Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 47 al 76 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
EED-lista_antigua
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 62     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:EL ESCÉPTICO DIGITAL - Edición 2000 - Número 60 - 23 de octubre de 2000
Fecha:Lunes, 23 de Octubre, 2000  02:22:31 (+0200)
Autor:Pedro Luis Gomez Barrondo <TXINBO @.....es>

=====================================================================

                           EL ESCÉPTICO DIGITAL

       Boletín electrónico de Ciencia, Crítica a la Pseudociencia y
Escepticismo
       © 2000 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

    Edición 2000 - Número 60 - 23 de octubre de 2000

Boletín de acceso gratuito a través de:
http://www.elistas.net/foro/el_esceptico/alta

=== SUMARIO =========================================================

  - Más tonterías sobre la Sábana Santa.

  - Para la OMC "las terapias complementarias no tienen suficiente aval
científico".

  - "El final del mito de la fibra"

  - No provoquen a una salamanquesa

  - Desolación entre los técnicos que buscan vida extraterrestre.

  - La hora de la Ciencia.

  - Cerco a la enfermedad de Parkinson.

  - Científicos españoles eliminan en ratas uno de los peores tumores
cerebrales con derivados del cannabis.

  - Últimas pruebas de los primeros inquilinos de la estación espacial.

  - El “Discovery” de vuelta a la Tierra.

=== NOTICIAS =========================================================

MÁS TONTERÍAS SOBRE LA SÁBANA SANTA.
Por: Dr. Zenón Sanz

Mareando la perdiz... y manipulando los datos.

En akásico.com uno siempre encuentra noticias realmente sorprendentes,
de esas que quitan el hipo, aunque no se sepa al final que resulta más
maravilloso, si el contenido de las mismas o la dureza diamantina del
rostro de sus autores.
Veamos un bonito ejemplo de manipulación periodística, extraído del
mencionado Akásico.

El Sudario y la Sábana Santa

"Un grupo de científicos reunido la semana pasada en Oviedo, España,
para estudiar el famoso Sudario que se custodia en esta localidad ha
llegado a la conclusión de que esta reliquia podría confirmar la
autenticidad de la Sábana Santa."

El engendro -no se puede denominar de otra forma este texto- proviene de
la pluma de un tal Santiago Camacho, quien da muestras de ser un
perfecto indocumentado o, en su defecto, un hábil manipulador.

Resulta que, según el autor, un grupo de científicos, que ha estudiado
el Sudario custodiado en la catedral de Oviedo, habría llegado a la
conclusión de que este poseería una antigüedad mayor que la que hasta la
fecha se le confería. Escribe el señor Camacho al respecto: "Los
científicos han llevado a cabo diversas pruebas sobre el Sudario y han
llegado a la conclusión de que este es mucho más antiguo de lo que
indicarían las pruebas del carbono 14 realizadas a la Sábana Santa de
Turín. El Sudario de Oviedo es una pieza de tela, menor que la sábana y
que presuntamente también fue encontrada en el sepulcro de Cristo. En la
tradición hebrea esta pieza se empleaba para cubrir el rostro del
cadáver y es mencionada en el capítulo 20 del Evangelio de San Juan."

¿Qué pruebas habrán realizado estos científicos para poder invalidar
tres dataciones independientes mediante c-14 AMS? Que lástima que el
señor Camacho se olvide en su artículo de decírnoslo. ¿Y son capaces de
determinar estas pruebas, realizadas sobre el Sudario de Oviedo, la
autenticidad de la Sábana de Turín? Porque esta claro que la
autenticidad de una de las reliquias invalidaría automáticamente la de
la otra. Si el sudario de Oviedo cubrió el rostro de Jesús ¿cómo puede
aparecer este rostro en la Síndone y viceversa?
El señor Camacho no nos resuelve esta duda. Sí acierta al decir que la
tradición funeraria judía del siglo I d.C. incluía el uso de un sudario
que cubría el rostro del difunto pero olvida mencionar que los brazos y
piernas del difunto iban vendados así como que también se enterraba al
muerto lavado, perfumado y con vestiduras blancas, tal y como reglaban
los decretos como el del rabino Gamaliel.

En este sentido, el evangelio de San Juan es bastante significativo:
"(Juan 19, 39-40) También vino Nicodemo, el que al principio había
venido a él de noche. Este trajo una mezcla de mirra y áloe, como unas
cien libras. Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en fajas y con
aromas, según costumbre de se sepultar entre los judíos".
Y más adelante prosigue: "(Juan 20, 5-7) Inclinándose, vio las fajas en
el suelo; pero no entró.  Simón Pedro, que venía detrás, llegó, entró en
el sepulcro y vio las fajas en el suelo,  y el sudario que cubría su
cabeza; éste no estaba donde las fajas, sino enrollado en un lugar
aparte."

Todo esto no deja en muy buen lugar la idea de que la Sábana de Turín
envolviera el cuerpo de Cristo. Pero esto claro no parece importar al
señor Camacho. Este, por el contrario, sigue desparramando
inconsistencia tras inconsistencia, cuando no ya directamente
falsedades, en su texto. Así, tras describir el Sudario de Oviedo afirma
que "Los científicos creen que la complementariedad entre estas dos
reliquias podría resultar altamente significativa, ya que ambas,
presuntamente con el mismo origen, han seguido dos caminos completamente
diferentes. Se da la circunstancia de que la historia del Sudario está
mucho mejor documentada que la de la Sábana Santa ya que, mientras el
uno lleva en el mismo lugar casi 1.400 años, la otra ha viajado por toda
Europa víctima de mil peripecias."

