Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 47 al 76 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
EED-lista_antigua
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 69     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: EL ESCÉPTICO DIGITAL - Número ESPECIAL 03 - 05 de Noviembre de 2000
Fecha:Domingo, 5 de Noviembre, 2000  20:01:59 (+0100)
Autor:Pedro Luis Gomez Barrondo <TXINBO @.....es>

El Escéptico Digital Número ESPECIAL 03 05/11/2000

=====================================================================

                           EL ESCÉPTICO DIGITAL

       Boletín electrónico de Ciencia, Crítica a la Pseudociencia y
Escepticismo
       © 2000 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

    Edición 2000 - Número ESPECIAL 03 - 05 de Noviembre de 2000

Boletín de acceso gratuito a través de:
http://www.elistas.net/foro/el_esceptico/alta

=== SUMARIO =========================================================

- Encuentro "Las fronteras del conocimiento. ¿Aún queda mucho por
saber?".

Castelldefels 3, 4 y 5 de noviembre del 2000

(http://welcome.to/aacastelldefels)

=== CASTELLDEFELS =====================================================

DOMINGO 5 DE NOVIEMBRE

9, 30 h Debate: "¿AÚN QUEDA MUCHO POR SABER?" (y I), con la
participación de FRANCISCO J. AYALA (Universidad de California, en
Irvine), MANUEL CALVO HERNANDO (Presidente de la Asociación Española de
Periodismo Científico), y JOSEP Mª ESQUIROL (UB y Director del Institut
de Tecnoètica).

Moderador: JORDI MAS (Director FCR)

FRANCISCO J. AYALA

Professor de Ciencias Biológicas en la Universidad de California,
Irvine, y miembro del Comité de Asesores de Ciencia y Tecnología del
Presidente Clinton. Ha sido Presidente de la American Association for
the Advancement of Science. Nacido en Madrid, ha vivido en Estados
Unidos desde 1961.

Es autor de más de 700 artículos y 15 libros, entre los que cuentan, en
español, El Método en las Ciencias (1998), La Teoría de la Evolución
(1994), La Naturaleza Inacabada (1994), Genética Moderna (1984),
Estudios sobre Filosofía de la Biología (1983), La Evolución en Acción
(1983), Origen y Evolución del Hombre (1980), Evolución (1980) y
Evolución Molecular (1980).

Es miembro de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, la
Academia Americana de Artes y Ciencias, la Sociedad Filosófica Americana
y la Academia de Ciencias de California. Es además miembro extranjero de
la Real Academia de Ciencias de Madrid, la Academia de Ciencias de
Rusia, la Accademia Nazionale dei Lincei de Roma, la Academia de
Ciencias de México, y del Instituto Latinoamericano de Estudies
Avanzados. Es Doctor Honoris Causa de la Universidad de Atenas (Grecia)
y, en España, de la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad
Central de Barcelona, la Universidad de León, la Universidad de Vigo y
la Universidad de Valencia.

Ha recibido la Medalla de Honor de Oro de Mendel, de la Academia de
Ciencias de Chequia; la Medalla de Oro de la Academia Nacional Italiana
de Ciencias, el Premio a la Libertad y Responsabilidad Científica de la
American Association for the Advancement of Science; el Premio
Presidencial del Institute of Biological Sciences; la Medalla UCI, de la
Universidad de California; y la Medalla del Collège de France. Ha
recibido el Premio "Distinguished Scientist of the Year," de la
asociación cientifica nacional SACNAS de USA; la Medalla "Líder de la
Ciencia" en el 150 aniversario de la AAAS; y el Premio William Procter
de la Asociacion de la Investigación Científica Sigma Xi de USA.

Ha sido Presidente de la American Association for the Advancement of
Science; Presidente de la Society for the Study of Evolution; Presidente
del Board of Biology del National Research Council; Miembro del Consejo
de Gobierno de la National Academy of Sciences; Miembro del Consejo
Nacional sobre el Genoma Humano, de los Estados Unidos; del Comité
Científico Ejecutivo de la Environmental Protection Agency; la Comisión
de Ciencias Biológicas del National Research Council; y del Consejo
Nacional de Ciencias Médicas Generales de los National Institutes of
Health; y del Consejo del Centro Fogarty para Programas Internacionales
de los National Institutes of Health.

Ha dado conferencias en universidades y otras instituciones a través del
mundo, incluyendo además de los Estados Unidos y España, Alemania,
Bélgica, Brasil, Canadá, China, Checoslovaquia, Colombia, Dinamarca,
Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Holanda, Italia, Japón,
México, Noruega, Panamá, Perú, Rusia, Suiza, Venezuela y Yugoslavia.

Sus investigaciones científicas están dedicadas a la genética de
poblaciones y la evolución biológica, incluyendo el origen de las
especies, la diversidad genética de los organismos, la evolución de la
malaria, la estructura genética de los parásitos protozoarios, el reloj
molecular de la evolución y la evolución humana. Sus publicaciones
filosóficas se centran en epistemología, ética y cuestiones relacionadas
con la biología.

LAS TRES GRANDES FRONTERAS DE LA BIOLOGÍA EN EL SIGLO XXI

La biología humana enfrenta tres grandes fronteras de investigación: la
decodificación ontogenética, el enigma cerebro/mente y la emergencia de
la especie humana.

Por decodificación ontogenética me refiero al problema de cómo la
información genética organizada en forma lineal en el ADN se transforma
en un ser humano cuatridimensional, una criatura heterogénea en el
tiempo y en el espacio, un individuo que crece, madura y muere. El
cáncer, las enfermedades y el envejecimiento son epifenómenos de la
decodificación ontogenética.

En cuanto al misterio mente/cerebro, me refiero a dos cuestiones
interdependientes: (1) cómo las señales fisico-químicas que llegan a los
órganos de nuestros sentidos se transforman en percepciones,
sentimientos, ideas, argumentos críticos, emociones estéticas y valores
éticos; (2) cómo, a partir de estas experiencias variadas, emerge una
realidad unitaria, la mente o autoconciencia. El libre albedrío, el
lenguaje, las instituciones sociales y políticas, el arte y la
tecnología son todos epifenómenos de la mente humana.

Al hablar de la emergencia de la especie humana me refiero
específicamente a cómo ocurre que la diferencia de sólo el 1,5 por
ciento del ADN que se da entre chimpancés y humanos pueda explicar las
diferencias tan notables entre las dos especies, entre las que se
incluye la cultura humana en fodas sus facetas, además de grandes
cambios anatómicos.

Estos tres problemas pueden también ser identificados como la
"transformación de huevo a adulto," y la "transformación físico-mental"
y la "transformacion de mono a humano". La primera de estas
transformaciones es similar en humanos y otros mamíferos; las otras dos
transformaciones son exclusivamente humanas. Es probable que los
biólogos resuelvan la transformación de huevo adulto en unas dos décadas
y la transformación físico-mental en tres o cuatro. En cuanto a la
tercera transformación, no me atrevo a predicciones.

