Inicio > Mis eListas > historiaviva > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 726 al 745 
AsuntoAutor
Re: Marianne y la Marianne
1 - Estudios etoló "Francis
2 - Creencia en la "Francis
3 - Algunas escult "Francis
Re: 3 - Algunas es Tere
Re: 3 - Algunas es Sangraph
Algunas esculturil "Francis
En torno a la "soc Alfonso
RV: En torno a la "Francis
Re: En torno a la Sangraph
sobre la pregunta FUNDARES
Sobre la conquista FUNDARES
Re: sobre la pregu Marianne
Re: Sobre la conqu Marianne
sobre el imperio r FUNDARES
Sobre la creencia "Francis
Re: Algunas escult Tere
un toque de cuerno alberto.
Re: Vela, Vigila, Marianne
se busca asociacio Daniel
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Historia Viva
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 731     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[historiaviva] 2 - Creencia en la ausencia de responsabilidad masculina en la procreación
Fecha:Viernes, 4 de Mayo, 2001  11:13:24 (+0100)
Autor:"Francisca Martín-Cano Abreu" <martincano1 @............com>

 
Francisca MARTÍN-CANO Abreu 
http://martincano.go.to 
Moderadora del foro de culturaarcaica 
(Suscribirse enviando e-mail a: culturaarcaica-alta@...) 
2 de mayo de 2001 
historiaviva@... 
 
Hola foristas: 
 
Amplío el tema de la la ausencia de responsabilidad masculina en la 
procreación. 
 
Nuestros ancestros de la Prehistoria no veían la 
relación entre la relación sexual humana y la fecundación HUMANA, por lo que 
se desligaba la sexualidad de la reproducción, que se creía asexuada, 
suponían que la madre sola creaba al bebé; de ahí su gran importancia. 
 
Esta creencia en la ausencia de responsabilidad masculina en la procreación 
del nuevo ser HUMANO (en la procreación participan los dos sexos) (que 
parece absurda, pero que pervivía hasta hace poco en muchísimos pueblos 
primitivos), se trasluce en ciertas costumbres, ceremonias religiosas y 
mitos existentes en multitud de culturas de los principios de tiempos 
históricos, en los que se muestra la vinculación de la Fertilidad 
exclusivamente al Principio femenino, que corrobora la pervivencia de 
instituciones matriarcales en época patriarcal y atestiguan la existencia 
del matriarcado, por su exagerada ideología matriarcal. 
 
Hay varias razones por las que nuestros ancestros no viesen la relación 
entre sexualidad y procreación: 
 
1º - La razón principal es que mientras en los animales mamíferos la 
fecundación se produce siempre tras la actividad sexual, en los humanos 
puede no acaecer la concepción, a pesar de un gran número de actos sexuales, 
si casualmente éstos no se producen en los días fértiles femeninos. 
 
Al comparar la conducta sexual de la mujer con las hembras de otras especies 
de mamíferos, se descubre que mientras la relación sexual entre los humanos 
es muy frecuente, en las demás especies de mamíferos es muy poco frecuente. 
Y esa poco frecuencia es la causa de que la naturaleza haya asegurado la 
fecundación animal tras cada acto sexual, para preservar la sobrevivencia de 
la especie. 
 
Así las hembras de los animales mamíferos, en general (ya que 
excepcionalmente en los bonobos pasa otra cosa), sólo están dispuestas a 
copular en el estro anual, por lo que las hembras sólo tienen relación 
sexual durante el período de apareamiento, una vez al año. 
 
Las hembras de los primates tienen relaciones sexuales aún con menor 
frecuencia. Declara EHRLICH: "... como resulta que las crías de los primates 
son amamantadas durante meses e incluso años, una hembra madura puede estar 
en condición de aparear solamente durante un breve período cada uno o dos 
años." 
 
Las primates aceptan al macho sólo durante el período mensual de celo, que 
al ser seguida de la cópula y del embarazo y del período de lactancia de su 
bebé, período durante el cual su actividad sexual se paraliza, no volverá a 
copular hasta el destete de su bebé transcurridos unos dos años. 
 
Mientras que la mujer (de la ESPECIE HUMANA) está dispuesta a copular en 
cualquier momento, la relación sexual humana no tiene relación con la 
ovulación femenina. Y dada esta conducta femenina no tiene nada de extraño 
que haya sido calificada de "atleta sexual" según referencia de la 
antropóloga HELEN FISHER (del Museo Americano de Historia Natural). 
 
Es lo que diferencia la conducta sexual humana de la de los otros mamíferos: 
la conducta sexual humana está vinculada al placer, mientras que la del 
resto de los mamíferos está vinculada a la fecundación, a la supervivencia. 
 
