Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 150 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
Edición 2001 - Núm Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT TENEBRIS
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
EED-lista_antigua
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 152     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: EL ESCÉPTICO DIGITAL - Edición 2002 - Número 07
Fecha:Lunes, 14 de Octubre, 2002  01:56:00 (+0200)
Autor:Pedro Luis Gomez Barrondo <TXINBO @.....es>

=====================================================================

                           EL ESCÉPTICO DIGITAL

       Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la
Pseudociencia
       © 2000-2002 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
       http://www.arp-sapc.org/

    Edición 2002 - Número 07 - 14 de Octubre de 2002

Boletín de acceso gratuito a través de:
http://www.elistas.net/foro/el_esceptico/alta

=== SUMARIO =========================================================

  - En el candelabro
Por: Luis Alfonso Gámez

  - ¡Cómo está El Mundo!
Por: José Luis Calvo

  - MIB
Por: Sacha  Marquínez Reyes

  - Bruno Cardeñosa y el mono de goma
Por: Dr. Zenón Sanz

  - Juan Diego ¿El santo que nunca existió?
Por: Luis Alfonso Gámez

  - La tilma “milagrosa” y el pensamiento crítico
Por: José Luis Calvo

  - Y colorín colorado...
Por: Fernando L. Frías Sánchez.

  - Ciencia: ¡por fin España adelanta a Europa!
Por: Félix Ares de Blas

  - Otra dimensión
Por: Marga Pardo

  - El aceite de Lorenzo
Por: Javier Armentia

  - ...Y ellos se juntan
Por: José Luis Calvo

  - Círculos de misterio
Por: Luis Alfonso Gámez

  - Un arte y un negocio típicamente británicos
Por: Luis Alfonso Gámez

  - Sobre círculos campestres y definiciones lingüísticas.
Por: Luis Javier Capote Pérez

  - Varios internautas acusan a Disney de hacer las figuras
'extraterrestres' para promocionar su última película.
Por: Olalla Cernuda

  - Y-Adán y M-Eva
Por: Eloy Anguiano

  - Las aventuras de Don Juan Escéptico. Capítulo de hoy:  La
homeopatía.
Por: Claudio Pastrana

  - El misterioso vuelo Q33NYC
Por: Mariano Cognigni

  - Dos años de el “Digital”
Por: Manuel Caro Terrón

  - La profecía de San Malaquías
Por: Miguel Siguan

  - Lodos del 11-S
Por: Vicente Prieto

  - No es una asignatura más
Por: Cayetano López

  - La TV y los científicos florero
Por: Miguel Ángel Sabadell

  - La carta del tarot
Por: Mario Diament

  - El Islam contra la libertad
Por: Antonio López Campillo

  - Mark Lehner Egiptólogo: 'Ahí dentro, en la Gran Pirámide, hay algo
por descubrir'
Por: Jacinto Antón / Madrid

  - Ciencia sin barreras ideológicas
Por: Juan Carlos Izpisúa

  - Bernat Soria, pionero en el uso de células madre contra la diabetes:
“impedir un tratamiento por creencias religiosas es una forma de
integrismo”
Por: Javier Sanpedro / Madrid

  - Grupos católicos y conservadores maniobran para recortar la ley de
reproducción asistida.
Por: Rafael Méndez

  - Provocan con electrodos la sensación de vivir fuera del cuerpo
Por: Vanesa Marsh

  - Analfabetismo científico.
Por: Vendell

  - ¡Pero que torpe es el lince!
Por: Rafael León Rodríguez

  - Clamores en el desierto
Por: José Luis Calvo

  - El gran viaje
Por: Luis Alfonso Gámez

  - Fitoterapia: El Ginkgo no mejora la memoria de personas sanas.
Por: ElMundoSalud

  - Alarma entre los internautas: La red alberga información sobre
cáncer que puede llegar a ser peligrosa.
Por: ElMundoSalud

  - Mentiras, pecados y abusos estadísticos
Por: Bartolo Luque Serrano

  - A través de buscadores: Más de la mitad de los 'webs' de salud a los
que tiene acceso un internauta no se basan en evidencias científicas
Por: ElMundoSalud

  - La importancia de la imparcialidad en la crítica escéptica
Por: Javier Moreno

  - ¿Por qué unos ven los ovnis y otros no?
Por: Artur Petrovski

=== NOTICIAS =========================================================

EN EL CANDELABRO
Por: Luis Alfonso Gámez

1. CRUZADA EMBRIONARIA.

El Gobierno de Aznar quiere encerrar a la ciencia española en la
sacristía. Es sólo un paso más en el retroceso del Estado laico frente a
los designios vaticanos. Nada de investigar con células madre
embrionarias y nada de clonación terapéutica, han dicho desde el
Ejecutivo actuando al dictado de grupos católicos que, si pudieran,
volverían a condenar a Galileo y borrarían de la Historia a Darwin. Como
ha apuntado Félix Ares en su 'blog' (http://ciencia15.blogalia.com), ya
podemos decir que España se coloca a la cabeza de algo: de la
involución. “Si el Gobierno persevera en acciones como ésta, avanzaremos
a gran velocidad; estoy convencido de que a esta marcha dentro de poco
llegaremos al siglo XII”, ha escrito el presidente de ARP-Sociedad para
el Avance del Pensamiento Crítico (http://www.arp-sapc.org). En la mano
de todos, está intentar impedirlo. Al Ejecutivo del PP no puede salirle
gratis pasar por encima del dictamen de la Comisión de Reproducción
Asistida Humana -ha recomendado repetidamente el uso para investigación
de embriones congelados sobrantes de la fecundación 'in vitro'- y hacer
oídos sordos a la opinión de la mayoría de la comunidad científica e
inventarse que ésta está dividida, como ha hecho el ministro de Ciencia
y Tecnología. No es así: la mayoría de los biólogos es partidaria de la
experimentación con embriones y de la clonación terapéutica. Los pocos
contrarios lo hacen basándose en criterios exclusivamente religiosos:
consideran que hay un individuo desde la primera célula. Estamos ante un
nuevo bloqueo religioso al avance del conocimiento, a la investigación
en un campo que puede deparar soluciones para muchas de las graves
enfermedades que azotan a la Humanidad. ¡Pero qué va a esperarse de los
mismos fanáticos que prefieren que una persona contraiga el SIDA a que
use el preservativo en sus relaciones sexuales! Lo que no sé es que va a
hacer el cruzado Aznar con esos 40.000 embriones congelados que no cabe
implantar en útero alguno por haber sobrepasado el tiempo máximo
establecido por la ley desde su creación. ¿Los destruirá, los dejará en
el limbo en el que permanecen desde hace años como molesta herencia a su
sucesor en La Moncloa o los utilizará para investigación? ¿Abogará
porque se bauticen esos conjuntos de células indiferenciadas para que
puedan ir al Cielo de Wojtyla? Sería para una comedía bufa si no se
tratara en el fondo de algo en lo que nos va a todos el futuro y el
bienestar, de algo a lo que hay que oponerse con toda la firmeza y
contundencia posibles.

2. UN REY PARA EUSKAL HERRIA.

Si Sancho III El Mayor (992?-1035) resucitara, volvería a tirarse de
cabeza a la tumba para escapar de la que se le viene encima. Un milenio
después de su muerte, le quieren coronar -a él que fue rey de Navarra y
conde Castilla- como “rey del Estado vasco, reino de Navarra”. Es un
proyecto del Ayuntamiento de Hondarribia, gobernado por el PNV, que
quiere levantar en su honor un monumento por ser el primer soberano de
todos los euskaldunes. Ahí queda eso. Pasaría así a sentarse junto a
Santiago Matamoros y el Cid Campeador en ese panteón mitológico que
tanto se ha cultivado en la península con fines políticos. Lo del
Ayuntamiento de Hondarribia sólo puede calificarse de charlotada:
“Actuación pública, colectiva, grotesca o ridícula”, según el
diccionario de la Real Academia Española. Eso sí, en la iniciativa
nacionalista, hay una cosa que me molesta y otra que debería inquietar a
las regiones limítrofes con Euskadi. Me molesta, como republicano, que
la derecha vasca ande a la caza de un rey para Euskal
Herria -denominación que siempre ha sido de una comunidad cultural y no
de una unidad política, como quieren ahora hacernos tragar- a cualquier
precio y que tenga, además, la osadía de elegir para el puesto una
figura tan 'españolaza', con perdón. Porque el tal Sancho III fue un
sujeto de cuidado, un reconquistador cuyos dominios llegaron a abarcar
prácticamente todo el territorio cristiano peninsular: el reino de
Navarra, Castilla, Aragón y Sobrarbe-Ribagorza. ¿Dónde está ahí el
Estado vasco? ¿Es todo ese territorio? Si no lo es, ¿por qué? Si lo es,
¿comenzará desde Hondarribia una nueva reconquista? (Escribí estas
líneas días antes de que Juan José Ibarretxe anunciara en el Parlamento
vasco su intención de guiar hacia la independencia no sólo a Euskadi,
sino también a Navarra y al País Vasco francés.)

3. MENTIROSOS EN ACCIÓN.

Ecologistas en Acción (http://www.ecologistasenaccion.org) ha demostrado
lo que es: una panda de mentirosos a la que no hay que hacer ningún
caso. Con ese alarmismo tan caro a muchos grupos ecologistas,
anunciaron, el 26 de septiembre, que científicos alemanes habían
descubierto en el Ebro, en las inmediaciones de la central nuclear de
Garoña, un pez mutante. La prestigiosa revista 'Science'
(http://www.sciencemag.org) iba a publicar el hallazgo, añadieron. Todo
esto dijeron en una rueda de prensa y, claro, las agencias de noticias
difundieron la mala nueva. Me enteré de la historia a través de la lista
de correo 'Escépticos'
(http://www.cs.umd.edu/%7Earteaga/escept/FAQ.html). José J. Uriarte, uno
de los responsables del divertidísimo 'The Txori-Herri Medical Journal'
(http://www.txoriherri.com), alertaba hacia el mediodía de que los
medios se hacían eco de una noticia según la cual Ecologistas en Acción
tenía pruebas de que había “un pez mutante en el Ebro cerca de una
central nuclear”. Uriarte, de natural escéptico, titulaba su mensaje
'Springfield de Garoña', en evidente alusión a 'Los Simpson'. “Los
ecologistas denunciaron también que las hortalizas de la zona son más
grandes de lo normal, según ellos porque se riegan con agua que tienen
isótopos radiactivos”, explicaba un atemorizador despacho de agencia.
Pasaron varias horas -y un buen número de mensajes de correo a cada cual
más incrédulo- hasta que salió a relucir la verdad. Mejor dicho, la
mentira. Porque eso era todo, una gran mentira. Ecologistas en Acción se
había inventado la historia y había utilizado a los medios de
comunicación para hacer así publicidad de su campaña contra la energía
nuclear. Una vergüenza, por decirlo suavemente. Una demostración de la
indecencia de individuos como Miguel Soto, el portavoz de la entidad que
dio la rueda de prensa. “Con estos espeluznantes descubrimientos,
quieren demostrar los ecologistas que la energía nuclear tiene una
nociva incidencia sobre el medio ambiente”, había escrito uno de los
periodistas engañados. Lo que ha dejado claro Ecologistas en Acción es
la credibilidad que merece todo lo que diga a partir de ahora.

4. REBELIÓN 'PIRAMIDIOTA'.

“¡Cabrones!”, “¡caraduras!”, “¡sinvergüenzas!”, “¡hay que ver la que han
montado!”, “¡esto es demasiado!”, “¡es la mayor chapuza anticientífica
que he visto en mi vida!”, “había que coger al Hawass de los cojones y
enterrarlo a él en un sarcófago”... Así reaccionaron el 17 de
septiembre, en el canal 'Piramidología' del IRC hispano, tras la
apertura en la Gran Pirámide de la llamada puerta de Gantenbrink por
parte de un pequeño robot, en una iniciativa patrocinada por la Sociedad
Geográfica Nacional (NGS). Fuera cual fuera el hallazgo, la reacción de
los partidarios de las más disparatas teorías sobre la construcción de
las pirámides era de esperar, pero no por eso me chocó menos la cascada
de improperios que siguieron al descubrimiento de que, tras la losa que
ciega el pequeño conducto que parte de la Cámara de la Reina, hay otra
piedra. Bruno Cardeñosa, tan dado al dramatismo y la fantasía, ha
publicado un artículo al respecto
(http://www.mundomisterioso.com/article.php?sid=942) en el que acusa a
Zahi Hawass, director del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, y a
la NGS de haber asestado “una puñalada certera” al “símbolo de lo
 ignoto”, que “sangra por los cuatro costados”. Le ha dolido que no se
haya encontrado tras la losa un platillo volante o la descripción del
procedimiento que seguían los egipcios para, según Manuel Carballal,
“convertir la roca más dura en una pastosa masa que, durante su
manipulación, podría recoger restos de materiales o formar grumos, al
igual que ocurre con la masa del pan o del dulce mientras es manipulada
por los reposteros”
(http://www.geocities.com/Athens/Thebes/1340/22/22.html).

5. CIENCIA Y ESPECTÁCULO.

Desde la ciencia histórica, se ha criticado y se criticará el
espectáculo televisivo en el que se convirtió la perforación de la
puerta de Gantenbrink con su retransmisión a medio mundo
(http://news.nationalgeographic.com/news/2002/09/0910_020913_egypt_1.htm
l). El conocimiento no avanza así. Está claro. Sin embargo, como decía
días después el egiptólogo Mark Lehner en una magnífica entrevista de
Jacinto Antón publicada por 'El País', “se trata de un procedimiento no
destructivo que invita a compartir la visión de algo que ha permanecido
oculto miles de años. Y tiene un aspecto muy positivo: desmonta la
teoría de la conspiración, la peregrina idea de que estamos escondiendo
algo, a la que son tan dados esos autores que ha citado antes. La
contrapartida es que exige una rápida gratificación del público, y eso,
como se ha visto, no puede garantizarlo la egiptología”. La ocasión era
propicia para tener a millones de personas pegadas a la pequeña pantalla
y aprovechar, de paso, para contarles lo que se sabe de la construcción
de las pirámides y dar un revés a los charlatanes. Por supuesto, las
televisiones públicas españolas no se apuntaron al carro y dejaron claro
una vez más lo que son. Ninguna emitió la apertura de la puerta de la
Gran Pirámide. Con unas programaciones diseñadas para consumo de
lobotomizados, lo mejor que podía pasarnos es que esas cadenas, las
cuales parece que sólo existen para uso de los políticos, se apagaran
para siempre.

6. LOS FINANCIADORES DE LO PARANORMAL.

La publicidad es la principal vía de financiación de las publicaciones
esotéricas. Al margen de las empresas del sector del misterio
(teleadivinos, vendedores de amuletos, etcétera), hay instituciones y
entidades que financian -mediante la inserción de publicidad- las
revistas paranormales. En septiembre, los anunciantes que han colocado
publicidad en 'Año Cero' (A), 'Más Allá' (M), 'Enigmas' (E) y 'Enigmas
Express' (EE) son:

ONG: Cruz Roja (EE) y Greenpeace (EE).

Otras: CCC (A, E), M-80 Radio (EE), MGM Home Entertainment (A) y X-Box
(M).

© Copyright Luis Alfonso Gámez, 2002.
Prohibida la reproducción.

                           ------------------

¡CÓMO ESTÁ EL MUNDO!
Por: José Luis Calvo

Una de las razones por las que la antigua Asociación para la Refutación
de las Pseudociencias decidió cambiar su nombre por el actual de
Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico fue el asumir que la
irracionalidad no era exclusiva del campo del esoterismo y comprender
que hay ámbitos en los que ésta es aún más peligrosa. Limitar la crítica
a la pseudociencia era restringir innecesariamente el escepticismo. Por
el contrario, el considerar que la racionalidad puede y debe regir otras
actividades humanas supone extender los beneficios de ésta a toda la
sociedad. Parafraseando a Terencio, puesto que somos seres humanos no
consideramos nada como ajeno a nosotros.

Por ello, me indignó profundamente el leer en el diario El Mundo
publicado el 11 de septiembre de 2002 un artículo firmado por el
supuesto periodista francés Thierry Meyssan con motivo del primer
aniversario de los trágicos atentados cometidos en los EEUU por
fanáticos integristas musulmanes. El respeto debido a las víctimas
hubiera debido hacer que ese artículo no viera nunca la luz pública al
menos en la forma que lo hizo, de forma totalmente acrítica y sin
contestación de ningún tipo.

El Sr. Meyssan, director de algo llamado Red Voltaire (si existiera vida
de ultratumba, el bueno de Francisco María Arouet se estaría rebelando
por ese uso de su pseudónimo) es también el autor de un panfleto
titulado “L´Effroyable Imposture” (traducido a nuestro idioma como La
Gran Impostura) de gran éxito en su país natal (un cuarto de millón de
ejemplares vendidos) y de bastante menos en nuestro país (pese a que
esté en la séptima edición, el número de ventas asciende a 25.000
ejemplares). La teoría del Sr. Meyssan, que ya conocían ustedes por los
artículos dedicados a este tema por Luis Alfonso Gámez y publicados en
este mismo medio, es sencilla. Los organizadores de los atentados no
fueron terroristas musulmanes sino los propios Estados Unidos a través
de sus agencias de inteligencia. Es más, el incendio en el Pentágono no
fue ocasionado por el choque de un Boeing 757 sino por un misil
aire-tierra disparado por un avión de combate de la USAF.

Como las afirmaciones políticas no parecen considerarse como merecedoras
de un análisis crítico, el Sr. Meyssan goza de las simpatías de
publicaciones árabes como Al-Watan, el diario de mayor venta en Arabia
Saudí, de partidos europeos de izquierda como el PCE que recientemente
le invitó a su fiesta y de agrupaciones de la extrema derecha
estadounidense para los que, ya se sabe, el gobierno federal es la
encarnación de todos los males. A priori resulta bastante menos
comprensible que, en nuestro país, su teoría se haya beneficiado de una
aceptación acrítica por parte de periodistas que parecen considerar que
su obligación de informar con veracidad es algo propio de un pasado
lejano.

Lejos de la supuesta objetividad de sus “colegas” españoles, el Sr.
Meyssan ha sido objeto de durísimas críticas en Francia. Por citar sólo
unos ejemplos, los artículos publicados en Le Monde en su versión
digital (http://www.lemonde.fr) titulados “Internet véhicule une rumeur
extravagante sur le 11 september”  por Stéphane Foucart y Stéphane
Mandard (20/03/02), “Un avion a bel et bien frappé le Pentagone” por
Hervé Kempf (20/03/02), “Les sites américains et la thése de Thierry
Meyssan” por Gaïdz Minassian (25/03/02) y “Les journalistes et le livre
de Thierry Meyssan” por Gaïdz Minassian” (26/03/02).

Añadamos a ello que lo que el señor Meyssan pretende conocer como fruto
de un gran trabajo de periodismo de investigación por su parte ya había
sido publicado en la página web de la red Voltaire apenas un mes después
del atentado. Es más, en la dirección del Asilo Utópico, sitio dirigido
por Raphaël Meyssan (hijo de Thierry) aparecía con anterioridad a la
publicación del libro antedicho la misma teoría basada exclusivamente en
fotografías extraídas de Internet y en sus comentarios sobre ellas.

Todo esto, si bien sirve para situar al personaje en su contexto, no
dice nada sobre la veracidad (o la falta de ella) de su tesis.
Analicemos lo que dice para comprobar si merece algo distinto al
desprecio.

Si ningún avión se estrelló contra el Pentágono ¿dónde está el vuelo 77
que desapareció ese día? ¿Quizás se aproximó al Triángulo de las
Bermudas y fue abducido por alguna nave extraterrestre? Reconozco el
sarcasmo de la última pregunta pero me resulta curiosa la forma de
razonar del Sr. Meyssan. Cuatro aeronaves fueron secuestradas el 11 de
septiembre, dos impactaron en el WTC, la cuarta se estrelló cuando los
pasajeros, conocedores de lo sucedido en las Torres Gemelas y el
Pentágono, se rebelaron contra los terroristas. En medio de ambos
sucesos se produce una explosión en el Pentágono, desaparece un avión
pero ambos hechos no están conectados según el autor francés. Supongamos
por un momento que todo es fruto de una conjura de los propios EEUU
¿tiene algún sentido que en tres de los atentados se emplearan como
armas los aviones y en un cuarto, pese a que también exista un avión
desaparecido, se empleara un misil? Yo al menos no se lo veo por ningún
lado.

Si seguimos aceptando la tesis conspiranoica, podemos encontrar
justificación para que los altos cargos de los EEUU mintieran, pero
parece bastante más difícil explicar la cantidad de testigos que afirman
haber visto como un avión de línea se dirigía hacia el Pentágono. Entre
los que aparecieron en diversos medios de comunicación en los días
siguientes al atentado podemos citar a Allan Wallace, Ralph Banton, Fred
Hey, Mike Walter, Kirk Milburn... aunque el testimonio más claro fue
ofrecido por David Winslow, un periodista de Associated Press que vive
en el décimo piso de un edificio cercano al Pentágono. Según declaró a
Hervé Kempf (artículo de Le Monde antes citado): “Ese día estaba
descansando. Miraba en la televisión las imágenes de los atentados en
Nueva York. En ese momento, hacia las nueve y media, escuché el
estruendo de los motores de un avión –mi hermano es piloto de avión, así
como un muy buen amigo, conozco ese ruido- lo oía cada vez más fuerte,
volví la cabeza hacia la derecha, por la ventana, vi una cola enorme de
un avión pasando a toda velocidad, distinguí un logotipo rojo, y después
una explosión sobre el Pentágono, una enorme bola de fuego. Soy
periodista desde hace años, lo juraría por mi vida: fue un avión.”

Consideremos, no obstante, que todas esas personas no dicen la verdad.
Como ya sabemos, los testimonios pueden ser erróneos por distintas
causas que van desde la mentira consciente hasta la fabulación
inconsciente de un hecho de trascendental importancia. Aún así, si
algunos altos cargos de la administración americana hubieran preparado
esta atrocidad sería para obtener algún beneficio ¿no? Si es así ¿cuál
es éste? La respuesta del Sr. Meyssan la pueden encontrar en este
artículo de El Mundo: “En cualquier caso, la coartada Bin Laden permitió
presentar como respuesta a los atentados una simple expedición colonial,
prevista desde hacía mucho tiempo, para imponer la construcción de un
oleoducto a través de Afganistán.” Ya saben, los EEUU organizaron un
atentado que ocasionó miles de víctimas, pérdidas directas
multimillonarias, una recesión económica que aún continúa un año después
y todo ello para construir un oleoducto en Afganistán. Pura lógica
aplastante, sí señor.

Si hasta aquí, hemos visto las constantes inconsecuencias en que incurre
el Sr. Meyssan, es hora de que nos pongamos en el papel de “abogado del
diablo” para evaluar lo que el autor francés considera pruebas en apoyo
de su tesis, pruebas un tanto extrañas porque las presenta en forma de
preguntas que pretende no tienen respuesta lógica.

“¿Por qué no se tomó medida alguna para impedir unos atentados
anunciados por varios servicios secretos americanos y extranjeros?”
Porque ningún servicio secreto fue capaz, por desgracia, de dar una
información que permitiera determinar el cuándo, el cómo, el dónde... de
esos atentados. Sin ninguna pista mínimamente concreta, es casi
imposible tomar las medidas que hubieran podido impedir esa tragedia.
Como ciudadano de un país que vive el terrorismo en carne propia, he
podido ver cómo los etarras ponían coche bomba en lugares muy vigilados
por la policía como las cercanías del estadio Santiago Bernabéu en los
prolegómenos de una eliminatoria de la Liga de Campeones entre el Real
Madrid y el Barcelona. Si aplicáramos la misma lógica del Sr. Meyssan a
este caso, obtendríamos que ¡fue el gobierno español el que organizó ese
atentado! Por otra parte, si fueron los propios EEUU los que organizaron
toda esta trama ¿cómo es que los servicios secretos americanos alertaron
de un atentado que ellos mismos preparaban?

“¿Por qué a los directivos de las grandes compañías del World Trade
Center se les mantuvo alejados del lugar del drama, invitados a una gala
en la base militar de Offutt donde acompañaron a George W. Bush?” Porque
se mantuvo alejado a todo el mundo que no formara parte de los servicios
de rescate por obvias razones de seguridad. No sólo se mantenía el
incendio sino que había peligro de derrumbamiento de edificios dañados
por no hablar de las partículas de amianto que ocasionaron problemas
respiratorios a los trabajadores de las brigadas de rescate. En esas
condiciones, nadie en su sano juicio permite el acceso de personal a una
zona.

“¿Por qué se hundieron las Torres Gemelas, cuando una comisión técnica
oficial demostró que, en contra de las hipótesis barajadas en un primer
momento, la combustión de los aviones era insuficiente para explicar el
deterioro tan rápido de las estructuras?” Esto, sencillamente, no es
verdad como expertos en estructuras de rascacielos no se cansan de
repetir desde entonces. Las Torres Gemelas se mantenían en pie por un
sistema de pilares internos y externos. Los externos y parte de los
internos de la zona de colisión fueron destruidos por el propio choque.
El calor generado por el incendio del combustible de ambos aviones (que
nadie pudo atajar) es perfectamente capaz de fundir las vigas de acero
restantes. Sin la sustentación necesaria, los edificios se hundieron.

“¿Qué pasó con el vuelo 77?” Pues eso tendrá que contestarlo él que es
quién pretende que no se estrelló contra el Pentágono. El que pregunte
en lugar de demostrar que la aeronave fue derribada en otro lugar sólo
demuestra la endeblez de su teoría.

“¿Por qué se pretendió que se había estrellado contra el Pentágono,
cuando éste fue alcanzado por un misil? ¿Quién disparó este misil?”
Magnífico ejemplo de lo que en mi pueblo llaman “poner el carro delante
de los caballos”. Primero tendría que demostrar que existió el impacto
de tal misil y después preguntar lo demás. Así sólo queda claro que
parte de una idea preconcebida y que de ésta quiere sacar conclusiones.
Si la premisa es errónea, los resultados que obtenga de ellas también.
No obstante, puesto que en su libro y en otras entrevistas ha expuesto
los motivos para su creencia analicémoslos. Toda la argumentación que
ofrece se reduce a una cuestión, que en las fotografías no se aprecia el
impacto de un avión. Ignoro si el Sr. Meyssan cree que en la vida real,
a semejanza de lo que sucede en los dibujos animados de la Warner,
cuando un cuerpo impacta en otro queda su silueta perfectamente marcada
en éste. ¿Recuerdan lo nítidamente que se veía la silueta del coyote
cuando se hundía en la tierra después de una caída desde las alturas?
Por desgracia en la realidad eso no pasa. Tampoco el caso de las Torres
Gemelas es comparable. No es lo mismo que un avión choque con una
estructura de cristal aunque también tenga vigas de acero como refuerzo,
a que lo haga con una pared de medio metro de espesor de hormigón que,
además, acababa de ser remozada para aumentar su resistencia.
Externamente no quedó más que un agujero de penetración porque la
aeronave se plegó sobre sí misma por la fuerza del impacto. No obstante,
el estudio de las fotografías después del atentado muestran que hay
puntos de incendio lejos del agujero de penetración. Ningún misil
ocasionaría esos fuegos alejados de la zona de impacto, pero sí el
choque de las alas de un avión llenas de combustible. Además, si ningún
avión chocó con el Pentágono ¿cómo es que en alguna de las fotografías
aparecen fragmentos de fuselaje desprendidos del cuerpo de la aeronave
por la fuerza del impacto? ¿Cómo testigos presenciales asegurar haber
visto restos del avión en el interior del Pentágono? ¿Por qué esos
restos no aparecieron después? Porque los aviones están construidos
principalmente con aluminio, que se fusiona a 600 grados centígrados. El
incendio que se produjo los fundió. Aclarados estos puntos, volvamos a
las preguntas que se pretende no tienen respuesta.

“¿Por qué se organizó inmediatamente el desescombro del World Trade
Center y del Pentágono y la vitrificación de los escombros, es decir la
destrucción sistemática de todas las posibles pruebas?” Genial, por lo
que se ve, la obligación de los EEUU era dejar los lugares de los
atentados tal y como estaban hasta que al Sr. Meyssan le hubiera
parecido bien. La búsqueda de posibles supervivientes y la necesidad de
derribar estructuras dañadas que podían haberse hundido en cualquier
momento sorprendiendo a los equipos de rescate, se convierten en pruebas
de una conspiración. ¡Pues qué bien!

Una vez que hemos evaluado las presuntas pruebas y que, como hemos
visto, no resisten el peso de una crítica objetiva, es lícito que nos
preguntemos ¿por qué? La respuesta está en el artículo del Sr. Meyssan:
“Hay que detener el delirante discurso de la guerra de civilizaciones y
los preparativos bélicos de los americanos. Para eso, es necesario
abandonar la mística de las cruzadas y volver a las normas del Derecho.”
Todo ello me parece laudable, pero para eso es innecesaria la infamia de
convertir a las víctimas en verdugos y viceversa. Para que de los actos
de ben Laden y sus secuaces no caigan sobre todos los musulmanes del
mundo no hay que mantener que éste “no es un héroe del Islam, sino una
marioneta de la CIA”

Contrariamente a la pretensión de que estas afirmaciones conspiranoicas
son fruto de un trabajo de investigación, todo hace pensar que han sido
el producto de intentar sostener una idea preconcebida, la de que
Norteamérica es siempre la potencia agresora y los demás las víctimas de
esa actitud. Las pruebas a favor de esa tesis en este caso concreto se
han demostrado erróneas (véase
http://www.snopes2.com/rumors/pentagon.htm ) y las evidencias en contra
se silencian convenientemente. Este proceder es impropio del periodismo,
peso sí tiene un claro paralelo en el mundo del esoterismo.

Quizás por ello, no han faltado voceros patrios que han tomado como
propias las teorías del francés. Por ejemplo, el ufólogo Juan José
Benítez se descolgó el lunes 16 de septiembre con unas declaraciones en
RNE en las que aseguraba que los aviones habían sido pilotados por
miembros del ejército del aire iraquí pero a la vez mantenía que el
atentado había sido organizado por una agencia de inteligencia
estadounidense que no era la CIA ni el FBI (con un poco de suerte, en su
próxima intervención nos dejará de revelar quién no ha sido y nos dirá
quién lo realizó). Cómo se produjo ese entendimiento contra natura ni lo
explicó ni se lo preguntaron. Tampoco citó la menor evidencia para
mantener esas afirmaciones.

Hay un elemento que todavía no hemos aclarado. ¿Qué papel juega El Mundo
en toda esta historia? ¿Por qué le cede a un autor un espacio para
promover sus teorías que, por cierto, contradicen otras informaciones
publicadas en este diario? La más que probable respuesta aparece en el
Magazine de El Mundo del 15 de septiembre cuando incluyeron un artículo
de Javier Sierra dedicado a los “círculos de las cosechas” con motivo
del preestreno de la película “Señales” dirigida por M. Nigth Shyamalan
y protagonizada por Mel Gibson. Aunque al Sr. Sierra no le queda más
remedio que reconocer la “travesura” de los jubilados Bouwer y Chorley
aún así sostiene que existen círculos misteriosos y que el único mérito
de los “cachondos” británicos fue desprestigiar la investigación sobre
estos fenómenos (mérito que, por cierto, no recae en los jubilados sino
en los que tomaron alegremente sus dibujos como señales extraterrestres,
extrañas anomalías magnéticas...) Además de sus artículos en el mismo
medio de comunicación plagados de afirmaciones sin pruebas, ¿hay algo
que una a los Sres. Sierra y Meyssan? Pues sí, que ambos tienen trabajos
publicados recientemente por la editorial La Esfera de los Libros, en el
caso del francés el libro ya citado y en el caso del Sr. Sierra su
novela “El secreto egipcio de Napoleón”. Curiosamente, uno de los socios
de la citada editorial es el periódico El Mundo. En verdad, resulta
sorprendente la generosidad con la que este diario cede sus espacios a
determinados escritores sin importar demasiado para qué. El porqué
parece estar bastante claro. Ya don Francisco de Quevedo dijo aquello
de: “Poderoso caballero es Don Dinero...”

                           ------------------

MIB
Por: Sacha  Marquínez Reyes

La Conspiración

¿Te imaginas que hubiese hombres de negro en nuestro país? ¿Y qué en vez
de ser dos o pocos más fueran miles? ¿Pudiera ser que esas personas
habitaran entre nosotros como españoles más, pero que realmente
trabajaran para una potencia exterior?

Para añadir más aliciente aún a la conspiración, imaginemos que esa
misteriosa entidad ni siquiera necesitara permanecer en la sombra, sino
que pudiera permitirse ser pública y conocida. Y que, para colmo de
males, se las haya ingeniado para que el sueldo de esos miles de espías
lo paguen los gobiernos víctimas.

Las preguntas surgen inmediatamente: ¿cómo iban a lograr que no nos
diésemos cuenta? ¿cómo iban a pasar desapercibidos todos esos hombres de
negro?. Supongamos que, a diferencia de lo que ocurre en la famosa
película, no disponen de un flash que borre las visiones comprometidas
de la memoria del ciudadano común, sino que se haya urdido un plan aún
más retorcido: que se haya procedido a un lavado de cerebro de toda la
población para que no se dé cuenta de nada.

¿Pero cómo podría ser eso posible? Tendrían que estar presentes en las
escuelas y colegios para influir en la educación de los niños, colarse
en actos oficiales, fiestas y, en fin, en muchos más ámbitos. Bueno,
pues supongamos que así es.
Supongamos que estos MIBs se las arreglan para influir en todas esas
áreas y además cobrar por ello, mientras responden únicamente a su
misteriosa organización extranjera. Imaginemos una red tan extendida que
están presentes en cuarteles, prisiones y hospitales; que controlan
medios de comunicación, cajas de ahorro y otras entidades.

Sin duda, el lector dudará de la posibilidad de dicha conspiración, más
propia de una mente paranoica que de hechos que una sociedad como la
nuestra podría admitir. Pero esto no es todo, existen otros hechos
sorprendentes por contar, aspectos cotidianos en los que estos hombres
de negro nos controlarían, de ser cierta toda la hipótesis:

· Los MIBs se las arreglan para que incluso nuestros cargos públicos
presten su juramento sobre el símbolo (un instrumento de tortura) y el
manual de instrucciones de su oscura organización – un manual que dice
cosas como “Si un hombre tiene un hijo indócil y rebelde, que no hace
caso a sus padres... lo llevarán a los ancianos... entonces todos los
hombres de la ciudad lo lapidarán hasta que muera” o “Matad a viejos,
jóvenes, doncellas, niños y mujeres hasta el exterminio”.
· Su organización se las arregla para participar en debates de las
Naciones Unidas, en los que se toman decisiones de importancia mundial
en temas tan importantes como la igualdad de la mujer o el control
demográfico, sin ser un estado que se atenga a los principios
democráticos y los derechos humanos más básicos.
· Los MIBs consiguen que el adoctrinamiento que realizan deba estar
presente en colegios, e incluso se considere materia evaluable.
· Su dictatorial corporación promueve, en pleno siglo XXI, que mujeres
pasen el resto de su vida encerradas entre cuatro paredes (sin duda peor
que llevar un burka afgano) sin que nadie se escandalice (hay que decir
aquí que las women in black ostentan un rango inferior en la
organización).
· Desde los ritos sociales o las opciones sexuales, hasta los días en
que podemos irnos de vacaciones, la sombría sociedad de los hombres de
negro influye en multitud de aspectos de nuestras vidas, controlando a
la población mediante la siempre útil alternancia del palo y la
zanahoria.

Ante todo este despliegue de ocurrencias conspiranoicas sólo nos queda
reír ante tamaño absurdo y sentirlo por el pobre crédulo que se haya
tragado tanto disparate. Sin duda estas cosas no pueden pasar en una
sociedad avanzada, democrática, laica y con un gobierno de centro como
el nuestro.

La Trama.

