Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 151 al 180 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Oscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Óscar Da
EL ESCÉPTICO DIGIT Luis Jav
EL ESCÉPTICO DIGIT Luis Jav
EL ESCÉPTICO DIGIT Luis Jav
EL ESCÉPTICO DIGIT Luis Jav
EL ESCÉPTICO DIGIT Luis Jav
EL ESCÉPTICO DIGIT Luis Jav
EL ESCÉPTICO DIGIT Luis Jav
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
EED-lista_antigua
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 171     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: EL ESCÉPTICO DIGITAL - Edición 2004 - Número 13
Fecha:Viernes, 16 de Julio, 2004  15:16:15 (+0200)
Autor:Óscar David Sánchez Jiménez <eed @........org>

=======================================================================

EL ESCÉPTICO DIGITAL

Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la Pseudociencia
http://digital.el-esceptico.org/

© 2000-2004 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org/

Edición 2004 - Número 13 - 16 de julio de 2004


=== SUMARIO =======================================================

EDITORIAL

ARTÍCULOS

1.- CARTA ABIERTA A LA CADENA SER
Por Fernando L. Frías Sánchez

2.- URANTIA TRAS BAMBALINAS
Por Pablo Allegritti

3.- LA LOCURA MICOLÓGICA E INTERNET.
Por Sergio Gil Abán

4.- CUATRO TÓPICOS PSEUDOCIENTÍFICOS SOBRE LA CIENCIA
Por Gerardo García-Trío San Martín

DOSSIER DE PRENSA

1.- ENTREVISTA A JUAN CARLOS ORTEGA
Por Víctor M. Amela

2.- PERVERSIONES CLIMÁTICAS
Por Eva Tarragona

3.- MAGIA
Por Fernando L Frías Sánchez

4.- OPUS DEI: LA CUARTA PLANTA
Por Alberto Moncada

5.- EL GOBIERNO DE EEUU ANUNCIA LA CREACIÓN DE UN BANCO NACIONAL DE CÉLULAS
MADRE EMBRIÓNICAS

6.- EL PROYECTO ESPAÑOL 'DON QUIJOTE', SELECCIONADO POR LA ESA PARA PROTEGER
A LA TIERRA DE LOS ASTEROIDES

7.- ITALIA VETA EL 'AULA ISLÁMICA'

8.- «LA VIDA EN MARTE EXISTIRÁ PORQUE NOSOTROS ACABAREMOS YENDO ALLÍ»

ENLACES


=== EDITORIAL =======================================================

Bienvenidos a este nuevo número de "El Escéptico Digital". A pesar de
tratarse del fatídico número 13, y de la conjura de fuerzas malignas y
desconocidas a fin de silenciarnos, la intrépida redacción del boletín ha
sido capaz una vez más, arriesgando a veces su vida, de publicar el boletín
y hacerlo llegar a vuestros buzones electrónicos. Esperamos que os guste.

Comprobaréis que aún colea la "Alerta OVNI" de Iker Jiménez. Uno de nuestros
más fieles colaboradores, Fernando L. Frías Sánchez, dirige una carta a la
Cadena SER preguntando si están de acuerdo con los calificativos y amenazas
que los responsables del programa han dirigido a sus críticos.

Lamentablemente Iker ha alcanzado plenamente sus objetivos: ha logrado que
se hable de él durante semanas, por lo que nos atrevemos a predecir que en
el año 2005 sufriremos otra "Alerta OVNI". Los resultados de la
"investigación" serán los mismos que todas las anteriores: mucho humo y
absolutamente nada nuevo que aportar. Pero lo que verdaderamente importa es
la audiencia y si ésta acompaña, el programa"Milenio 3" nos seguirá
deleitando con sus portentosas revelaciones.

Pablo Allegritti hace un minucioso análisis de uno de los "clásicos" de las
pseudociencias, el mito de Urantia. Sergio Gil Abán ha investigado en
Internet sobre la utilización de hongos con propiedades alucinógenas por
parte de "Nuevaerenses". Por su parte, Gerardo García-Trío San Martín
examina algunos de los tópcos que existen sobre la ciencia.

En el dossier de prensa resaltamos la elección de un proyecto español para
desviar asteroides de su trayectoria, o el peculiar tratamiento que le
aplican a los miembros de Opus Dei que sufren enfermedades mentales, en la
cuarta planta de la Clínica Universitaria de Navarra.

Una vez más os agradecemos que leáis el "El Escéptico Digital" y os animamos
a que sigáis enviando colaboraciones y cartas.

La Redacción de "El Escéptico Digital"


=== ARTÍCULOS =======================================================

1.- CARTA ABIERTA A LA CADENA SER
Por Fernando L. Frías Sánchez

Estimados señores:

Ante las críticas a la "alerta ovni" convocada por el programa de la Cadena
SER "Milenio 3", su director, don Iker Jiménez, ha reaccionado con mensajes
como el que reproduzco a continuación, enviado a su propio foro público de
discusión.

Personalmente he formulado algunas de esas críticas, lo cual, por lo tanto,
me convierte automáticamente en integrante de ese "grupeto sectario" de
"fascistas censores de pensamiento" que forma parte de la "ortodoxia
fascista que pretende prohibir, censurar y coartar". Y claro, me arriesgo a
sobrepasar esa "delgada línea" y encontrarme frente a la actuación del
"gabinete de abogados de la Cadena SER, los cuales ya están perfectamente
informados".

Soy un firme partidario de la libertad de pensamiento y, por tanto, de la
libertad de crítica. Sin embargo, soy también respetuoso de la legalidad (de
hecho, soy abogado en ejercicio). Por lo tanto, les ruego me informen de
cómo puedo ponerme en contacto con su gabinete de abogados con el fin de
evitar esas acciones legales con las que don Iker Jiménez amenaza a quienes
cometemos la tremenda osadía de criticarle. Además, como conozco la dureza
de nuestra profesión, soy consciente de lo bien que viene una carcajada de
vez en cuando, y gustoso seguiría proporcionando a sus abogados algunas de
esas risas que según el señor Jiménez les provocó nuestro "patetismo", pero
procurando no sobrepasar nunca esa "delgada línea" a la que alude.

En definitiva, mi intención es únicamente seguir ejerciendo mi derecho a la
crítica pero con plena consciencia de qué actitudes son tolerables, y cuales
me harían merecedor de que me caiga encima "una querella con todo el peso de
la ley". Siempre según el criterio del gabinete de abogados de la Cadena
SER, claro, pues evidentemente el del señor Jiménez es el de considerar
cualquier comentario poco complaciente con su tarea profesional como un
terrible insulto merecedor de toda clase de calificativos.

Igualmente desearía que me informasen de si esto de tildar a los críticos de
"fascistas", "sectarios" y otras lindezas por el estilo es algo exclusivo
del señor Jiménez o se va a convertir en norma entre los profesionales de la
Cadena SER. Hasta ahora, afortunadamente, no he escuchado en su emisora
ningún programa que descienda a los niveles a los que llega "Milenio 3", y
estoy convencido de que los responsables de otros espacios tampoco llegan a
las profundidades que alcanza el señor Jiménez, pero me aliviaría mucho que
me confirmasen que su actitud es una excepción, y que don Iker es el único
que empaña el bien merecido prestigio de su emisora.

En espera de su contestación, reciban un cordial saludo.

Fernando L. Frías Sánchez
DNI 25.123.266 K
Colegiado 4414 del Ilustre Colegio de Abogados de Alicante.

--------------------


2.- URANTIA TRAS BAMBALINAS
El Mito de los Supercontactos Cósmicos
Por Pablo Allegritti

Bueno, me permitiré hablar en primera persona para hacer más amigable el
comentario tocante a la presente pesquisa. Asimismo, quiero destacar que no
existe ninguna intención mía en juzgar los aspectos espirituales del
voluminoso texto de Urantia sino meramente brindar una sincera opinión de mi
propia experiencia personal sobre la propensión hacia lo fenoménico,
añadiendo incluso mi criterio heurístico sobre rigurosos detalles de sentido
común, aunados a otros  humanísticos y tecno-científicos de su contenido que
han llamado poderosamente  mi atención.

A finales de enero de 1997 realicé un viaje a la célebre Windy City (a.k.a.
Chicago) a los efectos de investigar y profundizar cabalmente sobre la
génesis y objeto de El libro de Urantia. A decir verdad, la lectura del
libro-denuncia "El secreto de URANTIA (Ni caballos ni troyanos)" de Antonio
Ribera y Jesús Beorlegui (Barcelona, Ediciones Obelisco, 1988) me instó a
viajar hasta la consabida ciudad del Estado de Illinois.

En la propia sede de Urantia brotherhood (oficialmente conocida como Urantia
Foundation), logré entresacar y enterarme ---en un comienzo a muy duras
penas--- que durante la primera mitad del siglo XX, un médico/psiquiatra
identificado como William S. Sadler (1875-1969), que trabajaba en el # 533
de Diversey Parkway de Chicago se convirtió en el cerebro de un grupo
conocido como la "Comisión de Contacto". Así acaeció que la reducida y
"cerrada" congregación era el meollo donde se fraguaron y produjeron los
textos categóricos de El libro de Urantia, y ésta también fue la misma
camarilla de gente que custodió el fornido manuscrito por primera vez.  Para
ser franco, el tomo de Urantia presenta un contundente esmero asociado ello
a todo un estilo erudito, puntilloso y casi convincente; pero la
consagración a una labor afín no justifica el sofisma implícito en ella.

Según aseveran los panegiristas de tal confraternidad, los participantes
inaugurales del grupo se comprometieron bajo juramento a no irse de lengua
sobre los pormenores de lo que sucedía, puesto que sus fines eran evitar que
las generaciones futuras idolatraran a los miembros de aquella comisión.
Entonces se juzgó prioritario que nadie fuese alabado o exaltado, debido a
su relación con The Urantia Book, dada su condición de revelación
testimonial (de pretendida procedencia espiritual). Por si sólo, el
voluminoso ejemplar se sustentaría por sus propias virtudes, por su
inusitada índole y por su tenor de fondo.

.Bueno, más bribonamente sustentado: imposible.

Para aquellos que no lo conocen, El libro de Urantia es un grueso compendio
cosmológico-religioso impreso en hojas del tipo "biblia" (o semibiblia,
según sea el  tipo de edición o reimpresión) dispuesto como un   compilado
sucesivo de  196 documentos, divididos en la forma de una revelación
tetralógica la cual consta de 2.097 páginas en total. Y por lo poco que
alcancé a extraer in situ del misterio sobre cómo fueron escritos (léase:
transcriptos) tales documentos urantianos, constaté que todo se encaraba
hacia la aplicación de un procedimiento poco más o menos similar a la
«psicografía» (aunque, en adición, todo indicaría que sincrónicamente se
recurrió a un soberbio semi-plagio enfocado a seleccionar fuentes
públicamente inadvertidas o novedades místicas, historiográficas,
científicas, etc. magistralmente arregladas y clasificadas).  Así las cosas
se dispuso que durante el transcurso de la "extraordinaria" trascripción del
contenido de El libro de Urantia, un puñado de adeptos (conocidos como «El
Foro») se congregaría, con disciplinaria puntualidad, teniendo como
propósito el debatir en la casa-clínica del precitado médico y prestar oídos
a las consecutivas lecturas de los documentos, en tanto se interrogaba
acerca de todo lo que fuese indispensable para completar el material
receptado en crudo. Acto continuo, nuevas respuestas a tales interrogantes
se incorporaban a los documentos al momento subsiguiente de su depuración.

Estos lectores iniciales constituyeron el núcleo original de creyentes de
aquella revelación y se comprometieron a llevar las enseñanzas de El libro
de Urantia a todos aquellos lectores impróvidos o ingenuos. Entre quienes
figuraban al timón de las tempranas  recepciones y recolecciones de Urantia
estaban el Dr William Sadler, su esposa (la Dra. Lena Sadler) y su cuñado
Wilfred Kellogg (1876-1956), un hábil hombre de negocios; no obstante, en
una fase más tardía, aparecería la señora Emma L. Christiensen (una especie
de co-médium enmendadora), el hijo de Sadler (conocido de todos como Bill) y
de seguro se sumarían algunos otros allegados. En realidad,  Sadler y Kellog
eran ex feligreses "Adventistas del Séptimo Día" y hacía tiempo que
planeaban erigir una inédita forma de culto convincente, si bien con un bajo
perfil mesiánico. Es posible que si aquel comité fuera de verdad una entidad
comisionada, sólo el Dr. William, la Dra. Lena Sadler y Wilfred Kellogg eran
vital y plenamente conscientes de su truculenta existencia. Una razón para
aseverar esto es que, al contrario de lo que se estimó en un principio, no
fue el equiparar la devoción a la causa lo que desplegó el asunto
confraternal en la mayoría de aquellos asociados, en lo tocante a los
insólitos orígenes del libro/revelación, y en el sentido sobre si estas
personas fueron conscientes de que el super-manuscrito era un complejísimo
fraude. Por cierto, una o dos personas superdotadas ocultando razones
propias y personales podían dirigirse de tal manera, si bien en algunos
adeptos provocaría una dogmática y astuta inaceptabilidad aquella hipótesis
no tan disparatada concerniente a que un grupo deliberadamente más grande,
sin la obtención de un provechoso premio o de una buena cantidad de dinero,
dedicara toda su vida a la tarea de propalar un engaño.

