Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 197 al 226 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT lcapote
EL ESCÉPTICO DIGIT lcapote
El Escéptico Digit lcapote
EL ESCÉPTICO DIGIT lcapote
EL ESCÉPTICO DIGIT lcapote
El Escéptico Digit lcapote
El Escéptico Digit lcapote
El Escéptico Digi lcapote
El Escéptico Digit lcapote
El Escéptico Digit lcapote
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit lcapote
El Escéptico Digit lcapote
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
El Escéptico Digit Luis Jav
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
EED-lista_antigua
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 217     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: El Escéptico Digital - Edición 2007 - Número 14 (213) ESPECIAL UN AÑO D E EL ESCÉPTICO DIGITAL
Fecha:Lunes, 31 de Diciembre, 2007  12:09:18 (+0000)
Autor:Luis Javier Capote Pérez <lcapote @...........com>

EL ESCÉPTICO DIGITAL

Boletín electrónico de Ciencia, Escepticismo y Crítica a la Pseudociencia
http://digital.el-esceptico.org/

© 2000-2007 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org/

Edición 2007 - Número 14 (213) - 31 de diciembre de 2007 - ESPECIAL UN AÑO DE EL ESCÉPTICO DIGITAL

Estimado lector:
¿Te gusta “El Escéptico Digital”?
¿Te gustaría ir más allá?
Si lo que quieres es disfrutar de artículos más extensos, estar en contacto más directo con el fomento de la razón y la ciencia...
Si lo que estas buscando es tener material de primera en tus manos...
Si alguna vez has pensado en cómo ayudar al fomento del pensamiento crítico...  
La respuesta se encuentra en la revista “El Escéptico”.
¿Cómo puedes conseguirla?
De la forma más sencilla :
Envía un mail a arp@arp-sapc.org diciendo que quieres suscribirte y recibirás el formulario adecuado. Y “El Escéptico” llegará cómodamente a tu buzón.
Prepárate para disfrutar de sus artículos y de sus secciones habituales, como el sillón escéptico, donde encontraras reseñas de libros relacionados con la ciencia y el pensamiento crítico. También podrás participar en la revista enviando tus ideas, opiniones y críticas al buzón del lector.
¿A que estas esperando? Disfruta, desde ya, de la única revista española dedicada al fomento de la razón y la ciencia.

=== SUMARIO =======================================================

EDITORIAL

ARTÍCULOS

1.- ENERO 2007: LOS LECTORES DEL ESCÉPTICO DIGITAL OPINAN

2.- FEBRERO 2007: DEL PUEBLO A LOS PROFESIONALES DE LA CIENCIA, DE LA ENSEÑANZA, DE LA  
POLÍTICA Y DE LA COMUNICACIÓN  
Inés Lucía Rodríguez Hidalgo  

3.- MARZO 2007: ESPLENDOR Y MISERIA DE LOS "POLVOS DE MELÉNDEZ"
Teresa González de la Fe

4.- ABRIL 2007: MUJER Y CIENCIA
Carolina Martínez Pulido

5.- MAYO 2007: VAYA UN AÑO DE TIMOS
Javier Armentia Fructuoso

6.- JUNIO 2007: LA UTILIDAD DEL PENSAMIENTO CRÍTICO Y DEL ESCEPTICISMO
Pablo Gamborino Ubilla

7.- JULIO 2007: SOBRE LA LIBERTAD Y EL CONOCIMIENTO
Carlos Chordá Navarro

8.- AGOSTO 2007: PSEUDOCIENCIA EN RECURSOS HUMANOS
Ricardo Fernández Díez de la Lastra

9.- SEPTIEMBRE 2007: DOBLE CIEGO, TRIPLE CIEGO Y GENTE QUE NO QUIERE VER
Aarón Cabrera

10.- OCTUBRE 2007: DE MULETAS, ESGUINCES, CURANDEROS Y SUPERSTICIONES
Andrés Carmona Campo

11.- NOVIEMBRE 2007: BJØRN LOMBORG: "SE ESTÁ GENERANDO UN PÁNICO EXAGERADO CON EL CAMBIO CLIMÁTICO"
Álex Fernández Muerza

12.- DICIEMBRE 2007: MORTALIDAD EN EL HOSPITAL UNIVERSITARIO DE CANARIAS
Luis Díaz Vilela

ENLACES


=== EDITORIAL =======================================================

Se acaba el año y con él, como viene siendo tradición en los últimos tiempos, termina un nuevo volumen de este boletín que en 2008 seguirá manteniendo la filosofía habitual: divulgación de la ciencia y del pensamiento crítico y lucha contra las pseudociencias. Comenzamos el año con un número redondo, y lo terminamos haciendo un repaso de los temas más destacados de cada uno de los doce números. Sin embargo, aunque no estén todos los que son, no podemos dejar pasar la ocasión sin agradecer a todas las personas que, de una forma u otra, han participado en la elaboración del boletín. Sin sus aportaciones, el Escéptico Digital no existiría. En 2008 seguiremos, recordando que aunque 2007 ha sido el año de la ciencia, la divulgación de la misma tiene que ir más allá de conmemoraciones y convertirse en parte del paisaje educativo, gubernativo y presupuestario. Hasta el año que viene.

=== ARTÍCULOS ======================================================

1.- ENERO 2007: LOS LECTORES DEL ESCÉPTICO DIGITAL OPINAN

EED es una de mis fuentes de información desde hace años. No sólo porque recoge temas que me interesan sino porque resulta imprescindible a la hora de realizar el chequeo mensual a la realidad nacional -también internacional- en torno al pensamiento crítico -y los ataques al mismo- la divulgación de la ciencia y otros temas relacionados. Ahora que se habla tanto de "periodismo ciudadano", de nuevas posibilidades de las llamadas TIC, nos encontramos con que ya desde hace 200 números esta idea apostaba precisamente por eso que ahora parece tan moderno. Cientos de autores han contribuido a crearlo, y miles de personas lo esperamos mes a mes. Sólo puedo felicitar a sus responsables (a los actuales y a los que estuvieron antes) y congratularme, con todos los demás suscriptores, de que siga con la fuerza que ha demostrado especialmente en el último año. ¡Enhorabuena!  

Javier Armentia Fructuoso  

Vivir fuera de las ciudades tiene ventajas, pero también tiene inconvenientes. Uno de ellos era vivir aislado de los movimientos intelectuales; por lo menos antes de que Internet globalizara la comunicación. Ese aislamiento, para los que nuestra mente prefiere la racionalidad al mito, nos daba una conciencia de ser “raros”. La práctica totalidad de la gente de alrededor creía en cosas que no tenían ninguna solidez racional. De modo que uno mismo se convertía en un ser extraño, diferente. Enlazar con ARP – Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico fue para mí una tabla de “normalización”. ¡No estaba sólo! Había mucha más gente que opinaba igual respecto a paranormalidades, pseudomedicinas y otras irrealidades. Me sentí confortado y reafirmado. “El Escéptico Digital” ha tenido mucho que ver con esa reafirmación. Todos los que lo han hecho posible me han ayudado a mantener una postura firme, con argumentos firmes, con datos y, sobre todo, comunicándome una visión global del mundo escéptico en cada momento.  
Gracias a todos los que lo habéis conseguido llegar hasta el número 200.  

Arturo Bosque  

Con esta frase quiero agradecer a todos los que han participado en la  
elaboración de "El Escéptico Digital" que hayan sacrificado su tiempo libre  
para que yo haya podido leer los 200 boletines. Muchas gracias a todos.  

Juanjo Reina, "Juanjopolo"  

Enhorabuena al EED por esos 200 proyectiles de racionalidad. Mis  
mejores deseos para que este referente en el mundo del escepticismo  
hispano siga dando guerra.  

Jorge J. Frías Perles

Estoy francamente agradecido de la labor desarrollada agrupando contenidos de  
interés para confeccionar cada número del Escéptico Digital, y por el esfuerzo  
continuado en su edición. Sé de muchas personas que reciben la revista digital y  
a menudo hemos comentado la satisfacción que produce ver que existe actividad  
encaminada a la difusión del pensamiento crítico en todos los ámbitos. Así que,  
¡¡gracias de nuevo y un abrazo!!  

Sergio López Borgoñoz  

El sábado 12 de agosto del año 2000 el submarino  
‘Kursk’ se iba a pique con 118 marineros a bordo,  
Santiago Carrillo era ingresado en la UCI tras ser  
operado de urgencia, los protestantes desfilaban por  
el Ulster y Tony Blair decía que España estaba en la  
periferia de Europa. El Juli había salido a hombros de  
la plaza de toros de Huesca, el Banco de Japón subía  
los tipos de interés por primera vez en diez años y  
6.000 jóvenes de todo el mundo acudían a la catedral  
de Turín para ver la Sábana Santa, dando comienzo a la  
exposición de la reliquia que sería visitada por unos  
tres millones de peregrinos.  
Además, ese día se publicaba el número 1 de ‘El  
Escéptico Digital’, con un texto de presentación y  
bienvenida a la docena de lectores que estábamos  
suscritos entonces y recogía una sola noticia,  que la  
Sociedad Planetaria asumía el liderazgo del patrocinio  
del proyecto SETI@... La S&aacutbanana tuvo que esperar su  
respuesta escéptica, firmada por Luis Alfonso Gámez,  
hasta el número 2, que no tardó demasiado en llegar  
porque, si el archivo no engaña, se envió el mismo día  
que el ejemplar inaugural. El boletín fue creciendo, a  
veces hasta extremos inabarcables, y los lectores se  
multiplicaron hasta los 5.400 suscriptores actuales.  
Ya vamos por el número 200 y casi siete años de  
textos, muchos de ellos inéditos en cualquier otro  
formato. Seguro que alguien podría calcular cuánto  
volumen en papel ocuparía todo esto o la distancia que  
salvarían los dos centenares de boletines impresos,  
extensos y alineados, aunque seguro que el calculador  
no voy a ser soy yo.  
Lo del ‘Kursk’ ya sabemos cómo acabó y no estoy al  
corriente de la actual suerte del Juli, tampoco de las  
vicisitudes del Banco del Japón, aunque supongo que no  
le va nada mal. Carrillo goza de una salud envidiable  
para su edad y acaba de sacar un libro de memorias,  
mientras que Tony Blair aguanta con su prestancia algo  
abollada y en el Ulster el Sinn Feinn acaba de  
reconocer la legitimidad de la policía británica. En  
cuanto a la Sábana, ahí sigue, con sus sindonólogos de  
guardia erre que erre, pólenes en ristre. Uno de los  
millones de visitantes que contempló el sudario  
durante aquella ostensión fue Iker Jiménez, cuyo éxito  
actual es uno de los  muchos indicadores de que una  
publicación como ‘El Escéptico Digital’ tiene motivos  
para existir y no es el pasatiempo de unos orates. Así  
que felicidades por los 200 números y adelante.  

Julio Arrieta   

2.- FEBRERO 2007: DEL PUEBLO A LOS PROFESIONALES DE LA CIENCIA, DE LA ENSEÑANZA, DE LA  
POLÍTICA Y DE LA COMUNICACIÓN  
Inés Lucía Rodríguez Hidalgo  

Las gentes del pueblo (palabra con la misma raíz que público, y equivalente a vulgo), como destinatarios de la divulgación científica, tenemos algo que decir al respecto:

o todo el mundo quiere vendernos productos "científicamente probados" pero nadie nos ha explicado claramente cómo funciona la ciencia y por qué merece especial crédito  
 
o a veces nos gustaría no sólo disfrutar los avances científicos y tecnológicos sino, además, tener una idea básica de cómo funcionan  
 
o no queremos ser manejados por quienes poseen el conocimiento (que proporciona poder) ni seguir mitificándoles  
 
o tenemos derecho a conocer en qué se invierte el dinero que todos aportamos para la investigación  científica  

o a menudo tenemos dudas acerca de lo que es ciencia y lo que no lo es y esperamos que nos ayuden a  aclarar la confusión poniendo el buen criterio y la honestidad por encima de  
intereses de todo tipo  
 
o debe ser posible para los medios de comunicación ofrecer algo más que contenidos basura: ¿por qué no el espectáculo de la naturaleza y de la ciencia que se propone describirla y
explicarla?  
 
o queremos saber, y necesitamos saber, para poder opinar en asuntos como las fuentes de energía y su impacto medioambiental, los transgénicos o la clonación, entre otros  
 
o estamos dispuestos a aprender lo que quieran enseñarnos, aún tenemos curiosidad, capacidad de  asombro y avidez de saber, si saben despertárnoslas.  
 
Por todo esto pedimos  
 
o a los científicos, que salgan de sus aulas, despachos y laboratorios y nos expliquen de manera sencilla y comprensible lo que saben, lo que hacen y su pasión por conocer  
 
o a los políticos, que en sus programas y en sus actuaciones la investigación científica y su  divulgación merezcan prioridad y cuenten con los adecuados recursos  
 
o a los educadores y profesores, que se esfuercen por proporcionar a los niños y jóvenes las herramientas necesarias para aceptar el reto de preguntarse por el mundo y buscar la  
respuesta por sí mismos  
 
o a los periodistas, que cuiden exquisitamente su formación y colaboren estrechamente con los investigadores para hacernos accesible el trabajo de éstos de forma rigurosa y
seria, al  tiempo que entretenida.  
 
Invitamos a todos ellos, que también forman parte del pueblo, a unirse a este manifiesto que desearíamos supusiera para todos un esperanzador compromiso.  

3.- MARZO 2007: ESPLENDOR Y MISERIA DE LOS "POLVOS DE MELÉNDEZ"
Teresa González de la Fe

Me pide Luis Capote, director de El Escéptico Digital, que haga un resumen y un balance del caso de los “polvos de Meléndez”. Debo confesar que me da pereza cumplir el encargo. A la pereza se suma la melancolía, al recordar la repentina muerte del profesor Corzo el 17 de marzo de 2006, dentro de apenas 40 días hará ya un año. Sirva esto, profesor, de pequeño homenaje a tu figura y a tu testimonio vital.