Para que una historia como ésta pase de ser una fábula increíble, mero
mito urbano, a revelación plausible, oculta por parte de los
historiadores oficiales y los dogmáticos poderes fácticos, deben
añadirse siempre algunas notas que presenten hechos o fechas concretas,
proporcionados por fuentes secretas, y aumenten la verosimilitud de toda
la trama, o al menos así lo haría cualquier escritor de misterios que se
precie:

- 1953: cuando España era una monarquía tradicional, católica, social y
representativa, firma su primer tratado con los hombres de negro (que ya
habían sido oficializados por Mussolini en 1929), estableciendo la
hegemonía de este color en nuestro país frente al resto del arco iris y
reconociéndolo el color perfecto.
- 1979: España revisa, justo antes de aprobar la Constitución (aunque se
firme seis días después), el acuerdo con los men in black, por segunda
vez: su doctrina se impartirá en los centros públicos por agentes
propuestos por ellos, podrán usar medios de las universidades públicas
para organizar cursos y actividades, aunque tengan sus propias
universidades, y quedan exentos de impuestos sobre rentas e inmuebles.
Bien es cierto que los hombres de negro cubren algunos servicios
sociales inexplicablemente desatendidos por las Administraciones
Públicas.
- 1984: El territorio de los hombres de negro, que no llega al kilómetro
cuadrado ni a los mil habitantes, aunque ellos dicen que representan a
mil millones de personas, es declarado Patrimonio Artístico Mundial en
1984. Su jefe (superman in white) dispone de poder ilimitado en la
organización, y sus sentencias son inapelables, como la de retirar el
apoyo a la UNICEF por defender la anticoncepción.1985:
- 1988: España deja de pagar una cantidad global única a los hombres de
negro, para pasar a una asignación tributaria: según dónde se ponga la X
el dinero irá a los men in black o a Cáritas, si bien el Estado paga la
diferencia negativa (si hay diferencia positiva no se devuelve). Además
existen subvenciones de los ministerios.
- 1994: Se establece como dotación presupuestaria una cantidad de 18.300
millones de pesetas como cuota anual, que luego se irá ampliando, ya que
la autofinanciación parece cada vez más difícil. Esta cantidad es sólo
una pequeña parte del total, que incluye subvenciones y exenciones
fiscales.
- 1994/1995: La participación de los hombres de negro en las
Conferencias Internacionales de El Cairo y Pekín ponen en tela de juicio
su influencia sobre el establecimiento de políticas internacionales
sobre población y la Mujer.
- 2000: ante la proximidad de las Elecciones Generales en España, los
men in black reclaman el voto antiabortista, en pro de la familia dentro
del “matrimonio verdadero”.

Referencias.

Ø BOE 300/79, de 15 de diciembre: Instrumento de Ratificación del
acuerdo entre el Estado Español y la Santa Sede sobre enseñanza y
asuntos culturales, firmado en la Ciudad del Vaticano el 3 de enero de
1979.
Ø BOE 230/79, de 24 de septiembre: Instrumento de Ratificación de España
al Acuerdo entre la Santa Sede y el Estado Español, hecho en la Ciudad
del Vaticano el 28 de julio de 1976.
Ø Ana María Vega, profesora Titular de  Derecho eclesiástico en la
Universidad de La Rioja: "El status jurídico de la Santa Sede en la
ONU", Anuario de Derecho Eclesiástico, vol. XIV (1998), pp. 363-429.
Ø Víctor Urrutia, catedrático de Sociología UPV/EHU: “Las cuentas
claras: aportaciones económicas del Estado a la Iglesia Católica”.
Ø Juan Francisco González Barón, profesor de educación secundaria en
Talavera de la Reina: “Situación de la laicidad en España”. Diciembre
1999.
Ø Antonio Gómez Movellán: “La iglesia católica y otras religiones en la
España de hoy”. VOSA, 1999.
Ø Santiago Castellà, profesor de Derecho Internacional Público y
Relaciones Internacionales de la Universitat Rovira i Virgili de
Tarragona: “luz y tinieblas del Concordato de España con la Santa Sede”.

                           ------------------

BRUNO CARDEÑOSA Y EL MONO DE GOMA
Por: Dr. Zenón Sanz

Hace poco anunciaba la página web de 'Mundo Misterioso' que el libro de
Bruno Cardeñosa sobre la evolución y sus 'misterios' iba a ser editado
en México y Venezuela. Sobre los detalles de estas 'ediciones' ya
comentaré algo más adelante. Ahora me limitaré a glosar una de las
muchas majaderías que se reparten con profusión a lo largo de 'El código
secreto', que así se titula el -¡ejem!- libro del reputado presenciólogo
zaragozano. Para una crítica mucho más completa, remito a la reseña
firmada por Luis Alfonso Gámez que se encuentra alojado en
http://www.arp-sapc.org/articulos/feriante.html. Mi pretensión no es más
que la de escribir un breve artículo para prevenir a nuestros amigos
venezolanos y mexicanos de lo que se les viene encima.

Para leer tonterías en el libro del experto en presencias que el ojo no
ve, pero la cámara capta, no hay que esforzarse mucho, la verdad. Así
que me quedaré en la introducción. Cardeñosa afirma que su libro es una
"denuncia que quiere poner sobre la mesa cientos de pequeñas pruebas e
indicios que deberían obligar a los científicos a reescribir la
historia" (página 10). En la introducción, el autor expone una anécdota
que, según sus palabras, "bastaría para demostrar que la ciencia
ortodoxa, que impone su 'verdad' desde los púlpitos, ha ocultado, y
sigue haciéndolo, sospechas, hallazgos y pruebas suficientes como para
volver a escribir algunos de los episodios más trascendentes de nuestra
historia como seres vivos, una aventura que empezamos siendo simios y
acabamos convertidos en los seres más inteligentes del planeta". Entre
los que no debería contarse el propio Cardeñosa a juzgar por la calidad
de sus argumentos. Pero echemos un vistazo a esta historia que, por si
sola, debería resquebrajar los cimientos de la paleoantropología.

En 1967 un empresario de Minnesota llamado Frank D. Hansen se dedicaba a
pasear de feria en feria un enorme refrigerador en cuyo interior se
podía atisbar, a través de un cristal, lo que parecía ser un antropoide
de casi dos metros de altura aprisionado en un bloque de hielo. Era un
año en el que los criptozoólogos y demás misteriólogos vivían su época
dorada. Se había publicado la célebre película en la que se veía trotar
a un bigfoot hembra por un bosque y el Sasquatch estaba de moda. Ivan
Sanderson, cazador de dinosaurios (vivos), y el zoólogo belga Bernard
Heuvelmans (no Michael, como se empeña en rebautizarlo Cardeñosa una y
otra vez) decidieron echarle un vistazo al ejemplar de Hansen. Según
éste, un ballenero japonés había pescado el bloque en el mar de Ojotsk.
La inspección se hizo a través del cristal y del hielo, puesto que
Hansen no estaba dispuesto a permitir una autopsia o cualquier otro tipo
de análisis directo. Heuvelmans y Sanderson llegaron a la conclusión de
que se trataba de algún tipo de homínido que había sobrevivido hasta
nuestros días. Así lo expuso el segundo en un informe presentado en la
Academia de Ciencias de Bélgica. Al parecer, el espécimen había muerto
recientemente a causa de dos disparos. Los dos investigadores se
dispusieron a comprarlo y llegaron a un acuerdo con su dueño pero, ¡oh
sorpresa!, el mono había volado cuando fueron a recogerlo. Se lo había
llevado un desconocido comprador. Por si fuera poco, Hansen 'confesó'
que la historia de los japoneses y el mar de Ojotsk era un cuento, que
él mismo había cazado al homínido o lo que fuera en los bosques de
Minnesota, pero que había mentido para que no le acusaran de asesinato
(!). Como se puede ver, una historia de lo más creíble.

Esta es la anécdota tal y como la cuenta Cardeñosa. Hace hincapié en la
calidad como zoólogo de Bernard (no Michael) Heuvelmans, aunque 'olvida'
el detalle de señalar que éste fue uno de los padres de la
criptozoología, presidente de la International Society of Cryptozoology
(ISC), y autor de 'Sur les traces des bêtes inconnues', un clásico en su
género,. Vamos, que no era un biólogo cualquiera que se encontró un
homínido en un frigorífico sino que, digamos, era una persona
predispuesta a tragarse este tipo de historias. Cardeñosa no debería
descuidar estos detalles. También 'olvida' mencionar que el Instituto
Smithsoniano investigó el asunto y dio con una empresa que aseguraba
haber fabricado el 'bicho' para Hansen con látex y cabello natural.
Sanderson pataleó y dijo que esto no podía ser porque él mismo había
encontrado otras dos firmas que reclamaban la autoría del muñeco. El
argumento es muy curioso: "este ser no puede ser falso porque no sólo
hay una empresa capaz de fabricarlo, sino que hay tres". Cardeñosa, el
cazador de presencias, olvida todos estos datos. Cualquier lector
desprevenido lee su historia y parece como que dos científicos fuera de
toda duda encontraron un hombre de neandertal contemporáneo y que la
'ciencia oficial' ha ocultado el hecho. Y no es eso, no es eso. Se puede
ser magufo pero no tener tanto morro. Antonio Ribera, que miren que era
crédulo que hasta creía en la hipótesis marciana como explicación al
asunto de los platillos volantes, expone esta historieta de forma mucho
más atinada en su libro sobre forteana 'Galería de condenados'. Pero
Ribera, cuyo libro consultó Cardeñosa, según se indica en la
bibliografía, no descuida el 'detalle' de la empresa fabricante de
homínidos.

Una opinión reciente por parte de otro magufo de primera clase tampoco
deja en muy buen lugar al mono 'on the rocks' de Cardeñosa: "Las falsas
alarmas, los fraudes y los embustes flagrantes han sido siempre un
elemento importante de lo que puede describirse como el gran carnaval.
Durante años, un buhonero recorrió los Estados Unidos con un espectáculo
ambulante en el que se presentaba un bigfoot conservado en un bloque de
hielo. La gente aún debe estar pagando la entrada para admirar esta
creación de Hollywood". ¿Quién afirma esto, alguien del CSICOP quizá?
Pues no, este texto es del ufólogo John Keel y figura en el epílogo de
la edición 2001 de 'The Mothman Prophecies", nada menos. Obra que, dicho
sea de paso, se presenta como de ficción en sus ediciones americanas
recientes. ¿Y esta es la anécdota que debería hacer temblar las bases de
la ciencia? ¿Un muñeco de goma exhibido de feria en feria? Cardeñosa,
quien al parecer es muy aficionado a leer el diccionario de la Real
Academia Española con el fin de enmendar la plana a los académicos,
debería echar un vistazo a las palabras 'majadería' y 'majadero' para
aplicarse el cuento. ¡Brunete, menudo zoquete!

Por cierto, decían en 'Mundo Misterioso' que 'El Código Secreto' se
editaba en México y Venezuela. No es cierto, los ejemplares que se
distribuyen allí corresponden a la edición española, cosa que se puede
comprobar consultando el ISBN de ambas 'ediciones'. Tanto en México como
en Venezuela el número internacional standard de 'El Código secreto'
comienza con el 84. Este número identifica a las ediciones españolas.
Podríamos interpretar esto como que la editorial intenta encajar a
nuestros amigos americanos lo que los lectores españoles no han querido
comprar.

                           ------------------

ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org

JUAN DIEGO, ¿EL SANTO QUE NUNCA EXISTIÓ?
Por: Luis Alfonso Gámez

La existencia real del vidente de Guadalupe, al que el Papa canonizará
el miércoles, separa a los historiadores y la jerarquía de la Iglesia
mexicana.

«En vías de canonización, se encuentra más un mito y un símbolo que un
ser de carne y hueso», ha dicho el padre Manuel Olimón. Profesor de la
Universidad Pontificia de México, ha publicado en su país La búsqueda de
Juan Diego (Plaza & Janés, 2002), un libro escrito desde «la convicción
de que la mayoría de edad de los católicos mexicanos exige el
tratamiento abierto y serio» de la historicidad del vidente al que,
según la leyenda, se apareció la Virgen en el cerro del Tepeyac en 1531.
Olimón es uno de los historiadores que, dentro y fuera de la Iglesia,
ven con preocupación la canonización de Juan Diego.

Será el miércoles cuando Juan Pablo II eleve a los altares en calidad de
santo -fue beatificado en 1990- a un indio de cuya existencia «no hay
pruebas históricas», afirma David Brading. El catedrático de la
Universidad de Cambridge destaca que, a pesar de que la primera
referencia a la imagen que se adora en la basílica de Guadalupe data de
1555 ó 1556, el vidente no entra en escena hasta mediados del siglo
XVII. «Hasta 1648, no se sabe nada de Juan Diego», coincide desde Los
Ángeles el sacerdote e historiador Stafford Poole. Es entonces cuando el
presbítero criollo Miguel Sánchez habla por primera vez del indígena y
de las apariciones en su libro Imagen de la Virgen María.

Las fuentes históricas

«La de Sánchez es una obra en español y llena de citas. No estamos ante
un cuento piadoso, sino ante un libro de teología en el que se encuentra
toda la tradición guadalupana», explica Brading. Un año después, en
1649, se publica otra obra cuya parte central, conocida como Nican
mopohua , cuenta los mismos hechos. Se trata de un refundido, esta vez
en náhuatl, de lo narrado por Sánchez que se atribuye al sacerdote
criollo Luis Laso de la vega. El estilo resulta «sencillo, pero muy
atrayente», asegura el ex director del Centro de Estudios
Latinoamericanos de Cambridge.

La historia es, en ambas obras, la misma. En diciembre de 1531, diez
años después de la conquista de lo que hoy es la ciudad de México por
Hernán Cortés, Juan Diego, un indio convertido al cristianismo, pasaba
por el Tepeyac cuando se le apareció la Virgen y le pidió que se le
consagrase un templo en el cerro. Al contárselo a fray Juan de
Zumárraga, el franciscano y primer obispo de Nueva España no le creyó y
exigió pruebas. El indio vio varias veces a la Virgen y, en la última,
ésta le dijo que recogiera flores en su manto. Cuando Juan Diego regresó
a casa del obispo y le enseñó las rosas, al desplegarse la tela,
apareció la imagen de la Virgen. La misma que, según la tradición, se
venera en la basílica guadalupana, el segundo santuario de la
cristiandad tras San Pedro del Vaticano.

Entre 1531 y 1648, hay un gran vacío documental respecto a las
apariciones. Ni fray Juan de Zumárraga, testigo del milagro y uno de los
protagonistas de la historia, las menciona en sus memorias. Es más, en
un catecismo que publica en 1547, dice: «Ya no quiere el Redentor del
mundo que se hagan milagros, porque no son menester». «El silencio del
obispo es muy significativo», indica Poole, quien añade que, en
realidad, nadie escribe sobre las apariciones durante más de cien años.
«Los primeros franciscanos llegan a Nueva España en 1524 y emprenden la
evangelización en las lenguas nativas. Hasta 1648, se publican muchos
textos para convertir a los indios, pero en ninguno se citan».

Aunque los juandieguistas consideran la rápida evangelización de los
indígenas -se habría pasado de 250.000 bautizados en 1531 a 8 millones
siete años después- consecuencia de las apariciones y prueba de su
realidad, el padre Poole mantiene que ese alto ritmo de conversiones «es
una leyenda. Las investigaciones indican lo contrario, que el progreso
de las misiones en aquellos años fue muy lento». El historiador y
paleógrafo ve la figura del vidente como «una ficción pía. De los más de
cuarenta documentos que se dice que apoyan la existencia de Juan Diego,
ninguno soporta una crítica histórica seria».

El culto mariano en el Tepeyac, donde los indígenas adoraron antes a la
diosa azteca Tonantzin, se remonta a mediados del siglo XVI. «No podemos
decir exactamente cuándo la Virgen sustituye a Tonantzin», reconoce
Brading. Sin embargo, lo que sí saben los historiadores es que la ermita
no se levantó en vida de Zumárraga. El primer arzobispo de Nueva España
murió en 1548 y no la cita ni en su testamento, como era habitual. Las
fuentes revelan que el templo se erigió en la década de 1550, en tiempos
del sucesor de Zumárraga, fray Alonso de Montúfar, quien habría
encargado la imagen a un pintor local.

La Virgen de los criollos

¿Cuál es el fin que, casi un siglo después, persiguen Miguel Sánchez y
el autor del Nican Mopohua al hablar de las apariciones y el vidente?
«El de Sánchez es un libro de un teólogo, pero también de un
propagandista», advierte Poole, para quien el presbítero «no sólo apoya
a los criollos, considerados en la época ciudadanos de segunda, sino que
va más allá. Los convierte en el nuevo pueblo elegido: son los únicos
que tienen una imagen de la Virgen pintada por Dios».

El objetivo era dotar de identidad a la Iglesia de Nueva España,
demostrar que es algo más que una extensión de la española. «Sánchez
modela el mito sobre la Biblia», argumenta Brading. El catedrático de
Cambridge resalta, por ejemplo, las similitudes entre el diálogo bíblico
de Dios y Moisés y el de la Virgen y Juan Diego: «Moisés baja del Sinaí
con las Tablas de la Ley; Juan Diego, del Tepeyac con las flores».

«Durante cien años desde 1648, la guadalupana fue una devoción
exclusivamente criolla. Después, se empezó a predicar entre los indios
y, tras la revolución de 1810, se convirtió en símbolo nacional», resume
Poole. La historia de Juan Diego -«un cuento, como el de Cenicienta»,
para el padre Olimón- cautivó a los criollos del siglo XVII y ahora,
según Brading, la Iglesia mexicana lo eleva a los altares como el primer
santo indígena para hacer frente al avance de las sectas evangélicas
entre los indios.

EL MANTO DE LA VIDENTE, LA SÁBANA SANTA DEL NUEVO MUNDO

Las pruebas apuntan a un artista indio como autor de la imagen de la
Virgen impresa en la tela que se venera en la basílica de Guadalupe.

«La devoción que esta ciudad ha tomado en una ermita e casa de Nuestra
Señora, que han intitulado de Guadalupe, es un gran perjuicio de los
naturales porque les da a entender que hace milagros aquella imagen que
pintó el indio Marcos». Fray Francisco Bustamante, provincial de los
franciscanos, denunciaba así en un sermón, el 8 de septiembre de 1556,
la naciente devoción guadalupana. Los historiadores coinciden en señalar
a fray Alonso de Montúfar, el segundo arzobispo de Nueva España, como el
religioso que encargó la pintura sobre la tela y al indio Marcos Cipac
de Aquino como su autor. La atribución a la Virgen de Guadalupe se
debería a que la imagen original era similar a la de la patrona de
Extremadura.

Juan Pablo II no dudó en admitir, en el mismo Tepeyac en 1990, que lo
que se venera en la basílica mexicana es una obra de arte. Como ya había
hecho cuando se demostró que la llamada sábana santa -la tela que
presuntamente envolvió el cuerpo de Jesús- había sido confeccionada en
el siglo XIV, el Papa puntualizaba, respecto a la tradición guadalupana,
que «el hecho de que manos y mentes humanas hayan intervenido tanto en
la ejecución pictórica de la imagen como en la configuración de la
narración de la aparición» no menoscaba que, en ambos casos, se trate de
obras fruto de la inspiración y revelación divinas.

Dictamen de expertos

En su libro La búsqueda de Juan Diego , el padre Manuel Olimón publica,
por primera vez, algunas de las cartas que en los últimos años han
remitido al Vaticano el abad emérito de la basílica mexicana, Guillermo
Schulenburg, el arcipreste del templo, Carlos Warnholtz, y el
bibliotecario, Esteban Martínez de la Serna, entre otros. En una de esas
misivas, fechada el 27 de septiembre de 1999, los tres clérigos no sólo
advierten a Roma del error que supone canonizar al «legendario indio
Juan Diego», sino que también añaden que, del examen de la imagen por
parte de «nuestros mejores técnicos en conservación de obras de arte»,
se deduce que reúne «todas las características de una pintura hecha por
mano humana, con el deterioro propio de la antigüedad».

El restaurador José Sol Rosales analizó la imagen en 1982, a petición de
Schulenburg, y dictaminó que «la pintura es la ejecutada usando diversas
variantes de la técnica modernamente conocida como temple». El técnico
llegó a la conclusión de que el manto -de 1,7 metros de altura y 1 metro
de anchura- es una tela mezcla de lino y cáñamo y que los pigmentos -a
base de cochinilla, sulfato de calcio y hollín- son los empleados en el
siglo XVI.

LOS DISIDENTES MEXICANOS, BLANCO DE REPRESALIAS

«Por un lado, estamos los historiadores; por otro, la jerarquía de la
Iglesia mexicana y un grupo de clérigos», explica David Brading desde su
casa de Cambridge. El líder de los juandieguistas es el cardenal
Norberto Rivera, con quien este periódico ha intentado sin éxito hablar,
al igual que con monseñor José Luis Guerrero, director del Instituto de
Estudios Teológicos e Históricos Guadalupanos. Ambos han atacado
duramente al abad Schulenburg, al arcipreste Warnholtz y al
bibliotecario Martínez de la Serna, entre otros.

Estos tres clérigos han llamado la atención repetidamente al Vaticano
sobre el hecho de que la Congregación para las Causas de los Santos no
actuó con rigor histórico a la hora de demostrar la existencia de Juan
Diego. Algunas de las cartas fueron en su día filtradas a la prensa
contra la voluntad de los firmantes, desatándose una tormenta mediática
en la que se acusó a los religiosos de atacar las bases del sentimiento
nacional mexicano y monseñor Guerrero les incluyó entre los «racistas
antiindios».

A pesar de que los religiosos que se han pronunciado en contra de la
historicidad del vidente han reafirmado al mismo tiempo su fervor
guadalupano, eso no les ha librado de lo que fuentes próximas a ellos
consideran «represalias». Hospitalizaciones por depresión, la dimisión
forzada de Schulenburg como abad de la basílica cuatro meses después de
las primeras críticas y la expulsión del arcipreste de la casa
sacerdotal, ordenada por el cardenal Rivera «a raíz del incidente sobre
la canonización de San Diego», explican el silencio en el que se ha
sumido el clero crítico en vísperas de la santificación.

[Nota] * Este artículo, escrito por Luis Alfonso Gámez, apareció
publicado en el Diario El Correo http://www.elcorreodigital.com/ del
pasado día 27 de julio, pudiendo ser descargados en su formato original
en dos archivos PDF desde
http://www.arp-sapc.org/eedigital/JuanDiego1.pdf y desde
http://www.arp-sapc.org/eedigital/JuanDiego2.pdf.
Igualmente, puede ser consultado desde la propia web de ARP-Sociedad
para el Avance del Pensamiento Crítico en
http://www.arp-sapc.org/articulos/juandiego.html

                           ------------------

ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org

LA TILMA “MILAGROSA” Y EL PENSAMIENTO CRÍTICO
Por: José Luis Calvo

Introducción.

El magnífico artículo de Luis Alfonso Gámez sobre la falta de pruebas
históricas de la existencia del indio Juan Diego, aspecto que por sí
sólo debiera haber hecho pensar a la Iglesia lo inconveniente de la
beatificación de éste, tal vez no baste para convencer a alguno de
ustedes que pueda haber leído obras sobre el tema en que se sostiene la
imposibilidad de que la efigie de la Guadalupana sea obra humana. Puesto
que la imagen existe, aseguran, tendremos en ello una prueba no
documental de la veracidad del Nican Mopohua y, por ende, un testimonio
irrefutable de un acontecimiento sobrenatural.

¿Qué hay de cierto en ello? Para determinarlo, vamos a proceder al
análisis de las afirmaciones de ese tipo contenidas en la obra más
asequible para el lector español, El misterio de la Virgen de Guadalupe
de Juan José Benítez. Las citas que haremos de ella corresponden a la
edición publicada en la colección Biblioteca J. J. Benítez, Editorial
Planeta DeAgostini, Barcelona, 2.001.

Quiero advertir previamente que no voy a entrar a cuestionar la
existencia o no de fenómenos sobrenaturales. No es cometido de la
historia el determinar tal cosa, sino únicamente el investigar si el
supuesto hecho milagroso presenta pruebas suficientes de su existencia
real. La lectura en clave sobrenatural que se quiera o no hacer, es
independiente del acontecimiento histórico o de su invención.

De igual manera, la ciencia tiene la obligación de someter a análisis la
pretensión de que un objeto material es inexplicable por cuanto no puede
ser obra humana. Nuevamente, la creencia personal no está comprometida
por el resultado de ese examen crítico. Por tanto, que nadie vea las
siguientes palabras como un ataque a su fe que respeto aunque, como
ateo, evidentemente no comparto.

¿Una pintura imposible?

El primer misterio que se le presenta al Sr. Benítez es el informe
realizado por el químico austríaco Kuhn, premio Nobel en 1.936. El
conocido ufólogo navarro dice: “Ya en 1.936, un químico -todo un premio
Nobel- había realizado lo que, sin duda, era el primer y último análisis
directo de la supuesta pintura de la tilma.” (Pág. 48) Sin embargo, en
las páginas siguientes explicará en qué consistió el “análisis directo”
que vulneró las más elementales normas del procedimiento científico. Por
de pronto, no existió un protocolo que controlara la recogida de
muestras para su análisis. Sencillamente, el abad de la basílica regaló
al obispo de Saltillo, Felipe Cortés, unos hilos supuestamente
procedentes del tejido original. Éste, pasado algún tiempo, le entregó
dos hebras al metalúrgico Sodi Pallarés que, por mediación del profesor
de alemán Hahn, se las envió al doctor Kuhn. Ni uno sólo de estos pasos
tuvo ningún tipo de control, lo que, por sí mismo, desvirtúa cualquier
resultado obtenido.

La conclusión del químico austríaco fue que en los dos hilos entregados
no había restos de colorantes vegetales, animales ni minerales, es
decir, que no habían sido pintados por ninguna técnica existente en el S
XVI. Sorprendente pero menos si tenemos en cuenta que idéntica
pretensión existió sobre la Sábana Santa de Turín hasta que se encargó
su análisis al doctor McCrone, recientemente fallecido. La experiencia
en este caso demostró que los restos de determinados pigmentos sólo
aparecían con el uso de técnicas muy avanzadas. Otra irregularidad en el
caso del análisis químico es que se citan las conclusiones pero no la
metodología del experimento. Los pro-aparicionistas a los que sigue el
Sr. Benítez no explican si se emplearon reactivos químicos (y si así
fue, cuáles), microscopía (y si es así, con qué aumentos trabajaron...)
o espectografía, lo que, a priori, parece la opción más probable puesto
que fue por este motivo por el que se le concedió el Nobel. No obstante,
desde esa fecha, la espectrografía ha avanzado lo suficiente como para
que sea muy arriesgado el seguir repitiendo unos resultados de unos
análisis con una recogida de muestras claramente defectuosa y sin
confirmación ulterior por la negativa de la Iglesia Católica a permitir
una investigación en profundidad sobre la supuesta tilma. Además, como
veremos en su momento, las investigaciones realizadas de forma parcial
no sólo no apoyan los resultados del austriaco sino que los desmienten
por completo.

Así, tras una investigación mediante fotografía infrarroja realizada por
Smith y Callagan éstos aseguraron que la Guadalupana había sido
repintada y retocada en ocasiones. Por tanto, tienen que existir
pigmentos en la tilma salvo que pensemos que las restauraciones fueran
también milagrosas. El intento del Sr. Benítez, siguiendo a los autores
antedichos, de conciliar estos hechos, mediante una imagen inicial
inexplicable sobre la que se hicieron retoques humanos no resulta
creíble. Aceptemos, como mero ejercicio teórico, la realidad del
prodigio. ¿Qué pintor se hubiera atrevido a poner su pincel a rectificar
una imagen celestial? Porque no se trata solamente de un arreglo de
zonas deterioradas sino que, por ejemplo, las manos se acortaron,
posiblemente para que parecieran las manos de una mestiza o indígena
cuyos dedos son más cortos que los de las representaciones europeas
góticas. También se añadieron (según Smith y Callagan), el ángel, la
Luna, los bordes dorados del manto, los rayos solares, los adornos de la
túnica, los brazaletes... Claro que no sólo se añadió, también se
suprimió una corona dorada. (Pág 84-105)

Así las cosas ¿qué queda de la supuesta efigie milagrosa original? “Por
encima de cualquier duda, las fotografías infrarrojas prueban que el
azul del manto y el rosa de la túnica son originales y que nunca fueron
retocados ni sobrepintados. Es más: han permanecido indemnes al tiempo a
pesar de los cuatro siglos y medio transcurridos” (Pág. 104)

Vayamos por partes. ¿Los añadidos son tales o forman parte de la imagen
original? Aquí el Sr. Benítez incurre en auto-contradicción con la
siguiente descripción que nuestro autor considera como parte del Nican
Mopohua y, además, casi contemporánea del supuesto hecho milagroso:

<<Su velo, por fuera, es celeste; sienta bien en su cabeza; para nada
cubre su rostro; y cae hasta sus pies, ciñéndose un poco por en medio:
tiene toda su franja dorada, que es algo ancha, y estrellas de oro por
dondequiera, las cuales son cuarenta y seis.
Su cabeza se inclina hacia la derecha; y encima sobre su velo, está una
corona de oro, de figuras ahusadas hacia arriba y anchas hacia abajo.
A sus pies está la luna, y cuyos cuernos ven hacia arriba. Se yergue
exactamente en medio de ellos y de igual manera aparece en medio del
sol, cuyos rayos la siguen y rodean por todas partes. Son cien los
resplandores de oro, unos muy largos, otros pequeñitos y con figuras de
llamas: doce circundan su rostro y cabeza; y son por todos cincuenta los
que salen de cada lado. Al par de ellos, al final, una nube blanca rodea
los bordes de su vestidura. Esta preciosa imagen, con todo lo demás, va
corriendo sobre un ángel, que medianamente acaba en la cintura, en
cuanto descubre; y nada de él aparece hacia sus pies, como que está
metido en la nube.
Acabándose los extremos del ropaje y del velo de la Señora del cielo,
que caen muy bien en sus pies, por ambos lados los coge con sus manos el
ángel, cuya ropa es de color bermejo, a la que se adhiere un cuello
dorado, y cuyas alas desplegadas son de plumas ricas, largas y verdes, y
de otras diferentes.>>(Pág. 34)

Si como pretende en la página 34 ésa fuera la descripción contemporánea
de la imagen ¿cómo es que en las páginas 84-105 los elementos originales
se convierten es añadidos posteriores? Cualquiera de las explicaciones
para esta incoherencia sería perjudicial para el “milagro”, si la
descripción del Nican Mopohua fuera errónea, perdería su carácter de
testimonio fidedigno, algo tanto más grave cuando la historicidad de la
Aparición se basa en este texto de forma casi exclusiva. Si, por otra
parte, el estudio de Smith y Callagan estuviera mal realizado ya no
habría razón para suponer que no estamos ante una pintura.

El Sr. Benítez intenta salvar ese problema afirmando que: “En resumen,
si el documento más antiguo de que disponemos hoy, y en el que se hace
ya una exhaustiva descripción de la imagen de la Señora de Guadalupe, se
remonta a los años 1545 o 1550, ello quiere decir, lógicamente, que los
retoque y añadidos tuvieron que ser ejecutados sobre el original entre
estas fechas y 1531, fecha de las apariciones.” (Pág. 112) No obstante,
se olvida de que el texto del Nican Mopohua asegura: “...se dibujó en
ella y apareció de repente la preciosa imagen de la siempre Virgen Santa
María, Madre de Dios, de la manera que está y se guarda hoy en su templo
del Tepeyácac, que se nombra Guadalupe.” (Pág. 31) De forma que
nuevamente volvemos a encontrarnos con la misma disyuntiva, el texto es
erróneo o la equivocación está en el estudio de los norteamericanos.

La verdad, sin embargo, es que no existe tal necesidad de elección. El
Sr. Benítez yerra al considerar que esa descripción es parte del Nican
Mopohua, error que le viene dado por su consideración de que el Huei
Tlamahuicoltica (publicado en 1.649) de Lasso de la Vega es lo mismo que
el Nican Mopohua. No es su única equivocación sobre este aspecto.
Resulta muy curiosa su afirmación de que: “Tuvieron que pasar algunos
años, sin embargo, para que el relato de Valeriano -escrito
originalmente en náhuatl- fuera traducido al castellano. El acierto fue
obra del bachiller Luis Lasso de la Vega, que lo envió a la imprenta en
1649.” (Pág. 18) En realidad la obra de Lasso de la Vega, como habrán
podido deducir fácilmente por el título, está escrita en náhuatl. La
traducción al castellano fue obra de otro Luis, Luis Becerra Tanco en
1.666. Aunque el Huei Tlamahuicoltica contenga, por vez primera en una
obra impresa, el Nican Mopohua también presenta añadidos de la mano de
Lasso de la Vega. La descripción que cita el Sr. Benítez es uno de
ellos. Por tanto, lo único que prueba esa descripción es que en torno a
1.649 la imagen ya tenía ese aspecto.

¿Es posible delimitar un poco más la cuestión de si se produjeron
repintes y cuándo? Empecemos por el Nican Mopohua. En él se afirma que
la imagen se formó tal y como se conservaba en ese momento. ¿Cuándo fue
ese momento? Aunque por cuestiones filológicas se considere que es
bastante anterior a la obra de Lasso de la Vega y que fue escrito en el
S XVI, la fecha exacta de su composición es un misterio. Aunque los
partidarios de su historicidad (por cierto, obviando que es una obra
literaria) crean que se redactó en torno a 1.540 eso es imposible por
cuanto el supuesto milagro (o aparición) no tuvo lugar hasta 1.555. Así
se atestigua en los Anales de Juan Bautista, en el sermón del Padre
Bustamante (que considera en 1.556 que la devoción era novedosa) y en la
carta del virrey Martín Enríquez. Todos ellos coinciden en que fue en
esas fechas cuando comenzó la devoción a la Guadalupana, contradiciendo
la afirmación del Nican Mopohua de que tuvo lugar en 1.531 y explicando
la paradoja que supone que el testigo del prodigio de la tilma, el
obispo Zumárraga, negara en 1.547 que en su propia época se produjeran
milagros. El por qué el anónimo escritor de este texto (aunque se
atribuye a Antonio Valeriano no hay pruebas de su autoría) cambió las
fechas e introdujo como personaje a Zumárraga (fallecido en 1.548) debe
ser entendido bien como una confusión, bien como una ficción literaria.
La crítica textual moderna ha encontrado claros paralelismos entre el
Nican Mopohua y las narraciones de la aparición de su homónima en
Extremadura. Tampoco lo que podríamos llamar “milagro de las flores” es
algo desconocido en la hagiografía contemporánea. Un ejemplo de ello,
podemos encontrarlo en la vida del franciscano Diego de Alcalá. Tanto es
así que algunos investigadores contemporáneos consideran que el Nican
Mopohua, aunque fuera escrito por alguien perteneciente a la cultura
náhuatl, es una adaptación de un texto en castellano.

No obstante, la inutilidad del Nican Mopohua como fuente dado el número
de errores históricos que contiene, no supone que estemos condenados a
no poder someter a crítica las afirmaciones de Smith y Callagan tanto
las relativas a retoques parciales como las relacionadas con la
misteriosa preservación del rostro, el manto y la túnica. Lo primero es
innegable.

Basta con observar copias antiguas de la imagen y compararlas con el
original actual para ver que, efectivamente, la Virgen aparecía coronada
y que hoy dicha joya ha desaparecido. Incluso se sabe la fecha y el por
qué de esta modificación. En enero de 1.887 se comenzó a hablar de la
coronación de la Guadalupana. Parte del clero de la Basílica se opuso a
esta pretensión porque si la imagen “divina” ya lo estaba ¿qué necesidad
había de que fuera coronada por los hombres? En junio de este mismo año
cuando se procedía a efectuar unas fotografías de la imagen se descubrió
que la corona había desaparecido. Según confesó en su lecho de muerte el
pintor Rafael Aguirre, el autor de la eliminación fue su maestro, José
Salomé Pina por encargo del clero que deseaba se celebrara la coronación
de la Virgen. Una vez suprimido el obstáculo, el 12 de octubre de 1.895
se procedió a la ceremonia con el visto bueno del Papa León XIII. Otros
aspectos, como el supuesto añadido de rayos, media luna, ángel... por el
contrario no pueden determinarse con tanta claridad como pretenden los
norteamericanos que consideran que esas alteraciones se produjeron para
paliar los daños sufridos por el lienzo en la inundación de 1.629. No
obstante la figura 1 está datada en 1.606 y ya presenta dichos
elementos. Si realmente son añadidos tienen que datar de una época más
temprana. Hay que señalar, además, que Smith y Callagan parecen estar
incurriendo en un error, el considerar que las zonas que presentan un
deterioro innegable son los añadidos mientras que la que permanece
aparentemente incólume es la original. El problema es que ninguna parte
de la tilma está libre de pérdidas. Para comprobarlo, basta con comparar
el original actual con una copia realizada por el pintor Correa a
finales del s XVII y que llevó su intención de ser fiel al original
hasta el punto de que, según su discípulo Cabrera, realizó una
reproducción exacta del dibujo empleando un papel aceitado. Como podemos
ver, los colores se han ido aclarando en el original mucho más que en la
reproducción pese a su menor antigüedad. Por último, recientemente han
salido a la luz pública hechos que demuestran que, si bien los
norteamericanos tenían razón en alguna de sus afirmaciones, se
equivocaron gravemente en otras. Pronto volveremos sobre el tema.