Algunos problemas sobre la hipótesis de la comisión urantiana aluden a que
la misma propone muchos problemas, el principal de ellos es la preservación
del secreto. En buena lógica, cierto caudal del trabajo compilatorio
involucró un re-examen  de los profusos y primeros borradores originales de
The Urantia Book, sumando la inversión de una cantidad de tiempo estimado
que exigió un escrito metódico para una pseudo-presentación de inspección a
los Sadlers y amigos, y el obrar acto continuo a reescribirlos hasta llegar
a la  ponencia de los proyectos finales,  una experiencia que debe de haber
sido enorme y agotadora.  Es indudable que cuando un plan a largo plazo es
en extremo fascinante, y provee de múltiples oportunidades de influir en la
humanidad, todo queda supeditado a un tipo de obsesión encauzada a ser el
centro misterioso de una nueva forma de creencia. Por consiguiente, se
trataría de un inédito culto a todo lo que fuese plausiblemente arcano e
inconvencional.

Por culpa de un contaminante efecto ilusorio ocasionado por seguir fielmente
una línea de expectación habitual y ortodoxa, ha sido inevitable llegar a la
espuria conclusión de que determinados miembros (familiares o amigos) de los
primeros tiempos del hipotético comité de psico-contacto urantiano se
habrían vuelto incautos, o infidentes, sobre lo que se estaba "creando".
Pero no fue así dado el mismísimo y puritano cuidado premeditado que se
impuso a los selectísimos miembros fundacionales, de la naciente fraternidad
de Urantia, sobre el secreto documental que ha quedado herméticamente
enraizado ---a pie juntillas--- hasta fechas más o menos recientes.

En consecuencia, como resultado de mi viaje pude hallar algunas
inconsistencias muy llamativas que expondré a continuación, incluyendo en
tales líneas algunos sondeos del acreditado divulgador científico Martin
Gardner autor del libro "Urantia, ¿Revelación divina o negocio editorial?"
(1997):

 El idioma inglés es ---conforme consta en El libro de Urantia--- el recurso
comunicativo y lingüístico más idóneo para trasvasar los conceptos
espirituales al modo de pensar de los mortales de Urantia (es decir: de la
Tierra). Acto seguido, en el prefacio [pág. I ] se podrá leer el
correspondiente párrafo:

"EN LA MENTE de los mortales de Urantia -siendo éste el nombre de vuestro
mundo- existe gran confusión en cuanto al significado de términos tales como
Dios, divinidad y deidad. Los seres humanos están aún más confundidos e
inciertos acerca de las relaciones de las personalidades divinas designadas
por estos numerosos apelativos. Debido a esta pobreza conceptual asociada
con tal confusión ideacional, se me ha exhortado a que formule esta
declaración introductoria como explicación de los significados que deben
corresponder a ciertos símbolos verbales que, de aquí en adelante, serán
utilizados en estos documentos, que el cuerpo de Orvonton de reveladores de
la verdad ha sido autorizado a traducir al idioma inglés de Urantia"
(Dictado por un Consejo Divino de Orvonton, jefe del cuerpo de
personalidades superuniversales asignadas a describir en Urantia la verdad
sobre las Deidades del Paraíso y el universo de los universos).

Asimismo, en el texto se afirma con asiduidad que el "Padre Celestial"
(mencionado alternativamente con patronímicos como Dios, el Todopoderoso, el
Altísimo, etc.) no hace distinciones entre los seres humanos; aunque sí se
hace ostensible que con The Urantia Book se permitió el capricho de elegir a
un grupo elite de contactados de la localidad de Chicago (Illinois - USA)
para propalar su "Quinta Revelación Epocal". Y es más: el libro referido
parece ser muy universalista pero expone como ejemplo vivo de organización
simiente y "superestatal" al infaltable Estados Unidos de América. En las
páginas 1.489 y 1.490 podemos leer lo siguiente (aclaro que el
entrecomillado es mío):

"Estos cuarenta y ocho estados [en referencia al territorio continental de
USA], al abandonar el doble sofisma de la soberanía y la autodeterminación,
disfrutan de paz y tranquilidad interestatal. Así comenzarán a disfrutar de
la paz las naciones de Urantia, cuando renuncien libremente a su soberanía
para confiársela a un gobierno mundial -la soberanía de la fraternidad de
los hombres. En este estado mundial las naciones más pequeñas serán tan
poderosas como las más grandes, así como el pequeño estado de Rhode Island
tiene sus dos senadores en el Congreso norteamericano, al igual que el
estado de Nueva York con su gran población, o que el estado de Texas con su
gran territorio.

La soberanía (estatal) limitada de estos cuarenta y ocho estados, fue
instituida por los hombres y para los hombres. La soberanía superestatal
(nacional) de la unión federal norteamericana fue creada por los primeros
trece estados para su propio beneficio, y para el beneficio de los hombres.
Del mismo modo las naciones crearán alguna vez la soberanía supernacional
del gobierno planetario de la humanidad, para su propio beneficio y para el
beneficio de todos los hombres".

Opera de un modo asaz obvio la certeza de que a través de todo el voluminoso
cuerpo documental de la vanagloriada revelación se jerarquiza impropiamente
el eje doctrinal del cristianismo angloamericano por sobre el resto de las
religiones.

El tema biorracial se muestra y se presenta de una manera muy prevenida;
aunque resulta demasiado enfático y bastante sospechoso a lo largo del texto
(en este sentido es importante observar ciertos paralelismos con el "Libro
de Mormón"). Conjuntamente, guarda una  estrechísima relación con el racismo
angloamericano y la xenofobia de entre los años 1930 a 1950 (a modo de
abstruso resabio de la obra de Robert Knox "The races of man. A fragment" de
1850). En sí, se trata de una característica inherente a precisos prejuicios
provenientes de los países noroccidentales de aquel entonces. En el
Documento 51 titulado "Los Adanes Planetarios", donde se desarrolla el
apartado número 4 ("Las Seis Razas Evolucionarias"), página 585,  El libro
de Urantia expresa textualmente:

"[.]La dificultad de ejecutar un programa tan radical en Urantia consiste en
la ausencia de jueces competentes para decidir sobre la aptitud o inaptitud
biológica de los individuos de vuestras razas mundiales. A pesar de este
obstáculo, parecería que vosotros debierais ser capaces de concordar en la
desconfraternización biológica de vuestras cepas más marcadamente ineptas,
defectuosas, degeneradas y antisociales".

Determinados fragmentos relativos a temas cosmológicos, paleontológicos o
históricos son explicados, en su decurso progresivo, de un modo tan nebuloso
como súbito, y dan lugar a una mayor confusión  cuando El libro de Urantia,
en innumerables ocasiones, invierte el orden pedagógico de su lectura puesto
que, de hecho, avanza desde lo más complejo a lo más simple. En pocas
palabras, el robusto ejemplar deja traslucir la estrategia de no arriesgar
demasiada información humana que no haya sido debidamente clasificada por la
calidad heurística de la época de marras. Y cuando se hace referencia al
futuro lo hace sin afrontar precisiones fácticas ni datos concretos.
Contradictoriamente, el texto es una asombrosa revelación que no revela casi
nada de lo que el hombre no pueda descubrir a través del sentido cabal de
sus potencias estrictamente humanas (en especial: a partir de una facultad
lógica irrefutable y de la intuición).

Existen evidencias testimoniales y circunstanciales que indican que el
multi-documento urantiano original (manuscrito) fue retocado varias veces
mientras estuvo archivado en un banco de Illinois (algunos informantes y
divulgadores serios  aseguran que esto pudo haber ocurrido al promediar los
años '40).

Hay varios pasajes del libro que delatan el inequívoco estilo de composición
de un psiquiatra comedido (¡vaya qué sugestivo!), pues en muchos giros
argumentales se hace un desusado hincapié en la psiquis de los creyentes
como estando alerta de no delatarse al precisar técnica y explícitamente las
patologías que allí se retratan como al pasar, o por inferencia. Y quien
mejor para llevarlo a cabo que un psiquiatra  el cual tendría como meta el
convencernos que los supercontactos cosmo-mesiánicos realmente existen y no
son parte de nuestras neuropatologías.

En el relato cuasibiográfico «Historia del Movimiento Urantia» (1980), Emma
L. Christensen (una integrante clave de la Comisión de Contacto,
corrientemente conocida como Christy) arguyó lo siguiente:

"Bajo la guía de la comisión reveladora, la Fundación Urantia se formó el 11
de enero de 1950.
La Fundación Urantia tiene el objeto de actuar como un protector para la
[r]evelación (sic). Ha sido encargada «de conservar perpetuamente inviolado
el texto de El Libro de Urantia», incluyendo cualquier trabajo de traducción
y obra derivada. Tiene la última responsabilidad «de difundir los
principios, las enseñanzas y las doctrinas de El Libro de Urantia».

El derecho de autor sobre El Libro de Urantia y las marcas registradas
Urantia y el símbolo de círculos concéntricos son defensas importantes para
la conservación del texto y para la difusión de las enseñanzas.
Simultáneamente con la autoridad legal, el apoyo y la amistad de muchos
lectores siempre han sido esenciales.

Hasta el momento de su publicación El Libro de Urantia ha estado bajo las
directivas de la comisión reveladora" [Clickear y ver  el siguiente link
oficial: http://www.urantia.org/spanish/strs.html ].

El asunto de la Comisión Reveladora involucró (entre otros excéntricos
sujetos) a "antiguos pacientes" del doctor en psiquiatría William Sadler,
algo estrafalario que nos obliga a pensarlo más de una vez. Con el paso del
tiempo los adeptos del Dr. William S. Sadler, en su defensa, transcribirían
en su nombre lo siguiente:

"Tras unos veinte años de experiencia en los contactos, durante una de esas
veladas nocturnas, un supuesto visitante estudiantil, hablando a través del
sujeto dormido, nos dijo en respuesta a una de nuestras preguntas: "Si
supierais con quien estáis en contacto no haríais preguntas tan triviales,
sino que haríais preguntas que suscitaran respuestas de supremo valor para
la raza humana".[Ver el co-texto  documental completo en el siguiente sitio
electrónico: http://www.ellibro.org/documents/doc291.htm ].

Ahora bien, y en otro orden de cosas, el afamado reportero de lo
extraterrestre J.J. Benítez y sus libros referentes a la «Rebelión de
Lucifer», al «Testamento de San Juan»,  sin dejar de mencionar sus
controvertibles sagas caballo-troyescas, urdió sus manuscritos sobre la base
de un oportuno "canibalismo literario" (hay quienes afirman que lo de J.J.
Benítez fue un flagrante plagio técnico o "fusilamiento"). Sin embargo, por
su parte, la Fundación Urantia (o quien corresponda) jamás se decidió a
entablarle una demanda al escritor español  debido a algo "desencajado
implícitamente": el sobrehumano gazapo multi-autoral del mismísimo
manuscrito bajo custodia. La razón de ello estribaba en un contra-argumento
nomotético atinente a que si los "creadores" del Libro de Urantia habían
sido seres invisibles o celestiales (esto es: sobrenaturales) entonces éstos
no formarían parte del ámbito legal-terrenal del Derecho de Autor que
protege la custodia concreta de la voluminosa obra (empero: los derechos de
la Fundación Urantia privilegian sobre todo la custodia pro-celestial del
manuscrito original, antes que la inherente Propiedad Intelectual de persona
física alguna .¿puede un juez, o una corte judicial, aceptar ésto?). Pues,
precisamente ésto salió a relucir durante el polémico pleito sostenido por
la citada fundación contra Harry McMullan III por los derechos autorales de
la IV Parte del Libro de Urantia. Lo más increíble del caso fue que, desde
el año 1988, se descargaron una serie de denuncias cruzadas por   fraude en
cuanto a quien sería el titular auténtico del manuscrito y, de igual manera,
quien sería el dueño legal de tal revelación epocal (a modo de publicación).
Por consiguiente, en marzo de 2002, se presentó el último de los documentos
de comparecencia ante la Corte de Apelaciones del Décimo Circuito de los
EEUU en el caso de Michael Foundation, Inc. versus Urantia Foundation. Esta
cuestión surgió a raíz de la publicación no autorizada por parte de Harry
McMullan III de un trabajo que copia todos los documentos de la Parte IV de
The Urantia Book: "La Vida y Las Enseñanzas de Jesús", a excepción de uno.
Si lo desea, el lector podrá clickear y consultar los siguientes links que
tienen incumbencia con el presente caso, que tantas incógnitas a engendrado:
http://www.urantia.org/spanish/es_edu_pub.html
http://www.urantia.org/newsinfo/mcmullan.html

Fuentes básicas de consulta:
ALLEGRITTI, Pablo D.  Anatema. Laguna Niguel, Ed./T,  (1997). De próxima
aparición.
El Libro de URANTIA. http://www.urantia.org/spanish/index.html - Copyright
©Urantia Foundation. Chicago, 1993.
GARDNER, Martin. Urantia: The Great Cult Mystery (1995).
GARDNER, Martin. Urantia, ¿Revelación divina o negocio editorial? (1997)
RIBERA, Antonio y BEORLEGUI, Jesús: El secreto de URANTIA (Ni caballos ni
troyanos) Barcelona, Ediciones Obelisco, 1988.

