Inicio > Mis eListas > judaicasite > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 221 al 240 
AsuntoAutor
Boletin Vaiesheb - contacto
Miketz contacto
Boletin Vaigash contacto
Boletin Vaiji contacto
Boletin Shemot contacto
Boletin Vaera contacto
Boletin Bo contacto
Boletin Beshalaj contacto
Boletin Itro contacto
Boletin Mishpatim contacto
Boletin Teruma contacto
Boletin Tetzave contacto
Boletin Ki Tisa contacto
Boletin Vaiakhel contacto
Boletin Pikudei contacto
Boletin Vaikra contacto
Especial Purim contacto
Boletin Tzav contacto
Boletin Shemini contacto
Boletin Tazria contacto
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Judaicasite
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 222     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Boletin Vaiesheb - Januca
Fecha: 28 de Noviembre, 2007  20:38:11 (+0100)
Autor:contacto <contacto @...........com>

Judaicasite

Si no puede ver correctamente este mail , ingrese aqui
http://www.judaicasite.com/mailinglist/vaiesheb7.htm
 

Perashá de la semana:
"Vaiesheb"
(Primer libro de la Torá: Bereshit/Génesis 37:1 a 40:23
Judaicasite.com

PRÓXIMA FESTIVIDAD:
¡Janucá 5768! - La Fiesta de las Luminarias
Del 4 al 12 de diciembre de 2007

CONTENIDO DEL BOLETIN:
1- Resumen de las Perasha (Porcion Semanal)
2- La Historia y el Mensaje de Janucá.
3- Janucá, la Fiesta de las Luminarias
4- La Naturaleza del Hombre y el Poder de la Influencia
5- La Fiesta de Janucá Paso a Paso

[#] Cómo desuscribirse: ver al final

Horario Encendido de Velas (Viernes 30 de nov., 2007; 20 de kislev, 5768)

Buenos Aires
Jerusalem
Tel Aviv
Haifa
New York
Los Angeles
Miami
Seattle
Acapulco
Antwerp
Sao Paulo
Santiago, Chile
Caracas
Mexico
Madrid

19.40*
15.55
16.18
16.15
16.11
16.25
17.11
16.02
17.46
16.21
19.20
20.17
17.45
17.38
17.31

* corresponde a 10 minutos antes de la puesta del sol

1- RESUMEN DE LA PERASHA

Iaakob Abinu se establece con su familia en la tierra de Canaan. De entre todos sus hijos, el Patriarca ama mucho a Iosef, el hijo de su vejez, y le regala una prenda de seda multicolor; despierta los celos de sus hermanos. Iosef los enoja aún más al contarles sus sueños proféticos, el primero sobre doce gavillas de trigo, once de las cuales se inclinan ante una (representando a los once hermanos prosternándose ante él), y el segundo con el sol, la luna y once estrellas inclinándose también ante él (en clara alusión a la familia de Iosef). Los hermanos juzgan severamente a Iosef y lo condenan a morir. Mas cuando Iosef llega a Shejem, en donde los hermanos están trabajando, todos siguen el consejo de Reubén y lo arrojan a un pozo en lugar de matarlo (la intención secreta de Reubén era liberarlo más tarde). Iehuda finalmente influye sobre sus hermanos para sacarlo del pozo y venderlo a una caravana de ismaelitas. Cuando Reubén regresa y encuentra el pozo vacío, rasga sus ropas en señal de duelo. Los hermanos manchan la ropa de Iosef con sangre de un cabrito y la llevan ante su padre Iaakov, quien cree así que su hijo ha sido devorado por animales salvajes, llorando amargamente y sin consuelo.

