Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 47 al 76 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
EED-lista_antigua
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 73     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: EL ESCÉPTICO DIGITAL - Edición 2000 - Número 68 - 13 de Noviembre de 2000
Fecha:Martes, 14 de Noviembre, 2000  00:45:42 (+0100)
Autor:Pedro Luis Gomez Barrondo <TXINBO @.....es>

=====================================================================

                           EL ESCÉPTICO DIGITAL

       Boletín electrónico de Ciencia, Crítica a la Pseudociencia y
Escepticismo
       © 2000 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

    Edición 2000 - Número 68 - 13 de Noviembre de 2000

Boletín de acceso gratuito a través de:
http://www.elistas.net/foro/el_esceptico/alta

=== SUMARIO =========================================================

  - Valencia estrena su nuevo y flamante Museo de la Ciencia.

  - El Pozo del Infierno.

  - 2ª Parte.- Ciencia, divulgación científica y ciencia ficción.

  - Los caminos del dolor.

  - Un sistema de alarma.

  - España acoge el último Congreso Planetario del milenio.

  - Mil científicos del IPCC alertan de que las temperaturas subirán el
doble de lo previsto

  - Estados Unidos: La FDA denuncia la promoción fraudulenta como
medicamento de la Plata Coloidal.

  - Medida de la pérdida de masa glaciar.

  - Birulés, suspenso en matemáticas. A la ministra de Ciencia no le
salen las cuentas.

  - Nuevo avance para la investigación en ingeniería genética de
tejidos.

  - El CSIC y la Endogamia.

=== NOTICIAS =========================================================

VALENCIA HA INAUGURADO HOY EL MUSEO DE LA CIENCIA MÁS GRANDE DEL MUNDO
Por: Luis Alfonso Gámez – Bilbao

«Es una catedral al progreso, a la fe en la Humanidad y en el futuro»,
afirma su director, Manuel Toharia.

Hacer equilibrios en bicicleta por un cable suspendido a siete metros de
altura, obtener una imagen de sí mismo en tres dimensiones, planear
virtualmente sobre la comunidad valenciana, recorrer una treintena de
exposiciones... Todo esto y mucho más podrán hacer desde hoy quienes
visiten el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, de Valencia, la mayor
apuesta por acercar la ciencia y la tecnología al gran público jamás
hecha en España.
«Ésta es una catedral al progreso, a la fe en la Humanidad y en el
futuro», afirma su director, Manuel Toharia. El espectacular edificio,
obra de Santiago Calatrava, «nos lleva al siglo XXI. Es un homenaje al
dominio de la técnica constructiva y al uso de las tecnologías más
recientes». Ubicado en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, un
complejo cultural llamado a convertirse en el símbolo de la Valencia del
próximo siglo, «se configura como una gran cubierta soportada por una
fachada vidriada y transparente al norte, y por una fachada sur opaca».
En su interior, 30.000 metros cuadrados dedicados a exposiciones y
atracciones. «La superficie expositiva supera la de todos los museos de
la ciencia españoles juntos», señala Toharia.

Aprender y jugar

El de Valencia es el centro de estas características más grande del
mundo. Desde enero, cuando tomó las riendas del proyecto, el periodista
científico ha vivido volcado en llenar de contenidos el inmenso
edificio, tarea en la que su mano derecha ha sido Ramón Núñez, director
de la Domus, el Aquarium Finisterrae y la Casa de las Ciencias de La
Coruña. Diez meses de intenso trabajo, siempre con una idea en la mente:
«Que la gente aprenda jugando. ¿Dónde está escrito que no se puede
aprender divirtiéndose?», pregunta Toharia. Él lo tiene muy claro: en
ninguna parte.

Interactivo y lúdico de principio a fin, «estamos ante el primer gran
museo de la ciencia del siglo XXI», asegura el divulgador. Todo está
concebido para azuzar la curiosidad. Quien, por ejemplo, no se haga a la
idea de cuál es la estructura del ADN, se encontrará en la Calle Mayor
una escultura de la molécula de dieciocho metros de altura y tres de
diámetro. Esa zona de libre acceso, en la que hay también un gran
péndulo de Foucault, será el escenario, los días festivos, de una feria
de la ciencia: concursos, diálogos entre actores que personificarán a
científicos famosos, juegos... Su hermana pequeña, la Calle Menor,
además de acoger la cafetería y las tiendas, ofrecerá al visitante la
posibilidad de ver vídeos científicos a la carta -«cada día hay un
estreno»- y leer revistas de divulgación.

Aún fuera del museo en un sentido estricto, la oferta incluye cuatro
aulas experimentales dedicadas a la didáctica de la ciencia y un
auditorio para 350 personas, que dispone de los últimos adelantos
tecnológicos. «Las butacas son móviles para facilitar el trabajo, y
todos los puestos tienen acceso a Internet, micrófono y altavoz», señala
Toharia. El auditorio acogerá congresos y conferencias de divulgación,
pero también podrá ser alquilado por empresas. Será, así, una vía más de
ingresos para un centro cuya financiación, al igual que la de toda la
Ciudad de las Artes y las Ciencias, corre a cargo de la Generalitat
Valenciana.

120 horas de visita

Una vez dentro del edificio, ¿cuánto tiempo se necesita para verlo todo
con tranquilidad? Su director presume que unas 120 horas. Y es que a las
numerosas atracciones hay que sumar una treintena de exposiciones. Como
guía de una ficticia visita de tres horas de duración, Toharia cree que
hay cosas que nadie debería perderse.

Lo primero, si uno va con niños de 3 a 6 años, es dejarles en L’Espai
del xiquets, un área de 1.500 metros cuadrados donde, ayudados por
monitores, los pequeños aprenden a construir una casa trabajando en
equipo o exploran el propio organismo. Un atractivo para los adultos es
que lo que hacen los niños puede verse desde el exterior.

Además de recorrer la Calle Mayor, «todo visitante tendría que darse una
vuelta rápida por Tecnópolis y jugar a algo». El divulgador recomienda,
por ejemplo, hacerse «una foto en 3D». Se salta sobre una cama elástica
y, una vez en el aire, 36 cámaras digitales le fotografían a uno desde
otros tantos puntos de vista. A partir de ellas, un ordenador genera una
imagen del retratado en tres dimensiones. «Te puedes ver por todas
partes usando el ratón del ordenador y grabar el archivo para llevártelo
a casa».

Vuelos virtuales y reales

También al alcance de cualquiera está volar virtualmente -«a diferentes
velocidades, alturas y rumbos»- por la Comunidad Valenciana, gracias a
un programa informático, desarrollado ex profeso, que utiliza imágenes
captadas por satélites. Hablando de vuelos, las dimensiones del edificio
permiten «dar un paseito en globo aerostático» por su interior. Y los
más aventureros podrán ejercer de equilibristas circenses y andar en
bicicleta por un cable suspendido a siete metros de altura. El sistema
de contrapesos hace del "biciquilibrismo" algo seguro, pero tampoco hay
que restarle emoción. «Hemos puesto una red abajo para darle
dramatismo», ironiza Toharia.

