Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 150 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
Edición 2001 - Núm Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT TENEBRIS
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
EED-lista_antigua
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 149     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: EL ESCÉPTICO DIGITAL - Edición 2002 - Número 04
Fecha:Viernes, 31 de Mayo, 2002  04:01:27 (+0200)
Autor:Pedro Luis Gomez Barrondo <TXINBO @.....es>

=====================================================================

                           EL ESCÉPTICO DIGITAL

       Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la
Pseudociencia
       © 2000 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
       http://www.arp-sapc.org/

    Edición 2002 - Número 04 - 31 de Mayo de 2002

Boletín de acceso gratuito a través de:
http://www.elistas.net/foro/el_esceptico/alta

=== SUMARIO =========================================================

  - En el candelabro
Por: Luis Alfonso Gámez

  - Crónicas desde Magonia: El laberinto de Magonia.
Por: Luis Alfonso Gámez

  - ¿A qué huele el dinero?
Por: José Luis Calvo

  - Rumores de guerra
Por: Luis Alfonso Gámez

  - La realidad inventada
Por: Luis Alfonso Gámez

  - Cómo responder a los argumentos teístas. Diseño en la tierra.
Por: Víctor Stenger

  - Fenómenos para anormales
Por: Fernando Frías

  - La conjunción se ha ido... y el fin del mundo no ha ocurrido
Comunicado a la Prensa de ARP-SAPC

  - Ojos que no ven
Por: Josep Catalá

  - Falleció Stephen Jay Gould, fundador del movimiento escéptico
Comunicado a la Prensa de ARP-SAPC

  - Condolencia al CSICOP por la muerte de Stephen Jay Gould
Por: ARP-SAPC

  - Adiós Gould
Por: Javier Armentia

  - S. J. Gould: un buen chiste no se repite dos veces.
Por: José Manuel Sánchez Ron

  - La evolución en Stephen Jay Gould
Por: Antonio García-Bellido

  - Stephen Jay Gould: el Darwin de la paleontología
Por: Felipe Cuna

  - Mentiras piadosas
Por: Adela Torres Calatayud

  - La campaña
Por: Fernando Frías Sánchez

  - Grafología: la locura por escrito
Por: Christian Sanz

  - En manos de curanderos
Por: José María Romera.

  - Lapidadas
Por: Eduardo Haro Tecglen

  - La ciencia y sus misterios
Por: Carlos Álvarez

  - Física - investigación de un posible fraude: asombrosos experimentos
en entredicho
Por: Emilio Méndez

  - David A. Harris: “La proteína priónica anormal está presente desde
el nacimiento
Por: María Poveda

  - La nicotina disminuye la fabricación de neuronas en ratas, según un
estudio
Por: Europa-Press

  - Las emociones sociales pueden surgir en la corteza orbitofrontal
Por: Patricia Morén. Barcelona.

  - La NASA descubre grandes cantidades de agua helada bajo la
superficie de Marte
Por: Redacción El Correo

  - El hielo detectado en el subsuelo de Marte «puede ser sólo la punta
del iceberg»
Por: Luis Alfonso Gámez y Juan José Olabarria

  - Científicos japoneses dicen que el agujero de ozono habrá
desaparecido para 2050
Por: Agencias - Tokio

  - Los Marcianos Sí Eran Verdes
Por: Javier Armentia

  - El tigre de Tasmania volverá a la vida 75 años después de su
extinción
Por: Mónica Garriga

  - Ghrelin, la nueva hormona del hambre
Por: Denise Grady - The New York Times

  - La vida y la muerte del gran ejercito de Napoleón, a estudio
Por: Redacción Diario Médico

  - Antenas. Un informe de Sanidad concluye que la exposición a campos
electromagnéticos no produce efectos adversos
Por: Europa-Press

  - La Xunta constata que tras analizar el 80% de las antenas no se ha
detectado riesgo para la salud
Por: Redacción Faro de Vigo - Santiago

  - El supremo condena a dos años de cárcel a un médium por estafar a
sus clientes
Por: Redacción Diario de Navarra

  - Los dinosaurios viajaban acompañados de otros animales
Por: Reuters

  - ¡Fin de los tontos!
Por: Ricardo

  - Sobre alineaciones y alienaciones.
Por: Irving Rodríguez

  - Suspendido el fin del mundo
Dr. José Luis Torres

  - La Química y nosotros
Por: Sergio López Borgoñoz - Antares Producciones

=== NOTICIAS =========================================================

EN EL CANDELABRO
Por: Luis Alfonso Gámez

1. ADIOS A STEPHEN JAY GOULD.

Stephen Jay Gould, paleontólogo, divulgador científico y escéptico
militante, falleció en su casa de Nueva York el 20 de mayo víctima de un
cáncer. En diez años, el racionalismo ha perdido a tres de sus pilares:
Asimov, Sagan y Gould. No son días para la alegría, pero tampoco han de
serlo para la tristeza. Recoja quien recoja la antorcha de estas tres
figuras del humanismo y la divulgación -los tres miembros del Comité
para la Investigación Científica de los Supuestos Hechos Paranormales
(http://www.csicop.org)-, es el momento de que todos los que componemos
el movimiento escéptico nos mantengamos al pie del cañón para que la
semilla de la razón sembrada por ellos pueda algún día brotar en una
sociedad en la que imperan la superstición, la pseudociencia y la
ignorancia.

2. INMUNDICIA Y CONSPIRACIÓN.

Poco más de un mes ha tardado en publicarse en España 'La gran
impostura', el libro en el que Thierry Meyssan afirma que ningún avión
se estrelló contra el Pentágono en el 11-S y que los atentados de Nueva
York y Washington fueron maquinados desde el interior de la propia
Administración de Bush. (Menos mal que vimos los dos aparatos chocar con
las Torres Gemelas, que, si no, Meyssan también diría que nunca
existieron.) La edición de este subproducto conspiranoico ha corrido en
nuestro país a cargo de La Esfera de los Libros, sello del diario 'El
Mundo', el único de los grandes periódicos de españoles que ha caído
rendido en los brazos del autor. Para darle credibilidad, Meyssan, quien
ha lanzado su libro mediante una campaña en Internet orquestada por su
hijo (http://www.asile.org/citoyens/numero14/missile/temoins_es.htm) ha
sido presentado a los cuatro vientos como alma de la Red Voltaire. James
S. Robin, analista político y colaborador de 'National Review Online' ha
escrito indignado que el filósofo francés “tiene que estar revolviéndose
en la tumba tras haberse apropiado de su nombre este imbécil”. La Red
Voltaire está formada en realidad un grupo de amigos que cobró fama por
denunciar públicamente el peligroso avance de los fascistas de Le Pen y
no a un 'think tank' puro y duro, como han dejado caer los
propagandistas del libro. Meyssan ha pegado un pelotazo de mucho cuidado
a costa de la verdad, vendiendo sólo en su país 200.000 ejemplares. Su
éxito podría marcar el desembarco en Europa de la literatura
conspiranoica que tanto tirón tiene en Estados Unidos, como
acertadamente me comentó en su momento el historiador Julio Arrieta.
Desde luego, visto lo propensos a publicar inmundicias que son algunas
editoriales españolas, lo extraño sería lo contrario.

3. EL AVIÓN QUE CARDEÑOSA TAMPOCO VIO.

¿Tan proclive a ver platillos volantes y espíritus y, al mismo tiempo,
incapaz de ver los restos del avión que se estrelló contra el Pentágono?
No, sinceramente, no creo que Bruno Cardeñosa ignore las fotografías con
fragmentos del aparato ni que la postura de quienes dicen que no hubo
ninguna aeronave que se estrellara contra el cuartel general
estadounidense es equiparable a la de quienes mantienen que los nazis no
mataron, en los campos de exterminio, a millones de personas. Lo que
ocurre es que la conspiración es ante todo cuestión de pasta y el
periodista de los 700.000 genes anda necesitado de temas con los que
ganarse la vida tras haber sido despedido de 'Más Allá'. Ahora colabora
en varias revistas y cobra a pieza, así que, cuantos más artículos saca
de su factoría de patrañas, más dinero entra en su cuenta corriente. Y,
claro, quien nunca ha sido especialmente escrupuloso con la verdad, no
duda en tiempos de necesidad en revolver entre la basura y convertirse
en el profeta de Thierry Meyssan en España a cambio de cuatro euros. Lo
increíble es que después Cardeñosa tenga la desfachatez de decir a sus
acólitos: "Nunca he sido un defensor de teorías conspirativas". Que se
lo pregunten a Douglas O'Brien
(http://orbita.starmedia.com/genskeptic/archivo/ufo1a.html).

4. 'REVISTA DE ARQUEOLOGÍA', EL PASADO INVENTADO.

Dos décadas después de su nacimiento, 'Revista de Arqueología' ha
cambiado de dueños y, automáticamente, su credibilidad se ha ido al
garete. La ha comprado nada menos que MC Ediciones, el grupo que publica
la simpar 'Más Allá', y ha puesto en su dirección a una de las plumas
habituales de las revistas esotéricas. Porque eso es Nacho Ares, por
mucho que ante quienes no le conozcan se presente nada más que como un
joven egiptólogo. Este divulgador de la anticiencia no es de los que
defienden que las pirámides las hicieron los extraterrestres; es más
astuto. Pertenece a la línea del medio, como él mismo reconoce al
afirmar que, "cuando se está muy metido dentro de este tipo de
investigaciones, es relativamente sencillo separar el grano de la paja.
Ahora bien, para poder hacerlo hay que tener tras de sí un importante
bagaje en lo que respecta a la lectura de libros y artículos
'académicos'. Hay que estar al día de todo. Si solamente lees a Däniken,
Sitchin y compañía, estás totalmente perdido. Creo que hay un punto
medio de equilibrio en el que se encuentra el éxito". En su caso, ese
equilibrio le hace decir, entre otras cosas, que las pirámides de Gizeh
son imposibles de entender dentro de la 'cronología oficial', lo que da
alas a sus colegas más indocumentados, quienes le llevan cada dos por
tres a Egipto en sus viajes esotérico-místicos para que haga el papel de
experto heterodoxo. Por de pronto, la leve huella de Ares en el número
252 de la publicación hace temer lo peor y responde a su anuncio, en el
editorial, de que va a "añadir una serie de alicientes" que acerquen la
revista "al gran público". Así, entre otras cosas, en ese mismo ejemplar
recomienda la novela napoleónica de Javier Sierra -director editorial de
MC Ediciones- y el libro sobre los godos de Juan Antonio Cebrián, un
fenómeno de ventas que se basa en el éxito del locutor radiofónico, cuyo
estilo literario deja bastante que desear. Será interesante ver cómo
reaccionan, si lo hacen, los arqueólogos e historiadores que colaboran
en 'Revista de Arqueología' ante la previsible inundación de disparates
que sufrirán sus páginas en los próximos meses.

5. LAS PROFECIAS DEL 'HOMBRE POLILLA', ¿CENSURADAS?

La lectura del último número del boletín electrónico 'Saucer Smear'
(http://www.martiansgohome.com/smear), que edita James W. Moseley,
revela que algo raro ha pasado con la última edición del libro sobre las
andanzas del 'hombre polilla' (Tot Books, 2002). Moseley ha recibido una
carta de un lector que se identifica como Harry Lime y que dice que, en
la reedición de 'The mothman prophecies' con motivo del estreno de la
película protagonizada por Richard Gere, se incluye una nota con el
siguiente texto: "Ésta es una obra de ficción. Todos los personajes y
hechos descritos en este libro son producto de la imaginación del autor
o se usan en el marco de la ficción". Ni basado en hechos reales ni nada
parecido. Curiosamente, esa advertencia no existe en la edición española
del libro (Punto de Lectura). A falta de echar una ojeada a la original
con mis propios ojos, el descreído epílogo escrito por John Keel para la
reedición de 2002 -deja claro que no se cree nada- me hace sospechar de
que podríamos ante un caso de censura, y no precisamente por parte de
los pérfidos escépticos. ¿Por qué ningún hábil investigador de lo
paranormal se ha hecho eco ni del revelador epílogo de Keel ni de esa
advertencia?

6. EDENEX O EL RIDÍCULO HECHO UFOLOGÍA.

Había una pintada en la Euskadi de la Transición que decía: "Si tienes
un hijo tonto, no te preocupes. Algún día podrá llegar a ser rey".
Cambien la profesión por periodista de lo paranormal y se abrirá ante
los necios un mercado laboral bastante más amplio. Buena prueba de ello
ha dado un tal Alberto Guzmán, de Edenex
(http://edenex.iespana.es/edenex), en el número de mayo de 'Más Allá',
la publicación que dirige Javier Sierra. Muy resumidamente, la historia
es la que sigue. Según Guzmán, desde hace años Edenex recibe detalladas
cartas de un 'hacker', que dice llamarse I. E. Romero y está recluido en
cárceles estadounidenses de máxima seguridad. El preso, quien les
escribe largas misivas, les ha contado a estos ufólogos españoles que se
infiltró en unos archivos informáticos de la CIA que contienen
revolucionaria información sobre el caso Roswell. Los de Edenex son el
típico grupo de ufólogos creyentes a pies juntillas en cualquier
disparate y, por lo visto, alguien ha decidido reírse un rato de ellos,
y se ha pasado dos años mandándoles cartas con dibujitos de marcianos y
afirmaciones sorprendentes poniendo en el remite la dirección de una
prisión estadounidense de alta seguridad. A no ser que estemos realmente
ante un preso burlón. Porque creerse que estos americanos son tan torpes
que a un tipo que han encerrado por saber supuestamente demasiado le
dejan que lo cuente todo por escrito a un grupo ufológico español es
digno sólo de quien cree en espías de la CIA adolescentes. Y va Sierra y
saca la tontería a la portada de su revista.

7. LOS FINANCIADORES DE LA INCULTURA.

La publicidad es la principal vía de financiación de las publicaciones
esotéricas. Al margen de las empresas del sector del misterio
(teleadivinos, vendedores de amuletos, etcétera), hay instituciones y
entidades que financian -mediante la inserción de publicidad- las
revistas paranormales. En mayo, los anunciantes que han colocado
publicidad en 'Año Cero' (A), 'Más Allá' (M), 'Enigmas' (E) y 'Enigmas
Express' (EE) son:

ONG: Cruz Roja (EE) y Greenpeace (E).

Editoriales: EDAF (A, M, E y EE), Ediciones Obelisco (A y M) y Oberón
(M).

Otras: CCC (A y E), Ceac (M), J&B (M) y M-80 Radio (EE).

© Copyright Luis Alfonso Gámez, 2002.
Prohibida la reproducción.

                           ------------------

CRÓNICAS DESDE MAGONIA
Por: Luis Alfonso Gámez

EL LABERINTO DE MAGONIA

El campesinado francés del siglo IX achacaba a unos hechiceros, los
tempestarios, la capacidad de arruinar las cosechas. Estaba convencido
de que esos brujos enviaban las tormentas contra los campos, para luego
recoger los frutos dañados y transportarlos en barcos que navegaban por
el cielo hasta una ciudad situada entre las nubes. A ese mágico enclave
se refirió Agobardo de Lyon (779-840) como Magonia en su libro Contra
insulsam vulgi opinionem de grandine et tonitruis (Contra las necias
opiniones del vulgo sobre el granizo y el trueno). San Agobardo –su
festividad se celebra el 6 de junio– ni creía en los tempestarios ni en
la existencia de Magonia. El clérigo consideraba tales creencias propias
de hombres sumidos en una “gran estupidez”, en una “profunda locura”, y
se enfrentó a ellas abiertamente hasta el extremo de salvar la vida de
cuatro supuestos tempestarios. Lo cuenta, con más detalle que el propio
interesado, el abate Nicolás de Montfaucon de Villars (1635-1673) en sus
Coloquios sobre las ciencias ocultas.

Sucedió un buen día, hace 1.200 años, que los habitantes de Lyon
capturaron a tres hombres y una mujer que, según el populacho, habían
bajado de un barco volador. Los lugareños estaban convencidos de que se
trataba “de magos enviados por Grimoaldo, duque de Benevent, enemigo de
Carlomagno, para perder las cosechas de Francia”. Los acusados adujeron
en su defensa que eran originarios de la región, pero que habían sido
“raptados poco tiempo atrás por hombres milagrosos que les mostraron
inauditas maravillas para que volvieran a contarlas”. Sus captores
estaban dispuestos a lapidarlos hasta que los presentaron ante Agobardo,
y éste medió en la disputa. Tras escuchar a ambas partes, el obispo de
Lyon no dio crédito a ninguna. Dictaminó que “no era cierto que esos
hombres hubieran bajado de los aires”, como mantenían los lugareños, ni
lo que los presuntos hechiceros decían haber visto. “El pueblo –concluye
Montfaucon de Villars– creyó más a su buen padre Agobardo que a sus
propios ojos, se apaciguó, liberó a los cuatro embajadores de los silfos
y se acogió con admiración al libro que Agobardo escribió para confirmar
la sentencia pronunciada”.

Tres siglos después de la publicación de los Coloquios, un ufólogo
francés, Jacques Vallée, rescató la ciudad de las nubes del olvido en su
obra Pasaporte a Magonia (1969). Según el hombre en quien se inspiró
Steven Spielberg para el personaje interpretado por François Truffaut en
Encuentros en la tercera fase, “los seres de los ovnis actuales
pertenecen al mismo tipo de manifestaciones que se describían en siglos
pasados secuestrando humanos y volando a través de los cielos”. Ángeles,
demonios, hadas, elfos y extraterrestres serían, en su opinión,
diferentes denominaciones de unos mismos entes de otra dimensión que han
influido en la historia humana desde hace milenios. “Magonia –sostiene
el ufólogo en Dimensions (1988)– constituye una suerte de universo
paralelo que coexiste con el nuestro. Se hace visible y tangible sólo a
gente elegida, y las puertas que a él conducen son puntos tangenciales
conocidos únicamente por los elfos y unos pocos de sus iniciados”.

Al igual que otros fracasaron antes en su empeño de demostrar que el
Olimpo, el Cielo, el Infierno o el País de las Hadas tenían una base
real, Vallée no ha logrado probar la realidad física de Magonia. De lo
que no hay duda, sin embargo, es de que existe, aunque no tal como
presume el ufólogo francés. Magonia está a nuestro alrededor. En todas
partes y en ninguna. Y los tempestarios y las hadas, seres en los que ya
casi nadie cree, han sido sustituidos en el imaginario popular por las
personas dotadas de poderes extraordinarios y las entidades de otros
mundos, sean extraterrestres o espíritus.

Ahí fuera –donde, según Expediente X, está la verdad–, hay individuos
que, entre otras muchas habilidades sorprendentes, dicen ver el futuro;
sanar graves enfermedades y lesiones mediante la imposición de las
manos; estar en contacto con alienígenas; comunicarse con los muertos;
doblar metales con el poder de la mente; leer el pensamiento de los
demás; diseccionar la personalidad a partir de los rasgos de la
escritura, y viajar en espíritu, escapándose del cuerpo. A pesar de que
la vida diaria de la mayoría discurre al margen de lo sobrenatural, lo
paranormal nos tiene cercados: enigmáticos humanoides habitan las más
altas cumbres y la espesura de los bosques; monstruos antediluvianos
viven en las aguas de algunos lagos; extraños dibujos aparecen de la
noche a la mañana en los sembrados; barcos y aviones se esfuman sin más
en ciertas regiones del planeta; estatuas de la divinidad lloran
lágrimas de sangre; hay rastros de continentes sumergidos donde, en un
pasado remoto, se desarrollaron civilizaciones más avanzadas que la
actual; millones de seres humanos han sido secuestrados por los
alienígenas que nos visitan a bordo de platillos volantes; la tecnología
empleada para erigir las pirámides y otros grandes monumentos del pasado
revela que sus constructores o bien tenían conocimientos extraordinarios
o bien eran extraterrestres...

El misterio nos rodea, y son muchos los ciudadanos de los países
desarrollados que se sienten perdidos en ese laberinto de espejos que es
Magonia, sin saber qué paredes son reales y cuáles, mera ilusión. Sin
estar seguros de si algo es cierto o ha sido deformado, consciente o
inconscientemente, por quienes dicen haber visto o vivido maravillas. La
culpa de esa desorientación no es únicamente de quienes la sufren, que
podrían paliarla si pusieran interés, sino también de quienes deberían
guiarles por ese laberinto de supersticiones. Como lamenta Robert L.
Park, director de la oficina en Washington de la Sociedad Americana de
Física, en su obra Ciencia o vudú (2000), “no es sorprendente que el
público tenga problemas a la hora de distinguir entre charlatanes y
expertos: no hay nadie que le diga quién es quién”. Porque la mayoría de
los científicos prefiere mirar para otro lado.

© Copyright Luis Alfonso Gámez, 2002.
Prohibida la reproducción.

                           ------------------

La Crucifixión de Clío http://clio.blogalia.com/

¿A QUÉ HUELE EL DINERO?
Por: José Luis Calvo

Según una anécdota muy conocida, Tito le afeó a su padre, el emperador
Vespasiano, el haber establecido un impuesto sobre las letrinas
públicas. La respuesta paterna fue colocar un montón de sextercios bajo
la nariz filial y decirle: "El dinero no huele".

Por una vez, me permitiré el contradecir a tan notable personaje
histórico. Hay dinero que sí huele, el obtenido con el tráfico del
sufrimiento ajeno.

El pasado día 22 de mayo, un tal Thierry Meyssan presentó en Madrid un
libro titulado "La gran impostura". Según las notas de prensa, su autor
es un periodista francés. No dudo de su nacionalidad, pero sí de su
profesión. El periodista tiene un compromiso con la verdad con la que
monsieur Meyssan parece estar reñido.

La teoría que presenta es sencilla, ningún avión se estrelló contra el
Pentágono el pasado 11 de noviembre. En realidad fue una maniobra de la
inteligencia estadounidense. Para realizar esa afirmación tan llamativa
(y estoy siendo muy benévolo con los calificativos) se basa en supuestos
datos tales como que sólo se vio afectado el sector exterior del
edificio, que el presunto impacto estaba a ras de suelo, que no hay
restos del aparato en el edificio... que ya desde la aparición del texto
original en francés han sido contestadas hasta la saciedad aunque nada
de ello haya impedido la publicación de este libro en nuestro idioma. La
razón para ello es tan prosaica como que ha sido un gran éxito de ventas
en su Francia natal.

Analicemos la tesis para ver si es consistente. ¿Es creíble que
simultáneamente al atentado contra el WTC en Nueva York, la inteligencia
militar estadounidense estuviera atentando contra el Pentágono? ¿Es
creíble que las personas que afirman haber contemplado cómo un avión se
dirigía contra el Pentágono estuvieran mintiendo? ¿Es creíble que los
aviones desaparezcan en pleno vuelo sin dejar rastro? Porque si ningún
avión se estrelló contra el Pentágono ¿dónde está el cuarto avión que
desapareció ese aciago día?

Ajena a esas inconsistencias (y a las puras y simples mentiras que el
autor cita como "pruebas" de sus afirmaciones) la prensa española (salvo
honrosísimas excepciones) no se ha enterado de nada. Han hecho mención
de la obra como si fuera un gran descubrimiento o, en el mejor de los
casos, con una neutralidad que en este caso concreto es un insulto. Nada
extraño si pensamos en la sucesión de "meteduras de pata" con que los
medios de comunicación españoles nos obsequiaron en esas fechas. ¿Se
acuerdan de la inexistente cuarteta de Nostradamus que nos vendieron
como auténtica?

Decíamos que con honrosas excepciones. Para deleite suyo, les aconsejo
que lean detenidamente el artículo doble que les adjuntamos a
continuación y que apareció publicado en el periódico El Correo con
fecha 14 de abril de 2002. Encontrarán en él un lúcido artículo de uno
de los periodistas que dignifican con su trabajo esta profesión, Luis
Alfonso Gámez.

Advertirán además, por la fecha, que se adelantó a los acontecimientos.
Por desgracia, como la mítica Casandra, Luis Alfonso Gámez tiene la
"desgracia" de hacer predicciones que nadie toma en consideración hasta
que se demuestran acertadas. Sin embargo, estoy seguro de que continuará
con su buen hacer, alertando a la sociedad de las mentiras que se
extienden de forma aparentemente imparable, fomentando el espíritu
crítico que nos conduce a poder diferenciar la verdad de las mentiras.

Frente a los que consideran que el dinero no huele aunque apeste a
letrina, hay personas que sólo entienden de su compromiso ético con su
profesión, que no cambiarían por todo el oro del mundo su vocación de
servicio a la sociedad. No se van a hacer famosos ni ricos y lo saben y
continúan con su labor, necesaria y muchas veces minusvalorada. Por eso,
gracias, Luis Alfonso.