Dejando a un lado esa incomprensible complementariedad, que para el
señor Camacho resulta ser tan obvia, es muy llamativa su aseveración
sobra la falta de documentación acerca de la Sábana de Turín. Señor
Camacho, ¡la Sindone está perfectamente documentada!. Aquí tiene un
ejemplo: "El deán de Lirey, con engaño y maldad, movido por la avaricia,
no con fines devocionales sino por codicia, proveyó su iglesia con un
paño pintado con artificio, en el cual, de un modo ingenioso, estaba
pintada una doble imagen de hombre por delante y por detrás, asegurando
falsamente que era el sudario mismo en el que fue en envuelto nuestro
Salvador Jesucristo en el sepulcro en el cual la imagen del Salvador con
sus heridas había quedado impresa. Y esto fue divulgado no sólo en el
reino de Francia sino en el mundo entero, por lo que acudían gentes de
todas las partes del mundo. Y aun fingían milagros de curaciones en la
ostensión del sudario [...] finalmente, el obispo de Troyes, tras una
diligente investigación, descubrió el fraude, y cómo dicho lienzo había
sido artificialmente pintado. En suma, que aquélla era obra de habilidad
humana y no cosa milagrosamente realizada y obtenida [...] El deán y sus
cómplices [...] viendo descubierto su engaño ocultaron y enterraron
dicho lienzo [...] manteniéndolo oculto, enterrado cerca de treinta y
cuatro años hasta el presente." (Carta de Pierre d'Arcis, obispo de
Troyes, al Papa Clemente VII de Avignon en Noviembre de 1389).

Tenemos por consiguiente un documento que detalla perfectamente el
origen de la falsa reliquia -pues otra cosa no es la Sábana Santa-.

Pero prosigamos, con el texto del señor Camacho: "La polémica datación
por carbono 14 realizada en 1988 por científicos rusos ha sido desde
entonces el principal argumento de los escépticos para negar la validez
del objeto. Sin embargo, otras pruebas llevadas a cabo por la Fuerza
Aérea norteamericana, la NASA y los laboratorios forenses de la policía
suiza, han llegado a la conclusión de que el tejido fue fabricado en
época evangélica. La prueba más concluyente de esto es la existencia de
residuos de polen pertenecientes a plantas extintas que, precisamente,
tenían su hábitat en Oriente Medio en el tiempo de la crucifixión de
Jesús, así como muestras de tierra pertenecientes a la misma región."

¿Cual será esa datación de 1988, a la que el autor hace referencia,
realizada por científicos rusos? Las que yo conozco fueron realizadas
por laboratorios de Arizona, Oxford y Zurich. Tres laboratorios
independientes que obtuvieron resultados plenamente coherentes entre sí:
Arizona: 646+/-31 BP
Oxford: 750+/-30 BP
Zurich: 676+/-24 BP

Por otra parte es absolutamente MENTIRA que la Fuerza Aérea
norteamericana haya realizado análisis de ningún tipo sobre esta
reliquia. También es MENTIRA que la NASA haya hecho lo propio. Así que
difícilmente han podido llegar a la conclusión de que la Sábana Santa es
de época evangélica. En cuanto a la "prueba más concluyente", la de los
análisis palinológicos de Max Frei -quien, dicho sea de paso, fue el
calígrafo que dió por auténticos los falsos diarios de Hitler-, el señor
Camacho parece olvidar que dichas muestras palinológicas fueron
revisadas en 1986 por cinco especialistas diferentes, llegando a la
conclusión de que Frei había expuesto conclusiones sin ningún
fundamento. El propio Frei acabó desdiciéndose ante el peso de la
evidencia.

La Sábana es una reliquia medieval, eso es todo. Lo realmente
sorprendente es la cantidad de insensateces y absurdos que se han dicho
sobre ella: que si es un negativo fotográfico (!), que una figura
tridimensional (!!!), que las manchas se realizaron a causa de una
extraña radiación... y así todo lo que uno pueda figurarse y más.
¿Alguien se imagina un revuelo similar al de la Síndone pero acerca de
unas plumas de arcángel, la leche de la Virgen o los restos de los Reyes
Magos?

Es una verdadera lástima pero Santiago Camacho parece ser de los que
prefieren aplicar la máxima del "Credo ut Intelligam" en lugar de
aplicarse a la de que un buen trabajo se basa en una excelente
documentación y en el “studium, studium et studium”.

Para más información:

Sobre la Sábana Santa de Turín www.interbook.net/personal/jnegueruela/
Una inmejorable página web en castellano, pergeñada por Julio
Negueruela, con  información de la de verdad.

                           ------------------

Diario Médico http://www.diariomedico.com/

"LAS TERAPIAS COMPLEMENTARIAS NO TIENEN SUFICIENTE AVAL CIENTÍFICO"
Por: Pablo Muñoz/ Cristina Ruiz
Noticia enviada por: Julio Valer

La Deontológica insiste en que no pueden ser reguladas como especialidad

La Comisión Deontológica de la Organización Médica colegial (OMC) ha
vuelto a echar un jarro de agua fría sobre las pretensiones de los
médicos que aplican terapias complementarias, como acupuntura, naturismo
u homeopatía. La Comisión se ha ratificado en su vieja postura contraria
a la regulación de esas técnicas como especialidades médicas argumentand
o que siguen sin tener suficiente aval científico.