[Aunque esta creencia ha sido invalidada por nuevos descubrimientos. 
Observaciones realizadas por NANCY THOMPSON-HANDLER entre los chimpancés 
pigmeos / enanos / bonobos de la República de Zaire han venido a negar la 
creencia de que en todos las especies de primates, la relación sexual 
estuviese vinculada a la supervivencia. En los bonobos, la práctica sexual 
está vinculada al placer, al igual que la humana. 
 
Los bonobos "nuestros más inteligentes parientes primates y más semejantes a 
nosotros" según lo afirmaba KAREN BAAD en su documental "Hermano Mono", 
hacen muchísimo el amor, lo hacen continuamente. Para tranquilizarse, 
relajarse, aliviar tensiones, relacionarse y fortalecer los lazos sociales. 
 
Los bonobos son los animales que más hacen el amor, incluso mucho más que 
los humanos, ya que ellos no limitan la sexualidad con normas morales, ni 
tampoco eliminan el derecho al placer como los humanos aún hacen. 
 
La conducta sexual de los bonobos se imagina que mostraría el comportamiento 
de los prehomínidos, según comenta MEREDITH SMALL en su cita de DE WAALD, 
pg. 115: "Los antepasados humanos debieron de comportarse también así 
-señala Frans de Waal, etólogo del Centro de Investigación de Primates de la 
Universidad de Emory-. Más adelante empezó a restringir el recurso al sexo 
para estos propósitos y su uso quedó reducido sobre todo al medio familiar." 
 
Las hembras bonobos no presentan estro (período definido para la 
procreación) y siempre están dispuestas a aparearse con cualquiera, a 
excepción del tabú madre-hijo. Forman parejas indistintamente de hembras con 
machos o de hembras o machos entre sí. Este emparejamiento evidencian que la 
utilización del sexo se ha desvinculado de la procreación mucho más que 
entre los humanos. Y además daría incluso un fundamento biológico a la 
homosexualidad.] 
 
Dado que la relación sexual humana era muy frecuente, la naturaleza no tuvo 
necesidad de asegurar la fecundación para preservar la sobrevivencia de la 
especie. 
 
Y ESTA AUSENCIA DE FECUNDACIÓN TRAS CADA ACTO SEXUAL, ESTÁ EN EL ORIGEN DE 
LA CREENCIA DE QUE NO EXISTÍA RELACIÓN ENTRE COPULACIÓN Y PROCREACIÓN. 
 
 
2º - Otra razón para no viesen nuestros antepasados la relación entre 
sexualidad y procreación era que, en sus circunstancias, la mujer gozaba de 
gran LIBERTAD SEXUAL, era libre de elegir pareja sexual y de limitar los 
nacimientos, lo que subrayaba su posición privilegiada. Y dada la 
promiscuidad femenina imposibilitaría descubrir los rasgos heredados del 
hijo respecto al padre. Lo que evitaba ver la responsabilidad masculina para 
engendrar. 
 
En ciertas culturas patriarcales, contrariamente, se creía que EL PRINCIPIO 
DE LA DESCENDENCIA PERTENECÍA EXCLUSIVAMENTE AL PADRE. Así leemos en la 
Encicl. Espasa, Tomo 33, pg. 1002: "El dios griego Dionisios promulgó la 
doctrina de divinidad de la paternidad sosteniendo que la madre sólo es la 
nodriza del germen depositado en su seno." 
Y que BURGUIÈRE explica: "... los niños se depositaban en la matriz de la 
madre de la misma forma que las plantas crecen en la tierra a partir de la 
semilla que en ella se planta. Por lo demás, esta idea de la mujer 
incubadora y del hombre como único procreador se transmitió al Occidente 
cristiano, donde perduró mucho tiempo,..." 
 
NO FUE HASTA EL SIGLO XVIII, EN QUE SE ESTUDIÓ CIERTAS ANOMALÍAS 
HEREDITARIAS, CUANDO TOMÓ FUERZA LA TEORÍA DE QUE AMBOS SEXOS PARTICIPABAN 
EN LA FORMACIÓN DE UN NUEVO SER, YA QUE LA APOYARON. Y sólo por fin se 
observó que ambos progenitores participaban en la formación del feto, al 
observarse la unión de un óvulo con un espermatozoide en 1854. [Aunque en 
mamíferos ha habido seres nacidos sin padre, virginalmente, por 
partenogénesis artificial en experimentos llevados a cabo por PINCUS y 
SHAPIRO en 1939 y en 1996 por IAN WILMUT, que realizó experimentos de 
clonación en ovejas con el nacimiento de la famosa Dolly tras una complicada 
manipulación de una célula no embrionaria, en la que no intervenía célula de 
ningún padre. Casi a la par tuvo lugar otros experimentos de clonación con 
monos]. 
 