Las muestras -hay para todos los gustos- son temporales, aunque su ritmo
de renovación variará entre los seis meses y los cinco años. Hay tres
legados, no obstante, propiedad del museo -los de Jean Dausset, Severo
Ochoa y Santiago Ramón y Cajal- que, cuando dejen de exponerse al
público, «estarán a disposición de los investigadores». Pero no ocurrirá
lo mismo con las muestras sobre los cetáceos, las gemas o las espirales
de la vida, cuyos espacios ocuparán en el futuro otras dedicadas a
diversos temas.

La entrada cuesta como máximo mil pesetas, aunque hay descuentos por
edades, por grupos o si se saca conjuntamente con un pase a L’
Hemisfèric, inaugurado en 1998 y que hace las veces de planetario, cine
Imax y Láser Omniscan. Sin embargo, hoy será gratis y esta noche
Valencia arderá como en fallas, con un espectáculo de luz y sonido para
celebrar la apertura de un nuevo parque de atracciones que nace con el
objetivo de demostrar que la ciencia «no sólo es apasionante, sino
también divertida».

[Nota] * Desde la redacción de El Escéptico Digital, queremos hacer
llegar nuestra más efusiva felicitación al Director del nuevo Museo de
la Ciencia de Valencia Don. Manuel Toharia y a todos cuantos, de una u
otra forma, han venido luchando por conseguir que culminase con éxito
tan importante proyecto.

                           ------------------

EL POZO DEL INFIERNO
Por: C. Mario del Río

En el mundo paranormal uno nunca deja de llevarse sorpresas.
Recientemente, hojeando la página akásico.com -autodenominada web
oficial de las revistas esotéricas Año Cero y Enigmas-, pude encontrar
un artículo, titulado "Los sonidos del Infierno", que era un “Compendio
del Despropósito”, digno de páginas de humor como la de Valientes
Platillos.

Para resumirles, les contaré que nos relata la  historia de una
perforación en las llanuras de Siberia durante la cual, a 14.4
kilómetros de profundidad, se encontró una caverna en la cual las
temperaturas, medidas por los aparatos científicos, llegaban a 1100º C.
Pero lo más aterrador fue que, tras instalar varios micrófonos a lo
largo de la galería, éstos registraron lo que parecían ser gritos
humanos. El suceso, que había sucedido en los ochenta, tenía visos de
fraude, pero la reproducción de las grabaciones en una importante
emisora estadounidense había reabierto el debate.

A cualquiera puede parecerle surrealista la historia, pero
posteriormente pude comprobar de primera mano que hay gente que no duda
de la veracidad de tal relato. La defensa no era que se había encontrado
efectivamente el Infierno judeocristiano -no creo que nadie con un
mínimo de sentido lo crea-, sino que era posible que los micrófonos
hubiesen grabado lo que eran movimientos del interior terrestre. Pero es
que nada del relato tiene sentido, como veremos a continuación:

1) Para empezar, el pozo más profundo que se ha logrado perforar es el
sondeo de la península de Kola, en la antigua Unión Soviética (pero no
en Siberia, sino mucho más al oeste, en la frontera con Finlandia), que
alcanzó algo más de 12 km.

2) Una temperatura de 1100º C es a todas luces desmesurada. La
temperatura en el interior de la Tierra aumenta según un gradiente
geotérmico que es como media de 30º C por cada kilómetro, aunque este
gradiente es variable según las zonas de la Tierra, ya que se ve
afectado por ejemplo por la presencia de magmatismo en la zona. Dado que
la "perforación" se estaba realizando en Siberia, una de las zonas más
antiguas, estables y frías de la Tierra, la temperatura a 14 km debería
ser aproximadamente de unos 400º C. De hecho, el límite de temperatura
para la operatividad de las herramientas de perforación es más o menos
de 330º C, y para las herramientas de registros eléctricos es de unos
260º C.

3) Para sondeos profundos (y dudo que incluso para someros) no existe
nada similar a micrófonos de alta sensibilidad, por la sencilla razón de
que no tienen ninguna utilidad. De hecho, en el sondeo de Kola se
corrieron los registros habituales de la época: potencial espontáneo
(SP) , gamma ray (GR), resistividad de la formación, densidad... y
Velocity Seismic Profile (VSP), que es el único registro "sonoro", por
así decirlo; en realidad se pone un cañón de aire comprimido en una
"piscina" a una cierta distancia del pozo, se baja un geófono, y cada
cierta profundidad se dispara el cañón, las ondas transmitidas llegan al
geófono (¡ojo, que no "graba" nada como si fuera una grabadora de sonido
sino que registra ondas sísmicas!), y ésta información se utiliza para
"calibrar" el levantamiento sísmico que se ha hecho con anterioridad a
la perforación del pozo.

4) Y para terminar, no podemos olvidar el párrafo en que la sarta de
perforación penetra en una caverna: a esas profundidades, con 14 km de
roca encima de densidad media 2.6 gr/cm3, es muy dudoso que existan
cavernas.

Obviamente el objetivo del presente artículo no era demostrar que no se
llegó al Infierno en una perforación en Siberia, sino mostrar uno de los
verdaderos problemas con las pseudociencias, y en especial con las
revistas del género: para una persona que no conozca a fondo los temas
sobre los que divagan artículos de este tipo -lo que tienen una pátina
de ciencia- le puede parecer que el relato es simplemente un suceso real
al que se le ha dado una mala interpretación, y no una colección de
disparates. A los fabricantes de lo paranormal siempre les ha resultado
muy efectivo mezclar unas cuantas palabras técnicas para dar aires de
respetabilidad a lo que es un sin sentido, y así crear confusión y duda
sobre relatos que, vistos en detalle, no son sino una sucesión de
absurdos.

Para más información:
Crítica a las Pseudociencias geológicas en Planeta ESCÉPTICA
http://www.geocities.com/planetaesceptica
Conoce la verdad y disfruta con Valientes Platillos:
http://www.geocities.com/Area51/Comet/6574/

                           ------------------

Revista Quark http://www.imim.es/quark/

CIENCIA, DIVULGACIÓN CIENTÍFICA Y CIENCIA FICCIÓN [IIª Parte]
Por: Miquel Barceló

Ciencia y divulgación

Afortunadamente, nadie se atrevería hoy a negar la responsabilidad
social de los creadores de la tecnociencia en el mundo moderno. No
existe la ciencia o la tecnología absolutamente neutra. Es del todo
imprescindible ayudar a extender la comprensión en torno al alcance de
la tecnociencia hasta el gran público formado por no especialistas.

Desgraciadamente, esa es una tarea que no todos los científicos desean
ni pueden abordar. A muchos les parece que dejar por un momento el rigor
del método científico y, en algunos casos, el lenguaje matemático les
dejaría en cierta forma como huérfanos. Y seguramente es cierto.
Pero hay otros científicos que saben de la importancia de transmitir su
saber en forma que sea accesible a los no especialistas. Y ya es hora de
reivindicar el hecho incontrovertible de que la tarea de divulgar la
ciencia y la tecnología necesita de mentes potentes y capacitadas. Es
necesario, por una parte, entender los conceptos y las formulaciones
matemáticas con las que se construye la ciencia y la tecnología; pero,
al mismo tiempo, hay que saber sintetizar y transmitir (posiblemente con
el uso de la analogía) todo aquello que, en cualquier conocimiento
tecnocientífico, resulta ser lo más importante y decisivo. Sólo así se
logrará transmitir real y eficazmente ese conocimiento a las personas
que no disponen del aparato matemático y conceptual que hace posible a
los especialistas comprenderse entre sí.

