Inicio > Mis eListas > fedicaria > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 188 al 207 
AsuntoAutor
Novedades Historia JUAN MAI
Re: Novedades Hist Xosé Man
Revista Diagonal José Mig
Prueba, para darl Alberto
¿Tiene futuro la e Alberto
Cine para leer JUAN MAI
Echad un vistazo a Alberto
Petición de inform José Mig
Fw: Recogida de fi José Mig
Cuaderno de Ermua Alberto
EL Ciimu y la infa Alberto
Acceso Revista Lit Alberto
Re: Acceso Revista Xosé Man
Num. 141 de Aula d Alberto
Novedad. JUAN MAI
Novedad JUAN MAI
Novedades (Aula 13 Alberto
Gastronautas Alberto
Algunas reflexione José Mig
Faltó el archivo a José Mig
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Fedicaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 227     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Re: [fedicaria] Información bibliográfica: materi ales curriculares, banalizaciones del genocidio y el hon or perdido de Katharina Blum
Fecha:Martes, 14 de Junio, 2005  17:52:12 (+0200)
Autor:Xosé Manuel Souto <xmsouto @...com>

Amigo Alberto:
Me alegro de tu escrito, que comparto. Creo que es preciso hacer públicos manifiestos como éste.
Un saludo
Xosé M
----- Original Message -----
Sent: Tuesday, June 14, 2005 1:33 PM
Subject: [fedicaria] Información bibliográfica: materiales curriculares, banalizaciones del genocidio y el honor perdido de Katharina Blum

            Queridos amigos,

 

            Cierro este lamentable asunto –por cómo se ha abordado un tema serio- con el envío de las líneas que acabo de remitir a todos los miembros de la SEDHE. Un abrazo, Alberto

 


De: Alberto Luis Gómez [mailto:luisal@unican.es]
Enviado el: martes, 14 de junio de 2005 11:07
Para: SEDHE (sedhe@listserv.rediris.es)
Asunto: Información bibliográfica: materiales curriculares, banalizaciones del genocidio y el honor perdido de Katharina Blum

 

 

            Estimados colegas,

 

            Con toda seguridad, y al menos desde el pasado 18 de mayo, a algunos de vosotros os sorprendería el follón mediático armado a partir de la presentación pública de unos materiales para el aula publicados por dos colegas catalanes.  En unos casos, como el de J. B. Culla, se solicita simplemente a los autores que enmienden su ignorancia de la historia para evitar la banalización de la barbarie nazi en este material pedagógico; en otros,  una aguerrida Pilar Rahola exige nada menos que la no distribución del libro “… en su redacción actual”  justamente por minimizar y banalizar la Shoa. Frente a estas posturas, y dejando de lado otras colaboraciones aparecidas muchas de ellas en ediciones autonómicas de El País, N. Sánchez Durá participó en la polémica tratando de explicar algunas conexiones entre el viaje de ciertos políticos a Israel y el “calvario” de la publicación escrita por J. Pagès y Montserrat Casas, indicando cómo en el debate sobre el genocidio nazi las  cuestiones historiográficas tienen “… inevitables concomitantes políticas.” Buscando cierto equilibrio y distanciamiento, Ramón López Facal, un colega gallego con probada experiencia en temas historiográficos y didácticos, ha elaborado una reseña que, a modo de información bibliográfica, deseamos ofrecer a los miembros de la SEDHE usando nuestra Lista; complementariamente, varios artículos periodísticos y una carta de los autores del libro están a disposición de quien los solicite. El tema de fondo, creemos, es muy importante. Y, ante tanto ruido, quien redacta este par de líneas ha recordado la novela de Heinrich Böll (Die verlorene Ehre der Katharine Blum …) y la versión cinematográfica que hizo de ella V. Schlöndorff hace ya treinta años.

 

            Un saludo, Alberto

 

**********************

 

Pagès, Joan; Casas, Montserrat (2005). Republicans i republicanes als camps de concentració nazis.. Testimonis i recursos didàctics a l’ensenyament secundari. Institut d’Educació de l’Ajuntament de Barcelona. (95 pp. de texto + DVD)

