Inicio > Mis eListas > infohackers > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 123 al 142 
AsuntoAutor
informativos.info infohack
informativos.info infohack
informativos.info infohack
informativos.info infohack
informativos.info infohack
informativos.info infohack
informativos.info infohack
informativos.info Infohack
informativos.info Infohack
informativos.info Infohack
informativos.info Infohack
informativos.info Infohack
informativos.info Infohack
informativos.info Infohack
informativos.info Infohack
informativos.info Infohack
informativos.info Infohack
informativos.info Infohack
informativos.info Infohack
informativos.info Infohack
 << 20 ant. | 12 sig. >>
 
Infohackers.org
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 215     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[boletín_informativos] informativos.info #203
Fecha:Domingo, 27 de Noviembre, 2005  20:15:36 (+0100)
Autor:Infohackers <infohackers @...........org>

informativos.info

 

Editado por AIH: www.infohackers.org

Boletín informativos.info

5.578 subscriptores

Boletín número 203

Hacktivismo y seguridad

27 de Noviembre de 2005


Sumario
 

Nota de redacción
 


Durante estas semanas hemos recibido varias quejas de usuarios de servicios de webmail, como Hotmail y Yahoo Mail, que nos informaban de las dificultades para leer este boletín, debido a los colores que apreciaban. Hemos hecho varias pruebas para conseguir una visualización óptima, y nos gustaría comentaros los pasos que hemos dado y pediros vuestras opiniones y colaboración para hacer que la lectura del informativos.info sea agradable.

  1. Los colores del boletín son los mismos que usamos en nuestra página web www.infohackers.org. Es decir, fondo azul oscuro, texto blanco y naranja para los detalles como las líneas de separación entre secciones.

  2. Los colores se incluyeron siempre en la directiva <BODY> del html del boletín. En los lectores offline (con pruebas en Thunderbird, Outlook Express y Outlook en Windows y en Thunderbird y Kontact en Linux) la visualización es correcta.

  3. En muchos de los correos webmail, como en Gmail o Hotmail, el programa recortaba la directiva <BODY> del correo, por lo que texto y fondo aparecían con los colores por defecto, es decir, texto negro y fondo blanco. No es lo que pretendíamos, pero dado que sigue siendo legible, optamos por dejarlo así.

  4. Desde hace unas semanas, algo ha pasado en Yahoo Mail, que corregía el color de texto (poniéndolo blanco) pero mantenía el color de fondo por defecto, blanco también, haciendo ilegible el boletín.

  5. La primera opción ha sido definir el color azul como fondo en las tablas, para que así apareciese aunque no se respetase la directiva <BODY>. Sin embargo, hemos recibido quejas de que en algunos webmail (concretamente, Hotmail) aparecían porciones del texto en negro.

  6. Hemos decidido en este boletín forzar en cada párrafo el texto a color blanco. Esperamos que así se solucione el problema (y las pruebas que hemos hecho con Hotmail, Yahoo y Gmail así lo indican, aunque todavía hay algún problema con el color de los links, que intentaremos solucionar antes del próximo boletín)

Os pedimos disculpas por estos problemas, totalmente ajenos a nuestra voluntad, y os rogamos que si encontráis alguna dificultad, nos lo comentéis, indicando los mayores datos posibles (por lo menos, el cliente de correo y el mensaje tal y como lo recibisteis) para intentar solucionarlo.

Aprovechando la ocasión, comentaros que los problemas de tiempo nos han impedido últimamente el mantener el ritmo de creación de contenidos. Esperamos en breve poder continuar con la serie de artículos técnicos y de opinión.

El equipo de informativos.info

   

Opinión: ¡Todos expertos!
 


La cultura colaborativa de Internet es el asunto que trata este texto de Aris Papathéodorou

La comunicación digital está indisolublemente ligada a la informática, hasta el punto que la propia historia de las redes se confunde en más de un momento con la de sus tecnologías tanto materiales como informáticas. Internet es el producto de la revolución microinformática y de Unix; del mismo modo que los progresos del «saber-hacer» informático, y en particular del software libre, deben muchísimo a las potencialidades cooperativas ofrecidas por la red de redes.

