Inicio > Mis eListas > el_esceptico > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 77 al 106 
AsuntoAutor
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
=?x-user-defined?Q Pedro Lu
=?x-user-defined?Q Pedro Lu
=?x-user-defined?Q Pedro Lu
=?x-user-defined?Q Pedro Lu
=?x-user-defined?Q Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
EL ESCÉPTICO DIGIT Pedro Lu
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
EED-lista_antigua
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 98     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: =?x-user-defined?Q?EL_ESC=C9PTICO_DIGITAL_-_Edici=F3n_2001_-_N=FAmero_02?=
Fecha:Jueves, 4 de Enero, 2001  01:43:41 (+0100)
Autor:Pedro Luis Gomez Barrondo <TXINBO @.....es>

=====================================================================

                           EL ESCÉPTICO DIGITAL

       Boletín electrónico de Ciencia, Crítica a la Pseudociencia y
Escepticismo
       © 2000 ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

    Edición 2001 - Número 02 - 04 de Enero de 2001

Boletín de acceso gratuito a través de:
http://www.elistas.net/foro/el_esceptico/alta

=== SUMARIO =========================================================

  - 25 años de ciencia: la verdadera nueva era.

  - El problema de la publicidad engañosa.

  - Identifican un gen vinculado a la causa más común de ceguera.

  - Científicos españoles desarrollan un semiconductor de altas
prestaciones.

  - Descifrar la química del Universo.

  - La sonda Galileo fotografía las tormentas de Júpiter.

  - Mi viaje a la estación.

  - ¿Qué opinan los investigadores?

  - La contaminación acorta la vida.

  - Visita guiada a la ISS.

=== NOTICIAS =========================================================


25 AÑOS DE CIENCIA: LA VERDADERA NUEVA ERA
Por: Javier Armentia

La presentación de la secuencia completa del mapa genético humano marca
un hito que cierra este siglo de la ciencia. Pero hace 25 años la
llegada a la Luna había marcado ya otro fundamental: la confirmación de
que la era espacial cambiaría el mundo. Y entre medias, se nos coló la
nueva sociedad de la información, de la mano de las redes telemáticas.
El último cuarto de siglo ha sido un vertiginoso suceder de
descubrimientos científicos y aplicaciones tecnológicas capaces de
moldear la sociedad de una manera que nunca antes había sido posible.

El teléfono o la televisión tardaron decenios en convertirse en
instrumentos necesarios de uso cotidiano. Sin embargo, el ordenador
conectado a Internet ha vivido en unos pocos años una implantación que
ha batido todos los récords. El ordenador personal, que aparece a
comienzos de los años 80, dotado con la capacidad de conexión global, ya
en los 90, se convierte en la herramienta de la nueva sociedad, no sólo
como máquina útil, sino principalmente como elemento de ocio y relación.
La capacidad de interactividad que dota a lo audiovisual supone un
ruptura revolucionaria que nos abre un nuevo siglo lleno de novedades,
pero también de incertidumbres sobre el control de estos nuevos medios.

Aunque es el mundo de las ciencias y tecnologías “de la vida” el que más
incertidumbres y sorpresas nos va a causar. En 1973 se obtuvo la primera
bacteria con genes que no provenían de ella: era el primer organismo
modificado genéticamente, el nacimiento de lo que ahora llamamos
biotecnología o ingeniería genética. Las técnicas de secuenciación y
reemplazo de material genético, de cadenas de ADN, que permiten estas
modificaciones fueron propuestas por Kary Mullis hace tan sólo 17 años.
Su “reacción en cadena de la polimerasa”, la PCR, permitía obtener
grandes cantidades de material genético con el que poder trabajar. Un
descubrimiento científico realizado por una empresa, no por una
institución investigadora: un cambio radical, porque aparecía un nuevo
sector empresarial que trabaja con seres vivos. Si en 1978 se obtiene la
primera insulina sintética por ingeniería genética, o en 1980 se patenta
por primera vez un ser vivo, una bacteria capaz de comer petróleo, la
revolución de la industria genética se da con la primera y aún
controvertida patente de un animal. En 1988 la Universidad de Harvard
patenta un ratón, el “oncorratón”, un animal transgénico en el que un
nuevo gen codifica la aparición del cáncer. Pero el ejemplo de que todo
el mundo de la manipulación genética es real nos da en la cara a
comienzos de 1997, cuando Ian Wilmut y sus colegas el Instituto Roslin
presentan en sociedad a Dolly, la oveja clónica.

La clonación de seres vivos, es decir, la capacidad de transferir no ya
genes, sino un genoma completo, de crear organismos idénticos fuera del
mecanismo natural de la reproducción, es el aspecto que marca el antes y
el después, el que levanta las incertidumbres ante el futuro de las que
antes hablábamos. Pero también abre el camino a una nueva biomedicina:
investigaciones sobre células totipotentes, creación de tejidos u
órganos, nuevos tipos de reproducción asistida... La aplicación de estas
nuevas técnicas, de los nuevos descubrimientos que se han ido sucediendo
(y que vendrán) a los seres humanos tiene una componente ética aún
pendiente de establecer adecuadamente. Pero nadie duda que el panorama
de la lucha contra las enfermedades ha cambiado de manera radical: el
descubrimiento de que enfermedades como el cáncer tiene origen genético,
las terapias que derivan de ello, la diagnosis y la prevención...

Todo esto en un mundo en el que el espacio ha pasado a ser algo tan
cotidiano como la imagen del Meteosat. Los 70 fueron los primeros años
del hombre en la Luna, dentro del programa Apolo. Y de las misiones de
exploración del sistema solar: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno
visitados por las Pioneer y las Voyager, Marte por las Viking. Mientras
tanto, los satélites de telecomunicaciones, de teledetección
(meteorología, geología, análisis medioambiental)... Y los satélites
espías: aunque la bajada de la tensión entre bloques que había dominado
la primera carrera espacial de los años 60 dio paso a proyectos más
ambiciosos, que intentarían asegurar la presencia humana en el espacio.
Hace unos meses entraban en la Estación Espacial Internacional sus
primeros habitantes, dos rusos y un norteamericano que, a pesar de que
el proyecto ha sido menguado y se ha visto muy retrasado, se convierten
en los primeros ciudadanos del espacio. El esfuerzo de 16 países culmina
una primera etapa de la era espacial que ha sufrido, en cualquier caso,
importantes contratiempos. El más notable el accidente de la lanzadera
espacial norteamericana Challenger, que explotó al poco de su
lanzamiento el 28 de enero de 1986. Pero el descalabro más reciente de
la industria espacial rusa o los retrasos causados en el despliegue de
la capacidad de lanzamiento de cohetes europea por los fallos del Ariane
5 tampoco pasan desapercibidos. En los próximos años, el espacio tendrá
que empezar a ser rentable...

Aunque ya lo ha sido en términos de conocimiento. Nuevos telescopios
como el Hubble que permiten conocer mejor un Universo sorprendente. Y,
lo que es más apasionante, acaso poblado por la vida. Marte ha sido una
constante en este sentido: aunque parece obvio que el planeta rojo no es
un planeta vivo como el nuestro, podría haber albergado la vida en
épocas pasadas, o incluso estar habitado actualmente, pero no en gran
escala. Los hallazgos de una investigación constante desde los años 70 y
que culminará dentro de unos treinta más con la llegada de la primera
expedición tripulada han mantenido el asunto de la vida extraterrestre
siempre en boca de los medios de comunicación. Pero no ha sido sólo
Marte: algunas lunas de Júpiter donde se cree que hay agua; la detección
de los primeros planetas extrasolares en los últimos cinco años; el
análisis –sin resultado positivo- de señales de radio del cosmos por si
se encuentra un mensaje artificial, son algunos aspectos relacionados
con algo que ya se llama Astrobiología, una ciencia que ha nacido en los
últimos diez años como tal. Y que no sólo tiene que ver con lo
extraterrestre, porque el interés por la búsqueda de vida en otros
mundos ha permitido dar un importante empujón a la investigación sobre
el origen de la vida en la Tierra. Por ejemplo, descubrir que existen
organismos en nuestro planeta capaces de sobrevivir en circunstancias
extremas: fumarolas volcánicas del fondo de los océanos o ríos
contaminados con metales pesados. La vida, una vez más, en el candelero.