En tanto, los Ismaelitas venden a Iosef como esclavo en Egipto y tras varios cambios de mano es vendido finalmente a Potifar, funcionario del Faraón. El hijo mayor de Iehudá, Er, muere sin descendencia luego de haber impedido siempre a su mujer Tamar tener hijos, para que no perdiera su belleza con la maternidad. De acuerdo a la ley de Iebum (levirato), el segundo hijo de Iehudá, Onán, se casa con Tamar, pero también el fallece en circunstancias parecidas a las de su hermano. Cuando la esposa de Iehuda muere, Tamar decide concebir un hijo de Iehuda, pues proféticamente sabe que de Iehudá provendrá la dinastía davídica y el Mashíaj (Mesías). Mientras tanto, Iosef es ascendido de posición en la casa de su amo. La mujer de Potifar se siente atraída por su belleza y al no ser correspondida decide acusarlo falsamente de intento de seducción, haciendo que Iosef sea encerrado en el calabozo. Dentro de la prisión, Iosef interpreta con exactitud los sueños de dos sirvientes del Faraón. A uno de ellos, ministro encargado de las bebidas del Faraon, le predice que va a volver a la corte y a su anterior función, y al segundo, el panadero, le predice que va a ser colgado. Iosef pide al ministro de bebidas, antes de que éste sea liberado, que interceda por él. Pero tan pronto como sale, el ministro de bebidas ignora su pedido.

 
 

2- LA HISTORIA Y EL MENSAJE DE JANUCÁ


Fue ese un período muy oscuro de la historia judía. Era la época del Segundo Templo de Jerusalem. Un perverso reino sirio (pero de cultura griega) gobernaba en Israel, imponiendo severísimas restricciones a la práctica de la fe judía. Prohibieron el estudio de Torá, el cumplimiento de las leyes de shabat y de Rosh Jodesh (comienzo del mes hebreo), arrasaron con las propiedades de judíos y tomaron a sus hijas. Cuando penetraron en el Templo violaron su santidad y profanaron todo lo puro, algo muy doloroso para Israel. Intentaron con todas sus fuerzas anular la religión judía. Y hasta cierto punto tuvieron éxito. Muchos judíos abandonaron su fe a favor de la idolatría, algunos tratando inclusive de ocultar los signos de su circuncisión, pues los griegos consideraban que el cuerpo sólo era perfecto en su estado natural.

Pero en medio de tanta oscuridad, un pequeño grupo de judíos, los Jashmonaim (Hasmoneos), encabezó una revolución. Ellos no sólo enfrentaron al ejército sirio-griego, sino que, en cierta medida, también a aquellos judíos que se habían asimilado. Triunfaron sobre los sirios y el Reino de Israel fue restaurado por más de 200 años, hasta la destrucción del Segundo Templo por los romanos.

Cuando los Macabeos, como se los llamaba, reconquistaron el Monte del Templo, lo encontraron profanado, con ídolos colocados en el sector más sagrado del Templo. Y al buscar aceite puro, hallaron sólo una pequeña vasija, suficiente para encender la Menorá por un día... ¡y duró encendida ocho días!

En este contexto, podemos apreciar el milagro del aceite por lo que realmente fue: una señal del Cielo, un mensaje divino de que Él estaba cuidando a los judíos y aceptaba su teshubá, su retorno al cumplimiento de los preceptos.

Éste es un mensaje para todos los tiempos. No importa cuán lejos se encuentre un judío de su fe, siempre puede retornar. Siempre podemos "reinaugurarnos" y purificarnos con la Torá que D"s nos ordenó. Él nos está esperando.

Que sea Su voluntad que el mensaje tan importante del milagro ocurrido en Janucá conmueva nuestros corazones y nuestros hogares para acercarnos más a D"s, no sólo en esta festividad sino durante todo el año.

 
 

3- JANUCÁ, LA FIESTA DE LAS LUMINARIAS


El 4 de diciembre de 2007 por la noche, los judíos de todo el mundo encenderemos la primera vela de Janucá, y continuaremos agregando una vela más cada noche durante los ocho días de la festividad.