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

RUMORES DE GUERRA
Por: Luis Alfonso Gámez

Un libro de un conspiranoico que defiende que ningún avión chocó contra
el Pentágono se convierte en éxito editorial en Francia

«Dos hermanos serán separados violentamente por el caos... La tercera
gran guerra comenzará cuando la ciudad esté en llamas» (Nostradamus,
1654). Dos días después del ataque terrorista contra el World Trade
Center, esta cita, en la cabecera de un diario madrileño, daba visos de
autenticidad a una apocalíptica profecía. Los hermanos eran las Torres
Gemelas; la ciudad, Nueva York, y el desastre había sido predicho por
Michel de Notredame a mediados del siglo XVII. El presagio era, sin emba
rgo, tan falso como una moneda de tres euros. Para empezar, porque
Nostradamus murió en 1566, así que no pudo escribir esas palabras un
siglo más tarde; para acabar, porque no existe ninguna cuarteta del
astrólogo francés que diga algo parecido.

La primera parte del verso fue creada en 1997 por Neil Marshall, un
estudiante de la Universidad de Brock, en Canadá, para un
ensayo -titulado Un análisis crítico de Nostradamus - en el que
pretendía demostrar que un texto del pasado puede venderse como
predicción de un suceso siempre que su redacción sea abstrusa. «Si haces
las suficientes profecías y eres lo suficientemente inteligente para
escribir de una manera abstracta, serás considerado en el futuro un
vidente», argumentaba Marshall hace cinco años. La clave para él era
dejar reposar lo escrito hasta que una de las profecías encajase con la
realidad. Cuando, el 11 de septiembre, alguien añadió a su cuarteta
original lo de «la tercera gran guerra comenzará cuando la ciudad esté
en llamas» y envió el texto masivamente por correo electrónico, Marshall
vio su hipótesis demostrada y a sí mismo transmutado en adivino. El
tiempo le había dado la razón.

Pelotazo editorial

La falsa profecía de Nostradamus fue la primera de las mentiras
relacionadas con la tragedia de septiembre en difundirse a los cuatro
vientos. La última se ha plasmado en un libro que se ha puesto a la
venta en Francia y se ha convertido en todo un éxito de ventas. 11
septembre: l'effroyable imposture ( 11 de septiembre: el espantoso
fraude ) propugna que no hubo ningún avión que se estrellara contra el
Pentágono. Su autor, Thierry Meyssan, es periodista y preside la Red
Voltaire, una organización de izquierdas que combatió en su día al
Frente Nacional y que ha visto fulminada su credibilidad de la noche a
la mañana por el pelotazo editorial de su presidente.

Los primeros 20.000 ejemplares de 11 septembre : l'effroyable imposture
desaparecieron de las librerías en sólo dos horas. «Hemos vendido 2.500
ejemplares en diez días cuando una novela superventas puede llegar a
1.500 al mes», señalaba el 1 de abril un portavoz del local parisino de
la cadena Fnac en Les Halles a The Guardian . La operación de
mercadotecnia empezó el 10 de febrero, cuando Raphaël Meyssan colgó -en
francés, inglés, español e italiano- una sinopsis de la teoría de su
padre en la web de L Asile Utopique . Dos semanas después, la página
registraba 15.000 visitas diarias. La respuesta no se hizo esperar. A
principios de marzo, en el sitio Páginas de Referencia sobre Leyendas
Urbanas , se desmontaba punto por punto la tesis de Meyssan en un
trabajo que ha sido actualizado tras la publicación del libro.

El periodista sostiene que los destrozos del Pentágono no fueron
causados por un avión de pasajeros secuestrado, sino por el propio
Gobierno estadounidense. Meyssan llega a tal conclusión al no explicarse
cómo puede una aeronave de 100 toneladas que volaba a un mínimo de 400
kilómetros por hora dañar únicamente el anillo exterior del inmueble;
cómo pudo chocar justo contra la planta baja; dónde están los restos del
Boeing 757 ; por qué se echó arena sobre el césped próximo al edificio,
aunque no había sufrido daños aparentes; qué ocurrió con las alas del
aparato y por qué, a su juicio, no provocaron destrozos; por qué el jefe
de bomberos no pudo decir a los periodistas dónde estaba el avión, y
cuál fue el punto de impacto.

Retórica revisionista

Barbara y David P. Mikkelson, expertos en desenmascarar fraudes, dedican
un extenso artículo en las Páginas de Referencia sobre Leyendas Urbanas
a poner en su sitio cada una de las alegaciones del conspiranoico ,
apoyándose en imágenes que, por sí solas, sacan a flote la falsedad de
los argumentos de Meyssan. Así, comienzan por señalar que los efectos
del choque no se limitaron al anillo exterior del Pentágono, sino que se
extendieron a los cinco anillos del ala que sufrió el impacto, tras
perforar el avión un muro reforzado de 60 centímetros de espesor. La
aeronave, añaden, no se estrelló contra la planta baja del edificio,
sino entre la primera y segunda, y tras golpear el suelo.

A pesar de que explotó en una gigantesca bola de fuego, pequeñas piezas
del aparato quedaron diseminadas alrededor del edificio, y fueron
fotografiadas y filmadas por los periodistas. El vertido de arena y
piedras sobre el intacto césped que tanto intriga a Meyssan era para
preparar el terreno para el paso de la maquinaria pesada usada en las
labores de desescombro y reconstrucción. ¿Pero qué pasó con las alas?
«Vi cómo el morro del avión se rompía, vi las alas avanzar hacia
adelante», declaró a The Miami Herald un vecino que presenció el choque.
Las alas son una de las partes más frágiles de un avión y su huella en
el cuartel general militar estadounidense fueron dos zonas ennegrecidas
en la fachada a ambos lados del punto de impacto.

Meysan no ofrece una versión alternativa al desastre del Pentágono ni
explica cómo, si el avión no se estrelló contra el Pentágono, murieron
los 68 ocupantes del Vuelo 77 de American Airlines. Se limita a decir
que «el Gobierno americano miente». Para él, todo el desastre fue el
fruto de una conspiración urdida en las más altas instancias del
Ejecutivo de Bush. «Esta teoría agrada a todo el mundo: no hay
extremistas islámicos y todo el mundo es feliz», ha sentenciado Le
Nouvel Observateur . Para Libération , se trata de un conjunto de
«afirmaciones disparatadas e irresponsables, sin ningún fundamento»,
extremo en el que coincide el sociólogo Pierre Lagrange, para quien
Meyssan recurre a «la misma retórica» que aquéllos que niegan la
existencia de los campos de exterminio nazis. El Pentágono ha calificado
el contenido del libro de «bofetada» a la memoria de las víctimas de los
ataques del 11 de septiembre.

El club de la conspiración

El periodista francés ha entrado por la puerta grande en el club de la
conspiración, del que forman parte desde negadores de la existencia del
virus del SIDA hasta seguidores de los platillos volantes. Estos últimos
se dieron prisa, tras los ataques contra Estados Unidos, en revisar
montañas de material gráfico a la búsqueda de pequeñas manchas en el
cielo. Las encontraron y llegaron las naves extraterrestres. Numerosos
astrólogos dijeron, por su parte, que habían anunciado la catástrofe,
aunque ninguno presentó más prueba que una vaga frase que puede
significar cualquier cosa.

No faltaron tampoco quienes vieron en la humareda y la polvareda de
Manhattan los rostros del Diablo y de Dios, éste último en una
fotografía de la caída de la Torre Sur. Estas imágenes no son trucajes,
como la del supuesto turista en uno de los rascacielos momentos antes
del choque del primer avión. Las caras son creaciones de nuestro
cerebro, que busca constantemente formaciones familiares en el caos y es
capaz de ver un rostro hasta en un valle marciano. Lo inquietante es que
hay muchas personas que caen en las garras de conspiranoicos como
Meyssan, que no dudan en banalizar una tragedia y tergiversarla con tal
de hacer negocio. Ésa es la última razón de la conspiración.

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

LA REALIDAD INVENTADA
Por: Luis Alfonso Gámez

La cuarteta de Nostradamus: «En la ciudad de Dios habrá un gran trueno,
dos hermanos serán separados violentamente por el caos, mientras la
fortaleza aguante el gran líder sucumbirá, la tercera gran guerra
comenzará cuando la ciudad esté en llamas». Las tres primeras frases las
escribió Neil Marshall en 1997; la última, un autor desconocido después
del ataque contra Nueva York.

El Diablo y Dios, a escena: Las fotos en las que se ven rostros en el
humo de las Torres Gemelas no han sido manipuladas; pero eso no quiere
decir que estemos ante los rostros del Diablo y de Dios -o de un
'teletubbie', que también parece haber un personaje de ésos entre el
humo- como han propugnado los amantes de lo sobrenatural. El cerebro
humano intenta reconocer formas familiares en el caos, tenga éste forma
de humo, de nubes, de nudo de árbol o de mancha en la pared.

La fotografía del turista: Se presenta como procedente de una cámara
recuperada entre las ruinas del World Trade Center. Es un burdo montaje:
el turista viste ropa de invierno, cuando el 11 de septiembre fue un día
caluroso; el avión se aproxima por el Norte, luego tiene que tratarse de
la
Torre Norte, pero ésta no tenía terraza de observación (la de la otra
Torre se abría a las 9.30 horas, cuando el primer choque se registró a
las 8.49 horas); la aeronave es un 'Boeing 757' de American Airlines,
cuando el primer avión implicado fue un 'Boeing 767'.

La maldición del 11: La catástrofe ocurrió el 11 de septiembre, el 11
del 9 (1 + 1 + 9  = 11). Uno de los vuelos estrellados contra las Torres
Gemelas era el 11. New York City, Afghanistan y The Pentagon tienen,
cada una, 11 letras. Éstos y otros ejemplos de pseudociencia
numerológica llevaron a los amantes de lo paranormal a hablar de la
maldición del número 11. Tanta cháchara demuestra sólo que quienes la
difunden han sabido elegir qué sumar (¿por qué no se incluyen, por
ejemplo, el 2 y el 1 de 2001 en la suma de la fecha?). Cualquiera podría
hablar de la maldición del número que quisiera, siempre que eligiera
bien los sumandos.

Ningún israelí murió en el World Trade Center:  Los 4.000 ciudadanos
israelíes que trabajaban en las Torres Gemelas no acudieron a sus
oficinas el 11 de septiembre porque se pusieron todos enfermos. Esta
mentira, que apareció en Internet el 18 de septiembre, es una de las
urdidas para poner a Israel en el origen de los ataques terroristas.
Hubo israelíes y judíos entre las víctimas de las Torres Gemelas.

Los ovnis estuvieron allí: Algunos ufólogos han visto, en las numerosas
imágenes tomadas aquel día, platillos volantes alrededor de las Torres
Gemelas y del Pentágono. Como la mayoría de la evidencia a favor de las
visitas extraterrestres, ésta es también insostenible. Se trata de
puntos claros u oscuros en el cielo que pueden deberse a defectos del
negativo o a aeronaves -aviones o helicópteros- lejanos.

Webs de referencia: Muchas de las  mentiras relacionadas con el 11 de
septiembre se desenmascaran en las 'Páginas de Referencia sobre Leyendas
Urbanas' (www.snopes.com) y en un sitio habilitado por el Comité para la
Investigación Científica de los Supuestos Hechos Paranormales
(www.csicop.org/hoaxwatch).

Para más información:

Los dos artículos de Luis Alfonso Gámez en formato PDF y con todos los
gráficos pueden ser descargados desde
http://www.arp-sapc.org/docs/pentagono1.pdf y
http://www.arp-sapc.org/docs/pentagono2.pdf

                           ------------------

ARP-SAPC http://www.arp-sapc.org/

CÓMO RESPONDER A LOS ARGUMENTOS TEÍSTAS.
Diseño en la Tierra
Por: Víctor Stenger
Traducido al español por: Pedro J. Hernández

Teísta: ¿Crees realmente descender del mono?

Ateo: No. Creo que las evidencias disponibles indican que los monos,
humanos, elefantes, gusanos, guisantes y todas las formas conocidas de
vida en la Tierra descienden de un ancestro común.

T: No puedes probarlo. Nadie estuvo allí para verlo.

A: No podemos verlo todo con nuestros propios ojos. Los datos
científicos se obtienen de otras muchas maneras que la observación
visual. La existencia de numerosos fragmentos idénticos de ADN en todas
las formas de vida es una evidencia rotunda para la existencia de un
ancestro común a todas ellas.

T: ¿Y qué me dices de todos los científicos que no creen en la
evolución?.

A: Todos creen en algún tipo de cambio en el desarrollo de la vida en la
Tierra. Existe cierto desacuerdo en los detalles, y la teoría se ha
desarrollado enormemente desde Darwin, por lo que no deberías esperar
que todos los detalles permanezcan inalterados desde el tiempo de
Darwin. La inmensa mayoría de biólogos mantienen que el mecanismo básico
de la evolución por selección natural está confirmado con un alto grado
de probabilidad.

T: Pero, aún así, la evolución es sólo una teoría y no un hecho.

A: Es ambas cosas: una teoría y, con una alto grado de confianza, un
hecho. En ciencia, teoría no es lo mismo que especulación. Las Teorías
establecidas están construidas a partir de hipótesis y deducciones a
partir de dichas hipótesis bien apoyadas por evidencias empíricas. La
evolución por selección natural es un hecho tan establecido como la
existencia de la gravedad. De hecho, es observado en la naturaleza y en
el laboratorio. Un bonito ejemplo reciente es el de la evolución de los
elefantes africanos sin colmillos debido a que los que sí los tienen son
asesinados por el marfil.

T: Pero sólo la microevolución es observada. La macroevolución sin
embargo no se observa.

A: Define macroevolución. Yo denominaría así a la evolución de los
elefantes.

T: Macroevolución es evolución de una especie a otra.

A: La evolución de las especies sí ha sido observada (Véase
www.talkorigins.org/faqs/faq-speciation.html)
T: Pero ninguna forma de transición entre especies ha sido observada en
el registro fósil.

A: Las formas de transición entre especies sí que han sido observadas.
De hecho, toda especie es, en cierto sentido, una forma de transición
(Véase www.talkorigins.org/faqs/faq-transitional.html).

T: Si yo encontrara un reloj, podría decir después de mirarlo que éste
habría sido diseñado por un ser inteligente. Cuando me fijo en un órgano
humano, tal como el ojo, éste muestra evidencias de diseño.

A: Verdaderamente el reloj fue diseñado por un ser inteligente. Los
órganos humanos, sin embargo, no son como relojes. Estos muestran signos
definitivos de evolución con gran cantidad de azar, como expone el
biólogo Richard Dawkins en su libro El Relojero Ciego. Por ejemplo, los
receptores de luz en un ojo humano ¡apuntan al lado contrario!. Más aún,
¿qué ingeniero medianamente competente habría puesto un sistema de
eliminación de residuos tan cerca de una zona recreativa?.

T: ¿No ha calculado el famoso astrónomo y ateo Fred Hoyle una
probabilidad pequeña para ensamblar una bacteria por puro azar?. Hoyle
ha dicho que esto sería como si un tornado que barriera un vertedero
ensamblara por azar un 747.

A: Efectivamente. Su estimación fue de una parte en diez elevado a
40,000. Pero las bacterias no han evolucionado sólo por azar sino por
azar y selección natural. El libro de Dawkins muestra cómo la selección
natural aumenta las posibilidades de que organismos funcionales
evolucionen.

T: El bioquímico Michael Behe ha mostrado que ciertos sistemas
bioquímicos son irreduciblemente complejos y que, por tanto, no podrían
haber evolucionado. Dichos sistemas dejan de funcionar si uno quita una
parte, por lo que estas partes no habrían podido evolucionar de manera
separada. Un ejemplo es el flagelo de una bacteria.

A: Los biólogos evolucionistas han mostrado el error en el razonamiento
de Behe. Behe no ha considerado el hecho bien conocido de que la función
biológica de cada parte pueda cambiar a medida que la evolución tiene
lugar. Así, una parte puede evolucionar teniendo una función, y entonces
desarrollar una nueva a medida que empieza a formar parte de otro
sistema. Las críticas a los argumentos de Behe están recogidas en el
libro Find Darwin’s God, escrito por el creyente cristiano Kenneth
Miller (Alternativamente se pueden consultar
www.spacelab.net/~catalj/box/behe.htm y
www.talkorigins.org/faqs/behe.html).

T: La evolución Darwiniana es sólo una teoría científica sobre el
desarrollo de la vida en la Tierra. Una teoría alternativa conocida como
Diseño Inteligente es igualmente adecuada para explicar las
observaciones. Más aún, dicha teoría es superior a la evolución porque
muestra matemáticamente que la complejidad (información especificada)
contenida en las estructuras biológicas no puede ser generada sólo por
procesos materiales.

A: El teórico más destacado del Diseño Inteligente es el teólogo William
Dembski. Demski está graduado en matemáticas pero sólo ha publicado un
artículo en una revista de la especialidad y ni el propio Dembski u
otros promotores del Diseño Inteligente han publicado su teoría en una
revista científica. Por lo que ha aparecido en los medios populares, el
Diseño Inteligente no parece una teoría competidora de la Evolución.
Ésta no ofrece una alternativa a la Evolución más allá de “algún ser
inteligente y poderoso lo hizo”. Los teóricos del Diseño Inteligente
insisten en que ese “ser inteligente” no tiene por qué ser Dios. Pero el
libro de Dembski Diseño Inteligente es en su mayoría teología,
sugiriendo que su motivación es promover sus creencias religiosas más
bien que desarrollar una teoría científica. Por supuesto, él afirma lo
contrario. Lee el libro por ti mismo y decide. En cualquier caso,
Dembski comete errores técnicos elementales en teoría de la información
y física. Su definición de información no es la convencional; su
definición de información compleja especificada es ambigua; su “ley de
conservación de la información” es probablemente incorrecta. En su
último intento No Free Lunch utiliza resultados científicos de forma
inapropiada. Como con su colega Behe, existen numerosos críticos de su
trabajo (Las siguientes páginas contienen enlaces a textos
representativos de ambos lados del debate:
inia.cls.org/~welsberr/ae/dembski_wa.html y
www.freethought-web.org/ctrl/intelligent-design.html)

T: El hecho de que la teoría del Diseño Inteligente no está publicada en
la literatura científica no significa que no sea ciencia. Los editores
de las revistas científicas podrían tener prejuicios en su contra. De
hecho, La teoría de Dembski puede ser clasificada como ciencia porque es
susceptible de verificación empírica. Dembski ha propuesto un criterio
que selecciona con éxito objetos de los que sabemos que son diseñados.
Aplicando dicho criterio de selección a los organismos biológicos,
muestra que éstos están diseñados.

A: Estoy dispuesto a considerar, por el bien de la argumentación, que el
Diseño Inteligente sea, en algunos aspectos, ciencia. Una teoría
científica, sin embargo, no es considerada como probada con éxito cuando
simplemente está de acuerdo con los hechos empíricos ya conocidos, y
esto es aplicable al criterio de selección de Dembski. Cuando dicho
criterio nos dice que un reloj es un objeto diseñado y una roca no lo
es, éste no nos está diciendo nada que ya no supiéramos. Cuando el
criterio nos dice que un ratón es diseñado, no podemos decir que esto
sea o no correcto en función de las otras observaciones. Así, es
incorrecto decir que el criterio de selección de Dembski esté
comprobado. La única manera de que esto pueda ocurrir sería si el
criterio hiciera algunas predicciones que pudieran ser verificadas
empíricamente. Por ejemplo, supongamos que el criterio es aplicado a una
roca lunar e identificara algunas estructuras de la roca como objetos
diseñados. Los Geólogos sin embargo dirían que estas estructuras habrían
sido producidas por procesos naturales. Entonces si, en algún momento
posterior en el que todos los análisis ya hubieran sido publicados,
fuésemos visitados por extraterrestres que nos comunicaran que ellos
habían diseñado tal roca, el criterio de selección de Dembski habría
pasado el test.

T: Todavía me resulta difícil imaginar cómo la complejidad de la vida
podría ser el resultado de procesos materiales.

A: Quizás no sea más que falta de la imaginación. Déjame hacerte una
pregunta: ¿Por qué pones objeciones a la Evolución?

T: En realidad es el darwinismo lo que objeto, entendiendo como tal la
noción de que toda la vida evolucionó desde sus orígenes puramente por
procesos materiales, incluyendo una gran cantidad de azar. Si este fuera
el caso, la humanidad no sería más que un mero accidente. Esto entra en
profundo conflicto con mi fe religiosa que considera al hombre como
puesto en la Tierra por deseo divino.

A: Mencionas aquí varias cosas interesantes. Muchos teístas ven la
evolución como científicamente aceptable y perfectamente compatible con
su fe -La iglesia Católica por ejemplo-. Lo que no significa que acepten
el Darwinismo tal y como lo has definido -definición, por cierto, con la
que estoy completamente de acuerdo-. Los teístas evolucionistas todavía
creen en algún tipo de evolución guiada por Dios. Por ejemplo, Dios tuvo
que intervenir hace un millón de años o algo así para asegurar la
evolución del Homo Sapiens Sapiens de la manera que Él la quería. Esto
no es Darwinismo; sino una forma de Diseño Inteligente. Tienes toda la
razón al afirmar que el Darwinismo está en conflicto con la creencia en
que la humanidad es especial. Algunos teólogos han argumentado que la
humanidad es sólo una de las diferentes formas en las que Dios podría
realizar sus deseos. Dicha afirmación no puede ser descartada, pero ésta
parece difícilmente compatible con la creencia tradicional de las
grandes religiones monoteistas.

T: Estás tratando de invocar a Dios como una “explicación científica”.
Ésta no es la manera en la que yo veo a Dios. Para mí, Dios está
continuamente sosteniendo el universo.

A: Sí, entiendo la teología y no estoy afirmando que tal Dios sea
lógicamente imposible. Sólo estoy apuntando que si Dios actúa
continuamente o deja que las cosas sigan su curso y sólo interviene
ocasionalmente, tales acciones serían incompatibles con el Darwinismo.
Cualquier Dios que juegue un papel importante en el universo debería
producir efectos observables, y eso caería en el dominio de la ciencia.

© 2002 Víctor J. Stenger (vstenger@...)
© Traducido con permiso por Pedro J. Hernández (phgt@...)
Documento original: How to answer theist argument.
http://spot.colorado.edu/~vstenger/how.html

                           ------------------

El Yamato http://yamato.arp-sapc.org/fpa.htm
http://www.terra.es/personal8/m3l-yam/fpa.htm

FENÓMENOS PARA ANORMALES
Por: Fernando Frías

Hace unos años, Luis Alfonso Gámez publicaba en "La Alternativa
Racional" una sección cuyo título levantaba ampollas en el maguferío
nacional. "Fenómenos Para Anormales", se llamaba, con evidente disgusto
de quienes pensaban que en el Circo de lo Paranormal hay más que eso,
fenómenos para anormales.

Y hay más, claro: el espejismo de lo paranormal es capaz de engañar
incluso a personas inteligentes, cultas y preparadas. Pero los Fenómenos
Para Anormales son mucho más abundantes de lo que todos quisiéramos. Y
un buen ejemplo de ello -mejor dicho, un buen chorro de ejemplos- lo
tuvimos en el contenido de "Investigació TV", programa producido por "El
Mundo TV" y emitido por “Canal Nou-Televisión Valenciana”, y que el
pasado día 3 de mayo trató el tema del "Más Allá".

"¿Existe el Más Allá?", se planteaba la presentadora al empezar el
espacio. Que exista el “Más Allá", a secas, no quedó ni mucho menos
claro. Pero sí resultó incontestable que existe, y mucho, el "Más
Allá... de la cordura".

El programa consiste básicamente en una sucesión de vídeos rodados con
cámara oculta, y que son comentados por cuatro invitados. Generalmente
se distribuyen dos a dos, y eso parecía que iba a ocurrir también ese
día: dos defensores de la racionalidad (Gustavo Bueno, filósofo y socio
de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, y Fernando
Quintela, director de "El Mundo Televisión") y dos creyentes en lo
esotérico y paranormal (Francisco Máñez, Presidente de la Asociación
Valenciana de Investigaciones Parapsicológicas y Ovnilógicas, y el
"profesor Isaí", profundo conocedor y aplicadísimo Iniciado en casi
todas las religiones imaginables). Sin embargo, el contenido del
programa fue esta vez de tal calibre, que hasta los dos representantes
del bando crédulo tuvieron serias dificultades para resistir las
carcajadas.

