Inicio > Mis eListas > judaicasite > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 221 al 240 
AsuntoAutor
Boletin Vaiesheb - contacto
Miketz contacto
Boletin Vaigash contacto
Boletin Vaiji contacto
Boletin Shemot contacto
Boletin Vaera contacto
Boletin Bo contacto
Boletin Beshalaj contacto
Boletin Itro contacto
Boletin Mishpatim contacto
Boletin Teruma contacto
Boletin Tetzave contacto
Boletin Ki Tisa contacto
Boletin Vaiakhel contacto
Boletin Pikudei contacto
Boletin Vaikra contacto
Especial Purim contacto
Boletin Tzav contacto
Boletin Shemini contacto
Boletin Tazria contacto
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Judaicasite
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 229     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Boletin Beshalaj
Fecha: 16 de Enero, 2008  19:40:09 (+0100)
Autor:contacto <contacto @...........com>

Judaicasite

Si no puede ver correctamente este mail , ingrese aqui
http://www.judaicasite.com/mailinglist/beshalaj7.htm
 

Perashá de la semana:
"Beshalaj"
(Segundo libro de la Torá: Shemot/Éxodo 13:17 a 17:16)
Judaicasite.com

¡SHABAT SHIRÁ! Este shabat leemos el Cántico del Mar que los hijos de Israel entonaron con júbilo luego de cruzar el mar Rojo tras su salida de Egipto.

PRÓXIMA FESTIVIDAD: ¡Tu Bishbat!
El Año Nuevo de los Árboles
Martes 22 de enero de 2008

Horario Encendido de Velas (Viernes 18 de enero, 2008; 11 de shebat, 5768)

Buenos Aires
Jerusalem
Tel Aviv
Haifa
New York
Los Angeles
Miami
Seattle
Antwerp
Sao Paulo
Santiago, Chile
Caracas
Mexico
Madrid

20.59*
16.20
16.40
16.30
16.37
16.50
17.35
16.31
16.50
19.38
20.35
17.36
18.05
17.56

* corresponde a 10 minutos antes de la puesta del sol
CONTENIDO DEL BOLETIN:
1- Resumen de las Perasha (Porcion Semanal)
2- Hechos y Fábulas Acerca de los Árboles
3- ¿Qué es Tu BiShbat?

[#] Cómo desuscribirse: ver al final

1- RESUMEN DE LA PERASHA

El Faraón finalmente envía a los hijos de Israel fuera de Egipto. Hashem dirige al Pueblo Judío hacia la Tierra de Israel entre nubes protectoras y columnas de fuego, en una ruta alejada de los filisteos, bordeando el desierto de Sinai. Muy pronto el Faraón se arrepiente de perder a sus esclavos y los persigue con su ejército. Los israelitas se atemorizan al ver a los egipcios aproximándose, pero cuentan con la protección Divina. Moisés eleva su bastón al borde de las aguas y Hashem parte el mar (de los Juncos) permitiendo que los hijos de Israel crucen por tierra seca.


El Faraón, con el corazón endurecido, ordena a su ejército perseguirlos, pero las aguas del Mar de los Juncos caen sobre ellos y hunden a la armada egipcia. Moisés y el pueblo de Israel elevan un cántico de agradecimiento a Hashem. Miriam, por su parte toma panderetas junto a todas las mujeres quienes la secundan bailando y elevando loas a Hashem.

Luego de un viaje de tres días encuentran que el agua es amarga para beber en el paraje de Mará, y allí el pueblo comienza a quejarse. Moisés produce milagrosamente agua potable de esas aguas amargas, y allí, en Mará, reciben algunos preceptos. El pueblo se queja ante Moisés y Aarón de que tenían mejor comida en Egipto. Hashem envía perdices de modo que tengan carne y les provee de maná, que es un alimento milagroso que cae del cielo cada día, excepto en Shabat. El día viernes una doble porción desciende para alimentarlos también en Shabat. Nadie puede obtener más que la exacta porción diaria que necesita, pero el maná que se recogió el viernes alcanza para dos días de modo que los judíos no tengan que salir y puedan descansar en Shabat.
Una porción de maná se separa como recordatorio para futuras generaciones. Luego de que los judíos se quejan otra vez por la falta de agua, Moisés milagrosamente produce agua de una roca.