Y, en este último cuarto de siglo, también hemos podido obtener más
información sobre nuestro propio linaje. Por un lado, al aplicar las
técnicas genéticas al estudio de las poblaciones: esa Eva mitocrondrial
que marca un origen africano para los humanos. Pero también al
descubrirse enterramientos que, como el caso señero de Atapuerca,
permiten ir comprendiendo mejor de dónde venimos.

En estos últimos 25 años hemos pasado a incorporar en el vocabulario
palabras como ADN, genoma, SETI, chip... UN nuevo lenguaje de una
actividad, la ciencia, que nunca más podrá ser tomada como algo
accesorio o circunstancial al analizar nuestra civilización.

                           ------------------

EL PROBLEMA DE LA PUBLICIDAD ENGAÑOSA
Por: Pablo Muñoz
Noticia enviada por: Julio Valer

Sanidad se abstiene de actuar contra el “Consejo de Naturistas” y se
limita a dar apoyo moral al Consejo de Colegios de Médicos.

El Ministerio de Sanidad se va a limitar a dar su apoyo moral a la OMC
en la denuncia judicial contra el autodenominado Consejo General de
Colegios de Médicos Naturistas, al que la profesión médica acusa de
publicidad engañosa. Respecto a la petición que cursó la OMC ante
Sanidad para que sancionara a los terapeutas, la Administración dice que
no le compete y simplemente certifica que tal Consejo de Naturistas no
existe.

El Consejo General de Colegios de Médicos se ha quedado solo en su
cruzada contra el autodenominado Consejo General de Colegios de Médicos
Naturistas, iniciativa de un grupo de terapeutas alternativos que,
interpretando la falta de respuesta a la petición de regulación de ese
organismo, se autoproclamó y viene anunciándose en la prensa como tal
(ver DM del 26-VII-2000).

En una carta fechada el 25 de julio pasado, el presidente de la
Organización Médica Colegial (OMC), Ignacio Sánchez Nicolay, pedía al
Ministerio de Sanidad que "sería de total necesidad que ese Ministerio
se pusiera en contacto con la citada asociación, requiriéndola que cese
en su actitud, dado que no se ha creado un colegio o Consejo General de
Médicos Naturistas, ni se ha aprobado sus estatutos por silencio
administrativo". Ya en agosto, Sánchez Nicolay formulaba una denuncia
formal ante Sanidad y le suplicaba que iniciara un procedimiento
sancionador, tal y como se recoge en un escrito enviado a la ministra,
Celia Villalobos.

Meses después, la respuesta de Sanidad a esa petición se ha limitado a
certificar que tal Consejo no existe (la última vez en diciembre, a
través de una carta) y a dar apoyo moral a los colegios de médicos en el
proceso civil iniciado en los tribunales contra el citado Consejo de
Médicos Naturistas.

Competencias

Preguntado por el caso, Sanidad, que se reunió con los terapeutas
alternativos para escuchar sus peticiones de regulación del sector y
transmitirle su postura respecto a lo irregular del organismo que han
promovido, ha respondido a Diario Médico a través de su Gabinete de
Prensa que su papel está siendo el de "colaborar en la labor que en
defensa del colectivo de la profesión médica ejerce la OMC como
administración corporativa" y que "es competencia de la OMC" actuar
contra la campaña publicitaria iniciada por los terapeutas alternativos.

En declaraciones a este diario, Sánchez Nicolay ha eludido comentar la
falta de respuesta de Sanidad a la petición de sanciones realizada en
agosto y, posteriormente, en varias reuniones mantenidas en la sede
ministerial. Únicamente ha dicho que las cartas de apoyo remitidas desde
la Subsecretaría de Sanidad son satisfactorias.

[Nota] * En  el Diario Medico del viernes 29 de diciembre de 2000
aparecía el anterior artículo,  relacionado con el espeso "culebrón" de
los "pseudomédicos naturistas". Esta gente viene utilizando un vacío
legal del Código Penal del año 1995.
La Organización Médica Colegial ha mantenido desde el principio una
postura ambigua con las medicinas alternativas y ahora, fruto de dicha
interesada vaguedad, se encuentra en un auténtico callejón sin salida.
Lo único que puede hacer es presentar una demanda por publicidad
engañosa y a nivel individual, pero le puede salir "el tiro por la
culata", ya que los tribunales volverán a recordar que la práctica de
las medicinas alternativas no son consideradas como un acto médico. Es
cada vez más probable que toda iniciativa que realice en dicho sentido
sea un rotundo fracaso. Además, es de prever que recibirá cada vez más
presiones por parte de aquellos Licenciados en Medicina y Cirugía, que
practican y viven de las mal llamadas medicinas alternativas. Estos
últimos han sido precisamente quienes aprovechando esta situación han
reclamado el respaldo de la OMC.

Para más información:
Ver artículos publicados en EL ESCÉPTICO DIGITAL:
- Edición 2000 - Número 31 - 08 de septiembre de 2000
- Edición 2000 - Número 38 - 16 de septiembre de 2000
- Edición 2000 - Número 59 - 21 de octubre de 2000

                           ------------------

CLEVELAND (EEUU): IDENTIFICAN UN GEN VINCULADO A LA CAUSA MÁS COMÚN DE
CEGUERA
EFE

Se abre el camino para curar la degeneración macular Stargardt

Un grupo de científicos de Estados Unidos ha identificado un gen
vinculado a la causa más común de la ceguera y ha asegurado que este
descubrimiento abrirá el camino para crear un tratamiento eficaz.

Los investigadores han determinado que el gen, identificado con el
nombre de ELOVL4, es la causa principal de la degeneración macular
Stargardt, una enfermedad que provoca la ceguera progresiva,
especialmente entre los ancianos.

El problema es de carácter hereditario y los afectados ven de forma
borrosa o experimentan «puntos ciegos» en el centro de la visión. En la
mayoría de los casos esos «puntos ciegos» son provocados por derrames en
los vasos capitales detrás de la retina.

El científico Kan Zhang, del Instituto Ocular Cole y de la Clínica de
Cleveland (EEUU), ha manifestado en la revista Nature Genetics que «este
importante descubrimiento despeja un nuevo sendero en la lucha contra la
degeneración macular y permitirá crear un modelo para realizar terapias
basadas en medicamentos».

Hasta el momento no existe un tratamiento de este tipo, pero muchos
científicos creen que la enfermedad es provocada por problemas de
nutrición y que una forma de prevenir su aparición es aumentar el
consumo de suplementos de zinc y de vitaminas antioxidantes,
especialmente vitamina A, C y E.

Para más información:
Revista Nature Genetics http://www.nature.com/ng/

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

CIENTÍFICOS ESPAÑOLES DESARROLLAN UN SEMICONDUCTOR DE ALTAS PRESTACIONES
Por: Antonio Calvo Roy – Madrid

Los circuitos integrados forman parte de infinidad de dispositivos de la
vida diaria. Más o menos avanzados, según las necesidades de cada
aparato, hacen posibles los viajes en avión, la radio, las
telecomunicaciones, las lavadoras y los automóviles, es decir, todo
aquello que utiliza la electrónica. La discusión entre investigación
básica y aplicada no existe en este campo, en el que los desarrollos
pasan a ser productos a la velocidad de vértigo que la industria exige.
Un equipo español ha desarrollado un método para hacer estructuras
semiconductoras de muy altas prestaciones.