MANUEL CALVO HERNANDO

Siento desilusionarles, pero la pregunta de nuestra Mesa Redonda no
tiene respuesta plena, aunque se la pueda contestar de varias maneras.
Alguien tan autorizado como John Maddox, que ha sido durante 23 años
director de la revista Nature, afirma que lo que queda por descubrir no
es exactamente lo que se descubrirá. Pero el mensaje de su libro es que,
aunque se diga lo contrario, el filón de los descubrimientos dista mucho
de estar agotado. Nos esperan descubrimientos que sin duda cambiarán las
ideas del ser humano sobre nuestra posición en el mundo, tan
radicalmente como han cambiado desde los tiempos de Copérnico.

Una pregunta semejante, "¿Qué es lo que no sabemos?", ha sido formulada
últimamente al menos en dos ocasiones. En primer lugar, se han
preguntado individualmente y en conjunto, a una cuarentena de grandes
figuras de todas las disciplinas científicas, convocadas por la UNESCO
en las reuniones filosóficas de 1995. Y más recientemente, Charles M.
Vest, presidente del Instituto Tecnológico de Massachusetts (el célebre
MIT), ha hecho esta pregunta a un grupo de profesores cuando preparaba
su informe anual sobre la institución.

Primera respuesta unánime en las reuniones filosóficas de la UNESCO: lo
que no sabemos es casi todo. Nuestra ignorancia sigue siendo
inconmensurable.

Según algunas opiniones, los hechos más destacados del siglo XX, en
ciencia y tecnología, son el descubrimiento del secreto de la
fotosíntesis, el descubrimiento y descodificación de la espiral
genética, la fisión nuclear, la invención del transistor y, en especial,
el viaje a la Luna. Esta última ha sido una hazaña técnico-científica
sin igual hasta hoy. Pero ya no es suficiente. El año 2019 (50
aniversario del primer alunizaje) podría ser, quizá, el año de Marte.
Mientras tanto se llevarán a cabo otros proyectos espaciales, grandes y
pequeños.

El atlas de nuestra ignorancia es un expediente muy abultado. Aquí
algunos puntos que contiene, según John Madox:

* A pesar de la brillante descripción de las células nerviosas de
nuestras cabezas y de sus interacciones mutuas que se ha hecho en el
siglo XX, todavía no tenemos un cuadro claro de cómo se ensamblan en las
máquinas de pensar de las que disponemos, ni de las clases de circuitos
neuronales que nos permiten pensar e incluso ser conscientes de lo que
sucede en nuestro cerebro.

* Sabemos cuándo surgió la vida en la superficie de la Tierra (hace poco
menos de cuatro mil millones de años) pero desconocemos cómo empezó. El
conocimiento genético de los organismos que viven en la actualidad nos
permitirá, a su debido tiempo, llegar a una descripción de los primeros
organismos que utilizaron el ADN (o su primo químico, el ARN) como
material genético: decir cómo eran los mecanismos de replicación
anteriores será una tarea más difícil, pero puede afirmarse que dentro
de pocos decenios habrá candidatos para este papel replicándose en algún
laboratorio.

* Incluso la descripción del mundo físico que se construyó en los
primeros 75 años del siglo XX tiene huecos. El más evidente es que
todavía no hay forma de conciliar la mecánica cuántica con la teoría de
la gravitación de Einstein.

* Uno de los problemas de las predicciones del futuro es que cuando su
discrepancia de los acontecimientos reales se hace evidente, es
demasiado tarde para retirar la apuesta. He aquí algunos ejemplos de
errores en la predicción, cometidos por personas de indudable
inteligencia:

* El teléfono tiene demasiados inconvenientes para tomarlo en serio como
medio de comunicación (Ejecutivo de Western Union, 1876).

* Es imposible que haya máquinas que vuelen siendo más pesadas que el
aire (Lord Kelvin, 1895).

* Pienso que hay un mercado mundial quizá para cinco ordenadores (Tomas
Watson, presidente de IBM, 1943).

* Da la impresión de que estamos en el límite al que se puede llegar con
la tecnología informática, aunque habría que tener cuidado con estos
anunciados, pues tienden a parecer completamente tontos cinco años
después (John Von Neumann, 1949).

* No hay ninguna razón para que los individuos tengan un ordenador en su
casa (Ken Olson, 1977).

* Internet se hundirá catastróficamente en 1996 (Robert Metcalpe,
inventor de Ethernet, quien en 1997 se comió (literalmente) sus palabras
ante el público.

* Efecto 2000: dos de cada tres empresas españolas no podrán arreglar
sus programas a tiempo.

Y una predicción un tanto pintoresca:

* En el año 2000 no habrá circos y el payaso será el primero en
desaparecer (Bernhard Paul, director del circo Roncalli, Berlín, 1992).

NUEVOS CONOCIMIENTOS PREVISIBLES
Carl Sagan ha escrito que los descubrimientos más importantes son con
frecuencia los más inesperados y no una simple extrapolación de lo que
ya sabemos. Para él, la razón es que la naturaleza es mucho más
ingeniosa y sutil y brillante que los seres humanos.

Para Sagan algunos de los próximos descubrimientos más decisivos pueden
ser la materia oculta, que constituye el 90% del universo y que todavía
no sabemos qué es; la extraña conjetura de que las distancias entre
galaxias están "cuantizadas" (es decir, que se encuentran a ciertas
distancias y sus múltiplos, pero no a distancias intermedias); la
naturaleza de los rayos gamma (donde episódicamente estallan las
equivalentes de sistemas solares enteros); la aparente paradoja de que
la edad del universo pueda ser inferior a la de las estrellas más
viejas; la búsqueda de aminoácidos interestelares y la naturaleza de las
primeras galaxias.

En el pasado septiembre se ha presentado un telescopio de rayos X
300.000 veces más potente que el Hubble y que, según sus diseñadores en
el Departamento de Astrofísica de la Universidad de Colorado y la NASA,
permitirá asomarse al interior de los agujeros negros. El telescopio
podría ponerse en órbita en 2010. Y algo curioso: con este poderoso
instrumento se podrían contar los pelos de la cabeza de un astronauta
que estuviera de pie en la Luna.

Todo cuanto un hombre ha descubierto en un dominio dado es casi nada en
comparación con lo que queda por descubrir, escribía Ramón y Cajal hace
más de medio siglo. Hoy, esta opinión es comúnmente admitida entre los
científicos, quizá con la única excepción de la física, disciplina sobre
la que algunos se aventurado a afirmar que podría terminar como tal
ciencia.

Como tantas veces, recurrimos a Popper. Hay que tener en cuenta
constantemente -nos ha dicho- todo lo que no sabemos. "A todas horas
hemos de pensar en lo mucho, lo muchísimo que no sabemos. Y es
principalmente la ciencia la que nos enseña lo que no sabemos".

