dos meses por cuestiones de investigación en Australia,
concretamente en Cairns (Queensland). Durante ese tiempo, intenté captar
cuál es la incidencia de las pseudociencias en dicho país. Y lo que
descubrí es que la presencia de lo paranormal, lo esotérico y lo
pseudocientífico no es, ni mucho menos, menor que en el nuestro. ¿Un
motivo para alegrarnos? Al menos, para saber que no somos los únicos…

Lo primero que llama la atención es la presencia de grandes
establecimientos New Age, similares a clínicas de verdad, ofreciendo sus
maravillas en aromaterapia y similares mediante grandes letreros. Por la
calle, en tiendas e incluso en la universidad, proliferan carteles
anunciadores de todo tipo de diagnósticos y terapias nuevaeristas. La
influencia asiática, incrementada en los últimos tiempos por la llegada
masiva de inmigrantes chinos, tailandeses, malasios... se deja sentir en
la cantidad ingente de anuncios en la prensa local: cursos de meditación
trascendental, de feng-shui, de todo tipo de tendencias budistas,
etcétera. Pero quizá lo más llamativo sea la presencia de
telepredicadores a la norteamericana. Recuerdo el impacto una noche al
llegar de tomar unas cervezas con mis colegas y encender la tele. Dos
cadenas emitían programas con sus correspondientes predicadores
evangelistas, la mayoría estadounidenses. Pero lo gracioso es que se
sucedían unos a otros.

Así, comenzó un tal Benny Himn, de pelo blanco hiperpeinado con mechones
negros, chaqueta y corbata, y que parecía sacado de una peli de
mafiosos. Como ejemplo de las muchas maravillas de su discurso y para
ilustrar mi indignación, sirva lo siguiente: entre citas biblícas,
autobombo y publicidad de su libro, intercalaba visiones proféticas y
pequeños milagros. Por ejemplo, en un momento dijo que veía a un hombre
de mediana edad que sufría y lloraba –el programa era en diferido–. Que
no se preocupara. Que Jesús iría a visitarle justo a las 2 horas de la
madrugada y que simplemente le dijera “estoy aquí” y todo sus problemas
desaparecerían. Por cierto, su libro, El me tocó, costaba…150 dólares
americanos. Es decir, ¡más de 20.000 pesetas! A continuación, le siguió
Randy Morrison, de raza negra, calvo y con gafas. Ante una audiencia
multitudinaria, lanzaba continuos aleluyas y palabras para que la gente
repitiera. Lo más parecido a la parodia del predicador habitual en el
programa humorístico Gomaespuma. Acompañado de una orquesta, era todo un
showman: cantaba, se contorsionaba, hacía teatro, chistes… de pena. De
su discurso, destacaría la apología de la desigualdad social que realizó
en un momento dado: “Al igual que hay altos y bajos, no todos somos
iguales. Existen diferentes niveles y esto hay que aceptarlo porque Dios
lo quiere”. En fin, sin comentarios. Nunca pensé que, al menos por un
momento, pudiera alegrarme de vivir en un país de mayoría religiosa
católica donde no tenemos que soportar a estos tipos en los medios de
comunicación –sí a otros, claro–. Aunque quizá no falte mucho.

Para finalizar, me gustaría comentar algo sobre la presencia social del
escepticismo en Australia. En varias ocasiones intenté indagar sobre
ello. Y mi sorpresa fue positiva. Estando en una cena de cumpleaños con
profesores de la universidad y otros profesionales, surgió el tema de
las pseudociencias. Me sorprendió que muchas de las personas allí
presentes dieran argumentos escépticos nada triviales. Cuando pregunté
si conocían el escepticismo organizado, todos, absolutamente todos, me
respondieron que por supuesto, que conocían las organizaciones
escépticas de su país y que eran, en general, bastante populares, algo
que todavía no es el pan nuestro de cada día en España. Sirva esto
último para que reflexionemos sobre lo que todos tenemos claro, pero que
nunca está de más recordar: la importancia de la presencia social de
ARP - Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico. Tener una
asociación, una revista, canales para comunicarnos entre nosotros,
organizar congresos... son sin duda cosas importantes, pero, si no se
nos oye en la sociedad, ¿todo esto para qué?