El 1 de marzo de 2005, como director del Departamento de Bioquímica al que pertenece Meléndez, Javier Corzo <a href="http://cibern- ethica.blogalia.com/historias/22147#72135"> contestaba </a> al artículo de <i>Ethica more cybernetica</i> <a href="http://cibern-ethica.blogalia.com/historias/22147"> Más sobre el doctor Meléndez, su bálsamo de Fierabrás y la ciencia </a>, donde se emplazaba a los bioquímicos colegas de Meléndez a que dijeran públicamente si lo de éste era un fraude o tenía visos de realidad, dado que se había convertido en un fenómeno mediático local, y diabéticos, obesos y otros enfermos acudían a la vieja "torre de Químicas" de la Universidad de La Laguna como si de Lourdes se tratara.

Javier decía que le daba mucha pereza:

<i>"Pereza por empezar un debate que está perdido de antemano: siempre, siempre, Meléndez será el bueno, el sabio perseguido, y yo -o la oposición- el malo, el envidioso, el rencoroso, el mezquino. Pereza para ser salvador de ignorantes: ¿porqué, si hay alguien tan gilipollas de ir a un curandero, o a un adivino, tengo que tratar de convencerle de su error?. Que se joda y pague. Pereza porque un debate científico en los medios populares es inviable. Y pereza porque los poderes fácticos uni y extrauniversitarios protegen al Dr. Meléndez. Por ejemplo, presionando a los periodicos locales para que salgan o no salgan determinados artículos. Y, hablando de artículos, fíjate en el artículo del Diario de Avisos del 20 de febrero: entre sus clientes no están solo destacados miembros de CC, cosa que ya se sabía, sino también el ínclito Eligio Hernández. Con lo cual Meléndez copa al gobierno y a la oposición, demostrando ser un muy fino maniobrero."</i>

Lo que decía entonces Javier sigue siendo válido hoy:

1) Meléndez sigue siendo el sabio perseguido y sus detractores siguen siendo tildados de "mediocrillos comidos por la envidia y la mezquindad".

2) Los clientes del curandero ascienden, según sus propìas cifras, a treinta mil, con lo cual el pago del bote de polvos sanadores se ha convertido en un lucrativo negocio, del que sus pacientes no sólo no quieren ser "salvados" por nadie, sino que se consideran agredidos y han montado una asociación de amigos del doctor bastante beligerante en ocasiones.

3) El debate científico en los medios populares sigue siendo realmente inviable. Las apariciones de Javier Corzo en la radio y en la TV apenas fueron entendidas y Meléndez nunca aceptó debatir cara a cara con un igual, nunca aceptó un debate cara a cara en TV con Corzo o con cualquier otro científico. Del mismo modo que nunca hasta la fecha ha publicado un solo trabajo científico sobre su supuesto descubrimiento. Con lo cual su trabajo está fuera de la ciencia, pero ello no parece afectar en absoluto a su éxito como remedio para la salud, a su dimensión de bálsamo de Fierabrás.

4) Los poderes fácticos universitarios y extrauniversitarios siguen protegiendolo. Eligio ha realizado un notable trabajo de legalización del ilegal chiringuito en el que emepezó Meléndez en los locales de la torre de Químicas de la ULL, cuando vendía los polvos cobrándolos él directamente (cosa completamente prohibida a los profesores universitarios) en unos botes en los que no figuraba en la etiqueta su composición ni registro sanitario alguno y sí un Instituto del Metabolismo Celular que no existía. La ilegalidad era tan escandalosa que el Rector, presionado por Javier Corzo, puso el caso en manos de la Fiscalía. Pero ésta, misteriosamente, no encontró indicios de delito.

Repasando el nutrido archivo de <a href="http://cibern- ethica.blogalia.com/categorias/Melendezgate"> Ethica more cybernetica </a> y, con la distancia desde el 2004,  se encuentran diversos momentos de esplendor y de miseria que rodean este caso, que a mi juicio y el de <a href="http://cibern- ethica.blogalia.com/historias/34330"> otros </a> es un caso penoso. Aunque haya alguno, siempre hay de todo, que propone la financiación de los polvos como línea prioritaria de I+D+I del Gobierno de Canarias una vez que llegue el PSOE al poder, cosa que se prevé para este 2007.

En 2004 el doctor Meléndez aparecía a toda plana en los medios de comunicación tinerfeños anunciando un descubrimiento sensacional, basado en unas “matemáticas del metabolismo”, que prometía curación de todas las “enfermedades degenerativas”, y que consistía en dos botes con dos tipos de polvos (factor 1 y factor 2), que resultaron ser (después de una época de especulación y cachondeo) dos aminoácidos, glicina y l-aspártico. Además, se supo que experimentaba con humanos en los locales de la Universidad de La Laguna, y al margen de todas las normativas respecto a investigación, tanto legales, como éticas como financieras.

Meléndez sacó su negocio de la universidad y las autoridades académicas respiraron tranquilas, si bien conservándole hasta el presente su estatus de profesor a tiempo completo (que implica no trabajar en ningún otro sitio que no sea la universidad), pese a que era -y es- de dominio público el hecho de que Meléndez había abierto un consultorio en una céntrica calle de La Laguna, consultorio que fue luego trasladado a un chalet en una zona residencial lagunera (y no apta para negocios). Este chalet fue bautizado como <i>Instituto del Metabolismo Celular</i> (IMC) y registrado como empresa de nutrición. Asesorado por el ex Fiscal General del Estado, Eligio Hernández, que se convirtió en el asesor jurídico -amén de cliente, converso y propagandista-, Meléndez dejó de hablar de curación (ya tenía una denuncia de los médicos, de la que no hemos vuelto a saber nada), contrató médicos cubanos al tiempo que impartía charlas a los médicos locales (¡y hasta reclutó a un dentista que prometía la regeneración de los maxilares con la glicina!), abrió consultorios en varios lugares de la isla y la cifra de sus clientes/pacientes creció, según él, espectacularmente (como las cifras de la clientela siempre las aporta Meléndez, nunca ha habido forma de contrastar su certeza).

Además,  Eligio (ya ducho en legalizar "polvos" con la experiencia de la legalización de Millac como "preparado lácteo", según dicen lenguas fiables pero jocosas) trató de legalizar el suministro de los polvos, poniendo su composición (que ya se había hecho pública) y poniendo el registro de sanidad de la industria vendedora (la cual lo denunció posteriormente por hacerlo sin autorización, en un caso de flagrante <a href="http://cibern-ethica.blogalia.com/historias/39845"> pirateo</a>). Los polvos, de la mano de las artimañas jurídicas del ex magistrado, estaban ya en la lucha por ser definidos como <i>nutrientes</i> para huir de la estricta normativa de sanidad y entrar en la más ambigua de la alimentación.

La financiación de todo el entramado del Instituto, sus consultorios, sus médicos, sus becarios y sus vendedores de una variante de la dieta de Atkins combinada con la ingesta diaria de considerables dosis de los polvos, fue posible gracias el éxito fulminante que tuvieron los “polvos de Meléndez” en la sociedad tinerfeña (y no sólo tinerfeña). Se supo que Meléndez había buscado financiación de los empresarios presentando a su empresa, el IMC, como <a href="http://cibern- ethica.blogalia.com/historias/37368"> "el mayor negocio de la historia"</a>. Gran parte de ese éxito lo obtuvo con la ayuda de poderosos medios de comunicación locales, en especial el holding mediático de El Día, un tabloide local de gran difusión, donde influyentes periodistas cargados de peso y adelgazados por Meléndez, difundían por prensa, radio, TV e internet la buena nueva de los polvos, y daban voz a los testimonios de los sanados, nunca como publicidad, que es lo que era, sino disfrazado el mensaje de información y de servicio público. Sólo un diario, La Opinión de Tenerife, acogía las escasas voces críticas contra Meléndez. El 2 de noviembre de 2005 sale en <a href="http://cibern-ethica.blogalia.com/historias/34330"> sus páginas</a> un comunicado firmado por 50 miembros de la academia canaria, de diversas disciplinas pero abundando en ellas las de médicina y biología, donde se exhortaba al profesor Meléndez a exponer públicamente sus datos ante la comunidad científica, <i>"sin parapetarse en excusas insostenibles, con la seguridad de que serán valorados con rigor y seriedad. En caso contrario, difícilmente puede el Dr. Meléndez esperar de sus colegas más que escepticismo ante sus afirmaciones y una profunda preocupación ante las consecuencias de su comportamiento."</i>

Los comunicados, los artículos en contra firmados por profesores o las apariciones de Javier Corzo en radio y TV explicando el caso me temo que no sirvieron para nada. Los clientes se multiplicaron como las moscas, se puso de moda en los todos los ambientes sociales chicharreros, tanto en ATI-CC como en el PSOE o el PP, el “ir a Meléndez” para todo. Los teléfonos del IMC pasaban de mano en mano y sus milagrosas "curaciones" de boca en boca. Muchos altos cargos, ex altos cargos y funcionarios de la política regional y local estaban en sus manos, entre otros ciudadanos influyentes y no influyentes. En febrero de 2006, después de dos años de despachar polvos a una nutrida clientela que, según él, alcanzaba ya los 30 mil pacientes, se produce la prohibición de dispensa de los factores por parte de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias. al ser considerados medicamentos ilegales por el Servicio Canario de Salud y por la Agencia Española del Medicamento del Ministerio de Sanidad. Entonces comienza la <a href="http://cibern- ethica.blogalia.com/historias/37472"> telaraña jurídica</a>, y los polvos siguen dispensándose en medio de un tira y afloja con la Dirección General de Farmacia del Gobierno de Canarias. Esto era aprovechado por los seguidores de Meléndez para descolgarse con el "brillante" y conspiranoico argumento de que las todopoderosas y malvadas multinacionales farmacéuticas temblaban ante la eficacia de los polvos de Meléndez que les iba a arruinar sus negocios, de los que el pobre señor Talavera no era más que un títere en contra de la ciencia canaria.  La maraña jurídica desemboca en un <a href=" http://cibern-ethica.blogalia.com/historias/45536"> auto del Tribunal Superior de Justicia de Canarias </a> de diciembre de 2006 donde se da por buena la prohibición de la Consejería de Sanidad, por lo que parece deducirse que los polvos son ilegales. Sin embargo no se toman medidas sobre su dispensa, que sigue produciéndose sin problemas.

Podría seguir glosando momentos más o menos "gloriosos" de este caso que dura ya bastantes años. Algún día lo estudiarán los sociólogos de la ciencia como un curioso caso de fraude científico y pseudociencia, semejante a otros que ya se han dado en torno a otros productos milagro de los que tan hambrienta parece estar la sociedad. Los momentos de miseria también han sido puestos de relieve: la experimentación con seres humanos fuera de toda <a href="http://cibern- ethica.blogalia.com/historias/38647"> ética </a> y toda normativa. A ello podemos sumarle la actual prohibición de iure y tolerancia de facto. Y no se habla de Meléndez en la prensa. ¿A qué se debe esta situación?  Podemos pensar que a la eficacia de la omertá que, a decir de algunos analistas de lo político, recubre con su manto a los medios de comunicación y a la sociedad tinerfeña. Podemos pensar también que tenga algo que ver que la Asociación de amigos del doctor Meléndez-Hevia y el abogado del IMC hayan insinuado el hacer del asunto causus belli electoral, jugando con las supuestas cifras de la supuesta clientela. En estos momentos que soplan ligeras brisas de cambio en los hados clientelares de la política canaria, nadie se atreve a quitarle los polvos a los clientes del Instituto.

Meléndez ha demostrado ser, efectivamente, un "fino maniobrero", Javier, tal como decías en 2005. Y ha encontrado a su horma jurídica en el ex fiscal psocialista, como también viste. Me da pereza  escribir sobre el caso porque no hay nada nuevo realmente y desde que tú desapareciste calló la voz de la Universidad de La Laguna. Tampoco es que hubiera nada nuevo que decir realmente, nada que no se hubiera dicho ya cuando tú vivías, hace ya casi un año. Nada que no hubieras dicho tú ya. Me da melancolía reconocer que lo único que no sigue igual es tu presencia y tu sonrisa, tu bonhomía y tu lucidez, que ya sólo están en nuestros recuerdos.

4.- ABRIL 2007: MUJER Y CIENCIA
Carolina Martínez Pulido

Dentro del pensamiento biológico pueden detectarse facetas que, tal como han denunciado importantes estudiosas, están
impregnadas de arraigados prejuicios. Por ejemplo, la perspectiva histórica convencional que sostiene que las mujeres apenas
han participado en la elaboración del conocimiento biológico. O bien, la interpretación de ciertos procesos biológicos, como
es el caso de la reproducción sexual que, al explicarse tradicionalmente en torno a un papel preponderante y exagerado de la
figura masculina, ha propiciado enfoques que albergan notables distorsiones y desequilibrios.
Son estos dos los aspectos que pretendemos subrayar con el fin de ayudar, desde nuestra modesta posición, a que el público en
general, y sobre todo las y los jóvenes, conozcan que una parte de lo que la ciencia sostiene como conocimiento riguroso
está, en realidad, deformada y condicionada por una visión sesgada de la naturaleza.