Sorpresivamente Amalek ataca a los judíos. Iehoshúa dirige la batalla y Moisés reza por su pueblo. Cuando él eleva sus brazos, el pueblo de Israel domina; cuando los baja, prevalece Amalek. Finalmente Israel vence.

 
 

2- HECHOS Y FÁBULAS ACERCA DE LOS ÁRBOLES


Los árboles se hallan entre nuestros mejores amigos. Nos ayudan a nutrirnos y a vestirnos. Los árboles nos dan madera para casas y muebles, papel para libros, frutos para comer y nos resguardan con su sombra del ardiente sol. Los árboles mantienen el suelo rico y fértil y brindan belleza al mundo.

Muy profundamente dentro de la tierra, bajo el invierno y la oscuridad, yace la semilla. Dentro de ella está la imagen de la planta, de la flor y del fruto. Dentro de ella está la fuerza para crecer. Pero debe esperar por el cálido sol y por la lluvia para despertarla de su sueño y, con un suave tintineo, llamarla a la vida.

Así también dentro de nosotros ha estado la semilla de la vida, la semilla de la luz Divina. Fue plantada por padres y maestros, familiares y amigos y ha esperado que el sol y la lluvia de la vida cayeran sobre ella.

La primavera viene y la vida late dentro de la semilla. Se aferra a la tierra con sus raíces y extrae sustento de ella. Perfora el suelo y se extiende hacia arriba, hacia el sol. Hace brotar hojas y forma ramas para ganar fortaleza y resistencia.

De la misma forma, nosotros, los humanos crecemos y salimos a la luz del sol del mundo. También a nosotros D-s nos ha dado cuerpos para que podamos recorrer, de arriba a abajo, toda la tierra -ojos para mirar, oídos para oír y manos con la cuales trabajar.

Por fin, entre las hojas y, como las estrellas de la belleza, vienen los brotes que se abren para florecer. Son milagros de gracia en forma y color, lanzando su hermosa fragancia al aire, las bellezas máximas que produce la planta.

De la flor viene el fruto, trayendo alegría a la humanidad y guardando en su profundidad la carga de una preciosa semilla. Es el lazo de las generaciones de la vida, el futuro nacido de la belleza del pasado.

Nuestra Torá nos enseña a amar los árboles. La Biblia dice que los árboles frutales no pueden ser destruidos ni siquiera en tiempo de guerra (Debarim/Deuteronomio 20). La Torá misma es llamada el "árbol de la vida" (Mishlé/Proverbios 3:18) y el rey David, en el libro de los Salmos, dice que el hombre justo es "como un árbol plantado por las corrientes de agua" (Salmos 1:3).

Nuestros antepasados consideraban a los árboles tan importantes que designaron el día quince de Shebat -Jamishá Asar biShbat, como la festividad del árbol. El Talmud lo llama Rosh Hashaná leIlanot, el Año Nuevo de los Árboles. Se dice que en ese día se juzga a los árboles -algunos para crecer fuertes y otros para morir. Desde tiempos muy remotos la gente ha rezado para que el nuevo año fuera bueno para todos los árboles.

Muchas costumbres surgieron alrededor de Tu Bishbat (Tu representa la dos letras hebreas que suman 15). En la antigua Israel, al nacimiento de un varón, se plantaba un árbol de cedro, y con el nacimiento de una niña, un ciprés. El cedro representaba la altura y la fuerza y el ciprés la ternura y la fragancia. A medida que crecían los niños, ellos atendían sus propios árboles y, cuando se casaban, se usaban ramas de esos árboles para el palio nupcial, la jupá.

Tenemos muchas leyendas acerca de flores, plantas y árboles. Una describe la historia del tímido y gracioso ciclamen, también llamado Nezer Shelomó, la "Corona de Salomón". Se dice que cuando Salomón fue rey, eligió al hermoso ciclamen como modelo para su corona. Siglos más tarde, cuando el enemigo conquistó Jerusalem, la corona real fue robada del tesoro del Rey. El ciclamen agachó su cabeza de dolor diciendo: "Sólo cuando un hijo de David nuevamente ascienda al trono y se devuelva la corona a Jerusalem, voy a erguime una vez más". Hasta el día de hoy el ciclamen baja su cabeza. Quiera D-s que pronto llegue el día en que el Bet Hamikdash se reconstruya en Jerusalem y reine la dinastía de David en Israel.