En el interior de este proceso se han constituido sujetos colectivos múltiples, las famosas comunidades virtuales de Howard Rheingold, que han adquirido y/o desarrollado formas de saber-hacer particulares y específicas. De la simple utilización de los instrumentos informáticos de comunicación a través de Internet al desarrollo del código informático; de la invención de los usos (por ejemplo, el uso de los grupos de noticias por parte de las ONG) a la invención de nuevos lenguajes de programación (Perl, Python, PHP...por citar apenas los más conocidos) y a la creación de sistemas de desarrollo libre (BSD, GNU/Linux, pero también muchos otros).

Hoy en día, con la «masificación» del acceso a Internet, con el creciente interés que suscita un sistema como GNU/Linux, me parece que una de las apuestas más importantes --para el software libre y para Internet-- reside en la cuestión de la transmisión de la pericia, en la difusión del saber-hacer, en la expansión de los procesos cooperativos.

«El acto técnico pone en marcha un saber-hacer y unos conocimientos tácitos que se depositan en el cuerpo del operador bajo la forma de memoria encarnada, al igual que los gestos y las posturas». El proceso de apropiación individual de las competencias a través de las estructuras comunitarias ha superado la prueba y sigue resultando en buena medida operativo. Al mismo tiempo, el cierre «identitario», un cierto elitismo difuso, así como la afluencia masiva de usuarios neófitos, comportan el riesgo de que se desarrolle un dualismo entre un cuerpo indistinto de usuarios y círculos restringidos de iniciados, por más que se se trate de sujetos híbridos a caballo entre culturas técnicas y modalidades de uso social.

Es preciso oponer a la trayectoria iniciática individualizada y, por fuerza, altamente selectiva, otro modelo de circulación de los saberes, un proceso abierto de adquisición del saber-hacer y de circulación de las experiencias. Las mismas posibilidades de intercambio ofrecidas por las redes y las recursos instrumentales de trabajo cooperativo ofrecidas por el software libre hacen que una hipótesis tal no sólo parezca posible sino también practicable.

Quisiera por lo tanto partir ahora de un conjunto de apuntes generales, de una veloz observación del proceso de cristalización de una inteligencia colectiva en torno al ciberespacio, para intentar argumentar la necesidad de redes de intercambio de saberes tecno-científicos.

Una cuenca de inteligencia social

La multiplicidad de prácticas de hacking que se han desarrollado en estos últimos veinte o treinta años gracias al crecimiento de Internet y a la explosión microinformática, constituyen, en su diversidad y dispersión, una verdadera cuenca de inteligencia social de la que el software libre es hoy, de algún modo, la producción más completa.

Pero sería erróneo limitar el fenómeno a la sola aparición en el mercado de «productos acabados» --software con mayores prestaciones, más user-friendly [«amigable»] o más fácil de adaptar para el usuario consciente--, o no ver en todo esto más que el simple surgimiento de un nuevo paradigma económico (en resumidas cuentas, el de la «nueva economía») particularmente extensible.

La cultura hacker primero, en tanto que práctica empírica de un derecho consuetudinario, el movimiento del software libre después, como afirmación directamente política, que coloca en el centro la necesaria libertad de circulación y de uso del código fuente y practica de hecho la cooperación productiva en la innovación informática, han producido mucho más que líneas de código: han contribuido a una amplia difusión de los saberes tecno-científicos más allá de los meros círculos de expertos; han difuminado en gran medida la distinción entre productor (del código) y usuario (del software, es decir, del código compilado).