Ramón López Facal

Hannah Arendt descubrió durante el juicio a Eichmann en Jerusalén una realidad inquietante: los protagonistas del horror no eran seres monstruosamente malvados sino personas “normales” que, en determinadas circunstancias, podían cometer (habían cometido) las mayores atrocidades. Esta idea la plasmó en el subtítulo de su obra Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la banalidad del mal. Constató que la locura asesina no es una excepción imputable a un reducido número de perturbados, como desearíamos creer, sino una condición misma de la civilización que convierte en rutina trivial la colaboración acrítica con el poder, por monstruosas que puedan ser sus consecuencias. No se limita sólo a militares que se aplican con el entusiasmo de profesionales competentes a acabar con miles de vidas (50 muertos norteamericanos frente a 100.000 muertos entre las filas de Sadam Husein o 50.000 frente a tres millones en Vietnam), ni de prestigiosos científicos que diseñan armas cada vez más eficientes, sino también de multitudes capaces de “comprender”, incluso de celebrar, atentados terroristas o que llegan a participar voluntariamente en carnicerías como las cometidas en Ruanda o Bosnia. El mal se ha banalizado y los medios de comunicación nos lo ofrecen como un producto más de consumo, como un espectáculo.

El holocausto nazi, como hecho histórico es un acontecimiento singular, irrepetible, pero desde el punto de vista educativo debemos extraer enseñanzas que impidan que “otro Auswichtz pueda repetirse”, como exigía Adorno. Tenemos que denunciar los mecanismos que siguen haciendo posible la banalización del mal, como la del soldado Graner en la cárcel de Abu Ghraib quien justificaba ante el tribunal que lo condenó a 10 años sus risas festivas al fotografiarse con los prisioneros que torturaba: “hemos hecho cosas indecibles, que sólo se pueden soportar por la insensibilidad y por la idea de que es algo divertido”.

El antídoto contra la banalización del mal es la reflexión crítica racional, no el ocultamiento. En este sentido debería acogerse con esperanza una publicación didáctica como la de J. Pagès y M. Casas orientada a escolares de secundaria y publicada por el Ayuntamiento de Barcelona. Aunque la mayor parte de los materiales se ocupan de la memoria de los perseguidos en los campos de concentración nazis, proponen los autores unas actividades finales sobre las violaciones de derechos en la actualidad, tratando de promover entre el alumnado la capacidad de análisis y la reflexión racional que los ponga en guardia ante la trivialización cotidiana de las nuevas barbaries presentes en las sociedades avanzadas. Se valen para ello de testimonios, de las declaraciones de Amnistía Internacional o de la opinión de un ex-funcionario norteamericano que en su condición de víctima del integrismos iraní en el pasado, nos alerta hoy de la violación por su gobierno de los derechos humanos en Guantánamo.

Sólo una lectura sesgadamente interesada puede escandalizarse de un planteamiento ético tan intachable como el que se plasma en esta propuesta educativa que, en ningún caso afirma que el genocidio nazi y la violación de los derechos de los palestinos por el Estado de Israel sea fenómenos idénticos y equiparables. Es obvio que son diferentes aunque sus ejecutores tengan en común que han interiorizado la maldad como algo trivial, como Eichmann o el soldado Graner. La campaña de algunos medios de prensa y las eficaces gestiones de la embajada israelí han logrado, al parecer, que se paralice la distribución de este libro. Como educador comprometido en que mis alumnos y alumnas conozcan el mundo en el que viven y aprendan a desear otro mejor, me siento descorazonado.

La aparente contradicción entre la posición hegeliana de que la única lección de la historia es que la historia no nos enseña ninguna lección porque todos los hechos son únicos e irrepetibles en su singularidad, y la propuesta de Habermas de que la única lección posible de la historia es que la que podemos extraer de los fracasos y errores de la humanidad, la resolvemos algunos profesores considerando, con Pierre Vilar, que comprender por qué las cosas han sucedido puede ayudar a que se conozca mejor el presente. Y el conocimiento racional –no trivial– de las conductas humanas puede ayudar a las futuras generaciones a desear construir la sociedad sobre unas bases éticas, no sobre la banalidad irresponsable. Comprender para conocer, conocer para desear algo mejor.

La enseñanza de la historia basada en una mentalidad de anticuario, de acumular datos sobre hechos gloriosos u horribles del pasado sin desvelar sus relaciones con las injusticias presentes, contribuye a aceptar la maldad como algo normal o inevitable. El libro de Pagès y Casas pretende ser una reflexión sobre el mal para tratar de impedir que se perpetúe; su censura no.

 

 

Alberto Luis Gómez (luisal@unican.es)

Departamento de Educación

Universidad de Cantabria

Avenida de los Castros, s/n

E-39005 Santander

Tfno. 34 42 20 11 69

Fax.  34 42 2011 73

 

 


--------------------------------------------------------------------- 
Tu dirección de suscripción a este boletín es xmsouto@ono.com 
Para darte de baja, envía un mensaje a  
fedicaria-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/fedicaria