No es posible hacer un balance de lo que nos falta. Pero sí se pueden
anticipar algunas líneas de experimentación en las distintas áreas del
conocimiento. Así, el progreso en los saberes sobre la vida en general,
y el organismo humano especialmente, existen apreciables lagunas o se
detectan retrasos graves. Uno de estos retrasos fue denunciado por el
Premio Nobel Francis Crick, descubridor, junto a James Watson, de la
estructura de la doble hélice del ADN ("Nature", 361, 109 (1993). En
este artículo se hace un llamamiento a los investigadores de todo el
mundo para que desarrollen nuevas técnicas que permitan recuperar el
retraso en el conocimiento de la neuroanatomía humana.

TRES REVOLUCIONES
He aquí algunas predicciones pendientes de realizarse. Para Freeman
Dyson, según se encuentra hoy la ciencia contemporánea, tres
revoluciones dominarán los próximos setenta años tres áreas principales
del conocimiento todavía no explotadas del todo. La primera es la
biología molecular, la ciencia de la genética y la fisiología celular a
nivel molecular. La segunda es la neurofisiología, la ciencia de las
complejas redes de procesamiento de la información y de los cerebros. La
tercera es la física espacial, la exploración del sistema solar y del
entorno físico de la Tierra.

Los nombres de las nuevas tecnologías son ingeniería genética,
inteligencia artificial y colonización del espacio.

Sin duda habrá otras innovaciones de igual importancia. Pero estas tres
revoluciones tecnológicas cambiarán las condiciones de la vida humana en
el siglo XXI.

La ingeniería genética ha empezado a establecerse como herramienta de
fabricación para la industria farmacéutica. Cuando pueda salir de los
tanques y desarrollarse plenamente, la industria química no se
distinguirá fácilmente de la agricultura.

La segunda revolución tecnológica que nos aguarda es la inteligencia
artificial (IA). Esta revolución ya se ha iniciado con el rápido
desarrollo y la proliferación de los ordenadores. La IA empezó a tener
utilidad práctica sólo cuando abandonó la idea de ser inteligente. ¿Qué
ocurrirá en el siglo XXI? La automatización avanzada y la
neurofisiología continuarán desarrollándose como ciencias separadas.
Antes de que sea posible construir el puente entre las dos, todavía
deberán crecer dentro de sus dominios separados. Sin embargo, tarde o
temprano, las dos áreas tendrán que entrar en contacto. Los
constructores de máquinas serán capaces de incorporar las estructuras de
la neurofisiología a sus diseños, y los neurofisiólogos serán capaces de
controlar procesos neuronales con conexiones adecuadas entre cerebros y
ordenadores.

La tercera revolución tecnológica es la expansión del hábitat de la vida
en la Tierra hasta el Sistema Solar y más allá. Esta revolución no es
tan inmediata, puede tardar cien años a partir de ahora y tendrá ocupada
a la humanidad durante los próximos siglos. Requerirá conocimientos y
tecnologías de que aún no se dispone: ingeniería genética aplicada,
inteligencia artificial, exploración y utilización de los asteroides,
propulsión láser, velas solares, y otras.

La Estación Espacial Internacional, en construcción desde 1998, es
imprescindible y figura en primer lugar entre las actividades
espaciales. Estará completada en el año 2004 y girará alrededor de la
Tierra una vez cada 90 minutos en una órbita de unos 450 kilómetros de
altura y con una velocidad de unos 27.000 kilómetros por hora.

El viaje a las estrellas ya se ha iniciado en el siglo XX. Será el
cuarto paso de la humanidad. Los tres primeros fueron: de los árboles a
los prados, de África al mundo y de la tierra al mar.

El hombre piensa también en los vuelos interestelares. Aquí las
previsiones superan toda imaginación. Uno de los sistemas propuestos es
utilizar como navío espacial un satélite de Júpiter o de Saturno, o bien
un gran asteroide. Se instalaría un motor gigantesco en uno de estos
cuerpos celestes, para forzarle a abandonar su ruta eterna en el Sistema
Solar para internarse en el Universo.

Nada de esto veremos nosotros. Los trabajos teóricos indispensables para
el desarrollo de motores y energías de la potencia necesaria para
desviar un astro, y de propulsores, no estarán concluidos prácticamente
hasta bien entrado el siglo XXI. Los científicos de la presente
centuria, nuestros contemporáneos, calculan las trayectorias
interestelares y las someten a un análisis matemático detalladísimo. Y
lo mismo que nosotros, después de haber explorado todos los continentes,
soñábamos con el primer viaje a la Luna, nuestros descendientes, después
de haber explorado los planetas y los cuerpos celestes del Sistema
Solar, soñarán con este salto escalofriante hacia las estrellas.

ENERGIA SOLAR, INGENIERIA GENETICA E INTERNET
Freeman J. Dyson, profesor emérito del Instituto de Estudios Avanzados
en la Universidad de Princeton, precisa que tres revoluciones
científicas abren el paso del siglo XX al XXI: el Sol, el genoma e
Internet, tres fuerzas revolucionarias que llegan con el nuevo siglo y
que revolucionarán el siglo XXI.

-No soy un experto en población -afirma Dyson- pero creo que la pobreza
se puede reducir mediante una combinación de energía solar, ingeniería
genética e Internet.

Según parece, las sorpresas más importantes de los próximos cincuenta
años nos las proporcionarán Internet y el genoma, y no el Sol y el
espacio. Dos hechos espectaculares se produjeron en 1997. La primera fue
obra de Ian Wilmit, que anunció que había clonado una célula de una
oveja adulta y dado origen a Dolly. La segunda sorpresa fue la derrota
del campeón mundial de ajedrez, Gari Kaspárov, ante el programa
informático de IBM Deep Blue. Los dos acontecimientos constituyeron
sendos choques para el público en general. La victoria de Deep Blue es
un símbolo del inexorable avance de la inteligencia artificial en el
siglo XXI, y la clonación de Dolly un símbolo del inexorable avance de
la manipulación genética.

La ingeniería genética como base de la economía mundial es importante
por la velocidad a la que avanza. El sistema de suministro de energía
del futuro podría ser un gran bosque, con especies de árboles que
variarían de un sitio a otro para adaptarse al clima y a la topografía
locales. Para hacer realidad este sueño el instrumento fundamental es la
ingeniería genética. Pero su avance necesita los genomas, no de los
seres humanos, sino de las plantas de cultivo más importantes, el trigo,
el maíz y el arroz, y después les tocará el turno a los árboles.

La tercera y quizá la más importante de las tres tecnologías indicadas
es Internet. La Red es imprescindible para que las empresas y las
explotaciones agrícolas de lugares remotos funcionen como parte de la
moderna economía global. Existen dos problemas técnicos que será
necesario resolver para que Internet sea accesible para casi todo el
mundo. Son el problema de la arquitectura a gran escala y el del último
kilómetro. La primera  significa elegir la combinación más eficiente de
líneas terrestres y conexiones por satélite para cubrir hasta el último
rincón del globo.

