Inicio > Mis eListas > mediosmedios > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 801 al 820 
AsuntoAutor
Re: MISTICA-T: ICA Mediosme
Uruguay-Relatorio Marcelo
RE: Pasantías Andrés A
RE: Pasantías Roberto
Pasantías Patricia
Re: Pasantías Marcelo
RE: Pasantías Patricia
De hoy para mañana Roberto
El santo inexisten Roberto
Antes del 15 de fe Mediosme
Ataque contra el w Mediosme
Cacerolazo en Cana Mediosme
Re: RE: Pasantías marielar
Re: Pasantías MPierre
Entrevista a Eduar Eduardo
Entrevista a Eduar Eduardo
Re: RE: Pasantías jose mar
La Jornada, Página Eduardo
Zrdo Ibarra Aguirr Eduardo
El golpe a Notimex Fortizpa
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Mediosmedios
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 801     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[mediosmedios] Julio Pomar, Palenque 21 enero --chambas
Fecha:Lunes, 21 de Enero, 2002  11:48:28 (-0600)
Autor:Roberto Rodríguez Baños <rrb1 @...........mx>

 

Envío el Palenque de 21 de enero, sobre las guerras sucias.
Va en texto y en doc.
Saludos cordiales de Julio Pomar.
 
 
 

Palenque

 

Sobre las distintas guerras sucias

 

Julio Pomar.  Hay de guerras sucias a guerras sucias. Sin caber duda, una de ellas --a la que Carlos Borbolla, ameritado periodista y hombre singular, le ha dedicado ya más de 10 vibrantes capítulos en EXCELSIOR, asunto al que también Fausto Fernández Ponte le ha puesto profesional atención-- es la de los 60’s y los 70’s en México, cuando “el sistema” se conmocionó con la aparición de las guerrillas y la consecuente persecución represiva, que no sólo dejó tremendos saldos de muertes y atrocidades cometidas en  el sacrosanto nombre de la llamada “razón de Estado”, sino que dejó heridas profundas en el cuerpo social y político de México, tanto en unos como en otros de los protagonistas contendientes. Basta leer las declaraciones tanto de militantes populares que equivocaron el método de lucha, como de militares activos de entonces --la rabia y la pasión puras-- y darse cuenta de que esas llamas no se han extinguido del todo, así estemos ya bastante lejanos a tales desgracias.

 

Pero hay otra guerra sucia no menos destructiva: el entreguismo político hacia los poderosos intereses extranjeros que nos agobian y nos impiden ser, y cuentan entre los obstáculos que los mexicanos tenemos enfrente cuando queremos resolver nuestros problemas interiores en plena libertad y con la mayor autodeterminación posible. Que los ricos y “riquillos” mexicanos saquen sus capitales del país habitual y persistentemente desde hace décadas y los lleven a “protegerse” a los bancos de Estados Unidos, es una forma de guerra sucia, tan criminal como la de los 60’s y 70’s. O más, ya que con los capitales que se drenan podría estarse financiando el desarrollo del país, erradicando la miseria, y no tener tanta necesidad de recurrir al expediente suicida del endeudamiento internacional.

 

Que un adineradito o ricazo de aquí saque su “lana” para “protegerla” y “protegerse” no es disculpable, pero tiene su explicación en el hecho de que el dinero no tiene patria y en el dato de que esos adoradores del becerrito de oro (en devaluados dolaritos) no piensan, sino sólo cuidan su prosaico bolsillo. Pero que cualquier ex Presidente de México haya trabajado, antes que para México, para los intereses norteamericanos (Salinas) y que uno más (su sucesor, Zedillo) se esté dedicando a acumular “chambas” en grandes consorcios norteamericanos, implica una guerra sucia inaudita. Los errores de otros presidentes, cualesquiera que ellos sean, palidecen ante las conductas de estos dos. Y tan grave como todo esto, es que los actuales gobernantes foxianos se sientan baquetónamente tranquilos ante el imperio y persistan neciamente en caminar hacia la privatización (enajenación) de los recursos y la industria energética, último bastión de nuestra posibilidad de desarrollo autónomo.

 

Lo de Zedillo no tiene nombre, sin olvidar que Salinas se alquiló por unos cuantos 30 dineros “de prestigio” para fungir como consejero del consorcio que edita The Wall Street Journal, vocero de los imperiales consorcios trasnacionales. A la fecha lleva Ernesto Zedillo Ponce de León conseguidas tres “chambas” en dólares (Procter & Gamble, la ferroviaria Union Pacific y la controladora mundial del aluminio Alcoa), más lo que se acumule en la semana (Pronósticos dixit). Ellos dos le dieron severos golpes al decoro presidencial mexicano, ya bastante zarandeado para entonces. ¿Qué de extraño tiene, entonces, que haya llegado al poder presidencial un empleado de ventas de otra trasnacional, la CocaCola?

 

Que un profesionista clasemediero, o cualquier persona del pueblo que lo necesite y lo pueda cumplir, tenga dos o más empleos remunerados, no es cosa que asombre ni que subvierta el orden sano de las cosas mexicanas. Es una multitud inconmensurable la de quienes en México y en el mundo han debido recurrir a lo largo de su vida a varias ocupaciones simultáneas con ingreso. El horno no ha estado para bollos con sólo un empleo, cuando se tienen necesidades apremiantes, amplias y pesadas (familia, hijos, padres ya retirados del trabajo, parientes a quienes ayudar, deudas longas, etc.). Esta práctica sin duda es preferible a que los individuos delincan, roben o defrauden; tal conducta no es deshonesta, cuando es necesariamente inevitable, sino por el contrario, honesta. Lo ideal para un ser humano normal sería que se mantuviera con una sola actividad remunerada. Empero hay quienes, jactanciosos de tener sólo una actividad, ingreso laboral o empleo, apostrofan a los de varios empleos como “chambistas”, acaso injustamente.

 

No es creíble que el ex Presidente Zedillo sufra, hoy o en el futuro, de limitaciones económicas, como para recurrir al neo “chambismo” globalizado. Su sueldo vitalicio de ex Presidente hace pensar, por su monto, que no debiera tener problemas con su subsistencia. Lo que hay y la sociedad no echa en saco roto, como ya lo hizo el 2 de julio del 2000, aunque en principio equivocándose al votar por Fox, es un  afán desmedido de entreguismo. No les basta con que el imperio nos aplaste todos los días. Ellos elevan la vergüenza a niveles de  ignominia y, sobre todo, al más alto sitio de la República, la Presidencia. No respetan su ex investidura presidencial, no respetan a quienes por ellos votaron; por ende, no se respetan a sí  mismos.

 

Hay de guerras sucias a guerras sucias, igual de pésimas todas ellas.

 

pojulio@prodigy.net.mx

fax: 56 72 00 23 (DF)






[Adjunto no mostrado: pal-21-01-02 chambas.doc (application/msword) ]