Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 150 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
Edición 2001 - Núm Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT TENEBRIS
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
EED-lista_antigua
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 145     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: EL ESCÉPTICO DIGITAL - Edición 2002 - Número 02
Fecha:Domingo, 17 de Marzo, 2002  02:32:49 (+0100)
Autor:Pedro Luis Gomez Barrondo <TXINBO @.....es>

=====================================================================

                           EL ESCÉPTICO DIGITAL

       Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la
Pseudociencia
       © 2000 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
       http://www.arp-sapc.org/

    Edición 2002 - Número 02 - 17 de Marzo de 2002

Boletín de acceso gratuito a través de:
http://www.elistas.net/foro/el_esceptico/alta

=== SUMARIO =========================================================

  - En el candelabro.
Por: Luis Alfonso Gámez

  - Las mentiras creacionistas en vivo llegan a España
Por: Hernán Toro

  - Piedras contra una mujer
Por: Julián Méndez

  - Para entender a los extraterrestres.
Por: José Luis Calvo

  - Sopas bobas
Por: Víctor R. Ruiz

  - Richard Gere y el hombre polilla
Por: Julio Arrieta

  - Evaluar, validar,  revalidar
Por: Jorge Javier Frías Perles

  - Astrología, Astronomía y Astrofísica: ¡Ojo, no es lo mismo!
Por: Inés Rodríguez Hidalgo

  - La ciencia en el 2001: nanocircuitos, neutrinos y familia
Por: Javier Armentia

  - "Venus detectado en un radar": comentarios a un reciente artículo
Por: Manuel Borraz Aymerich. febrero / 2002

  - El color de una gatita clonada
Por: Félix Ares de Blas

  - ¿Son compatibles la ciencia y la religión?
Por: Paul Kurtz

  - Ramón Núñez, director de los museos científicos coruñeses: «hay
gente que cuando no entiende nada se inventa a dios»
Por: Jacinto Ruíz

  - Lo inexplicable y el pensamiento mágico
Por: Juan Carlos Cisneros

  - La Nave de los Locos - Nº 13 Sumario y Sirio en Bandiagara: Marcel
Griaule y los Dogones
Por: Sergio Sánchez R.

  - Remedio milagroso para la fibromialgia
Por: Carlos Xabier

  - Ramón Núñez, director de los Museos Científicos Coruñeses: «es
urgente salvar la distancia entre la ciencia de la escuela y de la
calle»
Por: Luis Alfonso Gámez

  - Fitoterapia: «cara y cruz» de las hierbas más populares
Por: Alejandra Rodríguez

  - Cartas atómicas. Nuevos documentos muestran el esfuerzo nuclear
alemán en la II Guerra Mundial
Por: Malen Ruiz de Elvira - Madrid

  - ¿Es la ‘Yihad’ una ‘Guerra Santa’?
Por: I. Álvarez Ossorio

  - Naciones Unidas aboga por el cultivo de transgénicos para salvar a
los países pobres
Por: María José Corrales - Madrid

  - Esas leyendas urbanas
Por: M. de Memoricol

  - El viaje de los nano-cirujanos
Por: Patrick L. Barry

  - Alejandro Ubeda, investigador del Servicio de Bioelectromagnetismo
del Hospital Ramón y Cajal de Madrid: “no existen evidencias científicas
de que los teléfonos móviles tengan efectos nocivos sobre la salud”
Por: Europa Press

  - Oponerse al uso de videojuegos puede ser negativo para el niño
Por: Miguel A. Castillo

  - Descubren en EEUU microbios que podrían vivir en el subsuelo de
Marte
Por: El Correo

  - Crítica a la carta a Juliet
Por: Hèctor Alós Font

  - El verdadero papel de la Ciencia en la Sociedad
Por: J. Santiago Muñoz Domínguez

  - Carta al EEDigital
Por: Carlos Lobo cartón

=== NOTICIAS =========================================================

EN EL CANDELABRO
Por: Luis Alfonso Gámez

1. MUSEO 'QUEMADIRECTORES'.

Dos semanas ha durado Antonio Lazcano como director de CosmoCaixa, el
museo de la ciencia de Alcobendas. Con el catedrático de Biología de la
Universidad Autónoma de México, ya son tres los divulgadores de la
ciencia que, en sólo dos años, han ocupado el cargo y han salido
escopeteados. El científico mexicano ha dicho que se va, entre otras
cosas, por la falta de rigor científico e intelectual de que hace gala
el museo, que lleva a que haya algunos "contenidos pueriles y erróneos".
Entre los ejemplos que ha puesto, destaca la obsesión que, al parecer,
existía entre los guionistas de un programa de planetario por incluir la
desaparición de la Atlántida como si el mítico continente hubiera
existido y sido destruida por el choque de un meteorito. Un disparate
que espanta a cualquiera.

2. LA ATLÁNTIDA EN VIZCAYA.

El mismo día de la dimisión de Lazcano, la Atlántida resurgió en la
costa de Euskadi, como en un último intento de dar la razón a los
guionistas del vídeo de CosmoCaixa. No es broma. La Diputación de
Vizcaya, la misma que junto con el Gobierno vasco ha mirado para otro
lado durante los últimos veinticinco años mientras el patrimonio
industrial ha sido sistemáticamente diezmado, anuncia ahora que va a
hacer de la central nuclear de Lemoiz, que nunca funcionó, una ciudad de
la ciencia. El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la
misma piedra. Hace años, el parque de atracciones de Bilbao se fue al
garete por estar en el quinto pino y, ahora, los que manejan el dinero
en la provincia quieren llevarse un centro de ciencia al sexto. Claro
que poco se puede pedir a una institución cuyos mandamases eligen para
una ciudad de la ciencia el nombre de Atlántida. Será que les suena como
a exótico.

3. CONSPIRANOICO JOHN KEEL.

Hollywood ha devuelto la vida al hombre polilla, que bien podíamos
considerar la versión estadounidense del  chupacabras, como recordaba en
junio del año pasado James Moseley en 'Saucer Smear'
(http://www.martiansgohome.com/smear/v48/ss010625.htm#mothman). El
hombre insecto, famoso en 1966 y 1967 por sus apariciones en los
alrededores de Point Pleasant (Virginia Occidental), nunca llegó a  ser
retratado ni filmado, aunque ahora comparta reparto estelar con  Richard
Gere en 'The Mothman Prophecies'. Sólo contamos con descripciones de sus
ojos rojos y grandes alas. Nada más. Bueno, no es así. Según John Keel,
autor del libro de 1975 cuyo título ha vampirizado la película, las
apariciones del hombre polilla, sumadas a las visitas de los hombres de
negro a algunos testigos y a las llamadas anónimas e intimidatorias que
él mismo sufrió, tenían por objeto advertir del desastre que vivió el
pueblo cuando 46 personas murieron al hundirse un puente en diciembre de
1967. Claro que lo de la profecía lo dijo Keel después de la catástrofe.
Así es fácil acertar.
Ahora, va y afirma, en el último número de 'Fortean Times'
(http://www.forteantimes.com)  -que incluye un alucinante dossier de 24
páginas cuyos contenidos son fruto de la profunda paranoia que padece el
mundillo paranormal-, que, si uno ve al hombre polilla, es que va a
morir en seis meses. La pregunta que me hago es la de siempre en estos
casos: ¿Keel es sólo un caradura o realmente se cree las tonterías que
dice? Por cierto, resulta comprensible que en España no hayan traducido
el título del filme. Lo de 'Las profecías del hombre polilla' suena
bastante ridículo, ¿verdad?

4. CARDEÑOSA TOMA FICCIÓN POR REALIDAD.

El hombre de los 700.000 genes, el  presunto divulgador científico que
en el siglo XXI sigue confundiendo silicio con silicona, ha vuelto a
hacer con uno de sus escritos que casi me muera de risa durante un viaje
en metro al trabajo. Bruno Cardeñosa -sí, a él me refiero- ha publicado
un artículo sobre el 'hombre polilla' en la revista 'Más Allá', en el
que demuestra, una vez más, que su ineptitud sólo la supera quien le
paga por sus antologías del disparate. Lo último del publicista de
fantasmas de cartón
(http://geocities.com/lanavedeloslocos/mentiras.html) es dar
credibilidad a este ser de leyenda y hablar de 38 muertos en el
hundimiento del puente de Point Pleasant en 1967. Más le valdría a
Cardeñosa no alardear tanto de investigador de campo y hacer bien el
trabajo de documentación: en el desastre murieron 46 personas y dos de
los cuerpos no fueron encontrados. La película de Hollywood ha rebajado
la cifra de víctimas a 36, porque 46 muertos parecían demasiados a la
productora. ¿De dónde saca este mercader de lo oculto la cifra de 38?
Supongo que de la misma inventiva que muchos otros misterios.

5. ANTEPASADOS ESTÚPIDOS.

"El problema es que los historiadores serios no saben contar
'historias'. Se trata de los peores cuentistas del mundo", lamenta José
María Perceval en el prólogo del recién publicado 'Del Big Bang al fin
del mundo' (2002). Pero no siempre es así. Ahí está el ejemplo de
Kenneth Feder y su magnífico 'Frauds, myths and mysteries' (1990), cuya
última revisión data de hace tres años. El libro es simplemente
estupendo.
Feder es una destacable excepción a la sentencia de Perceval por dos
razones, porque explica bien la historia, atrapa al lector, y porque ha
asumido la higiénica tarea de sacar la basura de los libros de
pseudociencia a la luz y demostrar por qué es tal basura. Los
principales temas de la arqueología fantástica son desmontados en un
libro divertido y educativo. Una lástima que aquí en España los
profesionales de la historia guarden cauto silencio ante la explosión de
pseudociencia que, en forma de ensayos sobre nuestro pasado, ha inundado
las librerías en los últimos meses bajo sellos editoriales como
Grijalbo, Martínez Roca, Mondadori y Oberón, entre otros

6. LOS FINANCIADORES DE LA INCULTURA.

La publicidad es la principal vía de financiación de las publicaciones
esotéricas. Al margen de las empresas del sector del misterio
(teleadivinos, vendedores de amuletos, etcétera), hay instituciones y
entidades que financian -mediante la inserción de publicidad- las
revistas paranormales. En febrero, los anunciantes que han colocado
publicidad en  'Año Cero' (A), 'Más Allá' (M), 'Enigmas' (E) y 'Enigmas
Express' (EE)son:

ONG: Cruz Roja (EE) y Greenpeace (EE).

Editoriales: Arkano Books (A), EDAF (EE) y Oberón (EE).

Otras: Aula Formació Directa (A), Cambridge International University
(E), CCC (A y E), Ceac (M) y M-80 Radio (EE).

© Copyright Luis Alfonso Gámez, 2002.
Prohibida la reproducción.

                           ------------------

LAS MENTIRAS CREACIONISTAS EN VIVO LLEGAN A ESPAÑA
Por: Hernán Toro

"Por definición, ninguna evidencia supuesta, percibida, u obvia, en
cualquier campo, incluyendo la historia y la cronología, puede ser
válida si contradice el registro de las Escrituras." Declaración de fe
de Respuestas en Génesis

¿Qué tienen en común Pedro Picapiedra, los Nazis, los australopitecinos,
el World Trade Center, los adolescentes que disparan contra sus
compañeros de escuela y Charles Darwin ? La respuesta no asombra nada a
los que están familiarizados con la supuesta "controversia"
evolución-creacionismo: El punto común de todo esto es el Ministerio
Respuestas en Génesis (Answers in Genesis ), una agrupación de
científicos con credenciales genuinas que tienen como finalidad el
convencer a las personas comunes de que la Evolución supuestamente es
una mentira. El director de esta agrupación religiosa, el Australiano
Ken Ham,  aglutinó a su alrededor una asociación de Físicos,
Bioquímicos, Agrónomos, Astrónomos, y diversos tipos de Ph.D. que
afirman, respaldándose en sus títulos, que los Nazis eran
evolucionistas, que no hay fósiles transicionales de la evolución de los
seres vivos, que la explicación de los atentados del 11 de septiembre es
la caída de Adán en el pecado, que los adolescentes disparan contra sus
compañeritos por el "adoctrinamiento evolucionista", y que al igual que
Pedro Picapiedra, los humanos convivieron con los dinosaurios hace unos
pocos miles de años.

Es precisamente ese individuo, Ken Ham, el Presidente de Respuestas en
Génesis, quien estará "honrando" a España con su visita, en la cual
estará pregonando la mentira evolucionista, confundiendo al público con
afirmaciones que harían irse de espaldas a cualquier científico.
Infortunadamente, la forma de sus conferencias y sus debates resulta muy
atractiva para el público general que no ha tenido formación en ciencia.
¿Cómo se puede determinar fácilmente la falta de calidad de los
argumentos de estos fundamentalistas? Sencillo, ir a las bases puede
demostrar la deshonestidad básica en éstos proselitistas
anticientíficos.

Los creacionistas de Respuestas en Génesis tienen que hacer un juramento
antes de ingresar a la asociación, uno de cuyos puntos (cf. supra)
establece claramente que ninguna evidencia que vaya en contra de sus
creencias puede ser válida y por lo tanto, se descarta. Resulta bastante
ilustrativo comparar la verdadera práctica científica con la engañosa y
deshonesta práctica de estos proselitistas. Un verdadero científico
analiza las evidencias y los datos y saca conclusiones. Los creyentes de
Respuestas en Génesis, ya "saben" cuáles serán las conclusiones, y
escarban, en busca de supuestas "evidencias" que respalden su
prejuiciada postura.

Otro punto de la declaración de fe de los empleados de Ken Ham,
establece que la  "La Biblia es la Palabra escrita de Dios. Es
divinamente inspirada e inerrante en toda su extensión. Es la autoridad
suprema en todas las cuestiones de fe y conducta. Sus afirmaciones son
fácticamente verdaderas en todos los autógrafos originales". ¿Cuál es la
consecuencia de esta afirmación?  Que, a diferencia de la ciencia de
verdad, la seudociencia de Ken Ham y sus adláteres prohíbe la práctica a
los musulmanes, hindúes, budistas, católicos, ateos, agnósticos, etc.
Una característica de la ciencia de verdad es que todos, sin importar su
credo religioso o su ateísmo, obtienen los mismos resultados
experimentales. En la praxis científica de verdad,  un científico puede
ser ateo, católico, musulmán o budista, y sus resultados serán aceptados
por la comunidad internacional con base en sus méritos. En Respuestas en
Génesis, se tiene que hacer un juramento de ser fundamentalista
evangélico para poder aceptarse como "científico" en sus filas.

Peor aún para estos seudocientíficos, es la metodología que siguen para
criticar la evolución: la práctica totalidad de su evangelización se
base en un intento de desprestigiar la evolución con tácticas no muy
santas: desde citas fuera de contexto (se podría afirmar casi con total
certeza que cualquier cita creacionista de un autor evolutivo es una
tergiversación) hasta mentiras flagrantes para desprestigiar hallazgos
científicos válidos, la campaña de desprestigio de estos creacionistas
delata las intenciones que los motivan. Infortunadamente para ellos, el
que la evolución fuera falsa (lo cual no es cierto) no implica que su
postura religiosa fuera correcta. Deben primero postular su modelo
científico y contrastarlo con la realidad. Y aquí llega uno de los
peores fracasos de Respuestas en Génesis.

Una característica del movimiento creacionista de Respuestas en Génesis
(y todos los demás) es que carecen de un modelo científico de sus
creencias. Al parecer, su teoría creacionista se reduce a una de dos:
"la evolución tiene errores, luego el creacionismo es verdadero" (lo
cual es un absurdo), o a la más penosa de todas "Hace unos seis mil
años, Dios hizo ¡¡¡PUFFF!!! y todo vino a la existencia". ¿Es eso una
teoría científica? No: nada de modelos teóricos, nada de relaciones
entre fenómenos aislados, nada de unificaciones conceptuales, nada de
falsación y experimentación: No existe una teoría científica
creacionista.

Pero más desastroso para Respuestas en Génesis es lo descabellado de sus
posturas religiosas. Para empezar, yendo en contravía de toda la
astrofísica y cosmología moderna, ¡postulan que el universo no tiene
quince mil millones de años, sino sólo unos seis mil años! Los absurdos
no paran ahí; afirman que el Universo fue creado en 6 días de 24 horas,
como lo postula el libro del Génesis; afirman que los hombres y los
dinosaurios convivieron en tiempos históricos. Pero lo más traído de los
cabellos es su postura científica sobre el mal y la muerte.

Según su creencia bíblica, cuando su dios terminó de crear el mundo en 6
días, vio que todo era bueno. Se preguntan ellos, "Pensaría Dios que las
enfermedades, los predadores y la muerte, eran buenos?" La respuesta
negativa de los fundamentalistas los lleva a la conclusión de que la
muerte y el mal entraron al mundo por causa del pecado del mítico primer
hombre. Es ésta la razón de que en su website y en sus conferencias,
brillen por su ausencia seres vivos como las espiroquetas de la sífilis,
los cocos de la gonorrea, los bacilos de la tuberculosis, los tigres,
los tiburones blancos, los leones, los lobos, las víboras de cascabel,
las tarántulas, las mambas negras, los escorpiones, las plantas
carnívoras, y millones de otros organismos que demostrarían haber sido
creados por un dios deseoso de la muerte y del sufrimiento en "Edén" (o
resultado de las ciegas e implacables reglas de la selección natural).

Cuando un individuo con un postdoctorado en Física o en Bioquímica es
capaz de pensar que todos los seres vivos fueron creados para pastar, y
hacen caso omiso de predadores tan majestuosos como un tiburón blanco o
un tigre, se demuestra que su argumentación es falaz en un nivel que
sería capaz de ser detectado por un niño que haya visto un documental de
la National Geographic o del Discovery Channel. El que estos individuos
sean capaces de ocultar semejante disparate intelectual muestra
claramente que su verdadera búsqueda no es la verdad, sino el imponer el
dogma.

Es necesario cortar por lo sano e impedir que estos movimientos de
fanáticos comiencen a tomar fuerza en Europa, de la misma forma como lo
han hecho en Estados Unidos, hasta el punto de intentar forzar la
enseñanza de sus seudociencias religiosas en las aulas de clase de
ciencia. Sería muy útil, en este caso, que un nutrido grupo de
escépticos bien formados en las tácticas truculentas de los
creacionistas asistiera a las actividades de Ken Ham en España, para
exponer a este tipo de farsantes como lo que son: apologistas religiosos
disfrazándose de científicos.

Para más información:
Sobre Respuestas en Génesis: http://www.answersingenesis.org
Sobre Ken Ham: http://www.answersingenesis.org/home/area/about/ham.asp
El itinerario de Ken Ham en España:
http://www.answersingenesis.org/espanol/events.asp
Declaración de fe "científica" de AIG:
http://www.answersingenesis.org/home/area/about/faith.asp
Sobre falacias de creacionistas:
http://www.geocities.com/torosaurio/crdebunk2/creaciondesen.html y
http://www.geocities.com/torosaurio/crdebunk/creation_debunked.htm
Citas fuera de contexto por parte de creacionistas:
http://www.geocities.com/torosaurio/crdebunk2/deshonest.html
¿Debatir a los creacionistas?
http://www.geocities.com/torosaurio/crdebunk/debates.html
Lo mejor sobre evolución y creacionismo: http://www.talkorigins.org/

                           ------------------

El Correo http://www.diario-elcorreo.es/

PIEDRAS CONTRA UNA MUJER
Por: Julián Méndez – Bilbao

Un tribunal islámico decidirá el lunes la suerte de Safiya Hussaini, una
nigeriana condenada a morir apedreada por adúltera y convertida en
bandera contra la sharia , la ley islámica
En Nigeria perviven, según organizaciones de Derechos Humanos, prácticas
contra la mujer como la ablación de clítoris, las escisiones, las bodas
y embarazos precoces, tabús nutricionales y prohibiciones alimentarias,
cebadura (engorde de mujeres por estética), escarificaciones, tatuajes y
marcas a fuego.

Safiya Hussaini tiene 35 años, cinco hijos entre los 20 años y los 11
meses, y 6 nietos. Tenía 12 años cuando se casó por primera vez. Safiya
vive en la aldea de Tungan Tudu, viste un chador multicolor, es
musulmana, y analfabeta, como la mitad de las mujeres de Nigeria. Pero
lo que la hace distinta a sus 120 millones de paisanos es que está
siendo juzgada por un tribunal islámico que quiere condenarla a morir
lapidada en público por adúltera. Su caso se ha convertido en bandera de
quienes protestan contra la aplicación de la sharia (la ley islámica) en
el mundo.

¿Han visto alguna vez imágenes de una lapidación? Es una visión
escalofriante e imborrable, una de esas escenas que se cosen para
siempre en la memoria. Las grabaciones clandestinas muestran cómo la
mujer es atada y enterrada hasta la cintura en un agujero hecho en el
suelo. Luego, le cubren el tronco y la cabeza con un saco. A su
alrededor, 200 ó 300 personas armadas con piedras más grandes que sus
manos forman un círculo y esperan la orden del imán para agredirla. A
una voz, los proyectiles llueven con furia sobre la mujer. Al cabo de
pocos minutos, la víctima queda inerte, la cabeza ladeada, el tronco
rígido... Ése es el destino que espera a Safiya. «No puedo comer ni
dormir porque todo el tiempo pienso en lo que me va a pasar», confesó
hace unas semanas a un periodista occidental mientras amamantaba a su
hija pequeña, su tabla de salvación.

¿Su delito? La respuesta es una historia triste y compleja. Hace unos
meses, Safiya Hussaini se divorció de su tercer marido. Poco después, su
primo Yakubu Abubukar, de 60 años, comenzó a acosarla. Hasta que un día,
mientras ella buscaba hierbas en el campo, la violó. Safiya mide poco
más de metro y medio y pesa apenas 40 kilos. «Grité, pero nadie me oyó»,
recuerda. El hombre volvió a violarla en otras dos ocasiones. Safiya
calló porque, en su cultura, cualquier forma de sexo fuera del
matrimonio supone un estigma imborrable.

Cuando su embarazo fue evidente, dos mutawas (policías religiosos) se
presentaron en su casa: «Me amenazaron con torturarme echándome pimienta
en mis partes íntimas si no confesaba que había cometido adulterio.
Confesé que había tenido relaciones sexuales con Yakubu. Pero no sabía
que podían lapidarme por eso. No sabía de nadie que hubiera muerto así»,
declaró Safiya. Desde hace dos años, trece estados del Norte de Nigeria,
de mayoría musulmana, han adoptado la sharia como sistema legal,
imponiendo la justicia islámica y sus castigos corporales a la civil,
derivada de la Constitución laica que rige en todo el país.

Lo peor estaba por venir. Cuando Yakubu fue interrogado admitió haber
tenido relaciones sexuales con el consentimiento de Safiya. De hecho, al
nacer la pequeña, se reunieron en una ceremonia tradicional para elegir
el nombre de la niña. Pero cuando supo que también podía ser ejecutado
por adulterio, se retractó y negó su relación con la mujer. Según la
sharia , un hombre sólo puede ser condenado por adulterio si tres
musulmanes lo atestiguan. Así que, por si acaso, Yakubu se dió a la fuga
lo antes que pudo.

Convulsión mundial

La recién nacida quedó como prueba de la culpa. Cuando Safiya alegó que
había sido violada nadie la creyó. En octubre del pasado año se ató a la
criatura a la espalda y caminó dos horas hasta el tribunal de distrito
de Gwadawana. Fue condenada a muerte, pero quedó en libertad bajo fianza
a la espera de ser lapidada. Pero su caso dio la vuelta al mundo: La
comunidad de San Egidio removió Italia en su apoyo: 3.000 manifestantes
desfilaron con velas bajo la ventana del embajador nigeriano en Roma
durante la pasada Navidad. Génova nombró a Safiya ciudadana de honor. El
Ministerio de Asuntos Exteriores francés ha pedido «clemencia», lo mismo
que el Ministerio griego de la Mujer. En España, Amnistía Internacional
(AI) entregó el jueves al embajador de Nigeria, Sam Otuyelo, 325.000
firmas de apoyo a Safiya Hussaini.

De hecho, la presión internacional ha logrado ya que el Gobierno federal
de Nigeria forme parte del equipo de diez abogados defensores que litiga
en favor de Safiya. El pasado 14 de enero, estos letrados argumentaron
que la sharia , introducida en el Estado de Sokoto, en enero de 2001 no
podía ser aplicada retroactivamente, algo que el tribunal islámico
pretendía hacer con la mujer. Ante estas argumentaciones, el cadí
decidió posponer su decisión hasta el lunes 18 de marzo, «después del
mes de la gran peregrinación a La Meca».

75 latigazos

Desde AI se apunta que, de eludir la lapidación, Safiya podría ser
condenada a ser azotada: 75 latigazos, la muerte en vida. La ley
islámica establece castigos corporales como amputaciones para los
ladrones. En Afganistán cinco homosexuales fueron aplastados por un
tanque en una ceremonia pública. El Norte de Nigeria no va a la zaga.
«Lo que está en juego aquí -señala la socióloga Eulalia Vintró- son los
derechos humanos de las personas al margen de la religión que profesen.
Es un símbolo».

«El caso de Safiya es un reto de los gobernantes islámicos del Norte
hacia el gobierno de Nigeria. Están poniéndolos a prueba. Los barones
del Norte -explica el nigeriano residente en Vitoria Anthony Onochie-
han prestado apoyo económico al actual presidente, Olusegun Obasanjo.
Son muchos años de degradación del poder político».

Tradicionalmente, la etnia hausa de religión musulmana ha gobernado en
Nigeria, un país algo mayor que la Península Ibérica que es el sexto
productor mundial de petróleo. Las luchas entre hausas y yorubas
(cristianos), las dos principales etnias de las 200 que conviven en el
país centroafricano, se cobraron más de 1.500 muertos el pasado año en
Nigeria.

Un Estado islámico dentro de Nigeria

Nigeria del Norte es, en opinión del emir Hayatuddin Ibrahim, el bastión
de unos 70 millones de musulmanes que habitan la zona conocida como
Bilad al Sudan durante el califato islámico de Sokoto, fundado por el
guerrero Shaij Uzman Dan Fodio en el XIX. Tras la invasión británica, se
produjeron masivas migraciones y colonos hausa llegaron a Chad, Camerún,
Sudán y Arabia. Tras la independencia (años 60), los musulmanes del
Norte buscaron forman alternativas de Gobierno a las corruptas prácticas
de los regímenes militares. En ese escenario se produce, el 27 de
octubre de 1997, la declaración de Zamfara que da lugar a que el Corán
se convierta en guía de sus vidas: Nacen los juzgados de la ley islámica
y la zona pasa a ser, de hecho, un gobierno islámico dentro de Nigeria
donde funciona el diezmo (cada familia entrega el 2,5% de lo que les
sobra) y donde se persigue el consumo de alcohol, la prostitución o el
juego.

Nigeria es un país complejo donde la esperanza de vida apenas alcanza
los 50 años y en el que mueren 81 de cada 1.000 niños nacidos. El 47% de
la población vive en el campo, el analfabetismo alcanza al 28,7% de los
hombres y al 45,8% de las mujeres. La inflación supera el 21% anual, el
gasto en Educación es el 0,7% del PIB mientras que en Defensa se gasta
el 4,3%. Su deuda externa es de 26.500 millones de euros.