El problema del último kilómetro es más difícil. Se trata de conectar
cada vivienda y cada familia, estén donde estén, a la terminal de
Internet más próxima.

¿DONDE VIVIRÁN LOS SERES HUMANOS?
Supongamos que podemos resolver los problemas técnicos de la energía
solar barata, la ingeniería genética de plantas de cultivo industrial y
el acceso universal a Internet. ¿Qué ocurrirá a continuación? La
resolución de estos tres problemas podría provocar una revolución social
de alcance mundial. La energía solar barata y la ingeniería genética
serían la base de industrias primarias localizadas en el campo;
explotaciones agrícolas y mineras modernizadas e industrias de
fabricación. En cuanto las aldeas se hicieran ricas, atraerían más gente
y riqueza de las ciudades.

Otra pregunta que hoy se formulan los expertos es qué va a ocurrir con
nuestras casa y nuestras ciudades actuales. Cómo les afectarán las
consecuencias y las aplicaciones de la actual civilización
científico-técnica.

Los próximos siglos -y quizá los próximos decenios- traerán a la
humanidad una profunda revolución en nuestra vida cotidiana y por tanto,
en nuestras casas. Según algunas previsiones, se vivirá en la superficie
de la Tierra, como ahora, pero también en la superficie del agua, bajo
la tierra, bajo el agua, en la atmósfera y en el espacio. Según algunos
cálculos, en los próximos veinticinco años se construirán en el mundo
unas diez mil ciudades de más de cien mil habitantes.

La revolución cibernética y el movimiento ecologista harán cambiar
nuestros paisajes y los de nuestras ciudades. Mientras que los
ordenadores permiten una descentralización gigantesca, la conciencia
ecologista impulsará una concentración en sentido opuesto para preservar
los espacios abiertos. La cibernética tendrá efectos decisivos en el
interior de las viviendas y el hogar se ajustará continuamente a las
necesidades familiares.

CONSECUENCIA DEL SABER INMENSO
Una de las afirmaciones más espectaculares de las Reuniones Filosóficas
de la UNESCO fue la del conocido paleontólogo y escritor científico
Stephen Jay Gould, catedrático de la Universidad de Harvard: nosotros,
Homo Sapiens, no somos el resultado de un proceso previsible.

La imprevisibilidad es un rasgo fascinante de la naturaleza. Pero el no
saber, en ciencias históricas, complica más las cosas que el no saber en
ciencias físicas, más basadas en la previsión: la escasez de datos
históricos hace que sea difícil saber lo que ha pasado, planteando a
veces problemas insolubles, como por ejemplo la evolución del lenguaje
humano. No tenemos rastro de su historia. No es que esté por descubrir,
es que no existe.

Cuanto más se sabe, más se ignora, y puede que lo que se ignora acabe
siendo más de lo que se sabe. La mayor conquista de la humanidad, en su
largo proceso evolutivo, es la adquisición y la acumulación de un vasto
cuerpo de conocimientos sobre sí misma, el mundo y el universo.
Pareciera que se va reduciendo el área de ignorancia sobre nosotros, el
mundo y el universo. Sin embargo, hay una serie de hechos que nos siguen
recordando las inmensas zonas de nuestra ignorancia actual.

Algún tipo de ignorancia no es anodino ni trivial. En lo que a los
científicos se refiere, la ignorancia de hoy es consecuencia de un saber
ya inmenso.

Con este criterio, Michel Cazenave dirige un libro colectivo en el que,
bajo el título Diccionario de la ignorancia, diversos especialistas
hablan de la cosmología negra y del vacío cuántico; de las matemáticas
como modelo de la realidad y de la sopa prebiótica; de lo que no sabemos
de la locura y de todo lo que sabemos de la inteligencia "artificial";
de la relación entre el cuerpo y el espíritu; de las extraordinarias
propiedades de la velocidad de la luz y de lo que pudo ocurrir antes del
tiempo, cuando el infinito no existía.

    -o-o-o-

Tal como la presentó el diario The Washington Post, con datos
procedentes del informe del MIT, he aquí una pequeña muestra de los
muchos misterios que la ciencia debe resolver:

MENTE: No sabemos cómo aprendemos y recordamos, o cómo pensamos y nos
comunicamos. Todavía no conocemos la naturaleza química y física del
almacenamiento de información en el cerebro, ni dónde está, ni cómo
localizarla, ni si hay o no límites a la cantidad que podemos almacenar.
No comprendemos la relación entre lenguaje y pensamiento.

ENERGIA: No sabemos cómo convertir energía solar en un combustible
práctico y eficaz ni tampoco cómo extraer toda la energía de las
actuales fuentes de combustibles.

SALUD: No conocemos los genes específicos cuyas mutaciones contribuyen
al desarrollo del cáncer, ni entendemos del todo sus mecanismos. No
sabemos cómo los virus forman sus elegantes estructuras geométricas a
partir de bloques de proteínas.

CLIMA: Desconocemos qué aspectos del clima se pueden predecir. La
"teoría del caos" nació de los pensamientos del profesor del MIT E. N.
Lorenz. Los científicos tratan ahora de aprender cuáles son los
elementos caóticos del clima. Tampoco sabemos qué clase de terremotos se
pueden predecir.

ESPACIO: Ignoramos la edad del universo, su composición y su destino
final, y también si, además de nuestro sol, otras estrellas tienen
planetas capaces de albergar vida.

INFORMACION: No podemos prever las consecuencias que tendrá para la
nación-estado la explosión de las redes electrónicas de comunicación. La
anchura de banda colectiva de Internet le convierte en algo muy distinto
al teléfono y tiene el potencial como para crear un nuevo tipo de
sociedad, una entidad en sí misma.

Y todo esto representa sólo el pensamiento de un puñado de profesores de
una sola institución. Al considerar la naturaleza de las universidades,
haríamos bien en recordar que el sentido último que tiene el respaldar
un sistema universitario se deriva más de lo desconocido que de lo
conocido.

Algunos creen que en un futuro próximo se irán descubriendo nuevas
estructuras y funciones precursoras de nuestras capacidades cognitivas,
en los animales que nos han precedido en la evolución. Esto nos ayudará
a acabar de despojarnos de nuestro antropocentrismo, que todavía nos
hace creer que somos completamente distintos de las demás especies.

     -o-o-o-o-

Richard Feynman, figura emblemática de la ciencia del siglo XX, sugería
que todos los físicos dignos de este nombre deberían colgar en la puerta
de su despacho un cartel que les recordara lo que no conocen. Podríamos
añadir que por ahora no sabemos lo que ignoramos, y quizá no lo sepamos
nunca.