NB. Pablo Allegritti es Profesor Argentino, Licenciado en Historia e
Investigador en Antropología Forense


--------------------

3.- LA LOCURA MICOLÓGICA E INTERNET
Por Sergio Gil Abán.

Las plantas y los animales desarrollan sistemas de defensa. Cuanto más
elaborado, tanto más efectivo y cuanto más efectivo, tanto más mortífero. La
naturaleza no es amable, ni permisiva. La selección natural obliga a todos
los seres vivos a generar mecanismos que aseguren su supervivencia, o los
condena a la extinción. En ocasiones, esos mecanismos vienen en forma de
venenos.

Un veneno, simplificando, es una sustancia química que provoca cierto daño
en el cuerpo de quien lo ingiere. En ocasiones, ese daño es incapacitante o
incluso mortal, dependiendo de la dosis. En pequeñas cantidades, casi
cualquier veneno se convierte en algo muy diferente. Ya no mata, sino que
causa alteraciones fisiológicas, perceptivas o psicológicas. En otras
palabras: una droga.

Cada época tuvo su droga y la expresión artística así lo ha plasmado, desde
el cómic, el cine o el teatro hasta los viejos clásicos literarios. Las
leyendas sobre los berserkers normandos, nos cuentan que conseguían su
frenético estado de salvajismo mediante viejos rituales donde incluían la
ingesta de sustancias vegetales. Panoramix, el venerable druida de Astérix,
recoge el muérdago en los bosques de Armórica. «Tristán e Isolda» o «Romeo y
Julieta» son dos textos clásicos donde se hace referencia al poder de las
plantas. En el primero, como filtro de amor; en el segundo, más realista,
como veneno. En «El signo de los Cuatro», Sherlock Holmes se inyecta, en la
primera página, una solución al siete por ciento de cocaína. Alicia, de
Lewis Carroll, consume un hongo que reducirá su tamaño. Los Freak Brothers
son un grupito de consumidores de todo tipo de alucinógenos que hacen las
delicias de los jóvenes, desde la década de los setenta hasta hoy, a través
de los tebeos de Gilbert Shelton. Un poco antes, en los sesenta, el ácido
lisérgico, más conocido como LSD y descubierto por Albert Hofmann (luego iré
a este personaje), hizo las delicias -y fue la sentencia también- del
movimiento hippie.

Incluso los dioses tuvieron su ración, puesto que, la ambrosia hindú sería
no tanto un brebaje divino como una especie de sopa de Amanita muscaria; y
ciertos ritos iniciáticos de la vieja Grecia (la Eleusis) también se habrían
conseguido mediante la ingesta de hongos, mezclados en un potingue sagrado
que llamaban Kykeon.

Los venenos y, especialmente los procedentes de los hongos, por sus efectos
misteriosos, impredecibles y extáticos, llegaron a considerarse algo
procedente de los dioses. Incluso en el catolicismo. El Cornezuelo del
Centeno es un parásito, un hongo microscópico que habita felizmente en este
cereal, base del pan que se consumía en siglos pretéritos. Dejar unos días
el pan a la intemperie era suficiente para que estos hongos se reprodujesen
y su cantidad fuese suficiente como para drogar a una persona, especialmente
en estados de inmunodepresión. El menú habitual de Santa Teresa de Jesús
consistía en «Dios proveerá» y, como consecuencia, su sistema inmunológico
no debía ser nada halagüeño. Comiendo pan de centeno bien repleto de
cornezuelo, no es de extrañar que tuviese esas visiones, le pareciese
levitar y anduviese en comunión con santos, santas, ángeles, querubines y
cuantos entes hubiera en el cielo de la época. Hoy, seguramente, diría que
la abducen los extraterrestres, aseguraría haber sufrido abusos por parte de
ellos y juraría haber parido un híbrido de humano y Ummita. En aquella
época, se estilaba más una aparición mariana que un encuentro en la Tercera
Fase. Había, sin embargo, algo milagroso en todo ello: raro fue que la santa
no pereciese de una sobredosis, un envenenamiento, como tantos y tantos
campesinos del medioevo, murieron de un mal conocido como los fuegos de San
Antonio, producido precisamente por la ingesta del Cornezuelo en el pan.

Pero vengámonos a la actualidad y veamos qué nos deparan nuestros amigos
fúngicos. Parece ser que fue un artículo publicado por Gordon Wasson,
publicados en la revista Life, allá por junio de 1957, quien despertó una
nueva visión antropológica: la etnomicología o ciencia que estudiaría la
relación entre las culturas y los hongos. Fue el químico Hofmann quien le
dio carácter científico con estudios sobre los efectos de ciertas sustancias
procedentes de los hongos y también del reino vegetal. Aunque en principio
esta rama científica no tiene nada censurable (se trata de un estudio como
otro cualquiera), sus consecuencias extracientíficas han sido muy
significativas.

Para empezar, los términos «alucinógeno» o «psicotrópico», que son los que
usamos los profanos para referirnos a estas sustancias, ya no serían
válidos. Cuando hacemos referencia a estados alterados de conciencia
inducidos por hongos, los estudiosos del tema usan el tecnicismo
«enteógeno», cuyo significado etimológico es «generando un dios dentro de
mí», más o menos. Siguiendo esta idea (la de que el efecto psicotrópico crea
un vínculo entre los dioses y los mortales), fue fácil que empezase a
desarrollarse una nueva religión con eucaristía alucinógena.

Dos publicaciones, que se venden por la Librería Muscaria a través de
Internet, (http://www.muscaria.com), suele contener artículos sobre esta
etnomicología, que se ha transformado en la pseudociencia básica de la
moderna religión micológica. En ella, pueden leerse infinidad de referencias
a la «conciencia cósmica» que se adquiere consumiendo ciertos hongos o bien
al arte de escribir bajo los efectos de esas drogas, tal y como hizo Aldous
Huxley, por ejemplo. No faltan tampoco referencias a la psiquedelia (no
quiero ni preguntar qué es esto) y a la psicoterapia mediante hongos. Estas
publicaciones son la revista Ulises, y otra, titulada, a mi juicio muy
acertadamente, «El Idiota». En estas revistas pueden verse los enloquecidos
relatos de los psiconautas, así como más sandeces sobre etnomicología, pero
también artículos referentes al uso presuntamente terapéutico de estas
sustancias, entremezclado con la meditación Zen, el chamanismo, experiencias
místicas y visionarias, viajes astrales, la creatividad artística de todo
tipo de artistas aficionados y muchas otras cosas. Todas estupendas, todas
fantásticas, todas muy postmodernas.

Pero si algo tiene nuestra Era Postmoderna es que todo puede liarse aún más
de lo que está. Todo se puede mezclar, porque todo vale para los amantes de
la memez. Véanse estos ejemplos: (1) a los consumidores de sustancias
«enteogénicas» se les denomina «psiconautas», dándole ese toque misterioso,
mezcolanza de mística y ciencia, que tanto gusta. (2) Quizá el más terrible
de los libros expuestos en esta librería electrónica (Muscaria) sea «Los
Enteógenos y la Ciencia», donde se aportan las presuntas evidencias
científicas que avalarían el uso de hongos para la psiquiatría, entre ellos
artículos de Hofmann y Wasson, creadores de este movimiento. También
incluyen sesudos análisis relacionando el arte y los hongos, ensayos
clínicos con ayahuasca y, por supuesto, la meditación transcendental. (3)
Existe una página llamada http://www.psiconautica.com, donde se nos advierte
que «Las sustancias psicoactivas en general y los enteógenos en particular
nos parecen herramientas muy poderosas que pueden ayudar al ser humano en su
crecimiento personal y espiritual. Sin embargo, si no se usan con las
precauciones adecuadas pueden causar daños físicos y/o psicológicos». En
psiconáutica, no solo se emplean la Amanita muscaria, sino también el
Psilocybes y otras sustancias que ya no derivan de hongos, como la
marihuana, la cocaína o el peyote. Jóvenes y no tan jóvenes se intercambian
experiencias, se cuentan cómo cultivarlas y cómo tratarlas. A todo esto, al
final de la página, se dice que «Toda la información expuesta en Psiconautas
tiene un caracter exclusivamente informativo y educativo». (4) En otra
página de psiconautas, http://www.psicotropica.com, con contenidos muy
similares, con formato muy alternativo y cercano a la juventud, se especula
con los efectos afrodisíacos de las drogas y con su uso puramente lúdico,
entremezclado con más espiritualidad, más pseudoantropología y más
pseudohistoria. (5) en un artículo incomprensible, se entremezcla la
mitología, la micología y la astrología:
http://www.albadehermes.com/astrologia/articulos/astro-hongos-relig/astr_hong_rel.htm.
Y
me pregunto: ¿Es Internet un concurso de a ver quién la suelta más gorda?
(6) Por último, un blog. Un lugar donde se dice que «El chamanismo esencial
es un trabajo de autodescubrimiento y como tal, es uno de los caminos
espirituales orientados hacia la iluminación o ascensión del ser humano»
(http://www.infoaragon.net/servicios/blogs/wamani/index.php?tema=3).
Curiosamente, este comentario está bajo un enorme rótulo, muy llamativo,
donde se puede leer «Ecopsycología Social» (Nótese la i griega). Me gusta
este rótulo. Tiene los tres ingredientes básicos de cualquier producto que
quiera ser vendido en esta era postmoderna: la palabra «Eco-» (puede
sustituirse por «Bio-»), que indica, como todo crédulo sabe, que es algo
bueno; una palabra retocada surgida del argot científico («Psicología», que
haría referencia no a la psicología normalita, sino a las sustancias
psicotrópicas como generadores de una nueva psicología) y, además, el
colofón de «Social», palabra que no deja lugar a dudas: se trata de algo
para todos, algo muy positivo para la sociedad.

No me extenderé mucho más. Si me lo permiten, diré que soy partidario de la
legalización de las drogas. No veo muchos motivos para impedir que un
ciudadano adulto, con la cabeza despejada, quiera usarlas. Quizá no sea ésta
una revista para tratar el tema en profundidad, así que no ahondaré en el
tema. Eso sí, antes de legalizar nada, hace falta informar a la gente.
Explicarle qué es lo que está consumiendo y explicarle que no es necesario
consumirlo, que es opcional. Que no nos pase como con el tabaco, que siglos
después de popularizar su consumo, nos damos cuenta de que mata. Los hongos
alucinógenos matan, ya lo sabemos todos. Si usted, querido lector, quiere
consumirlos, es por su cuenta y riesgo. Yo no le diré nada, que ya es
mayorcito. Eso sí, no los consuma porque quiere ser un dios, o sentirse como
tal, o comunicarse con el o ellos. Si quiere que su espíritu crezca, se
desarrolle y evolucione, yo no sé decirle cómo hacerlo, pero le sugiero que
no lo haga envenenando su cuerpo. Al fin y al cabo, nadie ha demostrado la
existencia del espíritu, pero su cuerpo es muy real y muy vulnerable a
ciertas conductas. Si tiene necesidad de trascendencia, no crea que el
cosmos va a estar más cerca porque usted siga las instrucciones de un grupo
de alelados metidos a chamanes postmodernos. No caiga en la tentación de
creer que porque Sócrates tomase Kykeon, tal sopa vaya a ser buena para
usted. Infórmese antes de actuar. Y no lo haga en estas páginas que le he
mostrado. Hágalo en un buen libro de farmacología. Pregunte a un a un
neurólogo, un endocrinólogo o a un psiquiatra de los de verdad. Busque un
diccionario de psicología y estudie sus efectos en la percepción y la
cognición. Y me refiero a los efectos a largo plazo, por favor, que es lo
que se les olvida a los psiconautas. Recuerde que el viaje de hoy, puede ser
la neuropatología del mañana.


--------------------

4.- CUATRO TÓPICOS PSEUDOCIENTÍFICOS SOBRE LA CIENCIA
Por Gerardo García-Trío San Martín

Una característica de la pseudociencia es su ambigüedad con respecto a la
verdadera ciencia: por un lado, la imita tomando prestado su prestigio, por
otro, la ataca recurriendo siempre a los mismos tópicos cuando ésta señala
sus disparates. La ciencia resulta infalible o mentirosa según la
conveniencia de los pseudocientíficos. En mis conversaciones y lecturas me
he encontrado cientos de veces con estos argumentos falaces en contra de la
ciencia. Como un ejercicio de gimnasia mental y creyendo que el resultado
sería interesante, me he dedicado a reunirlos y refutarlos. Probablemente,
reconocerás más de uno.

ARGUMENTO 1º: Antiguas teorías científicas que eran aceptadas resultaron
estar equivocadas y fueron negadas por los nuevos descubrimientos: se creía
que la Tierra era plana y resultó ser redonda; se creía que la Tierra era el
centro de nuestro sistema planetario y resultó serlo el Sol; la física de
Newton fue superada por Einstein. Asimismo, teorías que al surgir fueron
rechazadas, igual que ahora lo es la llamada pseudociencia, acabaron
reconociéndose: Galileo, Servet, Darwin, Mendeleiev. Todo esto implica que
el actual conocimiento científico puede ser totalmente erróneo y necesitar
un cambio de paradigma.