[Nota] * Debido a la presión internacional, la ejecución que tenía que
haberse producido a comienzos de febrero fue suspendida y trasladada.
La prensa ha publicado la dirección de e-mail del embajador nigeriano en
España solicitando a todos los que quieran colaborar que le remitan un
mail solicitándole clemencia y que no maten ni torturen a esta mujer.
Nuestro esfuerzo personal indudablemente constituye un grano de arena,
pero en temas humanitarios como el que nos ocupa los expertos coinciden
en señalar que las cartas influyen notablemente cuando son numerosas.
Desde la Redacción de “El Escéptico Digital” queremos sumarnos a esta
campaña a favor de los derechos humanos y de apoyo a Safiya Yakubu
Hussaini. Con tal fin, proponemos a nuestros lectores que se sumen a la
presión internacional, mediante el envío de una carta y el reenvío del
presente artículo a todas aquellas personas conocidas. Sinceramente
creemos que el objetivo es merecedor de dicho esfuerzo. Se trata de
hacerlo lo antes posible, de forma que tengan tiempo de ejercer la
debida presión.
Con tal fin Amnistía Internacional ha depositado un formulario en
http://www.a-i.es/temas/pmuerte/caso_safiya.shtm que puede ser rellenado
y enviado con un mínimo esfuerzo.
A continuación tienen ustedes una carta modelo que les puede servir,
cambiando tan solo los datos personales (nombre, DNI, dirección,
profesión y correo electrónico). Esta debe ser enviada a la siguiente
dirección: nigerian-emb-sp@...

ATT: Excmo. Sr. Samuel A. Otuyelu
Embajador de la Embajada de Nigeria

Dakar 17/02/02
Excelentísimo señor:

Con esta carta quiero expresar mi preocupación sobre el caso de Safiya
Yakubu Hussaini, de 30 años, residente de la ciudad de Tungar-Tudu en el
estado de Sokoto, condenada a muerte por lapidación el pasado mes de
octubre de 2001 por el tribunal religioso de Sharia, en Gwadabawa,
estado de Sokoto, Nigeria, por el presunto delito de adulterio.

Me sumo a las preocupaciones de Amnistía Internacional y de la comunidad
internacional sobre este caso y le ruego que la sentencia de lapidación
contra Safiya Yakubu Hussaini no sea llevada a cabo.

Considero que la lapidación es una práctica aberrante basada en la
aplicación intencional de dolor y sufrimiento extremo contra lo cual
todas las personas están protegidas por la Convención contra la Tortura
que fue ratificada por la República Federal de Nigeria el 28 de junio de
2001 y me opongo incondicionalmente a la utilización de la flagelación,
la amputación de miembros y la lapidación como formas de castigo, ya que
constituyen castigos crueles, inhumanos y degradantes bajo el derecho
internacional, incluidos varios tratados firmados y ratificados por
Nigeria.

Sr. Embajador, el gobierno de Nigeria tiene la obligación de proteger
las vidas de todos sus ciudadanos de una manera justa y equitativa, al
margen de cuales sean sus convicciones religiosas, morales y/o
ideológicas.

Solicito, que el Gobierno Federal tome todas las medidas necesarias para
asegurar que los derechos de Safiya son respetados. Pido a Usted preste
atención a mi carta y transmita mis preocupaciones a su gobierno.

Nombre y apellidos
Dirección
DNI
Provincia / País
e-mail

                           ------------------

ARP-SAPC http://www.arp-sapc.org/lecturas/extraterrestres.html

PARA ENTENDER A LOS EXTRATERRESTRES.
Por: José Luis Calvo

PARA ENTENDER A LOS EXTRATERRESTRES. ESTUDIO ETNOLÓGICO DE UNA CREENCIA
CONTEMPORÁNEA. Wiktor Stoczkowski. Traducción de Francisco S.
García-Quiñonero Fernández. Acento Editorial. Madrid, 2001.

Con este título se presenta la edición española de la obra “Des hommes,
des dieux et des extraterrestres” del etnólogo Wiktor Stoczkowski. Su
intención declarada es someter a estudio desde la perspectiva etnológica
una creencia contemporánea, la teoría de que la civilización humana
surgió como consecuencia de la labor colonizadora de visitantes
extraterrestres.

Como fruto de esa perspectiva, el autor realiza afirmaciones polémicas.
Si alguien espera una refutación de las obras de Däniken, Charroux y
compañía este ensayo les defraudará porque no es ése su propósito. Su
intención es comprender los porqués, porqué aparece esa teoría, porqué
tuvo éxito.

Comienza el autor por poner en duda el tan traído y llevado retorno de
lo irracional. Si bien algunas creencias están en expansión, otras se
han reducido hasta límites insospechados hace unos años. Hablando de la
creencia en visitas extraterrestres, da las cifras de que en 1.982 el
33% de los franceses creía en su existencia, porcentaje que en 1.993 se
había reducido a un 18%

Así el autor declara: “En cambio, la irracionalidad siempre existirá,
sean cuales fueren sus avatares y caricaturas periodísticas. Porque está
ahí, latente, aun cuando la letra impresa no fije en ella su atención:
la irracionalidad es parte permanente de nuestra vida cotidiana y del
entorno cultural de nuestras sociedades.” (Pág. 21)

Por ello, desecha la posibilidad de que la teoría de los “astronautas en
la antigüedad se deba a un clima de irracionalidad fomentado por el
cambio de milenio. La irracionalidad está siempre presente, se limita a
adoptar unas formas cambiantes según los tiempos. Así, la cuestión es
dilucidar qué elementos son los que se combinaron para crear una teoría
tan extraña en apariencia. “Cegados por esta convicción, nos creemos que
la racionalidad es nuestro modo habitual de ser y que la irracionalidad,
agazapada en las lindes siniestras del orbis exterior, solo perturba de
manera ocasional el muy razonable funcionamiento de nuestras
 sociedades.” (Pág. 24) “Estudiar la racionalidad en sí misma significa
reconocer que el análisis del pensamiento considerado irracional o
paracientífico nos da indicaciones sobre la racionalidad tan preciosas
como las que aporta el análisis del pensamiento científico, sin que haya
que confundir uno con otro.” (Pág. 31)

Comienza el autor por una breve descripción del éxito popular de la obra
de Von Däniken, pero señala que nada de ello explica el porqué de tal
aceptación ni nada dice de su inicio. Por ello, inicia la búsqueda del
origen de tal teoría. Un primer nombre es el de Robert Charroux, un
cartero y periodista francés que se había adelantado al suizo en 5 años.
“Cuando estalló el asunto del plagio, Robert Laffont ya tenía en sus
manos la traducción acabada del libro de Von Däniken, y se disponía a
publicarlo. Editor sagaz, Laffont sabía que sería más lucrativo publicar
la obra de Von Däniken, aunque fuese un plagio, que llevarlo a los
tribunales.” (Pág. 41)

Por ello, hay que replantear la pregunta que ya no es porqué Von Däniken
creó esta teoría sino porqué lo hizo Charroux. Éste consideraba como sus
precursores a Pauwels y Bergier, autores de “El retorno de los brujos”
obra publicada por Gallimard en 1.960 y cuyo éxito dio inicio a una
larga serie de secuelas en forma de las publicaciones de la Encyclopédie
Planète. Las “pruebas” arqueológicas que supuestamente demostraban las
teorías de Von Däniken aparecían en la obra de Charroux y éstas, a su
vez, en la de Pauwels y Bergier. Stoczkowski aprovecha esta
circunstancia tanto para recordar que dichas “pruebas” han sido
refutadas por especialistas competentes como para reflexionar sobre la
inutilidad de tal proceder: “Por consiguiente, todo invita a pensar que
las pruebas no eran la piedra angular de las ideas dänikenianas, del
mismo modo que, antaño, las reliquias cristianas –innumerables clavos de
la cruz de Cristo o varios cráneos de san Juan Bautista- no fueron
indispensables para la solidez de la fe, pues precisamente era ese fe la
que originaba una prodigiosa multiplicación de reliquias.” (Pág. 49)

Por ello propone que se considere que las teorías paracientíficas no
surgen de una mala interpretación de la evidencia existente sino que la
creencia precede a las pruebas de forma que aun cuando se consiguiera
demostrar lo errado de la evidencia aportada por estos autores, la fe
permanece incólume. Si nos limitáramos a demostrar la vacuidad de esas
evidencias no llegaríamos nunca a comprender la causa de la creencia en
sí.

A continuación denuncia el error que cometen algunos escépticos al
hablar de las pseudociencias y tildar a sus creyentes de imbéciles,
locos o ignorantes cuando las cifras estadísticas demuestran que nada de
ello es así por sistema. La creencia en los astronautas de la antigüedad
estaba más extendida entre las personas con una formación media que
entre los que sólo habían cursado estudios básicos. Se impone así el
buscar una explicación más amplia que no apunte tanto a cada individuo
como a la sociedad en su conjunto. Surge entonces la explicación del
mito como forma de eludir las obligaciones que la sociedad no estaba
dispuesta a asumir, los extraterrestres vendrían a ser una especie de
dioses laicos responsables de la buena marcha de nuestro planeta. Sin
embargo, esa explicación tampoco es correcta en este caso. Ni Charroux
ni Von Däniken eran ateos ni sus obras eran, precisamente,
tranquilizadoras. Charroux consideraba inevitable una guerra nuclear,
Pauwels y Bergier consideraban que ese conflicto sería beneficioso al
propiciar mutaciones en los supervivientes, Von Däniken hacía
responsables a los supuestos visitantes de destrucciones masivas como
Sodoma, Gomorra...

Por tanto debemos buscar nuevas explicaciones puesto que las ya
propuestas son, como hemos visto, cuando menos parciales. Para ello es
fundamental la comprensión del cómo se originó esa teoría, investigar
sus causas materiales, formales, eficientes y formales. La causa
material hay que buscarla entre las ideas existentes en la época, la
formal en las distintas formas de intentar explicar el mundo que rigen
en cada época (pensamiento mítico, filosófico, científico...), la causa
eficiente reside en el individuo que crea una teoría tanto si acepta las
teorías ya existentes como si se aparta de lo que denominamos cultura,
la causa final es la determinación de qué pretende su autor con la
formulación de tal teoría. Para Stoczkowski sólo esta cuádruple
explicación podrá dar respuesta a la pregunta planteada.

La causa material es la ciencia-ficción puesto que cumple con las dos
condiciones necesarias para ser considerada como tal. La precede
temporalmente y presenta elementos comunes con la teoría de los
astronautas en la antigüedad. La ciencia-ficción como género literario
popular se data en los finales de la década de los 20 y comienzos de la
de los 30 con el auge de las revistas “pulp” como Amazing Stories, Weird
Tales... por tanto cumple el primer requisito. Un estudio de los cuentos
de aquellas publicaciones permite encontrar los mismos elementos
presentes en la teoría de Von Däniken. Visitas extraterrestres en la
Prehistoria aparecen en narraciones de autores como Barshofsky (1.936),
Clarke (1.950)... Las civilizaciones desaparecidas pese a su gran
desarrollo tecnológico fueron otro tema común en las obras de Merritt
(1.918), Lovecraft (1.931)... y de numerosos escritores europeos como
Moselli (1.925) y Augilard (1.923 y 1.931). Incluso las “coincidencias”
son aún más evidentes en la obra de Hamilton (1.923) en la que se
atribuye a los marcianos la erección de los moais de la isla de Pascua o
de Carsac (pseudónimo literario del conocido prehistoriador Bordes) que
en 1.956 imaginó a un extraterrestre aterrizando en la Tierra por un
accidente en su astronave y consiguiendo, gracias a sus conocimientos
tecnológicos, provocar una evolución cultural acelerada en los
Neandertales con lo que debe convivir. Sin embargo, en ningún autor son
más evidentes los paralelismos con la teoría de los astronautas en la
antigüedad que en la obra del italiano Rapuzzi que en dos novelas "Érase
una vez un planeta” (1.954) y “Cuando yo era aborigen” (1.955) imaginó
dos civilizaciones extraterrestres en el sistema solar, la
irresponsabilidad de una de ellas provoca la destrucción de su propio
planeta (creando lo que hoy se denomina Cinturón de Asteroides) y
causando graves daños en Marte cuyos pobladores deben emigrar a la
Tierra y Venus. En nuestro planeta se unen con los aborígenes creando
una raza nueva muy evolucionada. Sin embargo, con el paso del tiempo
surgirán enfrentamientos entre las dos colonias creadas (Mu y la
Atlántida) que se destruirán mutuamente por lo que sólo quedará de ellas
el recuerdo en forma de mitos. Sin embargo, hace falta un tercer
elemento, una conexión entre la ciencia-ficción y los formuladores de la
teoría de los astronautas en la antigüedad. Ese nexo es Bergier, lector
de los “pulp” norteamericanos, redactor y asesor en varias revistas
francesas de esta temática antes de co-escribir “El retorno de los
brujos” obra en la que cita expresamente a varios de los escritores
antes citados.

Con ello, podríamos dar por concluido el asunto y considerar que la
teoría de los astronautas de la antigüedad es, tan sólo, una derivación
corrupta de la ciencia-ficción. Sin embargo, no sólo debemos observar
los parecidos sino también las diferencias. La más clara es que además
de estos aspectos formales, en las obras de Charroux, Däniken...
aparecen elementos propios de las religiones como puede ser una
cosmogonía y una soteriología. Esto nos conduce a la causa formal.
Nuevamente, la propia ilógica de tal teoría puede hacernos pensar en una
formulación original, sin embargo no es así. Podemos ir observando las
teorías teológicas de Däniken y buscar sus antecedentes. Su idea de una
evolución humana cuyo fin último es reintegrarse al seno de la divinidad
está tomada de Teilhard de Chardin, su panteísmo y su negación de la
divinidad del Dios de la Biblia se relacionan con el Gnosticismo de raíz
platónica.  También aparecen elementos tomados de las religiones
orientales.

Sin embargo, esas influencias no se producen de forma directa, es decir,
Charroux, Däniken no estudiaron la filosofía Gnóstica ni las religiones
orientales en sus fuentes originarias sino que aceptaron las lecturas
que de ambas realizó un movimiento ocultista a caballo de los S XIX y
XX, la Teosofía de madame Blavatsky, que, a su vez es deudor de otras
creencias pseudocientíficas anteriores como el espiritismo en especial
de la lectura que de él hizo Allan Kardec para el que suponía, ni más ni
menos, que una teología práctica que ya no debía basarse en la
aceptación de una creencia sino que estaba sujeta a experimentación, es
decir, que se trataba de una teología científica.

Todo ello fue mezclado por la Blavatsky con otras ideas ocultistas como
la existencia de una sabiduría ancestral que se había ido perdiendo con
el paso del tiempo para formar su propia religión que intentó sustentar
en una serie de pruebas obtenidas de antiguos relatos literarios y de
los descubrimientos arqueológicos que se estaban produciendo en esos
momentos. Todo ello volverá a presentarse en la teoría de los
astronautas de la antigüedad. Así, los libros de Charroux o Däniken no
son fruto de su imaginación sino que resultan los últimos exponentes de
la tradición esotérica que ha acompañado a la humanidad desde siempre.

Sin embargo, tampoco ello es suficiente para explicar esta teoría. Como
causa eficiente debemos hablar de la fiebre platillista que vivió el
mundo desde que en 1.947 Kenneth Arnold observara unos objetos volantes
encima del monte Rainier. Su relato fue recogido en primera plana de
varios periódico y apoyada incondicionalmente por gente como el editor
de ciencia-ficción Raymond Palmer en su revista Amazing Stories. Tanto
fue su éxito que en 1.948 Palmer creó una nueva publicación, Fate, en la
que el “contactado” Adamski publicó varios trabajos. Su colaboración con
el teósofo inglés Leslie fue fructífera. Más que fijarnos en los
aspectos grotescos de los “contactos” debemos prestar atención a los
mensajes en sí. Su carácter es idéntico a las doctrinas teosóficas. Sólo
cambia, en principio, el medio. Si los contactados reciben los mensajes
vía extraterrestre, los teósofos empleaban la escritura automática, el
espiritismo, el mesmerismo o la simple revelación. Esta diferencia no
tardaría en diluirse por obra de G. H. Williamson, un discípulo de
Adamski que comenzó a recibir mensajes telepáticos. No se detuvo allí,
sino que comenzó a buscar pruebas arqueológicas de la existencia de
visitas extraterrestres en un pasado lejano. Los mismos edificios que
para los teósofos habían sido pruebas de la existencia de civilizaciones
perdidas poseedoras de conocimientos muy avanzados (pirámides egipcias y
mayas, los trilitos de Baalbek, la Puerta del Sol en Tiahuanaco,
Stonehenge, la isla de Pascua, la llanura de Nazca...) pasaron a ser el
fruto de los contactos con una inteligencia no terrestre.

En Europa, y con diferencia de unos pocos meses, vieron la luz dos
teorías similares creadas por personas tan diferentes entre sí como un
lord británico, Brinsley Clancarty, y un científico soviético, Modest
Agrest.

Este muestrario de personajes impide la existencia de una única causa
final. Las motivaciones de cada uno de ellos fue, probablemente, tan
diversa como sus propias creencias. Si el conde de Clancarty era un
ocultista convencido, Agrest explotó la teoría de que los dioses de las
diversas religiones no eran, a fin de cuentas, más que extraterrestres.
Lo que sí parece claro es que la motivación en un principio no fue
claramente económica. Si bien Palmer sí se lucró con sus revistas, la
publicación de los primeros libros fue muy dificultosa puesto que las
editoriales no veían futuro comercial a estos escritos. Por ejemplo, las
obras de Charroux sólo se vendieron bien a raíz del éxito de Däniken.

Hasta aquí, Stoczkowski ha realizado el análisis de las causas para la
aparición de la teoría de los astronautas de la antigüedad. A partir del
capítulo 10 intenta explicar la razón de su éxito popular. Comienza por
una declaración que puede parecer sorprendente. La refutación de las
“pruebas” arqueológicas, míticas... aducidas por estos escritores es
casi inútil. La razón para ello es que obedecen a una construcción
intelectual completamente distinta a la construcción científica. Si para
nosotros las teorías se forman a partir de las pruebas, para ellos la
teoría antecede a las pruebas de forma que aunque éstas se demuestren
equivocadas eso no supone que la teoría sea incorrecta. Sólo así se
explica que Pauwels y Bergier pudieran afirmar que en “El retorno de los
brujos” decían muchas tonterías o que Däniken pudiera escribir un libro
reconociendo alguno de sus errores pero asegurando simultáneamente que
eso no suponía que sus teorías fueran erróneas.

La explicación de la realidad en Occidente tiene tres tradiciones, la
religiosa de raíz judeo-cristiana, la científica y la esoterista u
ocultista. A ésta es a la que se adscribe la obra de los autores
citados. El ocultismo occidental intenta ser una unión de ambas y, a la
vez, supone su crítica. Si para los ocultistas la religión no es creíble
por cuanto sobre una base real se han acumulado dogmas sin sentido, la
ciencia no es más que el camino al ateísmo y al materialismo estéril.
Numerosas personas aceptan ambas premisas lo que supone una primera
explicación para el éxito de las obras de los autores citados.
La segunda causa hay que buscarla en el ambiente de la época impregnado
de la llamada contracultura. Si el ocultismo del S XIX se difundió en
ambientes en los que se extendieron simultáneamente ideas como el
naturismo, el vegetarianismo y la medicina homeopática, los años 60
fueron los de desconfianza ante la ciencia, la apertura a nuevas formas
de espiritualidad, la experimentación con drogas, las comunas...
Un tercer factor fue la mercadotecnia. Los libros se veían “confirmados”
por documentales para la televisión, revistas de temática paranormal,
colecciones de libros, conferencias e incluso por los medios de
comunicación serios que se hacían eco de las mismas historias que éstos
narraban.

El libro de Stoczkowski podría concluir en este punto y ya resultaría
una lectura obligada por cuanto supone el estudio más completo y
riguroso del origen y desarrollo de una teoría pseudocientífica
publicado hasta la fecha. Su análisis del dänikenismo y su relación con
la ciencia-ficción y la teosofía es ejemplar, está repleto de noticias
interesantes, de detalles muy poco conocidos o inéditos de los
escritores que la formularon y de reflexiones importantísimas sobre el
ocultismo y la pseudociencia. Sin embargo, el autor no se detiene aquí.
Los capítulos 11 y  12 suponen un motivo para la reflexión e incluso la
polémica para los escépticos. El autor comienza marcando distancias con
el relativismo cultural. Para él es innegable que la ciencia funciona,
que es el “racionalismo productivo” y que, por tanto, no puede ser
equiparada a la pseudociencia que no ofrece resultados prácticos, pero
también advierte que el proceder de muchos científicos incurre en los
mismos errores que denuncian, que no quieren ver más que los hechos que
confirman sus teorías, lo que, por supuesto, no supone una
descalificación de la ciencia en sí.

Tampoco silencia la peligrosidad de creencias que se difunden al amparo
del ocultismo como algunas sectas o el racismo antisemita de autores
como Charroux. Esto puede hacernos pensar que el autor apuesta por el
escepticismo, sin embargo Stoczkowski también señala nuestros errores:
“En realidad, partiendo de la tenaz convicción de que las ‘sectas’ son
peligrosas, sus enemigos acérrimos se fijan exclusivamente en las malas
acciones de estas, sin prestar mucha atención a los movimientos y
miembros que no han cometido irregularidad alguna. La lógica que inspira
los ataque contra las ‘sectas’ es idéntica a la empleada por estas
mismas ‘sectas’ cuando intentas aportar ‘pruebas’ de sus doctrinas,
ocupándose únicamente por las posibles confirmaciones, pero excluyendo
de antemano cualquier dato que vaya en su contra.” (Pag. 328) “Los
enemigos acérrimos de las paraciencias y las ‘sectas’ se consideran a sí
mismos el último baluarte que todavía resiste al azote apocalíptico de
la ‘irracionalidad’. Pero, en lo esencial, siguen la misma senda que sus
adversarios...” (Pág. 330).

Independientemente de que aceptemos o no dicho análisis (y un error es
claro, que Stoczkowski cae en la misma equivocación que denuncia, a
saber, meter a todos los escépticos en el mismo saco y citar sólo las
obras que sostienen sus afirmaciones) sí hay en esta obra razones de
sobra para la autocrítica, la más importante de las cuales es la
aceptación de teorías parciales para explicar el éxito del dänikenismo
por un excesivo reduccionismo, seguida de cerca por la confusión que
sufren algunos escépticos entre la refutación de una teoría errónea y la
argumentación ad hominem. Todo ello debiera ser motivo de reflexión para
nosotros. Ojalá que así sea.

                           ------------------

Infoastro http://rvr.infoastro.com/

SOPAS BOBAS
Por: Víctor R. Ruiz

Si se acuerdan, hace unas semanas les comentaba
http://rvr.infoastro.com/?/2001/12/30 que me estaba leyendo Destejiendo
el arco iris de Richard Dawkins. Hoy me he acordado mucho de las
palabras de este divulgador, cuando habla de buena y mala poesía. Como
saben, el libro gira en torno a la poesía y la ciencia. Dawkins intenta
demostrar que los descubrimientos científicos deberían inspirar una
poesía más profunda y bella que la irreal practicada por muchos
escritores.

Pues resulta que leo la columna de la escritora Rosa Montero en el
suplemento dominical de El País, titulada hoy 'El alma es una sopa'.
Montero expone somera y literariamente dos teorías sobre el
comportamiento humano, la ambiental y la genética.

«Emborrachados por los últimos y deslumbrantes descubrimientos
científicos, volvemos a sentirnos capaces de domesticar el universo
entero y de reducir cualquier misterio existencial a una fórmula o una
cifra. Y así, hoy se nos dice que todo lo que somos (el amor, el genio,
la locura) proviene de los genes y la química. [...]
» Yo más bien creo que la verdad debe de estar en algún punto intermedio
entre las dos teorías, pero no puedo evitar un estremecimiento cada vez
que atisbo estas líneas esenciales de nuestra biología. Tal vez podamos
encontrar la clave de lo que somos en la microscópica desnudez celular;
tal vez lo que algunos llaman alma no sea sino una sopa subatómica de
zinc y de potasio. Allá dentro muy dentro, en el fondo de todo, somos
simples cristales, danzas de poliedros, geometría»

No sé dónde o quien habrá informado a la señora Montero de que hoy en
día se sostiene que nuestra conducta es producto sólo de la genética.
Pero sin entrar más en ese asunto, me apena ver que la escritora siente
pena al ver que descubrimientos nuestras claves como seres vivos. La
ciencia es como una novela de intriga, en el que cada día se escribe un
nuevo capítulo, se desvelan algunas preguntas pero aparecen nuevos
enigmas. ¿Acaso resta emoción el descubrir en una obra que el asesino
usó un cuchillo y cometió el crimen hacía 48 horas?

Volviendo al libro de Dawkins, el excelente divulgador científico
destaca la siguiente cita del Nobel de Física Richard Feynman, quien
contestaba sobre la 'frialdad' que (suponía) mostraban los científicos
al admirar una flor.

«La belleza que está aquí también está a mi alcance. Pero yo veo una
belleza más profunda a la que no es tan fácil acceder. Puedo ver las
complicadas interacciones de la flor. El color de la flor es rojo.
¿Acaso el hecho de que esta flor tenga color significa que evolucionó
para atraer a los insectos? Esto añade una pregunta adicional. ¿Pueden
los insectos ver el color? ¿Poseen un sentido estético? Y así,
sucesivamente. No veo que estudiar una flor le reste nada de su belleza.
Sólo le añade».

Como prueba incontestable para los que piensan que los científicos no
pueden tener un sentido estético, musical, literario o artístico digno
de admiración, les presento este enlace http://daurmith.blogspot.com/ y
este otro http://verbascum.blogalia.com/. Que los disfruten.

                           ------------------

RICHARD GERE Y EL HOMBRE POLILLA
Por: Julio Arrieta

No es un superhéroe. Tampoco un avión y lo de pájaro habría que verlo.
Se trata del 'Mothman', un pretendido ente paranormal que dio mucho que
hablar en los Estados Unidos de finales de los 60. Este curioso mito
ufológico, popularizado en su día por el escritor sensacionalista John
Keel, ha sido repescado para el cine por el director Mark Pellington.
"The Mothman Prophecies" se estrena en nuestro país el próximo día 15 de
marzo.

La cinta, protagonizada por Richard Gere y Laura Linney, es una
adaptación libérrima del superventas firmado por Keel, "The Mothman
Prophecies" (1975), ya bastante fantasioso de por sí. Richard Gere se
enfunda esta vez la gabardina del agente Mulder para protagonizar su
propio expediente X, en esta película que asegura estar basada en hechos
reales. O eso anuncia el cartel.

El 'Mothman', u hombre polilla, es uno de los más pintorescos personajes
del folklore ufológico. Sus supuestas andanzas se sitúan en Virginia
Occidental, Estados Unidos, entre 1966 y 1968. Un buen número de
personas aseguraron haberse topado con el 'Mothman' mientras circulaban
con sus automóviles por los alrededores de la ciudad de Point Pleasant,
siempre de noche. Las descripciones son espeluznantes: forma vagamente
humana sin cabeza, sin brazos pero dotado de unas grandes alas y dos
inquietantes ojos rojos en el torso. El fantástico bicho se dedicaba a
revolotear en torno a edificios abandonados, desde donde se lanzaba a
perseguir a sus víctimas que, en vano, intentaban huir pisando el
acelerador. El hombre polilla se esfumaba cuando los testigos llegaban a
las puertas de la ciudad.

