eListas Logo
   El sistema de Listas de correo, Boletines y Newsletters más completo de la Red Inicio | Servicios | Publicidad | Compañía 
Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes


 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 150 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
Edición 2001 - Núm Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT TENEBRIS
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
El_Esceptico
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 150     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: EL ESCÉPTICO DIGITAL - Edición 2002 - Número 05
Fecha:Martes, 2 de Julio, 2002  03:13:25 (+0200)
Autor:Pedro Luis Gomez Barrondo <TXINBO @.....es>

=====================================================================

                           EL ESCÉPTICO DIGITAL

       Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la
Pseudociencia
       © 2000 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
       http://www.arp-sapc.org/

    Edición 2002 - Número 05 - 02 de Julio de 2002

Boletín de acceso gratuito a través de:
http://www.elistas.net/foro/el_esceptico/alta

=== SUMARIO =========================================================

  - En el candelabro
Por: Luis Alfonso Gámez

  - Magufomedia. Un clásico que reabre sus puertas
Por: Dr. Zenón Sanz

  - Noticias frescas en 'Enigmas'
Por: Julio Arrieta

  - Crónicas desde Magonia: Cuando Los periodistas inventaron los
platillos volantes.
Por: Luis Alfonso Gámez

  - La raposa en el gallinero
Por: José Luis Calvo

  - Fallo del "IV Premio Luis Freire de Investigación Científica para
Escolares"
Por: Marcos Pérez

  - Las andanzas de Pedro Amorós Sogorb
Por: J. Cavanilles / P. Tormo

  - Cháchara paranormal
Por: Ricardo Campo Pérez

  - El Duende de Zaragoza, Iker Jiménez y la muerte misteriosa: la
historia continúa.
Por: Eduardo Giménez González

  - ¡Ya no hago eso!
Por: Susan Blackmore

  - Las desventuras de Ingenuo Pérez. Poderes psíquicos.
Por: Antonio M. Sánchez Pérez

  - La decadencia de la 'Revista de Arqueología'
Por: Pablo Villa

  - Ver, oír y... no pensar, para creer.
Por: Mónica Hernández Díaz

  - Cómo responder a los argumentos teístas. Apelando a las Evidencias.
Por: Víctor Stenger

  - Con la Iglesia hemos topado (y van...)
Por: José Luis Calvo

  - Lo indiscutible
Por: Fernando Savater

  - Denuncian la peligrosa falta de seriedad del programa "Flash Back"
de Canal 9 TV.
Por: Miembros del grupo de Hipnosis Psicológica del COP-PV

  - Los Chupacabras que resultaron ser roedores. Los científicos
resuelven el enigma
Por: Vicente Prieto

  - Neurociencia y Psicología Evolutiva. Cómo funciona la mente
Por: Fernando Moledo.

  - El País y la "impostura de manos"
Por: Redacción de “El escéptico Digital”

  - Capitanes Intrépidos (Por La Red)
Por: Javier Armentia

  - Mirando hacia atrás con risas
Por: José Luis Calvo

  - Javier Armentia: "las conclusiones de la ciencia no son inamovibles"
Por: Miguel Ángel Sabadell

  - Francisco J. Ynduráin, físico especialista en Física de partículas:
"Los neutrinos están ahora atravesándote"
Por: Víctor M. Amela

  - Francisco Rego: "la divulgación española necesita un Carl Sagan"
Por: Carlos Tellería

  - Va de bombas
Por: Adela Torres Calatayud

  - Bernat Soria, pionero en el uso de células madre contra la diabetes:
“Impedir un tratamiento por creencias religiosas es una forma de
integrismo”
Por: Javier Sanpedro

  - La UE financia el proyecto con embriones de Bernat Soria que vetó el
Gobierno
Por: Javier Sampedro

  - La contraciencia
Por: Antonio Gala

  - A las puertas del siglo del progreso
Por: Miguel Ángel Sabadell

  - Miquel Barceló: "La ciencia ficción inventa la reacción de los
avances"
Por: Carlos Tellería

  - 21 sociedades científicas piden la mejora del sistema de
financiación de la investigación
Por: Alicia Rivera

  - Un ateo zarandea el sistema americano
Por: Javier Del Pino

  - Alberto Ferrús: "falta una teoría general del cerebro"
Por: Carlos Tellería

  - El bombardeo de la Luna con rayos láser indica que parte del
interior está fundido
Por: William J. Broad

  - A las puertas del siglo del progreso
Por: Miguel Ángel Sabadell

  - Observaciones indican que la expansión del universo se acelera
Por: Mónica Salomone

  - Marte sigue estando lejos
Por: Alicia Rivera

  - 42 años de viajes al mundo vecino
Por: Alicia Rivera

  - La comisión científica concluye que no hay relación entre las
antenas y los cánceres del colegio de Valladolid
Por: EFE

  - Comentarios a “¿son compatibles la ciencia y la religión?” de Paul
Kurtz
Por: Ricardo Herrén (herren@...)

  - Cromosoma X y Síndrome de Turner
Por: Francisco J. Hernández Heras

  - Astrología en la Enciclopedia Británica de 1771
Por: Alberto Rodríguez

  - Comentario a “Crítica Homeopática a la medicina Científica”
Por: Paulo Bento Bandarra

=== NOTICIAS =========================================================

EN EL CANDELABRO
Por: Luis Alfonso Gámez

1. STEPHEN JAY GOULD IMPUGNÓ A DARWIN.

¿Sabían ustedes que el fallecido Stephen “impugnó las teorías de Darwin”
? ¿No? Yo tampoco. De hecho, cuando el 20 de mayo leí el encabezamiento
de un teletipo de Efe que decía eso, consulté a todo correr el
'Diccionario de la lengua española' por si impugnar significaba lo
contrario de lo que pensaba. No, no es así. Impugnar significa
“combatir, contradecir, refutar” y, en el campo del Derecho, “interponer
un recurso contra una resolución judicial”. Además, en el mismo despacho
de agencia, se apuntaba que una de las ideas de Gould más difundidas fue
la del 'equilibrio salpicado' (sic), según la cual la evolución
consistiría “más en una rápida evolución puntual de algunas especies que
en una evolución gradual global”. El autor del texto se luce, no sólo
rebautiza el 'equilibrio puntuado', sino que, encima, explica mal lo que
se esconde tras esa denominación. Seguro que la mayoría de ustedes lo
sabe, que “las especies tienden a permanecer estables y cambian poco en
periodos largos de tiempo. (El sistema se halla entonces en 'estásis' o
'equilibrio'.) Al final, esa estabilidad está 'puntuada' por un episodio
de cambio rápido”. Así lo explica Richard Milner en su magnífico
'Diccionario de la evolución' (Vox, 1995), una obra de apasionante y
adictiva lectura que engrosa mi biblioteca gracias al director de 'El
Escéptico Digital' (http://www.elistas.net/lista/el_esceptico), Pedro
Luis Gómez Barrondo, y que les recomiendo para los meses de verano. Los
errores del citado teletipo sobre Gould son escandalosos, aunque no más
que los que cometen cada día las agencias de prensa españolas cuando
informan de ciencia, convirtiendo los quarks en distantes objetos
detectados a miles de millones de años luz, dando al Universo una
antigüedad de 15 millones de años y divulgando versiones españolas de
originales en inglés que parecen salidas de un traductor automático de
Internet. Y un error de una agencia puede multiplicarse por tantos
medios como reciban el teletipo, por lo que no me extrañaría que en
algún lugar de España se hubiera presentado a Gould como un firme
opositor de Darwin.

2. 'MÁS ALLÁ' Y 'ENIGMAS' DESCUBREN LA PÓLVORA MOJADA.

Otro teletipo de Efe de ésos que confunden la velocidad con el tocino ha
vuelto a poner en su sitio el rigor con el que se trabaja en las
redacciones de 'Más Allá' y 'Enigmas', las revistas dirigidas por Javier
Sierra y Fernando Jiménez del Oso, respectivamente. El despacho decía,
el 19 de abril, que “el ‘coelacanth’, un predador marino que se pensaba
había desaparecido hace setenta millones de años, ha emergido "vivo y
coleando" de aguas de la costa este de Sudáfrica, cuyo Gobierno ha
lanzado una campaña para su conservación”, y añadía que “una colonia de
la especie fue localizada a cien metros de profundidad en Sodwana Bay,
al norte de Zululandia (una región de Sudáfrica)”. Esto último era la
auténtica noticia. Cuando el teletipo llegó a mis manos, no fui capaz de
sospechar que pudiera llevar a confusión a nadie medianamente informado,
y menos a quienes se pasan la vida hablando de la búsqueda de seres
exóticos como el yeti y el bigfoot. Me confundí. Las revistas antes
citadas nos presentaron en junio una nueva especie marina que se creía
extinguida desde hace decenas de millones de años. El bicho en cuestión,
explican, se llama 'coelacante' ('Más Allá', Nº 160) o 'coelacanth'
('Enigmas', Nº 79). Con tanto investigador de campo correteando por la
península a la caza de misterios sin resolver, nadie en las dos
redacciones fue capaz de darse cuenta de que 'coelacanth' -como decía el
teletipo- es como se denomina en inglés al celacanto, el 'fósil
viviente' descubierto en las costas sudafricanas en 1938. Una muestra
más del nivel del periodismo de investigación de que hacen gala los
investigadores de lo oculto, que pueden comprobar por sí mismos en
‘Magufomedia’ (http://www.magufomedia.com/leer.php?id=304). La revista
de Sierra va, no obstante, más allá en su incompetencia. Con una
separación de noventa páginas, publica la noticia con foto de los
'coelacantes' de Zululandia y un reportaje en el que los autores de un
nuevo libro sobre criptozoología -la pseudociencia dedicada a la caza de
monstruos- posan ante un celacanto en el Museo de Ciencias Naturales de
Santa Cruz de Tenerife. El animalito es idéntico al del notición. Ahora,
únicamente hay que esperar que Jiménez del Oso, Sierra y sus chicos
hallen al 'cat', al 'dog', al 'horse', al 'mouse... Ahí fuera tienen un
universo entero que redescubrir a sus lectores.

3. LA RAZÓN DE LA FUERZA CONTRA LA FUERZA DE LA RAZÓN.

Los integrantes de una asociación ufológica vizcaína retuvieron durante
varias horas en un bar de Sestao a un escéptico para exigirle que sus
colegas se retractaran de unas manifestaciones a la prensa. A la entrada
de charlas esotéricas, los seguidores de Juan José Benítez solían
indicar a los miembros del naciente movimiento escéptico español que era
mejor que no hicieran pregunta alguna si no querían tener problemas. Y
un conocido charlatán se dedicó durante meses a acosar y molestar por
teléfono a altas horas de la noche a uno de los impulsores de
ARP-Sociedad para el Pensamiento Crítico (www.arp-sapc.org). Todo esto
pasó hace dos décadas. Ahora, ese talante gangsteril del que algunos
misteriólogos han hecho gala desde los años 80 del siglo pasado se ha
tornado, por fin, en agresión. Hace unos meses, los crédulos de turno
golpearon a un miembro de ARP al final de una conferencia
pseudocientífica celebrada en Tenerife. Lo ha reconocido públicamente en
las páginas de 'Enigmas Express' (Nº 26, junio de 2002) José Gregorio
González, quien, curiosamente, aprovecha la oportunidad para arremeter
no contra los violentos, sino contra la víctima y sus colegas, a quienes
tacha de pseudopensantes, intolerantes e irrespetuosos, y compara con
los miembros de “algunas sectas o movimientos religiosos considerados
peligrosos”. ¡Menos mal que la víctima de la agresión en ese
acto -organizado, por cierto, por González- fue un escéptico y no al
revés!

4. UFÓLOGOS CONTRA LA RAE.

Los ufólogos españoles están cabreados. La culpa la tiene la Real
Academia Española, cuyo diccionario, en su última edición, incluye unas
definiciones de 'ovni' y 'ufología' que los defensores de los platillos
volantes consideran “erróneas y hasta mal intencionadas”. Dice la RAE
(http://www.rae.es) que un ovni es un “objeto volante no identificado.
Algunos ovnis, para la ufología, son naves espaciales de procedencia
extraterrestre”, y que la ufología es un “simulacro de investigación
científica que se basa en la creencia de que algunos ovnis son naves
espaciales de procedencia extraterrestre”. Al sin par Bruno
Cardeñosa -ahora partidario de que no hubo un avión que se estrellara
contra el Pentágono el 11-S-, le ha molestado que se hable de
extraterrestres y de simulacro de ciencia, como le molesta que se le
recuerde que ve fantasmas donde no los hay
(http://geocities.com/lanavedeloslocos/mentiras.html), que se le
presente como defensor de que en la Tierra aún viven neandertales,
australopitecos y otros homínidos extintos, o que se puntualice que su
carrera profesional la ha hecho únicamente en medios que hacen de la
mentira un negocio (http://www.magufomedia.com/leer.php?id=200). Por
eso, ha reunido ya un millar de firmas para pedir a los académicos que
cambien las definiciones en una futura edición del diccionario. Visto lo
visto en Canarias, puede que la integridad física de algunos académicos
corra peligro si hacen con la sugerencia de los ufólogos lo que a mí me
pediría el cuerpo: archivarla donde solemos archivar los periodistas el
90% del material que llega a nuestras manos, en la papelera. Porque las
definiciones de la RAE se ajustan perfectamente al corpus de creencias
ufológico. Otra cosa es que la verdad moleste cuando se ve impresa.

5. EL ENTIERRO DE UN CLÁSICO DE LA DIVULGACIÓN.

'Revista de Arqueología' ya es oficialmente la segunda cabecera
esotérica de MC Ediciones. Lo que adelantábamos en el número anterior de
este boletín se ha cumplido y, cautiva y desarmada, Nacho Ares ha
entregado la otrora respetable publicación a las huestes de
pseudohistoriadores y pseudoarqueólogos ávidos de atlántidas y
extraterrestres. No sólo es que en el número de junio (Nº 253) haya
firmas sospechosas -autores que posiblemente no existan-, es que se da
como noticia una expedición creacionista en búsqueda del arca de Noé, se
destinan tres páginas a un reportaje del parque de las pirámides de
Güímar -equiparable al de Erich von Däniken en Suiza, pero que la
revista pone a la altura de un museo arqueológico convencional-, se
dedica otra media docena de páginas a un lamentable texto del
radiofónico Juan Antonio Cebrián sobre Recesvinto y, entre los libros de
divulgación recomendados, impera la mediocridad, con excepción de 'El
chico de la Gran Dolina, de José María Bermúdez de Castro. Me gustaría
saber qué piensan de tanto disparate los miembros del comité científico
de la revista, profesionales de prestigio de la Historia y la
Paleontología que todavía no han dicho ni pío.

6. EL 'DICCIONARIO ESCÉPTICO', EN ESPAÑOL.

¡Buenas noticias para los escépticos hispanos que no saben inglés!
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico se ha embarcado en
la traducción al español de 'The Skeptic's Dictionary'
(http://skepdic.com). Creado por el estadounidense de Bob Carroll, esta
web es una de las de referencia sobre lo paranormal. Incluye en la
actualidad más de 400 definiciones y ensayos, con enlaces a otros sitios
y bibliografías, y su éxito ha sido de tal calibre que está a punto de
salir a la calle en Estados Unidos en formato de libro. El equipo de
traductores de ARP está ya trabajando en la versión española para
Internet, que será de acceso gratuito y se actualizará al ritmo del
original.

7. 'MAGUFOMEDIA' CABALGA DE NUEVO.

Tras varios meses en letargo, Los administradores de ‘Magufomedia’ han
reabierto su celebrada web, ya con dominio propio. 'Magufomedia'
(http://www.magufomedia.com) ha destapado desde su nacimiento, en agosto
de 2001, los desmanes de los más conocidos explotadores de misterios,
sacando a relucir sus contradicciones y mentiras. Auguramos -nos lo dice
la bola de cristal- una larga e interesante vida a esta web incrédula,
la cual se convirtió en pocos meses en uno de los sitios más visitados
por quienes buscaban información fiable acerca del mundo del misterio.
¡Ah!, lo mejor es que los responsables de 'Magufomedia' ponen, siempre
que es posible, a disposición de sus lectores el material original en el
que se basan los comentarios que publica. Marquen esta parada en la Red
entre sus favoritos.

8. ESTAMOS EN INTERNET.

Inmerecidamente, Pedro Luis Gómez Barrondo ha hecho un rincón a estos
comentarios y a las 'Crónicas desde Magonia' en 'La Taberna del Olvido'
(http://gargantua.blogalia.com), donde hay un archivo histórico de ambas
secciones que ya abarca una decena de artículos. 'La Taberna del Olvido'
es uno de los sitios de la comunidad escéptica recién nacida en
'Blogalia' (http://blogalia.com), un proyecto de Víctor R. Ruiz. Otro
destacable es 'La crucifixión de Clío' (http://clio.blogalia.com), un
sitio en el que el enciclopédico saber de José Luis Calvo y su
envidiable capacidad de trabajo plantan batalla a los tergiversadores
del pasado. “En estos tiempos en que abundan las patrañas históricas (a
veces publicadas en revistas especializadas), he creído necesario que
haya en la Red un espacio para contestarlas. En la medida en que podamos
(y la tarea es ingente), ése será nuestro único objetivo”, explicaba
Calvo cuando abría su bitácora el 9 de mayo. Dense una vuelta por la
comunidad escéptica de 'Blogalia'. Disfrutarán. Se lo aseguro.

9. LOS FINANCIADORES DE LA INCULTURA.

La publicidad es la principal vía de financiación de las publicaciones
esotéricas. Al margen de las empresas del sector del misterio
(teleadivinos, vendedores de amuletos, etcétera), hay instituciones y
entidades que financian -mediante la inserción de publicidad- las
revistas paranormales. En junio, los anunciantes que han colocado
publicidad en 'Año Cero' (A), 'Más Allá' (M), 'Enigmas' (E) y 'Enigmas
Express' (EE) son:

ONG: Greenpeace (EE) y Unicef (EE).

Editoriales: EDAF (A, E y EE), Editorial Sirio (M), Robinbook (M),
Ediciones Siruela (A, E) y Oberón (E).

Otras: CCC (A, E), Ceac (M), El Corte Inglés (M),  M-80 Radio (EE) y
Paramount Pictures (EE).

© Copyright Luis Alfonso Gámez, 2002.
Prohibida la reproducción.

                           ------------------

MAGUFOMEDIA. UN CLÁSICO QUE REABRE SUS PUERTAS
Por: Dr. Zenón Sanz

Los escépticos en general y, en particular, aquellos que gustamos de
navegar por estas aguas de Internet, desgraciadamente tan infestadas de
escualos paranormalistas y de memeces pseudocientíficas, estamos de
enhorabuena. Tras varios meses desaparecida de nuestras cartas de
navegación y de nuestros bookmarks de favoritos, la primera página web
en castellano dedicada al análisis crítico de los medios de comunicación
y de las afirmaciones extraordinarias reaparece en nuestros exploradores
y retorna a la carga con más bríos si cabe que en su anterior
singladura. Me refiero, claro está, a la inigualable MAGUFOmedia;
aquella que tan buenos ratos nos hiciera pasar poniendo contra las
cuerdas a personajillos misteriólogos de la talla de Enrique de Vicente,
Bruno Cardeñosa, Benito Manuel Carballal, Javier Sierra, Joseph
Guijarro, Juan José Benítez, Jiménez del Oso y tantos otros..

Durante estos meses de cierre, sus responsables han trabajado duro para
presentar una web repleta de novedades. No sólo se ha cambiado el
diseño, haciéndolo más claro y agradable, sino que se han añadido nuevas
secciones y se han mejorado las bases del celebrado concurso "El magufo
más bobo".

Novedades

La novedad más importante, a mi modesto entender, con que cuenta este
website, es la creación de una nueva categoría de artículos que, bajo el
título genérico de "Recortes de prensa", incluirá todas aquellas
noticias aparecidas en los medios de comunicación que por su propio
contenido hacen innecesario cualquier comentario. Así, el lector podrá
estar al tanto de las últimas noticias aparecidas en prensa relacionadas
con el mundo del pensamiento crítico, la ciencia, la razón y el
escepticismo.

Otra importante mejora del nuevo diseño consiste en que podamos
descargar, sin necesidad de entrar en los artículos, los archivos de
apoyo a los mismos o sus imágenes y fotos. Esto facilita enormemente la
búsqueda de muchos archivos originales difícilmente localizables en la
actualidad.

Destacable igualmente es la posibilidad de poder ver los artículos en
versiones "preparadas para su impresión", con tipografías aptas para tal
fin, sin imágenes y en blanco y negro.

Como curiosidad, la MAGUFOmedia dispone ahora de una sección de "Fondos
de escritorio" en la que los usuarios podrán escoger y descargar algunas
imágenes para ser empleadas como fondo de escritorio de su ordenador.
Por el momento, sólo se encuentran disponibles cuatro de estos fondos,
todos ellos agradables a la vista y de gran calidad, pero sé de buena
tinta que los encargados del diseño de la página irán incluyendo más
conforme pase el tiempo - algunas de ellas, a buen seguro,
sorprendentes.

El Gran Premio MAGUFOmedia

A pesar de todo, si algo contribuyó a convertir esta web en una de las
más visitadas del escepticismo en castellano, ha sido sin duda alguna el
premio que MAGUFOmedia ha venido otorgando hasta la fecha bajo el
epígrafe de "El Magufo Más Bobo". En esta nueva fase los responsables de
la web han decidido cambiar su nombre por el, menos ofensivo, de "Gran
Premio MAGUFOmedia".

El ámbito del mismo ahora se ha ampliado, otorgándose anualmente 6
premios bimensuales a los magufos que mayores bobadas hayan dicho, y
tres premios anuales al medio de comunicación que más anticiencia haya
divulgado, a la institución que más haya ayudado a la difusión de la
misma, y a uno de los magufos a los que se le haya otorgado algún premio
bimensual. El sistema de elección de los premiados se mantiene, siendo
los lectores de la página los encargados de postular a sus candidatos y
de votar entre los elegidos. Las bases para proponer candidatos pueden
ser consultadas en http://www.magufomedia.com/premio.php?titulo=bases
siendo de esperar que la participación vuelva a ser elevada.

Un servidor, que está acostumbrado a que le lleguen abundantes
comentarios ofensivos escritos por quienes ante el ejercicio de la razón
no saben recurrir mas que al insulto fácil, se puede imaginar lo mal que
se ha de sentir la magufería hispana e hispanoamericana cuando, al leer
estas líneas, se enteren de la reapertura del sitio. ¡No es para menos!.

En poco menos de un año de vida, MAGUFOmedia demostró, con multitud de
documentos, archivos de sonido e imágenes, cómo los "vendedores de
misterios" mienten e intentan engañar a su público. Personajes de
conocido renombre dentro del mundo del misterio paranormal, tales como
Benito Manuel Carballal, Bruno Cardeñosa, Juan José Benítez, Javier
Sierra y otros tantos, han visto cómo su “prestigio” caía en picado tras
la publicación de artículos en la picota de MAGUFOmedia. Ha buen seguro
que los anteriormente citados empezarán a atarse los machos en cuanto
lean estas líneas.

Para quien esto escribe constituye, por todo lo dicho, un indudable
motivo de alegría el poder anunciarles que MAGUFOmedia ¡ha decidido
volver a la carga!.

No les deseo suerte porque, conociendo su trayectoria, dudo que la
necesiten. Así que, estimados amigos, ya saben ¡con todos ustedes
MAGUFOmedia, los farsantes y los medios http://www.magufomedia.com! ¡Que
la disfruten!

                           ------------------

NOTICIAS FRESCAS EN 'ENIGMAS'
Por: Julio Arrieta

Lo bueno de comprar la revista 'Enigmas', dirigida por el inefable Dr.
Jiménez del Oso, es que se obtienen dos publicaciones magufas por el
precio de una. Por una parte, la propia revista 'Enigmas'; por otra, el
'Enigmas Express', un periódico que nos trae gratos recuerdos del
extinto 'Noticias del Mundo', al que tanto se parece en contenidos y
calidad informativa.
Lo malo es que a veces ambos medios, el 'Enigmas' a secas y el 'Enigmas
Express', se pisan los temas. Es lo que ha ocurrido con los ejemplares
correspondientes al mes de julio. Tanto el periódico como la revista
publican a bombo y platillo una asombrosa noticia arqueológica. Me
ceñiré a la versión revistera, aunque sería lo mismo comentar la noticia
del 'Express' porque tanto montan la una como la otra.
Pues bien, el titular es asombroso: "¿Encontrados los rostros más
antiguos del mundo?" ¡Guau! Realmente debe tratarse de un descubrimiento
importante... Pero cuando se lee el texto la sorpresa se transforma en
decepción y en un cierto sentimiento de ridículo. Resulta que los chicos
del doctor Jiménez del Oso acaban de descubrir la existencia de la cueva
de La Marche (Vienne, Francia) de la mano del Michael Rappenglück,
arqueoastrónomo alemán autor de una tesis sobre Lascaux más que
cuestionable. Según los redactores "enigmáticos", Rappenglück ha
"redescubierto al sur de Francia lo que según él, serían 'los trazos o
dibujos realistas' de una faz humana más arcaicos del orbe terrestre"
(sic).
Dice el artículo que "las imágenes, encontradas hace medio siglo (...)
fueron ignoradas tras despertar serias dudas sobre su autenticidad". Se
añade que Rappenglück ha reivindicado este descubrimiento y que muchos
arqueólogos serán más cuidadosos a la hora de explorar las cuevas por si
se encuentran representaciones antropomorfas como las de este
yacimiento. En palabras del autor germano, las figuras de La Marche
"fueron totalmente ignoradas por la ciencia moderna".

O Rappenglück es un caradura o los intrépidos reporteros de Enigmas no
se enteran de la fiesta. Éstos últimos deberían empezar por comprarse un
mapa de Francia, porque La Marche no está en el sur de este país, sino
en la región de Vienne, en el centro - oeste, cuya capital es Poitiers.
Por otra parte, La Marche no fue ignorada nunca, fue objeto de polémica
(como lo sería Rouffgnac más tarde y en menor medida que ésta), pero no
dejada de lado. La cueva, o mejor abrigo, pues es de reducidas
dimensiones, fue descubierta por Péricard en 1937. La excavación duró
cinco años. Los grabados -que no dibujos, como dice el texto de
'Enigmas'- fueron encontrados en el suelo sobre miles de placas que
fueron depositadas allí en algún momento en torno al 14.280 BP. Las
paredes de la cavidad no están decoradas ni con pinturas ni con
grabados. Es asombroso que se diga que la arqueología ha ignorado este
yacimiento cuando el doctor Léon Pales consagró buena parte de su
carrera al estudio de estos grabados. Sus investigaciones se publicaron
en cuatro volúmenes entre 1969 y 1989. El segundo "Les gravures de La
Marche: Les Humains" (1976) está exclusivamente dedicado a las
representaciones humanas. Por otra parte, La Marche fue objeto de un
nuevo estudio estratigráfico entre 1988 y 1993, a cargo de J. Airvaux.
Otros grandes especialistas han tratado el tema de los grabados de La
Marche tanto en obras especializadas como de divulgación. Por mencionar
un ejemplo, André Leroi-Gourhan los citó en su artículo "Agrupación y
composición de los conjuntos parietales paleolíticos" (1976), texto
basado en sus clases impartidas en el College de France. Denis Vialou
les dedicó un artículo, "L'art gravé-sculpté de la Marche", en la
revista española 'Caesaraugusta', en 1979, dirigida por Antonio Beltrán.
Sólo hay que acudir a los índices del 'Bulletin de la Société
Préhistorique Française' para comprobar que si la arqueología "oficial",
como gustan llamarla nuestros amigos magufetes, pretendía ignorar la
existencia de esta cueva, lo ha hecho de una forma bastante peculiar:
¡investigando y publicando!

No vale decir que estos son textos superespecializados. En obras de
divulgación también se habla de La Marche, como en el estupendo librito
"L'art préhistorique", de Alain Roussot (1997), donde se explican estos
grabados y se reproducen en varias láminas.

Me gustaría saber de donde han sacado los redactores de 'Enigmas' esta
noticia. Deberían comprarse un buen manual de arte prehistórico para no
meter la pata de esta manera, ¡en La Marche no están las
representaciones humanas más antiguas del mundo! ¿Y realmente se dedica
Rappenglüeck a ir diciendo por ahí que ha "redescubierto" la Marche? ¿Es
concebible semejante morro en un supuesto científico? ¡Pues qué bien! A
partir de ahora voy a dedicarme a "redescubrir" Fontanet o Bernifal... o
Rouffignac, que es mi favorita.

                           ------------------

CRÓNICAS DESDE MAGONIA
Por: Luis Alfonso Gámez

CUANDO LOS PERIODISTAS INVENTARON LOS PLATILLOS VOLANTES

“Si los platillos volantes son reales en un sentido físico, los
periódicos habrán hecho un magnífico trabajo cubriendo la historia,
aunque las explicaciones se hayan echado en falta. Si los platillos
volantes son totalmente inexistentes, los periódicos habrán, por lo
menos, explotado una buena historia hasta el límite”. Medio siglo
después de que un estudiante de periodismo de la Universidad de
California, DeWayne B. Johnson, pusiera a los medios de comunicación en
el ojo del huracán de la naciente ufología en su trabajo 'Flying saucers
over Los Angeles. The ufo craze of the 50's' (1998), podemos decir, sin
lugar a dudas, que éstos no han desempeñado el papel de héroe, sino el
de villano. Porque los platillos volantes nunca han surcado los cielos
de la Tierra ni se han posado en nuestros campos; los extraterrestres
jamás han secuestrado a inocentes almas solitarias ni sus naves se han
estrellado contra la superficie de nuestro planeta.

Desde 1947, se han dedicado miles de libros y de artículos, de horas de
radio y de televisión, a ahondar en la realidad del que ha sido
denominado por sus seguidores 'el misterio número uno de la ciencia
moderna'. Sin embargo, no se ha aportado ni una sola prueba que avale la
realidad de las supuestas visitas de seres extraterrestres. Esto no
quiere decir que los ovnis, como ingenios alienígenas, no existan.
Existen, pero únicamente sobre el papel y en la imaginación popular, y
han dado lugar a una de las creencias con mayor arraigo social de la
segunda mitad del siglo XX. Por eso, la clave del misterio no se esconde
en la inmensidad del espacio, sino en lo más íntimo del ser humano, en
el contexto histórico en el que aparecieron por primera vez los
platillos volantes y en la necesidad de los medios de comunicación, y
por extensión de los periodistas, de noticias extraordinarias.

Ya a finales de los años 30, década en la que había cobrado un enorme
auge en Estados Unidos la ciencia ficción de la mano de las revistas
'pulp' –denominadas así por estar confeccionadas con papel de ínfima
calidad–,  gran parte de la sociedad norteamericana consideraba factible
un contacto inminente con seres de otros mundos. Quien sacó a la luz esa
creencia fue Orson Welles, que el 30 de octubre de 1938 convirtió en
víctimas de una invasión marciana a 1,2 millones de personas, según
estimaciones del Instituto Americano de Opinión Pública. Los efectos de
su adaptación radiofónica de 'La guerra de los mundos', la novela de
Herbert G. Wells, demostraron que el público podía llegar a vivir una
ficticia guerra interplanetaria –“Me asomé por la ventana y vi una luz
verdosa que creí que procedía del monstruo”, “Creí sentir olor a gas y
oleadas de calor”– como si estuviera teniendo lugar en realidad. Once
años antes de la aparición en Estados Unidos de los primeros platillos
volantes, Welles había dejado claro que no hacía falta que nada extraño
apareciera en los cielos para que la gente 'lo viera'.

Tras la Segunda Guerra Mundial, tras las explosiones de las bombas
atómicas de Hiroshima y Nagasaki, EE UU se sumió en una paranoia
anticomunista que derivó en la célebre caza de brujas del senador
McCarthy y en el temor a que la Unión Soviética lanzase un devastador
ataque nuclear. La sociedad estadounidense fue inmediatamente consciente
de que el monstruo que había liberado –el poder destructivo del átomo–
podía volverse contra ella misma. “Se construyeron refugios atómicos en
cada comunidad americana, y se exigió a las escuelas públicas que los
alumnos practicaran simulacros de ataques. Es en este escenario en el
que tienen lugar las observaciones de platillos volantes de 1947”,
recuerdan el sociólogo Robert Bartholomew, de la Universidad James Cook
(Australia), y el psicólogo George S. Howard, de la Universidad de Notre
Dame (EE UU), en 'Ufos & alien contacts. Two centuries of mystery'
(1998).

El término 'platillo volante' fue acuñado el 24 de junio de 1947.
Kenneth Arnold, un vendedor de equipos de extinción de incendios, volaba
a los mandos de su avioneta en el Estado de Washington cuando vio nueve
objetos 'en formación' sobre el monte Rainier. “Se desplazaban como
platillos saltando sobre el agua”, recordaría después. En un primer
momento, Arnold temió que se tratara de ingenios soviéticos e intentó
informar al FBI; pero la oficina de Pendleton (Oregon) estaba cerrada,
así que acabó contando la historia al corresponsal de la Associated
Press. El despacho que emitió la agencia de prensa, que llegó a 150
diarios del país, comenzaba: “Nueve objetos brillantes con forma de
platillo volando «a increíble velocidad» a 10.000 pies de altitud han
sido observados hoy por Kenneth Arnold...”. El reportero tomó la
descripción del vuelo de los ovnis por la de su forma y la gente empezó
a ver, primero en EE UU y después en el resto del mundo, platillos
volantes. No hubo, sin embargo, observaciones de objetos con forma de
bumerán, que era la que tenían los ovnis del monte Rainier, según el
propio Arnold.

La irrealidad periodística venció a la realidad en 'el caso fundacional'
del mito de los platillos volantes y de la pseudociencia de la ufología.
Y, como una mentira repetida muchas veces acaba siendo asumida por mucha
gente como una verdad, los ufólogos acabaron cambiando la historia y
Arnold vio platillos volantes. Poco importa a estas alturas que fue lo
que vio el hombre de negocios en las inmediaciones del monte Rainier. El
mito de los platillos volantes y la pseudociencia que ha florecido a su
sombra no tienen ninguna necesidad de los platillos volantes.

                           ------------------

LA RAPOSA EN EL GALLINERO
Por: José Luis Calvo

Durante el pasado mes de abril pudimos advertir con profunda inquietud
que, como consecuencia de un cambio en la propiedad de la Revista de
Arqueología, se había hecho cargo de la dirección de la misma D. Ignacio
Ares Regueras.

No es voluntad nuestra el cuestionar el derecho de sus anteriores
propietarios a vender la revista ni el de sus nuevos editores a
adquirirla y poner a su frente a la persona que consideren más adecuada
para la defensa de sus intereses económicos.

Sin embargo, junto a estos aspectos puramente comerciales existen otros
que me gustaría hubieran sido tenidos en cuenta. La Revista de
Arqueología, pionera en nuestro país de la divulgación de esta Ciencia,
tenía un bien ganado prestigio fruto de años de publicación de artículos
de una alta calidad y de un rigor histórico inobjetable. Todo ello ha
sido echado por la borda en un solo número, un triste récord digno de
figurar en el Libro Guinness.

Mentiría si dijera que me ha sorprendido. Al contrario, desde que el
arqueólogo, y compañero en esta publicación digital, Julio Arrieta me
previno del cambio de director, no esperaba otra cosa. Si bien es cierto
que Ignacio Ares es licenciado en Historia Antigua por una de las más
prestigiosas Universidades españolas en este campo, la de Valladolid, y
que ha publicado algunos artículos en la Revista de Arqueología durante
la etapa anterior, para que su curriculum esté completo debemos añadir
que es mucho más famoso por su vertiente de escritor esotérico ya que ha
colaborado en todas las revistas de este subgénero como Más Allá,
Enigmas, Karma 7, Año Cero y Misterios de la Arqueología siempre bajo la
firma de Nacho Ares.

En esos artículos se ha caracterizado por mantener un supuesto término
medio entre la Historia y la Pseudohistoria, que, por desgracia para él,
es inexistente. Cuando se hacen citas de autores como Louis Charpentier,
Colin Wilson, Graham Hancock... sin advertir a los lectores de que sus
afirmaciones han sido rebatidas por diversos historiadores mediante la
aportación de pruebas más que suficientes para considerarlas como
erróneas, no se está en ningún punto intermedio sino en la adhesión más
vehemente.

No se puede poner en un mismo plano de validez las afirmaciones
sostenidas por pruebas documentales y arqueológicas que aquéllas que
sólo son fruto de la fértil imaginación de su autor. El método histórico
exige recopilar todas las fuentes que podamos sobre unos
acontecimientos, pero no podemos quedarnos en este punto. Sobre esa
documentación hay que ejercer la crítica para diferenciar las
afirmaciones válidas de las que no lo son. Si obviamos este punto,
absolutamente trascendental, no estaremos escribiendo Historia sino pura
y simple ficción.

Para que puedan comprender mejor a que me refiero, he releído su primer
libro (“Egipto el oculto. Enigmas resueltos y pendientes del mundo
faraónico” publicado por Ediciones Corona Borealis en 1.998) con el fin
de usar las afirmaciones que contiene para ejemplificar el curioso (por
no decir algo más fuerte) uso del método histórico que practica Nacho
Ares.

El primer sobresalto llega nada más comenzar su lectura, en la página de
Agradecimientos: “Qué puedo decir de Javier Sierra, subdirector de la
revista Más Allá de la Ciencia, amigo y compañero de búsqueda de lo
desconocido en el laberíntico mundo en que vivimos.” (Pág. 13) Como dice
el refrán castellano “Dime con quién andas y te diré quién eres.”

Sin embargo, aunque sospechoso, tampoco eso por sí sólo quiere decir
nada, pero no tardará en confirmar los peores augurios: “Soy una de esas
personas que creen a ciencia cierta que toda teoría es válida siempre
que se adecue a los requisitos mínimos enmarcados por la razón o la
experiencia.” (Pág. 15) Es decir, que no sólo considera que la teoría
puede ser independiente de la realidad sino que ni siquiera tiene que
ser racional necesariamente ya que también es igualmente válido el
criterio de la experiencia personal. El error metodológico es tan
evidente que causa asombro que pudiera llegar a publicar una frase como
la antedicha.

