Inicio > Mis eListas > mediosmedios > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7257 al 7276 
AsuntoAutor
CHINA: ACCESO DIRE Mediosme
MEDIOS INTERNACION Mediosme
TODAS LAS UNIVERSI Mediosme
OCEANIA: ACCESO DI Mediosme
SALA DE CHAT EXCLU Mediosme
VALOR AUSENTE. Roberto
EL UNIVERSAL EN LÍ Roberto
ÚLTIMAS NOTICIAS E Roberto
CHÁVEZ NO RENUNCIA Roberto
REFERENCIAS PERIOD Roberto
GRANMA DIGITAL Roberto
TUVO MÁS DINERO EL Roberto
MUCHO RUIDO Y POCA Roberto
APOYO POPULAR A CH Roberto
INGLATERRA USURPA Roberto
FAVORECIDOS VS PRI Roberto
LA VULNERABILIDAD Roberto
EL COMANDO NORTE D Roberto
DE PODER A PODER.. Roberto
CIUDAD CAPITAL Roberto
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Mediosmedios
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7272     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[mediosmedios] MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES
Fecha:Lunes, 14 de Octubre, 2002  11:44:33 (-0600)
Autor:Roberto Rodríguez Baños <roberrb1 @...........mx>

El pacto que cambió el reglamento de radio y tv operó contra el mecanismo

En Gobernación, 163 "mesas de diálogo" de magra eficacia; resoluciones de golpe, a cargo de Fox

Los partidos políticos, excepto el PAN, analizan la viabilidad de esa forma de interlocución

RENATO DAVALOS

Por el escritorio del secretario de Gobernación, Santiago Creel, han pasado 163 "mesas de diálogo" que han oscilado entre la magra eficacia, la resolución definitiva de algunos asuntos fuera de la esfera Bucareli y momentos en los que se ha puesto en entredicho la gobernabilidad. Uno de los puntos culminantes que operaron otra vez contra la mesitis fue el acuerdo súbito entre gobierno y concesionarios televisivos y radiales que soslayó al Congreso.

La historia de las "mesas, mesitas y mesotas" de Gobernación va del retiro de un partido al cese de un subsecretario, a la desesperanza cifrada en una mesa para "atender los focos rojos del país" y al cuestionamiento de la viabilidad de estas fórmulas de interlocución.

Por segunda ocasión en este gobierno el presidente Vicente Fox decidió terminar de golpe con esas negociaciones como fórmula para evitar al Congreso. Primero el reglamento de la ley eléctrica que le fue rechazado en una controversia constitucional por la Suprema Corte. Hoy, el Reglamento de la Ley Federal de Radio y Televisión que está en la misma antesala. En ambos casos las semanas y meses de pláticas en las "mesas" fueron capituladas con una decisión.

A las objeciones al reglamento de radio y televisión se suma el agravante de la inconformidad del partido en el gobierno. El resto de partidos analizan hoy la viabilidad de las mesas originadas en la central sobre la reforma del Estado, que se estaba dirimiendo desde hace semanas.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) anunció su retiro temporal en julio pasado, precisamente porque en Los Pinos y no en Gobernación los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional habían llegado a un "principio de acuerdo en materia eléctrica". Las decisiones en otra parte.

Un año ha transcurrido desde que se firmó el Acuerdo Político para el Desarrollo Nacional que muchos ya olvidaron, aunque hoy Gobernación se resista. Las "acciones inmediatas" allí acordadas entre los dirigentes partidistas y el gobierno se exhiben en la dependencia como los logros más tangibles (programas de empleo temporal, becas a trabajadores y distribución de alimentos básicos).

En el ámbito de la reforma del Estado, Gobernación pone en la mesa de los resultados la Ley de Acceso a la Información, la entrega de archivos del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y la creación de la fiscalía especial que investiga los acontecimientos de 1968 y la guerra sucia. Pero y ¿las reformas para consolidar el equilibrio de poderes?, ¿la reforma fiscal?, ¿el federalismo de carne y hueso?, ¿la política social de Estado que fije prioridades sociales no afectables?, ¿la reforma indígena?, ¿el juicio político al Presidente?, ¿la rendición de cuentas (Amigos de Fox)?

El catálogo de buenas intenciones de lograr la reforma del Estado quedaron plasmadas en el acuerdo político de hace un año. Apenas 10 meses antes, en los albores de la administración foxista, el secretario Santiago Creel iniciaba la cadena de mesas con la instalación de una para abocarse a la solución del conflicto electoral de Tabasco.

Dos momentos cruciales para la gobernabilidad del país -mesas de por medio- tuvieron como corolario una decisión última que no se derivó de lo platicado durante semanas en Bucareli. Uno de ellos, la malograda intención de construir un aeropuerto en el área de Texcoco. El otro, la amenaza de huelga en Petróleos Mexicanos, entreverada con el Pemexgate, que se resolvió en las alturas de la torre petrolera.

El acuerdo de Morelia también fue uno de los momentos en los que se cuestionó incluso la tarea de Gobernación en su conjunto. Sin mediación de ésta, los principales partidos, excepto el PAN, se reunieron en la capital michoacana para fijar posición en torno al tema eléctrico. Lo que había empezado al revés tuvo una rectificación con una reunión de todos los partidos en Los Pinos con el presidente Fox en la víspera del segundo Informe.

Foros y mesas fueron la constante de Gobernación especialmente durante 2001. En total 163, de las que muchas han sido de "coyuntura". Conflictos limítrofes, agrarios, de asociaciones religiosas, derechos sociales, voto de mexicanos en el extranjero; las de focos rojos para tratar la matanza de Agua Fría, Oaxaca, y otros temas; derechos humanos, violencia familiar, federalismo y un largo etcétera.

Cuando el secretario Creel se siente acorralado decide instalar una mesa. Quizá el caso más emblemático fue en el que se abocó al asunto de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, quienes, tras varios días de movilización a las afueras de Bucareli, empujaron la decisión.

¿Cuántas mesas más? Después del resultado con el arreglo entre el gobierno y los concesionarios de la radio y la televisión, las patas de las mesas, mesitas y mesotas vuelven a estremecerse. La Jornada, México, 14.10.02