La ausencia de pigmentos según Kuhn y la imagen intacta e inexplicable
(al menos en parte) de Smith y Callagan no son los únicos motivos por
los que el Sr. Benítez duda del carácter humano de esta efigie. También
cita: “Era casi imposible que una manta de <<hilo>> de maguey -que suele
tener una duración máxima de unos veinte años- se hubiera conservado
intacta, y con aquella viveza en los colores, después de 450 años...
Allí, en efecto, había algo muy raro.” (Pág. 53)

Se rompe el silencio.

Durante siglos, el cuestionar la autenticidad de la Aparición y del
milagroso ayate ha sido la mejor forma de encontrarse con problemas.
Desde el padre Bustamante, que tuvo que enfrentarse a una investigación
en 1.566 por haber asegurado públicamente que la pintura había sido
realizada por el indio Marcos y por dudar de los milagros atribuidos a
ella, hasta el padre Sevando Teresa de Mier que después de haber
calificado a la historia de la Aparición como “leyenda” estuvo a punto
de ser linchado en pleno S XIX. Así no es extraño que Joaquín García
Icazbalceta, el más grande de los historiadores mexicanos decimonónicos,
se hiciera de rogar cuando el arzobispo de México le pidió, a finales
del XIX, que escribiera sobre este tema. Sólo cuando el arzobispo se lo
pidió como amigo y se lo ordenó como autoridad religiosa accedió a ello.
El resultado fue el más célebre de los alegatos anti-aparicionistas y
cuyo contenido, realmente explosivo, D. Joaquín pidió que no se hiciera
público aunque finalmente si se dio a la imprenta.

Podríamos pensar que eso era cosa de otros tiempos, pero incluso hoy es
una postura incómoda como podría testificar el abad de la basílica de
Guadalupe, padre Schulenburg, que después de hacer pública su opinión de
que la historia de Juan Diego era una leyenda se vio presionado para que
presentara su renuncia. Desde medios pro-aparicionistas exaltados
incluso se le llegó a tildar de racista y a decir barbaridades tales
como que por su origen alemán despreciaba a los que no eran blancos. El
escándalo fue mayúsculo tanto más cuanto que se estaba preparando el
ascenso a los altares del indígena.

La polémica, sin embargo, ha tenido un aspecto positivo. Se ha prestado
mayor atención a todo lo relacionado con la efigie y, como fruto de
ello, se han hecho públicas informaciones que hasta el momento habían
permanecido ocultas. Citaremos tres de ellas publicadas en el semanario
mexicano El Proceso por Rodrigo Vera, un periodista experto en el tema
del guadalupanismo:

En 1.947 y 1.973 la pintura de la Virgen fue restaurada por D. José
Antonio Flores Gómez.
En la entrevista (“Un restaurador de la guadalupana expone detalles
técnicos que desmitifican la imagen.” Por Rodrigo Vera. El Proceso nº
1.343) afirma: “Una restauración implica pintar las partes dañadas, no
toda la imagen, porque eso es ya una repintada, que es otra cosa. De
manera que le metí mano a una parte de la túnica. Pero no a las
estrellas estampadas en ella porque ya estaban repintadas.” Para la
restauración usó pinturas “De agua. Era obligado. Tenía que ser de las
disueltas en agua y no en aceite porque son de las que se usaron
originalmente. De ahí que se hayan desprendido tan fácilmente.”
“Descubrí que la tela no es de ixtle, como se dice, pues el ixtle tiene
una trama muy tosca, muy rústica, con un cordel muy grueso. En cambio,
la imagen Guadalupana está pintada sobre una trama muy fina, como la que
se saca del algodón.” “Antes de mí, otros restauradores ya le habían
dado retoques a la imagen. Eso lo noté desde la primera vez que
intervine. Y estoy seguro de que otros intervinieron después de mí.”

En 1.982 D. José Sol Rosales realizó un estudio técnico de la pintura a
petición del abad Schulenburg que estaba preocupado por el evidente
deterioro que sufría la imagen. El contenido del informe que elaboró
(“El análisis que ocultó el Vaticano.” Por Rodrigo Vera. El Proceso nº
1.333) es: La imagen está pintada “sobre una tela de lino y cáñamo”
“Tradicionalmente se ha dicho que esta obra está ejecutada sobre el
lienzo desnudo; esto es totalmente falso, pues es evidente al examen
ocular la presencia de una preparación de color blanco, de un grosor que
podría considerarse medio y aplicada irregularmente.” “La pintura es la
ejecutada usando diversas variantes de la técnica modernamente conocida
como temple; una de ellas, la usada en manto y ropaje, fue empleada en
el S XVI con el nombre de aguazo, deriva de las técnicas en la pintura
de las llamadas sargas y presupone el realizar la pintura sobre el
lienzo humedecido ligeramente para facilitar la fijación del color.” “El
negro seguramente es un negro de humo usado tradicionalmente en todas
las épocas... El blanco es, con toda seguridad, sulfato de calcio... Los
pigmentos azul y verde son, con mucha probabilidad, óxidos básicos de
cobre... Las tierras son óxidos de hierro... Como pigmentos rojos,
además del óxido de hierro rojo, se usaba el bermellón, compuesto de
azufre y mercurio, y el carmín de la cochinilla mexicana.” “Con un
examen ocular, auxiliado de luz rasante y con luces ultravioletas, se
detectan diversas áreas de repintes en zonas importantes... También se
detectan repintes en el fondo, manto y a lo largo de la unión de los
lienzos.”

De todo ello, se informó al Vaticano y más concretamente al cardenal
Sodano. (“Manos humanas pintaron la guadalupana.” Por Rodrigo Vera. El
Proceso nº 1.332) En una de sus cartas, el abad Schulenbur aseguró: “...
y nos dimos perfecta cuenta de que reunía todas las características de
una pintura hecha por mano humana, con el deterioro propio de la
antigüedad de la imagen misma. Dicho examen crítico lo enviamos a esa
sede apostólica como un signo de honestidad y de amor a la verdad.” “El
consultor histórico del Vaticano ni siquiera mandó analizar la imagen de
la guadalupana para comprobar que, efectivamente, fue hecha por un
pintor del S XVI y no producto de un milagro.”

En 1.999, el cardenal Rivera Carrera, arzobispo de México y destacado
pro-aparicionista, le pidió al microbiólogo Leoncio Garza-Valdés
(conocido por su errónea impugnación de la datación por C14 de Santo
Sudario de Turín falseada, según él, por la existencia de
microorganismos en las muestras) que realizara una investigación sobre
el lienzo. Según D. Leoncio (“La guadalupana: tres imágenes en una.” Por
Rodrigo Vera. El Proceso nº 1.334) empleando técnicas de fotografías con
luz ultravioleta e infrarroja con material mucho más moderno que el de
Smith y Callahan, descubrió que hay tres imágenes superpuestas, una
primera completamente diferente a la actual con un niño Jesús desnudo en
brazos e idéntica a un relieve en madera situado en el monasterio de
Guadalupe en Extremadura. Está fechada (la pintura) en 1.556 y firmada
con las iniciales M.A. ¿Marcos Aquino? La segunda es muy similar a la
actual, pero con el rostro con rasgos más indígenas. La tercera es la
que conocemos.

No obstante, hay que hacer notar que sus dos acompañantes en la
investigación, el Dr. Guilberto Aguirre y el fotógrafo Lester Rosebrook
se desmarcaron de esas conclusiones en el artículo “Test of faith” John
MacCormack. San Antonio Express-News de 2 de junio del 2002. El Dr.
Aguirre aseguró: “Dr. Garza-Valdes and I have the same images, but our
conclusions are entirely different. I can´t find anyone who agrees with
Dr. Garza-Valdes.” “Secondly, he claims to not only see two other
paintings, but a nude baby Jesus in the arms of the Virgin, as well as
the initials M.A. and the date 1556. I have studied these photos, but I
do not see these things.”

Como pueden ver, independientemente de que nuevas investigaciones
confirmen o no los aspectos más “espectaculares” de la investigación de
Garza-Valdés (y, considerando que desde un principio reconoció que su
interés por investigar la guadalupana residía en que la editorial
Doubleday le había propuesto escribir un libro sobre este tema, me
atrevo a sugerir que no se confirmarán nunca) aún así han quedado
bastante claros algunos aspectos que contradicen las afirmaciones
contenidas en el libro del Sr. Benítez. La imagen es una pintura,
realizada en un soporte de lino y cáñamo, con el uso de las técnicas y
los pigmentos conocidos en el S XVI. Su estado de conservación no es
bueno pese a haberse realizado distintas restauraciones y repintes que
afectaron también a la zona que supuestamente estaba libre de ellos. Los
“añadidos” no son identificados como tales por los restauradores.

Con todo ello, las pretensiones de sucesos “inexplicables” desaparecen y
podríamos devolver la Virgen de Guadalupe al lugar que le corresponde
por derecho propio, el de una magnífica obra de arte, símbolo de una
nación admirable por muchos conceptos y emblema de la fe católica de
muchos mexicanos (y de otras nacionalidades) si no fuera porque aún
queda un tema por explicar, las figuras humanas en los ojos de la
Virgen.

Los ojos de la Guadalupana.

Aunque en buena lógica ya no sea necesario por cuanto al haber devuelto
a la pintura de la Guadalupana al rango de obra humana las afirmaciones
sobre este tema quedan privadas de base, sin embargo, dada la
importancia que le concede el Sr. Benítez, he creído conveniente dedicar
algo de espacio adicional a refutar la afirmación de que en los ojos de
la Virgen de Guadalupe se pueden contemplar (previos procesos de
ampliación) una serie de figuras humanas, algo ciertamente inexplicable.

Según reconoce el escritor navarro, su fuente en este caso es una obra
mexicana: “El título me enganchó desde un primer momento: Descubrimiento
de un busto humano en los ojos de la Virgen de Guadalupe. Dictámenes
médicos y otros estudios científicos. Los autores -Carlos Salinas y
Manuel de la Mora- presentaban en aquel brevísimo reportaje unas
fotografías y unos documentos sencillamente increíbles, la figura, en
efecto, de un hombre con barba en la córnea del ojo derecho de la imagen
que se venera actualmente en la basílica de Nuestra Señora de Guadalupe,
en México (Distrito Federal).” (Pág. 12)

Todo ello resulta impresionante ¿o tal vez no? Por de pronto, según nos
informa el propio Sr. Benítez, la primera persona de la que se tienen
noticias que advirtiera algo en los ojos de la Guadalupana fue Alfonso
Marcué en 1.929. Pudo observarlo al examinar unas fotografías que
acababa de realizar. El Sr. Salinas también lo advirtió en una
fotografía en blanco y negro (realizada por Jesús Cataño en 1.946) en el
año 1.951 aunque después pudo confirmarlo al natural. El problema es que
según el Sr. Benítez, entre las fotografías tomada por Manuel Ramos en
1.923 y las de Marcué de 1.929 se produjo una restauración secreta del
rostro de la Virgen. La intervención afectó: “A los ojos. Les añadieron
tales sombras en las zonas inferiores, que los ojos parecen
desorbitados. El ojo derecho fue el más perjudicado. Parece incluso como
si hubiera sido golpeado.” (Pág. 125) Tales descubrimientos se
realizaron, por tanto, después de una restauración y en una zona en la
que se detectaba una intervención poco afortunada.

No obstante, alguien podrá argüir que es posible que la zona concreta
del ojo en la que se localizó la figura no hubiera sido modificada. En
efecto, puede ser. Abandonaré momentáneamente la obra del ufólogo
español para ir a su fuente, la obra antedicha de los Sres. Salinas y de
la Mora (Editorial Tradición S.A. Segunda edición. México D.F. Febrero
de 1.980). En uno de los diversos dictámenes técnicos que contiene el
Dr. Torroella afirma: “A nosotros los oftalmólogos no nos corresponden
dictaminar si la imagen de nuestra Señora de Guadalupe es o no una obra
sobrenatural y ni siquiera si las figuras que vemos en sus ojos son
realmente unas figuras ó simples acúmulos de pintura, esa es materia
para otros especialistas.” (Pág. 10)

Esa frase me hizo pensar en que las afirmaciones concernientes a las
figuras en los ojos de la Guadalupana eran falsables. Bastaría para ello
el demostrar que eran producto de una acumulación de pintura. Dado que
en la obra antedicha (y que es extensamente reproducida por el Sr.
Benítez en la suya en las páginas 168-204) se explica con detenimiento
la manera en que el Sr. Salinas descubrió la figura, no era difícil
reproducir el experimento pero con dos diferencias, la fotografía
inicial sería una de las tomadas por D. Manuel Ramos en 1.923 (antes de
la restauración del rostro) y buscaría figuras humanas en otras partes
de la pintura que no fueran los ojos.

Los resultados los tienen ante ustedes. La figura 4 es la fotografía
inicial, la 5 una selección de un fragmento en el que he mantenido parte
del rostro para que puedan apreciar en qué zona aparecen las “personas”
(silueteadas en blanco para que se perciban más fácilmente) y la 6 una
ampliación de ellas. Con un poco de imaginación, podrán advertir un
grupo de tres personas, a la izquierda un hombre con barba, en el centro
una mujer gritando y a la derecha otro hombre (éste más borroso). Todo
esto tiene un nombre, paraidolia, la tendencia a ver formas conocidas en
algo amorfo. Cuando jugábamos a decir a qué se parecen las nubes,
estábamos haciendo lo mismo que estos investigadores guadalupanos y, los
resultados eran tan poco científicos como éstos.

Sin embargo, nada de esto es así para el Sr. Benítez que concluye su
libro con una comparación entre el Santo Sudario de Turín y la imagen de
la Virgen de Guadalupe: “... parece como si el <<alto estado mayor>> de
los cielos hubiera escondido en este viejo ayate del siglo XVI otro
as... Un triunfo destinado -como en el caso del lienzo que se conserva
en Turín- a los hombres del siglo XX.” (Pág. 306) Con todos mis respetos
a los creyentes en el “alto estado mayor de los cielos” si éstos son los
ases que lleva, ¡¡órdago a chica!!

[Nota] * El excelente artículo de José Luis Calvo puede ser consultado
con profusión de ilustraciones en la propia web de ARP-Sociedad para el
Avance del Pensamiento Crítico en
http://www.arp-sapc.org/articulos/guadalupe.html. Sobre dicha url,
aparecen las figuras a las que el autor hace mención en su artículo así
como diversas imágenes históricas de la Guadalupana, que permiten
profundizar aún más en la lectura y comprensión del mismo.

                           ------------------

Y COLORÍN COLORADO...
Por: Fernando L. Frías Sánchez.

Érase una vez...

La historia comenzó cuando, a primeros de agosto, el periódico digital
IBLNEWS (http://iblnews.com/) publicó un artículo comentando el
comunicado en que la NASA puntualizaba que el riesgo representado por el
asteroide 2002 NT7 era prácticamente insignificante, y que probablemente
desaparecería por completo en cuanto se pudiera disponer de más datos
sobre su trayectoria orbital. Como, en efecto, ocurrió: con el aumento
del número de observaciones del objeto y el consiguiente refinamiento de
los datos, la probabilidad de colisión de 2002 NT7 (evaluada
inicialmente en una entre doscientas cincuenta mil, nada menos)
descendió vertiginosamente, hasta sacarlo de la lista de objetos que
merecen un seguimiento cuidadoso.

Esa era, por supuesto, la explicación de la NASA. Pero para el redactor
de IBLNEWS (cuyo nombre mantendremos en un piadoso anonimato) la
verdadera razón del comunicado podría ser otra. Y es que el titulo del
artículo era "¿El miedo a la alarma social niega la colisión del
asteroide NT7?".

Una pregunta inquietante que el propio periodista se apresuraba a
responder: "un análisis más sereno lleva a pensar que el comunicado del
Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en Pasadena, es el más
lógico para evitar la alarma social que supondría pensar que en unos
años desaparecería mucho de lo que nos rodea". Un "cover up" en toda
regla, vamos, mediante el cual la NASA, al servicio sin duda de una Gran
Conspiración, intentaba ocultar esa Verdad que, como de costumbre,
estaba "ahí fuera".

¿Cómo supo el redactor de la existencia de semejante contubernio?
¿Gracias a sus contactos en las altas esferas internacionales? ¿Por una
filtración de las comunicaciones entre la CIA y el Mossad? ¿Fue acaso
mediante un contacto extraterrestre con esos "grises" que, según algunos
ufólogos, gobiernan el mundo en la sombra? ¿O, simplemente, se lo dijo
un pajarito?

Nada de eso. Su fuente era más sencilla, más accesible y, ¿para qué
vamos a andarnos con rodeos?, aún más estúpida. Por lo visto lo supo
porque "un grupo de astrólogos ha hecho para IBLNEWS una interpretación
de las cartas astrales."

Eso es lo que figuraba en el encabezamiento del artículo, el "ladillo"
destacado. En el cuerpo, el redactor se las arreglaba para mezclar toda
clase de opiniones, demostrar una notable ignorancia en todo lo
referente a la evaluación del riesgo de colisión con cuerpos celestes
(llegando a confundir las dos escalas más usualmente empleadas, la de
Turín y la de Palermo), y coronarlo con el resumen obtenido mediante la
intervención de una astróloga y un echador de cartas.

Cuya conclusión no podía ser más... bueno, más confusa: "vendrán
períodos de incertidumbre y un momento en el que se verá todo perdido.
Sin embargo, habrá salida", citaba el periodista.

...pero entonces...

Las reacciones, por lo que he sabido, no se hicieron esperar. Al menos
la de este servidor de ustedes, que leyó la noticia justo cuando volvía
de dar una charla sobre el caso de 2002 NT7. Charla que se vio
constantemente interrumpida por los asistentes, que cada dos por tres
preguntaban "si esto es así, ¿por qué en el Telediario han dicho que
__________? Rellenen ustedes mismos el espacio en blanco con alguno de
los comentarios apocalípticos que salpicaron esos días los
"informativos" de televisión.

Quizá fue por eso por lo que mi correo electrónico a IBLNEWS no fue
demasiado moderado, que digamos. Decía así:

-----

Confieso que me ha dejado perplejo la, por llamarla de algún modo,
"información" que publican ustedes respecto al supuesto encubrimiento,
por parte de la NASA, del riesgo de colisión con la Tierra del asteroide
NT7 (http://iblnews.com/news/noticia.php3?id=42382).

Personalmente encuentro comprensible que muchos de sus lectores
desconozcan la información que la NASA ha ido facilitando desde el
primer momento acerca de los cálculos de los parámetros orbitales de ese
asteroide, cálculos que se han ido refinando conforme aumentaba el
número de observaciones y que, finalmente, han permitido conocer que el
riesgo de colisión es prácticamente inexistente. También puedo
comprender que se pueda confundir la escala de Turín (en la que no caben
valores negativos, puesto que va del 0 -riesgo nulo- al 10 -impacto de
gran poder destructivo-) con la escala técnica de Palermo, en la cual,
en efecto, caben los valores negativos que actualmente se asignan al
riesgo representado por NT7, al igual que los positivos (aunque muy
bajos) que se le asignaron ante la incertidumbre de las primeras
observaciones. Incluso me parece lamentablemente normal que a mucha
gente se le haya pasado por alto que ese valor positivo en la escala de
Palermo suponía, de cualquier modo, una probabilidad de que el asteroide
chocase contra la Tierra de una contra 250.000. Y, por supuesto, tampoco
me extrañaría que esos mismos lectores ignorasen que, a día de ayer, el
riesgo representado por el asteroide estaba en 0 según la escala de
Turín y -4,46 en la de Palermo, y que sólo se contemplaba la posibilidad
de una colisión el uno de febrero de 2060, con una probabilidad de uno
contra nueve mil millones.

Todo eso, como digo, me resultaría perfectamente comprensible. Al fin y
al cabo, los lectores van a buscar información, generalmente, porque no
la tienen. Lo que no entiendo es cómo ustedes, en vez de brindársela,
afirman que la NASA ha emitido su comunicado de los últimos días "para
evitar la alarma social", y demuestran en su artículo que tampoco
saben -o se han preocupado en averiguar- nada de eso.

O, mejor dicho, sí que lo entiendo, en vista de que su fuente parece ser
una interpretación de las cartas astrales realizada por un grupo de
astrólogos, que dicen que "vendrán períodos de incertidumbre y un
momento en el que se verá todo perdido. Sin embargo, habrá salida".

Eso de recurrir a los astrólogos para explicar un fenómeno astronómico,
la verdad, me ha llevado a un cierto período de incertidumbre. ¿Usarán
ustedes una moneda arrojada al aire para confeccionar sus noticias
económicas? ¿Nos ofrecerán detalladas informaciones sobre las
propiedades esotéricas de las pirámides en la sección de ciencia y
tecnología? ¿Encargarán a Rappel la redacción de las noticias de
sociedad y cultura? Supongo que para la información política emplearán
el i-ching, la lectura de runas o unas cuantas sesiones de tarot. Y la
sección de Opinión, por supuesto, se verá enriquecida con las recibidas
a través de la telepatía, la escritura canalizada o un tablero "ouija".

En cuanto a "Internet Opina", IBLNEWS TV o "Newsletters", deben ser
puros espejismos. ¿O es que es compatible la creencia en la astrología
con las tecnologías que la ciencia -y no la superstición- nos ha
proporcionado?

En fin, que ante ese panorama, por supuesto, ha llegado un momento en el
que he visto todo perdido. Si a comienzos del siglo XXI un medio que
asegura dedicarse a la "información independiente" sustituye esa
información por charlatanería, si un medio digital y supuestamente
moderno comenta una noticia astronómica recurriendo a una creencia tan
vieja, infundada y estúpida como es la astrología, uno lo ve todo
perdido.

Y, sin embargo, tal vez haya salida. Tal vez sólo les hayan colado a
ustedes un gol, que les sirva para evitar que estos tristes "patinazos"
se reproduzcan en el futuro. Tal vez.

O tal vez, simplemente, la salida sea buscar la información donde
realmente la haya.

O sea, en otro sitio.

Fernando L. Frías Sánchez. Vicepresidente de la Agrupación Astronómica
de la Marina Baixa.

-----

...Y fueron felices...

...y comieron perdices. O, al menos, en IBLNEWS se "comieron" la
noticia. Al día siguiente recibía un mensaje de correo electrónico
diciéndome lo siguiente:

-----

Gracias, amigo.
Tiene usted razón. No fue un artículo nada afortunado. El redactor ya ha
sido amonestado y el artículo suprimido.
Saludos,
M. Amigot
Director IBLNEWS

-----

Y, en efecto, el artículo fue retirado (aunque pueden consultarlo en
versión completa en Magufomedia (http://www.magufomedia.com/). Por una
vez, la historia tuvo un final feliz.

...Y colorín colorado...

...¿este cuento se ha acabado?

Bueno, puede ser que este cuento sí que se haya acabado. Puede ser que,
en efecto, IBLNEWS haya hecho propósito de enmienda, y que no vuelva a
obsequiarnos con memeces de este calibre.

Pero IBLNEWS no es, ni mucho menos, el único medio de información.
Seguimos contando con otros periódicos (en papel o digitales),
boletines, informativos de radio y televisión... Y, a buen seguro, a la
mínima oportunidad muchos de ellos nos volverán a obsequiar con análisis
basados en las profecías de Nostradamus, predicciones elaboradas por
fantoches de túnica y baraja y, en fin, comentarios a fenómenos
astronómicos realizados por astrólogos que, por no saber, seguramente no
saben ni por dónde caen esas estrellas que dicen interpretar. Y
volveremos a tener serpientes de verano (y de otoño, de invierno y de
primavera) con detalladas estupideces sobre el riesgo de los repetidores
de telefonía móvil, las catastróficas consecuencias del uranio
empobrecido, el "yuyu" que provocan los transgénicos, o la abominable y
pecaminosa práctica de la clonación de células madre. Todas ellas
brillantemente narradas por los ignorantes, los caraduras, los
aprovechados o los engañabobos de turno.

Y esta predicción no la baso ni en el tarot, ni en mi bola de cristal,
ni en el escrutinio de los posos del café. La baso simplemente en la
experiencia.

Y no me negarán que experiencias de este tipo, ¡ay!, tenemos ya
muchísimas.

                           ------------------

Ciencia15 http://ciencia15.blogalia.com/

CIENCIA: ¡POR FIN ESPAÑA ADELANTA A EUROPA!
Por: Félix Ares de Blas

España, desde hace muchos siglos está a la cola de Europa en asuntos
científicos. Europa siempre nos ha llevado la delantera.

Normalmente nuestro alejamiento de la ciencia se ha acompañado de un
aumento del fanatismo religioso. Más fanatismo, menos ciencia.

Insisto en la idea de fanatismo religioso, no de religión; pues una de
las lumbreras en la lucha contra la superstición fue el padre Jerónimo
Benito de Feijóo. Es decir, una cura razonable hizo muchísimo por la
ciencia en el siglo XVIII. Y muchos de nuestros hombres de ciencia eran
religiosos. Eso, sí, una cosa es ser religioso y otra fanático
fundamentalista.

En el siglo XVIII (el de Feijóo) hubo un cierto despertar científico. De
América llegaban minerales, animales y plantas que había que estudiar.
También se recogió material en expediciones científicas hechas al
efecto. De su análisis surgieron importantes científicos como: Lagasca,
Mutis, Gómez Ortega, Cavanillas, los hermanos Elhuyar, Azara, etc.

Con ellos España no se puso a la cabeza pero empezó a salir de una época
oscura.

Pronto aquellas luces se truncaron... y así hemos estado hasta que
nuestro presidente, Aznar, se ha puesto a la cabeza del mundo, al lado
de Bush, en un tema científico: el de la clonación terapéutica.

Bush y Aznar, aunque no sé si decir Aznar y Bush, pues nuestro insigne
presidente en esto se ha adelantado a casi todo el mundo, se han puesto
al frente de una cruzada global para prohibir la clonación terapéutica
de células humanas.

Esta vez no vamos a la cola de Europa, nos hemos adelantado. Estamos a
la cabeza, arrastrando a los demás.

No sólo ha sido nuestro presidente sino que la flamante ministra de
sanidad, Ana Pastor, dejó clara su postura el miércoles día 18 de
septiembre de 2002, en el Congreso de los Diputados. Allí dijo, con
meridiana claridad, sin dudas, sin temor, sin dejarse amedrentar por los
europeos y japoneses, que el Gobierno no permitirá el uso para
investigación de los 40.000 embriones congelados que guardan las
clínicas de reproducción asistida. “Es posible avanzar en las terapias
génicas y regenerativas sin usar embriones humanos”, dijo la pastora;
perdón, ...digo Pastor.

Eso es adelantarse a los tiempos. España por fin está a la cabeza del
mundo en algo y nuestro gran -en ideas- presidente, apoyado por la
ministra, al preferir que se quemen o se manden al basurero a los
embriones humanos, en vez de permitir su uso para investigación, están
forzando a los científicos a encontrar nuevas vías de estudio y
adelantarse a los europeos, americanos y japoneses. Ellos llegarán a lo
mismo, pero mucho más tarde que nosotros.

¡Qué visión de futuro tienen nuestro gran presidente y ministra de
sanidad! Así lograremos avanzar... ¡Sí señor! Si el Gobierno persevera
en acciones como ésta, avanzaremos a gran velocidad; estoy convencido de
que a esta marcha dentro de poco llegaremos al siglo XII.

                           ------------------

OTRA DIMENSIÓN
Por: Marga Pardo

Programa para noches de verano, sin grandes pretensiones ni demasiada
seriedad. Con toques esperpénticos para el que guste de semejantes
entretenimientos, que de todo hay, o para el que no pueda procesar nada
más elevado.

Como definición podría valer, sin embargo esto es una generalidad, vamos
a ser más concretos, vamos a centrarnos en uno en particular, lo
analizaremos con toda la profundidad que merece, que dicho sea de paso
tampoco es tanta, y tendremos como resultado una serie de emisiones
cortadas por el mismo patrón amarillo canario que conoceremos de manos
de la presentadora, a caballo entre Isabel Gemio y una azafata de
Iberia. Híbrido en cualquier caso que tampoco veremos desentonar con el
montaje en sí y que viene a corroborar la idea de escaso rigor
científico que le caracteriza.

29 de Julio, noche de ovnis, abducciones y visitas extraterrestres.

Minutos antes del comienzo del programa el tema está servido con un
seductor avance que promete desvelar los secretos cotidianos y
elementales de los extraterrestres, entre otras cosas. Eso para los
seguidores de Antena 3 que disfrutaban en sus casas de una película y no
acudieron al aseo durante el intermedio, que no para mí. Yo, "turista
accidental", obtuve mi avance mucho antes, en el hall del hotel donde se
hospedaban algunos asistentes a la emisión, de camino a los estudios, y
durante el catering.

Ajena al mundillo en cuestión, no conocía a nadie en particular, lo cual
no supuso obstáculo ninguno para identificar sin problema a varios de
los colaboradores de la noche, diferenciándolos sin demasiada ayuda del
resto de personas (normales) que se hospedaban casualmente en el mismo
hotel.

La señora de negro y mirada perdida, la de verde "espacial" vestida muy
acorde a la ocasión…el de gafitas y cara de hurón (que no obstante
terminó resultando más ladino que huraño) y, cómo no, el de la coleta
engominada que cruzaba a grandes zancadas el hall una y otra vez en
ambos sentidos, móvil en ristre, tratando de ajustarse como un guante al
estereotipo de V.I.P. al modo en que gustan los inseguros o los
"fantasmas".

Dispersos en el hotel, adquiriendo confianza en el trayecto y más
desinhibidos en el catering, cada cual fue haciendo gala de sus
"talentos", sabidurías y experiencias. Canapé aquí y Coca Cola allá,
logré participar de reveladores conocimientos. Supe que en la cara
oculta de la Luna se encuentran establecidas unas misteriosas bases
extraterrestres, y me costó varios aperitivos del mismo sabor y mucho
disimulo averiguar que los moradores de las citadas bases no eran
originarios de la propia Luna sino que pertenecían a otro planeta. ¡Qué
contrariedad! Y ahora no recuerdo a cuál. Conocí también a alguna
persona interesante, y cómo no, al camarero, que era simpatiquísimo. Me
percaté, al igual que todos los presentes, del color de la ropa interior
de la señora de verde (ni su falda ni ella daban más de sí), que no
cesaba en su infructuoso intento por demostrar que sabía bastante más
que el astrofísico, y logré, sin saber cómo, caer en desgracia a la
señora de negro, que pese a mi discreta apariencia no dejó de mirarme
como a un marciano en todo el tiempo que coincidimos, aunque ahora que
lo pienso, tal vez fuera por eso, por mi discreta apariencia.

Pasada la media noche se inicia la emisión.

Situados estratégicamente entre el público, descubro caras conocidas con
las que he compartido varias horas,  destinadas en este momento a
entretener a la audiencia con todo tipo de historias sorprendentes
(increíbles en el más amplio sentido de la palabra). Frente a ellas,
frente al público, tres personas representantes de distintos ámbitos del
conocimiento y distintas perspectivas ideológicas, disimulando en la
medida de lo posible la falta de rigor del programa. Caras conocidas
también, claro. El impotente Sabadell, armado únicamente con las bases
del conocimiento científico, ¡pobre! Y en un  programa de semejante
calibre…, el prepotente Carballal, (pelo engominado) afanado en iluminar
a los iluminados armado de condescendiente comprensión y conocimientos
sociológicos ilimitados. Y un señor con gafas, Farinós, resuelto, entre
otras cosas,  a no demostrar sus capacidades telepáticas para evitar un
ridículo estrepitoso al, ya para estas alturas, resignado Sabadell, o
“Santander”, como cada cual guste.

Se plantean sobre la mesa y para abrir el debate una serie de historias
puestas en boca de sus protagonistas en las que nos sorprenden, (a los
que todavía, en nuestra ingenuidad, seguimos sorprendiéndonos) con una
amplia variedad de contactos salpicados de vistosos matices y
establecidos inequívocamente con el espacio exterior.

Un señor muy moderado nos enseña una luz mediante una filmación,
asegurándonos que se trata de una nave espacial. Una señora cuenta los
pormenores de su convivencia con un alienígena, oriundo de Ganímedes
pese a tener toda la pinta de una chica colombiana. Nos ilustra con
detalles sobre la "vida" en dicho lugar, impasible ante la imposibilidad
de semejante afirmación argumentada con pruebas por el lado científico.
Un profesor sin demasiada fluidez verbal nos muestra con persistencia su
dedo corazón, ajeno al mal efecto que eso provoca, mientras nos explica
desaforadamente su contacto con seres de otros planetas, exaltándose sin
pudor con los menos crédulos. Una intervención telefónica nos cuenta una
historia similar a "Encuentros en la tercera fase" como señala un
asistente. Caritativamente otro le recomienda ayuda médica en pro de su
salud mental… La señora de verde afirma que los seres del espacio son
"normales como nosotros" mientras el cámara, muy agudo, recorre de pies
a cabeza la concreta "normalidad" de esta persona, que los ha visto en
la tele… que tenía un conocido comandante de una nave… Y "mi amiga" de
negro... patética. El caso es que algo vio aquella noche, pero, según
ella, bien pudo ser la Luna. Y lo sería, yo no lo dudo. Lo que me
pregunto es qué hacía en el programa. Yo también veo la Luna cada noche,
y así es, yo misma podría haber contado la historia más fantástica que
se me hubiera venido a la cabeza, y fuera de bromas, cuando me pongo a
ello puedo ser muy creativa. Ninguna de las exposiciones tenía base, ni
estaba contrastada con nada ni ofrecía brizna de seriedad. No era
necesario presentar  pruebas, sólo contar un cuento y ni siquiera era
imprescindible el saber hacerlo. La mayoría de ellas podían ser
rebatidas sin esfuerzo basándose en los conocimientos que hoy por hoy se
tienen sobre física o a los hallazgos del hombre en su carrera espacial.
Se trataba, en definitiva, de creérselas  sin más si uno tenía ganas o
tomarlas como lo que eran: un cuento. Para mi estupor, este detalle al
que Sabadell hizo mención de manera clara y abierta en alguna ocasión,
que Carballal quiso tratar como una especie de "consecuencia cultural",
y que Farinós no se aventuró a abordar, quedaba relegado a un
discretísimo segundo plano.

Y al final, carente de tiempo, al límite horario y de audiencia, un
suceso curioso expuesto sin exotismo es tratado a la carrera. Sin
terminar la explicación finaliza el programa.

De camino al hotel, la de verde, la de negro y el señor de gafas se
entregan a un interesante debate, del que no puedo librarme por razones
obvias, destinado a analizar y disertar sobre si el amigo profesor
podría o no permitirse el lujo de decir "asin" en un programa de
televisión y seguir considerándose culto, sobre si, aunque no fuese lo
suficientemente culto, podría en cualquier caso ser inteligente, sobre
la inteligencia natural de las personas incultas…y ya de paso, cómo no,
sobre el escaso conocimiento del amigo Sabadell. Ahí se cebó también el
señor de gafas, jactándose de haberle dejado sin palabras en un par de
veces... y sería cierto, a mí me dejó hasta sin aliento cuando reconoció
hacer uso del móvil pese a sus incomparablemente más económicos métodos
telepáticos de comunicación. ¡Con las facturas que yo pago! La de verde
le reía la gracia y la de negro, tratando vanamente de centrar la
mirada, retomaba sus teorías sobre la existencia de energías….

…Y llegamos al hotel, donde a buen seguro todos durmieron sin ningún
tipo de remordimiento, a pierna suelta y muy contentos con sus
respectivas intervenciones en la tele, que, no está de más mencionar,
continuará ofreciendo espectáculos similares mientras éstos le reporten
suculentos beneficios. Y no debemos escurrir el bulto: esto sucede
porque nosotros no sólo lo consentimos, además lo demandamos de esa
manera.

                           ------------------

EL ACEITE DE LORENZO
Por: Javier Armentia

Una película estrenada en 1992, protagonizada por Susan Sarandon y Nick
Nolte, y dirigida por George Millar, dio a conocer una extraña, no muy
común, e incurable enfermedad infantil: se trataba de un déficit
genético que provoca en quienes lo tienen una enfermedad degenerativa
del sistema nervioso, la adrenoleucodistrofia (ALD). Este mal provoca
fallos en la transmisión de los impulsos nerviosos, debido a una pérdida
de la mielina, la envoltura grasa que protege las neuronas. Entre cuatro
y diez años, quienes sufren este desorden comienzan a perder la visión,
tienen ataques, sordera, pierden la capacidad de hablar, de coordinar
sus movimientos, aparte de muchos otros síntomas que suelen llevar,
entre uno y diez años de la aparición de los primeros síntomas, a la
muerte.