Continúa con una explicación sobre los problemas de la investigación
egiptológica en España como es la que, salvo escasas excepciones, los
centros no dispongan de: “una biblioteca mínimamente aceptable para
realizar una investigación seria sobre el antiguo Egipto.” (Pág. 16) El
uso de la palabra “seria”  me hizo pensar en la posibilidad de que le
hubiera prejuzgado con excesiva dureza. Para confirmarlo me encaminé a
la Bibliografía (Pág. 233-241) cuya extensión hacía presagiar lo mejor.
Nada más lejos de la realidad. No tanto porque buena parte de ese
espacio se destine para recomendar novelas históricas de autores como
Pauline Gedge, Christian Jacq, Norman Mailer, Terenci Moix o Philipp
Vandenberg cuanto por la inclusión de títulos de escritores
pseudohistóricos en confuso revoltillo con obras de renombrados
arqueólogos y egiptólogos. Así, podemos encontrar a R. Bauval, G.
Hancock, C. Wilson, Z. Sitchin o R. K. G. Temple conviviendo en falaz
armonía con Carter, Childe o Lauer. El concepto de “seriedad” de Nacho
Ares se me antoja muy similar al de “risible” de los demás egiptólogos.

Con esta decepción, volví al punto que había dejado la lectura
temiéndome lo peor, sensación que no tardaría en poder confirmar: “...
ya que propondremos para algunos problemas soluciones fuera de la
ortodoxia de la comunidad científica. Aun así, la exposición de las
mismas ha sido realizada de forma bivalente, intentando satisfacer al
más experto, a la vez que entusiasmar al principiante.” (Pág. 17)
Considerando que la “ortodoxia científica” es, sencillamente, la
necesidad de que las teorías se realicen conforme al método histórico y
la consideración de que no se puede otorgar igual validez a las que
cumplan con esta condición y a las que no, no comprendo en que reside la
“forma bivalente” ¿Es, por ventura, igualar en cuanto a consideración
las teorías que tengan en cuenta cosas como los registros arqueológicos
y los datos documentales con las afirmaciones sin evidencias a favor de
los escritores esotéricos? Pero, sí así fuera ¿cómo pretende que ese
proceder pueda “satisfacer al más experto”?

Pese a la contradicción, así es. “Me confirmó que al ser campos en donde
no existen fuentes para plantear hipótesis justificables, la
especulación está abierta a cualquier teoría, desde la extraterrestre a
la de las hordas de miles de esclavos. Esta [sic] es la razón por la
que, en ocasiones, algunos problemas serán planteados desde una doble
óptica: la “académica” y las de las llamadas despectivamente
paraciencias”. Se ha pretendido, en la medida de lo posible, que las dos
queden a una misma altura ya que soy de los que piensan que si bien
nuestros científicos tienen sus razones en el 90 por ciento de las
ocasiones, no menos es verdad que un porcentaje elevado debería ser
otorgado a todos aquellos que planteen problemas sin solución.” (Pág.
20) Por supuesto, si no existen fuentes de ningún tipo, no cabe más que
la especulación pero desde ésta no se pueden elaborar hipótesis sino que
debemos quedarnos en el mero campo de la elucubración. Además, ni
siquiera las especulaciones son todas igualmente admisibles porque hay
un marco general que sí está documentado y que no podemos traspasar sin
caer en el ridículo histórico. Por ejemplo, la posibilidad de que las
Pirámides fueran edificadas por un guerrero galo que había tomado una
poción mágica que le dio una fuerza sobrehumana es inadmisible por
cuanto ni existían galos en aquella época ni, cuando los hubo,
existieron relaciones entre ambos pueblos por no hablar de la
inexistencia de pociones mágicas. Además, aun cuando aceptásemos (que no
lo hacemos) la proposición del autor de que hay que otorgar un
porcentaje de casos en los que los paracientíficos tienen razón, si el
porcentaje de que son los científicos los que aciertan lo ha cifrado en
un 90%  ¿qué es lo que queda? Pues salvo que las matemáticas hayan
cambiado, no resta más que un 10% como máximo ya que habría que
considerar la posibilidad de que ambos colectivos estén equivocados. Si
ya acepta que el porcentaje es, en el mejor de los casos, de un 90%
contra un 10% ¿cómo confiere a ambas explicaciones la misma importancia?
Ése es un tratamiento que, incluso sin introducir las consideraciones
antedichas, pretendiendo ser justo, es, en realidad, sumamente injusto.
Con el comienzo del libro en sí, ya que aún no hemos salido de la
Introducción, veremos cómo desarrolla estas premisas.

Ares comienza por el inicio de la civilización egipcia que ya le plantea
un problema cronológico irresoluble: “De ser ciertas, explicarían que el
origen de la civilización egipcia no comenzó con un temprano neolítico
hacia el 5.000 a. de C. sino que se remontaría ¡a más de 25.000 años
atrás!, cronología que se acercaría más a los últimos descubrimientos
realizados en la Esfinge y que estudiaremos más detenidamente en su
capítulo.” (Pág. 32-33) No parece importar que la cronología del antiguo
Egipto esté documentada arqueológicamente y sostenida por métodos de
datación absoluta como el C-14 o la Termoluminiscencia. Hay que
considerar, contra toda evidencia, que la civilización egipcia comenzó
3.000 de lo que dice la Historia “oficial” sencillamente porque a Nacho
Ares no le entra en la cabeza una evolución cultural “rápida” que
llevara en unos 2.300 años desde el Neolítico a los constructores de
pirámides. Quizás tengamos que considerar que los hermanos Wright
vivieron en el S IV a. de C. para poder explicar la evolución de la
aeronáutica en menos de 50 años desde el primer “cacharro” a los aviones
a reacción.

Prosigo con la función de las pirámides: “Cuando el neoplatónico Proclo,
autor griego del siglo V d. de C., menciona en su comentario al Timeo de
Platón que las pirámides egipcias eran observatorios astronómicos,
merece ser considerada con el mismo respeto que otra afirmación de
cualquier otro autor.” (Pág. 58) Pues no. El trabajo de críticas de las
fuentes es fundamental en la construcción del discurso histórico. No es
importante lo que Proclo dijera sobre las pirámides sino el ver si sus
afirmaciones son sostenibles. Entre el filósofo y la construcción de las
pirámides han pasado unos 3.000 años por tanto la primera pregunta es
¿qué fuentes utilizó Proclo para su afirmación porque, evidentemente, no
se trata de un testimonio directo? ¿Existen fuentes más antiguas que le
contradigan? y ¿Esa descripción corresponde a la realidad? La realidad
es que una pirámide perfecta, maciza y cerrada es completamente inútil
como observatorio astronómico. Sin entrar en otras consideraciones, la
afirmación de Proclo es absurda y, por tanto, no es merecedora de ningún
respeto.

Seguimos con la cronología de las pirámides: “... la Gran Pirámide pudo
haber sido construida en el 10.500 a. de C. De esta manera, la
cronología del antiguo Egipto tendría que ser revisada de manera
inmediata, al igual que las teorías que dan un hipotético salto
evolutivo de la mastaba a la pirámide. Si llegara el momento, cosa más
que probable...” (Pág. 58-59) Evidentemente, Nacho Ares y yo hablamos
idiomas diferentes. La probabilidad de que se confirme la construcción
de la Gran Pirámide en el 10.500 a. de C. es nula. Esto es así porque
cada nuevo dato que se conoce como la orientación de los puntos
cardinales mediante la observación estelar o el descubrimiento del
poblado y la necrópolis de los obreros que la edificaron confirma la
datación a mediados del III milenio a. de C.
Por otra parte, sorprende la manera de jugar con el lenguaje para hacer
aparecer como posible lo que es absurdo y, por el contrario, pretender
que lo que es probable aparezca como ridículo. Según Ares, es “más que
probable” que se confirme una datación en el XI milenio a. de C. cuando
ni siquiera había culturas neolíticas en Egipto; pero la evolución desde
la mastaba a la pirámide perfecta que presenta la prueba a su favor de
que cronológicamente se va produciendo un tránsito desde mastabas
simples a mastabas complejas, de ahí a la pirámide escalonada y de ésta
a la pirámide perfecta, se queda en un campo meramente “hipotético”.
Vemos como, pese a la pretensión de equiparar la Ciencia con la
Pseudociencia (que ya sería un insulto para la primera) no se da ni
siquiera un trato equitativo a ambas explicaciones.

Por supuesto, a continuación trata el tema tan caro a los
pseudohistoriadores de la forma en que se construyeron las pirámides.
Habla de la teoría de las rampas que, pese a ser la única que presenta
pruebas arqueológicas a su favor (el descubrimiento de restos de tales
construcciones), descalifica: “¿Pueden ser considerados unos pequeños
montoncitos de escombros en la meseta de Guizeh los restos de las rampas
monumentales cuya construcción hubieran superado en tamaño a las propias
pirámides?” (Pág. 69) Esta pregunta retórica puesto que tal y como está
planteada no tiene más que una respuesta posible es falaz. Las rampas
sólo hubieran superado en volumen a las propias pirámides en el caso de
que se hubiera construido una única rampa perpendicular, hipótesis que
hoy en día no toma en consideración ningún egiptólogo. No sería éste el
caso si se hubiera construido una rampa helicoidal que se apoyaría en la
propia pirámide. Por otra parte los “pequeños montoncitos de escombros”
son, en realidad, cerca de un millón de m³ de cascajos con los que se
rellenaron las canteras de Gizeh al terminar su explotación para la
construcción de las pirámides.

Agotado el tema de las pirámides comenzamos con el de la diorita, tan
grato para Nacho Ares que lo ha repetido en varias de sus publicaciones:
“Es precisamente, el trabajo de las piedras más duras lo que ha
suscitado mayor polémica entre los investigadores. ¿Cómo pudieron
trabajar los egipcios piedras tan diamantinas como la diorita, cuya
dureza está un punto por debajo de la del propio diamante?” (Pág. 84)
Por mucho que se empeñe Ares en repetir lo de la dureza de la diorita
como similar a la del propio diamante, no se va a convertir en una
verdad. Si dejara de emplear de una vez la escala de dureza de Mohs que
se limita a asignar una numeración de 1 a 10 a alguno de los minerales
más comunes se daría cuenta de su error. En Mohs corresponde el 1 al
talco, el 7 al cuarzo y el 10 al diamante pero no debemos olvidar que no
es una escala proporcional es decir que el diamante no es 10 veces más
duro que el talco. La dureza de la diorita es inferior a la del cuarzo
puesto que es rallada por éste, así que le corresponde un valor cercano
pero inferior a 7. Si vamos a una escala proporcional como la de Hertz
Auerbach vemos que al cuarzo le corresponde un valor de 308 (el de la
diorita será, por tanto, algo inferior) mientras que al diamante le
corresponde un valor de 2.500. Lo que Ares suponía una dureza diamantina
se queda, en realidad, en que es más de ocho veces más blanda que el
diamante. Por supuesto, el hecho de que la diorita se puede pulir con
polvo de cuarzo explica el cómo se construyeron estatuas como la de
Kefrén, por percusión con piedras como la dolerita y acabado con un
pulimentado con polvo de cuarzo. Por cierto, como tiene que reconocer el
propio Ares (Pág. 97) también los sumerios realizaron esculturas en
diorita con lo que el supuesto misterio pierde mucho de su encanto.

Como parece que había que encontrar más enigmas “inexplicables” cita los
agujeros realizados en el granito de los que asegura: “Lo asombroso de
la perforación reside en el dibujo que dejó el taladro-cilindro hueco a
medida que daba vueltas introduciéndose en la piedra, produciendo una
muesca en forma de espiral descendente. La diferencia que hay entre
vuelta y vuelta es de ¡2,5 milímetros! lo que supone una presión y una
dureza descomunal en la punta del taladro.” (Pág 98) ¿Qué hay de cierto
en esa afirmación? Pues más bien nada. Lo que a principios del S XX se
interpretó como la señal dejada por una única broca hoy sabemos que es
la espiral creada por los cambios de la cabeza de un taladro manual
revestido con polvo de cuarzo. El desgaste de la cabeza, posiblemente de
cobre, obligaba a su substitución cada cierto tiempo. La diferencia de
tamaño del cabezal y de distribución del polvo de cuarzo es lo que
creaba esa espiral. Una observación atenta de las paredes del agujero
muestra los pequeños arañazos dejados por el polvo de cuarzo lo que
demuestra que no se usó una broca de diamante como sugiere Nacho Ares.

Como de piedras hablamos, no podía faltar la referencia a la teoría de
Davidovits de que las pirámides se construyeron con una especie de
cemento que al secarse imitaba la piedra natural: “...no niega las
afirmaciones que realiza sobre los restos de uñas y cabellos humanos en
el interior de algunos sillares de las pirámides de Gizeh. Sería muy
interesante realizar nuevas investigaciones sobre los restos de piedra
aludidos por Davidovits para llegar al final de esta teoría tan
sugestiva.” (Pág 106-107) Pues la teoría ya había llegado a su final
cinco años antes de la publicación del libro que nos ocupa cuando
Harrell y Penrod publicaron “The Great Pyramid debate. Evidence from the
lauer sample.” Journal of Geological Education, vol. 41, 1.993.
Sencillamente, no encontraron ninguna de las evidencias de restos
orgánicos que Davidovits pretendió haber localizado.

Puesto a no dejar piedra sin remover (y nunca mejor dicho), prosigue con
el problema del traslado de esculturas monumentales y obeliscos. Pese a
que Ares tiene que reconocer que existen representaciones de ese
transporte por medios completamente convencionales, aun así se le
presentan problemas: “Si los propios cruceros modernos diseñados para
navegar por el Nilo, en ocasiones encallan por la escasa profundidad del
río, no nos explicamos cómo un barco de papiro pudo navegar hacia nadie
sabe dónde con esa mole en su cubierta.” (Pág. 111) Esta frase consigue
el más difícil todavía, batir la plusmarca mundial de errores por
centímetro lineal. Por partes, la razón de la escasa profundidad actual
del Nilo es, sencillamente, la regulación que hace de su caudal la presa
de Assuán que, aparte de innegables ventajas, también ha ocasionado el
problema de impedir la tradicional crecida anual del Nilo en la que
aumentaban las posibilidades de navegación de éste. Por otra parte, los
egipcios conocían la construcción de barcos de madera como se demuestra
por las “barcas solares” encontradas junto a la pirámide de Keops, así
que no tenía porqué ser una barca de papiros. Lo de la navegación hacia
no se sabe dónde la verdad es que me hace mucha gracia. Las canteras de
granito estaban en Assuán en el curso alto del Nilo por lo que la
navegación se reducía a ir río abajo hasta el punto más cercano al lugar
en que se iban a colocar los obeliscos o los colosos. La posibilidad de
perderse era más bien escasa. Para terminar, los obeliscos no iban en
cubierta de un barco normal sino de una gran barcaza que, a su vez, iba
empujada por otros barcos o, al menos, no es así como se lo representa
en el relieve del templo de la reina Hatshepsut.

No se vayan todavía que aún hay más, una conexión entre Marte y Gizeh:
“Este conjunto tan enigmático desde el mismo momento de ver la luz, fue
identificado con las pirámides y la Esfinge de la meseta de Gizeh.”
(Pág. 141) En realidad, nuevas fotografías de la zona de Cydonia en
Marte (que es a la que se refiere Ares) obtenidas con una resolución
mayor demuestran que la “Cara” no es ninguna construcción artificial
sino una formación montañosa que creó un juego de luces y sombras que,
algunos, con más imaginación que rigor interpretaron como una escultura
colosal. Puesto que no hay tal Esfinge, la identificación con Gizeh es
una buena muestra de la afirmación sin evidencias a que tan aficionado
se muestra Nacho Ares.

Todavía podríamos seguir con más fragmentos criticables como las
supuestas relaciones entre América y Egipto, pero con lo dicho creemos
que es más que suficiente para comprender la extraña teoría
historiográfica de Ares.

Pese a todo lo antedicho, a esta persona es a quién se le concedió el
honor de dirigir la Revista de Arqueología y el resultado ha sido el
previsible. Una pérdida de calidad en su contenido y en su presentación
que resulta tanto más sorprendente cuanto que la revista correspondiente
a mayo ha salido en el mes de junio.

Las razones para ese retraso sólo podemos conjeturarlas, pero si
observamos que se han metido artículos de relleno que nada tienen que
ver con la Arqueología como el firmado por Cebrián, amigo de Ares, que
hay un artículo firmado como K. Arnold, (el nombre de la persona que vio
unas luces en el cielo que describió como en forma de plato dando origen
a la Ufología) lo que hace pensar en otro miembro del círculo de
amistades de Nacho Ares, que se hace una crítica de la última novela de
Javier Sierra... todo hace pensar que la revista la han tenido que hacer
entre pocas personas.

Por ello, pese a que se siga editando la publicación, el espíritu
pionero de aquella Revista de Arqueología que sirvió de referente a toda
una generación de aficionados y profesionales está muerto. Éste es el
resultado lógico de meter un gato en el palomar o como decimos en
Castilla, de poner la raposa a cuidar el gallinero.

                           ------------------

FALLO DEL "IV PREMIO LUIS FREIRE DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA PARA
ESCOLARES"
Por: Marcos Pérez, Casa de las Ciencias, marcos@...

Cada año los vecinos de Quintela de Humoso, cerca de Viana do Bolo,
Ourense, celebran la romería del Padre Eterno o "fiesta del pan
bendito". Según la tradición, las roscas de pan que ese día se froten
contra el manto de la imagen del Padre Eterno no se pudrirán ni cogerán
moho, quedando para siempre inalteradas. Duras pero inalteradas.

Esta creencia despertó la curiosidad de Jorge López, un joven vianés que
diseñó una investigación científica con objeto de verificar la
autenticidad del fenómeno. La investigación incluía una descripción de
la tradición basada en fuentes escritas y orales, además de un completo
diseño experimental para demostrar la validez de la hipótesis de que el
pan bendito del Padre Eterno permanece incorrupto. En el experimento se
dispusieron varias piezas de pan bendito y sin bendecir sometidas a una
variedad de condiciones ambientales. Del análisis de los datos obtenidos
el investigador dedujo que la bendición del pan no es una variable
determinante en el proceso de putrefacción, condicionado
fundamentalmente por la humedad y la temperatura a la que se encuentran
las roscas.

El joven científico remitió su trabajo al "Premio Luis Freire de
investigación científica para escolares" que organizan anualmente los
Museos científicos coruñeses, logrando el primer premio por decisión
unánime del jurado que valoró la "originalidad, frescura, espíritu
crítico y valentía para afrontar un tema de trascendencia social". El
texto original del fallo del jurado se encuentra en
http://www.casaciencias.org/Amigos/FreireFinal.html

                           ------------------

El Mundo http://www.elmundo.es/

LAS ANDANZAS DE PEDRO AMORÓS SOGORB
Por: J. Cavanilles / P. Tormo

Un libro de ‘investigación’ recoge charlas imposibles con fantasmas y
extraterrestres
Varios expertos aseguran que la calidad de las grabaciones son propias
de un aficionado

Pedro Amorós Sogorb, ‘parapsicólogo’ y colaborador de diversos programas
(como Noche de Misterio, en la televisión local de Alicante), ha editado
un libro cargado de falsedades al que acompaña un CD con voces del ‘Más
Allá’ (de fantasmas y extraterrestres) que los expertos consultados por
EL MUNDO han descrito como de «nulo rigor científico y técnico». En
Psicofonías. Voces del Más Allá, título de la obra, el ‘investigador’
alicantino combina su ignorancia científica con sus nulos conocimientos
técnicos. Amorós ya fue denunciado por este diario por ofertar falsos
cursos universitarios de parapsicólogos en Internet, lo que le obligó a
modificar su página web.
Jaime Segura, licenciado en física que trabaja en el Laboratorio de
Acústica de la Universitat de València precisó a este diario que «los
diagramas que presenta el libro, a veces, no incluyen las
especificaciones técnicas necesarias y, en otros casos, han sido
extraídos de otros manuales que no aparecen citados, aunque deberían».
«Desde el punto de vista académico», añade, «el libro contiene todo tipo
de errores».

Según la opinión de este experto en Física Acústica las grabaciones
presentadas por Amorós no ofrecen ninguna credibilidad e incluso explicó
varios procesos para realizar, sin ningún tipo de aparato sofisticado,
'psicofonías' de mejor calidad. Los métodos enunciados van desde el más
rudimentario (que una persona se aleje del micrófono y finja una voz de
ultratumba para que el investigador la atribuya un origen misterioso)
hasta otros más ingeniosos, aunque igualmente sencillos: grabar una voz
en una cinta, y volver a grabar sobre ella otra conversación. En la
copia resultante es muy probable encontrar rastros de la primera
grabación. La utilización de programas para el tratamiento de sonidos
como Sound Forge, Goodwave o Cool Edit (disponibles en Internet y que
los usuarios de la página web de Amorós suelen intercambiarse) permite
obtener psicofonías «más auténticas».

Ante la falta de calidad sonora de las psicofonías de Amorós, EL MUNDO
se puso en contacto con los estudios Tabalet, decanos en Valencia en lo
que a producción musical se refiere con más de 25 años de experiencia y
los equipos de audio más avanzados del mercado. Allí, después de
escuchar diversos extractos del disco y limpiar todos los ruidos que
acompañan a algunas de las «voces de ultratumba», los técnicos fueron
incapaces de extraer sonidos audibles en muchos casos.
Sobre la posibilidad de que se tratara de voces manipuladas mediante
programas informáticos se mostraron convencidos y llegaron a afirmar que
esas grabaciones «las puede hacer un niño de 11 años».

Además, precisaron que la escasa calidad de sonido está causada por el
uso de equipos de baja calidad, «con una grabadora de 18 euros se
consigue un sonido mucho mejor», añadieron. Amorós aseguró más tarde que
para realizar los supuestos registros de voces había utilizado desde
grabadoras minidisc, hasta un aparato «inventado» por él que recibe el
nombre de la ‘Rueda psicofónica’. Sin embargo, en su obra desaconseja el
uso del minidisc por el ruido que hace.

Foto de Jesucristo

Este diario también preguntó a los técnicos de sonido de los estudios
sobre algunas de las afirmaciones sobre técnicas de grabación que el
«investigador» realiza en su libro. Según estas fuentes, el método
contribuye a aumentar el número de interferencias y, por lo tanto, de
ruidos que pueden interpretarse como ‘psicofonías’.

Según Amorós, no sólo es posible hablar con seres del Más Allá, sino
realizar fotos a través del tiempo. Como prueba publica la que, según
afirma, podría ser la primera fotografía de Cristo con dos de sus
apóstoles (pág 128).

Ante las posibles críticas a su impagable trabajo, Amorós escribe en su
libro (pág. 61): «Aclaro y advierto al lector sobre las personas
denominadas ‘escépticas por naturaleza’ o ‘detractores’, y poniendo la
mano en el fuego podría asegurar que ninguna de éstas estará leyendo
este libro».

El ‘investigador’ psicofónico miente sobre su currículo
Expediente X y el SETI niegan conocer al falso ingeniero informático, en
contra de lo que afirma

Del currículo del investigador psicofónico Pedro Amorós, hay pocas
verdades que extraer, aunque en la presentación que acompaña a su
investigación afirma que es «una autoridad mundial en el campo de la
investigación parapsicológica».

En la solapa de su obra, Amorós asegura ser «asesor de la serie
Expediente X». Sin embargo, la productora de esta serie norteamericana,
la Fox, todavía no tiene constancia del hecho, pese a que la serie está
ya en su última temporada. Según un escueto e-mail remitido a EL MUNDO,
el único dato que pudieron ofrecer sobre Amorós es que «no sabemos quién
es. No le conocemos de nada».

Igualmente desconcertados se mostraron los responsables del SETI, un
proyecto privado (impulsado por distintos investigadores y científicos
norteamericanos) para intentar detectar señales provenientes de otros
planetas El responsable de prensa de la entidad, Seth Shostaqk, aseguró
a este diario que ni Amorós ni su organización ha tomado parte jamás en
este proyecto. Curiosamente, para formar parte del mismo basta darse de
alta en Internet (trámite que el psicofónico investigador no ha
cumplido). Además, Amorós asegura que la entidad depende de la agencia
espacial norteamericana, NASA, cuando esto es rotundamente falso: la
agencia aportó fondos durante un tiempo pero más tarde dejó de hacerlo.
De hecho, en la página web de la institución, que al parecer Amorós ni
siquiera ha consultado, hay un epígrafe lamentando esta situación.
Amorós reconoció una vez más estas falsedades y acusó al editor del
libro de haber sido quien las incluyó en la contraportada.
Pero lo más llamativo es que, en un afán de dotarse de un prestigio que
no le corresponde, Amorós llega incluso a asegurar que es Ingeniero
Informático. Según fuentes del Ministerio de Educación, no existe ningún
expediente a nombre de este peculiar personaje, como tampoco lo hay en
ninguna de las universidades valencianas. Sin embargo, aunque es posible
que iniciara sus estudios, el mismo reconoció a EL MUNDO, que aún le
faltan «algunas asignaturas» para terminar la carrera en la «Universidad
de Alicante», pero su nombre no aparece en el listado de alumnos
accesible en la página web de la institución.

Amorós incluso copia ideas de otros autores aunque se las apropia y no
los cita en la bibliografía. Así, este diario ha podido detectar un
párrafo, en la página 63, extrañamente similar a otro aparecido en el
clásico de Carl Sagan El mundo y sus demonios. Por su puesto, en la
bibliografía de la obra no se cita en ningún momento al divulgador
norteamericano.

Cartas para probar su ‘prestigio’

Aunque, en una conversación grabada que Amorós mantuvo con este
periódico, reconoció todos los puntos que figuran en este artículo, el
‘investigador’ poco después ‘encontró’ algunos documentos con los que
quiso probar su relación con la productora de Expediente X. Amorós
remitió a EL MUNDO una carta, escrita en castellano, dirigida
directamente a Chris Carter, productor de la serie, en la que explica,
desde su punto vista, la historia del uso de la Oui-ja. El psicofónico
investigador remitió también la dirección a la que envió la carta que,
casualmente, no coincide con la de la página web de la serie
norteamericana. Lo más llamativo es que, según él, los directivos de la
serie le pidieron información sobre temas que ya habían tratado en otras
temporadas (espiritismo y uso de la tabla para el contacto con los
espíritus) que, además, está plagada de errores con lo que demuestra que
pese a ser, como el mismo dice, «una autoridad mundial en el campo de la
investigación parapsicológica», carece de los más mínimos conocimientos
sobre la materia. Amorós también se mostró apesadumbrado por la
respuesta enviada por la productora de la serie de televisión a este
diario. Sobre su supuesta relación con el SETI, Amorós se limitó a
explicar que las investigaciones de este colectivo sobre la vida
extraterrestre no tenían el rigor suficiente y que cuando  acude junto a
un grupo del SEIP para buscar contactos extraterrestres «es una simple
excusa para comer en el campo».

[Nota] *El presente artículo de investigación, que dicho sea de paso no
tiene desperdicio, apareció publicado en el diario EL MUNDO-Edición
Comunidad Valenciana del pasado 22 abril de 2002. Para su publicación en
el EEDigital ha sido rebautizado con el título de “Las andanzas de Pedro
Amorós Sogorb”.

                           ------------------

CHÁCHARA PARANORMAL
Por: Ricardo Campo Pérez

"El viaje astral consiste en la salida del cuerpo físico del paquete
energético consciente e inteligente de forma voluntaria". ¿Qué significa
esta rocambolesca frase? Nada; es pura palabrería y disparate, pero
afirmaciones similares suelen ser proferidas por los divulgadores de lo
"anómalo" y "misterioso" con la misma soltura que el meteorólogo nos
informa -sin clarividencia alguna sino con predicciones científicas- del
tiempo que hará el fin de semana.

La "salida del paquete energético" se llama también "viaje astral" en la
jerga pseudocientífica y ocultista, la que usan todos aquellos que no
tienen nada mejor que hacer que embaucar al prójimo -un presentador de
televisión o un público desconocedores de estas viejas y fraudulentas
historietas- con afirmaciones que se salen de lo normal, del sentido
común y de lo que científicamente se ha podido probar. El "paquete" o
"cuerpo energético" es una fantasmagórica sustancia que, según algunos,
da vida al cuerpo humano, propuesta inútil tanto desde el punto de vista
científico como simbólico. No nos hacen falta demostraciones de
laboratorio bajo férreas condiciones controladas para mostrar nuestro
escepticismo ante estas afirmaciones: basta con usar el modelo por
defecto de la investigación científica, la versión 1.0 de la misma, con
la que todos -supuestamente- somos expulsados a este mundo: el sentido
común y la fundada sospecha ante todo charlatán vendedor de crecepelos
espirituales.

Malas vibraciones; todo vibra, vibra la gente de "mente abierta" (y de
tragaderas igualmente abiertas) y la escéptica; todos vibramos, al
parecer. Es otra de esas frases vacías que se oyen entre los aficionados
al fraude de la "nueva conciencia". En relación con las "vibraciones"
podemos tropezarnos con el uso abusivo de la palabra 'energía' ante lo
que podemos sugerir que nos ofrezcan unas pocas fórmulas matemáticas que
la retraten y cuantifiquen sin rodeos. La popularización de la
equivalencia de masa y energía en la famosa ecuación einsteniana dio
vida a absurdas interpretaciones; las "energías" -buenas y malas-
pasaron a impregnarlo todo, desde la cámara Kirlian (que no  retrata más
que un fenómeno luminoso de descarga eléctrica y no tiene nada que ver
con una supuesta "aura") hasta nuestra mente, de la que se predica que
sólo usa el 10 % de su capacidad: otra de esas monumentales falsedades
que circulan entre los aficionados a los poderes paranormales. Se supone
que en el 90 % restante residen capacidades insospechadas, algunas de
las cuales podrían ser el movimiento de objetos a distancia con el
"poder mental" y diversos tipos de adivinación, además del doblamiento
de cucharas, truco de prestidigitación que se intenta hacer pasar por un
prodigio. La verdad es que el único poder de quienes dicen poseer estas
facultades -transformadas en espectáculo público- es el del carisma,
virtud que puede degradarse hasta convertirse en vergonzosa adulación
del público.

Los ejemplos abundan. Sin ir más lejos el pasado lunes 29 de abril,
cuando una psicóloga norteamericana obligó a comulgar con unas ruedas de
molino gigantescas a los televidentes apoyada en la indecente
condescendencia de la veterana periodista Mercedes Milá; se trató de un
show televisivo en el que la invitada aseguró entrar en contacto con los
espíritus del más allá, al mismo tiempo que adivinaba cosas del pasado,
presente y futuro de parte del público asistente. La televisión privada
en cuestión intentó convencer a su audiencia de la realidad de un
fenómeno que ya fue totalmente desacreditado y puesto en evidencia como
gigantesco fraude en el siglo XIX, cuando la crédula burguesía americana
y europea se aficionó a las sesiones mediúmnicas. Se trató, en
definitiva, de un esperpéntico programa televisivo -de la misma cuerda
que ese en el que se dedican a retrotraer a la gente a inexistentes
vidas pasadas mediante la sospechosa técnica de la hipnosis.

¿Por qué algunos medios de comunicación ofrecen sus espacios a toda esta
colección de "monstruos"? ¿Se trata de una competición surrealista por
la dispersión de la apabullante incultura científica? Por si fuera poco
el descaro, algunos se permiten afirmar, engañando y estafando al lector
o al televidente, que la gran mayoría de los científicos dar por buenas
todas estas insensateces... Lo cierto es que los científicos no dan por
buenas historias fraudulentas como las citadas anteriormente, entre
otros motivos, por el simple hecho de que se trata de viejas creencias
que cayeron en el olvido hace décadas. Basta recordar, por ejemplo, al
monstruo del Lago Ness y al Yeti, simples leyendas de los que solo se
pudieron obtener testimonios anecdóticos que no constituyen pruebas
válidas, y que los inexistentes extraterrestres -hasta que se demuestre
lo contrario- ya revoloteaban por las imaginativas obras de algunos
cínicos a principios de nuestra era, solo que con intenciones bastante
críticas y escépticas hacia los seres humanos por parte de sus creadores
literarios, lejos de los babosos ETs de que nos hablan los "expertos" en
el misterio prefabricado.

Las creencias sobre temas misteriosos se revitalizan con el paso de las
décadas; los extraterrestres son un excelente ejemplo en este sentido.
En los años 50, cuando la paranoia de los platillos volantes se inició,
los que afirmaban que habían tenido contacto con alienígenas decían que
éstos procedían de planetas cercanos a nuestro, como Venus o Marte.
Cuando las sondas orbitales demostraron que esto era imposible los Ets
comenzaron a llegar desde planetas más lejanos; al comprobarse que esto
es una quimera los hicieron venir desde hipotéticos mundos aún más
lejanos, a millones de años luz... Al no haberse mostrado a los ojos de
todos los terrícolas y ser, de hecho, poco probable su existencia
incluso en otras galaxias, nuestros amigos espaciales han quedado
arrinconados en "otras dimensiones", que es una especie de limbo
ocultista donde se vuelven intocables y no necesitan aportar pruebas
objetivas de su existencia. Los "extraterrestres" son como los malos
toros: siempre reculando y protegiéndose en tablas.

Creo que es síntoma de educación y de cultura estar en guardia para que
un proponente de lo paranormal, de los "estados vibratorios" y de los
"espíritus guías", no intente dárnosla con queso. Es sano exigir
pruebas, aquí y ahora, no palabras y afirmaciones indemostrables.
Imagínese, lector, que sale una mañana a la calle y descubre que su
coche ha desaparecido: ¿se lo habrán llevado los extraterrestres?;
¿habrá pasado a otro "estado vibratorio" o "extra-dimensional"?; ¿o
quizá sospechamos que se lo llevó la grúa o lo han robado si hacemos uso
de la lógica racional? ¿Acudiremos a un experto en
psicofonías -supuestas voces del más allá que se graban en cintas
magnetofónicas, fenómeno incongruente donde los haya-, a un psíquico
adivinador o a la Policía? Pues de la misma forma debemos saber que si
una noche sentimos que nuestro cuerpo flota o que salimos del mismo no
estamos realizando un "viaje astral", sino que se trata de nuestro
cerebro, que fabrica estas visiones en momentos de desconexión y
reconexión de nuestra actividad consciente. Es algo perfectamente
explicado por los psicólogos que estudian la actividad cerebral. O que
si tenemos un sueño que, más o menos, se cumple al día siguiente es pura
casualidad, y que no solemos recordar la infinidad de ocasiones que
soñamos con un suceso que luego no tuvo lugar. Lo extraño y sorprendente
sería que nunca tuviésemos sueños que se asemejan a acontecimientos de
la realidad, hayan o no ocurrido.

Todas estas extrañas ideas son la superficie de nuestras creencias menos
meditadas. Si hay personas que las albergan en su mente y otros que se
aprovechan de ellas es porque tenemos una imagen de la realidad, del
mundo en su totalidad, como compuesto de entidades inmateriales y de
proyecciones de nuestros deseos que no se hacen realidad por el simple
hecho de recordarlos. Se puede decir que el miedo a la muerte está
oculto -con sus miles de disfraces- tras cada una de estas
extravagancias paranormales: la falsa conexión con el Universo de la
astrología, la nunca probada existencia de otros seres inteligentes en
el cosmos, para no sentirnos solos, la falaz presencia de otras
"realidades" donde nuestra conciencia perdure, todo aquello que cabe en
el caótico cajón de lo misterioso, lo paranormal y lo que se nos vendía
hace alguna década desde el "más allá" televisivo. Si somos capaces de
mirar en nuestro interior, valorarnos como sujetos de una cultura que
promociona la petición de razones bien fundamentadas y el desprecio
moral e intelectual del estafador y embaucador y ejercer nuestro derecho
a que las afirmaciones que se sitúan supuestamente más allá de lo normal
se acompañen de pruebas equivalentes, no tenemos más remedio que decirle
a cualquier proponente de descabelladas teorías o hechos
"sobrenaturales" lo mismo que el popular ilusionista y desenmascarador
de charlatanes James Randi le dijo a un no menos famoso doblador de
cucharas: "¡Hágalo o cállese, señor Geller!".

                           ------------------

EL DUENDE DE ZARAGOZA, IKER JIMÉNEZ Y LA MUERTE MISTERIOSA: LA HISTORIA
CONTINÚA.
Por: Eduardo Giménez González (Ebardo@...)


Se conoce como caso del "Duende de Zaragoza" (también llamado "Duende de
la hornilla") a un suceso presuntamente paranormal acaecido en Zaragoza
durante 1934. Básicamente, se dice que una voz misteriosa hablaba desde
el interior de una cocina sin que tuviera origen natural. Aunque ya se
pueden figurar como son los relatos sobre este caso publicados en los
medios paranormalistas, una investigación adecuada reveló otra cosa,
como puede leerse en "El Duende de Zaragoza, un clásico de la
parapsicología española", Eduardo Giménez González, Miguel Ángel
Sabadell, Carlos Azirón y Joaquín Pintanel, "Actas del I Congreso
Nacional Sobre Pseudociencias", (Zaragoza, 1993).

