Inicio > Mis eListas > fedicaria > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 557 al 576 
AsuntoAutor
Sobre Encuentro de Paco Gar
Artículo de Javier Paco Gar
Re: Artículo de Ja Xosé Man
60 horas jmainer
Sevilla jmainer
Rafa, ya CU "de BO Alberto
Javier Gurpe jmainer
Novedad bibliográf Julio Ma
Información ge Alberto
Artículo interesan Jorge Mo
Información ge Alberto
Plan de viaje y ci jmerchan
De un libro con es Alberto
Reenv: CAMBIO EN M jmainer
hi Laura Ro
Alberto Luis acred Paco Gar
=?UTF-8?Q?Re:__Alb xmsouto
Re: Alberto Luis a josé Lui
Re: Re: Alberto L JESUS AN
Nueva publicación Julio Ma
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Fedicaria
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 583     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[fedicaria] De un libro con estructura de sonata: Elogiemos ahora a hombres famosos
Fecha:Lunes, 7 de Julio, 2008  19:27:03 (+0200)
Autor:Alberto Luis Gomez <luisal @......es>







Un saludo.



Alberto









AGEE, J.; EVANS, W.: Elogiemos ahora a hombres famosos. Traducción del
inglés por Pilar Giralt Gorina. Barcelona, Planeta, 2008, 497 págs. (ISBN
978-84-08-07826-5)





Al iniciarse el año 2006 quien firma estas líneas leía "Para el viaje de la
esperanza: educación de personas adultas y cambio social (en torno a Raymond
Williams)", un trabajo de J. Beltrán Llavador incluido en un libro de no
fácil localización -Ciudadanía y educación. Lecturas de imaginación
sociológica- publicado en Alzira cuatro años antes. Al citar a estudiosos
con algunas ideas afines a las del autor de The Long Revolution -ese
fantástico libro aparecido en 1961- el colega valenciano mencionaba a dos:
el polifacético ensayista John Berger y un título de James Agee publicado en
1941 -Let Us Now Praise Famous Men- a partir de un trabajo de campo
realizado con su amigo y fotógrafo Walker Evans en los meses de julio y
agosto de 1936 por encargo de una revista neoyorquina sobre la (miserable)
vida cotidiana de tres familias representativas de arrendatarios de algodón
en el sureño estado norteamericano de Alabama. Cinco años más tarde de su
redacción, y tras muchas peripecias, el estudio pudo editarse en los Estados
Unidos alcanzando un gran éxito; y, en 1993, lo publicó aquí en España Seix
Barral en una edición que, de cuando en vez, puede adquirirse todavía en
Iberlibro.

La obra que ahora reedita Planeta se inicia con una sentida presentación de
J. Agee (1909-1955) en 1936 -un romántico furioso, tierno y rebelde que
gustaba vestir con desaliño ropa "deliberadamente barata"- por su amigo W.
Evans (1903-1975), y un interesante prólogo firmado por J. Agee donde,
además de aclararse el sentido y la naturaleza de las herramientas
inmediatas usadas en la investigación ­-la cámara fija y la palabra
impresa-, se insiste en el papel desempeñado como instrumento predominante
por "la conciencia humana individual y antiautoritaria". Junto al discurso
escrito, hay también unas impactantes fotografías sobre los protagonistas de
las cuales se indica al lector que no son meramente ilustrativas pues "ellas
y el texto son iguales entre sí, mutuamente independientes y colaboradores
totales". Después, y a modo de teatral drama, el discurso se hila en dos
libros: en el primero de ellos (breve) se perfilan los personajes -"Fred
Garvin Ricketts ... granjero arrendatario, dos mulas, cincuenta y cuatro
años"; "George Gudger ... aparcero, una mula, treinta y un años", "Annie Mae
(Woods) Gudger... su esposa, veintisiete años"; ...-, los lugares y la
naturaleza y fines de la mirada de un trabajo que se nos presenta a modo de
sonata musical cuyo primer tema es una poesía ("Pobres infelices desnudos,
dondequiera que estéis...") y el segundo una breve cita que refuerza el
sentido social de todo el discurso: "Trabajadores del mundo, uníos y luchad.
Sólo tenéis cadenas que perder y un mundo que ganar". En el segundo libro se
detallan las condiciones de vida -vivienda, trabajo, alimentación,
sexualidad ...- de los tres personajes principales -dos granjeros
arrendatarios y un aparcero- que (sobre)viven en "las tristes, brutalmente
furiosas y aún así hermosas estructuras de la vida" que, a diario, les eran
impuesta por su inscripción en una "economía criminal" (la de la época de la
Gran Depresión). En la segunda parte de este amplio bloque hay unas ácidas
consideraciones sobre la educación (págs. 311-341) y la función social de
una escuela (y de su currículum) en la que los niños, sumergidos "ante todo
en el baño de aceite caliente del mundo en su peor crueldad", son "enseñados
o bien años por debajo de su inteligencia o a kilómetros de pertinencia para
ella, o ambas cosas". Es verdad que desde entonces la situación ha mejorado
bastante, pero no lo es menos que, para reflexionar sobre la cantidad y
calidad de esos avances, sigue siendo del todo necesaria la lectura de
textos tan extraordinarios como el de este defensor de un "comunismo
inteligente" -J. Agee- y la atenta mirada a imágenes como las realizadas por
un fotógrafo -W. Evans- que usaba la cámara como instrumento de análisis y
crítica social. Al hilo de esto último nos preguntamos por qué habrá
desaparecido de la portada en esta reedición su estupenda foto de George
Gudger.









Alberto Luis Gómez

Departamento de Educación

Universidad de Cantabria

Edificio Interfacultativo, despacho 335

Avda. de los Castros, s/n

E-39005 Santander

Tfno. 34 42 201169

Fax 34 42 20 11 70






[Adjunto no mostrado: winmail.dat (application/ms-tnef) ]