Inicio > Mis eListas > hezkuntza > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1021 al 1040 
AsuntoAutor
“Hirukide” alerta Mikel
Gobernuaren diru m Mikel
Kalitate Legea ala Mikel
La escuela de vera Mikel
El Konekta Zaitez Mikel
Iztueta destituye Mikel
En defensa de los Mikel
La biblioteca esco Mikel
Iztueta destituye Mikel
El Parlamento cons Mikel
Ariznabarreta será Mikel
Canción en euskera Mikel
Botín aboga aument Mikel
El duuro trabajo d Mikel
RECIBIDO DEL EQUI Mikel
El Consistorio bil Mikel
Bilbao acoge las r Mikel
El PSE acusa a Izt Mikel
hezkuntza. Egitara Mikel
Gaur egungo gaztea Mikel
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Hezkuntza
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1052     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[hezkuntza] La biblioteca escolar, una juguetería llena de saber p oco aprovechada
Fecha:Sabado, 22 de Junio, 2002  20:17:42 (+0200)
Autor:Mikel <info @.........org>

La biblioteca escolar, una juguetería llena de saber poco aprovechada
 

En la mayoría de los centros escolares, las bibliotecas son una simple aula que reúne libros. Algunos expertos, sin embargo, creen que este aula debería cobrar mayor relevancia en el proceso educativo desde los primeros años. En una sociedad donde el flujo de información aumenta sin cesar, la biblioteca debería ser la herramienta para que los menores aprendan a buscar información y a interpretarla.

Desde la Asociación de Bibliotecas Escolares de Araba, Berritzegune, llevan años luchando para que los centros den más importancia a las bibliotecas escolares, ya que a menudo terminan siendo un simple local con libros que los alumnos cogen prestados y poco más», sentencia Javier Martínez de Aramaiona, coordinador de Berritzegune.

Berritzegune busca que la biblioteca sea valorada en su papel educativo, ya que, además de leer, en la biblioteca se pueden hacer muchas actividades muy enriquecedoras para los alumnos. «La educación es cada vez más autónoma, y hay que enseñar a los alumnos desde pequeños a buscar información y a elaborarla. Una biblioteca necesita recursos y no sólo una colección de libros».

Además de los medios técnicos, también es imprescindible que haya un profesorado que dinamice e integre la biblioteca dentro del proyecto educativo», añade Martínez de Aramaio. Para hacer frente a esta necesidad, «hemos organizado cursos y seminarios, en los que toman parte profesores y profesoras que trabajan en la dinamización de las bibliotecas», informa.

Así, una biblioteca escolar debe estimular a niños y niñas a descubrir todo el mundo que se abre a sus ojos. Los contenidos son inmumerables, casi infinitos, pero el alumno necesita de una guía para colocar los millones de piezas de las que consta el puzzle de la información.

Concha Chaos, directora de la sección infantil de la Biblioteca Municipal de Donostia, y con gran experiencia en este ámbito, coincide en que la biblioteca escolar debería desempeñar un papel primordial en la educación. «Caminamos hacia el mundo de la información, donde no va a tener tanta importancia saber mucho como saber buscar la información. La biblioteca tiene la función de formar a niños y niñas en la búsqueda de la información, bien en papel, en internet o en otro soporte informático».

Según Chaos, el curriculum escolar tendría que girar en torno a la biblioteca escolar. Hoy en día no sucede así, pero deberíamos ir hacia ello. Sin embargo, Chaos ve un gran obstáculo: «La LOGSE no contempla la biblioteca escolar. Esta ley habla mucho de que el alumno tiene que autoformarse, que autoinformarse, pero no concreta dónde. Por tanto, no se contemplan equipamientos para la biblioteca escolar, ni personal, ni se concretan las funciones... Como la ley no lo regula, la biblioteca escolar queda a la buena voluntad del centro. Y la voluntad tiene sus límites», advierte Concha Chaos.

La directora de la biblioteca infantil de Donostia considera que la movilización de los propios centros es vital para lograr el objetivo. «Soy optimista, creo que se conseguirá en la medida que se presione». Y no parece que se vaya por mal camino, ya que «hace unos años no había ningún movimiento en este sentido, y ahora, en cambio, se celebran jornadas, seminarios, cursos de formación a los profesores... Se están dando pasitos», señala. Así lo confirma Javier Martínez de Aramaiona, quien confirma que la mejora está siendo muy lenta, precisamente por falta de recursos, falta que se acentúa con la necesidad de introducir las nuevas tecnologías.

En opinión de Concha Chaos, hay que concienciar al menor de que debe leer ciertos títulos obligatorios en su proceso educativo. Pero, aparte, a los niños y niñas hay que ofrecerles libertad en la elección. «La biblioteca tiene un elemento revolucionario. No estás sujeto a ninguna regla y tienes la oportunidad de formarte como quieras, sin ningún programa escolar, sin profesores... Esta libertad es el mayor aporte que puede hacer la biblioteca pública». Además, añade Chaos, «la literatura es placer. Si es imposición y es obligación, camino equivocado. El placer no debe imponerse, al niño hay que abrirle vías para que pueda disfrutar de la lectura».