La película contaba los esfuerzos de los padres de un niño con este
déficit, Lorenzo Odone, por intentar encontrar una solución a la
enfermedad, que por el momento no existe. Estudiando toda la
bibliografía sobre la ALD, realizando una verdadera caza y captura de
los médicos expertos en el tema por todo el mundo, y reuniendo grupos de
familiares afectados, Augusto y Michaela consiguieron encontrar una
firma británica que preparaba un aceite especial que parecía tener
posibilidades en la curación de la ALD. Realizando numerosos ensayos en
la cocina de su casa, dieron con una fórmula que mejoraba los problemas
de Lorenzo. Los expertos eran muy reticentes a pensar en la utilidad
real de ese tratamiento, pero los padres de Lorenzo se empeñaron en
intentar probarlo. El caso es real, y Lorenzo sigue aún vivo hoy,
dieciocho años después de haber tenido los primeros síntomas. La
popularidad de la película (que, al gusto de Hollywood, exageraba la
ineficacia de los científicos y el tesón por encima de todo de los
padres, como suele pasar en las "historias verdaderas" de tono
melodramático) hizo que se pudieran recaudar cientos de millones de
euros para conseguir comprobar si ese aceite realmente funcionaba. El
"Proyecto Mielina", liderado por los Odone, ha financiado casi treinta
ensayos clínicos gracias a esos fondos, para intentar comprobar si el
mal tiene cura.

Diez años después de la película, parece que las pruebas científicas
apuntan a que, en efecto, ese aceite funciona. Ya desde hace tiempo se
comprobó que el trasplante de médula ósea era una terapia adecuada en
algunos casos de ALD, y en la actualidad, esta enfermedad y otras
similares, que se dan en niños y en adultos, denominadas leucodistrofias
en general, están en el punto de mira de las investigaciones con células
madre, por lo que en el futuro (dependiendo de que la cerrazón religiosa
no impida este activo campo de las ciencias biomédicas) podrían existir
terapias que supusieran no un alivio sino una completa cura. Hace unas
semanas se presentaron los resultados de dos ensayos realizados en
Estados Unidos y en Europa, con 105 niños que habían sido diagnosticados
con el problema genético antes de desarrollar los síntomas de ALD. El
tratamiento con el "aceite de Lorenzo" ha mostrado cómo un 76% de los
niños no ha desarrollado la enfermedad. Uno de los ensayos ha sido
dirigido por el neurólogo Hugo Moser, que aparece en la película
interpretado por Peter Ustinov, y que en principio era muy escéptico de
la viabilidad de este tratamiento.

La lucha contra la ALD, en cualquier caso, continúa. De hecho, aún no se
conoce bien el mecanismo por el que se genera la destrucción de la
mielina. La mielina, compuesta por lípidos y glúcidos (grasas no
solubles en agua) forma una vaina en torno a los axones de las neuronas.
Su función es acelerar y potenciar la transmisión de los impulsos en las
células nerviosas. Cuando la vaina de mielina desaparece, o disminuye,
las señales nerviosas se pierden con más facilidad, provocando
importantes malfuncionamientos del sistema nervioso. Diversas
enfermedades degenerativas comparten la pérdida o deterioro de la
mielina en su origen: la más común de ellas es la esclerosis múltiple,
aunque existen muchas otras (como el síndrome de Devic, la enfermedad de
Baló, la mielinosis central pontina, todas ellas conllevan la
destrucción de la mielina en diferentes tipos de neuronas; o las
leucodistrofias, en las que la vaina no desaparece, pero se encuentra
dañada). En el caso concreto de la ALD, se comprobó a comienzos de los
años ochenta que el déficit genético de los niños portadores provocaba
la aparición en sangre de ácidos grasos insaturados de gran tamaño.
Estas moléculas grasas enormes parecían provocar, interactuando con la
mielina, su destrucción. El aceite de Lorenzo (que recientemente ha sido
aceptado para su patente, propiedad del padre, Augusto Odone) parece
contrapesar esa presencia de estas moléculas, evitando el daño en los
canales nerviosos. La fundación del Proyecto Mielina cree que el
tratamiento puede ser operativo también para las otras enfermedades
desmielinizantes. Sin embargo, es aún muy pronto para asegurarlo, y lo
cierto es que, a pesar de que funciona, al menos cuando se aplica en
estadíos tempranos, queda mucho por hacer: se cree que la mala
programación de los genes provoca una supresión de sistemas inmunes que,
normalmente, protegen contra la acción de las moléculas grasas de gran
peso molecular. Encontrar esos genes y la forma en que se expresan podrá
en el futuro facilitar una terapia completa. Por el momento, como sucede
en la ficción de Hollywood, se ha comprobado que, a veces, las historias
acaban bien.

Cables Aislantes En El Sistema Nervioso

De la misma forma que para la transmisión de impulsos en un cable
eléctrico es fundamental contar con una capa aislante adecuada (más
cuando estamos hablando, por ejemplo, de un cable que transmite
información, como el telefónico o el de la antena de un televisor), las
neuronas se recubren de mielina para permitir que las señales
electroquímicas que viajan a través de la célula nerviosa no se pierdan
en el camino. Pero no solo realiza papel aislante, sino que funciona
como un intensificador de las señales a lo largo de los axones.
Curiosamente, esta vaina que los recubre no pertenece a la propia
neurona, sino que es sintetizada por unas células específicas, los
oligodendrocitos. Y son estas células las que rodean a las neuronas
transmisoras generando la protección adecuada.

[Nota] *Este artículo fue publicado en EL CORREO, suplemento
Territorios, Ciencia / Futuro, el miércoles 9 de octubre de 2002

Para más información:

Proyecto Mielina http://www.myelin.org/

                           ------------------

...Y ELLOS SE JUNTAN
Por: José Luis Calvo

Acababa de terminar el artículo anterior (ver “Tristes presentimientos
de lo que ha de acontecer“, el Escéptico Digital Edición 2002 - Número
06 - 17 de Agosto de 2002) cuando vi en un quiosco el número 255 de la
Revista de Arqueología. Reconozco que había hecho la intención de no
comprar ni un ejemplar más, pero al ver que uno de los contenidos era
una entrevista a “Robert Schoch, el geólogo que volvió a datar la
Esfinge” me pudo la curiosidad.

Así que, después de desembolsar los 6,61 € de rigor, me encontré entre
las manos la palpable demostración de que siempre es posible empeorar.
Algo verificable ya en el Editorial (Pág. 3), nuevamente con firma y
foto del señor director, en que el Sr. Ares nos da las “Gracias a todos”
porque “son numerosos los mensajes de apoyo y felicitación recibidos en
nuestra redacción” y ello le da ánimos para “seguir trabajando en la
misma línea.” Nadie podrá decir que no le ha avisado.

Evidentemente al Sr. Ares se le podrá acusar de muchas cosas, pero sabe
hace honor a su palabra. Lo primero que nos encontramos (Pág. 6) es una
noticia que lleva por título “Las cuevas de Altamira en peligro”
Alarmado comencé la lectura y casi llegué al pánico al encontrarme con
la frase siguiente: “Visitada durante la década de los años 70 por casi
3.000 personas al día y últimamente por no más de 10, Altamira pone de
esta manera un triste broche a un final casi anunciado.” ¿Qué es tan
grave como para dar las pinturas por irremisiblemente perdidas? Pues que
se han detectado bacterias de las que algunos expertos consideran que
podrían llegar a dañar los pigmentos. No pretendo minusvalorar el
riesgo, pero de que exista un peligro potencial a dar a Altamira por
perdida irremediablemente va un gran trecho.

En la página 8 otra de esas noticias dignas de conservarse enmarcada:
“Miles de personas celebran la llegada del verano” Bastante sorprendido
por el titular me puse a leer a ver qué tenían que ver las celebraciones
estivales con la Arqueología. La respuesta la encontré pronto: “...miles
de personas se concentraron junto a uno de los monumentos megalíticos
más importantes del Reino Unido, Stonehenge, para celebrar el solsticio
que anuncia la llegada del verano.” “...son miles los peregrinos que
cada solsticio de verano llegan de todos los rincones del planeta para
celebrar el día más largo del año en una extraña comunión espiritual con
el astro rey.”

Pero no se crean que todas las noticias son tan poca notables como ésta.
¡Qué va! Atención a ésta extraída de la página 10 y que por su
importancia marcará un antes y un después para la ciencia arqueológica:
“En las excavaciones realizadas en la localidad minera de Reno, en
Nevada, ha sido descubierta una botella de tabasco de mediados del siglo
XIX.”

Para prevenir el riesgo de sufrir un ataque de risa fulminante, nada
mejor que ir a la entrevista con Robert Schoch y encontrarnos con que el
periodista interrogador es ni más ni menos que... Javier Sierra, el
director de Más Allá de la Ciencia. Por él nos enteramos de que “Durante
los pasados 8 y 9 de junio, RdA pudo conversar con Robert Schoch en la
pequeña República de San Marino. Nuestro geólogo había cruzado el
Atlántico para asistir al Tercer Simposio Mundial sobre los Orígenes
Perdidos de la Civilización celebrado en aquel marco, y presentó ante un
numeroso público sus conclusiones de más de una década de trabajo sobre
ese y otros misterios de la Antigüedad..” (Pág. 27) Nadie podrá acusar
al Sr. Sierra de inmodestia. Ha podido decir que él era otro de los
ponentes del 3º Simposio Mondiale sulle Origini Perdute della Civiltà e
gli Anacronismi Storico-Archeologici y no lo ha hecho. Tampoco, por
desgracia para los lectores a los que su silencio sobre el tema pueda
hacer pensar que el Simposio de nombre desmesuradamente largo era una
reunión científica de primer nivel, ha incluido una breve relación de
los ponentes. Compensaré su olvido: entre ellos figuraban Enrico
Baccarini y Diego Baratono, colaboradores de la revista italiana
Archeomisteri, i quaderni di Atlantide en cuyos artículos se pueden
encontrar con los Templarios, el Arca de la Alianza... sin otro punto en
común que el apostar siempre por la hipótesis más absurda y más
anti-histórica que puedan encontrar. Sin duda como estos oradores
necesitaban compañeros a su misma altura (o profundidad) por allí
pasaron también Flavio Barbiero (sí, el del asteroide de los 1.000
kilómetros del que hablamos en el artículo anterior) y los mucho más
conocidos internacionalmente Robert Bauval, Graham Hancock y John
Anthony West.

No creo que ninguno de ustedes se sorprenda si le digo que la
información sobre este Simposio la he encontrado colgada en la Red en
páginas de contenido ufológico, esotérico... Ahora que ya hemos
concretado el marco de la entrevista, vamos con su contenido.

Afirma el Sr. Schoch (pág. 27) “Fue esta “protoesfinge” la que se
erosionó por las grandes precipitaciones de esa época que, calculo,
debió ser en el 5000 a. de C. o quizás anterior.” Vamos mejorando. En su
primera revisión de la datación de la esfinge, Schoch pensó en el 10500
a. de C. Luego afirmó que estaba construida entre el 7000 y el 5000 a.
de C. Ahora ya “sólo” data de 5000 a. de C. Como sigamos así, en la
próxima entrevista asegurará que la construyó Napoleón Bonaparte durante
la campaña de Egipto.

Curiosamente el Sr. Sierra pese a conocer los cambios en la datación de
las construcciones de Gizeh “Si como sugiere Schoch, los primeros
bloques se tallaron, transportaron y colocaron en la época de las
grandes lluvias en el Nilo alrededor de finales de la última era
glacial, si no antes, estaríamos ante el monumento de piedra más antiguo
de la historia humana.” (Javier Sierra. “En busca de la Edad de Oro”
Círculo de Lectores. Barcelona, 2001. Pág. 148) no realiza ninguna
pregunta sobre el por qué de estas variaciones.

Continúa la entrevista por los derroteros previsibles incluida la
mención obligada al egiptólogo Mark Lehner, auténtica “bestia negra”
para ambos por sus continuos mentís a las afirmaciones pseudohistóricas
relacionadas con el Antiguo Egipto. El Sr. Schoch realiza un afirmación
sorprendente: “No –salta de su asiento- Mark Lehner no cambia.” (Pág.
28) para a continuación asegurar que: “Lehner tiene una relación con la
Esfinge muy rara: empezó trabajando para la Fundación Edgard Cayce, de
un vidente muy famoso en Estados Unidos que sostiene que la Esfinge es
muy antigua. Y luego, tras defender las profecías de Cayce de que
existía cierta “sala de los archivos” bajo la Esfinge, se fue al otro
extremo, el de las más rancia y convencional egiptología.” (Pág. 28-29)
Pues si eso no es cambiar no sé que es lo que merece tal nombre.
Evidentemente lo que quería decir el Sr. Schoch es que Lehner no está
dispuesto a aceptar sus teorías mientras no presente evidencias de ellas
lo que tiene bastante poco que ver con la capacidad de abandonar una
postura errónea y sí con la credulidad. Eso sí, no deja de ser curioso
que en una Revista de Arqueología den publicidad a una descalificación
de la Egiptología basada en el estudio científico de los yacimientos
arqueológicos (que es la que practica Mark Lehner) tildándola de “rancia
y convencional”.

 Por si creían que ese desprecio del Sr. Schoch por la arqueología es un
error de interpretación, añade: “Todavía hoy recibo muchos ataques desde
los campos arqueológicos y egiptológicos de la Universidad, porque
tienen un punto de vista convencional. La verdad es que no tengo mucha
relación con ellos.” (Pág. 29)

Claro que como el tema de la Esfinge parece que está pasando de moda, el
señor Schoch tiene que abrir nuevos frentes de batalla contra
los-rancios-y-convencionales-arqueólogos-con-los-que-no-tiene-relación y
éste lo encuentra en la teoría del difusionismo: “Y básicamente he
llegado a la conclusión herética de que la vieja y denostada teoría del
difusionismo es válida.” (Pág. 29) Antes de que puedan extasiarse ante
la valentía del Sr. Schoch que no duda en sostener posiciones heréticas,
permítanme aclararles que la frase antedicha no es más que una nueva
muestra del enciclopédico desconocimiento arqueológico del Sr. Schoch.
El difusionismo, es decir, la expansión de determinados aspectos
culturales desde un lugar de creación, no es ninguna “denostada teoría”.
Así se explica, por ejemplo, la expansión de cerámica cordada o de la
campaniforme. Lo que está fuera de toda discusión es que no siempre que
existan dos características culturales semejantes eso implica
necesariamente que haya existido un único centro creador. Por ejemplo,
la metalurgia del cobre parece haberse descubierto de forma
independiente en el Próximo Oriente (culturas de Hacilar, Can Hasan...)
y en los Balcanes (cultura de Vinça). Tan absurdo pues sería aceptar
siempre como negar siempre el difusionismo. Ajeno a esta cuestión, el
Sr. Schoch prosigue: “Hay algo en el mundo antiguo, tanto en Egipto como
en China o Japón, Sumeria o Europa, que conecta con el Nuevo Mundo. Las
pirámides, por tanto, están rodeadas de aspectos culturales que indican
que algo muy interesante ocurrió en torno a ellas.” (Pág. 29-30)
¡Acabáramos! La crítica arqueológica no se refiere al difusionismo en
general como el Sr. Schoch pretendió antes sino al aspecto concreto de
las pirámides. En este caso no se acepta el difusionismo por la sencilla
razón de que no cuadra la cronología (por ejemplo, las pirámides
escalonadas americanas se edifican cuando ya en Egipto no se construían
estos monumentos), ni su función (templos en el primer caso,
construcciones funerarias en el segundo), ni existen puntos intermedios
en los que se documenten (supongo que no tratará de hacernos creer que
las pirámides canarias de Güímar estén construidas en una época distinta
a la Contemporánea), ni siquiera los aspectos formales son similares en
ocasiones (por ejemplo, los zigurats mesopotámicos no se parecen en nada
a las pirámides egipcias).

Por si fuera poco, nos aclara las dudas que nos dejó en el número
anterior sobre las causas naturales para el final de la Edad de Bronce:
“Es lo que llamamos incidentes cometarios, en los que caídas de
meteoritos pudieron haber causado grandes cambios climáticos y
precipitaciones aun a pesar de que no encontremos huellas físicas en la
superficie de la Tierra.” (Pág. 30) Así que ya saben. El Imperio Hitita
no se hundió por causa de las guerras civiles y externas como pretenden
hacernos creer los arqueólogos de mente cerrada sino por los cambios
climáticos ocasionados por lluvias de meteoritos que, eso sí, no dejaron
ninguna huella física de su caída. Aquí cabe recordar la segunda de las
preguntas que permiten diferenciar la Ciencia de la Pseudociencia según
Park: ¿es posible diseñar un experimento que false la teoría? Si la
respuesta es no, es Pseudociencia. Como no existe forma de falsar la
hipótesis de lluvias meteóricas que no dejan huella de su caída,
haríamos muy bien en colocarla en este apartado. Eso sin entrar en
consideraciones de lo absurda que resulta la elucubración sobre grandes
cambios climáticos que afectan mortalmente a una civilización pero que,
en cambio, benefician a la cultura vecina, porque si la civilización
hitita desaparece (aunque luego verá un resurgimiento con los
principados neo-hititas) en cambio en esta misma época se produce un
auge de la cultura asiria.

Claro que en tan larga entrevista también hay lugar para la discrepancia
entre el entrevistado y el entrevistador a cuenta del mapa de Piri Reis
del que no sabemos por qué el Sr. Sierra pregunta al Sr. Schoch. Por una
vez, éste adopta una postura conservadora. La carta no representa una
porción de la Antártida libre de hielo sino parte de la costa de América
del Sur en una posición incorrecta. Una desilusión, sin duda, para el
Sr. Sierra que fue capaz de escribir: “Todo un misterio. Sólo así puedo
definir un mapa que fue dibujado en 1513 y que describe con toda
precisión las costas americanas, incluyendo porciones de tierra todavía
no descubiertas en esas fechas. Sin embargo, lo más enigmático es que
represente parte de la costa de la Antártida, que no sería descubierta
hasta 1818.” (Javier Sierra. Op. Cit. Pág. 123) Eso sí, de lo que no hay
el menor asomo en ninguno de ellos es en discutir las impugnaciones
realizadas por otros geólogos a las teorías del Sr. Schoch y de las que
hablamos en el artículo anterior.

Podríamos pensar que con esto se agotaban los errores del presente
número. Nada más lejos de la realidad. Por citar sólo un ejemplo, en la
página 47 se incluye una ilustración de una miniatura medieval que
representa a un soldado atacando a un dragón (¿un San Jorge?) que, por
su estilo, posiblemente corresponda al S XIII. Junto a ella se incluye
la siguiente descripción: “Arte Barroco Flamenco. Pedro Pablo Rubens.
Boceto preparatorio para un cuadro que representa la predicación de San
Ignacio de Loyola. El Santo expulsa un demonio, en forma de serpiente
azul, que había poseído el cuerpo de una mujer. La serpiente saca una
lengua bífida roja, en dirección al santo, porque a través de ella le
percibe.”  A eso se le llama no dar una a derechas.

También resulta alucinante que en la página 64 se incluya en el apartado
de libros un texto absolutamente desfasado y erróneo como es “Y la
Biblia tenía razón” del periodista alemán Werner Keller que se publicó
en nuestro país hace la friolera de 46 años y que hoy en día no tiene
otro interés que el de comprobar hasta que punto la subjetividad del
autor es incompatible con una historia mínimamente crítica.

Para despedir la revista con la misma “calidad” demostrada hasta
entonces, nada mejor que dos páginas publicitarias, dedicada una a las
Pirámides de Güímar (Pág. 65) y otra a la novela-rollo del Sr. Sierra
“El secreto egipcio de Napoleón” (Pág. 67).

Permítanme, para concluir, una reflexión personal que tiene mucho de
desahogo: ¿qué está pasando en la Arqueología de este país para que
después de tres números de una publicación supuestamente a esta ciencia
pero en la que, en realidad, se mezcla historia con pseudohistoria nadie
haya hecho pública una nota de protesta? No estoy llamando a ninguna
actividad conjunta, ni a que se establezca un proceso inquisitorial ni a
nada por el estilo, pero en el Comité Científico de dicha publicación
figuran grandes nombres de la Arqueología de este país encabezados de
forma honorífica por Su Majestad la Reina Doña Sofía. Entre otros
podemos citar a Almagro Gorbea, a Blázquez, a Delibes de Castro, a Moure
Romanillo... ¿Ninguno de ellos tiene nada que decir ante lo que sucede
en una publicación que avalan con su bien ganado prestigio? Quizás se
estén aplicando los versos de Pablo Neruda “Me gusta cuando callas...”
olvidando que hay casos en los que el silencio equivale a la
complicidad. Ojalá recapaciten y no continúen defraudándonos a los que
una vez, hace ya mucho tiempo, aprendimos a amar el estudio de la
Historia (y de la Prehistoria) en sus obras.

                           ------------------

ARP-SAPC http://www.arp-sapc.org/articulos/circulos/index.html

CÍRCULOS DE MISTERIO
Por: Luis Alfonso Gámez

'Señales', la nueva película del director de 'El sexto sentido', se
adentra en el enigma de los dibujos que desde 1980 aparecen de la noche
a la mañana en los sembrados ingleses

2001 fue el año del contacto. El primer mensaje alienígena se hizo
cereal el 21 de agosto. Ocurrió en el Reino Unido, cerca de la estación
meteorológica de Chibolton. En un sembrado colindante con el
observatorio, aparecieron un rostro y una especie de réplica de la señal
que en 1974 se emitió desde el radiotelescopio de Arecibo (Puerto Rico)
hacia M13, un cúmulo de estrellas situado a 25.000 años luz. «Creo que
es una respuesta al mensaje de Arecibo», dijo Palden Jenkins, un
estudioso de los círculos. Era el broche de oro de una temporada que
había empezado con bastante retraso sobre el calendario habitual.

«Los extraterrestres parecen estar al tanto de las leyes británicas,
porque ningún ovni ni ningún orbitrón de plasma se ha dejado caer por la
campiña inglesa durante el brote de fiebre aftosa», ironizaba Michael
Wright el 17 de junio de 2001, en 'The Sunday Times'. Una vez levantada
la prohibición de acceso a carreteras y caminos rurales impuesta para
evitar la difusión del mal, los pictogramas florecieron. A mediados de
agosto, Tim Carson, un granjero de Wiltshire, descubrió una figura en su
propiedad y tuvo claro, desde el primer momento, que no era cosa de
marcianos. «Recibí una llamada en la que me preguntaron si los caminos
estaban ya abiertos al público. Dije que sí y aquella noche apareció un
círculo de los sembrados», declaró a la BBC.

Los artistas del cereal

El condado de Wiltshire -en el que se levantan los monumentos
megalíticos de Stonehenge y Avebury- es la Disneylandia de la
cerealogía, que debe su nombre a Ceres, la diosa romana de la
agricultura. Allí comenzó todo a mediados de la década de 1970 y allí se
encontró la otra formación que, junto a las de Chibolton, causó
sensación el año pasado: una espiral de seis brazos, compuesta por 409
círculos y que ocupaba 45.000 metros cuadrados de un trigal de Milk
Hill. John Lundberg, un diseñador gráfico londinense de 33 años, calcula
que el complejo pictograma pudo exigir de sus creadores unas tres horas
de intenso trabajo nocturno. Lo dice con conocimiento de causa: forma
parte de uno de los grupos que, desde hace años, reivindican la
paternidad de los círculos.

Frente a los ufólogos que atribuyen los dibujos a platillos volantes,
los meteorólogos excéntricos que hablan de nuevos fenómenos atmosféricos
y los místicos de la Nueva Era que argumentan que es la propia Tierra la
que quiere así llamar la atención sobre la degradación medioambiental,
Lundberg y sus colegas dicen que se trata de obras de arte. Efímero,
porque la siega destruye los pictogramas; pero arte, al fin y al cabo.
Su equipo responde al nombre de los Circlemakers (fabricantes de
círculos). Son tres, empezaron a actuar en Wiltshire hace más de diez
años y, desde 1995, disponen de una web (www.circlemakers.org) en la que
informan de sus proyectos y mantienen al día un censo de este tipo de
creaciones.

«Cuando, en 1991, Doug Bower y Dave Chorley confesaron que habían estado
haciendo círculos durante quince años, el interés popular cayó en
picado. Entonces -recuerda Lundberg-, nos propusimos elevarlo otra vez
haciendo formaciones tan grandes y complejas que la gente volviera a
preguntarse: '¿Es posible que estas cosas sean obra humana?'». El trío
hace entre veinticinco y treinta dibujos cada temporada, entre abril y
septiembre. No son los únicos. Hay, en el Reino Unido, otros tres o
cuatro grupos igual de activos, además de muchos que realizan una o dos
obras al año.

Desde que el diario 'The Wiltshire Times' se hizo eco del primer
pictograma hace veintidós años, la complejidad de las formaciones ha ido
en aumento. Las primeras llevaban a Bower y Chorley pocos minutos. Eran
fáciles de hacer: uno de ellos se plantaba sobre el terreno, a modo de
poste, con una cuerda o cinta de agrimensor a cuyo otro extremo estaba
su cómplice. Este último caminaba entonces alrededor de su compañero,
cual brazo móvil de un compás humano, dibujando un círculo de plantas
tumbadas. Aplastaba el cereal con los pies, apoyándolos en un tablón que
sujetaba con las manos, gracias a sendas cuerdas. Los dibujos de ahora
son bastante más complicados, pero la técnica es la misma.

Bromistas impenitentes

Los dos vecinos de Southampton se lo pasaron en grande durante tres
lustros. Diseñaban figuras cada vez más llamativas no sólo para
superarse en su arte, sino también para entusiasmar o crear dolores de
cabeza a los cereálogos, una peculiar tribu que recorría la campiña a la
caza de dibujos. Bower llegó a acompañar a los expertos en sus visitas a
los pictogramas y tomar nota de sus teorías para hacerlas realidad o
ponerlas en entredicho. Así, cuando un cereálogo achacaba que las
plantas aparecieran tumbadas siempre en un mismo sentido a la acción de
tornados o vórtices de plasma, la pareja creaba una figura con el cereal
aplastado en sentido contrario o con círculos satélites.

Dentro de la comunidad cerealógica destacaron pronto tres personajes por
su capacidad de rentabilizar el fenómeno: los ingenieros Colin Andrews y
Pat Delgado, y el meteorólogo Terence Meaden. Las continuas bromas de
Bower y Chorley les volvieron locos. Al final, en septiembre de 1991,
todo se fue abajo. Unos periodistas del diario 'Today' enseñaron a
Delgado una figura y éste se deshizo en elogios. «¡Es fantástico!», dijo
antes de añadir que no podía ser obra humana. Cuando los reporteros le
presentaron a los dos artistas, dos sesentones, la tierra se abrió bajo
los pies del cereálogo. «La gran broma ha terminado. Dos espabilados nos
han engañado», concluyó. Pero la broma no había hecho nada más que
comenzar.

Bower y Chorley se habían dado cuenta años antes de que había otros
artistas del cereal. 'We are not alone' (No estamos solos), escribieron
en letras de doce metros en un sembrado en 1986, en reconocimiento a sus
colegas. A partir de ese momento, firmaron sus trabajos con dos des
mayúsculas. «Incluso eso se atribuyó a un misterioso propósito
extraterrestre», recuerda el fallecido astrofísico Carl Sagan en su
libro El mundo y sus demonios (1996). Fueron los herederos intelectuales
de los artistas de Southampton los que revitalizaron el fenómeno con
increíbles dibujos como el de un gris -un alienígena típico de
'Expediente X'- con un disco que apareció el pasado 15 de agosto en
Hampshire. Para los cereálogos, el disco contiene un mensaje de otro
mundo.

«Lo que me fascina son los mitos y el folclore que han surgido alrededor
de los círculos», afirma John Lundberg, quien no se considera un
bromista, sino un artista. Los sucesores de Bower y Chorley utilizan
ordenadores para sus diseños, pero los trasladan al campo con los mismos
útiles que sus maestros: cinta de agrimensor, tablones, cuerdas,
brújulas, linternas... Este verano, siguiendo la estela de Señales, la
última película de M. Night Shyamalan, miles de turistas han invadido
los campos de Wiltshire y Hampshire para admirar sus obras de arte. El
taquillazo de Hollywood ha llenado los bolsillos de los
agricultores -cobran por entrar a sus propiedades-, las agencias de
viajes y los cereálogos que tan mal lo pasaron hace diez años. El
negocio de los círculos vuelve a ser redondo.

Para más información:

Los Círculos, Arecibo y los memos
http://www.arp-sapc.org/articulos/circulos/arecibo.html
Señales http://www.arp-sapc.org/articulos/circulos/senales.html

                           ------------------

ARP-SAPC http://www.arp-sapc.org/articulos/circulos/index.html

UN ARTE Y UN NEGOCIO TÍPICAMENTE BRITÁNICOS
Por: Luis Alfonso Gámez

Son tan ingleses como los estrafalarios sombreros de Isabel II y el té
de las cinco. De hecho, nacieron en una noche de verano de 1975 ó 1976
después de que cayeran varias pintas en un pub, el Percy Hobbs de
Winchester. Doug Bower y Dave Chorley paseaban por un camino hablando de
ovnis cuando el primero, que había vivido en Australia, recordó que en
1966 se había atribuido un círculo de hierba aplastada descubierto cerca
de Queensland al aterrizaje de un platillo volante. «¿Qué crees que
ocurriría si hiciéramos un círculo por aquí?», preguntó a su compañero
señalando un trigal. Así comenzó todo.

Al principio, la pareja empleó para aplastar el cereal la barra metálica
con la que Bower atrancaba la puerta trasera de su tienda de marcos. Con
el tiempo, se fabricaron las herramientas que aún siguen utilizando los
hacedores de círculos del siglo XXI. Y tuvieron que dar explicaciones a
Ilene, la esposa de Bower. En 1984, la mujer se encaró a su marido.
Creía que tenía una aventura. Sólo así podían explicarse sus repetidas
salidas nocturnas. El hombre le dijo a qué dedicaba las escapadas, pero
ella no le creyó hasta que acompañó a él y a su cómplice en una de sus
expediciones.

Los autores, perplejos

Bower y Chorley nunca pudieron imaginar que los cereálogos iban a
detectar en sus obras y en las de otros colegas rastros de radiactividad
o alteraciones en la composición química de las plantas. Jim Schnabel,
ex artista del cereal y periodista, recuerda en su libro 'Round in
circles' (1993) cómo los expertos convertían «mágicamente» sus errores
en «logros que ningún ser humano podía duplicar». Por obra y gracia del
'misteriólogo' de turno, un pictograma hecho con unas pintas de más
acababa siendo radiactivo, rememora Schnabel. Mike J., otro ex
fabricante de figuras, descubrió en 1991 que una formación que había
creado un año antes «había sido fotografiada, investigada, sondeada por
zahoríes, analizada y reproducida en libros y camisetas». Era auténtica
y fue «imposible» para él convencer a los cereálogos de lo contrario.

«Estos diseños son gigantescos test de Roscharch interpretados de
acuerdo con los sistemas de creencias de quienes los ven», dice
Lundberg. Y la fe mueve mucho dinero. Por eso, las autoridades de
Wiltshire incluyen desde hace años los círculos entre los atractivos
turísticos de la región. Tienen razones para ello. Sólo en cuatro
semanas de 1996, un agricultor ganó unos 50.000 euros cobrando un euro a
cada persona que quería entrar en su propiedad para ver el dibujo de
rigor.

[Nota] *'Círculos de misterio' y 'Un arte y un negocio típicamente
británicos' se publicaron originalmente en el diario bilbaíno 'El
Correo' el 13 de septiembre de 2002.
Las versiones originales, en formato PDF, pueden ser descargadas desde
http://www.arp-sapc.org/eedigital/circulos01.pdf y desde
http://www.arp-sapc.org/eedigital/circulos02.pdf.
© Copyright Luis Alfonso Gámez, 2002.
Prohibida la reproducción.

                           ------------------

SOBRE CÍRCULOS CAMPESTRES Y DEFINICIONES LINGÜÍSTICAS.
Por: Luis Javier Capote Pérez

Cuando Doug Bower y David Chorley empezaron, allá por 1974 a diseñar los
famosos círculos sobre los campos de cereales ingleses, es de suponer
que no tenían en mente que sus creaciones alcanzaran la celebridad que
hoy, casi tres décadas después, siguen teniendo. Pese a que en 1991
confesaran la autoría de la broma y la opinión pública tiene asumido que
no es más que eso, periódicamente los cazadores y vendedores de humo
sacan del baúl de los recuerdos este divertimento, intentando hacer
creer a quienes tienen a bien escucharles que algunos son realmente obra
de los extraterrestres. El artículo subido por Vicente Prieto, Bambi y
Pluto hacen los círculos del maíz reseña que la aparición en la
cartelera de la película Signs, protagonizada por Mel Gibson ha puesto
una vez más en el alero de la popularidad una práctica que sólo los más
inocentes (o los más listillos, que nunca se sabe) pueden considerar
como algo diferente de un pasatiempo.

No es la primera vez que esa pintoresca rama de la ufología, la
cereología ha inspirado otras creaciones y divertimentos. En la década
de los setenta, cuando el mundo de lo paranormal empezaba a calar en el
seno de la opinión pública, Julio Seijas, Honorio Herrero y Luis Gómez
Escobar, más conocidos en todo el mundo y parte del extranjero como La
Charanga del Tío Honorio, sacarían a la luz una maqueta, Hay que lavalo,
pistoletazo de salida del fenómeno del “roz rurá” que en su cara b
incluía un tema de profunda raigambre en la iconografía extraterrestre:
El ONI.

El ONI u “ojeto nasoluto idintificao”, como reza en la aclaración del
propio disco, relata ni más ni menos que un encuentro en la tercera fase
desde la perspectiva de un grupo de labriegos que ven como el “parato”
en cuestión aterriza en medio de sus campos y hace trizas sus sembrados,
amén de contaminar los manantiales y corren a avisar a las fuerzas vivas
del pueblo. La historia se ve complementada por la sesuda (y boinuda)
tertulia entre el Tío Honorio y otro parroquiano de la villa, en la que
este último intenta convencer a su interlocutor de que “el espacio está
lleno de seres extraterrestres, extraños y rarísimos”, el cual, en la
línea de los responsables de este faranduleo, se mantiene en la duda
sobre el asunto respondiendo siempre un sentencioso “no le digo yo que
no”. La maqueta que contenía este estremecedor documento sonoro cayó en
manos de José María Iñigo (que daría a conocer para los españoles a ese
otro fenómeno de lo paranormal conocido como Uri Geller) que abriría al
grupo las puertas de su Estudio Abierto y por ende, las de la
inmortalidad.

Veinticinco años después de su retirada, La Charanga del Tío Honorio
sigue formando parte de la contracultura musical española, en tanto que
su composición más ufológica se ha convertido en grito de guerra de
todos aquellos que se toman un poco a risa el mundillo de lo paranormal.
Ahora que algunos expertos en el tema pretenden convencer a la Real
Academia Española de la lengua castellana para cambiar la definición que
en su diccionario aparece de la disciplina destinada al estudio de los
ovnis, no estaría de más que, aprovechando el trabajo, convencieran a
los ocupantes del mobiliario alfabético de que introdujeran en aquella
publicación la definición de éstos hace la charanga: “El ONI es un
animal. Perdón. No es un animal. Es un bicho metálico con alas que va
volando sobre los campos y que va espiazando toíta la sementera, y la
deja hecha un desastre y luego qué vamo a hacé”.

                           ------------------

El Mundo http://www.elmundo.es/

VARIOS INTERNAUTAS ACUSAN A DISNEY DE HACER LAS FIGURAS
 “EXTRATERRESTRES” PARA PROMOCIONAR SU ÚLTIMA PELÍCULA.
Por: Olalla Cernuda
Artículo enviado por: Vicente Prieto

A mediados de los años 80, un fenómeno paranormal provocó el asombro de
propios y extraños, especialmente en Inglaterra. Al amparo de la noche,
y sin previo aviso, algunos asombrados granjeros comprobaron una mañana
como sus campos de cereales aparecían marcados por unos extraños
círculos de tamaño gigantesco.

