Inicio > Mis eListas > mediosmedios > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 541 al 560 
AsuntoAutor
Argentina y Molino Roberto
Argentina: una mañ Mediosme
Argentina: reprime Mediosme
Cuatro Puntos Card Pablo Fe
Argentina: hieren Mediosme
UN DÍA DEL SIGLO X Pablo Fe
RE: Argentina: tod Roque, A
AQUI BUENOS AIRES, Juan Rom
Argentina: el cons Mediosme
HOY A PARTIR DE LA OPORTUNI
Argentina: De la R Mediosme
El Lunes Cavallo Marcelo
Argentina: la poli Mediosme
¿Martes Menem? Marcelo
Derechos de autor Marcelo
Un presidente con Mediosme
RE: ¿Argentina...? Andrés A
Re: HOY A PARTIR D Claudio
Re: HOY A PARTIR D Mediosme
Propuestas Javier J
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Mediosmedios
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 543     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[mediosmedios] Argentina y Molinos de viento
Fecha:Jueves, 20 de Diciembre, 2001  01:30:22 (-0600)
Autor:Roberto Rodríguez Baños <rrb1 @...........mx>

Queridos compañeros de la lista Mediosmedios:

Lo que está ocurriendo en Argentina, como bien dice Pelman, tendría que devolver sensibilidad a nuestras pieles, aclararnos la visión, reajustar nuestros mecanismos mentales y reconstruir la capacidad de reflexión y análisis que constituyen nuestro arsenal profesional. En efecto, no tenemos de qué sorprendernos; hemos estado asistiendo al proceso del desplome brasileño, transcurren ante nuestros ojos la insurrección empresarial que sacude a Venezuela,  la ignorada tragedia de Bolivia, a las intermitentes convulsiones del Paraguay, al maquillado sopor chileno y, por lo que a mi directa realidad corresponde, es imposible soslayar esta borboteante marmita que amenaza convertir a México en volcán; es verdad, la torpe escenificación de la democracia latinoamericana en el mundo unipolar sólo cambió las siglas, pero ha conservado a la misma corrupta clase que se alterna los turnos del poder sin variar métodos ni, mucho menos, objetivos pues, por el contrario, los hacendar en la fase terminal de un sistema caracterizado por la ineptitud, la voracidad y el. Tengo más de una razón para amar a la Argentina y, como ocurre con todos los amores, el mío hoy es un dolor ultrajado de impotencia.

La mañana de hoy preparé, como todos los miércoles, el texto que publico los jueves en el diario unomásuno y, como ustedes verán, ahí están presentes los elementos de nuestra común tragedia. Como ellos lo apuntan, debemos aprehender de la información y la desgarrada emoción que nos envían nuestros colegas argentinos, la visión y la memoria de algo que nos está ocurriendo a todos en diferentes momentos y diversos trozos de la misma geografía. Llevo más de 40 años dedicado a nuestro oficio y más de una vez he podido verificare, distintos puntos del tiempo y del planeta, que las circunstancias del ser humano, donde quiera que sea, jamás nos permitirán perder la capacidad de asombro, de dolor, de solidaridad. Pues a cada segundo que transcurre, en algún lugar del mundo se está reeditando la tragedia que nos da el territorio de la identidad común: la del ser humano.

Permítanme ahora entregarles mi artículo del jueves:

Roberto Rodríguez Baños

Macarthismo sobre México

Molinos de viento

El alguna íntima recámara mental de George Bush las imágenes de Adolf Hitler y Joseph McCarthy coexisten y determinan pensamiento y acción del beneficiario del fraude electoral urdido y consumado en los tribunales de Florida. La única duda es cual de ellas tiene mayor dimensión en las preferencias del dictador: la del austriaco, si el signo dominante de tan enferma personalidad es la globalofilia; o la del senador de Truman si, como su discapacidad intelectual trasluce, estamos ante el aldeano que cree que el mundo es su villorrio, según Martí reflexionaba. El matrimonio Rosemberg,  Alger Hiss, Charles Chaplin, son algunos nombres en la lista de víctimas del creador de la nefasta McCarthy Internal Security Act la cual, sobre los pasos del nazifascismo que obligaba a los judíos a lucir una estrella de David para pregonar su identidad, hizo obligatorio el registro de las organizaciones supuestas izquierdistas en un infamante padrón al servicio del verdugo. Quien quiera documentarse al respecto puede leer la espléndida novela Los antinorteamericanos, del armenio-estadunidense Alvah Bessie, título cumbre de la acuciosa obra dedicada por el gran periodista a la funesta Comisión Investigadora de Actividades Antinorteamericanas.

Del macarthismo vienen instituciones y prácticas como los jueces sin rostro, los testigos protegidos, la intercepción telefónica permitida y la autorización, en fin, de toda transgresión legal y de la norma civilizada, para garantizar impunidad al omnisciente ejercicio del poder. La clase de cultura que durante 19 años de neoliberalismo ha venido siendo trasvasada al aparataje de la burocracia mexicana gobernante, para dotar eficiencia a su proyecto de derruir el edificio de la República y construir con sus escombros una gran maquiladora con su tienda de raya al servicio de usted ya sabe quién...  ¿quién? Bueno, quienes en 1968 cultivaron la denominada primavera de Praga, manipularon el mayo francés y ahogaron en sangre, el 2 de octubre, en Tlatelolco, el mitin en cuyo curso se anunciaría el regreso a clases. Quienes no perdonan que México abriera sus puertas solidarias al exilio chileno, argentino, boliviano, que la presidencia de la República instaurara el foro internacional contra los crímenes de Pinochet, promoviera la Carta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados, denunciara el asesinato a garrote vil de los vascos por el franquismo y el expansionismo del Estado de Israel. Quienes hoy alimentan la macarthista persecución de Luis Echeverría, el hombre a quien más odian junto a Lázaro Cárdenas por enfrentar al gendarme trasnacional con un marco doctrinario antiimperialista, con la orquestada filtración de paquetes documentales perversamente fragmentarios. México no debe cerrar los ojos a su propia realidad, ni permitir que le conduzcan por caminos de canibalismo suicida.






[Adjunto no mostrado: Argentina y Molinos de viento.doc (application/msword) ]