Y si eso ocurría en la mesa, imagínense entre el público, donde este
servidor de ustedes se sentaba rodeado por todas las partes (y en todos
los planos astrales, sin duda) de videntes, contactados, brujas, médiums
y demás fauna al uso, todos absolutamente convencidos de la veracidad de
aquello que estábamos viendo en los vídeos. Y todos, todos, defendiendo
que aunque hubiesen pillado a otro haciendo barbaridades, sus propios
poderes sí que eran genuinos.

Pero vayamos por partes. En los vídeos que ofreció el programa, una
intrépida reportera recurría a los más variados servicios de lo
paranormal: desde un espiritista que, tras el oportuno paso por
taquilla, le puso en contacto con el espíritu de un ficticio hermano
fallecido, hasta una bruja que le practicó un exorcismo caro pero
eficaz: la propia periodista pudo comprobar que el aparato detector de
demonios que antes del ritual marcaba el máximo, mantenía luego su aguja
indicadora en un tranquilizador cero patatero.

¿Cómo? ¿Que no sabían ustedes que hay un "demoniómetro"? Por supuesto
que sí: por el módico precio de unas quince mil pesetas, la reportera se
hizo luego con uno de esos chismes, a pesar de la encarnizada
resistencia del vendedor, que prefería colocarle más bien una cámara
Kirlian, un medidor de energía biológica o algún otro cachivache más
aparatoso y más caro. Aunque es de suponer que con el mismo margen de
beneficio: tras la oportuna inspección técnica, el medidor de presencias
maléficas resultó ser una simple radio de fabricación casera, bastante
mal hecha, y cuyo precio de costo era de unas trescientas pesetillas.

Seguramente costaría incluso menos otro artefacto cuyos efectos, sin
embargo, eran mucho más inquietantes: se trataba nada menos que de un
muñeco vudú. Tras un oportuno bautizo potenciado por unas cuantas misas
negras, y por un precio que, tras diversas vacilaciones con esto del
euro, el vendedor fijó en unas anticuadas pero considerables quinientas
mil pesetas, lo que parecía un muñeco de arcilla bastante mal
confeccionado (el de cera costaba el doble) se convertiría en la
terrible arma de venganza de una joven despechada. Joven que, todo hay
que decirlo, pudo elegir a placer entre un completo surtido de
muñequitos, rituales y, sobre todo, un interesante elenco de demonios a
cual más malvado. Y a cual más caro, puesto que, según la tarifa que
leía el vendedor, cada uno de ellos cobraba unos honorarios
profesionales acordes con su categoría y con la gravedad de las
diabluras que cometía.

A la vista de unos montajes tan burdos, unos timos que añaden al daño
económico un auténtico insulto a la inteligencia de las víctimas, uno
podría preguntarse cómo se las han arreglado los investigadores de "El
Mundo TV" para dar con semejante tropa de sinvergüenzas. Pues no
tuvieron muchas dificultades: según me contaba el guionista del
programa, no tuvieron que ir peregrinando de médium en médium, de
vidente en vidente, hasta encontrar estos casos tan esperpénticos. Por
lo visto, acertaron siempre a la primera. Como diría cierto
"investigador", "¿casualidad o causalidad?"

Claro que no sé si fiarme de lo que me dijo el guionista, porque, verán
ustedes, resulta que en realidad es un fantasma. Concretamente un
espíritu burlón. O al menos así lo identificó un especialista en
"limpieza de casas", cuando la reportera le enseñó una foto de una
fiesta en la que, entre un grupo de amigas, aparecía la imagen borrosa
de este hombre. Naturalmente, la periodista fingía estar atribuladísima
por aquella aparición ectoplásmica, que amenazaba con perturbar la
tranquilidad del hogar.

Afortunadamente contaba con los servicios de este "limpiador", cuya
profesionalidad sólo vaciló levemente cuando comentó lo guapas que eran
las chicas y preguntó si todas salían con alguien. Pero fue una
vacilación momentánea; ante la sonrisa de cachondeo que se le escapó a
la reportera, el hombre se hizo cargo de la situación y, previo cobro de
una cantidad simbólica (que, ¡ay con el euro!, acabó fijando en 50.000
pesetas), accedió a ahuyentar al espíritu en cuestión.

Espíritu que resultó ser bastante resistente, porque, a pesar de que el
fulano recorrió varias veces la casa echando azufre a diestro y
siniestro y gritando a voz en cuello "¡Ilúmbrame, Señor!" (sic), no
acababa de irse. O eso aseguraba el "limpiador", mientras miraba a una
silla vacía y comentaba que, ante la terquedad del fantasma, no le
quedaba más remedio que elevar sus honorarios. Y es que debía andar mal
de dinero el hombre, porque, tras la última sesión, y mientras sus
clientes lo llevaban de regreso a casa, comentó con ellos la posibilidad
de conseguir una exclusiva para la tele y repartirse lo que obtuvieran.

No mencionó la posibilidad de darle una comisioncilla al fantasma. Una
vergüenza.

Como pueden imaginarse, ante lo visto el debate no pudo brillar a gran
altura. Ni siquiera cuando el último vídeo nos transportó nada menos que
al "Planeta Sirio", el lugar al que un tipo aseguraba ir fin de semana
sí, fin de semana no. Sus viajes le habían servido, aseguraba, para
adquirir notables poderes curativos, que se veían reforzados con
constantes consultas a sus colegas sirianos vía teléfono móvil. Lamento
decir que no pude averiguar quién pagaba la factura de las llamadas.

De los invitados al debate, tan sólo el "profesor Isaí" mantuvo a ratos
la compostura, explicando con erudición cuáles de las mamarrachadas que
veíamos eran mamarrachadas legítimas según tal o cual religión animista,
y cuáles eran tan sólo mamarrachadas sin denominación de origen
calificada. Mientras, Fernando Quintela y Gustavo Bueno hacían visibles
esfuerzos para contener la risa. Y en cuanto a Francisco Máñez, no sabía
si reír o llorar.

Porque los invitados del público tampoco contribuían demasiado a la
seriedad de la discusión. Un señor aseguraba constantemente que veía
muertos, y no tuvo reparo en intentar dar lecciones de filosofía a
Gustavo Bueno, que reaccionó como se pueden suponer: partiéndose de
risa. A su lado, otro tipo explicaba que sus exorcismos y sus limpiezas
de casas encantadas sí que eran serias, no como las que habíamos visto
en el vídeo. Lo malo es que justo en ese momento llamó una espectadora
para contar cómo había sido la "limpieza" (en un amplio sentido de la
palabra) que el tipo aquel había hecho en la tienda en la que trabajaba,
y los detalles que contó en antena y, sobre todo, los que contó fuera de
antena, bastaron para que el hombre cerrara la boca durante el resto de
la emisión.

Con lo cual el peso de los testimonios pasó al señor que se sentaba a mi
lado, y que contó con todo lujo de detalles, a cuál más disparatado, sus
muchas experiencias con los ovnis. En un momento dado, incluso, explicó
que los marcianos se le aparecían periódicamente a la puerta de su casa
para invitarle a dar un paseo en platillo. Naturalmente yo, que como
buen escéptico me pirro por ver un ovni de verdad, me ofrecí amablemente
para ocupar su plaza, pero por desgracia declinó mi ofrecimiento. ¡Otra
oportunidad perdida de ir a Ganímedes!

En cambio, tuve más éxito con la señora que nos relató sus contactos con
extraterrestres de Alpha Centauri y de la Galaxia de Andrómeda,
facilitándonos incluso el interesantísimo dato astronómico de que
nuestra Galaxia vecina tiene la atmósfera de color verde. Y digo que
tuve más éxito porque, a pesar de mis preguntas y mis no siempre
exitosos intentos de aguantarme la risa, la pobre mujer se me acercó
después del programa para ofrecerme sus servicios de gemoterapia, reiki
e industrias afines. Infalibles para el dolor de espalda, aseguró.

En definitiva, fue un programa con poco espacio para el debate (para el
debate serio, ninguno) y mucho, quizá demasiado, para la exposición de
lo sinvergüenzas que pueden llegar a ser algunos, y, ¡ay!, lo tontos que
llegan a ser otros: evidentemente, ninguno de estos negocios
disparatados existiría si no hubiese tanta gente dispuesta a creerse
esos disparates.

Y ese es precisamente el problema: que no todo son Fenómenos Para
Anormales. Que junto a los patéticos payasos que desfilaron en los
vídeos hay otros muchos que mantienen una apariencia seria. Y que junto
a los simplones que pican en unos montajes tan burdos, hay mucha, mucha
gente que cree que "algo hay", y que no vacilará en seguir acudiendo a
videntes, brujos, sanadores, espiritistas y demás fauna del "Más Allá".

Para los primeros, me temo que el programa no les hará "mucho daño",
como lamentaba el "profesor Isaí". La experiencia nos muestra que algo
así sólo sirve para quitarles de en medio algo de competencia. Y no
siempre.

Y para sus clientes, un programa como el del otro día sólo servirá para
hacerles reír un poco: difícilmente habrán adquirido algo de la
información o el sentido crítico necesarios para distinguir la paja del
grano y para darse cuenta de que, en lo paranormal, no van a encontrar
nada de grano, y, en cambio, mucha paja.

Mucha paja. Y, la venda un fantoche con túnica, un consultor bursátil
astrológico, un parapsicólogo diplomado o un "periodista de
investigación", muy cara.

Para más Información:

Versión completa e ilustrada en
http://www.terra.es/personal8/m3l-yam/fpa.htm

                           ------------------

LA CONJUNCIÓN SE HA IDO... Y EL FIN DEL MUNDO NO HA OCURRIDO
Comunicado a la Prensa de ARP-SAPC

Durante casi un mes hemos podido disfrutar de un espectáculo poco
habitual: los cinco planetas visibles a simple vista han estado en la
misma zona del cielo y, además, ha habido momentos en que casi se veían
formando una línea recta.

Los cinco planetas que podemos ver sin telescopio son: Mercurio, Venus,
Marte, Júpiter y Saturno. Al ocultarse el Sol, con los últimos
resplandores del día, primero se hacía visible Venus, luego Júpiter, y
un poco más tarde, cuando las estrellas resplandecían, aparecían Marte,
Saturno y Mercurio.

Mercurio, Venus, Marte y Saturno se veían en la constelación de Tauro,
un poco a la derecha de Orión. Júpiter, un poco más díscolo, se situaba
a la izquierda de Orión, en la constelación de Géminis.

Es un espectáculo realmente bello y extraño pues el que los planetas
estén casi sobre una línea recta sólo se repite cada varias decenas de
años.

Hace dos años, ocurría algo similar, aunque un poco diferente, era la
“gran conjunción” del 5 de mayo de 2000. No se trataba de que todos los
planetas estaban en una línea, sino que estaban agrupados en una pequeña
parte del cielo. En aquella ocasión muchos astrólogos y otros agoreros
anunciaron el fin del mundo, o al menos grandes catástrofes. Por
ejemplo, el libro “5/05/2000 el último desastre”, del autor Richard
Noone, profetizaba poco menos que el fin del mundo. Ésta es tan sólo una
muestra. Y no se crean que Richard Noone es un don nadie, su obra tuvo
gran repercusión y muchas personas, sobre todo en Estados Unidos,
vendieron sus casas y se fueron a refugios para esperar el 5 de mayo del
2000: el día del fin del mundo.

El fin del mundo no tuvo lugar y nadie pagó los platos rotos.

Lo ocurrido el año 2000 no es un caso aislado. En 1982 ocurría algo
semejante y varios libros anunciaron a bombo y platillo que aquel era el
año del fin del mundo. Cuando el fin del mundo no tuvo lugar, muchos
astrólogos que se habían hecho eco de la noticia dijeron que se habían
equivocado, que los cálculos no eran del todo correctos y que el fin del
mundo sería el 5 de mayo del 2000.

Para muchos, el fin del mundo del mundo anunciado por los astros para el
año 2000, tendría como brazo ejecutor a los ordenadores. Por un descuido
imperdonable, los informáticos únicamente habían reservado dos dígitos
para guardar el año, por lo que 2000 se traduciría en 00, es decir:
1900, y eso provocaría tales desastres que estaríamos cerca del fin del
mundo o, al menos, del fin de nuestra civilización.

Tampoco en esta ocasión ocurrió nada reseñable pero, una vez más, hubo
quien hizo un gran negocio.

Nuestra asociación (ARP-Sociedad para en Avance del Pensamiento Crítico)
pretende que todos nosotros seamos más críticos entre otras muchas cosas
con las noticias sobre astrología, parapsicología, ufología y demás
“paraciencias” tan en boga en nuestros días.

En ningún momento pretendemos restringir el derecho que todas las
personas tenemos a expresar y difundir libremente nuestras ideas; pero
si nos gustaría que, cuando nos llegasen noticias de este tipo, fuéramos
un poco más críticos de lo que habitualmente somos. Nos gustaría que, al
menos, fuésemos tan escépticos como lo somos de ordinario con las
noticias políticas.

Sin duda, son pocos los ciudadanos que creen “a pies juntillas” todo lo
que dicen los políticos, constituyendo mayoría quienes mantienen cierta
reserva personal, y, sin embargo, resulta alarmante comprobar la
cantidad de ciudadanos que están dispuestos a dar crédito a todos estos
dislates de los horóscopos, cartomantes, videntes, profetas del fin del
mundo, cazadores de marcianos trompeteros y demás vividores de lo
inexistente.

Con la conjunción planetaria que acabamos de vivir nos ha sorprendido la
falta de predicciones catastrofistas por parte de estos
 “paracientíficos”. Ha habido alguna voz agorera, pero ha tenido poca
repercusión. Sinceramente nos alegramos de ello. Probablemente sea que
ha pasado aún muy poco tiempo, tan solo dos años, de su estrepitoso
fracaso del año 2000 y los medios de comunicación han considerado que
estas predicciones no eran tan noticiables como las referentes a quien
ha de ser el ganador del Gran Hermano de la presente temporada.

A los escépticos también nos gusta soñar pero preferimos hacerlo con una
sociedad en la que el pensamiento crítico del público aumenta un poquito
cada día. En este sentido, nos gustaría pensar que la labor desarrollada
por nuestra asociación ha contribuido a ello de algún modo.

¡Ojalá que así haya sido!

Dr. Félix Ares De Blas
Presidente de ARP-SAPC
Apdo. Correos 310
08860 - Castelldefels (Barcelona)
Tel: 617 786 128
http://www.arp-sapc.org
e-mail: arp@arp-sapc.org

Para más información:

El presente comunicado se encuentra disponible en
http://www.arp-sapc.org/articulos/conjuncionido.html

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

OJOS QUE NO VEN
Por: Josep Catalá

He participado, en Madrid, en unas jornadas sobre telefonía móvil y
salud, organizadas por la Universidad Complutense. Y uno, que ya ha
doblado la línea de los 50, acude a encuentros de este tipo con una
notable carga de escepticismo sobre lo que va a explicarse como novedad.
Sobre todo porque, a diferencia de los camándulas que suelen pulular por
la península sembrando la zozobra en la ciudadanía, vendiéndoles la
especie de los terribles efectos de la telefonía móvil sobre el
organismo humano, ha bregado en su momento con las ecuaciones de
Maxwell, con las PIRE, con los lóbulos y espectros de emisión, con los
paralelepípedos de prudencia, etcétera, etcétera. Vamos: lo que hay que
conocer y haber masticado si se quiere ofrecer una opinión fundamentada
en la ciencia, y no en el feng shui o en el dolor de muelas que una
vecina dice que atormenta a su cuñada, desde que instalaron en el barrio
una antena punto-multipunto que, además, no es ni de telefonía móvil.

Quiere decirse que uno suele acudir a encuentros como el de la
Complutense correspondiendo a la invitación que ha recibido, pero con el
convencimiento de que poco o nada va a aprender. Gran error: a veces la
liebre salta donde no se la espera. En algunos simposios no sólo se
consigue intercambiar opiniones con verdaderos expertos internacionales
en el tema, sino también lograr ver una misma cosa desde otra óptica. Y
aún más: constatar que una hipótesis de trabajo acaba convirtiéndose,
por la fuerza de los hechos, en una realidad incontrovertible, como es
el caso. Vamos, que uno teorizaba sobre la naturaleza real de presuntos
demonios electromagnéticos, que afligen a cierta ciudadanía crédula, y
en la reunión los expertos confirman la certeza de sus elucubraciones.
Unos demonios, por cierto, que son lo suficientemente malignos -al menos
en localidades como Valladolid y Figueres- como para infligir graves
enfermedades sin ni siquiera estar presentes. Por decirlo más claro: que
un conjunto de antenas induzca leucemias antes incluso de haberse
instalado.

La sorpresa, en esta ocasión, la dio (o me la dio) la ingeniero
representante de una de las cuatro compañías que explotan en España el
sistema GSM, el habitual en móviles. Al hablar de las reacciones de las
operadoras ante el absurdo pero real espanto de las gentes, por la
presencia de las antenas de las células telefónicas, y de cómo están
aquéllas estudiando no tropezar otra vez con la misma piedra ante el
desarrollo del estándar UMTS, la tercera generación de móviles,
habló -más aún: apoyó sus palabras con imágenes- de cómo su compañía
está implantado un método, no ya tranquilizador, sino de alta prevención
sanitaria. Casi, casi, la panacea soñada. O, como mínimo, un eficaz
antídoto contra la actuación de los demonios citados.

Imagino que las cuatro empresas deben hacer ya algo parecido, pero lo
que los asistentes a las jornadas conocimos de primera mano fue que, en
diversos lugares particularmente sensibilizados ante el peligro antenil,
se están disfrazando las antenas como chimeneas, tubos de aireación,
etcétera. O cómo se consiguen finalmente todas las bendiciones y
consensos para instalar una antena, y la caseta con todos los aparatos
correspondientes, en una zona especialmente protegida y mimada por
razones de medio ambiente. Se trata de camuflar el conjunto como una
rústica casita, con su chimenea-trampa, entre otras cosas. Para las
necesidades de otros entornos, existe en España una firma industrial que
suministra antenas que semejan totalmente árboles, con un follaje en
plástico recubre-antenas, que incluso a poca distancia da el pego, tanto
han logrado imitar los pinos y cipreses.

Más claro, el agua: ojos que no ven, corazón que no siente. Al decir de
la representante de la operadora, el método es mano de santo. «En
ninguno de estos lugares hemos tenido ninguna queja de que nadie padezca
dolores de cabeza, cansancio, mareos, o que sospeche de la antena ante
un caso de cáncer». Son sus palabras. Por ahí van las cosas, anda que
no. En Bilbao, sin ir más lejos, existe un céntrico y conocido hotel,
sin tacha por otra parte, que consigue disuadir de nuevas visitas a los
huéspedes que reciben alojamiento en las habitaciones posteriores, si
son especialmente temerosos de los efectos de las antenas. Basta con
abrir la ventana para contemplar un inmenso torreón metálico en celosía,
lleno y rematado de tambores para transmisión LMDS, radiantes de GMS ,y
toda suerte de artilugios para telecomunicaciones. Vamos, que los
crédulos de las profecías de los impostores no pegan ojo, creyendo haber
descubierto tal o cual daño personal ocasionado por la muy cercana
torre.

Es posible profetizar, sin apenas riesgo: en el plazo de 10 años -o
menos- cuando el sistema UMTS o un sucesor de éste ya se haya
implementado, con lo que supone de disminución en el tamaño de las
antenas emisoras, y cuando las células actuales haya dado paso a las
subcélulas o microcélulas a las que basta, como quien dice, un pedazo de
alambre para radiar, la exagerada percepción del riesgo que actualmente
se tiene, como consecuencia del desconocimiento, se habrá extinguido. Ya
no habrá ni dolores de cabeza ni leucemias en masa asociadas a los
campos electromagnéticos. Oh, milagro. Muerto el perro, se acabó la
rabia. El mejor medicamento tecnológico: no se ven las antenas, luego no
hay enfermedades por su causa

Pero, ay, puede profetizarse más: tan pronto -y como ya se está
detectando- los temores de la ciudadanía frente a las antenas hayan
decrecido, los agoreros de las catástrofes van a iniciar otra campaña,
esta vez contra los propios teléfonos móviles. Y si no, al tiempo.

[Nota] * Josep Catalá es Doctor en Biología, ingeniero químico y
periodista científico

                           ------------------

FALLECIÓ STEPHEN JAY GOULD, FUNDADOR DEL MOVIMIENTO ESCÉPTICO
Comunicado a la Prensa de ARP-SAPC

El 14 de mayo salía a la venta en Estados Unidos el libro de Stephen Jay
Gould “I have Landed: The End of a Beginning in Natural History”,
décimo y último de la serie que estaba basada en los ensayos que
mensualmente publicaba en la revista Natural History. Seis días después
fallecía de un cáncer que arrastraba desde hace muchos años.

Muchísimos medios se han hecho eco de su muerte y han rememorado sus
obras de divulgación sobre la vida y su evolución, que han tenido gran
aceptación entre los lectores de habla castellana:  Brontosaurius y la
nalga del ministro, El pulgar del panda, Dientes de gallina y dedos
caballo,  La vida maravillosa , Las piedras falaces de Marrakech,  La
sonrisa del flamenco, Ocho cerditos, Un dinosaurio en un pajar, etc.

Algunos medios han mencionado que fue el autor de la teoría de los
“equilibrios puntuados”, en la que defiende que la velocidad de la
evolución no ha sido uniforme en el tiempo, sino que ha procedido “a
saltos”; ha habido épocas de quietud, con aparición de pocas especies
nuevas, y épocas de cambio vertiginoso.

Varias de esas personas que creen en la Biblia como relato absolutamente
fidedigno y que llamamos creacionistas, a veces han usado su nombre como
científico de la Universidad de Harvard que no cree en el darwinismo, ni
en la evolución y que, por tanto, apoyaba sus tesis. Obviamente no es
así. Gould claro que está convencido de que las especies evolucionan y
que todas las actuales proceden de otras más antiguas.  Con lo que no
está de acuerdo es con la idea de Darwin de que el cambio era gradual.
Siempre a la misma velocidad. Pero no ser “gradualista” no significa que
no cree en la evolución.

Pocos han mencionado que también es el autor de Milenio, una preciosa
obra sobre la fecha de origen del siglo XXI. Una obra desmitificadora y
escéptica respecto a los gurús que dogmatizan sobre una u otra fecha. ¿
Se acuerda usted de las discusiones que hubo a finales del año 1999?

Lo que he echado a faltar en los medios es señalar que fue uno de los
fundadores del movimiento “escéptico” mundial. Ocurrió hace algo más de
veinticinco años. Muchos intelectuales estaban hastiados de la cantidad
de espacio que dedicaban los medios a temas pseudocientíficos tales como
los ovnis, la astrología, el tarot o la parapsicología . Y sobre todo,
estaban hartos de que expresasen sus, muchas veces absurdas, opiniones
sin una cortapisa; sin que nadie les dijera que estaban equivocados o
que había otras explicaciones más racionales. Para subsanarlo se creó el
CSICOP (Comité para la Investigación Científica de los Supuestos
fenómenos Paranormales). Uno de los socios fundadores fue Stephen Jay
Gould, que colaboró activamente  bien escribiendo artículos para la
revista de la Asociación (The Skeptical Inquirer), bien dando
conferencias, bien incluyendo algún toque “escéptico” en sus muchos
escritos.

Poco tiempo después nació en España ARP-Sociedad para el Avance del
Pensamiento Crítico, con los mismos objetivos que el CSICOP y, aunque
independiente, colaborando activamente con la asociación estadounidense.

Para acabar sólo me resta decir que, como presidente de ARP-SAPC y como
asesor científico del CSICOP, siempre que le hemos pedido ayuda, Stephen
Jay Gould nos la ha prestado desinteresadamente.

Sin duda todavía tenía muchas cosas que decir; ello hace más cruel, si
cabe ,su muerte prematura por causa de esa terrible enfermedad que es el
cáncer.

Estamos convencidos de que venceremos a esa terrible enfermedad y
estamos convencidos de lo haremos desde la racionalidad, desde el
fomento del pensamiento crítico. Ese pensamiento que él ayudó a difundir
y a hacer universal.

¡Gracias Stephen!

Dr. Félix Ares De Blas
Presidente de ARP-SAPC
Apdo.  Correos 310
08860 - Castelldefels (Barcelona)
España
Tel: 617 786 128
http://www.arp-sapc.org
e-mail: arp@arp-sapc.org

                           ------------------

CONDOLENCIA AL CSICOP POR LA MUERTE DE STEPHEN JAY GOULD
ARP-SAPC

Estimados Barry Karr y Paul Kurtz,

Por las noticias hemos conocido que Stephen Jay Gould ha muerto. Sin
duda es una gran pérdida para todos los que estamos interesados en
vulgarizar la ciencia y en promover el pensamiento racional y critico.