Las zonas donde se produjeron más círculos estaban próximas al mítico
monumento de Stonehenge, con lo que las primeras elucubraciones
apuntaron, evidentemente, hacia los extraterrestres. ¿Quién, si no, iba
a ser capaz de trazar perfectas formas geométricas sin dejar ningún tipo
de huella?

A partir de ahí, se han barajado casi todo tipo de explicaciones, hasta
que resultó ser casi evidente que se trataba de una broma pesada:
bastaba con unas pequeñas planchas de madera colocadas en los pies y un
cordel para fabricar un compás y hacer perfectos agujeros en el maíz sin
dejar ni rastro.

Por todo el mundo

En los años siguientes, la aparición de estos fenómenos se estabilizó en
torno a los 150 círculos anuales repartidos por todo el mundo,
especialmente en los meses de julio y agosto. Pero de repente, en las
últimas semanas, diversos estudiosos del tema han levantado la voz de
alarma. Australia, Estados Unidos, Reino Unido, Suráfrica...la aparición
de círculos mágicos o extraterrestres se dispara, y nadie sabe explicar
por qué. ¿O sí? Quizá la respuesta la tengan en la mayor fábrica de
sueños infantiles, la mismísima Disney.

La semana que viene, concretamente el 2 de agosto, llega a las pantallas
de cine estadounidense lo que a buen seguro será el éxito de taquilla
del verano: Signs. La última producción del director M. Night Shyamalan
(el mismo de El Sexto Sentido), protagonizada por Mel Gibson y que trata
precisamente de los misteriosos círculos que aparecen sin explicación
alguna en los campos de cereales. Así que el boca a boca de la Red ya ha
puesto nombre y apellidos al nuevo creador de estas extrañas
apariciones: Disney, que pretende así lanzar una espectacular campaña de
publicidad para el lanzamiento de la película.

Aunque la distribuidora de momento lo niega, lo que sí ha hecho es
aprovechar las recientes apariciones de círculos para organizar un
concurso en torno a la película. En la página web organizan un sorteo
con un peculiar premio: un viaje a uno de estos avistamientos, con la
única oportunidad de sobrevolarlo en helicóptero y hacer todo tipo de
vídeos y fotografías.

Los símbolos

Pero aparte de la información oficial sobre los símbolos de la película,
que se encuentran por decenas en Internet, la Red también ha servido
para poner en contacto a todos los fanáticos de este tipo de fenómenos.
Los hay que pretenden demostrar (basándose en diferencias moleculares
entre el maíz aplastado de dentro del círculo y el cereal normal del
resto del campo) que sólo pueden haber sido hechos por extraterrestres,
y los hay que hacen de todo esto un peculiar juego, con competiciones de
los círculos más bonitos o complejos. Otros, sin embargo, ofrecen todo
tipo de explicaciones para fabricar, con nocturnidad y alevosía, un
bonito circulito en un campo que se tenga a mano. Y la fiebre no ha
hecho más que empezar.

Para Más información:
Web de la película Signs
http://bventertainment.go.com/movies/signs/index.html
Crop Circle Connector http://www.cropcircleconnector.com/index2.html
Circlemakers http://www.circlemakers.org/totc2002.html

                           ------------------

Y-ADÁN Y M-EVA
Por: Eloy Anguiano
Artículo enviado por: Gorka Moral López

En muchos casos, la comprensión de teorías complejas en las que
intervienen grandes cantidades o un gran número de individuos presenta
una gran dificultad puesto que la visualización del suceso depende, a
priori, de la capacidad imaginativa del que pretende comprender el
suceso. En otras ocasiones, la dependencia del resultado de los
parámetros de la teoría dificultan en gran modo esta comprensión
haciéndola, en muchos casos, casi imposible.

Una de las grandes teorías del pasado siglo es la teoría de la evolución
de las especies de Darwin y Wallace. La mayor parte de las objeciones a
las que esta teoría se enfrenta se corresponden básicamente con la
incapacidad de muchos de nosotros de visualizar a gran escala los
procesos que se describen. En estas situaciones, los ordenadores son un
instrumento de análisis y simulación lo suficientemente potentes como
para simular muchos de estos procesos.

El título de este artículo está relacionado con una serie de resultados
científicos que vienen a decir que a través del análisis del ADN
mitocondrial y de las mutaciones sufridas por éste se ha descubierto la
existencia de una Eva. De igual forma se ha encontrado, a través del
análisis del cromosoma Y y sus mutaciones que todos descendemos de un
Adán. Así presentado puede ser muy impactante y aparentemente
creacionista, sin embargo, analizado en detalle no es así.
La cuestión es muy sencilla, el cromosoma Y solo se hereda por vía
paterna directa y el ADN mitocondrial solo se hereda por vía materna
directa. Dicho de otra forma, los hijos de cualquier pareja solo tienen
el ADN mitocondrial correspondiente a la madre y solo las niñas podrán
transmitirlo cuando maduren sexualmente. El cromosoma Y, además, sólo lo
pueden tener los niños de tal forma que se hereda sólo por vía paterna
directa. Muchas mujeres no tendrán descendencia efectiva femenina, de
tal forma que su ADN mitocondrial se perderá para siempre. Por otro lado
muchos hombres no tendrán descendencia masculina y su cromosoma Y se
perderá para siempre. Tras muchas generaciones, la variedad del ADN
mitocondrial o del cromosoma Y será muy reducida incluso partiendo de
variabilidades iniciales muy altas.

Para comprobar esta afirmación basta con realizar un programa que haga
lo siguiente. Supongamos un número de individuos grande. Unos 10.000,
todos ellos con un ADN mitocondrial o un cromosoma Y distinto del de los
demás individuos.

En cada generación la probabilidad de que un individuo se reproduzca una
vez será "p". La probabilidad de que este individuo sea el adecuado para
heredar la característica deseada será de 1/2. Sin embargo, si se ha
reproducido una primera vez, la probabilidad de que se reproduzca de
nuevo volverá a ser "p" y así sucesivas veces hasta que no se
reproduzca. Esta cantidad "p" viene dada por la fórmula:

p=Tr/(1+Tr)

donde "Tr" es la tasa reproductiva efectiva, es decir, el número de
hijos de ambos sexos que han llegado a tener capacidad reproductiva.

En las condiciones en las que estamos haciendo este cálculo (hace
100.000 años) está claro que el valor de esta cantidad debe de ser muy
próximo a 2 porque la cantidad de humanos no ha aumentado
espectacularmente hasta estos últimos milenios.

Ya hemos definido el problema y cómo se realiza la reproducción en cada
generación. En esta situación es suficiente ya con hacer pasar
generaciones y monitorizar la reproducción de cualquier forma.

El etiquetado de los cromosomas es bastante fácil, basta con identificar
a cada cromosoma inicial con un número y asignarlo a cada "individuo"
perteneciente al vector de individuos inicial. Una bonita forma es
representar cada individuo como un punto de la pantalla y cada cromosoma
como un color, de tal forma que evolucionan individuos y colores sobre
la pantalla, generación tras generación. Un detalle importante para la
generación del programa es que la población puede variar, de tal forma
que deberá sobredimensionar los vectores de individuos si no desea tener
problemas.

Con un programa tan sencillo como el descrito anteriormente se puede ver
como de miles de cromosomas iniciales, en unos pocos cientos de
generaciones se reducen a menos de una decena.
Viendo este resultado es entonces de fácil comprensión para cualquiera,
por poca imaginación que tenga, que ciertos genes que se transmiten
únicamente a través de uno de los dos sexos pueden perderse reduciéndose
a uno o a muy pocos. Esto no quiere decir, por supuesto, que el
antecesor sea único. Mas al contrario, a lo largo de unas pocas centenas
de generaciones todos los individuos iniciales serán antepasados de
todos los finales. Esto se puede comprobar haciendo ligeras
modificaciones en el programa descrito anteriormente. También es
importante tener en cuenta que una simulación como ésta no tiene en
cuenta la distribución local de poblaciones, ni las migraciones, ni
costumbres sociales ni beneficios genéticos. En esta simulación sólo se
analiza la extinción de un determinado gen o conjunto de genes que
únicamente se pueden transmitir junto y exclusivamente con el sexo.

Modelo catastrófico

Este modelo consiste en describir la teoría de la evolución utilizando
una serie de conocimientos que tenemos sobre ésta y sobre una teoría
bastante reciente que se denomina teoría de las catástrofes de R. Thom.

Esta descripción del comportamiento de las especies va a ser algo más
compleja pero si la pone en práctica y la visualiza de alguna forma
ocurrente en una pantalla de ordenador verá como se puede entender la
teoría de la evolución de las especies de forma muy simple. Podrá
entender también el cómo de unas especies derivan otras de forma suave
la mayoría de las veces y de forma muy abrupta otras. Podrá entender
cómo de una especie pueden surgir bruscamente un montón de nuevas
especies.

Lo primero y más necesario es describir un mundo de potenciales. Para
que sea más sencillo de entender imaginemos un mudo con valles y
colinas, en los cuales los valles representan los distintos nichos
ecológicos y su profundidad el nivel de adaptación necesario. En cada
nicho habrá una o varias especies compitiendo aunque para simplificar,
en lo sucesivo supondremos que esta especie es única. Dentro de cada
nicho, los individuos más adaptados estarán más cerca del punto más
profundo que los menos adaptados. Si observamos este nicho en el tiempo
veremos que, debido a cambios aleatorios, algunos individuos se alejarán
bastante del mínimo, pero con el tiempo todo permanece en torno a ese
mínimo.

Si ahora en lugar de un único nicho encontramos que hay dos muy
cercanos, el collado entre ambos será lo suficientemente bajo para que
de vez en cuando, una mutación aleatoria de una de las especies le
permita invadir el nicho de la otra y a la larga, competir con ella o
desplazarla.
Otro factor a tener en cuenta en esta simulación es que los nichos (los
valles) pueden desplazarse, o incluso desaparecer con el tiempo. Si un
valle se acerca a otro poco a poco y llega un momento en el que el
collado desaparece, la especie que estuviese en el valle menos profundo
caería hacia el más profundo de forma brusca, pues estaría bien adaptada
para el nuevo nicho y las mutaciones aleatorias tenderían a hacerla caer
rápidamente hacia el valle más profundo.

Si en lugar de suceder esto lo que sucede es que hay varios valles
cercanos y desaparece el nicho ecológico entonces la especie tenderá a
caer en todos los nichos cercanos, desapareciendo la progenitora y
apareciendo varias especies descendientes.

Este modelo se puede complicar más puesto que las mismas especies
influyen en los nichos ecológicos, haciéndolos variar considerablemente.
Sin embargo, a pesar de su simplicidad puede explicar de forma visual e
intuitiva la mayor parte de los procesos de la evolución a gran escala.
Basta con implementar el modelo en un ordenador y buscar una forma
original de visualización.

[Nota] *El presente artículo apareció publicado en PC-World Nº 139 de
fecha 01/01/98; pgs 96-97 Sección Perspectiva

                           ------------------

LAS AVENTURAS DE DON JUAN ESCÉPTICO. CAPÍTULO DE HOY:  LA HOMEOPATÍA.
Por: Claudio Pastrana

Veamos.
Me levanto como todos los días, y medito sobre la ventaja de lavarme los
dientes o revisar el correo para ver que magufería ha asaltado al mundo
mientras yo dormía.
Me decido por los dientes ya que amén de un problema de aspecto el
aliento es importante.
El problema de haberse puesto esta responsabilidad es que cuando uno
quiere hacer la vista gorda y dejar pasar el problema se hace imposible.
Y cuando no lo es, siempre hay alguien que viene y dice:
”A ver, he estado conversando con un amigo que conoce a un tío que
estuvo con una muchacha que tuvo dos sobrinos que nacieron gracias a una
medicina homeopática que le recetaron a la hermana porque no podía tener
hijos y ya ves, tiene dos hermosos mellizos. Luego: la homeopatía
funciona.”

No importa el estado de ánimo que tengamos en ese día. Uno debe resolver
entre varias opciones.

A saber:

a) Defensa de Bradbury. (Golpe frontal en la nariz).
b) Explicación filosófica de falacia de turno por problemas de lógica
simbólica.
c) Explicación química acerca de la imposibilidad de una medicina
homeopática.

A su vez estas opciones varias están matizadas por las posibilidades
siguientes:

d) Rasgada de vestiduras. (O sea "¡Por qué a mí!")
e) Matiz humorístico. (Versión seria y razonada de la estupidez
planteada)
f) Explicación seria de una estupidez mayúscula. (Versión hilarante).

Generalmente se da el caso que a la persona que se le debe la
explicación tiene poco tiempo o nosotros tenemos poco tiempo, en cuyo
caso uno intenta básicamente obviar los argumentos de autoridad y
explicarle a la persona en cuestión las bases de su creencia.

Esto se consigue mejor aportando alguna serie de preguntas como por
ejemplo en este caso:
¿Pero, tienes idea de cual es el planteo central de la homeopatía?

Ante lo que se consiguen las respuestas más insólitas.

Ejemplos:

1) Soy profesor de química. (Venga, ve a devolver el título, ladrón!.)
2) Es un tratamiento en base a hierbas y la fitoterapia es una
reconocida disciplina... (Versión no sincera de la respuesta 3)
3) No tengo la más remota idea. (Es un buen principio). (Gracias
Sócrates!)
4) Pero claro, es una rama de la medicina. (Defensa de Bradbury.)

Aquí es conveniente remedar a algún ejemplo de paciencia más allá de lo
humano aunque uno se sienta como alguien que recibió un laxante potente
alejado de un baño.
Así que lo principal será dejar en claro el principio de cómo curar con
lo mismo era la base de la homeopatía en un tiempo en que las fiebres
eran asociadas con la enfermedad real y no como un síntoma de la misma.
Podemos hablar de Hahnemann y explicar que la quinina producía síntomas
similares en la persona sana, así que para envidia de Heráclito y la
armonía de contrarios la gente se cura con lo mismo que provoca la
enfermedad.
Cuando esto se hace bien, se debe haber logrado algún tipo de atención
por parte del preguntón de turno así que es tiempo de plantear nuestra
primera disquisición.
Generalmente un buen atajo a tomar viene de la mano de la imposibilidad
manifiesta de devolver a la vida a un muerto envenenado por arsénico
ofreciéndole más arsénico.

Si esto no surte efecto podemos referirnos a la obra magna de Samuel
Hahnemann, el Organon.

Hacer referencia al Homois, "curar con lo mismo" es la afirmación
insólita que ya hemos visto pero desarrollada por el mismo Hahnemann.

Este razonamiento nos dice que una sustancia curará una enfermedad si
suministrada a una persona sana provoca los mismos síntomas o síntomas
muy parecidos a los que produce dicha enfermedad.
El problema aquí es considerar cuales serán las sustancias a tener en
cuenta y como en el caso de los ratones muertos por intoxicación de
arsénico veremos que no es posible suministrar a los pacientes las
mismas sustancias que los enfermaron.
La solución de Hahnemann a este dilema fue muy ingeniosa, desarrolló los
infinitesimales de Hahnemann.

Aquí matamos dos pájaros de un tiro, pues suponemos que cuanto mayor sea
la disolución más poderoso será el efecto.
A lo largo de la historia la medicina ha tenido cada vez mayor capacidad
y efectividad, así que, para el momento en que surgía la homeopatía esta
era una practica médica de avanzada.
Bastante inocua en su práctica, poco agresiva si la comparamos con las
sanguijuelas y sangrías comunes de la práctica médica de la época, si el
mal era menor el porcentaje de curaciones debía ser asombrosamente
superior al de la medicina galénica tradicional.

Y sin entrar en disquisiciones holísticas que probablemente no nos dejen
más que entrever el problema veamos la diferencia fundamental. La
medicina trata el agente o la dolencia, la homeopatía los síntomas.
En este retorno a lo vernáculo, a lo "greenpeace way" y a lo
alternativo, chakrátiko y "natural" es que el caldo de cultivo se hace
fantásticamente fecundo.
Lo de natural es algo que me causa enorme gracia, sobre todo cuando
consideramos que el veneno de algunos moluscos de los mares del sur o el
curare son productos perfectamente naturales. Deben ser harto
beneficiosos, ¿no?

Aunque aquí hemos llegado al punto que todo buen escéptico teme, la
afirmación:
"Mi hijo se curó con tal o cual preparado homeopático".

La principal pega aquí es tratar de hacer entender al preguntón de
turno, (que generalmente a menos que uno lo haya atado a la silla ya se
debería haber ido), que el efecto placebo puede manifestarse en el padre
y no en el hijo que recibe una medicación que no tiene idea que está
recibiendo. Vale para los preparados homeopáticos para animales.
(¡Pobres!).

Si uno se encuentra con la FÉ!!! Puede ser hora de abandonar el barco e
ir soltando las amarras de los botes salvavidas.  Pero... si el
interlocutor es aspirante a ser racional, (después de todo él preguntó,
no?) tal vez quiera escuchar algo acerca de las disoluciones hahnianas.

En las soluciones hahnianas más comunes deberíamos tener un estanque del
tamaño del sistema solar interior para encontrar algunas moléculas del
principio activo que desencadenaría los "síntomas" en el paciente sano y
que supuestamente curarán al enfermo. Sin entrar en conceptos de MOL o
Avogadro, el puro sentido común debería ser suficiente para dirimir
estas cuestiones.

Ejemplo: Los remedios homeopáticos se preparan siguiendo diluciones
decimales. Se parte de una cierta cantidad de disolución, se extrae una
décima parte y a dicha fracción se le añaden nueve decimos de agua
destilada, se agita la nueva mezcla resultante y se repite el proceso
varias veces hasta llegar al grado de dilución deseado. Son muy
habituales grados de dilución de 1/1.000.000 o 1/10.000.000, y en
algunos casos se llega a grados de dilución tan extremos que la
probabilidad de encontrar alguna molécula de la supuesta sustancia
activa en la preparado final es inferior al 50%.  Para los casos en que
el principio activo es insoluble en agua se utiliza algún agente como la
lactosa con el que se forman glóbulos.
Como dice en la web de Ferrán Tarrasa esta es prácticamente la
composición de los placebos.

Si se ha llegado a este punto tal vez nuestro interlocutor se esté
planteando en serio algunas cuestiones que hacen a la duda razonable.
Volvemos a lo de siempre, que tal vez sea lo que hace del escepticismo
algo tan divertido, olvidamos, (obviamos en realidad), que la carga de
pruebas debe caer sobre el afirmante discutidor.

Nunca lo hacemos...

Mientras sigo pensando en lo impresionante que suenan esos nombres
rimbombantes homeopáticos decido soltar las abrazaderas que sostienen al
crédulo, colocarle algunas gotas más de colirio en los ojos y soltar los
retractores de sus párpados.

Un rato más tarde lo arrojaré del auto en movimiento en la puerta de su
casa.
Antes de dormir un pensamiento reconfortante me asalta el cerebro:
"Nada como el método Ludovico para generar escepticismo."

Para más información:

Web de Ferrán Tarrasa http://www.geocities.com/CapeCanaveral/2352/

                           ------------------

EL MISTERIOSO VUELO Q33NYC
Por: Mariano Cognigni

A los pocos días de atentado a las torres gemelas, recibí un llamado
telefónico de un amigo  que me alertaba, me iba a dejar con la boca
abierta del asombro, esta vez no iba a poder negar la realidad del
ocultismo y del misterio mismo, yo que siempre descreo de "todas esas
cosas" estaba a punto de sucumbir ante la evidencia. Simplemente debía
seguir sus instrucciones paso a paso:

A) Encender la computadora
B) Ir al programa Word
C) Bloquear mayúsculas
D) Seleccionar como fuente tipográfica" Windings" que reemplaza letras y
números por dibujos E) Escribir el número de uno de los vuelos que
impactó contra una de las torres gemelas, el "Q33NYC" y el resultado que
obtuve fue este:

Q33NYC

Debo reconocer que durante un instante me asombró, pero en seguida
reconocí que no era ése el tipo de sigla que se utiliza en la
nomenclatura de los aeropuertos para codificar los vuelos, fui al
periódico y, efectivamente, no había ninguna similitud entre los códigos
de los vuelos siniestrados y el que me proporcionó mi amigo, a quien
llamé de inmediato y le brindé la explicación, con su correspondiente
aclaración que le habían tomado el pelo ingenuamente y le dejé algunos
improperios para retransmitir a quien tuvo la gentileza de mostrarle
como se desentraña el destino oculto en los códigos aéreos.

Yo tenía la esperanza que la tan asombrosa como falsa revelación,
recorriese ahora el camino inverso que había seguido hasta mí y
retornara a quien la originó, pero con el cargamento de insultos
acumulados por las cientos o de personas que fueron engañadas. Pero,
para mi asombro, a los pocos días escucho en una emisora radial de
amplitud modulada (que tiene alcance nada menos que a diez provincias
Argentinas), la misma trascripción misteriosa, bajo los comentarios del
periodista: ¡Creer o reventar! ¡Esto es un fenómeno!

Inmediatamente me prendí al teléfono y le aclaré el tema, pero no fue
suficiente, se limitó a decir que un oyente estaba en desacuerdo con lo
que él y sus colaboradores veían en la pantalla de la computadora. Dos
llamadas mas debí realizar para que aceptara públicamente que los datos
eran incorrectos, datos que, dada la situación mundial que se vivía por
esos días, eran muy fáciles de chequear para el ciudadano común, ya que
era prácticamente imposible no tener a mano. Pero en ningún momento
aceptó que había sido engañado, ni que cometió el error de no chequear
la información, ni que sería solo una casualidad si fuese cierto.

Desmentir cualquier noticia sobrenatural y misteriosa no vende, no es lo
que la mayoría quiere oír, no es lo que sorprende, pero es una
responsabilidad periodística y debe ser ejercida con ese tipo de
información y con cualquier otro. Y esto lo sabía el periodista, pero
esquivó el problema sin permitirme salir al aire cuando llamaba por
teléfono, porque iba a recibir una reprimenda de su jefe por haber
lanzado a los cuatro vientos tamaña desinformación, mas digna de un
alumno del primario, que del jefe del servicio informativo de la radio
mas importante del interior del país.
Esta extraña premonición de atentado oculto en un número de vuelo es una
combinación irresistible de numerología y conspiracionismo, por lo que
no sería de extrañar que vuelva a circular al cumplirse el primer
aniversario de la tragedia de las gemelas.

Mientras tanto, yo he estado practicando para poner una agencia de
noticias: La patente del vehículo robado para perpetrar el atentado
contra la mutual judía de Buenos Aires es" ZMY 666 "que escrita en
windings resulta:
ZMY666
Estoy aprendiendo ¿no? espero que si porque me ha llevado como cinco
minutos idearlo.

[Nota] *Mariano Cognigni es miembro de ASALUP (Asociación Argentina de
Lucha contra las Pseudociencias).

                           ------------------

DOS AÑOS DE EL “DIGITAL”
Por: Manuel Caro Terrón

Quince días para visitar el norte de España. Pero no ha podido ser. Los
problemas de siempre -incompatibilidad de calendario entre mi pareja y
yo-, me han obligado a pasar la primera quincena de agosto en Madrid.
Pero, en vez de blasfemar, he decidido ver el lado positivo de la
desgracia: quince días de "turismo cultural" en la capital de España
tampoco están mal. Así, cargado con la cámara de fotos, me he dedicado a
hacer todas esas cosas que uno, mientras se gana el pan, no puede hacer.
Sin embargo, las visitas a los museos y parques madrileños no me han
servido únicamente para alegrarme el espíritu, sino que me han ayudado a
conocer cómo está la "magufería" a pie de calle.

De esta forma, he podido ver cómo un iluminado con megáfono vociferaba,
acompañado por dos señoritas con pompones de colores, gritos de alabanza
a su señor Jesús en plena Puerta del Sol. Me sentí "miembro de una
iglesia" en pleno Parque del Retiro. Conocí a un señor que explicaba que
los vendajes de las momias egipcias eran invención extraterrestre, junto
a la puerta del Museo Arqueológico. Y pude volver a leer lo que el Museo
de Ciencias Naturales decía del celacanto (1), en contra de las
paparruchadas de Enigmas, Más Allá y Akásico.

Vaya -pensé-, son demasiadas las tonterías que el pensamiento mágico
promulga. Va a ser difícil hacer que esta sociedad gire la cabeza cuando
vea estas manifestaciones de locura, analfabetismo y fraude. Va a ser
difícil, sí, somos pocos, con pocos medios, nuestra audiencia es escasa.
Por suerte, la sociedad no está sola e indefensa ante el oscurantismo y
la mentira. Una joya de la divulgación científica y racional lleva
ayudando desde, hace hoy, dos años a que los farsantes lo tengan más
difícil para engañar a los ciudadanos que hablan -o, al menos, leen-
nuestro idioma. Esa sabrosa manzana en el cesto de las podridas se llama
El Escéptico Digital.

Editada por ARP-SAPC, El Escéptico Digital (o El Digital, o el
EEDigital, como prefieran) es una publicación gratuita que, en formato
de boletín electrónico, llega hoy a casi dos millares de personas (hace
dos años sólo cuatro eran los suscriptores). En El Digital, el lector se
puede encontrar con artículos de física, de química, de biología, de
antropología, de historia, de astronomía, ..., escritos, aquí su mayor
logro, para que la generalidad del público -no experto, en su mayoría-
disfrute de su lectura sin necesidad de poseer unos extensos
conocimientos previos. Divulgación científica para todos. Obviamente, en
El Digital también se pueden leer mordaces críticas en contra del
pensamiento mágico, textos que demuestran lo falso de las teorías de
algún farsante, o advertencias sobre fraudes médicos. Todo lo que sirva
a la sociedad para defenderse en contra de cuatreros de la mentira.

Nuestro más sincero agradecimiento a aquellas personas que hacen que El
Escéptico Digital llegue cada mes a nuestro buzón electrónico de correo.
Nuestra más sincera enhorabuena a aquellos que llevan dos años
divulgando ciencia y pensamiento crítico mediante este boletín.

¡Ánimo y, seguid así!

(1) No sabemos si calificar esto de cómico o de trágico. Vean los
artículos "Larga vida al coelacanth"
(http://www.magufomedia.com/leer.php?id=304) y "Otra ración de
celacanto" (http://www.magufomedia.com/leer.php?id=308), escritos por el
mismo autor.

[Nota] *Manuel Caro Terrón es Co-Director de MAGUFOmedia
(http://www.magufomedia.com), una de las webs de referencia en torno a
la crítica al mundo de las creencias irracionales y pseudocientíficas.
Desde la Redacción del Escéptico Digital (el EEDigital ese al que hace
referencia en su artículo) queremos agradecer su mensaje de apoyo y
asegurarle que seguiremos haciendo lo posible por llenar los buzones de
nuestros estimados suscriptores.

                           ------------------

La Vanguardia http://www.lavanguardia.es/

LA PROFECÍA DE SAN MALAQUÍAS
Por: Miguel Siguan msiguan@...
Artículo enviado por: Luis Alfonso Gámez

Hace unos días asistí a una curiosa controversia. En una tertulia se
comentaba la sorprendente obstinación del actual pontífice no sólo por
seguir ejerciendo sus funciones a pesar de sus debilidades físicas si no
por su empeño en trasladarse a lejanas tierras sobreponiéndose a sus
achaques.

Varios de los contertulios consideraban evidente que si lo hacía es
porque estaba convencido de que nos estamos acercando al final de los
tiempos, quizás incluso porque sospecha o cree saber que con él
terminarán a la vez la Iglesia y el papado. Diferían en cambio en cuanto
al origen de esta sospecha o de este convencimiento. Para uno esto era
el último de los secretos de Fátima contenido en la carta que la
pastorcita le entregó hace un tiempo. Para otro, en cambio, bastaba con
que tuviese en cuenta la profecía de san Malaquías en la que el
acontecimiento está ya previsto desde hace muchos siglos. Y aquí es
donde me vi obligado a intervenir para precisar el contenido de este
documento singular.

La profecía conocida como profecía de san Malaquías se pudo leer por
primera vez en un libro titulado "Lignum vitae", del benedictino Arnaldo
Wion, publicado en Venecia en 1595. Y su contenido profético consiste
simplemente en una relación de 112 papas que empieza con el que regía
los destinos de la Iglesia en tiempos de san Malaquías, en el siglo XII,
y termina con el que presenciará el final de los tiempos, con la
particularidad de que cada uno de ellos no es designado por su nombre
sino por un mote o emblema en latín... Desde su publicación a finales
del siglo XVI la profecía de san Malaquías gozó de una gran
credibilidad, alcanzó una gran difusión y se utilizaba
sistemáticamente para prever la época en que ocurriría el Apocalipsis.

También es cierto que, con el tiempo, en los propios círculos
eclesiásticos aparecieron voces críticas que ponían en duda su
autenticidad y encontraban sospechoso que los emblemas correspondientes
a los papas anteriores al momento en que fue publicada la profecía se
correspondiesen claramente con características del Papa al que
significaban mientras que para los Papas posteriores a la publicación
las relaciones entre ellos y los lemas de la relación eran mucho más
forzadas y rebuscadas. Y se propuso la explicación de que la supuesta
profecía era en realidad una fantasía urdida con fines muy concretos. A
finales del siglo XVI la sede papal estaba vacante y las deliberaciones
de los cardenales que debía elegir al sucesor se prolongaron durante
meses sin que se lograra articular una mayoría. La profecía sería una
argucia de los partidarios del cardenal Simonelli, quienes presentando
una supuesta profecía en la que al Papa siguiente se le designaba como
"ex antiquitate urbe" pretendían demostrar que su candidato, que era
natural de Orvieto, era quien debía asumir el solio pontificio.

Aunque desde hace mucho tiempo los historiadores de la Iglesia
consideran muy probable esta versión, el hecho es que la profecía ha
seguido teniendo muchos defensores convencidos de la adecuación entre
los motes de relación y los Papas correspondientes. Probablemente la
razón de fondo del prestigio de la profecía es que los humanos siempre
hemos sentido una gran curiosidad por anticipar el futuro y que frente a
otras profecías, como la celebérrima de Nostradamus, oscuras y
enigmáticas, que permiten toda clase de interpretaciones en cuanto a su
significado y en cuanto al tiempo de su cumplimiento, la de san
Malaquías es de una absoluta precisión y el único motivo de
incertidumbre es la duración de cada pontificado. Sea cual sea el motivo
el hecho es que el prestigio de la profecía ha llegado hasta nuestro
tiempo y ha inspirado muchos y sesudos volúmenes por no hablar de
exégesis ramplonas y tremendistas como las que todavía hoy se publican
en Estados Unidos. Pero para el lector interesado lo mejor es acudir al
volumen 47 de la enciclopedia Espasa, publicado en 1922 y reeditado
varias veces, que en la voz "profecía" describe con detalle la profecía
de san Malaquías, y enumera todos los pontífices por sus lemas. Cuando
se publicó este volumen de la enciclopedia, el solio de san Pedro lo
ocupaba Pío XI, el 105 en la relación de la profecía, y el epíteto que
ésta le dedica es "fides intrepida". Al pontífice que debía sucederle,
el 106 de la serie, lo denomina "pastor angelicus" y con este apelativo
se llamaba muchas veces a Pío XII. El 107 es "pastor et nauta"
denominación que podría aludir al hecho de que Juan XXIII, el Papa
bueno, era obispo y patriarca de Venecia, ciudad de navegantes. El 108
"flos florum" sería Pablo VI, el 109
"de medietate lunae" Juan Pablo I y el 110 "de labore solis" el actual
pontífice. O sea que según la profecía no es el último sino que todavía
quedan otros dos, el 111 "de gloria olive", lo que parece aludir a una
época de paz, y el último, el 112 de la relación, del que la profecía
dice literalmente: "En la última persecución de la Santa y Romana
Iglesia ocupará el solio Pedro Romano el cual apacentará sus ovejas en
medio de grandes tribulaciones pasadas las cuales la ciudad de las siete
colinas será destruida y el juez tremendo juzgará a todas las gentes". O
sea el juicio final y el fin de los tiempos. De modo que según la
profecía del monje irlandés, y así se lo hice notar a los contertulios,
el Papa actual no será el último aunque es cierto que el final está
cercano. A lo que me cuidé de agregar que entre los exegetas de la
profecía tampoco faltan los que consideran que el pontificado de Pedro
Romano marcará simplemente el final de una época, la época petraica
iniciada por san Pedro y en la que la Iglesia se ha basado en el poder,
y que será sustituida por la época juánica en la que, de acuerdo con el
evangelio de san Juan, la nueva iglesia será la iglesia del amor. La
época en la que el león y la oveja apacentarán juntos y en que surgirá
un cielo nuevo y una tierra nueva.

                           ------------------

MagufoMedia http://www.magufomedia.com

LODOS DEL 11-S
Por: Vicente Prieto

A pesar de que la tragedia ocurrida el New York el pasado 11 de
septiembre de 2001 cogió a todo el mundo de sorpresa, enseguida
empezaron a hacerse oír las voces de los espabilados de siempre
asegurando que ellos ya lo sabían, pero que por distintas circunstancia
no lo hicieron público, o si lo hicieron fue de una forma tan rebuscada
que lo mismo valdría para predecir los atentados que la "novena" del
Real Madrid. Vaya porquería de profetas, que solo nos enteramos de que
lo habían profetizado cuando ya ha ocurrido, para eso podían haberse
ahorrado el trabajo. Parafraseando a Cruz y Raya: "Si hay que profetizar
se profetiza, pero profetizar pa ná es tontería" J .

En aquel momento, se evidenció la falta de sentido de critico de algunos
medios de comunicación que se hicieron eco de supuesta profecías de
Nostradamus (que resultaron ser más falsas que un euro con la cara de
Bush), de coincidencias numerológicas etc. incluso algunos periódicos
editaron libros sobre profecías, algunas cadenas de TV emitieron
programas especiales que comenzaban con las supuesta profecías etc.
(véanse los distintos artículos que MAGUFOMEDIA dedicó al asunto
http://www.magufomedia.com )

Cuando creíamos que ya había pasado lo peor, nos encontramos con una
segunda hornada de visionarios que ven en aquel fatídico día una señal.
En algunos casos, como el de la secta Néo-Phare, les sirven para
anunciar el fin del mundo (¡qué poco originales!). Lo preocupante del
caso, es que hay indicios suficientes como para suponer que los miembros
de esta secta están preparado un suicidio colectivo y, a pesar de las
denuncias de los familiares de adeptos, las autoridades se ven
impotentes para actuar.  Y sino lean lo que publicaba el Correo Gallego
el pasado Martes 3 de septiembre de 2002 en su sección de Cultura y
Sociedad
(www.elcorreogallego.es/periodico/20020903/Cultura-Sociedad/N133470.asp)

El fin del mundo, el 24 de octubre

Ahora resulta que el fin del mundo se producirá el próximo 24 de
octubre. Esto es lo que creen una docena de miembros de una nueva secta
apocalíptica Néo-Phare, considerada por los servicios secretos como la
más inquietante de las que actúan en Francia, informa el diario
parisiense Le Figaro. Los adeptos de este grupo destructivo, provistos
de víveres para preparar el último viaje con destino a Venus, están
atrincherados desde hace dos meses en un chalet casi abandonado de
Nantes. Están convencidos de que el fin del mundo se originará en un
cataclismo terrestre o por el desembarco de platillos volantes. Su
líder, de 36 años, es conocido con el sobrenombre de" Arnaud". Al
parecer encontró la revelación en un texto esotérico de Andre Bouguenac,
que usa un lenguaje inspirado en la cábala y la numerología. Su
revelación fue acogida con escepticismo por el resto de los miembros de
la secta hasta el 11 de septiembre, cuando Arnaud explicó que había
visto en los atentados una señal del fin de los tiempos. Un ex sectario,
conocido con el nombre de Anouk, ofrece su testimonio en el periódico
parisiense: "Arnaud, inspirándose en el Evangelio, quiere crear la
Familia divina de los apóstoles del nuevo mundo, nacida del cataclismo
final. La alarma saltó cuando algunos familiares de los seguidores de
Arnaud se dirigieron a la "Asociación para la defensa de las familias
contra las sectas" que a su vez alertó a la misión gubernamental que se
ocupa de este tema. La preocupación general ante la posibilidad de un
suicidio colectivo se basa en los últimos hechos protagonizados por
adeptos a este grupo: en el pasado mes de julio, uno de ellos se tiró
bajo las ruedas de un coche en marcha y otros dos se tiraron desde lo
alto del castillo de Clermont. La policía sigue vigilando el chalet pero
el vacío jurídico que existe en Francia sobre el tema de las sectas no
permite por el momento ningún tipo de intervención.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

NO ES UNA ASIGNATURA MÁS
Por: Cayetano López
Artículo enviado por: Luis Alfonso Gámez

Con frecuencia se dice que la presencia de la asignatura de Religión en
las escuelas no es más que una consecuencia del derecho que tienen los
padres de educar a sus hijos en las creencias que deseen. Pero de este
principio no se deriva la introducción de la asignatura de Religión en
el currículo docente, como no se deriva del derecho a la libertad de
expresión que todo ciudadano que lo desee tenga asegurada una columna en
un periódico o un espacio en la radio o en la televisión. Impedir u
obstaculizar la formación religiosa o el culto en una determinada
religión, como limitar la libertad de expresión, es otra cosa, por
desgracia bien conocida en Estados no democráticos. Y con el estímulo o
la complacencia, además, de la religión oficial en los casos de
regímenes confesionales. EE UU es un ejemplo de radical separación entre
escuela pública y formación religiosa, y no creo que nadie ponga en
cuestión que se trata de un Estado que respeta las creencias religiosas
y la libertad de expresión de sus ciudadanos.