1. MUJERES Y PENSAMIENTO BIOLÓGICO
En la actualidad, cada vez es más copiosa la información que demuestra que la historia de la Biología, al igual que la de la
Ciencia en general, no puede comprenderse sin tener en cuenta las contribuciones realizadas por las mujeres científicas.
Aunque en un número claramente menor al de sus colegas varones, dadas las múltiples barreras interpuestas, ellas también han
producido trabajos de investigación valiosos e influyentes. Con el fin de mostrar que el análisis histórico permite aflorar
verdades y, al mismo tiempo, desechar arraigados tópicos, traemos a colación las aportaciones de tres grandes científicas del
siglo XX, cuyos descubrimientos han tenido gran influencia en la configuración de una de las disciplinas más influyentes de
la Biología: la Genética. Se trata de Nettie Maria Stevens (1861-1912), Rosalind Franklin (1920-1958) y Barbara McClintock
(1902-1992).

Netti M. Stevens publicó en 1905 un trabajo trascendental en su tiempo: descubrió que el sexo de los organismos vivos está
determinado genéticamente. Aunque a principios del siglo XX ya existían sospechas de que la herencia del sexo podría estar
relacionada a cromosomas morfológicamente distintos, la mayoría de los biólogos todavía creía que influencias externas, tales
como el alimento y la temperatura, eran las que determinaban el sexo de las crías.
Casi simultáneamente a Nettie Stevens, un científico varón, el muy prestigioso Edmund B. Wilson, publicaba lo mismo. Pese a
que ambos autores realizaron un análisis muy parecido de sus respectivos datos y esencialmente incidieron en las mismas
clases de especulaciones teóricas, con el correr de los años el mérito ha terminado por atribuirse sólo a Wilson. De hecho,
en la mayor parte de los libros de Genética general y de Historia de la Biología publicados a lo largo del siglo XX, y que
son la fuente de la que han bebido las nuevas generaciones de biólogos, el trabajo de Wilson empezó desde muy pronto a
recibir prioridad, siendo citado, valorado y discutido con mucha mayor amplitud y frecuencia que el de Stevens, mantenido en
un injusto olvido o penoso segundo plano.

Rosalind Franklin, por su parte, jugó un papel decisivo en uno de los avances más trascendentales de la ciencia del siglo XX:
el descubrimiento de la estructura de la molécula de ADN. Su contribución, considerada por los expertos un trabajo
experimental de primera categoría, permaneció indignamente en la sombra durante más de veinte años. De hecho, en 1962, J.
Watson, F. Crick y M. Wilkins recibieron el premio Nobel por haber elucidado la arquitectura de la famosa molécula. Rosalind
Franklin, que había muerto cuatro años antes, no fue ni siquiera mencionada, pese a que una parte muy importante de su
trabajo (una fotografía de difracción de rayos X de la molécula) estaba incluida en la investigación premiada sin ella que
ella lo hubiera sabido nunca.

Barbara McClintonck fue otra extraordinaria investigadora cuyos trabajos, altamente especializados y muy originales, en la
genética del maíz tuvieron tal profundidad que en 1983 le fue concedido en solitario del premio Nobel de Medicina y
Fisiología. Hoy es considerada con todo merecimiento como una de las figuras más grandes de la genética: su huella puede
considerarse imborrable.

En la actualidad, las figuras de estas tres destacadas científicas —y las de tantas otras que no podemos mencionar aquí— han
sido recuperadas gracias al encomiable esfuerzo de notables historiadoras de la ciencia, y también de algunos historiadores.
Son cada vez más numerosos los libros de texto o los diversos foros de discusión donde se reconoce su obra y se citan sus
nombres y aportaciones. Sin embargo, no debemos llamarnos a engaño: el camino es arduo y aún son mayoría quienes mantienen en
el olvido o postergadas ante sus colegas varones a muchas y valiosas mujeres dedicadas a la Ciencia. Las jóvenes,
principalmente, deben tomar el relevo.

A lo expuesto hay que añadir que las mujeres no sólo han participado en  la construcción del pensamiento biológico en tiempos
relativamente recientes. También lo han hecho en épocas anteriores. Si nos remitimos al nacimiento de la ciencia moderna, o
sea, desde la revolución científica del siglo XVII en adelante, tendremos asimismo ocasión de encontrar muchas más mujeres de
las esperadas. Valga señalar que hubo notables botánicas, entomólogas e incipientes geólogas, magníficas ilustradoras de sus
propias obras o de sus colegas varones, muchas traductoras y eficientes divulgadoras de la ciencia. Asimismo, un
significativo número de grandes científicos tuvo por esposas a mujeres inteligentes, curiosas y con buena formación, que
colaboraron con ellos a lo largo de toda o gran parte de su vida.

2. ENTRE LA BIOLOGÍA Y LOS PREJUICIOS: LA INTERPRETACIÓN DEL PROCESO REPRODUCTOR
La capacidad de los organismos para perpetuarse, es decir, hacer copias de sí mismos, ha alimentado nuestra curiosidad e
interés desde las épocas más remotas de la historia, y ha sido un terreno abonado para el florecimiento de múltiples ideas e
infinidad de teorías y modelos. En la actualidad, sin embargo, son cada vez más numerosos los expertos que admiten que la
ideología sexista, centrada en el macho y dominante en nuestra cultura, ha tenido un peso considerable en la elaboración de
teorías que adjudican a las hembras, también las humanas, un papel pasivo y subordinado en la reproducción.
Muchas investigadoras subrayan, apoyadas por algunos colegas masculinos, que incluso los numerosos datos recientemente
logrados utilizando las sofisticadas técnicas moleculares, no han impedido que la Biología siga afectada por prejuicios
sociales. Este tipo de estudios requiere, sin duda, un nuevo enfoque que acabe de liberar esta disciplina de viejos sesgos
androcéntricos.

Así por ejemplo, en los animales que se reproducen sexualmente el óvulo puede ser hasta un millón de veces más grande que el
espermatozoide, ya que transporta junto a su propio material genético la maquinaria metabólica y los nutrientes necesarios
para alimentar al embrión en sus primeras etapas. El espermatozoide, por su parte, es poco más que un núcleo conteniendo
material genético y una cola que lo impulsa. En base a esta innegable asimetría se ha alimentado un lenguaje sexista que ha
llevado a describir a los espermatozoides como activos, exploradores, penetrantes y competidores («heroico vencedor que
sobrevive a un viaje lleno de peligros a través de un útero hostil»). Mientras que con asiduidad el óvulo se ha descrito como
una esfera pasivamente transportada, barrida o impulsada, siempre a la espera del poder fecundador masculino (la «Bella
durmiente»).

Estas diferencias morfológicas han inspirado a algunos autores a ampliar sus consecuencias hasta límites que resultan
inconcebibles: han interpretado que el comportamiento sexual de animales adultos, incluidos los seres humanos, podría
explicarse en función del tamaño de sus células reproductoras, sin tener en cuenta la falta de rigor científico que acarrea
tal reflexión. Se trata, en realidad, de un razonamiento anclado en viejos prejuicios que sostienen que el sexo que invierte
más en la descendencia, el femenino, será más pasivo y discriminador, mientras que el que invierte menos, el masculino, se
apareará más y estará dispuesto a luchar para conseguirlo. En suma, sobre la base de un fenómeno de la naturaleza, óvulos
grandes y cargados de nutrientes, espermatozoides pequeños y altamente móviles, se ha pretendido explicar el comportamiento
sexual de animales adultos.

Recientemente, sin embargo, han empezado a ponerse de manifiesto significativas grietas en tales argumentaciones. Se ha
señalado que si bien es cierto que los óvulos son significativamente más grandes que los espermatozoides, no se conoce ningún
macho de ninguna especie que eyacule un único espermatozoide cada vez. A pesar de que sólo un espermatozoide es necesario
para la fecundación, se producen millones de ellos. La energía necesaria para producir espermatozoides y el líquido seminal
en que sobreviven es mayor que la energía requerida para producir un óvulo en la mayoría de los mamíferos. Los
espermatozoides adicionales y el fluido seminal parecen ser críticos para el transporte de los gametos masculinos hasta el
óvulo y su fusión con éste, de manera que si un macho eyaculara sólo un espermatozoide por vez, no tendría éxito en la
fecundación. Los machos mamíferos podrían por tanto hacer esfuerzos iguales o tal vez mayores que las hembras para que la
fecundación tenga éxito, lo cual significa que, al menos en lo que respecta al proceso concreto de la fecundación, el aporte
de un progenitor y otro no sería tan desproporcionado como tradicionalmente se ha venido creyendo.
En este mismo ámbito, datos provenientes de investigaciones realizadas en los últimos años apuntan a que las hembras no son
tan pasivas, tímidas y recatadas como históricamente se ha pretendido. Cada vez se dispone de más evidencias que atestiguan
que muchas de ellas no sólo asumen un comportamiento activo a la hora de aparearse, sino que son notablemente más promiscuas
de lo que se creía. Importantes especialistas sostienen ahora que un cierto grado de promiscuidad femenina parece ser la
regla más que la excepción. Se trata de un comportamiento observado en animales tan diversos como primates, ballenas,
roedores o abejas.

Aunque los resultados que sugieren novedosas perspectivas en la conducta sexual de machos y hembras se están multiplicando,
todavía no han calado en la cultura popular ni en gran parte de la comunidad científica; ambas permanecen aferradas la teoría
de la inversión parental diferencial y se empeñan en considerarla válida hasta para explicar los complejos comportamientos de
las mujeres y los hombres.

A la luz de lo expuesto, cabe citar a Voltaire: «los progresos de la razón son lentos, profundas las raíces de los
prejuicios».

5.- MAYO 2007: VAYA UN AÑO DE TIMOS
Javier Armentia Fructuoso

   O un año de ¡Vaya Timo!. Porque a comienzos de mayo de 2006 se presentaba en el Museo de la Ciencia y el Cosmos de La Laguna,
esta colección editada por Laetoli y ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico. Tres eran entonces los primeros
títulos: sobre la Sábana Santa, sobre el creacionismo y sobre los ovnis. Y así sigue siendo, porque aún no han salido los
(cada vez más esperados) siguientes libros. Un retraso achacable a la propia dinámica de una colección que pretende textos
directos, provocadores para el lector, sobre temas que están por la calle, pero normalmente presentando una visión contraria
a lo que se pretende en los vayatimos: muchos de estos temas relacionados con el mundo del misterio, de las ciencias ocultas,
de lo paranormal (léase entre comillas) tienen una visión en los estantes de las librerías y bibliotecas terriblemente
sesgada. Se trata de promocionar un mundo lleno de misterios sobrenaturale o imposibles de enmarcar dentro de la ciencia, una
ciencia a la que, a menudo, se le acusa de no querer mirarlos, de cerrarse en una visión mecanicista del mundo (eso de la
"ciencia oficial") o incluso de ser cómplice de cualquier tipo de conspiración para ocultarlos, negarlos o desprestigiarlos.

Los vayatimos, por el contrario, dan los datos que los vendedores de misterio no presentan ni en sus libros ni en sus
revistas ni en sus programas de radio o televisión. Los estudios que sí existen sobre muchas de estas prácticas, y que
demuestran que son un engaño, una mistificación, un error o simplemente una idiotez mal entendida. Además, en ellos, el
lector ve confrontada su tibieza ante esos fenómenos, o su aceptación de los mismos y de las explicaciones anticientíficas al
uso, de manera que, si quiere, puede decidir que son simplemente timos que le hacen perder el tiempo -en el mejor de los
casos-, el dinero -en muchos de ellos- y la salud -en algún otro, más flagrante-.

Los libros de la colección, que ya tienen un año, han permitido que en el panorama español se cuente ahora con los textos de
escritores de aquí sobre temas que también merecen que los de aquí hablemos. Félix Ares, Ricardo Campo y Ernesto Carmena
hicieron un trabajo sorprendente, con estilos muy diferentes, para explicar claramente por qué creerse acríticamente esas
historias es perder el tiempo y le convierte a uno en un timado por el engaño.

Sus llamativas portadas amarillas han paseado por los estantes de una librerías donde normalmente encontramos todo el
repertorio del misterio. Sin duda, saben a poco, y esperamos que en los próximos meses la parapsicología, la criptozoología,
las falsas ciencias en general, el mundo de los espíritus, o las caras de Bélmez, tengan su "vayatimo" para acompañarlos.

Desde el principio, hace ahora un año, muchos medios de comunicación recogieron la iniciativa, y actualmente si uno quiere
hablar de ovnis, de sábanas santas o de creacionismo (incluyendo el llamado Diseño Inteligente), ha de hacer referencia a
estos textos. Poco a poco, queremos que los vayatimos configuren una pequeña biblioteca de apoyo a la visión crítica de este
tipo de afirmaciones. Pero, sobre todo, seguimos pensando en un público joven, que nunca ha pensado siquiera que le podían
estar dando gato por liebre, que esas exclusivas mundiales o sorprendentes revelaciones que nos venden los medios de
comunicación pueden ni ser tan exclusivas ni revelarnos nada más que la enorme credulidad del público y la impunidad de quien
vive de venderlas. Como director de la colección, se que tenemos un importante compromiso, que ahora cumple un año y que
renovamos convencidos de que hay mucho trabajo por hacer.

Por supuesto, todo esto no será posible sin el apoyo de los lectores. Y sobre todo, lo será gracias al apoyo de ARP-Sociedad
para el Pensamiento Crítico, que lleva más de 20 años defendiendo precisamente que hay que confrontar desde la razón, desde
el pensamiento crítico, desde la ciencia, todas esas afirmaciones tan engañadoras. Y gracias al apoyo decidido de una joven
editorial navarra, Laetoli, que además de esta colección ha apostado por libros muy necesarios de información y divulgación
científica en sus colecciones.

Gracias a todos.

6.- JUNIO 2007: LA UTILIDAD DEL PENSAMIENTO CRÍTICO Y DEL ESCEPTICISMO
Pablo Gamborino Ubilla

   He escrito sobre dos diferentes tipos de pensamiento, confrontando por un lado la postura de credulidad que adoptan algunos
sectores de la sociedad, contra el escepticismo que profesamos otros sectores, como si el escepticismo fuera la forma
correcta de pensar. Es importante señalar que no se trata de ver qué forma de pensar es la correcta, pues ese tipo de juicios
yace en el terreno de la ética o de la moral, y en el sentido formal, en el terreno de la ley. Por ello hoy escribo sobre la
utilidad de esa forma de pensamiento a la que se conoce como escepticismo y pensamiento crítico.