En efecto, en contraposición con la imagen ingenua que tiene el gran
público de la ciencia llamada "exacta", el motor de la ciencia básica es
lo desconocido, y por tanto, la ignorancia. Sin ignorancia no puede
haber ciencia básica porque si los fundamentos fueran conocidos, la
ciencia básica sería sustituida por completo por una ciencia de
aplicación, de "gestión" de la naturaleza y del conocimiento.

Otro problema es lo que, a juicio de Isabelle Stengers, la ciencia ha
decidido no saber. La autora se pregunta, en relación con la
parapsicología, por ejemplo, si pertenece a "la ciencia", o el rechazo
de la mayor parte de los científicos traduce una "decisión" en cuanto a
aquello de lo que la ciencia no quiere saber nada. Stengers señala que
es independiente de saber "lo que" tratan de medir los laboratorios de
parapsicología, o la de saber si "hay" algo que medir.

En el siglo XV, Nicolás de Cusa elaboró una teología fundamentada en la
docta ignorancia, una "ignorancia sabia". T. H. Huxley ideó una palabra
para la versión científica moderna de esa ignorancia docta:
agnosticismo. Lo que ya sabemos cada vez nos dice más sobre lo que no
sabemos.

Para concluir, debemos registrar algunas de las rupturas, los riesgos y
los desafíos que oscurecen el horizonte del siglo XXI. Las rupturas se
deben a la historia contemporánea del planeta: evolución de la economía
y de la sociedad mundiales, con fuertes tendencias que nadie controla y
sin ningún sistema que permita regular, como la presión demográfica; la
interdependencia planetaria de las acciones públicas y privadas y los
múltiples aspectos del progreso científico y tecnológico.

En cuanto a riesgos, se señalan la pérdida de rumbo de los países
pobres, la marginación de los excluidos del progreso, la fragmentación
de las naciones-estado, el peligro de destrucción del planeta.

Los desafíos consisten en la necesidad de poner la ciencia y la
tecnología al servicio de la humanidad y del desarrollo y de construir
la civilización del tiempo libre; asumir la globalización respetando la
diversidad, y hacer posibles las condiciones políticas de un dominio
nacional e internacional los problemas y aspectos de evolución compleja.

BIBLIOGRAFIA
-Diccionario de la ignorancia (2000), Michel Cazenave (Dir.) Seix Barral
Manuales de la Cultura.
-Dyson, Freeman J. (2000), El Sol, el genoma e Internet, Debate.
-L´éducation pour le XXI siècle. Questions et perspectives.
Contributions à la Commission internationale sur l´éducation por le
vingt et unième siécle, présidé par Jacques Delors, (1998), Éditions
Unesco.
-Maddox, John (1998), Lo que queda por conocer, Debate.

JOSEP M. ESQUIROL

Sant Joan de Mediona, Alt Penedès, 1963). Profesor de Filosofía en la
Universidad de Barcelona. Director de l'Institut de Tecnoètica (Fundació
Epson). Ha publicado: Raó i fonament (PPU, 1988); Responsabilitat i món
de la vida (Anthropos, 1992); D'Europa als homes (Cruïlla, 1994); Tres
ensayos de filosofía política (EUB, 1996); La frivolidad política del
final de la historia (Caparrós, 1998), así como volúmenes colectivos y
artículos sobre autores contemporáneos como Hannah Arendt, Jan Patocka y
Emmanuel Lévinas.

Actualmente está trabajando en dos proyectos: por un lado, en una
reflexión filosófica sobre la técnica y, en particular, el mundo
configurado por las nuevas tecnologías digitales; i, por otro lado, en
una antropología filosófica.

RESUMEN
La intervención del autor girará, primero, en torno a la pregunta
general del encuentro: "¿Aún queda mucho por saber?". Ahí me voy a
referir a la cuestión de los límites, a la naturaleza de lo que
conocemos, a la relación entre lo que conocemos mejor y lo que más nos
interesa, a la distinción entre conocer y saber, al problema de la
mente... Y, en segundo lugar, voy a comentar cómo la biotecnología puede
plantear una serie de interrogantes sobre la idea de la "condición
humana".

DOMINGO 5 DE NOVIEMBRE

12'20 h.- Debate: "¿AÚN QUEDA MUCHO POR SABER?" (y II), con la
participación de VICTORIA CAMPS (UAB), CAYETANO LÓPEZ (UAM) y ARTUR
SERRA (UPC).

Moderador: ALFONSO LÓPEZ BORGOÑOZ (AAC y ARP-SAPC)

VICTORIA CAMPS CERVERA

DATOS ACADÉMICOS Y CARGOS PÚBLICOS

Licenciada en Filosofía por la Universidad de Barcelona (1965)
Doctora en Filosofía por la Universidad Autónoma de Barcelona (1975)
Profesora de Filosofía en la Universidad Autónoma de Barcelona desde
1972.
Catedrática de Filosofía moral y política en la Universidad Autónoma de
Barcelona desde 1986.
Vicerrectora de la Universidad Autónoma de Barcelona desde 1990 a 1993.
Senadora independiente por el PSC/PSOE de 1993 a 1996.
Presidenta de la Comisión de estudio de contenidos televisivos del
Senado (1993-1995).
Directora de la colección de Filosofía de Editorial Cr'tica (Barcelona)
desde 1983.
Miembro de la Comisión Trilateral desde 1994.
Miembro del Comité ético del Hospital del Mar (Barcelona(, de 1993 a
1996.
Miembro del Comité ético de la Fundación Esteve (Barcelona) desde 1992.
Miembro del Comité ético del Hospital Vall d'Hebrón (Barcelona) desde
1994.
Presidenta de la Fundación Alternativas (Madrid)
Presidenta de la Fundación Víctor Grifols i Lucas (Barcelona).

PUBLICACIONES (Libros)

Los teólogos de la muerte de Dios, Nova Terra, Barcelona, 1968.
Pragmática del lenguaje y filosofía analítica, Península, Barcelona,
1976.
La imaginación ética, Seix y Barral, Barcelona, 1983; Ariel, Barcelona,
1990.
Ética, retórica, política, Alianza Universidad, Madrid, 1988.
Virtudes públicas, premio Espasa de Ensayo 1990, Espasa Calpe, Madrid,
1990. (Edición de bolsillo, 1993; Edición de Círculo de Lectores, 1993.
Paradojas del individualismo, Crítica, Barcelona, 1993: edición de
bolsillo, 1999.
Los valores de la educación, Anaya, Madrid, 1994.
El malestar de la vida pública, Grijalbo, Barcelona, 1996.
El siglo de las mujeres, Cátedra, Barcelona, 1998.
Qué hay que enseñar a los hijos, Plaza y Janés, Barcelona, 2000.
Per una filosofia modesta. Dalla filosofia pratica all'etica applicata,
Istituto Italiano per gli Studi Filosofici, Napoles, 2000.
En colaboración con Salvador Giner, Manual de civismo, Ariel, Barcelona,
1998.
Coordinación de Historia de la Ética, 3 vols., Crítica Barcelona,
1988-1992.