RESPUESTA: En primer lugar, cuando he oído o leído tales argumentos, a
veces, los ejemplos no eran válidos por haberse extraído de una época en la
que no podemos hablar de ciencia moderna. La ciencia basada en un estudio
matemático y empírico de la naturaleza empieza a nacer realmente sobre el
siglo XVII con la innovación de Galileo de introducir los experimentos
planificados en el método inductivo deductivo. No estaremos siendo exactos
ni justos si para atacar a la ciencia moderna o experimental empleamos un
argumento como el de la Tierra plana, ya que no pertenece realmente a su
historia sino a la más general de la ciencia humana, que abarca los intentos
de muchas culturas -incluso las prehistóricas- por conseguir un sistema de
conocimiento.

Pero centrémonos ya sólo en la ciencia moderna: afirmar que las nuevas
teorías invalidan a las antiguas puede ser también impreciso. Es evidente
que la ciencia avanza y que el saber humano se amplía constantemente; pero
cuando surge una revolución en la ciencia no es que se haga exactamente
borrón y cuenta nueva; el proceso es más bien una integración de lo viejo en
lo nuevo, una absorción o un perfeccionamiento: las viejas teorías pueden
ser integradas en las nuevas como casos límite (situaciones especiales en
las que la obsoleta ley mantiene su utilidad) o tener partes que no quedan
totalmente desfasadas. Cuando el modelo planetario geocéntrico fue
sustituido por el heliocentrismo, el sistema de órbitas alrededor de un
cuerpo central, que había sido un gran avance en la comprensión del
funcionamiento celeste, permaneció vigente en la nueva explicación. Del
mismo modo, no podemos afirmar que la revolución de Einstein en la física
haya invalidado a Newton: la teoría de la relatividad nos descubre un nuevo
comportamiento del universo a velocidades cercanas a la de la luz, así como
los efectos en el espacio-tiempo de los campos gravitatorios intensos; pero
en realidad sus implicaciones son despreciables en nuestra experiencia
cercana, por lo que seguimos usando la física de Newton, a pesar de su
antigüedad, en la vida cotidiana.

Esta evolución continua de la ciencia es totalmente normal y recomendable, y
no supone un defecto, sino el progreso, como podemos comprobar si recordamos
las unificaciones que se dieron en la historia de la física: Newton, con su
teoría de la gravitación universal, identificó como una misma fuerza la que
atraía los objetos hacia la Tierra y la que gobernaba los astros del
firmamento; también se creía que electricidad y magnetismo eran dos
fenómenos sin relación, pero se descubrió que eran dos caras de la misma
moneda: el electromagnetismo. Muchos científicos piensan que la física
tiende a la unificación: la explicación, mediante una gran Teoría del Todo,
de las cuatro fuerzas fundamentales que requieren ahora teorías
independientes: la gravitación, el electromagnetismo y las interacciones
nucleares débil y fuerte. La mejor candidata a Teoría del Todo por ahora (si
no se ha quedado ya obsoleta) es la teoría de supercuerdas.

En cuanto al pretencioso argumento de los pseudocientíficos de equiparar sus
divagaciones a teorías geniales que no fueron aceptadas inicialmente, como
las de Darwin o Mendeleiev (a los pobres y mal traídos Galileo y Servet los
dejaremos fuera, ya que los ataques conservadores los recibieron de la
Iglesia y no de los científicos), no olvidemos que estas ideas se referían,
aunque de forma revolucionaria, a realidades palpables: el movimiento
planetario, la circulación sanguínea, la evolución de las especies, el
comportamiento químico de los elementos. y no, como la pseudociencia, a
sucesos "escurridizos" imposibles de comprobar: el espíritu, los poderes
mentales, las energías vitales o las visitas extraterrestres. Además, no
sólo estos científicos innovadores vieron reconocidas sus teorías en poco
tiempo (normalmente en vida) frente al más de un siglo que llevan dejándose
oír casi todas las leyendas pseudocientíficas, sino que la mayoría de las
hipótesis que sufren un rechazo unánime de los estudiosos se quedan en el
camino como intentos fallidos, creencias injustificadas o incluso fraudes,
lo que es probablemente el futuro de la pseudociencia.

La ciencia intenta explicar la realidad y ésta es siempre la que tiene la
última palabra, es un conocimiento cada vez más detallado y profundo de la
realidad lo que desemboca en un adelanto o en un cambio de paradigma. No
podemos decir que nuestro saber actual sea erróneo porque tengamos la
certeza de que algún día será mayor; es una equivocación justificarse así
para reclamar cambios en las teorías sin sustentarlos con evidencias o creer
en sucesos maravillosos que la realidad desmiente, confiando en que la
ciencia pueda hallarlos en un futuro.

ARGUMENTO 2º: La ciencia no es más que otro tipo de creencia. Todas las
personas necesitan sentirse seguras tras una explicación para la vida y el
universo. Los que escogen creer en la explicación científica están
escogiendo en realidad otra forma más de religión: la fe ciega en la ciencia
y sus dogmas llamados leyes.

RESPUESTA: Efectivamente, todas las personas nos preguntamos, con mayor o
menor interés y preocupación por el tema, sobre el origen de la vida y del
cosmos. Es un anhelo del ser humano el responderse a esos interrogantes, y
seguramente sea esa curiosidad la que condujo tanto al nacimiento de la
religión como al de la ciencia; sin embargo, el hecho de que ciencia y
religión puedan tener en común el que las personas recurran a ambas para
explicarse la existencia no excluye que tengan también diferencias que las
hacen irreconciliables en muchos aspectos. La religión y la ciencia no
pueden igualarse como formas de conocimiento.

Una religión es una creencia, una actitud subjetiva que consiste en seguir
un determinado enunciado o enunciados, por ejemplo: "Dios existe". No hay
indicios que lleven a tal conclusión y creer en el enunciado es
independiente de que el mismo sea verdadero. Un creyente puede buscar miles
de razones lógicas que justifiquen y defiendan su creencia; pero nunca podrá
demostrarla. La ciencia, sin embargo, contiene enunciados que pueden
demostrarse. "El agua hierve a 100 grados centígrados" es un enunciado
verdadero, es decir, podemos comprobarlo fácilmente con un termómetro y un
puchero. Un enunciado científico, puesto que puede demostrarse, no es una
creencia, es saber. Ésta es la diferencia entre creer y saber.

La fe religiosa consiste en creer también en la verdad de ciertos
enunciados, los dogmas religiosos, sin pruebas suficientes de que sean
ciertos. La fe se tiene por veneración o sumisión a alguien que se considera
autoridad, o por sentimiento, por intuición. por razones que son subjetivas
y no son válidas para el conocimiento verdadero. Se puede decir que aceptar
como ciertas las materias científicas es también una cuestión de fe; pero
entonces incurrimos en una falacia ya que estaremos usando otro significado
de la palabra "fe", cuando significa "confianza" y no "conjunto de creencias
de una religión". No podemos considerar que la confianza en la verdad de las
enseñanzas científicas sea igual a la fe religiosa. Es evidente que el
estudiante científico o el aficionado no van a comprobar uno a uno todos los
experimentos de la historia de la ciencia a medida que van aprendiendo
(¡Nunca acabarían de estudiar!), sólo reproducirán algunos por su interés y
accesibilidad y tendrán que confiar en la verdad de los que no pueden
comprobar personalmente; pero la ciencia sí se comprueba a sí misma
continuamente: con todos los experimentos pasados que se repiten en
investigaciones actuales para ser validados antes de emprender los nuevos;
con los que se reproducen para fines académicos y didácticos en todo el
mundo en universidades, colegios y museos; con los experimentos avanzados
que superan a otros anteriores y que implican con su éxito la corrección de
los pasados; con las aplicaciones diarias de hallazgos científicos en
nuestra tecnología que son testimonio de su validez, podemos incluso afirmar
que sí se comprueban en el presente todos los experimentos de la historia de
la ciencia. Su mismo funcionamiento la corrobora.

¿Cuál es entonces la diferencia con una fe religiosa? Las leyes de la
ciencia están sustentadas en demostraciones que en su día fueron examinadas
por toda la comunidad científica y que podemos repetir para verificarlas,
aunque no nos molestemos en hacerlo por confianza en los científicos y su
método; los dogmas religiosos, en cambio, como doctrinas atribuidas a un
dios y reveladas a los hombres, no son comprobables aunque lo intentemos. La
cualidad de comprobable se denomina falsabilidad y es una característica que
identifica a las leyes, teorías e hipótesis científicas: un enunciado es
falsable si puede ser refutado por la experiencia, es decir, por la
realidad. Los enunciados no falsables no son científicos. "El agua hierve a
100 grados centígrados" es un enunciado falsable (sólo hay que acudir a la
inapelable realidad del puchero), "Dios existe" es un enunciado no falsable.
La ciencia se puede probar, la religión y las creencias no.

ARGUMENTO 3º: La ciencia niega lo que no puede explicar. No se ha demostrado
que no existan los fenómenos paranormales y misteriosos; pero, aún así, los
dogmáticos y conservadores científicos los rechazan debido a que podrían
desestabilizar su cómodo mundo basado en leyes científicas.

RESPUESTA: Muchas veces se exige a los científicos que demuestren la
falsedad de la pseudociencia o los fenómenos paranormales, se hace recaer
sobre la ciencia la responsabilidad de desmentir los poderes psíquicos del
ser humano, la efectividad de la astrología y otras mancias, las
manifestaciones fantasmales, las visitas a la Tierra de extraterrestres, la
existencia de animales fantásticos, etc. Sin embargo, esto es una
interpretación equivocada de la forma en que trabajan los científicos, su
tarea no consiste en negar algo, sino en estudiar fenómenos existentes y que
se puedan analizar.

La situación que se nos presenta con los supuestos fenómenos paranormales y
demás es que nunca ha aparecido una verdadera prueba de su existencia: nadie
ha conseguido demostrar que tiene poderes psíquicos; astrología, videntes y
mediums fracasan continuamente al intentar adivinar el futuro; no tenemos
evidencias de la presencia de fantasmas; nunca se ha encontrado un material
extraterrestre ni un animal fantástico o parte de él. Los que defienden la
veracidad de estos y otros presuntos misterios no aportan ninguna
demostración creíble de los mismos; acerca de este tipo de asuntos sólo
tenemos en realidad testimonios personales, historias y silogismos que no
tienen más validez científica como pruebas que los cuentos infantiles.

Nos encontramos frente a una falacia que pretende dar la vuelta al problema
y pasárselo a la ciencia. No es la tarea pendiente demostrar que tales
fenómenos no existen, sino todo lo contrario: hay que demostrar que existen.
Y a pesar de toda la palabrería pseudocientífica sobre el tema, nadie ha
aportado ni una prueba sólida. Siempre que hubo suficientes datos
analizables y se pudo estudiar científicamente alguno de estos aparentes
enigmas, acabó apareciendo una explicación normal, un error o, lo que es
peor, un fraude. De hecho, demostrar que algo no existe es una imposibilidad
lógica: no hay manera (por poner un ejemplo que señala la irracionalidad de
este argumento) de negar que Papá Noel existe; aunque conozcamos miles de
casos en los que han cogido in fraganti a los padres, siempre quedará un
pequeño porcentaje sin datos suficientes para explicarlo. ¿Resulta
inteligente atribuirlo a Papá Noel? Lo más parecido que se puede hacer a
negar los supuestos paranormales es mostrar que pueden tener una explicación
prosaica, reproduciéndolos con trucos que den igual resultado o
comparándolos con hechos conocidos, y señalar además que no encajan con
teorías que sí se han comprobado experimentalmente; hacer hincapié en que
creer en sucesos tan extraordinarios es menos razonable que relegarlos al
folclore moderno y la leyenda.

Si los científicos suelen ignorar estos temas no es por dogmatismo o
conservadurismo, es porque han perdido el interés por ellos. Si apareciese
alguien con pruebas irrefutables sin duda recibiría la atención debida; la
historia de la ciencia nos muestra cómo esto sucede continuamente: en la
primera mitad del siglo XX, Alfred Wegener presentó al mundo su teoría de la
deriva continental, que postulaba unos continentes móviles que habían estado
unidos en un pasado lejano formando uno sólo que llamó Pangea. Intentaba
explicar el que las costas europeas y africanas del oeste encajasen con
tanta exactitud con las americanas del este, así como que esas zonas,
mediando un océano y miles de kilómetros entre ellas, tuviesen rocas con
idénticos rasgos geológicos o fósiles de las mismas especies animales y
vegetales. Los geólogos, instalados en la idea de una Tierra estática, no
aceptaron la proposición. Sin embargo, en los años 60 de ese siglo, se
sumaron a las observaciones de Wegener mediciones paleomagnéticas y análisis
del suelo marino que apuntaban claramente a un desplazamiento continental.
Ante el cúmulo de evidencias, la comunidad científica aceptó que se hallaba
ante un cambio de paradigma en la forma de estudiar y entender el planeta
Tierra. Nacía la tectónica de placas, que explica, entre otras muchas cosas,
la deriva continental que supo ver Wegener. Los científicos son reacios a
abandonar una teoría que funciona, pero cambian gustosamente su forma de
pensar si los datos lo exigen.