Pues bien, Iker Jiménez, en su libro "Enigmas sin resolver (II)" (EDAF,
Madrid, 2000) volvía a tratar el llamado "primer expediente-X español",
añadiendo un nuevo descubrimiento, nada menos que una muerte:

********

"El misterio no ha muerto. Sesenta y cinco años justos. En el momento de
escribir estas líneas
intentando «resucitar» todas las investigaciones que en su día dejé a
medio camino, me topé con una información que dio un vuelco a mi
corazón.
Quienes me conocen a fondo saben de mi capacidad sin límite para
entusiasmarme con las nuevas pesquisas... pero aquello superaba todo lo
anterior. ¿Cómo no me había dado cuenta antes? Y, sobre todo, ¿por qué
había pasado de largo este rumor por todas las investigaciones
realizadas a lo largo del tiempo?
Fuera había llegado la tormenta. Y los rayos se vislumbraban a través de
las altas cristaleras rectangulares de la Biblioteca Nacional. Aquella
tarde creo que ya me había quedado solo en la sala «Jorge Juan», en el
piso bajo, removiendo recortes y antiguas notas. Creo que hasta el
empleado que pasaba su bloc de manera cansina se percató de la palidez
de mi rostro. Allí comprobé por diversas vías un rumor que en Zaragoza
había anotado apresuradamente.
En el rosario de entrevistas previas que mantuve en la capital maña
alguien me dijo que hubo una muerte extraña, aquella se ocultó con todo
el asunto del duende. Al parecer, los crudos acontecimientos políticos
que sacudieron al país en esa recta final de otoño del 34 relegaron la
extraña historia hasta que el público la fue olvidando. Como casi
siempre ocurre. Eso sí, ni
judicial ni policialmente hubo un veredicto. Y las dudas se me aferraron
de nuevo al pecho. Busqué, repasé línea a línea y amargué la plácida
tarde al funcionario. Pero al final, ante mis manos, apareció la
confirmación de todas las sospechas: hubo una muerte rodeando al asunto
del duende.
Algunos someros datos, quizá intencionadamente descolgados del resto de
informaciones sobre «la voz», me parecieron de nuevo una pista de oro. Y
con ellos bien anotados busqué nuevas fuentes y contactos más
confidenciales. En unas pocas horas pude saber de una historia que, al
menos para mí, iba indisolublemente ligada a lo que ocurría en la calle
de Gascón de Gotor. Casi tembloroso fui recomponiendo aquel puzzle para
el que había acudido a diversos documentos. Con un café bien cargado
sobre la mesa del ordenador intenté reconstruirlo todo. En la tarde del
25 de noviembre de 1934, en un viejo autobús de línea, llegó a Zaragoza
una mujer llamada Asunción Jiménez Álvarez, de cuarenta y ocho años y
natural de un pueblo de la misma provincia. Espiritista de vocación,
asistió a una sesión ideada con otros miembros de las mismas tendencias
para poder comunicarse con el «ente» que tenía trastornado a todo el
país. Una reunión clandestina que se llevó completamente en secreto en
la calle de San Agustín, número 11 principal, para más datos.
Hacia las once de la noche, cuando la mujer dijo haber «contactado» con
el «bromista de otro mundo», le sobrevino un colapso que la dejó muerta
al instante, fulminantemente. El pánico, los gritos y los intentos de
reanimación se sucedieron sin éxito en aquel cuartucho oscuro. Los
médicos
que llegaron minutos después se negaron a certificar la defunción,
esperando la llegada de la policía ante lo que consideraban un feo
asunto que debían de resolver las autoridades judiciales.
La prensa calló, y las autoridades también, pero esa mujer había muerto
de modo inexplicable. Y me imaginé unas brumas negras tapando la verdad
de esta historia. Miles de preguntas se apelotonaron en mí mente hasta
casi provocarme dolor. Aquello era suficiente para reabrir el caso,
regresar... e
intentar saber la verdad. Una verdad que algunos quisieron sepultar,
pero que, con fuerza, emergió de su entierro prematuro.
En el magno exterior de la Biblioteca llovía a mares. La noche era muy
desapacible. Me refugié bajo las columnas sin un alma en los alrededores
¿qué le habría ocurrido a Asunción Jiménez? ¿Fue víctima de la
caprichosa casualidad?
Un rayo volvió a iluminar el centro de Madrid. El invierno ya estaba
aquí.
Cuando corrí para bajar las interminables escaleras, noté un escalofrío
desde la cabeza a las rodillas. Un latigazo. En un acto reflejo había
aparecido en mi mente la última frase del «Duende de Zaragoza»."

********

No será ninguna sorpresa decir que los hechos no fueron así.

Según se publicó en la prensa regional, el doctor Jaime Penella realizó
la autopsia al cadáver de Asunción Gimeno Álvarez (que no Jiménez) y el
doctor certificó que la muerte había sido producida a consecuencia de un
derrame cerebral.

Ciertamente la policía informó y efectivamente así se publicó, que en
dicha casa se reunía una secta espiritista. Aunque esa información no
era correcta: se trataba de un grupo adventista. Don José Boix, pastor
adventista, y don Enrique Abenia se pasaron por las redacciones de los
periódicos para rogar que aclararan la información, pues en el "Salón
Adventista", en cuyos locales ocurrió el suceso, "no se realizan
prácticas espiritistas de ninguna especie, por cuanto que el adventismo
es enemigo y contradictor del espiritismo." Esta petición fue atendida y
así se publicó en la prensa regional el 28 de noviembre de 1934.

Averiguar esto fue tan simple como leerlo en las mismos periódicos en
los que se publicaban las noticias sobre el "Duende".  Y no es por
echarme flores, pero, al leer por primera vez la noticia de la muerte de
esa señora, pensé que seguro que alguien la relacionaba con el "Duende"
y estuve atento
a informaciones posteriores que son las arriba reseñadas.

Estas precisiones se las comuniqué a en septiembre de 2000 a Iker
Jiménez mediante un correo electrónico, al cual él contestó cortésmente,
diciendo que la información le parecía muy interesante.

Enero de 2001: el programa "Otra Dimensión", de Antena 3, presenta de
forma muy sesgada y superficial el caso del "Duende de Zaragoza". Habla
Iker Jiménez y, a pesar de que él lo sabía por haber recibido mi mensaje
con los datos precisos (podía verificarlos, no tenía por qué fiarse de
mí), sigue atribuyendo al "Duende" la muerte de aquella mujer.

Con motivo de su vigésima edición se ha publicado una edición especial
"de regalo" de "Enigmas sin resolver" en la cual, en un solo tomo, se
reúnen los volúmenes I y II. Sin ninguna corrección.

La causa por la cual escribo esto es porque la mancha se extiende. Con
el número de mayo de 2002 de "Año Cero" se incluye un libro escrito por
Francisco Contreras Gil titulado "Poltergeist y casas encantadas en
España", donde obviamente se habla del "Duende de Zaragoza". Termina el
tema así:

"Las últimas informaciones sobre este episodio las publicaba el
periodista Iker Jiménez en su libro 'Enigmas sin resolver II (Editorial
Edaf): 'La noche en la que se despedía el duende de la hornilla
amenazando de muerte a diferentes testigos, una mujer, Asunción Jiménez,
moría a pocas manzanas del lugar mientras realizaba una sesión de
espiritismo. ¿Cumplió el duende la hornilla su truculenta amenaza?'"

Contreras cita a Iker Jiménez, pero, ¿se apuestan algo a que dentro de
nada veremos aceptada esa muerte como un hecho del "Duende"?

Para terminar, vean como termina el prólogo del libro de Contreras: "Un
trabajo que debe seguir ampliándose y en el cual también puede colaborar
usted, amigo lector, con sus casos y experiencias a través de la página
web www.ikerjimenez.com "

Suficiente, gracias.

[Nota] *El autor del presente artículo nos solicita que incluyamos la
siguiente petición, que esperamos sinceramente alguno de nuestros
lectores pueda satisfacer: “Si alguien dispone de cualquier referencia
actual o pasada sobre el "Duende de Zaragoza" le agradecería que me la
comunicara a Ebardo@...”

                           ------------------

¡YA NO HAGO ESO!
Por: Susan Blackmore
Versión en español por: Jonathan Bustos
New Scientist, vol. 168, n.º 2263, 04/11/2000, página 55

Por fin. Ya lo he hecho. He arrojado la toalla. Me he desenganchado del
vicio y ya no consumo. Después de treinta años, me he librado de una
terrible adicción.

A decir verdad, no estoy segura de si he pasado ya el mono. Hace un mes,
aún estaba en un congreso sobre investigación de poderes paranormales. Y
tan sólo hace unos días que vacié el último de los archivadores que
tenía organizados meticulosamente. Y mientras lo vaciaba, una vocecita
me decía:
«No lo hagas. A lo mejor querrás volver a leerlo», pero otra voz más
fuerte contraatacaba diciendo: «¡Lo has dejado!» He tirado al cubo del
papel para reciclar un artículo tras otro sobre percepción
extrasensorial (PE), psicoquinesis, animales de compañía con poderes
paranormales, aromaterapia y casas encantadas. Si me entra el mono, mi
chute se lo habrá llevado el camión de la basura.

Pensándolo bien, me siento un poco triste. Hace ya más de treinta años
que tuve una estremecedora experiencia extracorpórea que me convenció de
que los fenómenos paranormales eran reales y que me hizo lanzarme a una
cruzada para demostrarles a esos científicos de mentes cerradas que la
conciencia podía extenderse más allá del cuerpo y que la muerte no era
el final. Tan solo unos años de experimentos cuidadosos bastaron para
cambiar todo eso. No encontré ningún fenómeno paranormal, tan sólo ganas
de creer, engaños a uno mismo, errores experimentales y, de vez en
cuando, fraude. Me hice escéptica.

Pero entonces, ¿por qué no lo dejé en ese momento? Hay un montón de
malas razones. Admitir que uno está equivocado siempre es difícil,
aunque sea algo que todo científico deba aprender a hacer. Y tener que
empezar desde el principio en un nuevo campo, como si uno fuera un niño,
es una perspectiva desalentadora, igual que lo es el perder todo el
poder y el prestigio que te da ser un experto. Tengo que confesar que
disfrutaba sabiendo lo que tanto me había costado aprender.
Y sí, sí que he leído el informe de 1853 de Michael Faraday sobre mesas
que se inclinaban, y los primeros estudios sobre parapsicología que
datan de los años 30, y las últimas discusiones acerca del metaanálisis
de experimentos sobre PE controlados por ordenador, por no mencionar el
penoso informe Scole (véase New Scientist 22/01/00, sección Feedback).
¿Me debería sentir obligada a seguir usando esta información siempre que
pueda? No. Ya está bien. Todo eso no lleva a ninguna parte, lo cual ya
es una razón suficiente para dejarlo.

Pero quizá, la verdadera razón es que estoy demasiado cansada. Cansada,
sobre todo, de esforzarme por mantener una mente abierta. No podía
desechar sin más todos esos fenómenos supuestamente extraordinarios.
Después de todo, podrían ser verdad, y si lo fueran, habría que
reescribir los girones de la ciencia.

Aparece otro con «poderes». Debo diseñar más experimentos y tomarme en
serio sus afirmaciones. Vuelve a fallar. Un hombre me explica cómo los
extraterrestres lo han abducido y le han implantado algo en la boca. Las
pruebas demuestran que no es más que un empaste, pero podría haber
sido...
No, ya no tengo que pensar así. Y cuando los dotados, los videntes y los
de la Nueva Era me griten: «El problema con todos vosotros los
científicos es que no tenéis una mente abierta», como suelen hacer, no
me inmutaré. No discutiré. No saldré corriendo a realizar, por si acaso,
otro experimento
más. Sencillamente sonreiré con dulzura y diré: «Ya no hago eso.»

                           ------------------

LAS DESVENTURAS DE INGENUO PÉREZ. PODERES PSÍQUICOS
Por: Antonio M. Sánchez Pérez

Voy a contarles la historia de un amigo mío al que conozco desde hace
muuuuuuuchos años (de hecho nuestros padres ya eran amigos a su vez y
nos criamos juntos). Déjenme aclarar que, a pesar de las tonterías que
llega a cometer a veces, llevado sin duda por un exceso de entusiasmo,
no es un hombre tonto. De hecho casi siempre me aventajaba en la escuela
y ahora, título universitario bajo el brazo, goza de una buena posición
laboral en una importante empresa multinacional cuyo nombre me reservo
en estas líneas, casi triplicando el salario de un pobre profesor
asociado de física, esto es el mío. De más está añadir que es muy
competente en su trabajo, y bien considerado por sus jefes.  Por lo
demás es una persona de lo más corriente: esposa, dos niñas, perro,
coche a la puerta, domingos a la sierra y veranos a las cálidas playas
del levante o Canarias. Debo reconocer que siempre tuvo una imaginación
desbordante, y con los años ha nacido en él un extraño deseo de lo
extraordinario, como si su vida, una vida relativamente fácil y cómoda,
estuviese falta de un componente, cómo decirlo, ¿emocionante?,
¿interesante?... Creo que le agobia la rutina. Para no desvelar su
identidad, llamémosle Ingenuo, aunque no es exactamente el rasgo que más
le caracteriza (Crédulo se adaptaría mejor quizás) y pongámosle un
apellido al azar, Pérez por ejemplo.

La semana pasada, no recuerdo el día exacto pero sí que fue por la tarde
, vino  a mi despacho expresándose  en un tono de excitación que casi
llegó a preocuparme, conociendo perfectamente, después de tantos años,
todos sus estados de ánimo, lo primero que pensé es: ¿en qué nuevo
berenjenal se habrá metido éste ahora?.

-Tío, me ha pasado una cosa increíble.
-¿El qué? –dije con resignación apartando a un lado los exámenes que
estaba corrigiendo.
-¿Recuerdas aquella conferencia sobre control mental a la que tan
amablemente te negaste a acompañarme?
-La recuerdo, sí.
-Pues tío... –tragó saliva- no sé cómo decírtelo, porque ni yo mismo me
lo creo.
-Eso lo dudo, pero continúa –creo que no me escuchó
-Resulta que tengo poderes psíquicos.
“¡Anda, mi madre!”
-¿Y cómo es eso?
-Pues el ponente hizo un experimento a ver quién entre el público era
capaz de obtener más de 8 veces seguidas “cara” o “cruz” lanzando una
moneda y ¡resulta que fui yo!. Tío, puedo lanzar una moneda al aire y
hacer que salga “cara” o “cruz” todas las veces que quiera sólo con
concentrarme, ¿verdad que es increíble? –los ojos parecían querer
saltársele de las órbitas- y eso es sólo el principio. Dice que al tener
predisposición me sería muy fácil aprender otras habilidades como doblar
cucharas, mover objetos con la mente, usar la telepatía, yo qué sé... El
tío arregló tres relojes, dobló un tenedor y adivinó los números que
algunos de entre el público le enviaban mentalmente... Ese tío es
genial, de verdad. De momento me han regalado un ejemplar de su libro
“Cómo usar tu mente para cosas increíbles”, cuando lo termine te lo
paso...
-No, gracias
-... y me han hecho un descuento en su taller de habilidades
psíquicas...
-Un momento, un momento. ¿Taller de habilidades psíquicas?
-Sí, allí te enseñan de todo: cómo arreglar relojes, mover cosas, hasta
encender un fuego... ah, y cómo contactar mentalmente con tus seres
queridos en todo momento (voy a poder saber cómo está mi mujer y si a
las niñas les va bien en el colegio...)
-¿Cuánto te ha costado la matrícula?
-Pues... –aquí su entusiasmo se debilitó- unos 120...
-¿Euros?
-En realidad cuesta 130, pero por mi predisposición me hicieron la
rebaja, además de regalarme el libro... Claro –dijo ahora en un tono más
grave- tu encasillada mente científica es incapaz de aceptarlo, pero
estas cosas pasan, yo te juro que lancé 10 veces la moneda y las 10 me
salió cara –su tono denotaba ahora cierta desesperación.
-Si yo te creo, querido amigo, yo te creo.
-Entonces –su rostro se iluminó- ¿crees que eso es posible?. Te lo
pregunto como físico...
-¿Podemos repetir el experimento?
-¿qué?, ¿aquí?
-Sí, por supuesto. Demuéstrame que puedes lanzar 10 veces la moneda al
aire y sacar siempre el mismo lado.
-Bueno... claro –su tono ahora denotaba cierta reticencia, pero aceptó.
En realidad le propuse lanzar la moneda no 10, sino 20 veces y propuse
además elegir yo el lado que debía salir, y que la moneda fuera mía,
pues aunque confío plenamente en su buena fe, quería ejercer un mínimo
de control sobre el experimento. Propuse “cruz” y lo cierto es que tras
las 3 primeras tiradas salió cruz –cuál no sería su semblante de
satisfacción- pero luego empezaron a venir caras y más caras, para su
desesperación, y luego otra vez cruces y caras... En total salieron 12
cruces y 8 caras, aunque las cruces no salieron seguidas, y eso a pesar
de sus esfuerzos de concentración, que le hacían hacer unas muecas
extrañísimas...
-No lo entiendo –refunfuño- ayer funcionó... Bueno, han salido más
cruces que caras... sin embargo no seguidas... Aunque lo cierto –dijo
casi en un susurro- es que repitiendo el experimento en casa, también se
resistía a funcionar bien...
Yo le dejé durante un rato que siguiera en sus disquisiciones hasta que
al fin intervine.
-Lo que no acabo de entender es cómo dices que ayer te salieron 10
caras.
-Eso sí es verdad, sabes que no acostumbro a mentir...
“excepto cuando te engañas a ti mismo, querido amigo”.
-Hagamos una cosa –propuse-. Cuéntame cómo hicisteis el experimento.
-De acuerdo. Primero nos pusimos de acuerdo en si queríamos cara o cruz
y luego empezamos a tirar. Se decidió que fuera cara, así que los que
sacaron cruz quedaron excluidos de la siguiente tirada; luego los que
sacamos cara volvimos a tirar, y los que obtuvieron cruz de nuevo
quedaban eliminados de la siguiente... Así cada vez quedábamos menos
candidatos a tener predisposiciones psíquicas. Yo siempre sacaba cara,
así que llegué hasta el final, siendo el único... Ah, se me olvidaba,
todos teníamos que hacernos la imagen mental de la moneda cayendo con la
cara hacia arriba, la concentración es muy importante ¿sabes?...
Antes de que terminara su alocución ya lo veía todo con claridad
meridiana.
-Querido amigo –empecé yo a mi vez:- antes me preguntaste si como físico
creía que tus supuestos poderes mentales son posibles. Bien, no voy a
cansarte repitiéndote lo que me habrás oído decir mil veces, que ninguna
de esas cosas raras en las que tan empecinadamente te empeñas en creer
ha sido probada jamás, al menos no se han presentado pruebas
concluyentes, y todos esos fenómenos extraños con que a veces me
deleitas tienen en realidad una explicación más bien convencional. Lo
que voy a hacer es, precisamente, ofrecerte una explicación, no usando
la física, ni por supuesto la metafísica, sino las matemáticas, para ese
extraño suceso que te ocurrió ayer, y verás al final de mi exposición,
que en realidad no era tan extraño.
Mi amigo miraba y escuchaba atónito, a pesar de su impulsividad y su
tendencia a hablar alto, rápido y demasiado, también sabía escuchar,
sobre todo si el que hablaba era yo.
-No me lo digas, pero ¿sabes más o menos cuánta gente fue a esa
conferencia?
-Sí, creo que sí –respondió con extrañeza
-Déjame adivinar... ¿unos quinientos o así?
-¡Caspita! –siempre fue un cursilón, yo hubiese dicho otra cosa...- Lo
has leído en alguna parte, seguro...
-amigo querido: me llama la atención que creas tan ciegamente en tus
habilidades y sin embargo estés tan  presto a desconfiar de las mías.
-Perdona, es que...
-¿Recuerdas las clases de estadística y probabilidad?
-Sí, pero no veo que...
-Dices que tras cada tirada los que sacaban cruz no podían volver a
tirar, ¿cierto?
-Cierto, pero no veo...
-Calla, y déjame seguir. Al lanzar una moneda al aire, como sólo puede
salir uno de dos resultados posibles, la probabilidad de que salga cara,
por ejemplo, es del 50 por ciento. ¿Cierto?
-Sí, cierto –ahora era él quien se expresaba con resignación-.
-Entonces, si tenemos una sala llena de gente y todos lanzan una moneda
al aire, es de esperar que más o menos a la mitad le salga cara y a los
demás cruz. ¿No es así?
- Bueno –admitió- ahora que lo dices, no sé si fue la mitad, pero la
primera vez sacó cruz bastante gente...
-Y esos ya no pudieron volver a tirar. De los que quedaron, otra vez más
o menos la mitad volvió a sacar cruz y a su vez fueron eliminados, hasta
que sólo quedaron cuántos, ¿2, 3 personas?
-En realidad éramos 3
-Y de esos 3, los otros 2 sacaron cruz y tú por décima vez volviste a
sacar cara....
-Sí.
-Pues ya está –exclamé triunfante-.
-¿Ya está el qué?
-Pero es que no lo ves?. ¿Sabes el número exacto de personas?
-Hablaban de unas 515...
-Vale. 515 personas lanzan una moneda al aire y más o menos la mitad
saca cruz, vamos a suponer que son 257. Las 258 restantes han sacado
cara y participan de la siguiente tirada, tú estás entre ellas. Y ya va
1. De éstas, más o menos la mitad saca cruz, supongamos que 130. Tú
sigues entre las 128 que han sacado cara. Y ya van 2. Tiráis de nuevo y
64 sacan cruz, tú estás entre los 64 que sacó cara. Y ya van 3. 32 sacan
cruz y 32 cara. Y ya van 4. 16 cruz y 16 cara. Y ya van 5. 8 caras y 8
cruces, y ya van 6. 4 caras y 4 cruces, y ya van 7. 2 caras y 2 cruces,
y ya van 8. De los 2 que quedan, 1 cara y una cruz. El que tiró cara ha
venido sacando cara todo el tiempo, luego ha sacado 9 caras seguidas. Tú
sacaste 10, pero es que la proporción nunca va a ser exactamente la
mitad.
-¿Entonces nada? –dijo apesadumbrado
-Me temo, querido, que te han timado. La gente tiende a pensar que por
azar nunca pueden salir resultados repetidos, por ejemplo en la lotería;
si le pedimos a alguien que escriba 10 números del 1 al 10 al azar
escribirá algo así como “5,3,7,2,1,8,0,9,4” cuando en realidad lo más
probable es que en la secuencia haya números repetidos. Dado el
suficiente número de personas, y planteando el experimento de la forma
en que lo han hecho en esa conferencia, siempre va a haber alguien que
saque el mismo resultado muchas veces seguidas (más veces cuanta más
gente haya en la reunión).
Y así es como mi amigo, una vez más salía de mi despacho atribulado, con
un libro que no servía para nada y un dinero gastado tontamente.
Apiadándome de él le pasé una mano por el hombro y me ofrecí a invitarle
a una cerveza en la cafetería de la facultad. Cuando se alejó, casi
arrastrando los pies, no creí haber visto un rostro tan abatido en toda
mi vida.

[Nota] * Antonio M. Sánchez Pérez es estudiante de Físicas en la
Universidad de La Laguna (Tenerife)

                           ------------------

LA DECADENCIA DE LA 'REVISTA DE ARQUEOLOGÍA'
Por: Pablo Villa

Quizá los lectores menos avispados no se han dado cuenta, pero desde
hace dos números la Revista de Arqueología ha cambiado de manos. Esta
veterana publicación, que lleva en el mercado nada menos que veintitrés
años, ha pasado de las manos de Zugarto a las de MC Ediciones, la 'casa'
del Más Allá y de nuestros amigos Javier Sierra, Bruno Cardeñosa y toda
la pandilla.
El cambio se preveía terrible y, para que luego digamos los escépticos,
los malos augurios que se apuntaban con sólo hojear el primer número del
cambio, el 252, se han visto confirmados de forma notable. La Revista de
Arqueología que hemos leído tantos profesionales y aficionados durante
todos estos años está cambiando y no para mejor.
Para confirmarlo repasaré el número 253, correspondiente a mayo (creo…)
aunque ha llegado a la calle en junio.

El nº 253 de la 'nueva' Revista de Arqueología'

La portada sigue más o menos el patrón de toda la vida, aunque algo ha
cambiado. La mancheta es como en relieve, como las de esas terribles
revistas de ovnis que… ¡ejem! Perdón, quizá es un poco pronto para
empezar a despotricar. Sigamos.

Abrimos la revista y en la página 2: hay publicidad de editorial Oberon.
Se anuncian libros de Robert Temple, Robert Bauval y Nacho Ares, entre
otros. También hay uno de Nicholas Reeves, el egiptólogo británico.
¿Sabrá este buen hombre en qué clase de editorial se publica su libro en
castellano? Bueno, pues eso, un anuncio de libros… eeehh… discutibles.

Página 3: La Editorial, que va firmada (antes no lo iba). ¡El nuevo
director es Nacho Ares, el Robert Bauval español! ¡El egiptólogo del Más
Allá! Impresionante. Ares está muy contento porque en este número salen
muchos temas egipcios. ¿La dureza imposible de las piedras de la Gran
Pirámide? ¿La antigüedad paleolítica de la esfinge? No, Ares deja ese
tipo de cuestiones tan 'evidentes' para sus incursiones en la prensa
paranormal. En este caso se habla de Ajnatón, el faraón de la revolución
teológica de El Amarna. Ares parece muy contento. De hecho llama
"cuasicontactado" a Ajnatón. Me pregunto si los arqueólogos que leen
habitualmente la Revista de Arqueología saben lo que es un contactado.
Lamentablemente, algunos sí lo sabemos. Ares enseña la patita por debajo
de la puerta.
La editorial se ilustra con una foto del director en Giza, con la
esfinge y una de las pirámides a sus espaldas, luciendo chaleco modelo
Iker y con semblante adusto. Parece querer decir "quiero que se me tome
en serio". Buen intento, colega. Lamentablemente va a ser difícil
después de haber sido colaborador de un engendro como 'Misterios de la
Arqueología', afortunadamente desaparecido, y mientras se hace lo propio
en medios tan prestigiosos como 'Enigmas' o 'Más Allá'.
Las páginas 4 y 5 son de sumario.

Páginas 6 a 10: Noticias. Hay un poco de todo, pero llama la atención un
titular: "Una nueva expedición a la búsqueda del Arca de Noé". ¡Cielos!
¿Qué es esto? ¿El 'National Enquirer'? Se trata del viejo y aburrido
rollete del monte Ararat. Ni Däniken debe acordarse a estas alturas de
tontería semejante. Un vistazo al texto descubre que se trata de una
expedición patrocinada por un instituto creacionista. Genial. Ciencia de
calidad en la Revista de Arqueología. ¿No había nada mejor para rellenar
un hueco? Los teletipos arrojan todos los días suficientes noticias
arqueológicas como para llenar de sobra una sección como esta. ¿Era
necesario cubrir la escalada de unos cretinos creacionistas en busca del
arca de Noé a un  monte Ararat que ni siquiera es el Ararat bíblico?

Página 11: Hilarante. Es otro anuncio. Se promociona el último novelón
de Javier Sierra, una cosa sobre Napoleón y las pirámides, o algo por el
estilo. Esto debe ser por si los tipos que leyeron el número anterior de
RdA no repararon en la reseña que se publicó sobre esta obra en la
sección "Divulgación", de la que hablaré en su momento. Javier Sierra
sale en los dos números de la 'RdA' que lleva editados MC. En fin. La
voz de su amo.

Páginas 12 a 17: Un bonito artículo dedicado a Sir Arthur Evans,
descubridor de Cnossos, en Creta. Pero lo mejor de este texto es la
firma. ¡El autor es Keneth Arnold! Esto es impresionante. ¿Quién es este
tipo? Una búsqueda en Internet da como resultado que se trata de un
vendedor de material antiincendios que vio unos platillos volantes en
los años 40. ¿Cómo es posible? No encuentro a ningún otro Keneth (o
Kenneth) Arnold. Dado que el sujeto de los platillos murió, deduzco que
éste de la revista es otra persona, a menos que aquél haya vuelto de la
tumba para escribir sobre arqueólogos famosos. En cualquier caso, es
guay tener a un tipo que se llama Keneth Arnold como colaborador. Un
George Adamski para el próximo número no estaría mal.

Páginas 18 a 20: Es un gran publirreportaje… ah, no, que se trata de un
artículo de la sección museos. Trata sobre el Parque Etnográfico de las
Pirámides de Güímar, en Tenerife. En el texto no se utiliza la palabra
majano. Tampoco se indica por ninguna parte qué es lo que opinan los
arqueólogos canarios sobre estas construcciones y sobre los contenidos
museísticos del parque, todo ello bastante cuestionable, por decirlo
finamente. Pues eso, publicidad.
Página 21: Otro anuncio, esta vez de una agencia de viajes.

Páginas 22 a 29: Artículo de Nicholas Reeves sobre Ajnatón (o Akhenatón,
según se prefiera). En lo que llevo visto de revista, es lo único que
justifica los 6,61 euros del precio.

Páginas 30 a 36: Artículo del "jefe". Nacho Ares nos habla sobre un
sarcófago hallado en la tumba 55 del Valle de los Reyes. Como casi todos
los artículos de este hombre, lleva la palabra "misterio" en el título,
aunque está escrito en la modalidad "soy un tipo serio y no voy a decir
por ninguna parte que la esfinge tiene 10.000 años de antigüedad".

Página 37: un anuncio de una ONG.

Páginas 38 a 43: Más Ajnatón, esta vez en un artículo con fotos muy
pixeladas, a cargo de Francisco Martín Valentín y Teresa Bedman, del
Instituto de Estudios del Antiguo Egipto. Dicho sea de paso, Nacho Ares
y Javier Sierra son miembros de dicho instituto que acaba de ser
premiado por el ministro egipcio de turismo con el galardón Fitur 2002,
"En agradecimiento y aprecio al distinguido esfuerzo para promover el
turismo hacia Egipto".  ¡Enhorabuena!

Página 44 y 45: Sección ArqueoWeb. Está bastante bien, trata sobre la
página del Ilicit Antiquities Research Centre.
http//www.mcdonald.cam.ac.uk/IARC/home.htm

Páginas 46 a 53: Un artículo de Darío Bernal Casasola, de la Universidad
de Cádiz, sobre la carta arqueológica de Ceuta. No pone misterio por
ninguna parte. Es el típico artículo de RdA de toda la vida. Arqueología
de verdad. Los 6,61 euros duelen menos.

Páginas 54 a 59: Esto también es muy bueno. Un super artículo de Juan
Antonio Cebrián, el de la Rosa de los Vientos, sobre Recesvinto, el rey
godo. ¿Qué hace esto en una revista de arqueología? ¿Se habla de
yacimientos o excavaciones en curso de ese período histórico? Pues no.
Es un artículo en la onda 'Pasajes de la Historia', típico de su autor.
A todo esto, Cebrián ha sacado un libro sobre los godos en La Esfera de
los Libros, editorial que casualmente también publica lo último de
Javier Sierra. Ambas obras fueron reseñadas en el anterior número de
RdA. Pues eso, Nacho Ares que cuida de sus amigos. Con Cebrián está de
suerte, porque le queda una treintena de reyes godos con los que
rellenar otros tantos artículos.

Página 60: Es una sección llamada "La Pieza del mes", aunque tiene toda
la pinta de haberse podido llamar "A ver cómo diablos llenamos esta
página en blanco" o algo parecido. Una bonita foto de Petra, aunque
también pixelada.

Página 61: Anuncio del parque de Güimar. Hilarante. Se ve un majano con
un moai de la isla de Pascua delante. El moai sale porque deben exponer
fotos de dicha isla. El fotomontaje es muy bonito, aunque yo añadiría
una esfinge egipcia y alguna cosilla azteca por detrás. Al fin y al cabo
es la idea que se trata de vender en dicho parque, ¿no?

Páginas 62 a 65: Sección de Libros y videos. Hay una parte de
divulgación muy curiosa, porque entre otras cosas, se reseñan novelas.
Esta vez es la última de Terenci Moix. En el pasado número salía la de
Javier Sierra. ¿Qué rayos tiene que ver esto con la divulgación? Por
cierto, en la reseña de Sierra se les olvidó indicar que dicho autor es
el director de la revista 'Más Allá'. Lo digo porque a lo mejor los
lectores de RdA no lo saben. Nunca hay que dar las cosas por sabidas. Se
producen malentendidos y tal.
También se reseña un libro de Adrienne Mayor, "El secreto de las
ánforas", editado por Grijalbo en su serie 'Lavados de cerebro',
estooooo, no, 'Huellas Perdidas'. Se trata de una teoría según la cual
los griegos clásicos dibujaban dinosaurios y mamuts en sus cerámicas
porque fueron unos paleontólogos asombrosos, a pesar de que jamás se les
ocurrió dejar constancia del asunto. O algo así. ¿Divulgación?
La cosa se enmienda con una reseña de "El chico de la Gran Dolina", de
José María Bermúdez de Castro. La parte de libros se cierra con
"Salomón, entre la realidad y el mito", de Javier Alonso López,
publicado por Oberon, y con un apartado de técnicos, o sea, de
arqueología, y otro de clásicos.

En la página 65: hay una crítica a la edición en DVD de 'Gladiator', de
Ridley Scott. OK, la película también me gustó… ¿Pero qué rayos hace
esto en una revista de arqueología? ¿Es necesario? ¿Acaso no se editan
video-documentales sobre temas arqueológicos que es necesario cubrir la
edición de una película de romanos?

Y eso es todo. Así es la nueva 'Revista de Arqueología'. Me temo que
asistimos a la agonía de una publicación veterana de la prensa
especializada. Me pregunto si el comité científico que figura en el
Staff,, y que es el de la revista desde su fundación, es consciente de
la clase de publicación a la que apoya y/o asesora. Me atrevería a
preguntar si especialistas de la talla de Emiliano Aguirre o Mª Eugenia
Aubet, por mencionar sólo a dos, están a gusto viendo sus nombres en una
revista que reseña expediciones creacionistas o que hace publicidad del
Parque de las 'pirámides' de Güímar.
A mí me arde la cabeza de indignación. Creo que necesito uno de los
extintores de Keneth Arnold.

                           ------------------

VER, OÍR Y... NO PENSAR, PARA CREER.
Por: Mónica Hernández Díaz

El pasado día 18 de Marzo acudí a una charla en el municipio de la
Matanza, perteneciente a la VII Jornadas de Misterios de la Ciencia. En
la sala de este centro de Servicios Sociales debía haber unas cuarenta
personas que, como yo, acudieron a escuchar a su conferenciante ( José
Juan Perera) que nos proponía un tema cuanto menos original: “Ciencia y
espiritualidad a través del tiempo. El gran esquema de la clave
universal”. Debo confesar que desde un principio me costó bastante
trabajo entender de qué iba todo aquello, hasta que, finalmente, tras
hacer un verdadero esfuerzo mental por reconstruir aquel rompecabezas,
me di por vencida. Tras una hora y media de charla y debate, lo único
que pude sacar en claro de todo aquello es que me habían estado tomando
el pelo durante un buen rato. Eso sí, pocas veces he tenido la ocasión
de escuchar semejante sarta de disparates, mentiras, burdas
interpretaciones e incontables contradicciones con tanto estilo. Sentí
ganas de levantarme y marcharme, pero por suerte no lo hice, ya que ni
yo misma era consciente del espectáculo que me hubiese perdido.

Si creíamos que el circo había desaparecido, estábamos equivocados. Ha
regresado y, en mi opinión, mejorado. Cuentacuentos con traje y corbata;
malabaristas de la palabra capaces de hablar durante una hora y no decir
absolutamente nada; contorsionistas del discurso que con gran habilidad
meten diez palabras donde sólo caben diez; escapistas de toda duda
razonable que pueda poner en peligro sus frágiles argumentos sobre la
verdad absoluta; magos que se sacan d la chistera teorías de todo a
cien, cargándose de un porrazo y sin reparo alguno otras tan demostradas
como la teoría de la evolución de Darwin; ilusionistas que, ayudados de
tecnología punta, consiguen que el átomo de carbono se convierta en el
símbolo religioso de la Nueva Era. ¡Ver para creer! Y como en todo buen
circo que se precie, no podía faltar la figura del experto domador que,
con micrófono en mano, hizo gala de su potente voz para acallar a un
grupo de “feroces” escépticos que merodeaban por allí, amenazando con
hacer alguna pregunta que pudiera descubrir una de las muchas
aberraciones que se habían pronunciado.

En fin, está claro que el mundo se está volviendo loco. Ahora resulta
que ser crítico es motivo de burla y segregación, cuando, en mi opinión,
es una de las pocas armas que tenemos hoy en día para defendernos de la
tan extendida “cultura del todo-vale”. Pues no nos engañemos. Por
desgracia, no todo vale. No vale que se estafe y se mienta a la gente
para ganar popularidad y dinero; no vale que cualquier charlatán valla
dando discursos y consejos por ahí con cualquier teoría inventada de la
nada, insultando la inteligencia y sentido común de los que acuden a
escucharle; no vale que se le diga a la gente lo que quiere o necesita
oír con tal de ganarte su confianza para después manipularla a tu
antojo; no vale presumir de humildad, sencillez y tolerancia (como hizo
este señor conferenciante) y seguidamente interrumpir y evadir las
preguntas de tus oyentes porque no te interesan o, no sabes,
contestarlas. En definitiva, un espectáculo lamentable, teniendo en
cuenta que esto es lo que muchos de nuestros políticos y medios de
comunicación entienden como un evento cultural. ¡Así nos va!

                           ------------------

ARP-SAPC http://www.arp-sapc.org

CÓMO RESPONDER A LOS ARGUMENTOS TEÍSTAS.
Apelando a las Evidencias.
Por: Víctor Stenger
Traducido al español por: Pedro J. Hernández

Teísta: Mi creencia en Dios no está basada en la fe ciega. Está basada
en las evidencias. ¿Cómo puedes negar los incontables testimonios de
milagros aparecidos desde miles de años atrás?

Ateo: Son simples anécdotas. La evidencia basada solamente en anécdotas
no es nunca suficiente. Ésta debería estar sujeta a experimentos y
observaciones controlados.

T: Pero, ¿cómo puedes explicar todos esos testimonios?.

A: Sin disponer de los detalles, sólo puedo ofrecerte posibles
explicaciones.

T: Vale. ¿Cuáles serían esas explicaciones?.

A: Ilusiones, alucinaciones e incluso simples mentiras y fraudes.

T: No puedes probar que eso sea así. Y ¡cómo osas acusar a la gente de
fraude sin pruebas!. ¿Qué ocurre con la presunción de inocencia?.

A: La presunción de inocencia está muy bien en un tribunal de justicia,
pero lo que discutimos no son cuestiones legales sino científicas. En
Ciencia uno es culpable mientras no demuestre lo contrario. De todas
maneras, yo no he hecho ninguna acusación. Sólo estoy diciendo que voy a
ofrecer explicaciones posibles. El fraude es una de las posibilidades
entre otras muchas. Ese es el problema con los hechos anecdóticos: la
falta de existencia de datos suficientes para poder determinar la
verdadera explicación.

T: Entonces, tus explicaciones posibles no son mejores que la mía: que
Dios está detrás de esos milagros.

A: No estoy de acuerdo que tu explicación sea igualmente posible. Mis
explicaciones están basadas en hechos bien establecidos: es bien sabido
que la gente puede tener ilusiones, alucinaciones y puede mentir. Esas
explicaciones no son excepcionales y deberían ser descartadas antes de
considerar explicaciones extraordinarias que no estén basadas en hechos
bien establecidos.

T: Bueno, pero muchos milagros son hechos bien establecidos. Imágenes
que lloran por ejemplo. De ello ha habido numerosos testigos, incluidos
escépticos.

A: Es verdad, esos fenómenos han sido observados por escépticos. Pero no
son milagrosos. Se han dado explicaciones naturales y los efectos han
sido también duplicados por investigadores. Podrían ser efectos
psicológicos perfectamente honestos, o simples engaños. Por ejemplo,
entra en una iglesia temprana por la mañana y extiende algo de aceite de
maíz sobre un vidriera de colores, por ejemplo sobre el rostro de la
Virgen María. Cuando el sol empiece a brillar a través de la ventana, el
aceite se calentará y goteará como lágrimas. Otras sustancias colocadas
sobre estatuas en iglesias producen efectos similares, pareciendo
lágrimas o sangre. A medida que la iglesia se llena de devotos, ésta se
calienta y la sustancia funde. Como ocurre con devotos que han sido
descubiertos produciéndose sus propios estigmas.

T: Entiendo que cientos de estudios científicos han encontrado
beneficios para la salud en el comportamiento religioso.