CAYETANO LÓPEZ MARTÍNEZ
Catedrático de Física Teórica de la Universidad Autónoma de Madrid.
Ha publicado más de cincuenta artículos en revistas internacionales
sobre Propiedades Rigurosas de las Interacciones entre Partículas
Elementales, Fenomenología de dichas Interacciones, Cromodinámica
Cuántica, Teorías Unificadas, Supersimetría y Aplicaciones de los
Aceleradores de Partículas a la Transmutación Nuclear con fines
energéticos y de eliminación de residuos.
Ha dirigido varios proyectos de investigación en Física de Partículas
Elementales y en Transmutación Nuclear asistida por Aceleradores de
Partículas.
Desde 1995, ha trabajado como Director de Multimedia I+D en el Grupo
PRISA y, posteriormente, en el área de Internet de dicho Grupo como
Director de la empresa Proel SA y Vicepresidente de Inicia
Comunicaciones SA.
Es autor o editor de varios libros especializados en temas de física.
Ha publicado dos libros de divulgación, El Ogro Rehabilitado, El
País-Aguilar, 1995, y Universo sin Fin, Taurus, 1999.
Es autor de más de tres centenares de artículos de divulgación
científica o sobre política científica y tecnologías de la información
en diarios y revistas de pensamiento.
Ha sido Rector de la Universidad Autónoma de Madrid de 1985 a 1994.
Miembro del Consejo del CERN (Laboratorio Europeo de Física de
Partículas) de 1983 a 1995 y Vicepresidente de dicho organismo de 1987 a
1990.
Doctor Honoris Causa por la Universidad de Buenos Aires.
Miembro del Consejo Editorial del diario El País.

RESUMEN.
Hay una cierta polémica sobre si la ciencia seguirá progresando, en el
sentido de descubrir nuevas leyes, nuevos fenómenos, nuevas
interacciones y componentes, o nuevos paradigmas, o bien si la ciencia
ha descubierto ya, o está a punto de descubrir, todo lo fundamental y lo
que queda es un largo y aburrido pulido de los detalles y las
aplicaciones. Si no se ponen límites temporales, el debate no tiene
demasiado sentido, pero pensando en el horizonte de nuestros nietos o
bisnietos, la ciencia está, en mi opinión, muy lejos de haber agotado
sus hallazgos.
Predecir los campos de investigación más fructíferos o novedosos en el
futuro es tarea imposible. A lo más que se puede llegar es a extrapolar
con sensatez algunas de las tendencias ya existentes en el momento
actual como fuente de nuevos conocimientos. A mi juicio, los campos en
los que se puede esperar un avance cuantitativo en nuestro nivel de
comprensión son, de lo más simple a lo más complejo:
La naturaleza del Big Bang y modelos de la dinámica cosmológica
primordial, que sustituyan o perfeccionen la inflación cósmica. Es
imprescindible llegar a integrar la Relatividad General con la Física
Cuántica para entender la naturaleza de lo que hoy se nos aparece como
una singularidad y lo que sucede en sus proximidades.
La existencia o no de una teoría unificada.
El mecanismo de emergencia de nuevas propiedades al ascender en la
escala de complejidad.
El origen de la vida, como caso particular y especial de ese fenómeno de
emergencia.
El funcionamiento del cerebro y la naturaleza de la consciencia.

FRANCISCO SÁNCHEZ, FUNDADOR Y DIRECTOR DEL IAC

EXPECTATIVAS SOBRE LA ASTRONOMÍA ESPAÑOLA
Aunque no me guste nada hacer futurología, no podía negarme a la amable
petición de "Tribuna y Universo" de hablar de las expectativas de futuro
de la astronomía española.

Es un hecho notorio que la astronomía en nuestro país ha dado un salto
hacia arriba espectacular. Hemos pasado, en tiempo récord, a ocupar un
puesto entre las naciones situadas en vanguardia de la astrofísica, y
ello, hay que reconocerlo, especialmente gracias a que se ha sabido
explotar bien la excepcional calidad para la observación astronómica del
sur de la Península y, sobre todo, de Canarias.

Ahora se cuenta, además, con un fuerte respaldo social y el interés
popular por lo relacionado con la astronomía y el espacio es creciente,
como lo evidencia el número de astrónomos aficionados en las cada vez
más numerosas asociaciones astronómicas que cubren toda la geografía
española.

Esta es la realidad sobre la que hay que edificar las predicciones de
futuro.

Resulta una obviedad decir que para hacer buenas cosas se necesita buena
gente. Pero el futuro de la investigación astronómica en España irá en
paralelo con la calidad de las personas que la hagan. A continuación
señalaré tres de nuestras principales fortalezas, que de nada servirían
si no se siguiese apostando por los mejores y/o si prosperasen los
enfrentamientos personales. Tendremos que acostumbrarnos, de una vez, en
este país de la "cucaña", a apoyar, todos, a los grupos que sean o
puedan llegar a ser líderes mundiales en algún campo de la astronomía y
a alegrarnos de sus éxitos.

Nuestras buenas expectativas se basan, a mi juicio, en las fortalezas
que señalo a continuación:

Como el futuro de la astrofísica seguirá dependiendo, en gran medida, de
los más grandes telescopios que se instalarán, precisamente, en los
mejores sitios del planeta y España tiene uno de estos lugares y,
además, sabemos hacer grandes telescopios (como lo prueba el Gran
Telescopio Canarias), estaremos en la "gran ciencia" el próximo siglo.

La astronomía desde el espacio es otra frontera y los grupos
astrofísicos españoles han hecho y están haciendo buenas cosas también
aquí, por lo que nuestro futuro debe ser muy positivo.

Entre los astrofísicos españoles (unos están dentro y otros fuera del
país) hay un plantel numeroso de investigadores y tecnólogos, jóvenes y
jovencísimos, muy bueno. Ésta es, para mí, la mejor garantía de futuro.