"En este campo no hay distancia entre la investigación y la tecnología,
hay una continuidad entre el laboratorio y la industria. Por ejemplo, en
el caso de los discos duros para los ordenadores, cada dieciocho meses
se está duplicando su memoria o capacidad de almacenamiento por
centímetro cuadrado, y eso obliga a que los tiempos de desarrollo de un
producto a partir de nuevos avances científicos sean muy pequeños", dice
Fernando Briones, investigador del Instituto de Microelectrónica de
Madrid, IMM, del CSIC. En el campo de la microelectrónica, que ya está
entrando en el dominio de la nanoelectrónica, "los descubrimientos
básicos van a tener implicaciones industriales directas e inmediatas".

Aplicaciones

Una de estas posibles implicaciones inmediatas la tiene un desarrollo
hecho por Fernando Briones y Juan Pedro Silveira, del IMM, junto a
colegas del Laboratorio Lawrence, en Berkeley, EE UU. Estos
investigadores han descubierto que los átomos de galio y de antimonio
tienen unos coeficientes de autodifusión de hasta tres órdenes de
magnitud de diferencia cuando forman parte de un semiconductor formado
por los dos elementos. El movimiento menor de los átomos de antimonio
"permite hacer heteroestructuras muy abruptas, con interfaces muy bien
definidas. Sabes que los átomos no se van a mover, lo que permite usarlo
para múltiples aplicaciones".

Para poder hacer este experimento, los investigadores han utilizado
isótopos de galio y de antimonio, concretamente galio 67 y 71 y
antimonio 121 y 123. "Son isótopos estables, no radiactivos. Nosotros
necesitamos átomos isotópicamente puros para poder hacer el experimento.
Con estos átomos en la estructura, a la que sometemos a un tratamiento
térmico, podemos ver qué ocurre con cada uno de ellos", explica Briones.
"Lo que nosotros sabemos hacer mejor que otros laboratorios", continúa,
"y por eso vienen aquí los estadounidenses, es fabricar
heteroestructuras semiconductoras mediante la técnica de epitaxia de
haces moleculares utilizando estos isótopos, que, por cierto, cuestan
dos millones de pesetas por gramo, sobre obleas de arseniuro de galio.
La única patente que tiene España en explotación en EE UU en este
difícil campo de los procesos avanzados para la fabricación de
semiconductores es nuestra, de este instituto, de 1994".

La compleja máquina diseñada hace diez años por Briones y su equipo del
IMM, versiones de la cual comercializa una empresa internacional,
permite fabricar estos semiconductores en las condiciones adecuadas. "La
verdad", dice Briones, "es que nuestro laboratorio tiene un notable
reconocimiento internacional, basado en muchos años de trabajo en este
campo de la nanoelectrónica".

Transistores

Los transistores de alta tecnología realizados con estas
heteroestructuras se utilizan, entre otras aplicaciones, para fabricar
radares de proximidad, sistemas de telecomunicaciones, teléfonos
portátiles de alta gama y comunicaciones espaciales, es decir, para
aquellos sistemas que requieren una gran velocidad de transmisión de
datos y que, por tanto, utilizan frecuencias ultraaltas.
Por ejemplo, en el sector automovilístico están ya muy avanzados los
desarrollos para este tipo de radares direccionales en vehículos, de
manera que, en casos de niebla o ante cualquier otra contingencia,
permitan evitar los accidentes por alcance.
"Se trata de un mercado muy grande el que se abre para estos
transistores", dice Briones. Y es que las aplicaciones de la
nanotecnología están tan presentes en nuestra vida que los expertos ya
aseguran que la tercera revolución industrial será la revolución de lo
extremadamente pequeño.

Ramón Compañó, encargado de la iniciativa comunitaria de nanotecnología
para las tecnologías de la información, es uno de los expertos europeos
que tienen una visión más amplia de lo que ocurre en este campo en todo
el mundo.
"En pocos años la microelectrónica va a tenerse que llamar
nanoelectrónica. Esto se debe a que las nuevas aplicaciones requieren
circuitos integrados con cada vez más prestaciones y al mismo tiempo más
pequeños", dice Compañó. "La industria de la microelectrónica es, por lo
tanto, el gran motor que empuja hacia la nanotecnología, pues de ello
depende su sobrevivir. Pero no hay que olvidar que hay muchas otras
áreas que están despegando, como la nanobiotecnología, las aplicaciones
médicas o los materiales".

Desde la atalaya de Bruselas, Compañó observa que "existen excelentes
investigadores en nanotecnología en España, además del grupo del IMM en
el caso de los microscopios de efecto túnel".

Nanoelectrónica

"La Comisión Europea financia la investigación a través de varios
programas", explica Ramón Compañó. "En los cuatro años del IV Programa
Marco, la contribución comunitaria para el conjunto de actividades de
nanotecnología superó los 120 millones de euros, y se va a incrementar
este presupuesto".

Por capítulos, el sector más importante es el de la nanoelectrónica,
seguido de los nanomateriales y nanobiotecnología, explica Compañó. "Y
la tendencia es al alza. Por ejemplo, en el programa de nanoelectrónica,
llevamos invertidos entre 1999 y 2000 más de 20 millones de euros, lo
que supera ya el volumen de 17,3 millones que se dedicó a este campo
entre 1996 y 1999".
Estos 20 millones de euros que ha invertido el programa Tecnologías
futuras y emergentes para la sociedad de la información sirven para
financiar la investigación en nanoelectrónica de unos 50 o 60 grupos
europeos distribuidos en una veintena de proyectos. Pero la suma parece
insuficiente, pues para enero del año que viene ya está prevista la
siguiente convocatoria. "La nanoelectrónica está en plena ebullición",
dice Compañó.

                           ------------------

El País http://www.elpais.es/

DESCIFRAR LA QUÍMICA DEL UNIVERSO

Los astrónomos confían en el futuro telescopio 'Herschel' para ver la
composición de las estrellas

En la Vía Láctea, nuestra galaxia, hay unos 200.000 millones de
estrellas. Pero no sólo eso. Esas estrellas llevan miles de millones de
años sintetizando elementos químicos en sus núcleos, elementos que se
combinan y forman moléculas, que a su vez siguen reaccionando y con el
tiempo forman planetas y -al menos en una ocasión, que se sepa- seres
vivos. Así que en el espacio entre las estrellas hay nubes de gas y
polvo que funcionan como verdaderos laboratorios de química. Aunque los
astrónomos lo sabían desde hace cuatro décadas, sólo ahora empiezan a
desentrañar la química del universo. Recientemente se ha celebrado en
Toledo un congreso sobre los próximos pasos a dar con nuevos telescopios
de infrarrojos.

En los últimos años han identificado en multitud de regiones en el
espacio más de 120 moléculas -entre ellas agua y complejos compuestos de
carbono-, y también se han topado con varias cuya naturaleza sigue
siendo un misterio. Muchos de estos compuestos son la clave para
reconstruir el pasado del sistema solar, por ejemplo.