                           ------------------

UMBERTO ECO APOYA A LOS ESCÉPTICOS ITALIANOS
Por: Luis Alfonso Gámez

El semiólogo y escritor Umberto Eco, premio Príncipe de Asturias de
Comunicación y Humanidades, ha manifestado al CICAP, la organización
escéptica italiana, su apoyo expreso a través de una breve, pero
entusiasta, carta que puede leerse en la web. Eco lamenta en la misiva
no haber podido asistir, por problemas de agenda, al último congreso
nacional del CICAP, ya que la actividad de dicha asociación es, en su
opinión, un “acto civil y moral necesario”.

El autor de El nombre de la rosa considera que la del CICAP es, “por
desgracia”, una “batalla perdida”, pero, al mismo tiempo, afirma que no
hay que abandonar la lucha, aunque “no se pueda convencer al crédulo” de
su error. A su juicio, se puede “mantener el problema dentro de unos
límites” si se dirige el esfuerzo escéptico a que “los periódicos, los
semanarios y la RAI no incrementen la credulidad y no favorezcan a los
que yo llamo mercaderes de lo absoluto”.

Eco reconoce que cree que “es muy difícil derrotar a la credulidad,
porque es una válvula de seguridad para la mente humana. La gente
necesita creer en algo, y yo siempre recuerdo aquella frase de
Chesterton: ‘Cuando la gente ya no cree en Dios, no es que no crea en
nada, es que cree en todo’. Ésta me parece una buena definición de lo
que es la Nueva Era”, indica.

                           ------------------

LA SECTA MOON ADQUIERE LA AGENCIA DE NOTICIAS UPI
Por: Javier Marí Climent

La secta Moon, conocida popularmente por sus ceremonias nupciales
multitudinarias, adquirió en mayo la agencia de noticias United Press
International (UPI) por una cantidad que no ha trascendido. El
colectivo, fundado en 1954 por el ingeniero norcoreano Sun Myung Moon,
realizó la operación a través de su empresa News World Communications,
propietaria de las cabeceras del ultraconservador The Washington Times y
el sensacionalista Noticias del Mundo, entre otras publicaciones. UPI,
que llegó a contar en su mejor época con más de 1.500 reporteros, 200
corresponsalías y ganó 10 Pulitzer, se encontraba en manos de
empresarios saudíes y su plantilla se había reducido a apenas un
centenar de periodistas repartidos entre Washington y Nueva York,
principalmente.

La Iglesia de la Unificación –nombre oficial de la secta– posee en
Estados Unidos hoteles, periódicos, academias de baile y artes
marciales, emisoras de televisión, y fábricas de armas, y se ha hecho
con la otrora influyente agencia de noticias con la intención, según los
portavoces de Moon, de transformarla en un medio especializado en
noticias de Internet. Este colectivo pseudorreligioso, de marcado
carácter ultraconservador y considerado cómo una de las sectas más
peligrosas, tiene como objetivo arrebatar todo el dinero que, según
ellos, “está en manos de Satán” y “devolverlo a las manos de Dios”. El
reverendo Moon, destinatario de todos esos bienes, es, según sus
adeptos, “el Mesías encargado” de propiciar “la instauración en la
Tierra del reino celestial”, que llegará “tras una Tercera Guerra
Mundial”.

El golpe a la libertad de prensa dentro de UPI que supone su inclusión
en el entramado mediático moonie lo dejó claro Helen Thomas, decana de
los periodistas destinados en la Casa Blanca, cuando decidió abandonar
la agencia nada más hacerse publica la noticia de quién iba a ser su
nuevo patrón. La veterana informadora, de 79 años y auténtica figura de
referencia en el periodismo político, no especificó las razones de su
renuncia –“No pienso quedarme”, se limitó a decir–, pero el consenso fue
total en la lectura del hecho que hicieron sus colegas: Thomas no quiere
estar al servicio de los intereses de la secta Moon.

