Inicio > Mis eListas > judaicasite > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 221 al 240 
AsuntoAutor
Boletin Vaiesheb - contacto
Miketz contacto
Boletin Vaigash contacto
Boletin Vaiji contacto
Boletin Shemot contacto
Boletin Vaera contacto
Boletin Bo contacto
Boletin Beshalaj contacto
Boletin Itro contacto
Boletin Mishpatim contacto
Boletin Teruma contacto
Boletin Tetzave contacto
Boletin Ki Tisa contacto
Boletin Vaiakhel contacto
Boletin Pikudei contacto
Boletin Vaikra contacto
Especial Purim contacto
Boletin Tzav contacto
Boletin Shemini contacto
Boletin Tazria contacto
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Judaicasite
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 224     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Boletin Vaigash
Fecha: 12 de Diciembre, 2007  20:11:12 (+0100)
Autor:contacto <contacto @...........com>

Judaicasite

Si no puede ver correctamente este mail , ingrese aqui
http://www.judaicasite.com/mailinglist/vaigash7.htm
 

Perashá de la semana:
"Vaigash"
(Primer libro de la Torá: Bereshit/Génesis 44:18 a 47:27)
Judaicasite.com

El miérc. 19 de diciembre de 2007 es ASARÁ BETEBET, 10 de Tebet (El ayuno comienza al alba y finaliza por la noche con la salida de las estrellas. Consultar horarios locales en sinagogas)

CONTENIDO DEL BOLETIN:
1- Resumen de las Perasha (Porcion Semanal)
2- Bienvenidos los Desafíos
3- El mes de Tebet

[#] Cómo desuscribirse: ver al final

Horario Encendido de Velas (Viernes 14 de diciembre, 2007; 5 de tebet, 5768)

Buenos Aires
Jerusalem
Tel Aviv
Haifa
New York
Los Angeles
Miami
Seattle
Acapulco
Antwerp
Sao Paulo
Santiago, Chile
Caracas
Mexico
Madrid

19.52*
15.56
16.19
16.17
16.10
16.27
17.14
16.00
17.41
16.48
19.30
20.29
17.50
17.42
17.31

* corresponde a 10 minutos antes de la puesta del sol

1- RESUMEN DE LA PERASHA

La Torá cuenta en esta perashá que Iehudá se acercó a su hermano Iosef y le habló fuertemente diciendo que no iba a aceptar de ninguna manera que Biniamín se quedase como esclavo en Egipto. Iehudá argumentó que Iosef se comportó de manera muy rara con ellos al preguntar sobre su familia y al acusarlos como espías y también al hacer que lo trajeran a Biniamín. Él estaba dispuesto a quedarse como esclavo pero que Biniamin volviese a Israel ya que se había comprometido a devolverlo a su padre y si no lo hiciese sería echado de los dos mundos. Entonces Iosef se reveló ante sus hermanos y ordenó que todas las demás personas salieran de ahí. Dijo: "Yo soy Iosef, vuestro hermano". Ellos tuvieron mucha vergüenza y temor pero Iosef les habló palabras amables diciendo que todo lo que pasó había sido un acto de D´s y que llamasen a su padre para que fuera a vivir a Egipto con él.

Iosef mandó carrozas a Iaakob y le dijo que viniera con toda su familia. Iaakob fue a Beer Sheva donde D´s le dijo que no temiera bajar a Egipto con toda su familia porque se tornaría ahí en un pueblo muy numeroso y que él sería enterrado en Israel. Los iehudim que fueron a Egipto eran 67; con Iosef y sus dos hijos que ya estaban ahí sumaban 70. Iaakob habitó en la tierra de Goshen con su familia y Iosef los presentó al Faraón.


La Torá cuenta que al final del primer año de hambre los egipcios dijeron a Iosef que no tenían más dinero para comprar alimento. Iosef les dijo que con el ganado podrían seguir comprando. Al término del segundo año el ganado se había terminado y ellos se vendieron a sí mismos y a sus tierras como esclavos. Iosef les dio semillas y la quinta parte daban como impuesto al Faraón y así sobrevivieron. Iaakob con su familia vivieron en la tierra de Goshen y se multiplicaron mucho.