¿Qué es pensamiento crítico?
Por principio de cuentas definiré lo que es el pensamiento crítico. Puede decirse que consiste en no tomar nuestras
percepciones (y las de los demás) como verdades absolutas. Imaginemos que nos encontramos en la calle con un par de hombre
que platican en voz alta y escuchamos que uno de ellos expresa con un tono suficientemente autoritario: “La culpa del
deterioro en nuestra economía es del mal gobierno”. No es difícil escuchar sentencias como la anterior en nuestros días, en
nuestras calles, en nuestros trabajos y en muchos lugares públicos y privados, en momentos oportunos e inoportunos por igual.
Ante la exposición a las anteriores palabras podremos adoptar muchas posturas, pero en forma básica podremos estar o no estar
de acuerdo, o bien ignorar en nuestra mente esta disyuntiva y abandonar cualquier pensamiento posterior al respecto. El
pensamiento crítico será el que nos lleve a cuestionar internamente la validez de lo escuchado y, quizá después de un breve
análisis, a inclinarnos por estar o no de acuerdo (incluso a cuestionarnos si no pasamos por alto algún detalle, si hemos
escuchado con exactitud lo que se dijo). El pensamiento acrítico (opuesto al crítico) nos llevará a sustituir ese
cuestionamiento interno por una serie de argumentos y justificaciones que llevará a nuestra mente a pensar en otras cosas y a
abrazarnos en un estado de conformismo.

L. Mertes, destacado educador estadounidense, define al pensamiento crítico como “…un proceso consciente y deliberado que se
utiliza para interpretar o evaluar información y experiencias con un conjunto de actitudes y habilidades que guían las
afirmaciones fundamentadas y las acciones”. Y Robert H Ennis, destacado miembro de la Sociedad de la Filosofía de la
Educación, afirma que es “pensamiento reflexivo y razonado enfocado para decidir que creer o hacer”. Por lo tanto podremos
decir que el pensamiento crítico es la voluntad racional para someter aquello que percibimos a una serie de procesos mentales
de análisis y cuestionamiento con el objeto de establecer un juicio sobre su validez. En pocas palabras, es preguntarnos con
relación a lo que hemos percibido ¿es válido, es verdadero, es lo único que hay? Y buscar un poco más para encontrar la
respuesta. Nótese que he insistido en “lo que hemos percibido” antes que en “lo que ha sucedido”, pues el pensamiento crítico
debiera aplicarse, en primera instancia, a nosotros mismos, con el propósito de evitar sesgos de percepción y errores de
juicio. Una vez resuelto el problema interno de la percepción, el pensamiento crítico debiera enfocarse hacia las fuentes
externas de aquello que percibimos, para resolver la cuestión del “qué ha sucedido”.

¿Qué es escepticismo?

El escepticismo tiene una tradición histórica que data desde la época de los antiguos griegos. Recordemos la famosa frase se
Sócrates: “Yo sólo sé que no sé nada”. El escepticismo actual no toma posiciones tan radicales y tan poco prácticas. Michael
Schremer, uno de los más renombrados escépticos de nuestros días afirma que “el escepticismo moderno está inmerso en el
método científico, que incluye la adquisición de datos para formular y probar explicaciones para fenómenos naturales”. Pero
el escepticismo actual va más allá de aspectos científicos para incursionar ámbitos prácticos y cotidianos. El difunto Carl
Sagan, famoso astrofísico y escéptico que dedicó sus últimos años a difundir la ciencia entre nos no versados, opinaba así
del escepticismo: “No es nada esotérico. Nos lo encontramos a diario. Cuando compramos un coche usado, si tenemos el mínimo
de sensatez, emplearemos algunas habilidades escépticas residuales”. Entonces podemos decir que el escepticismo se basa en el
uso del pensamiento crítico, tanto al interior de la mente de quien lo practica, como al exterior en la fuente de lo
percibido, y abarca la recolección de evidencias objetivas para establecer una hipótesis de lo sucedido para confrontarla con
la realidad. Cuando compramos un auto usado, es común escuchar del dueño anterior frases como “nunca ha sido chocado” o bien
“está en excelentes condiciones, casi nuevo”. Si tomamos estas frases como algo cierto de manera temporal, el escepticismo
nos hará revisar la carrocería para corroborar su validez, y revisar si no ha pasado por el proceso de “hojalateado” o bien
contratar los servicios de un mecánico independiente para que revise el chasis, la alineación y otros aspectos que pueden
escapar a nuestro ojo no entrenado. En pocas palabras, el escepticismo es la voluntad para dudar de lo percibido y reunir
evidencias objetivas para complementar el proceso de juicio racional.

¿Qué utilidad tienen el pensamiento crítico y el escepticismo?

Moshe F. Rubinstein, en su libro “Patterns of Problem Solving” mencionaba hace más de 30 años que “teniendo la voluntad de
dudar, se combate el dogmatismo y los prejuicios”. Y justo la dupla escepticismo- pensamiento crítico (de aquí en adelante,
para simplicidad, E-PC) es el motor que se alimenta de la voluntad de dudar. Ambos permiten que esa voluntad para dudar sobre
bases racionales y de reunir evidencias objetivas, se conviertan en elementos para encontrar los fundamentos de la realidad y
la verdad, cuando ambas son buscadas. También permiten combatir ciertas formas de pensamiento que atentan contra el cambio
para la mejora, la investigación científica y la elaboración de mejores modelos para explicar los fenómenos de la naturaleza.
Y aún más, pues la dupla E-PC constituye la base para la realización de investigaciones sobre crímenes y delitos, recopilando
evidencias dejadas por los criminales para poder llevarlos a juicio. Y en ámbitos administrativos, la dupla E-PC sirve como
método para la realización de auditorías y otro tipo de revisiones sobre los estados financieros y sustantivos de las
organizaciones.

Los dogmas yacen en el terreno de la fe y los prejuicios evitan la tediosa tarea de pensar y analizar. Pero ambas formas de
pensar son mucho más comunes en las reacciones humanas que la dupla E-PC. Otro de mis autores favoritos, Daniel Goleman, ha
investigado con mucho rigor sobre la naturaleza de las emociones y llega a la conclusión, compartida por los mejores
neurocientíficos de los últimos años, de que las emociones existen en nosotros como una programación de nuestro cerebro para
enfrentar con rapidez las primeras dificultades de la incipiente especie humana, hace varios millones de años.
Pero en la actualidad muchas de esas emociones (casi primitivas) nos llevan a cometer abusos innecesarios. Sobre la base del
registro fósil de los humanos y de otras especies animales que compartían los tiempos y los espacios en la prehistoria,
nuestra principal amenaza era el acoso de otros animales más fuertes y mejor dotados para la cacería que nosotros. Aprendimos
a temer a las grandes bestias ya que éramos presa fácil de muchos de ellos. Nuestra especie no es suficientemente rápida para
huir, ni suficientemente ágil para trepar por un árbol, ni suficientemente fuerte para ofrecer una respuesta directa a sus
ataques, ni suficientemente protegida para guarecernos en nuestras defensas naturales. Sólo teníamos un cerebro un poco más
desarrollado, capaz de idear armas de defensa y ataque, capaz de diseñar trampas y disfraces, capaz de transmitir
conocimiento a la descendencia, capaz de crear vínculos sociales para proteger a la incipiente especie, capaz de desarrollar
emociones y pensamientos ligados entre sí. Así pasamos mucho tiempo, muchos miles de años, y así esas maneras de resolver los
problemas de la supervivencia se quedaron grabadas en nuestra genética y en nuestros cerebros.

Cito a Goleman: "La neocorteza (del cerebro) del Homo Sapiens, mucho más grande que en ninguna otra especie, ha añadido todo
lo que es definitivamente humano. En la evolución, la neocorteza permitió una juiciosa afinación... que ha creado enormes
ventajas en la capacidad de un organismo para sobrevivir en la adversidad, haciendo más probable que su progenie transmitiera
a su vez los genes que contienen ese mismo circuito nervioso."

El problema es que en la actualidad ya no necesitamos tanta capacidad cerebral para defendernos de las amenazas. Es decir, la
mayor parte de las amenazas actuales ya no ponen en riesgo nuestra vida, y mucho menos atentan contra la supervivencia de la
especie humana. Tenemos una gran capacidad para idear tantas cosas que en nuestros días inventamos problemas, conflictos y
enemigos falsos. Vemos con tanta facilidad las diferencias en los demás (incluyendo muchas especies animales) que nos
sentimos amenazados por estas realmente sutiles diferencias. Y nos sentimos bien cuando hacemos algo por acabar con ellos,
aunque sea de manera virtual, justificando nuestra forma de actuar con mucha facilidad a través de dogmas de todo tipo y
prejuicios de rápida aparición.

La dupla E-PC es útil cuando deseamos hacer a un lado estos dogmas y prejuicios, pero también es útil cuando deseamos
descubrir:

a.         Los engaños y patrañas en la publicidad irresponsable;
b.         La falsedad de la información en los tendenciosos medios masivos de comunicación;
c.         Los vicios ocultos y la mala fe en tratos comerciales;
d.         La autoría inequívoca de fechorías y delitos;
e.         La responsabilidad de los funcionarios públicos y políticos en actos de negligencia o dolo;
f.          Las mentiras y falsedades en las declaraciones de personas que desean vendernos algo o convencernos de sus sesgados a
conveniencia puntos de vista.

No obstante la utilidad práctica para casos comunes en nuestra vida diaria, pienso que la mayor utilidad de la dupla E-PC
estriba en tener la voluntad para orientar nuestra sobrada capacidad cerebral hacia el diseño creativo y racional de:

1.         Mejores formas de convivencia, para librarnos de los prejuicios raciales o políticos basados en la credulidad de la
gente;
2.         Mejores modos de utilizar la naturaleza, para librarnos del desequilibrio ambiental de repercusiones globales;
3.         Mejores bases para evitar las guerras y las hambrunas, dando paso a alternativas económicas que no requieran del
exterminio de los vecinos, sea por obra de las armas o por obra de la economía.

Pienso que el pensamiento crítico debiera enseñarse en la escuela como parte de los programas la educación oficial y
complementarla con cursos de herramientas del escepticismo en niveles superiores. Sería una forma inteligente de hacer uso de
nuestras capacidades sobradas.

Ligas interesantes:
http://www.ed.uiuc.edu/EPS/PES-Yearbook/92_docs/Ennis.HTM
http://gaiaxxi.iespana.es/rep-carlsagan.htm
http://209.85.165.104/search?q=cache:Kf50Q4lpjHoJ:chiron.valdosta.edu/whuitt/edpsyppt/Theory/critical%2520thinking%2520sp.ppt
+%22Pensamiento+Cr%C3%ADtico%22&hl=es&ct=clnk&cd=8

7.- JULIO 2007: SOBRE LA LIBERTAD Y EL CONOCIMIENTO
Carlos Chordá Navarro

   Conozco a personas que, cuando padecen trastornos leves como episodios alérgicos o dolor de garganta, acuden directamente a su farmacia y salen de ella con un producto homeopático. A veces trato de hacerles ver que están en un error, aunque cada vez soy más reacio a intentarlo: suelen interpretarlo como un ataque personal. De cualquier manera, al preguntarles porqué se deciden por la homeopatía, la respuesta es, aproximadamente, “porque me da la gana”, una manera popular de hacer referencia a la libertad personal.

            No es de extrañar el éxito de la homeopatía. Por un lado, y por desgracia, es frecuente que en los despachos de farmacia se ofrezcan “remedios” homeopáticos incluso cuando no se piden; supongo que es cuestión de rentabilidad. Por otro, y aquí reside la clave, es muy poca la gente que conoce el fundamento teórico de la homeopatía, en el cual no voy a entrar pero que se puede resumir como una sabia combinación de nada y efecto placebo, si se me permite la redundancia. De hecho, cuando consigo explicarlo brevemente, muchos se sorprenden: “Ah, pero eso de la homeopatía ¿no era lo de curarse con hierbas?” De cualquier manera, tras años de “homeopatizarse”, es muy difícil admitir que uno puede ser víctima de un engaño: “Pienso seguir con la homeopatía, porque me da la gana” (mientras te dicen esto te miran como si fueras un talibán); “porque me da la gana”: libertad, ¿no es cierto?

            A otra escala, también la gente utiliza su libertad para tratar de presionar a las administraciones en pos de la retirada de las antenas de telefonía de las ciudades, o de la prohibición de los cultivos transgénicos, o del cierre definitivo de todas las centrales nucleares, o... Y hacen bien, claro. Nuestros políticos tienen siempre la vista puesta en las próximas elecciones. Por eso, no es sorprendente que muestren tanta tendencia a tomar medidas populares, aunque esas medidas tengan bien poco de racionales. Sirva como triste ejemplo la reciente regulación de las desafortunadamente denominadas “medicinas alternativas” en la comunidad catalana (decreto 31/2007 del 30 de enero).