Los médicos que emplean terapias no convencionales en su práctica
diaria, como la homeopatía, la medicina naturista o la acupuntura,
siguen sin lograr el respaldo de la Comisión Deontológica de la
Organización Médica Colegial (OMC) a su reivindicación de que estas
actividades se conviertan en especialidades médicas. La Deontológica ha
enviado al presidente de la institución, Ignacio Sánchez Nicolay, un
informe en el que dicho órgano asesor se reafirma en su tesis de que los
tratamientos citados carecen de suficiente aval científico como para
darles rango de especialidad.

Este jarro de agua fría llega en un momento en el que los médicos
ligados a las terapias complementarias a las clásicas reclaman un apoyo
firme de toda la OMC a esas prácticas frente a lo que ellos califican de
instrusismo de otras personas en este campo.

Sin objeciones

Según ha podido saber DM, el informe no plantea objeciones a que los
médicos apliquen esas técnicas bajo su responsabilidad individual, pero
sí se opone a un reconocimiento académico como el reclamado.

Fuentes cercanas a la Deontológica han asegurado a DM que aún está
pendiente de respuesta otra petición realizada hace unas semanas por los
vocales de terapias complementarias de varios colegios en la que se
solicitaba a la comisión una revisión de la definición del acto médico
para que acoja a dichas técnicas (ver DM del 15-IX-2000). La postura
tomada en torno a la especialidad sugiere que la posibilidad de
contestación favorable a esta última solicitud es bastante reducida.

Jornadas informativas

Por otro lado, Juliana Fariña, presidenta del Colegio de Médicos de
Madrid, ha anunciado a DM que la institución planea unas jornadas
informativas dirigidas a la sociedad en general sobre las terapias
complementarias. Su objetivo es contrarrestar la posible confusión a la
que puede estar llevando la publicidad de los terapeutas no médicos que
se anuncian como médicos naturistas.

                           ------------------

Junkscience.com http://www.junkscience.com/

"EL FINAL DEL MITO DE LA FIBRA"
Por: Steven Milloy
Versión en español por: Julio Arrieta
Noticia enviada por: Luis R. Manso

Si usted ha estado devorando cereales con altos contenidos en fibra cada
mañana, con la idea de prevenir el cáncer de colon, ya puede parar. La
noción, de 30 años de antigüedad, de que la fibra de cereal reduce los
riesgos de cáncer de colon se está revelando como otro mito promovido
por el gobierno. Ya es hora de expulsar a la Food and Drug
Administration de nuestros colones.

Un estudio publicado en el número de esta semana de "The Lancet" indica
que "...una dieta alta en fibra y el suplemento con fibra de trigo no
serían estrategias efectivas de prevención contra el cáncer de colon".
Por si mismo, el estudio podría no ser persuasivo. Pero es el cuarto
estudio publicado estos dos últimos años en una revista médica
importante que llega a esa conclusión, incluyendo el estudio de enero de
1999 en el New England Journal of Medicine que estudió a 89.000 mujeres
durante un período de 16 años.

¿Como empezó este mito?

El misionero médico británico Denis Burkitt dio inicio a la idea de que
la dieta de fibra reducía el riesgo de padecer cáncer de colon en 1971.
Burkitt observó -casualmente, no de forma científica- que los pobres
Africanos rurales presentaban menos casos de este tipo de cáncer que los
occidentales. Teorizó que esto se debía a su dieta alta en fibra. Esta
idea intuitiva se convirtió en un juicio convencional. Pero carecía de
un soporte científico convincente.

Algunos estudios parecieron apoyar esta teoría; otros no lo hicieron.
Ninguno de ellos fue particularmente bien diseñado, tendían a ser de
naturaleza retrospectiva, basándose en autoinformes sin verificar de
dietarios y hábitos de vida de los sujetos de estudio. El National
Research Council, el brazo investigador de la National Academy of
Sciences, llegó a la conclusión de que la teoría era tan especulativa
que declinó hacer una recomendación específica acerca de la dieta basada
en fibra y la prevención de este cáncer en 1982.

En todo caso, los intereses comerciales percibieron la utilidad
lucrativa de esta teoría y la controversia científica se convirtió en un
recuerdo. En 1984, la marca de cereales Kellog incluyó en sus cereales
All Bran proclamando evidencias científicas que relacionaban el consumo
de una dieta basada en alto contenido en fibra con la prevención del
cáncer de colon. La FDA no tomó ninguna medida contra Kellog, aunque la
afirmación aparentaba desafiar una regla de la FDA que prohibía los
mensajes relacionados con la salud en los productos alimenticios.

El National Research Council se contradijo a si mismo y publicó en 1989
que existía esa relación entre la dieta con alto contenido de fibra y la
prevención del cáncer, aunque el estado de la ciencia en ese momento no
había variado sobre este tema. Una ley federal de 1990 aclaró la
autoridad de la FDA sobre los etiquetados de la comida, la agencia,
posteriormente, publico normas permitiendo etiquetas con contenidos
relacionados con la salud, dando credibilidad científica a la idea. En
1997, durante un esfuerzo por lanzar las ventas de sus productos basados
en cereales, Kellog pidió permiso a la FDA para publicitar que algunos
de sus productos contenían ingredientes que podían prevenir ciertos
cánceres, especialmente el de colon.

En julio de 1999, la FDA permitió que todos los productos con el grano
íntegro pudiesen indicar en sus etiquetas que "las dietas ricas en
cereales y otros alimentos vegetales, bajas en grasa y colesterol pueden
reducir los riesgos de enfermedades cardíacas y algunos cánceres."