 
 

2- BIENVENIDOS LOS DESAFÍOS


"Y el Faraón preguntó a Iaakob (Jacob) '¿Cuál es su edad?' (Bereshit/Génesis 47:8)

Imaginemos la escena: El Faraón está preparado para encontrarse con el renombrado padre de su funcionario, su mano derecha, Iosef, por primera vez. Ha oído tanto acerca de esta figura patriarcal, y ahora, este gran sabio está de pie ante él. La tensión aumenta mientras todos esperan las palabras de bienvenida del Faraón. Sin embargo, todo lo que hace el Faraón es preguntar la edad de Iaakob. Seguramente que el Faraón podría haber comenzado con un saludo más apropiado.

El Rashbam, un comentarista de renombre del siglo XII, explica que el Faraón quedó sorprendido ante el aspecto inusualmente anciano de Iaakob y no pudo evitar preguntarse por la causa de ello. Iaakob, advirtiendo el asombro del Faraón, responde que aunque no había vivido tanto tiempo, su vida había estado llena de tantas penurias y preocupaciones y todo eso había cobrado su precio en su cuerpo causándole esa apariencia de anciano.

Con esta respuesta, Iaakob, efectivamente, ha resumido la historia de su vida. Aunque los otros patriarcas, por cierto, experimentaron su cuota de dolor y de angustias, Iaakob, según parece, soportó más sufrimiento. Incluso su temprana edad estuvo marcada por dificultades al tener que luchar con su hermano mellizo, Esav, resultando, eventualmente, en la precipitada partida de Iaakob de su propio hogar. Luego debió contender con el estafador Labán, quien sacaba ventaja de él en toda oportunidad que se le presentara. Finalmente, al retornar a su tierra natal, Iaakob debe sufrir la pérdida de su amada esposa Raquel. Y más tarde, la de su querido hijo Iosef. Apenas si hay un momento de respiro a lo largo de la vida de Iaakob. Sólo una lucha tras otra.

Sin embargo, a pesar de las adversidades, la vida de Iaakob claramente no carece de logros. Por el contrario, en muchos sentidos, parece que sus logros superan a los de su padre y abuelo. Los sabios explican que Abraham personificaba el atributo de jésed (bondad-hacer el bien con el prójimo), Isaac el de din (estricto apego a la voluntad Divina). Iaakob alcanzó el nivel de emet (verdad) -una síntesis perfecta de las cualidades de su padre y de su abuelo. Además, en tanto Abraham e Isaac, ambos, engendraron a un hijo no digno (Ismael y Esav), cada uno de los doce hijos de Iaakob fue completamente íntegro. No es coincidencia de que a nosotros se nos llame Hijos de Israel (el otro nombre de Iaakob), pues fue él quien completó la fundación del pueblo judío, comenzado por los otros patriarcas. A primera vista, el éxito sin paralelos de Iaakob parece casi inverosímil dado su camino lleno de dificultades.

En verdad, sin embargo, la grandeza de Iaakob llegó no a pesar de sus luchas sino, antes bien, a raíz de ellas. Iaakob aprendió bien temprano que nada tiene valor cuando llega fácilmente. Sus penurias lo forzaron a la introspección y a invertir en su vida estudiando Torá. Enfrentó valientemente sus desafíos y, al superarlos, emergió como una persona más completa y realizada. En lugar de permitirse ser vencido por las dificultades, Iaakob las usó como un medio para elevarse hacia la grandeza.

La sociedad occidental abraza el sueño de vivir en la "calle fácil". Lamentablemente, tal dirección no existe. La vida no es fácil. Nuestros maestros, los rabinos, describen apropiadamente nuestra misión en la vida como "abodá" (trabajo), y debemos trabajar duro para alcanzar nuestro objetivo supremo. Tendemos a engañarnos pensando que cumpliendo con las formalidades, haciendo las mitzvot en forma rutinaria y cumpliendo con alguna pequeña ayuda a un semejante, ya estamos eximidos de nuestra obligación hacia nosotros mismos y hacia Hashem. Pero no es así como evitamos las complejidades y la confusión de la vida ni como cumplimos nuestra misión. Sólo al reconocer las dificultades inherentes al mundo que nos rodea y a nuestro propio mundo interior, podemos comenzar a avanzar. Nuestros problemas y deficiencias no están ahí para ignorarlos o desecharlos sino para manejarlos y así pasar las pruebas que el Creador nos pone en el camino. Sólo de esa forma estaremos listos para experimentar el verdadero "mundo de ensueño".