            Ahora bien, en los ejemplos citados, ¿realmente se está decidiendo libremente? Es evidente que para poder elegir debe haber varias opciones (“Puedes elegir compañera”, dijo Dios a Adán tras crear a Eva). Pero para poder elegir haciendo auténtico uso de la libertad uno debe conocer las diferentes opciones. No simplemente saber cuáles son, sino qué son, qué significan, qué se esconde en ellas. “La verdad os hará libres” es una sentencia muy afortunada. Cuando uno no sabe qué hay detrás de cada opción no puede (aunque crea que lo hace) ejercer su libertad. Si uno piensa que es igual de eficaz, o incluso más, una píldora homeopática que una de ibuprofeno, puede decidirse por aquélla, pero desde luego no lo hace libremente; quien lucha denodadamente contra la instalación de una antena de telefonía móvil porque está convencido de que va a producir cánceres entre el vecindario, no lo hace libremente: está impedido por su desconocimiento. El conocimiento necesario consistiría, en el ejemplo de la homeopatía, en su base teórica y en los estudios clínicos concluyentes sobre su (carencia de) efectividad; en el de las antenas, en la naturaleza de las radiaciones electromagnéticas y en sus efectos sobre el organismo humano. No estaría de más, en ambos casos, saber que a menudo se citan conclusiones obtenidas en estudios que pretenden demostrar la efectividad de aquélla y la peligrosidad de éstas, estudios de los que lo mejor que se puede decir es que cuando se repiten por científicos independientes no hay manera de obtener los mismos resultados. Disponer de todos estos conocimientos, de toda esta información, conduciría, sin ningún género de dudas, a actitudes bien distintas a las consideradas, por no decir opuestas.

            Que falta mucho conocimiento, o de otra manera, que la ignorancia abunda, sea dicho esto con el máximo respeto, es evidente. No hay más que percatarse de la popularidad de las pseudociencias, o de los metros cuadrados de pseudohistoria en los estantes de las librerías.

            La cuestión es: ¿cuál es la causa de esa ignorancia? Posiblemente se trate de la conjunción de dos factores: en primer lugar, falta de información o, peor aún, una caótica mezcla de informaciones contradictorias, que suelen ser tratadas por los medios como igualmente válidas, en el marco actual del relativismo cultural, tan políticamente correcto. Y en segundo lugar, en una alarmante falta de interés (“creer es fácil, lo difícil es saber”, una frase estupenda de la que –me vais a perdonar- no recuerdo su autor). Los educadores, como el que esto firma, tenemos la obligación moral de incidir en ambos condicionantes. Sobre todo en el segundo, mostrando que la realidad es fascinante (y debe notarse que a nosotros nos lo parece) y, afortunadamente, comprensible. Debemos lograrlo cuando aún es tiempo, antes de que la entrada en la vida adulta haga a nuestros jóvenes oyentes demasiado conformistas. Y debemos, además de proporcionarles conocimientos (cuántos de ellos se irán olvidando con el tiempo), enseñarles sobre todo a dudar -no a no creer-, a buscar fuentes fiables de información, a contrastar, a saber que hay verdades absolutas y que por tanto no son opinables...

            Quizá ahora que se pone en marcha la asignatura de Educación para la Ciudadanía es el momento de hacer un hueco a esta manera de educar a nuestros hijos que no es otra cosa, si bien lo pensamos, que enseñarles a ser libres de verdad.

8.- AGOSTO 2007: PSEUDOCIENCIA EN RECURSOS HUMANOS
Ricardo Fernández Díez de la Lastra

El fenómeno de la pseudociencia es algo habitual en todas las ramas de la ciencia; sea física, biológica, médica, o en cualquier otra. Pero es en el campo de la psicología aplicada donde más cantidad de confusiones y magufos se cuelan en el acerbo común de la gente, y especialmente en el campo de la psicología aplicada a la empresa en su variante de los Recursos Humanos.

El concepto de pseudociencia es un término que hace referencia a un conjunto de supuestos conocimientos, metodologías, prácticas o creencias no científicas pero que reclaman dicho carácter.  Mario Bunge la ha definido como “un montón de macanas que se venden como ciencia.” Y menciona varios ejemplos como la astrología, caracteriología, grafología, parapsicología y psicoanálisis, entre otros.

Una de las características de las pseudociencias es su afición por cubrirse de un halo de exactitud matemática y palabrería pretendidamente científica. Algo que Alan Sokal denunció humorísticamente en 1996 con su artículo Transgrediendo las fronteras: hacia una hermenéutica transformativa de la gravedad cuántica en la, desde entonces risible, antes prestigiosa Social Text, cuando aquél descubrió el pastel al explicar que su artículo era una parodia del abuso de la terminología científica y las extrapolaciones absurdas de las ciencias exactas a las sociales.

Las mistificaciones matemáticas y físicas, tan habituales en mancias como la grafología, son la cobertura que se dan hoy para pasar de matute lo que es únicamente una sarta de disparates, que por el ropaje matemático en abstrusas fórmulas de imposible comprobación, se presentan como nuevas formulaciones de lo que es simple adivinación al estilo de lo que sería consultar las entrañas de un animal muerto.

Como decía Sokal: lo importante de un artículo, aunque esté plagado de bobadas, es que “suene bien y apoye los prejuicios del editor”. Y del lector, añadiría yo. Algo así como el dicho italiano e se non è vero, è ben trovato!

Sokal venía a denunciar el uso de conceptos físico-matemáticos sin venir a cuento, apabullando a los lectores con palabras profundas fuera de contexto. Algo parecido a lo que tantos asesores y consultores te presentan en sus propuestas trufadas de un spanglish pedante. En una buena puesta en escena de lo que se conoce como el espantacatetos.

En este artículo no me referiré a la parapsicología, para dejar el término restringido a los llamados fenómenos paranormales como la telepatía, telequinesia, conocimiento extrasensorial, precogniciones, etcétera, ni al psicoanálisis, o el polígrafo –a los que habría que dedicarles capítulos aparte-- si bien cualquiera de ellos podría, perfectamente, entrar de lleno en ese campo de lo pseudo, y por no alargarme en exceso.

Me centraré en tres maguferías que disfrazadas de científicas se han colado en el mundo de los Recursos Humanos en la empresa y mueven al año millones de euros en consultoría y formación: la Grafología, la más conocida; el Eneagrama, de raíces cuasibabilónicas, sobre las que últimamente me han llegado propuestas para usarlos en procesos de selección de personal o desarrollo de equipos; y la Morfopsicología, rara avis que aparece y desaparece a lo largo de los últimos trescientos años.

En ocasiones, las propuestas son tan disparatadas que hasta los menos avispados de los profesionales de los Recursos Humanos las rechazan, pero en otras se adornan de tanta palabrería pseudocientífica, como es el caso del eneagrama o de la grafología, que algunos, poco puestos en esto, les dan la credibilidad de métodos científicos del comportamiento humano para predecir éste en el ámbito laboral.

Bien es cierto que, en el área de los Recursos Humanos, coinciden los más variopintos profesionales de disciplinas con poca o nula formación en el comportamiento humano. Ingenieros que se reirían en tu cara si les contases lo de la memoria del agua se tragan lo de la grafología sin pestañear; economistas que no dejarían pasar un porcentaje de IVA mal aplicado se deslumbran ante el último cuestionario de personalidad del suplemento dominical de turno... Quizás, por esto, los departamentos de Recursos Humanos sean considerados por el resto de sus colegas en la empresa como un socio poco creíble a la hora de diseñar las políticas de desarrollo empresarial.

Y uno de los campos de los RRHH que más se prestan a la existencia de magufos es el de la selección de personal, casi empatado con el de la formación. En ambos, la cantidad de técnicas no contrastadas o simplemente absurdas son apabullantes.

Comencemos por el primero de ellos.

La Grafología, a la que me referiré en su variante psicológica, para distinguirla de la peritación grafológica, se presenta con referencias ancestrales para avalar su calidad científica; y así, es común leer que “la grafología se conoce desde los tiempos de Aristóteles”, al tiempo que se le recuerda al oyente la raíz griega de la palabra, como si ese fuese un criterio de validez. Otra de las menciones o argumentos “ad hominem pluribus”, si se me permite este latinismo forzado, es el de presentar su valor por “la cantidad de grandes empresas que la emplean para la selección de su personal”, hasta un 85 % de las empresas europeas según un estudio de 1993 de Schuler y Huber --en el que no entran a valorar su validez ni fiabilidad--, para mostrarte que si tantas empresas lo emplean es que el procedimiento es bueno y científicamente solvente. Sin comentarios.

La grafología, para desesperación de los peritos grafólogos que realizan los informes  forenses o, más apropiadamente: grafoanálisis, con el propósito de comparar escritos y determinar, por ejemplo, si un documento fue firmado por la persona que dice haberlo hecho, plantea su campo de acción haciendo referencia a entelequias como lo espiritual, lo simbólico, el inconsciente y otras formas de imposible baremación y aún más imposible comprobación.

Cuando un psicografólogo te presenta su técnica como herramienta de selección lo primero que dice es que con el análisis grafológico vas a poder conocer la personalidad profunda --sea eso lo que quiera que sea--, los intereses laborales y la adecuación al equipo de trabajo de cualquier candidato; e inmediatamente pasa a describirte los diferentes campos en los que el texto se mueve, que curiosamente divide en derecha (futuro y oportunidad) e izquierda (pasado y problema). Si no fuera porque es tan simplote el esquema que da risa, sería para preocuparse por sus implicaciones sociales.

Así, el grafólogo reparte el espacio de escritura o vectores gráficos en nueve campos, adjudicando los superiores al arte, ética o idealismo y los inferiores a conceptos como egoísmo, negatividad, obstinación o sexo. ¿Podría ser de otra manera? ¿No nos suena esto a las virtudes buenas y malas, al cielo y al infierno, lo puro y lo impuro? ¿Qué criterios empíricos indican que la derecha es el futuro o la parte inferior de una hoja la representación del egoísmo? Ninguno.

La grafología se trata de una pseudociencia más, con una completa falta de evidencia empírica,  ya que no sigue los postulados del método científico: la evidencia en la que se basa es exigua, informal, poco sólida y completamente desproporcionada en relación con el pretendido alcance de sus conclusiones. Sus resultados son imposibles de falsar en el sentido popperiano del término. O te lo crees o no te lo crees, porque comprobarlo por métodos científicos es imposible. Se plantea como una cuestión de creencia y no de ciencia.

La grafología es un caso paradigmático de efecto Forer o falacia de validación personal, que está en la base de todas las predicciones de los horóscopos que cada día se publican en miles de periódicos y revistas, que por vagas pueden aplicarse a miles, por no decir millones de personas. Ya que los creyentes en estas predicciones, como los que se creen los diagnósticos de la grafología, dan una alta credibilidad a estas evaluaciones si piensan que el análisis es personalizado, confía en el evaluador y están hechas describiendo fundamentalmente aspectos positivos del carácter.

Si se dan estas circunstancias es cuando los sujetos evaluados informan de que el análisis hecho de su personalidad es cierto en la mayoría de las afirmaciones, dejando una pequeña reserva para justificarse en aquello que entienden que es menos atractivo de su perfil.

De ahí sacan los defensores de la grafología uno de sus argumentos: que los evaluados dicen coincidir en lo que ellos creen que ser, con lo que dice que son en el análisis psicografológico. Con este argumento me ahorro seguir.

Únicamente, comentar que los grafólogos clasifican a los tipos de personalidad en nueve. Más adelante veremos porqué comento esto.

Vayamos con el Eneagrama.

Me perdonarán si les comento brevemente los fundamentos del eneagrama. Que el asunto tiene guasa. El eneagrama, del griego ennéa (nueve) y gramma (signo) es un diagrama compuesto por un círculo con nueve puntos en su circunferencia, unidos entre sí por un triángulo y un hexágono circunscritos, ¿no les suena a Kabbalah y Gnosis? Originariamente se utilizó para la adivinación, y tanto los cristianos gnósticos como los místicos sufís lo empleaban como método de estudio de los "misterios" del universo para conocer La Verdad, y Ramón Llull empleó una forma ampliada de este sistema para demostrar en su Ars Magna la Verdad Absoluta del cristianismo frente al judaísmo e islamismo.

Se atribuye el redescubrimiento del eneagrama y su introducción en Europa, a principios del XX, a George Ivanovitch Gurdjieff, médico ruso que viajó por Oriente y conoció, según sus palabras, a los sabios (la Hermandad de Samouni) que le revelaron La Verdad. Gurdjieff estaba fascinado con todo tipo de conocimiento esotérico: el ocultismo, la comunicación con los muertos, la magia, las sociedades secretas... Tras su huida de la Revolución Rusa fundó en 1922 una escuela en Fontainebleau (París) para transmitir lo que denominó el Cuarto Camino por oposición a los tres tradicionales del Monástico, Budista y Fakir. Gurdjieff ha sido y es el referente por excelencia de los ocultistas y aficionados al esoterismo y New Age en el último siglo, y sus escuelas son innumerables.

El eneagrama, según sus defensores, se presenta como un método de crecimiento espiritual para conocerse uno mismo según nueve arquetipos de personalidad --como la grafología-- que permite adquirir la mejor y más equilibrada integridad personal. Es un método de conocimiento personal basado en la interacción de nueve fuerzas cósmicas universales. ¿No os suena esto a horóscopo?

El eneagrama carece de fundamento en la ciencia psicológica --y en cualquier otra disciplina científica--, aunque se presenta por sus defensores como un método psicológico. Pero su verdadera identidad está en el esoterismo, y en una sabiduría secreta solo accesible a los iniciados. Según Gurdjieff, el eneagrama es un símbolo universal del cosmos y, como tal, es una fuente de conocimiento basado en leyes matemáticas y físicas. Las mismas leyes que rigen la órbita de los planetas –otra vez el ropaje científico para encubrir la mayor de las tonterías--. Pero fue Óscar Ichazo, psicólogo boliviano y muy aficionado al ocultismo el que introdujo en el eneagrama la correlación de sus nueve puntos con nueve tipos de personalidad.