Esta creencia arcaica de la no participación del varón en la concepción se 
trasluce en ciertas costumbres, mitos y ceremonias religiosas de las 
religiones Mistéricas existentes en multitud de culturas a principios de 
tiempos históricos. Y ello enlaza con las ceremonias femeninas en las que se 
solicitaba el embarazo. 
 
Existen diferentes pueblos que tenían la creencia de que el varón no tomaba 
parte en la procreación de los hijos. Algunos nos lo aporta la Encicl. 
Espasa, Tomo 33, pg. 1001:  "Todd cita algunos ejemplos de pueblos que 
desconocen la intervención del varón en el acto de la generación." Como: 
"Algunas tribus australianas y melanésicas suponen que el niño es el "nunu" 
o eco de algún difuntoŠ" 
- Codrington indica que en las Hébridas las mujeres suponen que la causa de 
su embarazo es una nuez de coco o un fruto del árbol del pan, sosteniendo 
que su hijo era el nunu o eco de estos objetos." 
(Los celtas tenían creencias similares) "Š un rey sin hijos fue avisado en 
sueños de que sería padre si daba de comer a su esposa un tipo de pescado. Š 
la cocinera tocó también el pescado milagroso antes de servirlo a la reina, 
y al cabo de un año las dos mujeres dieron a luz un niño,Š" 
 
Los bellonais de las isla Salomón según narra BURGUIÈRE en pg. 70:  "Š 
ignoraban, hasta la llegada de los misioneros en 1838, la relación entre 
copulación y procreación. Si una mujer casada quedaba embarazada, ello no se 
debía a que hubiera mantenido relaciones sexuales con su marido, sino a que 
los dioses y los antepasados del patrilineaje de su esposo estaban 
satisfechos con dicha alianza y le daban descendencia."Š 
 
- "Los trobiandeses, matrilineales, denegaban al marido de la madre 
cualquier papel en la procreación. Se suponía que la madre por sí sola 
creaba al niño,Š" 
 
Leemos en 'Gran Larousse Universal' Tomo 29, pg. 9229:  "Para los 
australianos, la fecundación de las mujeres no proviene del hombre, sino de 
un germen inmaterial de un antepasado, que la penetra." 
 
Y en otra versión se dice que los gérmenes del bebé que iba a nacer eran 
enviados al cuerpo de la madre por la Luna personificada por una Diosa como 
p. ej. creían los Euchlusi de Australia que los gérmenes de los niños 
procedían de la Luna que los enviaba a la mujer por medio de la corneja o 
del lagarto, según que el que fuese a nacer fuese niño o niña. O procedían 
de las churingas que dejó en la Tierra la mujer que personificaba la 
Estrella Vespertina de la que emanan los gérmenes de la procreación que 
penetran a la mujer que se halla en ese sitio y la hace concebir. 
 
De los canacos de Nueva Caledonia leemos el artículo de SOUTIF, DRAY Y DIBIE 
en la Revista Geo, que dicen pg. 30: "Según su concepción de la vida, la 
mujer no es fecundada por el hombre sino por el bosque o el arroyo que 
cruza: el esperma del esposo no es una semilla, simplemente riega el bebé 
que va a nacer." 
 
(Y posiblemente crean que la fecundación femenina se deba a la Diosa Kabo 
Mandalat, en cuyo honor realizaban ceremonias de Fertilidad.) 
 
- En civilizaciones Precolombinas se creía que las almas de los recién 
nacidos procedían de la Diosa Madre de la Luna. 
 
- En tribus primitivas de África eran los antepasados residentes en la Luna 
los que enviaban el germen del niño al cuerpo de la madre por intermedio de 
un sacerdote o bien procedían ellos mismos a esta reencarnación. 
 
- Pueblos africanos, eslavos del norte de Europa, esquimales y chinos 
invocaban a una Diosa para que concediese la Fertilidad femenina. 
 
- En otros pueblos africanos, hindúes y chinos se consideraba que eran las 
Aguas medicinales y sagradas personificadas por la Diosa o por la Diosa que 
habitaba lagos y ríos las que otorgaba la bendición del embarazo, etc, etcŠ 
 
- Existe una leyeda persa que explica la concepción humana [leído en Espasa, 
Tomo 14, (1988, 914)] diciendo que es un ángel el que coge tierra y lo echa 
sobre el ovario femenino, que así queda fecundado. Después cada persona 
tiene que ir a morir al sitio en donde se cogió la tierra para formarlo. 
 
 
(Envío en otro e-mail una reflexión sobre esculturillas hermafroditas,que 
insiste en el tema) 
 
 
To unsubscribe from this group, send an email to: 
vardulia-unsubscribe@... 
 
 
 
Su utilización de Yahoo! Grupos está sujeta a las 
http://docs.yahoo.com/info/terms/ 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
http://www.eListas.net/ 
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.