Si un personaje como Albert Einstein es admirable, tal vez no lo sea
menos alguien como Arthur Eddington capaz de expresar de forma intuitiva
una idea de gran complejidad matemática en su formulación científica: la
materia deforma la estructura intrínseca del espacio. Einstein lo
descubrió, pero Eddington lo hizo asequible a todos con la brillante
analogía de la hoja elástica tensa y deformada localmente por la
presencia en ella de bolas de metal. Una analogía eficaz y nada banal.
Incluso me atrevería a decir que, en un mundo tan dominado por los
efectos de la tecnociencia, la tarea de divulgarla adecuadamente resulte
a veces tan o más difícil y, también, de tanto mérito e importancia,
como la de construirla. Personajes como Arthur Eddington o George Gamov
son del todo imprescindibles.

Por desgracia muchos científicos e investigadores de la tecnología,
cerrados a su completa satisfacción en la torre de marfil de su reducido
mundillo de especialistas, deseen mantenerse voluntariamente al margen
del contacto con el mundo. No se atreven a «rebajar los contenidos» y
abandonan la lucha por transmitir sus ideas a un público más amplio.
Desgraciadamente pocos optan por avanzar de forma creativa por el camino
que personas inteligentes como Eddington, Gamov, Sagan, Asimov y otros
han cubierto con gran eficacia.

Es curioso constatar cómo un erróneo sentido del prestigio de la ciencia
idealizada hace que personas tan brillantes en las difíciles tareas de
la divulgación científica como, por ejemplo, Isaac Asimov o Carl Sagan,
puedan haber sido injustamente infravaloradas por el establishment
científico. No se les perdona que hayan abandonado los caminos de la
ciencia por la deformación que, a ojos de algunos intransigentes
fundamentalistas, pueda representar la divulgación científica.
Asimov, por ejemplo, tuvo que abandonar la actividad universitaria
incluso a pesar de su reconocida excelencia como profesor,
conferenciante y divulgador. Le expulsaron otros compañeros más
interesados en la investigación que, un tanto paradójicamente, se
reconoce muy adecuadamente en la etiqueta de «publicar o perecer» (lo
que viene a significar la confianza ciega en la cantidad como crisol
donde hacer nacer la calidad). Afortunadamente, la historia tiene,
aunque sólo a veces, un curioso sentido de la justicia: ¿algún lector
recuerda quien fue Chester Keefer? Lo más probable es que no. Y eso que
era el director del departamento y responsable de investigación que echó
a Isaac Asimov de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston en
1957. Es ocioso preguntar si alguien recuerda a Asimov, conocido y
respetado en muchos ámbitos como «el buen doctor». Como decía, la
historia, a veces (sólo algunas veces) resulta ser justa.

Pese a todo, el poder del establishment científico es mucho. Y el
estigma de «no servir para la ciencia y sólo para la divulgación» parece
indeleble y preocupante. Formado como científico, Asimov abandonó a los
28 años la investigación para dedicarse a la divulgación de la ciencia.
Pero algún especial gusanillo debió seguir vivo en él y, al cabo de los
años, solía recordar que, precisamente, el invento del término y la
popularización de la «robótica» eran su particular y peculiar aportación
a la ciencia. En este mismo sentido, en una de sus últimas novelas de
ciencia ficción, Némesis (1989), Asimov hace que uno de sus personajes
secundarios, Merry, reivindique su presencia en la historia de la
ciencia (aun reconociendo que sería sólo en una nota a pie de página),
por haber inventado el nombre de una nueva rama científica, la
plexoneurónica. Justo lo que Asimov parece reivindicar para sí mismo.

Divulgación científica y ciencia ficción

Bien, si la divulgación científica tiene mala prensa entre los
científicos, puede parecer una herejía incluso mayor reivindicar como
destacable el importante papel de un nivel incluso más «degradado» en el
difícil y necesario empeño de llevar la tecnociencia al gran público.
Ese nivel, el tercero y último en nivel de contenidos, aunque el primero
en capacidad de ser comprendido, es la ciencia ficción. Una actividad en
la que personas como Isaac Asimov (1920-1992), Carl Sagan (1934-1996),
Arthur C. Clarke (1917-) o Gregory Benford (1941-), formados todos ellos
como científicos, han sido también destacados autores.

En la clásica formulación de Isaac Asimov, «la ciencia ficción es la
rama de la literatura que trata de la respuesta humana a los cambios en
el nivel de la ciencia y la tecnología». En consecuencia, lo que ha de
resultar particularmente interesante en la ciencia ficción no es tanto
la predicción de un artefacto tecnológico en concreto, sino, y eso es lo
que realmente importa, esa «respuesta humana» a los cambios que en
nuestras vidas produce la tecnociencia.

Es evidente que la especulación de la ciencia ficción se realiza con una
voluntad básicamente artística y en absoluto científica. Si la
prospectiva utiliza modelos racionales para intentar imaginar el futuro
que nos aguarda, la buena ciencia ficción se centra en la utilización de
modelos dramáticos para imaginar la experiencia de cómo será vivir en
ese futuro. Y ello sin olvidar la posibilidad de intentar imaginar otras
alternativas o, ¿por qué no?, denunciar algunos de sus peligros
potenciales.
La ciencia ficción es una narrativa que nos presenta especulaciones
arriesgadas y, muy a menudo, francamente intencionadas que nos hacen
meditar sobre nuestro mundo y nuestra organización social, o sobre los
efectos y las consecuencias de la ciencia y la tecnología en las
sociedades que las utilizan. Se trata aquí de una vertiente reflexiva de
la ciencia ficción, la que a menudo ha servido para caracterizar a la
ciencia ficción escrita como una verdadera «literatura de ideas». Una
literatura que ha utilizado especulaciones inteligentes surgidas en
todos los ámbitos y, muy en particular, el de la ciencia y la tecnología
o su impacto en la sociedad.

Una primera opción a considerar es la de esos libros que reúnen
artículos científicos junto a especulaciones de ciencia ficción con
relatos construidos precisamente en torno a las consecuencias
previsibles de los hechos tecnocientíficos comentados en esos artículos.
Ejemplos recientes lo son Creations (1983), The Universe (1987) o Future
Quartet (1994) una aportación evidente para superar, a diversos niveles,
las dificultades de la comunicación científica hacia el gran público.
Pero también cabe el uso de la ciencia ficción para cometidos
explícitamente docentes como muestra la simple enumeración de algunos
cursos y publicaciones recientes: Ciencia ficción y la enseñanza de las
ciencias, Ciencia ficción en un curso sobre «Informática y sociedad»,
Ciencia ficción social, La enseñanza de ciencia ficción con contenido
político, etc. como se recoge en el libro Teaching science fiction:
education for tomorrow (1980) editado por Jack Williamson, veterano
autor de ciencia ficción. Hay también ejemplos locales, como el exitoso
curso sobre «Física y ciencia ficción» de los profesores Jordi José y
Manel Moreno, del Departamento de Física e Ingeniería Nuclear de la
Universidad Politécnica de Cataluña. Un curso al que volveremos
enseguida.
Conviene advertir que no es necesario que la ciencia ficción, arte y
narrativa en definitiva, sea exacta y correcta en su uso de la
tecnociencia. A veces basta utilizar el evidente atractivo que los
jóvenes sienten por la temática de la ciencia ficción para poder
estimular una nueva reflexión sobre hechos científicos, y sacar
enseñanzas de los mismos.