Según Ichazo, cada persona nace como esencia pura --visión neoplatónica del alma y la parábola de la cueva y las sombras--, pero que para sobrevivir se encuentra forzada a desarrollar una personalidad que será su ego. En algún momento, entre los 4 y los 6 años, se escoge uno de los 9 patrones básicos de pensamiento. Cada uno de estos patrones de pensamiento está conectado con un patrón de comportamiento. Esta personalidad escogida es la causa de la infelicidad --vamos, que hagas lo que hagas, te pilla el toro--. Entonces, para ser feliz, la persona debe regresar a su esencia --el rebirthding que tanto juego le ha dado a la New Age, si es que todas las tonterías pseudo acaban en el mismo puchero--, compensando su fijación del ego, que vaya usted a saber qué es eso. Según los eneagramistas esto se logra cultivando el patrón de pensamiento y comportamiento opuesto y complementario al suyo. Para ello se deben ejercitar el cuerpo y la mente con la meditación y usar las manos para realizar las mudras, que son gestos de tipo sagrado que la tradición budista e hinduista recomienda para perfeccionarse, y como forma de desterrar las emociones negativas.

Como nada de esto tiene fundamento en un método científico, Ichazo, para sacarnos de dudas, por si nos quedaba alguna, dice haber descubierto los tipos de personalidad del eneagrama durante uno de sus éxtasis y bajo la influencia de un ángel.

En fin, y por no alargarme más, con este bagaje intelectual y científico es con lo que se nutre el eneagrama de marras y sus supuestas virtudes de análisis personal y organizacional. El eneagrama encandila a los más crédulos por el mismo motivo que los horóscopos: es un sistema simple y universal para encajar todo y a todos y conocer los profundos motivos de las personas y acontecimientos futuros.

Y vamos ya con la última de las mancias que periódicamente reaparece en psicología: la Morfopsicología.

Ésta tiene sus fuentes en la Frenología y en la Fisiognomía. La primera afirma que es posible determinar el carácter y los rasgos de la personalidad, así como las tendencias criminales basándose en la forma de la cabeza; y la segunda, que la personalidad o carácter se muestran en los rasgos del rostro.

La frenología fue desarrollada en el inicio del XIX por el neuroanatomista alemán Gall. Sus principios establecían que el cerebro es el órgano de la mente, y por ello la mente posee un conjunto de facultades representadas particularmente por una parte diferente u órgano del cerebro.

Estas áreas eran consideradas proporcionales a las propensiones individuales de la persona y de sus facultades mentales. Las diferencias entre las diferentes áreas estarían reflejadas en la forma exterior del cráneo.

Algo que más tarde Lombroso, médico y criminólogo italiano, quien a mediados del XIX estableció la concepción del delito como resultado de tendencias innatas, de orden genético, observables en ciertos rasgos fisonómicos de los delincuentes habituales --deformaciones craneales, o de la mandíbula, posición de las orejas, tamaño de los ojos, etcétera--, la llevó a sus últimos extremos al propugnar la imposibilidad de la rehabilitación de los delincuentes, puesto que eran situaciones determinadas por la genética las que hacían que la inteligencia o los rasgos criminales fuesen los que eran en cada sujeto. Y por lo tanto cualquier medida encaminada  a reformar lo determinado por la naturaleza era perder el tiempo.

Y finalmente, coetáneo de Gall fue Caspar Lavater, quien fijándose en otra parte de la cabeza, el rostro, determinó qué personalidad se tendría a través del estudio de los rasgos del rostro, que, como no podía ser de otra manera, también tiene sus antecedentes en Aristóteles y su estudio llamado Physiognomica.

Entre las muchas bobadas que nos propone la morfopsicología están las descripciones que hace de las formas de los ojos o del mentón o de la nariz o de los labios… asociándolos según su posición, grosor o forma a características tan fiables como tener mente comercial si la nariz es romana –decir nariz judía ya no sería políticamente correcto— o si es chata es que eres de mente abierta y no que te has roto el tabique nasal.

Aquí se sigue al pie de la letra aquello de que el rostro es el espejo del alma –si es que se pudiese aislar tal elemento— de modo que el efecto Forer se convierte en el criterio absoluto de validación. Ya no es necesario estudiar el comportamiento y sus variables para entender la conducta humana, basta con que se aplique una tabla de rasgos preestablecidos para saber qué y cómo se comportará en cada situación el candidato.

Según los morfopsicólogos cada persona lleva escrita en su cara su personalidad, algo que debe de ser cierto a la vista de los timos que les pegan a algunos con estos cuentos chinos.

En conclusión, a estos métodos les falta pasar la prueba del algodón de atenerse a los requisitos que exige el método científico, en la forma que se ha denominado factores Daubert. Que no son sino las exigencias que impuso la Corte Suprema de los Estados Unidos, en su decisión 509 U.S. 579 de 1993 respecto a las pruebas en el caso judicial Daubert vs. Merrell Dow Pharmaceuticals, para aceptar en un juicio una evidencia como científica, y que, son:

• Que dicha teoría haya sido o pueda ser comprobada.
• Que dicha teoría haya sido revisada con criterios científicos y publicada.
• Que sus métodos de trabajo estén controlados y normalizados según criterios objetivos y científicos.
• Que haya una aceptación generalizada por la comunidad científica de esta teoría o técnica de trabajo.
• Que haya un conocimiento de la fiabilidad o error aceptable de esa técnica o teoría.

Condiciones que estás técnicas, por llamarlas de alguna manera, están muy lejos de cumplir.

Ricardo Fernández Díez de la Lastra es Subdirector de Formación de DaimlerChrysler España, S. A.

9.- SEPTIEMBRE 2007: DOBLE CIEGO, TRIPLE CIEGO Y GENTE QUE NO QUIERE VER
Aarón Cabrera

Parece ser que lo que comenzó poco a poco como un fenómeno social en Tenerife, los polvos del Dr. Meléndez, ha pasado aconvertirse en un culebrón interminable, en el que tienes que elegir un bando. A los que nos hemos opuesto a sus actuaciones por considerarlas poco éticas, se nos ha tachado de todo, incluso de poco patriotas, al no apoyar las investigaciones de un científico canario (como si el origen importase para que una cosa sea cierta, ética o no). Quiero aprovechar este momentopara explicar básicamente los puntos por los que no estoy de acuerdo con su metodología, y espero que así sus partidarios y pacientes, reflexionen sobre lo que esta persona está haciendo con la salud de mucha gente.

En una investigación científica, encaminada a probar el efecto de un determinado fármaco o sustancia beneficiosa par la salud hay que seguir una serie de procedimientos, que no puede uno saltarse a la torera. Es lo que voy a explicar a continuación de forma simplificada.

Lo importante la seguridad:

Cada medicamento que se descubre pasa una serie de procesos estrictos que pueden durar años (de cinco a diez), en los que se prueba el efecto que dicho tratamiento puede tener como fármaco así como sus efectos secundarios.

Imaginemos que creemos que la sustancia X es un buen remedio contra la meningitis. Lo primero sería ver si es activa contra el Streptococcus pneumoniae, u otra de las bacterias causantes de la meningitis, ya que si no funciona o es peor que otros fármacos existentes no aporta nada nuevo y no merece la pena estudiarlo. Este paso se haría sobre cultivos de bacterias. El siguiente paso sería con animales, ratas por ejemplo, para ver si el fármaco X no sufre modificaciones en el cuerpo del animal (por ejemplo por acción del hígado) y sigue siendo activo. Una vez constatado el éxito en este modelo animal se podría ver cómo afectan  a dichas ratas dosis elevadas del fármaco, por si los efectos secundario que causen (casi ningún fármaco esta libre de ellos) son intolerables para su uso en seres humanos. Luego puede pasarse a realizar pruebas en otros animales de fisiología más similar a la nuestra, dependiendo del tipo de fármaco que se trate y si se requiere.

Una vez pasado estas pruebas, y previa petición  las autoridades médicas competentes y de los comités éticos de las entidades participantes, se puede autorizar un ensayo --bajo supervisión médica-- con seres humanos. Hay que decir que todos estos experimentos han de estar apoyados de manera muy sólida en datos estadísticos para avanzar de un escalafón al siguiente. En el caso de los ensayos clínicos (pruebas con seres humanos) estas debe realizarse con experimentos de doble ciego o si es posible de triple ciego y, claro está,  por personas independientes que no pertenezcan a la empresa comercializadora.

¿Y por qué todo esto?. La industria farmacéutica mueve más de 550 mil millones de dólares anuales, y es muy “golosa” la tentación de falsear datos para vender pastillitas. Y además, si no se han seguido todos estos casos pasa lo que pasa, como ocurrió en Nigeria con las acusaciones a Pfizer de provocar la muerte 200 niños y daños a otros muchos por un medicamento contra la meningitis.

Es esta secuencia fundamental la que falta en las investigaciones del Dr. Meléndez, siendo reprobable por tanto que use a personas como cobayas.  

Pero si es un aminoácido y ¡sólo es comida!:

Este argumento repetido hasta la saciedad es una falacia. Muchos aminoácidos tienen función señalizadora y actúan como neurotransmisores, como por ejemplo (por ser el más conocido) el glutámico. La glicina, uno de los factores del Dr. Meléndez, tiene también función neurotrasmisora. Y por todo el sistema nervioso humano, se encuentran receptores para dicho aminoácido. (JOSEPH W. LYNCH. Physiol Rev . VOL 84. OCTOBER 2004. Molecular Structure and Function of the Glycine Receptor Chloride Channel). Entre otras cosas que se pueden leer en la revisión que aquí cito, se describe cómo la administración de glicina provoca la liberación de catecolaminas… ¿Sabían por cierto que trastornos en estas catecolminas son la causa de enfermedades tales como los trastornos bipolares o la esquizofrenia?. Porque por si no lo sabían, la glicina se usa como fármaco en combinación con otros en la esquizofrenia.  ¿Se tomaría usted un fármaco contra la esquizofrenia para adelgazar? Ah! ¿No lo sabía?

¡Déme cuarto y mitad de eso de ahí!:

Otro problema en el caso Meléndez ha sido el registro sanitario del producto usado. ¡Claro, si es solo un aminoácido, qué demonios importa eso!… Pues sí que importa, porque el registro sanitario indica que ese producto es apto para el consumo humano y que alguien ha hecho pruebas de que no lleva contaminantes peligrosos. Por ejemplo, es muy conocido el caso de la intoxicación por triptófano ocurrida en EEUU a finales de los 80. La empresa Showa Denko K.K. --que comercializaba triptófano como suplemento dietético para culturistas y esas cosas (¿a que me suena esto…?)-- decide cambiar la forma de producción, y comienza a producirlo como resultado fermentado de unas bacterias. No se realizaron pruebas de toxicidad sobre el producto final purificado, porque el triptófano se sabía inocuo para las personas. El problema es que en el interior de las bacterias también se produjo EBT --un producto resultante de la dimerización del triptófano que aunque representaba menos del 0,1% del producto total-- en cantidad suficiente para causar la muerte a 37 personas y dejar invalidas a otras 1500. ¡Y tenían registro sanitario! Imagínense lo que podría pasar con compuestos que ni siquiera tengan este control. Obviamente, después de este incidente,  la FDA (Federal Drug Administration) cambió las leyes Norteamericanas y ahora es necesario revisar los contaminantes si hay cambios en el proceso de producción de un producto,  aunque éste sea inocuo.

Espero que ahora quede claro por qué me opongo a lo que hace este señor. Me opongo así, no a su persona ni a su investigación, sino al método. Me opongo porque la vida y la salud de las personas son demasiado importantes para jugar con ellas. Sin embargo, creo que no servirá de nada lo que aquí escribo porque entre sus seguidores en Canarias, la Palabra del Dr. Meléndez se ha convertido ya en Dogma de Fe.  Y es que en el mundo de los dobles ciegos y triples ciegos no hay más ciego que el que no quiere ver.

10.- OCTUBRE 2007: DE MULETAS, ESGUINCES, CURANDEROS Y SUPERSTICIONES
Andrés Carmona Campo

Todo el mundo ha oído alguna vez acerca de las supersticiones y el “maguferío” existente acerca de diversos daños y enfermedades, y cómo muchas personas nos cuentan sus experiencias personales de cómo tal o cual curandero o “medicina alternativa” les curó tal o cual dolencia o enfermedad. Y, normalmente, dichos relatos personales suelen acompañarse de comentarios del tipo “mientras que los médicos no me arreglaron nada, el curandero tal o la ‘medicina alternativa’ cual me lo solucionaron del todo” o que lo hicieron mucho más deprisa que la medicina convencional. Unido a esto también pululan varias supersticiones como que jugar con muletas causa a posteriori un “castigo” al imprudente que lo haga de modo que se verá “condenado” a tener que llevarlas también más tarde. Desafortunadamente también, a veces tenemos que oír tristes noticias de cómo quienes rechazan la medicina convencional por otras “medicinas” “alternativas”, “no-convencionales” o “naturales” (o incluso, porque simplemente “complementan” aquéllas con éstas) acaban sufriendo males mayores que los que pretendían evitar o curar más deprisa.

Lo que sigue no es ni más ni menos que mi experiencia personal al respecto de varios percances con muletas, esguinces, y otros daños en el pie. Del mismo modo que muchas veces oímos experiencias personales favorables a las pseudomedicinas y las supersticiones, también las hay, como la mía, que considero que las contrarrestan.