El instrumento rey de la química espacial es el espectrógrafo. Las
moléculas están en permanente movimiento, y cada una de ellas absorbe y
reemite luz en un rango de energía muy específico. Los telescopios
detectan esa luz y los espectrógrafos la descomponen en un espectro, que
por tanto es único para cada molécula. Así se puede identificar las
moléculas en el espacio comparando su firma química con la de otros
compuestos conocidos en los laboratorios. Según el rango de energía en
que emitan las moléculas hacen falta telescopios distintos. Algunos
compuestos pueden detectarse con telescopios ópticos, pero la mayoría
emiten en radio y en infrarrojo.
"Los telescopios espaciales infrarrojos han sido los últimos en llegar y
por eso sólo ahora empezamos a tener una visión completa de lo que
pasa", explica Ewine van Dishoeck, experta en química espacial de la
Universidad de Leiden (Holanda). Ella y otros 200 astrónomos revisaron
los logros en este área en un congreso celebrado el pasado mes de
diciembre en Toledo para afinar los objetivos del futuro telescopio
infrarrojo de la Agencia Europea del Espacio (ESA), el
FIRST -rebautizado durante la reunión Herschel Space Observatory, en
honor del astrónomo anglo-alemán que descubrió la luz infrarroja hace
ahora dos siglos.

Dos átomos

"Las primeras moléculas en el espacio interestelar se detectaron a
finales de los años treinta con telescopios ópticos", recuerda Van
Dishoeck en el congreso. "Eran moléculas muy sencillas, de dos átomos".
Pero el campo se estancó hasta la llegada de los radiotelescopios, que
detectaron amoniaco a finales de los sesenta. "Entonces nos dimos cuenta
de que el espacio entre las estrellas no es tan hostil. Las nubes
interestelares son muy frías y difusas, por eso se creía que no podían
tener una química muy activa. Pero esto no era así", puntualiza Van
Dishoeck.
Los telescopios instalados en tierra que detectan luz en longitud de
onda submilimétrica identificaron después muchas más moléculas en fase
gaseosa, y con los más recientes telescopios espaciales de infrarrojos
la lista se ha completado con decenas de compuestos en fase sólida.
"Sabíamos que estos compuestos emiten en infrarrojo, pero no esperábamos
tanta variedad. Lo que hemos encontrado es sorprendente", prosigue Van
Dishoeck.

Una de las principales sorpresas, celebrada por los expertos reunidos en
Toledo, fue el descubrimiento hace dos años de silicatos en forma
cristalina, como la olivina, con el telescopio espacial europeo de
infrarrojo ISO. Se esperaba que hubiera silicatos, pero no que
estuvieran formando cristales. Que sea así supone que los silicatos -una
amplia y variada familia de compuestos- puedan identificarse, y por
tanto que sea posible seguirles la pista durante su viaje interestelar.
Por ejemplo: se sabe que se sintetizan en las envolturas de las
estrellas viejas, unas de las factorías químicas más activas del
universo -las estrellas viejas en la fase de gigante roja expulsan gran
parte de su masa, y se forma una envoltura donde tienen lugar muchas
reacciones químicas-; y también han sido detectados en cometas, como es
el caso del Hale Bopp.
Como además los silicatos cristalinos son un componente básico del
propio planeta Tierra -la simple arena de playa-, los astrónomos ven
ahora más claro de dónde procede la materia prima con que se construyó
el sistema solar hace unos 4.500 millones de años.
Sin embargo, falta todavía un eslabón importante en el viaje de los
silicatos: no se han detectado aún en el medio interestelar, una etapa
obligada cuando se va de las estrellas a los planetas.

Otro hallazgo celebrado ha sido el del agua. El infrarrojo ha dado
importantes detalles sobre cómo se produce y en qué cantidad. En las
regiones donde nacen estrellas, el ISO detectó una gran abundancia de
agua. En la nebulosa de Orión, por ejemplo, los astrónomos estiman que
se sintetiza agua suficiente como para llenar los océanos de la Tierra
sesenta veces al día.
El agua se sintetiza así: el hidrógeno es el elemento más abundante del
universo, originado en el propio Big Bang; el oxígeno se fabrica en las
estrellas, que lo expulsan al espacio al envejecer; para que ambos
elementos se mezclen hacen falta temperaturas muy altas, condición que
se da cuando nace una nueva estrella.

Como explica Alberto Salama, astrónomo del centro de datos del ISO (en
la estación de la ESA en Villafranca del Castillo, Madrid): "La
formación estelar empieza cuando el gas y el polvo en la nube se
condensan por la gravedad. La inmensa presión en el centro de este
material genera potentes vientos de más de 60.000 kilómetros por hora,
que calientan las capas externas y hacen que se forme el agua".
Muchas de esas moléculas de agua se esparcirán por el espacio
interestelar en minúsculas partículas heladas, y serán la materia prima
para la formación del hielo de los cometas e incluso de los océanos en
los planetas. Pero queda aún mucho por saber sobre esta molécula. José
Cernicharo, el astrónomo que fue el primero en demostrar su existencia
en todas las nubes moleculares del espacio y que ahora es uno de los
investigadores principales del futuro telescopio Herschel, señala que
"con ISO hemos visto sólo la punta del iceberg, lo más brillante".
Se desconocen aún muchos detalles sobre el papel del agua en el proceso
de formación de las estrellas, por ejemplo. Y sigue siendo una tarea
pendiente el determinar con exactitud si el agua de la Tierra procede
sólo de impactos de cometas, o si también son partículas heladas que ya
estaban en la nube de material que dio origen al sistema solar.

Los futuros telescopios prometen ahondar mucho más en el descifrado de
la química del universo. En julio del 2002, la NASA lanzará Sirtf, un
telescopio infrarrojo con un espejo de 85 centímetros de diámetro
equipado con dos espectrógrafos. En el 2007 se lanzará el europeo
Herschel, que con su espejo de 3,5 metros será el mayor telescopio
espacial hasta que se lance el NGST (Next Generation Space Telescope),
el heredero del Hubble, en el 2009, con un espejo de más de seis metros.
Herschel y NGST no se solaparán porque detectarán luz de distintas
longitudes de onda: el primero verá el infrarrojo lejano y el segundo el
cercano.

Poco después entrará en funcionamiento ALMA (Atacama Large Millimeter
Array), un proyecto internacional -con participación española- basado en
tierra. ALMA, compuesto por 64 antenas de 12 metros de diámetro que se
instalarán a 5.000 metros de altura en el desierto de Atacama (Chile),
registrará radiación de ondas milimétricas, de menos energía que la luz
infrarroja pero también muy útil para detectar la emisión de moléculas.

Compuestos aromáticos en el cielo

Uno de los principales misterios sin resolver para los químicos
espaciales es el de las polémicas bandas infrarrojas no identificadas, o
UIB (siglas en inglés). Con el telescopio espacial IRAS, lanzado en
1983, se detectó la señal muy intensa de un tipo de moléculas de
carbono, pero no se las pudo identificar.
Después, con el telescopio ISO, los astrónomos han visto que son muy
abundantes en el espacio interestelar y en muchos otros objetos, desde
el centro de galaxias hasta los alrededores de estrellas muertas (las
llamadas nebulosas planetarias). Pero aún no se ha determinado su
estructura con suficiente precisión. La idea más aceptada es que son
complejas moléculas en forma de anillo, compuestos llamados
aromáticos -porque huelen--, por eso se las llama también PAHs
(hidrocarburos aromáticos policíclicos).

Pero puede que al menos una parte de las UIB no sean anillos, sino
largas cadenas de más de 200 átomos de carbono. El debate tiene un punto
picante porque la química de la vida se basa en moléculas de carbono que
forman anillos, no cadenas.
"La mayor parte de la vida está basada en anillos", dice Van Dishoeck.
"La mayoría de los astrónomos acepta que debe haber algún tipo de
molécula aromática. Creo que la discusión se centra sobre todo en hasta
qué punto las largas cadenas de carbono también podrían contribuir a la
señal que detectamos. Puede que logremos aclararlo con el Herschel".
Pero los astrónomos empiezan a comprender al menos el mecanismo de
formación de las UIB. Creen haber identificado dos moléculas que podrían
ser sus precursoras, el diacetileno, con cuatro átomos de carbono, y el
triacetileno, con seis.