La FDA no realizó el mismo tipo de investigación científica sobre este
tipo de alimentos que lleva a cabo cuando se aprueba el uso de una nueva
droga. En cambio, la agencia se basó en recomendaciones hechas por el
NRC 10 años antes. La FDA ignoró el estudio del NEJM que fue publicado
seis meses antes de la aprobación de la petición de Kellog, aunque se
trataba del mayor estudio realizado nunca sobre dietas basadas en fibra
y cáncer de colon.

El resultado de la dejadez científica de la FDA es que millones de
consumidores continuaran creyendo en ideas erróneas sobre un importante
tema de salud durante largo tiempo: consumirán este tipo de cereales
imaginando que están previniendo el riesgo de padecer cáncer de colon.
Ciertamente estos alimentos forman parte de una dieta equilibrada. Pero
sobreestimando sus beneficios, muchos consumidores tienen una falsa
sensación de seguridad. Y mientras la FDA siga permitiendo a las
empresas vender mitos basados en mala ciencia, la agencia se sirve de
esa mala ciencia para retirar productos realmente beneficiosos. Quizá
usted haya notado que su laxante favorito ha dejado de funcionar tan
bien como lo hacía antes. Investigadores del National Toxicólogy Progran
dependiente del gobierno de los Estados Unidos, informaron a la FDA en
abril de 1997 que los ratones alimentados con compuestos con altas dosis
del compuesto fenolftaleina presentaban índices muy altos de cáncer.
Entonces la fenolftaleina era el ingrediente activo más efectivo de los
productos laxantes.

La FDA requirió a los fabricantes que cambiaran las fórmulas de sus
productos laxantes eliminando ese componente, descuidando que: (1) los
ratones habían sido manipulados genéticamente para ser muy susceptibles
al desarrollo del cáncer -eran en cierto modo "bombas de relojería de
cáncer"-, que (2) las dosis de fenolftaleina eran treinta veces mayores
que las de un consumidor normal y que dicho componente llevaba usándose
en la fórmula de los laxantes desde hacía más de 100 años sin que se
hubiese detectado ningún tipo de incremento del riesgo de cáncer entre
los usuarios.

Los diversos estudios publicados después de la decisión de la FDA
fallaron en encontrar la relación entre el uso de laxantes con el
aumento del riesgo de cáncer.

El presidente Clinton anunció esta semana un nuevo esfuerzo por combatir
el cáncer de colon incluyendo, entre otras recomendaciones, que los
adultos mayores de 50 años se hagan chequeos anuales de cáncer de colon.
cada año, se dan unos 130.000 casos estimados de cáncer de colon y más
de 50.000 muertes a causa de esta enfermedad. Este tipo de cáncer se
puede curar si se detecta a tiempo. Desgraciadamente no parece haber
cura para la ciencia basura en la FDA.

Para más información:
The Lancet http://www.thelancet.com/
New England Journal of Medicine http://www.nejm.org/content/index.asp

                           ------------------

Planete Quebec http://planete.qc.ca/agencesp/

NO PROVOQUEN A UNA SALAMANQUESA
Versión en español por: Pedro Luis Gomez Barrondo (ARP-Traductores)

La hembra salamanquesa no es de las que se compadece cuando su pareja
regresa a casa, tras varios días de ausencia, sin haber dado señales de
vida. Una sola cosa es capaz de hacerla montar en cólera: el que su
pareja regrese a casa acompañado de otra hembra… o el que halla
frecuentado su compañía durante su ausencia.

Este es un comportamiento realmente extraño dentro del reino animal, en
el que suele ser el macho quien ostenta la tendencia a mostrarse
posesivo. Investigadores de la Universidad de Luisiana han realizado
incluso la experiencia de introducir en la “casa” –una roca en el
universo de las salamandras- un macho que no era el que se había ido: la
hembra sencillamente se mostró indiferente.
Tal parece ser que solamente los maridos infieles tuvieron derecho a
padecer una actitud agresiva e incluso a recibir sus mordeduras.

                           ------------------

El Mundo http://www.el-mundo.es/

DESOLACIÓN ENTRE LOS TÉCNICOS QUE BUSCAN VIDA EXTRATERRESTRE
Por: Carlos Elías - Madrid

Tras cinco años rastreando señales en un diámetro de 40.000 años luz,
donde hay docenas de sistemas solares, no han logrado captar ondas de
otra civilización


«No puede ser. Esto no tiene sentido». Esta es la frase más repetida
entre los científicos del proyecto de Búsqueda de Vida Inteligente
Extraterrestre (SETI) tras los últimos resultados medidos desde el
radiotelescopio de Arrecibo (Puerto Rico).

Con una antena de 302 metros, la mayor del mundo, no han sido capaces de
detectar el mínimo signo de señales de radio procedentes de otra
civilización tecnificada.
Se ha rastreado hasta los confines de nuestra galaxia, en un diámetro de
40.000 años luz. Y no aparece nada.

En los últimos cinco años se ha descubierto que son más de tres docenas
las estrellas similares al Sol que poseen planetas de un tamaño parecido
al de Júpiter. Los planetas extrasolares son difíciles de detectar con
los telescopios porque no emiten luz.
Sin embargo, habiendo constatado que existen estos planetas gigantescos,
está claro que, aunque aún no se haya detectado ninguno, el número de
planetas pequeños del tamaño de la Tierra debe ser cuantioso.
Como se ha demostrado que es en este tipo de planetas donde se puede
generar la vida, los científicos consideran que ésta debe estar bastante
presente en el Universo.