Todo comenzó a principios de junio de este año 2007. Bajaba por una ladera con unos amigos y amigas, cuando una de ellas se cayó y se hizo un esguince en el pie izquierdo. Fuimos al hospital y le pusieron una férula para 15 días hasta la próxima revisión, diciéndole que no se la quitara ni apoyara el pie en esos 15 días. Dado que ella tenía planes de viajes, estaba muy interesada en curarse cuanto antes y, recomendada por su familia, acudió a un fisioterapeuta de una localidad cercana. Me comentó que ese fisioterapeuta tenía “gracia” (algo así como una capacidad “mágica” para curar este tipo de cosas). Fui con ella a ese fisioterapeuta que, efectivamente, tenía un rótulo en la entrada de su consulta como Clínica de Fisioterapia, con su apellido, y tanto él como su ayudante vestían completamente de blanco (como los enfermeros). Sin embargo, la “clínica” en cuestión me pareció excesivamente “cutre” (por decirlo de alguna manera), y me llamó la atención la ausencia de títulos colgados en las paredes (los oculistas y dentistas, por ejemplo, suelen tenerlas llenas con todos sus diplomas y acreditaciones de cursos, etc.). Además, su forma de hablar también era extraña, en el sentido de que hablaba usando, a veces, expresiones que no son las propias de alguien con formación universitaria sino más bien las de alguien “de pueblo de toda la vida”. Y el tratamiento en sí, consistía en untar con un poco de aceite el pie y masajearlo, que más bien parecía acariciarlo sin más que otra cosa. Y por último me extrañó del todo que tan sólo le cobrara 12 € por sesión (cuando las sesiones de fisioterapia son más caras, normalmente). Por supuesto, nos daba conversación, sobrevaloraba lo bien que estaba evolucionando el esguince (gracias a sus “masajes”), a la vez que de cuando en cuando dejaba caer algún comentario negativo hacia los médicos convencionales.
Extrañado por todo esto (y ya con “la mosca detrás de la oreja”), me quedé con el apellido del “fisioterapeuta” y consulté en internet en la página oficial del Colegio de Fisioterapeutas correspondiente, a ver si este en cuestión estaba colegiado, y allí no aparecía. Le comenté mis dudas a esta amiga, que se informó y me confirmó que no estaba colegiado porque no era fisioterapeuta, pero que tenía, según decían, la “gracia” de curar esguinces y similares. Después me enteré que su hija sí que es fisioterapeuta colegiada, y aunque no le pregunté a él, supongo que ante una inspección, la clínica estará a nombre de su hija (con su mismo apellido), y él respondería que es “masajista” y no fisioterapeuta, y que está allí para ayudar a su hija (la cual, por cierto, nunca estaba allí). El caso es que mi amiga siguió yendo, más por contentar a la familia que “creía” en ese hombre que por otra cosa (y pagando los 12 € de cada sesión de “masaje”), y supongo que también por el “por si acaso” podía acelerar la curación del esguince. De hecho, mi amiga le preguntó si estaría curada antes de los 15 días (dado que su viaje lo hacía antes de esos 15 días), a lo que respondió con la típica ambigüedad de ni sí ni no, puede que sí, puede que no; al final, tuvo que viajar con las muletas y la férula puesta.

A los 15 días el médico le quitó la férula y muy pocos días después ya volvía a andar y a conducir. Nos quedaba la duda de si la recuperación en 15 días y no más se debía a que el daño en sí no requirió más tiempo, o si la intervención del “fisioterapeuta” había acelerado la curación.

Durante estos 15 días, en varias ocasiones yo jugué con sus muletas (simulando ser espadas, fusiles, guitarras, etc.). Varias personas me recordaron la superstición de que quien juega con muletas las acaba llevando después. Haciendo caso omiso, y también a propósito, seguí jugando con ellas, y conmigo otros amigos (duelos de “espadas”, etc.).

Pues bien, un mes después de curada mi amiga, estando con unos amigos, se me ocurrió saltar desde bastante altura, de modo que caí mal y noté un dolor bastante fuerte en el pie derecho. Fui al hospital y me dijeron que tenía arrancamiento del calcáneo, con lo que me pusieron una férula y me dijeron que la tuviera 15 días sin apoyar el pie y que volviera después de esos 15 días. Por supuesto, tuve que usar muletas. Me informé en internet y a través de conocidos, y por todos sitios me dijeron que lo que me había pasado era grave, y que me hiciera a la idea de tener el pie escayolado por lo menos un mes o más, y que la rehabilitación sería bastante lenta. Me llegaron a recomendar a un osteópata por si quería acudir a él; por mi parte dije que ni iría a ningún osteópata ni similar, sino que seguiría las indicaciones del hospital tal cuales. Por supuesto, ni me acerqué al otro “masajista” ni a ningún curandero, homeópata ni similar, con o sin “gracia”.

Pasados los 15 días, fui a Traumatología en el hospital, donde me hicieron radiografías del pie y el médico me quitó la férula, me colocó una media elástica y me dijo que hiciera unos ejercicios de movimiento del pie y que fuera apoyando progresivamente. Es decir, que el escayolado no me duró el mes o más que todos me decían, y que en varios días volvería a andar.

A todo esto, otra amiga que nos acompañaba cuando me caí el día de autos en el que tuve el percance, nos llamó días después desde Alemania, a donde había ido, para decirnos que saltando ella una valla con unos amigos también se había caído y se había hecho un esguince. Sin embargo, esta amiga no jugó con ninguna muleta previamente. Ni que decir, que mis amigos que sí jugaron con muletas conmigo no han tenido nada en sus pies ni van con muletas.

Creo que las conclusiones son evidentes.

A mi modo de ver, el “masajista” mencionado no es más que, o bien un bienintencionado que realmente cree tener “gracia” y ayudar a la gente sin hacer realmente nada del otro mundo (o nada en absoluto), o bien un “cara dura” que cobra 12 € por hacer esa nada y que juega con la circunstancia de que su hija sí que es fisioterapeuta y que comparten el mismo apellido, y el esguince de mi amiga se curó con normalidad y se habría curado igual con o sin sus masajes “aceitosos” (la diferencia habría sido el ahorro de los euros correspondientes a las sesiones).

En cuanto a mi pie, y dado que me esperaba más de un mes de escayola y sin poder andar, igualmente se curó en el tiempo que tenía que curarse (afortunadamente menos del esperado), pues seguramente no fuera el daño tanto como inicialmente se pensaba. Sin embargo, si por cualquier motivo hubiera acudido a ese “masajista”, al osteópata, o algún otro curandero similar, posiblemente habría pensado que la razón de que me curara tan deprisa se debía al “magufo” en cuestión, creando una relación de causa-efecto entre dos cosas realmente independientes una de la otra (incurriendo así en la falacia post hoc, ergo propter hoc que Arturo Bosque explica muy bien en un artículo similar a este en http://digital.el-esceptico.org/leer.php?id=1852&autor=65&tema=9&bu=fisioterapeuta ).

Y por último, respecto a la superstición de las muletas, que yo tuviera que usarlas después de haber jugado con ellas, podría parecer un caso a favor de su verdad, pero la cuestión es que la chica que no jugó ahora las usa, y otros amigos que sí jugaron, no (claro que, puede que dentro de unos días, meses o 50 años sí que tengan que usarlas, o no, y no creo que se deba a que jugaran con ellas). Y me parece que la razón de que las usara se debe más a mi imprudencia saltando sin cuidado, que a haber jugado previamente con esas muletas. Es decir, que la superstición simplemente toma los casos a favor de ella misma pero ignora los casos desfavorables.

11.- NOVIEMBRE 2007: BJØRN LOMBORG: "SE ESTÁ GENERANDO UN PÁNICO EXAGERADO CON EL CAMBIO CLIMÁTICO"
Álex Fernández Muerza


 Bjørn Lomborg (Frederiksberg, Dinamarca, 1965) protagonizó una enorme polémica hace unos años con su libro "El ecologista escéptico", al cuestionar los principales postulados de las organizaciones ecologistas mediante estadísticas basadas en estudios científicos. Las críticas desde diversos ámbitos del ecologismo, la ciencia o la política no se hicieron esperar. Por ejemplo, Greenpeace llegó incluso a negar la antigua pertenencia de Lomborg a esta asociación, y un grupo de científicos le denunció al Comité Danés sobre Deshonestidad Científica, el cual emitió un fallo definitivo rechazando las quejas presentadas.

En cualquier caso, el debate generado por este profesor de la Escuela de Negocios de Copenhague le ha servido para hacer llegar a la opinión pública una visión crítica de los temas medioambientales, y para convertirse en una de las "50 estrellas de Europa" según la revista BussinessWeek o una de las "100 personas más influyentes del 2004" según la revista Time. Lomborg acaba de publicar el libro "Cool It", "una guía medioambiental escéptica para el cambio climático", que será próximamente traducida al español y publicada por la editorial Espasa, y que tampoco dejará a nadie indiferente.

¿Cuáles son las principales conclusiones de su último libro?

Necesitamos una visión más realista del impacto del cambio climático. Se está hablando de que es inminente y dramático, pero no es así. Por ejemplo, Al Gore afirma que el nivel del mar subirá 6 metros, mientras que el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) afirma que subirá 30 centímetros, 20 veces menos. Tenemos que mirar el problema con perspectiva. Si echamos un vistazo a los últimos 150 años, el nivel del mar también ha subido 30 centímetros. Algo similar ocurre con la subida de temperatura, que tampoco es tan catastrófica como apuntan algunos. En definitiva, el cambio climático es un desafío a nuestra civilización, pero no una catástrofe de proporciones gigantescas.

Entonces, tampoco creerá que el cambio climático esté provocando el aumento de otros grandes problemas, como los desastres naturales.

Así es. Hablemos por ejemplo de los huracanes en Estados Unidos. Es cierto que su impacto se ha incrementado dramáticamente en los últimos años, pero el cambio climático no tiene la culpa, sino que mucha más gente vive ahora en zonas con riesgo de huracanes. El Protocolo de Kyoto no habría salvado a Nueva Orleans del Katrina. Sin embargo, sus desastrosas consecuencias se podrían haber evitado con una mejora en sus diques y su mantenimiento. Por ello, si queremos reducir el impacto de esta catástrofe natural, no tenemos que potenciar políticas contra el cambio climático, sino construir mejores edificios, mejores diques, etc.

Otro ejemplo es el de la malaria. Mucha gente cree que con el cambio climático va a aumentar el número de personas infectadas, y por eso hay que invertir en políticas contra el cambio climático. Sin embargo, se trata de una forma ineficiente de combatir el problema: El mismo dinero para políticas contra el cambio climático, invertido en políticas contra la malaria, puede salvar 36.000 personas de esta enfermedad.

¿Cómo habría que combatir el cambio climático?

El problema es que se trata de algo caro. El Protocolo de Kyoto cuesta al año unos 180.000 millones de dólares. Incluso si todos los países llevaran a rajatabla los objetivos marcados por este protocolo, sólo se lograrían posponer los efectos del cambio climático siete días al final del siglo. Por ello, la cuestión es aplicar medidas más inteligentes y menos costosas económicamente. Una medida en este sentido es invertir más en I+D, en tecnologías energéticas, en energías renovables como el sol o el viento, en mejorar la eficiencia energética, en sistemas de captura de carbono. De esta forma, costaría dos veces menos y sería diez veces más eficaz. En definitiva, se conseguirían tecnologías medioambientalmente limpias cada vez más baratas y al alcance de todos, especialmente de chinos e indios.

¿Qué opina sobre la reciente concesión del premio Nobel de la Paz a Al Gore?

En realidad se trata de un premio compartido con el IPCC, y esto es bueno. El IPCC se encarga de buscar evidencias científicas que puedan ser utilizadas como base de políticas ambientales. En cuanto a Al Gore, algunos de sus datos son "incómodos" por sus métodos, como ya he dicho. Exagerar los datos no es útil, se genera pánico entre la gente, y se destina dinero a unas políticas que no son las más necesarias.

Si el cambio climático no es la prioridad, ¿en qué debería invertirse entonces el dinero?

Según los resultados del Consenso de Copenhague (una iniciativa del gobierno danés y el propio Lomborg, con la participación de expertos, principalmente economistas, algunos de ellos premios Nobel), invertir en proyectos contra el cambio climático es poco efectivo puesto que sus efectos apenas se notarán y valdrán mucho dinero. En cambio, los proyectos que persigan la lucha contra el SIDA, la malaria y la malnutrición, deberían estar los primeros de la lista.

Usted ha criticado a las principales organizaciones ecologistas internacionales, como Greenpeace, el Instituto Worldwatch o la Unión Mundial para la Naturaleza (WWF). ¿Considera que sus afirmaciones están equivocadas?

Los ecologistas no están totalmente equivocados, y es bueno que existan. De lo que se trata es de saber si nos cuentan todos los puntos de vista, o si lo que nos dicen es exagerado y catastrofista. Pero no es un problema único de los ecologistas: Si se pregunta a los médicos en qué creen que es necesario invertir más, dirán que en hospitales; los profesores dirán que en escuelas; y los ecologistas, por tanto, en el medio ambiente. Por ello, para tomar buenas decisiones políticas, hay que escuchar más información, no sólo la que ofrecen los ecologistas.

¿Cuál es el papel de los consumidores en los asuntos medioambientales?

Debemos estar totalmente seguros de que las decisiones que toman los responsables políticos no se basan en el pánico o en evidencias insuficientes

Los consumidores no tienen en sus manos la solución de los grandes problemas medioambientales, sino los gobiernos. Por ello, como parte de las reglas de juego democráticas, debemos estar totalmente seguros de que las decisiones que toman los responsables políticos no se basan en el pánico o en evidencias insuficientes.

¿Qué opina sobre los alimentos "ecológicos"?

La mayoría de la gente cree que comprando alimentos con la etiqueta "ecológica" está favoreciendo a su salud y al medio ambiente. En realidad, la producción ecológica en ocasiones es mejor, pero a veces también es peor para el medio ambiente, cuando por ejemplo causa diferentes enfermedades en muchos animales. Además, la agricultura ecológica es menos productiva, por lo que si se quisiera aumentar su cantidad habría que cubrir más áreas naturales. Pero lo más importante: Como son más caros, la gente compraría menos frutas y verduras, por lo que se estaría limitando una de las vías más importantes de evitar cáncer.

Los biocombustibles han sido objeto de crítica en los últimos meses. ¿No son tan ecológicos como lo plantean sus defensores?

En la actualidad son una mala idea, una forma ineficiente de conseguir combustible, y una forma de encarecer los alimentos. No obstante, hay buenas perspectivas con los de segunda generación.