En el curso «Física y ciencia ficción» de los profesores José y Moreno,
resulta francamente educativo estudiar, por ejemplo, si puede lograrse
realmente la invisibilidad del personaje de la novela El hombre
invisible (1897) de H.G. Wells. Tras visionar una secuencia de la
película que dirigiera James Whale en 1933, resulta divertido razonar
que, si ha de ser del todo invisible, el personaje de Wells resulta
inevitablemente ciego...

O también, tras ver la famosa secuencia de King Kong subiendo al Empire
State Building, se descubre (gracias a la ley cuadrado-cúbica que ya
conocía Galileo) que el bueno de King Kong con sus pregonados 15 metros
de altura debía pesar unas 120 toneladas (casi 20 veces más que el
Tiranosauro Rex, el animal más pesado que ha andado por la superficie
del planeta). Seguro que King Kong tendría serios problemas para,
simplemente, levantar la pata y andar...
Los estudiantes no olvidan nunca esos ejemplos ni, y eso es lo
importante, ciertas características de la luz y su detección o el efecto
de las leyes de escala o el análisis dimensional. La versión dramatizada
de las consecuencias de la ciencia, incluso de la «ciencia imposible» de
alguna ciencia ficción, puede servir para transmitir ideas científicas.
Quot erat demostrandum…

A modo de conclusión

En cierta forma, la creación tecnocientífica, la divulgación o
popularización de la ciencia y la buena ciencia ficción se presentan,
pues, como tres niveles de la necesaria comunicación de las ideas
científicas entre los seres humanos de una sociedad como la actual que
vive directamente las consecuencias de las realidades tecnocientíficas.

En esa escala de tres niveles, en el camino de la ciencia a la ciencia
ficción pasando por la divulgación científica, la respetabilidad social
y la verosimilitud temática descienden, mientras que, por el contrario,
suben la facilidad de comprensión y el alcance de su difusión. Son,
pues, tres aspectos tal vez complementarios de la difusión social de la
tecnociencia.

Algunos científicos han sabido desempeñar con dignidad los tres niveles
existentes de la comunicación científica como, por citar sólo algunos
ejemplos, han hecho astrónomos y cosmólogos como Carl Sagan y Fred
Hoyle, uno de los «padres» de la inteligencia artificial como Marvin
Minsky, o especialistas en física de altas energías como Gregory Benford
o John Cramer.
El camino es posible. Lo sabemos. Sólo hace falta hacerlo más concurrido
y, como nos recuerda el poeta, «hacer camino al andar».

Bibliografía
Asimov I.: Memorias, Barcelona, Ediciones B, 1994.
Asimov I., G. Zebrowski y M.H. Greenberg: Creations, Londres, Crown
Publishers Inc., 1983.
Barceló M.: Ciencia ficción: Guía de lectura, Barcelona, Ediciones B,
1990.
Clarke A.C.: Astounding days: the science fictional autobiography,
Londres, Victor Gollanz Ltd, 1989.
Dubeck L.W., S.E. Moshier y J.E. Boss: Science in cinema: teaching fact
through science fiction films, Nueva York, Teachers College Press, 1988.
Eddington A.: Space, time and gravitation, Cambridge, Cambridge
University Press, 1920.
Gamov G.: Mr. Tompkins in paperback (1939-1967), Cambridge, Cambridge
University Press, 1993.
José J. y M. Moreno: Física i ciència-ficció, Barcelona, Ediciones UPC,
1994.
Nicholls P.: The science in science fiction, Nueva York, Alfred A.
Knopf, 1983.
Nisbert R.: Historia de la idea de progreso, Barcelona, Gedisa, 1981.
Preiss B. (ed.): The Universe, Nueva York, Spectra Bantam Books, 1987.
Schmidt S.: «Magic», Analog: Science Fiction and Fact 1993 (sept.); vol.
CXIII, n. 11: 4-12.
Sheffield C. (ed.): Future quartet, Nueva York, Avon Books, 1994.
Toffler A.: El shock del futuro, Barcelona, Plaza y Janés, 1971.
Williamson W. (ed.): Teaching science fiction: education for tomorrow,
Filadelfia, Owlswick Press, 1980.

[Nota] * Miquel Barceló es doctor en informática, ingeniero aeronáutico
y diplomado en ingeniería nuclear. Imparte clases en la Universidad
Politécnica de Cataluña (UPC) sobre «Ciencia, tecnología y sociedad»,
entre otras materias. Colabora directamente con la Cátedra UNESCO de
esta misma universidad sobre «Tecnología, desarrollo sostenible,
desequilibrios y cambio global». También es editor de ciencia ficción
para Ediciones B y escribe de forma periódica en diversos medios de
comunicación (Byte, Universo, Ciberpaís, BEM, etc.).
blo@...

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

LOS CAMINOS DEL DOLOR
Por: David Adam

Ensayos en animales demuestran que el analgésico universal es todavía un
sueño

Los griegos de la antigüedad creían que el dolor era una emoción, no una
verdadera sensación física. Ahora los científicos saben que el dolor
comienza como respuesta bioquímica a una lesión, calor extremo o algún
otro trauma. En los últimos años los investigadores han identificado
diversas moléculas de señalización química que parecen activar los
nervios sensores del dolor. Otros han identificado incluso los
receptores que detectan estas señales químicas y desencadenan el mensaje
de dolor. Hasta ahora, la mayor parte de la investigación se ha llevado
a cabo en tubos de ensayo. Pero la ingeniería genética permite ya
trabajar con animales, y los investigadores están más cerca de entender
la forma en que sentimos el dolor, y quizá de detenerlo.

La capsaicina es la molécula desencadenante del dolor más famosa que se
haya identificado hasta la fecha, ya que es el componente del chile que
le hace picante. Hace tres años, un equipo de farmacólogos de la
Universidad de California en San Francisco, dirigido por David Julius,
descubrió la proteína receptora que se une a la capsaicina y provoca esa
sensación de quemazón tan familiar. Al usar células nerviosas y
extractos de chile en el laboratorio pudieron observar que el receptor
efectivamente abría una puerta para dejar pasar el dolor.

La capsaicina desencadena el dolor exactamente de la misma forma que la
temperatura elevada; por eso, aún estando templada, la comida picante
puede dar la sensación de estar ardiendo. Curiosamente, este estudio
coincidió con lo que muchos cocineros mexicanos llevan diciendo hace
tiempo: que la diferencia del picante de los chiles se puede medir en
las denominadas "unidades Scoville". Los pimientos más picantes activan
los receptores igual que la capsaicina pura, mientras que los extractos
con menos puntos en la escala Scoville tienen un efecto sensiblemente
inferior.
En aquel momento se sugirió que se podrían diseñar nuevos analgésicos
para evitar que la capsaicina y su receptor proteico, denominado VR1, se
unieran y produjeran una sensación abrasadora. Pero las células en
cultivo no sienten ni reaccionan ante el dolor, por lo que los efectos
generales que dichos fármacos podrían tener son inciertos.