Esta semana se encontraron una bacterias con 250 millones de años de
antigüedad. Pero en 1993 el investigador William Schopf descubrió en el
oeste de Australia una bacteria de hace 3.500 millones de años.
Estos organismos ya eran bastante avanzados y tuvieron que haber pasado
por un largo periodo evolutivo previo. Si estos bichos se generaron en
la Tierra, y no vinieron de otro planeta, su aparición se remontaría a
unos 4.000 millones de años.
Como según los últimos estudios, la Tierra no tiene más de 4.600
millones de años, los científicos han concluido que a la naturaleza no
le resulta difícil dar el paso de generar la vida, siempre y cuando
existan unas condiciones mínimas.

Mil civilizaciones

El premio Nobel de Bioquímica Christian de Duve ha sido claro: «La vida
está casi obligada a aparecer, siempre que las condiciones físicas sean
similares a las de la Tierra». Si esto es así, el paso a la inteligencia
sería cuestión de tiempo.

El profesor de la Universidad de Harvard, Paul Horowitz, una autoridad
en la materia, sostiene, en el número de septiembre de la prestigiosa
revista Scientific American que como mínimo ha de haber una civilización
radiotransmisora a menos de 1.000 años luz del Sol, dentro de un volumen
espacial que puede contener aproximadamente un millón de estrellas como
el Sol.

Si esta teoría fuera cierta, en nuestra galaxia habría al menos unas
1.000 civilizaciones . Desde los años 60 se han propuesto diferentes
ecuaciones matemáticas para determinar exactamente el número de
civilizaciones en la galaxia.
Entre las variables figuran desde el tiempo de vida medio de una
civilización hasta las posibilidades de autodestrucción o de invención
de tecnología suficientemente sofisticada como para ser detectada desde
la Tierra.
Según estos cálculos en la historia de la galaxia, datada en 12.000
millones de años, puede haber existido 12.000 civilizaciones, de las que
sólo quedarían 1.000.

Fueron los físicos Giuseppe Cocconi y Philip Morrison los primeros que,
con estos cálculos, contemplaron la posibilidad de búsqueda de vida
inteligente extraterrestre en un artículo publicado en la revista Nature
en 1959.
Un año después se diseñó la primera búsqueda real con el proyecto Ozma.
La NASA comenzó un programa similar el 12 de octubre de 1992, para
conmemorar el descubrimiento de América. Pero un año después el Congreso
de los Estados Unidos le retiró la financiación.
Sólo queda el proyecto SETI, de financiación privada y en el que, en
estas últimas semanas, la empresa estadounidense Microsoft ha anunciado
que va a participar para paliar el pesimismo de los resultados recogidos
hasta ahora.

¿Cómo es posible no encontrar una civilización radiotransmisora en un
radio de 40.000 años luz?, no dejan de preguntarse. Y es que va en
contra de la lógica científica que la nuestra sea la primera
civilización del Universo, y menos aún que sea la única.

Responsabilidades

El debate ha colapsado esta semana el portal científico Space.com. «Si
se demuestra que somos la primera o la única civilización en la galaxia
o en el Universo nuestra responsabilidad de conservar nuestra especie es
enorme», señaló a EL MUNDO Manuel Vázquez Abeledo, veterano investigador
del Instituto de Astrofísica de Canarias y coautor del libro La búsqueda
de vida extraterrestre (McgrawHill).

En su opinión, «la vida elemental sí puede ser numerosa en el Universo,
pero no la inteligente». Sin embargo, considera que el actual pesimismo
de los programas SETI no tiene justificación «porque se lleva muy poco
tiempo investigando».
Y recuerda que la civilización humana, que comenzó hace más de 300.000
años en la Tierra, sólo ha sido capaz de generar ondas de radio en los
últimos 100 años.

Los científicos no quieren que esta investigación quede paralizada por
los últimos resultados y sugieren diversas teorías que argumentan que no
hayan encontrado nada. Algunas van desde que muchas civilizaciones se
han autodestruido o han vuelto a una etapa agrícola porque han
esquilmado sus recursos energéticos hasta que ocultan sus señales de
radio para no ser interceptadas por los científicos terrestres.

En cualquier caso, en el ánimo de la comunidad científica internacional
revolotea la paradoja, enunciada desde 1950, por el físico nuclear
Enrico Fermi: «Si los extraterrestres son tan corrientes como predice la
teoría, ¿dónde están?»

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

LA HORA DE LA CIENCIA
Por: Carlos Belmonte

Nunca como ahora ha disfrutado la ciencia de tanta atención pública. Las
primeras páginas de periódicos y noticiarios desvelan cada día nuevos
descubrimientos científicos que despiertan interés y controversia en la
calle. Existe ya un consenso generalizado respecto al peso creciente de
la investigación y la tecnología en la definición de nuestro futuro y la
mejora de la vida diaria. Los poderes políticos y económicos, al igual
que los ciudadanos, han asumido que un país moderno tiene escasas
posibilidades de progresar si no desarrolla a fondo sus capacidades de
innovación científica y tecnológica.

Aunque los científicos españoles parecen todavía algo desconcertados
frente a la inesperada popularidad de su labor y la repercusión de tal
notoriedad sobre sus modos de trabajo, algunos confiamos en que ese
súbito interés refleje, por fin, una genuina aceptación por la sociedad
española de la investigación científica como una profesión homologada a
otras de mayor tradición. Y ello, pese al riesgo que supone la presión
pública para la obtención de resultados espectaculares y útiles a corto
plazo, sobre una actividad que requiere ante todo curiosidad genuina por
entender el mundo que nos rodea, al margen de los beneficios prácticos
inmediatos que ese estudio reporte.