¿Es optimista sobre el futuro de la humanidad y el medio ambiente?

Absolutamente. Sólo hay que fijarse en las mejoras producidas en los dos últimos siglos; también en el apartado medioambiental, en el que se han mejorado aspectos como la contaminación del aire. No obstante, no hay que olvidar los problemas de la actualidad, debidos principalmente a la pobreza y la falta de desarrollo. Por aquí tienen que venir los esfuerzos, para conseguir que las personas sean cada vez más ricas y no más pobres, lo cual no significa que haya que olvidarse del medio ambiente.

12.- DICIEMBRE 2007: MORTALIDAD EN EL HOSPITAL UNIVERSITARIO DE CANARIAS
Luis Díaz Vilela

Como científicos y miembros de la comunidad universitaria, estamos obligados a velar por la búsqueda de la verdad fuera de toda manipulación y por encima de todo interés particular por ocultarla o deformarla.

Si esto es un axioma en ciencia, lo es más en medicina, donde lo que está en juego es precisamente nuestro bien más preciado, la vida humana.

Esta semana he tenido conocimiento de unos hechos acontecidos en un hospital de Tenerife, concretamente el Hospital Universitario de Canarias, que sobrepasa los límites de la imaginación, y cuya desfachatez entra peligrosamente en el campo de lo que puede ser un delito, que ha provocado decenas de muertos.

Concretamente, los hechos han ocurrido en el servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Universitario de Canarias. Juzgue usted mismo:

Resulta que la mortalidad media de los servicios de cirugía cardiaca en los hospitales de nuestro país ronda el 5%. Cada vez que un hospital de la península ha superado esas cotas, y se ha aproximado al 10%, se han tomado medidas tajantes para solucionarlo. En ocasiones, se ha llegado a destituir fulminantemente al jefe de servicio, como ha ocurrido hace unos años en el Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Universitario de Extremadura, cuando se han superado esos topes.

Pero esto no se permite aquí en Canarias. Aquí se ha optado por ocultar y falsear la información. Desde el año 2004 la mortalidad en Cirugía Cardiaca del Hospital Universitario de Canarias supera el 10%. En concreto, durante el año 2005 fue del 15%, y a finales de ese año llegó a superar el 20%. Y no por circunstancias especiales, porque en estos resultados se ha excluido a los pacientes urgentes. Es decir, a finales del 2005, uno de cada cinco pacientes intervenidos en lo que se llama operaciones programadas de corazón, fallecían en este centro.

La dirección del centro, en lugar de tomar medidas correctoras y asumir sus responsabilidades, optó por ocultarlo a toda costa para poder vender con absoluto descaro y una falta de ética sorprendente una falsa imagen de sanidad eficaz.

Una muestra de la desfachatez en la ocultación de los datos es la propia memoria oficial del centro, publicada anualmente por el Hospital, y que se puede consultar en su página web (www.huc.es): según este documento, firmado por los representantes legales del centro (políticos), la mortalidad en cirugía cardiaca en el año 2004 fue del 0’8%, y en el 2005 del 1’5%. ¡Menor incluso que la de cirugía general, o maxilofacial, o urología! Es decir, para ocultar una situación de catástrofe, los dirigentes del centro no dudaron en falsar las cifras y exponer una mortalidad oficial tan baja, que de ser cierta sería la mejor del planeta, por encima de cualquier centro de prestigio norteamericano o europeo.

Y no se trata de un error: en noviembre de 2005 se realizó una pregunta parlamentaria a la entonces Consejera de Sanidad sobre varias denuncias verbales de profesionales sobre la excesiva mortalidad del Servicio de Cirugía Cardiaca, corroborando la Consejera en su comparecencia (y así aparece en las actas parlamentarias) una mortalidad inferior al 1%.

En este orden de cosas, sabemos que un cirujano del servicio se rebeló contra este silencio malicioso. Se trata de un cirujano que además es experto en control de calidad, de conocido prestigio nacional e internacional, condecorado en varias ocasiones por el hospital y la propia Consejería de Sanidad, que obtuvo el 1er premio internacional Islas Atlánticas precisamente por sus estudios sobre control de calidad en cirugía cardiaca.

El citado cirujano, con plaza en propiedad desde hacía 10 años, presentó a la Gerente en mayo de 2005, un escrito en el que denunciaba la elevada mortalidad derivada de las actuaciones del jefe del servicio, con datos muy precisos, y denunciando también que los datos oficiales del centro no eran ciertos. La respuesta no se hizo esperar, a los 6 días se abrió un expediente disciplinario urgente por 11 supuestas faltas graves de deslealtad con la empresa, y se le apartó de toda actividad. De nada valieron un dictamen de la Inspección de Trabajo sobre la ilegalidad de esta medida, ni la revocación de todas las faltas (menos una de “indiscreción profesional”, recurrida,  porque el juzgado consideró que el cirujano no podía advertir a los paciente del riesgo que corren): al cirujano se le prohibió desde entonces y hasta hoy toda actividad, ver pacientes, y incluso analizar los datos del servicio.

Tras estos hechos, este cirujano solicitó por escrito y por vía de urgencia, en Noviembre de 2005, que se hiciera una auditoría al servicio, porque el gravísimo problema de falta de calidad estaba originando ya un exceso de al menos 30 muertes anuales, y decenas de secuelas irreversibles muy graves a otros tantos pacientes intervenidos. La respuesta del Gerente fue ordenar la incoación de otro expediente por deslealtad y despedir al cirujano. A los 6 meses de prohibir operar al cirujano, la mortalidad del conjunto del servicio se duplicó.

Todas estas irregularidades han sido denunciadas, pero este cirujano se ha tenido que enfrentarse con la ineficacia quizás premeditada de ciertas instancias de la justicia, tal vez  poco interesada en conocer sobre la muerte evitable de decenas de pacientes por las consecuencias legales y las indemnizaciones que acarrearían.

Según hemos podido comprobar, el juicio por acoso y despido interpuesto por este cirujano lleva pendiente de celebrarse desde hace más de un año, y a día de hoy sigue sin ponerse fecha. El hospital se ha negado a entregar ninguna de las pruebas que solicita el juzgado, entre ellas la lista de pacientes operados y fallecidos, y a pesar de repetidos requerimientos de 2 juzgados diferentes, uno de ellos desde hace más de año y medio, sigue sin entregarlos, sin que se tomen medidas judiciales por obstrucción a la justicia.

Un inquietante indicador de hasta dónde llegan las redes de silencio e intereses cruzados que han hecho posible esta situación, es que la presidenta de la sala de lo social que tenía que evaluar el recurso de “indiscreción profesional” se ha inhibido por “amistad íntima” con el jefe de servicio cuyos resultados denunció el profesional. Aunque esta medida la honra personalmente, revela  el grado de proximidad del máximo responsable de la mortalidad con los ambientes judiciales, relación de la que por cierto se jacta.

El Diputado del Común fue informado también de los hechos hace más de un año, pero tras 3 requerimientos al centro para que aporte datos sobre los pacientes fallecidos, sigue sin recibir respuesta.

También sabemos que por la presión política de hace un año, el hospital se vio obligado a hacer finalmente una auditoría en secreto, que fue recibida en Marzo de este año. Aún siendo una auditoría de parte, encargada por el gerente, y posiblemente sesgada con la información que él quiso aportar, hemos sabido que el informe confirmó la gravísima situación por la que atraviesa el servicio y el peligro para los pacientes. A pesar de ello, el Gerente oculta su resultado y se niega a entregarla a los facultativos y medios que han solicitado verla.

En todo este contexto, los cardiólogos del Hospital Nuestra Señora de la Candelaria, conscientes de la situación desde hace años pero obligados hasta hace poco a enviar a sus pacientes a operarse en el HUC, se han negado mayoritariamente a seguir haciéndolo y han conseguido derivar a sus enfermos a otro centro.

Otra suerte corren los pacientes que llegan al entramado del HUC. El problema aparece cuando se trata de un paciente “sin padrino”, en este caso no hay pudor en mirar a otro lado y permitir que se opere en un Servicio de Cirugía en el que sus posibilidades de fallecer multiplican por dos o por tres la de otros centros. De nada vale la indignación de varios de los profesionales del centro, porque cada vez que uno intenta levantar la voz es acallado con amenazas como el despido del cirujano, o se avoca a la unidad contra cualquier crítica en un ambiente de corporativismo mal entendido.

El cómo ha sido posible llegar a esta situación recuerda lejanamente a lo acontecido en los campos de exterminio nazis, en los que el silencio se mantuvo no por corrupción de todos los implicados, sino por el ambiente de miedo a denunciar, la impunidad de unos, y la impotencia de otros. Este caso no es igual, no es lógico pensar que haya una intención directa de dañar, pero sí hay una reconocida ineficacia, desidia y negligencia que han conducido al servicio a tener una pavorosa mortalidad, muy por encima de cualquier estándar nacional o europeo, que podría haberse evitado, o que al menos obligaba a derivar los pacientes a otros centros en los que pudieran someterse a procedimientos seguros.

En lugar de asumir sus responsabilidades y las consecuencias de sus acciones, la dirección del centro y los políticos que la soportan han optado por amparar al responsable de la mortalidad, el jefe de servicio, aún a costa de falsear documentos, ocultar auditorías (que probablemente sólo reflejan una parte de una realidad aún más terrible), amenazar o intentar destruir al que critica el sistema, y en definitiva vender políticamente una situación idílica a costa de la vida de los pacientes que juraron defender.

=== ENLACES  =======================================================

1.- i  n  f  o  .  a  s  t  r  o ( http://www.infoastro.com)

El Boletín de las estrellas / Información de primera sobre lo que acontece
en el Universo.

Para suscribirse y recibir los boletines semanales, envíe un mensaje a
infoastro-subscribe@...

--------------------

2. El Horror ( http://www.elhorror.net)

La Biblia, el gran engaño, fraude y mentira de Occidente.

El "Dios del amor y de la misericordia" dejó dicho y ordenado: "Un hombre de
veinte a sesenta años será estimado en cincuenta siclos de plata... si se
trata de una mujer, tu estimación será de treinta siclos...", Lv 27, 3ss.

--------------------

3. Divulc@t ( http://www.divulcat.com/)

El portal de la Ciencia y la Tecnología en el que la divulgación es la norma
que nos acerca al conocimiento y a la democracia.

Para suscribirse a Divulc@t  basta con enviar un mensaje en blanco a
divulcat-subscribe@...

--------------------

4. Asociación Racional y Escéptica de Venezuela
( http://www.geocities.com/escepticosvenezuela/)

La Asociación Racional y Escéptica de Venezuela (AREV) es una organización
independiente y sin fines de lucro, integrada por personas de mente abierta
que se han unido con la finalidad de divulgar el escepticismo y el
pensamiento racional.

--------------------

5. Egiptomanía ( http://www.egiptomania.com/)

Completa web sobre el Antiguo Egipto que nos ofrece una visión objetiva y
crítica, alejada de los titulares de las revistas pseudocientíficas.

--------------------

6. Círculo Escéptico ( http://www.circuloesceptico.org/)

Asociación cultural que tiene como finalidad principal fomentar la práctica del escepticismo, entendiendo por éste al pensamiento crítico y racional, como herramienta indispensable para la comprensión del mundo y la toma de decisiones en la vida diaria.

--------------------

7. Autopista a la Ciencia: La Hora de ACDC ( http://online.rcampus.net/diferido/autopistaalaciencia.ogg)

Programa radiofónico del Aula Cultural de Divulgación Científica de la Universidad de La Laguna en Radio Campus. Una hora semanal para la difusión de la ciencia y la lucha contra las pseudociencias.

--------------------

8. Pensar: Revista iberoamericana para la ciencia y la razón ( http://www.pensar.org)

Una revista que se propone informar, investigar, y fomentar el juicio crítico en todas aquellas áreas que resultan misteriosas y atractivas, con el objeto de conocer cuánto hay de verdad y cuánto de fantasía.

--------------------

9. Ciencia y pseudociencias (http://webpages.ull.es/users/esceptic)

Curso Interdisciplinar de la Universidad de La Laguna dedicado a la difusión de la ciencia y el análisis de las pseudociencias. En activo desde 2001.


=== EL ESCÉPTICO DIGITAL ============================================

EL ESCÉPTICO DIGITAL es una publicación electrónica gratuita, editada y
difundida por ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico:
http://www.arp-sapc.org

Si desea enviar alguna noticia, colaboración o carta a la redacción de EL
ESCÉPTICO DIGITAL puede hacerlo a eed@arp-sapc.org

 - Para darse de alta, envíe un mensaje a elco-aeptico-alta@... o
directamente en: http://www.eListas.net/foro/el_esceptico/alta
 - Para darse de baja, envíe un mensaje a elco-beptico-baja@... o
directamente en: http://www.eListas.net/foro/el_esceptico/baja
 - Para obtener ayuda, visite http://www.eListas.net/foro/el_esceptico

Copyright © ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
http://www.arp-sapc.org

Se permitirá la reproducción parcial o total de los artículos del presente
boletín siempre que se cite la fuente y la URL del mismo. Igualmente se
agradecerá el que se informe de ello a la sociedad editora de EL ESCÉPTICO
DIGITAL.

EL ESCÉPTICO DIGITAL está abierto a las aportaciones de sus lectores, que
podrán dirigirse a eed@arp-sapc.org

EL ESCÉPTICO DIGITAL no se identifica necesariamente con las opiniones de
los artículos firmados, que pertenecen a la exclusiva responsabilidad de sus
autores.



======================================================================





NUNCA PENSASTE QUE PUDIERA EXISTIR TANTA BELLEZA
Disfruta de una foto diferente de nuestro Cosmos cada dia.
¿Cual será la de hoy? ¡Descúbrela visitando fadd.corank.com ya mismo!