A principios de este año, la ingeniería genética hizo posible que Julius
y su equipo investigaran más detenidamente lo que ocurre en animales
sanos cuando el VR1 no puede funcionar: construyeron un ratón que carece
por completo de los receptores.

Este tipo de ratones con genes desactivados se han utilizado
extensamente para estudiar todo tipo de cosas, desde el desarrollo del
oído humano hasta la conducta agresiva. Falta el gen que se desea
desactivar, así como su producto proteico, pero lo demás permanece
intacto.
Lo más alentador fue que los ratones mutados bebían tranquilamente agua
rociada con capsaicina (que se utiliza en los pulverizadores irritantes
de la policía e incluso como disuasivo contra los osos pardos), mientras
que los ratones normales arrugaban el hocico ante ella. Los ratones que
carecían de VR1 también podían tolerar mejor el calor doloroso. Pero el
dolor no se atajó por completo. El calor que se les aplicó en la cola y
en las patas acabó siendo demasiado fuerte.

Éste es un punto crucial, según el investigador John Wood del University
College London, Reino Unido, porque demuestra que el dolor implica más
de un proceso químico. "La idea de que sólo un canal o receptor del
dolor puede ser el objetivo de un medicamento es un tanto ingenua",
comenta Wood. "La situación es mucho más complicada". El científico
añade que las empresas farmacéuticas llevan más de una década buscando
calmantes basados en la ruta de la capsaicina y no parecen haber tenido
mucho éxito.

Pero, según Wood, combatir a los receptores de la capsaicina arroja
alguna esperanza para el tratamiento del dolor inflamatorio como en el
caso de las quemaduras. La piel quemada por el sol se muestra
hipersensibilizada incluso ante un incremento suave de la temperatura,
porque las neuronas del dolor reaccionan en exceso. La capsaicina puede
reducir esta sensibilidad, elevando el umbral de temperatura que debe
alcanzar la piel quemada antes de sentir dolor.

El equipo de Wood ha estado estudiando otra molécula clave en la ruta
del dolor: el ATP (trifosfato de adenosina), más comúnmente conocido
como los paquetes de energía que el cuerpo produce para generar calor,
flexionar los músculos y hacer prácticamente todo lo que requiere
fuerza. Wood y otros investigadores de la empresa Roche Bioscience en
Estados Unidos han investigado hasta qué punto afecta el ATP a la
señalización del dolor utilizando más ratones desactivados
genéticamente. Ambos grupos hacen públicos sus descubrimientos en la
revista Nature (26 de octubre).

Este receptor se denomina P2X3, y los resultados parecen ser bastante
concluyentes. Los ratones a los que les duelen las patas normalmente se
las lamen. Pero los ratones que carecían de P2X3 se lamían las patas
doloridas con menos frecuencia que aquellos que gozaban de un genoma
intacto. Esto indica que el mensaje de dolor no se transmite con tanto
éxito.

Al igual que el VR1, el receptor P2X3 es un canal iónico: abarca las
membranas celulares y sólo permite pasar a determinados tipos de iones.
El receptor P2X3 abre sus puertas cuando se encuentra con el ATP y hace
que se dispare la célula nerviosa y que los ratones sientan dolor. Si se
eliminan las puertas de acceso del P2X3 el ATP queda flotando alrededor
en el exterior y no tiene forma de desencadenar el dolor.

De nuevo, algunos investigadores han apuntado que los medicamentos que
se centran en el P2X3 podrían mitigar el dolor. Pero los nuevos
resultados advierten de que la situación no es tan simple, debido a los
posibles efectos secundarios: los ratones que carecen de P2X3 también
orinan con menor frecuencia, probablemente porque cuando la vejiga está
llena se libera ATP como señal de que debe vaciarse. Y tampoco pueden
detectar un leve calentamiento de la piel. Pero lo más curioso y más
serio es que al bloquear las señales del ATP parece agravarse el dolor
causado por la inflamación de la piel.

"Estos resultados demuestran claramente la importancia del ATP y los
receptores P2X3 a la hora de sentir determinados tipos de dolor",
comenta el investigador especializado en dolor Sean Cook (Portland, EE
UU). "Pero aún faltan muchas piezas del rompecabezas". "Es un poco
decepcionante en cierto sentido, porque todos esperábamos algún tipo de
avance radical", reconoce Wood, para quien las complicadas relaciones
entre las distintas rutas del dolor dificultan los intentos de
bloquearlo completamente.

                           ------------------

UN SISTEMA DE ALARMA
Por: Elisabeth Bursaux

¿Por qué el dolor? "Necesitamos un sistema de alarma", recuerda Pierre
Césaro, profesor de neurología del hospital Henri-Mondor, en Créteil
(París). "Este sistema se llama la nocicepción, es decir, el conjunto de
funciones del organismo que permiten detectar, percibir y reaccionar a
estímulos potencialmente nocivos. El dolor forma parte de estas
funciones", añade Césaro, pero no sólo tiene su origen en los tejidos
periféricos, puede ser también de tipo nervioso o psíquico. Entre los
mecanismos generadores del dolor se pueden distinguir tres grandes
categorías:

• Por exceso de nocicepción: Son los más frecuentes (80%). Se explican
por un proceso patológico activo en el nivel periférico del sistema
transmisor de mensajes nociceptivos. Las vías de estos dolores nacen en
la piel, las articulaciones, el conjunto de las paredes de los órganos o
en los receptores y las fibras nerviosas que viajan por los nervios
hasta la médula. Estas fibras o nociceptores se activan por una miríada
de moléculas, la sopa inflamatoria , liberadas por las células
lesionadas y por las células de la defensa inmunitaria que acuden al
auxilio. Las fibras se excitan en grupo, y la médula, en cuyo nivel las
células forman una unión, recibe un mensaje configurado ya: están
codificadas la localización del estímulo, su intensidad y su duración.
Después, el mensaje es conducido hasta las estructuras del cerebro.

¿Cómo aliviar este tipo de dolores? Tratando la causa de su génesis o
intentando limitar los efectos utilizando antálgicos periféricos. Los
más habituales son los antiinflamatorios no esteroideos, como la
aspirina o el paracetamol. Su acción consiste en impedir la formación,
por parte del tejido lesionado, de mediadores de la activación
nociceptiva. La morfina y sus derivados, los antálgicos más potentes de
los existentes, actúan esencialmente en el tronco cerebral: al fijarse
sobre las membranas de las neuronas, tienen la propiedad de impedir la
transmisión de las señales nociceptivas.:

• De origen neurológico. Son el resultado de una lesión, bien de los
nervios periféricos (zona, sección de los nervios), bien del sistema
nervioso central (después de una falta de riego de zonas muy específicas
del cerebro). Su mecanismo no atañe a las moléculas de la defensa
inflamatoria. La lesión de un nervio conduce a unas descargas
espontáneas de los axones, y perturba los sistemas del control central
de los mensajes nociceptivos. Se está mucho menos armado para luchar
contra estos dolores, que obedecen mal a los antálgicos habituales.
Estos dolores se tratan con medicamentos de acción central, los
antiepilépticos y los antidepresivos, sin que se conozca con precisión
su tipo de acción.