Janucá significa Inauguración, pues en esa fecha se reinauguró el servicio a D´s en el Sagrado Templo de Jerusalem. La expresión del Talmud "para alabanza y agradecimiento", se refiere literalmente a la recitación de Halel ( salmos de alabanzas) que se recita completo en la plegaria matutina (Shajarit) durante los ocho días de Janucá a "al Hanisim" (agradecimiento por los milagros) que se incluye en cada Shemone Esré (la Amidá, plegaria silenciosa que se reza de pie) también durante todos esos días, así como en el Bircat Hamazón (oración que se pronuncia luego de las comidas con pan).

Además de encender la menorá de Janucá en el hogar, se acostumbra a hacerlo también en la sinagoga cada anochecer luego de la plegaria de Minjá (de la tarde). ¿Por qué?

El propósito de encender la menorá es difundir el milagro de Janucá. Por ello colocamos la menorá en la entrada de la casa o contra una ventana, para que la vea tanta gente como sea posible. Por tal razón, qué mejor para difundirlo que encenderla también en la sinagoga que es un recinto de oración comunitaria. Además el templo es llamado "Mikdash Meat", un pequeño Santuario, una extensión del Sagrado Templo de Jerusalem; encendiendo en la sinagoga conmemoramos el milagro tal como ocurrió: en el Bet Hamikdash, el Sagrado Templo. Se acostumbra a colocar la menorá en la pared sur de la sinagoga pues allí estaba ubicado en el Bet Hamikdash

 
 

4- JANUCA, LA NATURALEZA DEL HOMBRE Y EL PODER DE LA INFLUENCIA


Una de las canciones que se entonan en Janucá es la famosa Ma'oz Tzur. La última estrofa nos brinda una profunda explicación sobre lo que aconteció en Januca:

"Los griegos se unieron contra mí, en los días de los Jashmonaim.
"Abrieron una brecha en las murallas de mis torres (el Bet Hamikdash) e hicieron que todos los aceites se impurificaran.
"Y de una de las restantes vasijas, un milagro fue hecho para las 'rosas' (los judíos).
Los Sabios establecieron ocho días para cantar y regocijarse".

Esta estrofa nos hace surgir dos preguntas (que las hace el Rab Matitiahu Solomon). Primero que todo ¿dónde vimos que hubo alguna brecha en las murallas? Sabemos que los griegos contaminaron el Bet Hamikdash, pero ¿hacer una brecha en los muros? En segundo lugar ¿por qué los judíos son llamados 'rosas'? Existen muchos apodos lindos para llamarnos. ¿Por qué 'rosas' en particular?

Podemos empezar con una lección de sociología que nos trae el Rambam (Maimónides, Hiljot De'ot 6:1): "Es naturaleza del hombre que su carácter y sus acciones sean influenciadas por amigos y camaradas. (En otras palabras, el hombre es un producto de su ambiente). Por consiguiente, la persona debe siempre asociarse con tzadikim (justos) y estar en compañía de jajamim (eruditos) de modo que pueda aprender de ellos (pues si uno es producto del ambiente, entonces es mejor ubicarse en un buen ambiente)… Debe guardar distancia de los malvados, que caminan en la oscuridad (lejos de la sabiduría y de la verdad), para no aprender de ellos… Pero si vive en una sociedad corrupta entonces debería "refugiarse en una cueva"… antes que seguir su camino". (¡Debemos señalar que el Rambam vivió hace 850 años! Eso era mucho antes que la TV., la radio y el Internet introdujeran los peores vicios que el mundo tiene para ofrecer, directamente en la sala del hogar).

Lo que el Rambam nos está diciendo es que si un hombre vive entre gente perversa y, sin embargo, sale íntegro, eso es algo sobrenatural. Porque la naturaleza de la persona dicta que debiera salir perverso como ellos. Y si no fue así, eso significa que nadó duramente contra la corriente y fue en contra de la naturaleza. ¡Una gran hazaña! Pero lo contrario también es verdad- Si una persona está rodeada de gente íntegra y, sin embargo, se las arregla para ser perverso -eso significa que hizo un esfuerzo conciente para resistir la ola de la naturaleza y apegarse a su perversión. ¡Eso es verdaderamente malo!

