Inicio > Mis eListas > fedicaria > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 261 al 280 
AsuntoAutor
Material 20-N  
RE: Sobre la compr Salustia
Escrito de Raimund Julio Ma
Aviso sobre mensaj Julio Ma
Información bibli Alberto
RE: No debemos per Salustia
En apoyo de la cit José Mig
La enseñanza y las Javier M
Re: La enseñanza y Xosé Man
Colombine: divorc Alberto
RE: La enseñanza y Salustia
Otra documento de Julio Ma
Debates... Julio Ma
Un estudio avisa d Alberto
Jesús Revaque Gare Alberto
Butlletí Informat Alberto
Diálogos de Educac Alberto
Re: Diálogos de Ed Javier M
Grabación Curso UI Alberto
CESE en Granada: c Alberto
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Fedicaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 280     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:RE: [fedicaria] No debemos permitir que la Educación se mercantilice aún más: al hilo del texto sobre la c omprensividad de Salustiano del Colectivo Baltasar Graci án
Fecha:Sabado, 26 de Noviembre, 2005  20:40:49 (+0100)
Autor:Salustiano Martín <salusmartin @...........es>

    Estimados colegas,
 
    por alguna razón no he recibido (aunque me he apuntado a la lista de Fedicaria) el correo del compañero Jorquera; ahora me llega después de algunos rodeos.
    El tema que se suscita (la mercantilización de la educación) es fundamental, sin duda, y hay que tenerlo en cuenta en primer plano: para luchar en la medida de nuestras fuerzas contra ese hecho, que es el método infalible -causa y efecto- para la destrucción de la enseñanza pública; y hay que tenerlo en cuenta, también, a la hora de reflexionar sobre lo que se puede o no se puede hacer en el trabajo educativo: en principio, se puede hacer lo que nos dejan.
    Sin embargo, la cuestión que a mí me parece trascendental en el debate educativo tiene que ver, precisamente, con la idea que tenemos de lo que se puede hacer o no en la escuela, y con lo que se debe -y no se debe- a la maquinación malévola de la burguesía. La mercantilización se puede poner en el platillo funesto de lo que la burguesía está haciendo con la enseñanza; sin embargo, no hay que atribuirle a la burguesía más de lo que ésta hace con evidente consciencia. Por ejemplo: sí hay que atribuirle el darle a la pública (a la que van los hijos de los trabajadores manuales) la única posibilidad de la educación-basura, multiplicando las dificultades que los profesores encontramos para enseñar, enflaqueciendo los currículos disciplinares (de hecho, haciendo que algunas disciplinas hayan casi desaparecido por completo), o convirtiendo las escuelas y los institutos en un patio de recreo al que van niños y adolescentes a reunirse con sus amigos a jugar. Pero, ¿qué quiere decir la frase de Lerena que cita José Miguel Jorquera? Es verdad que, demasiado a menudo, en la escuela pública de hoy "ni la verdadera lógica, ni el real motor de la escuela tienen nada que ver con una tarea de formación". Pero, ¿qué es eso de la "caza del culpable"? ¿Qué significa eso de que "es necesario que una mayoría de los alumnos internalice su individual fracaso para posteriormente alojarla dentro de las clases dominadas"? Lerena, no podía saber lo que se nos venía encima, pero lo cierto es que atribuir a "la escuela" (a toda escuela si situada en un espacio burgués) esa finalidad (y hacerlo como si de un fatum ineludible -para la clase trabajadora- se tratara) me parece una pasada.
    En todo lo que leo, escrito por pensadores educativos de la "izquierda", echo en falta cualquier atisbo de reflexión sobre cuál debe ser el interés de la clase trabajadora en la escuela; leo mucho sobre lo que la burguesía maquina y muy poco sobre lo que la clase obrera debe hacer, sobre lo que debe hacerse en aras del interés de la clase trabajadora, sobre cuál sea el interés de los trabajadores en relación con el sistema educativo. ¿Estamos condenados los trabajadores a estar siempre sometidos a la hegemonía burguesa? ¿Cómo podríamos luchar por conseguir nuestra hegemonía? ¿Por qué se piensa mucho en lo que hace la burguesía y nada en lo que deberíamos hacer los trabajadores? ¿Es una condena ineludible que "una mayoría de los alumnos internalice su individual fracaso"? ¿Es el destino a que nos condenan los dioses -¿los dioses?- que nunca podamos conseguir otra cosa que fracaso? ¿Quién dice eso? Lamentablemente, muchos "defensores" de la clase trabajadora no tienen ni idea de qué es eso de la clase trabajadora: nacieron, han vivido y viven dentro de la burguesía, y no les parece que la clase trabajadora pueda hacer otra cosa que fracasar: echándole la culpa a la burguesía, por sus manejos, eso sí, pero no viendo en los trabajadores más que carne de fracaso escolar. ¿Será por eso por lo que no se considera la posibilidad de que aprendan como los que más los hijos de los trabajadores?
    Resumo la historia que nos ha traído hasta aquí, porque creo que, hoy más que nunca, es necesario recordarla: en el viejo sistema educativo (hablo del bueno, no de la basura asestada a la clase obrera) se estudiaba ( y se exigía) en serio, porque se creía que sólo estudiaban en ese sistema los hijos de la burguesía; luego, los poderes públicos (o sea, los intelectuales orgánicos de la burguesía) se dieron cuenta de que cada vez entraban en el sistema educativo (bachillerato y universidad) más hijos de trabajadores (demasiados para sus intereses), y de que aprendían como el que más y llegaban hasta el final con aprovechamiento (es decir, aprendiendo más de la cuenta... burguesa); entonces empezaron a inventarse leyes de educación para arrreglar el problema que se les estaba echando encima, y vino la del 70, que hizo que los hijos de los trabajadores ya no llegaran al bachillerato a los 10 años y que no pudieran hacer tan buen recorrido escolar como antes (ahora, entre los 10 y los 13 años, ya no se les enseñaban con seriedad las disciplinas académicas: la geografía de España, antes, la habían aprendido -bien- a los diez años, ahora tendrían que esperar cinco años más -si es que llegaban a aprenderla-; la del Mundo, a los once -y ésa, ¿cuándo se aprendía ésa-; y, en fin y paradigmáticamente, habían aprendido todo lo que debían saber de lengua entre los diez y los once años -son ejemplos-, mientras que ahora la aprenderían -si llegaban- a los 14 y 17 años. Por lo demás, se quitaron todos los exámenes que debían comprobar -y poner en tensión educativa- el funcionamiento del sistema (las reválidas del bachillerato, por ejemplo) y se aprovechó para echar el comienzo de la Universidad dos años más arriba y para conseguir que la llegada a ésta se hiciera en condiciones peores para los hijos de los trabajadores); luego vino la LOGSE y fue el acabose. En fin, que había que impedir que la clase obrera llegara en masa a la Universidad en buenas condiciones y se impidió; según el ínclito Marchesi, se pasaron en el logro (¿se lo habrá pagado la burguesía?): las universidades públicas se despueblan de hijos de trabajadores, alabado sea el dios burgués -¿el mercado?-.
    ¿No sería bueno que nos replanteáramos dónde ha estado el verdadero "logro" de la burguesía y dónde la verdadera estulticia de la izquierda?
    Dejo aquí la reflexión, que debe ser colectiva.
    Cuidaos todos,
                            Un abrazo.
                                                Salustiano Martín.
 