• De origen psicológico. Se manifiestan como dolores periféricos, pero
no proceden de ninguna lesión localizable. Se traducen en una disfunción
psíquica, como la ansiedad o la depresión. Sólo un tratamiento
psiquiátrico o psicológico puede ayudar.
En la práctica, coexisten muy a menudo los tres. Por ejemplo, los
dolores producidos por un cáncer suelen ser mixtos, ligados a una
inflamación local responsable de la nocicepción y a unas compresiones
nerviosas, produciendo dolores neurológicos. La repercusión psicológica
puede ampliar la sensación de dolor.

Para más información:
Revista Nature http://www.nature.com/nature/

                           ------------------

El Mundo http://www.elmundo.es/

ESPAÑA ACOGE EL ÚLTIMO CONGRESO PLANETARIO DEL MILENIO
Por: Marta Arroyo – Madrid

El futuro espacial, a debate

El futuro de la Estación Espacial Internacional, la llegada a Marte o la
vetusta estación Mir están, nunca mejor dicho, en el aire.
Para debatir los pasos dados hasta ahora en la carrera espacial y cuales
serán los siguientes, medio centenar de astronautas de todo el mundo han
aterrizado en España.

Tras el éxito del vuelo de Pedro Duque y el reconocimiento otorgado a
varios cosmonautas con el premio Príncipe de Asturias, nuestro país se
ha ganado el honor de ser la sede de la reunión anual de la Asociación
de Exploradores del Espacio (ASE).

Desde hoy y hasta el próximo viernes, Madrid y Barcelona se alternarán
en el papel de anfitriones del último Congreso Planetario del milenio.
Esta rimbombante definición hace referencia al 16º encuentro de los
miembros de la ASE, una entidad a la que pertenecen 270 astronautas, de
28 países, aunque la mayoría son rusos o de Estados Unidos.
Todos ellos cumplen el requisito imprescindible para entrar en este
selecto club: haber dado, al menos, una vuelta alrededor de la órbita
terrestre.
Su misión en la tierra es promover el desarrollo científico, alentar la
cooperación internacional y estimular la investigación espacial, en
beneficio de todas las naciones.

Los miembros de la ASE están convencidos de que «si todo el mundo tiene
la oportunidad de conocer en profundidad la tecnología y entender los
problemas ecológicos que presenta, será posible encontrar caminos para
defender el medio ambiente y desarrollar la exploración en el espacio».
Por este motivo, el objetivo de estos congresos es comunicar a la
sociedad su experiencia en vuelos espaciales, desde su perspectiva única
del planeta.
Pese a que muchos conservacionistas consideran que estas misiones
alteran el equilibrio atmosférico, los astronautas apelan al sentido de
la responsabilidad de los hombres para evitar la destrucción de los
recursos naturales de la Tierra.

Además de las ponencias que se presentarán durante estos días, los
asistentes a esta reunión participarán en diversos actos públicos.
Entre este grupo de personajes de altos vuelos figuran Pedro Duque y
Michael López Alegría, junto a veteranos cosmonautas que viajaron el
Apolo IX o que llegaron a permancer 237 días en el espacio.

Para conocer todos los detalles de este congreso, los internautas pueden
acceder a la página oficial del evento , patrocinado por la empresa de
telecomunicaciones por fibra óptica ONO.
En esta web encontrarán información sobre la ASE y los asistentes y una
agenda con los distintas actividades que tendrán lugar a lo largo de la
semana, tanto en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, de Valencia,
como en el Recinto Ferial Juan Carlos I de Madrid.

Pedro Duque, miembro de la Agencia Espacial Europea, afirma que «este
congreso será especial porque será el último de un milenio y dará paso a
otro en el que prevemos que la humanidad será capaz de llegar a otros
planetas, pero también de impedir la destrucción del nuestro».

Para más información:
Asociación de Exploradores del Espacio (ASE)
http://www.space-explorer.org/
Agencia Espacial Europea http://sci.esa.int/
Página XVI Congreso Planetario
http://www.ono.es/congresoplanetario/home4.htm

                           ------------------

El Mundo http://www.elmundo.es/

MIL CIENTÍFICOS DEL IPCC ALERTAN DE QUE LAS TEMPERATURAS SUBIRAN EL
DOBLE DE LO PREVISTO
Por: Carlos Elías – Madrid

El Apocalipsis del «efecto invernadero»

No son las profecías de Nostradamus sobre el fin de los tiempos. Son las
conclusiones del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), un
informe elaborado por más de un millar de científicos de todo el mundo y
que deberá aprobarse en mayo del 2000.

Coincidiendo con la Cumbre de la Haya algunos científicos han filtrado
en el último número de la revista New Scientist algunas de sus
conclusiones. El panorama que nos espera en el siglo XXI es,
francamente, desolador. La primera conclusión: las temperaturas medias
no sólo aumentarán un máximo de 3,5 grados como se pronosticaba en 1995.
Este dato se elaboró en función de los cálculos de unos ya viejos
programas informáticos.
Con los nuevos modelos se obtiene que se incrementará en seis grados, es
decir, casi el doble de lo previsto.

Las modelizaciones introducen una pregunta: ¿Qué pasará si la cantidad
de gases con efecto invernadero duplica la existente en la Tierra antes
de la Revolución Industrial, algo que de no tomarse medidas drásticas
ocurrirá en el 2080? El programa comienza a correr y los resultados son
escalofriantes.

Las temperaturas aumentarán entre 0,1 y 0,4 grados centígrados cada
década. Los hielos polares se fundirán y subirá el nivel de los mares
entre 14 y 80 centímetros. Se modificarán las corrientes de agua y la
dinámica atmosférica global.
En el sur de Europa los veranos extremadamente tórridos serán cinco
veces más frecuentes y su duración se prolongará. En España, por
ejemplo, se prevé que dentro de 20 años, los inviernos fríos se
reducirán a la mitad y en el 2080 prácticamente desaparecerán. Tendremos
eterno verano y eso supondrá, según el informe, escasez de agua, más
incendios forestales y desertificación.
Se prevén «intensísimas olas de calor» lo que según el informe,
desanimará a los turistas a visitar los países del sur de Europa.
En el norte tampoco se escaparán de la nueva versión del Apocalipsis:
allí aumentarán las lluvias torrenciales y las inundaciones. «Los
impactos negativos del cambio climático se dejarán sentir de forma más
aguda en las áreas rurales de Europa meridional y oriental que sufrirán
un calentamiento el doble de veloz que en el norte», se precisa.

¿Qué diferencia estas predicciones de simples profecías o premoniciones?
Pues que si a los modelos informáticos se les da hacia atrás en el
tiempo y se les introduce las condiciones de 1900 prácticamente calcan
lo que durante estos cien años se ha recopilado en los institutos
nacionales de meteorología: las precipitaciones en Europa del norte han
aumentado entre el 10% y el 40%, mientras que el sur se ha secado un
20%. La temperatura ha subido 0,8 grados este siglo siendo la última
década la más calurosa. Y el nivel de los océanos se ha incrementado
entre 10 y 20 centímetros en este siglo, lo que significa un ritmo 10
veces superior a la media de los 3.000 últimos años.