                           ------------------

MÁS FIRMANTES DEL ‘MANIFIESTO HUMANISTA 2000’

El Manifiesto Humanista 2000, publicado en el número 7 de EL ESCÉPTICO,
ha sido suscrito desde entonces por: Julián Arroyo Pomeda (catedrático
de Filosofía de instituto y secretario de redacción de Paideia, Madrid);
Lourdes Gordillo Álvarez-Valdés (profesora titular de Filosofía de la
Universidad de Murcia); Francisco Maeso Fernández (profesor de la
Facultad de Economía en la Universidad de Murcia); Tulio G. Mejías A.
(ingeniero de sistemas, Valencia, Venezuela); Manuel L. Royo-Villanova y
Pérez (catedrático de Medicina. Hospital Morales Meseguer, Murcia,
España); Agustín Sánchez Lavega (profesor de la ETS de Ingenieros
Industriales y Telecomunicación de la Universidad del País Vasco,
Bilbao); Fernando Savater (catedrático de Filosofía de la Universidad
Complutense de Madrid) y José Antonio Vera González, (funcionario,
Universidad de Murcia).

Estos apoyos se suman a los ya recogidos en su momento en esta revista,
entre los que, por error, fue incluido el de David Alvargonzález, quien
no ha subscrito el Manifiesto Humanista 2000.

                           ------------------
------------------
                           ------------------
------------------

Y ADEMÁS...

EL ARGUMENTO DEL DISEÑO Y EL PRINCIPIO ANTRÓPICO
Por: Pedro J. Hernández

El argumento del diseño ha sido utilizado, junto a los argumentos
ontológico y cosmológico, como prueba de la inevitable existencia de un
Creador del universo.

EL FRACASO DE LA CIENCIA DE LA UFOLOGÍA
Por: James E. Oberg

Que los científicos no puedan explicar todos y cada uno de los
avistamientos de ovnis, no significa que los ovnis existan realmente.

LA TERMODINÁMICA Y SAN JUAN, CAMINAR SOBRE LAS BRASAS
Por: José Luis Calvo y José Luis Cebollada

Caminar sobre las brasas quizás no sea el ejercicio más recomendable
para mantenerse en forma, pero es menos peligroso de lo que a primera
vista parece.

RECORDANDO PELIGROSAMENTE
Por: Elisabeth Loftus

Al igual que los juicios de brujas de antaño, se está acusando a
personas a partir de “pruebas” suministradas por sueños y regresiones;
recuerdos que no existían antes de empezar la terapia. ¿Qué está
sucediendo?

TEMPLARIOS CON TELÉFONO MÓVIL
Por: Julio Arrieta

¿Son necesarias la mística solar, la cábala y el Bafomet para que la
historia de estos monjes guerreros resulte cautivadora? Creo que no.

EMULANDO A WEIZENBAUM
Por: Jorge J. Frías Perlas

Experiencias computacionales al límite de la realidad

¿ES REZAR UN TRATAMIENTO MÉDICO EFICAZ?
Por: José . Uriarte, Juan Medrano y Pablo Malo

La “medicina científica”, además de utilizar un método científico en la
evaluación de sus procedimientos, no puede incluir prácticas cuya base
es el pensamiento mágico y supersticioso.

”ENIGMAS” Y JIMÉNEZ DEL OSO, CONDENADOS POR PLAGIO.
Por: Dirección de El Escéptico

La Justicia considera “indiscutible” que el reportaje “Lorca, el dos
veces muerto”, de Juan Jesús Haro Vallejo, “es una copia literal del
trabajo” de Juan Bas y Fernando Marías.

Y las secciones habituales:

*-Editorial

Anclados en el Pasado

*- El Circo Paranormal

La Iglesia sigue lavando la falsa imagen de la Sábana de Turín.
Los primitivos habitantes de Canarias y el oriente misterioso
El niño-batata y el “hombre de los caramelos”
Benítez oye “voces”

*- Guía Digital

En las antípodas de la pseudociencia.
EL ESCÉPTICO en la red.

*- Desde el sillón

El mundo más allá del arco iris.
Falsificaciones históricas.

                           ------------------

TEMPLARIOS CON TELÉFONO MÓVIL
Por: Julio Arrieta

¿Son necesarias la mística solar, la cábala y el Bafomet para que la
historia de estos monjes guerreros resulte cautivadora? Creo que no

El mundo de lo paranormal vive encerrado en un bucle –no sé si
melancólico o no– que le hace volver una y otra vez sobre los mismos
temas. Uno podría pensar que las luminarias de lo misterioso podrían
dedicarse a revisar los viejos misterios expurgando errores, añadiendo
nuevos datos y formulando teorías que aclarasen los asuntos en cuestión.
Desgraciadamente, esto no es así.

