Inicio > Mis eListas > judaicasite > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 221 al 240 
AsuntoAutor
Boletin Vaiesheb - contacto
Miketz contacto
Boletin Vaigash contacto
Boletin Vaiji contacto
Boletin Shemot contacto
Boletin Vaera contacto
Boletin Bo contacto
Boletin Beshalaj contacto
Boletin Itro contacto
Boletin Mishpatim contacto
Boletin Teruma contacto
Boletin Tetzave contacto
Boletin Ki Tisa contacto
Boletin Vaiakhel contacto
Boletin Pikudei contacto
Boletin Vaikra contacto
Especial Purim contacto
Boletin Tzav contacto
Boletin Shemini contacto
Boletin Tazria contacto
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Judaicasite
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 241     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Boletin Tazria
Fecha: 3 de Abril, 2008  21:16:38 (+0200)
Autor:contacto <contacto @...........com>

Judaicasite

Si no puede ver correctamente este mail , ingrese aqui
http://www.judaicasite.com/mailinglist/tazria7.htm
 

Perashá de la semana:
"Tazria"
Este Shabat leemos Perashat HaJódesh, la sección previa al mes de Nisán
(Tercer libro de la Torá: Vaikrá/Levítico 9:1 a 11:47)
Judaicasite.com

¡JÓDESH TOB! ¡Un buen mes!
Rosh Jódesh Nisán: domingo 6 de abril de 2008 (Comenzando en la víspera, sábado 5 por la noche)

Proxima Festividad: Pesaj
Del 19 al 28 de abril

Horario Encendido de Velas (Viernes 4 de abril, 2008; 28 de adar II, 5768)

Buenos Aires
Jerusalem
Tel Aviv
Haifa
New York
Los Angeles
Miami
Seattle
Antwerp
Sao Paulo
Santiago, Chile
Caracas
Mexico
Madrid

18.34*
18.20
18.43
18.44
19.04
18.59
19.20
19.25
20.03
17.42
18.14
17.50
18.33
20.24

* corresponde a 10 minutos antes de la puesta del sol

CONTENIDO DEL BOLETIN
:

1- Resumen de las Perasha (Porcion Semanal)
2- El arte de cuidar nuestras palabras


[#] Cómo desuscribirse: ver al final

1- RESUMEN DE LA PERASHA

Comienza la perashá ordenando que toda vez que una mujer dé a luz, presente un Korbán (ofrenda) tras el nacimiento. Los hijos varones deberán ser circuncidados en el octavo día de vida. La Torá introduce el fenómeno de tzaraat, comúnmente traducido como "lepra" aunque no es la acepción correcta, pues se trata de una enfermedad de origen puramente espiritual que ataca a la persona, a sus ropas y a su casa, a fin de provocar una reflexión tendiente a la enmienda de sus faltas espirituales, en particular el hablar Lashón Hará (comentario negativo sobre el prójimo). Para determinar si una mancha en particular constituye o no tzaraat, se debe consultar al Kohen (sacerdote), quien en caso afirmativo, aísla al afectado durante una semana. Si al cabo de ese plazo la enfermedad no experimenta variación, se prolonga su confinamiento durante una semana, luego de la cual el kohen decide la situación del afectado.

Existen distintas formas de tzaraat que son descriptas en esta perashá. La persona a quien se le confirma que sufre de tzaraat, debe desgarrar su ropa no cortarse el pelo y alertar a la gente sobre el hecho de que padece de esa impureza ritual, no pudiendo mantener un contacto normal con las demás personas. Finalmente es descrito en detalle el fenómeno de tzaraat en las ropas.

 
 

2- EL ARTE DE CUIDAR NUESTRAS PALABRAS


La mayor parte de la porción de la Torá de esta semana, y también de la próxima, trata sobre la enfermedad espiritual conocida como Tzaraat. Pese a ser traducido comúnmente como lepra, las dos enfermedades son muy diferentes. Tzaraat no era tratada por los médicos sino por el análisis del Cohén (Sacerdote) quien determinaba si la afección era verdaderamente tzaraat.

Esta enfermedad, según aprendemos del Midrash, afectaba a una persona como resultado, entre otras cosas, del Lashón Hará, hablar en forma negativa acerca de un semejante. Es una enfermedad enteramente espiritual, tal como lo es el lashón hará, que causa un daño intangible más que físico. La naturaleza espiritual de la maledicencia es realmente lo que la convierte en una trasgresión tan grave, digna de un castigo especial y único.

La ventaja que tienen los humanos por sobre los animales es el intelecto. Es posible que los científicos hayan probado que los gorilas pueden comunicarse pero ellos jamás discuten de filosofía ni del propósito de la vida. Para nosotros, la comunicación constituye la expresión de nuestro intelecto, el máximo don que nos dio el Creador. De modo que una persona que habla negativamente de su semejante, que calumnia, difama, o utiliza un lenguaje no limpio, está tomando el elemento espiritual de su existencia física y lo utiliza para el mal. Ese es el gran pecado de la maledicencia, usar un don que es inherentemente espiritual para causar un daño mucho mayor que el de un arma.