John Keel se dedicó a entrevistar a los testigos y llegó a la conclusión
de que, por alguna razón, el 'mothman' tenía algo que ver con los
platillos volantes. No porque nadie lo hubiese visto descendiendo de
uno, sino porque Keel era ufólogo de profesión y en la zona proliferaban
los informes de avistamientos. Además, la historia se adornaba con los
típicos complementos de las historias de OVNIs. Siempre según Keel, los
testigos fueron amenazados por los famosos Men In Black para que no
hablasen sobre lo sucedido. A juzgar por el volumen de testimonios
recogidos por Keel, se ve que los MiB no fueron demasiado convincentes.

Por si fuera poco, el hombre polilla se dedicaba a llamar por teléfono.
En estas misteriosas llamadas se profetizaban catástrofes sin cuento,
entre ellas el asesinato de Martin Luther King y el hundimiento de un
puente en Point Pleasant que causó más de treinta muertos.
Lamentablemente, estas profecías fueron publicadas bastante después de
que estos acontecimientos ocurrieran en realidad.

La verdad, como siempre, es bastante menos emocionante. Dos bomberos que
visitaron el antiguo almacén de explosivos abandonado en el que fue
visto por primera vez el 'Mothman' se vieron sorprendidos por una enorme
rapaz nocturna, con dos ojos rojos enormes. Dejando a un lado los
testimonios fantasiosos, como el de una señora que aseguraba que el
'mothman' la perseguía a todas partes y se sentaba a observarla enfrente
de su casa, parece ser que los demás avistamientos se debieron a un tipo
de lechuza común, denominada 'Tyto alba'.

Parece increíble que una lechuza revoloteante pueda convertirse en un
libro superventas y una película de temática sobrenatural. ¿Y los
hombres de negro? ¿y las llamadas telefónicas? Si tenemos en cuenta que
el supuesto fenómeno 'mothman' fue popularizado por John Keel la cosa
tiene fácil explicación. Keel es un ufólogo que cree en la existencia de
las hadas, los ovnis como proyecciones psíquicas y las 'realidades
paralelas'. Es la clase de investigador que siempre opta por la
explicación más rocambolesca. Si además descubrimos que en la creación
del mito del hombre polilla también anduvo de por medio Gray Barker, el
embrollo se aclara aún más. Barker era un individuo que editaba
literatura ufológica sensacionalista. Él solito inventó, a partir de una
broma, el mito de los Men In Black. Publicaba relatos de ciencia ficción
haciéndolos pasar por hechos reales y animaba a sus colaboradores a que
"adornasen" sus investigaciones sobre los ovnis.
Barker también publicó un libro sobre el 'Mothman' en el que enriqueció
el folklore del hombre polilla con sus pintorescos embustes. Él y Klee
convirtieron una serie de sustos causados probablemente por una lechuza
en un mito paranormal que ahora llega a las pantallas de cine.

¿Se encontrará Richard Gere con la rapaz a lo largo de sus pesquisas?
No, los guionistas han optado por la versión sensacionalista de la
historia, desechando la explicación ornitológica. ¿Basada en hechos
reales?

                           ------------------

EVALUAR, VALIDAR,  REVALIDAR
Por: Jorge Javier Frías Perles

Con el curso 2001-2002 queda implantada definitivamente la LOGSE en
todos los tramos educativos. Una reforma que no ha dejado indiferente a
nadie, y que ha recibido demasiados apósitos en relación a su juventud.
El último parche: un examen para “medir los conocimientos y madurez del
alumno” denominado a la antigua usanza “reválida”, al finalizar cada uno
de los periodos de la educación secundaria.

Uno no puede sino quedarse asombrado ante tal medida. No por la
argumentación de la oposición, que la tilda de “retrógrada”, sino por la
suntuosa candidez del objetivo. Pensar que una simple prueba pueda
valorar el trabajo realizado por los profesionales de la enseñanza es
menospreciar su labor y demuestra un desconocimiento absoluto del
llamado “espíritu LOGSE”. Y es que, desde que nuestros legisladores
abandonaron la escuela, algo más que el diseño de los uniformes de los
colegios ha cambiado; y no sólo se han actualizado contenidos, algo que
parece evidente, sino también las formas y los significados.

La evaluación es uno de los puntos más críticos de la reforma, pues ha
cambiado enormemente su semántica. El verbo evaluar “es mucho más que
calificar; significa enjuiciar, tomar decisiones sobre nuevas acciones a
emprender y, en definitiva, transformar para mejorar. La detección y
satisfacción de las necesidades educativas es lo que da sentido a la
evaluación [1]”. Este proceso no es una tasación del conocimiento, tiene
un carácter formativo e indicativo, de forma que un suspenso es
resultado de una mala adecuación de los contenidos al alumno. La
aplicación de una evaluación continua tiene como objetivo una evaluación
final positiva.

En la escuela tradicional, el alumno suspenso tenía una serie de
exámenes para recuperar la materia no superada. Con la reforma, es
competencia del profesor reflexionar y actuar para que el estudiante
logre superar ese objetivo marcado, que no es obtener una colección de
saberes más o menos conexos que puedan cuantificarse fácilmente. Todo lo
contrario, el educador debe hacer un auténtico encaje de bolillos para
recoger datos de difícil concreción y sintetizarlos en una calificación
cara a informar a los padres.

Este nuevo significado de la evaluación tiene sus adeptos y sus
detractores, que coincidirán en la complejidad de su puesta en práctica:
El educador debe conocer la realidad el alumno, y adaptar los contenidos
curriculares – es decir, las distintas materias - a sus capacidades.
Esta idea, tan bella como cara, supone no sólo la adquisición de nuevos
recursos materiales (laboratorios y material didáctico), o humanos
(profesores y orientadores); sino que también necesita del apoyo de los
padres y de la motivación de los profesionales a los que les ha tocado
soportar el peso de una reforma que les ha aportado más taras que
beneficios [2].

Aún más indefinido es la “validación” – si se me permite la expresión -
de un alumno para continuar sus estudios. En secundaria un estudiante
puede promocionar de curso siempre y cuando el equipo educativo lo
estime oportuno, pese a no obtener una evaluación positiva en ciertas
materias, alegando que posee la madurez y capacidad necesarias para
recuperar en estudios posteriores. Es decir, se permite que existan
alumnos de 4º de ESO con todas las materias de los tres cursos
anteriores suspensas, y que consigan el título aún sin superarlas todas,
alegando el simple y nada riguroso criterio de madurez.

Considerar que un alumno, tras adecuarle los contenidos, impartirle los
refuerzos pertinentes, y hacer las adaptaciones curriculares necesarias,
no promocione significa para el equipo educativo rendir cuentas sobre
las razones por las que no se han conseguido alcanzar los objetivos. No
es exagerado decir, pues, que al profesor le toca “lidiar” con alumnos
conflictivos, con padres poco colaboradores, y con una administración
que exige demasiados resultados para tan poca inversión [3].
Precisamente el profesional, que es quien menos pierde en caso de una
mala promoción, es el que más presión soporta.

Vista la forma en que se califica, examina y valida, es fácil concluir
que la formación académica de dos adolescentes que finalicen con éxito
sus estudios de secundaria puede variar en gran medida. Y ahora el
gobierno pretende someterlos a una prueba con un criterio muy distinto
al que ha estado sometido, para un fin que dudosamente pueda alcanzarse
de esta forma.  No puede entenderse el examen de reválida sino como una
medida ad-hoc, para los que los alumnos no están preparados. Un test que
no tiene sentido si no cambia todo el trasfondo de la LOGSE, y que no
puede hacerse de un plumazo, sin mediar con sus creadores ni con los
profesionales que la ponen en práctica.

¿Dónde están las soluciones? No hay varitas mágicas, y mucho menos a
corto plazo. Pero si pretendemos que la educación sea una ciencia,
difícilmente podrá actuar bajo el yugo del poder legislativo. Los
profesionales de la enseñanza necesitan inversión económica, tiempo y
confianza en su trabajo. En una burda analogía, el gobierno pretende
poner lienzo en imágenes que otros plasmaron desnudas, como en tiempos
de la inquisición. Ignorantes habrá antes y después de la reválida, pero
los más peligrosos no están en las aulas.

[1] Materiales curriculares para la ESO. Libro Azul, página 42. Junta de
Andalucía.
[2] Estruch Tobella, J. : “El debate educativo: lo accesorio y lo
fundamental”. El País, 22/6/2001
(http://www.elpais.es/suplementos/educa/20010521/aula.html)
[3] Según noticia publicada en El país, 11/2/2002, España ha disminuido
el gasto público en educación en un 0’4 % entre 1993 y 2001, situándolo
en un 4’5%, muy lejos del 6% marcado como objetivo.

                           ------------------

ASTROLOGÍA, ASTRONOMÍA Y ASTROFÍSICA: ¡OJO, NO ES LO MISMO!
Por: Inés Rodríguez Hidalgo

Hoy dedicamos “Un tiempo para el espacio” a explicar la diferencia entre
tres términos con la misma raíz que frecuentemente se confunden y
malinterpretan: Astrología, Astronomía y Astrofísica.

Muchas palabras de nuestra lengua que dan nombre a ramas del saber
terminan en ``logía'', del griego ``logos'', tratado.  Y así, el tratado
de la vida, se llama Bio-logía el de la lengua, Filo-logía, el de lo
antiguo, Arqueo-logía y un largo etcétera.
Sin embargo, por una desafortunada evolución del lenguaje, hoy el
tratado de los astros, NO se llama Astrología, ni los que nos dedicamos
a esta ciencia podemos llamarnos Astrólogos, como sería lo natural. Yo
me lamento a menudo de esto y de que mucha gente cuando se entera de que
trabajo en Astrofísica, me pregunta inmediatamente por los horóscopos,
cosa que me enfada bastante. Por eso voy a tratar de aclarar este lío.

En un diccionario encontraremos que:
Astrología es el estudio de la posición y movimiento de los astros, a
través de cuya interpretación SE PRETENDE conocer y predecir el destino
de los hombres y pronosticar los sucesos terrestres.
Por el contrario,
Astronomía (con el sufijo griego ``nomos'' que significa ``leyes'') es
la CIENCIA que trata de cuanto se refiere a los astros, principalmente
de las leyes que rigen sus movimientos.

La Astronomía se estudia en las universidades españolas dentro de la
carrera de Matemáticas ya que la resolución de las ecuaciones de
movimiento de los cuerpos celestes es un tema muy complejo digno de
constituir toda una rama de las Ciencias Exactas. Pero el concepto
actual de Astronomía es más amplio y designa en general a toda la
ciencia relativa a los astros y a la observación e interpretación de la
radiación que recibimos en Tierra procedente de cualquier parte del
Universo.

En los diccionarios hay una segunda acepción de Astrología:
``antiguamente Astronomía''.
Y ésa es precisamente la clave de la confusión, que en la antigüedad los
dos términos significaban lo mismo.

La primera referencia histórica que diferencia Astronomía de Astrología
data del siglo VII y se encuentra en las ``Etimologías'' de Isidoro de
Sevilla.

Para este autor la Astronomía es un saber abstracto que se dedica al
conocimiento de los movimientos y mutaciones del cielo.

Para la Astrología no da una definición precisa, pero distingue entre
dos tipos:

-la Astrología natural, un conjunto de conocimientos dentro de la
Astronomía, pero con carácter práctico en vez de abstracto, dedicados a
la observación del camino del Sol y de la Luna, y de determinadas
posiciones de las estrellas, significado éste que se ha perdido
totalmente con el tiempo

-y la Astrología supersticiosa, que se dedica a predecir el futuro a
través de las estrellas, a asignar una parte del alma y los miembros del
cuerpo y a ordenar el nacimiento y costumbres de los hombres según los
doce signos del cielo.
Isidoro la define así, la califica de supersticiosa y ya no le presta
más atención, pero es éste el concepto que ha llegado hasta nuestra
época.

Sólo queda explicar qué significa el término Astrofísica, la Física de
los astros. Se la puede considerar como una rama de la Astronomía que va
más allá del estudio de las posiciones y movimientos de los cuerpos
celestes, interesándose, además, por conocer sus propiedades,
estructura, origen y evolución, incluyendo al Universo como un todo.

La Astrofísica es una ciencia joven, nacida hace más o menos siglo y
medio con los primeros estudios de los espectros de los objetos
celestes, que dan información sobre su composición química y condiciones
físicas.
En nuestras universidades la Astrofísica es una orientación o
especialidad dentro de la carrera de Ciencias Físicas.

Resumiendo, antiguamente Astronomía y Astrología tenían el mismo
significado pero la primera es la ciencia más antigua, que se remonta a
más de 3000 años antes de Cristo, mientras que la segunda, tan antigua
como la anterior, NO es una ciencia, sino una actividad práctica que
pretende inferir una SUPUESTA influencia de los astros en el destino de
los seres humanos.
Actualmente los términos Astronomía y Astrofísica se utilizan
indistintamente o, en todo caso, el primero con carácter más general que
el segundo.

Así que yo soy astrofísica, o astrónoma, como más les guste, lo mismo
que mis colegas investigadores del IAC. Lo que no somos, seguro, es
astrólogos.

Esto es todo por hoy.
Cordiales y astrofísicos saludos.

[Nota] * Este artículo forma parte del guión de la sección "Un tiempo
para el espacio", dentro del programa "Canarias Innova", iniciativa de
la OTRI del IAC y apoyada por RNE en Canarias, Radio 1. Todas las
secciones pueden escucharse y/o leerse en
http://www.otri.iac.es/cinnova/index.html

                           ------------------

LA CIENCIA EN EL 2001: NANOCIRCUITOS, NEUTRINOS Y FAMILIA
Por: Javier Armentia

Hace un año resumíamos los avances científicos del último año del siglo
pasado titulándolo “el año del genoma”, y comentábamos cómo la
biomedicina iba a seguir siendo uno de los sectores claves dentro de los
descubrimientos. No era una predicción complicada, porque la
presentación del genoma humano, y de otros genomas de plantas y animales
abría una puerta grande para el mundo de la ciencia.

Anualmente, una de las principales publicaciones científicas, la revista
norteamericana Science, publicada por la asociación profesional de
científicos más importante del mundo, la “Asociación Americana para el
Avance de la Ciencia”, dedica el número de la última semana del año a
resumir los avances más relevantes, algo así como la lista de los más
vendidos en música o literatura, pero en este caso recogiendo los temas
que más han dado que hablar, o mayores implicaciones tienen para el
futuro. La preponderancia norteamericana que también se da en ciencia
hace que esta selección que realiza Science sea considerada poco más o
menos universalmente válida, y permite entender la razón por la cual en
los últimos años genera una especie de porras en diferentes países, en
las que se invita a descubrir cuál va a ser el palmarés. Esto sucede,
por ejemplo, en España, de la mano de la Asociación Catalana de
Comunicación Científica, una entidad que reúne a los periodistas
científicos de esta comunidad, pero en cuya lista de correo en Internet
participan profesionales de la comunicación de todo el país.

Finalmente, el pasado 21 de diciembre se publicaba el número de Science
y, en su portada, el ganador era un tanto inesperado, por tratarse de un
tema más relacionado con la tecnología: la electrónica molecular.
Posiblemente era una respuesta por parte de los editores de la
publicación ante lo obvio: la genómica, la proteómica volvieron en el
2001 a ser fundamentales, pero se podría correr el riesgo de que darnos
siempre en lo mismo. La elección, en cualquier caso, tiene una lógica
poderosa: los avances en tecnología de miniaturización de los circuitos
electrónicos son realmente sorprendentes, y además tienen implicaciones
para el futuro suficientes para considerar su trascendencia social.

En el año 2000, la carrera que se viene teniendo durante decenios por
conseguir circuitos electrónicos (la base de los ordenadores que están
por todos los lados ya) más pequeños ha conseguido llegar al nivel
molecular. Si fuera posible, se planteaban los expertos en el tema,
conseguir que elementos fundamentales de la electrónica como
transistores, puertas lógicas y otros componentes electrónicos básicos
tuvieran el tamaño de una molécula, no solamente se habría conseguido
alcanzar el límite de lo más pequeño (de ahí el nombre de
“nanoelectrónica”), sino que además se podrían abaratar costes en la
electrónica derivados de que circuitos más pequeños consumen menos
energía, pero sobte todo disipan menos. Esto permitiría simplificar los
sistema (un porcentaje importante de todos los elementos de un circuito
electrónico son auxiliares para solucionar el problema de la energía
disipada), y alargar su vida útil. En el 2001 se construyeron los
primeros circuitos moleculares, utilizando unas moléculas llamadas
rotaxanos, capaces de funcionar como un transistor. Aún se está muy
lejos de poder ensamblar un chip utilizando estos materiales, pero las
posibilidades son asombrosas: actualmente se fabrican microprocesadores
que permiten introducir cerca de 40 millones de transistores en el
tamaño de un sello de correos; estos avances podrían permitir que dentro
de 10 años en esa misma superficie se colocaran 60.000 veces más
transistores.

Otro de los avances reseñados en Science este año tiene también que ver
con la ciencia de materiales: los avances en el descubrimiento de
superconductores dieron más de una sorpresa, sobre todo cuando se pudo
comprobar que moléculas más sencillas que las que se venían estudiando
podían también resultar buenas candidatas incluso a temperaturas no
demasiado bajas. Puede que esta carrera produzca materiales
sorprendentes a precios más moderados.

En el ámbito de las ciencias biomédicas, el palmarés ha reconocido los
avances en los estudios del RNA. Aunque hace unos años el RNA se tomaba
como una molécula subsidiaria frente al DNA que contiene los genes y la
información de funcionamiento de los seres vivos, poco a poco se ha ido
comprobando que las interacciones de la “hermana menor” son tan
importantes a la hora de disparar la acción de los genes y que incluso
existen genes en el RNA propios, con funciones básicas a la hora del
funcionamiento de las máquinas celulares básicas, como los ribosomas que
producen las proteínas.

Paralelamente, el trabajo de la genómica y la proteómica abierto por la
publicación de los diferentes genomas sigue adelante, y a lo largo del
2001 se han ido identificando nuevos genes, y también aplicando estas
técnicas a otras especies de seres vivos: ya existen unos 60 genomas
secuenciados completamente.

La física ha proporcionado en el 2001 nuevos conocimientos sobre el
neutrino, una partícula fundamental que viene dando que hablar desde que
fuera imaginada por Wolfgang Pauli en 1930. Continuamente estamos siendo
atravesados por cientos de millones de estas partículas pequeñas, casi
sin masa y sin carga eléctrica, que se producen en las reacciones
nucleares de fusión que tienen lugar en el núcleo del Sol. Su número,
medido en enormes tanques de líquidos que pueden captar algunos de estos
neutrinos (que, por otro lado, interactúan tan poco con la materia que
pueden atravesar nuestro problema sin “chocar” contra nada las más de
las veces), había creado todo un problema en los últimos 30 años, porque
se medían menos de los que debería haber. Este año, los físicos han
conseguido comprender cómo estas partículas pueden oscilar entre varios
tipos, produciendo este defecto en la medida. Aún no se tienen todos los
parámetros teóricos de forma completa, pero el misterio de los neutrinos
se está desvelando.

Sin bola de cristal...

Predecir el futuro parece cosa ociosa, porque siempre surge algo
inesperado. Pero aparte de reconocer los hitos de la ciencia en el 2001,
como los que hemos reseñado y otros (relacionados con la mejor
comprensión de cómo se desarrollan las neuronas, guiadas por señales
químicas; o los avances en medicaciones anticancerosas llamadas “bombas
inteligentes”, capaces de actuar más eficientemente sobre los tejidos
dañados; o el consenso entre los científicos sobre la forma en que la
actividad humana altera el clima, produciendo el calentamiento global)
uno puede intentar acercarse a lo que nos irá trayendo el futuro cercano
en ciencia.

Una vez más, genoma será una palabra clave. Como será, en general todo
lo relacionado con las biotecnologías: hace poco más de un mes, una
empresa norteamericana publicitaba sus avances en la clonación humana,
desatando un injustificado ataque por parte de los sectores más
reaccionarios, que consideran que cualquier investigación con células
embrionarias humanas es ilícita. La realidad, sin embargo, va a traer la
confirmación de cómo este tipo de investigaciones (lo que se ha dado en
llamar clonación terapéutica) abre nuevas vías de ataque a enfermedades
que no puede, ni debe, ser soslayada por prejuicios irracionales.

2002 podría haber sido el año en el que el mayor radiotelescopio del
mundo, el de Arecibo, una antena de 300 metros de diámetro, dejara de
buscar objetos cercanos a la Tierra, dentro de un proyecto que pretende
censar los posiblemente más de 8.000 objetos que potencialmente podrían
chocar contra nuestro planeta. La administración Bush decidió el pasado
día 19 cortar la financiación del proyecto. Pero la presión de los
científicos ha conseguido una moratoria: posiblemente para el 2008 el
censo esté completo.

                           ------------------

"VENUS DETECTADO EN UN RADAR": COMENTARIOS A UN RECIENTE ARTÍCULO
Por: Manuel Borraz Aymerich. febrero / 2002

El boletín "Desclasificado" nº 2, accesible on-line en las páginas de la
web http://www.mundomisterioso.com , incluye un extenso artículo de
Bruno Cardeñosa titulado "Venus detectado en un radar". El texto gira en
torno al caso de los pilotos de un Mirage de la Base Aérea de Manises
que observaron un OVNI el 23 de septiembre de 1973, y considera
intolerable que el expediente oficial desclasificado a principios de los
noventa viniera acompañado de un diagnóstico muy concreto: los pilotos
habrían visto el planeta Venus. La música de fondo es la habitual en
este tipo de diatribas: "...nuestras autoridades procuran engañar a la
población, mantenerla alejada de la verdad, pactando con la mentira, la
falsificación y una serie de individuos que parecen tener un oscuro
interés por colaborar con las autoridades en la negación del fenómeno
OVNI... nuestro gobierno ha tratado de ocultar la auténtica realidad que
trasmiten nuestros expedientes X".

Lo que no sabe Cardeñosa es que la verdad es aún mucho más horrible de
lo que se imagina. Si mi memoria no me falla, fue mucho antes, hacia
1980, cuando pude conseguir la información militar sobre el caso.
Y -supongo que ahora puedo decirlo- fue pagando. Dinero en mano, no
miento. También puedo revelar que la operación tuvo lugar en un
mercadillo de ocasión. Aunque luego deduje que ya había pasado por otras
manos desde hacía dos o tres años, la documentación venía toda bien
encuadernada con unas tapas duras de color rojo donde podía leerse algo
así como: "OVNIS: Documentos Oficiales del Gobierno Español". Debajo
figuraba el nombre del informador, del que por ahora sólo puedo dar las
iniciales, J. J. B. También podía leerse "Plaza & Janés" en una esquina.
Editorial, lo llaman.

La horrible verdad es que un ufólogo civil había añadido a aquellos
documentos sobre el caso algunas páginas de preguntas retóricas y otras
sobre asuntos que no venían a cuento, sin profundizar en un análisis del
incidente. Pero no fue hasta 1987 cuando se me ocurrió hacer algunas
verificaciones elementales. ¿Qué podía ser aquella "estrella" de la que
sospechaba el Juez Informador, por haber llamado la atención a otros
pilotos durante aquellos días, en circunstancias similares?
Curiosamente, los cálculos ponían en evidencia que Venus estaba allí.
Dándole vueltas al asunto, la única conclusión que me parecía razonable
era considerar que el OVNI había sido Venus. Y ahora viene lo más
fuerte. Sé que cuesta creerlo pero es así. Había llegado a dicha
conclusión sin la más mínima presión por parte de personal militar, ni
de agentes de inteligencia, ni de "hombres de negro", ni siquiera de
familiares, amigos o conocidos, y ¡sin recurrir a ningún tipo de
manipulación de los datos! Posteriormente supe que otros que habían
examinado el caso eran de la misma opinión.

Volviendo al presente, no voy a detenerme a rebatir los argumentos que
esgrime Cardeñosa en su artículo en contra de esta hipótesis, por la
sencilla razón de que YA SE HA HECHO. Remito al trabajo "Mirage III
rumbo a Valencia", escrito en colaboración con V. J. Ballester Olmos y
J. Plana Crivillén, y publicado en "Cuadernos de Ufología", nº 22-23 (3ª
época, 1998).

Por cierto, muy buena su ocurrencia de atribuirlo a los "tres" miembros
de la "trama civil anti-OVNIs": Plana, Crivillent [sic] y Ballester...
También podría haber citado a un tal Olmos.

En fin, por último, me temo que hay algunos conceptos que no acaba de
tener claros. Veamos.
Dice el expediente:

---
"… Al llegar a 14 NM y sobre el radial, dicho avión comunica a GCA que
el objeto no identificado se desvía hacia la izquierda dirigiéndose a la
línea de costa; en ese momento se observaba en la pantalla un eco
parásito que se dirige a la línea de costa desapareciendo
inmediatamente".
---
Y dice Cardeñosa, tras destacar que el OVNI fue finalmente detectado y
no podría entonces ser Venus::
---
"Pero el MOA se lavó las manos arguyendo que el eco no identificado
era -como dice el escrito del controlador- parásito, dando por supuesto
que esa calificación equivale a falso. Y he aquí la primera "falsedad"
en el expediente desclasificado. En términos aeronaúticos se entiende
por parásito lo siguiente: "Perturbaciones o ruidos, de origen
industrial o atmosférico, que interfieren en comunicaciones
radioeléctricas". Pero Enrique Rocamora, faltando a una fraseología
especializada que conoce a buen seguro, engaña al sobreentender falso
como parásito.

La definición que he ofrecido es bien reveladora. Un parásito existe y
está ahí si la pantalla radar lo detecta. Y tiene dos posibles orígenes:
atmosférico o industrial. La primera probabilidad, debido a su repentina
aparición, veloz desplazamiento y condiciones meteorológicas, queda
fuera de lugar. Por lo tanto, es de suponer que en este caso el parásito
era "industrial". Es decir, un objeto sólido desplazándose a una
vertiginosa velocidad. El OVNI, "invisible" para el radar, en la primera
parte de la observación, estaba ahí. Y punto".
---

En efecto, un eco "parásito" es un eco real. Pero no un objeto real.
Imaginemos por ejemplo que la señal del radar se refleja por unos
instantes en un avión y, a continuación, en un vehículo en tierra,
retornando reflejada de nuevo por el fuselaje del avión. Puede que
aparezca momentáneamente en la pantalla de un radar primario un débil
blanco fantasma más allá del avión en una posición donde no habría nada.

Por otro lado, un parásito de origen industrial no es precisamente "un
objeto sólido desplazándose a una vertiginosa velocidad". Lo de
"industrial" no se refiere a navecillas fabricadas en serie en un
polígono industrial de Ganímedes... De hecho, no se refiere a objetos
sólidos. Se trataría de perturbaciones ("ruido", interferencias...)
ocasionadas por la actividad humana (motores, equipos de comunicaciones,
etc.).