¿La ciencia niega lo que no puede explicar? Si lo inexplicable es medible,
es objeto de estudio. Por supuesto que todavía existen cosas que la ciencia
no abarca, fenómenos naturales de los que no se tiene una comprensión
completa; pero afirmar que la ciencia los rechaza es revelar una gran
ignorancia de su funcionamiento o muy mala intención. Tomemos un ejemplo:
uno de los misterios actuales de la ciencia es lo que se ha llamado "materia
oscura" en las galaxias; varias consideraciones teóricas sugieren su
existencia y, excepto por los efectos gravitatorios que provoca en sus
alrededores (otros cuerpos celestes se han encontrado de esta manera
indirecta), su presencia es indetectable: se comporta como la materia, pero
no consigue medirse de forma directa, parece no estar. Los científicos no
encuentran una manera satisfactoria de explicar estas observaciones; pero
desde luego no las niegan. Precisamente es en los campos sin resolver donde
se centran con más entusiasmo los investigadores.

Como establece el principio epistemológico de economía del pensamiento (más
conocido como "Navaja de Occam"), para explicar un fenómeno, la hipótesis
más sencilla es siempre la mejor y no debemos acudir sin necesidad a
soluciones especulativas. Es preferible vivir aceptando nuestras lagunas de
conocimiento que rellenarlas inventando, en ausencia de pruebas,
explicaciones milagrosas, pseudocientíficas o paranormales.

ARGUMENTO 4º: Los científicos forman un grupo de poder paralelo al político
y económico o a su servicio al depender de financiación. Esto ha corrompido
sus antiguos nobles principios, degenerando en una ciencia oficial que ya no
busca la verdad sino que defiende intereses gubernamentales frenando lo que
no les conviene.

RESPUESTA: Diferenciemos antes de nada ciencia de tecnología: llamamos
ciencia al conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el
razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que deducimos
principios y leyes generales; por tecnología entendemos a las teorías y
técnicas que permiten la aplicación práctica de la ciencia. Es la
investigación tecnológica -en la que, aunque es más propia de ingenieros,
también intervienen científicos- la más condicionada por factores externos a
ella: exigencia de resultados a corto plazo, posibilidad de aplicaciones
bélicas, rentabilidad económica. La investigación científica, en cambio, no
sólo es independiente y libre en universidades, institutos y fundaciones,
sino que, aunque pueda estar influenciada en ocasiones (precisamente por
eso) dispone de un método que la regula: el método científico evita faltar a
la verdad, el objetivo final de la ciencia.

Pero, ¿en qué consiste el método científico? Imaginemos primero que hemos
observado algo y nos preguntamos por qué sucede de esa forma (por ejemplo,
reparamos en que algunas aves de corral se espantan y ocultan en el follaje
ante la visión, por primera vez en su vida, de la silueta en el cielo de un
ave rapaz). Lo siguiente que hacemos es descartar los factores no
relacionados con el problema (no nos interesamos por la edad, el sexo o el
largo de la cresta de las gallinas ya que vemos que esto no influye en ese
comportamiento). Entonces reunimos para su análisis todos los datos que
seamos capaces de obtener, lo que podemos hacer por observación directa de
la naturaleza o provocando artificialmente situaciones específicas que
aporten información sobre el caso: los experimentos (podemos criar pollitos
para controlar su aprendizaje y construir una réplica mecánica de la forma
de una rapaz para simular la situación y así no tener que esperar hasta que
se produzca un ataque real fortuito). Tras haber reunido los datos, pasamos
a intentar explicarlos, de la manera más sencilla posible, con un enunciado
o matemáticamente: una hipótesis ("las gallináceas domésticas poseen
conductas que no necesitan aprender"). Esa hipótesis tendrá unas
consecuencias lógicas que implicarán sucesos y experimentos que no nos
habíamos planteado antes ("todos los animales, incluido el hombre, poseen
conductas innatas hereditarias"); debemos entonces realizar nuevas
observaciones para ver si las predicciones de la hipótesis se cumplen o
intentar desmentir nuestras conclusiones para comprobarlas (podemos objetar
que se puede deber a un aprendizaje, y observar bebés sordo-ciegos para
averiguar si poseen comportamientos que sea imposible que les hayan
enseñado). Finalmente, si las predicciones se han cumplido y las
refutaciones han fallado, la hipótesis sale reforzada, pudiendo convertirse
incluso en una teoría o una ley ("Parte del comportamiento animal y humano
está determinado genéticamente y es modificado por la selección natural").

Cada uno de los pasos que acabamos de dar en el párrafo anterior sería un
punto ideal del método científico. En realidad no es más que el sentido
común transformado en unas reglas de investigación, una forma de evitar
cometer manipulaciones y errores o que las ideas preconcebidas nos hagan
caer en el autoengaño.

Las pseudociencias son llamadas así debido a que, aunque tienen una
apariencia científica en la presentación, no cumplen las normas anteriores,
por lo que no pueden ser consideradas ciencia. Un caso actual de este
problema es la continua reclamación del mismo estatus que disfruta la
medicina oficial o científica para las pseudomedicinas, exigiendo incluso
que compartan financiación estatal. Cuando se analizan científicamente
falsas terapias como la homeopatía, la acupuntura, la reflexología,
aromaterapia, etc. no demuestran dar más resultado que el efecto placebo
(que consiste, como todos sabemos, en la ilusión de mejoría del paciente que
no es tratado en realidad, aunque se le haga creer que sí) por lo que no es
posible, o no debería serlo, igualarlas a la medicina científica. En
realidad, ni siquiera existe un trato discriminatorio hacia las terapias
"alternativas" o "complementarias" ya que, cuando la medicina científica
presenta un nuevo tratamiento o fármaco, se la somete a controles muy
rigurosos, los mismos que se le exigen a las pseudomedicinas y que,
simplemente, no pasan. El trato es igualitario, pero los resultados no son
iguales.

No existen conspiraciones del mundillo científico y los servicios secretos
para que el "misterio" permanezca oculto, ni oscuras manipulaciones de los
estados y la industria farmacéutica para impedir el desarrollo de las
medicinas "alternativas". Lo que ocurre es que estas disciplinas no cumplen
las rigurosas normas que sí cumple la ciencia. Estos ingenuos -muchas veces
ridículos- argumentos sobre conspiraciones suelen ser lanzados sin pruebas
por los defensores de la pseudociencia como distracción o pobre excusa ante
su incapacidad para demostrar sus teorías.

*

La considerable difusión de estos cuatro tópicos, tan negativos, señala
hacia una realidad frustrante: la resistente desconfianza por parte
importante de la población hacia la ciencia. Este recelo de la investigación
científica es algo habitual en la cultura popular y tradicional: sus logros
se ven demasiado a menudo como dañinas creaciones antinaturales, la libertad
de investigación es restringida por prejuicios que la califican de inhumana
e incluso es frecuente que no se vean con buenos ojos las ya poco generosas
dotaciones presupuestarias dedicadas a estos fines. Dejando de lado defensas
filosóficas sobre el saber, la verdad o el autoconocimiento, que pudieran
justificar mi respeto y pasión por la ciencia, y apelando sencillamente al
sentido práctico y común: resulta desconcertante comprobar que todos los
beneficios de nuestra cultura científica (no será necesario que enumere los
enormes progresos para el bienestar general) parecen ser pasados por alto a
la hora de juzgarla, como si la costumbre impidiera percibirlos. Es obvio
que nuestro mundo es mejorable en muchos aspectos, pero no es optimismo
científico exaltado, sino realismo, afirmar que el ser humano, allí donde se
han introducido los avances científicos, nunca tuvo en su historia una vida
tan fácil como la actual. Es triste que algunos consideren una enemiga a la
más clara benefactora de la humanidad.


=== DOSSIER DE PRENSA ===============================================

1.-ENTREVISTA A  JUAN CARLOS ORTEGA
(Artículo publicado originalmente en "La Vanguardia")

"Soy una parte del cosmos que hace gags"
Tengo 35 años, y nací y vivo en Barcelona. Me dedico a activar la risa de
los otros. Estoy soltero, pero vivo con una magnífica hembra de mi especie.
¿Política? Desearía militar en la izquierda pero algo me lo impide. ¿Dios?
Creo en Demócrito, Kepler, Newton y Einstein. Nada me gusta más que las
piernas de algunas (muchas) chicas al caminar

VÍCTOR-M. AMELA - 01/07/2004

-¿Qué es el humor, señor Ortega?

-Podría decir que es una cosa muy seria. Pero, en tal caso... ¿dónde estaría
la gracia?

-¿Qué cosas le hacen más gracia a usted?

-Toda esa gente que se enfadaría si me riese de ella. O sea, la gente seria.
La gente que se pone trascendente... La gente que hace cosas como si fuese a
ser inmortal... Los coleccionistas de sellos... Todas las grandes cuestiones
de la humanidad...

-¿Como cuál?

-El paso del mito al logos (por ejemplo).

-¿Todo es risible?

-Sí, sí.

-¿Todo, todo?

-Que sí, que sí.

-Pero algún límite habrá, ¿no?

-Algunos dicen: "Nada es sagrado: podemos reírnos de todo". ¡No, no!: todo
es sagrado, y por eso debemos reírnos de todo.

-¿Cuándo empezó usted a reírse de algo?

-Un verano en Palafolls, de muy chaval: escribí unas parodias del
comportamiento de unos vecinos. Se las leí a mi hermana, ¡y se partía el
culo! Y aún sigue riéndome todo lo que hago. Ella no es humorista (es juez),
pero tiene mi mismo cerebro, es decir, idéntico sentido del humor al mío.

-¿Cómo definiría su sentido del humor?

-Perfecto.

-¿Es el suyo un humor inteligente?

-¿Mi humor? No. El inteligente soy yo.

-¿Hay humor inteligente y humor burdo?

-Un cuadro no es más inteligente que otro cuadro. Es bueno o es malo. El
humor, igual: está más cerca del arte que de lo intelectual.

-¿Ser humorista fue su primera vocación?

-No, primero quise ser Luis del Olmo.

-¿Por qué?

-Por su voz, y porque me parecía glorioso hablar por un micrófono y que lo
escuchase mucha gente... Pero pronto descubrí algo...

-¿El qué?

-Que los locutores se tomaban en serio a ellos y a todo... y empecé a
parodiarlos.

-¡Ah, cómo a los vecinos de Palafolls!

-Sí. Yo usaba dos casetes: en uno grababa mi voz preguntando cosas en plan
locutor, dejando espacios en blanco para respuestas. Y, en el otro, fingía
voces de personajes respondiendo. Y luego escuchaba ambas cintas.

-Es lo que sigue haciendo hoy en radio...

-Sí, ¿pasa algo?

-No, no, muchos estamos encantados...

-Fue fantástico: descubrí que podía hablar con gente estando solo.

-¿A qué tres personas admira usted más?

-A Bertrand Russell, Carl Sagan y Albert Einstein

-Qué curioso: científicos...

-Los científicos son las únicas personas a quienes, pese a hablar en serio,
tolero sin reírme. Si yo leo una novela en serio sobre relaciones humanas,
pienso: "vete a la mierda". Ya que te pones serio..., ¡que al menos sea
sobre las leyes del movimiento planetario!

-Respeta usted la gravitación universal.

-"El sol mantiene su dimensión exacta a causa de dos fuerzas contrapuestas:
la fuerza termonuclear y la fuerza gravitacional": yo leo esto y trago sin
reírme, sí señor.

-¿Qué le maravilla más del universo?

-¡Que exista!

-Pues dejará de existir, da igual...

-Ya, y usted, y yo: a mí la muerte me obsesiona... Morirse es lo más
asqueroso que hay.

-Qué misterio, ¿eh...?

-Si un misterio no tiene explicación, quizá la explicación es que no exista
tal misterio...

-¿Y cuál es su motor para hacer gags?

-El montón de tópicos que los humanos tragamos cotidianamente sin rechistar.

-Cíteme uno.

-Ese de que un problemita mío "no es nada comparado con la inmensidad del
universo". ¿No quedamos en que el tamaño no es importante? Si hemos aceptado
eso para el pene, ¿por qué no para un problemita mío?

-¿Qué tipo de problemita?

-Que mi novia se enfade conmigo ¡es más importante que cinco galaxias
espirales girando en la inmensidad del océano cósmico!

-Todo es relativo, sí.

-Eso. Otro tópico: "deberíamos ser siempre sinceros". ¿Ah, sí? ¿Y por qué,
por qué?

-¿Y por qué no?

-¡La sinceridad suele ser coartada para ponerte a parir! Hay poco sincero
que te elogie.

-¿Elogia usted a los demás?

-¡Por supuesto! Yo soy un hipócrita...

-¿Algún tópico acerca de las mujeres?

-Sí, ese que dice que a la hora de ligar son ellas las que eligen. Me da
mucha rabia.

-¿Y no es así?

-En absoluto. Le aseguro que muchas veces yo he elegido... a la que me había
elegido.

-El mejor humorista de la historia es...

-Woody Allen y Miguel Gila. Y no necesariamente por este orden.

-¿Y su filósofo predilecto?

-Bertrand Russell, porque era optimista: ¡era feliz con el conocimiento por
el conocimiento, y tenía sentido del humor! Él me enseña que la auténtica
profundidad es optimista: hay más inteligencia profunda en lo bello y feliz
que en lo siniestro y circunspecto.