A: Que no pueden ser tomados como evidencia para la existencia de Dios.
Estos estudios meramente indican que ciertos tipos de comportamiento
pueden ser buenos. Ir a la iglesia puede bajar la tensión arterial por
unas horas, lo mismo que se puede lograr con muchas otra técnicas
seculares de relajación. Lo que es más, ciertos comportamientos
religiosos no son beneficiosos. Muchos niños inocentes mueren cada año
porque sus padres confían más en la curación por la fe que en la
medicina moderna.

T: He oído que un estudio mostró que los que acuden a la iglesia están
más saludables que los que no lo hacen.

A: Yo también lo he oído. Uno de ellos no tuvo en cuenta el hecho de que
gran número de personas enfermas están demasiado inmovilizadas como para
ir a la iglesia. Cuando los autores tuvieron en cuenta este hecho, no se
encontró ninguna diferencia.

T: Pero existen muchos estudios de ese tipo. Tiene que haber algo en
todo esto.

A: Los estudios epidemiológicos son difíciles de interpretar por culpa
de los denominados “factores de confusión” que no son controlados. Sólo
porque se observe una correlación, eso no significa que se haya
observado una conexión causal. Por ejemplo, si un estudio revelara una
incidencia elevada de cáncer de garganta en  la gente que lleva encima
cerillas, eso no significaría que las cerillas causaran cáncer de
garganta.

T: Evidencias de que rezar tiene propiedades curativas han sido
publicadas.

A: Lo que puede ser explicado si consideramos que la gente tiende a
sentirse mejor cuando otros se preocupan por ellos, a pesar de que los
datos indican que esto mismo no funciona en enfermos mentales y
alcohólicos, quienes parecen recuperarse más despacio debido al estrés
que provoca la interferencia de la familia.

T: Sin embargo, estudios cuidadosamente controlados han mostrado que
rezar tiene poder curativo aún cuando los pacientes no saben que alguien
reza por ellos.

A: Existen dos estudios recientes que hacen dicha afirmación, pero
ninguno es estadísticamente significativo. Otros estudios, tal y como
uno reciente y más amplio procedente de la Clínica Mayo, han fracasado
en confirmar esas afirmaciones.

T: Dices que no son estadísticamente significativos, pero fueron
publicados en revistas médicas de prestigio.

A: Las revistas médicas tienen un grado de exigencia bajo para
publicación que puede ser apropiado para conseguir su objetivo de
diseminación rápida de la información acerca de posibles terapias, pero
que resulta inapropiado para valorar afirmaciones extraordinarias.

T: ¿Quién eres tú para decir que el criterio es inapropiado?

A: Estoy simplemente estableciendo un hecho. Déjame ser más preciso. Las
revistas médicas, y las de otras ciencias de la salud tales como la
psicología, permiten que un artículo sea publicado si el estudio tiene
un “valor p” típico del 5% o incluso menor. A este nivel, 1 de cada 20
experimento encontrarían efectos que no son más que puros artefactos
estadísticos. Puesto que habitualmente sólo se informa de resultados
positivos, 19 experimentos similares que no muestran efecto alguno
podrían fácilmente andar por ahí sin ser publicados por cada uno que sí
se publica. En contraste, en el campo de la física el “valor p” típico
que se usa como umbral de publicación es del 0.01%. Eso significa que de
cada 10,000 experimentos donde no existiera efecto real, sólo 1 en
promedio sería publicado. No se hace afirmación alguna de la proporción
de experimentos que son publicados con p < 0.0001 donde los efectos son
reales. Más aún, ningún fenómeno nuevo es aceptado hasta que éste es
replicado de manera independiente varias veces con un efecto
cuantificable y del mismo orden en todos los experimentos. No ha
ocurrido lo mismo con la oración u otras terapias alternativas. Aún
cuando se informe de la repetición de los resultados, encontrarás que no
se duplica exactamente el resultado que se pretende afirmar, muchas
veces refiriéndose a una observación totalmente diferente. Este tipo de
ciencia es pésima y no merece de mayor atención.

T: No veo entonces cómo los estudios sobre la oración pueden probar algo
de alguna manera. ¿Cómo se puede nunca controlar que no se ha rezado por
el paciente?. El Papa reza diariamente por los enfermos.

A: Estoy de acuerdo que un resultado negativo puede ser explicado de
esta forma. Pero tú has sacado el argumento de la eficacia de la oración
como evidencia de la existencia de Dios. Estoy de acuerdo que, en
principio, la existencia de un poder sobrenatural que responde a los que
rezan podría demostrarse mediante un experimento bien diseñado que
produjese un efecto notorio que no pudiera explicarse de forma
naturalista. Eso no ha ocurrido.

T: Vale. Aunque incluso si la ausencia de evidencias convincentes fuera
un hecho, esto no probaría la no-existencia de Dios.

A: Cierto. Pero yo pensaría que con los miles de millones de oraciones
que han sido hechas durante miles de años, deberíamos ya contar con
alguna evidencia de que funciona. Lo que parece una buena indicación de
que la existencia de un Dios que responde a los que rezan es altamente
improbable. Y, por supuesto, este hecho no dice nada acerca de un dios
que no responda a lo que le rezan.

T: ¿Qué ocurre con los fenómenos psíquicos?. He leído que la existencia
de la percepción extrasensorial (PES) está sólidamente confirmada. ¿No
indica esto que la mente humana es algo más que un fenómeno puramente
material del cerebro; que “fuerza espirituales” existen más allá de lo
material?

A: Esa afirmación es incorrecta. La PES está lejos de haber sido
confirmada. Como los estudios con la oración ya mencionados, ningún
estudio de PES cumple los estándares de aceptación de un nuevo fenómeno
que son convencionales en física y otras “ciencias duras”.

T: Pero los estudios de PES son publicados en revistas con arbitraje.

A: Sí, pero casi todas esas revistas son editadas por creyente, y los
árbitros que hacen la revisión son también creyentes. Muy pocos estudios
de PES han sido publicados en revistas respetables que utilicen una más
amplia selección de árbitros. Esos pocos estudios que se las han
arreglado para llegar hasta las principales revistas científica como
Nature, han sido rebatidos en las mismas revistas.

T: ¿ Y qué ocurre con los resultados de Princeton en los que se ha
demostrado que la mente afecta a los datos de salida de un generador de
números aleatorios?. Tienen un valor p muy bajo. Y además han sido
replicados.

A:  Los resultados a los que te refieres jamás han sido replicados de
manera independiente con el mismo nivel de efecto, que además es
extremadamente pequeño. Ese mismo efecto a ese nivel pudiera ser
producido de forma plausible por cualquier número de errores sistemático
s y los investigadores se niegan a corregir muchos defectos
experimentales.

T: Dean Radin, en su libro The Conscious Universe, publica un
meta-análisis de muchos experimentos con PES que demuestra que, aunque
ninguno de ellos pudiera ser significativo, tomados en conjunto
constituyen un cuerpo de datos que establece la realidad del fenómeno
más allá de toda duda razonable.

A: Los meta-análisis son de poca confianza por su sensibilidad a la
manera en que se hacen. Metes basura y sacas basura. Además, se ha
encontrado que el método de meta-análisis de Radin es erróneo.

                           ------------------

CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO (Y VAN...)
Por: José Luis Calvo

El pasado día 22 de junio del 2002, Julio Arrieta, arqueólogo, compañero
en esta publicación y, por encima de todo, amigo, mi hija Irene y el que
subscribe nos dirigimos a la Iglesia de Santa María la Blanca en la
localidad palentina de Villalcázar de Sirga, más conocida por su nombre
medieval de Villasirga (sirga = camino, por estar situada en el Camino
por antonomasia, el de Santiago).

Queríamos contemplar una de las joyas de la arquitectura gótica
castellana del S XIII a la que hay que añadir una magnífica colección de
retablos, como los atribuidos al Maestro Alejo y a Juan de Valmaseda,
los sepulcros de D. Felipe, hermano menor de Alfonso X el Sabio, y de su
esposa Doña Leonor Ruiz de Castro, esculturas como la llamada Virgen de
las Cantigas... de indudable valor artístico. Junto a este interés,
Villasirga fue una encomienda templaria, la única situada en Castilla al
norte del Duero lo que la hace "destino inevitable" para un par de
estudiosos del origen, difusión y trágica desaparición de la orden
militar sobre la que más tonterías pseudohistóricas se han escrito.

Aparte de la refutación de afirmaciones esotéricas, siempre me ha
apasionado el Temple por cuanto es un magnífico ejemplo para estudiar
temas anexos como las Cruzadas, la espiritualidad medieval, las
relaciones entre los poderes religiosos y civiles, la justicia de la
época... que hacen que resulte interesante por sí mismo, sin necesidad
de introducir elementos como Griales, Arcas de la Alianza, Evangelios
Secretos o Baphomets varios.

Hablábamos de todo esto y de la, al parecer, imparable "templelatría" en
la que se han embarcado determinados escritores paranormales siguiendo
la fecunda huella abierta por Louis Chapentier que, a su vez, retomaba
las afirmaciones de Fabré de Palaprat, el inventor del neo-templarismo.
No nos sorprendió el encontrar huellas de esa "fiebre" como el que en la
tienda de recuerdos del pueblo, junto a los deliciosos amarguillos y
almendrados de Villasirga, apareciera en confusa mezcolanza un libro tan
recomendable por su rigor histórico como "Los Templarios en la Corona de
Castilla" de Gonzalo Martínez Díez junto a los delirios pseudohistóricos
de Charpentier.

Mientras subíamos la escalinata del templo, Julio me fue contando que en
su última visita a Villasirga había visto a un individuo vestido de
peregrino y que intentaba realizar masajes pectorales a las turistas
ingenuas so pretexto de reanimar no se sabía bien qué extrañas energías
(las eróticas, supongo).

Así que pensábamos que nada podía pillarnos ya por sorpresa y, sin
embargo, lo hizo. Al poco de entrar nosotros en la iglesia, vimos como
un grupo formado por unas 20 o 30 personas se sentaba en los primeros
bancos, mientras el párroco, D. Ramiro, cerraba la puerta del templo.
Pensamos que era raro que para unos turistas se restringiera el acceso,
pero la explicación era sencilla, no se trataba de ninguna excursión
sino de un curso. ¿De arquitectura templaria, de escultura protogótica?
Pues eso pensamos hasta que empezamos a escuchar que el orador decía
cosas como que la energía telúrica (ésa que ni la madre que la parió ha
sido capaz de detectar ni mucho menos de medir) era muy poderosa en ese
lugar y que por eso se habían establecido allí los templarios, que la
energía subía por los pilares del templo para acumularse en los
capiteles (que, por lo visto, deben ser algo así como el modelo
artístico de las Duracell), que el dragón era el símbolo universal de
las energías telúricas (y yo que pensaba que en la iconografía católica
medieval el dragón representaba el pecado, el mal...) y los asistentes
venga a tomar notas como si estuvieran escuchando la palabra de Dios en
vez de un conjunto de afirmaciones pseudocientíficas sin ningún
fundamento real.

Si su imaginación se lo permite imagínense la escena. Dos arpíos
intentando poner cara de póker y no soltar la carcajada mientras
veintitantos crédulos abrían su mente corriendo el peligro de que sus
neuronas acabaran en el embaldosado de la iglesia. Marxismo puro, tanto
que en cualquier momento esperábamos ver salir a Groucho de la sacristía
bailando con su bigote pintado y su puro apagado mientras Chico
interpreta la "Polka de la Cerveza" en el realejo.

Mal que bien (más mal que bien) conseguimos mantener la compostura
mientras el orador (que debía tratarse de D. Daniel Rubio Guerrero,
psicólogo clínico y experto en geobiología) comenzaba a dar "patadas" a
la historia de la iglesia, mezclando inmisericordemente los elementos
arquitectónicos que procedían de épocas distintas, viendo significados
ocultos en las esculturas que sólo se habían colocado en la forma actual
cuando el Terremoto de Lisboa destruyó el pórtico antiguo y se
reaprovecharon las que sobrevivieron al derrumbe, metiendo en el ajo a
los celtas (ignoro sin con boquilla o sin ella) que no me pregunten qué
demonios tenían con ver con Villasirga, supongo que lo mismo que con la
Catedral de Chartres lo que no impidió a Charpentier incluirlos en esa
monumental enciclopedia del disparate histórico que es "El enigma de la
Catedral de Chartres"... Pero nuestro esfuerzos fueron inútiles cuando
los asistentes se armaron de péndulos, varas de avellano y varillas
metálicas y comenzaron a buscar las energías telúricas por todo el
templo con el lógico resultado de que los temblores de sus manos que
ellos interpretaban como detección energética les conducían a lugares
completamente distintos. Como ya se sabe que la presencia de arpíos es
nefasta para el éxito de los experimentos paranormales, optamos por
abandonar el edificio entre temblores incontrolados producto, sin duda,
de nuestro contacto con las energías telúricas.

A toro pasado, comenzamos a investigar quiénes eran esas personas y de
que iba el asunto TT (templario-telúrico). La respuesta, como casi
siempre, está en Internet, en la dirección
http://www.villalcazardesirga.org/Especial.htm Entre el día 21 y 23 de
junio "en esta privilegiada fecha del solsticio de verano" se celebraba
un encuentro de Geobiología y Arquitectura Sagrada en el que se iban a
estudiar "los distintos parámetros que la geobiología en su interacción
con la simbólica nos enseña: Importancia del enclave, Biómetro, El campo
magnético terrestre: redes Lunares y solares, Alteraciones Telúricas en
la Iglesia: Fallas, Aguas Subterráneas, otras alteraciones, Chimeneas
cosmo-telúricas, Energías evolutivas/ Energías involutivas, Triple
cinturón celta..." y todas esas maravillas accesibles gracias al trabajo
de los ponentes, D. Ramiro, Párroco de Santa María la Blanca, D. Daniel
Rubio Guerrero y D. Francisco Moñivas, médico, psicólogo clínico y
experto en medicina energética; y por el módico y accesible precio de
200 euros (33.277 pelas). Eso sí, los socios de GEA (Asociación de
Estudios Geobiológicos. ¿Las siglas no tendrían que ser AEG? Quizás está
por el medio el sabio maestro Yoda) se beneficiaban de un portentoso
descuento de 20 euros. ¿Qué es esto de GEA? Acudimos nuevamente a
Internet y más concretamente a su página web http://www.gea-es.org y si
teníamos alguna duda del carácter pseudocientífico de tal asociación se
disipa por completo. Recogemos su definición de Geobiología: "es una
ciencia que recoge conocimientos ancestrales y profundos de la sabiduría
tradicional y, junto a recientes investigaciones científicas, centra su
interés en las relaciones entre los seres vivos y las energías que
emanan de la tierra, las que provienen de las radiaciones cósmicas y las
generadas por la actividad humana." Ni que decir tiene, que tales
"conocimientos ancestrales y profundos de la sabiduría tradicional" se
concentran en apartados como el Feng Shui o la Radiestesia que "es un
fenómeno psíquico producido por la capacidad natural del ser humano de
obtener información a través de un determinado estado de receptividad
psíquica obtenido de forma voluntaria y consciente." Por si alguien
todavía no se ha enterado, el radiestesista es lo que toda la vida se ha
llamado zahorí, en versión New Age y, por si tampoco lo sabían, gran
número de estos radiestesistas se han presentado al desafío Randi para
demostrar sus capacidades de "receptividad psíquica" con el resultado de
fracaso tras fracaso.

Tampoco faltan en su página las referencias del "ecologismo a la
violeta" (lo llamo así para diferenciarlo del ecologismo científico,
totalmente respetable) con sus referencias a la peligrosidad de los
campos electromagnéticos creados por las líneas de alta tensión y las
antenas de telefonía móvil. Curiosamente, el teléfono para apuntarse al
curso de Villasirga era un 636 y uno de los números de contacto de D.
Daniel Rubio era un 699, es decir, son números de telefonía móvil, que,
si no hubiera esas antenas tan "peligrosas", serían completamente
inútiles.

Así las cosas, todo resulta menos sorprendente. Todo menos la inclusión
del párroco en este cotarro que seguimos sin saber a qué se debió.
¿Conocía el contenido del curso y lo aprobaba o no sabía ni con quién se
estaba juntando? A esta pregunta sólo él puede responder. Lo único
cierto es que cerró un templo considerado como Monumento Nacional desde
1.919 para que lo usaran los asistentes a un curso privado y pagado de
carácter netamente pseudocientífico. Esto me parece muy grave y D.
Ramiro sabrá sus razones para ese proceder. Los peregrinos que hacían el
Camino y que tuvieron que estar esperando bajo un sol de justicia a que
concluyeran los aprendices de zahoríes para poder visitar la iglesia no
creo que compartan su peculiar criterio sobre qué uso tiene la
preferencia en un templo.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

LO INDISCUTIBLE
Por: Fernando Savater
Noticia enviada por: Juan Soler Enfedaque

Cuentan que, durante la visita de Albert Einstein a España, se ofreció
al ilustre visitante una recepción cuajada de intelectuales conocidos.
Llamó la atención un largo aparte entre Einstein y el humorista Miguel
Mihura. Cuando acabó la charla, le preguntaron a Mihura de qué hablaban
tan animadamente: "Nada, me ha dicho que todo es relativo". Me viene a
las mientes esta gansada cada vez que oigo repetir ese dictamen funesto,
que a veces se enriquece con un aumentativo: “Todo eso es muy relativo”.
Según algunos, nunca puede darse un conocimiento más cierto o ajustado a
la realidad que otros: cuanto podemos alcanzar son simples opiniones,
cada una de las cuales no expresa más que el punto de vista
intransferiblemente personal y “relativo" de quien la sostiene, del
partido político de quien la sostiene o del grupo mediático de quien la
sostiene.

Lo curioso es que este escepticismo universal (las opiniones sólo sirven
para mostrar la postura de cada cual, nunca para descubrir entre unas y
otras la perspectiva objetivamente menos errónea) llena de gozo
democrático a los imbéciles que la sustentan. Según ellos, lo
característico de la democracia es que cada cual tenga su opinión, que
todas las opiniones sean igualmente válidas o respetables y que nuestras
opiniones no demuestren más que cómo somos nosotros, no cómo es la
realidad. Quien piensa que hay opiniones fundadas y otras infundadas,
que respetar todas las opiniones es tan sensato como considerar bebidas
igualmente sanas el buen vino de Rioja y el ácido prúsico, que cuando
discutimos puede no buscarse el poder de la facción propia, sino el
establecimiento de la verdad, queda inmediatamente caracterizado como un
dogmático impenitente o un hipócrita. Y de este modo, en lugar de ser
más demócratas que nadie, lo que hacen es cargarse la democracia para
todos.

Porque el presupuesto fundamental de la democracia es que los ciudadanos
pueden llegar a las proximidades de la verdad discutiendo unos con
otros, sin necesidad de revelaciones divinas o de que un experto
inapelable piense por toda la comunidad. Digo "a las proximidades de la
verdad" y no a la verdad a secas porque acepto que casi ninguna verdad
es absoluta, completa, eterna, inamovible. Lo que distingue a la verdad
del error o la falsedad es que responde mejor a lo real de acuerdo con
el mayor número de criterios objetivos manejables. Llamamos "verdad" a
lo que es más verdad que su contrario. Por ejemplo, es más verdad decir
que Colón descubrió el continente americano a los europeos que sostener
a los vikingos como descubridores, porque éstos cruzaron primero el
océano, pero no pudieron o supieron dar a su hallazgo la misma
relevancia sociopolítica que el navegante genovés. Y es más verdad
culpar a Jack el Destripador de la muerte de sus víctimas que a la mala
iluminación de las calles de Whitechapel o la triste condición de las
prostitutas en la era victoriana. Etcétera.

En este punto siempre el relativista suele protestar: "Pero ¿quién
establece que tal cosa es más verdad que tal otra?". Sólo hay una
respuesta posible: la razón de cada cual, capaz de comprender y aceptar
los argumentos mejores frente a los peores o más débiles. Si uno
considera su propia opinión una trinchera impermeable a las razones o si
cree que ningún argumento puede llegar a convencer -no a vencer- a
nadie, la entraña misma del procedimiento democrático queda
definitivamente en entredicho. Los griegos, inventores del sistema
político del que hoy nos reclamamos, suponían que las opiniones están
para ser discutidas, es decir, puestas a prueba, zarandeadas, hasta que
de ellas salga algo parecido a la verdad. En caso contrario, no hay más
remedio que confiar en la revelación divina o en el
sabio-que-todo-lo-sabe, porque sin verdades de un tipo u otro no se
puede vivir...

                           ------------------

DENUNCIAN LA PELIGROSA FALTA DE SERIEDAD DEL PROGRAMA "FLASH BACK" DE
CANAL 9 TV.
Por: Miembros del grupo de Hipnosis Psicológica del COP-PV

ILLO. SR. DECANO DEL COLEGIO OFICIAL DE PSICÓLOGOS DEL PAÍS  VALENCIANO

Los abajo firmantes, miembros del grupo de trabajo de "HIPNOSIS
PSICOLOGICA" del Colegio Oficial de Psicólogos del País Valenciano nos
dirigimos a Ud. para expresarle nuestra profunda preocupación por la
emisión del programa "Flash Back" en Canal 9 TV, el martes pasado día 16
a las 22.30hrs., programa que, al parecer, seguirá emitiéndose durante
algún tiempo más.  Este programa está presentado por Dña. Inés
Ballester, y en él se vierte información sobre la regresión hipnótica
marcadamente sesgada, incompleta y poco rigurosa, cuando no incierta.
Esa información la transmite la propia presentadora, así como D. Ricardo
González Bru (al cual se le presenta como técnico en regresiones
hipnóticas) y la avala D. Isidro  Pérez Hidalgo, a quien se le presenta
como psicólogo director del Centro de Hipnosis Clínica de Madrid.

La información sobre las regresiones hipnóticas que se vierte en Flash
Back asegura al telespectador (y a los voluntarios que se han prestado a
salir en tal programa para someterse a una regresión hipnótica) que con
la regresión hipnótica se puede conocer la verdad de lo que ocurrió en
el pasado de la persona supuestamente regresada en edad, y que con tal
regresión se puede descubrir lo que realmente pensaba, sentía, hacía,
etc. la persona hipnotizada en el momento al que se le regresa. El
programa abunda en la creencia general de que con la hipnosis se
incrementa el recuerdo y su precisión a través de la  sugestión directa
y la regresión de edad. Pero los resultados experimentales muestran que
la hipnosis no incrementa ni el recuerdo (salvo con cambio en el
criterio de quien recuerda, es decir, se incrementan recuerdos tanto
certeros como erróneos), ni la precisión,  pero sí incrementa la
confianza en el recuerdo (McConkey & Sheehan, 1995; Spanos, 1996), por
lo que puede facilitar la génesis de falsos recuerdos. Este tipo de uso
diagnóstico/terapéutico de la hipnosis (recuperar el suceso patógeno u
otros sucesos para resolver el problema que aún quede con ellos) puede
tener una peligrosa iatrogenia: el desarrollo de recuerdos de abusos
sexuales que no existieron, rituales satánicos que nunca se dieron,
abducciones extraterrestres, haber tenido contactos son espíritus, de
haber adquirido problemas psicológicos en vidas pasadas, etc.

La muy amplia investigación empírica que existe sobre la regresión de
edad hipnótica y sobre la relación entre memoria e hipnosis indica que
las personas sometidas a la citada regresión hipnótica actúan conforme a
sus expectativas, creencias, y presiones del contexto, y no como en
realidad se comportaron cuando tenían tal edad. Más aún, lo que se
recuerda cuando se está en regresión hipnótica de edad puede ser o no
real, siendo más probable que el recuerdo sea falso cuando la persona
pretende recordar sucesos en periodo de "amnesia infantil", que es la
que se da por la falta de maduración biológica adecuada para codificar
determinadas informaciones, o cuando lo que se recuerda es un trauma
(abuso sexual, rituales y torturas satánicas -o de otro tipo-, no
digamos abducciones extraterrestres y similares). La investigación sobre
el campo muestra que la memoria es reconstrutiva y constructiva, por lo
que está expuesta a ser poco precisa para numerosos eventos, cuando no a
fabricar recuerdos que son literalmente falsos. Por lo tanto, los
resultados de investigaciones empíricas muestran que durante la
regresión hipnótica se pueden provocar imprecisiones o incluso recuerdos
fabricados, debido a la actividad del hipnotizador y de la propia
persona que está siendo regresada.

En definitiva, y tal como indica el informe de la Sociedad Psicológica
Británica (British Psychological Society): "En resumen, no hay ninguna
evidencia de peso que apoye la idea de que los procedimientos hipnóticos
mejoren con precisión el recuerdo del  testigo de un delito. Por el
contrario, la hipnosis puede abocar en falsos recuerdos y en una
confianza inadecuada en el recuerdo. Por lo tanto, si la hipnosis se
utiliza con fines de investigación, toda evidencia que se obtenga debe
tratarse con la máxima prudencia."

Más aun, este informe concluye que "Existe la creencia general de que la
hipnosis facilitará el recuerdo de sucesos olvidados (Johnson & Hauck,
1999; Wagstaff, 1988), de ahí que se generen recuerdos de sucesos, tanto
verdaderos como falsos. Un terapeuta no podrá enseñar eficazmente al
cliente que la hipnosis no tiene ese poder, si él mismo procede a
utilizar las técnicas hipnóticas para la búsqueda de esos recuerdos que
no se encuentran disponibles."

"En resumen, la hipnosis no tiene ninguna propiedad especial para
incrementar la memoria, ni en terapia ni en ningún otro contexto. Hay
circunstancias en las que los propios componentes de la hipnosis, como
la sensación de relajación y bienestar, pueden justificar su uso durante
un periodo de recuerdo. Los procedimientos hipnóticos pueden ser útiles
para examinar y reestructurar los recuerdos existentes que están
asociados al problema del cliente. De cualquier modo, en esas
situaciones debe reconocerse el potencial para producir recuerdos de los
que se está seguro, pero que no son precisos. La hipnosis no debería
usarse basándose en la idea de que con ella  se pueden recuperar
recuerdos de sucesos de los que el sujeto no se acuerda, pero que son la
causa de su problema actual."

En relación con lo anterior y respecto de la regresión hipnótica, la
Sociedad Psicológica Británica indica que: "Con frecuencia, se utiliza
el término “regresión de edad” cuando la hipnosis se emplea para ayudar
al cliente a recordar sucesos de periodos muy antiguos de su vida.
Aunque ello puede tener un role legítimo a desempeñar en los
acercamientos terapéuticos aludidos, se debe resaltar que la regresión
de edad no lleva literalmente al sujeto a una etapa de desarrollo
cognitivo, neurológico o neurofisiológico correspondiente a dicha edad o
periodo (Nash, 1987)."

"Las técnicas mencionadas siempre se acometen con el conocimiento y
entendimiento de sus propósitos por parte del cliente. Sin embargo, un
problema con todos los métodos que incluyen imaginación guiada es que el
terapeuta puede favorecer el desarrollo de fantasías que no son tomadas
como tales, ni por el cliente ni por el terapeuta (Laurence & Perry,
1983).

"Los pequeños cambios inconscientes o los adornos de los recuerdos
pueden resultar inocuos, pero es importante que el terapeuta, cuando
emplee la hipnosis de esa manera, esté alerta sobre su posible
ocurrencia. Cuando se emplea la hipnosis basándose en la idea de que con
ella se facilita el recuerdo de sucesos de los que en un primer momento
no se tenía recuerdo consciente, se corre un considerable riesgo de
provocar un perjuicio. La comprensión actual de los procesos de memoria
no permite afirmar inequívocamente si es posible o no acceder, mediante
las técnicas hipnóticas, a los recuerdos reprimidos que están fuera de
la conciencia. En cualquier caso, buena parte de la evidencia sugiere
que esto es poco plausible (Holmes, 1990; Pope & Hudson, 1995). Lo que
no admite discusión es que utilizar la hipnosis con ese propósito
conlleva un riesgo real de provocar pseudorecuerdos sustanciales.
Algunas veces pueden ser tan estrafalarios o extraños (por ejemplo,
"recuerdo" de abducciones por extraterrestres) que cualquier persona
razonable los rechazaría fácilmente, pero en otros casos, pueden ser lo
suficientemente plausibles como para engañar tanto al paciente como al
terapeuta, y aceptarlos como exactos. Este problema ha recibido gran
atención en el llamado debate de los “recuerdos recuperados” (Conway,
1997; Ofshe & Watters, 1994)."(negrita no en el original)

Estas conclusiones concuerdan con informes de investigadores que ha
tratado el tema de las regresiones hipnótica, y de la memoria e
hipnosis, como lo son: González (2001), Gow (1999) Gudjonsson (1992),
Hirt, Lynn, Payne, Krackow y McRea  (199), Laurence y Perry (1983),
Loftus (1993), McConkey (2001), McConkey & Sheehan (1995), Orne  (1979),
Pope & Brown, (1996), Piper, Pope y Borowiecki (2000), Register &
Kihlstrom (1988), Sheehan, (2001) o  Spanos (1996), entre otros
muchísimos más. Más aún, salvo evidencia corroborativa (o el supuesto
indicado por la Sociedad Británica mencionada de que se recuerden
acontecimientos estrafalarios) no se puede distinguir un recuerdo falso
de otro verdadero, ya que un alto convencimiento en quien recuerda, el
dar muchos detalles sobre lo sucedido, que se dé implicación e
intensidad emocional alta, incluso dolor y sufrimiento psicológico al
recordar, no garantizan que el recuerdo sea real (Brown, Hammond, &
Schefflin, 1998; McConkey & Sheehan, 1995).

Ninguna información de este estilo se transmite a los telespectadores
por ninguno de los implicados en el desarrollo del programa Flash Back,
presentadora, psicólogo o "técnico en regresiones", sino todo lo
contrario.  Más aún, en tal programa se presentó un vídeo en el que una
abogada hablaba sobre lo habitual que es en los países anglosajones usar
la hipnosis como una prueba judicial que avala la información obtenida
estando la persona hipnotizada. Esto es radicalmente incierto, ya que en
EE.UU. es exactamente lo contrario en un tercio de los estados (Brown,
Hammond, & Schefflin, 1998), en los que la hipnosis se excluye "per se",
y en los otros dos tercios se considera como una fuente mas de
información a corroborar, y se usa con muchas precauciones, como se hace
en Australia (McConkey & Sheehan, 1995). En el Reino Unido tampoco la
hipnosis goza del estatus indicado en ese programa, tal y como puede
apreciarse en el informe de la Sociedad Psicológica Británica: "En el
Reino Unido, ese tipo de acciones no se ha llevado a cabo, pero en 1987,
el Home Office presentó un primer borrador de directrices sobre el uso
de la hipnosis en las entrevistas policiales (Home Office, 1987). En
esas directrices se comenta, por ejemplo, que la precisión de la
información obtenida con hipnosis debe ser tratada con mucha precaución;
por consiguiente, la hipnosis solamente se debería emplear en casos
serios y como último recurso cuando los otros métodos de investigación
han fallado. Además, los delincuentes sospechosos no deberían ser
hipnotizados bajo ninguna circunstancia, así como tampoco deberían
serlo, normalmente, los testigos que hayan sido llamados a declarar en
un juzgado. Respecto a los procedimientos, las directrices mantienen que
si se emplea la hipnosis, ésta debería ser aplicada por psiquiatras
cualificados o psicólogos clínicos, y que esa entrevista debería
grabarse en vídeo."

Además de lo comentado hasta ahora, conviene tener presente que incluso
en el mejor de los casos, el uso de las regresiones hipnóticas debe
estar realizado por un profesional que pueda hacer frente a las posibles
complicaciones emocionales que puedan surgir en tal situación, tal y
como indica el informe mencionado: "Cualquier persona que emplee la
hipnosis con fines terapéuticos debería confinar su aplicación sólo a
aquellos problemas para cuyo tratamiento está profesionalmente
cualificado. En este sentido, una regla sensata a seguir es que sólo se
debe utilizar la hipnosis en el tratamiento de los problemas que uno
estaría cualificado para tratar sin hipnosis."

En esta dirección, el mismo informe alerta de los peligros de distorsión
de la memoria al usar la regresión, incluso avisando al cliente:
"Simplemente el que terapeuta diga que es consciente del problema y que
está alerta no es suficiente para que esté protegido de los falsos
recuerdos. La investigación ha mostrado que el mero hecho de etiquetar
una situación como "hipnótica" provocará que las personas que están
intentando recordar sus sucesos más antiguos, producirán muchos más
sucesos y más remotos aún, siendo, en una proporción significativa,
anteriores a los 12 meses de edad (Green, 1999; ver también Marmelstein
& Lynn, 1999)."

Otras sociedades internacionales destacan también la importancia de la
formación como profesional de quien aplique la hipnosis. Así, la
American Psychological Association (1993) indica en su definición de
hipnosis que: "La hipnosis no es una forma de terapia, como la terapia
de conducta, sino un procedimiento que puede facilitar la terapia
psicológica o médica. Por lo tanto, es necesario ser un profesional de
la psicología clínica o de la medicina para poder usar la hipnosis
clínica."

En este sentido, la Sociedad Internacional de Hipnosis (SIH)
(International Society of Hypnosis), sociedad que aglutina a las más
prestigiosas sociedades de hipnosis de todo el mundo, en sus directrices
éticas de 1979 (en Heap & Aravind, 2002) indica lo siguiente: "Las
normas de las relaciones profesionales que guían al médico, dentista,
psicólogo (con grado de doctor), u otros profesionales definidos en un
campo profesional o científico adecuado, prevalecerán en uso de todas
las técnicas hipnóticas (directriz 1ª)... La hipnosis se considera un
adjunto a otras formas de tareas clínicas o científicas, de modo que la
competencia en las técnicas hipnóticas por sí sola no es aceptable como
una base para un servicio profesional o científico (directriz 2)...
Todos los miembros de las ISH limitarán el uso clínico y científico de
la hipnosis al área de competencia tal y como la definan las normas
profesionales de su campo."

En definitiva, el uso de la hipnosis regresiva puede ser iatrogénico, y
debe ser siempre aplicada por un especialista en hipnosis que este
cualificado en el ámbito profesional competente para resolver el
problema concreto para el que se aplica la regresión. En este sentido,
deben seguirse unas recomendaciones extensas a la hora de usar la
hipnosis para buscar información sobre eventos pasados. Más aún, una
rápida revisión de las principales recomendaciones que dan los
especialistas en el campo, además de la de ser un profesional
cualificado y un especialista en hipnosis, destacaría lo siguiente: se
debe avisar  al cliente del riesgo de distorsión de la memoria,
debiéndose tener mucho cuidado en cómo se verbalizan las sugestiones y
cuáles son sus implicaciones, además de evaluar la credibilidad de los
recuerdos recuperados durante la terapia (Lynn, Kirch & Rhue, 1996)

Si se usa la hipnosis en ámbitos forenses se debería tener en cuenta un
mínimo de precauciones (McConkey & Sheehan, 1995) como las que siguen:

a) Grabar la sesión con consentimiento escrito.
b) Hacer una evaluación previa del recuerdo del cliente sin hipnosis,
narrando sin más los sucesos.
c) Aplicar técnicas no hipnóticas para el incremento del recuerdo (ej.:
recuerdo repetido).
d) Elicitar las creencias del cliente sobre la hipnosis y sus efectos en
la memoria.
e) Indicar al cliente que la hipnosis puede, o no, ayudar a la memoria.
f) Evaluar la susceptibilidad hipnótica.
g) Evaluar bajo hipnosis el recuerdo con narración libre, con y sin
sugestiones de incremento de la memoria o regresión de edad.
h) Preguntar por detalles específicos sin preguntas tendenciosas,
explicando que es válido decir que no se sabe, no se recuerda, o que no
se entiende la pregunta.
i) Permitir a la persona que comente lo que quiera.
j) Fuera de hipnosis debe permitirse a la persona que comente lo que
desee sobre sus recuerdos.
k) Establecer el impacto de la hipnosis sobre la memoria percibido por
la persona.

Por todo ello, creemos que el programa de Flash Back no sólo aporta una
información incompleta y sesgada a los telespectadores, sino que,
además, tal información puede ser iatrogénica en la medida en que
aliente o sugiera  la bondad de intervenciones basadas en la regresión
hipnótica sin prevenir de los posibles riesgos e inconvenientes de su
uso. En lo que respecta a la actividad del "técnico en regresiones", es
nuestro punto de vista que está usando la hipnosis sin la debida
capacitación profesional para la aplicación que le da. Junto con el
psicólogo que asesora y tutela la aplicación de la hipnosis, Ricardo
González Bru desempeña una actividad que dificulta que el telespectador
(y los voluntarios que participan en el programa para ser "regresados")
tenga una información veraz y completa sobre la hipnosis, las
regresiones hipnóticas y la memoria. Más aún, creemos que se incrementa
el riesgo y se induce a los telespectadores y voluntarios a desarrollar
falsas creencias sobre la hipnosis, sobre sus aplicaciones, y se les
predispone a buscar terapias basadas en estas prácticas (por ejemplo,
las terapias basadas en regresiones a vidas pasadas) y, por lo tanto, de
desarrollar falsos recuerdos con las complicaciones que tales recuerdos
pueden generar a quien los desarrolle. Así mismo,  se les predispone
también a confiar en cualquier clase de “hipnoterapeuta" puesto que, al
fin y al cabo, es el D. Ricardo Gonzáles Bru, el que realiza las
hipnosis propiamente dichas.

Finalmente,  queremos informar también que la SIH explícitamente indica
en sus directrices que la hipnosis no debería usarse como una forma de
entretenimiento, y que ningún miembro de  tal sociedad "debería ofertar
servicios  con el propósito de entretenimiento del público o colaborar
con cualquier persona o agencia involucrada en entretenimiento  del
público" (directriz 4).  Además, según esta sociedad (directriz 5), sus
miembros no deben apoyar la práctica de la hipnosis realizada por
personas legas. Una persona lega, según esta sociedad, y todas las que a
ella se acogen, sería "aquella persona que no es miembro de una
profesión terapéutica o científica. Es decir, que no es un médico,
dentista, psicólogo, o miembro de otras profesiones científicas o
terapéuticas  reconocidas, con credenciales añadidas de competencia como
un especialista en hipnosis" (directriz 5.a).". Más aún, tal sociedad
indica claramente en la directriz 5d que "son bienvenidas las
conversaciones con representantes de los medios de comunicación y radio
o apariciones en la TV, siempre que beneficien a la Sociedad por los
puntos de vista informados y prudentes  respecto de los temas de la
hipnosis".   Desde esta perspectiva entendemos que el director del
Centro de Hipnosis Clínica Madrid se auto-excluye de tal asociación, a
pesar que este centro incluye en su página WEB
(http://www.chcpsico.com/sehce/index.html) a la Sociedad  Española de
Hipnosis Clínica y Experimental, sociedad de la que se aporta poca
información sobre cargos, miembros, etc. Entendemos, por lo tanto, que
esta sociedad, aun replicando el nombre de las principales sociedades
del mundo en el campo de la hipnosis (Society for Clinical and
Experimental  Hypnosis,  British Society of Experimental and Clinical
Hypnosis, o  el  Australian  Society of Clinical and Experimental
Hypnosis (cuyo órgano de difusión es el Australian Journal of Clinical
and Experimental Hypnosis) se encuentra fuera de las asociaciones
implicadas en la SIH.