Cuando uno hojea las revistas del sector, siente una inevitable
sensación de dejà vu –“he leído esto antes”– que le lleva a cerciorarse,
por la fecha de portada, de que no le han vendido un ejemplar de hace
quince años. Lo que el lector se encuentra en estas revistas son las
mismas viejas historias que leyó hace tiempo. Tal como eran entonces.
Olvídese de encontrar refutaciones razonadas a afirmaciones
especulativas del pasado: se va a volver a topar con ellas tal cual
eran. En todo caso, aderezadas con algún dato nuevo de relleno. Los
viejos misterios siguen siendo misterios, no sé si porque no aparecen
otros nuevos o porque los viejos sirven igualmente para deslumbrar a los
lectores poco críticos. No importa si hay una explicación razonable: en
el mundo de lo paranormal, la hipótesis más lógica es la menos probable,
en una especie de mundo al revés.

Por eso nos encontramos en los quioscos con viejos conocidos: los
templarios asoman en la cubierta de la revista Más Allá, eso sí, ahora
con teléfono móvil. Y es que los templarios están entre nosotros otra
vez, igual que lo estuvieron con Gérard de Séde y Louis Charpentier en
su día. Estos aventajados discípulos de Pauwels y Bergier recuperaron
para la moda esotérica a esta peculiar orden que fue muy del gusto de
esoteristas de los siglos XVIII y XIX, burgueses de bien con
pretensiones nobiliarias que se apuntaban a cualquier neo-orden de
última hora con tal de lucir espadín y recibir trato caballeresco.
Cuanto más oculto, jerárquico y rimbombante fuese el conventículo,
mejor.

Los neotemplarios actuales son dignos sucesores de sus antecesores del
siglo pasado: son uno de esos grupos peculiares y risibles. Rosacruces,
templarios, polares... Reúnase un grupo de inquietos y aburridos
señorones de ciudad, cómprense unas capas, monten una capillita en un
piso, si se puede mejor utilicen una ermita medieval –si es octogonal,
se toca ya el cielo–, invéntense cualquier simbolismo esotérico ritual
y... ¡hala, a disfrutar!

Estos movimientos, tan decimonónicos, gozan de una más que buena salud
desde los años 50, sobre todo gracias a esa literatura que los
historiadores franceses denominan histoire poetique; o sea, historia
esotérica, heterodoxa o como prefieran. La popularización del tema vino
de la mano de los brujos de Pauwels y Bergier. De Sede y Charpentier,
sobre todo este último, echaron leña al fuego. Aquí, en España, tenemos
nuestros propios especialistas: Atienza, De Frutos, Nolla y, en otro
nivel, Sánchez Dragó... Los neotemplarios actuales adaptan los
simbolismos que estudian estos autores y los utilizan para sus
entretenimientos dominicales y sus francachelas nocturnas y encapotadas.
Mística solar, bafomets, pentáculos, iglesias octogonales, el templo de
Salomón, la Gran Obra, patas de oca... Añadan cualquier cosa con tufillo
esotérico medieval, que seguro también valdrá. Todo es bueno para la
coctelera, y el convento siempre está abierto para las donaciones.

Ellos, los neotemplarios adeptos, siempre afirman que su respectivo
conventículo es el genuino heredero de los rudos caballeros medievales.
Hablarán de estatutos secretos, de documentos reveladores, de
transmisión de contenidos simbólicos bajo mano, en tinieblas y a través
de los siglos. Por supuesto, ningún historiador ha visto nunca papelote
alguno que demuestre todas estas pretensiones legitimistas. Ningún
medievalista se ha topado nunca con el Priorato de Sión, supuesta orden
secreta que manejaba los ocultos intereses esotéricos de los templarios.

Muchos de los autores antes citados se sienten molestos porque se les
meta en el mismo saco que a los adeptos de gran almacén y picnic
medieval. No les falta razón. Ellos se limitan a interpretar la historia
en clave esotérica, no son responsables de lo que hagan un montón de
tipos aburridos con su tiempo libre. A menudo, indican en sus libros que
ellos no quieren saber nada de esos grupúsculos, que lo suyo son los
templarios de verdad. Pero el trabajo de estos autores, que es el
alimento cultural de este tipo de esoteristas practicantes, también
merece un pequeño comentario.