Otro argumento frecuente es el papel central que las religiones han
jugado en la historia política, social y artística, y que siguen jugando
en muchos conflictos de hoy. Examinar este papel es lo que debería
inspirar la nueva asignatura de Cultura, Religión y Sociedad, pero no
como una alternativa a la religión, sino para todos los alumnos, sean
cuales sean sus creencias. Pocas cosas serían hoy más formativas que una
visión objetiva y racional del fenómeno religioso, pero a veces
olvidamos que lo que se está discutiendo es otra cosa: una asignatura
confesional, Doctrina y Moral Católica, y que sólo para justificar ésta
se aluda a aquélla. Cuando en un Estado confesional se incluye la
catequesis como asignatura obligatoria, la Iglesia no suele reclamar una
historia de las religiones ni cualquier otra visión crítica y objetiva
del fenómeno religioso. Pero cuando esta situación ya no es sostenible,
al organizarse la sociedad sobre principios de neutralidad religiosa, la
Iglesia hace lo posible por conservar los privilegios propios de la
confesionalidad. En el caso de España, ha conseguido preservar una
asignatura cuyos contenidos y profesores están bajo su control, aunque
no puede ser ya obligatoria para todos. Y ante la eventualidad de que no
asistir a esta clase sea considerado como algo ventajoso o atractivo, se
exige castigar a quienes no la elijan obligándoles a cursar otra. Y si
la religión es evaluable y su calificación cuenta, lo mismo debe ocurrir
con la asignatura alternativa; no porque considere la Iglesia que es de
gran importancia pedagógica, sino para hacerla tan difícil como la
asignatura confesional. Sin duda merece la pena debatir sobre la
conveniencia de que todos los alumnos estudien el hecho religioso, pero
no es ésa la preocupación de los obispos, sino la de dificultar la
elección de quienes no quieran asistir a la clase de religión.

Por lo demás, difícilmente podría ser esta asignatura como las otras. En
éstas, los contenidos que se consideran básicos están fijados por las
autoridades educativas, previa discusión en los órganos competentes. Y
los profesores son seleccionados por procedimientos que garantizan la
publicidad y el contraste de méritos entre los concurrentes, disponiendo
de libertad para enfocar sus enseñanzas como crean oportuno. Nada de
esto ocurre en la asignatura de Religión, cuyos contenidos escapan al
control ministerial y cuyos profesores son designados por los obispos,
aunque pagados con cargo al erario público. Añadan los atropellos
cometidos contra profesores que han sido expulsados por conductas
perfectamente aceptables en democracia e irrelevantes en su desempeño
profesional; algo impensable para el resto de los docentes.

También se reivindica el hecho de que religión y democracia no son
incompatibles. Desde luego, no lo son, como tampoco son incompatibles
religión y dictadura, lo que demuestra que la educación religiosa y la
educación en valores democráticos y de ética civil no son
intercambiables.
Puede discutirse genéricamente sobre la relación entre religión y
democracia, pero el hecho es que los regímenes más democráticos son
aquellos en los que hay una clara separación entre Iglesia y Estado,
mientras que son incontables los ejemplos de Estados confesionales
dictatoriales. Algo de esto sabemos en nuestro país.

La única solución razonable es, por tanto, que la formación confesional
esté fuera del currículo y del horario escolar y a cargo de profesores
escogidos y pagados por las autoridades eclesiásticas. Y si este tipo de
enseñanza se imparte en centros públicos, entonces habría que asegurarse
de que sus contenidos no son incompatibles con los principios
democráticos que informan nuestra organización social.

Finalmente, hay en este asunto una vertiente suplementaria, ajena al
debate pedagógico, que son los acuerdos de España con la Santa Sede. Y
es que, llegados a cierto punto en la discusión, ésta se zanja aduciendo
a la existencia de un tratado internacional de obligado cumplimiento por
encima de cualquier argumento educativo. Aunque parezca mentira, una
parte de lo que nuestros niños y jóvenes deben aprender se ha pactado
con otro Estado, dejando contenidos y profesores a su arbitrio o al de
quienes actúan como sus delegados. Algo por completo impensable en otras
parcelas de la educación, lo que demuestra que no nos encontramos ante
un debate libre sobre opciones pedagógicas. Sería, en consecuencia,
imprescindible modificar el Concordato para evitar situaciones como la
presente.

                           ------------------

Divulcat http://www.divulcat.com/

LA TV Y LOS CIENTÍFICOS FLORERO
Por: Miguel Ángel Sabadell

Como estoy en la lista de la productora Granota Roja, de Valencia, me
han llevado algunas veces al Canal 9, al programa de Ana Lozano en TVE y
al de Otra dimensión, de Antena 3, al pertenecer a la misma productora.
De florero, claro. Soy consciente de ello. Siempre invitan a algún
científico para darle un tono serio a ese circo.

¿Y por qué contribuyo? Es la gran pregunta, porque una persona con
sentido común no debería estar ahí. El problema es que si no hay alguien
con cierto rigor que diga que todo eso es mentira, a lo mejor los
espectadores se lo creen todo...

Y aunque también parezca mentira, no acabas de creerte que el nivel de
los participantes sea tan bajo. Pero es algo que promueven las propias
productoras. Traen al que la va a decir más gorda, no les interesa más
que llamar la atención. Te encuentras con dos clases de tipos: los que
deberían estar bajo tratamiento y los que creen lo que dicen y con los
que aún se puede discutir.

Y es que hay gente que necesita creer para huir del mundo cotidiano. Es
la manera de ser importantes; muchos de ellos están convencidos de que
aportan algo nuevo a la ciencia, se creen una especie de profetas. Luego
están los realmente caraduras, como una vidente que me confesó que tenía
un gran chalet en Marbella y dos Mercedes y no estaba dispuesta a
renunciar a ello.

De todo ello, la TV es responsable. Si estás montando un circo tienes
que advertir previamente que lo que se va a ver no es cierto, que sólo
es un espectáculo, porque sino el espectador cree que es verdad todo.
Estos programas hacen mucho daño y creo que debería haber cierto control
sobre ellos.

Y no es cierto que no sea posible divertir desde la ciencia. Yo fui
asesor del programa 2.Mil , en La 2, y teníamos un par de puntos de
audiencia por encima de la media. Se puede hacer, pero claro, el talento
es escaso y cuesta caro. Lo más barato es producir este tipo de circos.

                           ------------------

La Nación http://www.lanacion.com.ar/

LA CARTA DEL TAROT
Por: Mario Diament

Crónicas norteamericanas

El descubrimiento de una carta de tarot junto a una de las víctimas del
misterioso francotirador que aterroriza a la población de Washington y
aledaños ha provocado un inesperado interés en este enigmático juego,
originado en Italia, a mediados del siglo XIV.

La carta, hallada en un parque, frente a una escuela y a unos 150 metros
del lugar donde un niño de 13 años fue herido, era el naipe llamado "la
muerte", el número 13 de un mazo de 78. En el dorso, el francotirador
escribió el mensaje: "Queridos policías, yo soy Dios".

La mayor parte de los expertos en tarot consultados por la prensa
coinciden en que si la intención del múltiple asesino era vaticinar la
muerte de su víctima, eligió el naipe equivocado, puesto que la carta
número 13 no augura desaparición física sino "conclusiones, transición o
una inminente renovación". Una carta más adecuada en este caso hubiera
sido el 10 de espadas, que predice mayores catástrofes y ruinas que "la
muerte". La número 13 pertenece al grupo de 22 cartas llamadas "arcanas
mayores" o "triunfos", y que se refieren a áreas que escapan a nuestro
control; las 56 restantes, llamadas "arcanas menores", se ocupan de
cuestiones que el inquisidor puede controlar.

La ilustración más popular de la carta número 13 es la del mazo llamado
Rider-Waite, diseñado en 1909. Consiste en un esqueleto metido dentro de
una armadura, montado sobre un caballo blanco y portando un estandarte
con el 13 en números romanos, marchando en medio de reyes y papas que se
prosternan a su paso. La Rider-Waite es apenas uno entre los que se
estima deben ser unos 1400 juegos diferentes de cartas de tarot que se
encuentran en circulación, incluyendo uno con estrellas del rock donde
la imagen de la carta de la muerte corresponde a John Lennon.

El más antiguo de estos mazos que ha logrado sobrevivir es el llamado
Visconti-Sforza, creado para el duque de Milán alrededor de 1440. Hay
dos versiones de este juego, uno en la Biblioteca Pierpont Morgan, de
Nueva York, y otro en la Universidad de Yale.

En un comienzo, estos naipes se utilizaban para jugar un juego parecido
al bridge al que llamaban tarocchi, pero eventualmente el juego se
difundió en el resto de Europa, y en el sur de Francia recibió el nombre
de tarot. Las imágenes que llevaban las cartas, como "el tonto" o "el
diablo", se inspiraban en los disfraces carnavalescos de la época.

Al tarot no se le atribuyeron cualidades místicas sino hasta fines del
siglo XVIII. Un escritor francés, Antoine Court de Gebelin, publicó un
libro donde sostenía que los símbolos del tarot contenían la sabiduría
secreta de un dios egipcio llamado Thoth y otro contemporáneo,
Jean-Baptiste Alliette, escribiendo con el seudónimo de Etteilla,
publicó un tratado utilizando las cartas de tarot como instrumentos de
predecir el futuro.

A partir de entonces, la popularidad del juego creció a la par de la
fascinación de los europeos del siglo XIX con las ciencias ocultas.

Desembarco

Hacia 1900, la moda del tarot desembarcó en los Estados Unidos de la
mano de asociaciones místicas como la Sociedad Teosófica y los
Rosacruces. Se estima que hoy en día, por lo menos 10 millones de
personas en los Estados Unidos poseen un mazo de cartas de tarot.

La generalizada convicción de que el francotirador de Washington no
pasaba de tener un conocimiento más que elemental (y como se ha visto,
equivocado) del significado de las cartas del tarot mereció, por lo
menos en un caso, una interpretación alternativa.

Rachel Pollack, autora de una docena de libros sobre el tarot, advirtió
la coincidencia entre el número de la carta, "13", y la edad del
estudiante herido. La siguiente carta del mazo, la "14", llamada
"temperancia", se ilustra habitualmente con el arcángel Miguel y el
siguiente ataque del francotirador ocurrió en el exterior de unas
tiendas llamadas, justamente, Miguel.

                           ------------------

EL ISLAM CONTRA LA LIBERTAD
Por: Antonio López Campillo
Artículo enviado por: Julio Arrieta

El 17 de septiembre en el tribunal Correccional de París se juzgaba al
escritor Houellebecq por "haber incitado al odio de un grupo de personas
por el hecho de ser miembros de una religión". En realidad, se le
juzgaba por haber dicho en una entrevista a la revista Lire que "la
religión mas tonta era sin duda el Islam". Le acusaban organizaciones
musulmanas de Francia, apoyadas por la Liga de los Derechos del Hombre.
Salieron en su defensa, como testigos a su favor, Philippe Sollers,
Michel Braudeau, Dominique Noguez, Fernando Arrabal y periodistas como
Josyane Savigneau, del diario Le Monde. Sollers declaro a una pregunta
del abogado de la acusación que "no ver el humor en los términos de
Houellebecq, es volver al delito de blasfemia". Fue Arrabal el que llevó
la voz cantante, haciendo reír al público y al tribunal, al ridiculizar
la acusación, razonando y apoyándose en Maimónides y Averroes. El fiscal
Beatrice Angeli pidió que el acusado fuera declarado no culpable. El 22
de octubre se conocerá la sentencia.

El proceso contra Houellebecq por parte de los musulmanes franceses, es
un intento de restablecer el delito de blasfemia, que fue abolido hace
más de 121 años por la monarquía de Julio en Francia. Es también un
intento para defenderse de los ataques contra que generan las acciones
de los islamistas, que se presentan, con toda razón, como defensores del
Islam autentico. Estos muestran con sus actos un aspecto de esa religión
que sus seguidores en occidente han tratado de encubrir. Hoy aparece
esta doctrina religiosa como violenta e intransigente, no en
declaraciones o en proclamas, sino en actos mortíferos.

Este proceso a un escritor tiene el efecto, de continuar, mediante un
juicio público, la campaña que las comunidades musulmanas de Francia
mantienen desde hace años para modificar las leyes francesas a su favor;
como el asunto de los pañuelos de las niñas en las escuelas, o pedir que
no existan las clases mixtas, o que no se expliquen ciertas teorías a
los alumnos musulmanes. Ello significa que las leyes establecidas
democráticamente por los ciudadanos franceses son incompatibles con su
cultura. Y al hacerlo se declaran opuestos a todo tipo de integración.
Saben que su cultura es incompatible con la cultura occidental. Ese es
el problema. Reconocen los musulmanes llamados moderados, es decir, los
que viven en occidente, al actuar como actúan, que no hay convergencia
posible entre las dos culturas, que los modos de vida y pensar del
occidente son mortales para su cultura. Esto es lo que declaran hoy con
sus acciones y peticiones "legales" aquí, como lo hacen con sus acciones
"duras" los islamistas.

Según los doctrinarios musulmanes, la "occidentalización" de los países
musulmanes es la causa de la decadencia de su cultura. Por eso tiene que
tratar de "atenuar" los efectos mortales de la cultura occidental allí
donde se encuentren. Aquellos que piensan que hay que ceder, que hay que
conceder para vivir en paz, no se dan cuenta que "ellos" no quieren y no
pueden ceder, y que si quieren salvar la cultura islámica, hoy en
decadencia, no debe ser a costa de matar la nuestra.

No se debe amar a su "prójimo" más que a sí mismo, so pena de
desaparición como ser humano.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

MARK LEHNER EGIPTÓLOGO: 'AHÍ DENTRO, EN LA GRAN PIRÁMIDE, HAY ALGO POR
DESCUBRIR'
Por: Jacinto Antón / Madrid
Noticia enviada por: Luis Alfonso Gámez

El hombre teme al tiempo, pero el tiempo teme a las pirámides, reza el
viejo proverbio árabe. Y las pirámides, ¿a quién temen las pirámides?
Seguramente a hombres como el egiptólogo estadounidense Mark Lehner,
capaces de revolver en sus pétreas entrañas y de desvelar sus bien
guardados secretos.

Lehner, de 52 años, es uno de los mayores expertos mundiales en
pirámides y autor de la imprescindible The complete pyramids (1977) y
una de las estrellas del actual firmamento de la egiptología junto a
personajes como Nicholas Reeves o Kent Weeks. Ha viajado a Madrid
después de ser protagonista, con su colega egipcio Zahi Hawass, de la
exploración mediante un robot de un extraño canal en el interior de la
Gran Pirámide de Keops, en Giza. La investigación, cuyo momento
culminante, la superación de una portezuela en el conducto, se
retransmitió en directo por televisión, acabó con un nuevo enigma, pues
reveló la existencia de lo que parece otra puerta.
”Las pirámides y sus cámaras secretas” lo emite el sábado a las 22 horas
Nacional Geographic Channel. Lehner suele lucir sombrero y aire audaz a
lo Indiana Jones, pero hoy en Madrid ofrece un aspecto cansado y algo
tenso. Se podría pensar que es por no haber encontrado un arca perdida,
pero se debe en realidad a que le han extraviado la maleta.

Pregunta.- Por favor, ¿qué hay ahí detrás, en el canal?
Respuesta.- De verdad, no lo sé. Pero déjeme que subraye que todo es muy
extraño. Nos sorprende el enorme cuidado con el que fueron realizadas
esas piezas de piedra caliza que bloquean el paso, muy pulidas, muy bien
hechas. Todo está construido muy cuidadosamente.
P.- Se ha hablado de improntas de sellos y de huellas digitales en esas
portezuelas.
R.- No hay nada de eso.
P.- Resulta un poco frustrante.
R.- Bueno, hemos ido un poco más allá en el misterio y eso no ha hecho
más que acrecentar el enigma. Pero no estamos nada decepcionados. Le
diré una cosa: lo que está claro es que hay algo ahí. Si se tomaron
tanto cuidado es por algo. Todo esto de la exploración, lo que ha hecho
es que sintamos más curiosidad y más ganas de seguir investigando. Vamos
a seguir, y saldrá más información, toda una historia de por qué y para
qué se hicieron esos conductos, lo que contribuirá a darnos datos
fundamentales sobre la Gran Pirámide.
P.- ¿Cuándo volverán a avanzar?
R.- Necesitamos un poco de tiempo; ha sido agotador llegar hasta aquí.
Hay que volver a planificar la acción. Hay que obrar con mucha
prudencia; en la egiptología se va siempre paso a paso.
P.- En fin, ¿su experiencia en pirámides no le permite aventurar algo?
R.- Es difícil de decir, porque la Gran Pirámide es la única que tiene
esos conductos.
P.- El conducto que investigan, el canal sur de la llamada Cámara de la
Reina, y su simétrico, el norte, son diferentes de los otros dos que
parten de la Cámara del Rey.
R.- Sí, aquellos llegan hasta fuera, éstos no, por lo que sabemos. Y su
arranque en las paredes de la Cámara de la Reina estaba escondido hasta
que los descubrió y abrió Dixon en 1872. Una de las investigaciones a
realizar es tratar de encontrar el punto adonde irían a desembocar en el
exterior y tratar de entrar desde ahí.
P.- Aparte de los canales que estudian, ¿cree que hay más misterios en
la Gran Pirámide? Se habla recurrentemente de cámaras secretas,
pasillos, pozos. Desde el califa Al Mammun en el siglo IX hasta las
investigaciones con escáner electromagnético de los japoneses de la
Universidad de Waseda en 1987 y la controvertida exploración del robot
Upuaut del alemán Gantenbrink en 1993, todo el mundo ha buscado esos
espacios escondidos.
R.- Claro que es posible encontrar cosas sorprendentes en la Gran
Pirámide. Recuerde que en 1954 se descubrió entero, desmontado, en una
trinchera al pie de la cara sur, uno de los barcos solares del faraón. Y
en 1987, otro, que aún no se ha extraído. En 1925 se halló, intacta, la
tumba de la reina Hetepheres, la madre de Keops, a 12 metros de la
pirámide. Y en otra pirámide, la de Esnefru, en Meidum, un equipo
francoegipcio descubrió en 2000, mediante una endoscopia, dos nuevas
cámaras y un pasillo que nadie conocía.
P.- ¿Cuál es para usted el gran misterio de la Gran Pirámide?
R.- Su significado. Sabemos que fue la tumba de un dios, de un faraón,
pero no qué significaba. La Gran Pirámide es única en su sistema de
cámaras. La única en que la cámara funeraria está tan alta. ¿Por qué? ¿Y
por qué tres cámaras? La mayoría no creemos ya que fuera porque el
faraón cambiara de opinión. A entender todo eso nos pueden ayudar el
robot y sus descubrimientos.
P.- Pero los conductos son muy pequeñitos, ¿no es descorazonador eso?
R.- Son pequeños, pero pueden llevar a una cámara. Pueden haber puesto
muchas cosas ahí. Verá, no creo que haya una cámara muy grande detrás de
la puerta, porque está muy cerca de la superficie de la pirámide, pero.
P.- ¿Qué podría haber?
R.- Herramientas de los trabajadores, escrituras sagradas, una estatua
del faraón.
P.- ¿Sabemos a ciencia cierta cómo se construyeron las pirámides?
R.- Hay aún algunos puntos oscuros, pero tenemos un modelo razonable de
rampas, trineos y sistemas de palancas.
P.- A despecho de Cecil B. de Mille, no había latigazos, parece.
R.- La nueva imagen que ha surgido al excavar la ciudad perdida de los
obreros en Giza, junto a las pirámides, es la de una fuerza de trabajo
de unas 20.000 personas, muy bien organizada, con personal especializado
fijo y una masa rotatoria enrolada en cuadrillas que a veces hasta
competían entre ellas y nos han dejado en grafitos sus nombres como "los
amigos de Keops" o "los borrachos de Micerino". No parece que se tratara
de trabajo esclavo bajo un régimen estalinista. Yo lo veo como cuando
los Amish , ¿sabe quiénes son los Amish?
P.- Los de la película Único testigo .
R.- Pues como cuando ellos construyen un granero, hay una obligación
colectiva de participar; es duro, pero no excluye cierta parte festiva.
Debía de ser una gran aventura participar en la construcción de la
pirámide, y no debemos menospreciar el poder de socialización de esa
experiencia, su capacidad de crear una conciencia de ser egipcio.
P.- Usted empezó en la egiptología desde el lado malo, siguiendo las
extravagantes teorías del visionario Edgard Cayce y su búsqueda en Giza
de la Sala de los Registros, un compendio de sabiduría universal que nos
habrían legado los habitantes de la Atlántida. Formó parte, pues, de lo
que se ha dado en llamar, con perdón, los “piramidiotas”, esa gente como
Bauval, Hancocok o Wilson, que sugieren que las pirámides no las
construyeron los egipcios.
R.- Sí, ideas del New Age. He de decir en mi descargo que nací y me crié
en Fargo, Dakota del Norte, muy lejos de Egipto. Luego, al viajar allí y
tomar contacto real con las antigüedades, cambié y dejé de creer en
todas aquellas fantasías.
P.- ¿Podrá la Gran Pirámide dejar algún día de ser objeto de esoterismos
y de teorías espúreas?
R.- Difícilmente. Hay gente que tiene una necesidad religiosa de creer
en la existencia de seres y civilizaciones arcanas superiores. Es como
en el Mago de Oz, no ven la gente normal que hay detrás de un monumento
como la Gran Pirámide, y cuyos testimonios encontramos por todas partes.
En los grafitos, en las panaderías que desenterramos en la ciudad de los
trabajadores, en sus esqueletos, que muestran lesiones por manipular
grandes pesos.
P.- ¿Qué opina de haber convertido la exploración de la Gran Pirámide en
espectáculo televisivo?
R.- Se trata de un procedimiento no destructivo que invita a compartir
la visión de algo que ha permanecido oculto miles de años. Y tiene un
aspecto muy positivo: desmonta la teoría de la conspiración, la
peregrina idea de que estamos escondiendo algo, a la que son tan dados
esos autores que ha citado antes. La contrapartida es que exige una
rápida gratificación del público, y eso, como se ha visto, no puede
garantizarlo la egiptología.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es

CIENCIA SIN BARRERAS IDEOLÓGICAS
Por: Juan Carlos Izpisúa
Artículo enviado por: Daniel L. Huertas

La ciencia se basa en hechos, en datos objetivos que pueden medirse y
contrastarse. La opinión que la sociedad tiene de los avances
científicos, sin embargo, se encuentra en ocasiones altamente influida
por creencias morales y religiosas y por ideologías políticas. Por eso
en ocasiones surgen conflictos entre la ciencia y la sociedad,
normalmente debidos a una falta de comunicación, pero a veces azuzados
por intereses gregarios, confesionales o partidistas, en cualquier caso
ajenos a la naturaleza del debate y al sentir mayoritario de la
sociedad. En tanto en cuanto la ciencia es parte de la sociedad y trata
de resolver los problemas que a ésta le atañen, es importante analizar y
separar con cuidado los hechos objetivos relacionados con un tema
científico de los intereses meramente ideológicos.

Un hecho indiscutible es que los avances científicos de los últimos dos
siglos han tenido como consecuencia un avance espectacular en el
conocimiento de nosotros mismos y de nuestro entorno, que ha conducido a
una mejora sustancial de la calidad de vida de los seres humanos. Este
conocimiento ha sido aplicado en numerosas ocasiones para mejorar
nuestras condiciones de vida y, en particular, para combatir las
enfermedades que padecemos.

Otro hecho reconocido (a la vez que preocupante) es que las grandes
revoluciones científicas se han enfrentado generalmente con la opinión
establecida. Esto ha supuesto desde la incomprensión y marginación de
los avances hasta la condena e incluso ejecución de los científicos
'subversivos', dependiendo del grado de libre pensamiento de la sociedad
en cuestión. Ejemplos que están en la mente de todos son los de Galileo,
Darwin o Servet, por citar casos extremos, pero también las polémicas
creadas tras el nacimiento de la ingeniería genética o de la
reproducción asistida humana, como casos más cercanos al tema que nos
ocupa.

La revolución biomédica que le está tocando vivir a la sociedad actual
no es otra que la de la utilización de células madre como posible
tratamiento de enfermedades humanas. Los datos objetivos de que
disponemos indican que aún estamos lejos de un escenario idílico en que
enfermedades como la de Parkinson, la diabetes, el cáncer, la esclerosis
múltiple o la insuficiencia cardiaca se conviertan en un mal recuerdo de
nuestros antepasados, como las epidemias de peste o la viruela. Pero
estos datos también nos muestran que no estamos desencaminados: que
estas técnicas funcionan para curar animales de laboratorio y que los
primeros resultados obtenidos con células humanas (auque todavía
bastante preliminares) apuntan a que podrían ser utilizadas con éxito en
pacientes.

La enorme promesa que encierran las células madre embrionarias hace que
el avance en este tipo de investigaciones sea imparable. Y éste es otro
hecho incontestable. Basta mirar a nuestro alrededor para darse cuenta
de que algunos de los países más avanzados científicamente de nuestro
entorno, como el Reino Unido y Suecia, no sólo permiten estas
investigaciones, sino que las están fomentando de forma especial. A
ellos se ha unido recientemente el Estado líder de la ciencia
estadounidense, California, y es previsible que lo hagan en breve otros
estados y naciones con visión de futuro.

Frente a estos hechos incontestables, el Gobierno español ha manifestado
su intención de prohibir la investigación en células madre embrionarias.
Los argumentos utilizados, en lugar de estar fundamentados en hechos
objetivos, ya sean científicos o éticos, son meramente ideológicos,
cuando no erróneos o sencillamente falsos. Como botón de muestra baste
recordar algunas de las recientes declaraciones de nuestros gobernantes
refiriéndose a la irresponsabilidad y a los riesgos de permitir destruir
vidas humanas para investigación. Con ello se intenta confundir la
destrucción de un feto implantado en el seno materno con la utilización
de embriones que, en cualquier caso, van a ser eliminados.

Puesto que se está pidiendo que se permita investigar con embriones que
nunca van a ser implantados, y que, por tanto, nunca van a continuar su
desarrollo vital, uno se pregunta qué vida están intentado proteger de
esta forma nuestros gobernantes.

Otro argumento utilizado es proponer que existen alternativas a la
investigación en células madre embrionarias, y se citan las células
madre adultas, cuando los propios científicos que trabajan
exclusivamente en células madre adultas han sido los primeros en
proponer que ambos tipos de investigación han de desarrollarse
paralelamente.

En el estado actual de nuestro conocimiento, proponer que se abandone la
investigación en células madre embrionarias a favor de las adultas
supone un elevado grado de irresponsabilidad para los millones de
pacientes que podrían beneficiarse de estas técnicas, máxime cuando en
estos momentos los principales esfuerzos que se están realizando en el
campo de las células madre adultas se dirigen a demostrar su existencia.

Algunos miembros del Gobierno han argumentado que la investigación sobre
células madre embrionarias no se debe ni plantear, ya que no existe
consenso entre los científicos sobre su utilidad. Esto es sencillamente
falso, a la par que cínico. En la historia de la ciencia no se recuerda
ninguna otra polémica en la que la voz de los científicos se haya alzado
de forma tan unánime y rotunda para pedir el apoyo público. Cientos de
cartas, manifiestos y peticiones han sido enviadas a los gobernantes de
multitud de países (España incluida) suscritas por los científicos más
destacados de los mismos, pidiendo que se fomente la investigación sobre
células madre embrionarias humanas.

La responsabilidad del científico es hacia la ciencia y hacia la
sociedad, respaldando siempre su actividad con datos objetivos y
contrastables. La responsabilidad de nuestros gobernantes incluye la
gestión y reparto de los recursos de forma equitativa y eficaz para que
estas actividades (como cualquiera otra de nuestra esfera cotidiana) se
puedan llevar a cabo y reviertan en el beneficio general de la sociedad.
En el caso concreto de la gestión y promoción de la ciencia en España,
es evidente que los diferentes gobiernos han suspendido la asignatura de
la política científica. La ciencia española presenta un atraso secular,
y únicamente gracias al esfuerzo individual de científicos excepcionales
se ha conseguido situar a España de forma puntual en el mapa científico
internacional.

Nuestros representantes políticos se enfrentan en estos momentos a un
inmejorable cúmulo de circunstancias para hacer que la ciencia española
dé un salto cualitativo. Por un lado, las células madre representan la
revolución biomédica de este siglo, a la que tarde o temprano tendremos
que unirnos. Por otra, España cuenta con una generación de científicos
extraordinariamente preparados, que están esperando una oportunidad para
abordar con garantías de éxito este tipo de investigaciones, tanto desde
el punto de vista básico como aplicado. Dar un paso de esta magnitud es
indudablemente complejo y requiere una clara visión de futuro, una
decidida voluntad política y una gran dosis de coraje, o, en palabras de
Jonas Salk (creador de la vacuna de la polio, que ha salvado millones de
vidas humanas), 'la esperanza de erradicar la enfermedad yace en los
sueños, en la imaginación y en la valentía de aquellos que se atreven a
convertir los sueños en realidad'. Corresponde ahora a nuestros
representantes políticos, basándose en hechos objetivos, apoyar de
manera responsable la investigación en células madre embrionarias
humanas y dejar de utilizarlas, basándose en creencias morales y
religiosas, como arma arrojadiza entre las diferentes ideologías
políticas.

[Nota] *Juan Carlos Izpisúa es director del Laboratorio de Expresión
Genética del Instituto Salk de Estudios Biológicos de La Jolla,
California (Estados Unidos).

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

BERNAT SORIA, PIONERO EN EL USO DE CÉLULAS MADRE CONTRA LA DIABETES:
“IMPEDIR UN TRATAMIENTO POR CREENCIAS RELIGIOSAS ES UNA FORMA DE
INTEGRISMO”
Por: Javier Sanpedro / Madrid

Bernat Soria, el pionero mundial en el uso de células madre embrionarias
contra la diabetes de tipo I -una enfermedad que afecta a 3.000 nuevos
pacientes españoles cada año, casi todos niños y jóvenes-, se ha tenido
que emplear a fondo para sortear al Gobierno de su propio país, que ha
hecho todo lo posible por impedir que siguiera adelante con sus
investigaciones. Soria, director del Instituto de Bioingeniería de la
Universidad Miguel Hernández (Elche), se ha visto forzado a distribuir
su proyecto entre ocho laboratorios de cinco países, pero ha conseguido
que Bruselas le dé la razón: la Comisión Europea le ha financiado con
2,1 millones de euros, en la primera partida europea dedicada a las
células madre de embriones humanos.

Pregunta.- ¿Por qué le apoya la UE y no el Gobierno español?
Respuesta.- La UE nunca ha cuestionado la investigación con células
madre embrionarias. El grupo de Ciencias de la Vida de la Comisión
Europea la apoya, y el comisario Philippe Busquin siempre se ha mostrado
a favor. Lo único que impide que la UE financie estas investigaciones es
que el país destinatario las tenga prohibidas. La Comisión Europea no
puede costearlas en un país en que no sean legales.
P.- ¿Considera que el Gobierno ha obstaculizado sus investigaciones?
R.- Eso no es una consideración, es un hecho. Yo tenía un proyecto de la
Juvenile Diabetes Foundation de Nueva York, y me hubiera bastado con que
el Gobierno no hubiera hecho nada. Pero, aunque en mi universidad no hay
ningún escrito en el que se me prohíba seguir con el trabajo, lo cierto
es que hubo presión de varios miembros del Ministerio de Sanidad sobre
el decano, el rector, el vicerrector, catedráticos amigos y conocidos...
P.- ¿Llamaría a eso una campaña de intimidación?
R.- Pues hombre, el Ministerio de Sanidad es nuestra autoridad, y si una
autoridad pide un informe en menos de dos horas y hace toda esa batería
de llamadas, eso genera una cierta... presión, digamos. Esa presión
revela la inseguridad jurídica que sufrimos los investigadores en este
campo. Algunos magistrados del Consejo General del Poder Judicial me han
confirmado que se están utilizando interpretaciones de una ley concebida
con otros propósitos para cuestionar estas investigaciones. Otros
juristas interpretan que la ley española no prohíbe trabajar con células
madre, ni tampoco la
clonación terapéutica. Pero otra cosa es que uno tenga la espada de
Damocles de que le puedan cerrar en laboratorio, o cancelar la línea de
investigación. Algunos altos funcionarios de la Administración me han
dicho: tú hazlo y ya está, pero eso no es forma de hacer investigación
seria.
P.- ¿A qué atribuye la actitud del Gobierno?
R.- No a razones científicas, desde luego. Más de 50 premios Nobel se
han dirigido a Clinton y a Bush para pedirles que apoyen este tipo de
investigación. Me figuro que la actitud del Gobierno se deberá a razones
religiosas, pero no lo sé con certeza. Son ellos quienes tienen que
explicar esa actitud.
P.- ¿Qué le diría a quienes se oponen a estas investigaciones aduciendo
que un embrión de menos de 14 días es ya una vida humana?
R.- Precisemos. Vida humana es cualquier célula humana. Pero ser humano
es un concepto distinto. Sostener que un embrión es un ser humano no es
más que una creencia religiosa. Toda creencia es respetable, pero no se
puede legislar para todos los ciudadanos basándose en las creencias de
algunos. Una creencia no debe impedir a un enfermo la posibilidad de un
tratamiento. Si hay alguien que tiene esa creencia, lo razonable es que
él no acepte el tratamiento cuando exista. Pero impedir ese tratamiento
a los demás -a quienes no comparten ese punto de vista- aduciendo
creencias religiosas es una forma de integrismo, una actitud muy lejana
de los principios que suelen orientar a las sociedades occidentales.
P.- ¿Se considera usted un perseguido científico?
R.- Soy un modesto trabajador de laboratorio. Hay muchas dificultades
para hacer ciencia en este país-falta de inversión, carencia de
infraestructuras, atraso secular-, y ésta es una más.
P.- Hay voces que se oponen a la clonación terapéutica porque temen que
abra la puerta a la clonación reproductiva.
R.- Es la teoría ética de la slippery slope, la pendiente resbaladiza.
Pero un bisturí no es bueno ni malo: en manos de un asesino quita vidas,
y en manos de un buen cirujano las salva. No prohibamos los bisturís.
Sería una insensatez.
P.- ¿Cómo es su contacto con los pacientes de diabetes?
R.- Yo ejercí la medicina antes de dedicarme a investigar, presido la
Sociedad Española de Diabetes, y siempre he tenido contacto con los
pacientes de esa enfermedad. Los mensajes que recibo de ellos son de
aliento. Sé que están recogiendo firmas para la llamada Plataforma de
Apoyo a Bernat Soria, que denominaron así contra mi voluntad -yo les
sugerí que la llamaran Plataforma en Apoyo de la Investigación con
Células Madre-, pero mi relación con ellos es muy buena, y tienen toda
mi simpatía.
P.- ¿Qué esperanzas tiene de encontrar un tratamiento?
R.- La línea de células madre debe enmarcarse en un programa de
trasplante de islotes (tejidos pancreáticos) de cadáveres, cuya
inexistencia en España es una vergüenza. Esos trasplantes ya curan la
diabetes, como ha demostrado Jim Shapiro, y deben ponerse en marcha.
Las células madre son una fuente alternativa de tejidos: imprescindible,
porque nunca dispondremos de suficientes donantes para asegurar el
tratamiento a los 3.000 nuevos casos de diabetes de tipo I que se
declaran en España cada año, y eso sin sumar a los de tipo II que
también podrían beneficiarse de ello.
P.- ¿En qué plazo podrían arrancar los ensayos clínicos basados en
células madre embrionarias?
R.- Tendremos células humanas productoras de insulina en un plazo de 12
a 24 meses, y es prudente predecir que los ensayos clínicos empezarán en
unos cinco años.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es

GRUPOS CATÓLICOS Y CONSERVADORES MANIOBRAN PARA RECORTAR LA LEY DE
REPRODUCCIÓN ASISTIDA
Por: Rafael Méndez
Noticia enviada por: Daniel L. Huertas

En los últimos meses, varios grupos provida y vinculados al Opus Dei han
endurecido su campaña a favor de que se modifique la Ley de Reproducción
Asistida. Piden que se haga más restrictiva para que no sobren embriones
y así frenar su uso en investigación. Mientras, los especialistas en
fertilización, tras años de pedir que la norma se hiciera más
progresista, dicen que es mejor que no se toque. Todo, por la rotunda
negativa de la ministra de Sanidad, Ana Pastor, a investigar con células
madre embrionarias. Fuentes de Sanidad aseguran que no se plantea una
reforma.