ARTUR SERRA

Internet: Una cultura de diseño.
Articulo publicado en NetConexion. No 6.año 2. 1996

1. ¿Qué es esa cosa llamada cultura?.
Net conexion es una de las primeras revistas internacionales en
dedicarse expresamente a "la cultura Internet". El articulo que sigue a
continuación pretende ser una visión personal sobre esta cultura
emergente. Nace de una investigación de campo realizada tras una
estancia de tres años, entre 1990 y 1993, en la School of Computer
Science de Carnegie Mellon (la tierra del Lycos, del Andrew File System,
y la cuna del Logic Theorist, el primer programa reconocido de
Inteligencia Artificial). Esta estancia sirvió para realizar un estudio
etnográfico, una palabreja del argot antropologico, que significa el
análisis de una comunidad, de cómo viven, piensan y construyen sistemas
los informáticos o "computer scientists" que trabajan para ARPA
<http://www.arpa.mil>;, la organización matriz de Internet.
Como ya sabeis los antropólogos intentamos ganarnos la vida analizando y
ayudando a construir culturas. Para nosotros éstas son sistemas de
conocimiento organizados socialmente. En palabras de Edward B. Tylor,
fundador de la antropologia cultural: " La cultura es ese complejo
conjunto que incluye el conocimiento, las creencias, las artes, la
moral, las leyes, las costumbres y cualesquiera otras aptitudes y
habitos adquiridos por el hombre como miembro de la
sociedad"(Tylor,1977:19).
Tradicionalmente nuestro campo privilegiado de trabajo han sido los
llamados "pueblos primitivos" (yanomamis, nuers, hopis,...) y sus formas
de conocimiento (mitos, relatos, musica, arte...). Mas recientemente,
algunos antropólogos nos hemos empezado a dedicadar a explorar a las
comunidades que hacen ciencia y tecnologia, y en particular nuevas
tecnologias. En los USA conecté con algunos "cyberspace ethnographers"
como David Hakken (hakken@...) oForshy Forshyte de Stanford
University y su iniciativa por crear en la AAA (American Anthropological
Association) el CASTAC (Comitte of Anthropology in Science, Technology
and Computing). Hemos constituido un listserve que lleva Joe Dumit del
MIT (dumit@...) s divertimrtimos estudiando y construyendo el
ciberespacio como cultura. Mi tema es Internet como tecnocultura.

2. Una revolución: el conocimiento como diseño.
Mi experiencia en Internet reconozco que es limitada. Se reduce a 6
años. Tres de investigador en la Carnegie, donde tomé contacto con el
fenómeno y me hice miembro de Internet Society <http://www.isoc.org>; y
tres trabajando desde Catalunya en la organización de
Internet<http://aleph.ac.upc.es/isoccat>; .
Lo primero que me llamó la atención fue el tipo de conocimiento distinto
que producían los investigadores de "computer science" y en particular
los dedicados a Internet, en relación con otros que pretendiamos hacer
ciencia.
Todo empezó por la distinción entre mundos naturales y mundos articiales
realizada por Herb Simon en su libro The Sciences of the Artificial
(1981). Este profesor de sicologia cognifiva en CMU fue el creador junto
con Allen Newell del Logic Theorist, el programa que probó que la
Inteligencia Artificial era posible. En este libro se hacia una
distinción, en mi parecer crucial, entre los cientificos de la
naturaleza que se dedican a descubrir cómo son las cosas y cómo
funcionan, y lo que él llama "los científicos de lo artificial" que se
dedican a diseñar. Aquellos trabajan con información, con "facts" o
hechos. Para los segundos, el tema clave es el "information processing",
el procesamiento de la información tarea que se concreta en el diseño de
los computadores. Una cosa es la información y otra la informática.
Como europeo me sorprendió esta mezcla de "científico-que-diseña".
En Europa, la tradición científica, construida sobre el combate contra
la religión y la autoridad de la Iglesia (recordemos a Galileo), nos ha
hecho fuertes en crear disciplinas científicas, basadas en el análisis
de los hechos. Sabemos hacer ciencia pero en tecnologia, nuestra base
cultural es débil. Ello puede explicar nuestra debilidad en lo relativo
a las nuevas tecnologias.
Existe un cierto consenso internacional de que nos encaminamos
aceleradamente hacia la "sociedad de la información" y que este recurso
será tan valioso como el control de la energia atómica o del petróleo en
un inmediato futuro. Puede que así sea, pero a mi entender esta sociedad
parece más el final de la sociedad basada en la ciencia que otra nueva
emergente basada en las nuevas tecnologias.
Después de 104 entrevistas en profundidad con diversos actores y
creadores de tanto de este mundo artificial puedo concluir que no es la
información el objetivo de esos "computer scientists". Lo que les
interesa es ante todo es aumentar su saber sobre qué nuevos sistemas son
posibles, y diseñar uno que funcione.Leyendo, hablando y conviviendo en
la School of Computer Science de CMU <http://www.cs.cmu.edu>; he llegado
a la conclusión que el fundamento de las nuevas tecnologías, incluida
Internet, es un nuevo tipo de conocimiento basado en el diseño, y que su
matriz proviene de la ingenieria, no de la ciencia. Podriamos llamarlo
una nueva ingenieria teórica, para diferenciarla de la antigua ingeniera
concebida sólo como "aplicación de la ciencia". Los informáticos y
ingenieros que crearon los protocolos TCP-IP empezando por Bob Kahn y
Vint Cerf, habian sido formados en la cultura de los "científicos de lo
artificial" que Herb Simon representaba.
Para estos diseñadores, para estos "computer scientists", las teorías
son sus modelos de sistemas informáticos posibles, y su prueba
experimental consiste en su construcción práctica. Por lo tanto no les
importa si es verdad o falso (Popper) sino si funciona o no (it works!).
No verifican o falsean, validan. Ese codigo de comportamiento queda bien
expresado por el Internet Engineering Task Force
<http://www.ietf.cnri.reston.va.us/>;, la asamblea internacional de
ingenieros dedicados al diseño de los protocolos y a su proceso de
estandarización que hacen funcionar la red de redes: "Rechazamos los
reyes,los presidentes y incluso las votaciones.Creemos en el consenso
aproximado y en los códigos que funcionan" (Entiéndase por código,
programa informático).

3. Sintetizando nuevos sistemas y nuevas disciplinas.
Si alguien esta interesado en investigar la cultura de Internet puede
empezar por los trece informes que el grupo de investigadores de la
RAND, dirigidos por Paul Baran realizó a ARPA entre 1964 y 1967 y que
tienen por titulo, "On distributed communications". Estan disponibles en
el web de la RAND <http://www.rand.org>; . En estos informes podemos
apreciar el modelo de sistema distribuido que en 1969 los diseñadores de
la red ARPA, dirigidos por Bob Kahn implementaron y que entre 1973 y
1981 Vint Cerf remató con el diseño del modelo actual de
"internetworking".
Este informe nació en la RAND, un nuevo tipo de organización intimamente
relacionada con ARPA y con Internet. Su propio nombre RAND es el
acrónimo de Research and Development. Fue alli donde se acuño el nombre
del moderno sistema de R&D. La RAND fue un nuevo tipo de organización
creada por el Departamento de Defensa para agrupar a los científicos que
durante la II Guerra Mundial habian hecho de ingenieros, diseñando
artefactos y otros artilugios. Su novedad es que en lugar de organizar
científicos por disciplinas los organizaban por problemas a resolver,
juntando para ello expertos de varias disciplinas. "Problem solving"
llamaban a su trabajo. Asi nacieron los "scientists of artificial", o
científicos diseñadores. De alli nacio la idea inicial de Internet.
También el Logic Theorist, programa fundacional de la AI (Herb Simon
conoció allí a Allen Newell que trabajaba ya en estos temas).
Una digna sucesora de la RAND es la Corporation for National Research
Initiatives, <http://www.cnri.reston.va.us/>; think tank dirigido por Bob
Kahn, y sede del secretariado de la IETF. Este think tank años antes de
que Gore supiera de que se trataba la National Information
Infrastructure ya habia diseñado esta estrategia de convertir a Internet
en la espina dorsal de esta infraestructura (Kahn, 1988). El CNRI es una
institución estratégica clave para el futuro de Internet.