Así pues, nos encontramos, quizá por primera vez de forma tan evidente, frente a un ciclo de producción y de innovación social cooperativo, colectivo y comunitario, que inviste a una multitud de sujetos fuera de todos los esquemas clásicos --empresa capitalista o iniciativa pública-- de la división del trabajo, más allá de la sola sobredeterminación del mercado, y que repropone la primacía del valor de uso, de la utilidad social, no sólo del «producto» sino también de lo que este contiene en tanto que saber, innovación, proceso y afecto.

La revolución del software libre consagra así un modelo en el que la innovación y la producción ya no se fundan en una lógica jerárquica de empresa, sino en la verdadera cuenca de inteligencia social constituida, sin duda en diferentes grados, por equipos de desarrolladores y de usuarios, por fundadores de proyectos y por aquellos a quienes estos se dirigen.

La estructura de conexión

Sin lugar a dudas, la revolución informática (desde el nacimiento de Unix al de «Linux», pasando por el proyecto GNU) no habría tenido lugar sin el desarrollo simultáneo de las redes y sin su posterior unión en Internet. Los grupos de noticias y las listas de correo, en particular, han desempeñado un papel determinante en la circulación, pero también en la extensión de las posibilidades de cooperación y de desarrollo común para la producción de una multitud de componentes de software.

Por plantearlo más claramente, Internet ha sido lo que ha permitido que este proceso --en un principio limitado exclusivamente a las «comunidades virtuales» de hackers-- se extendiera de forma espectacular a una masa de sujetos diversificados: simples usuarios deseosos de convertirse también en «actores», estudiantes que querían aumentar sus instrumentos de investigación pese a la insuficiencia de dotaciones de las universidades, adolescentes excitados por el desafío «técnico», militantes de asociaciones en busca de soluciones informáticas «a bajo coste», etc. La innovación del software ha salido así de los laboratorios de investigación científica punta, en los que se jugaba todo a lo largo de los años 60 y 70, y de los equipos de las empresas para investir un campo social mucho más vasto.

De hecho, Internet, como estructura de conexión, constituye hoy en día la forma misma de organización molecular de este formidable ciclo de producción inmaterial. Los grupos de programadores de GNU/Linux --los famosos LUG--, las comunidades de programadores en Perl o en PHP, diversos equipos tipo hacklabs o medialabs, algunos proyectos de software libre o inclusive el formidable esfuerzo por poner on-line documentación, traducciones o tutoriales varios y diversos, encuentran en la web una visibilidad absolutamente favorable para su desarrollo.

Una visibilidad que no es, en este caso, simple puesta en escena, pura representación espectacular, sino sobre todo una apertura a posibilidades efectivas de colaboración y de enriquecimiento recíproco, no sólo entre los equipos de desarrollo y los usuarios, sino también entre los propios usuarios. Los foros por web ("webBBS» o weblogs) o las listas de correo de usuarios de software, se muestran tan ricos en esta circulación productiva de saberes, en este intercambio de experiencias y de inventiva entre éstos, que, sin lugar a dudas, contribuyen a una mejora del código pero que, sobre todo, permiten la constitución y difusión de un «saber-hacer» entre usuarios, así como la innovación de los usos posibles de determinado software o determinado script.

El ciberespacio es actualmente, por definición, el territorio sin límites en el que se despliega esta formidable inteligencia colectiva.

Autonomía y cooperación

Al mismo tiempo, no estamos ante el advenimiento profético de la inteligencia colectiva.6 La difusión masiva del uso de Internet y el formidable crecimiento del desarrollo del software libre y/o open source, aunque fundado esencialmente sobre la potencia de creación y de producción social de las «comunidades virtuales», determina también, simultáneamente, ciertos límites.

En efecto, el paradigma comunitario, aunque sigue siendo, sin duda, enormemente eficaz dentro del estricto marco del desarrollo informático --y, en todo caso, enormemente más eficaz que el modelo «taylorista», en el que la innovación se ve separada de la producción y de los usos, encerrada en laboratorios profesionales y en el sistema del código propietario-- se revela al mismo tiempo decididamente demasiado cerrado para hacer frente a la multiplicación y diversificación de las figuras sociales que actúan sobre los territorios de la comunicación.