En mi propio nombre y en el de la sociedad que presido: ARP-SAPC,
queremos mostrar el pesar que sentimos ante la muerte de una persona tan
valiosa.

Reciban nuestro más sentido pésame.

Dr. Félix Ares De Blas
Presidente de ARP-SAPC
Apdo.  Correos 310
08860 - Castelldefels (Barcelona)
España
Tel: 617 786 128
http://www.arp-sapc.org
e-mail: arp@arp-sapc.org

[Nota] *El presente mensaje de condolencia fue remitido por Don. Félix
Ares de Blas, en nombre de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento
Crítico, a nuestros compañeros escépticos norteamericanos del Comité
para la Investigación Científica de los Supuestos fenómenos Paranormales
(CSICOP). El amable mensaje de respuesta de Barry Karr no se hizo
esperar.
Desde la Redacción de “El Escéptico Digital” queremos sumarnos al pesar
de la comunidad escéptica internacional por la sin duda dolorosa pérdida
de Stephen Jay Gould  y agradecerles la acogida que una vez más han
sabido dispensar a nuestra comunicación.

                           ------------------

Por La  Boca Muere El Pez http://javarm.blogalia.com/

ADIOS GOULD
Por: Javier Armentia

La Vida Maravillosa Stephen Jay Gould (1941-2002)

El lunes pasado, 20 de mayo, murió, a los 60 años de edad, Stephen Jay
Gould, reconocido como el científico más famoso de los Estados Unidos,
sobre todo por ser uno de las más finos divulgadores de la ciencia, un
activo hombre de la cultura que supo hacer partícipe a sus lectores de
la aventura de la vida, consiguiendo llegar a las masas (pocos
científicos se han llegado a convertir en personajes de la serie de
animación “Los Simpsons”: Gould “participó” en un episodio defendiendo
la evolución contra la intolerancia religiosa).

En general, la ingente producción de este escritor y científico
(paleontólogo, geólogo, zoólogo, historiador de la ciencia... si tenemos
en cuenta las posiciones académicas que fue ocupando en los últimos
veinticinco años), podría resumirse en intentar explicar y comprender lo
maravilloso que resulta que estemos aquí. En sus propias palabras: “el
Homo sapiens no apareció en la Tierra, justo hace un segundo geológico,
porque la teoría evolutiva prediga tal resultado basándose en cuestiones
de progreso y complejidad neuronal creciente. Los humanos aparecimos,
sin embargo, como el resultado contingente y fortuito de miles de
sucesos enlazados, cualquiera de los cuales podría haber ocurrido de
forma diferente y así, haber mandado la historia por un camino
alternativo que no nos habría traído a la consciencia”. Es decir,
preocupación por la evolución, por la forma en que se produce, y sobre
todo, por la manera en que estudiamos nuestra propia condición de
especie en este planeta vivo.

Muy crítico con el papel de la ciencia, Gould reconocía que el problema
actual es que de ella se han derivado tecnologías potencialmente
asesinas en una escala mucho mayor de la que nunca el ser humano había
dispuesto antes. “Cuando la humanidad tenía sólo flechas, arcos y lanzas
a su disposición, el genocidio era más improbable. Ahora no”. Para Gould
el uso racional del poder era fundamental para asegurar el futuro. Las
preocupaciones de un hombre de ciencia como Gould, no es de extrañar,
iban desde la historia a la política, pasando por la literatura o el
arte. Su capacidad de utilizar en sus ensayos (un estilo que Gould mimó
especialmente) claves provenientes de multitud de lugares, conseguía
rápidamente la complicidad del lector. Así, partiendo de la historia de
unos fósiles falsificados que compró en Marruecos, analizaba en uno de
sus últimos libros, Las piedras falaces de Marrakech (Ed. Crítica,
2001), una colección de artículos sobre el desarrollo de la historia
natural, la paleontología y la biología modernas. Muchos de ellos habían
sido publicados en la revista Natural History, para la que colaboró
durante años. Otras obras como La vida maravillosa, Brontosaurus o la
nalga del ministro, Dientes de gallina y dedos de caballo, El pulgar del
panda o La montaña de las almejas de Leonardo (todas ellas en Crítica)
son buena muestra de su labor divulgadora (y de la forma tan llamativa
de titular sus ensayos).

Igualmente, al tomar partido por la ciencia, Gould entabló una feroz
lucha contra la pseudociencia, en especial defendiendo la biología
frente a los ataques no sólo intelectuales sino políticos de los
creacionistas, quienes defienden la veracidad literal del relato
bíblico. Ese posicionamiento lo colocó en el punto de mira de grupos
integristas que lo consideraban una especie de anticristo. Algo que
quizá influyó en su ensayo Ciencia versus religión, un falso conflicto
(Ed. Crítica, 2000), donde intentaba establecer la tesis de los
magisterios separados: la ciencia y la religión hablan de mundos
diferentes: "mucha gente cree que hay un conflicto intrínseco entre el
cristianismo y la evolución, pero no es así. La religión habla de ética
y valores, y la ciencia de hechos. Uno necesita ambas cosas, pero
realmente no interactúan demasiado”.

Su último gran libro publicado, La estructura de la Teoría Evolutiva
(editado en marzo de este año por la Harvard University Press, de
próxima aparición en castellano) era, sin embargo, un denso tratado, más
académico, en el que hacía un recorrido por el marco teórico evolutivo,
fundamental para las ciencias de la vida actuales. En sus casi mil
quinientas páginas, Gould realizaba en cierto modo su testamento
científico, recogiendo el trabajo de más de un cuarto de siglo como
catedrático de zoología y paleontología. Ha sido acogido con cierto
escepticismo por el mismo mundo académico del que Stephen Jay Gould fue
uno de los principales comunicadores. Ciertamente, como tratado que
intenta compendiar una ciencia en desarrollo, resulta incompleto, pero
pocas veces, y desde luego contadas personas, podrían permitirse el
atrevimiento enciclopédico en un tema así. Por otro lado, las teorías
evolutivas de Gould no son del todo compartidas por sus colegas, en
especial la proposición de que la evolución sucede en momentos
determinados de rápido cambio, frente al modelo usual que propone
escenarios más graduales (una discusión que se ha mantenido viva durante
varios decenios, por cierto). En cualquier caso, se ve una vez más algo
que Gould había criticado en numerosas ocasiones: la manera en que un
sector de la ciencia es incapaz de entender que sólo accediendo al
público, al ciudadano, se podrá asegurar que la empresa científica sea
asumida como parte integrante de la cultura, como algo necesario y
rentable para el futuro de todos.

La divulgación científica ha perdido una de las voces más cualificadas
y, como sucedió con la desaparición de Isaac Asimov o Carl Sagan, la
ausencia no se llenará fácilmente: aunar interés, precisión, estilo y
capacidad de entusiasmar no es algo sencillo.

Una Larga Lucha

Cuando en 1982 le diagnosticaron un cáncer abdominal mortal, Gould
convirtió su amargura y sorpresa en un delicioso artículo titulado La
mediana no es el mensaje, analizando la forma en la que entendemos las
estadísticas. La literatura sobre los mesoteliomas abdominales (la
enfermedad de Gould) hablaba de una enfermedad irreversible con una
supervivencia de ocho meses (la mediana: es decir, la mitad de los
enfermos morían antes de los ocho meses). Escribió: “Cuando supe de
ello, mi primera reacción intelectual fue: bueno, la mitad de la gente
vivirá más, veamos qué probabilidades tengo de pertenecer a esa mitad.
Leí durante una furiosa hora y concluí, con alivio: ¡cojonudo!. Poseía
cada una de las características que daban mayor probabilidad de
supervivencia: era joven; mi enfermedad se había diagnosticado en un
estadio relativamente temprano; recibiría los mejores tratamientos
médicos; tenía un mundo por vivir; sabía como leer los datos
adecuadamente, y no desfallecería”. La lucha siguió durante diez años. Y
finalmente, el cáncer ganó, como cabía, estadísticamente, pensar. Gould
supo entender no solamente la estadística, pero sobre todo seguir
adelante con su trabajo a pesar de ella.

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

S. J. GOULD: UN BUEN CHISTE NO SE REPITE DOS VECES
Por: José Manuel Sánchez Ron

Stephen Jay Gould, catedrático de  Zoología de la Universidad de
Harvard, y asociado también (desde 1996) como catedrático visitante de
investigación de Biología a la Universidad de Nueva York, paleontólogo y
biólogo evolutivo eminente, desde hace décadas uno de los mejores, sino
el mejor, de los ensayistas y divulgadores de la ciencia, falleció el
día 20 del presente mes, victima de un cáncer, a los sesenta años de
edad, en su casa de Nueva York, en, se nos dice, una cama situada en su
biblioteca, entre sus queridos libros, que incluían auténticas joyas
bibliográficas (sobre todo de historia natural), a las que se refirió
más de una de vez en algunos de sus ensayos.

Había nacido en la ciudad de Nueva York en 1941, y a los cinco años
decidió ser paleontólogo, tras haberle llevado su padre, taquígrafo de
tribunales, al Museo de Ciencias Naturales, donde contempló el
impresionante esqueleto del tiranosaurio que se exhibe en el hall de
entrada. Una profesión sorprendente para un hijo de emigrantes judíos
procedentes de la Europa del Este, en cuya familia no existía tradición
alguna de educación universitaria, como recordó en uno de sus libros,
'Ontogeny and Phylogeny' (1977), cuando agradecía a sus padres por el
ánimo que le habían proporcionado, «frente a la confusión de algunos
familiares ancianos que no sabían lo que significaba paleontología y
que, al descubrir lo que era, solamente podían murmurar (con una
inflexión que no puedo transcribir en papel):”¿Es ésa una profesión para
un chico judío?”.

Se licenció en Geología en el Antioch College de Ohio en 1963,
doctorándose en 1967 por la Universidad de Columbia (Nueva York), por
las investigaciones que había llevado a cabo en la historia evolutiva de
serpientes de tierra durante el Pleistoceno. El mismo año que se doctoró
se convirtió en profesor ayudante de Paleontología de Invertebrados de
la Universidad de Harvard y conservador ayudante del Museo de Zoología
Comparada de esta misma universidad. A partir de entonces Harvard sería
su lugar de trabajo definitivo, como catedrático desde 1974 (lo que no
le impidió, después de su segundo matrimonio, en 1995, establecer su
domicilio principal en
Manhattan).

Fue, como he dicho, un notable paleontólogo, pero también uno de los
mayores expertos en la teoría de la evolución (Darwin fue uno de sus
amores). Un matrimonio éste -teoría de la evolución y Paleontología- no
imposible en absoluto, pero tampoco necesario. «Yo tuve la
suerte –explicó en uno de sus libros, 'El pulgar del panda' (1980)- de
tropezar con la teoría de la evolución, uno de los campos más excitantes
e importantes de toda la ciencia. Jamás la había oído mencionar cuando
emprendí mi andadura en mis primeros años; simplemente me sentía
fascinado por los dinosaurios.
Yo estaba convencido de que los paleontólogos se pasaban la vida
desenterrando huesos y juntándolos, sin ir jamás más allá del
trascendental momento en que decidían cómo unirlos. Entonces descubrí la
teoría evolutiva. Desde aquel instante, la dualidad de la historia
natural (su riqueza en particularidades y su potencial unión en una
explicación subyacente) ha sido el motor de mi existencia».

Fue la teoría de la evolución de las especies, efectivamente, el
auténtico motor de su existencia, pero terminó proponiendo, en 1972 y en
compañía de Niles Eldredge, una teoría evolutiva diferente de la
darwiniana: la teoría del equilibrio puntuado. La tesis central de esta
formulación es la de la de que los cambios evolutivos se producen no
lenta y continuamente, poco a poco, como pensaba Darwin, sino por medio
de transformaciones relativamente repentinas (esto es, a escala de
tiempo geológico), separadas por largos intervalos en los que apenas se
producen cambios morfológicos. Aparte de en trabajos técnicos,
popularizó esta todavía controvertida visión de la evolución en uno de
sus mejores libros de divulgación: 'La vida maravillosa' (1989).

Es difícil para aquellos cuya vida se encuentra ligada de una u otra
forma al estudio del mundo natural no sucumbir a sus encantos, no
deleitarse en la exaltación de la belleza que se encuentra por doquier
en la naturaleza. Frente a este enfoque 'franciscano', Jay Gould se
proclamó siempre un 'galileano': «Me gusta - escribió en otro de sus
libros, 'Brontosaurus y la nalga del ministro'- la buena escritura
franciscana, pero me considero un galileano puro, ferviente e
impenitente... No soy insensible a la belleza natural, pero mis gozos
emocionales se centran en los trabajos, improbables pero a veces
prodigiosos, de esta minúscula y accidental ramita evolutiva llamada
Homo sapiens. Y no encuentro entre esas obras nada más noble que la
historia de nuestra lucha para comprender la naturaleza». Pero todo buen
galileano debe, además de contribuir al desarrollo científico,
esforzarse
por hacer la ciencia accesible a los no especialistas. Gould fue un
maestro en ese arte, siguiendo unas pocas reglas sencillas: «Nada de
pasar por alto las ambigüedades o lo que se ignora; eliminar la jerga,
naturalmente, pero no sacrificar las ideas (cualquier complejidad
intelectual puede ser transmitida en el lenguaje corriente)»; y «La
belleza de la naturaleza reside en el detalle; el mensaje, en la
generalidad. La apreciación óptima requiere de ambos, y no conozco mejor
táctica que la ilustración de principios excitantes mediante pormenores
bien escogidos». Fue en este difícil equilibrio entre lo particular y lo
general, uno de los lugares en los que más brilló Stephen Gould, como se
puede comprobar sin más que leer muchos de sus relatos sobre temas
aparentemente -sólo aparentemente- menores, como, por ejemplo, el pulgar
del panda, la relación entre la nalga (izquierda) de George Canning
(secretario de Exteriores del Gobierno británico) y el origen de las
especies, la cuestión de si cinco es un número apropiado de dedos, el
interés de Darwin por los gusanos, la historia del arzobispo inglés
James Ussher, que en el siglo XVII dio no sólo el año de la creación (el
4004 antes de Cristo), sino también la fecha exacta (el 23 de octubre),
o el golpe relámpago, en béisbol, de Joe di Maggio, su «héroe personal»
y «mentor desde la infancia». Relatos que aparecen en una legión de
libros, que al mismo tiempo que enseñaban conmovían; libros como
'Dientes de caballo y dedos de gallina' (1983), 'La sonrisa del
flamenco' (1985), 'Ocho cerditos' (1993), 'Milenio' (1998), 'Las piedras
falaces de Marrakech' (2000) o 'La falsa medida del hombre' (1981), en
el que con la sabiduría e implacabilidad del científico, la pasión del
hombre comprometido con sus semejantes y el amor del descendiente de
emigrantes mostró con toda crudeza las debilidades del denominado
'determinismo biológico', la idea de que la inteligencia humana puede
determinarse con mediciones (del tamaño del cráneo, por ejemplo) y
pruebas determinadas, ideas que se habían llevado a la práctica a
primeros del siglo XX con, por ejemplo, emigrantes europeos que llegaban
a Manhattan desconcertados y asustados, y a los que se obligaba a pasar
absurdas pruebas de inteligencia, o con personas a las que se calificó
de 'idiotas' y en algunos casos incluso esterilizó.

La curiosidad de Gould no se detenía ante nada. Ni siquiera frente a su
propia desgracia. En julio de 1982 supo que estaba sufriendo un
mesotelioma abdominal, un cáncer raro y extremadamente difícil de curar.
Cuando se despertó de la operación a la que fue sometido, lo primero que
preguntó a su doctora fue: «¿Cuál es la mejor bibliografía sobre el
mesotelioma?». Compasivamente, ésta le dijo que no había nada que
valiera la pena leer. Pronto descubrió el porqué de tal consejo: la
literatura especializada era meridianamente clara, se consideraba que el
mesotelioma era incurable, con una mortalidad  mediana de sólo ocho
meses después del diagnóstico. Sin embargo, Gould reaccionó
interpretando tan abrumadora sentencia a la luz de sus conocimientos de
estadística: por pequeña que fuese la probabilidad, algunos se salvaban;
él terminó siendo uno de ellos. Aunque ahora otro tipo
de cáncer le ha derrotado. Con su humor profundo, tal vez habría dicho
que «un buen chiste no se repite dos veces».

El mejor legado de un científico, intelectual y escritor como fue
Stephen Jay Gould es su obra, sus libros, puesto que, más pronto que
tarde, terminará desapareciendo la memoria que deja a los que fueron sus
coetáneos y supieron de su vida. Hasta el último momento Gould
enriqueció ese legado.

En marzo del presente año, Harvard University Press publicó lo que él
consideraba como su obra magna, 'The Structure of Evolutionary Theory',
un grueso volumen de 1.433 páginas, y este mismo mes ha aparecido otro,
'I Have Landed: The End of a Beginning in Natural History', en el que
incluía la última entrega de los 300 artículos que publicó a partir de
1974 en la revista Natural History y que por decisión propia concluyó en
enero de 2001.

[Nota] * José Manuel Sánchez Ron es Catedrático de Historia de la
Ciencia de la Universidad Autónoma de Madrid

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

LA EVOLUCIÓN EN STEPHEN JAY GOULD
Por: Antonio García-Bellido

El pasado día 20 murió un gran científico y una gran pensador en el
fascinante problema de la evolución biológica. Stephen Jay Gould fue en
vida un paleontólogo dedicado al campo específico de la evolución de los
moluscos gasterópodos, que muestran una gran riqueza de detalle en sus
formas fósiles. De sus estudios en los años sesenta llegó a concluir que
la aparición de nuevas especies ocurría de forma discontinua, después de
largos periodos de estabilidad morfológica. Esta observación iba en
contra de la noción gradualista darwinista o neodarwinista de los años
cuarenta, que proponía una evolución continua basada en una adaptación
continua a cambios ambientales también continuos. La nueva hipótesis
ponía en duda la idea clave de Darwin de una 'selección natural' que
elige a partir de una proposición de mutaciones en individuos discretos,
aquellos que dan mayor descendencia fértil o que están más adaptados.
Los cambios morfológicos en los fósiles aparecían en poblaciones
enteras, y por lo tanto, la selección debía operar sobre especies más
que sobre individuos. Los genetistas de poblaciones neodarwinistas
argüían que los cambios en frecuencias génicas en los individuos de una
población podrían ocurrir más rápidamente que los intervalos geológicos,
y que la discontinuidad podría ser un artefacto del registro fósil.

El advenimiento de la biología molecular y los análisis comparativos de
genomas iban a sugerir aún otro nivel de selección: el de los genes y su
tendencia a replicarse y transponerse en el genoma: la idea del gen
egoísta de Richard Dawkins. La genética del desarrollo, y sobre todo su
estudio comparado entre organismos, empezó a mostrar en los años setenta
y ochenta que no sólo los genes están conservados en especies muy
distantes, sino que también lo están grupos enteros de genes que
funcionan en equipo para realizar operaciones de desarrollo tales como
la división celular o la organización de territorios celulares en ejes
embrionarios y tejidos. Esta conservación resulta del reconocimiento
molecular, una limitación (constraint) que da inercia a la evolución.
Así, la evolución no resulta de selección de alelos mutantes en las
zonas codificantes de los genes, sino de combinaciones diferenciales de
estos mismos genes en diferentes células en el tiempo y en el espacio
del desarrollo embrionario. Y esto a su vez resulta de cambios en las
zonas reguladoras de los genes conservados, sin afectar a los genes
mismos.

El mundo interno, las proposiciones de combinatorias génicas nuevas,
aparece así más potente causa de variación que los cambios graduales en
el mundo externo. Para que estas novedades se establezcan y propaguen en
nuevas especies es sólo necesario que el medio externo sea tolerante al
cambio genético interno. Como si los organismos estuviesen más
interesados en su construcción que en su apariencia final. Y esto es lo
que Gould (en su libro La vida maravillosa) ve operando en la explosión
cámbrica [la rápida aparición, hace 540 millones de años, de gran parte
de la diversidad animal actual] y en las radiaciones de nuevas especies
que siguen a las grandes extinciones geológicas, asociadas a cambios
morfológicos mayores en intervalos de tiempo cortísimos, de pocos miles
o millones de años. ¿Cómo puede esto ocurrir por una selección gradual
con estadíos intermedios adaptados?

En sus consideraciones más filosóficas, Gould da a la contingencia
histórica más valor que al determinismo adaptativo. De hecho, pone en
tela de juicio la noción de adaptación, que está en la base del
darwinismo. ¿No será la adaptación una interpretación antropomórfica del
mero hecho de que los organismos están ahí y se mantienen? La noción de
evolución escapa al experimento, pero el creciente conocimiento de los
mecanismos por los que se generan las formas biológicas están en la
línea de Stephen Gould de que el mundo interno da una riqueza de
variación y de constancia que no tiene el mundo externo.

[Nota] *Antonio García-Bellido es profesor de investigación en el Centro
de Biología Molecular Severo Ochoa.

                           ------------------

STEPHEN JAY GOULD: EL DARWIN DE LA PALEONTOLOGÍA
Por: Felipe Cuna

La paleontología moderna perdió ayer a uno de sus más geniales eruditos
y a un científico e intelectual que siempre provocó el interés y la
polémica por sus teorías sobre la evolución de las especies con las que
trató de revisar y actualizar la obra de Charles Darwin.

Stephen Jay Gould, el genial biólogo neoyorquino padre de la teoría del
«equilibrio puntuado», falleció ayer en Manhattan de un adenocarcionoma
a los 60 años de edad.

Al conocerse su muerte, los estudiantes de la universidad de Harvard que
durante años se habían beneficiado de su afición al debate y que
llenaban a rebosar sus clases y conferencias guardaron un minuto de
silencio en su honor. Y por la tarde, cuando acabaron las clases, en los
bares que rodean la célebre universidad de Boston se brindó en honor de
este provocador intelectual y culpable de que tantos estudiantes no se
rindieran ante lo evidente y buscaran siempre profundizar aún más en lo
impreciso.

Gould fue, quizás, el biólogo evolucionista más influyente y mejor
conocido desde Darwin. Un honor que rechazó en vida y que en su muerte
se convertirá, seguramente, en parte de los muchos reconocimientos
públicos que le acompañen con motivo de su desaparición.

Una visita al museo de Ciencias Naturales de Nueva York cuando era un
niño de cinco años fue la culpable de su interés por la Ciencia. El
pequeño Stephen quedó impresionado por una reproducción de un
tironasurio rex que da la bienvenida a los visitantes del conocido museo
neoyorquino del Central Park. De esas salas salió su inusitado deseo de
conocer la forma en la que las especies habían vivido y evolucionado
durante miles de años y una vez licenciado con honores en paleontología
por la universidad de Columbia comenzó a profundizar en las teorías que
le hicieron mundialmente famoso y muy influyente en las ramas de la
Ciencia que estudian la evolución humana desde los fósiles y las
actuales metrópolis.

Junto con su compañero de aventuras, socio y amigo del alma, Niles
Eldredge, Gould formuló en 1972 su teoría del «equilibrio puntuado» que
señala que durante largas etapas, incluso de millones de años, la
especies no cambiaron nada. El estudio de los fósiles les permitió
concluir que muchos de los animales cuya presencia había sido detectada
hace miles de millones de años eran similares, sin cambios aparentes
durante largas etapas. Y, sin embargo, en otras especies estos cambios
eran impresionantes, rápidos y la evolución es evidente casi de año en
año.

Eldredge, hoy profesor de paleontología del Museo de Ciencias Naturales
de Nueva York, y Gould bautizaron sus ideas con el nombre de
«equilibrio» (relacionado con la mesura y contemporización con la que
evolucionaban ciertas especies) «puntuado» (súbitos puntos en los que
las especies se desarrollan rápidamente).

Gould fue uno de los más célebres científicos de Estados Unidos, miembro
de comités, comisiones y de las asociaciones más importantes creadas por
el Congreso y la Casa Blanca. Su vida se repartió entre sus numerosos
libros como El pulgar del panda o La estructura de la teoría
evolucionaria y ensayos en la revista Natural History sobre sus
pensamientos científicos y mundanos, su amor por los Yankees de Nueva
York, su afición a los viajes, su conocimiento de idiomas y su pasión
por los caracoles que fueron el tema central de sus trabajos.

[Nota] *Stephen Jay Gould, nació el 10 de septiembre de 1941 en Nueva
York y murió en esta misma ciudad el 20 de mayo de 2002.