ANEXO_________________________________________________________________


"...Por las siguientes razones, Venus no pudo ser lo que observaron los
dos pilotos aquel 26 de septiembre de 1973:

 1º Venus no puede ser detectado en un radar. Bajo ninguna condición.
 2º Venus no se acerca a gran velocidad en rumbo de colisión a un avión.
 3º Venus no sigue en rumbo paralelo a un caza durante diez minutos.
 4º Venus no acelera a una "velocidad imposible" (declaración textual
del
testigo al autor).
 5º Venus, desde el punto real de observación, no era visible.
 Y… 6º Reconociendo la capacitación profesional, honestidad y buen
criterio
de los pilotos, los capitanes Gea Durán y García Gea, no podrían -bajo
ningún concepto- cometer semejante equivocación".

[Referencia: "Venus detectado en un radar" (B. Cardeñosa),
Desclasificado, nº 2 (febrero / 2002) ]

Los comentarios que siguen han sido extraídos del artículo "Mirage III
rumbo a Valencia" (V. J. Ballester, J. Plana, M. Borraz), Cuadernos de
Ufología, nº 22-23 (1998). El lector encontrará respuestas a los "peros"
planteados arriba:

¿NO ES DEMASIADA CASUALIDAD QUE EL RADAR DETECTARA EL ECO
SIMULTÁNEAMENTE Y EN LA MISMA POSICION DONDE LOS PILOTOS OBSERVABAN EL
OVNI?

En primer lugar, la simultaneidad no fue tan perfecta dado que, según
consta, sólo se detectó algo al final del incidente.

En segundo lugar, parece razonable suponer que el operador del radar,
puesto al corriente del avistamiento, habría estado en disposición de
tomar en consideración cualquier eco espúreo que apareciera en la zona
de la observación visual y en aquellos instantes concretos, aunque en
otras circunstancias el eco hubiera pasado desapercibido o no hubiera
sido retenido como blanco.

A partir de ahí, si de estimar probabilidades es de lo que se trata,
hubiera sido interesante conocer con qué frecuencia se venían detectando
ecos espúreos con el equipo utilizado, por más que todos o la mayor
parte fueran adecuadamente descartados por los operadores en
circunstancias normales. Es posible que no fueran tan inhabituales
después de todo.

Por último, habría que poner al descubierto una falacia muy extendida
que revela un error conceptual grave. Es frecuente que las explicaciones
convencionales avanzadas para incidentes como el que nos ocupa sean
descartadas sin contemplaciones por algunos con la excusa de que son muy
improbables. En realidad, por paradójico que parezca, la probabilidad de
que un suceso inusual haya sido debido a algo improbable no tiene por
qué ser necesariamente pequeña.

En el presente caso, ni siquiera hace falta detenerse en disquisiciones
de este tipo. No olvidemos que la posibilidad de que los pilotos
observaran Venus es aquí mucho más que una mera presunción: ¿acaso no es
demasiada casualidad que los pilotos observaran el OVNI en la misma
posición donde se encontraba Venus? ¿Y no es demasiada casualidad que
además el OVNI tuviera el aspecto que podía presentar Venus -una simple
luz-, se comportara aparentemente como podía haberlo hecho el
planeta -manteniéndose visible a un costado- y desapareciera
aproximadamente cuando Venus se ocultaba...?

¿DESDE CUANDO LOS PLANETAS PUEDEN ACERCARSE A 4 MILLAS DE DISTANCIA DE
UN AVION?

La pregunta es engañosa. Todo lo que sabemos es que los observadores
apreciaron una distancia al objeto de unas 4 millas náuticas (unos 7,4
km). Como ignoraban la naturaleza del fenómeno observado, cabe pensar
que debieron equiparar la luminosidad de la luz con la que podía
presentar un avión convencional a esa distancia. Este parece el origen
más razonable de su estimación.

¿Puede un astro brillante mostrar una luminosidad comparable a las luces
de un avión situado a unos kilómetros de distancia? Evidentemente sí.

VENUS NO SE DEDICA A MANIOBRAR EN EL AIRE NI A SEGUIR AVIONES.

Efectivamente. Pero es indiscutible que, dentro de ciertos límites,
puede llegar a dar esa impresión. Veamos.

¿Cómo puede distinguir un observador si una luz que aparece ante su
vista en el cielo nocturno se le está acercando en "rumbo convergente" o
simplemente está aumentando de intensidad luminosa sin cambiar de lugar?
¿Cómo discernir si se trata de una luz que se aleja o de una luz inmóvil
cuya intensidad se debilita? Para poder juzgar tales situaciones, el
observador tiene que saber antes qué es lo que está observando, pero hay
ocasiones en que no tiene manera de saberlo. Si un piloto en vuelo
nocturno mira hacia arriba y observa una luz puntual que incrementa su
brillo durante cierto tiempo es posible que piense estar observando
algún planeta o estrella brillante. Ahora bien, si observa la misma luz
aproximadamente a su nivel, a la altura de su vista, lo más probable es
que se pregunte qué tipo de avión se le está acercando.

Pero aún hay más. ¿Cómo puede saber un piloto en vuelo nocturno si esa
luz que observa a un costado, siempre en la misma dirección (sin variar
su posición respecto a las estrellas), es un astro o pertenece a una
aeronave que vuela en paralelo con la suya? De nuevo se trata de una
situación ambigua que sólo podrá abordar con ayuda de suposiciones o
informaciones complementarias. Si se trata de un lucero cerca del
horizonte, quizás reconozca el astro en cuestión por su situación (este,
oeste, etc.). Si se trata de un avión, quizás acabe apreciando luces de
posición u observando movimientos reveladores. Quizás consulte a los
controladores aéreos para zanjar la cuestión. Lo que está claro es que,
a falta de pistas, a un piloto no podemos reprocharle que piense en
algún posible avión siguiendo su mismo rumbo al observar una luz situada
a un costado de su propio avión y a una altura aparentemente similar.

Volviendo al caso de 1973, no sólo no hay evidencia concluyente de
cambios de rumbo del objeto observado sino que ni siquiera puede
demostrarse que dicho objeto estuviera en movimiento. Por una parte, los
testigos nos hablan de un rumbo convergente inicial y un alejamiento
final: un foco luminoso distante, fijo en una posición, pero
experimentando variaciones de intensidad luminosa, bien pudo dar estas
impresiones. Entretanto, el objeto voló en paralelo con los
observadores: de nuevo tenemos que un foco luminoso distante, fijo en
una posición, pudo dar esa impresión. Si a esto añadimos que la posición
en cuestión se correspondía prácticamente con la del planeta Venus, la
conclusión parece evidente.

SI VENUS SE OCULTABA POR EL HORIZONTE, ¿COMO PUDIERON VERLO LOS PILOTOS?

De entrada debe quedar claro que, con buena visibilidad, el planeta era
observable con una elevación aparente mayor o igual a 0º durante el
tiempo que duró el avistamiento. [...] La elevación aparente -es decir,
la que puede apreciar un observador-, es algo mayor que la elevación
real debido a la desviación que sufren los rayos de luz en la atmósfera,
especialmente cerca del horizonte. Insistimos: Venus todavía no se había
ocultado.

La otra cuestión que hay que tener presente es que los pilotos se
encontraban a miles de metros de altura. Debido a la esfericidad de la
Tierra, el horizonte sensible de los observadores ya no se encontraba,
para entendernos, a la altura de su vista (elevación 0º), como sería en
el caso de un observador situado a nivel del mar, sino algo más abajo. A
7.000 pies de altura, por ejemplo, el horizonte sensible queda a -1,5º
de elevación, aproximadamente. Por consiguiente, desde esa altura, Venus
situado a 0º de elevación todavía no está oculto sino que aparece
desconectado -ligeramente por encima- del horizonte que delimita el
paisaje. Si las condiciones de visibilidad son óptimas, un observador
lo puede seguir viendo todavía durante algunos minutos, mientras el
astro desciende algo más de un grado.

ES MUY IMPROBABLE QUE PILOTOS MILITARES, AUTENTICOS PROFESIONALES DEL
AIRE, TOMEN UN PLANETA POR UN OVNI.

Es muy improbable. En otras palabras: puede suceder, aunque en raras
ocasiones. De entrada, nada hace descartar que ésta pueda ser una de
esas raras ocasiones. No admitirlo así, sería como creer a pie
juntillas, por ejemplo, que un buen policía con largos años de servicio
nunca dispararía a alguien que le apuntara con una pistola de juguete.

Pero si circunstancias particulares y algo de deformación
profesional -como veíamos antes- podrían haber dado lugar a una
confusión de los pilotos en este caso, ¿no habrán ocurrido incidentes
parecidos en otras ocasiones? Efectivamente, y se dispone de
innumerables ejemplos, unos pocos relacionados muy probablemente con
Venus [...] y otros muchos en relación con meteoros y otros fenómenos
aéreos [...]. No obstante, para tranquilidad de quienes viajan en avión,
hay que señalar que no son situaciones que se produzcan todos los días,
ni mucho menos.

Y si es así, ¿no tendría que haber casos en que los pilotos se hayan
llegado a dar cuenta de su error? También se dispone de este tipo de
testimonios, imprescindibles para hacerse una idea global y ponderada
[...]. Claro está que estos casos, salvo excepciones, nunca han atraído
a los coleccionistas de misterios ni son anécdotas a las que los pilotos
deseen dar mucha publicidad.

[Nota] * Manuel Borraz Aymerich es Ingeniero Superior de
Telecomunicaciones en Barcelona

                           ------------------

EL COLOR DE UNA GATITA CLONADA
Por: Félix Ares de Blas

Hace muchos, muchos años, en el siglo XVII, se tejía en la ciudad de
Calicut (India, hoy con el nombre de Kozhikode) un tejido de algodón que
tenía dos colores distribuidos como “parches”, moteada de colores, un
“colage”. A ese tejido en Europa se le llamó Calicó.

A las gatas moteadas que tienen tres colores, distribuidos como manchas
en todo el cuerpo, se las llama gatas calicó, o “gatas españolas”. Y
digo “gata” y no “gato”, pues si vemos un “gato” tricolor, lo más
probable es que sea “gata”.

La razón estriba en que los colores están muy relacionados con los
cromosomas sexuales. Recordemos que una hembra tiene dos cromosomas X
(XX) y el macho tiene un cromosoma X y otro Y (XY). Pues bien, en los
gatos, el gen O (Orange: naranja) funciona de un modo curioso. Está
relacionado con el gen X. Si una gata tiene dos genes OO resulta una
gata calicó (tricolor). El gato es imposible que tenga OO - puesto que
en Y no está -. El comportamiento en el gato macho es muy curioso: OY es
de color naranja; oY es de color NO-Naranja.

Para ser tricolor hay que ser GATA o...
...o tener un defecto genético. Algunos gatos son tricolores porque
tienen un cromosoma de más, es decir son XXY. Son tricolores, pero son
estériles. Este caso se da en un gato cada 3 000. Más raro todavía es
que sean fértiles; gatos tricolores fértiles se dan en  la proporción de
uno cada 10 000.

Por tanto, si vemos un gato “tricolor” lo más probable es que sea GATA.

Esta mañana me han preguntado por el color de la gatita recientemente
clonada en Texas.
Estaban sorprendidos: ¿si es clónica como es que el color es diferente?

La verdad es que cuando me lo han contado yo también me he sorprendido;
pero he leído lo que decían las noticias y creo que la respuesta es
clara: los colores de la gatita son los mismos que los de su madre
“genética”, pero la distribución de los dibujos en la piel no es la
misma.

La razón es simple: los colores están definidos por los genes, la
distribución de dibujos no lo está. En ésta influye tanto el genotipo
como las circunstancias ambientales, eso que yo a veces he llamado su
experiencia vital.

Esto me reafirma en lo que ya he dicho muchas veces. Un clón no es una
fotocopia. Una cosa es el genotipo (los genes) y otra muy distinta el
fenotipo (cómo se manifiestan esos genes). Con el mismo genotipo se
pueden tener fenotipos muy diferentes.

Si clonamos a Hitler, el resultado puede ser una bellísima persona, nada
racista.

Si clonamos a una persona para sustituir a otra (a un hijo, a una novia,
a un novio) obtendremos una persona físicamente parecida (sólo
parecida), pero con una organización cerebral muy diferente, puesto que
esta organización es dinámica y se va creando a lo largo de la vida,
desde la fecundación hasta la muerte.

A los dos meses, el feto, está creando neuronas a un ritmo de 250 000
diarias, de las que sólo sobreviven la mitad. ¿Por qué mueren 125 000
neuronas diarias? Porque sus conexiones son más ineficaces que otras,
por azar, etc. Es decir, nuestras conexiones cerebrales durante el
desarrollo fetal dependen de nuestra suerte, de la cantidad de hormonas
de la madre, del calor, del frío... de mil factores, que hacen que sea
imposible obtener dos cerebros iguales (fenotipo), por mucho que los
genes lleven el mismo plan de construcción (el genotipo).

Al nacer, el bebé tiene 100 000 millones de neuronas que empiezan a
interconectarse –de acuerdo con la experiencia vital—a una velocidad de
vértigo: 250 000 conexiones diarias. Esas conexiones definen la
personalidad, lo que vemos, lo que oímos, en qué idioma oímos, qué
fonemas entendemos, etc. Y esto depende de nuestra experiencia y no sólo
de los planos de construcción (genes). Podríamos decir que los planos de
construcción son bastante genéricos y que dicen algo así como “ahora
interconecta las neuronas de acuerdo con lo que vayas experimentando”.

Un ejemplo dramático lo tenemos en ciertas experiencias sobre la vista.
Por ejemplo, si a un gato le ponemos un parche en el ojo derecho, la
parte de cerebro que entiende ese ojo se atrofian y perderá la visión
estereoscópica.... y, por supuesto, eso no le ocurre a su hermano
gemelo.

Así podríamos seguir poniendo ejemplos, pero no merece la pena. El
mensaje es muy claro: cada persona es diferente y no es posible la
clonación “cerebral”.

Para más información:
La chatte d’Espagne
http://www.animaniac-fr.com/chat/racechat/chatespagn.htm
BBC http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science/newsid_1821000/1821453.stm
Fotos de la gatita, que es una monada. Aquí veréis a la gatita, su madre
genética y su madre genético-mitocondrial
http://www.nature.com/nature/journal/v415/n6874/fig_tab/nature723_F1.htm
l
http://cooltech.iafrica.com/technews/898596.htm
Extracto de Nature:
http://www.nature.com/cgi-taf/DynaPage.taf?file=/nature/journal/v415/n68
74/full/nature723_fs.html

                           ------------------

¿SON COMPATIBLES LA CIENCIA Y LA RELIGIÓN?
Por: Paul Kurtz
Traducido al español por: Miguel Ángel Lerma (ARP-SAPC Traductores)

Necesitamos separaciones entre religión y ciencia, ética y estado.
Pero hay un dominio apropiado para la religión, y en este sentido
ciencia y religión no son necesariamente incompatibles. Ese dominio es
evocativo, expresivo, emotivo.  La religión presenta poesía moral,
inspiración estética y expresiones dramáticas de esperanza existencial y
anhelos.
Paul Kurtz

Recientemente ha habido muchas conferencias en las que se ha discutido
la relación entre ciencia y religión. La Templeton Foundation, por
ejemplo, ha prestado su apoyo a numerosas conferencias sobre este tema.
Muchos de los participantes en estas discusiones aparentemente suponen
que ciencia y religión son compatibles. Argumentan que no hay
contradicción entre ellas, y algunos incluso sostienen que la ciencia
confirma los principios básicos de su fe religiosa. Sospecho que la
mayoría de los participantes en esta conferencia, formada
predominantemente por escépticos y no teistas, no están de acuerdo.

Hay muchas áreas en las que religiosos y científicos realizan
afirmaciones radicalmente diferentes.  Algunas de ellas son: (1) ¿El
alma existe como una entidad separada y distinta o es una función del
cerebro? (2) ¿La ciencia proporciona evidencia de "diseño inteligente" o
la biología evolutiva es suficiente?  (3) ¿Se puede influir el proceso
de curación de las personas rezando por ellas a distancia o los test
realizados son completamente no fiables? (4) ¿Hay evidencia empírica
para la afirmación de que las "experiencias de muerte próxima" nos
capacitan para alcanzar "el otro lado" o hay explicaciones fisiológicas
y psicológicas alternativas de dichas experiencias? (5) ¿Los mediums
bajo ciertas condiciones pueden comunicar con personas fallecidas o los
protocolos de dichas pruebas son demasiado flojos? (6) ¿La hipótesis del
Big Bang apunta a Dios como la causa del universo o dicha afirmación cae
más allá de la ciencia y es meramente especulativa?

Al tratar de esos temas surgen varias cuestiones: ¿Se están presentando
teorías coherentes e hipótesis comprobables?  En ese caso ¿cuál es la
evidencia en su favor?  ¿La explicación religiosa o paranormal sobrevive
el escrutinio crítico?

Los escépticos se han centrado en el examen de afirmaciones
paranormales.  No se ocupan de afirmaciones religiosas "per se", salvo
cuando pueden ser examinadas empíricamente.  Los humanistas seculares,
por otro lado, sí desean ocuparse de afirmaciones religiosas,
comprobándolas lo mejor que pueden.  Curiosamente la línea divisoria
entre lo paranormal y la religión se ha difuminado y con frecuencia es
difícil saber cuándo se está tratando con fenómenos paranormales y
cuándo con fenómenos religiosos.  Por tanto el espiritismo, las
experiencias de muerte próxima y las comunicaciones con los muertos
interesan tanto a investigadores paranormales como religiosos.  Lo mismo
sucede con la apelación al diseño inteligente (un argumento filosófico
clásico), ahora introducido en la biología evolutiva y la cosmología.

He propuesto usar el término "paranatural" para referirse a afirmaciones
religiosas susceptibles de algún tipo de resolución empírica y no son
trascendentes o sobrenaturales.  En este sentido son similares a las
afirmaciones paranormales comprobables.

Un buen ejemplo de solapamiento es la creencia popular en que
misteriosos seres extraterrestres inteligentes y benéficos visitan
terrícolas y los llevan a bordo de naves espaciales.  Éste es un
fenómeno cuasirreligioso reminiscente de los ángeles y otros seres
divinos o semidivinos de eras anteriores.  La desaparición de los
alienígenas de Roswell no es diferente del sepulcro vacío del Nuevo
Testamento.

Para analizar la relación entre ciencia y religión tenemos que definir y
caracterizar cada dominio.  Muchos consideran que la religión ofrece una
clase especial de verdad espiritual superior.  Mantienen que hay dos
clases de verdades: (1) las verdades de la ciencia, obtenidas usando los
métodos de indagación científica y comprobando las afirmaciones
empírica, racional y  experimentalmente, y (2) las verdades de la
religión, que trascienden las categorías del hecho empírico y la lógica.
Los escépticos lógicamente dudan de esta última afirmación.

Los métodos más fiables, insisten, son los que satisfacen los estándares
objetivos de verificación y justificación. Las afirmaciones históricas
de revelación en los antiguos textos sagrados están insuficientemente
corroborados por testigos oculares fiables o están basados en
tradiciones orales cuestionables. Fueron compilados durante muchas
décadas, incluso siglos tras la supuesta muerte de los profetas. Muchas
afirmaciones milagrosas encontradas en la Biblia y el Corán (por ejemplo
las afirmaciones sobre curaciones o exorcismos en el Nuevo Testamento, o
la narración de la creación en el Viejo Testamento) no son fiables.
Expresan la ciencia primitiva de un antiguo pueblo nómada y agricultor,
y no resisten el escrutinio científico contemporáneo.

Desafortunadamente algunos defensores de las religiones históricas con
frecuencia han usado sus credos para bloquear o censurar la indagación
científica. La libertad de indagar en la ciencia es esencial para la
civilización humana; cualquier esfuerzo tendente a eliminar la
investigación científica es contraproducente.

Una buena ilustración de esto es el esfuerzo actual de algunos para
restringir la investigación en células madres embrionarias sobre bases
morales o religiosas. Se argumenta que si una célula se empieza a
dividir, incluso en solo seis u ocho células, el "alma" de una persona
ya está implantada, y que cualquier esfuerzo de experimentar con ella es
"inmoral". El postular un alma para prohibir la indagación científica es
reminiscente de la supresión de Galileo y de la enseñanza del
Darwinismo. Por tanto en la medida que la religión afirme proporcionar
algún tipo de imprimatur sobre la investigación científica necesitamos
una separación de religión y ciencia.

Una segunda área concierne la relación entre ciencia y moralidad.
Traigo aquí este tema a colación porque mucha gente piensa que la
principal función de la religión es moral. Stephen Jay Gould en el
Skeptical Enquirer habló sobre dos magisterios, ciencia y religión, que
dice no compiten y no se contradicen entre sí [1]. El dominio de la
ciencia trata de la verdad, dice, el de la religión trata de la moral.
De hecho yo argumentaría que debe haber también una separación entre
ética y religión. Los religiosos no tiene competencia especial en la
formulación de juicios morales. Digo esto porque se ha invertido un gran
esfuerzo en la historia de la ética – desde Aristóteles hasta Espinoza,
Kant, John Stuart Mill y John Dewey – para demostrar que la ética puede
ser autónoma y que es posible formular juicios éticos basados en la
indagación racional. Hay una lógica de los juicios de práctica, reglas
para la toma eficiente de decisiones y conocimiento ético que podemos
desarrollar independientemente de un marco religioso. La ciencia tiene
un papel que jugar aquí, puesto que puede expandir los medios a nuestra
disposición (tecnología) y puede
modificar los juicios de valor a la luz de los hechos del caso y sus
consecuencias. Mucha gente hoy cree erróneamente que no se puede ser
moral sin un fundamento religioso. Desde el Renacimiento la laización de
la moralidad ha continuado bastante independientemente de los mandatos
religiosos.

Una tercera área que se ha debatido ardientemente en el mundo moderno es
la relación entre religión y estado. La mayoría de los demócratas
defiende hoy la separación de religión y estado; dicen que aunque los
religiosos tienen todo el derecho a expresar su punto de vista en el
foro público, la religión debería ser primariamente un asunto privado.
Las religiones no deberían buscar imponer sus principios morales sobre
toda la sociedad. Los estados democráticos deberían ser neutrales en la
profesión de principios religiosos.

¿Cuál es entonces el dominio apropiado de la religión?  ¿Queda algo para
la religión?

Mi respuesta es afirmativa. Esto puede sorprender a los escépticos, pero
creo que la religión y la ciencia son compatibles, dependiendo por
supuesto de qué se entienda por religión. La religión ha realizado una
importante función que simplemente no se puede dejar de lado. Las
religiones continuarán con nosotros en el futuro previsible y no se
marchitarán fácilmente. Sin duda mi tesis es controvertida: sostengo que
el lenguaje religioso no es primariamente descriptivo ni es
prescriptivo. Las funciones descriptiva y explicativa del lenguaje están
bajo el dominio de la ciencia, las prescriptiva y normativa son
funciones de la ética. Estos dos dominios, la ciencia y la ética, tienen
cierto tipo de autonomía. Ciertamente en el dominio político los
religiosos no tienen ninguna competencia especial, lo mismo que en el
dominio moral. Se debería dejar a cada ciudadano de una democracia la
expresión de sus puntos de vista políticos. Igualmente respecto al
desarrollo de una personalidad moral capaz de realizar juicios morales.

Si éste es el caso, ¿qué es lo apropiado para el campo religioso?

Sostengo que el dominio de lo religioso es evocativo, expresivo,
emotivo. Ofrece poesía moral, inspiración estética, rituales
ceremoniales que representan y dramatizan la condición humana y los
intereses humanos, y busca saciar la sed de significado y propósito. Las
religiones (al menos las de revelación) funcionan mediante parábolas,
metáforas narrativas, historias, mitos, y enmarcan lo divino en forma
humana (antropomórfica). Expresan los anhelos existenciales de los
individuos mientras se esfuerzan en arreglárselas con el mundo que se
encuentran y en hallar significado frente a la muerte. El lenguaje
religioso en este sentido es escatológico. Su función primaria es
expresar "esperanza". Si la ciencia nos da verdad, la moralidad el bien
y el mal, y la política la justicia, la religión es el campo de la
promesa y la esperanza. Su principal función es superar la desesperación
en respuesta a la tragedia humana, la adversidad y el conflicto, los
brutos, inexplicables, contingentes y frágiles hechos de la condición
humana. Bajo esta interpretación las religiones no son primariamente
verdad, ni son primariamente buenas o correctas, o incluso justas;
simplemente son, si se quiere, "evocativas", un intento de trascender la
contrición, el miedo, la ansiedad, el remordimiento, de proporcionar
consuelo para el corazón dolorido - al menos para mucha gente si no para
todos.

Añadiría a esto que los sistemas religiosos de creencias, pensamiento,
emoción y actitud son productos de la imaginación creativa humana.
Trafican con fantasía y ficción, tomando las promesas de figuras
históricas hace tiempo olvidadas y dotándolas de significado cósmico.

No deberíamos dejar de lado el papel de la imaginación creativa, la
fantasía y la ficción. Están entre las más poderosas expresiones de
sueños humanos y esperanzas, ideales y anhelos. ¿Quién habría imaginado
que la serie de libros de ficción "Harry Potter" de J.K. Rowling o "El
Señor de los Anilos" de J.R.R. Tolkien encantarían a la gente joven, o
que tantos seres humanos serían fascinados por novelas, películas y
obras de teatro ficticias?  La creativa imaginación religiosa teje
cuentos de consuelo y esperanza. Son expresiones dramáticas de anhelos
humano, que permiten a los humanos superar aflicción y depresión.

Con esa interpretación de religión como poesía existencial dramática,
ciencia y religión no son necesariamente incompatibles, porque se
aplican a intereses y necesidades humanos diferentes.

Un reto especial al naturalismo surge en este punto. Creo que la mayoría
de nosotros estaría de acuerdo en que el "naturalismo metodológico" es
el principio epistemológico básico de las ciencias, concretamente el
hecho de que deberíamos buscar explicaciones causales naturales para los
fenómenos, comprobándolos con los métodos de la ciencia. El "naturalismo
científico" por otro lado va más allá, porque rechaza como no
evidenciales la postulación de metáforas ocultas, la invocación de
fuerzas divinas, espíritus, fantasmas o almas para explicar el universo,
e intenta funcionar con explicaciones materialistas, fisicoquímicas, o
naturalistas no reduccionistas. La frenética oposición al darwinismo hoy
está claramente basada en el temor de que el naturalismo científico
socave la fe religiosa.

Si éste es el caso, el gran reto del naturalismo científico no está en
el área de la verdad sino de la esperanza, no del bien sino de la
promesa, no de lo justo sino de la expectativa - a la luz del carácter
trágico de la condición humana. Esto está en rígido contraste con los
hallazgos del neodarwinismo, que reconoce que la muerte es definitiva,
no solo la de cada individuo, sino la posible extinción algún día en el
futuro remoto de la misma especie humana. Los evolucionistas han
descubierto que millones de especies se han extinguido. ¿No le esperará
la misma suerte a la especie humana?  Los cosmólogos indican que en
cierto momento parece probable que el Sol se enfriará, y de hecho en el
futuro lejano un Big Crunch puede acabar con el universo entero. Otros
hablan de un enfriamiento profundo. Algunos aficionados a "Star Trek" se
inspiran en la ciencia ficción y dicen que quizá algún día dejaremos la
Tierra y habitaremos otros planetas y galaxias. No obstante en algún
momento la muerte no sólo del individuo sino de nuestra especie, nuestro
planeta y nuestro sistema solar parece probable.