Las UIB son las más abundantes, pero no las únicas señales de moléculas
que faltan por identificar. En longitud de onda submilimétrica, la lista
de firmas espectrográficas sin dueño tiene más de mil miembros.

                           ------------------

LA SONDA GALILEO FOTOGRAFÍA LAS TORMENTAS DE JÚPITER
REUTERS

La Gran Mancha Roja del planeta podría ser una enorme tormenta

La nave espacial Cassini ha obtenido las imágenes más espectaculares
logradas hasta ahora del nacimiento y extinción de las feroces tormentas
que se generan en Júpiter, según han explicado científicos de la NASA.

Las nuevas imágenes de tormentas que se arremolinan por el planeta más
grande del sistema solar sugieren que estas tormentas, que pueden durar
cientos de años, obtienen parte de su energía absorbiéndola de otros
sistemas más pequeños, según ha explicado Andrew Ingersoll, del
Institute de Tecnología de California.

La famosa Gran Mancha Roja de Júpiter, visible con un telescopio, se
piensa que es una tormenta vieja que se mueve a unos 480 kilómetros por
hora y que ocupa un área semejante a tres veces el tamaño de la Tierra.

Las nuevas imágenes capturadas por la nave Cassini, que contiene una
cámara con filtros que le permiten rastrear los lugares más recónditos
de Júpiter, parecen indicar que alrededor de esta gran tormenta se
localizan otras a diferentes presiones que actúan por separado, según
Ingersoll.

Las observaciones anteriores de la agencia espacial americana NASA con
la sonda Galileo, que se encuentra orbitando alrededor de Júpiter desde
1995, han hecho pensar a los científicos que las tormentas más pequeñas
se encuentran por debajo de la atmósfera del planeta.

Para más información:
Cassini-Huygens, misión a Saturno y Titan
http://www.jpl.nasa.gov/cassini/
Información sobre Cassini
http://nssdc.gsfc.nasa.gov/planetary/cassini.html
Página web Cassini-Radar http://cassini-radar.jpl.nasa.gov/

                           ------------------

MI VIAJE A LA ESTACIÓN
Por: Miguel López Alegría

La primera vez que vi la Estación Espacial Internacional (ISS) me
pareció una estrella. Estábamos todavía a unos cuantos kilómetros, pero
nos acercábamos rápidamente. Era nuestro tercer día en el espacio; la
mayoría de la tripulación estaba involucrada en las maniobras de
aproximación y atraque.

Cuando nos acercamos más empecé a poder distinguir la forma de la ISS,
la larga serie de módulos y los distintivos paneles solares del Módulo
de Servicio (Zvezda), del Bloque Funcional de Carga (FGB/Zarya) y hasta
del vehículo de carga Progress, que estaba atracado en el extremo
opuesto al que nosotros apuntábamos.

Nuestro comandante manejó el Discovery manualmente durante la parte
final de la aproximación, usando los pequeños propulsores de maniobra.
Hicimos contacto a pocos segundos del momento previsto. Hubo una pequeña
sacudida cuando la nave, que pesaba 250 toneladas, se acopló a la
estación de 80 toneladas.

Después de llevar a cabo una secuencia automática para sellar
herméticamente unidos los dos vehículos y de hacer una serie de pruebas
para comprobar que no había ninguna fuga, estábamos listos para abrir la
primera escotilla entre el transbordador y la estación inhabitada Alpha.

La primera escotilla, que abría hacia el interior de la esclusa del
Discovery, dio acceso a un pequeño vestíbulo entre las dos portillas de
atraque. Una vez dentro, retiramos unas lámparas e hilos de retícula que
usamos durante la aproximación. Luego abrí la segunda escotilla, la que
daba paso al adaptador presurizado de atraque número dos (PMA-2).

Este tipo de módulo, que tiene forma más o menos de cono (la apertura a
un extremo mide aproximadamente un metro, la del otro mide dos), es el
que se usará para todos los atraques del transbordador a la estación.
Llevábamos en la bodega del Discovery el PMA-3, que instalaríamos en la
Alpha más tarde, y que se utilizará en la misión siguiente a la nuestra.

El PMA-2 no dispone de ningún equipo de mantenimiento de vida. Sin
embargo, estaba a una temperatura cómoda, y, gracias a la lámpara
intensiva que traíamos, nos sentíamos a gusto.

La siguiente escotilla entre el PMA-2 y el módulo Unity representaba la
verdadera frontera con la estación. Cuando la abría, todos sentíamos
ilusión y curiosidad, entrando en un hogar en el que no vivía nadie. Una
vez abierta la escotilla, entramos en la estación.

El volumen habitable del Unity es muy grande comparado con el Discovery.
Las luces ya estaban encendidas y la temperatura era cálida. Flotamos
hacia dentro y aprovechamos su gran capacidad, volando de un extremo al
otro y haciendo acrobacias. Aprendimos rápidamente que era muy fácil
perder la orientación, debido a la simetría del módulo. Lo que parece en
un momento el suelo precipitadamente se convierte en el techo o en una
pared.

Después de pasar la tarde moviendo algunas cargas que íbamos a dejar en
la ISS, algunos tripulantes instalaron nuestros sacos para dormir en el
Unity. Me pregunté cómo sería vivir en la estación, y no sólo visitarla.

Al día siguiente, me encontraba dentro del Unity, mirando por la
ventanilla de una de las escotillas que daban al espacio, mientras que
otro tripulante movía con el brazo robótico el primero de dos módulos
externos que íbamos a sacar de la bodega y acoplar a la estación, el
armazón Z-1. Mi tarea era asegurar que las indicaciones de alineación
que él recibía en la cabina coincidían con la realidad que sólo yo,
mirando por la ventana, podía ver. Mi presencia era solamente un seguro,
y como suele pasar, no fui necesario.

Los sistemas que usamos para determinar con precisión la posición y
orientación del armazón funcionaron perfectamente, y la acoplamos sin
problemas a la portilla del Unity. Esa tarde invertimos el proceso de
abrir todas las escotillas y salimos de la Alpha. Esto era necesario
porque la esclusa del Discovery desde donde efectuaríamos cuatro salidas
espaciales durante los cuatro días siguientes estaba ubicada entre los
dos vehículos.

Después de cuatro salidas con éxito para hacer conexiones externas entre
el armazón Z-1 y la estación, y para instalar el PMA-3, estábamos listos
para entrar de nuevo en la Alpha. Una vez más, efectuamos la ya familiar
secuencia de abrir las escotillas y entramos en el Unity. Esta vez, sin
embargo, continuamos abriendo más escotillas al otro lado del Unity, que
daban al segmento ruso. Entramos en el Zarya una hora más tarde.

Me pareció un sitio completamente distinto. Hay mucha carga atada a las
paredes, techo y suelo, lo cual convirtió el pasaje de 15 metros de un
extremo al otro como atravesar una pajita. Los
colores y olores también eran muy distintos.

Por fin cerramos las escotillas entre la Alpha y el Discovery en el
décimo día de la misión, justo antes de separar los dos vehículos.
Teníamos todos una sensación interesante, sabiendo que seríamos los
últimos que cerrarían la escotilla dejando una estación inhabitada.
Pocos días después fue lanzado, desde el desierto de Kazajistán, un
cohete ruso con una carga muy importante: la primera tripulación
permanente de la ISS.