                           ------------------

La Biblioteca de Babel http://daurmith.blogspot.com/

MENTIRAS PIADOSAS
Por: Adela Torres Calatayud (daurmith@...)

En un día de primavera que parece pintado por un confitero de cuento de
hadas, el Memorial Union ha sido testigo de un acto que, para alguien
que viene de España, resulta curioso. Quizá también agridulce.

La cosa es que aquí el porcentaje de creyentes y practicantes de alguna
denominación del cristianismo (hay la tira) es muy alto. Ya he hablado
varias veces del asedio de encuestadores, Testigos de Jehová, mormones,
baptistas, y otras especies espirituales que campan a sus anchas por
todas partes. Además, hay iglesias hasta debajo de las piedras, desde
cosas grandoootas como las iglesias de la calle Monroe hasta casitas
destartaladas que proclaman ser, por ejemplo la "Iglesia de San Anselmo
de Canterbury" (al lado de la Beanery; jamás he visto un feligrés
entrando ni saliendo, pero el cartel tiene letras bien gordas). Luego
tenemos St. Mary, la única -que yo sepa- iglesia católica de por aquí.
Nunca he entrado. Por fuera es espantosa, horripilante, un bloque
irregular de madera, sin ventanas, en lo alto de una pequeña elevación.
Está rodeada de verja con alambre de espino. Parece un búnker. Te dan
ganas de dar un rodeo para no tener que pasar cerca.

Lo que quiero decir es que aquí la religión es cosa que mucha gente vive
a fondo, no algo para pasar un domingo o en plan social y festivo como
es más normal en España. Como la mayoría de la gente es protestante,
están muy acostumbrados a leerse la Biblia. Algunos se la saben de
carrerilla. Es el puntal de cualquier argumento religioso en los USA. Y
aquí es donde la cosa corta, y hace sangre.
El acto de hoy en el Memorial Union se llamaba "Biblia y
homosexualidad". Un montón de chicos y chicas escuchaban atentamente a
un señor hacer unos malabarismos impresionantes con citas selectas de
tal libro para permitirles reconciliar su elección sexual con su
religión. En otro día, en otro estado de ánimo, hubiera escrito algo
jocoso. Hoy la cosa me ha parecido triste, agotadora, insensata, fútil.
A medio kilómetro de distancia, en una de las múltiples iglesias, o
quizá en el mismo campus, en una de las innumerables salas que la
Universidad pone a disposición de quien lo solicite, algún otro señor o
señora está usando citas selectas del mismo libro para predicar el fuego
del infierno a estos chicos y chicas por ser homosexuales. A mí me da
igual, no me afecta ni una cosa ni la otra; pero a ellos sí, se les veía
interesados, casi ansiosos, buscando de labios de alguien las razones
que les permitan reconciliar lo que son con lo que creen. Cualquier
excusa. Cualquier argumento a favor. Lo que sea: una migaja de lógica
desesperada, arañada de interpretaciones de versículos de un libro
escrito por hombres muertos miles de años atrás. La necesidad desnuda de
esa certeza, la convicción de que sólo pueden estar a gusto con lo que
son y lo que hacen si la Biblia lo dice, me ha llenado de un cansancio
repentino, y me he ido antes de que terminara el acto.

Ellos han tenido la cortesía de no venir a intentar convencerme de que
tienen razón, y por respeto a esa cortesía no pienso escribir aquí nada
que intente convencerles de que no necesitan que lo que diga la Biblia
apruebe, ni mucho menos tolere, su forma de ser. Lo que no puedo dejar
de plasmar aquí es la tristeza que, esta tarde, he sentido al escuchar a
ese señor retorcer por enésima vez los mismos cansados argumentos para
tranquilizar unas mentes que necesitaban (se les veía en las caras
atentas, ávidas, y las preguntas siempre personales "A mí me pasa...",
"Es que mi familia...", "Mi pastor me dice...") mentiras piadosas en un
libro tan apasionante, tan bello, tan trágicamente dañino, como la
Biblia.

                           ------------------

El Fondo del Asunto http://yamato.blogalia.com/

LA CAMPAÑA
Por: Fernando Frías Sánchez

Hace muchos años, un periodista de cuyo nombre no puedo acordarme,
corresponsal en Londres, asombraba a sus lectores contándoles una
costumbre que hacía furor en Gran Bretaña, y que resultaba impensable en
la España de la época: la recogida de firmas. Contaba el corresponsal
que por algunas calles londinenses era casi imposible dar un paso sin
que se le aparecieran personas de toda edad y condición, armados de
bolígrafo y pliego, para solicitar su apoyo a tal o cual reivindicación.
Claro que él se adaptó rápidamente a aquello, y a cada petición
respondía cogiendo el boli y, sin leer siquiera el manifiesto, estampaba
al pie un nuevo nombre para la lista de "abajofirmantes": Dolores
Fuertes de Barriga.

Ahora, en cambio, España es una democracia y goza de la posibilidad de
firmar también mil y una peticiones, algunas muy serias, otras
discutibles, y otras... bueno, otras como la que expone este mes la
revista "Más Allá".

La cuestión es bien sencilla: la Real Academia Española de la Lengua ha
incluido en la vigésima segunda edición de su Diccionario una definición
para la palabra "ufología", según la cual el palabro significaría

"f. Simulacro de investigación científica basado en la creencia de que
ciertos objetos voladores no identificados son naves espaciales de
procedencia extraterrestre."

Naturalmente los ufólogos han montado en cólera. Así lo explica el
inefable Bruno Cardeñosa en un artículo perpetrado en "Más Allá", en el
que explica que la definición es poco atinada "de acuerdo a los expertos
consultados (sic)". Uno de ellos es nada menos que Manuel Carballal,
quien asegura que la definición de la Real Academia "difama, falsea y
miente". Claro que Carballal dice lo mismo de los escépticos, de los
científicos, de los demás "investigadores de lo paranormal" y, en
general, de todo aquel que no esté de acuerdo con él, así que la cosa no
es para tanto.

De todos modos, el clamor en el circo ufológico parece bastante notable,
y así, entre todos se las han apañado para parir un modelo de "petición
de enmienda" que propone un texto alternativo al actual, ya que este
"connota juicios de valor peyorativos" y "no se ajusta con propiedad a
los términos referidos ni al principio de imparcialidad que debe regir
un diccionario".

No parece probable que la Academia vaya hacer caso de una protesta de
parcialidad que viene precisamente de una parte interesada (interesadísi
ma). Y tampoco creo que los señores académicos se preocupen de los
supuestos "juicios de valor peyorativos": un diccionario, se supone,
debe definir el significado de las palabras, no lo que a unos y a otros
les gustaría que significasen. Así que, por supuesto, yo no voy a poner
mi particular Dolores Fuertes de Barriga al pie del panfleto.

Pero sí que pienso que deberían modificar la definición. Veámosla otra
vez:

f. Simulacro de investigación científica basado en la creencia de que
ciertos objetos voladores no identificados son naves espaciales de
procedencia extraterrestre.

La clave del asunto es la palabra "simulacro", que en el mismo
diccionario, en su tercera acepción, significa

m. Ficción, imitación, falsificación.

Y ahí es donde discrepo. Una imitación, una falsificación, es algo que
pretende parecerse a otra cosa. Y puede que sí, que haya una minoría de
ufólogos que pretendan hacer pasar sus "investigaciones" por
científicas.

Pero, la verdad, si uno echa un vistazo a lo que hacen ufólogos de la
talla de J. J. Benítez o Iker Jiménez, se dará cuenta de que de
imitación, de "ficción de investigación científica", nada de nada. No
llega ni a eso.

Así que, por mi parte, que cambien la definición. Y que donde dice
"simulacro", pongan "farsa". En la cuarta acepción de la palabra, por
supuesto.

Para más información:

Página web de J. J. Benítez http://www.jjbenitez-only-eyes.com/
Página web de Iker Jiménez http://www.ikerjimenez.com/

                           ------------------

GRAFOLOGÍA: LA LOCURA POR ESCRITO
Por: Christian Sanz

Fue poco antes de cumplir 31 años que me quebré uno de los nudillos de
mi mano derecha. Lo cierto es que eso me tuvo a mal traer durante casi
28 días. Los mismos en los que tuve que cargar con un incómodo y pesado
yeso que no me daba alternativa de negociación alguna y, por lo cual,
tuve que aprender a hacer algunas cosas con mi mano izquierda.

Así es que, cuando me quitaron el mortificante accesorio, me fue muy
difícil volver a escribir como solía hacerlo. Es más, nunca pude volver
a redactar de la misma manera.

Los grafólogos, que analizan las características de la escritura a mano,
dirían que mi personalidad ha cambiado sólo por el hecho de que ya no
hago los trazos como frecuentaba. Una tremenda imbecilidad.
Quienes estudian grafología creen que la escritura manual es una
manifestación física de las funciones mentales inconscientes y que puede
revelar cosas específicas acerca de una persona.

Antes de decir semejante tontería, deberían saber que la grafología no
cuenta con base teórica convincente: no hay evidencia de que el
inconsciente sea un reservorio de la verdad acerca de la persona y,
mucho menos, que la grafología suministre –consecuentemente- una entrada
a dicho reservorio.

Para acercarnos de alguna manera a la impresión que tiene la gente
acerca de dicha doctrina, nosotros mismos hemos armado -desde ASALUP-
una sencilla encuesta "ad hoc". De las 198 personas que se animaron a
participar, el 30,30% nos aseguró que –para ellos- la grafología era una
doctrina "nada confiable". Un escalón más abajo, el 24,75% opinó que es
"poco confiable" y solo el 11% se arriesgó a decir que es "una doctrina
seria".
Es innegable que los datos hablan por sí mismos…

De todos modos (más allá de la percepción de la gente encuestada), en el
marco del análisis de las variadas -y no menos taxativas- técnicas
utilizadas por los grafólogos, las interpretaciones de los "expertos"
pueden reducirse a simples evaluaciones basadas en impresiones a través
del entendimiento de los rasgos básicos de la personalidad: la presión
ejercida sobre el papel; la separación entre palabras y letras; la cruz
de la "T"; el punto de la "i"; y la medida, inclinación, velocidad y
consistencia de la escritura. No gran cosa.

Nunca han sido útiles las hipótesis acerca de como podría trabajar la
grafología ni existe evidencia empírica que correlacione alguna
característica grafológica significativa con algún rasgo de la
personalidad de interés.

Aún así, cualquier persona no especializada en el tema es capaz de
identificar correctamente, en el 70% de las veces, el género -masculino
o femenino- de un individuo a través de su escritura.

Teniendo en cuenta lo antedicho, es realmente impresionante saber que
hay personas que creen que la grafología puede servir como procedimiento
expeditivo para elegir pareja, averiguar quién cometió un crimen, elegir
una carrera de estudio, encontrar un tesoro escondido o tratar de saber
cuál es el próximo camino a seguir.

La grafología es simplemente otro de los falsos sustitutos del trabajo
que exige esfuerzo y sólo sirve a aquellos que son impacientes en
asuntos problemáticos como es la investigación, el análisis de
evidencia, el razonamiento, la lógica y la experimentación.

Para saber qué tan eficaz es la grafología, el 19 de noviembre de 1997,
Barry Beyerstein (quien ha escrito extensamente sobre el tema), se unió
con Alan Alda -conductor del programa "Scientific American Frontiers" de
la cadena PBS-, para una evaluación de la personalidad a través del
Datagraph, un "importante" instrumento grafológico.

Poco antes, uno de los representantes de dicha firma había asegurado
que, en un análisis de 420 rasgos de escritura, Datagraph acertaba el
90% de las veces; porcentaje –según él- suficiente para crear un "perfil
mental" de cada individuo evaluado (hay que destacar que los propios
psicólogos consideran normalmente que los perfiles de los tests de
personalidad son "moderadamente confiables").

En consecuencia, se sometió a prueba a ocho personas revisando sus
perfiles e intentando descubrir a quién correspondía cada uno de sus
manuscritos. Como era de esperar… no pudo lograrse.

 Cuando se realizó la valoración de los 14 caracteres de personalidad
que utilizó Datagraph se encontró que 4 de ellos eran correctos, 8 eran
equivocados y 2 estaban dudosos. El propio Alda se dio cuenta de que
muchas de las evaluaciones grafológicas podían ser fácilmente influidas
por el "pensamiento deseoso", es decir, la subjetividad de interpretar
hechos, eventos o percepciones de acuerdo a lo que uno quisiera que
fueran en lugar de hacerlo en relación a la evidencia presente.

Dentro del mismo análisis, Alda advirtió cómo uno puede ser influenciado
por el propio juicio empleado para confirmar el argumento, técnicamente
conocido como "razonamiento selectivo" y alertó que el contenido de la
escritura puede ser influido por el juicio del evaluador.

Es sabido que un verdadero análisis científico nunca podría someterse a
tan confusas técnicas y medidas tan subjetivas para su evaluación.

Lo ideal, para lograr un correcto estudio sobre grafología, sería
requerir que todos los sujetos de la muestra reproduzcan exactamente el
mismo texto.

También habría que tener en cuenta algunos tipos de escritura de otras
culturas como la china, japonesa y hebrea y, finalmente, habría que
impedir a los sujetos usar sus propias impresiones subjetivas de los
análisis grafológicos para determinar la validez de la lectura, evitando
así el llamado "efecto Forer" (validación subjetiva).

Sólo teniendo en cuenta esos resguardos, a través del bien ponderado y
siempre temido "método científico", se podrá hacer un verdadero muestreo
sobre la real validez de la grafología.
Mientras tanto, seguiremos siendo testigos, entre otras cosas, de graves
escenas de discriminación como las que se dan toda vez que para ser
seleccionado en un trabajo, se utiliza el -poco confiable- filtro de los
rasgos de escritura, algo realmente vergonzoso.

A esta altura no hay dudas: si queremos resultados inmediatos y sin
certezas a nuestras inquietudes, la grafología es el método perfecto.
Si, por el contrario, preferimos vivir con razonables probabilidades de
incertidumbre y buscamos resultados más consistentes, podemos intentar
otro método mucho más confiable de los tantos que ya se han demostrado
eficaces.

[Nota] * Christian Sanz es Presidente ASALUP www.asalup.org

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

EN MANOS DE CURANDEROS
Por: José María Romera.

Las mismas personas que exigen garantías para cualquier asunto banal se
dejan seducir por vendedores de promesas muchas veces imposibles cuando
se trata de su salud

Millones de personas en el mundo confían su salud a curanderos,
naturistas, sanadores y médicos alternativos de todas clases. Pese a los
espectaculares avances de la medicina científica y al incremento de los
recursos asistenciales en los últimos años, está creciendo el número de
enfermos que buscan remedio a sus males fuera del sistema llamado
oficial . Los mismos individuos que exigen garantías plenas a la hora de
adquirir un automóvil o de consumir alimentos filtrados por rigurosos
controles sanitarios, se dejan seducir por la llamada incierta de unos
vendedores de promesas muchas veces imposibles, sin otra garantía que la
credulidad del enfermo.

No todos los practicantes de estas variadas formas de tratamiento son
embaucadores sin escrúpulos. La existencia de tradiciones curativas
milenarias contrastadas en diferentes culturas, el conocimiento empírico
de terapias caseras o naturales y la apertura de los estudios de la
salud a procedimientos antes tenidos por heterodoxos permiten suponer
que algo hay de cierto en determinadas técnicas de diagnóstico y cura
alternativas. De otra parte, también el sistema médico oficial provoca
en muchos pacientes rechazos justificados: un trato deshumanizado en las
consultas, largas listas de espera en los hospitales y errores médicos
ocasionales pero a veces tremebundos son algunos de los motivos de
recelo hacia una medicina distante del enfermo, contra la que éste se
rebela buscando otras vías. Bien lo saben los comerciantes de la salud,
quienes no suelen tener empacho en desacreditar a los especialistas
tildándolos de engreídos y burócratas, como si con ello bastara para
suplantarlos con la receta de una pócima inverosímil.

Ignorancia y algo más

Suele decirse que el éxito de estas medicinas alternativas se sostiene
en la ignorancia de los enfermos. No es tan cierto. Si bien entre la
clientela de curanderos y sanadores predominan personas de bajo nivel
cultural, crédulas y presas fáciles de la charlatanería, no son pocos
los hombres y mujeres instruidos que se ponen en sus manos. El hecho de
que la mayoría lo haga «por probar» o buscando un atajo en el
tratamiento impuesto por su médico no cambia mucho las cosas. También
ellos creen. También ellos sostienen este gigantesco negocio que mueve
miles de millones y, lo que viene a ser peor, mantiene viva la llama del
pensamiento irracional en nuestras sociedades.

¿Qué hay, pues, en el ser humano que le hace picar en esta clase de
anzuelos? Los esfuerzos de la ciencia por erradicar prácticas
perniciosas, o cuando menos inservibles, resultan vanos; sus argumentos,
por aplastantes que sean casi siempre, apenas sí logran acabar con algún
que otro timador, pero no tarda mucho en aparecer otro que ocupe su
lugar y se haga con su parroquia. La pseudomedicina se mantiene próspera
porque ejerce un hechizo particular sobre las personas; por
consiguiente, quizá haya que dejar de gastar energías en el ataque a los
embaucadores para ocuparlas en prevenir a los embaucados enseñándoles a
reconocer los impulsos que les llevan a este camino.

Hipocondríacos

La hipocondría, es decir, el temor a estar enfermos, hace que muchas
personas no acepten diagnósticos tranquilizadores cuando perciben algún
síntoma preocupante. Una buena parte de los estados de malestar o
postración física tiene origen psicosomático; el 80% de las enfermedades
más comunes se cura sin tratamiento. Pero el aprensivo necesita ser
tratado, recibir la bendición del médico en forma de un medicamento o de
una exploración suplementaria. Al no ver satisfecha su demanda, acude a
la consulta del sanador, de donde sale cargado de bolsas de hierbas o
frasquitos de agua milagrosa que prueban la existencia de un mal. «¿Veis
cómo es verdad que tenía algo?», dicen aliviados a los suyos. A partir
de ahí, causa y efecto se confunden: lo que habría sido una curación
espontánea es visto por ellos como consecuencia del tratamiento
recibido.

En el lado opuesto -pero complementario- se sitúan los enfermos graves
que se resisten a admitir un diagnóstico demoledor o la evidencia de una
curación imposible. Es en estos casos donde el curandero despliega lo
mejor de sus artes. El viejo adagio de «primum non nocere» (lo primero,
no hacer daño) actúa aquí de forma sibilina. Se empieza por hacer creer
al enfermo que su dolencia no es tal o tiene otro origen. En situaciones
de desesperación, la capacidad de autoengaño del ser humano es infinita.
Instintivamente, el enfermo se coloca del lado de quien le muestra una
realidad más soportable mientras engendra cierta forma de resentimiento
hacia el médico que le dice la descarnada verdad. El efecto placebo de
unas palabras de esperanza hace que, por algún tiempo, experimente una
sensación subjetiva de mejoría que refuerza su convicción. Sólo cuando
se produce un agravamiento súbito vuelve a acudir al médico oficial ,
quien con frecuencia ya no puede hacer otra cosa que certificar su
fallecimiento. Buena parte del éxito de las pseudomedicinas se debe
justamente a que quienes dispondrían de pruebas terminantes de la estafa
no pueden aportarlas por la sencilla razón de que ya no están vivos.

Decir lo que se quiere oír

Pero hay que reconocer a los sanadores heterodoxos una virtud, acaso la
misma que poseían los brujos de tribus primitivas. Mientras la medicina
solvente actúa según sus propias reglas y no atendiendo a los deseos,
prejuicios, temores o percepciones subjetivas del paciente, la medicina
alternativa juega con la complicidad del enfermo real o supuesto. Le
dice lo que él quiere oír y en palabras que él puede comprender. Estas
palabras -no exentas de elementos de argot simplificador: energía vital
, campos magnéticos , depuración , etcétera- apelan a una visión de la
realidad simplificadora y precientífica, cuando no milagrera. Su efecto
tiene una doble dirección: de un lado, presenta al curandero como un ser
asequible, comprensivo, verdaderamente interesado por la persona que se
entrega a él; de otro, pone en movimiento resortes internos del
enfermo -la confianza, la voluntad de curación, la autopersuasión, la
actitud optimista- nada desdeñables a la hora de poner algo de su parte
en la curación.

Bien mirado, las falsas medicinas producen un efecto social nada
despreciable. Sirven para arruinar a los tontos. Pero también
descongestionan las listas de espera de la Seguridad Social, calman a
los más aprensivos y conservan el patrimonio cultural de las
supersticiones.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

LAPIDADAS
Por: Eduardo Haro Tecglen

Insistamos en esta palabra, lapidación: mujeres lapidadas. No sé si es
mejor o peor que la silla eléctrica, la horca, la inyección: ni siquiera
si es preferible al encierro por toda la vida en un convento. Hay que
insistir en la lapidación porque nos parece más salvaje y nos puede
hacer reaccionar en contra con más fuerza. Nuestro enemigo es la pena de
muerte. Y si todas son condenables, la que se aplicará a una mujer por
haber dado a luz estando divorciada -repudiada, que es el divorcio
habitual del glorioso guerrero árabe- se aparece más indignante. Toda
pena de muerte o todo asesinato -son homologables- son injustos y
repugnantes; todo acusado de delito sexual es inocente, porque el sexo
no es un delito, si no dañando a otro. Y aun así, no me imagino yo a
este cura que fotografiaban ayer los periódicos por haber toqueteado a
una niña, enterrado de medio cuerpo en la plaza del pueblo donde era
párroco; y me horroriza más pensar que los ciudadanos le apedrearían con
más saña que los nigerianos. Todo viene de lo mismo: de unas religiones
que regulan la vida social de acuerdo con los códigos civiles, los
Gobiernos, los sistemas del honor, las herencias aristocráticas o los
altos burgueses.

Van a lapidar a esta criatura, o quizá no les convenga enfrentarse a una
opinión internacional. No por vergüenza, porque las gentes afincada en
sus tradiciones y costumbres no tienen esa vergüenza, sino que creen que
la forma de limpiarla es la lapidación. La muerte. Aquí está en algunos
bestiales relatos del Antiguo Testamento, en la superposición mahometana
y en la crueldad de los 'reconquistadores' católicos. Hay hombres que se
la toman por su mano (y no olvido a las eficaces, lentas y seguras
envenenadoras). Es evidente que todas las modificaciones de la cultura y
de la posible civilización que han ido impregnándonos desde los años
sesenta nos han cambiado mucho: cuarenta años que liman nuestro áspero
mundo español, rudo, pobretón, ignorante.

No sé si interviene en mi juicio apasionado el hecho de que la víctima
sea una mujer, porque mis librepensadores de casa ya me enseñaron algo
de eso y porque tengo un arcaico sentido feudal de la protección al
débil; pero también me apiado del cura de aldea, y esa piedad no entra
para nada en mi educación ética.

                           ------------------

LA CIENCIA Y SUS MISTERIOS
Por: Carlos Álvarez

Sin lugar a dudas, de entre todas las formas para adquirir conocimiento
y de todas las cosas que el ser humano ha inventado, la Ciencia es la
que ha contribuido en mayor medida a mejorar la existencia humana en
todos sus ámbitos. Es ésta una afirmación con la que algunas personas
podrían no estar de acuerdo. Claro, se nos puede venir a la cabeza las
bombas atómicas, las armas químicas...Sin embargo, basta con meditarlo
un poco, para darnos cuenta de que la Ciencia es tan poderosa que si
queremos hacer el bien, es el mejor instrumento que tenemos. Pero si
queremos hacer el mal, también. Y de esto han sido conscientes multitud
de políticos, religiosos, etc. Son las ideas irracionales, alejadas del
espíritu científico, las que han empleado la Ciencia negativamente y en
su provecho. Pero recordemos que sólo los antibióticos han salvado más
vidas de las que se perdieron en la mayoría de guerras en la historia.
Multitud de enfermedades, hace unos años mortales, hoy han desaparecido
o se pueden curar fácilmente. Y a buen seguro que la curación o
eliminación de las ahora letales, como el cáncer o el SIDA, vendrá de la
mano de la Ciencia, no de las medicinas llamadas "alternativas" como la
homeopatía o la acupuntura o de las ideas religiosas o esotéricas.
Además, es la Ciencia la que nos ha aportado todos los conocimientos
reales y válidos sobre el Universo, sobre nuestro mundo o sobre nosotros
mismos, y será la que nos descubra lo que todavía nos queda por saber.
Sin embargo, hay personas que, conscientes de ello, intentan
aprovecharse del prestigio y buen hacer de la Ciencia para disfrazar
como científicas ciertas prácticas o doctrinas. Entre ellas podríamos
incluir la astrología, la quiromancia, la ufología, medicinas
"alternativas" de todo pelaje, la parapsicología y un larguísimo
etcétera. Por un lado, sus defensores califican a la Ciencia y a los
científicos como dogmáticos, inmovilistas y de "mente cerrada". Por
otro, intentan darle a sus teorías absurdas un barniz de ciencia que no
tienen. Luego hablan de que existe una "ciencia oficial" y la de ellos,
la "no oficial". Falso. Ciencia sólo hay una, la que emplea el método
científico con toda su rigurosidad. Si los supuestos fenómenos
paranormales, por ejemplo, realmente existieran, haría ya mucho tiempo
que se hubieran demostrado científicamente. Pero para que un resultado
sea considerado científico tienen que haberse podido demostrar y haber
descartado explicaciones alternativas, más naturales y sencillas. Eso no
ha ocurrido, como se empeñan los pseudocientíficos en hacer creer a la
gente sencilla. Los supuestos fenómenos extraños tienen explicaciones
mundanas y naturales, muchas veces en la forma de funcionar de nuestro
cerebro. Además, para usar el método científico es necesaria una
formación metodológica, matemática y estadística. Esta formación suele
estar ausente en los pseudocientíficos, con lo cual llaman investigación
científica a una mera experiencia personal o a una historia que han
oído. No, señores, eso no es Ciencia.