----- Original Message -----
Sent: Thursday, November 17, 2005 10:05 AM
Subject: [fedicaria] No debemos permitir que la Educación se mercantilice aún más: al hilo del texto sobre la comprensividad de Salustiano del Colectivo Baltasar Gracián

    Interesante análisis de la falsa comprensividad en términos de hegemonía burguesa y dialéctica educación pública residual / educación privada concertada para los hijos de las clases medias. Es muy pertinente, pues, citar una conclusión del colectivo al que él pertenece, el Colectivo Baltasar Gracián: "Sólo una escuela pública, con titularidad, gestión y financiación públicas, puede garantizar a todos una educación en condiciones de igualdad, respetar el derecho de cada uno a lograr el máximo nivel de formación y educar en un proyecto común de ciudadanía" (véanse los archivos pdf de la revista Crisis en www.colectivobgracian.com , con artículo de Salustiano en el 8.1, 2.005).
 
    Os propongo un apunte que sirve para volver a subrayar el interés del libro reciente de Francisco Javier Merchán, al tiempo que se enlaza alguna aportación del mismo con reflexiones de Carlos Lerena, con cosas que escribió en su día el Grupo Asklepios y con la monografía reciente, y también muy recomendable, de Nico Hirtt, y alguna otra reflexión sobre la LOE en marcha.
 