¿Qué depara esto para la condición humana final?

Vivimos en una época en la que las dimensiones del universo se han
expandido enormemente en los niveles microscópico y macroscópico.
Estamos hablando de dimensiones de miles de millones de años luz. Mucho
de esto se basa en extrapolación especulativa, sin embargo podemos
preguntar, ¿la imagen naturalista aplasta la aspiración humana?
¿Destruye y socava la esperanza?  ¿Proporciona suficiente consuelo para
el espíritu humano?  Desde esta perspectiva el tema central para los
humanos es la cuestión del "coraje". ¿Podemos vivir una vida plena en
vista de la extinción humana final?  Éstas son cuestiones de gran escala
y sin embargo centrales para la conciencia religiosa. ¿Puede el
naturalismo científico, en la medida que socava el teísmo, proporcionar
una realización alternativa poética y dramática de la condición humana,
que ofrezca esperanza y promesa?  Gran cantidad de valientes individuos
pueden vivir vidas significativas e incluso prosperar aceptando la
posible muerte lejana de la especie y del sistema solar.
Pero muchos otros seres humanos (quizá la mayor parte de la humanidad)
no pueden aceptarlo. Anhelan inmortalidad y la religión satisface su
necesidad. Muchos otros no se desvelan preocupándose por lo que sucederá
dentro de cinco, diez o quince mil millones de años. Encuentran que la
vida vale la pena en sí misma aquí y ahora.

En conclusión permítaseme decir que vivimos un periodo de exacerbada
religiosidad en Estados Unidos. Parece que está surgiendo un nuevo
paradigma espiritual que impugna tanto el naturalismo científico como el
metodológico. Estados Unidos es una anomalía en este sentido,
especialmente en contraste con la disminución de las creencias
religiosas en Europa. Encuestas científicas recientes sobre creencias en
países europeos (Francia, Alemania, Inglaterra y otros, incluso Japón)
indican que el nivel de creencia en un ser teísta y la práctica
institucional de la religión organizada han disminuido
considerablemente, sin embargo esas sociedades altamente laicas
ejemplifican buen comportamiento moral y son con mucho menos violentas
que Estados Unidos. La opinión de que sin religión no se puede tener una
vida con significado o una elevada motivación es así puesta en
entredicho. No deberíamos tomar la predisposición religiosa reinante en
Estados Unidos hoy como necesariamente universal para todas las
culturas.

[Nota] *[1] Gould, Stephen J. 1999. "Non-Overlapping Magisteria"
Skeptical Inquirer July/August 23 (4).
Paul Kurtz es Presidente del Center for Inquiry y Profesor de Filosofía
Emérito en la State University de Nueva York en Buffalo. Este artículo
sirvió como introducción de la conferencia del Center for Inquiry
"Ciencia y religión: ¿son compatibles?"  Nov. 9-11, 2001, en Atlanta.
Título original: "Are Science and Religion Compatible?", Skeptical
Inquirer, March/April 2002, 42-45.
Traducción al español: Miguel A. Lerma, 21-febrero-2002.

                           ------------------

La Voz de Galicia http://www.lavozdegalicia.com

RAMÓN NÚÑEZ, DIRECTOR DE LOS MUSEOS CIENTÍFICOS CORUÑESES: «HAY GENTE
QUE CUANDO NO ENTIENDE NADA SE INVENTA A DIOS»
Por: Jacinto Ruíz
Artículo enviado por: Luis Alfonso Gámez

Ramón Núñez es un científico que utiliza la amabilidad como argumento.

Cualquier tema es bueno para ser tratado y siempre parece tener una
respuesta pensada. Sólo la relación de los nacionalismos y la cultura
parece quebrar esa armonía y sientes que, tal vez, preferiría otra
pregunta, aunque, al final, sentencie con un «la ciencia no tiene
patria, gracias a Dios», algo insólito en un hombre tan poco dado a
encomendarse a la divinidad. Todo ello, naturalmente, sin descomponer el
tono de comunicador que encierra un fondo profesoral, recuerdo de otros
tiempos.

Pregunta-. Una de las pocas acusaciones que se hace a los museos que
dirige es su desgalleguización. ¿Es algo deliberado?
Respuesta-. No, no, que va. Lo que sucede es que no es posible una
desgalleguización cuando no hay nada que galleguizar. El discurso
científico es universal. La ciencia no tiene apellidos nacionales. Un
día me sugirieron por qué no había un día de las ciencias gallegas, como
lo hay de las Letras y dije que yo no soy capaz de hablar de una ciencia
gallega, porque no existe, como no la hay peruana, sueca, ni de ningún
sitio. Estamos, eso sí, preparando una exposición sobre científicos
gallegos. La ciencia no tiene patria, gracias a Dios.

Ramón hace una pausa y reposa su espalda sobre el asiento y descruza los
brazos sobre su chaqueta verde a cuadros pequeños. Lleva un conjunto
combinando una corbata del mismo color, camisa amarilla y pantalón gris
azulón. Prosigue.

R-. No soy nacionalista de ninguna nación. Para mí, el concepto de
patria no me resulta útil. Me definiría como el viejo griego:
cosmopolita, ciudadano del mundo, y me siento hermano de cualquier
habitante de cualquier lugar. Nacer en una determinada parte del globo
no da derechos especiales sobre los que no lo han hecho.
P-. ¿Sin el apoyo de Francisco Vázquez hubiera llegado a donde está?
R-. No, de ninguna manera. En mi etapa docente, hace 18 años, también
tenía metas y era feliz, pero aquella tarea no conllevaba la repercusión
pública de ahora, aunque sí en su clave humana. El que Paco Vázquez
llegase a ser alcalde y fuésemos amigos desde niños le daba la
posibilidad de saber con quien podía contar para hacer cosas en el
Ayuntamiento y a mí el proponerle proyectos que me gustaría hacer. Es
como juntar el hambre y las ganas de comer. El que una persona crea en
ti, apoye tus ideas y las haga realidad es un privilegio, y el que use
dinero público una enorme responsabilidad. En ese punto tienes que ser
persona y saber que estás usando recursos del pueblo, de gente que le
cuesta mucho esfuerzo ganarlo. Eso significa que tienes que poner mucha
entrega, dedicación y excelencia.
P-. Hubo una época en la historia de Europa en la que las catedrales
eran los emblemas de las ciudades. Ahora, son los museos. ¿Es un nuevo
Renacimiento?
R-. Ya quisiéramos. Es cierto que se ha producido un tránsito, aunque la
Europa moderna ya destinó grandes edificios para sus museos nacionales,
como el Louvre, el Prado, el de Ciencias Naturales o el British Museum.
Lo que pasa es que a la hora de usar el componente religioso se está
haciendo de manera diferente. Es decir, no se trata de provocar el
ambiente de respeto y veneración que buscaban los museos tradicionales.
El objeto que se exponía era algo así como: tomad y contemplad, es una
obra de arte. Era una auténtica consagración. Este componente se
mantenía y es donde la irrupción ha sido revolucionaria. Los de la
familia de la Casa de las Ciencias en A Coruña cogen el hilo del Palais
de la Decouvèrte y si quieres el Exploratorium de San Francisco y rompen
el molde. No hay nada que venerar, son los que se llaman conceptuales a
diferencia de los objetuales. Son los primeros museos laicos, sin dogmas
y sólo son catedrales desde el punto de vista formal.
P-. ¿Hacia dónde va la ciencia?
R-. Yo creo que es multidireccional. No tiene un camino definido. Por un
lado, va hacia donde marca la economía ¿y qué marca?, pues aquellas
cosas que pueden detectarse como necesidades por parte del Primer Mundo.
Otras líneas son un poco más libres, no tienen unos intereses tan
inmediatos o corresponden a la iniciativa de personas. El motor más
potente de direccionamiento de la ciencia es el económico.
P-. ¿Qué opina de la clonación humana?
R-. Es una técnica de laboratorio que posibilita que se hagan muchas
cosas y en el futuro se utilizará para todo, fundamentalmente en el
terreno de las investigaciones de orden terapéutico. También creo que
algunas personas lo usarán como método de reproducción.
P-. Arsuaga cree que el hombre finalizó ya su evolución y que todo lo
que venga en adelante será a causa de manipulación genética. ¿Está de
acuerdo?
R-. Creo que tiene muchas posibilidades de ser cierto. De hecho, uno de
los logros, sin que esto tenga connotaciones ni positivas ni negativas
más fuerte de la especie humana -recalca con un gesto de sus dedos- fue
alterar por completo el mecanismo que se solía llamar de la Naturaleza.
La gente que dice hay que hacer las cosas naturales, se olvida que tomar
antibióticos o someterse a una operación es alterar el curso de la
Naturaleza. Lo natural es que a los diez años lleguen sólo los que han
pasado esa carrera de enfermedades infantiles. Sin embargo, nos hemos
dedicado a erradicar otros organismos como bacterias y virus, inventando
vacunas y antibióticos. Eso es una guerra contra competidores en la
Naturaleza.
P-. ¿Cree que la investigación científica debe estar limitada por la ley
o debe ser libre?
R-. Puff, (resopla) toda la actividad científica, como toda la actividad
humana, debe estar sometida a unas leyes, a un código penal, uno civil y
otro criminal, y casi lo más cómodo sería decir: punto final. Sin
embargo, todo lo que el hombre pueda llegar a hacer, seguramente lo
hará.
P-. ¿Qué piensa cuando ve en la tele a esos «gurús» que predicen a las
personas cómo les va a ir en el futuro, en el amor, el trabajo o el
dinero, en función de los astros?
R-. Me da pena. Siento una doble lástima, primero de las personas que
necesitan de eso, que es digno de compasión, y en segundo lugar porque
la obtengan de esa forma, ya que son víctimas de fraude.
P-. ¿Influyen los astros en nuestra vida?
R-. Sin duda ninguna. (Hace un gesto de guasa, mientras apoya sus manos
abiertas sobre la mesa). Sin el sol, muchos días no saldría a la calle,
y la luna es seguro culpable de un montón de besos y de abrazos.
P-. ¿La astrología es una caricatura de la astronomía?
R-. Es la madre de la astronomía, pero es una madre analfabeta. La
astrología, digamos, tiene un componente mágico que la ciencia ha hecho
incompatible.
P-. ¿Cree en la vida extraterrestre?
R-. Tiene que haber formas de vida en otras partes del Universo, sin
duda. Bueno, al menos es muy probable. ¿Si nos visitan?. No, eso es
imposible.
P-. ¿El conocimiento científico lleva al conocimiento de Dios o lo aleja
de Él?
R-. Es completamente independiente. El conocimiento científico va
desmontando todos los componentes mágicos e irracionales que pueda haber
en el hombre. Ningún científico puede necesitar un Dios creador que
actúe en el sentido humano de intervenir, ni para hacer la tierra, ni la
vida, ni los peces, ni nada. Otra cosa es que eso lo reduzcas a una
intervención poética. Sin embargo, hay personas que siguen manteniendo
la existencia de otro dios que se parece al que definía Marx. La cita
completa, y no sólo la del opio, es: «La religión es el suspiro de la
criatura agobiada, el corazón de un mundo sin corazón, cómo es el
espíritu de una época sin espíritu. La religión es el opio del pueblo».
El primer versículo está un poco en la línea de los fideístas: a la
religión se llega sólo par la fe, nunca por el razonamiento. Hay gente
que cuando no entiende nada se inventa a Dios. Yo no creo en uno creador
del hombre, pero sí en el creado por el hombre. La ciencia, por su
propia naturaleza, es insuficiente para satisfacer las necesidades del
hombre.
P-. ¿El 11-S marca un principio o un final de una confrontación y una
desviación de fondos desde los científicos a los militares?
R-. Esa fecha marcará un hito en la historia. Es como un cambio de
milenio. Hemos pasado de la era contemporánea a otra que no sé que
nombre habría que darle. Debería servir para una reflexión seria, que
todavía no ha empezado. Tiene componentes de encuentro entre
civilizaciones, también económicos y de compatibilidad cultural, pero lo
que más me preocupa es la necesidad de un replanteamiento de defensa y
de seguridad. Reconocer que se ha gastado un dinero en algo que no
servía para nada y caminar en otra dirección. ¿Cuál?, no tener tantos
enemigos porque no hay enemigos pequeños, tratar de ser amigo de todos
los pueblos del mundo, no imponer sus leyes ni sus precios.
P-. ¿El año 1984, de Orwell, puede haber empezado en 2002?
R-. Posiblemente, aunque lo dudo. Me gustaría que no fuera así y en este
caso concreto que Europa fuera capaz de convencer a quien sea de que hay
que evitarlo, y digo quien sea porque no sé si el pueblo norteamericano
ha quedado satisfecho con las decisiones que ha tomado su Gobierno. No
sé hasta qué punto un sentimiento de humillación se compensa con un
manifestación como la que ha tenido lugar. Creo que no. He conocido a
muchos americanos inteligentes y críticos.
P-. Sin embargo, la popularidad de los presidentes, en estos casos, sube
muchos enteros.
R-. Sí, pero creo que ese camino hay que frenarlo por todos los medios.

[Nota] *Ramón Núñez Centella es uno de los divulgadores de la ciencia
más acreditados en España. Divide su tiempo entre la dirección de tres
museos interactivos, escribir artículos en revistas de divulgación de
gran tirada, publicar libros, conferencias y clases a universitarios.
Acciones que le han valido diversos reconocimientos, entre otros, un
Premio Nacional de Periodismo Científico otorgado por el Consejo
Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
Ramón nació en el barrio coruñés de Santa Margarita y, como una curiosa
predestinación, de pequeño jugaba al fútbol en el Palacete de Santa
Margarita, donde hizo los primeros experimentos de su vida, incluyendo
fumar, a los 12 años. «Mis primeros pitillos fueron con hojas de
eucalipto seco», recuerda. Ramón Núñez se confiesa como una persona
curiosa y responsable, que se enamoró muy pronto, a los 16 años, y se
casó con su primer amor. «He tenido -dice- una vida bastante predecible.
Sabías que a los 17 terminabas PREU, a los 23 la carrera, luego la mili,
después encontrabas trabajo y te podías casar. Sucedía así».

                           ------------------

Sin dioses http://www.sindioses.com/

LO INEXPLICABLE Y EL PENSAMIENTO MÁGICO
Por: Juan Carlos Cisneros

"Los hombres creen que la epilepsia es divina simplemente porque no la
entienden. Pero si llaman divino a todo lo que no entienden, entonces,
no habrá fin para las cosas divinas". Hipócrates

Hace milenios nuestros antepasados se admiraban con un misterioso disco
de fuego que se erguía diariamente a través del horizonte. Éste pasaba
la mayor parte del día irradiando calor sobre todas las cosas y
finalmente se ocultaba tan enigmáticamente como surgía. No menos
misterioso, otro disco luminoso sucedía al primero y se paseaba toda la
noche allá en lo alto, rodeado de millares de puntos parpadeantes que
dibujaban caprichosas formas, unas más inteligibles que otras.

¿Cuál era la explicación de todo eso? ¿Cómo se mantenían en lo alto esos
objetos? ¿Qué tan lejos estaban? ¿Por qué se movían? ¿Por qué nunca se
apagaban? ¿Eran simples objetos o eran "algo más"? Además: ¿por qué
llovía? ¿Por qué caía el rayo? ¿Por qué ardía el fuego? ¿Por qué
temblaba la Tierra? ¿Por qué hacía erupción el volcán? ¿De dónde venía
el viento? ¿Por qué sucedía el huracán? Y también: ¿Por qué brotaban las
semillas? ¿Por qué nacían los niños? ¿Por qué se fermentaban las frutas?
¿Por qué aparecían las enfermedades? Esta lista es larguísima. Y a todos
esos fenómenos se les atribuyó la categoría de no ser naturales, sino de
ser "algo más", algo que no es natural, algo sobrenatural. Algo mágico.
Algo digno de admiración o de temor. De reverencia o de culto. Así se
crearon los primeros dioses.

Mucho tiempo después, en nuestra sociedad moderna, el ser humano no ha
cambiado mucho. Ya no se cubre con pieles de animales salvajes. Ahora
usa corbata. Y es orgulloso, se auto-denomina "civilizado", para
diferenciarse tajantemente de sus "primitivos" antepasados. Tomaría como
un severo insulto el ser comparado a un troglodita. Sin embargo, su
visión del mundo que le rodea continúa intacta, ya que continúa
considerando todo aquello que es inexplicable -y a veces hasta lo
explicable- como el trabajo de algún dios. Persiste en colocar
apresuradamente adjetivos tales como "milagroso", "paranormal" o
"divino" en todo aquello que no entiende, en lugar de simplemente
admitir que no es capaz de entender. A pesar de todos los avances en el
conocimiento de nuestro mundo, el ser humano moderno sigue atribuyendo
lo que aún no comprehende a algún dios, a dioses, a alguna energía.

En una antigua iglesia cristiana, una multitud de fieles observan una
extraña mancha formada en una pared. En ella ven fervorosamente el
"rostro de Jesús". Al otro lado del mundo, un espectador se topa con una
efímera luz fuera de lo común mientras observa el cielo nocturno. No
tarda en asignarla a una "nave extraterrestre". Mientras tanto, en un
hospital cercano, un paciente con una severa enfermedad y con pocas
probabilidades de recuperarse experimenta una súbita mejoría en su
cuadro. Su médico al no poder explicar eso, crédulamente se encarga de
atribuirlo a un "milagro". No, el ser humano aún no se ha liberado de la
mentalidad de sus ancestros. El pensamiento mágico persiste en pleno
siglo XXI.

De hecho, frecuentemente la actitud de explicar científicamente los
fenómenos del mundo que nos rodea no es bien vista, en cuanto ésta se
contrapone a las "explicaciones" espirituales, divinas, místicas,
mágicas.

Y por cada pregunta que la ciencia responde, se plantean dos nuevas. Y
es que entre más conocemos, más nos damos cuenta de lo que ignoramos.
Tal vez no sea posible comprehender todo en el universo, sin embargo,
todos los días la ciencia explica algo. Todos los días, algo
inexplicable deja de serlo. Todos los días un milagro deja de ser un
milagro. Todos los días, el trabajo de un dios se convierte en obra de
la naturaleza. Todos los días, algo sobrenatural se convierte en
natural.
¿Es malo quedarnos paulatinamente sin milagros? ¿Tiene menos belleza un
mundo comprehendido, explicado? Claro que no. Conocer y entender el
mundo es una experiencia gratificante. Una foto obsequiada por el
telescopio Hubble es más hermosa que mil mentiras.

                           ------------------

La Nave de Los Locos http://www.geocities.com/lanavedeloslocos/

LA NAVE DE LOS LOCOS - Nº 13
Sumario
Dossier Abducciones - Parte 2

Estimados lectores, aunque en esta ocasión vayamos con cierto retraso,
es justo realizar la presentación de nuestra querida Nave de Los Locos.
Vaya pues el Sumario de una nueva singladura por las tierras del
escepticismo chileno. ¡Avante a toda máquina!

- Viajes interruptus (Diego Zúñiga)
- Betty Hill: La abuela de todos los abducidos (Peter Brookesmith)
- El aprendiz de Procusto(Luis González)
- ADN alienígena: Descubrimientos más recientes (Bill Chalker)
- ¿Deteniendo las abducciones alienígenas? (Michael Menkin)
- De la bomba atómica a los platos volantes, 4 (Félix Ares de Blas)
- Los caprichos del destino (Rodolfo Tassi)
- Cielos antiguos: Sirio en Bandiagara: Marcel Griaule y los dogones
(Sergio Sánchez)
- Libros: "Puede Fallar", de Enrique Márquez y Alejandro Borgo (Sergio
Sánchez)
- Recibimos: Papers d'Ovnis, CEI (Diego Zúñiga)

Para más información:
Algunos artículos disponibles en
http://www.geocities.com/lanavedeloslocos
En formato PDF en: http://www.geocities.com/lanave_pdf
Descargue el número 1 de La Nave de los Locos, en formato PDF en:
http://www.geocities.com/lanave_pdf/numero1.html

                           ------------------

La Nave de Los Locos http://www.geocities.com/lanavedeloslocos/

SIRIO EN BANDIAGARA: MARCEL GRIAULE Y LOS DOGONES
Por: Sergio Sánchez R.

La historia es bien conocida por los aficionados a la astroarqueología.
Los dogones, un pueblo africano que habita la meseta de Bandiagara, en
Mali, África noroccidental, parecen haber conocido desde tiempos
remotísimos un secreto que se reveló mucho después a los astrónomos: el
carácter de la estrella Sirio como sistema binario. Es el famoso “factor
Sirio-B”. Pues, ¿cómo sabían los dogones que Sirio era una estrella
doble? Así reza la pregunta que desde Erich von Däniken a Robert Temple
han planteado los defensores de las visitas extraterrestres en el
pasado; Temple escribió incluso, en 1978, un famoso libro intitulado El
misterio de Sirio, donde cree demostrar incontestablemente tan
fantástica y alucinante posibilidad.

¿Cómo pudieron conocer los dogones la verdadera naturaleza de Sirio?
¿Cómo, sin telescopios y con los medios de una economía rudimentaria?
¿Lo supieron por la intercesión educativa de los dioses astronautas? En
este artículo me propongo, en realidad, invertir la pregunta y plantear
una cuestión espinuda: ¿cómo supieron los antropólogos lo que los
dogones sabían? ¿Cómo se determinó la estructura de su mito cosmológico?
Por cierto, no soy competente para exponer la respuesta. Escribo como lo
que soy, un profano en antropología, un simple lector de textos
etnológicos (como quien lee libros de viaje por pura entretención,
encastillado en su cómodo dilentantismo). Uno que a duras penas
distingue El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad de las
“diapositivas africanas” de Evans-Pritchard.

Tampoco me detendré en la refutación de las pretensiones
astroarqueológicas. En un artículo futuro, James Oberg dará cuenta de
las afirmaciones de Robert Temple, así que me abstendré de expresar mis
dudas sobre el 2factor Sirio-B”. Aunque tampoco asumiré la postura
cómoda que, se dice, habría tenido el gran Carl Sagan cuando le
preguntaron sobre Sirio y los dogones: “Un astrónomo fue para allá y les
contó todo el asunto“. Desafortunada respuesta; pero, ojo, que una caída
no hace derrumbe. Mi negocio, por el contrario, estará centrado en el
antropólogo que ha sido la fuente primaria de las informaciones: el
francés Marcel Griaule.

En el N° 8 de la revista española El escéptico, Julio Arrieta califica a
Griaule de etnólogo “entusiasta y poco riguroso“. ¿Estamos aquí ante una
exageración? ¿Es la lenidad teórica de Griaule la “culpable“ “a larga
distancia- de un enorme equívoco que ha abierto las compuertas a la
especulación desenfrenada? Ya lo sabemos, los antropólogos dependen “en
gran medida- del trabajo de campo. Deben involucrarse en el corazón del
pueblo estudiado, vivir sus rutinas, compartir “si es posible- sus
ceremonias, estar ahí como decía Clifford Geertz. No es que todos los
etnólogos, pues, compartan esta visión del trabajo de campo. La
tradición británica, por ejemplo, era inflexible en estos afanes: los
investigadores debían ¡hablar! el idioma del pueblo investigado; de no
ser así, la posibilidad de comprender lo que sucedía alrededor no pasaba
de ser una quimera. Los franceses, en cambio, parece que no eran tan
enfáticos en este punto, pues usaban generosamente de los intérpretes,
sin complejos de culpa. El antropólogo Jack Goody, inglés por cierto,
comenta así Dios de agua, el libro de Griaule sobre la mitología de los
dogones: “Su trabajo consistió en hacerse traer un viejo dogon  hasta su
campamento y comunicarse a través de un traductor que, de hecho, era un
suboficial de las fuerzas coloniales. Era una situación totalmente
artificial. Y en lugar de efectuar observación alguna in situ, se limitó
a plantear una serie de preguntas orientadas (...). Por tanto, en
ciertos casos no puede procederse de otro modo que preguntando. Pero la
totalidad del “mito dogon“ es una mera reconstrucción a través de dos
personas sentadas frente a frente, la construcción de un “etnólogo“ que
plantea cuestiones a su interlocutor por intermedio de un intérprete
antes de haber extraído una composición de lugar global“ (Goody, p. 67).

Nótese que Goody, al referirse a su colega, ha entrecomillado la palabra
etnólogo. Para el severo profesor de Cambridge, algo demasiado
fantasioso y especulativo se deja traslucir en Dios de agua como para
que el mito dogon sea confiable.

Pero Goody va más lejos. Cuenta que tuvo la oportunidad de ver una
película sobre los dogones, dirigida por Jean Rouch, en compañía del
propio Rouch y de la etnóloga Germaine Dieterlein, ¡ayudante de campo de
Griaule! En cierto momento, después de registrar una típica ceremonia
dogon, con las correspondientes máscaras y todo, “gira la cámara y se ve
al fondo la resplandeciente aguja de una mezquita“ (recuérdese que los
dogones, pueblo subsahariano al fin y al cabo, estuvieron rodeados de
musulmanes, quienes los empujaron a refugiarse cada vez más en la
incierta seguridad de su meseta. Estaban allí, recuerda Goody, porque
“las praderas bullían de musulmanes y de guerreros a caballo“). Rouch le
confesó a Goody que Germaine Dieterlein le había sugerido eliminar la
comprometedora escena. Mas, ¿por qué pretendería Dieterlein,
representante de Griaule, sacar el plano de la mezquita?

Piénsese en el aspecto que más destacó Griaule de la mitología dogon (y
que también ha cautivado a sus involuntarios sucesores, como Robert
Temple): su simbología zodiacal es parecida (muy Parecida) a la caldea y
cercano-oriental. Es que Griaule buscaba enfatizar el aislamiento de los
dogones, su singular originalidad. No en vano considera que las
similitudes apuntadas son el fruto de creaciones independientes, sin
“préstamos“ desde el imaginario oriental a las alturas de Mali. Esto le
lleva a celebrar el genio dogon, equiparándolo en sagacidad intelectual
con el de caldeos y árabes.

Goody: “Era una de sus ideas fijas. Los signos del zodíaco eran
construcciones puramente formales y arbitrarias, de modo que resulta
francamente difícil imaginar cómo alguien iba a inventarse unos signos
que ya se utilizaban, por ejemplo, en el norte de África. Existe desde
luego una explicación mucho más “económica“: los dogon vivían cerca de
una mezquita, no estaban lejos de Djenné y otros centros religiosos, y
su cultura había sufrido la influencia de los libros islámicos que
circulaban por toda la región“ (op. cit., p.68). Que no le vengan, pues,
a Goody con la radical originalidad de la mitología dogon. Entonces,
¿qué queda, en medio de tanta confusión, para los fundamentos de
Sirio-B?