«No sólo hay que luchar para que no se sigan emitiendo gases con efecto
invernadero como el dióxido de carbono sino que también habrá que
aplicar el ingenio para resolver los graves problemas que,
irremediablemente, se avecinan», señaló Martin Parry científico de la
universidad británica de East Anglia y director del informe para la
Unión Europea.

                           ------------------

LA FDA ACUSA A VARIOS SITIOS WEB DE PROMOCIONAR LA PLATA COLOIDAL COMO
UN MEDICAMENTO
Europa Press

La FDA, el organismo que regula fármacos y alimentos en Estados Unidos,
ha acusado a 16 sitios web de promocionar el suplemento dietético de
plata coloidal como un medicamento.

En varias cartas dirigidas a las compañías de Internet, la FDA señala
que su revisión de los sitios web concluye que la plata coloidal y otros
productos han sido promocionados como tratamiento para varias
enfermedades, lo que les convertiría en medicamentos.

Las proclamas realizadas por los sitios web, como que la plata coloidal
actúa como un antibiótico, pone de relieve "su utilización declarada
como fármacos", según la FDA.

"La FDA es consciente de que los distribuidores de Internet pueden
ignorar que productos de los que ofrecen son regulados como fármacos y
cuales cumplen con la ley", señala la agencia, y añade que "muchos de
estos productos pueden ser comercializados de acuerdo con la ley como
suplementos dietéticos o cosméticos si se eliminan ciertas proclamas
terapéuticas de su publicidad)".

                           ------------------

MEDIDA DE LA PÉRDIDA DE MASA GLACIAR
Por: Aurelio Martín - Segovia

La pérdida de masa glaciar por drenaje, en forma de agua, conocida como
ablación interna, ha aumentado un 35,6%, en los últimos 10 años, en el
casquete del sur de la Antártida, según los científicos españoles Adolfo
Eraso, profesor de Hidrogeología de la Universidad Politécnica de
Madrid, y María del Carmen Domínguez, profesora de Matemática Aplicada
de la Universidad de Salamanca. Ambos expertos han llegado a esta
conclusión después de haber participado, entre el 7 de enero y el 18 de
marzo pasados, en una expedición a esa zona de 1.313 kilómetros
cuadrados, en la isla King George del archipiélago de las Shetland del
sur.

La principal línea de investigación programada consistió en realizar
trabajos avanzados de glaciología, utilizando este casquete glaciar como
sensor natural del calentamiento global del planeta en el hemisferio
sur. El resultado señala que el caudal específico de ablación interna en
la cuenca del glaciar donde se trabajó es de 0,295 metros cúbicos por
segundo por kilómetro cuadrado en verano lo que, extrapolando a toda la
superficie, supone que en un mes de la estación veraniega se drena un
kilómetro cúbico de agua de esa zona.

Comparando este valor con los obtenidos en la isla Livingston, del mismo
archipiélago, pero en años anteriores -0,19 metros cúbicos por segundo
por kilómetro cuadrado, en 1988, y 0,21 metros cúbicos por segundo por
kilómetro cuadrado, en 1989-, se observa un aumento del 35,6% de la
fusión de hielo en los 10 últimos años.

Eraso añade que el incremento del nivel del mar no se debe sólo a la
cantidad de hielo fundido desgajado en forma de grandes témpanos, sino
que lo que ajusta el balance de la masa es lo que se funde en el
interior de los glaciares. Los resultados del proyecto fueron dados a
conocer, ayer, en un acto en la Universidad SEK de Segovia.

                           ------------------

LA MINISTRA DE CIENCIA INCUMPLE SU PROMESA DE PAGAR EN OCTUBRE LOS
ATRASOS A LOS INVESTIGADORES
Por: Malen Ruiz de Elvira

Birulés, que anunció la entrega de fondos pendientes antes del 31 de
octubre, se retrasa un mes más
Acabar con los retrasos acumulados en el último año en la entrega de
fondos para centenares de proyectos de investigación ha resultado ser
más difícil de lo que pensaba la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna
Birulés, quien aseguró públicamente en octubre que el último día de ese
mes se habría resuelto el problema. Ahora, el ministerio dice que todos
los investigadores recibirán el dinero a lo largo de noviembre. Ayer, a
ninguno de los científicos consultados por este periódico afectados por
el retraso se le había comunicado todavía la fecha de la llegada de los
fondos.

Finalmente, el Ministerio de Ciencia y Tecnología ha concretados y
cuantificado los retrasos en la entrega de fondos para financiar
proyectos de investigación ya aprobados en el Plan Nacional de
Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico. Este departamento
asegura que los proyectos cuya financiación sigue retrasada -lo que ha
interrumpido líneas de investigación y dejado en la calle a
investigadores contratados- suponen actualmente un tercio de los fondos
del área de salud y la cantidad es de sólo 500 millones. El ministerio
recalca que se trata únicamente del 0,5% del total del presupuesto de
investigación de 2000 del Ministerio de Ciencia y Tecnología, que
asciende a 101.132 millones.

Alberto Ferrús y Jaime Renart, dos de los investigadores del Consejo
Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) afectados por los
retrasos, no han visto cambio alguno en la situación de sus proyectos
desde que el tema salió a la luz a mediados de octubre. Ambos tienen
comunicada la aprobación de fondos para sendos proyectos de
investigación cuya convocatoria salió hace más de un año, pero
desconfían de un pago rápido porque todavía no se ha cumplido el último
trámite.

Burocracia

Tras haber pedido una cantidad determinada de millones, la
Administración les comunicó la concesión de menos dinero del que pedían,
como viene siendo habitual, y le pidió que modificaran sus proyectos
correspondientemente. Después de haberlo hecho, no han recibido todavía
la notificación de que el asunto sigue adelante. Es difícil que cuando
se ha llegado a esta etapa de la negociación el proyecto no se apruebe
finalmente, pero mientras no reciban la notificación saben que no pueden
recibir el dinero. Otra investigadora, de la Universidad Autónoma de
Madrid, sí ha recibido esta semana la citada notificación sobre la
aprobación definitiva del proyecto solicitado hace más de un año, aunque
no dispone todavía del dinero.

Enrique de la Rosa, también del CSIC, está en la misma situación que
hace un mes. No sabe nada de cómo va lo suyo y, puesto que no se ha
producido la resolución final sobre su proyecto, sabe que por ahora no
cobrará.

En estos casos no se incluyen los retrasos que afectan a las
anualidades, los pagos anuales que se efectúan para proyectos de
investigación que ya están en marcha. Ayer, Ana Aranda, una de las
afectadas por el retraso en la anualidad, cuyo cobro estaba previsto
para julio, comprobó que ni en su centro (Instituto de Investigaciones
Biomédicas de Madrid, CSIC) ni en los servicios centrales del CSIC se
habían recibido todavía las anualidades debidas. El Ministerio de
Ciencia y Tecnología rechazó ayer cualquier responsabilidad en este
tema. Su versión es que el pago de la anualidad es automático, una vez
que los investigadores presentan el informe correspondiente sobre el año
anterior y que son los investigadores los que se retrasan en presentar
el informe y luego se quejan de retrasos.