Feliz Tu Bishbat para todos.

(Fuentes: Rab Dr. Isaac Avigdor-Jewish Press)

 
 

3- ¿QUÉ ES TU BISHBAT?


"Tu" es la palabra formada por las letras hebreas "tet" y "vav", cuyo valor numérico, en conjunto, suman 15. Shebat es el nombre del mes que, en el calendario hebreo, cae hacia finales del invierno (en Israel). Tu BiShbat se refiere entonces al día 15 del mes de Shebat.

El día es muy significativo porque en esta época la mayor parte de las lluvias de invierno ya han caído en la Tierra de Israel, prometiendo un verano de suculentos y deliciosos frutos por los que Israel es alabada. Tu BiShbat es considerado el Rosh Hashaná (el nuevo año) de los árboles frutales en referencia a ciertas leyes de agricultura, tales como Orlá, la prohibición de comer los frutos durante los primeros tres años del árbol; Maaser, el diezmo de la producción; Shemitá, los frutos del año sabático, etc.

La Torá asemeja el hombre al árbol, "porque el hombre es cual árbol del bosque" Deuteronomio 20:19). El hombre es como un árbol en el sentido de que su cabeza está enraizada en los Cielos, cobijada en los suelos espirituales de lo Eterno y nutrida por su conexión con el Creador. Sus brazos y piernas son como ramas, a través de las cuales acumula buenas acciones y, sobre las que son cargados los "frutos" de su labor. Por lo tanto, en Tu BiShbat uno debe revitalizar su conexión con Di's y renovar su compromiso de cumplir las mitzvot (Midrash Shemuel sobre Pirké Abot 3:24).

Es costumbre en Tu BiShbat comer de las siete especies por las cuales Di's bendijo a la Tierra de Israel: "Una tierra de trigo y cebada y (uva) viñedos e higueras y granadas; una tierra de árboles de olivo y de miel (dátiles)" (Deut. 8). De acuerdo a los cabalistas, la costumbre en la tierra de Israel (y en la diáspora) es comer quince tipos diferentes de frutas, correspondientes al 15 de Shebat. Al incrementar las bendiciones que pronunciamos sobre la producción de Di's, nos volvemos más concientes de Su rol providencial en la creación. No por nuestro solo trabajo produce la tierra frutos. Sin la intervención de Di's, Quien provee las lluvias y el sustento, los esfuerzos del agricultor serían vanos.

Uno de grandes líderes jasídicos, Rab Tzvi Elimelej de Dinov, en su obra clásica "Bene Isajar" hace notar que nuestras fuentes se refieren a Tu BiShbat como el "Año Nuevo del Árbol", en singular. Esto sugiere que, aunque Tu BiShbat es el "Año Nuevo" de todos los árboles, debemos enfocarnos en un árbol en particular, el que provee el etrog para la mitzvá de sostener las cuatro especies en Sucot. Hay una tradición, señala él, de rezar en este día por el privilegio de adquirir no sólo un etrog kasher sino uno que también sea hermoso. Otra bella costumbre es preservar el etrog de Sucot en jalea y comerla por primera vez en Tu BiShbat.

Los cabalistas también hacían una suerte de "Noche de Séder" en Tu BiShbat sobre cuatro copas de vino. La primera copa es de vino blanco, simbolizando el pálido sueño del invierno. Para la segunda copa, se agrega vino tinto al vino blanco, simbolizando que la Creación se está sacudiendo del sueño invernal. La tercera es de más vino tinto que blanco, anunciando la suave calidez de la primavera. La cuarta copa es, completamente, de vino tinto, representando la fuerza del sol en el próximo verano. A un nivel personal, esto expresa nuestro deseo de reencender nuestra espiritualidad. También representa la transición entre este mundo de relativa oscuridad espiritual y el Mundo Venidero, de gran luz espiritual. A nivel colectivo, representa la fría oscuridad del exilio que contiene en sí la semilla de la redención y el advenimiento del Mashiaj.

(Ohr Somayach)



 

****************************
SHABAT SHALOM
Hasta la proxima semana !!
Judaicasite
****************************

==================================================
Este boletin fue escrito y editado por Judaicasite.
(c) Todos los derechos reservados
==================================================