Vapuleado vemos a Marcel Griaule. No obstante, defensores no le faltan.
Acaso el más destacado sea James Clifford, un eminente antropólogo
estadounidense. En Dilemas de la cultura, en páginas notables, Clifford
arroja una luz nueva sobre las excursiones y relatos de Griaule, no
vacilando en decir: “La obra de Griaule y sus seguidores es uno de los
logros clásicos de la etnografía del siglo XX. En ciertas áreas
destacadas, su profundidad de comprensión y lo completo de sus detalles
no tienen paralelo“ (Clifford, p.81).

Pues Clifford distingue dos grandes etapas en el trabajo etnográfico de
Griaule; la primera es propiamente documental y la segunda,
importantísima y olvidada por los críticos, es la exegética. En esta
etapa cobra fundamental importancia el viejo dogon Ogotemmeli, el hombre
que cuenta a Griaule la mitología de su pueblo. Ogotemmeli es una
especie de “iniciador“ de Griaule en los misterios de la cosmogonía
dogon. Griaule, ante sus relatos y enseñanzas, asumió muchas veces el
papel de un discípulo, la figura del “antropólogo-iniciado“ que se haría
tan célebre desde fines de los años sesenta.

Por tanto, el dramatismo, la teatralización, las connotaciones épicas y
novelescas, esas “adherencias“ que tanto desdeñaron los críticos de Dios
de agua, son evaluadas positivamente por un sector de la antropología
contemporánea. Acaso Ogotemmeli se entienda mejor traducido, como dicen
los expertos que pasa con la poesía de Rilke. Pues, ¿dónde encontrar la
verdadera naturaleza del mito dogon? ¿En cualquiera de los individuos
maduros de tal pueblo? ¿O es que Ogotommeli es el último preservador del
secreto?

Tras su revaloración de la obra de Griaule, Clifford asume el
escepticismo posmodernista frente a todas las pretensiones de
objetividad, aceptando humildemente las exageraciones, como un precio a
pagar por “el trabajo de campo a largo plazo“. Sostiene que “la
tradición de Griaule ofrece una de las pocas alternativas perfectamente
elaboradas frente al modelo anglonorteamericano de observación
participante intensiva“ (p. 83).

Entonces, ¿podemos confiar en la labor recopilatoria de Griaule? Quizás
la solución consista en estudiar más profundamente el impacto, más o
menos feliz según los casos, del saber occidental sobre las culturas
ágrafas. Sólo así podremos establecer dónde comienza la deformación y el
“préstamo indebido“ o si, llegado el caso, es imposible escapar y
librarse de ellos, aun en las circunstancias más ideales soñadas por
Malinowski o Goody. En el asunto de Sirio-B y los dogones, como tantas
otras veces, el ruido de fondo impediría escuchar cualquier señal, por
interesante que fuese.

Para más información:
Referencias bibliográficas.
- Clifford, James: Dilemas de la cultura, Gedisa, Barcelona, 1995.
- Goody, Jack (con Pierre-Emmanuel Dauzat): El hombre, la escritura, la
muerte, Península, Barcelona, 1998
- Griaule, Marcel: Dios de agua, Barcelona, Alta Fulla, 1987.

                           ------------------

Evolutionibus http://evolutionibus.eresmas.net

REMEDIO MILAGROSO PARA LA FIBROMIALGIA
Por: Carlos Xabier.

Ante tanta basura televisiva, de
grandeshermanosoperacionestriunfoaparicionesdeespíritusyetc, lo único
que le queda a uno es leerse tranquilamente la prensa escrita que, por
ser un medio de contar cosas más tradicional y menos ligado a los
índices de audiencias (no exento de esta obligación totalmente, me
supongo), debería estar exento de todo esto y ser más lo que promete.
Así que uno se va tranquilamente con su periódico a la barra del
correspondiente bar y comienza la tarea.

Llegando a las páginas de sociedad del periódico Canarias7 del 11 de
Febrero de 2.002 (www.canarias7.es) leo el siguiente titular:

«Estamos curados»

Personas que han vencido la fibromialgia tras probar la fórmula
descubierta por un informático de Reus dan su testimonio.

La fibromialgia es un síndrome que, originariamente, se confundía con
algún tipo de reumatismo, pero que actualmente está perfectamente
catalogado, como puedo leer en la página de la Asociación Valenciana de
Afectados de Fibromialgia
(http://www.civila.com/asociaciones/avafi/avafi/index.htm). Como dice en
esta web:

"Las características clínicas más constantes en la fibromialgia son:
a) presencia constante de puntos de dolor a la presión,
b) alteraciones del sueño, con fatiga matutina y
c) síntomas asociados (cefaleas, colon irritable, etc.)."

Por no entrar en detalles, la web de esta Asociación sigue diciendo:

"El síndrome de la fibromialgia es una condición que afecta los
neurotransmisores de los músculos ocasionando dolor crónico. Esta
condición ocasiona dolores generalizados a través de todos los músculos,
tendones y ligamentos  del cuerpo.
La definición oficial de fibromialgia se estableció como resultado de la
Declaración de Copenhagen, la que reconoció el síndrome de fibromialgia
oficialmente, en enero de 1993, para la Organización Mundial de la
Salud. La define como una condición dolorosa, no articular, que envuelve
los músculos, y es la causa más común de dolor musculoesqueletal crónico
y generalizado."

Volviendo al periódico arriba mencionado, el asunto es que un
informático aquejado de esta "misteriosa" (sic) enfermedad se ha logrado
curar gracias a un remedio inventado por él mismo. El remedio
(Recuperat-ion, en http://www.recuperat-ion.com/principal.htm), que no
medicina, pues sólo se trata de un suplemento de minerales, ya ha curado
¿? a 45.000 enfermos.

A la elaboración de este remedio se ha llegado no tras años de
investigación en laboratorios científicos, sino, según su propio autor,
experimentando con él mismo diferentes dosis (¿no hizo lo mismo Hagemann
al fundar la homeopatía?), hasta que dio con la justa, vamos, la que le
curó. El principio que usó también fue sencillo: ¿qué tienen en su
interior las células musculares? Pues eso: magnesio, calcio, potasio,
sodio. "Eso debe de ser lo que me falta a mí", se dijo, según este mismo
periódico.

Por si 45000 personas no son aval suficiente, un profesor, una
diseñadora, una ama de casa y un anónimo, además de un médico, dicen
haber sanado. El médico, supuestamente de opinión autorizada, también
logró curarse con este remedio. Según sus propias palabras, el preparado
ya tiene efecto en sólo una noche: «Fue espectacular», dice ahora.
"Antes de irme a la cama bebí medio litro con Recuperation y me acosté
con los dolores acostumbrados. Pero dormí de un tirón; y a la mañana
siguiente, como un milagro, mi rigidez había desaparecido."

A primera vista, mi primera opinión fue de escepticismo, pues, dado lo
complejo de este síndrome (no se trata sólo de una enfermedad), no me
parecía muy serio pensar que con un simple suplemento mineral se pudiera
curar sin más (siquiera paliar algunos síntomas). Pero pospuse una
opinión más documentada (a falta de experimentos que, evidentemente, no
puedo hacer) y me dio por buscar la composición de ese preparado en su
web.

Resulta que tiene dos versiones, una de sabor a limón, con azúcares y,
por tanto, además de suplementada mineralmente, energética, y otra de
naranja, esta no energética, pero con más dosis de minerales. Parándome
en la versión de sabor a naranja, la más "mineral", por cada sobre (y
recomiendan un máximo de dos diarios), leo una composición que se me
ocurre comparar con cualquier alimento, como una naranja, por decir algo
sencillo de utilizar (se pueden encontrar tablas de datos alimenticios
en la red con facilidad). El contenido de cada sobre se satisface con:

 Sodio: con menos de 100 g de naranjas (no he encontrado datos por
pieza);
 Potasio: con una pieza;
 Calcio: prácticamente con un tercio de una pieza normal.
 Magnesio: prácticamente una pieza.

(La versión energética también posee glucosa y fructosa, en cantidad de
3 g cada una de ellas; una naranja normal tiene entre 2 y 3 g de cada
uno de estos monosacáridos).

Es decir, con sólo tres o cuatro naranjas diarias (no digamos con el
resto de los alimentos que ingerimos diariamente; por cierto, si el
propio autor del remedio también hace las equivalencias respectivas de
cada mineral con alimentos cotidianos: he de pensar que él TAMBIÉN pensó
en lo mismo que yo) se sobrepasa la dosis recomendada de los dos sobres
al día y, por supuesto, la sugerida de un sobre mensual tras los
primeros días. Supongo que la diferencia entre comerse las naranjas los
sobres de preparado es que los mencionados minerales se preparan en una
"novedosa proporción", como se dice en la web oficial.

¿Dónde está el truco? ¿Me equivoco yo en alguna parte de mi
razonamiento? ¿Estamos ante un caso de "efecto placebo colectivo"? Lo
que más me despista de todo es que el informático NO va a sacar
rendimiento económico alguno pues, relata Canarias7, va a donar todo lo
que gane con este remedio a la investigación sobre este síndrome ... eh,
un momento, ¿pero no quedamos en que ya se había dado con el remedio?
¿Para qué seguir investigando?

En todo este asunto hay, como muchas veces en estos casos (¿o este no es
uno de esos casos?) amenazas telefónicas, maniobras tras las que estaban
los maléficos laboratorios, y, como no, estudios que ya están en marcha
para demostrar la efectividad del remedio, según sigue Canarias7.

A la espera de que alguien me explique mejor todo esto o, en su defecto,
se hagan públicos los resultados de las investigaciones en marcha que,
sin lugar a dudas, pondrán fin a los rumores  malintencionados que ya
circulan por ahí.

PD.: Por si alguien no se había dado cuenta, hay una inquietud implícita
en todo esto: presumo que el periodista de Canarias7 no se molestó en
hacer estos sencillos cálculos antes de publicar, pues, de hacerlo,
vería que no tienen nada de espectacular.

[Nota] * Carlos Xavier es Biólogo y profesor de instituto.

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

RAMÓN NÚÑEZ, DIRECTOR DE LOS MUSEOS CIENTÍFICOS CORUÑESES: «ES URGENTE
SALVAR LA DISTANCIA ENTRE LA CIENCIA DE LA ESCUELA Y DE LA CALLE»
Por: Luis Alfonso Gámez - Bilbao

Ramón Núñez, director de los Museos Científicos Coruñeses recuerda que
«el aprendizaje ahora dura toda la vida, porque los conocimientos
cambian continuamente» Trescientos científicos, divulgadores y
educadores participan en Valencia en el II Congreso de Comunicación
Social de la Ciencia

«Al niño se le invita en la escuela a redactar y a pintar -sin importar
que su redacción vaya jamás a ser publicada ni su pintura pase a ningún
museo-, pero nunca se le pide que formule una hipótesis, identifique las
variables en un proceso o elabore una teoría», lamenta Ramón Núñez. El
director de los Museos Científicos Coruñeses disertó ayer sobre
‘Educación y cultura científica’ en el II Congreso de Comunicación
Social de la Ciencia, que se celebra hasta mañana en Valencia. Ante
trescientos científicos, divulgadores y educadores reunidos en el Museo
de las Ciencias Príncipe Felipe, afirmó que «es urgente salvar la
distancia que existe entre la ciencia que se presenta en la escuela y la
que aparece en los periódicos y en la vida diaria».
Núñez reivindicó ayer la cultura científica como algo clave para que «la
persona se encuentre cómoda con su entorno» y destacó cómo, en un mundo
en el que cada vez tienen mayor peso la ciencia y la tecnología, el
ciudadano con cultura científica puede aplicarla a las decisiones
personales y a la participación responsable en debates como el de la
clonación terapéutica. «Necesitamos la cultura científica para ser
cultos, para entendernos a nosotros y a nuestro entorno», advirtió. Sin
embargo, a su juicio, la escuela actual ni transmite las habilidades de
la práctica científica ni sus frutos intelectuales y, por consiguiente,
no hace partícipes a las nuevas generaciones del «entusiasmo por el
conocimiento del universo».

El peso de la tradición

El director de los Museos Científicos Coruñeses cree que esta carencia
del sistema educativo hunde sus raíces en la «ausencia de tradición de
un pensamiento científico y técnico en España» y en el hecho de que la
tradición occidental, «en cierto sentido», ha deshumanizado a la
ciencia. «Es triste presentar como alternativa ciencias o humanidades»,
dijo antes de abogar por «una reestructuración a fondo» de la escuela,
cuyas carencias hacen que «la persona no pueda tener el sentimiento de
que la ciencia es una creación humana, y de que todos podemos entender y
hacer ciencia».
Núñez señaló que la escuela no puede vivir ajena al hecho de que ahora
se aprende «en todos los sitios, sobre todo a partir de los medios de
comunicación»; que se aprenden cosas que «están de actualidad» frente a
las «consideradas tradicionalmente como fundamentales»; que los medios
han sustituido en cierta manera a los libros como fuente; que
periodistas y otros profesionales han reemplazado en parte al maestro;
que «el aprendizaje dura toda la vida porque los conocimientos cambian
continuamente», y que se tiende al enfoque interdisciplinar a la hora de
afrontar la enseñanza. «No sólo es que el saber no sea ya condensable,
como en otras épocas, es que hemos cambiado nuestra manera de concebir
el saber», sentenció.

Ciencia e ilusión

El divulgador propone una serie de reformas, sobre las que destaca la
«urgencia de enseñar a los maestros cómo enseñar ciencia». Asimismo,
considera fundamental dejar que los niños «descubran la mayor parte de
cosas posibles por la experiencia». Que vivan la ciencia. «Los chavales
juegan al fútbol, aunque nunca vayan a ejercer esa profesión. Pero lo
viven». A la experimentación, el experto suma la necesidad de respetar
las preguntas de los alumnos -algo que no ocurre en la escuela hoy en
día-; hacer preguntas abiertas que permitan varias respuestas válidas;
llevar los periódicos a las aulas y sacar de ellas a los niños «a los
museos y otros sitios»; estimular la curiosidad, la creatividad, el
escepticismo y el antidogmatismo; integrar un lenguaje científico
básico, y presentar las ideas científicas en su contexto histórico.

El objetivo a perseguir es que el alumno conozca la ciencia y sus
herramientas, y sea capaz de contextualizar el conocimiento científico
«en la vida, en la actualidad y las noticias, en otros aspectos de la
cultura y dentro de la propia ciencia». Todo ello sin perder de vista el
que, para Núñez, es «el principal objetivo» de la educación científica:
«Proporcionar el sentido de alegría, ilusión y sensación de potencial
intelectual que tiene la ciencia».

«¿Por qué los perros levantan la pata para mear?»

«Fui a la escuela preguntándome por qué los perros levantan la pata para
mear. Y la escuela me respondió que esa pregunta no era importante, que
lo importante era saber la lista de planetas del Sistema Solar, la de
provincias de Castilla La Vieja, la de los pecados capitales... Aprendí
todo eso; pero todavía no tengo la respuesta a mi pregunta», apostillaba
ayer el director de los Museos Científicos Coruñeses. El divulgador
recuerda cómo sus amigos veterinarios le han dicho que los canes marcan
así su territorio, pero «mi pregunta no se refiere a la orina, sino al
gesto de levantar la pata».

Ramón Núñez sostiene que «uno de los grandes problemas que tiene la
escuela es la falta de respuesta a las preguntas de los alumnos» y que
los niños tienen «preguntas muy buenas» que, a veces, los educadores
desprecian porque no saben la respuesta. «Una de las cosas que deben
aprender es que los adultos no somos enciclopedias», dice, antes de
llamar la atención sobre la aparente paradoja de que «las mejores
preguntas de los niños son aquéllas para las que todavía no tenemos
respuesta» porque exigen «aliarnos con ellos para explorar el mundo y
enseñarles la enorme variedad de caminos que existen para encontrar
respuestas». Ramón Núñez todavía conserva la curiosidad de la infancia y
sigue haciéndose una pregunta: «¿Por qué los perros levantan la pata
para mear?».

                           ------------------

El Mundo Salud http://www.elmundosalud.com/

FITOTERAPIA: «CARA Y CRUZ» DE LAS HIERBAS MÁS POPULARES
Por: Alejandra Rodríguez
Noticia enviada por: Enrique Márquez

La fitoterapia (medicina basada en la curación con hierbas) está
experimentando un auge que ha obligado a realizar análisis rigurosos
sobre sus verdades y mentiras. El último “Annals of Internal Medicine”
incluye una revisión de algunas hierbas de uso frecuente: ginkgo,
ginseng, kava, hipérico, equinácea y palmito salvaje.

Los autores, del Departamento de Medicina Complementaria de la
Universidad de Exeter (Reino Unido), han recopilado estudios (algunos
doble ciego y controlados con placebo) con cada uno de estos productos y
ha llegado a la conclusión —independientemente de su eficacia— de que
hacen falta más investigaciones en este terreno.

Con respecto a los usuarios, los científicos han insistido en que el
público debe asumir que los remedios herbales con potencial para curar,
lo tienen también para hacer daño si no se usan correctamente o si se
combinan de manera equivocada.

Según han determinado los responsables de este análisis, el 'Ginkgo
biloba' mejora la actividad cerebral y frena la neurodegeneración
asociada al Alzheimer y a otras demencias. No obstante, no es efectivo
en los vértigos y zumbidos en los oídos, ni tampoco en ciertas
alteraciones microcirculatorias. Debe tenerse en cuenta que puede
provocar convulsiones y hemorragias, por lo que no debe tomarse con
fármacos anticoagulantes.

En cuanto al 'Hypericum perforatum' (hipérico), los ensayos demuestran
su eficacia en la depresión leve y moderada. Su lado negativo es que
inhibe, ralentiza o modifica la absorción de antivirales, antiagregantes
y contraceptivos orales, por ejemplo.

En esta revisión también se descarta el papel beneficioso del ginseng y
de la equinácea como reconstituyente y como remedio para las infecciones
del tracto respiratorio superior, respectivamente; ya que los datos
disponibles al respecto son contradictorios.

Por el contrario, el palmito salvaje ha salido respaldado en el
tratamiento de la hiperplasia benigna de la próstata (además sus efectos
secundarios son escasos y muy leves) y la kava como ansiolítico y
sedante. Sin embargo, la FDA estadounidense está revisando este último
producto debido a sus posibles complicaciones hepáticas en terapias
prolongadas sin supervisión.

Para más información:
Annals of Internal Medicine
http://www.annals.org/issues/v136n1/abs/200201010-00010.html

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

CARTAS ATÓMICAS. NUEVOS DOCUMENTOS MUESTRAN EL ESFUERZO NUCLEAR ALEMÁN
EN LA II GUERRA MUNDIAL
Por: Malen Ruiz de Elvira - Madrid
Artículo enviado por: Vicente Prieto

El danés Niels Bohr, padre de la física cuántica, y el alemán Werner
Heisenberg, autor del principio de incertidumbre, tuvieron en 1941 una
reunión en Copenhague que ha hecho correr desde entonces ríos de tinta.
Ahora, documentos inéditos confirman que Heisenberg dio a entender, al
menos, a Bohr que Alemania estaba intentando conseguir la bomba atómica.

Dos genios que no se entienden. Dos amigos enfrentados por una guerra
que les separará ya para siempre. Y en medio, la bomba atómica.

El danés Niels Bohr, padre de la física cuántica, y el alemán Werner
Heisenberg, autor del principio de incertidumbre, tuvieron en 1941 una
reunión en Copenhague que ha hecho correr desde entonces ríos de tinta.
Ahora, documentos inéditos hechos públicos por el Archivo Niels Bohr en
Dinamarca (accesibles por Internet en www.nba.nbi.dk) aclaran lo que
este gigante científico creyó comprender en aquella famosa reunión y
confirman que Heisenberg dio a entender, al menos, a Bohr que Alemania
estaba intentando conseguir la bomba atómica.

¿Por qué lo hizo? Heisenberg, amigo de Bohr desde los años veinte, se
había convertido en un científico mimado por la Alemania nazi y era un
miembro importante del equipo que, bajo el mando de Albert Speer,
intentaba conseguir la fisión nuclear. Bohr seguía trabajando en su
instituto de investigación en la Dinamarca ocupada por los nazis, no
sabía nada del Proyecto Manhattan y no se unió a los Aliados hasta que
en 1943 huyó al saber que estaba a punto de ser detenido. Entonces
resaltó la importancia de lo que le había contado Heisenberg.

Los documentos son en su mayoría cartas y borradores dirigidos a
Heisenberg que Bohr nunca llegó a mandar, posiblemente porque no le
gustaban los enfrentamientos. El científico danés siempre dispuso de
amanuenses, era muy meticuloso y consciente de su lugar en la historia y
corregía continuamente. En una carta de 1957 o 1958 escrita por su
asistente, la más dura, Bohr se asombra de la mala jugada que la memoria
le ha hecho a Heisenberg al recordar lo ocurrido en 1941 en un libro.
'Personalmente, me acuerdo de cada palabra de nuestra conversación, que
tuvo lugar en un escenario de tristeza y tensión extremas para nosotros
en Dinamarca', escribe, y recalca que todos en su instituto quedaron muy
impresionados por la convicción expresada públicamente por Heisenberg de
que Alemania iba a ganar la guerra y que lo mejor para ellos sería
cooperar. Respecto a su encuentro a solas, Bohr escribe: 'Recuerdo muy
claramente también nuestra conversación en mi despacho en el instituto,
durante la cual, en términos poco concretos, hablaste de una manera que
no podía más que darme la firme impresión de que, bajo tu liderazgo, se
estaba haciendo en Alemania todo lo posible para desarrollar armas
atómicas (..), que mi silencio y seriedad pudieras tomarlos (....) por
una expresión de asombro ante tus informes de que era posible hacer una
bomba atómica constituye un extraño malentendido'. Afirma en la carta
Bohr que él ya sabía desde 1938 que se podría obtener una bomba con los
dos isótopos de uranio y que incluso en 1939, en una conferencia en
Birmingham, lo había dicho.

Aparte, Bohr recalca en esta misma carta que siempre estuvo seguro de
que Heisenberg quiso con su visita a Copenhague confirmar que él no
corría peligro y ayudar a su instituto. En 1943, tras la huida de Bohr,
Heisenberg volvió a Copenhague debido a la confiscación del centro y
tuvo un papel importante en conseguir que fuera devuelto a la
universidad. Y cuando los Aliados entraron en su despacho al rendirse
Alemania, allí estaba en sitio bien visible una foto de los dos amigos.

Los nazis no consiguieron el arma por falta de medios económicos

Tras la guerra, Heisenberg manifestó que su visita fue la de un alumno a
su maestro para plantear el dilema moral de un científico ante la guerra
y que subrayó la dificultad técnica de llegar a la bomba atómica. Según
él, Bohr se asustó, no le entendió y estuvo muy frío con él. Según
Abraham País, biógrafo de Bohr, ya fallecido, la reunión demuestra la
insensibilidad de Heisenberg, que creyó que la guerra no había cambiado
nada entre él y Bohr, si bien reconoce que el científico danés, aunque
sumamente inteligente, estaba poco dotado para la comunicación personal.
Sin embargo, Hans Bethe, uno de los pocos sobrevivientes del Proyecto
Manhattan, cree que los malentendidos se dieron en el terreno de la
física.

El programa alemán de la bomba atómica fue frenado en 1942, aunque se
siguió investigando la fisión nuclear a pequeña escala. La mayoría de
los historiadores cree que Alemania no consiguió la bomba por falta de
medios económicos, dado que estaba retrasada en el desarrollo técnico,
como había resaltado Heisenberg, que era un físico teórico.

Es muy poco probable que los nuevos documentos aclaren totalmente lo que
pasó en la reunión, revivida en la premiada obra teatral Copehagen, del
autor británico Michael Frayn -el pretexto para hacerlos públicos 10
años antes de lo previsto-. Bohr nunca dio una versión escrita de esa
reunión que le obsesionó hasta su muerte en 1963 (la última carta data
de 1962 y es extrañamente parecida a la primera), y las versiones de
Heisenberg, fallecido en 1976, variaron a lo largo de los años.

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

¿ES LA ‘YIHAD’ UNA ‘GUERRA SANTA’?
Por: I. Álvarez Ossorio

La crisis propiciada por los ataques terroristas contra Estados Unidos
nos ha obligado a familiarizarnos con una terminología que, pese a ser
empleada profusamente por los medios de comunicación, continúa siendo
incomprensible para buena parte de la población. Así, nos hemos
acostumbrado a escuchar términos como ‘yihad’, ‘muyahid’, ‘talibán’,
‘madrasa’, ‘burka’, ‘fatwa’ o ‘mullah’ sin apenas rechistar. El problema
es especialmente delicado si tenemos en cuenta que la mayoría de estos
términos suelen ser traducidos de manera incorrecta, añadiendo todavía
una mayor confusión a la ya imperante.

El orientalista Bernard Lewis advierte en ‘El lenguaje político del
Islam’, una de sus obras más reconocidas, publicada en 1988, que desde
Occidente «el Islam se ve como una religión militante, o incluso
militar, y a sus seguidores como guerreros fanáticos, empeñados en
extender su fe y su ley mediante las armas. Así pues, puede sorprender
que el lenguaje árabe clásico no tenga un término correspondiente a
guerra santa». De esta manera, Lewis se permite discutir la visión
estereotipada del Islam como una religión agresiva, pero también
cuestiona la pertinencia de traducir como ‘guerra santa’ el término
‘yihad’. La raíz trilítera árabe ‘yahada’ debe traducirse como
‘esforzarse’ o ‘aplicarse’ por defender o propagar el Islam: ‘yihad’
significaría un ‘esfuerzo en la senda de Dios’, mientras que su
participio activo ‘muyahid’ se aplica a quien ‘se esfuerza’ por defender
el Islam, generalmente en el sentido militar pero también desde el punto
de vista espiritual o moral.

En la década de los ochenta, quienes combatían contra los soviéticos en
Afganistán ya fueron denominados ‘muyahidin’, pues se entendía que
estaban haciendo un esfuerzo por defender parte de los territorios
musulmanes (‘dar al-islam’) de la influencia de una ideología laica y
atea como la comunista, que representaba una amenaza de primer grado no
sólo para la integridad territorial, sino también confesional afgana. No
es de extrañar que otro término como ‘fedayín’, los que se sacrifican,
empleado en la década de los setenta para referirse a los guerrilleros
que luchaban por la causa palestina, también tuviese un matiz religioso
y fuese empleado en la Edad Media, entre otros, por una secta ismailí
que combatió a los cruzados.

Una matización que sería conveniente hacer para evitar malentendidos es
que la llamada a la ‘yihad’ realizada por un caudillo político o
religioso local, como es el caso del ‘mullah’ (mulá) Omar, es un recurso
archiconocido en la historia del Islam, pues de esta manera se conseguía
convocar a la población para combatir una amenaza común, ya procediese
de países no creyentes o de musulmanes considerados herejes o impíos.
Este llamamiento no implica de ninguna manera que todo musulmán deba
aprestarse a alzarse en armas: un musulmán marroquí, sirio o malasio no
prestará a tal llamamiento mayor atención que a los resultados de una
jornada de la liga de fútbol italiana.