Pendientes

Finalmente, tampoco se incluyen entre los retrasos que el ministerio
prometió ayer poner al día en el curso de este mes los muy importantes
existentes en la percepción de fondos europeos para proyectos de
investigación, retrasos achacables a la tramitación por el Gobierno
español de estas peticiones a partir de 1997. Dos grandes universidades
españolas, la Autónoma de Madrid y la Autónoma de Barcelona, han
señalado el grave descalabro financiero que les supone no haber cobrado
todavía 576 millones en total de estos fondos (la parte correspondiente
a la financiación europea), que han tenido que adelantar a sus
investigadores para que puedan seguir trabajando.
En el Centro de Investigaciones Biológicas (CSIC), la deuda acumulada es
de decenas de millones. Manuel Espinosa, uno de los científicos
afectados por este problema, participa en un proyecto presentado en
abril de 1998 que no fue aprobado hasta junio de 1999, al que se le
adeudan todavía 20 millones de pesetas.

                           ------------------

Diario Médico http://www.diariomedico.com/

NUEVO AVANCE PARA LA INVESTIGACIÓN EN INGENIERÍA GENÉTICA DE TEJIDOS
DM. - Londres

Las células Flk-1 pueden convertirse en progenitores de vasos sanguíneos
maduros

Las células mesodérmicas Flk-1 pueden actuar como células progenitoras
vasculares para formar vasos sanguíneos maduros. "De este modo, pueden
convertirse en potenciales útiles para la ingeniería tisular del sistema
vascular", ha explicado el profesor Jun Yamashita, del Departamento de
Medicina y Clínica de la Universidad de Kyoto, en Japón, cuyo trabajo se
publica hoy en Nature y supone un paso más en la regeneración vascular.

Información

Los dos tipos de células capaces de desarrollar vasos sanguíneos pueden
generar las mismas células madre embrionarias. Este descubrimiento,
según los autores del trabajo, podría mejorar el conocimiento sobre el
papel de los vasos sanguíneos en algunas patologías que van desde la
ceguera hasta el cáncer o las enfermedades cardiovasculares.

Los expertos han descrito un nuevo tipo de precursor de vasos sanguíneos
a partir del cual las células endoteliales y las células del músculo
liso son capaces de desarrollarse en cultivos y en ratones. El trabajo
muestra que la inoculación del precursor Flk-1 en embriones de pollo
indicaba que éste era capaz de incorporarse como célula endotelial y
mural en el desarrollo del sistema vascular.

"El siguiente paso será obtener más datos acerca de cómo estos
versátiles precursores vasculares son inducidos a crecer y a
diferenciarse", ha indicado Peter Carmeliet, de la Universidad Católica
de Lovaina, en Bélgica.

Fuente: Nature 2000; 6.808: 92- 96

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

EL CSIC Y LA ENDOGAMIA
Por: Luis Sanz Menéndez

Continúa el debate sobre la Universidad española y la endogamia, aunque
quizás éste no sea su problema más importante. Cuando se hace referencia
a la endogamia se mezclan al menos dos aspectos: la selección de los
candidatos menos competentes y/o la selección de los mismos formados en
el departamento. Cuando se combinan ambos, la situación es especialmente
grave. Frente a ellos se propone como solución reducir la participación
de los departamentos en la designación de los tribunales y regular la
formación de éstos por medio de un sorteo (habría que discutir sobre los
méritos científicos y docentes para entrar en el sorteo).

También hay que reconocer que los tribunales propuestos por los
departamentos no siempre producen resultados adversos en relación con la
calidad y competencia de los seleccionados; incluso algunas
universidades han utilizado este mecanismo para hacer una buena política
de personal. Sin embargo, las consecuencias negativas de la endogamia
son irreversibles: un funcionario más.

Pues bien, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el
centro de investigación y producción científica más importante de
España, no tiene normas transparentes respecto a la designación de los
tribunales. Los que actúan en los concursos y oposiciones del CSIC no
sólo se nombran con discrecionalidad por parte de sus autoridades, sino
que a veces también con arbitrariedad: sin consulta reglada con los
centros de investigación a los que se asignan las plazas, o con la
repetición de algunos nombres que aparecen en esos tribunales digitales,
con independencia del perfil científico de las plazas. En definitiva, no
hay reglas para la selección de los mejores tribunales más allá de la
voluntad de las autoridades o administradores del CSIC y sólo la
presencia de un fuerte éthos científico impide el abuso generalizado que
el diseño institucional permite.

Se podría decir que, a la vista de los resultados, la designación de los
tribunales del CSIC parece haber sido razonable, dado que no ha habido
grandes escándalos, aunque Nature a veces nos ha dedicado algunas
páginas. Incluso el caso podría presentarse como un argumento para
aquellos que señalan que no hace falta sorteo para obtener buenos
resultados en la política de selección de personal.

Algunos rectores, departamentos o institutos están comprometidos con la
calidad y con la selección estricta de los mejores. Sin embargo, la
responsabilidad de los políticos es diseñar instituciones y reglas del
juego que incentiven las buenas conductas y sancionen las malas. Y las
reglas existentes no son suficientes, porque no penalizan las conductas
que se denuncian por endogamia; así pues, se trata de prevenir con
regulaciones.

Las propuestas de la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés,
sobre la aprobación del estatuto del personal científico abren la
esperanza a una nueva regulación que acabe con este diseño institucional
que deja hueco permanente al amiguismo en la designación de los
tribunales del CSIC. Una regulación que establezca mecanismos de
selección basados en la combinación razonable de la propuesta por parte
de los institutos y departamentos y de la aleatoriedad introducida por
un sorteo entre investigadores y profesores universitarios con
acreditada capacidad investigadora (por ejemplo, con varios sexenios
concedidos).

Hay que reconocer al Gobierno (y a sus representantes y administradores)
el derecho a seleccionar las áreas de investigación prioritarias y
asignarles las nuevas plazas de investigador (por ejemplo, recientemente
en el CSIC se atribuyeron plazas al área de Historia de la Iglesia). Sin
embargo, hay que crear los mecanismos que faciliten que las comunidades
de investigadores de las diferentes áreas se autorregulen y, al mismo
tiempo, desincentiven los procesos de selección adversa. De este modo se
podrá evitar la tentación de proseguir una práctica, que no ha sido
desconocida en los últimos años, para la cual el actual diseño
institucional deja mucho espacio: el amiguismo.

[Nota] *Luis Sanz Menéndez es investigador del CSIC y autor de Estado,
ciencia y tecnología en España (1939-1997).

[Nota Aclaratoria] *En el número 66 de “El Escéptico Digital”
presentamos a Don. Erik Stengler Larrea, autor del artículo titulado
“Sobre la verdadera investigación y la endogamia”, como Doctor en
Astrofísica en la Universidad de Donostia-San Sebastián. El Dr. Stengler
Larrea trabaja efectivamente como astrofísico en una prestigiosa entidad
pero debemos aclarar que esta no es la EHU/UPV.



_______________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.