Pero lo más grave es que, cuando estos defensores de lo misterioso y
pseudocientífico organizan jornadas o conferencias, no admiten la
crítica o el debate, algo que es el pan nuestro de cada día en Ciencia.
Cuando un científico de verdad va a un congreso o expone a sus colegas
el fruto de sus investigaciones, lo hace para que se le critique, se le
busquen los puntos débiles, las explicaciones alternativas a sus datos.
Esto no se admite cuando se tiene una estructura de pensamiento
dogmática, como la de las religiones o las pseudociencias. Y esto se
pudo comprobar los pasados días 18 y 19 de marzo en las Jornadas
"Misterios de la Ciencia" de La Matanza. Cuando personas críticas
hicieron preguntas a los conferenciantes o simplemente dejaron en
evidencia algunas de las muchas falsedades supuestamente científicas
allí contadas, hubo gente que se enfadó mucho, pidiendo que se expulsara
a los "escépticos". Incluso se agredió físicamente a una de estas
personas "molestas", sólo por discrepar con algunas de las muchas
tonterías allí contadas.

En fin, ésta es la triste verdad. Personas que se denominan de mente
"abierta" son incapaces de poner en duda sus creencias, de una forma muy
similar al funcionamiento de las sectas. Pero recordemos que este tipo
de actitud dogmática e irracional es la que ha generado tantos regímenes
autoritarios y tanto sufrimiento al ser humano. Los "misterios" de la
Ciencia no son los chakras, el kundalini, las energías que nadie puede
medir o los extraterrestres que se llevan personas en sus platillos,
cosas de las que nadie ha podido aportar ni una sólo prueba de su
existencia. Los verdaderos misterios son todas aquellas cosas que aún
nos quedan por descubrir y entender en esta nuestra realidad. Este
Universo es tan suficientemente maravilloso y estimulante que no
necesitamos inventarnos otros para despertar nuestra capacidad de
asombro y de curiosidad. Por ello, quiero terminar reivindicando la
duda, la crítica y la forma de proceder del método científico: como
decía el filósofo John Locke, una señal inequívoca del amor a la verdad
es no mantener ninguna proposición con mayor seguridad de la que
garantizan las pruebas en las que se basa.

[Nota] *Carlos J. Álvarez González es Profesor Titular de Psicología
Cognitiva (ULL) del Departamento de Psicología Cognitiva, Social y
Organizacional de la Facultad de Psicología en el Campus de Guajara.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

FÍSICA - INVESTIGACIÓN DE UN POSIBLE FRAUDE: ASOMBROSOS EXPERIMENTOS EN
ENTREDICHO
Por: Emilio Méndez

Para un científico, publicar un artículo al año en Nature o Science es
una proeza; dos, un sueño; cinco, una quimera -tal es el prestigio y
visibilidad de estas dos revistas internacionales-. Por eso, en los
últimos dos años los físicos de estado sólido hemos visto atónitos cómo
un grupo de Bell Laboratories, de la compañía Lucent Technologies,
publicaba en esas revistas un artículo tras otro -¡hasta un total de
dieciséis!- con resultados a cuál más fascinante. A la mezcla de
admiración y envidia general le ha seguido la frustración de no pocos
científicos, que no han sido capaces de repetir esos resultados. Desde
hace unos días hay que añadir un sentimiento más: la sospecha de que
alguno de ellos puedan ser inválidos o de que los datos obtenidos en un
material se hayan usado para representar las propiedades de otro.

Uno solo de esos resultados podría representar el cenit en la carrera de
un físico

La noticia publicada en The New York Times el pasado día 21 de que la
dirección de Bell Labs había nombrado una comisión para investigar
alegaciones de irregularidades en al menos cinco de aquellos artículos
corrió como un reguero de pólvora por el mundo científico y desde
entonces ha sido comentario obligado en los corrillos de físicos. La
conmoción ha sobrepasado laboratorios y universidades y llegado a la
calle, al menos por dos razones: la importancia de los resultados que se
cuestionan y la afiliación de los científicos bajo investigación.

La electrónica basada en el silicio avanza inexorablemente hacia sus
límites. Aunque el tamaño de los dispositivos semiconductores se ha
reducido en miles de veces en los últimos 40 años, hasta llegar a poco
más de una diezmilésima de milímetro en los transistores actuales, es
imposible mantener este progreso indefinidamente. Por un lado, la
tecnología se hace exponencialmente más cara y difícil, pero, además, si
se alcanzaran dimensiones diez veces menores, los transistores dejarían
de funcionar como tales. Es en la búsqueda de soluciones a este callejón
sin salida donde la electrónica basada en materiales orgánicos -el tema
común de los trabajos del grupo de Bell Labs- juega un papel esencial.

Transistores de plástico podrían servir para aplicaciones donde lo que
importa no es tanto una alta calidad, sino el precio, el peso o la
flexibilidad. Una nanoelectrónica en la que moléculas de compuestos de
carbono hicieran las funciones de un transistor tradicional, podría
conseguir la miniaturización que le es imposible al silicio. Pero para
llegar hasta ahí hace falta salvar enormes barreras, por ejemplo,
mejorar la pureza de los materiales o controlar en un rango muy amplio
la conductividad eléctrica de dispositivos formados por moléculas
individuales.

El grupo de Bell Labs dirigido hasta hace poco por Bertram Batlogg
(ahora profesor del Instituto Tecnológico Federal de Zúrich), y del que
forman parte Jan Hendrik Schön y Christian Kloc, ha hecho avances
espectaculares en este campo, desde la observación en materiales
orgánicos de propiedades antes reservadas a los semiconductores más
perfectos hasta la creación de un transistor usando una sola molécula,
pasando por la demostración de superconductividad en plásticos o en
macromoléculas de carbono. Por su importancia científica y potencial
tecnológico, uno sólo de esos resultados podría representar el cenit en
la carrera de un físico de primera fila.

No es, pues, de extrañar que se empezara ya a hablar de un futuro premio
Nobel para los científicos de ese grupo, hasta que la semana pasada se
conoció la denuncia, por dos profesores de las universidades de
Princeton y Cornell, de la posible manipulación de datos en seis de los
artículos encabezados por Schön, en cuatro de los cuales Battlog y Kloc
eran coautores.

La denuncia se centra en ocho figuras que muestran el comportamiento de
varios transistores fabricados con compuestos orgánicos. A pesar de
tratarse de materiales diferentes, las características de unos
dispositivos son casi idénticas a las de otros, a veces hasta en las
diminutas fluctuaciones de la corriente (ruido electrónico), que por
naturaleza son erráticas y por tanto irrepetibles de un transistor a
otro. Schön (alemán) ha dicho que en uno de los casos se había
equivocado de figura, pero defiende sus resultados y está colaborando
con sus colegas para repetirlos.

Comparados con el número y magnitud de los escándalos políticos y
financieros, los escándalos científicos han sido siempre raros y
menores. Posiblemente porque la comunidad científica se autovigila, al
estar la ciencia basada en la universalidad de los resultados
experimentales, que cualquiera debiera poder repetir. O quizás también
porque las tentaciones en esta comunidad son menos frecuentes e intensas
que en el mundo del poder o del dinero, donde es mucho más lo que se
juega. Al menos hasta que una idea o un experimento puede revolucionar
una industria o ungir a su autor con la gloria, o cuando la presión para
mantenerse en vanguardia se hace abrumadora.

Sin duda, Schön, a los 31 años, autor de más de 100 artículos desde que
acabó el doctorado, fue cautivado en su día por el aura y la mística de
Bell Labs, el laboratorio industrial más famoso y donde se han hecho
descubrimientos que han valido ya seis premios Nobel. Pero un ambiente
tan extraordinariamente competitivo puede conducir a la superficialidad
y la falta de rigor. Cuando la ya desafortunada máxima del científico de
nuestros días -Publicar o morir- se sustituye por la aún más
lamentable -Publicar en Science (o Nature) o desaparecer de la escena-
la tentación de abrir muchos caminos nuevos con sólo una primera pisada
en cada uno de ellos, si se hace irresistible, puede llegar a corromper.

Conscientes del riesgo para la imagen hasta ahora inmaculada del
laboratorio, ante las denuncias, los directivos de Bell Labs han actuado
con rapidez e inteligencia. Pero a lo largo de la semana ha habido una
sutil y curiosa evolución en los comentarios periodísticos. De mencionar
al principio en ellos tanto a Schön como a Batlogg se ha pasado a poner
exclusivamente al joven Schön en el punto de mira. Aunque la
responsabilidad mayor de un artículo científico recae en la de su autor
principal, sería cuando menos ilógico que un coautor y líder del grupo
recibiera atención preferente en los momentos de gloria y en cambio
fuera invisible a la hora de buscar responsabilidades.

La prestigiosa comisión nombrada por Bell Labs sin duda sacará a la luz
toda la verdad de este extraño incidente. Sea cual sea su conclusión,
una cosa habrá quedado también clara: que el científico, como la mujer
del césar, además de ser honesto ha de parecerlo.

[Nota] * Emilio Méndez es catedrático de la Universidad del Estado de
Nueva York en Stony Brook

                           ------------------

Diario Médico http://www.diariomedico.com/

DAVID A. HARRIS: “LA PROETINA PRIÓNICA ANORMAL ESTÁ PRESENTE DESDE EL
NACIMIENTO
Por: María Poveda

La descripción de las vías que capacitan a los priones para destruir a
las neuronas, provocando las enfermedades priónicas, es el principal
objetivo en el que trabaja el laboratorio que dirige David A. Harris,
del Departamento de Biología y Fisiología Celular de la Facultad de
Medicina de la Universidad de Washington en San Luis, Estados Unidos.

Para su investigación, el equipo ha creado un modelo de ratón
transgénico que sobreexpresa una forma mutante de la proteína priónica
asociada a la forma humana hereditaria de la enfermedad de
Creutzfeldt-Jakob. Tal y como ha explicado Harris a DM, "estos animales
son un buen modelo para el estudio de las enfermedades priónicas en
humanos porque desarrollan síntomas clínicos similares, como son la
ataxia o las anormalidades neuropatológicas severas".

Hasta el momento el trabajo del equipo de Harris, que ha estado en
Madrid participando en un simposio de la Fundación Areces, se ha
centrado en la investigación de la biología celular de las proteínas
PrPC y PrPSc.

Buenos resultados

Sus trabajos con el nuevo modelo de ratón transgénico ya han dado
algunos frutos: "por ejemplo, sabemos que la forma anormal de la
proteína está presente desde el momento del nacimiento, mucho antes de
que aparezcan los síntomas. Posteriormente, a medida que el animal crece
va acumulando esta proteína anormal y cuando alcanza un determinado
nivel empiezan a aparecer los síntomas", ha explicado Harris, que señala
que "aunque ha sido imposible comprobarlo en humanos, presumiblemente el
proceso de la enfermedad ocurre de forma similar".

El científico estadounidense también se plantea el reto de hallar cuál
es la molécula neurotóxica en las enfermedades por priones. "Hay una
evidencia creciente de que si bien la PrPSc es la forma infecciosa de la
proteína, existe otra forma patogénica por investigar que es la que
destruiría a las neuronas. Pensamos que los ratones con los que
trabajamos expresan una forma de la proteína, que si bien es tóxica, no
es infecciosa".

En opinión de Harris, "hoy en día hay varias investigaciones que tratan
de demostrar la hipótesis priónica, es decir si la proteína puede o no
ser infecciosa; sin embargo, la atención de nuestro laboratorio está
centrada en demostrar si los priones son verdaderamente capaces de
destruir a las células".

Hablando de un posible futuro, el científico se ha mostrado esperanzado
con que los ratones transgénicos con los que trabaja sean pronto modelos
de ensayo para posibles estrategias terapéuticas que acaben con la
enfermedad.

El experto ha valorado muy positivamente la gran cantidad de avances en
la investigación que se han sucedido en los últimos 15 años, aunque se
ha mostrado realista al confirmar que "todavía quedan por conocer muchas
cosas relacionadas con este tipo de enfermedades por conocer".

                           ------------------

LA NICOTINA DISMINUYE LA FABRICACIÓN DE NEURONAS EN RATAS, SEGÚN UN
ESTUDIO
Por: Europa-Press

La nicotina, componente de los cigarrillos al que se le atribuye la
dependencia, reduce la fabricación de nuevas neuronas en ratas, según la
conclusión de una investigación francesa publicada en el número de mayo
de la publicación americana 'Journal & Neurosciences'.

Un grupo de investigadores del Instituto Nacional de la Salud e
Investigaciones Médicas (INSERM) de Francia, llevó a cabo un estudio con
ratas en el que analizaba la parte del cerebro encargada de generar
nuevas neuronas y de intervenir en los procesos de aprendizaje y
memorización. Tras la investigación, se demostró que una exposición
crónica a la nicotina perturbaba los efectos cognitivos.

Durante el experimento, que duró 42 días, se observó una pérdida de más
de la mitad de nuevas neuronas en el grupo de ratas que recibían
nicotina respecto al otro grupo. Además, se comprobó que la muerte
celular aumentó de forma significativa a medida que aumentaba la
absorción de nicotina.

                           ------------------

Diario Médico http://www.diariomedico.com/

LAS EMOCIONES SOCIALES PUEDEN SURGIR EN LA CORTEZA ORBITOFRONTAL
Por: Patricia Morén - Barcelona.

Las emociones no se emplazan en una sola parte del cerebro, aunque
algunas son más importantes en el inicio del cambio emocional, como las
amígdalas cerebrales en relación al miedo y la corteza orbitofrontal en
emociones sociales como los celos, la culpa, el orgullo, el amor o la
vergüenza. De todo ello ha hablado el neurólogo Ralph Adolphs, quien
está convencido de que, con esfuerzo, podemos llegar a dominar nuestra
mente.

Las emociones no se emplazan en una única estructura del cerebro, aunque
hay algunas más importantes que otras en el inicio del cambio emocional.

El cambio incide en el cerebro y éste, una vez que se ha iniciado, lo
puede registrar a modo de sentimiento. Es la experiencia consciente de
las emociones. Sobre ellas y su relación con la mente ha hablado Ralph
Adolphs, profesor del Departamento de Neurología de la Universidad de
Iowa (Estados Unidos). Este experto es uno de los autores del libro
Emoción y conocimiento: La evolución del cerebro y la inteligencia,
publicado por Tusquets y la Fundación La Caixa.

Adolphs está convencido de que las emociones, lejos de dominarnos, se
pueden autorregular. Prueba de ello es que los cirujanos son capaces de
intervenir a un paciente aparcando sus emociones en tanto dure el
procedimiento quirúrgico. Según estudios de Jesús Pujol, de la
Universidad de Barcelona, la autorregulación de las emociones depende de
la maduración de la corteza prefrontal, una región del cerebro que
madura tarde en la vida y que puede inhibir y regular la actividad de la
amígdala, estudiada por Adolphs.

En sus trabajos ha analizado la actividad cerebral de los pacientes
neurológicos con lesiones mediante resonancia magnética, y ha estudiado
las miniestructuras cerebrales implicadas en el inicio del cambio
emocional: la amígdala, la corteza orbitofrontal, el estrato ventral o
las regiones corticales del hemisferio derecho del cerebro.

En estudios animales se ha constatado que las estructuras del estrato
ventral son importantes para procesar las emociones relacionadas con las
recompensas y motivaciones positivas.

Los trabajos de Adolphs han comprobado que la amígdala se relaciona con
emociones primarias como el miedo frente a todos aquellos estímulos que
tienen que ver con situaciones amenazadoras o peligros potenciales del
entorno.

¿Sólo de humanos?

En cambio, la corteza orbitofronal estaría asociada con una clase de
emociones, las emociones sociales, particularmente desarrolladas en los
seres humanos, como la vergüenza, la culpa, la lástima, el orgullo y
también el amor. Todas ellas son muy complejas y parecen casi exclusivas
del ser humano. ¿Pueden sentirlas los animales?
Los perros pueden sentir algo parecido a la culpa, dice Adolphs,
mientras que los mamíferos inferiores no pueden.

El investigador Michael Tomaselo ha sugerido, según recordó Adolphs, que
la capacidad de generar una cultura depende de la capacidad básica de
sentir empatía hacia otras personas. Desde el punto de vista social, los
simios son los animales que parecen comportarse de un modo más similar a
las personas y, aunque de forma rudimentaria, podrían tener algún tipo
de cultura.

"La inteligencia humana surgió a raíz de esta capacidad básica de
ponernos en la piel de otra persona. Toda nuestra comunicación social y
el lenguaje cumplen con este cometido", según Adolphs. Parece que las
mujeres podrían tener más desarrollada esta capacidad de empatía y la
inteligencia emocional o social. Aunque es difícil definirla, "es
aquélla que nos permite percibir cómo se sienten los demás y expresar
sentimientos o pensamientos que regulan la interacción social con los
otros".

La mujer, más empática

Es obvio que existen diferencias en el modo de sentir y procesar las
emociones entre hombres y mujeres. A este respecto, la pregunta más
difícil de responder hoy es si dichas diferencias son fruto de
condicionantes genéticos o influencias culturales. El neurólogo Ralph
Adolphs reconoce que ambos aspectos son importantes, pero, al hablar de
las diferencias innatas entre ambos sexos, recuerda que el hombre tiene
mayor volumen cerebral y las mujeres presentan una asimetría diferente
en los hemisferios izquierdo y derecho. Cuando responden a
cuestionarios, es cierto que las mujeres parecen más sensibles a la
situación emocional de otras personas en comparación con los hombres.
Aunque la realidad sea más compleja y esta afirmación no se pueda
extrapolar a todo el género femenino, de entrada las mujeres serían más
empáticas que los hombres y tendrían una mayor inteligencia social o
emocional que éstos.

El investigador David Skuse, que ha estudiado el síndrome de Turner, una
enfermedad genética en que los afectados presentan más copias del
cromosoma X -más incluso que las mujeres-, habría observado que los
individuos con este síndrome presentan más inteligencia social que las
mujeres y los hombres, según ha referido Adolphs.

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

LA NASA DESCUBRE GRANDES CANTIDADES DE AGUA HELADA BAJO LA SUPERFICIE DE
MARTE
Por: Redacción El Correo

El hielo está a menos de un metro bajo el suelo y podría formar un
océano El hallazgo abre el camino a la búsqueda de vida en el planeta

Científicos de la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) han
encontrado importantes cantidades de agua helada bajo la superficie de
Marte, según informó ayer la BBC. Se trata de uno de los descubrimientos
más importantes sobre el planeta rojo y allana considerablemente el
camino para averiguar si existe en él alguna forma de vida. Según los
primeros análisis, los cristales de hielo localizados a menos de un
metro de profundidad podrían crear un océano de 500 metros de
profundidad. No se descarta que una nave de la NASA aterrice en Marte en
menos de 20 años.

Este hallazgo respondería a una pregunta que los investigadores se han
planteado durante décadas: existen muchos indicios de que el planeta
rojo fue rico en agua en el pasado. Por tanto, ¿dónde ha ido a parar
todo este agua? La nave espacial que ha llevado a cabo el
experimento -la 2001 Mars Odyssey - dispone de un espectómetro capaz de
detectar rayos gamma que indican la presencia de hidrógeno a menos de un
metro de profundidad.

Este dispositivo es el encargado de buscar rastros de hidrógeno en la
superficie del planeta. Los científicos han seguido las huellas de este
gas porque, al ser uno de los dos componentes del agua -el otro es el
oxígeno-, su presencia podría deberse a la existencia de ésta, el
elemento imprescindible para la vida.

Los investigadores sostienen que el hidrógeno se encuentra en los
cristales de hielo. La NASA ya anunció en marzo los descubrimientos
preliminares tras ver las imágenes del Odyssey , pero ahora ya cuentan
con la confirmación que necesitaban. La agencia especial sospecha además
que la situación es la misma en el hemisferio norte de Marte, pero no
podrá realizar las mismas observaciones este año debido a que esta zona
atraviesa la estación del invierno marciano.

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

EL HIELO DETECTADO EN EL SUBSUELO DE MARTE «PUEDE SER SÓLO LA PUNTA DEL
ICEBERG»
Por: Luis Alfonso Gámez y Juan José Olabarria – Bilbao

Los rastros de hidrógeno se encuentran a una profundidad mínima, al
alcance de un robot que se pose en el planeta La NASA dice que las
reservas de agua helada descubiertas por la Odyssey podrían llenar dos
veces el lago Michigan

Los primeros datos enviados por la 2001 Mars Odyssey , en órbita del
planeta rojo desde octubre pasado, han llenado de alegría a los
científicos del proyecto. No es para menos. Los investigadores que
firman tres artículos que se publicarán mañana en la web de la revista
Science deducen, a partir de la información mandada por la sonda durante
el primer mes de su misión de dos años y medio, que en el subsuelo de
Marte puede haber grandes cantidades de agua helada. Y James Bell,
astrónomo de la Universidad de Cornell, afirma en un cuarto artículo, de
análisis, que «el hielo subsuperficial detectado por la Odyssey puede
ser sólo la punta del iceberg».

La NASA parece estar, por tanto, cada vez más cerca de confirmar la
existencia de agua en Marte. Algo con lo que aumentarían las
posibilidades de encontrar algún rastro de vida y de que el ser humano
pisara el planeta en un futuro próximo. De momento, lo que han detectado
los espectrómetros de rayos gamma y de neutrones de la Odyssey es
concentraciones subterráneas de hidrógeno, grandes en la proximidad de
los polos y decrecientes hasta los 60º de latitud Norte y Sur. Los
expertos atribuyen los depósitos de ese gas descubiertos por la sonda a
la presencia de agua helada, ya que la explicación más plausible a tal
abundancia de hidrógeno es que esté unido a oxígeno en forma de
moléculas de agua.

El hidrógeno marciano se localiza a partir de entre 30 y 60 centímetros
bajo la superficie, al alcance de un robot que se pose en el planeta
rojo. Los datos enviados por la Odyssey , cuya misión tiene un coste
aproximado de 320 millones de euros, sugieren a los planetólogos que
entre el 20% y el 35% del peso de esa capa de rocas correspondería al
hielo incrustado en los poros y entre las piedras. A pesar de que el
alcance de los instrumentos de la Odyssey se limita a un metro de
profundidad, los expertos mantienen que otras pistas geológicas apuntan
a que esas reservas de agua helada pueden ahondar bastante en el
subsuelo marciano y alcanzar un grosor de «hasta un kilómetro o más»,
según Bell, para quien los primeros resultados de esta misión son
«impresionantes».

«Tesoro enterrado»

«Marte nos ha vuelto a sorprender. Los primeros resultados del
espectrómetro de rayos gamma son mejores de lo que esperábamos», decía
ayer Stephen Saunders, uno de los investigadores. La NASA califica los
depósitos de agua helada de «tesoro enterrado» y estima que podrían de
llenar dos veces el Michigan, uno de los grandes lagos situados entre EE
UU y Canadá. «Teníamos la esperanza de encontrar hielo, pero lo que
hemos descubierto es mucho más hielo que el que esperábamos», reconoce
William Boynton, de la Universidad de Arizona y uno de los coautores.

Este hallazgo, adelantado en parte en marzo en una conferencia de la
Unión Geofísica Americana, responde a una pregunta que intrigaba a los
científicos desde hace décadas: ¿dónde había ido a parar el agua que
moldeó los paisajes marcianos?