-El hombre feliz... es sospechoso de tonto.

-No: ¡es sospechoso de felicidad! El pesimista no garantiza inteligencia,
sólo tristeza.

-Pero alegría y tristeza son dones azarosos.

-No: podemos dominar nuestros estados de ánimo. Si yo digo: "De esta tía no
quiero enamorarme", yo te aseguro que no me enamoro. Suele decirse que la
naturaleza nos arrastra, ¡pero nosotros somos parte de esa naturaleza:
nosotros también mandamos!

-¿Y qué parte de la naturaleza es usted?

-¿Yo? Yo soy una parte del cosmos que hace gags. Urano gira..., yo hago
gags.

URL: http://www.lavanguardia.es/web/20040701/51157549973.html


--------------------

2.-PERVERSIONES CLIMÁTICAS
Por Eva Tarragona
(Artículo publicado originalmente en "La Vanguardia")

Al Gore tenía razón, todos los que han visto "El día de mañana" salen de la
sala preguntándose si es posible que ocurra algo parecido; que en una de
esas paradojas que tiene la vida, precisamente ahora, cuando en todas partes
se habla del calentamiento global, el hemisferio norte sucumba a una nueva
edad de hielo, y aún más, que esto suceda en un corto período de tiempo.
¿Podría suceder? Pues algunos científicos creen que sí. Aunque por supuesto,
no con la inmediatez ni con la extrema intensidad que supone la película.

Las teorías referidas a los cambios rápidos del clima han ganado interés en
los últimos años. Alejándose de la concepción de que los períodos glaciares
e interglaciares que dominan la evolución climática de la Tierra se suceden
de forma gradual, los descubrimientos de la paleoclimatología han
determinado que cambios rápidos en el clima ya han sucedido en épocas
pasadas. Hace unos 12.800 años, la Tierra estaba inmersa en un calentamiento
global que se interrumpió en apenas un par de décadas y que hizo descender
en unos cuantos grados la temperatura media en Europa.

¿Quién fue el culpable de tan súbito cambio? Pues todos los pronósticos
indican que fue la interrupción de las corrientes oceánicas del Atlántico
norte que determinan buena parte del clima de los continentes a los que
baña. A primera vista, el proceso parece sencillo. El calor procedente del
Sol que recibe el ecuador viaja hacia los polos a través de corrientes de
aire y de agua. Una de las corrientes de agua más importantes es la
circulación termohalina, que a través de la corriente del Golfo transporta
agua superficial cálida y salada hacia el norte, confiriendo a Europa un
clima más benigno del que le correspondería por su latitud. A medida que la
corriente va ganando camino, se enfría y gana densidad respecto al agua que
la circunda, de modo que la inmensa columna de agua se hunde e inicia un
largo camino que la llevará de vuelta a latitudes más bajas.

La interrupción de la corriente del Golfo, algo que parece estar sucediendo
ya a consecuencia de la penetración de inmensas cantidades de agua fría y
dulce procedentes del deshielo de los glaciares árticos causado por el
calentamiento global, podría revertir la tendencia ascendente de las
temperaturas y hacerlas descender unos 5 o 10 ºC en una o dos décadas, algo
que tendría consecuencias económicas nefastas y repercutiría en muchos
aspectos de nuestra vida cotidiana. Desde luego, esto no es exactamente lo
que ocurre en "El día de mañana", aunque un período de dos décadas no es
mucho tiempo si lo comparamos con las cifras que suelen barajar los
climatólogos. Si esto está sucediendo ya, muchos de nosotros podríamos
presenciarlo.

Llegados a este punto, sólo cabe preguntarnos: ¿sucederá? Y es aquí donde
entramos en terreno pantanoso. Los modelos que intentan predecir el clima
del futuro son complejísimos y deben tener en cuenta infinidad de parámetros
e interacciones, a veces difíciles de calcular, difíciles de introducir e
incluso desconocidos. Un concepto nuevo como el "Oscurecimiento global", en
el que apenas hay unos pocos científicos trabajando y que sostiene que la
radiación solar que llega a la Tierra está reduciéndose como consecuencia de
la creciente presencia de nubes y partículas que contaminan el aire, podría
hacer cambiar por completo los resultados de estos modelos. Datos sutiles
que hacen que las predicciones científicas resulten a veces contradictorias.

Ante esto, tenemos una sola evidencia, las temperaturas medias de la Tierra
están aumentando. El calentamiento global es una realidad. Pero a la ciencia
le quedan muchas preguntas por responder respecto a qué sucederá el día de
mañana. ¿Será nuestro continente más frío? ¿Será más oscuro? ¿O será más
árido? La predicción perfecta no está en nuestras manos, y esto resulta
preocupante, más cuando la posibilidad de que se den cambios bruscos en un
período inferior al que dura una generación humana no es desestimable. Pero
bueno, quizás deberíamos darnos por vencidos y admitir que a la ciencia
siempre le quedarán retos por superar y que, por suerte, nos mantendremos
irremediablemente atados a nuestra subyugada condición humana.


URL: http://www.lavanguardia.es/web/20040701/51157528401.html


--------------------

3.-MAGIA
Por Fernando L Frías Sánchez
(Artículo publicado originalmente en el Diario"Información" de Alicante)

Seguro que han visto el anuncio en televisión: un tipo sostiene en la mano
una cucharilla mientras afirma con voz profunda que «tu mente puede
conseguir lo que desees», y un chaval que está viéndolo por la tele se
concentra todo lo que puede, pero en vez de doblar la cucharilla lo que hace
es mover el coche del vecino (que es, evidentemente, lo que de verdad
desea).

El anuncio entra de lleno en una tendencia muy de moda en la publicidad, y
es la de la complicidad con el espectador: en vez de limitarse a contarte lo
buenísimo que es el producto que intentan venderte, los publicistas te hacen
un guiño y apelan a algo que se supone que ya conoces. Y en este caso,
evidentemente, la alusión es a Uri Geller, el israelí supuestamente dotado
de poderes psíquicos que, allá por los años setenta y ochenta, se hizo
famoso en todo el mundo poniendo relojes en marcha, rompiendo llaves y,
sobre todo, doblando cucharillas «con el poder de su mente».

En realidad, eso de doblar cucharillas «con el poder de la mente» es mucho
más fácil de lo que parece. No sólo está al alcance de cualquier ilusionista
profesional (y Uri Geller, antes de empezar a presumir de tener dotes
paranormales, trabajaba precisamente como ilusionista en una sala de
fiestas), sino que cualquiera con un mínimo de entrenamiento puede
conseguirlo con toda facilidad y con resultados espectaculares. Igual que lo
de romper llaves, poner relojes en marcha o cualquiera de los trucos que
hicieron famoso a Uri Geller: la mayoría se encuentran perfectamente
descritos en cualquier manual de magia para principiantes.

Y, sin embargo, lo que hasta el más torpe de los ilusionistas puede hacer
con los ojos cerrados, nos parece una proeza paranormal cuando quien lo
realiza es un tipo que, simplemente, nos asegura que lo hace gracias a sus
portentosas facultades psíquicas. Algo debe fallar en nuestra capacidad de
razonamiento cuando vemos a David Copperfield hacer desaparecer la Estatua
de la Libertad, al mago Blake adivinar lo que alguien ha escrito en un
papel, o al asombroso Juan Tamariz sacando infaliblemente la carta que
quiere de una baraja, y lo único que nos preguntamos es cuál será el truco.
Y, en cambio, nos maravillamos ante los «poderes psíquicos» con los que
otros aseguran que realizan lo que en realidad son trucos muchísimo más
simples.

Hace algún tiempo, un programa de la televisión argentina presentó uno de
estos portentos: un tipo que enseñaba a los niños la increíble capacidad de
ver con la yema de sus dedos, hasta el punto de que podían incluso leer un
texto con los ojos vendados, simplemente pasando las manos por encima del
escrito. Y, en efecto, ante el asombro del público, algunos de sus alumnos
hicieron alarde de sus habilidades paranormales, leyendo con los dedos un
libro a pesar de la aparatosa venda que cubría sus ojos. Todo muy
espectacular... hasta que se levantó alguien del publico y colocó un cartón
frente a la barbilla de los niños. Y, ¡oh, milagro!, desaparecieron sus
facultades paranormales. Cualquier mago sabe que, cuando se coloca una venda
sobre los ojos, el puente de la nariz la levanta ligeramente, y con un poco
de entrenamiento es posible «atisbar» por ese hueco hasta el punto de leer
un libro. Y eso era justamente lo que aquel charlatán había enseñado a los
chavales.

Y eso es lo que suele pasar en todos estos casos. Uri Geller no fue capaz de
doblar cucharillas en el programa de televisión de Johnny Carson,
sencillamente porque el presentador, ilusionista aficionado, se preocupó de
impedir que pudiera manipularlas. Los zahoríes que acudieron al concurso de
una asociación escéptica francesa fueron incapaces de encontrar agua en
cuanto se les puso ante un circuito de tuberías sobre las que no había
vados, árboles, plantas o alguno de los muchos indicios de humedad que les
permiten localizar «psíquicamente» las corrientes subterráneas. Y hasta
ahora, nadie ha conseguido superar el Desafío Paranormal de James Randi, un
ilusionista que ofrece un premio de un millón y pico de dólares a quien
demuestre, en condiciones rigurosamente controladas, tener facultades
paranormales.

Estos días se celebra en Zaragoza el Congreso Nacional de Magia. Un congreso
en el que los asistentes podrán disfrutar de escalofriantes hazañas de
adivinación, asombrosos números de escapismo, prodigiosas desapariciones...
mucho más espectaculares, sin duda, que las de los charlatantes de lo
paranormal. Y mucho más honradas: los magos admiten que sí, que hay truco.
Sin necesidad de presumir de unos inexistentes poderes psíquicos que, en
cuanto uno observa con un poco de detenimiento y sin dejarse llevar por la
credulidad, desaparecen... como por arte de magia.

URL: http://www.diarioinformacion.com


--------------------

4.- OPUS DEI: LA CUARTA PLANTA
Por Alberto Moncada
(Artículo publicado originalmente en "El Siglo" nº 605, del 31 de mayo al 6
de junio de 2004)

En los últimos tiempos se constata un creciente número de enfermedades
mentales, entre los socios numerarios del Opus Dei y un peculiar tratamiento
de ellas en la cuarta planta de la Clínica Universitaria de Navarra. A la
cuarta planta son enviados los miembros de Opus con problemas. Por una
parte, hombres y mujeres que sufren trastornos psicológicos producidos por
las contradicciones de la vida del numerario. Al cabo de cierto tiempo,
muchos entran en depresiones, en neurosis... Los directivos del Opus no
permiten  que profesionales de la salud mental ajenos a la Obra se ocupen de
ellos y han organizado un equipo propio en Pamplona, dirigido por el doctor
Cervera y nutrido exclusivamente por miembros del Opus, para tratarlos. La
segunda fuente de pacientes para la cuarta planta son los indecisos o
críticos. Los directivos del Opus comparten con los teóricos del estalinismo
la tesis de que la desviación ideológica es una enfermedad mental y cuando
algunos numerarios del Opus atraviesan crisis de identidad son aconsejados o
forzados a pasar una temporada en la cuarta planta.

Según algunos de los socios tratados, hoy fuera de la Obra, el trabajo del
equipo médico no consiste tanto en ayudar a recuperar la salud, a clarificar
la identidad sino, sobre todo, a insistirles que sigan en el Opus y acepten
su enfermedad como prueba divina.

Así se explica la exnumeraria Carmen Charo Pérez de San Román, paciente de
la cuarta planta: "Yo sufrí una depresión debido a la vida llevada en la
Obra como numeraria, de negación de toda autoestima, de fomento permanente
de la inseguridad personal, de incoherencia entre lo que se vive y lo que se
piensa... Estuve en este estado los últimos siete años. Los síntomas
desaparecieron rápidamente al abandonar la Obra y comenzar una nueva vida".

"Quiero denunciar el aniquilamiento de la personalidad que e lleva a cabo en
la Obra y también la falta escandalosa de profesionalidad y de ética de los
médicos que me trataron, ya que permanentemente dejaron que creciera en mi
conciencia la idea de sufrir una enfermedad seria y crónica, enviada por
Dios, la cual debía de aceptar con sumisión y agradecimiento".

"Siempre las directoras de la Obra y los médicos me hicieron creer que Dios
me quería enferma y yo le día una entrega absoluta y sin reservas, ya que le
había entregado la vida. Jamás se plantearon, ni me dejaron pensar que yo
sufría una crisis existencial, un ahogo absoluto de mi personalidad, de todo
mi ser, al que estaba impidiendo creer y manifestarse. Jamás me dejaron
libertad, me abrieron puertas y caminos, me dieron pautas de conducta para
madurar como persona y ser más libre. Lo único que estaba claro es que yo
debía perseverar en el Opus Dei contra lo que fuera, incluso a pesar de mi
vida".

"Para mí, esto es un motivo de escándalo, que aún hoy, 15 años después de mi
salida de la Obra, me subleva interiormente porque lo considero una forma de
tortura, que desde luego, Dios no puede bendecir".