El fundador de la Asociación Provida, miembro de la Asociación Española
de Bioética y director de Biopatología del hospital La Fe, de Valencia,
Justo Aznar, es claro: 'Esto es un juego político y, si las cosas van
mal, te conformas con quedarte como estás. Si mejoran, te aprovechas'.
Explica así el cambio de tornas producido en los últimos meses y
agudizado por las declaraciones de Pastor hace dos semanas. La ministra
aseguró que quienes defienden la investigación con células madre
embrionarias 'ocultando sus riesgos' son 'unos irresponsables'.

Pastor no insinuó un cambio en la Ley de Reproducción Asistida, de 1988,
pero sí dejó clara una postura que no tenía su antecesora, Celia
Villalobos. Ésta, cuando le preguntaban, remitía al debate social y
científico, pero nunca se opuso. El portavoz del PSOE en la comisión de
Ciencia del Congreso, Jaime Lissavetzky, ve difícil que el PP decida
cambiar la ley en los 18 meses de legislatura que le quedan.

Por si acaso, grupos como Hay Alternativas, aparecido hace medio año,
han multiplicado su actividad. Agrupa 'a 11.700 ciudadanos y 1.060
científicos'. Se atribuye la representación de más de 500.000 personas y
hace unos meses comenzó a reunir firmas contra la investigación con
células madre embrionarias. Uno de los integrantes, el profesor de
Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Madrid Rafael
Rubio, reconoce: 'Hay que reformar la ley. Todo el mundo coincide en que
está obsoleta. Y por eso, viendo la valentía de Pastor, hemos aumentado
la presión: ahora o nunca'.

'Sin confesión común'

Según la portavoz del grupo, María Luengo, son personas aconfesionales y
sin ideología común. La catedrática de Bioquímica de la Universidad de
Navarra, Natalia López-Moratalla, colabora con el grupo y reconoce que
'muchos vienen de Provida'. Una prueba del movimiento es que una
doctoranda de la Universidad de Navarra, del Opus Dei, María Cruz Díaz
de Terán, elaboró una tesis sobre cómo se debería modificar la ley. Hay
más colectivos, como la Asociación Española de Bioética y Ética Médica o
los Profesionales por la Ética que mantienen la misma postura. Varios de
los firmantes de sus manifiestos se repiten.

Hasta ahora, quienes pedían cambiar la ley eran los expertos en
reproducción asistida y la oposición de izquierda. Aparte de pedir la
congelación de óvulos o que se ampliara el plazo para la congelación del
semen (fijado en cinco años), pedían poder investigar con los embriones
sobrantes de los tratamientos de fertilización. Así lo recomendó la
Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida (CNRHA), órgano asesor
de Sanidad, en 2001. La ley prohíbe investigar con los embriones y
destruirlos. De los embriones se obtienen las células madre embrionarias
que pueden dar lugar a cualquier tejido. Los católicos piden que se
prohíba la investigación con células embrionarias y que se haga con
células madre adultas. Éstas se extraen de algunos tejidos de personas.
López-Moratalla asegura que tienen más posibilidades terapéuticas.

Muchos científicos, como Mariano Barbacid, Valentín Fuster, Juan Carlos
Izpisúa, Bernat Soria, Ginés Morata, el último Premio Nacional de
Investigación en Biología o Margarita Salas, se mostraron de acuerdo con
la CNRHA. Ahora los expertos no están tan seguros de que se deba tocar
la ley. El andrólogo y miembro de la CNRHA, Lluís Bassas, asegura que en
cierto sentido 'es mejor que no se toque la ley'. El presidente de la
Sociedad Española de Fertilidad, Alberto Roméu, partidario de que se
investigue con células madre embrionarias 'bajo supervisión de Sanidad',
no es partidario de la reforma. Lissavetzky 'entiende el temor' a que se
abra la ley. En 1989, el PP presentó y perdió un recurso de
inconstitucionalidad contra la ley.

'Sólo los que se implanten'

Los grupos católicos piden que se prohíba fecundar más óvulos de los que
luego se implantan, como explica el profesor de Genética de Navarra y
miembro de la CNRHA, Gonzalo Herranz. Actualmente, con un tratamiento
hormonal se le extraen los óvulos a la mujer (el número varía mucho de
una mujer a otra), se fecundan, se seleccionan los que no tienen
defectos y se implantan (generalmente tres). Los que sobran se congelan.

Si sólo se fecundan los óvulos que se implantan, nunca sobran embriones.
También se evita la selección de los mismos. El problema es que, si el
primer embarazo no tiene éxito (algo frecuente), hay que someter a la
mujer a otro tratamiento para extraerle más óvulos. Así lo apunta la
secretaria de la Asociación Nacional para los Problemas Infertilidad,
María Miramón.

Díaz y López-Moratalla aseguran que se pueden conseguir los mismos
resultados si se fecunda un solo óvulo que si se fecundan tres. El
presidente de la SEF, Alberto Roméu, recalca: 'Que no les quepa duda a
los especialistas en reproducción asistida de la Universidad de Navarra;
si eso fuera así, lo harían todas las clínicas'. En la Universidad de
Navarra no se hace reproducción asistida.

                           ------------------

Tendencias http://www.tendencias21.net/

PROVOCAN CON ELECTRODOS LA SENSACIÓN DE VIVIR FUERA DEL CUERPO
Por: Vanesa Marsh

La experiencia de vivir fuera del cuerpo, un fenómeno frecuente en
personas que han padecido la muerte clínica u otra enfermedad, está
relacionada de alguna forma con la actividad de una región del cerebro,
ya que un grupo de investigadores suizos que trataba a una paciente de
epilepsia le provocaron la sensación de haber abandonado el cuerpo, sin
perder la conciencia, tras aplicarle electrodos detrás de la oreja
derecha.

Investigadores suizos han creado a una paciente de 43 años, mediante
electrodos aplicados detrás de la oreja, la sensación de que estaba
fuera del cuerpo y de que flotaba sobre la cama sin llegar a perder la
conciencia en ningún momento, según cuentan en la revista Nature.

No es la primera vez que se consigue una experiencia de este tipo por
parte de la medicina, ya que en 1995 el psicólogo Michael Persinger, de
la Universidad de Sudbury, Ontario, había obtenido resultados similares
estimulando eléctricamente diferentes regiones del cerebro.

Los investigadores suizos, del equipo del neurólogo Olaf Blanke, del
Hospital Universitario de Ginebra, han localizado ahora una región
concreta del cerebro que provoca estas sensaciones. Se trata del así
llamado Gyrus Angular Derecho.

Esta región es la que integra las imágenes que nos entran por los ojos
con las demás percepciones corporales y su función biológica se asocia
al equilibrio físico y al estímulo de las sensaciones táctiles.

Las sensaciones descritas por la paciente, tratada de epilepsia, hablan
de verse extendida sobre la cama desde el techo, después de haber
experimentado una caída y a continuación el sentimiento de ser ligera
como una pluma.

Experiencias extracorpóreas

Esta sensación es similar a la descrita médicamente como “experiencias
extracorporales” (Out-of-Body Experiences), relatadas por personas que
han padecido la muerte clínica debido a un infarto, un ataque epiléptico
y otros problemas de salud, tal como se ha explicado en otro artículo de
Tendencias Científicas.

Estas experiencias son relativamente frecuentes, ya que según una
investigación médica realizada sobre 344 personas afectadas de paros
cardíacos atendidas en 10 hospitales holandeses durante cuatro años
(1988-1992), el 18% de las personas declaradas clínicamente muertas y
que han vuelto a la vida declaran haber tenido una experiencia cercana a
la muerte consistente en la visión de un túnel, de una luz o la
sensación de haber dejado el cuerpo,

Aunque estas experiencias se asocian por lo general a lo paranormal, en
realidad se trata de fenómenos relacionados de alguna forma con la
actividad cerebral, lo que constituye una pista de investigación para
determinar la relación de la conciencia con el cerebro.

                           ------------------

Una cuestión personal http://verbascum.blogalia.com/

ANALFABETISMO CIENTÍFICO
Por: Vendell

Hay ciertas personas en la administración y en algunas instituciones
científicas que parecen disfrutar acusando a la población de un
alarmante analfabetismo científico. ¿Cómo es posible que años y años de
educación científica obligatoria tengan como resultado a una población
mayoritariamente analfabeta en ciencia? Pues será que lo que nos enseñan
por esa vía no resuelve nuestro problema de la cultura científica que
necesitamos para andar por este mundo de átomos, células y chips.

No hace falta que les recuerde la cantidad de conocimientos
tecnocientíficos que desplegamos a lo largo del día, desde lidiar con
maquinillos varios hasta interpretar cambios en la meteorología o prever
el comportamiento de los más variados sistemas mecánicos o sociales. Lo
que los anglosajones denominan scientific literacy es un concepto
complejo que hace referencia al mínimo conjunto de saberes científicos
que nos permiten vivir en equilibrio con este entorno tecnocientífico.
Ya se imaginan lo complejo que es el concepto cuando lo enarbola un
catedrático de algo pensando en los detalles de la mecánica cuántica o
el fenómeno de la respiración a través de las mitocondrias.

Yo creo que el analfabetismo científico sólo es grave cuando afecta a
personas que deben tomar decisiones relacionadas con la política
científica o personajes públicos que recurren a la ciencia para defender
sus posturas acientíficas. En esta situación, el desconocimiento se
convierte en una perversión cuyas consecuencias afectan al resto de la
sociedad. Un ejemplo: la creencia en la especifidad genética de los
vascos o en la superioridad genética de los europeos frente a moros y
negros (sic). Les pondré otro ejemplo, cortesía de los amigos del IRC,
clarito y nada rebuscado; un ejemplo cuya veracidad puedan comprobar
Vds. mismos visitando las  transcripciones de las sesiones del Senado.
Protagoniza: la secretaria de Medio Ambiente interpelada sobre el futuro
del lince ibérico, especie como saben amenazada de extinción en nuestro
país.

"Respecto al hábitat, ya sabemos el problema que existe, en el sentido
de que un lince necesita mucho espacio, y España tiene un tamaño que a
veces no permite que puedan disponer de esos espacios tan amplios que
necesitan para sobrevivir. Quizá una conducta inteligente del lince
sería adaptarse a vivir en un menor espacio. Sabemos la capacidad de
adaptación que tienen todas las especies, y ojalá el lince se adaptase a
vivir en un menor espacio; pero la realidad es que necesita un espacio
tremendo, por lo que cualquier obstáculo --carretera, alambrada,
camino-- limita su hábitat. Por eso precisamente el trabajo que está
haciendo"

y sigue

"Efectivamente, la supervivencia del lince es complicada, y yo creo que
en eso estarán de acuerdo conmigo. También puede ser un problema de
espacio porque le estamos acotando el terreno. Por eso digo que espero
que sea suficientemente inteligente para adaptarse a las nuevas
circunstancias, porque en esta vida ocurren esas cosas.
Yo creo que quizá los más pequeños, entre comillas, como los de la cría
en cautividad, tienen una capacidad de adaptación mayor que los que han
vivido hace pocos años en un gran espacio, porque sabemos que el avance
económico y de desarrollo y tecnológico se ha dado durante estos últimos
años y nos ha cambiado nuestro paisaje tremendamente.
El hombre, por suerte, es más inteligente y es capaz de adaptarse a
ello.
El lince parece bastante menos inteligente de lo que creíamos que era.
Quizá tenga muy buena vista, pero después en sus conductas es un animal
que corre muchísimo, y al correr muchísimo hay veces que no ve, no se
para a ver adonde tiene que ir y por eso en vez de ir por debajo va por
arriba.”

Para más información:

Transcripciones de las sesiones del Senado Español
http://www.senado.es/legis7/publicaciones/html/textos/14

                           ------------------

Rebelión http://www.rebelion.org/

¡PERO QUE TORPE ES EL LINCE!
Por: Rafael León Rodríguez
Puede que alguna vez le hayan dicho: ¡Eres un lince! Y usted tan
contento. Al fin y al cabo según el Diccionario de la Real Academia con
esta expresión se define a la persona aguda y sagaz y, por lo tanto,
avisada, astuta, prudente, que prevé y previene las cosas, sutil y
perspicaz. ¡Ojo! A partir de ahora desconfíe si alguien osa compararle
con tan bello pero torpe animal, puede que, sin usted saberlo, le estén
insultando.

¡Pero qué barbaridades está diciendo este hombre! Pensará ya usted a
estas alturas. No, no lo digo yo, al fin y al cabo mi opinión contaría
muy poco. Sólo soy un simple licenciado en geografía (estudios
universitarios ciertamente de carácter menor), amante de la ecología
(sí, un bárbaro ecologista de esos que están contra cualquier
desarrollo) y militante político (patético pudiendo dedicar mi tiempo a
cosas más interesantes y productivas como por ejemplo discutir
continuamente sobre fútbol o ver Operación Triunfo y Gran Hermano), para
más "inri" en Izquierda Unida (que como todo el mundo sabe es el origen
de todos los males de España y casi del universo). Perdón por tantos
paréntesis.

Lo ha dicho la Secretaria General del Medio Ambiente del Gobierno del
Reino de España, doña María del Carmen Martorell Pallás, durante una
comparecencia ante la Comisión de Medio Ambiente del Senado, celebrada
el 26 de junio de 2002, para informar sobre la situación del lince
ibérico y de las medidas a adoptar para su recuperación. Su "magnífica"
aportación, que se me antoja esencial para el avance de las
investigaciones sobre la teoría evolutiva, está recogida en el Diario de
Sesiones de Comisiones del Senado número 317 de esta séptima
legislatura.

Esta señora afirmó "El lince parece bastante menos inteligente de lo que
creíamos que era. Quizá tenga muy buena vista, pero después en sus
conductas es un animal que corre muchísimo, y al correr muchísimo hay
veces que no ve, no se para a ver adonde tiene que ir y por eso en vez
de ir por debajo va por arriba. Yo no he comprobado que haya pasos, pero
a mí se me ha dicho y me lo creo…", no sin antes haber expresado su
convicción de que "El hombre, por suerte, es más inteligente y es capaz
de adaptarse a ello".

Tiene razón. En efecto el hombre es más inteligente, incluso aunque
tenga mala vista. Cuando corre muchísimo, cosa harto frecuente, lo hace
de una manera racional, en segurísimos vehículos de 240 caballos y a 200
por hora. Y si no puede pasar por arriba o por abajo, simplemente se
estrella contra una encina, un muro, una vaca o hasta un lince, que sin
duda merece el atropello por torpe.

He de confesar que me llamó mucho la atención cuando me enteré que entre
el Ministerio de Medio Ambiente, la Consejería de Medio Ambiente y
entidades como la Fundación Botín, que todos sabemos que está tan
preocupada por la conservación del medio, iban a dedicar a salvar al
lince en torno a 27 millones de euros. Aunque lo de los euros se ha
comprendido pronto en ámbitos macroeconómicos, que como es sabido van
bien, diré, para los que sufrimos la situación "algo peor" de la
microeconomía y, al ser tan torpes (como el lince o más), tardaremos en
adaptarnos a la nueva moneda europea, que esto supone en pesetas 4500
millones.

¡Veintitantos millones de pesetas por lince! No me lo podía imaginar,
siempre había pensado que la supervivencia del lince, más que de
inversiones millonarias, dependía de aspectos como una correcta
ordenación del territorio, la reducción de las necesidades, muchas veces
superfluas, de transporte o una gestión sostenible de los ecosistemas y
de los recursos naturales, que no tenían por que costar mucho, aunque su
aplicación pudiera tener un valor incalculable. Había pensado que
también para la supervivencia del lince era importante evitar perversas
mentalidades maniqueas del estilo estoy con Bush o contra Bush, o sea,
con el Bien o con el Mal. O el lince, torpe y malo, o yo, que soy
estupendo, y mis circunstancias. O ir al Rocío por una carretera a 140
por hora o el lince.

Siento haber sido un lince, es decir, tan torpe. He de agradecer a la
señora Martorell Pallás que me haya sacado de mi error. Eso de la
ordenación del territorio o la gestión sostenible de los ecosistemas son
chorradas propias de mentes mórbidas. La supervivencia del lince depende
sobre todo de que el hermoso felino sea capaz de aprender educación
vial, o de que atentamente sea capaz de visionar los vídeos de aquella
magnífica serie infantil que era "Barrio Sésamo" (aunque mi favorita con
diferencia era "La Bola de Cristal") para que la rana Gustavo pueda
explicarle la clara diferencia entre "arriba" y "abajo". Y claro, que el
lince aprenda educación vial o proporcionarle a cada ejemplar un
televisor de esos con sensouround y efectos 3D debe costar una pasta.

Tras haber comprendido esta lección de teoría evolutiva avanzada, he de
estar de acuerdo con la Señora Secretaria en que "la supervivencia del
lince es complicada" y en que aunque "puede ser un problema de espacio
porque le estamos acotando el terreno" yo, al igual que Ella, también
"espero que sea lo suficientemente inteligente para adaptarse a las
nuevas circunstancias, porque en esta vida ocurren esas cosas".
Y comparto la idea de que "quizá los más pequeños, entre comillas, como
los de la cría en cautividad, tienen una capacidad de adaptación mayor
que los que han vivido hace pocos años en un gran espacio, porque
sabemos que el avance económico y de desarrollo y tecnológico se ha dado
durante estos últimos años y nos ha cambiado nuestro paisaje
tremendamente". Por tanto, estoy con la Señora Martorell en que para que
el lince no termine por extinguirse "tiene que haber un factor de
adaptación al medio, como lo han tenido otros, para poder sobrevivir, a
no ser que haya otras causas que estamos intentando mitigar".

Supongo que tras leer todo lo anterior, ya se habrá usted convencido de
la validez de la irrefutable "Teoría Martorell". Si no es así tendré que
acudir al mismo ejemplo que su inspiradora: "Hay otros animales como el
quebrantahuesos de los que hace unos años teníamos poquísimos, mientras
que en este momento no recuerdo si son 300 ó 600 las parejas existentes
en los Pirineos. Incluso el otro día crió uno en cautividad en Jaén.
Esperemos que vaya bien. Es una experiencia que hay que realizar. Ojalá
podamos decir en breve, porque no hay muchos, que nuestros linces se
están adaptando a las circunstancias".

Espero que ya esté convencido. Yo al menos sí. Incluso he cambiado mi
opinión sobre el futuro del lince. Hasta este hito crucial en la teoría
evolutiva había pensado que el lince más que una especie en peligro de
extinción era una especie ya extinta, aunque no lo supiéramos o no lo
quisiéramos saber. Al fin y al cabo, como dice mi buen amigo Horacio, yo
siempre he sido de los que ven la botella medio vacía. Ahora no pienso
igual, con gestores de nuestro medio ambiente como la Señora Martorell
el lince está salvado. Por fin veo la botella medio llena. Aunque como
ha dicho Saramago, ver la botella medio llena es lo mismo que verla
medio vacía. "Lo que es, es, y lo que está, es lo que está".

En cualquier caso lo cierto es que la nueva teoría dará más de un
quebradero de cabeza a biólogos, ecólogos y otros investigadores de la
naturaleza. Lo siento por ellos. E igualmente lo siento por los
académicos de la lengua, que tendrán que modificar la próxima edición
del diccionario en el siguiente sentido: Lince: fig. Persona torpe e
inadaptada. Quebrantahuesos o buitre: fig. Persona aguda y sagaz. Todo
sea por el correcto uso del lenguaje.

Y también por el bien de buitres y quebrantahuesos que, con este cambio
dejarán de ser injustamente identificados, con "personas que se ceban en
la desgracia de otros" o "con sujetos pesados, molestos e inoportunos
que cansan y fastidian con sus impertinencias".

En fin, todos estos inconvenientes merecen la pena ya que como
contraprestación, el lince, a pesar de su torpeza, está definitivamente
salvado. Y ello gracias a 27 millones de euros, Barrio Sésamo, la
tecnología 3D-sensouround, y especialmente gracias a la Señora Martorell
que, ciertamente es un lince. ¿Ó un buitre? No sé, con tanto cambio
semántico estoy hecho un lío.

                           ------------------

La Crucifixión de Clio http://clio.blogalia.com/

CLAMORES EN EL DESIERTO
Por: José Luis Calvo

No sé por qué extraña razón la expresión del Bautista de "Yo soy la voz
que clama en el desierto..." se ha quedado en castellano como sinónimo
de inutilidad. Quizás porque los caminos no quedaron demasiado bien
preparados para Jesús habida cuenta de que éste acabó colgado en una
cruz por rebelarse contra la autoridad romana al haberse proclamado Rey
de los Judíos (el que realmente lo hiciera o sólo lo interpretara así
Poncio Pilato, es una de esas cuestiones que previsiblemente no se
aclararán nunca).

Lamento ponerme pesimista, pero después de llevar varios años criticando
la aparición de artículos pseudocientíficos en la prensa esotérica, el
que se sume a esa corriente la prensa de divulgación histórica sólo
puede conseguir que me sienta con ganas de tirar la toalla, el albornoz
y hasta los gallumbos, y con la incómoda sensación de estar clamando en
el desierto del Sahara, del Gobi o de Atacama.

Sí, ya me sé todas las milongas de que la denuncia de estas afirmaciones
pseudohistóricas es necesaria, que sería peor si nadie contestar, que
tenemos una obligación ética ante la sociedad... pero cuando uno lee
cosas como la siguiente, de lo único que me entran ganas es de ingresar
en la Cartuja de las Arrecogías del Beaterio de Santa María Egipciaca en
cumplimiento de la petición marxista de: "Paren el mundo, que yo me
bajo".

Revista El Mundo Medieval, nº 10, página 18. El señor Franco Cuomo
asegura que:

”Es suficiente para deducir un nexo con el mito del Graal, como la
transposición cristiana de una popular fábula pagana. Se atribuye la
paternidad de la operación destinada a cristianizar el Graal a san
Bernardo de Claraval, promotor incansable de una "caballería de Dios",
que encontró su expresión ideal en la orden de los Templarios, cuyas
Reglas escribió el mismo Bernardo. No es precisamente casual que los
Templarios guardaran en su poder el Sudario, es decir, la reliquia más
representativa (junto al Graal, que nadie ha llegado a ver) de la
humanidad de Cristo.”

Genial, realmente genial. Si hubo tal cristianización de un mito pagano
(que pese a lo que suponga el Sr. Cuomo es algo sujeto a discusión), el
autor es único, San Bernardo de Claraval. Supongo que también sería él
el responsable de la cristianización de las Navidades (Saturnales
romanas), de la celebración del Solsticio de Verano (fiestas de San Juan
cristianas), de la conversión de templos y santuarios "paganos" en
ermitas e iglesias... La realidad es que la cristianización de mitos
anteriores ha sido una constante en la historia de la Iglesia y que no
se debe a ningún individuo determinado.

Por otra parte, está confundiendo causas con consecuencias. La
propagación por parte de San Bernardo (Elogio de la Nueva Milicia) de la
idea de la caballería cristiana no causó la creación de la Orden del
Temple sino que fue justo al revés. Fue el conocimiento de la Orden del
Temple lo que desató el ansia propagandista de San Bernardo.

También yerra el autor al decir que San Bernardo escribió la primera
regla de los Templarios. Cuando el Papa, a requerimiento de los primeros
caballeros, vio la necesidad de otorgarles unas normas le encargó este
trabajo a Bernardo, pero éste no debía estar muy por la labor porque le
pasó el "curre" a uno de sus monjes (véase lo interesado que estaba
entonces en el desarrollo de la caballería cristiana).
El borrador, por otra parte, fue revisado en el concilio de Troyes en el
que participaron diversas personalidades civiles y religiosas y, por
supuesto, una representación de los propios templarios. Fue, por tanto,
una decisión colectiva aunque sí es cierto que a raíz de entonces San
Bernardo queda convencido de la idoneidad de esa institución religiosa y
militar y colaboró eficazmente en su difusión.

Lo de los Templarios como custodios del Sudario (es decir, del Santo
Sudario, la tela que envolvía a Jesús en el momento de su supuesta
resurrección) no sé si me da ganas de llorar o de reír. Creo que es
perfectamente conocido que tal tela no se conservó (para los discípulos
de Jesús, judíos como él mismo, un objeto que hubiera estado en contacto
con un cadáver era impuro) y que los numerosos sudarios conservados en
la Edad Media (y alguno como el de Turín hasta hoy en día) son puras y
simples falsificaciones. Tampoco recuerdo ninguna referencia a que los
Templarios poseyeran uno de tantos aunque, si así fuera, tampoco habría
que buscarle significados ocultos. Sería una reliquia importante
independiente de la transcendencia que se le quisiera dar. Como
cualquier otra orden religiosa de la época, los Templarios poseían
reliquias y cuanto más importantes fueran éstas, mejor para la
propaganda de la Orden.

Para terminar, el Sudario no es la reliquia más representativa de la
humanidad de Cristo como pretende el autor (mucho más significativos
son, por ejemplo, los pañales o los santos Prepucios que en número
superior a la decena conservaban distintas iglesias). Si nuestra
impugnación de la autenticidad de la Sábana Santa es tan contestada,
mientras las de Veras Cruces, Santos Clavos, Coronas de Espinas... pasan
desapercibidas es precisamente porque con el Sudario no se quiere
presentar una muestra de la humanidad de Jesús sino de su divinidad. No
se trata tanto de que esta tela muestre que Jesús murió sino de que este
lienzo demuestra que resucitó y, por tanto, no era un hombre normal que,
salvo en las películas de Georges Romero, cuando fallecen se quedan
difuntos para los restos.

Comprenderán ahora porque me siento cansado y harto. Pase que estas
chorradas a lo Charpentier (autor de ese prodigio pseudohistórico que es
"Los secretos Templarios") se publicaran en el Más Allá o el Enigmas,
pero que se haga en una revista pretendidamente seria, clama al cielo
que últimamente está aquejado de la misma sordera de la que se lamentaba
D. Juan (Tenorio, obviamente):

Llamé al cielo y no me oyó
y, pues sus puertas me cierra,
de mis pasos en la tierra,
responda el cielo y no yo.

                           ------------------

EL GRAN VIAJE
Por: Luis Alfonso Gámez

Las naves gemelas 'Voyager' despegaron hace 25 años y siguen enviando
información desde más allá de la órbita de Plutón

En el tiempo que usted tarda en leer esta frase, se habrá alejado de
nosotros unos 85 kilómetros. Mañana a la misma hora, estará 1,6 millones
de kilómetros más lejos. La 'Voyager 1' es el objeto humano más
distante. Tras veinticinco años de periplo -partió el 5 de septiembre de
1977-, se encuentra a 12.900 millones de kilómetros de casa, a 85 veces
la distancia que separa la Tierra del Sol. Su gemela, la 'Voyager 2',
despegó de Cabo Cañaveral tal día como hoy hace un cuarto de siglo y
está un poco más cerca: a unos 10.000 millones de kilómetros.

«En 1977, no podíamos sospechar que iban a durar tanto», reconoce Edward
Stone, científico del proyecto Voyager -viajero, en inglés- y ex
director del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA. La
vida útil de las naves se estimó en cuatro años y la misión se diseñó
para aprovechar una alineación planetaria que ocurre cada 175 años. A
finales de la década de 1970 y durante la de 1980, la situación de
Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno permitía explorarlos con un mínimo
gasto de combustible. Una nave podía impulsarse de uno a otro,
aprovechando la gravedad de cada mundo para cambiar de trayectoria y
aumentar su velocidad. Eso hicieron las 'Voyager'.

Tras examinar más de 10.000 posibles planes de vuelo hacia los mundos
exteriores, la 'Voyager 2' despegó el 20 de agosto de 1977. Su hermana
partió quince días después; pero en una trayectoria más rápida, que la
llevó hasta Júpiter el 5 de marzo de 1979 y hasta Saturno el 12 de
noviembre de 1980. Después de sobrevolar el planeta de los anillos, la
'Voyager 1' salió despedida hacia arriba del plano de la eclíptica, en
el que discurren las órbitas de la mayoría de los planetas.

La 'Voyager 2' dio una alegría a la NASA cuando ya había cumplido los
objetivos iniciales: explorar Júpiter y Saturno. En agosto de 1981, los
técnicos del JPL se encontraron con que la nave podía llegar hasta Urano
con todos sus instrumentos -cámaras de televisión, sensores de
infrarrojos y ultravioleta, magnetómetros y detectores de plasma, de
rayos cósmicos y de partículas- en perfecto estado. Por si eso fuera
poco, la misión continuó más allá de Urano y la sonda pasó junto a
Neptuno el 25 de agosto de 1989. Después, giró hacia abajo del plano de
la eclíptica y salió disparada hacia fuera del Sistema Solar.

Una revolución

La 'Pioneer 10' (pionero) había pasado cerca de Júpiter en 1974 y la
'Pioneer 11', cerca de Saturno en 1979. Sin embargo, las imágenes de las
'Voyager' revolucionaron el conocimiento de esos dos mundos. Las 50.000
fotografías del sistema joviano -19.000 tomadas por la 'Voyager 1' y
33.000 por la 'Voyager 2'- asombraron a los astrofísicos. La Gran Mancha
Roja de Júpiter era una tormenta mucho más compleja de lo que se creía,
en Io se encontraron los primeros volcanes en activo fuera de la Tierra,
y se descubrieron tres pequeñas lunas: Adrastea, Metis y Thebe. Además,
la pareja
de naves halló miles de anillos alrededor de Saturno.

Ya en solitario, la 'Voyager 2' se convirtió en el primer ingenio humano
en visitar Urano y Neptuno, en llegar hasta donde nadie había llegado
jamás. Detectó en Urano unos cinturones de radiación similares en
intensidad a los de Júpiter y encontró diez nuevas lunas alrededor del
planeta, descubrió seis de las ocho lunas de Neptuno, donde el viento
alcanza hasta los 2.000 kilómetros por hora, y que su satélite Tritón
tiene geiseres activos. Doce años después de haber partido de la Tierra,
la 'Voyager 2' inició la última etapa de su travesía sin retorno.

De una tonelada de peso e impulsadas por energía nuclear, las dos naves
continúan su viaje hacia los límites del Sistema Solar. Después de haber
explorado cuatro planetas y 48 satélites, los científicos estiman que la
'Voyager 1' puede tardar entre siete y veintiún años en alcanzar la
heliopausa, el punto donde la densidad del viento solar es ya menor que
la del viento estelar. Entonces, habrá salido del Sistema Solar y se
adentrará en el medio interestelar.

Cuando enmudezcan hacia 2020 por haberse agotado su energía y acabe una
misión que ha costado 895 millones dólares, las 'Voyager' se
transmutarán en botellas lanzadas por la Humanidad al espacio. Portan,
cada una de ellas, un disco de oro de 30 centímetros de diámetro con
sonidos e imágenes seleccionados por el fallecido astrofísico Carl
Sagan. Es el mensaje de la Tierra -saludos en 56 idiomas, cantos de
ballenas y de pájaros, música clásica y étnica- a hipotéticos
extraterrestres que encontraran estas sondas. Ahora, la 'Voyager 1' está
al doble que la distancia de Plutón.

«Una señal de radio tarda, a la velocidad de la luz -300.000 kilómetros
por segundo-, cerca de doce horas en viajar desde la nave hasta la
Tierra», explica Ed Massey, director del proyecto en el JPL. Desde que
usted ha empezado a leer estar líneas hasta que ha llegado al final, la
'Voyager 1' se ha alejado otros 4.700 kilómetros de la Tierra.

                           ------------------

FITOTERAPIA: EL GINKGO NO MEJORA LA MEMORIA DE PERSONAS SANAS
Por: ElMundoSalud
Noticia enviada por: Enrique Márquez

Los suplementos de Ginkgo biloba —un árbol centenario con supuestos
beneficios sobre la memoria— alcanzaron en 1997 unas ventas de 240
millones de euros… tan sólo en EEUU. El preparado fitoterapéutico se ha
venido publicitando como un compuesto ampliamente beneficioso tanto para
las personas con daños cognitivos significativos como para aquellas sin
estos problemas. Sin embargo, según un trabajo que publica hoy la
revista 'JAMA' estos reclamos son falsos: la sustancia no mejora la
memoria ni la capacidad de concentración, al menos en personas sanas.
De acuerdo con los autores —procedentes del departamento de psicología
del Williams College, en EEUU— algunos estudios anteriores habían
constatado que este preparado tenía efectos beneficiosos sobre la
memoria, pero o bien se habían realizado entre pacientes con problemas
cognitivos, como enfermedad cerebrovascular o Alzheimer, o bien habían
revelado una mejoría pequeña.

Sin embargo, en lo referente a personas sin trastornos cognitivos, los
investigadores estadounidenses señalan que «pese a los reclamos del
fabricante de mejorar la memoria en los adultos sanos, hemos sido
incapaces de identificar estudios bien controlados que documenten este
reclamo». Precisamente, estos expertos han llevado a cabo un trabajo de
ese tipo: un ensayo clínico controlado con placebo y doble ciego, es
decir, sin que el médico ni el participante supiesen si el voluntario
recibía el Ginkgo o una píldora inactiva (placebo).

Pruebas neuropsicológicas

Tras consumir durante seis semanas una de las sustancias, los
participantes - 230 personas mayores de 60 años pero sin demencia u otro
problema cognitivo - se sometieron a varios 'tests' neuropsicológicos,
que también habían realizado antes de iniciar el seguimiento.

De este modo, se constató que el preparado fitoterapéutico no mejoraba
las pruebas de atención, memoria, aprendizaje y concentración, en
comparación con los voluntarios que habían tomado un placebo. En teoría
(según algunas publicidades), el extracto de Ginkgo mejora la memoria en
sólo cuatro semanas.

«No hubo diferencias significativas entre los dos grupos en ninguno de
los criterios de valoración», sostienen los autores. Y es que tampoco se
detectó ninguna mejoría en los otros dos criterios considerados: los
avances cognitivos percibidos por el propio paciente o bien por alguna
persona cercana.

A partir de estos hallazgos, los investigadores son tajantes: Ginkgo
biloba, «comercializado sin receta como un potenciador de la memoria, no
proporciona beneficios en la función cognitiva de los adultos mayores»
sanos.

                           ------------------

ALARMA ENTRE LOS INTERNAUTAS: LA RED ALBERGA INFORMACIÓN SOBRE CÁNCER
QUE PUEDE LLEGAR A SER PELIGROSA
Por: ElMundoSalud
Noticia enviada por: Enrique Márquez

Algunas páginas web especializadas en cáncer ofrecen información que
puede ser peligrosa o potencialmente dañina, según una serie de
investigadores de la Universidad de Exeter (Reino Unido).
El estudio, publicado en ‘British Journal of Cancer’, revisó 13 sitios
de medicina alternativa de los cuales cinco fueron criticadas por ser
potencialmente dañinas, debido a su contenido.

Los investigadores encontraron varias ‘web’ en las que se recomienda la
sustitución de los tratamientos convencionales, tales como la
quimioterapia. En su lugar se ofrecen remedios alternativos, de medicina
herbal u otras terapias complementarias, cuya eficacia no está
demostrada totalmente.

Una de las páginas asegura, de modo erróneo, que las mujeres con cáncer
de mama son propensas a morir antes si se someten a sesiones de
quimioterapia. Además, se vuelve a equivocar al asegurar que de las
500.000 personas que mueren de cáncer anualmente tan solo entre un 2% y
un 3% obtienen beneficio de la quimioterapia.

Otra web sugiere que una terapia de hierbas puede ser eficaz en la cura
del tumor y anima al paciente para que abandone el tratamiento
convencional por la terapia alternativa.

También hay halagos

Pero no todas las ‘web’ sobre cáncer son criticadas negativamente por
los autores. Así, consideran que la página creada por la fundación
‘Cancer Research UK’ posee un alto valor informativo. De hecho, este
sitio había sido premiado con anterioridad.

