Inicio > Mis eListas > fedicaria > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 182 al 201 
AsuntoAutor
Historia a debate JUAN MAI
Didáctica Crítica JUAN MAI
Convocatoria JUAN MAI
prueba jmateos
Novedades desde Fe Julio Ma
Reseña Julio Ma
Novedades Historia JUAN MAI
Re: Novedades Hist Xosé Man
Revista Diagonal José Mig
Prueba, para darl Alberto
¿Tiene futuro la e Alberto
Cine para leer JUAN MAI
Echad un vistazo a Alberto
Petición de inform José Mig
Fw: Recogida de fi José Mig
Cuaderno de Ermua Alberto
EL Ciimu y la infa Alberto
Acceso Revista Lit Alberto
Re: Acceso Revista Xosé Man
Num. 141 de Aula d Alberto
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Fedicaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 206     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[fedicaria] ¿Tiene futuro la escuela (pública) en España?
Fecha:Jueves, 5 de Mayo, 2005  14:03:11 (+0200)
Autor:Alberto Luis Gómez <luisal @......es>

            Queridos amigos,

 

            Os envío un par de líneas sobre el contenido de una obra que estimo de interés. Un abrazo, Alberto

 

            ********************

 

 

BARREIRO, H.; TERRÓN, A.: La institución escolar: una creación del estado moderno. Barcelona, Octaedro-Fies, 2005, 155 págs.

 

Primer volumen de una colección de nueve libros que publicará Octaedro dentro de una Serie: "La escuela del nuevo siglo". Esta obra se estructura en torno a dos grandes bloques: uno -firmado por H. Barreiro, “La experiencia histórica en los distintos países europeos”, págs. 13-78- en el que se analiza el proceso de construcción de la idea de "instrucción pública"; y otro (págs. 79-152), redactado por Aída Terrón, en el que se ofrece una genealogía del sistema educativo español; proceso que, a su vez -págs. 81-84- se relaciona con otros tres más amplios europeos: declive del poder eclesiástico y aparición del Estado-nación; reacomodación posiciones monopolio religioso; y paso en el sistema educativo de la segmentación vertical a otra de naturaleza funcional. A lo largo de nueve apartados se pone de relieve la debilidad estructural de la red escolar -concebida en sus orígenes más como  dádiva que como derecho, pág. 86- así como las enormes dificultades que tuvieron que superarse durante casi dos siglos para que la vieja escuela elemental se convirtiese con la Ley Villar Palasí en una nueva enseñanza primaria. Tras los múltiples escarceos de la Restauración -período en el que se inicia la configuración del profesorado como uno de los agentes configuradores de nuevas dinámicas educativas, págs. 111 y ss.-, el triunfo republicano en el año 1931 supuso la apuesta por un modelo de escuela pública -la única o unificada- siguiendo en buena parte postulados defendidos por L. Luzuriaga -y el partido al que pertenecía- al menos desde 1918 y entre los que destacaron el entendimiento no jerárquico de una formación permanente apoyada en una Inspección volcada ahora -pág. 120- en su dimensión pedagógica. El triunfo de las fuerzas rebeldes cortó bruscamente con el período anterior, especialmente en los primeros quince años; poco a poco, y especialmente a partir de lo acontecido en Europa desde 1945, se inicia una lenta y contradictoria apertura que desembocará con la ley citada en la reestructuración global del sistema educativo; entre una y otra fecha, como bien se apunta en la página 123, "... quedaron años de aislamiento, de amputación, de nacional catolicismo, de miseria cultural, de abandono escolar, de elitismo educativo y de Iglesia docente." Sin dejar de reconocer la importancia de la normativa promulgada en 1970 -sobre todo en lo relacionado con la extensión de la escolaridad obligatoria, la conexión entre niveles así como la peculiar filosofía del nuevo y al final fallido BUP- la autora -de acuerdo aquí y en otros lugares con tesis defendidas entre otros por A. Viñao- resalta cómo la ausencia de financiación dificultó el logro de los objetivos de escolarización; tema que, si bien desde el triunfo del PSOE en 1982 y debido a su peculiar política de concertación con los centros privados -en su mayoría religiosos- seguirá teniendo consecuencias muy negativas. Si, en un momento de auge del neoliberalismo, a ello le añadimos la puesta en práctica de la filosofía educativa del Partido Popular a lo largo de dos legislaturas, no extraña que la autora, con cierta desesperanza y utilizando ideas de un trabajo lamentablemente poco conocido de J. Mª Rozada, apunte que podamos estar asistiendo a la liquidación del componente político de la educación, es decir, al fin del entendimiento de la educación como un servicio público y a su subordinación a mecanismos reguladores del mercado similares a los que afectan a otras mercancías. Unas breves reflexiones finales sobre la tensión básica -universalismo/segregacionismo- que ha caracterizado al sistema público de enseñanza español desde sus inicios hasta la actualidad resaltan cómo la aceptación de los supuestos básicos de la globalización liberal tanto por el PP como  -no exactamente del mismo modo como puede comprobarse en el reciente anteproyecto de la LOE- por el PSOE está erosionando fortísimamente viejas conquistas -gratuidad, flexibilidad curricular, comprehensividad, laicismo, función compensatoria de la escuela, ...- pareciendo como sí, a partir de ahora y ¿ya para siempre?, la escuela -pág. 152-  habría de funcionar simplemente como "... agencia oficial legitimadora de la estratificación social al servicio de un mercado laboral con esas características." Afortunadamente, y en esto como en muchas otras cosas, coincidimos con A. Terrón, creemos que, todavía, la escuela pública puede y debe reconstruirse para dar cabida en ella a las viejas y universalistas utopías emancipadoras.

 

Alberto Luis Gómez (luisal@unican.es)

Departamento de Educación

Universidad de Cantabria

Avenida de los Castros, s/n

E-39005 Santander

Tfno. 34 42 20 11 69

Fax.  34 42 2011 73