En definitiva y teniendo en cuenta la información expuesta en este
escrito, el grupo de trabajo de Hipnosis Psicológica solicita del COP-PV
y del COP estatal en general, que se estudie la información vertida en
el programa Flash Back, y que tome las medidas que considere oportunas.

Quedando  a su disposición para cualquier información adicional que
desee conocer sobre cualquiera de los extremos relatados en este
escrito, y esperando recibir respuesta por su parte, le enviamos un muy
cordial saludo.

Atentamente,

MIEMBROS DEL GRUPO DE HIPNOSIS PSICOLÓGICA-COP-PV

Referencias:

- American Psychological Association, Division of Psychological
Hypnosis. (1993). Hypnosis. Psychological Hypnosis, 2, 3.
- Bloom, P.B. (1994). Clinical guideliness in using hypnosis in
uncovering memories of sexual abuse. A master class commentary.
International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 42,
173-178.
- Bowers, K.S., & Farvolden, P. (1996). Revisiting a century-old
Freudian slip-From suggestions disavowed to the truth repressed.
Psychological Bulleting, 119, 355-380.
- British Psychological Society (2001). The nature of hypnosis.
Leicester (RU): British Psychological Society. Traducción al castellano
(en prensa). Valencia: Promolibro
- Brown, D., Schefflin, A.W., & Hammond, D.C. (1998). Memory, trauma
treatment, and the law. Nueva York: W.W. Norton & Company.
- Conway, M.A. (Ed.) (1997). Recovered memories and false memories.
Oxford: Oxford University Press.
- González-Ordi, H. (2001). La hipnosis: mitos y realidades. Málaga:
Ediciones Aljibe.
- Gow, K. (1999). Recovered memories of abuse: real, fabricated, or
both? Australian Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 27,
81-97.
- Green, J.P. (1999). Hypnosis, context effects, and the recall of early
autobiographical memories. International Journal of Clinical and
Experimental Hypnosis, 47, 284-300.
- Gudjonsson, (1992). The psychology of interrogation, confession and
testimony. London: Wiley.
- Heap, M., & Aravind, K.K. (2002). Hartland's medical and dental
hypnosis. Edinburgh: Churchill Livinsgtone.
- Hirt, E.R., Lynn, S.J.,  Payne, D.G., Krackow, E., & McCrea, S.M.
(1999). Expectancies and memory: Inferring the past from what must have
been. En  I. Kirsch (Ed.), How expectancies shape experience (93-124).
Washington, D.C.: American Psychological Association.
- Holmes, D.S. (1990). The evidence for repression: An examination of
sixty years of research. En J.L. Singer (Ed.), Repression and
dissociation: Implications for personality theory, psychopathology and
health (pp.85-102). Chicago, IL:  University of Chicago Press.
- Holmes, D.S. (1990). The evidence for repression: An examination of
sixty years of research. En J.L. Singer (Ed.), Repression and
dissociation: Implications for personality theory, psychotherapy, and
health (pp. 85-102). Chicago: University of Chicago Press.
- Home Office (1988). Circular No. 66/1988: The use of hypnosis by the
police in the investigation of crime. Londres: Home Office.
- Johnson, M.E. & Hauck, C. (1999). Beliefs and opinions about hypnosis
held by the general public: A systematic evaluation. American Journal of
Clinical Hypnosis, 49,  10-21.
- Kilhstrom, J.F, & Schacter, D.L. (1995). Functional disorders of
autobiographical. En  A.D. Baddeley, B.A. Wilson & F.N. Watts (Eds.),
Handbook of memory disorders (pp.337-364) Chichestert (RU): John Wiley &
Sons Ltd.
- Laurence, J.R., & Perry, C.W. (1983). Hypnotically created memory
among highly hypnotizable subjects. Science, 222, 253-524.
- Laurence, J-R. & Perry, C. (1983). Hypnotically created memory among
highly hypnotizable subjects. Science, 523-524.
- Loewenstein, R.J. (1996). Dissociative amnesia and dissociative fugue.
En  L.K. Michelson & W.J. Bay (Eds.), Handbook of dissociation.
Theoretical, empirical, and clinical perspectives (pp. 307-336). Nueva
York: Plenum Press.
- Loftus, E.F. (1993). Psychologist in the eyewitness world. American
Psychologist, 48, 550-552.
- London, R.W. (1997). Forensic and legal implications in clinical
practice. A master class commentary. International Journal of Clinical
and Experimental Hypnosis, 45, 6-17.
- Lynn, S.J., Kirsch, I., & Rhue, J.W. (1996). Maximising treatment
gains: Recommendations for the practice of clinical hypnosis. In S.J.
Lynn, I. Kirsch & J.W. Rhue (Eds.), Casebook of clinical hypnosis (pp.
395-406). Washington, D.C.: American Psychological Association.
- Marmelstein, L.R. & Lynn, S.J. (1999). Normative, group, and hypnotic
inf1uences on early autobiographical memory reports. International
Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 47, 301-319.
- McConkey, K. M (1997). Memory, repression, and abuse: Recovered memory
and confident reporting of the personal past. In L.J. Dickstein, M. B.
Riba & J. M. Oldham (Eds), American Psychiatric Press Review of
Psychiatry, Vol. 16 (pp. 83-108). Chicago, IL: American Psychiatric
Press.
- McConkey, K. M. (2001). Hypnosis and recovered memory: Evidence based
practice. In G.D. Burrows, R.O. Stanley, &  P.B. Bloom (Eds.),
International handbook of clinical hypnosis (pp. 97-112). Chichester
(UK): John Wiley & Sons.
- McConkey, K. M., & Sheehan, P.W. (1995). Hypnosis, memory, and
behavior in criminal investigation. Nueva York: Guildford Press.
- Nash, M. (1987). What, if anything, is regressed about hypnotic age
regression? A review of the empirical literature. Psychological
Bulletin, 102, 42-52.
- Ofshe, R. & Watters, E. (1994). Making monsters: False memories,
psychotherapy and sexual hysteria. Berkeley CA: University of California
Press.
- Orne, M.T. (1979). Use and misuse of hypnosis in court. International
Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 27, 311-347.
- Piper, A., Pope, H.G., & Borowiecki, J.J. (2000). Custer's last stand:
Brown, Scheflin' and Whitfild's latest attempt to salvage "dissociative
amnesia".  The Journal of Psychiatry and Law, 28, 149-213.
- Pope, H.G., & Hudson, J.I. (1995). Can memories of childhood abuse be
repressed? Psychological Medicine, 25, 121-126.
- Pope, K.S.,  & Brown, L.S: (1996). Recovered memories of abuse:
Assessment, therapy, forensics. Washington,  D.C.: American
Psychological Asssociation.
- Register, P.A. & Kihlstrom, J.F., (1988).  Hypnosis and interrogative
suggestibility.  Personality and Individual Differences, 9, 549-558.
- Sheehan, P.W. (2001). Memory and hypnosis. General considerations. In
G. Burrows, R.O. Stanley, & P. B.Bloom (Eds.). International handbook of
clinical hypnosis (pp. 49-60). Chichester (UK): John Wiley & Sons.
- Wagstaff, G.F. (1988).Public conceptions of forensic hypnosis:
Implications for education and practice. En M. Heap (Ed.), Hypnosis:
Current clinical, experimental and forensic practices (pp. 395-403).
Londres: Croom Helm.

[Nota] *Este documento fue obtenido de la sección de Hipnósis del
Colegio de Psicólogos de Valencia quienes, tal y como puede verse
fácilmente, están que trinan con el programa flashback sobre hipnósis y
regresiones. Este programa, coproducido por Canal Sur Televisión,
Telemadrid, Televisión Canaria y Canal Nou puede verse en las
mencionadas autonomías de Canarias, Madrid, Comunidad Valenciana y
Andalucía.

Al principio lo iba a presentar Paco Lobatón, pero se puso en contacto
con uno de los miembros de esta entidad (que además es miembro de la
Asociación Americana de Hipnósis y de la Británica) y desistió. Así que
buscaron a alguien lo suficientemente analfabeto para que aceptara. Tal
honor recayó finalmente en Doña Inés Ballester.

El presidente del colegio de psicólogos de Valencia es también
Presidente del Consejo General de Colegios de Psicólogos y según
nuestras fuentes se barajó la posibilidad de formalizar una queja
oficial desde esta entidad (para que no parezca que son solo los del
Colegiados de  Valencia los que denuncian esta aberración).

Finalmente, el colegio de psicólogos de Valencia al parecer se asustó
porque no querían estar a malas con la televisión Canal 9 y decidió
retirar las últimas líneas del informe (donde pide la retirada del
programa). El Escéptico Digital ha decidido, en aras de lo
“políticamente incorrecto”, publicar el documento original (aprobado en
la sesión que celebró la sección de hipnósis el jueves 25 de Abril) y
ofrecerlo sin recortes a nuestros lectores tal y como consideramos que
debiera haber sido enviado a Canal 9.

El informe de la Sociedad Psicológica Británica (British Psychological
Society), mencionado en el documento ha sido traducido al castellano
recientemente y lo publicara en breve Promolibro.
El Home Office hace referencia al Ministerio del Interior del Reino
Unido.

Para más información:

American Psychological Association
http://www.apa.org/divisions/div30/homepage.html
International Society of Hypnosis http://www.ish.unimelb.edu.au/ish.html
Society for Clinical and Experimental  Hypnosis
http://www.hypnosis-research.org/hypnosis/index.html
Australian Journal of Clinical and Experimental Hypnosis
http://www.ozhypnosis.com.au/journal.html
Programa “Flash Back”, Regreso al pasado
http://www.canalsur.es/PROGRAMAS/television/programas_tv/flash_back/inde
x_flash_back.htm

                           ------------------

LOS CHUPACABRAS QUE RESULTARON SER ROEDORES
Por: Vicente Prieto

¡Estos científicos siempre fastidiando!
Con lo bonito que es hablar de criptobichos, marcianitos y enanitos
verdes (que se lo pregunten si no a José Gregorio González y a su
compañero de enigmas animalescos David Heylen; promotores, en su último
librito, de “fetos de ojos sobrecogedores”, chupacabras, gusanos
asesinos de Mongolia, Mokeles, Cats Aliens y todo un alucinatorio
bestiario) y ahora nos descubren que lo que mutilaba vacas en Argentina
era un simple ratoncito. ¡Qué cosas! ¿verdad?

No tienen corazón. ¿Como van a sacar los de "Año Cero", "Enigmas" o “Más
Allá” una portada con el título de "El culpable de las mutilaciones de
vacas era el "hocicudo rojizo"
Aunque bien mirado siempre les quedará el poder emparentar al ratoncito
hocicudo con ese otro criptoroedor, de apellido Pérez, que va por el
mundo desdentando niños. ¿Que no les creen capaces? ¡Tiempo al tiempo
amigos!

Mientras tanto lean a continuación la resolución de tamaño enigma que
publica el periódico EL MUNDO.

LOS CIENTÍFICOS RESUELVEN EL ENIGMA

Un tipo de ratón es el autor de las misteriosas mutilaciones de
numerosas vacas en Argentina

Se llegó a barajar la celebración de ritos satánicos, o la participación
de objetos voladores no identificados y hasta de enanitos verdes

BUENOS AIRES.- Un pequeño ratón carnívoro, conocido como "hocicudo
rojizo", fue el autor de las misteriosas mutilaciones detectadas en los
últimos meses en casi un centenar de cadáveres de vacas en distintas
zonas rurales del país, informaron las autoridades sanitarias
argentinas.

Los cuerpos sin vida de los vacunos eran encontrados sin ano y sin parte
de la boca y sin los genitales, sin que se detectaran huellas de pisadas
o peleas alrededor, lo que dio origen a las más diversas conjeturas.

Se llegó a barajar la celebración de ritos satánicos, o la participación
de objetos voladores no identificados y hasta de enanitos verdes.

El presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria
(SENASA), Bernardo Cané, puso fin a las más disparatadas hipótesis al
divulgar el informe de conclusiones de los científicos de la Universidad
Nacional del Centro.

Un ratón

Según el informe, el causante de las mutilaciones es una especie de
ratón que habita en las zonas rurales, cuyo nombre científico es
"oxymycterus", y que, dada la escasez de lombrices e insectos de los que
se nutría habitualmente, se convirtió en carroñero.

"Se pudo establecer que las vacas murieron por causas naturales, como
habitualmente ocurre en esta época del año", explicó Cané, quien agregó
que "luego sus cadáveres fueron mutilados por distintos depredadores".

El roedor "empezaba a comer las partes blandas de las vacas que
encontraba muertas, lo que servía de canal de acceso para que luego los
cadáveres fueran abordados por aves y zorros, cuya participación también
fue comprobada por los científicos", precisó.

Cané explicó que también se descartó la participación de humanos al
comprobarse que los animales no fueron narcotizados y que los cortes no
fueron realizados con bisturíes.

                           ------------------

Página 12 http://www.pagina12.com.ar/

NEUROCIENCIA Y PSICOLOGIA EVOLUTIVA. CÓMO FUNCIONA LA MENTE
Por: Fernando Moledo.

La mente es, con bastante probabilidad, una de las fronteras más duras
de la ciencia actual, un territorio que se disputan la psicología, la
psiquiatría, la neurología y la filosofía y donde se enfrentan
corrientes culturalistas y biologicistas. Steven Pinker, director del
Instituto para la Neurociencia Cognitiva del MIT (Massachussets
Institute of Technology) es probablemente el más conspicuo representante
de la psicología evolutiva, esto es, una disciplina que intenta explicar
la mente humana en términos de la evolución y la selección natural.
Justamente este año se publicó en castellano Cómo funciona la mente,
libro en el que Steven Pinker resume y desarrolla por completo su
postura, con un razonable éxito de ventas y un posible Pulitzer. Futuro
comenta este libro y su extrema postura reduccionista, expone los
argumentos que contra Pinker esgrime el paleontólogo y teórico de la
evolución Stephen Jay Gould y sugiere que, aunque se ha avanzado
sobremanera en el tema, lo que pasa dentro de nuestro cerebro todavía
sigue siendo una gran incógnita.

Cómo funciona la mente

Hay una sentencia de Confucio, según la cual “un hombre corriente se
maravilla de cosas insólitas y un hombre sabio se maravilla de las cosas
más triviales”, que va muy bien para comenzar a entender qué es la mente
humana. Porque detrás del decorado, la mente puede ocuparse de asuntos
que a primera vista resultan triviales, pero que mirados con un poco de
atención parecen casi un milagro; por ejemplo, coordinar los dedos para
dar en las teclas de una computadora o acertar con el encendedor cuando
se quiere prender un cigarrillo. Además, mantiene el equilibrio al andar
y logra que una serie de fotogramas de un hombre con pelo azul hagan
saltar las lágrimas de los admiradores del rey del cuartetazo.

En 1997, el mercado editorial norteamericano se sacudió con el nuevo
libro de Steven Pinker, Cómo funciona la mente. Editado en castellano en
este año, se trata de un ambicioso intento por dar una respuesta a
preguntas que van desde cómo y qué hace que seamos capaces de ver, hasta
determinar cuál es el origen de las creencias, los deseos los
sentimientos y los actos humanos, en términos de la ciencia cognitiva y,
fundamentalmente, de la teoría de la evolución por selección natural. La
mente funciona del modo en que lo hace, sostiene el autor de El instinto
del lenguaje y Reglas y palabras, debido a que su diseño corrió a cargo
del estudio más prestigioso: la selección natural darwiniana. Si hasta
ahora una esquiva y dudosa “teoría del todo” era la piedra filosofal de
las ciencias duras –la física en especial–, Steven Pinker se propone
competir por el premio mayor y llevárselo para el equipo de la biología
evolutiva, capaz –sostiene– de explicar el funcionamiento de la mente
tanto como de dar el gran salto que abarque la filosofía, el arte y la
religión.

Psicología evolutiva, ingeniería inversa y selección natural

El punto de partida de Steven Pinker –director del Centro para la
Neurociencia Cognitiva en el Instituto Tecnológico de Massachussets
(MIT)- está en la psicología evolutiva tomada como ingeniería inversa:
si la ingeniería trata de diseñar una máquina para hacer algo, la
ingeniería inversa la desarma para entender para qué fue hecha. Si se
entiende la estructura del cerebro, se puede entender por qué piensa. Y
Pinker establece qué tipo de máquina es –para él– la mente: una
computadora. “La mente es un sistema de órganos de computación, diseñado
por la selección natural para resolver aquellos tipos de problemas con
los que se enfrentaron nuestros antepasados en su modo de vida como
cazadoresrecolectores; en particular, el conocimiento y el manejo de
objetos, Por Fernando Moledo

Hay una sentencia de Confucio, según la cual “un hombre corriente se
maravilla de cosas insólitas y un hombre sabio se maravilla de las cosas
más triviales”, que va muy bien para comenzar a entender qué es la mente
humana. Porque detrás del decorado, la mente puede ocuparse de asuntos
que a primera vista resultan triviales, pero que mirados con un poco de
atención parecen casi un milagro; por ejemplo, coordinar los dedos para
dar en las teclas de una computadora o acertar con el encendedor cuando
se quiere prender un cigarrillo. Además, mantiene el equilibrio al andar
y logra que una serie de fotogramas de un hombre con pelo azul hagan
saltar las lágrimas de los admiradores del rey del cuartetazo.

En 1997, el mercado editorial norteamericano se sacudió con el nuevo
libro de Steven Pinker, Cómo funciona la mente. Editado en castellano en
este año, se trata de un ambicioso intento por dar una respuesta a
preguntas que van desde cómo y qué hace que seamos capaces de ver, hasta
determinar cuál es el origen de las creencias, los deseos los
sentimientos y los actos humanos, en términos de la ciencia cognitiva y,
fundamentalmente, de la teoría de la evolución por selección natural. La
mente funciona del modo en que lo hace, sostiene el autor de El instinto
del lenguaje y Reglas y palabras, debido a que su diseño corrió a cargo
del estudio más prestigioso: la selección natural darwiniana. Si hasta
ahora una esquiva y dudosa “teoría del todo” era la piedra filosofal de
las ciencias duras –la física en especial–, Steven Pinker se propone
competir por el premio mayor y llevárselo para el equipo de la biología
evolutiva, capaz –sostiene– de explicar el funcionamiento de la mente
tanto como de dar el gran salto que abarque la filosofía, el arte y la
religión.

Psicología evolutiva, ingeniería inversa y selección natural

El punto de partida de Steven Pinker –director del Centro para la
Neurociencia Cognitiva en el Instituto Tecnológico de Massachussets
(MIT)- está en la psicología evolutiva tomada como ingeniería inversa:
si la ingeniería trata de diseñar una máquina para hacer algo, la
ingeniería inversa la desarma para entender para qué fue hecha. Si se
entiende la estructura del cerebro, se puede entender por qué piensa. Y
Pinker establece qué tipo de máquina es –para él– la mente: una
computadora. “La mente es un sistema de órganos de computación, diseñado
por la selección natural para resolver aquellos tipos de problemas con
los que se enfrentaron nuestros antepasados en su modo de vida como
cazadoresrecolectores; en particular, el conocimiento y el manejo de
objetos, animales, plantas y otros individuos de la misma especie.” Es
decir, la mente es lo que el cerebro hace, y lo que el cerebro hace es
procesar información. Sócrates es hombre, toanimales, plantas y otros
individuos de la misma especie.” Es decir, la mente es lo que el cerebro
hace, y lo que el cerebro hace es procesar información. Sócrates es
hombre, todos los hombres son mortales, y pensar es computar. La
perfección y la complejidad de los órganos naturales son el resultado
del diseño biológico tras millones de años de trabajo evolutivo, la
única fuente conocida capaz de llevar adelante un plan arquitectónico en
la naturaleza (especialmente, cuando es necesario separar otra
alternativa famosa, Dios). Entonces, también la mente, que parece estar
seriamente relacionada con un órgano, el cerebro, debe ser un producto
evolutivo de una especie determinada: el homo sapiens.
Pinker tiene sus fobias, los “intelectuales de café”, las feministas,
Freud. Y, si hay alguien que puede dejar de vender libros si se toman en
serio las posiciones del autor de Cómo funciona la mente, es justamente
el maestro de Viena. La psicología evolutiva manda al inconsciente, los
deseos, a Edipo y a Electra al tacho. En cambio, conjuga la psicología
cognitiva de las décadas del 50 y del 60 que explican los mecanismos de
la emoción y el pensamiento en términos de información y posterior
computación, junto a la biología evolutiva de los años 60 y 70 que
explica el diseño adaptativo de plantas, animales y todo ser viviente,
basado pura y exclusivamente en los genes. “La ciencia cognitiva nos
ayuda a comprender cómo es posible la mente y de qué clase es la que
tenemos. La biología evolutiva nos ayuda a entender por qué tenemos la
clase de mente que tenemos”.

El gen egoísta

La mente se divide y se organiza alrededor de una estructura de órganos,
cada uno experto en un ámbito concreto de la interacción con el mundo.
Su funcionamiento fue diseñado por selección natural para resolver la
mayor parte de los problemas de nuestros antepasados cuando pasaban el
tiempo cazando y juntando naranjas.

Para aplicar la ingeniería inversa a la mente, lo primero que hay que
hacer es ordenarla e identificar cuál es la meta última de su diseño. La
respuesta, Pinker se la debe al Richard Dawkins, el famoso biólogo
inglés, autor de la teoría del “gen egoísta”. Dawkins afirma que “somos
máquinas de supervivencia, robots programados con un único fin:
perpetuar la existencia de los genes egoístas que llevamos en nuestras
células”. Como Egbert Elvesham en “El caso del difunto Mister Elvesham”
de H.G. Wells, los genes son inmortales: saltan de un cuerpo a otro
replicándose a través de las generaciones y la evolución es una lucha
entre pedazos de ADN, donde gana aquel que consigue hacer más copias de
sí mismo. La meta última del diseño de la mente consiste en producir el
mayor número posible de copias de los genes que la crearon, “nuestras
metas son submetas de la meta última que tienen los genes: replicarse a
sí mismos”.

La mente, el cuerpo y la computadora natural

La frase tiene la cadencia de un grito de guerra: pensar es computar. La
organización de los módulos mentales está escrita en el programa
genético. Pero, después de todo, la mente es aquello que el cerebro
hace: ver, pensar, sentir, elegir y actuar. ¿Puede explicarse todo esto?
Definitivamente, dice Pinker: hay una explicación para todo. Lo que hace
tan especial al cerebro es el procesamiento de información. La teoría
computacional de la mente sostiene que las creencias y los deseos
explican la conducta y actúan como causas de sucesos físicos. ¿Por qué
María sale corriendo del edificio? Respuesta: porque cree que se está
incendiando. ¿El verbo encarnado?, sí: la información reside en datos
que son independientes del medio que las transporta, pero encuentra un
soporte físico para viajar del mundo hacia estados mentales
correspondientes. Bueno, después de todo parece que no es tan malo tener
una computadora en la cabeza. Steven Pinker sostiene que no tenerla
sería quedar totalmente al margen del género humano porque la conducta
proviene de la evolución que nos dotó de una computadora, un procesador
de información capaz demanejar datos. “El pensamiento y el
comportamiento humanos, por muy sutiles y flexibles que sean, podrían
ser el producto de un programa muy complejo, y ese programa puede muy
bien haber sido la dotación con la que nos ha equipado la selección
natural.” En la era de la información, nada mejor que sostener que la
inteligencia proviene de la información y aquello que la hace tan
especial es el procesamiento.

La metáfora de la computadora es en realidad una puesta al día, un
upgrade de una metáfora muy exitosa en la filosofía, la literatura y la
ciencia a la hora de explicar el funcionamiento de la mente, tanto como
el del universo mismo: la máquina. Descartes fijó la agenda de la
filosofía moderna dividiendo las aguas del río Jordán de la existencia
en sustancia pensante (los pensamientos, que no ocupan lugar en el
espacio, ni tienen materialidad alguna) y la sustancia extensa (todo lo
demás). El inventor de los ejes de coordenadas “cartesianos” se confiesa
a su público desde las páginas de las Meditaciones Metafísicas: “Soy una
cosa que piensa”, el resto del universo es materia extensa, el cuerpo,
un mecanismo. La pregunta, entonces, es cómo pueden una y otra cosa
estar unidas: el problema mente-cuerpo.

Cómo hace la mente, que es inmaterial, para mover el brazo y tomar ese
pedazo de ananá. Ya no se trata sólo de decir por qué lo hace tan bien,
a lo que Pinker responde con su piedra de toque: la evolución (de la
mente, claro). Se trata de decir sencillamente cómo es posible que lo
haga. Y aquí Pinker se anota un porotito. La teoría computacional de la
mente, sostiene, hace de la información marcas físicas que se relacionan
de forma causal con estados objetivos del mundo. “Las creencias son
inscripciones en la memoria, los deseos son inscripciones de objetivos,
el pensamiento es computación.”

Era rubia y sus genes celestes...

La deriva de la filosofía y la marea de la literatura llevaron la
metáfora de la máquina a la forma del autómata. E.T.A. Hoffmann, en El
hombre de la Arena suspende la certeza del lector y del personaje
alrededor de la posibilidad de que aquello que parece una persona, sea
en realidad una máquina. Freud se basó en el cuento de Hoffmann para
analizar el sentimiento de lo siniestro y aquellas cosas que lo producen
en nuestra mente.
Pinker explica las emociones combinando la teoría computacional de la
mente con la teoría de la evolución, que reclama ingeniería inversa
aplicada sobre la complejidad de los sistemas biológicos. “Las emociones
son adaptaciones, módulos de software bien diseñados desde el punto de
vista de su ingeniería para actuar de forma armónica con el intelecto y
que son indispensables para el funcionamiento de la mente en su
 conjunto”. E insiste, “las emociones estuvieron tramadas para propagar
copias de genes que las constituyeron y no para fomentar la felicidad,
la sabiduría, o los valores morales”.

La inteligencia es la prosecución de metas, a las que se debe llegar
enfrentando y superando obstáculos. ¿De dónde proviene la meta máxima,
aquella que el resto del programa intenta alcanzar? En el caso de los
organismos, de la selección natural. El cerebro se esfuerza en colocar
al que es su propietario en circunstancias semejantes a aquellas que
permitieron a sus antepasados cazadores-recolectores reproducirse. Las
emociones, en el esquema mental de Pinker, son mecanismos que plantean
las metas más elevadas del cerebro. “Una emoción, cuando ha sido
desencadenada por un momento propicio, activa a su vez la cascada de
submetas y subsubmetas a las que denominamos pensar y actuar”. En estos
términos, prepara el gran salto omniexplicativo. Y entonces el asco se
convierte en una artimaña de los genes para defenderse, una adaptación
que disuadía anuestros antepasados de comer sustancias peligrosas que
podían acabar con los genes de la persona que las ingiera.

Genes sabios, se defienden así de las cosas feas. En suma, la fealdad
misma termina siendo un sentimiento adaptativo, cuya función consistía
en transmitir cuándo una persona no está del todo saludable y evitando
un mal partido a la hora de replicar genes. Finalmente, “el modo que
tiene un gen para hacer que sus copias sean más viables es en un animal
dotado de cerebro, de modo que las experiencias placenteras y dolorosas
que siente el animal hagan que actúe de modos que conduzcan a hacer más
copias del gen. A menudo esto significa hacer que un animal disfrute con
estados que lo hacen sobrevivir y reproducirse. Una barriga llena es
satisfactoria porque permite que los animales vivan, se muevan y
reproduzcan, conduciendo a la realización de más copias de los genes”.

Nuestro amor estaba escrito

El derrotero del determinismo y del reduccionismo genético desemboca, en
algún momento extático, con “la esencia del amor” que consiste en sentir
placer por el bienestar de los demás y dolor cuando sufren daño.
Sentimientos que motivan actos beneficiosos para el amado, al igual que
para la cría y la procuración de alimentos. “Las personas que ayudan a
sus parientes equivalen a genes que se ayudan a sí mismos. Los programas
mentales del amor familiar fueron calibrados en el curso de la evolución
de tal modo que el amor estuviera correlacionado con la probabilidad de
que, en el entorno ancestral, un acto de afecto beneficiara a las copias
de genes que favorecerían actos de amor”. Y así el amor llegó a
nosotros... ¿es una buena historia?

Pinker intenta, al menos, probarla, y ponerla sobre la mesa de la
discusión científica. Pero la mayoría de las pruebas son dudosas. A
veces simplemente una intuición del autor, a veces un test psicológico
realizado entre individuos que seleccionan de entre una serie de
diapositivas, aquellas que muestran paisajes de una sabana, cuando se
les pregunta cuál de los paisajes es el más bello.
A lo largo de las casi mil páginas de Cómo funciona la mente, Pinker se
hace fuerte –o mejor, se atrinchera– desarmando y poniendo delante de
los ojos del lector los mecanismos del cerebro a partir de las cosas que
puede y que no puede hacer. Pero luego cruza la frontera y más allá
encuentra a la selección natural agazapada detrás de deseos y creencias.
El golpe es fundacional: el tabú del incesto, considerado uno de los
puntos de partida de la sociedad por el psicoanálisis, también se puede
explicar a partir de un origen como adaptación selectiva, una estrategia
darwiniana para evitar nacimientos defectuosos desde el punto de vista
genético. Y ahí, el hombre y la sociedad quedan entrampados en los
dictámenes más voraces del reduccionismo genético.

La médula espinal que atraviesa cada una de las páginas de Cómo funciona
la mente está emparentada con la sociobiología que resuena,
justificadamente, a darwinismo social y a posiciones como las del
tristemente célebre Lombroso, pero actualizadas y sustentadas con toda
la artillería de la biología evolutiva y la genética. “La belleza de una
mujer proviene de una mandíbula corta, delicada y suavemente curvada, un
mentón pequeño, una nariz pequeña y una frente lisa y sin cejas salidas
[...] ¿Por qué las mujeres de aspecto masculino son menos atractivas? Si
el rostro está masculinizado, probablemente tendrá mucha testosterona en
su sangre (un síntoma de muchas enfermedades); si tiene demasiada
testosterona, es probable que sea estéril. Una ingeniería similar podría
explicar por qué los hombres con rostros sin rasgos femeninos son más
atractivos. Un hombre con una gran mandíbula angular, un mentón fuerte y
unas cejas prominentes corresponde sin duda a un macho adulto con
hormonas masculinas normales”. Y por último, el arte, la filosofía y la
religión caen en la volada, ya sea por acción u omisión evolutiva.

¿Pero puede rechazarse una teoría sólo porque sus consecuencias son
desagradables (y aún, como en este caso, peligrosas)? Pinker se hace la
misma pregunta, responde que no y es taxativo: “las emociones morales
están diseñadas por la selección natural para fomentar los intereses a
largo plazo de los individuos, y en última instancia de sus genes”.

Spandrels

Pinker se toma las cosas muy a pecho. A lo largo de todo el libro,
sostiene una guerra encarnizada contra uno de sus críticos más sagaces e
importantes, el gran paleontólogo –y famoso divulgador de la ciencia–
Stephen Jay Gould. Gould, que ha entrado en el Simpson’s hall of fame
cuando ayudó a Lisa en uno de los capítulos de la familia amarilla a
demostrar la falsedad de un ángel fosilizado, quizás haya dado con la
kriptonita en el caso Pinker.
Y la palabra mágica parece no tener una buena traducción en castellano,
Spandrels: “espacio entre las molduras exteriores de un arco y la línea
horizontal por encima de él”; subproductos arquitectónicos, que perforan
las puertas de la mente amurallada de Pinker. Cuando se construye una
catedral, algunos espacios quedan vacíos y sin uso. Más tarde, pueden
ser aprovechados, o no, para hacer un tragaluz o algún fresco que no
estaba en los planes originales. Un espacio que en un principio no
cumple ninguna función y que puede ser o no ser cooptado más adelante
para ser usado de forma adaptativa, por ejemplo, como el fondo de un
cuadrito: el spandrel no se hizo para eso, pero una vez que está, puede
ser aprovechado.

La selección natural fija las líneas maestras, las vigas y el modo de
construcción, sostiene Stephen Jay Gould, pero eso no quiere decir que
cada una de las partes de la construcción deba ser necesariamente una
adaptación. Gould, que también discutió en su momento la teoría del gen
egoísta, muestra que, como en la arquitectura, en la evolución algunas
cosas no tienen un origen adaptativo. Son spandrels que pueden ser
modificados de forma secundaria para alguna utilidad, pero siempre de
forma secundaria. El término “spandrel” tomado de la arquitectura,
resultó al final una buena metáfora para demarcar la distinción crucial
entre “origen no adaptativo” y “posible utilidad posterior”, una lanza
en la mirada de cíclope de la sociobiología, que expone la falacia
evolucionista de argumentos como el de Pinker, “que maltratan y
manipulan utilidades actuales para inferir de ellas un origen
 adaptativo” (Gould). Muchos de los rasgos de la cognición humana –que
constituyen el dato primario para la psicología evolutiva– probablemente
surgieron en forma de spandrels de una conciencia mucho más general.

Cómo funciona la mente ha sido muy bien recibido por el mercado
editorial y parte de la crítica. También anduvo cerca del Pulitzer.
“Todos los seres humanos actuales deben su existencia al hecho de haber
tenido a ganadores como antepasados y todos y cada uno de ellos en el
presente están diseñados, al menos en ciertas circunstancias, para
competir.” El reduccionismo genético, no sólo es falaz, como sostiene
Stephen Jay Gould. Se parece demasiado al pensamiento único de los
ganadores de hoy en día.
“El lingüista Noam Chomsky –cita Steven Pinker– sugirió que nuestra
ignorancia se podía dividir en problemas y misterios. Cuando abordamos
un problema, puede que no sepamos su solución, pero tenemos intuición,
un conocimiento cada vez mayor y ciertas ideas de qué andamos buscando.
Cuando nos enfrentamos a un misterio, sin embargo, sólo podemos
quedarnos mirando fijamente, maravillados y desconcertados, sin siquiera
saber qué aspecto tendría una explicación”. El funcionamiento de la
mente, por ahora, sigue siendo un misterio.

[Nota] *¿Quien es Steven Pinker? Steven Pinker es un canadiense de
Montreal nacido en 1954. Hacia 1982, ya recibido de doctor en
Psicología, ingresó al archifamoso MIT (el Instituto de Tecnología de
Massachussets) en el que aún es profesor de Psicología del Departamento
de Neurología y Ciencias Cognitivas, y dirige el Centro de Neurociencia
Cognitiva. En términos de “influencias”, él mismo reconoce como una de
las más importantes a la lectura de El gen egoísta, la obra del teórico
de la biología Richard Dawkins, entre otras páginas de la biología
evolutiva.
A partir de esos estudios, dejó un tanto al margen a la lingüística
(campo en el que incluso llegó a discutir con Noam Chomsky sobre la
naturaleza innata o no del lenguaje), para intentar explicar con los
términos y el marco conceptual de la teoría evolutiva un amplio rango de
fenómenos que van desde el disgusto del hombre por la ingestión de
gusanos hasta el porqué de los enamoramientos.
Chomsky no fue el único adversario notable que se agenció Pinker.
También se trenzó con Stephen Jay Gould, autor de la teoría evolutiva
del equilibrio puntuado y gran divulgador de las ciencias. Gould lo
acusó, junto a otros “fundamentalistas darwinianos”, de haber exagerado
el rol de la selección natural en los procesos y de haber dejado de lado
otras consideraciones, como los cambios genéticos que se dan por azar.
La defensa de Pinker fue, de alguna forma, una respuesta de sentido
común: “Comprendo esa clase de factores, pero un sistema funcional tan
complejo como la mente humana debe necesariamente basarse en la
selección natural”. Entre los libros más importantes de Pinker, antes de
Cómo funciona la mente, se encuentran El lenguaje instintivo y
Aprendizaje y Cognición: la adquisición de la estructura argumentativa;
además, suele colaborar frecuentemente con lo que Estados Unidos llama
“prensa popular” como el New York Times, Time y el New Yorker, entre
otros medios masivos.

                           ------------------

EL PAÍS Y LA "IMPOSTURA DE MANOS"
Por: Redacción El escéptico Digital

Estimados lectores, la presente carta de protesta fue remitida
recientemente al periódico El País.
Hasta la fecha no ha sido publicada ni se ha obtenido contestación
alguna. Por esta razón animamos a nuestros lectores a que reproduzcan el
texto de la misma y lo envíen al mencionado periódico (a Cartas al
director cartasdirector@..., haciendo constar el domicilio,
teléfono y número de DNI, o bien al defensor del lector
defensor@...) haciendo constar su adhesión personal al escrito y
solicitando su publicación.

Entre sorprendidos y alarmados hemos leído, en el periódico del domingo
26, que existen supuestas "energías" que se descontrolan en nuestro
cuerpo y que han de ser puestas en su sitio o recargadas por
"profesionales". El País Semanal nos recomienda, por ejemplo, que nos
sometamos durante varias sesiones (al módico precio de 30 euros cada
una) a los pases mágicos de un "maestro" que nos impondrá las manos,
equilibrándonos y ayudándonos a corregir incluso "quemaduras y
enfermedades graves".

Llevamos mucho tiempo leyendo El País, que, afortunadamente, no suele
dar crédito a las afirmaciones sobre milagros, rituales mágicos, o
poderes paranormales... excepto cuando provienen de Oriente o forman
parte de alguna de las llamadas "terapias alternativas". En estos casos,
en lugar de tratarlos como cuestiones de fe, a menudo incapaces de
resistir una crítica científica, El País los considera hechos cotidianos
y comprobados; jamás se pone en duda su eficacia, e incluso se
recomienda al lector que los consuma.

¿Para cuándo un artículo crítico con las innumerables supersticiones
disfrazadas de exóticos y espirituales métodos de curación? Artículos
que aclaren desde el punto de vista científico algunos conceptos como el
de energía (del que tanto se abusa en las terapias "New Age"), y que no
insulten nuestra inteligencia; especialmente la de las lectoras, a
quienes suelen ir dirigidas, en secciones de belleza y salud, todas
estas pretendidas panaceas basadas en teorías simplistas sobre el cuerpo
y la
mente.