Las encuestas que se están realizando en los últimos años desvelan que está disminuyendo la afición a la lectura en favor de la televisión y de internet. Concha Chaos no se escandaliza con estas cifras. Para ella, es evidente que el libro en formato papel ha perdido su monopolio y debe competir con los nuevos soportes. «Es bueno que se lea, pero obligar no es el camino adecuado. La lectura es una opción más, y nos gusten más o menos, no podemos negar ni despreciar los demás elementos. El libro en su momento fue una revolución, como lo es ahora internet. Y es bueno, sólo que al niño hay que formarle en su uso, enseñarle a tener criterios para buscar información, que no se trague todo lo que le den, que tenga herramientas para discernir qué hay detrás de lo que le dicen, y que luego elija libremente. La educación tiene mucho que decir en este proceso», opina.

Que los niños y niñas no identifiquen la lectura con aburrimiento es trabajo de educadores y padres. «Hay que diferenciar muy bien entre las lecturas obligatorias y las de entretenimiento, y dejarle claro al niño que ambas son necesarias. El alumno debe saber que hay lecturas que te marcan en tu formación educativa, y que hay que leer, te gusten o no, como las Matemáticas o las Ciencias Sociales, pero que también puede leer un cómic o un libro de chistes, y pasárselo estupendamente». La confusión entre estas dos formas de lectura puede llevar a que el niño odie la lectura.

«A veces, vienen niños a la biblioteca con una lista y aunque les dices que pueden coger otro libro que les guste, no quieren porque si no leen de esa lista, no les dan los dos puntos. Y entonces me digo: 'esto no funciona'», confiesa.

Concha Chaos apuesta por romper moldes. «El niño debe tener libertad para leer un libro de 400 o de 20 páginas, de empezar por el primer capítulo o por el final, de leerse dos capítulos, aburrirse y dejar ese libro y coger otro».

La lectura, el libro, tienen objetivos diferentes según la edad del lector o lectora. Así, en un bebé, la toma de contacto con el libro mediante la voz, la textura del libro o el color es el primer paso para introducirle en este mundo. Al contrario de lo que se piensa, «establecer el hábito lector a los nueve años es mucho más difícil», reconoce.

El cada vez más atractivo diseño de los libros infantiles favorece que los menores sientan disposición para leerlos o mirarlos. Libros de tela para que el niño lo estruje, libros para meter en el baño, o libros de colores elementales, que ellos puedan ver, porque aún su vista no diferencia el resto. Juegan con elementos sencillos, que pueda reconocer, como un melocotón, un lápiz, una cuchara. «No tienen hilo narrativo, pero el niño está grabando lo que le rodea, y esto le ayuda a darse cuenta de que el libro es algo más que un juguete», señala Concha Chaos.

Los niños y niñas, a partir de los cinco años, empiezan a seleccionar los libros según sus gustos, «porque salen animalitos o por el diseño. A veces, incluso no aceptan que el adulto imponga su criterio». Según la directora de esta biblioteca de Donostia, poner al alcance del menor la mayor cantidad de elementos es clave para que la elección gane en riqueza. -

DONOSTIA



Liburuekiko maitasuna, txikitatik
Hezitzaileek ez ezik, gurasoek ere badute zereginik seme-alaben irakurzaletasuna bultzatzen. Txikitatik elkarrekin ipuinak irakurri edota marrazkiak ikus ditzakete, baita umea liburutegiaren bazkide egin ere. «Horrek liburuekiko atxikimendua sortzen du, adin honetan umeak benetan gozatzen duelako, ez daukalako araurik, gurasoekin jezarri eta gozatu baino ez», dio Concha Chaosek. Hala, liburuak umearentzat duen garrantzia irakasten dihardute psikologoek, liburutegian gurasoentzat antolatutako ikastaroetan. «Ez dago txarto, baina ez da ezer gertatzen»

Umeek askotariko gustuak dituzte, baina haien artean ahoz aho dabiltzan gomendioak ei dira eragingarrienak. Umeak uste baino irakurle eta kritiko finagoak dira. «Oso ondo idatzitako liburua aholkatu nion neskatila bati, eta irakurri zuenean zera esan zidan: 'Ez dago txarto, baina ez da ezer gertatzen'. Eta hala zen, akzioa falta zen», dio Concha Chaosek. «Oso kritiko zorrotzak dira eta helduen irizpideek ez diete balio maiz». Gainera, liburu baten arrakastan telebistaren botereak ere badu zeresana; horren adibide da Harry Potter magoaren «inbasioa». -