La discusión, pues, no se centra ya en si la investigación es necesaria
para el desarrollo del país, sino en el modo más efectivo de potenciarla
y controlar socialmente sus objetivos, límites y riesgos. Y así, en
relación con los métodos para alcanzar estas metas, se producen
polémicas entre los implicados respecto a la conveniencia de priorizar
desde instancias oficiales determinadas líneas de investigación, sobre
cuál debe ser la proporción entre investigación básica y orientada o
cómo debe articularse la participación del sector privado en la
financiación de la investigación. Sin embargo, parece existir casi total
unanimidad en que el primer paso a dar es aumentar de modo significativo
el número de investigadores activos de que dispone España.

Tal medida requiere, por supuesto y de modo preferente, dinero, pero
también definir cómo y dónde deben integrarse los nuevos investigadores
en la estructura científica del país, a fin de que tal incorporación se
traduzca en una mejora real de la capacidad investigadora y tecnológica
de éste. La pequeña industria española, con escasa dotación tecnológica
y aproximaciones con frecuencia intuitivas a la solución de sus
problemas, no parece tener todavía capacidad e interés por invertir
seriamente y a largo plazo en investigación. Por ello, no es esperable
que incorpore laboralmente a sus plantillas un número importante de
científicos.

Es más realista concluir que en este momento debe ser el sector público
el que proporcione una sólida infraestructura de investigación, que
sirva de motor a la innovación y de apoyo a las empresas que carecen de
instalaciones y personal propios. Y para eso, ha de comenzar por
expandir de manera decidida las plantillas de personal científico a su
cargo, deseablemente a través de contratos que garanticen un salario
digno y una continuidad en el trabajo, pero que exijan al tiempo un
rendimiento objetivable y eviten funcionarizaciones prematuras.

Sin embargo, la puesta en práctica de esta alternativa tropieza con la
organización del sistema público de investigación en España. Las
universidades, pieza clave en el mismo, carecen de mecanismos de
coordinación y control de su actividad investigadora y la mayoría de
ellas de un proyecto de desarrollo científico definido, entre otras
razones porque reciben los fondos públicos de sus Gobiernos autonómicos,
de acuerdo con el número de alumnos que acogen y no con su rendimiento
investigador.

Como resultado, dentro de la universidad las necesidades de los grupos
científicos son consideradas marginales, sin apenas peso real a la hora
de seleccionar el profesorado, definir la dimensión y estructura de los
departamentos, distribuir los presupuestos o influir en la elección de
los órganos de gobierno. Amparándose en la ley, las universidades exigen
el mismo grado de dedicación a la docencia a un profesor investigador
que al que no lo es. Y no más de la mitad de los profesores
universitarios ha superado el tolerante sistema de evaluación de
sexenios que permite considerarlos, generosamente, como investigadores
activos.

Peor aún, la dotación de nuevo profesorado en la universidad tiene en
cuenta la promoción interna o la reducción equitativa de la carga
docente, pero raramente se dirige a satisfacer demandas de personal
científico para la formación o ampliación de grupos de investigación, si
éstas no se justifican o maquillan con argumentos docentes. Así pues,
pretender incrementar los recursos humanos destinados a la ciencia
aplicando los sistemas de acceso a las plazas universitarias,
previsiblemente resultaría muy ineficiente en tanto las universidades
mantengan sus actuales esquemas de selección de personal, organización y
gobierno.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ofrece, en
principio, mejores condiciones para conseguir una expansión armónica de
las capacidades científicas del sistema público en España. Sus
dimensiones, todavía reducidas, y su incompleta distribución territorial
le permitirían adaptarse con relativa facilidad a las nuevas demandas
científicas y tecnológicas.

Tal alternativa tiene en su contra el costo que supone la creación de
nuevos centros del CSIC donde éste no existe todavía. En desventaja con
la universidad, el contacto de los institutos del CSIC con los
potenciales científicos, que empiezan a definir su vocación en las aulas
universitarias, es, de partida, lejano. Y lo que es más grave, la
rigidez de la estructura administrativa del CSIC, particularmente en lo
que se refiere a contratación de personal, limita seriamente su
capacidad para acoplarse con dinamismo a las cambiantes circunstancias
de la investigación moderna.

Así, considerados independientemente, ni el CSIC ni la universidad
constituyen hoy un marco adecuado para inyectar de modo efectivo nuevos
científicos al sistema público español de investigación. La solución más
inmediata y realista es, quizás, la combinación de las dos
instituciones, a través de los centros mixtos CSIC-universidad, en los
que se comparten y complementan los recursos humanos y los medios
materiales de ambas.

Esta propuesta dista de ser original, pues se ha puesto también en
marcha en otros países y en España existe ya un centenar de tales
centros mixtos. Sin embargo, hasta ahora su creación, dotación y enfoque
han sido más el resultado de iniciativas aisladas que la consecuencia de
una política estatal dirigida a una distribución armónica de las
actividades de investigación en España.

Las dimensiones y dotación de los actuales centros mixtos son,
igualmente, fruto de cada coyuntura particular y siguen formados en la
práctica por dos grupos más o menos independientes y equilibrados de
investigadores del CSIC y la universidad correspondiente. La figura del
instituto universitario es la más adecuada para crear centros mixtos con
personalidad propia dentro de la estructura universitaria, pero su
reconocimiento legal dentro de ésta es confuso. Se requeriría, pues,
perfilar mejor la situación administrativa, las características y los
objetivos de los centros mixtos, a fin de dotarlos de un perfil
apropiado y de una administración unificada y ágil.