[Nota] * Relación de firmantes de la carta original:
Félix Ares de Blas, Presidente de ARP-Sociedad para el Avance del
Pensamiento Crítico. / Ernesto José Carmena Riesco / Pedro Luis Gomez
Barrondo / José Mª Bello Diéguez / José Ignacio López López / Sergio
López Borgoñoz / Gustavo Adolfo Vázquez Gómez / Juan Soler Enfedaque /
Elisenda Font Campdelacreu / Claudio Pastrana / José Luis Cebollada
Gracia / José Vicente Arlandis Ortolá / Marcos Pérez Maldonado / Manuel
Caro Terrón / Francesc Pedrosa Martín / Fernando L. Frías Sánchez / José
Álvarez Castro / Gabriel Naranjo Fernández / Arturo Ríos Reyes / Jesús
Iglesias / Gilberto Marquina Reyes / Javier Armentia / Teresa González
de la Fe / Arturo Boque Foz / José Luis Calvo Buey / Gorka Moral López /
Eloy Anguiano Rey / Inés Rodríguez Hidalgo / Ferran Tarrasa Blanes /
Basilio Ruiz Cobo / Carlos J. Álvarez González / Víctor Raúl Ruiz Ruiz /
Alfonso Afonso Cano / Leire Arrieta Sanz / Javier Torres Sáenz / Julio
Arrieta Sanz / Ibon Basterretxea Hernández / Rafael
Menéndez-Barzanallana Asensio.

                           ------------------

Por La  Boca Muere El Pez http://javarm.blogalia.com/

CAPITANES INTRÉPIDOS (POR LA RED)
Por: Javier Armentia

El mundo en Red (el de la Internet) se mueve a gran velocidad, y
continuamente surgen iniciativas que se convierten en modas, que
evolucionan y que, a veces, dan un vuelco a lo anterior y, otras veces,
desaparecen por donde vinieron. En las metáforas usuales que se utilizan
para entender estos nuevos medios de comunicación electrónica, la
analogía con los términos de la navegación es habitual. De la misma
forma que la Red parece un océano de información y propuestas, por el
que uno navega utilizando herramientas (los programas de exploración),
algunos capitanes intrépidos comenzaron a colocar sus cuadernos de
bitácora al público. Son los llamados “weblogs” o “blogs”, actualmente
el punto de discusión de muchos comentaristas de estos medios
electrónicos.

Si en la navegación clásica el capitán apuntaba cada suceso diario en un
cuaderno, en la Red uno puede hacer lo mismo, incluyendo comentarios más
o menos personales, enlaces o referencias a cuestiones que ha ido viendo
a lo largo del día, creando un estilo de página característico en el
que, a menudo, predomina el texto sobre la imagen (aunque no siempre:
cada bitácora responde al criterio de su responsable). Hay bitácoras que
son directamente diarios de experiencias personales, otros pretenden
recoger opiniones sobre diferentes temáticas... la comunidad que van
creando establece redes propias, que se superponen a las que ya existen
entre páginas convencionales, de manera que a veces es difícil separar
una cosa de otra. En cierto modo, esta nueva invasión de contenidos
responde tanto al criterio o al interés de quienes aparte de navegantes
se convierten en productores de información como a la existencia de
herramientas (software) que facilita y configura el mundo de las
bitácoras.

En Internet es difícil hacer historia: la primera bitácora posiblemente
nació de la mano del mismo inventor de la triple uve doble, Tim Berners
Lee, que en su primera página web incluía comentarios sobre las nuevas
páginas que iban apareciendo. Una labor que actualmente es imposible,
con billones de páginas web. Se suele referenciar también como origen el
primer diario hipertextual (es decir, incluyendo enlaces a otros lugares
de la red) realizado por Justin Hall en 1994. En cualquier caso, hacia
1997 aparecían los primeros sistemas (con software libre, desarrollado
por programadores con la intención de distribuirse libre de cargos
económicos) que propiciaban la aparición de los primeros weblogs
comunitarios: lugares en los que el usuario se convierte en redactor de
noticias o comentarios, al principio ligados al desarrollo de software,
de sistemas operativos gratuitos y libres como linux y otros aspectos
tecnológicos, pero que poco a poco fueron dejando paso a iniciativas con
temáticas más amplias. Y a la aparición de las bitácoras personales como
un fenómeno extendido. En los últimos dos años se ha vivido una
verdadera explosión de este tipo de páginas, ligado a la aparición de
software que facilita las tareas, permitiendo incluso utilizar el
explorador habitual de Internet para editar cada entrada, como sucede
con el popular Blogger. Actualmente ya, el censo es imposible, y las
bitácoras se están convirtiendo en el tema de actualidad de las revistas
especializadas, llegando también a los medios de comunicación
generalistas. Como el resultado final de una bitácora, lo que uno ve con
su navegador, es una página web convencional, los sistemas de búsqueda e
indexación de Internet las incluyen en sus motores, y poco a poco
algunas bitácoras se convierten en lugares de referencia. Algo que nació
como iniciativa personal, ligada a pequeños grupos de programadores y
tecnófilos, lleva camino de convertirse en la moda de Internet de este
año por lo menos.

En opinión de Víctor Ruiz, informático y responsable de varias
publicaciones electrónicas, además de autor de uno de los sistemas de
bitácoras más sencillo de manejo en castellano, llamado Blogalia, las
bitácoras “son un nuevo medio de expresión, que no supone una revolución
sino una evolución en los ideales de Internet, en el que cualquier
persona, con pocos recursos, puede aportar contenidos”. La revolución
verdadera puede venir de la mano de los nuevos desarrollos que comienzan
a aparecer en la Red, donde los propios contenidos pueden referenciarse
más directamente, la llamada web semántica y los nuevos lenguajes web.

Las bitácoras están propiciando la aparición de millones de escritores y
periodistas que ponen sus textos al alcance de todo el mundo que visite
la página. Como tal, por lo tanto, es un fenómeno interesante, pero que
no asegura la calidad. Comenta Ruiz: “personas con poca formación
tecnológica son ahora capaces de aportar contenidos en red, pero en ello
encontramos de todo, distribuyéndose como una campana de Gauss, con
mucho mediocre, poco bueno y también poco muy malo”. Desde los textos
autocomplacientes y más bien adolescentes a los contenidos
profesionales, en las bitácoras el que manda es el capitán.

Algunos periodistas y escritores están encontrando en las bitácoras una
nueva forma de publicación independiente de las empresas de
comunicación. Pero, a la vez, se ha establecido un debate sobre si esto
podría llegar realmente a cambiar la forma en que la información se
mueve en Internet.

Parece poco probable que los medios de comunicación electrónicos o los
portales de las empresas dejen de ser visitados, pero es cierto que cada
vez más se llega a ellos a través de un comentario que alguien ha
colocado en su weblog. Quizá la característica más interesante es que
estos sistemas permiten de forma sencilla crear redes que saltan de un
lugar a otro permitiendo una búsqueda de información más libre y más
amplia que los menús confeccionados por las empresas. Paralelamente, se
crean comunidades de escritores y lectores, estableciendo nexos
(hipertextos) que llevan de unas a otras. Una especie de telaraña sobre
la propia telaraña que es la web. Recientemente, las propias bitácoras
han comenzado a permitir esta referencia (hacia fuera y entre ellas) de
manera automatizada, indicando no sólo posibles lugares a los que acudir
para seguir el tema, sino también los otros sitios que han incluido una
referencia al que se está visitando. Entre quienes piensan que este
fenómeno morirá pronto, conforme la gente se canse de ver páginas
personales de gente que no dice nada interesante y quienes quieren ver
aquí la verdadera revolución de la era Internet, el mundo de las
bitácoras, realmente, supone facilitar nuevas vías de comunicación e
intercambio de ideas. Puede parecer un tanto anárquico, pero en la
Internet las cosas siempre suceden un poco de esta manera.

Algunos enlaces para comenzar a conocer las bitácoras.

Blogger, aunque está en inglés sigue siendo uno de los sistemas más
usados para escribir bitácoras.
Blogalia, de reciente aparición, se trata de un sistema muy sencillo de
manejo similar al Blogger. Y en castellano.
Bitácoras.Net:, el mundo de la bitácora en castellano, con foros,
índices y valiosa información sobre todo esto.
BarraPunto:, iniciativa española similar a la americana SlashDot, un
foro de intercambio de información del que nacieron muchas de las ideas
que configuran hoy las bitácoras personales.
Bitácora del autor: Por La  Boca Muere El Pez
http://javarm.blogalia.com/

                           ------------------

La Crucifixión de Clío http://clio.blogalia.com/

MIRANDO HACIA ATRÁS CON RISAS
Por: José Luis Calvo

Tengo, lo reconozco, un vicio del que me resulta imposible desprenderme.
Soy un bibliófilo impenitente. Me entusiasma la búsqueda de un libro
antiguo, de un ejemplar raro. El placer de encontrarlo, de leerlo no lo
cambiaría por nada. Sólo quién comparta esta afición entenderá el arrobo
ante un libro que, con frecuencia, está casi desencuadernado, con
manchas de óxido en numerosas páginas y, a veces, incluso huele mal.

Sin embargo, detrás de esa apariencia decrépita se ocultan perlas que
nunca perderán su vigencia. Hoy, prometo que no será la última vez que
lo haga, he querido compartir con ustedes una de esos tesoros. El texto
dice así:

"Los anteriores datos se los debemos a Allan Kardec , pero dice Sir
Arthur Conan Doyle, en su obra publicada recientemente, después del
último congreso espiritista de París, refiriéndose al empleo de mediums,
que algunos incrédulos objetaron que, puesto que los espíritus de los
muertos estaban a nuestro lado, conviviendo con nosotros, por qué no se
dirigían a los interesados sin necesidad de intermediarios. Y el ilustre
Presidente del Congreso responde de esta manera: "Conforme en que
desconfiéis de los mediums, que son a veces gentes cualesquiera, pero
cuando recibís noticias de vuestro hermano que está en Marruecos, el
cartero es quien las trae, ¿no es cierto? Pues bien, el medium, es
sencillamente el cartero. Y hasta parece que algunos, se han sorprendido
de que en el curso del Congreso no hayamos mostrado ningún fantasma, ni
el más pequeño ectoplasma. Sabed que las fuerzas psíquicas no tienen
ninguna simpatía por las vanas curiosidades. En cambio, se revelan
bienhechoras y consoladoras para una madre desgarrada que suplica a Dios
que le asegure que el hijo a quien llora no la ha abandonado nunca..."

Como puede verse, el admirable escritor, tiene para todos los gustos:
humor, sentimentalismo, transigencia... de todo; de todo menos razón.
Porque resulta ahora, que los espíritus, son de la misma condición que
los humanos, es decir, malos y buenos; los hay, que vienen a consolar a
las madres desgraciadas y en cambio otros, aunque la suya les llame a
gritos, no tienen ganas de acudir, ni les importa un pitoche la genitora
de sus días. Otros, en cambio, son modestos, huraños, y se niegan a
aparecer delante de gentes, en tanto que existen los sociables, aquellos
que parecen estar esperando la llamada de las sociedades y reuniones de
pacientes espiritistas para presentarse, sino es que acudan
espontáneamente, haciendo la gracia de su presencia a personas que en
verdad, los reciben con muestras de espanto e inequívocas pruebas que no
les dejan dudas de su inoportunidad."

Puede encontrarlo en las páginas 47 y 48 de la obra "A.B.C. del
Espiritismo. (Las fuerzas ocultas y su clave)" Tipografía y
encuadernación de Senén Martín. Ávila, 1.92?. Su autor fue B. J.
Bautista que era un fervoroso creyente en la autenticidad del
espiritismo pero que intentaba su estudio desde una perspectiva
científica, de ahí que su obra esté plagada de diatribas contra lo que
consideraba: "insensateces y fantasías que sólo sirven, si son de buena
voluntad, para pasar el rato y si de mala, para explotar a los
ignorantes."

Amén, Sr. Bautista.

                           ------------------

Tercer Milenio http://milenio.heraldo.es/hemeroteca/

JAVIER ARMENTIA: "LAS CONCLUSIONES DE LA CIENCIA NO SON INAMOVIBLES"
Por: Miguel Ángel Sabadell

Javier Armentia es un gran defensor del pensamiento escéptico pero no
del escepticismo absoluto. «Debemos optar por un escepticismo
científico –comenta–, que llega a conclusiones pero no a verdades
inamovibles». En Ciencia, la aparición de nuevos datos hace cambiar de
postura algunas veces

Javier Armentia, desde su puesto de director del Planetario de Pamplona,
contribuye como nadie a la difusión de un método de pensamiento que
exige un cierto ascetismo al pensar: el escepticismo científico.

Pregunta–. Usted habla de pensamiento crítico y supongo que todos
sabemos qué se quiere decir con eso...
Respuesta–. No crea. El pensamiento crítico hace una excelente labor de
profilaxis a la hora de creer cosas no demostradas. En el fondo no es
otra cosa que no aceptar algo simplemente porque nos viene dado. Tomar
esta postura exige un trabajo adicional: hay que leer, revisar el
conocimiento y evaluar para llegar finalmente a alguna conclusión. Es
más fácil aceptar las cosas porque nos lo dicen.
P–. ¿No tiene el aspecto de ser un escepticismo a ultranza?
R–. No. No defiendo una postura de escepticismo absoluto, de que nunca
podemos estar seguros de nada. Debemos optar por un escepticismo
científico, que llega a conclusiones. Pero ¡cuidado! No son verdades
inamovibles; a lo mejor mañana nuevos datos nos obligan a cambiar
nuestra postura. Y eso sí exige valor: no es fácil abandonar una idea,
por muy querida que sea, porque no se ajusta a la realidad.
P–. Pero la Ciencia tampoco es esa cosa tan objetiva que aparentemente
se nos vende. También hay lobbies, existe el argumento de autoridad...
R–. Por supuesto. No es lo mismo ser científico en Estados Unidos que en
España, no es lo mismo ser becario FPI que catedrático de universidad, o
trabajar en una institución de primera línea que en una secundaria...
Sin embargo al final son los datos, la solidez de la investigación, la
que acaba mandando. Puede que en un caso cueste más aceptarla que en
otro, pero al final ocurre.
P–. También es recurrente escuchar que a la Ciencia le falta
imaginación, o eso de la «Ciencia oficial».
R–. Es un sinsentido acusar a la Ciencia de mente cerrada o sin
capacidad de imaginación. Quien hace eso es quien no la conoce. Un
ejemplo: la historia de la Física es una larguísima colección de ideas y
fenómenos que van contra lo que uno esperaría encontrar: la relatividad
especial nos dice que masa y tiempo dependen de la velocidad, la
relatividad general dice que el espacio-tiempo se puede modificar, se
puede curvar, y no hablemos de la teoría cuántica. ¿Quién en su sano
juicio podría aceptar el principio de incertidumbre como una propiedad
inherente de la naturaleza? A veces se escucha que la Ciencia es la
nueva inquisición y que quienes defienden ideas peregrinas son como
Galileos redivivos. La cuestión es que aparecen demasiados. En la
historia ha habido muy pocos Galileos y muchos «iluminados».
P–. ¿Debemos desconfiar de aquello que va en contra de principios bien
establecidos?
R–. Sí, siempre teniendo en cuenta que afirmaciones extraordinarias
exigen pruebas extraordinarias. Por ejemplo, con la homeopatía. Uno de
sus postulados básicos es que lo similar cura lo similar. En resumen,
que si uno tiene vómitos debe tomar algo que produzca vómitos. Claro que
ese supuesto medicamento debe tomarse muy diluido, hasta tal punto que
no queda nada de soluto en la disolución. ¿Entonces? Pero hay algo que
quizá sea más preocupante. Todos hemos estudiado química y lo que es el
número de Avogadro pero, aparentemente, no ha calado. ¿Por qué? La
respuesta no es sencilla. Un ejemplo. Unos amigos míos se gastan todos
los años unas 8.000 pesetas en tratar a sus hijos con homeopatía para
impedir que contraigan la gripe. A su vez, otros amigos comunes no hacen
nada y todos los años, si caen unos, caen los otros. Cuando les pregunto
si se dan cuenta de lo que eso significa contestan que dónde voy, que
sus hijos no cogen la gripe. Luego una cosa es clara: la homeopatía
elimina la memoria de las personas.

[Nota]* Javier Armentia nació en Vitoria en 1962 y se licenció en
Ciencias Físicas, especialidad de Astrofísica, en la Complutense de
Madrid. Trabajó como profesor del Departamento de Astrofísica de 1985 a
1990, cuando fue nombrado director del Planetario de Pamplona, puesto
que ocupa en la actualidad. Ha publicado más de una decena de artículos
de investigación sobre Astrofísica en publicaciones de referencia. Como
divulgador científico es autor de varios libros, guiones de programas de
planetario y colabora habitualmente con diversos medios. Desarrolla una
activa labor en defensa de la racionalidad; fue presidente de
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico entre 1992 y 2001.

                           ------------------

La Vanguardia http://www.lavanguardia.es/

FRANCISCO J. YNDURÁIN, FÍSICO ESPECIALISTA EN FÍSICA DE PARTÍCULAS: "LOS
NEUTRINOS ESTÁN AHORA ATRAVESÁNDOTE"
Por: Víctor M. Amela
Noticia enviada por: Luis Alfonso Gámez

Pregunta-. ¿De qué están hechas las cosas?
Respuesta-. En el siglo V a.C., Demócrito dijo: "En realidad, sólo hay
átomos y vacío".
P-. ¿Qué era un "átomo"?
R-. "Átomo", en griego, significa "no divisible". O sea, eran las
partículas indivisibles (unidas entre sí por unos ganchos, imaginaba
Demócrito) que conformaban la materia.
P-. ¿Y de dónde sacó Demócrito esa idea?
R-. Me gustaría saberlo: ¡es una intuición genial! Se adelantó 2.300
años a Dalton, que en 1808 formuló la tesis científica de los átomos:
estableció que cada elemento químico está constituido por un tipo de
átomo.
P-. ¿Y cuántos tipos de átomo hay?
R-. Existen 92 elementos químicos y, por lo tanto, existen 92 tipos de
átomo distintos.
P-.  Y combinando esos 92 tipos de átomo...
R-. Obtienes toda la materia que hay en el universo. Sólo hay que añadir
los neutrinos.
P-. Ah... ¿Y qué son los neutrinos?
R-. El lector de esta página está siendo atravesado por neutrinos. Igual
que usted y que yo.
P-. Pues yo no noto nada de nada...
R-. Un neutrino tiene menos masa que un electrón, y sin carga eléctrica.
Hay muchísimos, pero son tan poca cosa que atraviesan la Tierra sin
apenas interactuar con nada.
P-. Y los neutrinos, ¿andan por ahí, sueltos?
R-. Brotan de las estrellas y circulan por todo el cosmos. Usamos
detectores enormes (tanques con 11.000 toneladas de agua, por ejemplo)
y, de tarde en tarde, uno choca con una molécula de agua, ¡y así lo
detectamos!
P-. Explíqueme ahora qué es un electrón.
R-. Un electrón es una carga negativa y con muy poca masa. En 1897,
Thomson describió la estructura del átomo: un núcleo... y una nube de
electrones que giran en su torno.
P-. Hoy sale eso en todos los libros de texto.
R-. Sí, pero la escala correcta sería esta: si dibujas el núcleo en un
milímetro, los electrones deben girar a diez metros de distancia.
P-. ¿Y qué mantiene ahí a los electrones?
R-. Tienen carga negativa, y el núcleo la tiene positiva. Y entre 1910 y
1920, Rutheford estableció que un núcleo de átomo está formado, a su
vez, por dos partículas: protones (carga positiva) y neutrones (carga
neutra).
P-. ¿Y cuál es el átomo más sencillo?
R-. El de hidrógeno: un protón y un electrón.
P-. ¿Y el más complejo?
R-. El de uranio: 92 protones y un centenar de neutrones -en el núcleo-,
y 92 electrones.
P-. O sea: el átomo no era ya la partícula más pequeña en que puede
dividirse la materia...
R-. Ya ve usted que no: en el átomo hay electrones, hay protones y hay
neutrones. ¡Pero, a su vez, el protón y el neutrón están hechos de otras
partículas aún más pequeñas!
P-. ¿De qué partículas están hechos?
R-. De quarks.
P-. Esto no se acaba nunca... ¡Quarks!
R-. Los descubrimos hacia 1950, gracias a los aceleradores de
partículas: ahí imprimimos velocidad a neutrones, protones... y, en los
choques, se descomponen en quarks.
P-. Parece el juego de las muñecas rusas... Veamos: y los quarks, ¿de
qué están hechos?
R-. No podemos saberlo, hoy por hoy. No descarto que un quark esté
formado a su vez por partículas aún menores, pero hoy no disponemos de
energías lo bastante altas y poderosas para descomponerlos y
averiguarlo. Un quark es hoy una partícula indivisible.
P-. O sea, que toda la materia es un gazpacho de quarks..., más
electrones, más neutrinos.
R-. Sí. Todo lo que ve: una estrella y usted.
P-. Bien, ¿y qué me dice de lo inmaterial? A ver: ¿de qué está hecho el
pensamiento?
R-. Es una matriz de fluctuaciones electromagnéticas en el cerebro. Una
ordenación de corrientes electromagnéticas.
P-. ¿Y dónde queda Dios en todo esto?
R-. Eso le preguntó Napoléon al físico Laplace, que respondió: "¿Dios?
No he
tenido necesidad de introducir esa hipótesis".
P-. Pero vayámonos al origen: ¿de dónde surgieron quarks, electrones y
neutrinos?
R-. Una millonésima de segundo después de comenzar el big bang, ahí
estaban ya.
P-. ¿Y antes?
R-.¿Qué significa "antes"? El tiempo comienza con el big bang...
P-. ¿Y como acabarán todas esas partículas?
R-. Irán anulándose y, dentro de un millón de millones de millones de
años, sólo habrá pura radiación, fotones, una luz birriosa...
P-. Y, dígame: ¿qué es el vacío?
R-. Imagine el vacío como una masa gris. En esa masa gris hay huecos
blancos y hay bolas negras. Las bolas negras son la materia...
P-. ¿Y los huecos blancos?
R-. La antimateria. Y cuando una bola negra encaja en un hueco blanco,
se anulan y queda masa gris: ¡el vacío! Toda la materia existente es lo
que no ha encajado, lo que sobra.
P-. Buf... El universo me supera...
R-. Y a mí. ¡Me sorprendería mucho que llegásemos un día a desentrañar
enteramente la estructura del universo!
P-. Y... ¿qué es lo que más le desconcierta?
R-. Que todo está por triplicado.
P-. ¿Cómo dice?
R-. Sí. Le he hablado de electrones, neutrinos y quarks (hay de dos
tipos, el "d" y el "u"). Pues bien: de todo eso ¡hay tres copias!, y
para formar toda la materia ¡basta con una! ¿Para qué están las otras
dos? ¡Sobran!
P-. Todo tiene una explicación...
R-. ¿Sí? Eso es fe, eso es pura superstición.
P-. Hombre, usted se dedica a buscarlas, ¿no?
R-. Sí, desde niño he necesitado saber de qué y cómo están hechas las
cosas.
P-. Yo ya sé ahora que soy un montón de átomos atravesado por neutrinos.
¡Gracias!
R-. Sí, y dentro de 15 años ni uno de sus átomos de hoy estará ya en
usted. Quizá mañana le entre un átomo que estuvo en Napoleón, y esté en
mí uno que hoy está en usted.

Subatómico

El insigne físico Feynman dijo una vez que si le obligasen a salvar un
solo conocimiento científico, ¡uno sólo!, sería éste: la estructura en
átomos de todo lo que ves. Ynduráin está de acuerdo, y lo explica en el
libro "Electrones, neutrinos y quarks" (Crítica), con una inteligencia
que penetra en la materia hasta su grano subatómico, infinitesimal, allá
donde la materia no puede ya ser fragmentada más, donde quedan
partículas que son casi pura energía. Es lo que estudia una rama de la
física llamada física de partículas o física de altas energías. Son de
esas cosas a las que uno dedica toda una vida, cosas que antes estaban
en manos de filósofos, de místicos y de poetas, y que hoy están
dilucidándose en sincrotrones, o sea, en fabulosos aceleradores de
partículas.

[Nota] *Francisco J. Ynduráin. Tengo 61 años y nací en Benavente
(Zamora). Soy catedrático de Física Teórica en la Universidad Autónoma
de Madrid. Estoy casado y tengo dos hijos (32 y 28 años). Yo creía que
era de izquierdas, pero ya no sé... ¿Dios? Soy escéptico... Toda la
materia del universo está hecha con tres cosas: electrones, neutrinos y
quarks; el resto es vacío.

                           ------------------

Tercer Milenio http://milenio.heraldo.es/hemeroteca/

FRANCISCO REGO: "LA DIVULGACIÓN ESPAÑOLA NECESITA UN CARL SAGAN"
Por: Carlos Tellería

Francisco Rego, o Paco Rego, como firma sus artículos, es uno de esos
casos de doble titulación Ciencias-Periodismo (Medicina-Periodismo, en
este caso) dedicado a la divulgación científica. En su opinión, en
nuestro país hace falta un Carl Sagan, alguien que tire con fuerza de la
divulgación y cree escuela.

El divulgador científico Francisco Rego participó recientemente en el
ciclo «Portavoces de la ciencia» organizado por el Programa Ciencia
Viva. Después de la charla que ofreció a los alumnos del IES Andalán,
explicaba que «la experiencia ha sido magnífica, porque hablar para
chavales que están despertando a la realidad, que quizá ven la ciencia
como algo muy duro, es algo que merece la pena. Es probable que alguno
de ellos se dedique al periodismo científico o llegue a ser
investigador. Mi intención era hacerles ver cómo es el trabajo de un
periodista científico y lo privilegiados que somos por ser testigos de
acontecimientos históricos que en otro caso no habríamos podido ver».

Pregunta–. ¿Cómo es posible que cada vez haya menos alumnos en carreras
de ciencias y más noticias científicas en los medios?
Respuesta–. La contradicción no es tal. Se producen a diario noticias de
ciencia y tecnología que se llevan a los medios. Pero la enseñanza de
las ciencias en los colegios, institutos y universidades es una
enseñanza que no motiva. Es muy academicista, de mucha memoria, y el
alumno, a la vez que memoriza, no acaba de ver la traducción de esos
conocimientos en la práctica. En países como EE.UU. las enseñanzas son
mucho más prácticas. Los alumnos se hacen una idea bastante clara de
cuál va a ser su cometido. La ciencia puede ser, y de hecho es, tanto o
más divertida que cualquier otra disciplina. Hay que quitarle dramatismo
a las Matemáticas o la Física e intentar que se conviertan casi en un
juego.
P–. ¿Cuál debe ser el papel de los medios de comunicación científica y
los museos de ciencia?
R–. Su papel es claramente divulgativo. A través de un periódico no se
puede enseñar. Hay que enseñar en las escuelas, en los institutos y
universidades, y aprender en los laboratorios. A la prensa le
corresponde la divulgación, y la divulgación de calidad. Aquélla que
utilizando palabras cotidianas lleve al lector a un territorio que antes
ni siquiera imaginaba, pero que es real. Los museos hacen prácticamente
lo mismo, aunque desde otra óptica porque se puede palpar, se puede
participar de un descubrimiento y se pueden llegar a comprender los
mecanismos o las leyes de la Física utilizando elementos muy sencillos.
No tienen que suplir a los profesores, pero entre todos deben contribuir
a lo mismo, a crear un espíritu científico, a despertar la curiosidad de
la gente, que se identifique con aquello que les rodea y que hasta ahora
estaba oculto.
P–. ¿Cuál sería el principal obstáculo al hacer periodismo científico?
R–. La ciencia sigue siendo para los medios de comunicación, a pesar de
los últimos progresos, una cuestión marginal. Para que una noticia vaya
a la portada, tiene que ser algo muy gordo, cuando hay muchas noticias
que merecerían, cuando menos, una llamada en portada. Desgraciadamente,
los científicos no meten goles. Pero llegará un momento en que este
recelo que todavía existe hacia la información científica y tecnológica
desaparecerá, y tendrán su espacio como las noticias de deportes, de
economía o todas las demás.
P–. En la divulgación científica tenemos una asignatura pendiente todos,
¿no?
R–. Uno de los grandes problemas a la hora de divulgar es que no existen
investigadores que divulguen bien. Carl Sagan, científico de la NASA,
consiguió que todo el planeta se interesase por la astrofísica y el
espacio, dos disciplinas a priori duras. En España necesitamos un Carl
Sagan, alguien que tire de la divulgación científica, la lleve a donde
debe estar, y cree escuela.

[Nota] *Francisco Rego es uno de los pesos pesados de la nueva
generación de divulgadores científicos en España. Estudió Medicina en la
Universidad de Santiago de Compostela y Periodismo en la Complutense de
Madrid. Entre las actividades de su carrera profesional, todas ellas
relacionadas con la divulgación de la ciencia, fue redactor jefe del
semanario «El Nuevo de la Ciencia», Premio Nacional de Periodismo
Científico del CSIC en 1990 y jefe de prensa del Museo de Ciencias de
Madrid y del Museo Nacional de Ciencias Naturales. En la actualidad es
responsable de ciencia del suplemento «Crónica» de «El Mundo» y
coordinador de la revista «Newton».

                           ------------------

La Biblioteca de Babel http://daurmith.blogspot.com/

VA DE BOMBAS
Por: Adela Torres Calatayud (daurmith@...)

Miren qué bichito más majo. Es un ejemplar del género Brachinus, que no
es un personaje de un tebeo de Astérix, sino un miembro de la muy
honorable familia de los escarabajos bombarderos. Por una vez, los
biólogos han clavado el nombre: este animalillo tiene un mecanismo de
defensa muy particular. Aunque según la especie el mecanismo varía, la
versión más espectacular consiste en un chorro de una sustancia
irritante, expelida a enorme velocidad y a temperatura de 100º C sin
exagerar. Además la creatura puede apuntar la manguera con bastante
facilidad, así que no quisiera ser yo quien recibiera en un ojo el
jeringazo de banzoquinonas hirvientes, thank you very much.

Hasta aquí suelen llegar los libros de texto básicos y los documentales
de la 2; todos nos emocionamos con el ingenioso mecanismo del escarabajo
bombardero y luego nos ponemos a ver otro documental sobre la vida
secreta del oso hormiguero. ¿Y a nadie le pica la curiosidad de saber
cómo hace el escarabajo bombardero para cocinar semejante cóctel sin
quemarse? A mí sí.

Las quinonas son sustancias usadas en el metabolismo de los escarabajos;
están implicadas en la formación de la quitina, esa sustancia dura que
recubre el cuerpo de los insectos. Vale, de casi todos los insectos. No
es obligatorio usar todas las quinonas producidas en la quitina. Algunas
pueden quedar sin usar. Esto viene bien, porque las quinonas saben a
rayos: un escarabajo que mantenga una pequeña cantidad de quinonas en su
cubierta tiene ventaja, porque un depredador va a decir "aj, puaf, asco,
caca", y aquí paz y después gloria. La evolución trabaja con lo que
tiene a mano: si son quinonas, bienvenidas sean las quinonas. De aquí al
escarabajo bombardero la ruta evolutiva no es corta, pero es bastante
sencilla de imaginar. Veamos el producto final:

El arsenal de este bicho consiste en un reservorio interno en el que
desembocan células secretoras que producen, por un lado, hidroquinonas,
y por otro, peróxido de hidrógeno (agua oxigenada vulgaris, pa
entendernos). Cuando estas dos sustancias se mezclan en el reservorio...
no pasa nada. Pero ojo: este reservorio desemboca en una cámara especial
tapizada de células que secretan unos tipos de enzimas llamados
catalasas y peroxidasas. Estos enzimas actúan sobre el peróxido de
hidrógeno, y lo descomponen, muy rápidamente, en agua y oxígeno.

Aquí es donde entra la química básica: cuando el contenido de peróxido e
hidroquinonas del reservorio pasa por la cámara, las catalasas y
peroxidasas encuentran abundante material para trabajar, y pasan dos
cosas: el peróxido se descompone, y las hidroquinasas son rápidamente
oxidadas en unos productos de reacción que son, precisamente, las
benzoquinonas, esa sustancia irritante de la que hablábamos antes. El
oxígeno producto de la reacción genera suficiente calor como para llevar
la mezcla a ebullición, así que parte de ella, cosa de un quinto, se
vaporiza.
Y aquí es donde entra la física básica (jo, es que hay que saber de
todo): la presión generada por el gas cierra la válvula que conecta la
cámara de reacción con el resto del escarabajo, y la única salida que le
queda a la mezcla hirviente son unas aberturas en el extremo del abdomen
del escarabajo. Así que por ahí sale. Voilà el bombardeo.

A mí me chifla este proceso: los detalles se han descubierto hace muy
poco, y es apabullante ver cómo la evolución inventó, por así decir, el
cohete a reacción antes que nosotros. Vale que el escarabajo no sale
volando, pero los cohetes a reacción también aprovechan el peróxido de
hidrógeno como combustible.

La pena es que el escarabajo bombardero tiene el dudoso honor de haberse
convertido en el penúltimo abanderado de los creacionistas, que son esos
cretinos que, como no se molestan en aprender cómo funcionan las cosas,
deciden que las ha hecho Dios y que hay que enseñar el Génesis en las
clases de ciencia de las escuelas. Costó cosa de diez minutos
desmontarles el argumento del escarabajo bombardero (y servidora se lo
hubiera ilustrado con un buen chorro de benzoquinonas en ebullición en
la nariz, a guisa de ejemplo práctico), pero no haya pánico: volverán,
tras haberse pasado unos meses buscando un ejemplo de algo que hoy por
hoy todavía no sepamos bien cómo funciona, y lo blandirán triunfantes
por todas partes, mostrándose orgullosos de usar a su Dios como un
posavasos para la ignorancia y enfureciéndonos a los que todavía nos
preocupamos por enseñar, y aprender, las herramientas básicas del
pensamiento crítico.

(Gracias a Ciencia 15 http://ciencia15.blogalia.com/, cuya entrada sobre
las polillas me recordó mi vieja historia de amor con el escarabajo
bombardero y me animó a escribir esta entrada).

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/index.html

BERNAT SORIA, PIONERO EN EL USO DE CÉLULAS MADRE CONTRA LA DIABETES:
“IMPEDIR UN TRATAMIENTO POR CREENCIAS RELIGIOSAS ES UNA FORMA DE
INTEGRISMO”
Por: Javier Sanpedro
Noticia enviada por: Vicente Prieto

Bernat Soria, el pionero mundial en el uso de células madre embrionarias
contra la diabetes de tipo I -una enfermedad que afecta a 3.000 nuevos
pacientes españoles cada año, casi todos niños y jóvenes-, se ha tenido
que emplear a fondo para sortear al Gobierno de su propio país, que ha
hecho todo lo posible por impedir que siguiera adelante con sus
investigaciones. Soria, director del Instituto de Bioingeniería de la
Universidad Miguel Hernández (Elche), se ha visto forzado a distribuir
su proyecto entre ocho laboratorios de cinco países, pero ha conseguido
que Bruselas le dé la razón: la Comisión Europea le ha financiado con
2,1 millones de euros, en la primera partida europea dedicada a las
células madre de embriones humanos.

Pregunta. ¿Por qué le apoya la UE y no el Gobierno español?
Respuesta. La UE nunca ha cuestionado la investigación con células madre
embrionarias. El grupo de Ciencias de la Vida de la Comisión Europea la
apoya, y el comisario Philippe Busquin siempre se ha mostrado a favor.
Lo único que impide que la UE financie estas investigaciones es que el
país destinatario las tenga prohibidas. La Comisión Europea no puede
costearlas en un país en que no sean legales.
P-. ¿Considera que el Gobierno ha obstaculizado sus investigaciones?
R-. Eso no es una consideración, es un hecho. Yo tenía un proyecto de la
Juvenile Diabetes Foundation de Nueva York, y me hubiera bastado con que
el Gobierno no hubiera hecho nada. Pero, aunque en mi universidad no hay
ningún escrito en el que se me prohíba seguir con el trabajo, lo cierto
es que hubo presión de varios miembros del Ministerio de Sanidad sobre
el decano, el rector, el vicerrector, catedráticos amigos y conocidos...

'Hubo presiones de Sanidad sobre el rector, el decano, catedráticos
amigos y conocidos...'

P-. ¿Llamaría a eso una campaña de intimidación?
R-. Pues hombre, el Ministerio de Sanidad es nuestra autoridad, y si una
autoridad pide un informe en menos de dos horas y hace toda esa batería
de llamadas, eso genera una cierta... presión, digamos. Esa presión
revela la inseguridad jurídica que sufrimos los investigadores en este
campo. Algunos magistrados del Consejo General del Poder Judicial me han
confirmado que se están utilizando interpretaciones de una ley concebida
con otros propósitos para cuestionar estas investigaciones. Otros
juristas interpretan que la ley española no prohíbe trabajar con células
madre, ni tampoco la clonación terapéutica. Pero otra cosa es que uno
tenga la espada de Damocles de que le puedan cerrar en laboratorio, o
cancelar la línea de investigación. Algunos altos funcionarios de la
Administración me han dicho: tú hazlo y ya está, pero eso no es forma de
hacer investigación seria.
P-. ¿A qué atribuye la actitud del Gobierno?
R-. No a razones científicas, desde luego. Más de 50 premios Nobel se
han dirigido a Clinton y a Bush para pedirles que apoyen este tipo de
investigación. Me figuro que la actitud del Gobierno se deberá a razones
religiosas, pero no lo sé con certeza. Son ellos quienes tienen que
explicar esa actitud.
P-. ¿Qué le diría a quienes se oponen a estas investigaciones aduciendo
que un embrión de menos de 14 días es ya una vida humana?
R-. Precisemos. Vida humana es cualquier célula humana. Pero ser humano
es un concepto distinto. Sostener que un embrión es un ser humano no es
más que una creencia religiosa. Toda creencia es respetable, pero no se
puede legislar para todos los ciudadanos basándose en las creencias de
algunos. Una creencia no debe impedir a un enfermo la posibilidad de un
tratamiento. Si hay alguien que tiene esa creencia, lo razonable es que
él no acepte el tratamiento cuando exista. Pero impedir ese tratamiento
a los demás -a quienes no comparten ese punto de vista- aduciendo
creencias religiosas es una forma de integrismo, una actitud muy lejana
de los principios que suelen orientar a las sociedades occidentales.
P-. ¿Se considera usted un perseguido científico?
R-. Soy un modesto trabajador de laboratorio. Hay muchas dificultades
para hacer ciencia en este país-falta de inversión, carencia de
infraestructuras, atraso secular-, y ésta es una más.
P-. Hay voces que se oponen a la clonación terapéutica porque temen que
abra la puerta a la clonación reproductiva.
R-. Es la teoría ética de la slippery slope, la pendiente resbaladiza.
Pero un bisturí no es bueno ni malo: en manos de un asesino quita vidas,
y en manos de un buen cirujano las salva. No prohibamos los bisturís.
Sería una insensatez.