Como hemos dicho la característica de la RAND era lo que Allen Newell
denominó "putting it all together", una forma de trabajo basada en la
resolución de problemas uniendo varias técnicas y conocimientos.
Internet es un sistema construido por informáticos y por ingenieros de
telecomunicación, de la misma forma que el "computer science" es una
disciplina inicialmente formada por matemáticos (Turing, Von Neumann) y
ingenieros (Shanon), o la Inteligencia Artificial fue creada por un
sicólogo (H.Simon) y un matemático (Newell). Una característica de la
nueva cultura de diseño es que se basa en la síntesis, no el análisis,
como la ciencia tradicional.
Para la creación de sistemas artificiales complejos se han de unir
conocimientos y técnicas diversas en un melting pot de conocimientos,
del que salen nuevos y nuevas disciplinas.
En Carnegie Mellon sicólogos, linguistas, músicos, sociólogos, etc.
participan sistemáticamente en los proyectos de ARPA. A partir de estos
se crean nuevos conocimientos de diseño como el "computational
linguistics", el "machine learning", o el "computer supported
cooperative work".
En Europa, hasta hace poco los ingenieros estaban en sus Politécnicas y
los humanistas y científicos en las Universidades literarias.
La UPC debe ser la primera universidad de España, sino me equivoco, en
tener un antropologo en un equipo de informáticos. La razon es sencilla,
nuestro equipo se dedica a diseñar sistemas de trabajo cooperativo o
"computer supported cooperative work", y para ello va bien que alguien
haga el trabajo de campo. Ahora el panorama esta empezando a cambiar.
Una de las razones es la propia conciencia del atraso europeo en el
campo de las nuevas tecnologias, la otra es la propia construcción
europea. La Unión europea es un diseño abierto, como la propia Internet.
Y cabe pensar que la próxima revolución en Internet, la de los sistemas
cooperativos, similar a la producida por el WWW en los sistemas de
información, sea tambien en Europa que se esta diseñando a si misma.
Pero este es un tema para otro articulo.

4. Internet, un sistema de conocimiento en pañales.
La cultura de diseño que encarna Internet está aún en su infancia.
Lo que tenemos es unas herramientas básicas, unos protocolos de
transporte y de red comúnmente aceptados, otros que sirven para
compartir información distribuida en forma de telaraña global, unos
ingenieros voluntariosos y unos pocos millones de usuarios que saben
hacer funcionar el correo electrónico, en su major parte concentrados en
los USA y Europa Occidental.
La principal debilidad que amenaza el futuro de Internet a nuestro
entender es la falta de investigación. El nuevo modelo de conocimiento
que le ha dado origen está en pañales. Internet no es aún un campo de
investigación reconocido en la Academia. Es considerada un sistema, no
una disciplina. Es una aplicación de los "sistemas distribuidos". Los
informáticos lo ven como un campo de inferior categoria a la
"supercomputación" o la "informática teórica", más propio de ingenieros
de telecomunicación. Y estos lo ven por contra como un asunto de
informáticos, pues al fin y al cabo se basa en software, no en
procesamiento de señales.
Al final los portavoces de Internet son los meros gestores de las redes
IP, mas que los diseñadores de nuevas aplicaciones.
Donde más notable es la ausencia de investigación es en el campo de las
innovaciones sociales. Internet despierta un escaso interés entre
cientificos sociales y demas especialistas en estudiar la sociedad
contemporanea. A lo sumo, los más avanzados de estos trabajan bajo el
nuevo paradigma de la "la sociedad de la información", establecido por
Daniel Bell hace más de 20 años (1973).
Algunas decenas, a nivel internacional, estamos trabajando con los
informáticos en campos como el CSCW donde aportamos técnicas
etnográficas para analizar comunidades y extraer resultados que luego
daran a los informáticos que son los encargados de diseñar los sistemas.
Y algun que otro loco desvariamos con la posibilidad de crear nuevas
disciplinas con científicos sociales, informáticos y ingenieros, para
diseñar de forma participativa, nuevos modelos de socio-técnicos. Si
Turing creó la informática teórica diseñando un modelo de maquina
universal de computación, ¿por qué no diseñar modelos teóricos de
sistemas sociales y tecnològicos posibles gracias a Internet, y a partir
de ellos dar origen a nuevas disciplinas que los desarrollen?.

Por último en materia de educación sobre Internet el panorama
internacional es de una fragilidad similar a la de la situación de la
informática hace 20 años, cuando eran las academias privadas o las
empresas las encargadas de entrenar programadores. En este caso tambien
las universidades participan, pero despues de un repaso al estado del
arte, lo que hemos apreciado es en el mejor de los casos, un boom de
cursitos cuatrimestrales introductorios de Internet y eso en las mejores
universidades como el MIT, University of Pennsylvania,etc, cursos
totalmente marginales a los curriculums académicos. Por desgracia aún no
existen cursos serios sobre Internet y sus aplicaciones a nivel de
doctorado. En resumen, y por paradójico que parezca Internet no ha
entrado aún en la Academia, más que como instrumento no como campo de
investigación propio.
Una de las acciones que hemos realizado ha sido dar forma en la UPC al
grupo de investigación GAIA (Grupo de Aplicaciones de Internet
Avanzadas), como base para construir una red de grupos de investigación
internacional sobre Internet. El impacto que estos y otros esfuerzos
similares pueden tener en el futuro de la red estan todavia por ver.
Internet es una cultura de diseño cuyo futuro está todavia abierto.
Referencias.
Bell, Daniel, 1973 The Coming of Postindustrial Society. New York.
Basic Books.
Kahn,Robert.1988. "A National Network: Today's Reality, Tomorrow's
Vision, Part" EDUCOM Bulletin, Summer/Fall 1988:14-21
Simon, Herbert.1981. The Sciences of the Artificial. Cambridge.
MA.The MIT Press.
Tylor,E.B.1977 Cultura Primitiva.Madrid. Ed.Ayuso
[Paper presented at the session on "VIRTUAL COMMUNITIES", sponsored by
the Society for the Anthropology of Work and the Society of
Psychological Anthropology in the 91th American Anthropological
Association, Congress, hold in San Francisco, Dec.2-6, 1992. ]



_______________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.