El profeta Ovadiá expresa una visión de la destrucción final de Edom (el linaje del perverso Esav).

La Guemará (Sanhedrín 39b) pregunta por qué Ovadia, de entre todos los profetas, tiene la misión de relatar la caída de Esav. Escuchen esta fenomenal explicación del Talmud: "Dijo Hashem: 'Dejad a Ovadiá, quien vivió entre dos perversos (Ajav y Izevel) y aun así no aprendió de ellos, que venga y dé su profecía sobre Esav, el perverso, quien vivió entre dos justos (Itzjak y Ribka) y no aprendió de ellos'". Dos hombres que nadaron contra la fuerte marea de su entorno. Uno anhelando el bien y otro luchando por el mal.

Ahora podemos entender la estrategia griega. Ellos no querían destruir a los judíos ni su Templo. Por el contrario, quisieron crear un crisol de razas de una nación feliz y helenizada. (Éste era su plan al forzar la traducción de la Torá en 70 idiomas: "¿Ustedes leen la Biblia? ¡También nosotros lo hacemos! ¡Somos iguales! Vayamos al Templo juntos"). Sin embargo, tuvieron un gran obstáculo. En tanto el Bet Hamikdash estaba funcionando, una Hashpa'á Tobá (una positiva Influencia Divina) era canalizada hacia el pueblo judío. A fin de asimilar a los judíos, los griegos tenían primero que derribar al generador de la buena influencia. Ellos, por ende, hicieron todo tamé (impuro).

La Mishna Midot (2:3) nos informa que había un "soreg" (una especie de mejitzá, separación, en el monte del Templo), para acomodar a los gentiles que querían rezar junto al Bet Hamikdash, pero tenía que existir ese tabique separatorio entre judíos y no judíos. Ésta fue, precisamente, la muralla donde los griegos abrieron una brecha.

"Como la rosa entre los espinos, así es Mi fiel amada entre las naciones" (Cantar de los Cantares 2:2). La brillante rosa roja mantiene su belleza única a pesar de crecer en medio de espinos. Pero cuando se quita el tabique de separación, los pétalos se desgarran, el color empalidece y, en lugar de tener una rosa entre espinos, todo lo que resta es un espino entre espinos. Si Hashem no hubiese dado la victoria a los Jashmonaim (Macabeos), la naturaleza del hombre habría dictado que en sólo un corto lapso de tiempo los judíos fuesen arrastrados por la corriente de la cultura griega.

Esto suena muy familiar en nuestra generación. Si después de toda la inundación de la cultura que nos rodea, nos mantenemos todavía como auténticos judíos, significa que Hashem nos ha dado las fuerzas para nadar corriente arriba. El Jazón Ish dice que las "cuevas" que sugiere el Rambam se refiere al Bet Midrash donde se estudia Torá. Cuando encienda la Janukiá este año, agradézcale a D's que usted es uno de los pocos que se apegan a la Torá como a un árbol de vida, mientras las 'corrientes' braman a su alrededor. Agradézcale a D's por los milagros, que desafían la naturaleza, que Él ha hecho por nosotros baiamim hahem ub'zman hazé, en aquellos días y en nuestro tiempo.

(Rab Eli Mansour-J. Press)

 
 

5- LA FIESTA DE JANUCÁ PASO A PASO


a) CÓMO ENCENDER
La Menorá puede ser de cualquier material, e incluso se puede prescindir de ella encendiendo las velas directamente sobre una bandejita u otra superficie, o en vasitos con aceite y mechas, pero el que puede costear una hermosa Menorá debe comprarla para hacer Hidur Mitzvá (embellecer la mitzvá) demostrando que estamos contentos de cumplir con el precepto.