'Es prudente predecir que los ensayos clínicos empezarán en un plazo de
cinco años'

P-. ¿Cómo es su contacto con los pacientes de diabetes?
R-. Yo ejercí la medicina antes de dedicarme a investigar, presido la
Sociedad Española de Diabetes, y siempre he tenido contacto con los
pacientes de esa enfermedad. Los mensajes que recibo de ellos son de
aliento. Sé que están recogiendo firmas para la llamada Plataforma de
Apoyo a Bernat Soria, que denominaron así contra mi voluntad -yo les
sugerí que la llamaran Plataforma en Apoyo de la Investigación con
Células Madre-, pero mi relación con ellos es muy buena, y tienen toda
mi simpatía.
P-. ¿Qué esperanzas tiene de encontrar un tratamiento?
R-. La línea de células madre debe enmarcarse en un programa de
trasplante de islotes (tejidos pancreáticos) de cadáveres, cuya
inexistencia en España es una vergüenza. Esos trasplantes ya curan la
diabetes, como ha demostrado Jim Shapiro, y deben ponerse en marcha. Las
células madre son una fuente alternativa de tejidos: imprescindible,
porque nunca dispondremos de suficientes donantes para asegurar el
tratamiento a los 3.000 nuevos casos de diabetes de tipo I que se
declaran en España cada año, y eso sin sumar a los de tipo II que
también podrían beneficiarse de ello.
P-. ¿En qué plazo podrían arrancar los ensayos clínicos basados en
células madre embrionarias?
R-. Tendremos células humanas productoras de insulina en un plazo de 12
a 24 meses, y es prudente predecir que los ensayos clínicos empezarán en
unos cinco años.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

LA UE FINANCIA EL PROYECTO CON EMBRIONES DE BERNAT SORIA QUE VETÓ EL
GOBIERNO
Por: Javier Sampedro

Bernat Soria, el científico más avanzado en el uso de células madre
embrionarias para tratar la diabetes de tipo I, podrá sacar adelante con
dinero europeo el proyecto que el Gobierno español le ha impedido
realizar en su laboratorio de Alicante.

Bernat Soria, director del Instituto de Bioingeniería de la Universidad
Miguel Hernández (Elche), consiguió hace dos años convertir células
madre embrionarias de ratón en células pancreáticas productoras de
insulina, y las utilizó para curar a los ratones la diabetes de tipo I.
Desde hace más de un año es el científico mundial más avanzado en la
aplicación de esa misma técnica a las células madre de embriones
humanos, una línea experimental que, con los apoyos administrativos
necesarios, podría entrar en fase de ensayo clínico en un plazo de tres
o cinco años. Cada año se declaran en España 3.000 nuevos pacientes de
diabetes de tipo I, casi todos niños y jóvenes.

Pero no es precisamente apoyo lo que Soria ha conseguido del Gobierno
español, que en este asunto se ha alineado con los sectores religiosos y
conservadores que consideran que un embrión de 10 días -poco más que una
pelota de células indiferenciadas- es ya un ser humano, y por tanto no
puede destruirse para obtener células madre. Esta postura se enfrenta a
la inmensa mayoría de la comunidad científica internacional, que ve en
las células madre embrionarias una enorme promesa para tratar no sólo la
diabetes, sino muchas otras enfermedades ahora incurables.

Cuando los experimentos de Soria trascendieron, en julio del año pasado,
el Ministerio de Sanidad abrió un expediente informativo al laboratorio,
y el secretario general de Gestión y Cooperación Sanitaria de ese
departamento, Rubén Moreno, comunicó repetidamente al científico y a su
rector que trabajar con células madre embrionarias era 'una infracción
grave'. Curiosamente, esas iniciativas intimidatorias no partieron de la
ministra Celia Villalobos, que, según fuentes cercanas, apoya esas
investigaciones.

Soria, que incluso disponía de la financiación internacional necesaria
para seguir trabajando -incluida la mayor subvención que ha otorgado en
su historia la Juvenile Diabetes Foundation de Nueva York, de unos
720.000 euros-, se vio forzado a buscar fórmulas para trasladar la línea
experimental a países gobernados con criterios menos confesionales.

La fórmula que ha encontrado es establecer un consorcio entre ocho
laboratorios: tres británicos (incluido uno del prestigioso King's
College de Londres), dos alemanes, uno suizo, uno belga y su propio
instituto de Elche, que Soria seguirá dirigiendo entre avión y avión.

'Hemos distribuido los experimentos según las legislaciones de cada
país', explica el científico. La pieza clave son los laboratorios
británicos, ya que ese país permite (y fomenta) la investigación con
embriones humanos. El consorcio coordinado por Soria ha obtenido una
financiación de 2,13 millones de euros de la Comisión Europea, tras
lograr la aprobación de los comités científicos y éticos de Bruselas. El
dinero no proviene del VI Programa Marco de Investigación, cuya
aprobación final está todavía negociándose -con dificultades
provenientes, precisamente, de las discrepancias de los distintos países
sobre las células madre embrionarias-, sino del actual V Programa Marco.

Hace tres semanas, Bruselas pidió a Bernat Soria que probara
documentalmente que los experimentos estaban de acuerdo con las
legislaciones de los países implicados en el consorcio, y así lo hizo el
científico. El documento clave fue la aprobación de la Human
Fertilisation and Embryology Authority, la autoridad británica en esta
materia.

Por culpa de los retrasos provocados por el Gobierno español, Soria ha
tenido que renunciar a los 720.000 euros de la Juvenile Diabetes
Foundation. Esta asociación de pacientes va a colaborar con el Gobierno
sueco en la financiación de un proyecto sobre células madre
embrionarias, dotado con 31 millones de euros, y Bernat Soria ha sido
uno de los tres científicos mundiales convocados para evaluar a los
laboratorios aspirantes.

Ayer mismo concluyó un encierro que mantenían en Córdoba miembros de la
Plataforma en Apoyo a Bernat Soria, que agrupa a padres de niños
diabéticos para solicitar al Gobierno que autorice la investigación con
células madre embrionarias.

                           ------------------

LA CONTRACIENCIA
Por: Antonio Gala

La Comisión Europea financiará un proyecto de investigación con células
madre embrionarias. Lo dirige el español Bernat Soria. Pero la mayor
parte de sus trabajos tendrá que realizarlos fuera de aquí. Qué
vergüenza de Gobierno y de gentuza. Que los testigos de Jehová no
permitan la transfusión de sangre a sus hijitos es tan integrista como
impedir aquella investigación. Y tan inhumano.¿Que no sabemos dónde nos
va a llevar? Qué imbéciles, ni lo sabremos nunca si no empezamos ya. Ser
investigador en España es morir crucificado por falsos santos, por
administradores tramposos del misterio y por los verdaderos enemigos de
la vida. Que es luchar contra la muerte.

                           ------------------

Tercer Milenio http://milenio.heraldo.es/hemeroteca/

A LAS PUERTAS DEL SIGLO DEL PROGRESO
Por: Miguel Ángel Sabadell

El hombre que vivió en el año 1800 lo hacía en la apacible ignorancia de
los maravillosos descubrimientos que han hecho del siglo que ahora
termina algo memorable en los anales del mundo».

Así comenzaba el artículo del periodista Henry Litchfield West que los
lectores del Washington Post pudieron leer, en su página 3, el 31 de
diciembre de 1900. Era una reflexión sobre los avances tecnológicos
sucedidos en el siglo que entonces terminaba y una especulación sobre lo
que nos depararía el siguiente: transporte a cada vez mayores
velocidades –quizá con el dominio de la gravedad–, el telégrafo y el
teléfono –entonces en su niñez– completamente superados por novedosas
técnicas y con la electricidad como eje y fuente de inimaginables
posibilidades.

Resulta curioso que en los años 1700 y 1800 no se produjera una
avalancha de predicciones sobre el siglo entrante. Sin embargo, a
finales del siglo pasado sí sucedió. En Estados Unidos, los más
populares fueron los libros de Edward Bellamy «Mirando atrás» (1888) y
de Ignatius Donnelly «La columna de César» (1891). Ambos proyectaron
hacia el futuro las tendencias de su época, pero con resultados
totalmente diferentes. Bellamy, un esforzado propagandista y defensor de
la nacionalización de los servicios públicos cuyos artículos inspiraron
a muchos grupos políticos tanto en su país como en Europa, dibujó un
Boston del año 2000 bajo un sistema socialista ideal. Su protagonista
cae dormido y despierta a finales del siglo XX en un mundo donde las
desigualdades han desaparecido y se ha alcanzado la armonía social.

El proceso de concentración económica había culminado en la creación de
un único Gran Trust controlado por toda la sociedad y para la cual
trabajan todos los ciudadanos en un Ejército Industrial. La igualdad de
derechos para todos, tanto hombres como mujeres, es un hecho.

En oposición a esta utopía tecnocrática, el que fuera líder y creador
del partido populista norteamericano –nacido para luchar contra la
reforma agraria de finales del siglo pasado–, Ignatius Donelly, dibuja
un mundo antiutópico, donde el progreso industrial ha creado una clase
trabajadora degradada y empobrecida que se alza en una violenta
revolución. La civilización perece bajo una enorme montaña de cuerpos
muertos –la «columna» del título del libro– mientras que el héroe de la
novela encuentra su santuario de libertad en Uganda.

Lejos ya de las utopías, algunos pensadores y escritores fueron más
realistas. Así, el defensor de los derechos civiles, William Edward
Burghardt DuBois, comentó que el problema racial de Estados Unidos sería
«el problema del siglo XX»; no anduvo en nada descaminado. Para los
conocidos Herbert George Wells, Jules Verne y para el socialista alemán
August Bebel, su visión del nuevo siglo era esencialmente pesimista:
veían un mundo plagado de guerras mundiales conducidas por los productos
más aberrantes de la tecnología. Justo al contrario, Andrew Carnegie y
el economista y premio Nobel de la Paz Norman Angell intuyeron que la
guerra se iría haciendo progresivamente obsoleta gracias al libre
comercio y la democracia. Irónicamente, todos ellos tuvieron parte de
razón.
El siglo XIX había sido una época de transformación económica sin
precedentes espoleada por la revolución industrial y el advenimiento de
la comunicación instantánea gracias al telégrafo. La caída de la
esclavitud vino a reforzar la idea de un progreso sin final. Ahora bien,
también había sido una era de depresiones económicas recurrentes y
violentos conflictos laborales y agrarios. ¿Podrían sobrevivir las
instituciones democráticas enfrentadas a enormes desigualdades sociales?
¿El progreso y la pobreza debían estar por siempre indefectiblemente
unidos?

Y en aquellos momentos, con el espiritismo en pleno auge –tanto que
ejerció una influencia nada despreciable sobre el socialismo utópico
francés–, para muchos se esperaba la rápida confirmación de una
existencia mejor y más plena tras la muerte.
Hoy, como ayer, seguimos proyectando nuestros deseos al futuro.

                           ------------------

Tercer Milenio http://milenio.heraldo.es/hemeroteca/

MIQUEL BARCELÓ: "LA CIENCIA FICCIÓN INVENTA LA REACCIÓN DE LOS AVANCES"
Por: Carlos Tellería

Miquel Barceló tiene muy claro que hacer ciencia ficción no es hacer
ciencia ni predecir el futuro; «lo que sí inventa la ciencia ficción es
cómo reaccionaremos a los avances». Es como hacer experimentos
sociológicos teóricos, un campo de pruebas para que aprendamos a vivir
en mundos imaginarios.

Miquel Barceló participó en el programa Ciencia Viva y en el curso de
profesores Física y química, ciencias vivas, con dos fascinantes temas:
el papel de la ciencia ficción en la divulgación y el de las nuevas
tecnologías de la información en la enseñanza.

Pregunta.–¿Qué puede aportar un relato de ciencia ficción al mundo de la
ciencia?
Respuesta.–La investigación científica tiene su mundo, y llega
generalmente a un entorno reducido, formado generalmente por
científicos. En un segundo nivel de transmisión del conocimiento está la
divulgación científica, que aún no está, desgraciadamente, muy bien
vista entre la comunidad investigadora. Un último nivel sería el de la
ciencia ficción, historias y aventuras protagonizadas por científicos e
ingenieros, en las que se trata de mostrar dramáticamente cómo podría
desenvolverse el ser humano en las nuevas condiciones surgidas como
consecuencia de los avances científicos.
P.–¿La ciencia ficción es una forma de hacer divulgación, aunque sea de
un modo algo peculiar?
R.–Ésa es la idea. Hacer ciencia ficción no es hacer ciencia, pero
muchos conceptos científicos se pueden vehicular de forma ideal a través
de la ciencia ficción. Herbert G. Wells decía a principios de siglo que
la ciencia puede realizar experimentos, pero la sociología no, y la
dramatización de mundos imaginados sería una forma de hacer experimentos
teóricos que permitan sacar ciertas conclusiones. La ciencia ficción
puede hacer lo mismo con todos los descubrimientos científicos, reales o
imaginados.
P.–¿Puede que algún escritor de este siglo pase a la historia como un
gran visionario, como en el caso de Julio Verne?
R.–La ciencia ficción no pretende predecir nada. Hace muchas supuestas
predicciones, muchas de las cuales no se cumplirán y una sí, que es la
que luego recuerda la gente. Eso lo sabe hacer también Rappel. Todos
creen que Julio Verne inventó el submarino, pero William Burne lo
describió en el siglo XVI, y Fulton construyó uno cuarenta años antes de
la novela de Verne, y lo llamó Nautilus. Lo que sí inventa la ciencia
ficción es cómo reaccionaremos a los avances, y algunos elementos de la
ciencia ficción han servido luego para orientar líneas de investigación.
Asimov inventó el término «robótica» cuando aún no existían los robots.
Pero la ingenuidad y el campo libre que se encontraron Verne o Wells ya
no existe. Hoy el campo está muy trillado y es mucho más difícil
inventar algo nuevo.
P.–Muchos de los escenarios imaginados en la ciencia ficción provocan
cierto rechazo, quizá por ser objetivamente negativos, o por chocar
mucho con nuestro mundo.
R.–Cuando imaginamos situaciones futuras, no siempre podemos adaptar
nuestra mente a esas situaciones, muchas cosas nos parecen imposibles y
tememos lo incontrolado. Pero, además, la historia nos ha enseñado que
no toda la tecnología tiene por qué ser buena.
P.–¿Qué evoluciona más deprisa, las especies, la cultura o la
tecnología?
R.–Las costumbres sociales cambian más despacio que la tecnología, y no
siempre se la puede seguir. Los avances nos van a obligar a vivir en un
mundo que es distinto del que hemos aprendido, y poco a poco tendremos
que acostumbrarnos a un mundo esencialmente cambiante. No sabemos cómo
será el mundo dentro de treinta o cuarenta años. Sólo sabemos que será
distinto al actual, y que tendremos que aprender a vivir en él. La
ciencia ficción es un escenario maravilloso para aprender a vivir en los
mil mundos distintos que podemos imaginar.

[Nota] *Miquel Barceló, ingeniero aeronáutico, diplomado en Ingeniería
Nuclear y doctor en Informática, es conocido sobre todo como columnista
y escritor. Actualmente es profesor de la Facultad de Informática de la
UPC en Barcelona y ha escrito varios libros sobre el tema. Colaborador
de numerosas revistas especializadas de informática y divulgación, es
promotor del premio UPC de ciencia ficción, dirige la colección NOVA de
Ediciones B y ha escrito varios relatos en este fascinante género de
aproximación literaria a la ciencia. En 1998 obtuvo el premio Julio
Verne otorgado por la Noche de las Letras Andorranas por su novela
«Testimoni de Narom».

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/index.html

21 SOCIEDADES CIENTÍFICAS PIDEN LA MEJORA DEL SISTEMA DE FINANCIACIÓN DE
LA INVESTIGACIÓN
Por: Alicia Rivera

Los firmantes recuerdan 'la situación desesperada' que sufren numerosos
equipos

Los presidentes de las 21 sociedades científicas que suscriben la carta,
'en las que están afiliados gran parte de los investigadores españoles
en activo', hacen alusión a 'la situación desesperada de muchos grupos
de investigadores en la casi totalidad de las áreas'. El motivo son los
retrasos del ministerio a la hora de hacer efectivos los fondos
comprometidos para financiar sus proyectos científicos. 'Un sistema de
financiación serio y seguro es vital para mantener el buen nivel de la
investigación', recuerdan, y advierten de que este problema 'no sólo va
en perjuicio de los grupos de investigación y desarrollo directamente
implicados, sino de todo el sistema español de ciencia y tecnología y,
por ende, del país en general'.

Los científicos advierten que esta situación 'no se da en otros países
de nuestro entorno caracterizados más bien por el impecable
funcionamiento de la Administración pública en el área que nos ocupa'.
La situación, se destaca en la carta, se agrava en España cada vez que
hay un cambio de Gobierno, de responsables ministeriales o, en el caso
actual, de todo un Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Por ello, proponen las sociedades científicas a los parlamentarios y a
la ministra Anna Birulés que se considere la ciencia y la tecnología
como una cuestión de Estado 'que no debe estar sujeta a los avatares de
la política ni adscrita a ningún color o partido, ni ser utilizada con
fines políticos'. Asimismo se piden las acciones necesarias para
agilizar la gestión del sistema de I+D, con pautas bien definidas y
constantes en el tiempo.

Para ello, las sociedades científicas consideran necesario establecer
fechas fijas debidamente coordinadas para las convocatorias periódicas
de becas, financiación de proyectos, subvenciones y ayudas, así como la
resolución de dichas convocatorias y para pagar dichas ayudas.

La carta abierta, dirigida a la ministra de Ciencia y Tecnología y a los
presidentes del Congreso y el Senado, así como a los portavoces de las
comisiones de Ciencia y Tecnología de ambas cámaras, está suscrita por
las sociedades españolas de: Historia Natural, Astronomía, Bioquímica y
Biología Molecular, Cardiología, Ciencias Fisiológicas, Genética,
Investigación sobre el Cáncer, Inmunología, Óptica, Paleontología,
Psicofisiología, Matemática Aplicada, Medicina Interna, Microbiología,
Mineralogía, Neurología y Virología, así como la sociedad Geológica de
España, la Asociación Española de Científicos, la de Cirujanos y la de
Genética Humana.

Para poner en marcha un plan de fechas y plazos fijos y bien
coordinados, los científicos consideran que sería idóneo que se
encargaran de la gestión 'funcionarios de alto nivel y no cargos
político'. Ponen como ejemplo el Instituto Nacional de Estadística o la
Agencia Tributaria, que se ocupan de facilitar cada mes los datos
estadísticos, la primera, y de la recaudación de impuestos 'cada año por
las mismas fechas'. Por ello, piden 'un esfuerzo en la misma línea de
rigor y eficiencia'.

Estas medidas permitirían planificar debidamente el trabajo en los
centros de investigación. Además, recuerdan las sociedades científicas,
la Administración 'se vería reconocida por toda la comunidad científica
independientemente de cualquier afinidad política', toda la sociedad
saldría beneficiada porque el mejor funcionamiento del sistema de
ciencia y tecnología 'redundaría en un mayor progreso'. Y, por último,
'también favorecería a los máximos responsables del Ministerio',
concluye la carta, 'por cuanto podrían dedicar más tiempo y esfuerzo a
su función prioritaria: establecer las grandes directrices de política
científica y seguir su puesta en práctica'.

Proposición socialista

El Grupo Socialista en el Congreso presentó ayer una Proposición no de
Ley para que se paguen inmediatamente los fondos comprometidos pero aún
no abonados a los grupos de investigación, correspondientes a los años
2000 y 2001, así como para agilizar los pagos correspondientes a 2002 y
convocatorias sucesivas, 'con el objetivo de que puedan ser percibidos
dentro del año presupuestario en que son concedidos y notificados'.

La proposición, presentada por el diputado Jaime Lissavetzky, pide
también que se establezca un calendario fijo para las convocatorias del
Plan Nacional de Investigación y que se presenten el año anterior a su
adjudicación para que haya tiempo suficiente para la selección y
evaluación de proyectos, así como para permitir el pago de las
subvenciones en el año presupuestario. Además, el diputado propone
incrementar la financiación de la ciencia en España de manera que vaya
disminuyendo la gran fractura que hay actualmente entre el esfuerzo
español (0,9% del Producto Interior Bruto) y la media europea (1,9% del
PIB).

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/index.html

UN ATEO ZARANDEA EL SISTEMA AMERICANO
Por: Javier Del Pino

Convulsión en EE UU por una sentencia que corrige el juramento a la
bandera

Michael Newdow, un físico que por encima de todo se define como ateo, no
podía soportar que cada mañana su hija, en el colegio, tuviera que
participar en el juramento a la bandera, una breve ceremonia de
exaltación patriótica que se recita en cada clase cada mañana: 'Juro
fidelidad a la bandera de Estados Unidos de América, y a la república
que representa una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y
justicia para todos'. Todos tienen que estar allí durante el juramento;
no están legalmente obligados a recitarlo, pero casi todos lo hacen. A
Michael Newdow no le molesta jurar lealtad a su bandera o que su hija
tenga que hacerlo cada mañana. Se siente más patriota que ninguno de sus
conciudadanos, pero había dos palabras en la frase del juramento que le
ponían de los nervios: 'bajo Dios'. Se sentía constitucionalmente
estafado porque semejante mención divina entraba en conflicto con la
separación de la Iglesia y del Estado y, sobre todo, con su derecho a no
creer en Dios. Llevó el caso a los tribunales y perdió. Pero recurrió y
ganó.

El tribunal de apelaciones de San Francisco que le ha dado la razón
tiene fama de ser el más liberal del país. De los tres jueces que lo
forman, sólo uno votó en contra, Ferdinand F. Fernández, nombrado para
el cargo por el presidente Bush. Por algo el presidente del Congreso,
Denis Hastert, decía ayer que no piensa dejar de criticar la decisión
'obviamente equivocada de ese tribunal liberal'. Bush, igual que su juez
en San Francisco, se mostró tan indignado por la sentencia como para
calificarla de 'ridícula', un término que raramente emplea un político
para definir una decisión judicial. Toda la clase política del país está
con él, desde los republicanos, como el senador Charles Grassley, que
definió la sentencia como 'una tontería abrumadora', hasta los
demócratas, como Richard Gephardt, para quien los jueces tomaron una
decisión 'sin ningún sentido'. Todos han evitado el debate de fondo y
parecen heridos en su americanismo. Tanto es así que ayer comenzaron las
sesiones en el Capitolio con un recital al unísono del juramento a la
bandera. Senadores y congresistas gritaron con énfasis cuando llegaron a
las palabras 'bajo Dios'.

Los jueces, afectados quizá por los tiempos que corren, tratan de
explicar en su sentencia que 'decir que EE UU es una nación bajo Dios'
es tan censurable como hacer a los niños decir 'una nación bajo Jesús' o
'bajo Zeus' o 'bajo ningún Dios', porque ninguna de estas menciones es
neutral con respecto a la libertad religiosa'. Dicen los magistrados que
un ateo o una persona que profese una religión no judeocristiana puede
interpretar la frase como una imposición.

El juez que disiente se queja de que 'la teoría constitucional aceptada
por mis colegas puede hacer que pronto tengamos que prohibir la
interpretación en público de nuestro cancionero patriótico', con mención
explícita a las clásicas God bless America y America the Beautiful. Hay
una paradoja de la historia en este debate. La frase fue redactada por
un religioso baptista en 1892, pero en su formulación inicial no había
ninguna referencia de carácter religioso. En 1954, el Congreso añadió
las palabras 'bajo Dios' en una decisión que recibió la firma entusiasta
del presidente Eisenhower. Los jueces consideran que aquella
modificación tenía la guerra fría como telón de fondo: se hizo como
maniobra de distinción ante el ateo enemigo comunista. La sentencia ha
generado el debate más emotivo de los tiempos recientes, especialmente
en un país que pone 'confiamos en Dios' en el elemento más sagrado de su
filosofía: el dólar. Ahora la decisión del tribunal de apelaciones
regresa al de primera instancia que, si lo ratifica, prohibirá el
juramento a la bandera en los nueve estados que forman el distrito
judicial. Después llegará dentro de unos meses al Tribunal Supremo. Y
los jueces del Supremo nunca permitirán un golpe de semejante calibre al
espíritu americano.

                           ------------------

Tercer Milenio http://milenio.heraldo.es/hemeroteca/

ALBERTO FERRÚS: "FALTA UNA TEORÍA GENERAL DEL CEREBRO"
Por: Carlos Tellería

El neurobiólogo Alberto Ferrús está convencido de que éste será el siglo
de la Biología y la Neurología. Le fascina pensar que el cerebro –«la
frontera del conocimiento por excelencia»– es «una máquina que se
estudia a sí misma». Respecto al atrayente capítulo de la consciencia,
piensa que aún no tenemos una buena pregunta que hacer.

Pregunta–. A pesar de lo mucho que hemos aprendido este siglo, el
cerebro sigue siendo un mundo fascinante y misterioso.
Respuesta–. El cerebro representa la frontera del conocimiento por
excelencia. Tenemos un razonable conocimiento sobre la estructura de la
materia o del Universo, pero falta una teoría general del cerebro, y no
hay un marco conceptual que nos permita intuir cómo es esa estructura,
cómo se codifica la información, ni siquiera si existe un tipo de
codificación, como ocurre en el caso de los genes que codifican la
síntesis proteínas.
P–. ¿Dónde puede radicar la clave para entender su funcionamiento?
R–. Sabemos que hay un número galáctico de sinapsis, y neuronas que
disparan potenciales de acción, pero poco más. Es algo fascinante pensar
además que el cerebro es una máquina que se estudia a sí misma. A pesar
de lo que opinan algunos, creo que no hay ninguna razón a priori por la
que no podamos llegar a entenderlo del todo.
P–. ¿Y cuál será el siguiente paso?
R–. Este siglo ha sido el siglo de la sinapsis y la neurona, por la
cantidad de conocimiento que se ha acumulado sobre cómo trabaja la
unidad básica del cerebro y cómo se comunica. Ahora tenemos el reto de
tratar de entender cómo trabajan conjuntos de neuronas, pequeñas redes.
Es algo que nos va a deparar grandes sorpresas. Es un campo muy activo,
como demuestra la cantidad de premios Nobel dados a investigadores que
trabajan este tema, entre ellos los del año pasado.
P–. Si el siglo XIX fue el de la Química y el XX el de la Física, ¿será
el XXI el de la Biología?
R–. Sin duda. El siglo XXI será el gran siglo de la Biología y la
Neurología. La revolución que la Biología está provocando en la sociedad
es enorme, desde aumentar nuestra esperanza de vida y mejorar su
calidad, hasta encontrar formas nuevas de entender el mundo. Hasta hace
poco, todas las preguntas trascendentes se respondían con artificios
mágicos, que en unas culturas llamaban magia, en otras religión, tapando
esa ansiedad de conocimiento. Hoy tenemos soluciones a gran cantidad de
esos enigmas, y eso nos fuerza para reconsiderar nuestra posición en el
Universo. No somos el centro ni la cúspide de la evolución. Somos una
pieza más de los sistemas con los que tenemos que interactuar.
P–. Es curioso que muchas de las investigaciones que ha realizado en
Neurobiología, las haya hecho con simples moscas.
R–. Y no fue fácil. Tuve que convencer a mis colegas de que se pueden
hacer estudios neurológicos con Drosophila. Las moscas tienen cerebro y
comportamientos, y los resultados que encontramos son válidos para todos
los animales, con la ventaja de que lo que podemos hacer
experimentalmente en moscas no se puede hacer en vertebrados. Hoy
podemos empezar a trazar actividades cognitivas en animales mediante
técnicas que permiten ver a las neuronas funcionando mientras el cerebro
trabaja. De todos modos, el sueño de un neurobiólogo es poder observar
qué sinapsis varían cuando se realiza algún proceso de percepción o
razonamiento.
P–. ¿Se llegará a entender algún día en qué consiste la consciencia?
R–. Es uno de los capítulos más atrayentes. Hoy no tenemos aún una buena
pregunta que hacer, aunque quizá vaya siendo el momento. Pero no será
fácil. Este problema hay que estudiarlo desde una perspectiva global;
aquí las técnicas analíticas no funcionan.

[Nota] *Alberto Ferrús, nacido en Almansa (Albacete), es licenciado en
Ciencias Biológicas por la Universidad de Sevilla y doctor en Ciencias
por la Complutense de Madrid. Investigador del Instituto «Cajal»,
dependiente de CSIC, del que ha sido director, ha trabajado también en
numerosos centros de investigación del extranjero, y ha sido miembro de
numerosas comisiones de investigación y evaluación científica. Experto
neurobiólogo, recuerda hoy con cariño a aquel profesor de Ciencias
Naturales que, siendo él estudiante de Secundaria, le regaló su
colección de preparaciones de microscopio, algo que marcaría su carrera
y su pasión por la Biología.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

EL BOMBARDEO DE LA LUNA CON RAYOS LÁSER INDICA QUE PARTE DEL INTERIOR
ESTÁ FUNDIDO
Por: William J. Broad

Los experimentos han mejorado mucho desde que se dejaron allí los
reflectores en los setenta



Un rayo láser emitido desde la Tierra tarda dos segundos y medio en ir a
la Luna y volver, pero han sido necesarios 33 años de experimentos de
este tipo tomando medidas cada vez más precisas para que los científicos
puedan asomarse a lo que podría ser el secreto mejor guardado del
satélite terrestre, un corazón caliente y blando.

Bajo los fríos cráteres y el paisaje rocoso de la superficie lunar
existe un corazón caliente y blando. El descubrimiento, si se confirma,
apoyaría la teoría de que la Luna fue el producto de una violenta
colisión entre la Tierra en su infancia y un cuerpo celeste. Como fruto
de la colisión se formó un anillo de materia que terminó concentrándose
en la Luna. La otra teoría es que la Luna es un trozo de la Tierra que
salió despedido en aquellos tiempos turbulentos. La sospecha de que
existe una zona importante de roca fundida bajo la rugosa superficie
lunar procede de experimentos con láser que han aumentado constantemente
en precisión desde que los astronautas del programa Apolo situaran en
1969 el primer reflector para láser sobre la Luna. Otros reflectores
fueron situados por astronautas americanos y vehículos robotizados rusos
en los años setenta. Durante décadas, los científicos han analizado el
tiempo de ida y vuelta de los destellos luminosos para hacer medidas
cada vez más exactas de la forma de la Luna, sus tambaleos, su distancia
de la Tierra y sus características físicas. Hoy el margen de error es
inferior a los 2,5 centímetros y existen planes para construir un
observatorio láser todavía más preciso.

Los rayos láser son el único vehículo para hacer rebotar luz en la Luna
porque es la única radiación que se dispersa poco en el largo viaje de
ida y vuelta (unos 768.000 kilómetros de media). Así y todo el rayo mide
5,5 kilómetros de diámetro cuando llega a la Luna y más de 19 kilómetros
a su vuelta a la Tierra. Los detectores tienen que ser muy sensibles.

En Estados Unidos el observatorio más importante es el de McDonald, de
la Universidad de Tejas. Utiliza un telescopio reflector con un espejo
principal de 75 centímetros y un láser que manda cortos impulsos de
hasta 1.000 millones de vatios de potencia. En teoría, estos destellos
podrían cegar a un ser humano. 'Tenemos un radar', explica Jerry R.
Wiant, ingeniero del observatorio. 'Si encuentra un avión, el sistema se
desconecta automáticamente'. Cuando el tiempo lo permite, se observa la
Luna veinte días al mes, ya que en periodo de luna llena la luz
reflejada supera a la del láser.

Los científicos del Jet Propulsion Laboratory, de la NASA, que han
analizado las medidas de láser durante mucho tiempo, concluyeron
recientemente que la superficie de la Luna sube y baja hasta 10
centímetros en respuesta a los cambios en la atracción gravitatoria de
la Tierra. Esta elasticidad, dicen los científicos, sugiere que su
interior es flexible y está parcialmente fundido.

'Saber lo que existe en el interior de la Luna no es fácil', dice James
G. Williams, que dirige la investigación. 'Tenemos que utilizar métodos
indirectos. En este caso, pudimos utilizar la distorsión de las mareas'.
Si la Luna fuera de roca sólida, añadió, el estiramiento sería menos
perceptible y detectable. Sin embargo, por ahora sólo se trata de una
hipótesis. 'La incertidumbre en las medidas es todavía grande', señala
Williams. El análisis de las oscilaciones sugería a finales del año
pasado que existe un pequeño núcleo fundido con un radio de hasta 375
kilómetros. Ahora, nuevas medidas y análisis indican que no sólo existe
este núcleo fundido sino que alrededor hay una zona parcialmente
fundida. El núcleo fundido sería demasiado pequeño para explicar los
bultos.

La subida de 10 centímetros, explica Williams, ocurre cada 27 días -el
tiempo que tarda la Luna en dar la vuelta a la Tierra, llamado el mes
sidéreo-. Sin embargo, el periodo que va de una luna nueva a la
siguiente -el mes sinódico- es de 29 días porque la Tierra orbita el Sol
en la misma dirección que la Luna. La atracción gravitatoria sobre la
Luna tiende a ser mayor -y el consiguiente bulto también- cuando se
acerca más a la Tierra, dicen los científicos. La órbita de la Luna es
ligeramente elíptica de modo que a lo largo de los 27 días se acerca y
aleja.

Indicios de que el interior de la Luna no es sólido fueron también
aportados por la nave espacial Lunar Prospector, que hizo recientemente
un mapa del campo gravitatorio lunar.

Además, los científicos esperan que una mayor precisión de las medidas
permita explicar la expansión del universo. 'Es muy interesante', dice
el físico Thomas W. Murphy, de la Universidad de Washington. 'La misma
fuerza que es responsable de la aceleración del universo puede
detectarse en el sistema Luna-Tierra'. Murphy quiere construir un
observatorio láser más preciso que los actuales de Tejas y Francia.
Querría utilizar un gran telescopio de Apache Point, un observatorio
universitario de Nuevo México. Su espejo de 3,5 metros permitiría
observar con láser la Luna de día y con luna llena, de forma que se
pudiera observar el ciclo lunar completo, y medir con mucha mayor
precisión que ahora la distancia entre los dos cuerpos celestes (en
milímetros en vez de en centímetros).

Un objetivo de este nuevo observatorio, dice Murphy, es probar con más
precisión la teoría de la relatividad general para comprender mejor la
naturaleza de la gravedad. Si se encontraran leves desajustes respecto a
lo que la teoría de Einstein predice, se podrían estudiar ideas
alternativas para ayudar a explicar la aceleración del universo.

Recientemente, los astrónomos han encontrado indicios de que se está
produciendo una aceleración en la expansión del universo como si una
misteriosa fuerza repulsiva contraria a la gravedad estuviera alejando
las galaxias unas de otras más deprisa de lo previsto. En teoría, el
nuevo observatorio podría investigar esta expansión al permitir a los
científicos observar efectos locales en el sistema solar. Por ejemplo,
podría ver si el campo gravitatorio del Sol causa una aceleración
mínimamente diferente en la Tierra y en la Luna. 'Es como el experimento
de caída libre de Galileo', dice Murphy. 'En vez de una bola y una pluma
tiramos la Tierra y la Luna hacia el Sol continuamente y tendremos la
oportunidad de medir muy cuidadosamente la distancia entre ellas para
ver si existen diferencias en la aceleración'.

                           ------------------

Tercer Milenio http://milenio.heraldo.es/hemeroteca/

A LAS PUERTAS DEL SIGLO DEL PROGRESO
Por: Miguel Ángel Sabadell

El hombre que vivió en el año 1800 lo hacía en la apacible ignorancia de
los maravillosos descubrimientos que han hecho del siglo que ahora
termina algo memorable en los anales del mundo».

Así comenzaba el artículo del periodista Henry Litchfield West que los
lectores del Washington Post pudieron leer, en su página 3, el 31 de
diciembre de 1900. Era una reflexión sobre los avances tecnológicos
sucedidos en el siglo que entonces terminaba y una especulación sobre lo
que nos depararía el siguiente: transporte a cada vez mayores
velocidades –quizá con el dominio de la gravedad–, el telégrafo y el
teléfono –entonces en su niñez– completamente superados por novedosas
técnicas y con la electricidad como eje y fuente de inimaginables
posibilidades.

Resulta curioso que en los años 1700 y 1800 no se produjera una
avalancha de predicciones sobre el siglo entrante. Sin embargo, a
finales del siglo pasado sí sucedió. En Estados Unidos, los más
populares fueron los libros de Edward Bellamy «Mirando atrás» (1888) y
de Ignatius Donnelly «La columna de César» (1891). Ambos proyectaron
hacia el futuro las tendencias de su época, pero con resultados
totalmente diferentes. Bellamy, un esforzado propagandista y defensor de
la nacionalización de los servicios públicos cuyos artículos inspiraron
a muchos grupos políticos tanto en su país como en Europa, dibujó un
Boston del año 2000 bajo un sistema socialista ideal. Su protagonista
cae dormido y despierta a finales del siglo XX en un mundo donde las
desigualdades han desaparecido y se ha alcanzado la armonía social.

El proceso de concentración económica había culminado en la creación de
un único Gran Trust controlado por toda la sociedad y para la cual
trabajan todos los ciudadanos en un Ejército Industrial. La igualdad de
derechos para todos, tanto hombres como mujeres, es un hecho.

En oposición a esta utopía tecnocrática, el que fuera líder y creador
del partido populista norteamericano –nacido para luchar contra la
reforma agraria de finales del siglo pasado–, Ignatius Donelly, dibuja
un mundo antiutópico, donde el progreso industrial ha creado una clase
trabajadora degradada y empobrecida que se alza en una violenta
revolución. La civilización perece bajo una enorme montaña de cuerpos
muertos –la «columna» del título del libro– mientras que el héroe de la
novela encuentra su santuario de libertad en Uganda.