Junto al modelo del usuario/actor cualificado, simbolizado por la figura del hacker, junto a las formas de autoorganización comunitaria que abundan en el ciberespacio, aparecen asimismo las múltiples declinaciones del internauta-masa, un conjunto proteiforme de sujetos para los cuales, en el mejor de los casos, la relación con Internet es por principio una relación de uso de servicios u, ocasionalmente, de «redireccionamiento» de estos servicios para un uso personal o colectivo.

Este «internautariado», si es capaz de producir usos inteligentes de las redes, como en el caso del movimiento de los profesores del invierno del 2000 en Francia, se ve rápidamente encerrado en el espacio marcado por la oferta comercial que existe en las webs. Un ejemplo significativo: la presencia masiva de listas de correo del mundo asociativo o militante en los servicios de portales comerciales como eGroups, Listbot (Microsoft), Voila (France Télécom), Topica, etc.

No hay que hacerse ilusiones, el uso del software libre y de los recursos comunicativos de Internet que se apoyan en él, aunque haya sobrepasado los círculos restringidos de una «élite» de programadores y haya llegado a numerosas comunidades amplias y abiertas, sigue siendo un hecho enormemente minoritario. El modelo del internauta-consumidor, usuario pasivo y cliente potencial de los portales web, continúa siendo en gran medida el modelo dominante y lo seguirá siendo, ya que el acceso a Internet seguirá difundiéndose también entre aquellos que se ven excluidos tanto de la historia de la red como de la larga marcha de la informática libre y de las rebeliones subjetivas que han contribuido a construir Internet por lo menos en la misma medida que la dirección militar de Arpa.

Saberes tecno-científicos en red

Richard Stallman insiste en estos días particularmente en la importancia estratégica que para el software libre tiene la documentación, o más bien el desarrollo de una documentación libre. En efecto, de lo que hoy en día carecemos hasta un punto extremo no es tanto de un «código de calidad» --el ciclo productivo del software lo produce a un ritmo desenfrenado--, sino de manuales libres que permitan a los usuarios adquirir, compartir y co-producir saberes y formas de pericia, que permitan avanzar concretamente hacia el objetivo del usuario-actor, es decir, de un uso consciente, creativo e innovador generalizado de los instrumentos informáticos.

La inteligencia social experimentada en estos últimos años por los diferentes sujetos sociales que pueblan el ciberespacio debe ahora encontrar, de un cierto modo, los medios para superar los límites de un cuadro micro-comunitario --producto de la guetización por afinidad--, para circular y difundirse, para investir niveles «de masa», para conquistar aperturas hacia el conjunto de los usuarios actualmente prisioneros del consumo de productos propietarios no tanto por «conveniencia» como porque el dominio de la «técnica» constituye en la actualidad un muro que les resulta infranqueable.

Esto significa, en concreto, que las prácticas de cooperación productiva, que han superado la prueba sobre el terreno restringido del software, pueden y deben extenderse a otros sectores cognitivos, pero sobre todo a otros sujetos sociales. Más allá de la consigna, la cuestión reside en inventar ahora instancias materiales y sociales que permitan una circulación efectiva de los saberes técnicos, de los usos particulares y de las innovaciones prácticas. Crear instancias de acceso público a la pericia, o más bien a formas de pericia, que se inscriban en un pleno uso de las potencialidades del software libre y de Internet, para proporcionar a cualquier usuario la posibilidad de acceder al «código fuente» de las tecno-ciencias de la comunicación.

Un proyecto que consiste, en primer lugar, en potenciar los recursos existentes. Esencialmente, la experiencia acumulada por los servidores alternativos, por los sitios especializados y por los grupos de usuarios, por el circuito de las listas de correo y de los grupos de noticias, pero también por la trayectoria personal de numerosos internautas y usuarios de software libre, que constituyen una verdadera minera de riqueza cognitiva. En segundo lugar, la posibilidad proporcionada hoy por la articulación entre las bases de datos y la web (en particular, gracias a lenguajes de script como Perl o PHP) para construir sistemas abiertos, flexibles, comunicantes y descentralizados de circulación e intercambio de datos.