    Javier afirma en su página 118 que la Escuela transmite la idea de que cada uno tiene lo que se merece, que es responsable de sí mismo y de su futuro. Carlos Lerena en Materiales de Sociología de la Educación y de la Cultura (Madrid, 1.985, Grupo Cultural Zero, pg 285) afirmó: "Ni la verdadera lógica, ni el real motor de la escuela tienen nada que ver con una tarea de formación, sino con una operación de caza del culpable: es necesario que una mayoría de los alumnos internalice su individual fracaso para posteriormente alojarla dentro de las clases dominadas". Y ahora enlazamos con la cuestión de la comprensividad y el texto de Salustiano Martín. El Grupo Asklepios, cuando se estaba poniendoen marcha la Reforma, afirmó que la famosa comprensividad venía a ocultar y disfrazar el carácter selectivo de los sistemas educativos, al hacer que los alumnos procedentes de las clases bajas asumieran como algo natural, justo y adecuado, bajo el manto de un sistema formal aparentemente igualitario, su condición de alumnos mediocres e intelectualmente inferiores (en Grupo Ínsula Barataria, Enseñar y aprender Ciencias Sociales. Algunas propuestas de modelos didácticos, Madrid, 1.994, Mare Nostrum, pg 25).
    Renovando este pensamiento anterior y siguiendo la línea de Pierre Bourdieu y de los resultados fundamentales de la Sociología Crítica y Marxista de la Educación, Nico Hirtt ha planteado recientemente que la progresiva mercantilización de los Sistemas Educativos públicos está acentuando los procesos de selección social y de reproducción encomendada a los mismos, consiguiendo resultados opuestos a la pretendida y cacareada comprensividad, que plantean todos esos preámbulos grandilocuentes que arrancan de la LOGSE y que, a buen seguro, continuarán en la misma línea en el texto que fnalmente se apruebe en esta LOE (referencia: HIRTT, Nico, 2.003: Los nuevos amos de la Escuela. El negocio de la enseñanza, Madrid, Minor Network).
 
    En este sentido, conviene recordar que se ha criticado amplamente que la LOE contribuye a ese progresivo deterioro de la Escuela Pública que subrayó el artículo de José María Rozada que cito en el párrafo siguiente. Así, si el desvío de fondos públicos para la enseñanza privada supone un ataque duro para el sistema público, con la extensión de los conciertos a la Educación Infantil (y muy probablemente a los Programas de Cualificación Profesional y a los Ciclos Formativos de Grado Superior), se están dando más alas a la Privada Concertada en los tramos no obligatorios y, en última instancia, se extiende la privatización.
    Por cierto, y ligado con todo lo que se está moviendo desde la derecha educativa con la excusa de la Religión (vamos, como la actuación de la CEDA y las derechas en el debate constitucional de la II República): en el curso 2.001/2, el 89,5 de los centros concertados era religioso (Chomin Cunchillos, "Reformas y contrarreformas en la Educación", Viento Sur, 77, 2.004, pg 74, nota 3). Es mucho el dinero público que va a la enseñanza privada concertada cada año. Son muy potentes los intereses ocultos bajo la asignatura de Religión y el derecho a la libertad de enseñanza.
 
    Efectivamente, un análisis muy interesante de las sucesivas reformas escolares en España y de sus consecuencias, como lo fue también su magnífica monografía Formarse como profesor, al menos a juicio de quien os escribe ahora, fue el artículo de José María Rozada (veo un correo también suyo que ha entrado en el análisis de Salustiano Martin): "Las reformas y lo que está pasando (De cómo en la Educación, la democracia encontró su pareja: el mercado)", Con-Ciencia Social,  6, 2.002.
 
    Con todo, y sin que sea aconsejable que se apodere de nosotros un pragmatismo más allá del estrictamente necesario, conviene no olvidar tampoco el espíritu de la LOCE y de sus itinerarios. Y en el lado de la balanza contrario, está esa amenaza de progresiva evolución mercantilista de los sistemas educativos, enla línea promovida por la OMC y el Acuerdo General de Comercio de Servicios (AGCS), que busca una completa liberalización del mercado de servicios, por donde parecen moverse también las directivas emanadas de la UE. En fin, que conviene estar muy alerta para no permitir que la Educación se mercantilice aún más.
 
    Simplemente quería recordar algunas frases y reflexiones significativas de diversas gentes, que espero que sean de utilidad para la cuestión suscitada.
    Un saludo de José Miguel

--------------------------------------------------------------------- 
Tu dirección de suscripción a este boletín es xmsouto@ono.com 
Para darte de baja, envía un mensaje a  
fedicaria-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/fedicaria