En cuanto a la palabra ‘talibán’, su aceptación popular es tal que ha
sido incluida en la nueva edición del diccionario de la Real Academia
Española de la Lengua. Por talibanes los medios de comunicación
entienden los estudiantes religiosos que, tras educarse en las madrasas
o escuelas coránicas, decidieron retornar a Afganistán para combatir a
los ‘señores de la guerra’ que asolaban el país. Si bien es cierto que
esta traducción no es incorrecta, también lo es que cualquier
universitario árabe es denominado genéricamente ‘talib’, que es el
participio activo del verbo ‘talaba’, que significa, simple y
llanamente, ‘pedir’ o ‘demandar’, enseñanza o instrucción en este caso.

Por ‘fatwa’ se entiende la sentencia jurídica basada en los textos
canónicos que es emitida por un ‘ulema’ o doctor versado en el corpus
legal islámico o ‘sharia’ (que en su sentido original indica el camino
recto). La repercusión de las ‘fatwas’ depende de su emisor. En el caso
de las emitidas por las autoridades religiosas talibanes es bastante
limitado, ya que sólo compete a los afganos que están bajo su autoridad.
Como botón de muestra, cabe señalar que los ulemas de la corriente
deobandí de la que beben directamente los talibanes han emitido hasta el
momento un número tan elevado de ‘fatwas’ -cerca de un cuarto de millón-
que su cumplimiento se hace imposible entre una población analfabeta y
diezmada tras décadas de miseria y privaciones de toda índole.

Otro de los términos empleados sin saberse muy bien lo que designa es el
de ‘mullah’ o ‘mollá’, que aparece frecuentemente acompañando a los
dirigentes talibanes. Aunque su origen es árabe y está asociado a la
gobernación, el término ‘mullah’ ha pasado a Occidente a través del urdu
y del persa y se refiere a los versados en materias religiosas. De su
misma raíz provienen las palabras ‘valí’ y ‘valiato’ que nos dejaron los
árabes tras su larga presencia en la península. No cabe por lo tanto la
posibilidad de hablar de ‘mullah’ en los territorios palestinos, como
han hecho algunos periodistas en sus crónicas de guerra.

Por mi experiencia directa, no estaría de más añadir a este pequeño
‘vocabulario de campaña’ una última palabra. A pesar de que ‘intifada’
puede considerarse ya una antigualla, pues la utilizamos desde hace más
de una década, persisten los malentendidos sobre su significado. Hay
quienes lo traducen como ‘revuelta’, hay quienes se inclinan por
‘manifestaciones violentas’, pero su traducción más fiel, partiendo de
lo que significa en árabe -‘sacudida’ o ‘agitación’-, es la de
‘levantamiento’ o ‘alzamiento’.

                           ------------------

La Voz de Galicia http://www.lavozdegalicia.com/

NACIONES UNIDAS ABOGA POR EL CULTIVO DE TRANSGÉNICOS PARA SALVAR A LOS
PAÍSES POBRES
Por: María José Corrales - Madrid
Noticia enviada por: Vicente Prieto

España encabeza la lista de los «líderes potenciales», según el nuevo
Índice de Adelanto Tecnológico.

Las nuevas tecnologías -incluida la biotecnología que permite la
producción de los polémicos cultivos transgénicos- son fundamentales
para reducir la pobreza en el mundo. Así se subraya en el «Informe sobre
Desarrollo Humano 2001» el Programa de Naciones Unidas para el
Desarrollo (PNUD). Su administrador, Mark Malloch Brown, advierte que
«al hacer caso omiso de los adelantos tecnológicos en medicina,
agricultura e información, se perderán oportunidades de transformar la
vida de los pobres». España se mantiene en el puesto 21 entre 162 países
en desarrollo humano y encabeza la lista de los «líderes potenciales».

Para el PNUD, los cultivos transgénicos reducirían la desnutrición que
padecen 800 millones de personas en el mundo y «serían especialmente
valiosos» para los agricultores pobres del África subsahariana. En
particular, se señala la «urgente necesidad» de desarrollar variedades
de maíz, sorgo y mandioca, alimentos básicos para pobres de muchos
países.

El PNUD propone «alianzas del sector privado» para que los países menos
desarrollados produzcan semillas modificadas. Entre los trabajos que
valora favorablemente, se encuentran las producciones de arroz y algodón
modificados de China. Y las nuevas variedades de arroz japonés. Para el
administrador del PNUD, Mark Malloch Brown, en Japón estos alimentos
«tienen rendimientos superiores en un 50%; maduran de 30 a 50 días
antes». Con este documento, el PNUD opta claramente por fomentar los
alimentos transgénicos y atribuye los temores a «políticas deficientes»
en seguridad alimentaria.

Buen futuro para España

España ocupa desde hace tres años el vigésimoprimer puesto en el índice
de desarrollo humano. El cambio de los baremos y la inclusión de la tasa
de paro perjudicó a España, que no ha vuelto a alcanzar los primeros
puestos desde 1998. Con todo, está al nivel del resto de los países de
la UE, aunque por detrás de los nórdicos, que son los más desarrollados.
En el lado positivo, el país tiene una de las tasas de esperanza de vida
más altas, de la que son responsables las mujeres. Las españolas gozan
de una longevidad de más de 78 años.

A pesar de su posición encabeza la lista de «líderes potenciales» en
tecnología. Esto significa que está en disposición de integrarse entre
los más avanzados tecnológicamente, aunque todavía no cuenta con nodos,
territorios de concentración de científicos de alto nivel e
instituciones de capital para investigación.

                           ------------------

Sonotone http://www.sonotone.net/

ESAS LEYENDAS URBANAS
Por: M. de Memoricol

El nombre genérico de "leyendas urbanas" se aplica a toda clase de
rumores disparatados que pasan a ser del dominio público, y que tienen
un leve origen en hechos reales. Se trata del género rumorológico por
excelencia, pues para que un chascarrillo ascienda al Olimpo de la
leyenda urbana, ha de pasar por una gran cantidad de bocas sin que se
deforme en exceso tanto el contenido como los protagonistas. En los
países anglosajones, este género de la cultura popular tiene una gran
aceptación, existiendo multitud de compendios, libros o páginas web
dónde se pueden encontrar los ejemplos más famosos. Sin embargo en
nuestro país, tan acostumbrado al cotilleo, es difícil encontrar
estudios sobre el tema que no incorporen vulgares copias de las leyendas
más universales y que todo el mundo conoce: los cocodrilos en las
alcantarillas, las jeringuillas con SIDA en las butacas del cine, la
prostituta roba-riñones, el perro mutante de rata, la niña de la curva,
los pollos de Kentucky Fried Chicken…
Sonotone, pues, se ve en la obligación moral de rescatar del armario del
chisme las 10 fábulas urbanas más famosas de esta España nuestra,
comprendiendo que la publicación de nombres y apellidos ha coartado a la
mayoría de autores que lo han intentado con anterioridad.

Un millardo de chivatos para una silla de ruedas

Hace años, corrió por la calles de Madrid (ignoro si por las de otras
ciudades pues era demasiado joven para el turismo nacional) una manía
que se puede catalogar como a medio camino entre el cerocomasieterismo
más incipiente y la tontería más absurda. Consistía en que cuando
sacabas un paquete de pitillos para ofrecer, aparecía alguien que
siempre te espetaba "¿me das el chivato que es para una silla de
ruedas?". Ante tal pregunta sensiblera, uno no podía hacer otra cosa que
acceder a la petición, más que nada porque en aquella época los chivatos
no los utilizábamos como ahora en ciertas prácticas de urinario. Tras
nuestra contribución a tan honorable causa, la mayoría de las veces se
investigaba un poco más en el tema, sacando siempre la misma conclusión:
los chivatos eran para un handicapadito que tenía que reunir un Kg de
ellos (alrededor de 100 millones de chivatos) para cambiar su caduca
silla de ruedas por una nueva dotada hasta de hiperespacio. Sin embargo,
hoy en día nadie ha tenido constancia de que el postrado recaudador de
chivatos hubiera logrado con éxito el plan renove de su silla, por
varias razones entre otras: ¿cómo era posible que te pidieran chivatos
gentes distintas y en cualquier lugar?. La gente cuando llegaba a su
casa con los bolsillos llenos de chivatos ¿los llevaba posteriormente a
un centro de almacenamiento de chivatos?¿Por qué nadie conocía al
handicapado? Si realmente consiguió su silla de ruedas ¿esta estaba
hecha de plástico trasparente?. Preguntas que nunca se pudieron
contestar.

Quien me va a curar el culo partido

Una de mis preferidas, por su actualidad y por la jeta de la gente al
atribuirse la autoría. No hará más de dos años que una buena mañana,
miles de españoles se levantaron contando que una amiga de su madre, una
cuñada de su tía o una vecina que les daba clase, la cual trabajaba de
enfermera de guardia en un famosos hospital de Sevilla, había atendido
al mismísimo Alejandro Sanz (o Sandro Magno, para los amigos) de un
desgarro anal de ciclópeas dimensiones producido por un taciturno y
acompañante Miguel Bosé. Todo el mundo, insisto, tenía alguien conocido
de enfermera de guardia, por la sencilla razón de que resultaba más
impactante darle cercanía a la historia que entonar un ¿Sabes que me han
dichooo…?. Sin embargo, aunque nadie conoció realmente a la enfermera,
la asistencia se produjo verdaderamente, porque, dicen las malas
lenguas, quién dejo el culo de Sandro como la bandera de Japón no fue
otro que el pederasta danzarín Antonio Canales.

Cuidado con la Banda del Alicate

Este era el grito de advertencia más utilizado, hará unos cuantos años,
por las madres antes de que sus inocentes hijos salieran a pulirse la
paga de la semana. Al parecer, pululaba por las calles un grupete de
malísimas personas humanas que se dedicaban a "limpiar" a los
jovenzuelos al grito de "¿pelas o pellizco?". Cuentan algunos amigos de
amigos de los agredidos, que estos, ante tal dicotomía, elegían siempre
"pellizco" por salvaguardar la paga y por lo suave del castigo. Lo que
no sabían las incautas víctimas era que la penitencia consistía en el
tortuoso retorcimiento de un pezón con un enorme alicate hasta que la
glándula se quedaba como el rabito de un cerdito. Además después,
también se llevaban el dinero. Haber elegido pelas !!!

La "sorpresa" de Ricky

Seguro que todo el mundo se acuerda de esta leyenda urbana, pues el
vídeo demostrativo estuvo más cotizado que el de las andanzas de Pedro
Jota Calvorota con Exhuperancia. En aquellos tiempos en que Concha
Velasco presentaba "Sorpresa, Sorpresa", y dado que la actriz estaba
haciendo caer la audiencia del programa por su afición al Soberano, se
inventaron (o fue real) un divertido acontecido: el mismísimo Ricky
Martín fue contratado para esconderse en el armario de una joven y
doncella fan, de tal manera que saliera (al grito de "sorpresa") cuando
esta llegara del colegio. Pues sí, la chiquilla llegó, pero al ver que
sus padres no estaban (se encontraban en el plató con Concha Velasco),
pensó "voy a darme un homenaje" y acto seguido se bajo la falda
tableada, cogió un bote de La Piara Tapa Negra (Nocilla o membrillo para
otros) y se untó toda la "japerilla" con la crema mientras llamaba a su
perro, que curiosamente se llamaba "Ricky". Nuestro divo latino, al oír
su nombre, estuvo a punto de salir pues creía que ese era el momento
programado, pero inmediatamente fue avisado por el pinganillo para que
no lo hiciera, pues todo el plató (incluido Concha y los padres) estaba
con la boca abierta. Dicen que un niño de 12 años fue el único que pudo
hacerse con una copia del vídeo, y que la vendía en su colegio por 500
Ptas. de nada. Una ganga, vamos.

Que cosas se meten las mujeres

Otro rumor de los catalogados "hospitalarios". Al igual que una amistad
enfermera, todo el mundo tenía un colega conductor de ambulancia con
chascarrillos jugosos para contar. Como aquel que circuló bastante
tiempo sobre un servicio en una zona residencia de alto standing. Al
parecer, una jovencita llamó muerta de miedo solicitando una ambulancia
por "un problema gravísimo" que no podía contar. Al llegar la dotación a
la casa de la, supuestamente, víctima, se encontraron a esta en posición
de perrito con un magnífico ejemplar de Gran Danés acoplado a su
trasero. Al parecer, a la incauta propietaria se le había ocurrido jugar
a hacer guarreridas españolas con el mastodonte canino, sin percatarse
que los chuchos deben sufrir un periodo de "descompresión" antes de
retirarse, por lo que los nervios de la muchacha por la tardanza en la
finiquitación del acto habían provocado el atasco del miembro del lindo
perrito. Dicen los rumores que todo se solucionó con unos cuantos cubos
de agua fría y un largo periodo de psicólogo de la chica.
Otra versión de la leyenda cuenta que no fue la salchicha perruna lo que
se introdujo la dueña, sino una botella de cava Dubouis, la cual hizo
vació dentro del órgano femenino quedándose totalmente atascada. La
solución de los divertidos sanitarios no fue otra que romper la botella
con un martillito para que anulara el "efecto ventosa".

La niña de la discoteca Androides

Esta historia es oriunda de la localidad toledana de Talavera de la
Reina, pero es un magnífico ejemplo de cómo la leyenda de la Niña de la
Curva y sus variantes son universales.
La noche de un sábado cualquiera de invierno un tal Pablo conducía su
moto hacia la discoteca Androides. De repente un fuerte aguacero comenzó
a caer sobre la ciudad. Gracias a Dios, Pablo estaba muy cerca de la
discoteca, así que aparcó su moto en un callejón cercano y bajo una
cornisa, comenzó a atar la moto al poste de una señal de tráfico.
De repente un escalofrío rozó su nuca y miró atrás. La sombra de una
joven de unos dieciséis años, vestida con una leve blusa de seda y una
falda también de tela muy ligera estaba observándole. La chica estaba
totalmente calada. El agua caía de su pelo rubio y lacio sobre sus
hombros, y el color de rimel de sus ojos formaba un reguero de lágrimas
negras sobre su cara. Pablo, se puso en pie y viendo que la chica
temblaba, se quitó su chaqueta motera de cuero y se la echó encima.
Pablo le sugirió llevarla a su casa pero ella se negó, así que le invitó
a entrar a la discoteca y tomar una copa. La cara de la muchacha era
pálida y triste, pero esgrimió una leve sonrisa y entró junto con el
chico al local. Allí conversaron durante horas y casi a las cinco de la
mañana, Pablo cogió su moto y la llevó hasta su domicilio. Allí en la
puerta, la muchacha cuyo nombre no había preguntado le dió un pequeño
beso en la mejilla y le entregó una fotografía de carnet.
Al día siguiente, Pablo, muy ilusionado por tener un nuevo ligue que
llevarse a la boca, se encaminó hacia la casa de la muchacha. Tras
varios golpes. Una mujer de unos cincuenta y muchos años abrió la
puerta. -¿Está su hija? - Preguntó Pablo. - No haga usted bromas,
joven - Contestó la mujer - Mi hija murió hace tres años en un accidente
de moto.-. Pablo no se resignaba y creía que todo era una macabra broma,
y es más, !!! coño, una cosa es que sea un fantasma, pero otra que le
mangue la chupa…!!!. Tan empeñado estaba Pablo que la mujer le acompañó
hasta el cementerio. Allí sobre una tumba con el nombre de su amada
estaba colocada la chaqueta que la noche anterior le había prestado.
Ahora Pablo continúa en tratamiento psiquiátrico. Tras conocerse la
historia que incluso salió publicada en la prensa local, la discoteca
Androides cerró.
Acojona ¿eh? Pues ya sabéis, pequeños pervertidos, cuidado con los
ligues y la chupa en días de lluvia.

La foto y el cepillo

Esta es también una historia muy contada, siempre cambiando los
protagonistas a gusto del interlocutor.
Resulta que una pareja se va de vacaciones a Santo Domingo a un complejo
de esos con Todo Incluido. Nada más llegar al hotel, los tórtolos se
baja al buffet a ponerse como el kiko, pero al subir a echarse la siesta
resulta que les han robado todo el equipaje, dejándoles solamente la
cámara de fotos y los cepillos de dientes. La pareja se caga en todo,
pero continúan sus vacaciones como si nada. A su regreso a casa, revelan
las fotos del viaje para enseñárselas a sus amigos, descubriendo
horrorizados como las primeras instantáneas corresponden a los ladrones,
los cuales se han fotografiado metiéndose los cepillos de dientes en el
culo.
Dicen por ahí que la pareja nunca más salió de vacaciones, pues se
gastaron todos los ahorros en cambiarse la dentadura.

El Patrol de la Guardia Civil

Una de las muchas leyendas que se sospechan que han sido adaptadas de un
chiste, aunque en EEUU tiene mucha aceptación.
Un garrulete se agarra una descomunal cogorza en un puticlub y cuando va
conduciendo su Nissan Patrol de vuelta a casa es parado por una pareja
de la Benemérita. Los agentes, al ver el estado del individuo, le hacen
bajarse del coche para andar sobre una línea recta, pero en ese justo
momento, en el carril contrario, un coche se pega un piñazo descomunal.
Lógicamente, los números corren a socorrer a los accidentados, momento
que aprovecha nuestro etílico protagonista para recular lentamente,
subirse en el coche y largarse a casa. A la mañana siguiente aparecen
los dos guardias civiles en la casa del resacoso agricultor (tiene que
ser agricultor pues debe vivir en un pueblo, sino no tiene sentido la
historia), el cual no se acuerda de nada. Los picoletos le preguntan si
ayer fue parado por conducir borracho, a lo que el hombre contesta que
el no sabe nada y que la noche anterior se la había pasado jugando al
Scatergoris con la parienta. Sin embargo es obligado a abrir el garaje,
dónde el incrédulo y despistado individuo descubre horrorizado que con
las prisas se ha confundido y se ha llevado el Patrol de la Guardia
Civil.

Los metrosurfistas

Mítica leyenda urbana dónde las haya, de la cual se hizo eco la prensa e
incluso se pusieron cámaras en el Metro para descubrir si era verdad.
Al parecer, no hace mucho tiempo, corría la creencia por el Metro de
Madrid que había unos aficionados a un deporte tan extremo como era el
de subirse a los techos de los vagones e ir de estación a estación
emulando a Michael J. Fox en una película de la cual no me acuerdo del
título. Esto creó una psicosis colectiva, llenándose los andenes de
jubilados que cambiaron el divertido hobby de mirar obras por el de
localizar a metrosurfistas. Como era lógico, nunca se vio a ninguno, más
que nada porque debían ser muy bajitos para no electrocutarse con la
catenaria. Como mucho, y para calmar las ansias de la sociedad, los
medios de comunicación entrevistaron a un par de jovenzuelos que se
dedicaban a viajar ENTRE los vagones, y no SOBRE ellos, con lo que la
leyenda nunca se demostró si era cierta.
Cierta no sé, pero difícil…taco.

La de la peseta.

Por ser la más antigua la hemos dejado para cerrar este sesudo estudio.
¿Quién no se acuerda de aquella mítica carta mecanografiada y
convenientemente envejecida que llegaba a las casas como enviada por el
mismísimo diablo? Si no recuerdo mal, llevaba un texto escrito por algún
sudamericano que, al mas puro estilo del comercio vertical de balletas
ecológicas, se había forrado por la suerte que traía mandar 10 copias a
amigos y conocidos. Si no convencía o el receptor era un incrédulo,
prometía millones de desgracias (con ejemplos de muertes de familiares y
mascotas) si se interrumpía la circulación de la peseta maldita que
acompañaba la misiva. Por supuesto, la mayoría de las personas se lo
creía y mandaba las correspondientes copias engrandeciendo el mito de la
rubia diabólica. Yo, personalmente, recibí la carta y no se me ocurrió
nada mejor que gastarme la peseta en una gominola de las de entonces. Y
aquí sigo, un poco desmejorado, pero sigo.
Dicen los estudiosos que la leyenda se esfumó cuando el Banco de España
cambió la rubia gorda por la diminuta lentilla de platino, con lo que
nadie era capaz de localizar la pieza dentro del sobre.

                           ------------------

Ciencia NASA http://ciencia.msfc.nasa.gov/

EL VIAJE DE LOS NANO-CIRUJANOS
Por: Patrick L. Barry
Traducción al Español: Jorge Ianiszewski

Científicos financiados por la NASA desarrollan naves microscópicas,
capaces de internarse en el cuerpo humano y reparar problemas – célula
por célula.

Enero 14, 2002: Es como una escena de la película "El Viaje Fantástico".
Una pequeña nave -- mucho más pequeña que una célula humana -- dando
tumbos a través de la corriente sanguínea de un paciente, a la caza de
células enfermas para penetrar sus membranas e inyectarles precisas
dosis de medicinas. Sólo que esto no es Hollywood. Es ciencia real.

Investigadores financiados por una donación de la NASA, comenzaron
recientemente un proyecto para hacer realidad estos escenarios
futuristas. Si tienen éxito, las "naves" desarrolladas por los
científicos -- llamadas nanopartículas o nanocápsulas -- podrían ayudar
a hacer realidad otra historia de ciencia ficción: la exploración humana
de Marte y la permanencia a largo plazo en el espacio por los humanos.

Aunque las aplicaciones espaciales serán el principal objetivo de los
investigadores, las nanopartículas tienen también un gran potencial para
muchos campos de la medicina, especialmente para el tratamiento del
cáncer. La seductora promesa de entregar venenos capaces de matar
tumores, directamente a las células cancerosas, evitando así los
devastadores efectos secundarios de la quimioterapia, ha generado un
gran interés en la comunidad médica por las nanopartículas.

"El objetivo de estas nanopartículas es introducir un nuevo tipo de
terapia -- de penetrar en células individuales... y repararlas; o, si
hay mucho daño, deshacerse de ellas", explica James Leary, de la Rama
Médica de la Universidad de Texas. Leary es el encargado de la
investigación, junto con Stephen Lloyd y Massod Motamedi también de la
Universidad de Texas; Nicholas Kotov de la Universidad Estatal de
Oklahoma; y Yuri Lvov de la Universidad Tecnológica de Luisiana.

Este proyecto se orienta hacia un problema relacionado con el cáncer --
las altas dosis de radiación (radioactividad) que experimentan los
astronautas en el espacio, especialmente en los viajes a la Luna o a
Marte, que exigen abandonar el paraguas protector del gigantesco campo
magnético que rodea a la Tierra.

Ni siquiera los materiales más avanzados, utilizados para protegerse de
la radiación en las naves espaciales, son capaces de aislar
completamente a los astronautas de la radiación de alta energía del
espacio. Estos fotones y partículas atraviesan sus cuerpos como balas
infinitesimales, destruyendo moléculas a su paso. Cuando el ADN sufre
daños por esta radiación, las células se comportan erráticamente,
ocasionalmente generando cánceres.

"Este es un problema importante", dice Leary. "Si los humanos van a
vivir en el espacio, tenemos que buscar cómo protegerlos mejor de la
radiación".

Debido a que los escudos contra la radiación posiblemente no puedan
resolver totalmente el problema, los científicos deben encontrar alguna
otra forma de hacer a los astronautas más resistentes a los daños de la
radiación.

Las nanopartículas ofrecen una solución elegante. Estas cápsulas
destinadas a entregar medicinas son minúsculas -- de sólo algunos
cientos de nanómetros, lo que es menor que una bacteria y más pequeña
aún que la longitud de onda de la luz visible. (Un nanómetro es una
millonésima de un milímetro).

Una simple inyección con una aguja hipodérmica puede liberar miles o
millones de estas cápsulas dentro del torrente sanguíneo de una persona.
Una vez allí, las nanopartículas aprovecharán el sistema de señalización
celular natural del cuerpo, para encontrar las células afectadas por la
radiación.

Los billones de células del cuerpo humano se identifican y comunican
entre sí a través de moléculas complejas incrustadas en sus membranas
exteriores. Estas moléculas actúan como "señales" químicas para
comunicarse con otras células o como "porteros" químicos que controlan
la entrada a la célula de moléculas existentes en el torrente sanguíneo
(tales como las hormonas).

Cuando las células son dañadas por la radiación, producen marcadores de
una clase particular de proteínas llamadas "CD-95" y los colocan en su
superficie exterior.
"Es la forma en la que una célula habla a otra célula y le dice, 'Oye,
Estoy herida'", dice Leary.

Implantando moléculas en la superficie exterior de las nanopartículas
que se adhieren e los marcadores CD-95, los científicos pueden
"programar" las nanopartículas para que busquen las células dañadas por
la radiación.

Si el daño causado por la radiación es muy grande, las nanopartículas
podrían entrar en las células dañadas y liberar enzimas que inicien la
"secuencia auto-destructiva" de la célula, llamada apoptosis. Si el daño
no es muy extenso, pueden soltar enzimas reparadoras de ADN para
intentar arreglar la célula y hacer que vuelva a funcionar normalmente.
Los humanos y otros organismos tienen enzimas naturales que protegen el
ADN y reparan errores, pero algunas hacen su trabajo mejor que otras.
"Hay organismos que pueden [absorber altas] dosis de radiación sin
mayores efectos nocivos," dice Leary. Estudiando estas especies, los
científicos ya saben como preparar enzimas reparadoras de ADN que
podrían ser transportadas por nanopartículas.

El equipo de Leary estudia también la manera de adherir moléculas
fluorescentes a las nanopartículas. Estas podrían ser diseñadas para
iluminar ciertas etapas del proceso, empleando incluso diferentes
colores para las diferentes etapas. Estas marcas fluorescentes serían
una forma para monitorear el trabajo de las nanopartículas dentro del
cuerpo.

"Para establecer el nivel del daño causado por la radiación, un
astronauta se pondría algo así como un par de anteojos, pero estos
anteojos serían capaces de mirar dentro de la retina", explica Leary.
"Utilizando el flujo de nanopartículas [fluorescentes] a través de las
células de la retina como un instrumento de análisis in vivo". (In vivo
significa "dentro del organismo".)

Ya existen tecnologías semejantes -- se utilizan para medir las
variaciones en el flujo sanguíneo de la retina debido a varias
enfermedades. La NASA está interesada en estos métodos no-invasivos para
controlar la salud, ya que los astronautas deberían posiblemente servir
como sus propios médicos en misiones de larga duración.

"Eventualmente, los astronautas podrían utilizar estos anteojos para
determinar lo que ocurre en su torrente sanguíneo. Y si es que necesitan
tratamiento, tienen una jeringa hipodérmica o algo semejante con las
nanopartículas apropiadas para el trabajo de reparación", dice.

Las nanopartículas son una forma radicalmente nueva de biosensores y
suministro de medicinas, y como tal, la tecnología necesitará aun de
muchos años más para llegar a su madurez y ser confiable. Pero no es una
fantasía descabellada. Todos los elementos de esta idea ya han sido
demostrados por separado -- las enzimas reparadoras de ADN, las
nanopartículas, las etiquetas fluorescentes. El truco es hacer que todos
ellos trabajen juntos en forma confiable.

"Este es un problema muy difícil, y no seremos capaces de hacerlo todo
en tres años", que es la duración del financiamiento. "Aquí tratamos de
desarrollar una ciencia muy innovativa -- es algo así como un salto",
dice Leary. "Pero eso es lo que hace que este proyecto sea tan
divertido".