Es importante que las velas o mechas ardan por lo menos durante 30 minutos después de entrada la noche; y el día viernes más aún, hasta el comienzo de la cena sabática. Las velas de colores que comúnmente se venden apenas alcanzan a arder el tiempo necesario. Lo mejor es utilizar aceite de oliva, ya que el milagro de los Macabeos ocurrió precisamente con aceite de oliva.

La primera noche una vela es ubicada en el extremo derecho de la Menorá. Otra vela es colocada para el Shamash, la vela piloto (no en el mismo nivel, más bajo o más alto). Esta vela NO es contada como una de las velas de Janucá. La segunda noche se coloca el Shamash más otras dos velas en el extremo derecho de la Menorá, y se comienza a encender desde la izquierda. Cada noche se va agregando otra vela, sobre la parte derecha de la Menorá, y se enciende siempre de izquierda a derecha para que la vela adicional sea la primera en ser encendida.

Las velas deben estar en una misma línea y a la misma altura. El Shamash, la vela piloto debe resaltar de las demás. No se debe hablar hasta después de haber encendido todas las velas. Durante el tiempo que permanece encendida la Menorá no se debe tener provecho de su luz sino para disfrutarla. Se acostumbra a que en ese período la mujer no realice trabajo alguno, pues ella fue protagonista especial de la gesta que conmemoramos.

b) DÓNDE ENCENDER
Idealmente se coloca la Menorá afuera, a la entrada de la casa o apartamento, para difundir mejor el milagro, y del lado izquierdo para que al franquear la puerta uno esté rodeado de mitzvot, de un lado la Mezuzá y del otro lado las velas de Janucá. También se puede poner la Menorá contra una ventana, para que la gente que pasa pueda ver sus llamas, y si esto no es posible, difundamos el milagro al menos entre los miembros de la familia colocándola sobre una mesa dentro de la casa para que todos miren y disfruten de su luz. Debe estar a más de 30 cms del suelo.

c) CUÁNDO ENCENDER
Este martes 4 de diciembre por la noche, comienzo de Janucá, debe encenderse la primera vela de Janucá. Es deseable que se mantenga encendida por lo menos durante 30 minutos. En víspera de Shabat se debe tener cuidado de encender las velas antes de las de shabat en tanto que al término del día sagrado, en la sinagoga, la costumbre es encender antes del servicio de Habdalá, mientras que en el hogar algunos encienden antes y otros después de Habdalá. Los demás días, idealmente, la Menorá debe ser encendida inmediatamente después de entrada la noche, a la salida de las estrellas, pero si algún miembro de la familia no estuviera aún presente, se lo puede esperar. Durante toda la noche (hasta el alba del otro día) hay tiempo para encender las velas de Janucá con las debidas bendiciones, pero lo mejor es encender cuanto antes y no ocuparse de otras cosas antes de cumplir esta mitzvá.

d) QUIÉN DEBE ENCENDER
El jefe de familia enciende las velas (o la madre en su ausencia). Es preferible que todos los miembros de la familia se hallen presentes durante el encendido, que escuchen las bendiciones y contesten Amén. (Si por cualquier motivo alguno no puede estar presente, cumple la mitzvá pues está incluido en el encendido por parte del jefe de familia).

e) LAS BERAJOT (BENDICIONES) DE JANUCÁ
Las velas se encienden después de haber pronunciado las bendiciones:

BENDICION #1
Baruj Atá Ado-nai Elo-henu Melej Haolam, asher kideshanu bemitzvotav, vetzivanu lehadlik ner shel Janucá.
(Bendito eres Tú, oh Eterno, D-s nuestro, Rey del Universo, que nos santificaste con Tus preceptos y nos ordenaste encender las luces de Janucá).

BENDICION #2
Baruj Atá Ado-nai Elo-henu Melej Haolam, sheasá nisim laavotenu, baiamim hahem bazemán hazé.
(Bendito eres Tú, oh Eterno, D-s nuestro, Rey del Universo, que obraste milagros con nuestros padres en tiempos pasados en esta época).