Muchos de los pacientes de la cuarta planta son mantenidos en estado de
fuerte sedación por la abundancia de tranquilizantes y otras drogas
debilitantes de la voluntad que les suministran. Este tratamiento se
practica también en las casas cuando sus directores perciben síntomas de
estas situaciones. De esta manera, los médicos del Opus, cómplices del mando
opusdeista, incumplen su primer deber deontológico, actuar para el beneficio
individual de sus pacientes.

Los directivos del Opus mantienen esa utilización interna de la cuarta
planta en total discreción y aunque a ella concurren pacientes externos de
Psiquiatría, los pacientes internos están aislados, incluso de sus propias
familias, a los que se les oculta la situación real con noticias tales como
que "están descansando, pasando una temporada de reposo por el desgaste
profesional".

¿Cómo ha llegado el Opus a esta situación, a la creación de un "gulag" para
sus propios miembros? La evolución del movimiento creado por Escrivá de
Balaguer permite encontrar algunas interpretaciones. Escrivá diseñó un modo
de vida para los numerarios calcado del de los religiosos: votos de pobreza,
castidad y obediencia, reglas de control de las actividades por los
superiores, obligación de residir en casas propias, etc. Pero la
contradicción es que, paralelamente, se afirma que los numerarios son
ciudadanos corrientes, que tienen una profesión y la ejercen con libertad en
el mundo, que son responsables de sus propias opiniones y decisiones. En una
primera época, cuando la mayoría de los numerarios ejercían profesiones
académicas, apenas se producían conflictos. Fue más adelante, cuando había
numerarios, e incluso numerarias, ejerciendo otras profesiones, que
empezaron a surgir. El tema más conflictivo empezó siendo el dinero. Los
numerarios deben entregar el Opus todo lo que ganan y recibir de la caja de
la casa una cantidad para sus gastos. Pero si un profesional, abogado,
arquitecto, médico, comerciante decide hacer inversiones en sus oficios o
negocios necesita la autorización de sus superiores, algo que se complica si
quieren pedir créditos bancarios. A esa contradicción se fueron sumando
otras, la de tener que abandonar cada cierto tiempo el trabajo civil para
actuaciones apostólicas, la de cambiar de casa o ciudad por las mismas
razones, hasta ir haciendo prácticamente imposible la realización normal de
una actividad profesional. Contradicciones que producen crisis de identidad.

Actualmente la mayoría de los numerarios trabajan en ocupaciones internas,
son sacerdotes, funcionarios de la burocracia opusdeista, profesores en los
centros de enseñanza propios... Con lo que realmente su empleador es el
mismo Opus Dei, de modo que son las mismas autoridades las que controlan a
la ve  su observancia religiosa y su trabajo. Ello simplifica las
contradicciones al precio de haber convertido al numerario en otra cosa, en
un religioso disfrazado de civil y, con la intensificación del carácter
sectario de la organización, en un robot manejado a distancia.

A su vez las autoridades han ido evolucionando. Hoy la gente llega al poder,
al mando, preferentemente por lealtad a la organización y ello les impide
entender y resolver las contradicciones intelectuales y vitales que sufren
tantos socios. Además, las personas que ocupan cargos internos apenas tienen
experiencia civil, su vida ha transcurrido dentro de la organización y toda
su preocupación es mantener el control personal e ideológico de los socios.
El actual prelado, Javier Echevarría, entró en el Opus muy joven, no ha
estudiado en universidades civiles, ha vivido siempre en Roma, pegado al
mando y no ha tenido ninguna experiencia profesional.

En cuanto a la ideología, y aunque se predica la libertad profesional, de
hecho lecturas, viajes, contactos están controlados. Una consecuencia
sociológica de ello es que entre los numerarios apenas hay gente que ejerza
profesiones críticas. Hay médicos, ingenieros, militares, abogados,
empresarios, pero no hay humanistas, poetas, sindicalistas, políticos
progresistas. Los numerarios y los supernumerarios son profundamente
conservadores en sus opiniones y afiliaciones políticas. Una antigua
numeraria fue severamente criticada en el confesionario porque no votó al
Partido Popular en un determinado momento. Son los supernumerarios, casados
y con un lazo no muy estrecho con la organización, los que encarnan la
doctrina de la obra de que sus miembros deben actuar en el mundo. De hecho
los supernumerarios, extraídos del catolicismo más tradicional, sirven
principalmente para financiar las actividades del Opus a través de esa
contribución del diez por ciento de sus ingresos que deben efectuar, como
parte de su compromiso. El dedicarse preferentemente a los asuntos internos
condiciona la perseverancia. "A donde voy a ir a mi edad --comentaba un
numerario cincuentón--; no he ejercido mi profesión, no tengo dinero, aquí
me cuidan bien, tengo una casa confortable, servicio doméstico, mis
necesidades están cubiertas. Si me voy a la calle a empezar de nuevo, me
sería muy difícil". Así hay tanta perseverancia forzada, tanto aguantar
decisiones con las que no se está de acuerdo, algo que desemboca obviamente
en el cinismo.

El Opus, al contrario que otras organizaciones religiosas, no tiene previsto
ayudar económicamente a los miembros que se lo abandonan. Otra
característica del nuevo Opus influye también en la creación de mentes
enfermas. La recluta de numerarios que se hacía normalmente en la
Universidad, hoy se hace antes. Es muy difícil convencer a adultos de que se
hagan numerarios como es igualmente difícil que la Iglesia católica consiga
vocaciones para el celibato sacerdotal. Por ello la recluta se practica
entre niños, especialmente entre hijos de supernumerarios que son educados
en colegios del Opus. Y aunque la ley canónica prohíbe que se puedan
reclutar antes de los  18 años, -el cardenal Hume de Londres tuvo conflictos
graves al prohibir esa práctica en su diócesis-, se acude a un truco legal.
Y es que se ha creado  la figura del aspirante que puede entrar en la Obra a
los catorce años y medio  y luego pasar a numerario aunque, desde el
principio, está sujeto a las mismas reglas.

Ciertamente que a ello contribuye la progresiva transformación del Opus en
una red de colegios. Escrivá sostenía al principio que la Obra nunca tendría
centros de enseñanza, que sus socios trabajarían en centros públicos pero,
con el paso del tiempo, las necesidades de supervivencia y los cambios
sociales, han hecho variar la estrategia opusdeista. Aprovechando el
abandono por los jesuitas de la educación de las elites, el Opus ha abierto
cientos  de centros, especialmente en el mundo latino, a los que acuden las
clientelas católicas. La educación mantiene el tono elitista y conservador
que esas familias desean, incluso no hay colegios mixtos sino separados por
sexos.  Los centros del Opus tienen buena calidad técnica pero sus
profesores están obsesionados con la idea de reclutar numerarios y
numerarias y usan las tutorías docentes para ese fin. Una coalición inmoral
entre profesores y confesores conduce a la presión sobre los alumnos que
tantos han documentado ya, especialmente en los testimonios que aparecen en
la página web: www.opuslibros.com.

La presión sobre los candidatos produce precoces vocaciones opusdeistas que
se consideran por el mando como la mejor productividad de esos colegios.
Pero también produce personalidades débiles, alojadas en esa burbuja
ideológica y costumbrista que es hoy el Opus de los numerarios. Muchos, la
mayoría, se salen en cuanto pueden empezar a pensar por su cuenta, en cuanto
sienten más intensamente las pulsiones sexuales. Pero otros se
autorreprimen,  sefanatizan y uno de los efectos secundarios de esta manera
de proceder por los mandos son los trastornos psicológicos de tantos chicos
y chicas, algunos de los cuales, incluso, han intentado suicidarse (ver
página web citada). Una mención especial merecen las numerarias auxiliares,
las que se dedican a limpiar las casas. Según Escrivá eran sus "hijas
pequeñas" y ese tratamiento pueril se mantiene de por vida, con una rigurosa
separación en dormitorios, reuniones, etc, de las otras numerarias.
Lógicamente, como todo el servicio doméstico, estas asociadas proceden de
países más pobres pero, a la larga, tal discriminación produce abandonos y
también graves daños psicológicos graves.

La cuarta planta es, hoy, la última expresión de esa progresiva
transformación del Opus Dei en una secta aunque el Vaticano se siente cómodo
con esta organización para llevar a cabo esa contrarreforma de los nuevos
modos que  se abrieron en el último concilio. Otras organizaciones
parecidas, como los Legionarios de Cristo o los Neocatecúmenos tienen, junto
al Opus, el favor  de este Papa, en detrimento de la influencia de otras
organizaciones que, no hace mucho tiempo, constituían el tejido orgánico de
la Iglesia católica  (los jesuitas, los dominicos o los franciscanos, que
han ido evolucionando y acoplándose a las nuevas realidades sociales).

Este tipo de organizaciones fundamentalistas y sectarias están contribuyendo
a que, de hecho, existan dos Iglesias católicas: la Vaticana, --tradicional,
amiga de la cercanía a los poderes civiles, insistiendo en los viejos temas
de la sexualidad, la formalidad, la lealtad--, y la del Concilio, abierta al
mundo, simbolizada por la Teología de la Liberación y dominante en el
espacio demográfico de más futuro como es América Latina.

Nota.- Alberto Moncada es sociólogo y escritor; presidente de Sociólogos sin
Fronteras

NB. Artículo publicado en El Siglo nº 605, del 31 de mayo al 6 de junio de
2004. Especial para Periodista Digital.
URL: http://www.periodistadigital.com/boletin/object.php?o=27290

--------------------

5.- EL GOBIERNO DE EEUU ANUNCIA LA CREACIÓN DE UN BANCO NACIONAL DE CÉLULAS
MADRE EMBRIÓNICAS
(Artículo publicado originalmente en "El Mundo")

WASHINGTON.- El Gobierno de EEUU ha anunciado que creará un banco para la
distribución de células madre (stem cells), pero reiteró que no ha
abandonado su oposición al uso de embriones humanos para aumentar la
existencia de esas células.

En una carta dirigida a miembros del Congreso, el secretario de Salud, Tommy
Thompson, señaló que los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) crearán un
Banco Nacional de Células Madre Embriónicas que asegurará un recurso de este
tipo de células para los científicos.

Además, "garantizará la calidad de las líneas y proporcionará apoyo técnico
que facilitará a los científicos el uso de las células madre ya aprobadas",
dijo.

Añadió que los NIH también crearán tres centros dedicados al trabajo con
esas células, los cuales contarán con una financiación de 18 millones de
dólares en los próximos cuatro años.

Pero la carta también advirtió que el Gobierno se mantiene firme en que no
se deben utilizar fondos federales para la destrucción de embriones humanos
y aumentar así la existencia de las células madre.

Hace tres años el presidente de EEUU, George W. Bush, anunció que limitaba
los fondos federales a la investigación de conglomerados celulares ya
existentes (llamados líneas).

Según los científicos que promueven la investigación, las células madre
extraídas de embriones humanos pueden convertirse en cualquier tipo de
tejido fisiológico.

Sobre ese principio, creen que su utilización podría ayudar en la curación
de muchas enfermedades, entre ellas las de degeneración celular como el mal
de Parkinson, el de Alzheimer o las lesiones de la médula espinal.

"Antes de que alguien pueda argumentar que se debe ampliar la política sobre
las células madre, primero hay que agotar las líneas disponibles en el marco
de la política actual", dijo Thompson.

Sin embargo, la Coalición para el Avance de la Investigación Médica calificó
la medida de "totalmente inadecuada".

"El Gobierno federal debe permitir que los científicos creen y usen las
mejores líneas disponibles. De lo contrario, la ciencia estadounidense
seguirá marchando en la retaguardia y los pacientes continuarán sufriendo",
dijo su portavoz, Daniel Perry.

El tema de la investigación con células madre volvió al tapete el mes pasado
tras la muerte del ex presidente Ronald Reagan, después de una lucha de diez
años contra el mal de Alzheimer, una enfermedad cerebral degenerativa e
incurable.

La potencial investigación con células madre está polarizando la sociedad de
EEUU.
El último ejemplo ha sido el reciente anuncio de Ron Reagan Jr, hijo del
ex-presidente republicano del mismo nombre, quien anunció esta semana que
hablará en la Convención demócrata de Boston a favor de que se permita
llevar a cabo la investigación que, entre otros males, puede beneficiar la
lucha contra el Alzeihmer, que mató a su padre.


URL: http://www.elmundo.es/elmundo/2004/07/15/ciencia/1089845513.html


--------------------

6.- EL PROYECTO ESPAÑOL 'DON QUIJOTE', SELECCIONADO POR LA ESA PARA PROTEGER
A LA TIERRA DE LOS ASTEROIDES
(Artículo publicado originalmente en "El Mundo")

MADRID.- Dos naves bautizadas como 'Hidalgo' y 'Sancho' son las "lanzas" del
proyecto 'Don Quijote' que ha diseñado la empresa aeroespacial española
Deimos, una misión "barata", de sólo 160 millones de euros, que ha sido la
elegida por la Agencia Espacial Europea (ESA) para defender a la Tierra de
los asteroides.

El director general de Deimos, Miguel Belló-Mora, explicó que aunque la suya
es la idea elegida por la ESA en su programa de estudio de grandes
meteoritos (NEOS) ahora deben conseguir la financiación precisa para
desarrollarla y llevarla a cabo.