Para más información:
Esta investigación es financiada por la Oficina de Investigación Física
y Biológica de NASA http://spaceresearch.nasa.gov/, como parte de un
esfuerzo de colaboración con el Instituto Nacional del Cáncer para
desarrollar sensores biomoleculares.
Desarrollo de Sensores Biomoleculares (NASA/Ames)
http://nasa-nci.arc.nasa.gov/- La Administración Nacional de Aeronáutica
y el Espacio (NASA) y el Instituto Nacional del Cáncer (NCI por su sigla
en inglés), del Instituto Nacional de Salud, han iniciado esta
colaboración http://www.nasa.gov/newsinfo/nci_top.html para apoyar el
desarrollo de tecnologías de sensores mínimamente invasivos,
bioinformatica, y estrategias de intervención ante la enfermedad.
Informe de prensa conjunto NASA/NCI
http://spaceresearch.nasa.gov/general_info/OBPR-01-230.html - NASA ha
seleccionado a siete investigadores para entregarles financiamiento que
les permita desarrollar nuevas tecnologías biomédicas, para detectar,
diagnosticar y tratar enfermedades del interior del cuerpo humano.
El párrafo inicial de este artículo se refiere a la película "El Viaje
Fantástico”
http://www.sfsite.com/isfdb-bin/pseries.cgi?Fantastic_Voyage, basada en
un libro del mismo nombre de Isaac Asimov
http://www.nytimes.com/books/97/03/23/lifetimes/asimov.html.

                           ------------------

ALEJANDRO UBEDA, INVESTIGADOR DEL SERVICIO DE BIOELECTROMAGNETISMO DEL
HOSPITAL RAMÓN Y CAJAL DE MADRID: “NO EXISTEN EVIDENCIAS CIENTÍFICAS DE
QUE LOS TELÉFONOS MÓVILES TENGAN EFECTOS NOCIVOS SOBRE LA SALUD”
Por: Europa Press

El investigador del Servicio de Bioelectromagnetismo del Hospital Ramón
y Cajal de Madrid, Alejandro Ubeda, aseguró ayer que, según las
investigaciones realizadas en el informe 'Campos electromagnéticos y
salud pública', no existen evidencias científicas de que las antenas de
base o los teléfonos móviles tengan efectos nocivos sobre la salud,
aunque insistió en la necesidad de seguir investigando en este terreno.

Ubeda participó en la jornada 'Efectos sobre la salud derivados de la
exposición a radiaciones de telefonía móvil', organizado por la
Universidad de Málaga, en la que también intervinieron el subdirector
general de Sanidad Ambiental y Salud Laboral del Ministerio de Sanidad y
Consumo, Francisco Vargas, y el magistrado de lo
Contencioso-Administrativo número 4 de Málaga, José Ángel Castillo.

El primero de ellos disertó sobre las medidas de protección sanitarias
frente a campos electromagnéticos y destacó el "sensacionalismo" que
están ejerciendo determinados medios de comunicación respecto a los
posibles efectos de las radiaciones emitidas por los teléfonos móviles y
antenas de base.

Por su parte, Castillo, puso de manifiesto la existencia de legislación
sobre este tema, tanto a nivel europeo y nacional, así como la
existencia de normativas propias de las comunidades autónomas y de los
propios ayuntamientos.

Entre las conclusiones de esta jornada destaca la necesidad de
información "clara y transparente", tanto al público en general como a
los medios de comunicación, y la "correcta" divulgación a través de un
lenguaje comprensible para todos los ciudadanos, entre otras.

                           ------------------

Diario Médico http://www.diariomedico.com/

OPONERSE AL USO DE VIDEOJUEGOS PUEDE SER NEGATIVO PARA EL NIÑO
Por: Miguel A. Castillo

La afición de niños y adolescentes por los videojuegos se encuentra en
el ojo del huracán desde hace años. El desconocimiento por parte de los
padres plantea con frecuencia dudas acerca de la postura que se debe
tomar respecto a esta forma de entretenimiento. Prohibir su uso o
mostrarse inflexible con las horas que el niño pasa con la consola
quizás no sea lo más adecuado.

Desde un punto de vista meramente educativo, no cabe duda de que jugar a
un videojuego puede aportar ventajas al niño. No obstante, según explica
Juan Alberto Estallo, psicólogo del Instituto Municipal de Psiquiatría
de Barcelona, es difícil hacer generalizaciones en cuanto a ventajas e
inconvenientes, ya que cada juego tiene unas características propias que
vienen dadas por su contenido y por el grupo de juegos al que pertenece
según su estructura.

Es normal que los padres controlen el contenido de los videojuegos que
compra su hijo, del mismo modo que le vigilan cuando alquila un vídeo o
un DVD para conocer los mensajes a los que se expone: "En algunos
videojuegos pueden observarse connotaciones negativas debido a su
contenido violento, sexista o racista y es lógico que el padre evite que
su hijo se exponga a esto", explica Estallo.

De todos modos, el videojuego debe desmitificarse y empezar a ser
considerado como una actividad más en la vida del niño. "Guste o no, es
un tipo de entretenimiento que siempre va a estar presente, al igual que
ha pasado con la televisión. Lo mejor es intentar conocerlo sabiendo que
lo único que consigue la oposición radical es reforzar el interés del
niño. Tarde o temprano todos los chavales acaban interesándose durante
una época por él".

Lo habitual es que tras recibir el regalo de la videoconsola o el
ordenador el niño muestre un interés desmedido por estos juegos durante
las primeras semanas. Por ello el experto señala que es un error
intentar controlar el uso desde el momento en que se estrena la máquina.
"Se debe controlar más que nada el uso a medio plazo. Hay estudios que
muestran que al entrar en contacto por primera vez con los videojuegos
el chico experimenta un periodo de unas cinco semanas de uso
indiscriminado, tras las cuales inevitablemente disminuye hasta
estabilizarse al llegar al tercer mes".

Restricciones

Las conductas muy restrictivas pueden lograr el efecto contrario al que
se persigue. "Una investigación muestra que es precisamente en los niños
sometidos a menor control por parte de sus padres en los que se produce
antes el fenómeno de saturación. Parece que el juego pierde al menos una
parte de su atractivo al no ser visto como algo prohibido, por lo que si
el niño sigue una trayectoria escolar normal es recomendable la manga
ancha en este aspecto".

En cualquier caso, no se puede hablar de forma general de un número
determinado de horas a la semana a partir de las cuales su uso puede
implicar un riesgo mayor para el niño. "Jugar seis horas seguidas con un
simulador de vuelo es absolutamente normal, mientras que es imposible
imaginar un tiempo igual de juego continuado con el Tetris".

La señal de alarma debe saltar en los padres cuando hay un cambio brusco
y significativo en la trayectoria vital o escolar del niño como
consecuencia de la aparición de la videoconsola.

No obstante, es frecuente echar la culpa del fracaso escolar a las horas
frente al ordenador cuando las malas notas ya existían antes de la
compra del aparato.

"Hemos de desengañarnos y pensar que hay chavales que de no tener
videoconsola tampoco estudiarían. En muchos casos, el videojuego no es
más que la forma de expresión de un problema previo".

Los contenidos demasiado violentos sí llegan a perjudicar

Los videojuegos violentos pueden favorecer los comportamientos violentos
y agresivos en niños, según indica un estudio realizado por
investigadores de la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, y publicado
en Psychological Science.

Los autores del trabajo revisaron 35 estudios sobre el efecto de los
videojuegos violentos en más de 4.000 niños y adultos. Los resultados
indicaron un impacto sustancial de los juegos electrónicos en el
comportamiento de los usuarios.

"Los videojuegos violentos favorecen los pensamientos y sentimientos
agresivos y la excitación sexual, lo que explicaría el aumento del
comportamiento violento que se ha registrado entre los jóvenes", ha
indicado Brad Bushman, coordinador del estudio.

En las últimas décadas los investigadores han intentado establecer una
relación entre los contenidos violentos de la televisión y el cine y el
aumento de la agresividad. Los estudios se extienden ahora al ámbito de
los videojuegos, aunque las investigaciones sobre su efecto todavía no
han sido muy rigurosas.

Jonathan Freedman, experto en medios de comunicación y violencia de la
Universidad de Toronto, en Canadá, ha indicado que los resultados de
este nuevo estudio experimental no pueden extrapolarse fuera del
laboratorio, ya que ha contado con un número insuficiente de
participantes.

Henry Jenkins, del Instituto de Tecnología de Massachussetts, en Boston,
señala que para solucionar el problema no deben elaborarse leyes, sino
trabajar junto a los fabricantes de videojuegos.

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

DESCUBREN EN EEUU MICROBIOS QUE PODRÍAN VIVIR EN EL SUBSUELO DE MARTE

Viven en un manantial de aguas termales a 200 metros bajo tierra, no
necesitan la luz del Sol y se alimentan de hidrógeno

A 200 metros de profundidad bajo las montañas Beverhead, en Idaho, un
equipo de investigadores de la Universidad de Massachussets y del
Servicio Geológico de Estados Unidos ha descubierto unos microbios
completamente diferentes a cualquier otra forma de vida conocida. La
existencia de estos microorganismos en un entorno al que no llega la luz
del Sol podría servir para explicar cómo, de haber surgido en un pasado
remoto, puede la vida haber sobrevivido en el subsuelo de Marte o en el
océano subsuperficial que se cree que existe en Europa, el satélite de
Júpiter.

Los autores del trabajo, que se publica hoy en la revista ‘Nature’,
indican que la nueva variedad de organismos vive en un manantial de
aguas termales a 200 metros bajo tierra. Los microbios, denominados
‘metanógenos’, no necesitan del Sol para sobrevivir. En su lugar,
generan energía a partir del hidrógeno existente en las rocas y producen
metano. Esta forma de vida pertenece a una familia de microbios muy
antigua, llamada ‘Archaea’ y relacionada de modo lejano con las
bacterias. Una comunidad microbiana de este tipo no se había descrito
hasta ahora en nuestro planeta y su hallazgo supone, según los autores,
«lo más cerca que hemos podido llegar para encontrar vida en la Tierra
bajo condiciones geológicas que se parecen a las que creemos que existen
bajo la superficie de Marte».

La vida requiere de agua y una fuente de energía. La principal fuente de
energía para la vida en la Tierra es la luz del Sol. Las plantas
convierten la energía de la luz del Sol en materia orgánica, que es
utilizada por otros organismos como combustible. En Marte y otros
planetas del Sistema Solar en los que puede existir vida, el agua
líquida tan sólo existiría bajo la superficie, hasta donde no llega la
luz del Sol. Por ello, de haber vida en estos mundos, debería mantenerse
a sí misma con fuentes alternativas de energía.

El presente estudio demuestra, por primera vez, que ciertos
microorganismos pueden vivir sin la luz del Sol, utilizando el hidrógeno
liberado desde las profundidades de la Tierra como fuente de energía.
Los expertos estadounidenses han identificado la nueva variedad de
microbios a partir de las secuencias de su ADN.

==== RINCÓN DEL LECTOR ================================================

CRÍTICA A LA CARTA A JULIET
Por: Hèctor Alós Font

La visión del autor y la mía son, pero, muy diferentes.
La visión del autor es la de un predicador del cientificismo, con
ciertos toques de xenofobia y bastantes de totalitarismo.

Xenofobia, por el despropósito, por ejemplo, de "en nuestro país hay
muchos musulmanes dispuestos a cometer asesinatos sólo porque los
ayatolás de un país lejano les dicen que lo hagan": ¿Muchos?, ¡Muy
subjetivo!. Y si fuera verdad ¿no es peor que haya infinitamente más
cristianos, judíos, agnósticos, ateos e incluso musulmanes (y personas
rubias y morenas, gruesas y delgadas, altas y bajas, hombres y mujeres,
ancianos y jóvenes, etc.) dispuestos a cometer asesinatos y a que se
cometan sólo porque el ayatolá de su rincón del planeta dice que
conviene que se cometan?

Y totalitarismo en casi la totalidad de su discurso: he alucinado
especialmente cuando parece que quisiera tener un control total sobre la
educación de su hija, sin que recibiera ningún tipo de input de la
sociedad. Hay gente que se quiere tanto a si misma y se siente tan
segura de si misma que parece que pretende que sus hijos sean sus
clones.

El artículo, pero, simplemente está mal planteado: es un ataque contra
los que no piensan como el autor, contra la racionalidad 100%. Y el que
no es racional parece que tenga que ser 100% irracional. Mis amigos
católicos tienen claro que el Papa actual es un viejo carcamal
absolutamente tronado; que la Virgen Maria si fue virgen o no, lo dudan
y creo que les importa un comino (en el original "s'en refoten", forma
vulgar de la que no he encontrado traducción en mi diccionario). La
esencia del cristianismo, para ellos, no es un montón de dogmas, sino
una ética, y también una fe. En todo caso, para ellos es absolutamente
insensato y descaradamente falso que "están absolutamente convencidos
que ellos tienen razón y los otros están equivocados". Es más: eso es
una barbaridad y un insulto; revela más cosas del mismo autor que de las
personas que describe. Parece como si creyera que estamos en pleno siglo
XVI, en medio de las guerras de religión, en vez de un movimiento
ecuménico, prácticamente unánime, al que incluso un retrógrada absoluto
como este Papa patético le da apoyo.

Un artículo correcto debe ser positivo: explicar la superioridad del
método científico, según nuestra opinión, por encima de las creencias
heredadas, del principio de autoridad ciego. En mi opinión, la esencia
es no negar jamás la posibilidad de error (cosa que no hace el autor,
mas bien al contrario): toda hipótesis y toda ley, de hecho, siempre
podrá ser rechazada: quizás algún día se encontrará algún caso que la
contradiga y será preciso reformularla. Podemos afirmar que es muy
probable que las cosas ocurran tal como preveemos, en el marco y las
circunstancias en que nos encontramos (quizás las mismas leyes no son
válidas a escala atómica), gracias al método científico. Pero la
seguridad absoluta no, jamás. La seguridad absoluta para los papanatas y
los simplones: para los Papas, Ayatolás o predicadores del
cientificismo: porque incluso con el método científico, seguro que con
el tiempo se harán mejoras y se avanzará. No hemos de dar nada por
seguro e inmutable: ni nuestra certeza en el método ni, aun menos,
nuestra pretendida superioridad

Este padre se ha equivocado de medio a medio: el enemigo, si lo hay, es
el fanático, el que impone, no el creyente. I de fanáticos también los
hay ateos. El artículo lo deja muy claro.
En mi opinión, lo que este padre debería hacer, en primer lugar, es
enseñar tolerancia a su hija. Que respete las opiniones de otros. Que no
denigre a los que no piensan como ella-cada uno piensa de un modo
distinto, por suerte: que considere, además, que esto es un valor, una
riqueza; que el debate y la discusión hacen avanzar el conocimiento- a
pesar de que después del debate, cada uno de los diferentes
participantes siga opinando diferente, es probable que hayan aprendido
cosas uno de otro.
Y que aprenda a pensar por si misma: que dude siempre y piense por si
misma. Que dude de todo y de todo el mundo(también de los padres), pero
simultáneamente que aprenda de todo y de todo el mundo (incluso, a
veces, de los padres).

                           ------------------

EL VERDADERO PAPEL DE LA CIENCIA EN LA SOCIEDAD
Por: J. Santiago Muñoz Domínguez

El articulo que se ha presentado en el Escéptico escrito por el
académico Antonio Hernando, tomado de una Tribuna Libre del diario El
País del 4 de Enero, tiene algunos puntos que reflejan, desde mi punto
de vista, dos aspectos graves de interpretación del  papel de la Ciencia
en la Sociedad.
El primero es la recomendación de que los científicos que opinen sobre
alguna materia sean, previamente cualificados y formen una elite, igual
como  sucede en el tenis, y descarta que el entorno en que se hace una
investigación constituya un nuevo elemento a considerar dentro del
método objetivo de la evaluación de la calidad científica. Con ese
criterio los Nóbel  Bernoz y Müller no habrían pasado el más mínimo
control, incluso la revista donde publicaron su fundamental articulo no
estaba jerarquizada muy arriba, y no digamos si fuera un empleado de una
oficina de patentes. La evaluación de la calidad científica es un tema
muy discutible todavía y no entraremos en ello.

Más adelante añade: "La ciencia no es humanitaria.... " En efecto, la
Ciencia no es una ONG, afortunadamente, pero excluir muchas de sus
objetivos o funciones como pudiera ser  encontrar nuevos medicamentos
para curar enfermedades, aplicar los conocimientos de la Física en
sistemas de diagnosis o hacer que nuestro mundo sea mejor o  consciente
de los peligros que le acechan podrían ser un aspecto que le daría un
cierto carácter  humanitario, creo yo. Y añade "Dentro de una rica
diversidad de temas de debate convendría aislar uno sumamente urgente
para la buena interacción ciencia-sociedad. Se refiere a lo importante y
trascendente que para la sociedad es reconocer quienes son los
científicos de calidad" Importancia que se realza con los debates
sociales, y cita la energía, las vacas locas  y otros .

Debo felicitar a mi colega y amigo por preocuparse de temas tan
controvertidos como preocupantes desde muchos puntos de vista. Sin
embargo, encuentro grave que tácitamente a lo largo de todo el articulo
se induzca al lector que sólo los científicos que han aprobado el
control de calidad y por tanto tienen un prestigio reconocido
oficialmente son los que han de tener la palabra y ser escuchados. Esto
es un poco peligroso, además de grave porque recuerda el famoso
principio de autoridad científica que afortunadamente ni tiene valor de
prueba ni debe tenerlo. Si este principio hubiera estado en vigor y, de
hecho todavía lo  utiliza mucha gente, incluso abundantemente, ( incluso
por nuestro querido amigo M. Toharia), cuando surgió el famoso y
olvidado ya  tema del Amplificador de Energía, cuyo nombre ya sería para
alarmar a los escépticos (vulgarmente conocido como Rubbiatrón) ahora
estaríamos embarcados en un megaproyecto que nadie en la UE se atrevió a
tomarlo en serio. La sociedad española se ha ahorrado mucho dinero y
conste que  se trataba de un proyecto ideado y dirigido por un Premio
Nóbel, (nadie le puede negar sus cualificaciones) pero algunos, no
necesariamente expertos, pensamos y demostramos en un debate
parlamentario que aquello no era viable por las muchas incógnitas que
tenía. Hoy nadie recuerda ya nada de este mal llamado amplificador de
energía.

A continuación el autor entra en el poco debatido tema de los efectos de
los CEM (Campos electromagnéticos de baja frecuencia). Y remarco su
texto  "Pero salvemos a la sociedad del engaño que consiste en hacerla
creer que esta decisión, la del Parlamento ante la mínima sospecha de
incalculables consecuencias, está basada en el conocimiento científico".
En mi humilde opinión, el Parlamento debe legislar pero oyendo todos los
argumentos los oficiales y los no-oficiales, y naturalmente las
evidencias que se presenten en un sentido u otro. Sin embargo, no creo
que el Parlamento sea el mejor foro para discutir temas científicos .
Como paradigma véanse las intervenciones sobre el almacenamiento de los
residuos radiactivos en la Comisión senatorial de energía.

Prescindiendo de las declaraciones de quienes opinan que no hay peligro,
como de los que dicen que lo hay, generando innecesariamente cierto
alarmismo, lo cierto es que los físicos han de medir los CEM y medirlos
bien, y le toca a los médicos oncólogos y epidemiólogos, estudiar sus
efectos sobre la salud y no puntualmente como se ha venido haciendo
hasta ahora. Hacen falta muchas pruebas,  y estudios prologados en el
tiempo, con la misma muestra de personas de riesgo, y contrastar
críticamente los resultados que se vayan obteniendo. Generalizar "que la
comunidad científica  acepta que no existen pruebas de que tales
interacciones sean nocivas, por debajo de ciertos umbrales", me parece
una afirmación gratuita. El problema de los umbrales es una cuestión, si
cabe, más grave. Baste saber quien los fija. ¿Expertos o la parte
interesada? Recuerden los más viejos lo que sucedió con la
radiactividad, radiaciones ionizantes. Los umbrales se han ido bajando y
ha costado mucho dinero, años y enfermos. Hoy ya se acepta que  no
existe un umbral de inocuidad. Por favor no confundan una cosa con la
otra. En ninguno de los trabajos sobre el tema de las líneas de alta
tensión he podido leer si existen efectos acumulativos o no. De la
nocividad o de la inocuidad no tengo datos para afirmar una cosa u otra,
pero mientras no se tengan trabajos completos y bien hechos, mi
recomendación sería actuar con un principio de precaución, la misma
recomendación de la OMS. Y sobre todo evitar afirmaciones rotundas en un
sentido o en otro, vengan de quien vengan.

                           ------------------

CARTA AL EEDIGITAL
Estimados amigos:

He leído el excelente artículo de Luis Alfonso Gámez "Un feriante en la
corte de Lucy", (boletín 38) en el que se ha "deslizado" un error.

Cuando el Sr. Gámez cita las líneas sobre los cromosomas y los genes de
la "obra" 'El Código Secreto' del inefable Bruno Cardeñosa, dice que
"[...] Sin embargo, Cardeñosa habla de "más de 30.000 genes" en ¡cada
cromosoma!, lo que -multiplicado por los veintitrés cromosomas-
supondría que el genoma humano tendría unos 700.000 genes.[...]"

Sin embargo, el número de cromosomas del ser humano es de 46, que se
unen dos a dos formando pares cromosómicos, lo que daría el 23 que usa
el Sr. Gámez.

Por supuesto, esto no invalida el razonamiento seguido. Muy al
contrario, lo refuerza: serían, según las números de Cardeñosa,
1.400.000 genes los componentes del genoma humano. ¡Menudo susto para
los componentes del Proyecto Genoma!

Un saludo,

Carlos Lobo Cartón

RESPUESTA

Tiene razón Carlos Lobo Cartón cuando dice que "el número de cromosomas
del ser humano es de 46", y no de veintitrés. Debería haber escrito,
como bien apunta, que tenemos en el núcleo de cada una de nuestras
células -menos en las sexuales- veintitrés pares de cromosomas. Hubiera
sido lo correcto. Indudablemente.

Respecto al número de genes, los últimos cálculos cifran en 30.000 los
del genoma humano. Se trata de los que hay repartidos en cada uno de los
dos juegos de veintitrés cromosomas. Porque portamos dos copias de cada
gen,  aunque puedan darse en diferentes formas (lo que se conoce como
alelos). Así pues, en nuestro genoma hay dos juegos de 30.000 genes. No
hay 60.000 genes individuales, sino 30.000 pares. Por eso tome como
referencia sólo veintitrés cromosomas al sacar los cálculos derivados
del disparate de Bruno Cardeñosa.

Da gusto que EL ESCÉPTICO DIGITAL sea leído con tanta atención por
quienes lo reciben y que hagan comentarios interesantes y agudos, como
el de Carlos Lobo Cartón, que a todos nos sirven para aprender y
corregir errores. Este boletín sería mucho más rico si quienes están al
otro lado de la pantalla participasen activamente en su elaboración.

Luis Alfonso Gámez

==== ARCHIVOS ESCÉPTICOS ============================================

* Astroglífica. Artículo del Dr. César Esteban y la Dra. Inés Rodríguez
Hidalgo, del Instituto de Astrofísica de Canarias y del Departamento de
Astrofísica de la ULL respectivamente, en formato PDF. Descarga desde
http://www.arp-sapc.org/docs/Astroglifica.pdf.

* Carta Escéptica a Paco Padrón. Artículo de Ricardo Campo Pérez, en
formato PDF, en el que se da contestación al que a su vez publicase
Francisco Padrón Hernández en la revista “Atlantes. Enigmas de la
ciencia”, bajo el título de “Decálogo del perfecto escéptico” . Este
archivo incorpora el artículo original publicado por Paco Padrón.
Descarga desde http://www.arp-sapc.org/eedigital/carta_esceptica.pdf

==== La Selección de “El Escéptico Digital”
=====================================

* i  n  f  o  . a  s  t  r  o
El Boletín de las estrellas / Información de primera sobre lo que
acontece en el Universo · http://www.infoastro.com

Para suscribirse y recibir los boletines semanales, envíe un mensaje a
infoastro-subscribe@...

                           ******************

* THMNews
El boletín de la Txori-Herri Medical Association cuyos archivos se
encuentran en http://www.txoriherri.com/thmanews.htm
©Txori-Herri Medical Association, 1997-2001

Para suscribirse al THMNews Basta con enviar un mensaje, con el texto
apúntenme al invento, a cualquiera de las siguientes direcciones
electrónicas   malo@...  jotaju@...  y DONLOGAN@...

                           ******************

* Divulc@t
El portal de la Ciencia y la Tecnología en el que la divulgación es la
norma que nos acerca al conocimiento y a la democracia.
http://www.divulcat.com/

Para suscribirse a Divulc@t  basta con enviar un mensaje en blanco a
divulcat-subscribe@...

                           ******************

* InfocienciaNet
Espacio destinado a la comunicación y el intercambio, a través de
Internet, sobre temas de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS).

Suscripción gratuita a InfocienciaNet a través de
http://www.infociencia.net o bien mediante el envío de un mensaje en
blanco a InfocienciaNet-subscribe@...

                           ******************

* La Nave de los Locos
Debate racional sobre ufología, paraciencias y otros muchos temas. La
mirada crítica chilena al mundillo irracional en
http://www.geocities.com/lanavedeloslocos

Suscripciones, mensajes, datos, artículos, opiniones:
lanavedeloslocos@...

                           ******************

* Lúcido
El órgano divulgativo de la AREV -  Asociación Racional Escéptica de
Venezuela http://www.geocities.com/escepticosvenezuela/
Boletín electrónico de distribución gratuita. Suscripción mediante el
envío de un mensaje en blanco a lucido-alta@... o, directamente,
a través de http://www.eListas.net/lista/lucido/alta

                           ******************

* Tendencias Científicas
El e-zine que reúne toda la información estratégica en ciencia,
tecnología y sociedad con la finalidad de ayudar al cibernauta a su
desarrollo humano y profesional.

Puede consultarse a través de: http://www.webzinemaker.com/tendencias

========================= EL ESCÉPTICO DIGITAL =======================

EL ESCÉPTICO DIGITAL es una publicación electrónica gratuita, editada y
difundida por ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico:
http://www.arp-sapc.org

Si desea enviar alguna noticia, colaboración o carta a la redacción de
EL ESCÉPTICO DIGITAL puede hacerlo a escepticismo@...

 - Para darse de alta, envíe un mensaje a el_esceptico-alta@...
   o directamente en: http://www.eListas.net/foro/el_esceptico/alta
 - Para darse de baja, envíe un mensaje a el_esceptico-baja@...
   o directamente en: http://www.eListas.net/foro/el_esceptico/baja
 - Para obtener ayuda, visite http://www.eListas.net/foro/el_esceptico

Copyright © ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org

Se permitirá la reproducción parcial o total de los artículos del
presente boletín siempre que se cite la fuente y la URL del mismo.
Igualmente se agradecerá el que se informe de ello a la sociedad editora
de EL ESCÉPTICO DIGITAL.

EL ESCÉPTICO DIGITAL está abierto a las aportaciones de sus lectores,
que podrán dirigirse a escepticismo@...

====================================================================