Estos escritores parten de una idea básica: los templarios ocultaban
algo. Éste es el punto de partida, no una conclusión. Ocultaban algo,
pero dejaban pistas –¿para qué?–, construían misteriosas iglesias
octogonales, rendían culto a un extraño ídolo llamado Bafomet, adornaban
sus construcciones con extraños símbolos... Además, fueron eliminados de
forma muy poco limpia. ¿Acaso no es un misterio? No, ¡es la Edad Media,
amigos!

Las iglesias octogonales no son una exclusiva templaria. Esta idea –que
se debe a Viollet-Le-Duc– es errónea; todos los especialistas en
arquitectura medieval lo saben. Los historiadores esotéricos no se dan
por aludidos. Si hay un edificio octogonal, es templario, sin duda. ¿Que
no hay documentación? ¡Fue eliminada en una conspiración, ingenuos! Lo
del Bafomet y los extraños rituales asociados viene de los
interrogatorios con tortura a los que fueron sometidos los caballeros
templarios franceses tras la fulminante detención ordenada por Felipe el
Hermoso. ¿Se le puede dar crédito a un testimonio obtenido por tortura
al estilo medieval? Recordemos que es el tipo de interrogatorio que
hacía reconocer a miles de mujeres que volaban por el aire o que
mantenían relaciones con el Diablo. Así que olvidémonos del Bafomet, por
favor. Pero nuestros esotéricos amigos siempre tienen unas misteriosas
cruces grabadas por aquí y por allá, delatoras de la presencia
templaria, a las que agarrarse. Todo muy simbólico. Sin embargo, los
templarios utilizaron todo tipo de cruces en sus estandartes y ropajes:
la cruz patée, la latina, la tau... Los esoteristas sienten debilidad
especial por esta última, como si indicara la presencia de algo
realmente oculto. Pero la cruz tau ha sido utilizada por todo tipo de
órdenes nada heterodoxas. No es una cruz en desuso: el actual Papa
utilizó un báculo en forma de tau en su última visita a Santiago de
Compostela, Gaudí instaló una tau gigantesca coronando su fachada de la
Natividad en la Sagrada Familia. Claro que a lo mejor Gaudí también
ocultaba algo...

En cuanto al simbolismo oculto de las iglesias templarias, no está de
más decir que muestran exactamente las mismas imágenes, capiteles y
ornamentos que las demás iglesias del momento. Es cierto que el
simbolismo medieval resulta hoy en día bastante oscuro, pero eso no
demuestra una intención oculta. Demuestra que vivimos en el año 2000 y
no en 1194, por decir un año cualquiera. Además, muchos esoteristas
parecen olvidar que el hecho de que la orden de los templarios tuviese
en propiedad una iglesia no significa necesariamente que la construyeran
ellos, podía tratarse de una donación o de un templo que había pasado de
pertenecer de una orden a otra. También conviene recordar que una
encomienda templaria no es un lugar repleto de templarios emboscados.
Los templarios, como otras órdenes, poseían gran cantidad de propiedades
administradas por legos: muchas de estas propiedades templarias que
tanto fascinan a nuestros amigos esoteristas, rara vez fueron pisadas
por auténticos caballeros templarios.

Pero ¿y el tesoro?, preguntan mis amigos filomisteriosos. Los templarios
eran inmensamente ricos. Efectivamente, y fue esa riqueza lo que les
perdió, no la supuesta posesión de un secreto. El siglo XIV era un
momento poco adecuado para que toda una monarquía dependiese de un
banco, que es lo que entonces era el Temple en Francia. No está de más
recordar que el principal valor de la riqueza en el medievo era la
posesión de la tierra. El tesoro templario se medía en hectáreas, no
tenía nada que ver con la alquimia, ni con una ruta secreta a América.

Sí, ya sé que la realidad histórica es menos fascinante, pero... ¿lo es
realmente? ¿Son necesarias la mística solar, la cábala y el Bafomet para
que la historia de estos monjes guerreros resulte cautivadora? Yo creo
que no.

                           ------------------
------------------
                           ------------------
------------------

[Nota] *Cualquier petición de información sobre ARP-Sociedad para el
Avance del Pensamiento Crítico o sobre la revista "El Escéptico", así
como las colaboraciones o recensiones, petición de números atrasados,
suscripciones y consultas, deben dirigirse al Apartado de Correos 310,
08860 Castelldefels (Barcelona); o a la dirección de correo electrónico
arp@arp-sapc.org






_______________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.