El estudio resalta la importancia de que estas páginas ‘desinformativas’
se suscriban a ‘Salud en la Red’, un código de conducta que pretende
aumentar la calidad de la información sobre salud en la Red.

Es fundamental asegurar que la información de cáncer a la que los
internautas acceden sea lo más fiable posible. Esto es así porque los
pacientes, que encienden sus ordenadores en busca de algún soporte
informativo, no suelen poseer una base científica que les permita
diferenciar lo que es cierto de lo que no lo es.

Mientras que se intenta mejorar la situación, los pacientes siempre
deben consultar a un médico antes de decidirse a cambiar su tratamiento,
impulsados por algún tipo de recomendación que hayan encontrado en la
Red. El cambio sin prescripción médica les puede dañar o incluso
provocar la muerte.

                           ------------------

Divulcat http://www.divulcat.com/

MENTIRAS, PECADOS Y ABUSOS ESTADÍSTICOS
Por: Bartolo Luque Serrano
Artículo enviado por: Daniel L. Huertas

No es de extrañar que, con las manipulaciones y los malos usos
estadísticos, el público en general acabe navegando entre la fascinación
y la repudia por las cifras. "Existen medias mentiras, mentiras y
estadísticas", oímos con frecuencia decir satisfecho al tertuliano de
turno. La frase correcta debería ser: "Existen medios mentirosos,
mentirosos y estadísticos embaucadores".

La estadística no es ni torpe ni taimada. Lo son aquellos que la usan
ignorando sus supuestos más sencillos o con anhelo de que sirvan a sus
intereses particulares. Como apunta el estadístico Stephen K. Campbell,
esta continua perversión de la estadística hace que el ciudadano "en un
principio acepte las conclusiones estadísticas sin ejercer crítica
alguna, por suponer que las cifras no mienten. A veces nos desalentamos
con el solo hecho de que se nos ofrezcan afirmaciones que empiecen
"según las estadísticas …" o "las estadísticas demuestran que …" Pero
conforme maduramos pasamos al extremo opuesto. Ya nos han engañado
demasiadas veces publicistas, políticos, ciudadanos prominentes que
tratan de darnos gato por liebre, periodistas que buscan el
sensacionalismo, etc. Por lo que tendemos a creer que con las
estadísticas se puede probar cualquier cosa, y por lo tanto no prueban
nada. Mientras que en un momento creímos que las cifras no podían
mentir, ahora se deduce que lo único que pueden hacer es engañar".

Muchos malos usos estadísticos son pequeños pecados. Por ejemplo, cuando
un medio de comunicación quiere impresionar a su audiencia con la
gravedad de una situación, que puede afectar a gran parte de la
población, suele emplear números absolutos en vez de porcentajes. Así
leemos en un titular: "50 muertos en el puente de cuatro días." Si la
noticia se acompañara de las estadísticas de muertes por accidente de
tráfico, observaríamos que se trata de aproximadamente el mismo valor
que el número de víctimas por accidente de tráfico en cualquier periodo
de cuatro días. Pero entonces el titular no sería noticia … Se trata de
lo que los matemáticos llaman falacia de "base extensa". La argucia se
suele emplear en forma inversa. Por ejemplo: "El número de asesinatos en
la ciudad tal aumentan un 60% respecto al pasado año." Si el periodista
o el político nos dijeran que el año pasado se cometieron 5 homicidios y
éste 8, probablemente el dato no nos impactaría de la misma manera. Y
sin embargo, en ninguno de los dos ejemplos podemos decir que el
periodista o el político hayan mentido.

Pero en otras cuestiones, el pecado puede ser mayor. Para determinar el
número de pobres de un país, la tasa de desempleo o el índice de precios
al consumo (IPC), se debe acordar una definición de pobreza, desempleo o
consumo. El término apalancamiento estadístico hace referencia al grado
en que puede cambiar el conteo en cuanto se altera un poco la definición
de aquello que estamos contando. Nuestro ejemplo más cercano es la
disociación entre el IPC presentado por el gobierno y la sensibilidad
popular respecto al impacto en los precios con la entrada del euro.

"Los periódicos no se atreven a publicar los datos estadísticos de forma
más correcta. La formación estadística de los periodistas es nula" (José
Olarrea)

Una redefinición del IPC puede cambiar las cifras apalancándolas a la
baja. No nos ha de extrañar que varias instituciones de prestigio puedan
ofrecer cifras verdaderamente dispares sobre la misma cuestión. Todo
depende de la definición y métodos de conteo que cada institución haya
empleado. Sin esas definiciones y métodos presentados de forma
explícita, los datos deberían levantar nuestra suspicacia. Sobretodo
teniendo en cuenta que, la mayoría de las veces, los resultados están
asombrosamente adecuados a la ideología o intereses particulares de las
instituciones.

A propósito de la polémica por la disparidad de cifras ofrecidas por el
gobierno y los sindicatos, en referencia al seguimiento de la última
huelga general, ¿recuerdan si gobierno, sindicatos o algún medio de
comunicación dio explicaciones de los métodos por los que se
determinaron las cifras? Tal vez, si el ciudadano hubiera sido informado
en estos términos, su juicio hubiera sido más claro.

El quid de la estadística consiste en deducir opiniones, propiedades,
cualidades, etc. del conjunto de una población, a partir de
informaciones de una muestra. Estimar el tanto por ciento de población
que prefiere a cierto candidato político, parece, en principio, simple.
Se encuesta a una muestra de la población seleccionada al azar y se
determina qué porcentaje de la muestra prefiere al candidato. De ahí
hemos de estimar qué porcentaje de toda la población prefiere al
candidato. Lamentablemente, no es tan fácil: tanto el tamaño de la
muestra, como la forma de seleccionarla, pueden conducirnos a engaños.
Es evidente que el tamaño de la muestra es determinante a la hora de
sacar conclusiones. Cuanto mayor sea la muestra, mejor serán nuestros
datos. De hecho, lo ideal sería conocer la opinión de toda la población
...

Intervalos de confianza

Para controlar el efecto del tamaño de la muestra los estadísticos usan
intervalos de confianza y niveles de significación. Una frase
estadísticamente más correcta que: "El 66% de los ciudadanos prefieren
al candidato X", sería: "Con un nivel de significación del 95%, el 66%
más / menos el 6% de los ciudadanos prefirieren al candidato X". Quiere
decir que con una seguridad del 95%, entre el 60% y el 72% de la
población (el intervalo de confianza) prefiere al candidato X.

Sin una teoría del por qué, que sustente una correlación, debemos
levantar las defensas. O podemos acabar estableciendo conclusiones
absurdas, a partir de hechos estadísticamente fiables

Lamentablemente si queremos afinar la estimación, reducir el intervalo
de confianza, perdemos seguridad, disminuimos el nivel de significación.
La única manera de aumentarla es aumentando el tamaño de la muestra
encuestada, pero eso es caro. Como nos comenta el profesor de
estadística de la Universidad Politécnica de Madrid, José Olarrea: "Los
periódicos no se atreven a publicar los datos estadísticos de forma más
correcta. La formación estadística de los periodistas es nula.
Probablemente piensen que si ellos no lo entienden, exponerlos sería
apabullar al lector. Pero en el fondo le hacen un flaco favor. Por
ejemplo, es común que una compañía contrate los servicios de varias
empresas de estadística para analizar su posición en el mercado respecto
a sus competidores. Una vez la compañía dispone de los resultados de
varias encuestas, puede escoger aquella que más apoye sus intereses
jugando con los intervalos de confianza y los niveles de significación.
Puesto que finalmente sólo nos ofrecen un porcentaje sin ninguna
referencia más, probablemente no podemos decir que mientan, pero el dato
así presentado carece de toda credibilidad".

Si una noticia nos dice que el desempleo ha cambiado del 9,1 al 8,9% de
la población activa, parece claro que se trata de una buena noticia.
Pero si resulta que el intervalo de confianza es de más / menos 1%, el
error asociado al muestreo nos está diciendo que esa aparente
disminución puede ser inexistente. Es más: ¡es posible que el paro haya
aumentado!

La segunda cuestión importante, después del tamaño, a la hora de
realizar estadísticas fiables es escoger una muestra representativa de
la población. Para que así fuera, deberíamos escoger al azar. Pero eso
es mucho más difícil de lo que parece. Verbigracia: si la encuesta es
telefónica, dejaremos fuera a aquellos que no tienen teléfono. Si
pedimos a los lectores de una publicación, ya sea en papel o
electrónica, que den su opinión, estaremos construyendo una muestra
autoseleccionada. Sólo los lectores de esa publicación, y entre ellos
los verdaderamente comprometidos con la cuestión, perderán su tiempo.
¿Qué validez tiene entonces una información tan sesgada?

La bis cómica de la selección la sufrimos diariamente en los programas
televisivos. Cuando el presentador dice: "escuchemos la opinión del
hombre de la calle", significa que el reportero ha molestado a los
viandantes hasta que puede obsequiarnos con una declaración a favor y
otra en contra. Pero el premio se lo llevan los anuncios publicitarios
donde un famoso nos aconseja tal o cual producto. ¡En ese caso la
estadística se reduce a un solo individuo y desde luego no escogido al
azar!

"Somos víctimas del abuso estadístico por nuestro analfabetismo
numérico, por nuestro "anumerismo" (Douglas Hofstadter)

Correlaciones espúreas

Si obtener las cifras estadísticas ya es un problema, inferir de ellas
conclusiones parece haberse convertido en el todo vale. Para demostrar
que un hecho es causa de otro, no basta con establecer que tienden a
producirse de forma simultánea. Si razonamos de forma tan cándida,
seremos víctimas de lo que los estadísticos llaman correlaciones
espúreas. Por ejemplo: una serie de tests sobre 1.000 niños demuestra
sin ambages que los que poseen los pies más grandes, son capaces de
sumar mejor. Estamos correlacionando la habilidad para sumar con el
tamaño del pie. ¡Y la correlación es positiva! ¿Cómo es posible?
Sencillamente los niños de mayor edad suman mejor que los más pequeños.
Y por supuesto tienen los pies más grandes … Es una correlación espúrea.

Sin una teoría del por qué, que sustente una correlación, debemos
levantar las defensas. O podemos acabar estableciendo conclusiones
absurdas, a partir de hechos estadísticamente fiables. Todas las
estadísticas nos dicen que la mayor parte de los accidentes de tráfico
se producen a menos de 40 km del lugar de residencia y por debajo de los
80 km por hora. De aquí podríamos deducir que para conducir, es
conveniente hacerlo lo más alejado posible de nuestra casa y a grandes
velocidades. Un absurdo.

Somos víctimas del abuso estadístico por nuestro analfabetismo numérico,
por nuestro "anumerismo", como gusta decir al lógico Douglas Hofstadter.
La brecha entre las dos culturas, las humanidades y las ciencias, nos ha
conducido a situaciones tan paradójicas como que el ciudadano medio se
jacte de su analfabetismo matemático: "Yo de números no entiendo …" y
sin embargo le parezca signo de profunda incultura el desconocimiento de
quién era Cervantes. Ambas negligencias son incultura. Y la ignorancia
siempre ha sido la puerta de entrada para las injusticias, los
atropellos y el engaño.

Como escribe el matemático A. K. Dewdeney: "Aquellos que abusan de las
matemáticas también abusan de nosotros. Nos convertimos en presas de las
triquiñuelas comerciales, las estafas financieras, la charlatanería
médica y el terrorismo numérico de los grupos de presión, todo porque
somos incapaces (o no estamos dispuestos) a pensar con claridad durante
unos momentos."

Para más información:

John Allen Paulos http://www.math.temple.edu/~paulos/
A.K. Dewdney http://www.csd.uwo.ca/faculty/akd/akd.html
Douglas Hofstadter
http://www.psych.indiana.edu/people/homepages/hofstadter.html
Recursos e información sobre estadística
http://my.execpc.com/~helberg/statistics.html

                           ------------------

A TRAVÉS DE BUSCADORES: MÁS DE LA MITAD DE LOS 'WEBS' DE SALUD A LOS QUE
TIENE ACCESO UN INTERNAUTA NO SE BASAN EN EVIDENCIAS CIENTÍFICAS
Por: ElMundoSalud
Noticia enviada por: Enrique Márquez

Si busca información de salud en la red, probablemente no se encuentre
con un ‘web’ de calidad, sino con un sitio que le venda algún producto o
cuyas recomendaciones no estén basadas en evidencias científicas, según
advierte una carta de investigación publicada en el último 'Journal of
the American Medical Association' (JAMA).

«Los consumidores que buscan información sanitaria 'on line'
probablemente accedan a los primeros sitios encontrados por un motor de
búsqueda», escriben los autores, procedentes del Departamento de
Periodismo Comunicación Técnica de la Universidad Estatal de Colorado,
en EEUU.

Estos expertos analizaron más de un millar de 'webs' que proporcionaban
cinco portales (Yahoo, AOL, Microsoft Network, Lycos y Go) al introducir
en su buscador palabras relacionadas con la pérdida de peso, el cáncer o
la enfermedad coronaria.

Los sitios encontrados se dividieron en 'webs' científicos - como
aquellos patrocinados por agencias gubernamentales, centros sanitarios
autorizados o de compañías farmacéuticas 'legales' - o sitios con
reclamos no probados, es decir, los que presentaban prácticas de
medicinas alternativas o promocionaban suplementos no regulados.

Conclusiones

De este modo, se constató que el 21,8% de las páginas encontradas vendía
algún producto y sus contenidos no se basaban en evidencias científicas;
otro 0,8% de los sitios proporcionaba este tipo de información aunque no
promocionaba productos; mientras tanto, el 31% de los ‘webs’ eran
páginas personales, catálogos de libros o bien no estaban disponibles.

Por el contrario, menos de la mitad de los sitios proporcionados por los
buscadores presentaban contenidos de calidad. El 35,3% eran 'webs'
científicos no promocionales (únicamente el 2,6% impulsado por
instituciones gubernamentales) y el 11,1% vendía productos aunque
también presentaba información basada en evidencias científicas.

Las páginas no promocionales eran más comunes en los 'webs' relacionados
con el cáncer o la patología coronaria, en comparación con las
relacionadas con la pérdida de peso, un tema «en el que la ciencia está
menos desarrollada y en el que las oportunidades comerciales abundan
más», aclaran los autores.

Según concluyen, «estos resultados refuerzan las preocupaciones de que
los usuarios de Internet tienen muchas posibilidades de encontrarse con
sitios 'webs' que les venden productos, que habitualmente no están
avalados por la investigación científica».

==== RINCÓN DEL LECTOR ================================================

LA IMPORTANCIA DE LA IMPARCIALIDAD EN LA CRITICA ESCÉPTICA
Por: Javier Moreno

Amigos de El Escéptico Digital

Desde hace ya un buen tiempo, (no recuerdo con precisión cuanto), recibo
su publicación electrónica. Me parece excelente la labor de divulgación
científica que ustedes llevan a cabo.
Como ya se ha recalcado en varios de los artículos publicados por
ustedes, uno de los factores que mas contribuye a que la gente encuentre
la ciencia aburrida y muchas veces inaccesible es la forma como se
presenta la información. Los felicito por su aniversario, y aprovecho
este momento para transmitirles también algunas opiniones que pueden
contribuir al mejoramiento del boletín.

Primeramente me llama la atención encontrar en el artículo "Muertos
Vivientes" por Javier Lorenzo, que apareció en la última edición del
boletín (Agosto de 2002), lo siguiente:

"...además, dice cosas como «aquí nadie viene a irrespetar»; verbo éste
el de irrespetar que debe proceder de ultratumba y que fue lo único que
erizó el vello a la concurrencia."

Frente a esta frase que me pareció extraña, opté por consultar el verbo
"irrespetar" en el
Diccionario de la Real Academia Española, edición 2001, que se encuentra
disponible para consulta vía web en http://www.rae.es  Encontré lo
siguiente:

irrespetar.
1. tr. Col., Pan. y Ven. Faltar al debido respeto o reverencia.

Suspiré de alivio al ver que una palabra tan usada en mi país-soy
colombiano-era reconocida por la Real Academia, aunque con la aclaración
de que es una expresión de uso común solo en Colombia y dos países
vecinos. No sé si ante los ojos de los españoles (aunque no me consta
que J. Lorenzo sea español no creo equivocarme y en caso tal, mis
disculpas), no sé si ante sus ojos, digo, mi país sea "ultratumba",
aunque no voy a negar en ningún momento que la difícil y cada vez más
preocupante situación del conflicto armado local está enviando cada día
más colombianos a la mencionada región, en cuya existencia, supongo, el
señor Lorenzo no cree.

ultratumba.
1. f. Ámbito más allá de la muerte. De ultratumba.
2. adv. Más allá de la muerte. Mi patria se encuentra ultratumba.

Entonces, si se critica en otras personas el uso del verbo irrespetar
porque supuestamente no existe, debería aplicarse la misma censura ante
el uso propio de términos como "magufo", el cual según verifiqué, aún no
ha sido incluido en el diccionario de la RAE. Pero mi punto aquí no es
discutir la existencia de ultratumba, ni las creencias del colaborador,
ni la corrección o incorrección de los vocablos en cuestión, sino dejar
claro que todos somos susceptibles de ignorancia. El reconocimiento de
la propia ignorancia y de la necesidad de superarla, es, creo yo,
el punto de partida de cualquier búsqueda de conocimiento. Esto me lleva
directamente a comentar el fenómeno (nada misterioso) que número tras
número he detectado en algunos artículos de El Escéptico Digital.

Los artículos que aparecen en aparecen en el boletín se pueden dividir
grosso modo en tres clases:

Los de divulgación científica, los que hacen promoción del pensamiento
crítico, y los que ayudan a desacreditar las creencias
pseudocientíficas. Muchas veces los artículos son una mezcla de las dos
últimas clases, y su estilo refleja claramente la intención humorística
del autor. No voy a negar lo deleitable que resulta un artículo que
además de informativo sea entretenido de leer. Tampoco negaré que muchas
frases ingeniosas y agudas de sus colaboradores me han movido a risa en
numerosas ocasiones. Sin embargo cada vez la risa dura menos, y cede
paso a la preocupación. Me preocupa que se ese  efecto se busque la
mayoría de las veces a través de comentarios arrogantes y
despectivos hacia quienes detentan creencias en lo paranormal. Antes de
proseguir, quiero dejar muy en claro que no quiero hacer aquí apología
de dichas creencias. Repito: No me interesa en lo más mínimo hacer
apología de dichas creencias.

Lo que sí me interesa es el efecto negativo que una actitud arrogante
hacia quienes las detentan puede traer hacia la misma comunidad
escéptica en relación con el resto de la sociedad. Para ilustrar esto,
quiero valerme del caso relatado en  el artículo "YA NO HAGO ESO"
escrito por Susan Blackmore, y cuya traducción se publicó en una
anterior edición de El Escéptico. En ese artículo la autora cuenta su
doloroso pero inevitable tránsito de la vehemente creencia en lo
paranormal a una actitud escéptica. Me pregunto yo, ¿merece  esta señora
nuestro respeto ahora que comparte la actitud escéptica, mientras que
antes sólo merecía nuestra burla y desprecio? Yo digo que no. Se trata
de la misma persona, y merecía igual respeto antes y ahora. Estoy seguro
de que hay un buen número de personas que ni siquiera comparten este
tipo de creencias, pero igual se valen de quienes sí las creen para
enriquecerse a costa de la ignorancia ajena. Esto es ciertamente
intolerable, pero no lo es el hecho de que por desinformación o
ignorancia, muchos individuos lleguen a estar ciertamente convencidos de
sucesos que contradicen lo dicho por la ciencia, como fue el caso de la
señora Blackmore.

Propongo ahora un ejercicio de imaginación. Supongan ustedes que alguna
de las personas que tanto vituperan en sus artículos (no quiero
ejemplificar con nombres propios pero sé que dos o tres "magufos" acuden
de inmediato a la memoria) el día de mañana renegara absoluta y
públicamente de sus creencias en lo paranormal. En un caso tal, la
persona en cuestión admite que todos los argumentos que se esgrimían en
contra de sus antiguas ideas eran válidos y mejores que los de la
pseudociencia, pero no creo que estuviera dispuesto a admitir que para
subrayar la validez de esos argumentos fueran necesarios los insultos y
descalificaciones a su persona, pues la fuerza misma
de los argumentos científicos es suficiente para sostenerlos. Dudo mucho
de que a pesar de haber abandonado sus creencias pseudocientíficas tal
persona pudiera sumarse a las actividades del movimiento escéptico.
¿Podría ser ahora nuestro compañero más querido y admirado, "hijo
pródigo" del raciocinio, o seguiría siendo el mismo individuo ridículo
apto para todo tipo de burlas que era hasta el día anterior? No creo que
pudiera ser ambas cosas, y no lo creo, precisamente porque sus creencias
pasadas o actuales no cambian en nada su calidad de ser humano.

En conclusión, y para no extender mucho más este largo mensaje, lo que
quiero que tengan en cuenta es que la actitud agresiva (en mayor o menor
grado) de muchos miembros de la comunidad escéptica los puede hacer
aparecer ante quienes no se han acercado al pensamiento científico
(muchas veces gracias a la ausencia de divulgación adecuada) como
"sabelotodos" en un pedestal, ufanos de su conocimiento, que desde allí
se burlan del ignorante mientras pretenden ayudarlo a subir.

Muchas veces en la historia se ha hablado de "la guerra que terminará
con todas las guerras", pero es hasta ahora que la humanidad ha
reconocido que la única guerra que puede poner fin a las otras no es una
guerra militar por territorios, ni por religión, ni por raza: La guerra
última es contra la ignorancia. Pero esta guerra contra la ignorancia (y
por ende contra la superstición, las falsas creencias y el fanatismo,
incluso el fanatismo cientificista que también existe) es una guerra
contra ideas, no contra personas. Y es una guerra que sólo se puede
ganar en la mente de esas personas. Aunque resulte muy difícil no atacar
una idea sin atacar de alguna manara a quien la sostiene, es posible
hacerlo, y hacerlo sin comprometer en lo más mínimo la firmeza y la
contundencia de los ataques, ni ceder un ápice frente a la mentira y el
engaño.

Transformar las ideas de las personas para invalidar las falsas
creencias y liberarlos de la manipulación comercial de los que utilizan
esas creencias, es una tarea en la que la forma del mensaje es igual de
importante al contenido. Cierro con este ejemplo, un poco extremo, pero
que muestra lo que quiero decir. Comparemos estas dos frases:

- Los argumentos de la ciencia, concretamente X, Y y Z, invalidan tu
creencia falsa y estúpida.

- Los argumentos de la ciencia, concretamente X, Y y Z, invalidan tu
creencia.

Cordialmente

==== HEMEROTECA =====================================================

¿POR QUÉ UNOS VEN LOS OVNIS Y OTROS NO?
Por: Artur Petrovski

 - ¿Sabe Ud.? He visto un ovni -me dijo cierta vez un periodista
conocido mío.

- ¡Le creo! -respondí tranquilamente.

- ¿Cómo? ¿Acaso Ud., un científico, no niega semejante
posibilidad? –dijo terriblemente asombrado.

- No tengo por qué negarla. Todos vemos de vez en cuando en el cielo un
objeto volante no identificado. Otra cosa sería si Ud. afirmara haber
visto una nave de otro planeta. En ese caso no tendría que dirigirse a
mí.

- Bueno, puedo decirle que su posición me viene bien porque me permite
creer que he visto lo que quería ver.

- Tiene Ud. razón, todos ansiamos un milagro... Probablemente no soy el
interlocutor más conveniente para juzgar los fenómenos misteriosos,
sorprendentes e increíbles que llegan cada tanto a las páginas de
diarios y revistas convertidos en la sensación del día. No se trata de
algo casual, sino que responde a la necesidad de la gente de ir más allá
de lo cotidiano e irrumpir en esferas que la ciencia todavía no ha
explicado. Ya que gracias al progreso técnico-científico hemos logrado
resultados sorprendentes, ¿por qué no damos otro paso para llegara de lo
verdaderamente sorprendente, a lo supersorprendente?

Como no soy especialista en platillos volantes ni en el hombre de las
nieves ni en el Triángulo de las Bermudas (hablando con franqueza, no
pienso que existan semejantes especialistas) y tampoco tengo la
posibilidad de rechazar o confirmar totalmente estos fenómenos, solo
puedo hallar una base general para analizar todo esto, pero en un campo
muy diferente. Porque la base común de los análisis, discusiones y
altercados sobre lo sorprendente y lo misterioso pertenece al dominio de
la psicología.

Existe una cierta predisposición psicológica que parece obligarnos a
creer en lo milagroso, ya contrariando al sentido común, ya en completo
acuerdo con él.
La orientación es la disposición psicológica para percibir, comprender,
interpretar y valorar algo de cierta manera. Este fenómeno, que ha sido
ampliamente estudiado, es, por lo visto, el que actúa de base de la fe
en todo lo que el hombre quiere creer o se le ha inculcado. Aunque la
gente reacciona de manera muy diferente, resulta indudable la existencia
de este fenómeno.

Hace algún tiempo me propusieron participar en la creación del telefilme
'Los misterios candentes del siglo', que se refería justamente a este
oculto resorte psicológico en que se basa la fe en los milagros.
Mientras hacía con el director y el guionista el plan de la película,
les propuse que mostráramos cómo la orientación psicológica a creer en
los 'milagros' puede crear ilusiones incluso en aquellos casos en que
las personas se sienten completamente seguras de la objetividad de sus
valoraciones.

En esta cinta no pretendíamos rebatir ni probar algo concreto. Invitamos
a personas que aseguraban haber visto al hombre de las nieves o haber
recibido información fidedigna sobre el caso, así como a otras que se
mostraban escépticas. También invitamos a gente que creía y que no creía
en el misterio del Triángulo de las Bermudas. En una palabra,
presentamos distintos puntos de vista, aunque lo que nos interesaba no
eran los propios puntos de vista, sino lo que había tras ellos, o sea,
la orientación psicológica.

En la película se insistía en que no negamos nada, sino que,
simplemente, analizamos el hecho de por qué se puede creer en todo esto.
¿Y qué resultó? ¿Cómo reaccionaron ante la película los espectadores que
creen en distintos milagros? Consideraron que la película daba un mentís
total a sus ideas, debido a la ilusión de contraste, porque si ellos
creen y su fe no se ha visto confirmada, significa que los autores del
filme no creen y se hace necesario criticarlos, juzgarlos...

Pero yo no me catalogo entre los no creyentes: me entusiasmaría
sobremanera la noticia de que ha sido descubierta la Atlántida, así como
de que se ha entrado en comunicación con civilizaciones extraterrestres.
Esto para mí no sería un golpe psicológico, como lo sería para otros. Si
llevaran a la Universidad de Moscú, donde trabajo, al Yeti y
descubriéramos que posee rudimentos del habla, no cabría en mí de
alegría. Pero pondría una sola condición: demuéstrenmelo
científicamente.
Resumiendo, se debe separar lo que se quiere ver de lo que ocurre en
realidad. Al fin de cuentas, no hay nada sobrenatural ni en la
existencia del hombre de las nieves y ni siquiera en la aparición de una
nave extraterrestre, ya que todo eso se encuentra dentro de los posibles
marcos de la realidad. Pero para poder creer se debe disponer de hechos
concretos y no descartar que solo sea producto de la orientación
psicológica.

El ovni es un objeto volante no identificado. Quisiera recalcar: no una
nave extraterrestre, sino un objeto que las personas pueden ver
realmente. Pero la interpretación va más allá de la observación
objetiva, proviene de la orientación del hombre, de sus conocimientos
anteriores y de muchas otras cosas.

Cuanto más sabe una persona, menor es el déficit de información que
experimenta con respecto a lo que ocurre a su alrededor y mayores son
sus deseos de evadirse de los fenómenos habituales. No hay necesidad de
explicarle qué es la holografía, sabe lo suficiente sobre cibernética y
hace mucho que no es un secreto para él el problema de la vida en Marte,
por lo que necesita encontrar una esfera desconocida para él.

La ciencia siempre se encuentra en el límite entre lo desconocido y lo
conocido y abre los caminos de lo desconocido a lo conocido. Pero entre
los científicos también siempre existe un cierto 'adelantamiento".
Además, resulta curioso que se demuestre mayor escepticismo frente a los
milagros de la especialidad propia. Los psicólogos, por ejemplo, se
muestran muy escépticos con respecto a toda clase de fenómenos
parapsicológicos, los biólogos y antropólogos, en lo que se refiere al
hombre de las nieves, los meteorólogos e hidrógrafos, al misterio del
Triángulo de las Bermudas, los paleontólogos, al milagro del lago Ness.
Pero un psicólogo puede entusiasmarse con los ovnis, un físico puede
creer en el monstruo del lago Ness...
No se sabe la razón, pero a la gente le resulta más fácil creer en
aquello que no forma parte de su especialidad.

- Entonces nosotros, los periodistas, que por lo general no nos
especializamos en ninguna ciencia natural -dijo con una sonrisa, después
de escucharme, el conocido mío- debemos estar más predispuestos que los
demás a ver milagros.

- Me resulta difícil juzgar, pero quisiera desearles a los periodistas
que traten de ser más psicólogos y piensen en el efecto que producirán
sus publicaciones en los lectores.

[Nota] *El presente artículo de Artur Petrovski, miembro de número de la
Academia de Pedagogía de la URSS, apareció publicado, hace casi 20 años,
en 'Sputnik' (Nº de Enero 1983). Editado por la Agencia de Prensa
Novosti. Moscú. Pags. 108-111.
Extraído de la revista mensual 'Zhurnalist'.

==== ARCHIVOS ESCÉPTICOS ============================================

* Monográfico Antenas y Salud. Un completo monográfico que, merced a la
colaboración de los Museos Científicos Coruñeses y al Dr. John E.
Moulder del Medical College of Wisconsin (traducción al castellano de
Carlos Llanos y Juan Bernar), pretende resolver las dudas de la
ciudadanía sobre las Antenas y la salud humana, los Campos Eléctricos y
Magnéticos Estáticos y Salud Humana, las Antenas de Telefonía Celular
(Estaciones Base de Telefonía Móvil) y la Salud Humana y las Líneas
Eléctricas y el Cáncer. Sencillamente indispensable para todo aquel que
quiera estar al día en tan candente tema. Consulta del Monográfico
completo desde http://www.arp-sapc.org/articulos/antenasindex.html

* ¿Es efectiva la Homeopatía? Informe realizado, a petición del Institut
d’Estudis de la Salut
Departament de Sanitat i Seguretat Social Generalitat de Catalunya, por
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (Drs. Carlos
Tellería, Víctor J. Sanz y Miguel A. Sabadell). El informe completo es
accesible desde http://www.arp-sapc.org/articulos/homeopatia/index.html,
página en donde puede ser consultado on-line o descargado en un archivo
zip.

* Rumores de Guerra y la Realidad Inventada. Excelente artículo de Luis
Alfonso Gámez sobre los atentados del 11 de Septiembre de 2001, los
Conspiranoicos y el atentado al Pentágono. Pueden ser descargados desde
http://www.arp-sapc.org/docs/pentagono1.pdf y
http://www.arp-sapc.org/docs/pentagono2.pdf.

* Círculos de misterio y Un arte y un negocio típicamente británicos,
son dos artículos de Luis Alfonso Gámez sobre el fenómeno de los
Círculos del Cereal que se publicaron originalmente en el diario
bilbaíno 'El Correo' el 13 de septiembre de 2002. Las versiones
originales, en formato PDF, pueden ser descargadas desde
http://www.arp-sapc.org/eedigital/circulos01.pdf y desde
http://www.arp-sapc.org/eedigital/circulos02.pdf.

* Juan Diego, ¿el santo que nunca existió? y El manto de la vidente, la
sábana santa del nuevo mundo, son dos artículos de Luis Alfonso Gámez
que versan, desde una aproximación histórica, sobre la dudosa
canonización realizada por Juan Pablo II en la figura del indio Juan
Diego. Ambos artículos se publicaron originalmente en el diario bilbaíno
'El Correo' el 27 de julio de 2002. Las versiones originales, en formato
PDF, pueden ser descargadas desde
http://www.arp-sapc.org/eedigital/JuanDiego1.pdf y desde
http://www.arp-sapc.org/eedigital/JuanDiego2.pdf

* Astroglífica. Artículo del Dr. César Esteban y la Dra. Inés Rodríguez
Hidalgo, del Instituto de Astrofísica de Canarias y del Departamento de
Astrofísica de la ULL respectivamente, en formato PDF. Descarga desde
http://www.arp-sapc.org/docs/Astroglifica.pdf.

* Carta Escéptica a Paco Padrón.  Artículo de Ricardo Campo Pérez, en
formato PDF, en el que se da contestación al que a su vez publicase
Francisco Padrón Hernández en la revista “Atlantes. Enigmas de la
ciencia”, bajo el título de “Decálogo del perfecto escéptico” . Este
archivo incorpora el artículo original publicado por Paco Padrón.
Descarga desde http://www.arp-sapc.org/eedigital/carta_esceptica.pdf

==== La Selección de “El Escéptico Digital”
=====================================

* i  n  f  o  .  a  s  t  r  o
El Boletín de las estrellas / Información de primera sobre lo que
acontece en el Universo · http://www.infoastro.com

Para suscribirse y recibir los boletines semanales, envíe un mensaje a
infoastro-subscribe@...

                           ******************

* THMNews
El boletín de la Txori-Herri Medical Association cuyos archivos se
encuentran en http://www.txoriherri.com/thmanews.htm
©Txori-Herri Medical Association, 1997-2001

Para suscribirse al THMNews Basta con enviar un mensaje, con el texto
apúntenme al invento, a cualquiera de las siguientes direcciones
electrónicas   malo@...  jotaju@...  y DONLOGAN@...

                           ******************

* Divulc@t
El portal de la Ciencia y la Tecnología en el que la divulgación es la
norma que nos acerca al conocimiento y a la democracia.
http://www.divulcat.com/

Para suscribirse a Divulc@t  basta con enviar un mensaje en blanco a
divulcat-subscribe@...

                           ******************

* InfocienciaNet
Espacio destinado a la comunicación y el intercambio, a través de
Internet, sobre temas de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS).

Suscripción gratuita a InfocienciaNet a través de
http://www.infociencia.net o bien mediante el envío de un mensaje en
blanco a InfocienciaNet-subscribe@...

                           ******************

* La Nave de los Locos
Debate racional sobre ufología, paraciencias y otros muchos temas. La
mirada crítica chilena al mundillo irracional en
http://www.geocities.com/lanavedeloslocos

Suscripciones, mensajes, datos, artículos, opiniones:
lanavedeloslocos@...

                           ******************

* Lúcido
El órgano divulgativo de la AREV -  Asociación Racional Escéptica de
Venezuela http://www.geocities.com/escepticosvenezuela/
Boletín electrónico de distribución gratuita. Suscripción mediante el
envío de un mensaje en blanco a lucido-alta@... o, directamente,
a través de http://www.eListas.net/lista/lucido/alta

                           ******************

* Tendencias Científicas
El e-zine que reúne toda la información estratégica en ciencia,
tecnología y sociedad con la finalidad de ayudar al cibernauta a su
desarrollo humano y profesional.

Puede consultarse a través de: http://www.webzinemaker.com/tendencias

========================= EL ESCÉPTICO DIGITAL =======================

EL ESCÉPTICO DIGITAL es una publicación electrónica gratuita, editada y
difundida por ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico:
http://www.arp-sapc.org

Si desea enviar alguna noticia, colaboración o carta a la redacción de
EL ESCÉPTICO DIGITAL puede hacerlo a escepticismo@...

 - Para darse de alta, envíe un mensaje a el_esceptico-alta@...
   o directamente en: http://www.eListas.net/foro/el_esceptico/alta
 - Para darse de baja, envíe un mensaje a el_esceptico-baja@...
   o directamente en: http://www.eListas.net/foro/el_esceptico/baja
 - Para obtener ayuda, visite http://www.eListas.net/foro/el_esceptico

Copyright © ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org

Se permitirá la reproducción parcial o total de los artículos del
presente boletín siempre que se cite la fuente y la URL del mismo.
Igualmente se agradecerá el que se informe de ello a la sociedad editora
de EL ESCÉPTICO DIGITAL.

EL ESCÉPTICO DIGITAL está abierto a las aportaciones de sus lectores,
que podrán dirigirse a escepticismo@...

EL ESCÉPTICO DIGITAL no se identifica necesariamente con las opiniones
de los artículos firmados, que pertenecen a la exclusiva responsabilidad
de sus autores.

====================================================================