El proyecto tiene como socios a Deimos, principal contratista, Astrium GmbH,
las universidades de Pisa, París y Berna, a la Fundación de Vigilancia
Espacial de Roma (SpaceGuard Foundation) y a la empresa IPGP.

'Don Quijote' pasó una primera criba de ideas hace ya dos años, cuando
quedaron semifinalistas 20 proyectos, y hace un año "pasó a finales" con
otras seis iniciativas, de las que tres eran de observación y otras tres de
encuentro (rendezvous) con los asteroides.

El pasado fin de semana la ESA, en una reunión celebrada en Roma, optó por
el liderado por la empresa española.

'Hidalgo' colisiona, 'Sancho' observa
'Don Quijote' es una misión de encuentro con el "enemigo" y las naves tienen
el objetivo de "deflactar", es decir, desviar, la trayectoria de los
asteroides para evitar que colisionen con la Tierra.

Según explicó Belló-Mora, la idea consiste en colisionar a 'Hidalgo' contra
un asteroide, mientras su escudero 'Sancho' se mantiene "a una prudente
distancia" y observa qué ocurre antes, durante y después del impacto.

"Queremos hacer una pequeña deflexión, de 50 micras por segundo, para
obligar al meteorito a cambiar de órbita", añadió.

Para el éxito del proyecto es vital que el punto de impacto sea calculado
con precisión, ya que si el nuevo impulso no se aplica en línea con el
centro de gravedad del asteroide y lo más perpendicular posible a la
trayectoria, quizá sólo se logre un movimiento de giro a la roca, sin
apartarla de su inicial rumbo.

Una idea asequible
Belló-Mora cree que han ganado el concurso por tratarse de una idea
asequible en comparación, por ejemplo, de lo que ha costado cada una de las
naves de la NASA a Marte, "más de mil millones de euros".

Aunque reconoció que es "bastante improbable" que ninguno mayor de 10 metros
colisione en los próximos cientos de años con la Tierra, aseguró que es muy
importante "estar preparado".

Recordó que uno de 100 metros de diámetro provocaría un efecto similar al de
la mayor explosión nuclear registrada en la Tierra; uno de 1 kilómetro haría
que desapareciese un continente; y uno de 10 kilómetros sería igual al que
provocó la desaparición de los dinosaurios.

"La posibilidad de que uno de 10 kilómetros colisione con la Tierra sólo se
produce cada decenas de millones de años", reconoció Belló-Mora.


URL: http://www.elmundo.es/elmundo/2004/07/14/ciencia/1089835826.html


--------------------

7.- ITALIA VETA EL 'AULA ISLÁMICA'
(Artículo publicado originalmente en "El Correo")

El Gobierno prohíbe a un instituto atender el 'ultimátum' de un grupo de
musulmanes: sus hijos no irán al centro si no tienen una clase para ellos
solos

ÍÑIGO DOMÍNGUEZ/CORRESPONSAL. ROMA
Rodeado de una gran polémica, el Ministerio de Educación italiano ha
prohibido el experimento de un instituto de Milán, que pensaba crear el
próximo curso una clase integrada únicamente por alumnos musulmanes, aunque
dentro del programa oficial, en la lengua nacional y con profesores del
centro. Esta iniciativa había surgido como respuesta a las peticiones de
varios padres egipcios, de ideas extremistas, que habían solicitado un aula
separada para sus hijos, un grupo de 17 chicas y 3 chicos. De lo contrario,
advirtieron, les sacarían del centro.

«Constituir clases sólo con alumnos de la misma lengua, religión o cultura
chocaría con los valores constitucionales de superación de las
discriminaciones», ha replicado la nota del responsable escolar de la zona,
espoleado por la ministra de Educación, Letizia Moratti, a la vista del
revuelo organizado desde el pasado domingo.

La dirección del instituto Gaetana Agnesi, que había defendido la propuesta
como una vía alternativa para intentar la integración de estos alumnos, ha
acogido la decisión con pesar. «¿Qué será de ellos?», se preguntaba ayer su
director, Giovanni Gaglio. «Nuestra objetivo era asegurar a estos menores su
derecho a la instrucción», alega. Diez profesores se habían presentado
voluntarios para participar en la experiencia, al parecer con bastante
ilusión.

Intervención de Magris
No obstante, eran muchos, variados e indignados los sectores que habían
reclamado esta respuesta enérgica del Gobierno en los últimos días. Desde
los comunistas, que denuncian un 'apartheid', a la Liga Norte, de claras
posturas xenófobas, pasando por la Iglesia. «Nada de clases-gueto en la
escuela», clamó el diario de la Conferencia Episcopal italiana, mientras
numerosos representantes eclesiásticos indicaban que el camino a seguir es
el de «construir puentes, no islas». Algunos partidos reconocieron la buena
intención del proyecto, pero el rechazo ha sido general.

La intervención intelectual más contundente ha sido la del reciente premio
Príncipe de Asturias de las Letras, el escritor Claudio Magris. «El
pluralismo no consiste en una serie de mini-mundos cerrados en sí mismos e
ignorantes el uno del otro, sino en encuentro y diálogo», ha escrito en un
artículo. En su opinión, la idea es «una ofensa a todos, en primer lugar al
Islam», que tendría que haber ido directamente a la papelera.

El debate se ha enriquecido con el testimonio de los profesores de otro
centro de Sicilia, un colegio fundado sólo para niños tunecinos en Mazara en
1981. Más de veinte años después, creen que ha sido un fracaso. «Ha creado
un gueto terrible», aseguran. Ahora la tendencia es la integración, con 6 ó
7 niños extranjeros por aula, algo que en Sicilia se conoce muy bien, pues
junto a Andalucía es el territorio más árabe de Europa. El cus-cus es un
sabroso plato regional.


URL:
http://www.diario-elcorreo.es/vizcaya/pg040715/prensa/noticias/Sociedad/200407/15/VIZ-SOC-065.html

--------------------

8.- «LA VIDA EN MARTE EXISTIRÁ PORQUE NOSOTROS ACABAREMOS YENDO ALLÍ»
(Artículo publicado originalmente en "El Correo")

«El reto del futuro será buscar planetas habitables en otros sistemas
estelares»

MÓNICA LARA/COLPISA. SANTANDER
El objetivo de la Astrobiología es el estudio del origen de la vida en el
Universo. Pese a ser una disciplina desconocida para la mayoría, hechos como
el reciente descubrimiento de sulfatos en la superficie de Marte están
contribuyendo a que esta ciencia cale cada vez más en la sociedad. Bruce
Runnegar, director del Instituto de Astrobiología de la NASA, comenta los
próximos proyectos con el planeta rojo. El científico australiano ha
codirigido esta semana el curso 'Escuela Internacional de Antropología
Joseph Comas i Solà. Planet Mars' en la Universidad Menéndez Pelayo de
Santander.

-¿El principal objetivo de la Astrobiología es descubrir si es posible la
vida en otros planetas?

-Para la mayor parte de los astrobiólogos, esta ciencia supone la búsqueda
de vida en otros cuerpos estelares dentro de nuestro sistema solar. Pero la
Astrobiología es una ciencia para las generaciones futuras, cuyo reto será
buscar planetas en otros sistemas estelares donde pueda haber vida.

-Recientemente un equipo de la NASA ha constatado la existencia de sulfatos
en la superficie de Marte. ¿Es una prueba concluyente de que en algún
momento ha habido agua líquida en este planeta?

-En la estructura cristalina de estos sulfatos hay moléculas de agua; lo que
no sabemos es cómo llegaron las moléculas a esas estructuras. Aunque es
cierto que una gran cantidad de agua forma parte de la estructura de los
sulfatos, esto no demuestra que ese agua haya llegado en forma líquida. La
única evidencia que apunta la existencia de agua líquida es la disposición
de estos sulfatos, porque están estructurados en capas que se cree que sólo
pudieron formarse mediante el transporte de agua líquida.

-¿Piensa que en Marte pudo existir algún tipo de vida en el pasado o que aún
pueden darse las condiciones para que ésta exista?

-Existirá en un futuro porque, a no ser que desaparezca nuestra
civilización, en algún momento acabaremos yendo allí. Si existió en el
pasado o si existe en el presente es una incógnita más difícil de despejar.
Los científicos no podemos guiarnos por creencias, necesitamos evidencias.
El programa de Marte sobre el que estamos trabajando se encamina hacia la
consecución de esas evidencias.

Nave no tripulada
-¿Cuáles son los proyectos de la NASA para Marte a corto plazo?

-La oportunidad de ir a Marte la tenemos una vez cada dos años. Actualmente
enviamos misiones al planeta rojo en años impares: 2003, 2005 y 2007. A
pesar de que la NASA a menudo rediseña sus planes, está previsto que en 2013
se envíe a Marte la primera nave no tripulada para que tome muestras y
regrese a la Tierra con ellas.

-¿Cómo se materializa esa cooperación entre España y EE UU en el ámbito de
la Astrobiología?

-Tenemos una relación muy estrecha con el Centro de Astrobiología de España.
Hay un acuerdo entre los dos Gobiernos y trabajamos intercambiando
especialistas.

-¿Existe algún proyecto concreto entre los dos países?

-Sí. El proyecto llamado 'Marte', puesto en marcha desde hace un año, está
investigando las coincidencias entre el río Tinto (Huelva) y la superficie
marciana. La presión atmosférica en estos dos lugares es distinta, pero
químicamente hay muchas similitudes. Por ejemplo, hay un mineral, la
jarocita, que abunda en el río Tinto y en Marte; el hecho de tener ese
mineral aquí y poder contemplarlo desde el espacio puede ayudar a
identificarlo en Marte.

URL:http://servicios.elcorreodigital.com/vizcaya/pg040712/prensa/noticias/Sociedad/200407/12/VIZ-SOC-041.html


=== ENLACES  =======================================================

1.- i  n  f  o  .  a  s  t  r  o (http://www.infoastro.com)

El Boletín de las estrellas / Información de primera sobre lo que acontece
en el Universo.

Para suscribirse y recibir los boletines semanales, envíe un mensaje a
infoastro-subscribe@...

--------------------

2. El Horror (http://www.elhorror.net)

La Biblia, el gran engaño, fraude y mentira de Occidente.

El "Dios del amor y de la misericordia" dejó dicho y ordenado: "Un hombre de
veinte a sesenta años será estimado en cincuenta siclos de plata... si se
trata de una mujer, tu estimación será de treinta siclos...", Lv 27, 3ss.

--------------------

3. Divulc@t (http://www.divulcat.com/)

El portal de la Ciencia y la Tecnología en el que la divulgación es la norma
que nos acerca al conocimiento y a la democracia.

Para suscribirse a Divulc@t  basta con enviar un mensaje en blanco a
divulcat-subscribe@...

--------------------

4. Asociación Racional y Escéptica de Venezuela
(http://www.geocities.com/escepticosvenezuela/)

La Asociación Racional y Escéptica de Venezuela (AREV) es una organización
independiente y sin fines de lucro, integrada por personas de mente abierta
que se han unido con la finalidad de divulgar el escepticismo y el
pensamiento racional.

--------------------

5. Egiptomanía (http://www.egiptomania.com/)

Completa web sobre el Antiguo Egipto que nos ofrece una visión objetiva y
crítica, alejada de los titulares de las revistas pseudocientíficas.


=== EL ESCÉPTICO DIGITAL ============================================

EL ESCÉPTICO DIGITAL es una publicación electrónica gratuita, editada y
difundida por ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico:
http://www.arp-sapc.org

Si desea enviar alguna noticia, colaboración o carta a la redacción de EL
ESCÉPTICO DIGITAL puede hacerlo a eed@arp-sapc.org

 - Para darse de alta, envíe un mensaje a el_esceptico-alta@... o
directamente en: http://www.eListas.net/foro/el_esceptico/alta
 - Para darse de baja, envíe un mensaje a el_esceptico-baja@... o
directamente en: http://www.eListas.net/foro/el_esceptico/baja
 - Para obtener ayuda, visite http://www.eListas.net/foro/el_esceptico

Copyright © ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org

Se permitirá la reproducción parcial o total de los artículos del presente
boletín siempre que se cite la fuente y la URL del mismo. Igualmente se
agradecerá el que se informe de ello a la sociedad editora de EL ESCÉPTICO
DIGITAL.

EL ESCÉPTICO DIGITAL está abierto a las aportaciones de sus lectores, que
podrán dirigirse a eed@arp-sapc.org

EL ESCÉPTICO DIGITAL no se identifica necesariamente con las opiniones de
los artículos firmados, que pertenecen a la exclusiva responsabilidad de sus
autores.





_______________________________________________________________________
Visita nuestro patrocinador:
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~

          !! LLUVIA DE MILLONES EN LA PEÑA DE PRIMITIVA !!

    El pasado miércoles 7 de Abril, 50 de nuestros abonados de
  PrimiSistema100, se repartieron el MAXIMO PREMIO DE LA BONOLOTO.

  Hasta ahora, nuestra Peña de Primitiva ha repartido un total de

                    !!!  2,430,555 Euros !!!
 
   Apúntese ahora y cace los millones. Visítenos sin compromiso.

Haz clic aqui -> http://elistas.net/ml/141/
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~