Resulta por consiguiente concebible, a cortísimo plazo, un dispositivo de medios y voluntades que permitirían una circulación productiva de los saberes tecno-científicos --bajo la forma de tutoriales, manuales, ficheros de configuración o lenguajes-- fuera de los circuitos académicos de aprendizaje y/o de las trayectorias individualizadas de iniciación, como contribución (si bien mínima) a la constitución real de esta inteligencia colectiva cuya ebriedad Internet y el software nos permiten saborear.

Traducción castellana: Marisa Pérez Colina y Miquel Vidal

Copyright ©2000 Aris Papathéodorou
Se permite la copia literal e íntegra de este artículo siempre que esta nota se preserve.

   

Resumen de noticias de la semana
 


Grave fallo en Internet Explorer

Se ha descubierto una vulnerabilidad crítica en Internet Explorer que permite la ejecución de código remoto por parte del atacante. Hasta el momento, Microsoft no ha publicado ningún parche.

Parches de seguridad para los kernel de Linux

Se han publicado nuevas versiones de los kernel de Linux, en sus ramas 2.4 y 2.6, que solucionan varios problemas de seguridad.

Aumento significativo en las infecciones por malware en Windows

Se ha detectado en estas semanas una avalancha de ataques de malware (gusanos y troyanos, principalmente) en los sistemas operativos Windows. La mayor parte corresponden a variantes de los conocidos Sober, MyTob y Mitglieder.
   

El correo del lector
 


Esta sección esta dedicada a resolver vuestras dudas y recibir vuestros comentarios sobre los artículos de este boletín y sobre temas de seguridad informática. Os animamos a escribirnos a el_lector@infohackers.net.

Hemos recibido varios correos pidiéndonos indicaciones para acceder a diversos servicios de los que no se tiene las contraseñas. Independientemente de la legitimidad o no de tales accesos, no nos vamos a prestar a dar instrucciones ni pistas para ello. Estaremos encantados de contestar (dentro de nuestros limitados conocimientos) a preguntas concretas sobre seguridad informática, pero no vamos a hacer un HOW-TO para crackear una cuenta de Hotmail.

Recibimos con frecuencia peticiones para acceder a boletines antiguos. Os recordamos que están todos en www.informativos.info y que los estamos poniendo en pdf en nuestra web www.infohackers.org.


   

Las opiniones vertidas pertenecen a sus autores y la AIH no se identifica necesariamente con ellas.
Los derechos de los artículos pertenecen al autor. Para reproducirlos, es necesario ponerse en contacto con el mismo. Desde la AIH animamos al uso de licencias libres tipo CreativeCommons, pero es decisión personal de cada autor el tipo de licencia que use.
La maquetación, logotipos y nombre son propiedad de la Asociación para la Información de Hackers. Todos los derechos reservados.
Los nombres de productos y marcas registrados son propiedad de sus respectivos dueños.


Para envío de noticias: informativos@infohackers.net.
Para envío de sugerencias y preguntas: el_lector@infohackers.net

Desarrollado por la A.l.H. - www.infohackers.org
Para darte de baja, envía un correo a la dirección: infohackers-baja@eListas.net
Para darte de alta, envía un correo a la dirección: infohackers-alta@eListas.net
Los números anteriores de este boletín se pueden consultar en elistas.net.
 



[Adjunto no mostrado: 6/ (application/octet-stream) ]
[Adjunto no mostrado: 5/ (application/octet-stream) ]
[Adjunto no mostrado: 3/ (application/octet-stream) ]
[Adjunto no mostrado: 2/ (application/octet-stream) ]
[Adjunto no mostrado: 1/ (application/octet-stream) ]