[Nota] *Miguel López Alegría, madrileño de 45 años, trabaja en la NASA
desde 1992 y en 1995 realizó en el Columbia su primer viaje al espacio.
En octubre de este año estuvo en la ISS preparándola para la visita de
sus primeros habitantes. En estos momentos prepara en Rusia su próxima
misión.

                           ------------------

¿QUÉ OPINAN LOS INVESTIGADORES?
Por: Ricardo García

Los científicos españoles están de enhorabuena. O casi. Son frecuentes
las noticias en los medios de comunicación sobre los éxitos y/o las
penurias de nuestros científicos. La sociedad tiene curiosidad por saber
qué se hace en nombre de la ciencia en España. Y un estado de opinión
tan receptivo representa una oportunidad que no debería ser
desaprovechada. Los propios científicos parecen ser conscientes de ello,
pues no temen airear sus avatares en columnas como ésta.

¿Qué preocupa a los científicos españoles? Dar una respuesta precisa
requeriría hacer una encuesta a gran escala y, que yo sepa, ésta nunca
se ha realizado. Pero una idea razonable del estado de opinión de los
científicos puede extraerse analizando los artículos publicados en EL
PAÍS sobre el tema "Investigar en España". Y así es posible confeccionar
una modesta estadística. Pero antes de nada unas palabras sobre el
método seguido. De cada artículo se han seleccionado los temas
principales (nunca más de tres) y luego se han agrupado en cinco grupos.
Veamos qué nos dice la encuesta.

La preocupación dominante la centra la financiación de la actividad
científica (50%). Con un 38% le sigue lo que podrían calificarse como
temas fundamentales. Aquí se incluyen contribuciones que discuten el
papel de la ciencia en el desarrollo tecnológico, la división entre
ciencia básica y aplicada o la relación entre ciencia y humanidades. En
el 34% de los artículos se reflexiona sobre la carrera científica. La
endogamia en la promoción científica y/o académica, las dificultades
para reincorporar a doctores o las reclamaciones de los becarios
constituyen los aspectos más significativos. Un 29% de los artículos
abordan aspectos de organización de la ciencia. Cuál será la función del
nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología, cómo deberían relacionarse el
CSIC y la Universidad o cómo debería efectuarse la transferencia de
conocimientos científicos a la sociedad son algunas de las reflexiones
recogidas en este grupo. Finalmente, un 17% de los artículos plantean
aspectos relacionados con la calidad o la evaluación de la calidad o
competencia científica.
Los resultados del muestreo anterior, aunque no deberían de considerarse
representativos de las opiniones de los científicos, son bastante
significativos, pues reflejan las opiniones de aquellos que han sentido
la urgencia de manifestar sus preocupaciones en las páginas de este
periódico.

¿Para qué pueden servir datos como los anteriores? Bien, es muy posible
que consideraciones sociológicas y macroeconómicas estén presionando a
la Administración para incrementar sustancialmente, esta vez sin
artificios contables, el dinero que se invierte en investigación. Pero
los problemas de la ciencia, como indican los datos anteriores, no son
exclusivamente de dinero. Que la inversión en investigación sea rentable
a la vuelta de 10 o 20 años dependerá de la voluntad de nuestros
gestores para afrontar las carencias del edificio científico español.
Bueno será recabar la opinión de los propios científicos para elaborar
un plan general donde se establezcan las bases y los objetivos para la
ciencia en España. No conviene olvidar una de las observaciones más
tenaces de la historia de la ciencia: los descubrimientos científicos,
los relevantes, suceden, no se planean. Pero para que un descubrimiento
ocurra se necesita un contexto, una infraestructura y unos científicos
competentes. Todos ellos son el fruto de un plan que ha precedido en
años al descubrimiento.

[Nota] *Ricardo García es científico titular del Instituto de
Microelectrónica de Madrid (CSIC).

Para más información:
Artículos publicados en El país sobre este tema
http://www.elpais.es/p/d/debates/debates.htm#8

                           ------------------

LA CONTAMINACIÓN ACORTA LA VIDA
Por: Jaime Prats - Valencia

Varios estudios destacan la relación entre polución, muertes prematuras
y diversas enfermedades

La contaminación ambiental está directamente relacionada no sólo con el
aumento de las urgencias cardiovasculares en las ciudades, sino con un
porcentaje de las muertes de sus habitantes. La magnitud de los efectos
nocivos de la polución no ha pasado inadvertida para los epidemiólogos
que se encuentran volcados en evaluar los efectos que tiene en la salud.
Un trabajo elaborado por la Escuela Valenciana de Estudios para la Salud
ha probado por primera vez en España la relación a corto plazo entre los
niveles de contaminación atmosférica y las urgencias cardiacas. Otro
estudio atribuye a la contaminación hasta el 6% de los fallecimientos
totales de Austria, Francia y Suiza. De ellos, la mitad los produce la
contaminación provocada por vehículos.

No es necesario vivir en Cracovia (Polonia) o Atenas (Grecia), dos de
las ciudades europeas que padecen una peor salud medioambiental, para
sufrir los efectos de la polución. En lugares con niveles de
contaminación medios -un segmento en el que se encuentran las
principales ciudades españolas- el humo del tráfico y, en menor medida,
el industrial o el procedente de incineradoras de residuos, interviene
de forma notable en patologías cardiovasculares hasta el punto de que
son uno de los factores que acortan la vida de los ciudadanos.

"Niveles moderados de contaminación también suponen un riesgo para la
salud". Ferran Ballester, doctor de la unidad de epidemiología y
estadística de la Escuela Valenciana de Estudios de la Salud, apoya esta
afirmación en los resultados obtenidos en un trabajo realizado junto a
José María Tenías y Santiago Pérez-Hoyos que publica este mes el Journal
of Epidemiology and Community Health.
El estudio muestra una asociación significativa entre la contaminación
atmosférica y las urgencias cardio y cerebrovasculares atendidas en los
hospitales, mientras que no aprecia relación con las dolencias
gástricas. Entre 1994 y 1996 los investigadores valencianos midieron los
niveles diarios de humos negros, dióxido de azufre (SO2), dióxido de
nitrógeno (NO2), monóxido de carbono (CO) y ozono (O3) del aire de la
ciudad de Valencia y lo compararon con los ingresos de urgencias
registradas en los dos principales hospitales, el Clínico y La Fe. Un
aumento en los niveles de dióxido de azufre y de monóxido de carbono se
vinculó a un incremento de las urgencias por enfermedades de corazón.
Por cada aumento de 10 microgramos por metro cúbico de SO2 -la media en
la ciudad es de 25,6- se observó que los de ingresos por enfermedades
cardiovasculares aumentaban en un 3%.

Partículas en suspensión

En el caso de las partículas en suspensión se observó una relación
similar. Estos contaminantes, uno de los principales agentes patógenos
que se encuentran en el aire de las ciudades, son restos minúsculos de
materia, fruto de la combustión incompleta del carbón y derivados del
petróleo que, gracias a su pequeño tamaño -unas 10 micras- entran con
facilidad en el aparato respiratorio y de los pulmones pasan al torrente
sanguíneo, provocando problemas cardiovasculares y respiratorios.
Un incremento de 10 microgramos cúbicos de estas partículas -frente a
una media de 43,7- iba seguida de un aumento de l,5% de ingresos
hospitalarios, según recoge el estudio. Estas evidencias se suman a otro
estudio elaborado por Ferran Ballester y sus colaboradores entre 1991 y
1993. En este caso, el objetivo fue relacionar los efectos de la
contaminación atmosférica en la ciudad de Valencia -con niveles
comparables a París, Londres o Barcelona- y la mortalidad registrada. El
equipo valenciano encontró una asociación significativa entre
indicadores de polución y fallecimientos, más clara en las partículas de
suspensión que en el dióxido de azufre. A cada aumento de 10 microgramos
de partículas por metro cúbico de aire analizado le acompañaba un
incremento del 0,8% en la mortalidad diaria.