Existe ya en prácticamente cada provincia española una universidad
pública, dirigida sobre todo a satisfacer demandas docentes regionales y
locales, un lujo que tal vez sea imposible mantener en el futuro. Una de
las pocas virtudes de esta incontrolada proliferación es que algunas de
tales universidades podrían aprovecharse como núcleos potenciales de
investigación científica, unas veces en aspectos especializados,
vinculados si hace falta a las necesidades estratégicas de su comunidad
autónoma y en otras albergando grandes centros monográficos de
investigación experimental, distribuidos por la geografía española con
criterios de interés de Estado y racionalidad científica y económica, en
los que se alcancen las masas críticas de investigadores requeridas para
obtener los altos rendimientos científicos y tecnológicos que demanda la
investigación competitiva de hoy.

Si el convencimiento de que hay que potenciar la investigación
aumentando el número de científicos está ya arraigado en los poderes
públicos y en la sociedad española, no es prudente dilatar su puesta en
práctica ni cabe equivocarse en el modo de hacerlo. Sólo así podrá
España medirse en unos años con los países de nuestro entorno, que
disponen de más larga tradición investigadora y de una conciencia, al
menos tan aguda como la nuestra, respecto al papel central que la
ciencia va a jugar en la construcción del porvenir de todos.

[Nota] *Carlos Belmonte es director del Instituto de Neurociencias de la
Universidad Miguel Hernández-CSIC de San Juan de Alicante.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

CERCO A LA ENFERMEDAD DE PARKINSON
Por: Joaquín Mayordomo – Sevilla

El trasplante de células del cuerpo carotídeo al cerebro prueba su
eficacia en pacientes más jóvenes.

¿Por qué en los enfermos de Parkinson las células de la sustancia negra
se mueren y en las personas sanas no? Éste es uno de los enigmas aún no
resueltos por la ciencia. La estimulación neuronal profunda con
electrodos para bloquear los temblores parkinsonianos o la regeneración
de los tejidos mediante el empleo de células madres son algunas de las
soluciones propuestas por los neurocirujanos. Pero es el transplante de
células del cuerpo carotídeo al cerebro la solución que por ahora parece
más certera para ponerle cerco al Parkinson. El fisiólogo José López
Barneo, pionero en este tipo de trasplantes, acaba de experimentar esta
terapia con éxito en humanos. Después de dos años, los resultados son
muy alentadores en los pacientes más jóvenes.

El Parkinson se produce por la destrucción de un grupo de neuronas
productoras del neurotrasmisor dopamina, un aminoácido que activa las
vías motoras. En España, al menos un 1% de la población mayor de 65 años
está afectada por esta enfermedad, aunque cada vez hay más personas
jóvenes, de alrededor de 50 años, que presentan un cuadro parkinsoniano,
cuyos principales síntomas son temblores, dificultad para realizar
movimientos y rigidez muscular.

Recientes investigaciones en ratones y monos han permitido demostrar que
es posible poner coto a la enfermedad. En humanos, una de las vías que
ha demostrado eficacia es el autotrasplante de células del cuerpo
carotídeo, unas células que liberan gran cantidad de dopamina y cuya
misión es reemplazar las neuronas deterioradas de la llamada sustancia
negra.

El cuerpo carotídeo es una pequeña glándula situada en el cuello, en la
bifurcación de la arteria carótida, cuya función es medir el oxígeno que
lleva la sangre y, en caso de que éste sea escaso, avisar al cerebro. En
una situación de sobreesfuerzo, las células de este grupo glandular
avisan al aparato respiratorio de esta carencia, para que aporte más
oxígeno. Ha sido el biólogo y catedrático de Fisiología de la Facultad
de Medicina de la Universidad de Sevilla, José López Barneo
(Torredonjimeno, Jaén, 1952), quien ha podido demostrar que el
trasplante de células desde el cuerpo carotídeo, primero en ratas, más
tarde en monos parkinsonianos y finalmente en humanos, produce evidentes
mejorías, sobre todo en los enfermos más jóvenes; "tras machacar
literalmente con nuestras investigaciones el cuerpo carotídeo durante
más de 10 años", afirma.

Células muy longevas

El tejido trasplantado contiene células muy longevas, incluso después de
su implantación en al cerebro, donde la mayoría de los trasplantes
sobreviven muy mal debido a la escasez de oxígeno. A decir de López
Barneo, sorprende su vitalidad. "Quizá porque su situación estratégica,
y su particular función de células medidoras de oxígeno, las hace más
fuertes, con mecanismos que aún no conocemos, que les permiten vivir en
las condiciones más adversas", explica el biólogo.

En cualquier caso, el cuerpo carotídeo es considerado ya como una
alternativa al empleo de otras células productoras de dopamina, como las
provenientes de embriones o fetos humanos, que plantean tantos problemas
de inmunidad, además de conflictos legales y éticos. Según el
investigador andaluz, tampoco el trasplante de células madre sería una
solución definitiva en la terapia del Parkinson. En el cerebro, salvo
algunas excepciones que se han probado muy recientemente, las neuronas
no se reproducen y acaban muriendo. De esas excepciones recién
descubiertas -reductos de células madre- sí se podría, teóricamente,
regenerar tejidos cerebrales en laboratorio y, una vez obtenidos, no
habría mayor dificultad en reemplazar los daños; en este caso aquellos
que en su proceso degenerativo o ya muertos dan origen al Parkinson.
"Pero, esto, que parece muy obvio y evidente, no es tan fácil", explica
López Barneo. "Porque, si las células se mueren, por una causa que hasta
ahora nos es desconocida, reemplazar el tejido muerto no resuelve el
problema de la causa de la muerte", resume.