Lejos ya de las utopías, algunos pensadores y escritores fueron más
realistas. Así, el defensor de los derechos civiles, William Edward
Burghardt DuBois, comentó que el problema racial de Estados Unidos sería
«el problema del siglo XX»; no anduvo en nada descaminado. Para los
conocidos Herbert George Wells, Jules Verne y para el socialista alemán
August Bebel, su visión del nuevo siglo era esencialmente pesimista:
veían un mundo plagado de guerras mundiales conducidas por los productos
más aberrantes de la tecnología. Justo al contrario, Andrew Carnegie y
el economista y premio Nobel de la Paz Norman Angell intuyeron que la
guerra se iría haciendo progresivamente obsoleta gracias al libre
comercio y la democracia. Irónicamente, todos ellos tuvieron parte de
razón.
El siglo XIX había sido una época de transformación económica sin
precedentes espoleada por la revolución industrial y el advenimiento de
la comunicación instantánea gracias al telégrafo. La caída de la
esclavitud vino a reforzar la idea de un progreso sin final. Ahora bien,
también había sido una era de depresiones económicas recurrentes y
violentos conflictos laborales y agrarios. ¿Podrían sobrevivir las
instituciones democráticas enfrentadas a enormes desigualdades sociales?
¿El progreso y la pobreza debían estar por siempre indefectiblemente
unidos?

Y en aquellos momentos, con el espiritismo en pleno auge –tanto que
ejerció una influencia nada despreciable sobre el socialismo utópico
francés–, para muchos se esperaba la rápida confirmación de una
existencia mejor y más plena tras la muerte.
Hoy, como ayer, seguimos proyectando nuestros deseos al futuro.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

OBSERVACIONES INDICAN QUE LA EXPANSIÓN DEL UNIVERSO SE ACELERA
Por: Mónica Salomone

Hace años que la teoría del Big Bang está fuertemente respaldada por las
observaciones. Describe el origen y evolución del universo, pero permite
diversas variantes que dependen de variables que no se conocen.
Medirlas, y conseguir así hilar mucho más fino en el relato de cómo pasó
todo, es el objetivo de los nuevos experimentos de análisis de la
radiación de fondo cósmica. Los primeros resultados de los dos
experimentos de este tipo más recientes, uno de ellos con participación
española e instalado en el Observatorio del Teide, refuerzan la idea de
que el universo nunca sufrirá una contracción cuando deje de expandirse,
y también la de que debe haber un tipo de energía de naturaleza
desconocida que está provocando ahora una aceleración de la expansión.

La teoría de la gran explosión dice que el universo era en el pasado
mucho más denso y caliente. En cierto momento empezó a expandirse y
enfriarse, y unos 300.000 años después, su temperatura había bajado
tanto como para permitir que materia y radiación se separaran. La
radiación llenó entonces todo el universo y lo sigue haciendo ahora; se
detecta en todo el cielo, y, como todo el universo, se ha enfriado: hoy
está a unos 270 grados centígrados bajo cero. Esta temperatura es más o
menos la misma en todo el cielo; las diferencias aparecen sólo cuando se
mide con una precisión de diezmilésimas de grado. Entonces se ven
regiones del cielo más o menos frías, debidas a que mientras materia y
energía estuvieron acopladas la materia desarrolló los grumos que
acabarían formando las estructuras que se observan hoy -galaxias y
cúmulos de galaxias-. Esas semillas dejaron su huella en la radiación y
hoy se perciben como esas variaciones de temperatura.

Las huellas contienen mucha información útil, porque son distintas según
sea el universo. 'Vemos la marca dejada por los antepasados de las
galaxias actuales', explica Rafael Rebolo, del Instituto de Astrofísica
de Canarias (IAC) y uno de los responsables del experimento Very Small
Array (VSA) de medición de la radiación de fondo. 'Estas huellas
permiten inferir procesos físicos de aquella época, procesos que a su
vez estaban condicionados por la geometría del universo ; por el tipo de
energía y el tipo de materia que hay'.

Temperatura del cielo

La forma de detectar las diferencias en la radiación de fondo es medir
la temperatura de todo el cielo. Esas diferencias fueron detectadas por
primera vez en 1992 por el satélite Cobe, de la NASA, que midió
diferencias de temperatura entre puntos del cielo separados una
distancia equivalente a lo que ocupan 14 lunas llenas.

Los dos experimentos que ahora presentan sus resultados miden
variaciones de temperatura mucho menores y entre puntos del cielo muy
próximos. El VSA, de las universidades de Manchester y Cambridge (Reino
Unido) y el IAC, y el experimento estadounidense-canadiense CBI (Cosmic
Background Imager) pueden medir puntos separados más o menos media luna
llena (15 minutos de arco) y menos de un cuarto de luna llena (seis
minutos de arco), respectivamente.

En su primer año de funcionamiento el VSA ha medido ocho regiones de
cielo, que cubren unas 400 veces el tamaño de la luna llena en el cielo.
El CBI ha cubierto tres regiones, cada una equivalente a cuatro lunas.
Los resultados son muy similares a los obtenidos hace unos años por los
experimentos Boomerang y Máxima, que midieron la radiación de fondo con
detectores en globos por encima de la atmósfera. Esta coincidencia es
una buena noticia, porque VSA y CBI -que está instalado a 5.000 metros
de altura en Chile- emplean una técnica distinta a la de sus
predecesores y todo parece encajar.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

MARTE SIGUE ESTANDO LEJOS
Por: Alicia Rivera

Cuatro vehículos viajarán al planeta rojo en 2003, pero el envío de
astronautas tardará 20 años

Algunos empiezan a hablar de embotellamiento de naves espaciales en
Marte dentro de poco aunque, para los criterios habituales de
embotellamiento, la media docena de sondas que habrá en el planeta rojo
dentro de tres o cuatro años no es precisamente un agobio (excepto a la
hora de organizar las comunicaciones, y eso se puede arreglar con un
satélite dedicado a las transmisiones). Pero para ser otro mundo sí será
una concentración nunca antes vista de robots de exploración en torno a
otro planeta.

Un vehículo europeo, Mars Express, y un par de misiones de la NASA (Mars
Exploration Rovers) saldrán de la Tierra con destino a Marte el año que
viene, en la próxima oportunidad de lanzamiento (el momento óptimo para
aprovechar una trayectoria de viaje eficaz). Con ellas estará la Nozomi
japonesa, que partió en 1998 pero que no pudo llegar al planeta rojo
entonces y está haciendo tiempo en el espacio para llegar a su destino a
finales de 2003.

Unas naves descenderán al suelo en Marte y otras permanecerán en órbita
para observar desde el cielo. El objetivo es avanzar en el conocimiento
del planeta y su historia, su geología, su clima, su estructura interna
y, cómo no, buscar la pista del agua para intentar aclarar cuándo fue
Marte un planeta húmedo y, si lo es ahora, dónde y cómo está escondida
el agua. Para el primer viaje humano al mundo vecino habrá que esperar
todavía 20 años como mínimo, y algunos cuestionan la utilidad científica
de semejante aventura con astronautas.

Con el objetivo de avanzar en la coordinación de las estrategias de
exploración, se han reunido en Madrid esta semana expertos
internacionales del Grupo de Trabajo para la Exploración Internacional
de Marte (IMEWG), en la decimoctava reunión ordinaria de este comité
constituido hace 10 años. Estimular el interés popular es un objetivo
primordial de estas misiones, aclaró un participante en la reunión.

Los robots irán llegando a Marte con sus cámaras, radares e instrumentos
para analizar la química del planeta y la atmósfera, para tomar medidas
climáticas, para analizar las rocas, para sondear el suelo bajo la
superficie, incluso para intentar detectar indicios que puedan apuntar
hacia la existencia de alguna forma de vida pasada o presente en el
mundo vecino. En este último asunto, sólo los más optimistas sueñan con
pruebas concluyentes al alcance de la mano.

Dos vehículos todoterreno de la NASA actuarán como geólogos de campo

'En Rusia se están haciendo estudios sobre la exploración de Marte con
astronautas aprovechando nuestra experiencia acumulada en misiones
tripuladas', comentó el ruso Víktor Vorontsov. 'Técnicamente, un viaje a
Marte sería posible hacia 2020'. El experto de la agencia rusa explicó
que podría usarse propulsión eléctrica con grandes paneles o propulsión
nuclear (más compacta pero más compleja por motivos de seguridad). Pero
sigue siendo un problema la exposición prolongada de los astronautas a
la radiación, porque el viaje sería muy largo (en torno a dos años entre
ida y vuelta), aunque una idea sería enviar la carga por delante y luego
la tripulación en una nave más rápida.

Sin embargo, el experto ruso afirmó: 'No hay razones científicas para
enviar humanos a Marte, los robots pueden hacer investigación más
eficientemente y, mientras que una misión no tripulada muy avanzada
costaría como mucho 500 millones de dólares, las exigencias de seguridad
de los astronautas elevan el precio hasta 20.000 millones de dólares'.

Indicó, no obstante, Vorontsov que la presencia humana allí sería muy
útil para controlar mejor los sistemas de exploración y que, en última
instancia, cabría imaginar una situación catastrófica, similar al
impacto del meteorito que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de
años en la Tierra, que obligara a la especie humana a emigrar a otro
lugar del Sistema Solar para salvarse.

James Garvin, responsable científico del programa de Marte de la NASA,
señaló que un viaje tripulado al planeta sería 'la mayor aventura de
exploración emprendida por el hombre', pero advirtió de que hay que
hacer mucha investigación científica y tecnológica antes y que a partir
de 2010 se espera haber adquirido conocimientos suficientes con la
exploración robótica para estudiar la mejor forma de aprovechar la
presencia humana en el planeta rojo.

De momento, la cuestión del agua en Marte sigue siendo la bandera de la
NASA en la exploración planetaria. A los científicos expertos en la
materia no les deja boquiabiertos el hecho de que haya agua en Marte: lo
esperaban porque diferentes indicios conducen a esa conclusión, aunque
no a tan poca profundidad (menos de un metro) como indican los últimos
datos tomados por la nave Mars Odyssey, que está trabajando en órbita de
Marte desde hace unos meses.

Entre los científicos también se puntualiza que lo que la NASA ha
aireado hace unos días como descubrimiento de agua gracias a los
instrumentos de esa nave es, en realidad, la señal de un flujo
específico de neutrones que indicaría una abundancia de hidrógeno que
pudiera estar en forma de hielo mezclado con polvo y roca en el
subsuelo. Agua, lo que se dice agua, no se ha detectado todavía
directamente.

De hecho, el mástil del espectrómetro de la Mars Odyssey utilizado para
detectar esos neutrones, explicó Garvin, acaba de desplegarse. Según él,
'no hay duda de que hay hielo en grandes concentraciones bajo el suelo
de Marte'. El mástil, aclaró, servirá para 'conocer la composición de
toda la corteza de Marte hasta un metro de profundidad'.

La próxima misión en salir hacia Marte será la Mars Express, de la
Agencia Europea del Espacio (ESA), que será lanzada a mediados de 2003.
'Lleva siete instrumentos a bordo y el objetivo es obtener una visión
global del planeta, con cobertura total de imágenes, análisis de la
composición atmosférica, etcétera', explicó Agustín Chicarro,
responsable de esta misión y asistente a la IMEWG, celebrada en el
Centro de Astrobiología del INTA. 'Mars Express lleva un nuevo radar
para acceder a las capas del subsuelo de Marte que permitirá detectar
agua hasta una profundidad de tres o cuatro kilómetros, además de
instrumentos dedicados a estudiar la bioquímica del suelo que irán en el
módulo de descenso Beagle', dijo.

La próxima nave en partir será la 'Mars Express', de la Agencia Europea
del Espacio

Pocos meses después llegarán a la superficie de Marte los dos vehículos
todoterreno de la NASA que actuarán como geólogos de campo, con
capacidad para recorrer hasta 100 metros diarios y dotados de cámaras y
espectrómetros para estudiar la composición de rocas y su textura
microscópica. Después, en 2005, habrá una nave orbital con una cámara de
muy alta resolución escudriñando la superficie de Marte. Para 2009,
recordó Garvin, el plan es enviar dos vehículos todoterreno alimentados
con energía nuclear y estarán específicamente dedicados a buscar rastros
de vida. También la ESA piensa ya en otra misión más adelante, la
Aurora, indicó Chicarro.

Toda la información que se va adquiriendo con la exploración robótica
sistemática de Marte sirve para ir conociendo mejor el planeta. Además,
la estrategia de esta exploración internacional aplica la experiencia
para definir los objetivos de las siguientes misiones.

Para dentro de cinco años, los franceses planean una misión muy
novedosa, bautizada Premier 07, que abarcará tres objetivos: estudiar
sismología y clima mediante una red de módulos de descenso; hacer
observaciones desde un vehículo orbital y preparar tecnológicamente, en
colaboración con la NASA, una futura misión de recogida de muestras en
Marte para traerlas a la Tierra, explicó R. Bonneville (Centro Nacional
de Estudios Espaciales). Pero esa complicadísima operación de traer a
casa trozos de Marte no se emprenderá hasta la década que viene, no
antes de 2014, dice la NASA.

                           ------------------

42 AÑOS DE VIAJES AL MUNDO VECINO
Por: Alicia Rivera

Han pasado ya 42 años desde que en octubre de 1960 se lanzó desde la
Tierra el primer artefacto espacial con destino a Marte, el Mars 1960A
soviético. Un total de 33 naves han intentado llegar o han llegado -los
fracasos de misiones en esta difícil empresa han sido más numerosos que
los éxitos- a Marte y han cambiado la visión del planeta rojo adquirida
antes sólo con los telescopios desde la Tierra.

Los descubrimientos de rasgos geológicos, como cauces y cañones
erosionados en la roca que inevitablemente inducen a pensar que allí ha
corrido el agua en abundancia en algún momento, volcanes y casquetes
polares con hielo y dióxido de carbono son conquistas de la exploración
mediante naves en órbita y módulos de descenso que principalmente han
venido haciendo rusos y estadounidenses, con participación más o menos
intensa de científicos europeos. Ahora se suman a la aventura naves de
la Agencia Europea del Espacio (ESA) y de Japón.

Marte es un mundo rocoso más pequeño que la Tierra (su radio mide 3.397
kilómetros, poco más de la mitad del terrestre), extremadamente seco y
frío (la temperatura ronda los 40 grados bajo cero) y con una atmósfera
muy liviana de dióxido de carbono, con nitrógeno y algo de argón. Un día
marciano es casi igual que uno terrestre (24 horas y 37 minutos), pero
el año (el tiempo que tarda el planeta en cumplir una órbita alrededor
del Sol) es casi el doble de largo.

Aunque la distancia media entre las órbitas terrestre y marciana es de
unos 75 millones de kilómetros, las naves espaciales, con los medios de
propulsión actuales y aun eligiendo las mejores oportunidades de viaje
por las posiciones relativas de ambos planetas, tienen que recorrer
aproximadamente 250 millones de kilómetros y tardan unos siete meses en
llegar.

                           ------------------

LA COMISIÓN CIENTÍFICA CONCLUYE QUE NO HAY RELACIÓN ENTRE LAS ANTENAS Y
LOS CÁNCERES DEL COLEGIO DE VALLADOLID
Por: EFE

Los datos manejados por la comisión científica creada para estudiar el
brote de cáncer infantil en el Colegio García Quintana de Valladolid 'no
apoyan la hipótesis de una relación causal' entre este fenómeno y las
antenas de telefonía que estuvieron instaladas en un edificio
colindante. Ésta es la principal conclusión del dictamen de la comisión
científica, que fue expuesto ayer tarde a los padres por su presidente,
el catedrático Fernando Rodríguez Artalejo, en una tensa reunión en la
que el portavoz de los mismos, Luis Martín, denunció el 'fraude
científico'.

El catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad
Autónoma de Madrid destacó que la hipótesis de la relación causal entre
las antenas y el brote de cáncer infantil, de cuatro casos en un año,
'de momento no ha sido apoyada en la literatura científica'. A pesar de
ello, reconoció que se trata de un campo que 'no está cerrado desde el
punto de vista de la investigación'.

El presidente de la Comisión destacó que a la vista de los resultados de
la encuesta ambiental en el colegio y su entorno; de la encuesta
epidemiológica realizada a las familias de los cuatro niños enfermos y
del examen de salud, los expertos no tienen 'una hipótesis explicativa
del conglomerado'. También subrayó que 'resulta altamente improbable que
se identifiquen las causas concretas, al igual que ha sucedido en la
mayoría de los conglomerados'. Otra de las conclusiones afirma
tajantemente que el colegio público 'resulta un lugar saludable para el
desarrollo de las actividades académicas a las que está dedicado' y 'no
representa un peligro para la salud' de los escolares.

Al hilo de esta conclusión, Artalejo afirmó que si él viviera en
Valladolid 'no tendría ningún reparo' en llevar a su hijo 'a este
colegio', ante lo cual un sector del centenar de padres asistente a la
reunión le increpó: '¡Ahora, sin las antenas!'. Los expertos recomiendan
en su informe mantener periódicamente la vigilancia de la salubridad del
colegio, al tiempo que piden que no se reinstalen las 60 antenas que
hubo en el edificio colindante al colegio, debido al 'importante
problema de salud' que se detectó en el centro y al principio de
precaución.

La Comisión Científica, integrada por 13 especialistas en distintos
campos, recomendó que se mejoren los sistemas de información sanitaria
sobre tumores. Rodríguez Artalejo subrayó que las conclusiones 'no
pueden ni deben ser extrapoladas'.

La experta Mercedes Martínez, jefa del Servicio de Sanidad Ambiental de
la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, expuso los
resultados de los estudios medioambientales realizados por institutos
especializados y dijo que las emisiones de las antenas próximas al
colegio están muy por debajo de los límites legales.

En la reunión de la comisión científica con los padres se conoció que el
representante de los mismos en dicho órgano, Julio Ordax, se retiró de
la reunión y se negó a firmar el informe.

==== RINCÓN DEL LECTOR ================================================

COMENTARIOS A “¿SON COMPATIBLES LA CIENCIA Y LA RELIGIÓN?” DE PAUL KURTZ
Por: Ricardo Herrén (herren@...)

Los escépticos norteamericanos, como Paul Kurtz, suelen ver a las
religiones con una profunda simpatía. Forman parte de una sociedad donde
impera cada vez más “una exacerbada religiosidad” (la expresión es de
P.K.) y uno no sabe si la simpatía con que se contemplan las más
disparatadas creencias es consecuencia de contagio social o de una
actitud demagógica. En mayoritarios ambientes de Estados Unidos es
políticamente incorrecto y está muy mal visto ser “ateo” o no creyente,
no ir al templo los días estipulados, no participar de las comunidades
religiosas.
Solamente esta actitud previa puede explicar que Kurtz afirme que “la
religión y la ciencia son compatibles” (¿Son compatibles la ciencia y la
religión?, El Escéptico Digital, nº 02 de 17 de Marzo de 2002), siempre
que se vea a la religión  dice - como “poesía existencial dramática”.
Entonces, una y otra se “aplican a intereses y necesidades humanas
diferentes” y así “no son necesariamente incompatibles”.

La argumentación de Kurtz, presidente del Center for Inquiry, es en lo
esencial similar a la que esgrimen las grandes religiones para intentar
compatibilizar un conjunto de creencias disparatadas inventadas hace
mucho siglos en la infancia del conocimiento científico, con la
percepción racional del mundo del hombre contemporáneo.

Durante siglos el Cristianismo, por ejemplo, trató de imponer su propia
explicación de la realidad a sangre y fuego. Ideas tan básicas como la
concepción copernicana del Sistema Solar encontraron la feroz oposición
de la Iglesia de Roma y de no pocas iglesias protestantes porque
contradecían la explicación ofrecida por el Antiguo Testamento, un texto
si no escrito al menos “inspirado” por Dios, el creador de todo.

Cada avance del conocimiento científico encontró en las religiones
resistencias tenaces en la medida en que invalidaban parte de ese
weltanschaaung mágico e irracional predicado a lo largo de siglos.
Al final, muchas, como la Iglesia de Roma se rindieron y en vez de
oponerse ante lo evidente inventaron o reflotaron la teoría de las dos
realidades: uno puede creer y practicar el conocimiento científico
cuando se hace vacunar, acude a productos de la farmacopea para intentar
curar sus enfermedades, viaja en avión o en automóvil, toma decisiones
tras sesudos análisis. Pero cuando siente angustias metafísicas o
desespera de la pobre condición humana, pega esquizofrénicamente un
salto y cree a pie juntillas en una suprarrealidad donde todo es
posible: desde la aparición fantasmal de  Virgen parlante a una
analfabeta contumaz, pasando por los milagros más prodigiosos como la
presencia del “cuerpo y la sangre” del dios en una oblea de panadería
especializada, merced a unas palabras mágicas pronunciadas por un ser
ritualmente sacralizado por otros.

Se opera así lo que George Orwell llamaba el double thinking, uno de los
más evidentes síntomas de la alienación del hombre contemporáneo: ser
capaz de creer simultáneamente en dos verdades que se contradicen entre
sí. Porque las religiones no son sólo “poesía dramática” sino que
implican toda una visión del mundo opuesta a la de la ciencia que tiene,
además, la pretensión de constituir la única verdad con total desprecio
de cualquier otro enfoque.

Creer en el valor de la religión como “poesía existencial dramática” es,
probablemente, un acto de ingenuidad. La larga tradición filosófica de
las distintas culturas del hombre también crea e inspira poesía
existencial dramática, probablemente de mejor calidad que la religiosa.
Porque, además, no obliga a creer en ella ni amenaza con terribles
castigos en caso de que a los fieles les asalte la duda o la
incredulidad.

Kurtz en su enfoque light olvida o deja de lado el papel que han jugado
y siguen jugando las religiones como factores decisivos de
enfrentamientos feroces y crueles entre individuos y grupos humanos. Las
religiones han inspirado terribles matanzas a lo largo de la Historia y
hoy siguen estando en la raíz de temibles conflictos contemporáneos como
los que enfrentan a islámicos con hinduístas, israelitas, cristianos
occidentales y - dentro del Islam - a shiítas y sunnitas, por ejemplo.
“La creativa imaginación religiosa teje cuentos de consuelo de
 esperanza”, dice Kurtz. Es decir, sirve de opiáceo cultural para
disimular o esconder eso que Edgar Morin llama “la crueldad del mundo”
consustancial con la condición humana.

Empero toda la dignidad del hombre está en atreverse a mirar de frente
una verdad indigna de él y de sus sueños: la que le dicta la razón y el
pensamiento científico.

“Imposible engañarse  recordaba Jean Rostand  con la esperanza de que
(el hombre) participa en algo que lo sobrepase. Su labor no se inserta
en ninguna forma de absoluto. Debe conformarse con su dominio propio que
está, irremediablemente, limitado y no se comunica con tierras más
vastas. El único deber que le incumbe es el de mejorar el reino de lo
humano e imponerlo cada vez más a la insensible naturaleza”.

“Sería inútil que él se tomara como instrumento de quién sabe qué
designio y se jactara de servir a fines que lo trasciendan. Él no
prepara nada, no prolonga nada, no se liga a nada. Él no connive, como
creía Renan, con una “política eterna”·. Todo lo que él estima, todo lo
que cree, todo lo que cuenta a sus ojos, ha comenzado en él y terminará
con él. Está solo, extraño a todo lo demás. En ninguna parte encuentro
un eco, por discreto que sea, a sus exigencias espirituales. Y el mundo
que lo rodea no le propone sino el espectáculo de un triste y estéril
osario donde estalla el triunfo de la fuerza bruta, el desdén al
sufrimiento, la indiferencia a los individuos, a los grupos, a las
especies, a la vida misma… Tal es, parece, el mensaje de la ciencia”.

                           ------------------

CROMOSOMA X Y SÍNDROME DE TURNER
Por: Francisco J. Hernández Heras

En el nº4 del 2002 de su boletín mensual "El escéptico" estaba incluido
un artículo de Patricia Morén titulado "Las emociones sociales pueden
surgir en la corteza orbitofrontal". Al final de éste, se explicaba que
las personas que sufren Síndrome de Turner son las que más inteligencia
social demuestran, pero se indica erróneamente que este Síndrome tiene
su base genética en la existencia de unos cromosomas X extra en el
cariotipo del enfermo. Las personas que sufren la Enfermedad de Turner,
en oposición a lo dicho, son hembras con un sólo cromosoma X en cada
célula.
Externamente son mujeres de pequeña estatura y estériles, porque no
producen suficientes hormonas para alcanzar una fase de adolescencia.

También nuestra amiga de Barcelona puede referirse a los hombres XXY (S.
de Kinnenfiel) o a las mujeres XXX y XXXX (Superhembras); por eso es
necesaria una aclaración suya.

Un saludo,
Francisco J. Hernández Heras - Soria

Para más información:

http://www.joseacortes.com/descarga/mutacion.doc

                           ------------------

ASTROLOGÍA EN LA ENCICLOPEDIA BRITÁNICA DE 1771
Por: Alberto Rodríguez

En relación al artículo "La campaña" del último número del boletín "El
Escéptico Digital" del 31 de mayo, firmado por Fernando Frías Sánchez,
aquí les adjunto la definición de Astrology que figura en la primera
edición de la Enciclopedia Britanica, de 1771, que tomo prestada del
boletín de James Randi correspondiente al 24 de mayo.

ASTROLOGY, a conjectural science, which teaches to judge of the effects
and influences of the stars, and to foretel future events by the
situation and different aspects of the heavenly bodies. This science has
long ago become a just subject of contempt and ridicule.

Un saludo,
Alberto Rodríguez

                           ------------------

COMENTARIO A “CRÍTICA HOMEOPÁTICA A LA MEDICINA CIENTÍFICA”
Por: Paulo Bento Bandarra
Versión en español por: Claudio Pastrana (ARP-SAPC Traductores)

Sr. Editor
Soy médico en Brasil y leí su artículo. Crítica Homeopática a la
medicina Científica
http://www.arp-sapc.org/articulos/homeopatia/critica_medicina.html

Voy a responderle en portugués, pues entendí su texto. Tengo esperanza
que entienda el mío.

Pertenezco a un país en que el Consejo federal de Medicina, creado por
el poder público para protegerlo de las terapia sin base y dañinas para
las personas, se tomó el derecho de reservar el área del curanderismo al
oficializar la Homeopatía, (charlatanería), como especialidad médica.
Estos homeópatas, en 1980 cerca de trescientas personas, se agarraron
con ambas manos a la oportunidad de ser reconocidos como ALOPATAS. Hoy
en día el pueblo es engañado por cerca de 15.000 practicantes de la
homeopatía, cobijados por el silencio mortal del Consejo Federal de
Medicina.

 En cuanto a su texto, el término ALOPATÍA no fue mencionado al uso de
un alter-significado. Simplemente es una nueva estrategia de los
homeópatas para que se los considere candidatos a una especialidad
respetable de la medicina científica.

Alopatía está relacionado en términos históricos al origen griego del
término y re-creación del mismo por Hahneman, aumentar un sufrimiento, o
tratamiento, a otro, (allos), que sufre, (la dolencia, la enfermedad).
Cosa que la medicina hace realmente. Es decir, no existe medicación sin
efectos colaterales o cirugía absolutamente indolora.

Hablar pues, del uso de los contrarios es un sin sentido, pues la
anestesia no funciona en reversa o el cambio de válvulas cardíacas no se
hace por tratamiento de contrarios. Así como las vacunas y los
tratamientos de las alergias no son por efectos de opuestos.

Hahnemann en su libro "Enfermedades Crónicas" utiliza el término ANTI
veintiún veces, ej: Antiasma, antipsórico, antipsicótico,y antisífilis.
SI se investigan estos términos se los encontrará repetidos y
diseminados en toda la literatura homeopática como ANTI.

La diferencia de la homeopatía con la medicina es la diagnosis. Para la
medicina no existen miasmas, psoras, psicosis y sífilis, (en la
concepción de Hahnemann), por lo tanto no tiene representación
patológica alguna.

En este razonamiento se niegan doscientos años de avance científico. No
se agrega una sola paja al techo de la choza, no sólo de la medicina,
sino de la ciencia en general. No hay ningún descubrimiento, ninguna
enfermedad nueva o ningún síntoma que pueda ser atribuido a una
contribución de la misma.

Siguiendo su propia definición: yerra en su filosofía y en su método. No
por discordancia filosófica. A los médicos, en cuanto científicos, no
les interesa sólo la explicación o el mecanismo de acción, y sí si el
hecho en efecto ocurre. Esta es la razón crucial y definitiva de la
negación de la homeopatía. Lleva ya doscientos años sin demostrar una
sola cura que no esté garantizada por los practicantes de esta secta
vitalista. Para la ciencia esto es insuficiente. Simplemente recordemos
el descubrimiento de la penicilina. No tenía explicación, ésta fue
descubierta y comprendida mucho tiempo después. Por el contrario, la
homeopatía TENÍA explicación antes que el fenómeno fuera "autorizado" y
utilizado en los pacientes. Las explicaciones pueden ser buscadas y
observadas pero el hecho debe existir independientemente. Lo que no
ocurre con la Homeopatía. Ellos se apegan a media docena de trabajos que
por falsación sistemática de la realidad presentan "ALGUNOS" resultados
y niegan, en cambio, TODOS Y CADA UNO de los que demuestran su falta de
efecto.

Si fuera posible y de su interés gustaría publicar algunas críticas
contra la homeopatía en su espacio. Si fueran comprensibles mis dichos
por el idioma.
Un abrazo

Paulo Bento Bandarra
Médico del Estado de Rio Grande Do Sul, BRASIL.
Email: paulobandarra@...


Sr Editor
Sou médico no Brasil e li o seu artigo. Crítica homeopática a la
medicina científica
http://www.arp-sapc.org/articulos/homeopatia/critica_medicina.html

Vou lhe responder em português, pois entendi o seu texto. Tenho
esperança que entendas o meu.

Pertenço ao país em que o Conselho Federal de Medicina, criado pelo
poder público para protegê-lo das terapias sem base e danosas para as
pessoas, se tomou o direito de promover reserva de mercado na área do
curandeirismo ao oficializar a Homeopatia como, pasme, especialidade
médica. Estes homeopatas, em 1980 em volta de 300 pessoas, se agarraram
com as duas mãos a oportunidade de serem especialidades ALOPATA. Hoje em
dia o povo é enganado por volta de 15000 praticantes, conforme eles, com
a colaboração do silêncio mortal do Conselho Federal de Medicina.

Quanto ao seu texto, o termo ALOPATIA não se referia ao uso dos
contrários. Este é a nova posição para os homeopatas tentarem ser
especialidade da medicina científica.

Alopatia se referia, em termos históricos, da origem grega do termo e da
criação de Hahnemann, acrescentar um sofrimento (o tratamento) a outro
(allos) sofrimento (a doença). Coisa que a medicina realmente faz. Não
há medicação sem para-efeito ou cirurgia indolor.

Falar sobre o uso dos contrários é sem sentido, pois a anestesia não é
pelos contrários, e a troca de uma válvula cardíaca não se faz pelos
contrários. Assim como as vacinas, tratamentos das alergias não são
pelos efeitos contrários.

Hahnemann no seu livro “Doenças Crônicas” usa o termo ANTI 21 vezes,
como antimiasma, antipsórico, antisicótico e antisifilítico. Se você
procurar estes termos, vai ver que os ANTI se repetem em toda a
literatura homeopática.

A diferença da homeopatia com a medicina é de diagnóstico. Para a
medicina não existe miasmas, psoras, sicoses e sífilis (na concepção de
Hahnemann) pois não tem representação patológica alguma.

Assim como negam há duzentos anos todo o avanço científico, coisa que
não colaboraram uma palha, não só para a medicina, como para a ciência
em geral. Não há nenhuma descoberta, nenhuma doença nova, nenhum efeito
novo que possa ser atribuído ter sido contribuição dela.

Quanto a afirmação sua: sino también en la filosofía y el método, está
errada. Não é por discordância filosófica. Aos médicos não interessam a
explicação ou o mecanismo de ação, mas sim se o fato ocorre. Este é o
crucial e definitivo motivo de negação da homeopatia. Há duzentos anos
que não se demonstra nenhuma cura a não ser pela a garantia pessoal do
praticante desta seita vitalista. Para ciência isto é insuficiente.
Lembre-se que quando da descoberta da penicilina, ela não tinha
explicação, que foi descoberto muita tempo depois. A Homeopatia tinha a
explicação antes do fenômeno ser atribuído e usado nos pacientes. As
explicações podem ser procuradas mas o fato deve existir. O que não
ocorre com a homeopatia. Eles se apegam a meia dúzia de trabalhos, que
por bias apresentam alguns resultados, mas negam TODOS os que demonstram
a falta de efeito.

Se fosse possível e de seu interesse, gostaria de publicar algumas
críticas contra a homeopatia no seu espaço. E se fosse entendido o que
digo pela língua.

Um Abraço
Paulo Bento Bandarra
Médico do Estado do Rio Grande Do Sul BRASIL
Email: paulobandarra@...

                           ------------------


==== ARCHIVOS ESCÉPTICOS ============================================

* Monográfico Antenas y Salud. Un completo monográfico que, merced a la
colaboración de los Museos Científicos Coruñeses y al Dr. John E.
Moulder del Medical College of Wisconsin (traducción al castellano de
Carlos Llanos y Juan Bernar), pretende resolver las dudas de la
ciudadanía sobre las Antenas y la salud humana, los Campos Eléctricos y
Magnéticos Estáticos y Salud Humana, las Antenas de Telefonía Celular
(Estaciones Base de Telefonía Móvil) y la Salud Humana y las Líneas
Eléctricas y el Cáncer. Sencillamente indispensable para todo aquel que
quiera estar al día en tan candente tema. Consulta del Monográfico
completo desde http://www.arp-sapc.org/articulos/antenasindex.html

* ¿Es efectiva la Homeopatía? Informe realizado, a petición del Institut
d’Estudis de la Salut
Departament de Sanitat i Seguretat Social Generalitat de Catalunya, por
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (Drs. Carlos
Tellería, Víctor J. Sanz y Miguel A. Sabadell). El informe completo es
accesible desde http://www.arp-sapc.org/articulos/homeopatia/index.html,
página en donde puede ser consultado on-line o descargado en un archivo
zip.

* Rumores de Guerra y la Realidad Inventada. Excelente artículo de Luis
Alfonso Gámez sobre los atentados del 11 de Septiembre de 2001, los
Conspiranoicos y el atentado al Pentágono. Pueden ser descargados desde
http://www.arp-sapc.org/docs/pentagono1.pdf y
http://www.arp-sapc.org/docs/pentagono2.pdf.

* Astroglífica. Artículo del Dr. César Esteban y la Dra. Inés Rodríguez
Hidalgo, del Instituto de Astrofísica de Canarias y del Departamento de
Astrofísica de la ULL respectivamente, en formato PDF. Descarga desde
http://www.arp-sapc.org/docs/Astroglifica.pdf.

* Carta Escéptica a Paco Padrón.  Artículo de Ricardo Campo Pérez, en
formato PDF, en el que se da contestación al que a su vez publicase
Francisco Padrón Hernández en la revista “Atlantes. Enigmas de la
ciencia”, bajo el título de “Decálogo del perfecto escéptico” . Este
archivo incorpora el artículo original publicado por Paco Padrón.
Descarga desde http://www.arp-sapc.org/eedigital/carta_esceptica.pdf

==== La Selección de “El Escéptico Digital”
=====================================

* i  n  f  o  .  a  s  t  r  o
El Boletín de las estrellas / Información de primera sobre lo que
acontece en el Universo · http://www.infoastro.com

Para suscribirse y recibir los boletines semanales, envíe un mensaje a
infoastro-subscribe@...

                           ******************

* THMNews
El boletín de la Txori-Herri Medical Association cuyos archivos se
encuentran en http://www.txoriherri.com/thmanews.htm
©Txori-Herri Medical Association, 1997-2001

Para suscribirse al THMNews Basta con enviar un mensaje, con el texto
apúntenme al invento, a cualquiera de las siguientes direcciones
electrónicas   malo@...  jotaju@...  y DONLOGAN@...

                           ******************

* Divulc@t
El portal de la Ciencia y la Tecnología en el que la divulgación es la
norma que nos acerca al conocimiento y a la democracia.
http://www.divulcat.com/

Para suscribirse a Divulc@t  basta con enviar un mensaje en blanco a
divulcat-subscribe@...

                           ******************

* InfocienciaNet
Espacio destinado a la comunicación y el intercambio, a través de
Internet, sobre temas de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS).

Suscripción gratuita a InfocienciaNet a través de
http://www.infociencia.net o bien mediante el envío de un mensaje en
blanco a InfocienciaNet-subscribe@...

                           ******************

* La Nave de los Locos
Debate racional sobre ufología, paraciencias y otros muchos temas. La
mirada crítica chilena al mundillo irracional en
http://www.geocities.com/lanavedeloslocos

Suscripciones, mensajes, datos, artículos, opiniones:
lanavedeloslocos@...

                           ******************

* Lúcido
El órgano divulgativo de la AREV -  Asociación Racional Escéptica de
Venezuela http://www.geocities.com/escepticosvenezuela/
Boletín electrónico de distribución gratuita. Suscripción mediante el
envío de un mensaje en blanco a lucido-alta@... o, directamente,
a través de http://www.eListas.net/lista/lucido/alta

                           ******************

* Tendencias Científicas
El e-zine que reúne toda la información estratégica en ciencia,
tecnología y sociedad con la finalidad de ayudar al cibernauta a su
desarrollo humano y profesional.

Puede consultarse a través de: http://www.webzinemaker.com/tendencias

========================= EL ESCÉPTICO DIGITAL =======================

EL ESCÉPTICO DIGITAL es una publicación electrónica gratuita, editada y
difundida por ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico:
http://www.arp-sapc.org

Si desea enviar alguna noticia, colaboración o carta a la redacción de
EL ESCÉPTICO DIGITAL puede hacerlo a escepticismo@...

 - Para darse de alta, envíe un mensaje a el_esceptico-alta@...
   o directamente en: http://www.eListas.net/foro/el_esceptico/alta
 - Para darse de baja, envíe un mensaje a el_esceptico-baja@...
   o directamente en: http://www.eListas.net/foro/el_esceptico/baja
 - Para obtener ayuda, visite http://www.eListas.net/foro/el_esceptico

Copyright © ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org

Se permitirá la reproducción parcial o total de los artículos del
presente boletín siempre que se cite la fuente y la URL del mismo.
Igualmente se agradecerá el que se informe de ello a la sociedad editora
de EL ESCÉPTICO DIGITAL.

EL ESCÉPTICO DIGITAL está abierto a las aportaciones de sus lectores,
que podrán dirigirse a escepticismo@...

====================================================================




eListas.net:  Página principalÍndice de listasCrear listaListas Destacadas
Tu Cuenta:  Mis eListasMi Información y PreferenciasApuntateAyuda
Servicios:  ServiciosProductosSoluciones ComercialesPublicidad
General:  AyudaNovedadesPrivacidad de datosNo spamEscríbenos

eListas

eListas.net es un servicio de AR Networks
Copyright © 1999-2012 AR Networks, Todos los derechos reservados
Términos del Servicio | Privacidad de datos