Ballester precisa que los niveles de contaminación de las ciudades
españolas no son los mismos de hace 20 años. De una polución básicamente
industrial se ha pasado a otra en la que los principales agentes son los
motores de los vehículos. De los tubos de escape sale ya más de la mitad
de los agentes contaminantes. Estos cambios han provocado que el nivel
de contaminación en España sea medio -en ocasiones bajo- y que haya
descendido notablemente las emisiones de dióxido de azufre, de origen
básicamente industrial.

Además del impacto en la mortalidad y de los peligros cardiovasculares,
existen evidencias de que los niveles actuales de contaminación
atmosférica urbana repercuten también en el sistema respiratorio. El
proyecto APHEA, realizado en varias ciudades europeas y publicado en
1997, demostró que a un aumento de 50 miligramos por metro cúbico de NO2
seguía un incremento de ingresos por asma del 3%. El mismo incremento en
niveles de ozono se asoció con un 4% más de casos de ingresos por
enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Los peligros de la salida a la atmósfera de todos estos elementos
patógenos "no son muy elevados a nivel individual", matiza Ballester,
"aunque sí son importantes en términos de salud pública". Son las
personas más débiles quienes tienen más probabilidades de que las
enfermedades de base cardiacas o pulmonares que padecen se agraven y
deriven en una muerte prematura.

Estudios elaborados en Europa han ido mucho más lejos a la hora de
traducir en cifras los efectos mortales de la contaminación atmosférica.
Un trabajo elaborado por la Universidad de Basilea y publicado
recientemente en la revista The Lancet achaca directamente a la polución
hasta 40.000 de las muertes que tienen lugar anualmente en Austria,
Francia y Suiza, el 6% del total de fallecimientos. Según este trabajo,
la mitad de todos estos casos se deben a la contaminación ocasionada por
los vehículos. Ballester señala que los índices de contaminación de
estos países son equiparables, si no más bajos, a los que registran las
principales ciudades de España. El trabajo también indica que el coste
sanitario de la contaminación causada por vehículos con motor supone en
los tres países un 1,7% del producto interior bruto (PIB).

Nuevas directivas

La evidencia demostrada por los estudios de los efectos que tiene la
contaminación en la salud ha llevado a la Unión Europea a revisar las
directivas que regulan los criterios de calidad del aire de las
ciudades. Una norma de junio de 1999, que recoge los estudios elaborados
a lo largo de la década pasada, modifica a la baja los baremos
permitidos establecidos en otra directiva de 1987. En aspectos como la
cantidad de dióxido de azufre no se recogen modificaciones sustanciales.
Sin embargo, en relación a otros agentes, como el dióxido de nitrógeno,
el máximo permitido se ha reducido hasta una quinta parte de los
establecidos en la norma anterior y ha pasado de los 200 miligramos por
metro cúbico a 40. La norma establece un plazo de dos años para su
entrada en vigor, aunque establece periodos de adaptación de hasta 10
años para algunos contaminantes.

15 ciudades en el laboratorio

¿Cuál es la situación del aire que respiran los habitantes de las
principales ciudades españolas y qué efectos tiene para su salud?
¿Cuántas enfermedades son el resultado directo de las emisiones nocivas?
A preguntas como las anteriores pretende responder el Estudio
Multicéntrico Español de los Efectos a Corto Plazo de la Contaminación
Atmosférica en la Salud, conocido como Proyecto EMECAS, que desarrollan
universidades, escuelas de salud pública y departamentos de Salud y
Medio ambiente. Quince ciudades españolas (A Coruña, Barcelona, Bilbao,
Cartagena, Castellón, Granada, Gijón, Huelva, Madrid, Oviedo, Pamplona,
Sevilla, Valencia, Vigo y Zaragoza), que representan diferentes
situaciones sociodemográficas, climáticas y ambientales, se encuentran
en el punto de mira de este estudio que determinará el impacto a corto
plazo de la contaminación atmosférica sobre los ingresos hospitalarios
urgentes por enfermedades cardiovasculares y las muertes relacionadas
con la emisión de agentes nocivos.

Este ambicioso proyecto cuenta con financiación del Fondo de
Investigaciones Sanitarias, representa el trabajo más importante que se
lleva a cabo en España en este campo y suple en cierta medida el papel
de una red estable de vigilancia de riesgos relacionados con la
contaminación atmosférica. El EMECAS toma el relevo del EMECAM, un
estudio anterior integrado por el mismo número de ciudades centrado
exclusivamente en medir la mortalidad. Este último trabajo ya apuntó la
existencia de una asociación entre mortalidad y diferentes contaminantes
como el dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2), monóxido de
carbono (CO), ozono y partículas en suspensión. En el estudio,
coordinado desde la Escuela Valenciana de Estudios para la Salud, se
articulan las colaboraciones de los grupos participantes en aspectos
como la medida de la exposición, la evaluación de los indicadores en
salud, los métodos de análisis estadísticos o la interpretación de
resultados y su relevancia para la salud pública.

Para más información:
Journal of Epidemiology and Community Health http://www.jech.com/
The Lancet http://www.thelancet.com/

                           ------------------

VISITA GUIADA A LA ISS
Por: Carlos Elias

En principio todo apunta a que fue una mutación, incluso antinatura, la
que convirtió una especie de simio cuadrúpedo en un hombre erguido sobre
dos fuertes piernas capaces de sostener su cuerpo frente a la gravedad
de la Tierra. La lógica predice que debió desaparecer, porque la
necesidad de sostenerse sobre sus pies provocó una dramática disminución
de la pelvis. La naturaleza fue extremadamente cruel porque, además,
como contrapartida a poder permanecer erguido, el parto se convirtió en
el más doloroso y complicado de todos los animales. Y otro castigo: para
que las crías pudieran deslizarse por esa pelvis tan estrecha debían
nacer casi en estado de feto. No había animal más desvalido ni que
necesitara mas cuidados durante tantos años como las, crías humanas.

Pero si algo la ha definido como especie ha sido, precisamente, su lucha
contra la lógica de la naturaleza. Y lo que en principio estaba llamado
a ser un experimento fallido resultó un éxito. El animal con crías
desvalidas se las arregló para sobrevivir buscando una solución:
agruparse con sus semejantes. De ahí a la fundación de ciudades sólo fue
un paso. Por eso, dicen los antropólogos, el inconsciente del hombre
siempre ha reverenciado la ciudad: normalmente ha implicado un paso más
en su evolución, ya sea biológica o histórica.

Las ha habido con proyección imperial (Roma) o para glorificar a un
héroe (Alejandría). Otras eran conscientes de su papel como guías en la
evolución: la Atenas clásica, el París de la Revolución Francesa o el
Londres capital de un imperio colonial. Pero faltaba una. Esa que
representara el eterno sueño de la criatura con hijos desvalidos: poder
habitar fuera del planeta que al principio casi no le dio oportunidades.
Ahora ha vuelto a desenfundar su mejor arma para desafiar nuevamente a
la naturaleza: vivirá en grupo. Y este año ha fundado la ciudad de sus
más ancestrales sueños: la Estación Espacial Internacional (ISS), aunque
los estadounidenses, tras discutir con los rusos, la han empezado a
llamar Alpha.