En definitiva, en el cerco que los investigadores someten al Parkinson,
el arma que está dando mejores resultados es el autotrasplante de
células del cuerpo carotídeo. El grupo de investigadores que junto a
López Barneo trabaja en esta posibilidad en la Universidad de Sevilla
observó ya hace casi diez años que cuando se producía hipoxia (falta de
oxígeno) las células de este grupo glandular generaban gran cantidad de
dopamina, precisamente el neurotrasmisor del que carecen las células
dañadas de Parkinson. Esto les indujo a pensar que el cuerpo carotídeo
sería un buen donante para el autotrasplante en Parkinson.

El éxito del trasplante en los seis primeros enfermos de Parkinson, a
los que el neurocirujano Ventura Arjona, jefe del Servicio de
Neurocirugía del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, ha implantado
células procedentes de su propio cuerpo carotídeo, ha sido total. A
excepción del sexto, del que aún no se tienen datos evaluables, los
otros cinco pacientes intervenidos en el último año y medio, o muestran
una notable mejoría o, como mínimo, no han empeorado.

Después de esta primera experiencia piloto, el equipo de López Barneo ha
podido establecer ya un mínimo protocolo que permitirá seleccionar un
nuevo grupo de pacientes para un segundo programa de trasplantes. La
conclusión de la primera experiencia clínica ha sido que los pacientes,
cuanto más jóvenes sean, mejor. "Además, en contra de lo que se pensaba
hasta ahora, nuestro procedimiento tiene, sobre todo, efectos más
preventivos que curativos, es decir, que ofrecerá mejores resultados a
los enfermos de menor edad", concluye.

El más joven de los pacientes operados tiene 48 años. Su cuerpo
carotídeo está más sano que el de los pacientes de más edad, que
presentan más dificultades para liberar dopamina. El tratamiento con
levodopa se ha podido reducir en el joven paciente en más de un 50%, y,
después de año y medio de seguimiento, los efectos positivos del
autotrasplante se mantienen. Otros dos pacientes, también con edades
próximas a los 50 años, han mejorado "entre un 20% y un 30%", según
López Barneo. Y dos más, los últimos hasta ahora evaluados, con más de
65 años, "permanecen estables".

Nuevos retos

El próximo paso será el empleo del PET (tomografía de emisión de
positrones). Esta técnica permitirá confirmar mejoría primero y luego la
eficacia o no de los trasplantes en la estimulación de las neuronas
enfermas.

Quienes investigan saben que el más mínimo detalle de un descubrimiento
es una nueva ventana que se abre al infinito. La última apertura que
José López Barneo y su equipo han hallado -que les tiene fascinados y
sorprendidos-, se basa en unos nuevos factores, llamados neurotróficos,
que ahora están tratando de identificar. Estos factores son los que, en
última instancia, y no la dopamina, como habían creído hasta hace unos
meses, estimulan positivamente las neuronas del enfermo parkinsoniano
que aún no se han muerto, para que sigan liberando dopamina. De este
modo consiguen ralentizar, detener o retrasar, en todo caso, la
aparición de la enfermedad.
Pero esto, que apenas es una luz, tardará tiempo todavía en poderse
demostrar.

                           ------------------

El Correo http://www.elcorreodigital.com/

ELIMINAN EN RATAS UNO DE LOS PEORES TUMORES CEREBRALES CON DERIVADOS DEL
CANNABIS

Un grupo de científicos españoles, dirigido por el doctor Manuel Guzmán,
ha logrado en sus ensayos con ratas revertir, en algunos casos de forma
completa, el crecimiento de uno de los tumores cerebrales más agresivos,
el astriglioma maligno. Los investigadores han utilizado en las pruebas
diversas sustancias naturales y sintéticas, entre ellas un derivado del
cannabis.

Los resultados de los análisis para atajar el tumor, actualmente
irreversible, fueron presentados ayer a los medios de comunicación en la
Fundación Ramón Areces, que organiza esta semana un simposio
internacional sobre la utilización terapéutica de los endocannabinoides.

Durante el congreso, en el que participan reputados científicos
nacionales y extranjeros, se presentarán los avances más recientes de
esas sustancias. El doctor Guzmán explicó que el próximo paso en sus
ensayos con ratas será implantarles tumores de los hombres y verificar
si los resultados son parecidos a los de ahora.

Tras realizar esta comprobación y «optimizar» el tratamiento, el
especialista opina que podría hacerse un ensayo con un grupo de enfermos
escogidos. Sin embargo, añadió que una iniciativa de esa naturaleza
requiere una importante financiación.

                           ------------------

ÚLTIMAS PRUEBAS DE LOS PRIMEROS INQUILINOS DE LA ESTACIÓN ESPACIAL

Los primeros inquilinos de la Estación Espacial Internacional han sido
sometidos esta semana a las últimas pruebas antes de partir hacia la
plataforma orbital. El estadounidense Bill Sheperd y los rusos Yuri
Gidzenko y Sergei Krikalyov han probado todo el material que llevarán al
espacio en el cosmódromo de Baikonur.

                           ------------------

ESPACIO EL ‘DISCOVERY’ DE VUELTA A CASA

El transbordador ‘Discovery’ emprendió ayer el regreso a Cabo Cañaveral
tras concluir una larga misión destinada a ampliar la Estación Espacial
Internacional y a probar nuevas tecnologías para aumentar la seguridad
de los astronautas. La maniobra de separación se retrasó una hora para
realizar unos ajustes, según informó la NASA.