BENDICION #3 (para la primera noche solamente)
Baruj Atá Ado-nai Elo-henu Melej haolam, shehejeianu veki-emanu vehiguianu lazeman hazé.
(Bendito eres Tú, oh Eterno, D-s nuestro, Rey del Universo, que nos hiciste vivir, nos mantuviste y nos permitiste llegar a este tiempo).

El siguiente párrafo se dice cada noche luego de encender la primera vela:

Hanerot halalu anajnu madlikín Al hanisím veal hapurkán Veal haguevurot veal hateshuot Veal haniflaot veal hanejamot Sheasita laavotenu Baiamím hahem bazemán hazé, Al-iedé kohaneja hakedoshím. Vejol shemonat iemé Janucá Hanerot halalu kodesh hem, Veén lanu reshut leishtamesh bahem Ela lirotam bilvad Kedé lehodot ulehalel leShimjá Al niseja venifleoteja vishuateja.

Estas velas nosotros encendemos por los milagros y el alivio, por las fuerzas y la salvación, por las maravillas y el consuelo que realizaste con nuestros padres en esos días en esta época a través de Tus santos sacerdotes. Durante todos los ocho días de Janucá estas luces son sagradas y no se nos permite utilizarlas (para uso común) sino sólo contemplarlas a fin de expresar nuestra gratitud y alabar Tu nombre por Tus milagros, Tus maravillas y Tu salvación.

f) GUIA DE ENCENDIDO PARA CADA DÍA DE JANUCÁ 5768

Martes 4 de dic. 2007: Después de la salida de las estrellas recitar las bendiciones 1, 2 y 3 y encender 1 vela (más vela shamash).

Miérc. 5 de dic.: Después de la salida de las estrellas, recitar bendiciones 1 y 2 y encender 2 velas (más vela shamash).

Jue.6 de dic.: Después de la salida de las estrellas, recitar las bendiciones 1 y 2 y encender 3 velas (más vela shamash).

Vier 7 de dic.: Antes de encender las velas de Shabat, recitar las bendiciones 1 y 2 y encender 4 velas (más vela shamash).

Sáb. 8 de dic.: Después de finalizado el shabat y de hacer habdalá, recitar las bendiciones 1 y 2 y encender 5 velas (más vela shamash).

Domingo 9 de dic.: Después de la salida de las estrellas, recitar las bendiciones 1 y 2 y encender 6 velas (más vela shamash).

Lunes 10 de dic.: Después de la salida de las estrellas, recitar las bendiciones 1 y 2 y encender 7 velas (más vela shamash).

Martes 11 de dic.: Después de la salida de las estrellas, recitar las bendiciones 1 y 2 y encender 8 velas (más vela shamash).

g) COSTUMBRES DE JANUCÁ
A los niños se les suele regalar unas monedas como Janucá Guelt (dinero de Janucá) a fin de que las utilicen para tzedaká (caridad) y aprendan esta mitzvá. También suelen jugar en Janucá con perinolas en cuyas caras aparecen las iniciales de las palabras en hebreo de: "un milagro grande sucedió allí" (en Israel: un milagro grande sucedió aquí). Como los griegos prohibían el estudio de Torá bajo pena de muerte, cada vez que los jóvenes eran sorprendidos estudiando Torá, sacaban a relucir un "sevivón" o perinola simulando que estaban jugando.

En la oración cotidiana del Shemone Esré y en la de Gracias después de las Comidas (Birkat Hamazón), se agrega una plegaria especial de Janucá que comienza con las palabras "Al hanisim" (Por los milagros...).

Se suelen comer latkes (tortillas fritas de papa) y sufganiot (especie de buñuelos fritos en aceite), para revivir el milagro de la jarra de aceite.



 

****************************
SHABAT SHALOM
Hasta la proxima semana !!
Judaicasite
****************************

==================================================
Este boletin fue escrito y editado por Judaicasite.
(c) Todos los derechos reservados
==================================================