Inicio > Mis eListas > mediosmedios > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 781 al 800 
AsuntoAutor
Dos desaparecidos Roberto
Los ilegales juici Roberto
Analia Bonasso en Roberto
Que la OEA informe Roberto
Se complica la sit Mediosme
Cartas de lectores Mediosme
El mundo en miniat Roberto
Conferencia Intern Mediosme
El ejército israel Mediosme
RE: El silencio de Morelis
RE: "Insultos", po Morelis
No es fácil que ge Mediosme
Vértigo, 13-I-02. Eduardo
La amenaza de los Mediosme
Graffitis en Bueno Mediosme
Becas para periodi Mediosme
Ejecutan a periodi Armando
Julio Pomar, Palen Roberto
Página 12 (web) Roberto
Re: Graffitis en B Javier J
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Mediosmedios
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 798     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[mediosmedios] Graffitis en Buenos Aires
Fecha:Lunes, 21 de Enero, 2002  09:50:45 (-0300)
Autor:Mediosmedios <mediosmedios @..........ar>

Estimados Miembros de la Lista:
 
les envío una nota que en su edición de ayer, domingo 20 de enero, publicó el diario argentino La Nación.
 
Un cordial saludo
 
Marcela Barbará
Moderarora de la Lista Mediosmedios

Las pintadas, un fenómeno que aumenta
Los graffiti volvieron a divertir, sorprender y enojar a los porteños
Expertos en patrimonio se quejan por el maltrato a los lugares de alto valor histórico
  • Con frases ingeniosas o consignas partidarias, el aerosol llegó a los barrios, la Casa Rosada y hasta el Cabildo
  • Los sociólogos afirman que las pintadas son un reflejo del humor de la gente
  • El descontento llegó a las paredes. Con los cacerolazos y las manifestaciones que se multiplican cada vez más en las calles porteñas, muchos comenzaron a utilizar aerosoles para expresarse a través de graffiti políticos, un fenómeno que había quedado casi oculto en los últimos años.

    Las pintadas no sólo aparecieron en muros anónimos, sino que también encontraron su lugar en edificios históricos, como la Casa Rosada, el Cabildo o la quinta de Olivos.

    Varios apelan al ingenio. En un muro del barrio de Caballito puede leerse: "Ya dejamos el chupete, ahora que nos quiten el corralito". "Que venga lo que nunca ha sido", reza, utópica, una pared de Cabrera al 4000. Y en la zona del parque Lezama y en San Telmo alguien escribió: "Las cacerolas no son escudos antibalas".

    Los ejemplos se multiplican. Después de la noche del 29 de diciembre, cuando grupos minoritarios se enfrentaron con la policía en la Plaza de Mayo, la Casa Rosada amaneció con pintadas como "chorros" y "entreguen el gobierno al pueblo".

    Lo mismo sucedió en la quinta de Olivos, antes de la renuncia del ex presidente Fernando de la Rúa. También el Cabildo y otros edificios históricos se convirtieron en involuntaria vidriera del nuevo imaginario político de los argentinos.

    Mientras los expertos en conservación advierten que las pintadas dañan el patrimonio, sociólogos y especialistas en comunicación intentan comprender el mensaje del fenómeno.

    "Los grafitti son una exteriorización primaria e inaceptable de la bronca. Cuando ataco un edificio de valor histórico estoy autoatacándome -afirma Magdalena Faillace, ex presidenta de la Comisión Nacional de Monumentos, Museos y Lugares Históricos-. No hay derecho individual, por más bronca que haya, que permita afectar el patrimonio. No se justifica el derecho a atacar nuestros bienes porque representan una parte de lo que somos."

    Desde la sociología, Horacio González analiza: "Cuando se pintan lugares como el Cabildo o la Catedral, aparece una doble función comunicativa: por un lado, la que expresa el mensaje mismo; por el otro, el desafío a un símbolo cívico".

    El semiólogo Oscar Steimberg asegura que, actualmente, la pintada callejera puede suscitar una reflexión sobre la situación política. "Hoy en día, el graffiti puede tener más eficacia que en otros momentos porque el lector se conforma menos con la palabra institucionalizada", agrega.

    Si bien es cierto que las paredes del microcentro se poblaron de frases firmadas por agrupaciones políticas de todo signo ("la mayoría evoca consignas de los setenta, de corte libertario anarquista", dice González), en los barrios todavía subsisten las pintadas anónimas, aquellas que con una cuota de humor intentan superar la desesperación cotidiana.

    De importación francesa

    Desde aquellas consignas como "seamos realistas, pidamos lo imposible" o "la imaginación al poder", que irrumpían sin permiso en las paredes de París durante el Mayo francés, hasta las pintadas revolucionarias en América latina durante la convulsionada década del 70, el graffiti supo hacer pública la sátira y la condena a personajes o prácticas sociales. Y, por supuesto, expresar ideas o posturas políticas.

    La página web www.guegue.net ofrece un cuantioso listado de algunos graffiti argentinos que hicieron historia: "Votaste. Esperá dos años y volvés a participar"; "la Justicia ya falló"; "unos nacen con suerte, otros en la Argentina"; "el dólar no baja: se agacha para tomar impulso". A pesar del paso del tiempo, algunas de estas frases no han perdido actualidad.

    El semiólogo y docente de la UBA José Luis Fernández apunta que las pintadas no siempre apelan al humor. "El graffiti fue creativo durante los 80, con el regreso de la democracia -agrega-. Podría decirse que no está vinculado con la coyuntura política, sino que extrae influencias de un estilo de época."

    Desde hace tiempo, el Gobierno de la Ciudad mantiene el programa "Paredes limpias", que, además de retirar pasacalles y carteles no autorizados, se propuso blanquear paredes y edificios públicos pintados con aerosol.

    A pesar de las sucesivas campañas emprendidas por asociaciones vecinales para erradicar la práctica, especialistas de la sociología y la comunicación coinciden en que las pintadas callejeras forman parte del complejo mosaico de la cultura popular urbana.

    Según Steimberg, los graffiti son "inscripciones que se descuelgan de cualquier institución y que se caracterizan por cierto gusto por el impacto político-poético y por el alejamiento de la palabra oficial".

    "En los 70 se realizaron estudios que hablaban sobre la ciudad como soporte de la escritura, del graffiti en disputa con la publicidad por el espacio público -recuerda González-. Ya Ramos Mejía, a principios del último siglo, escribía sobre la ortografía siniestra de la ciudad ."

    Ignacio Buquete


      Lista Mediosmedios es una creación de Mediosmedios, Comunicación, Prensa, Educación. El Medio de la Comunidad Virtual