Para más información:

Misión 2001 Mars Odyssey mars.jpl.nasa.gov/odyssey/
ScienceOnLine www.sciencexpress.org

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

CIENTÍFICOS JAPONESES DICEN QUE EL AGUJERO DE OZONO HABRÁ DESAPARECIDO
PARA 2050
Por: Agencias - Tokio

El agujero en la capa de ozono habrá desaparecido prácticamente hacia el
año 2040, gracias a las restricciones impuestas sobre el uso de
clorofluorcarbonos (CFCs), según el estudio realizado por un grupo de
científicos japoneses del Instituto para los Estudios Medioambientales y
el Centro para la Investigación de Sistemas Climáticos de la Universidad
de Tokio.

El equipo ha utilizado una supercomputadora para predecir los cambios en
la capa de ozono sobre ambos casquetes polares, basándose en los
cálculos del movimiento atmosférico y en las reacciones químicas que se
registran en la atmósfera. Según sus conclusiones, la capa de ozono se
habrá recuperado prácticamente dentro de 40 años, siempre que se
mantengan en vigor las restricciones a los CFCs.

Recuperación total

Según estas investigaciones, la cantidad de ozono sobre el Polo Sur no
cambiará en los próximos 15 años, se elevará súbitamente hacia 2030 y
estará recuperada alrededor de 2040. Mientras, en el Polo Norte, donde
la destrucción de la capa de ozono no es tan seria como en la Antártida,
la cantidad de ozono descenderá hasta 2010, para permanecer invariable
en los años siguientes.

Estos datos difieren de los hechos públicos por la Administración
Espacial y Aeronáutica Nacional estadounidense y por otras
instituciones, que sostienen que el agujero en la capa de ozono
continuará creciendo al menos hasta el año 2050.



                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

EDWARD J. WEILER, DIRECTOR DEL PROGRAMA CIENTÍFICO DE LA NASA, 'PARA
SABER SI HAY VIDA AHÍ FUERA TENEMOS QUE HACER MUCHA CIENCIA'
Por: Alicia Rivera – Madrid
Noticia enviada por: Vicente Prieto

La búsqueda de agua en Marte, como condición para la existencia de
alguna forma de vida, es objetivo esencial del programa científico de la
NASA. Su director, Edward J. Weiler, explica en esta entrevista que las
sondas que están investigando el planeta rojo han encontrado indicios de
grandes cantidades de agua allí.

Edward J. Weiler se lanza a hablar de la búsqueda de vida en el
universo, el objetivo prioritario del programa científico de la NASA,
que él dirige. 'Donde hay agua, energía y compuestos orgánicos se forma
la vida, y hemos encontrado mucha agua en el universo y mucha materia
orgánica, y hay mucha energía', explica. Pero Weiler es también un
astrofísico con deslumbrante experiencia. Durante casi dos décadas ha
sido el jefe científico del telescopio espacial Hubble y ahora se
presenta el siguiente telescopio espacial, el NGST, que se pondrá en
órbita hacia 2010. Weiler, de 53 años, director adjunto de la NASA para
Ciencia Espacial, se ha reunido recientemente con sus colegas de la
Agencia Europea del Espacio (ESA) y ha visitado Madrid.

“En 2009 enviaremos a Marte un vehículo todoterreno con un generador
nuclear”

Pregunta. El programa científico de la NASA se ha fortalecido, está
recibiendo un apoyo y crecimiento presupuestario que no es fácil de
lograr.
Respuesta. Sí, la propuesta del presidente Bush para el presupuesto del
año próximo supone un aumento del 18% para ciencia respecto al año
anterior, mientras que la NASA en conjunto tiene sólo un aumento del 1%.
P-. ¿Por qué?
R-. Creo que porque la ciencia que estamos haciendo, lo que estamos
intentando aprender del universo, nunca se había intentado. Hace 20
años, cuando fueron los primeros satélites a Marte, encontraron un
planeta muy seco, con antiguos cauces, y la gente pensó que debió haber
allí mucha agua hace miles de millones de años. Con las nuevas misiones
hemos encontrado evidencias de la existencia de agua subterránea allí y
de que el agua ha fluido en la superficie recientemente, tal vez hace
mil años, tal vez hace diez o hace diez minutos.... Esto es muy
importante porque si queremos encontrar vida en el universo tenemos que
encontrar agua. En la Tierra, donde hay agua hay vida, ya sea a 10.000
pies de profundidad en el océano, o en la Antártida o en los charcos
sulfurosos y calientes de Yellowstone. Los biólogos han descubierto que
si hay agua, energía o alimentos y compuestos orgánicos, la vida se
forma, y fuera de la Tierra encontramos mucha agua, mucha materia
orgánica y mucha energía.
P-. Y, al parecer, hay agua por todo el universo.
R-. Sí, tanto si miras a distancias de dos años luz o de millones de
años luz, encuentras moléculas de agua y compuestos orgánicos
(alcoholes, azúcares...). Así, la vieja idea de que los humanos siempre
han tenido que colocarse a sí mismos en un lugar espacial...
P-. ¿En el centro del universo?
R-. ¡Bingo! Los antiguos griegos pusieron la Tierra en el centro y
probablemente era sensato porque observaban el cielo y veían que todo
giraba alrededor. Después otros europeos (Galileo, Copérnico, Kepler...)
dijeron que esto funcionaba como si todo estuviera dando vueltas
alrededor del Sol. Luego descubrimos que vivimos en una galaxia con
miles de millones de estrellas y que nuestro Sol no es más que un astro
normal. Nos quedaba defender que vivimos en un sistema solar y que tal
vez fuera ésta la única estrella con planetas. Pero hace pocos años, los
astrónomos empezaron a descubrir planetas alrededor de otras estrellas y
ya son 90 o 95. Así que los humanos no somos nada especial.
P-. ¿Qué queda?
R-. El último reducto sería decir que somos la única forma de vida en el
universo. Pero puede que no sea verdad. Uno de los grandes objetivos de
la NASA es buscar vida en el universo, es lo que hacemos con nuestras
misiones en Marte: buscar agua y, tal vez, vida. Y hemos planeado
telescopios para buscar en otras estrellas planetas parecidos a la
Tierra y ver si tienen oxígeno, dióxido de carbono, agua...
P-. ¿No es un riesgo enfocar excesivamente el programa científico en la
búsqueda de vida?
R-. Sí, pero la búsqueda de vida es sólo una parte de la visión del
nuevo director de la NASA, Sean O'Keefe. Otra parte es explorar el
universo con toda la astronomía, la física solar, la geofísica, las
ciencias de la Tierra, etcétera. Además, si uno quiere buscar vida en
Marte tiene que saber dónde buscar, comprender el planeta, su geología y
su atmósfera. Es decir, que para responder a la gran pregunta de la
humanidad de si hay vida ahí fuera hay que hacer mucha ciencia.
P-. ¿Podría haber agua ahora en Marte? La interpretación de las fotos en
las que se ven grietas en el terreno son controvertidas.
R-. Cuando vimos las primeras fotos de la nave Mars Global Surveyor hubo
cierto escepticismo. Pero mientras que en casi todas las imágenes de
Marte se ven cráteres, en éstas no, lo que significa que no es terreno
antiguo y que probablemente el flujo ha sido reciente. Hay otras
posibles explicaciones: que se trate de flujos de dióxido de carbono,
pero son complicadas, no parecen realistas.
P-. ¿Llegan todos estos avances a la sociedad?
R-. Tan importante como la ciencia es hacer que los resultados lleguen a
la gente, sobre todo a las escuelas. Esto es importantísimo en EE UU
pero también en Europa y en cualquier país industrializado. Cada vez
tenemos menos ingenieros y científicos. Se forman muchos abogados, mucha
gente que hace juegos de ordenador... pero, ¿quién va a inventar las
cosas que serán el motor de nuestras economías?
P-. ¿Qué otras líneas tiene el programa científico de la NASA?
R-. Comprender Marte. Estamos gastando cada año 500 millones de dólares
en la exploración; vamos a enviar dos vehículos de superficie y un
satélite orbital, que llegarán en 2004. También estamos con la misión
Cassini a Saturno, con la ESA. Llegará a Saturno en 2004, se pondrá en
órbita del planeta y lanzará la sonda europea Huygens a la atmósfera de
Titán, que creemos que es similar a la de la Tierra hace miles de
millones de años.
P-. ¿El programa de Marte es plan a largo plazo?
R-. Sí. En 2005 mandaremos naves orbitales y tomaremos imágenes con una
resolución de 20 centímetros, como un balón de playa. La siguiente
oportunidad de lanzamiento es 2007. También la ESA está preparando su
Mars Express y los franceses planean una nave con módulos de descenso.
Es una empresa internacional y habrá un auténtico atasco de satélites en
Marte; los italianos planean mandar un satélite de comunicaciones hacia
allá. No puedo precisar qué tipo de misiones enviaremos después porque e
stamos preguntando a los científicos qué quieren hacer. Pero en 2009
enviaremos un vehículo con energía nuclear -un generador de
radioisótopos- que, en vez de recorrer un kilómetro y durar un par de
meses, funcione cinco años y recorra 100 kilómetros.
P-. ¿Se han tomado medidas para no repetir los fracasos de las dos naves
que perdió en Marte en 2000 por fallos estúpidos? Perdón por utilizar
esta palabra.
R-. Es la palabra correcta, fueron fallos estúpidos. En Mars Observer
fue un fallo de comunicación entre personas: la NASA exige que los datos
de navegación se expresen en sistema métrico y las empresas americanas
todavía usan las unidades británicas. La gente del Jet Propulsion
Laboratory supuso que estaba recibiendo unidades métricas de Mars
Observer y no era así, y hubo un error en la maniobra de entrada en
órbita de la nave.
P-. ¿Y la Mars Polar Lander?
R-. Fue un error humano. Hubo un pequeño problema en la nave, se arregló
y se comprobó, pero no se verificó después todo el sistema; esto generó
un error en el descenso que hizo que el módulo, cuando estaba a 80
metros del suelo, creyera que había llegado y apagara los motores; la
nave se estrelló. Ahora gastamos más dinero para hacer todas las
comprobaciones y da sus beneficios: la Mars Odyssey es un éxito.
P-. ¿Qué planes tiene la NASA en astrofísica?
R-. El Hubble funcionará ocho años más, por lo menos, y la próxima gran
misión de astronomía será el NGST [siglas de Telescopio Espacial de
Siguiente Generación], de infrarrojo. El espejo del Hubble mide 2,4
metros de diámetro y el del NGST será de seis metros y medio.
P-. ¿Por qué infrarrojos?
R-. Porque queremos ver el universo muy joven, que está muy lejos, y la
luz visible emitida a una distancia de unos 14.000 millones de años luz,
debido al desplazamiento al rojo, llega aquí en infrarrojo. Si piensa en
el universo como una vida humana, ahora estaríamos como a los 70 años;
el Hubble puede ver en el pasado del universo hasta una edad humana
equivalente de dos o tres años. Con el NGST queremos ver el primer mes
de vida, el primer día, tal vez el proceso de nacimiento. El objetivo es
ver las primeras estrellas que se forman, las primeras galaxias.
P-. ¿Serán útiles para el programa de exploración las futuras naves de
motor iónico, como la Deep Space que se ha ensayado?
R-. Sí, serán muy útiles en futuras misiones planetarias. Pero la gente
se tiene que dar cuenta de que si realmente queremos ponernos en el
espacio hay que utilizar energía nuclear. Por eso se van a desarrollar
reactores espaciales seguros, que serán lanzados fríos, inertes, y sólo
empezarán a funcionar cuando estén lejos de la Tierra. Ahora, por
ejemplo, envías una misión a Saturno y dices a los científicos: vuestros
instrumentos pueden contar con 20 vatios y un kilobyte de transmisión de
datos porque no hay mucha energía. Si proporcionásemos 100 kilovatios...
podrían hacer instrumentos diferentes y tener mucha más transmisión de
datos. La energía lo es todo, mueve la sociedad y mueve la exploración
espacial.

                           ------------------

Por La  Boca Muere El Pez http://javarm.blogalia.com/
LOS MARCIANOS SÍ ERAN VERDES
Por: Javier Armentia

La NASA parece haber detectado moléculas de clorofila en el planeta
rojo. La polémica no ha hecho más que empezar.

Hay clorofila en Marte. O la hubo algún día. Eso es lo que la cadena de
televisión británica NNC ha hecho público después de haber hablado con
una investigadora de la NASA. La noticia ha revolucionado al mundo
científico. Si hay clorofila, existe o ha existido vida en el planeta
rojo. Pero esta historia es mucho, mucho más complicada.

La manera en que la NASA da a conocer las noticias en torno a Marte
tiene mucho de estrategia comercial o política: una rueda de prensa con
científicos anunciando un descubrimiento sorprendente que crea una
expectación que siempre antecede a los propios resultados científicos
publicados en revistas de referencia. Eso sucedió en agosto de 1996,
cuando se presentaron los análisis de un meteorito marciano en el que se
afirmaba la existencia de restos de lo que pudieron ser seres vivos.
Otras veces se produce una declaración, previa a un congreso o una
publicación, que sorprende a la comunidad científica entre otras razones
porque no se dispone de datos suficientes para analizar en profundidad
la noticia.

Éste es el caso de la clorofila. La BBC confirmó la existencia de unos
análisis de la sonda marciana Pathfinder, que llegó a Marte el 4 de
julio de 1997 y estuvo trabajando varios meses en la región del Ares
Vallis, donde aparecen evidencias de clorofila. La doctora Carol Stoker,
astrogeofísica y experta en el análisis de imágenes de las sondas
planetarias, confirmó estos datos: en varias imágenes obtenidas con la
Pathfinder aparecen, tras un análisis espectroscópico, la “firma
espectral de la clorofila”. La sonda incorporaba una cámara en color,
denominada IMPS. Aparte de esto, la misión incluía un pequeño robot
móvil, el Sojourner, capaz de analizar la composición de rocas a las que
se acercaba.

Curiosamente, los resultados publicitados vienen no de estos análisis
del espectrómetro de rayos X, partículas alfa y protones, sino de un
análisis posterior de imágenes en el rango visible. Esa firma espectral
podría traducirse en “hemos visto color verde idéntico a la clorofila”.
La propia doctora Stoker ha afirmado que los trabajos están aún en una
fase muy preliminar, pero sorprende la filtración de la noticia.

Las implicaciones de la detección de clorofila son impresionantes:
evidentemente este pigmento (clorofila significa en griego “hoja verde”)
está asociado a la vida en nuestro planeta desde hace miles de millones
de años. Es el mecanismo fundamental por el que gran parte de los seres
vivos de la Tierra obtienen energía y alimento a partir de la luz solar.
Pero el uso de la clorofila no es algo precisamente sencillo: esta
molécula tiene la capacidad de excitar sus electrones, e incluso
oxidarse (perder un electrón) al recibir luz solar. Esta
fotosensibilidad, de por sí, no serviría de nada si no fuera por todo un
conjunto de moléculas asociadas al proceso denominado fotosíntesis, que
es el que produce la conversión de la energía solar en energía útil para
las plantas verdes. Junto a la clorofila, deben existir moléculas no
menos complejas que ésta, como los citocromos, la plastinoquinona, otros
compuestos reductores (el NADPH, o nicotinamida adenina dinucleótido
fosfato) y la molécula portadora de energía en los seres vivos, el ATP
(adenosintrifosfato); se trata además de un proceso mediado por
numerosas enzimas y proteínas que intervienen en los diferentes ciclos.
Se cree que la vida en la Tierra tiene más de 3.600 millones de años de
antigüedad, pero la aparición de los primeros organismos fotosintéticos
es posterior. Para entonces, la vida ocupaba por entero nuestro planeta
y, más aún, estaba cambiando radicalmente las condiciones de nuestra
atmósfera.

En definitiva, si hay realmente clorofila, tienen que existir seres
vivos capaces de utilizarla. Unos seres vivos que habrían evolucionado
durante millones de años. ¿Por qué, entonces, no aparecen huellas más
evidentes de toda esa larga historia de la vida marciana? Además, la
superficie de Marte está continuamente bombardeada por radiación UV,
capaz de descomponer la clorofila y muchas de las otras sustancias
implicadas en la fotosíntesis. La superficie de Marte, de hecho, está
siendo esterilizada continuamente. ¿Cómo puede sobrevivir la clorofila
en esas condiciones? Es la incógnita que se deberá responder pronto.

Para más información:

Revista QUO http://www.quo.vizzavi.es/
Pathfinder http://mars.jpl.nasa.gov/missions/past/pathfinder.html

[Nota] * El presente artículo apareció publicado en la revista QUO nº
80, mayo de  2002

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

EL TIGRE DE TASMANIA VOLVERÁ A LA VIDA 75 AÑOS DESPUÉS DE SU EXTINCIÓN
Por: Mónica Garriga - Melburne

El milagro será posible tras encontrarse en el Museo de Australia un
embrión conservado en alcohol


El extinto tigre de Tasmania resucitará en el siglo XXI, 75 años después
de su extinción, según revelaron ayer los científicos que han logrado
reproducir genes individuales del legendario animal. El director del
Museo de Australia y del proyecto, Mike Archer, explicó que, si
consiguen clonarlo con éxito, el felino «será reintroducido en los
bosques de Tasmania y se acostumbrará sin problemas, porque no han
cambiado mucho y porque los instintos del animal son los mismos, vienen
escritos en su material genético».

Para lograr su hazaña, los científicos han utilizado un embrión de este
pequeño tigre-marsupial descubierto en mayo de 1999 en un «frasco
milagroso», arrinconado en el almacén del museo. Archer detalló que la
muestra fue puesta allí en 1866. Para su conservación se empleó alcohol
en lugar de formol, una circunstancia que ha permitido conservar el ADN
del ejemplar en casi perfectas condiciones para poder devolverlo a la
vida. En mayo de 2000, el Museo Australiano reveló haber conseguido
también tejido del corazón y del hígado del embrión, y comprobó que
contenía ADN de alta calidad.

Meses más tarde, extrajeron más material genético de músculos y del
fémur de otros ejemplares, la médula ósea de un thylacinus conservado
desde 1893, y un premolar de otro tigre tasmano recogido en 1922. Las
diferentes operaciones permitieron crear una biblioteca genética. Con
todo ello, los investigadores comenzaron a reconstruir la secuencia
genética del tigre de Tasmania. El último paso consistió en reproducir
los genes individuales que han posibilitado crear millones de copias
puras de ADN en perfectas condiciones, con las que los científicos creen
que pueden desarrollarse células vivas.

«El próximo paso es producir grandes cantidades de copias de todos los
genes del tigre de Tasmania para poder utilizarlos en la consecución de
cromosomas sintéticos», precisó Archer. Aún así, los científicos deben
todavía completar la secuencia del ADN e identificar una madre de
acogida, que podría ser un marsupial como el demonio de Tasmania, primo
hermano del tigre.

Una madre de alquiler

La fase siguiente sería la fertilización in vitro de la hembra, el
posterior nacimiento de la cría y, finalmente, la adopción del recién
nacido por parte de la madre de alquiler. «Le verá feo y raro, con
rayas, pero son muy similares al resto de los marsupiales», explicó
Archer.

El trabajo ha sido financiado por Discovery Channel, cadena que prepara
el documental Fin de la extinción: Clonación del tigre de Tasmania , que
se emitirá en 155 países el 7 de julio. Para Archer, la resurrección de
este animal podría ocurrir en 2010 y sería el primer paso para volver a
la vida a otras especies extinguidas.

                           ------------------

La Nación http://www.lanacion.com.ar/

GHRELIN, LA NUEVA HORMONA DEL HAMBRE
Por: Denise Grady - The New York Times
Noticia enviada por: Enrique Márquez

Estaría implicada en el fracaso de las dietas

Las personas que presentan altas dosis en la sangre tienen un 30% más de
apetito
Es la primera sustancia natural estimulante del apetito fabricada fuera
del cerebro que se identifica  Sin embargo, no sería la causa de la
mayoría de los casos de obesidad

¿Por qué tenemos hambre al mediodía? ¿Por qué las personas que adelgazan
sufren recaídas, o las que son operadas en cirugías que atacan la
obesidad logran perder peso? La respuesta parece ofrecerla un estudio
publicado en The New England Journal of Medicine. Según el trabajo, una
hormona llamada ghrelin , implicada en los mecanismos que provocan
hambre en los seres humanos, lentifica el metabolismo y afecta la
capacidad que tiene el organismo de quemar las grasas.
Según los resultados del trabajo, los niveles de ghrelin en la sangre se
disparan antes de comer y caen luego de la ingesta. Las personas que
reciben inyecciones de la hormona se sienten vigorosamente hambrientas y
comen un 30% más que lo habitual.

Aquellos que han logrado perder peso y luego tratan de mantenerse
producen más ghrelin que la que su organismo generaba antes de la dieta,
como si sus cuerpos pidieran a gritos recuperar la grasa perdida. En
contraposición, el estudio demostró que las personas con obesidad
extrema que son sometidas a una operación de by-pass gástrico presentan
luego cantidades menores de ghrelin, lo que podría explicar por qué su
apetito declina luego de la cirugía.

Los investigadores advirtieron que estas conclusiones no son
definitivas. No sólo porque el estudio involucró solamente a 28
pacientes, sino porque sospechan que ghrelin no es la causa más
relevante de la mayoría de los casos de obesidad. Segregada por células
del estómago y del intestino delgado, la hormona actúa en el nivel
cerebral, y es la primera sustancia estimulante del apetito que se
fabrica fuera del sistema nervioso central. Por esta razón, los expertos
piensan que podría ser más fácil de manipular contra el exceso de peso.

"Será interesante observar qué ocurre si tratamos de bloquear el aumento
de ghrelin", dijo el doctor David Cummings, de la Universidad de
Washington, que conduce la investigación.
La hormona fue descripta por primera vez en 1999, en un artículo
publicado en Nature. Pero este estudio es el primero en medir los
niveles de ghrelin en personas que hacían régimen para adelgazar o que
habían sido sometidas a cirugías contra la obesidad extrema

                           ------------------

Diario Médico http://www.diariomedico.com/

LA VIDA Y LA MUERTE DEL GRAN EJERCITO DE NAPOLEÓN, A ESTUDIO
Por: Redacción Diario Médico

Varios equipos de antropólogos y médicos del Centro Nacional de
Investigaciones Científicas de Francia están estudiando en Vilnius,
Lituania, los restos de 25.000 soldados del ejército napoleónico que
fueron exhumados en noviembre de 2001. Los trabajos están enfocados a
conocer más sobre el estado de salud de la población a principios del
siglo XIX, según informa el diario francés Le Figaro.

Cuando llegó a las puertas de Vilnius, en Lituania, en junio de 1812,
Napoleón soñaba con conquistar las estepas rusas. Seis meses más tarde
su Gran Ejército, terriblemente menguado, vuelve a pasar, esta vez
derrotado, por las calles de la capital lituana, sembradas de miles de
cadáveres congelados, muertos de hambre y agotamiento.
En noviembre de 2001 un obrero trabajaba con su excavadora en una colina
de la zona norte de Vilnius. Realizó un gran agujero con la pala y
distinguió, a unos tres metros de profundidad, algo parecido a huesos.
Siguió excavando con cuidado y en poco tiempo aparecieron cientos de
esqueletos humanos.

Un equipo de antropólogos del Departamento de Medicina Legal de la
Universidad de Vilnius acudió al lugar para examinar pericialmente los
cuerpos. Los científicos plantearon varias posibilidades: polacos
muertos en los años 20, rusos caídos en combate frente a los alemanes,
lituanos ejecutados por la KGB tras la Segunda Guerra Mundial, etc.
"Después descubrimos restos de las casacas, botones de los uniformes,
una escarapela y alguna cosa más. No había ninguna duda de que se
trataba de los restos del Gran Ejército de Napoleón, unos 25.000
soldados", explica Rimantas Jankauskas, profesor de Medicina Legal de la
Universidad de Vilnius.

Quinientos mil soldados cansados, en uniforme de verano en lo más crudo
del invierno, una intendencia que no existía, una política de
destrucción de cultivos aplicada por los rusos: esta fue la situación en
una campaña que fue demasiado para el emperador. Tras el paso de
Berezina, atacados por los cosacos, no quedaban más que 40.000. Los
heridos y los enfermos se arrastraron hacia las puertas del hospital de
Vilnius. Los que aún permanecían sanos continuaron su marcha hacia
Niemen para huir de Lituania. Cuando llegó el ejército ruso, la mayoría
de los soldados napoleónicos habían muerto y estaban congelados.