El Rabino Iaakob Kamenetsky zt'l, relataba que el Jafetz Jaim (Rabino Israel Meir HaCohen, de Radin) estaba cierta vez viajando junto con otro rabino para recaudar fondos para los pobres y llegaron a la casa de cierta señora quien les sirvió una comida caliente.

Luego de finalizada la cena, ella les preguntó ansiosamente: -¿Estaba sabrosa la comida?

El Jafetz Jaim simplemente respondió: -Sí. El otro Rab, en cambio, dijo que había estado excelente pero que a la sopa le faltaba un poco de sal.

Tan pronto como la señora dejó la sala, el Jafetz Jaim comenzó a gemir: ¡Oy! ¡Toda mi vida he sido cuidadoso de no escuchar Lashón Hará y ahora he escuchado lashón hará de'Oraitá (maledicencia prohibida por la Torá)! ¡Ay de mí!
-¿Lashón Hará de'Oraitá? -exclamÓ el otro Rab-. ¿Qué...
-¡Habría sido mejor no salir a recaudar en absoluto! -se lamentaba el Jafetz Jaim.
-¿Por qué? -preguntó el otro Rab-. ¿Qué ocurrió?
-No puedo creer que esto me haya pasado a mí -continuaba el Jafetz Jaim-.¡Lashón Hará de'Oraita!
-¿Qué Lashón Hará? -preguntó sobresaltado el otro Rab-. ¿Cuál Lashón Hará? ¿De qué hablas?
-¿Qué Lashón Hará? ¡Dijiste que a la sopa le faltaba sal! -explicó el Jafetz Jaim.
El otro Rab replicó: -¿Eso es Lashón Hará? Tú escribiste un libro acerca del tema, de modo que estás muy sensibilizado. Yo no hablé de nadie.
El Jafetz Jaim explicó: -¿Crees tú que nuestra anfitriona prepara la comida? Ella tiene una cocinera y tú hablaste Lashón Hará de ella.
El Rab aún no estaba convencido. -Pero ¿qué hice? ¿Qué daño puede provenir de mis palabras?
El Jafetz Jaim le respondió:
¿Qué hiciste? Vamos a calcular cuántas transgresiones de la Torá acabas de cometer. 1) Hablaste Lashón Hará. 2) Provocaste que yo escuchara Lashón Hará y que la mujer creyera ese Lashón Hará, de modo que violaste la prohibición de "No podrás obstáculos delante de un ciego". 3) La mujer va a ir a la cocina y la va a regañar a la cocinera por no poner suficiente sal; y la cocinera probablemente sea una pobre viuda, de modo que causaste que su empleadora viole la prohibición de "No oprimirás a la viuda ni al huérfano". 4) La cocinera se va a defender diciendo: "Sí, puse suficiente sal", así que la harás transgredir el mandamiento de "De toda cosa falsa aléjate". 5) La mujer continuará gritándole, de modo que otra vez habrás provocado que se infrinja el "No oprimirás a la viuda y al huérfano". Luego la cocinera continuará mintiendo y después la mujer volverá a gritarle y...
-¿De qué estás hablando? -replicó el otro Rab-. Yo no creo que todo eso suceda.
Dijo el Jafetz Jaim: -¿No me crees? Ven y te mostraré.
Se aproximaron a la cocina y espiaron en su interior. ¿Y qué vieron? Todo estaba sucediendo tal cual el Jafetz Jaim lo había descrito.
Ahora era el turno del otro Rab de gemir: -¡Oy, oy, qué he hecho!
El Jafetz Jaim agregó: -No sólo eso sino que para qué tenías que decir algo. Nunca comerás en esta casa otra vez y ya habías terminado la sopa. ¿Por qué tenías que decirlo?
-¿Qué debo hacer ahora? Se lamentaba el otro Rab-. Ella ya sabe que no tenía suficiente sal.

El Jafetz Jaim ideó el siguiente plan: -Ve y dile a nuestra anfitriona que la sopa en realidad tenía suficiente sal pero que a ti te gusta la sopa con una cantidad no habitual de sal. Luego pídele a la señora que perdone a la cocinera, a la cocinera que perdone a la señora, a la señora que te perdone a ti, a la cocinera que te perdone a ti...

¡Tanta energía fue desperdiciada! ¡Tantos esfuerzos fueron necesarios para enmendar las cosas! Todo ¡por un poquito de sal! ¡Por nada!

¡Reflexionemos antes de hablar! Somos amos de las palabras que aún no salieron de nuestra boca y esclavos eternos de las que ya hablamos.

 

****************************
SHABAT SHALOM
Hasta la proxima semana !!
Judaicasite
****************************

==================================================
Este boletin fue escrito y editado por Judaicasite.
(c) Todos los derechos reservados
==================================================