 
 

3- EL MES DE TEBET


El mes de Tebet es el décimo en la cuenta de meses que comienza en Nisán. El nombre Tebet fue acuñado en Babilonia, tal como es el caso con los nombres de otros meses hebreos.

Durante el mes de Tebet, tres son los ayunos que se observan: los días 8, 9 y 10 del mes, en conmemoración de tres catástrofes que acontecieron al pueblo de Israel.

Los ayunos del 8 y del 9 de Tebet son llamados 'días de ayunos de los piadosos' pues en esos días ayunan sólo aquellos individuos que así lo deciden, mientras que el del 10 de Tebet es un ayuno público que obliga a la entera comunidad judía. ¿Qué sucedió en estos días?

El 8 de Tebet, la Torá fue traducida al griego por decreto del rey Ptolomeo, alrededor del año 313 AEC, de acuerdo a la tabla cronológica del Segundo Templo presentada en la sección de Janucá, que ubica la fecha de la destrucción del Primer Templo en el año 423 AEC. Esto corresponde, aproximadamente, al año 476 AEC, de acuerdo a la tabla cronológica alternativa que ubica la destrucción en 586 AEC. Ese día fue considerado tan nefasto para Israel como el día en que se hizo el Becerro de Oro, dado que es imposible traducir adecuadamente la Torá sin perder la esencia de su interpretación.

El 9 de Tebet, moviéndose hacia atrás en el tiempo, conmemora la muerte de Ezra el Escriba y de Nejemia, dos de los más grandes líderes, quienes condujeron fielmente al pueblo de Israel en su retorno del cautiverio en Babilonia. Esto ocurrió aproximadamente en el año 353 AEC, de acuerdo a la primera Tabla Cronológica mencionada más arriba, o en 516 AEC de acuerdo a la Tabla Alternativa. Se dice que los ojos de todo Israel quedaron opacados por su fallecimiento, pues la pérdida de estos grandes líderes fue un tremendo golpe y la talla de Ezra, en particular, era tan grandiosa que fue dicho de él que si la Torá no hubiese sido entregada a Israel a través de Moshé, lo habría sido por medio de Ezra.

El 10 de Tebet, Nebujadnetzar (Nabucodonosor), Rey de Babilonia, puso sitio a la ciudad de Jerusalem. La imposición de este sitio ocurrió, aproximadamente, en el año 426 AEC, de acuerdo a la Tabla del Segundo Templo, o aproximadamente en el año 589 AEC de acuerdo a la Tabla que ubica la Destrucción del Primer Templo en el año 586 AEC.

Los muros de Jerusalem sufrieron después la primer brecha el día 17 de Tamuz, durante el tercer año del sitio, y el Templo fue destruido en Tishá beAb, el 9 de Ab, el día más triste en todo el calendario judío, el día de la destrucción de ambos Templos y el más sombrío entre los días de ayuno.

Pero el comienzo del sitio preparó el escenario para ambos trágicos eventos. Fue por tal razón que los Profetas y otros líderes judíos de la época, establecieron el 10 de Tebet como día de ayuno para el pueblo judío.

En la actualidad, el 10 de Tebet ha sido designado como Iom HaKadish Hakelalí, el día del aniversario de todos aquellos de los que no se conocen la fecha ni el lugar de su fallecimiento (en especial las víctimas de la Shoá).

(Sección adaptada del libro The Book of Our Heritage, de Rab Eliahu Kitov, y de otras fuentes).



 

****************************
SHABAT SHALOM
Hasta la proxima semana !!
Judaicasite
****************************

==================================================
Este boletin fue escrito y editado por Judaicasite.
(c) Todos los derechos reservados
==================================================