En enero el antropólogo lituano contactó con sus colegas de la
Universidad del Mediterráneo, en Marsella, Francia, donde se encuentra
un laboratorio del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de
Francia (CNRS) especializado en temas históricos.

Clasificación

Durante más de un mes un grupo de investigadores franceses y lituanos
colaboraron en la extracción y clasificación de los esqueletos de
personas y caballos en Vilnius. Tres científicos se encargan, en la sala
de disección del Instituto Médico Forense de la ciudad, de limpiar,
analizar y clasificar los restos del ejército napoleónico: "Determinamos
la edad, el sexo, las lesiones e incluso algunas patologías", asegura
uno de ellos.

Además de la importancia del descubrimiento histórico, las muestras
extraídas de los restos "representan una oportunidad única para evaluar
el estado de salud de los europeos de la época", afirma Michel Signoli,
antropólogo del CNRS.

Estos huesos reflejan la edad, la estatura, el estado bucodental, las
carencias alimenticias y algunas enfermedades. "Ningún soldado estaba
herido; murieron de hambre, de frío o de tensión nerviosa. También hemos
encontrado algunos casos de tifus contraído antes de la campaña de
Rusia, y algunos de tuberculosis ósea".

Los investigadores franceses quieren volver a Lituania ahora para
terminar su trabajo, pasando a un análisis más exhaustivo.

                           ------------------

ANTENAS: UN INFORME DE SANIDAD CONCLUYE QUE LA EXPOSICIÓN A CAMPOS
ELECTROMAGNÉTICOS NO PRODUCE EFECTOS ADVERSOS
Por: Europa-Press

El estudio desaconseja la emisión directa de las antenas de telefonía
sobre escuelas, centros sanitarios o parques públicos

Un informe elaborado por el comité de expertos en campos
electromagnéticos del Ministerio de Sanidad y Consumo sobre los posibles
efectos en la salud humana concluye que "no puede afirmarse que la
exposición a campos electromagnéticos, dentro de los límites
establecidos, produzca efectos adversos para la salud".

Según el estudio, que hoy recoge en su página web la Consejería de Salud
de la Junta de Andalucía, el cumplimiento de los límites establecidos
por la Unión Europea --entre 0 Hz y 300 Ghz-- "es suficiente para
garantizar la protección de la población".

De otro lado, los expertos afirman que la exposición a campos
electromagnéticos, por debajo de los niveles recomendados, "aunque
pudiera inducir alguna respuesta biológica en condiciones
experimentales, no está demostrado que pueda implicar efectos nocivos
para la salud".

Sin embargo, según reconocen los responsables del informe, "no
disponemos de estudios epidemiológicos que evalúen los efectos nocivos a
largo plazo derivados de la exposición a radiofrecuencias".

Hasta el momento, según recoge el estudio, no se ha determinado un
mecanismo biológico que explique una posible relación causal entre
exposición a campos electromagnéticos y un riesgo incrementado de
padecer alguna enfermedad.

Principio de precaución

Sin embargo, tal y como manifiestan las conclusiones del informe, auque
la mayoría de los estudios indican la ausencia de efectos nocivos para
la salud, "por un principio de precaución conviene fomentar el control
sanitario y la vigilancia epidemiológica de la exposición con el fin de
evaluar posibles efectos a medio y largo plazo de los campos
electromagnéticos".

El comité insiste en que, sobre la base de las evidencias científicas
disponibles, las antenas de telefonía móvil no parecen representar un
peligro para la salud pública, al igual que no se indica asociación
entre el uso de los teléfonos móviles y efectos nocivos para la salud.

Recomendaciones

Por este motivo, el comité de expertos recomienda al Ministerio de
Sanidad y Consumo la elaboración y difusión de información, en un
formato fácilmente comprensible, destinada a explicar a los ciudadanos
los conocimientos actuales acerca de los efectos de los campos
electromagnéticos sobre la salud pública.

Además, según el informe, la normativa ministerial sobre esta materia
debe incluir aspectos relacionados con productos sanitarios tales como
prótesis metálicas, marcapasos, desfibriladores cardíacos e implantes
cocleares.

Asimismo, los expertos recomiendan el fomento, por parte de la
administración autonómica y central, de la investigación clínica,
experimental y epidemiológica sobre los efectos de la exposición a campo
s electromagnéticos procedentes de cualquier fuente emisora.

Instalación de antenas

El estudio insiste en que la solicitud, autorización, instalación e
inspección de antenas de telefonía debería clarificarse con el fin de
garantizar que los ciudadanos estén correctamente informados a la hora
de adoptar decisiones sobre la instalación de estos equipos en sus
propiedades.

Por un "principio de precaución" --insiste el estudio--, "debería
evitarse que el haz de emisión directa de las antenas de telefonía
afecte a espacios sensibles como escuelas, centros de salud, hospitales
o parques públicos".

Además, en aquellas zonas donde sea posible, deben arbitrarse medidas
más eficaces para promover entre las compañías operadoras el uso
compartido de las estaciones base para minimizar o reducir el impacto
visual de las antenas.

Los expertos recomiendan también que las autoridades sanitarias realicen
campañas informativas para promover un uso racional del teléfono móvil,
"con objeto de reducir exposiciones excesivas e innecesarias,
especialmente en niños, adolescentes, mujeres gestantes o portadores de
implantes activos".

Además, según el comité de expertos, las compañías fabricantes de
teléfonos móviles deberían clasificar y etiquetar sus productos en
función de sus potencias de emisión y "el etiquetado debe fácilmente
comprensible para el usuario".

Protección sanitaria

El estudio recomienda además la realización de una evaluación del riesgo
que permita identificar las fuentes o prácticas que dan lugar a
exposición electromagnética de los individuos, "a fin de adoptar medidas
adecuadas de protección sanitaria".

Finalmente, el informe de expertos establece la recomendación de regular
la instalación de nuevas líneas de alta tensión con el fin de evitar
percepciones del riesgo no justificadas y exposiciones innecesarias.

                           ------------------

Faro de Vigo http://www.farodevigo.es/portada.html

LA XUNTA CONSTATA QUE TRAS ANALIZAR EL 80% DE LAS ANTENAS NO SE HA
DETECTADO RIESGO PARA LA SALUD
Por: Redacción Faro de Vigo - Santiago
Noticia enviada por: Vicente Prieto

El análisis de los niveles de radiación de más del 80 por ciento de las
antenas existentes en Galicia descarta cualquier tipo de relación entre
el funcionamiento de estos aparatos y consecuencias negativas para la
salud de los ciudadanos, según ha hecho público ayer la Xunta de
Galicia.
En todos los casos se confirmaron unos valores mil veces por debajo de
los establecidos en la normativa vigente sobre los límites de exposición
de las personas a campos electromagnéticos, según se hace constar en el
informe que están elaborando los operadores de telefonía móvil en la
comunidad gallega en colaboración con las consellerías de Cultura y
Sanidade, además del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

El trabajo de exploración, que finalizará el próximo mes, abarca un
total de 1.370 antenas de telefonía móvil, según los datos aportados por
los operadores (Telefónica Móvil, Vodafone y Amena). Además del análisis
de todos estos aparatos, la Consellería de Educación facilitó el listado
de los centros de enseñanza para dar prioridad a la investigación en
estos puntos de especial sensibilidad.

Valores registrados

Los datos recopilados hasta el momento coinciden con los recogidos en su
día por el Grupo de Antenas del Departamento de Teoría de la Señal y
Comunicaciones de la Universidad de Vigo, que realizó mediciones
independientes en este municipio, a petición de colegios y vecinos. En
ese informe se mencionaban unos valores inferiores 1.825 veces por
debajo de los legales.
La Xunta organizará durante los meses de junio y julio, en colaboración
con la Fegamp y el Colegio de Ingenieros de Telecomunicaciones, una
serie de jornadas de información en diez localidades gallegas. Estos
encuentros están dirigidos al público en general, y especialmente a
asociaciones de vecinos y de padres de alumnos, para explicar las
evidencias científicas sobre los efectos en la salud de las antenas de
telefonía móvil y, en general, de los campos electromagnéticos, así como
las medidas de protección que aparecen recogidas en la normativa
vigente.

                           ------------------

Diario de Noticias de Navarra http://www.noticiasdenavarra.com/

EL SUPREMO CONDENA A DOS AÑOS DE CÁRCEL A UN MEDIUM POR ESTAFAR A SUS
CLIENTES
Por: Redacción Diario de Navarra

El Tribunal Supremo ha condenado a un médium de Ibiza, que se hacía
conocer como Barón Rudilla, a dos años de prisión y al pago de
indemnizaciones a tres de sus clientes por valor de 10.187 euros (1,7
millones de pesetas) por un delito de estafa. El alto Tribunal no
encuentra delito en el pago por parte de los estafados de la consulta de
10.000 pesetas que les exigía el autotitulado médium-chamán cada vez que
le visitaban, puesto que éstos asumieron libremente la contraprestación.
Por ello reduce en 6 meses la pena de cárcel que la Audiencia Provincial
de Palma de Mallorca impuso a Barón Rudilla en diciembre de 1999, y
descuenta de la multa el precio de las consultas abonadas. El delito de
estafa, según el Supremo, se justifica en que el médium, una vez captada
la voluntad de sus clientes, les aseguraba la solución de un problema
personal concreto mediante el pago de determinados productos y servicios
extra, “obteniendo de esta forma prestaciones económicas complementarias
más allá de las correspondientes a la consulta, embaucando, en síntesis,
a personas ya predispuestas y obteniendo de esta forma el desplazamiento
patrimonial perseguido”.

                           ------------------

El Mundo http://www.elmundo.es/

LOS DINOSAURIOS VIAJABAN ACOMPAÑADOS DE OTROS ANIMALES
Por: Reuters

Las huellas preservadas en barro antiguo muestran que los dinosaurios a
veces iban de un lado a otro con manadas de otras especies, quizá para
migrar o para evitar a los depredadores, según un estudio de unos
científicos británicos.

Saurópodos comedores de plantas grandes conocidos como titanosaurios
viajaban junto a ‘primos’ más pequeños y tal vez más ágiles sobre las
explanadas de mareas de barro hace 163 millones de años, aseguraron
investigadores de las universidades de Cambridge, Oxford y Greenwich.

Las huellas, mezcladas a veces con animales que podían servir de comida
a los dinosaurios, van todas hacia la misma dirección, en la que cada
animal sigue su propia y recto camino, según publica la científica Julia
Day junto a sus colegas en la revista ‘Science’.

“Había una explanada costera enorme”, explicó Day, una paleontóloga de
Cambridge. Las huellas (algunas de las cuales abarcan hasta 180 metros)
debieron permanecer allí durante todos los cambios de las mareas, según
cree la experta.

Sin comida cerca

“Esta manada de saurópodos se hallaba bastante lejos de la vegetación o
de cualquier fuente de alimento, lo que es realmente interesante porque
los grandes herbívoros como los saurópodos necesitaban comer
constantemente”, añadió.

“Esto nos llevó a preguntarnos por qué estaban tan alejados de la
vegetación. Posiblemente, estos animales estaban migrando hacia fuentes
de alimentación distintas o tal vez buscaban lugares para anidar”.

==== RINCÓN DEL LECTOR ================================================

¡FIN DE LOS TONTOS!
Por: Ricardo

Muy bueno su artículo sobre los "findelmundoólogos", aún en nuestro
mundo de INTERNET y posibles viajes a Marte los mercaderes dela
ignorancia y la superstición siguen haciendo negocio con las
supercherías más absurdas.

Próxima vez me "pongo vivo" para comprar a precio de ganga buenas casas
de aquellos que huirán a las montañas a esperar el "Fin del Mundo".

Los cuatro grandes errores tan bien resumidos por Nietzsche en su
divertido Capítulo del Libro "El Crepúsculo de los Ídolos":

1) El error de las causas imaginarias.
2) El error de confundir la causa con la consecuencia.
3) El error de las causas falsas.
4) El error del libre albedrío.

siguen imperando en nuestro mundo, aún en países que como Estados Unidos
se jactan de "educados", "racionales", "lógicos".

Con razón han prosperado en Estados Unidos esas multinacionales de la
mitología "cristiana" llamadas "iglesias electrónicas", rama
"eclesiástica "de los grupos ultraderechistas-fascistoides gringos
racistas y antisemitas, posibles financiadores de los incidentes como el
de Waco, Texas, en 1993, el atentado contra el edificio gubernamental
Alfred Murray en Oklahoma, en 1995, del Ku-Klux-Klan y de otros grupos
de locos.

Dichas "iglesias" compiten en nuestra Latinoamérica con esa otra
corporación global del irracionalismo y la credulidad oscurantista
llamada secta, digo, "iglesia" católica.

Atentamente,
Ricardo
Costa Rica - Pura Vida

                           ------------------

SOBRE ALINEACIONES Y ALIENACIONES.
Por: Irving Rodríguez

Estimado Sr. Ares De Blas,

Leí con gran interés su contribución a Cartas @ La Nación y, al igual
que  Usted, me he gozado intensamente con ese 'Ballet Celestial'
ocurrido  recientemente.

Asimismo me complace mucho enterarme de personas y/o asociaciones
dedicadas  a erradicar del mundo la ignorancia y las supersticiones
(¡ambas íntimamente  ligadas!, ¿no es cierto?).

Desde hace ya bastante tiempo, he estado 'lidiando' con varios
contribuyentes a ése foro porque, al igual que Ud., es mi deseo que
ellos salgan de ese 'capullo' mental (generalmente ultra religioso), y
que analicen libremente aquello que es evidente y no lo producido por
indoctrinamientos o Decepciones.

Como quizá puede entrever, le estoy alentando a que continúe enviando
sus contribuciones y le aseguro que, a pesar de las anticipadas
refutaciones, puede contar no sólo con mi apoyo, sino también con el de
muchos otros.

¡Siga adelante!
Sinceramente,

 Irving Rodríguez
i_l_rodri@...
 (Costarricense en Sydney, Australia)

                           ------------------

SUSPENDIDO EL FIN DEL MUNDO
Dr. José Luis Torres

De todos es conocido que a lo largo de la historia se ha manifestado la
posibilidad del fin del mundo, generalmente por deducciones
religioso-espirituales.

Según algunos nostradamistas, en las Centurias de Nostradamus se
vaticinó el fin del mundo. Pero no ocurrió. Durante el siglo XX los
Testigos de Jehová basándose según ellos en cálculos bíblicos
vaticinaron  varias veces el fin del mundo, pero tampoco ocurrió.

Hoy todos sabemos que cuando único ha peligrado la vida con desaparecer
de golpe fue cuando la Crisis de los Mísiles de los años 60. Nunca
estuvimos tan cerca de una devastadora guerra nuclear que arrasaría con
la biosfera. Pero curiosamente ningún libro sagrado, ni adivino, ni
profeta antiguo o moderno, vaticinó esa peligrosa crisis.

Muchos agoreros de lo apocalíptico han quedado muy mal parados cuando
afirmaron que los EEUU y la URSS tarde o temprano desencadenarían una
gran guerra mundial nuclear, que sería la última. Pero la URSS cayó sin
un disparo, ni siquiera un solo muerto.

Sabemos que la ciencia astronómica nos afirma la posibilidad de un
impacto con algún meteorito y los peligros reales de este fenómeno.
Tiempo atrás muchos nombraban a los dinosaurios como "animales
ante-diluvianos", como que desaparecieron a causa del Diluvio Universal.
Pero la ciencia no ha descubierto vestigios de que desaparecieran por
culpa de diluvio alguno. No hubo tal diluvio, pero si la caída de un
gran meteorito en Yucatán. Y esto ningún libro sagrado de cualquier
cultura lo pronostica, como tampoco Nostradamus, ni adivino alguno.

Todavía por la prensa, la radio y la TV en ocasiones se habla de los
peligros de la conjunción o alineamiento de los planetas. Supersticiones
astrológicas que sobreviven en pleno siglo XX y XXI, a causa de lo
inmenso que es el analfabetismo científico. Un analfabetismo mayor que
el de no saber leer ni escribir. Sobre este fenómeno astronómico y las
envolturas astrológicas creadas por los crédulos y por los charlatanes
vividores  el Dr. Félix Ares De Blas ha realizado un buen artículo: “LA
CONJUNCIÓN SE HA IDO... Y EL FIN DEL MUNDO NO HA OCURRIDO”.

                           ------------------

LA QUÍMICA Y NOSOTROS
Por: Sergio López Borgoñoz - Antares Producciones

Hola a todos,

En  la  empresa  donde  trabajo  acabamos  de  producir  un documental
de  divulgación  científica sobre Química que ha quedado francamente
bien.

Como  el 3D ha corrido a cargo de Ernesto Carmena, que es un escéptico
de  pro,  uno  de  los  entrevistados  es  Javier Armentia,  que  es
otro  escéptico  donde  los  haya,  y el productor  ejecutivo  ha  sido
Menda  Lerenda, que ya ni te digo,  os adjunto la nota de prensa que
hemos remitido a los medios  para  que hagan lo que su conciencia les
dicte (o la publiquen  en caso contrario).

Un saludo,

NOTA DE PRENSA

ANTARES,   Comunicación  Audiovisual  acaba  de  producir un documental
de divulgación titulado "La Química y Nosotros".

Este   programa   ha  sido  realizado  para  la  Federación Empresarial
de la Industria Química Española (FEIQUE), y ha sido financiado por el
Ministerio de Ciencia y Tecnología.

El  objetivo del documental es difundir la importancia de la ciencia  en
general,  y  de  la química en particular, así como   divulgar   los
beneficios   que   proporciona   la investigación en este terreno.

Con  más de 5 minutos de infografía en 3D que ilustran desde la
creación  de la materia a partir del Big Bang y diversos procesos
químicos,  el  documental  también  cuenta con la participación   de
diversos testimonios de gran relevancia científica  y  social, entre los
que figuran Javier Armentia
(astrofísico  y director del planetario de Pamplona), Rafael Foguet,
Joan  Oró,  Ramón  Sánchez Ocaña y Cristina García Orcoyen  (directora
de la fundación  Entorno, parlamentaria europea y ex-directora de ADENA
WWF España).

El  documental, que será exhibido en diversas cadenas de TV, será
distribuido    gratuitamente   a  todos  los centros educativos  e
Institutos de Enseñanza Secundaria de España.

Ponemos  a  su  disposición, si puede ser de su interés, una copia  del
programa  en  el  formato  que  deseen, ya que el principal objetivo es
darle la mayor difusión posible.

Sin  otro  particular  y  agradeciendo la atención prestada, reciban un
cordial saludo.

Atentamente,
Sergio López Borgoñoz
ANTARES
902 100 654 - 933 32 30 00
sergio@...
www.antares.es

[Nota] * La Redacción de El Escéptico Digital puede corroborar el alto
interés del video que hemos recibido. Animamos por consiguiente a
cualquier docente o responsable de Centro Educativo y/o Instituto de
Enseñanza a que soliciten una copia de “La Química y nosotros” a
Producciones Antares.

==== ARCHIVOS ESCÉPTICOS ============================================

* Monográfico Antenas y Salud. Un completo monográfico que, merced a la
colaboración de los Museos Científicos Coruñeses y al Dr. John E.
Moulder del Medical College of Wisconsin (traducción al castellano de
Carlos Llanos y Juan Bernar), pretende resolver las dudas de la
ciudadanía sobre las Antenas y la salud humana, los Campos Eléctricos y
Magnéticos Estáticos y Salud Humana, las Antenas de Telefonía Celular
(Estaciones Base de Telefonía Móvil) y la Salud Humana y las Líneas
Eléctricas y el Cáncer. Sencillamente indispensable para todo aquel que
quiera estar al día en tan candente tema. Consulta del Monográfico
completo desde http://www.arp-sapc.org/articulos/antenasindex.html

* ¿Es efectiva la Homeopatía? Informe realizado, a petición del Institut
d’Estudis de la Salut
Departament de Sanitat i Seguretat Social Generalitat de Catalunya, por
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (Drs. Carlos
Tellería, Víctor J. Sanz y Miguel A. Sabadell). El informe completo es
accesible desde http://www.arp-sapc.org/articulos/homeopatia/index.html,
página en donde puede ser consultado on-line o descargado en un archivo
zip.

* Rumores de Guerra y la Realidad Inventada. Excelente artículo de Luis
Alfonso Gámez sobre los atentados del 11 de Septiembre de 2001, los
Conspiranoicos y el atentado al Pentágono. Pueden ser descargados desde
http://www.arp-sapc.org/docs/pentagono1.pdf y
http://www.arp-sapc.org/docs/pentagono2.pdf.

* Astroglífica. Artículo del Dr. César Esteban y la Dra. Inés Rodríguez
Hidalgo, del Instituto de Astrofísica de Canarias y del Departamento de
Astrofísica de la ULL respectivamente, en formato PDF. Descarga desde
http://www.arp-sapc.org/docs/Astroglifica.pdf.

* Carta Escéptica a Paco Padrón.  Artículo de Ricardo Campo Pérez, en
formato PDF, en el que se da contestación al que a su vez publicase
Francisco Padrón Hernández en la revista “Atlantes. Enigmas de la
ciencia”, bajo el título de “Decálogo del perfecto escéptico” . Este
archivo incorpora el artículo original publicado por Paco Padrón.
Descarga desde http://www.arp-sapc.org/eedigital/carta_esceptica.pdf

==== La Selección de “El Escéptico Digital”
=====================================

* i  n  f  o  .  a  s  t  r  o
El Boletín de las estrellas / Información de primera sobre lo que
acontece en el Universo · http://www.infoastro.com

Para suscribirse y recibir los boletines semanales, envíe un mensaje a
infoastro-subscribe@...

                           ******************

* THMNews
El boletín de la Txori-Herri Medical Association cuyos archivos se
encuentran en http://www.txoriherri.com/thmanews.htm
©Txori-Herri Medical Association, 1997-2001

Para suscribirse al THMNews Basta con enviar un mensaje, con el texto
apúntenme al invento, a cualquiera de las siguientes direcciones
electrónicas   malo@...  jotaju@...  y DONLOGAN@...

                           ******************

* Divulc@t
El portal de la Ciencia y la Tecnología en el que la divulgación es la
norma que nos acerca al conocimiento y a la democracia.
http://www.divulcat.com/

Para suscribirse a Divulc@t  basta con enviar un mensaje en blanco a
divulcat-subscribe@...

                           ******************

* InfocienciaNet
Espacio destinado a la comunicación y el intercambio, a través de
Internet, sobre temas de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS).

Suscripción gratuita a InfocienciaNet a través de
http://www.infociencia.net o bien mediante el envío de un mensaje en
blanco a InfocienciaNet-subscribe@...

                           ******************

* La Nave de los Locos
Debate racional sobre ufología, paraciencias y otros muchos temas. La
mirada crítica chilena al mundillo irracional en
http://www.geocities.com/lanavedeloslocos

Suscripciones, mensajes, datos, artículos, opiniones:
lanavedeloslocos@...

                           ******************

* Lúcido
El órgano divulgativo de la AREV -  Asociación Racional Escéptica de
Venezuela http://www.geocities.com/escepticosvenezuela/
Boletín electrónico de distribución gratuita. Suscripción mediante el
envío de un mensaje en blanco a lucido-alta@... o, directamente,
a través de http://www.eListas.net/lista/lucido/alta

                           ******************

* Tendencias Científicas
El e-zine que reúne toda la información estratégica en ciencia,
tecnología y sociedad con la finalidad de ayudar al cibernauta a su
desarrollo humano y profesional.

Puede consultarse a través de: http://www.webzinemaker.com/tendencias

========================= EL ESCÉPTICO DIGITAL =======================

EL ESCÉPTICO DIGITAL es una publicación electrónica gratuita, editada y
difundida por ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico:
http://www.arp-sapc.org

Si desea enviar alguna noticia, colaboración o carta a la redacción de
EL ESCÉPTICO DIGITAL puede hacerlo a escepticismo@...

 - Para darse de alta, envíe un mensaje a el_esceptico-alta@...
   o directamente en: http://www.eListas.net/foro/el_esceptico/alta
 - Para darse de baja, envíe un mensaje a el_esceptico-baja@...
   o directamente en: http://www.eListas.net/foro/el_esceptico/baja
 - Para obtener ayuda, visite http://www.eListas.net/foro/el_esceptico

Copyright © ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org

Se permitirá la reproducción parcial o total de los artículos del
presente boletín siempre que se cite la fuente y la URL del mismo.
Igualmente se agradecerá el que se informe de ello a la sociedad editora
de EL ESCÉPTICO DIGITAL.

EL ESCÉPTICO DIGITAL está abierto a las aportaciones de sus lectores,
que podrán dirigirse a escepticismo@...

====================================================================