Sus primeros colonos comenzaron a vivir en ella a principios de
noviembre. Es la ciudad del año, del milenio, del futuro, y le
proponemos un recorrido por ella. Es la primera vez que el hombre se
propone vivir de forma permanente fuera de este planeta intentando
vulnerar las leyes naturales que lo han creado. Es la primera ocasión en
la que las divergencias políticas han quedado relegadas y la cooperación
internacional, casi planetaria, se impone.
Entre los fundadores destacan dos viejos enemigos como Rusia y Estados
Unidos convertidos en aliados en esta misión. Pero también han
participado el lejano y tecnológico Japón y la recelosa y cauta Europa.
Podríamos continuar enumerando muros caídos y no terminaríamos. El
último: es la primera vez que un país como España, que históricamente ha
dado la espalda a la Ciencia, participa en un proyecto de gran
envergadura científica, aunque de momento con 9.000 millones de pesetas
de los 12 billones presupuestados y de los casi 20 que algunos estiman
que puede costar la construcción de esta ciudad.

Bienvenidos a la Estación Espacial Internacional Este improvisado guía
espera que no se arrepientan de iniciar este viaje.

Velocidad de vértigo

Primeros datos sobre esta ciudad: en estos. momentos vuela a la
espectacular velocidad de 27.660 kilómetros por hora y a 375 kilómetros
sobre la Tierra. Cada hora y media le da una vuelta completa y sólo
utiliza energía solar. Por ahora sólo cuenta con tres módulos, el Unity,
el Zarya y el Zvezda, pero cuando se inaugure, previsiblemente en el
2006, tendrá más de 100. Ahora pesa 90 toneladas y consta de una
superficie de 255 metros cuadrados, pero llegará a sobrepasar las 600
toneladas y tendrá un volumen de 1.240 metros cúbicos. Este mes le han
colocado los paneles solares, que la han convertido en uno de los tres
objetos más luminosos del firmamento. En enero se le unirá el
laboratorio estadounidense Destínity, el más avanzado de los construidos
por el hombre. Impresionante, ¿verdad?

Antes de comenzar el recorrido, unos consejos: aquí puede despreocuparse
de que un ladrón le robe como en algunas ciudades terrestres; aunque eso
sí, los objetos adquieren vida propia. Todo flota y nada tiene por qué
permanecer donde usted lo deje. En esta ciudad la gravedad es 10.000
veces menor que en la Tierra; es decir, prácticamente no existe. Ya lo
habrán sentido, en los dos días que les ha llevado llegar hasta aquí.

Pero, por si hasta ahora han resistido, les advierto: sus huesos se le
harán más frágiles, sus músculos se le atrofiarán y cambiarán de
composición. Padecerán trastornos de sueño, mareos y vómitos. Los
líquidos del cuerpo dejarán de pesar y las venas de la cara y del cuello
se le hincharán como jamás lo habían hecho. La sangre se le desplazará
hacia el pecho y la cabeza. Les Prevengo: cada una de sus piernas
perderá un litro de líquido y cerca de un 10% de su tamaño. Pero no se
preocupen. En este lugar jamás podrán caminar, sólo flotarán, y las
piernas no hacen la más mínima falta. Nuestra evolución se ha basado en
ellas, pero ahora, ¡qué ironía!, se vislumbran inservibles.

Les Propongo un juego: ¿Qué aspecto tendrían los humanos si hubiesen
evolucionado en ausencia de gravedad? Tal vez dentro de miles de años
nuestros descendientes sean así. El desciframiento del genoma humano,
finalizado también este año, favorecerá que pueda manipularse al hombre
actual para que pueda sobrevivir en el espacio. Eso afirman los
biólogos.

Más consejos para la supervivencia. La ducha no funciona. Las gotas de
agua no pueden caer, flotarán por todo el baño y usted tendrá que
atraparlas para lavarse. Los retretes poseen unas mangueras para
succionar el orín y las heces, porque la ausencia de gravedad impide que
éstos se separen de nuestro cuerpo. Disfrutamos de una ventaja, podemos
gastar el agua que queramos porque absolutamente toda se recicla,
incluida  nuestra agüita amarilla. Y si deciden dormir una siesta,
amárrense bien a las paredes; de lo contrario, pueden despertarse en
cualquier lugar de la ciudad.

Perdonen tanto consejito, pero es que aquí toda su experiencia vital no
les sirve de nada.

Comenzamos el paseo... Observen que en la ISS no existe el concepto de
arriba y abajo. Por tanto, tampoco el de suelo y techo. Hay ordenadores
y cajones para guardar objetos en los cuatro lados de los habitáculos.
Este módulo en el que empezamos nuestro recorrido es el Zvezda.
Significa estrella en ruso, es el primer módulo habitable y en él
también se duerme. Fíjense en la estética rusa de paredes cuyo blanco
inmaculado con partes en rosa pálido refleja la luz de los tubos
fluorescentes. Parece el
escenario de una película de ciencia-ficción de los años 60. Como
novedad tiene una mesa, con asideros para introducir los pies y poder
permanecer quietos; una nevera, algo inusual hasta ahora en el espacio y
un horno para calentar comida.
Está conectado por un lado con el puerto de atraque de las naves rusas
tipo Soyuz y por el otro con el módulo Zarya, con una estética parecida
y que es el encargado de controlar la energía y las comunicaciones. Nos
impulsamos con los brazos como si nadáramos en una piscina.

Y llegamos al módulo estadounidense Unity. Su estética es radicalmente
diferente. Más moderna. Sus paredes son blancas pero en mate, lo cual
favorece que la luz no se refleje en ellas. Numerosas líneas azules
rompen la monotonía. La función del Unity es la de servir como conector
con otros elementos. Unas líneas amarillas señalan dónde se unirá
próximamente el laboratorio Destiny, el cual se ensamblará a su vez con
el laboratorio europeo Columbus y con el japonés Kibo (deseo). Juntos
configurarán un espacio de investigación mayor que el de cualquier
empresa o universidad. En ellos se estudiará desde nuevas vacunas hasta
materiales ahora imposibles. Habrá cientos de animales y plantas. Porque
no lo olviden: hay que reinventar la agricultura y la ganadería en el
espacio si queremos ser autosuficientes del planeta madre.
En la parte superior del Unity se sitúa la estructura que sostiene los
gigantescos paneles solares uno de los lados está el puerto de atraque
de los trasbordadores americanos. Llegamos al extremo del Unity. Su
final lo forma una escotilla con cuatro ventanales que le permitirá
asomarse al espacio.

Y, de momento, éste es el final. Tal vez los pasadizos de la ISS no
posean el encanto de los de una ciudad árabe o sus edificios, en forma
de módulos, sean más feos que los de cualquier ciudad dormitorio
construida en los años 70. Pero de lo que no tendrán ninguna duda es de
que de todas las urbes construidas por el hombre, ésta es la que posee
las vistas más maravillosas.
Pronto habrá una cúpula-mirador, pero por ahora les invito a asomarse a
la escotilla. Verán algo hermoso: un planeta azulado que comenzó a
formarse hace 4.500 millones de años y que aún sigue girando sobre sí
mismo cada 24 horas. Pero cuidado: todos los que lo han visto desde
aquí, «tan bello y tan frágil», han quedado impresionados. Después,
comienzan a padecer una extraña enfermedad: el síndrome de no comprender
el porqué de las fronteras o las guerras, y todos sienten un
irrefrenable deseo de proteger esa bola azul.

Este guía se despide de ustedes. Pero antes, si lo tienen a bien, les
propone un brindis: «Por esta nueva ciudad, la ISS, cuyos primeros
habitantes llegaron en el 2000. Para que sólo sea una más en la que viva
quien lo desee, pero que jamás se convierta en el último y único refugio
de una Humanidad que ha destruido todas las maravillosas ciudades que ha
fundado antes».





________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
El equipo de eListas os deseamos un felíz 2001!! :-)